Andrés Felipe Mora y Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)

Andrés Felipe Mora y  Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)Munera 1
Palabras al Margen, 15 Septiembre 2014.

Desde el título del documento del CESU, términos rimbombantes como “acuerdo por lo superior” intentan dar la impresión de que estamos frente a una propuesta extraordinaria y llena de virtudes, la cual, sin embargo, oculta los sentimientos de inferioridad de los encargados de dirigir las instituciones públicas de educación superior.

Leopoldo Múnera Ruiz
Andrés Felipe Mora

A comienzos del mes de agosto, el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) presentó ante la opinión pública un documento denominado, Acuerdo por lo Superior 2034. Propuesta de política pública para la excelencia de la educación superior en Colombia en el escenario de la paz. Según sus autores, el texto es el resultado de un gran diálogo nacional y de la construcción colectiva “para alcanzar un objetivo común: una educación superior de calidad para todos los colombianos”1.

Como había sucedido con la presentación de la reforma a la Ley 30 de 1992 por parte de la entonces Ministra de Educación, María Fernanda Ocampo, el texto juega con cifras absolutas para impresionar a los lectores. Dice que en un trabajo cuya duración superó los mil días, participaron 33.000 personas, en 155 espacios de debate, “impactaron” 6 regiones, recorrieron 32 departamentos, realizaron 2 eventos internacionales y parece, pues no lo afirma con precisión, que se apoyaron en 29 proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Educación Nacional (MEN)2. Además, le solicitaron la introducción al conocido filósofo y sociólogo francés, Edgar Morin, principal representante de la llamada epistemología de la complejidad. Quizás por estas y otras pompas, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional de Colombia, lo calificó como un parto de los montes, evocando la fábula de Esopo, la cual “relata que después de grandes ruidos y tremores en los montes que iban a dar a luz, nació un pequeño ratón”3. Como intentaremos ilustrar en este artículo, más que un roedor, el CESU fecunda un enjambre de termitas para la educación superior, especialmente para la universidad pública.

De todas formas, los autores nos advierte que el documento es el producto “de la ponderación, análisis crítico, valoración y toma de posición del CESU, una vez discutidas y analizadas las propuestas de la mayoría de los actores del sistema”4. En otras palabras, muchas personas participaron en el proceso de discusión colectiva, pero fue el Consejo Nacional de Educación Superior quien tomó la decisión sobre el texto final. Los miembros de este que tienen voto, 4 representantes del gobierno, acompañados por tres invitados permanentes, 4 rectores de instituciones públicas de educación superior, 3 de las privadas, aunque la jurídicamente solo debían ser 2, 1 de las pertenecientes a la economía solidaria, 2 del sector productivo, y sendos voceros de las comunidades académicas, los estudiantes y los profesores5. Como sucede en el conjunto de las instituciones de educación superior, los representantes directos de las comunidades universitarias constituyen una pequeña minoría, pues los rectores de las universidades e institutos técnicos y tecnológicos son nombrados, en la gran mayoría de los casos, en virtud de las afinidades que tienen con los gobiernos regionales o con el nacional.

UpiC: Reforma universitària: última hora

UpiC: Reforma universitària: última hora

En línia amb l’article sobre reforma universitària aparegut en el Butlletí n.102 us informem que ahir 17 de setembre ha aparegut al BOE la llei /15/2014, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa/ <https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-9467> / /que inclou canvis tan importants com la pèrdua de funcions de la CNEAI que seran assumides per l’ANECA: "en el ámbito educativo, se concentran en un único organismo todas las funciones de evaluación y acreditación del profesorado universitario, que hasta ahora venían desarrollando la fundación Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI)." (extracte de la llei 15/2014)

Així mateix els projectes de decrets als que feia referència l’article ja es poden consultar al web del Ministeri:

Associació UpiC

José Carlos Bermejo Barrera: El trébol del borriquito

BorriquitoJosé Carlos Bermejo Barrera: El trébol del borriquito

“Borriquito como tú, que no sabes ni la u, borriquito como tú, yo sé más que tú”, cantaba Peret, recientemente fallecido, y rezaba la canción infantil. Podríamos decir que en la universidad actual los profesores somos unos borriquitos a los que se nos dice constantemente “yo sé más que tú”. “Yo sé cómo se enseña y tú no, yo sé cómo se gestiona y tú no, y yo sé cómo se investiga y tú no”. Da la impresión de que los profesores, que somos los que sabemos algo de una pequeña parte de un saber, en realidad no sabemos nada y tenemos que admitir la tutela de los que, no sabiendo nada de algo, afirman saberlo todo de todo. El secreto de su éxito está en lo que podíamos llamar el trébol del borriquito, con sus tres hojas: docencia, gestión e investigación, que tienen la misma forma para cualquier clase de trébol y que pueden crecer bajo cualquier clima.

Las universidades actuales, y no solo las españolas, viven bajo la tiranía del discurso de la gestión. Se llama gestión, gestión de todo, a una técnica aparentemente neutral y racional que permite controlar cualquier proceso y a cualquier grupo social. Un gestor eficiente sabría lo mismo organizar un ejército – y así es como el ejército de los EE.UU. va de desastre en desastre en sus últimas campañas militares – que mejorar el funcionamiento de un hospital, reorganizar la plantilla de una empresa o decir cómo se enseña mejor cualquier cosa, cómo se investiga igual de bien cualquier tema, y cómo se publica cualquier cosa con el mismo formato y en las mismas revistas. Abby Day ha escrito un libro, How to get research published in journals, que ya conoce numerosas ediciones, en el que recomienda a los científicos “gestionar” sus publicaciones para mejorar su currículum partiendo de la idea de que hay que publicar lo que las revistas quieren en la forma en que lo piden, y no pretender investigar ni lo que es más importante ni lo que es más interesante. El investigador dejaría así de ser un experto guiado por la lógica de su ciencia para convertirse en un vendedor de sus mercancías a aquellos compradores que le den un mayor beneficio. Equipos de los grandes grupos editoriales científicos, que no son investigadores, dan cursos y conferencias a los investigadores enseñándoles a publicar. Los investigadores aceptan que son unos borriquitos que no saben ni la u y están dispuestos a que se la enseñe quien bien la pronuncia.

Los rectores lloran a su gran mecenas: Padre nuestro que estás en los cielos

Los rectores lloran a su gran mecenas

Botín y la virgen del Pilar
Padre nuestro que estás en los cielos

El repentino fallecimiento del Emilio Botín, presidente del Banco Santander, levantó un enorme lamento entre la comunidad universitaria de Castilla y León. Los rectores destacaron su implicación en el impulso a la internacionalización de las instituciones de enseñanza superior y su gran figura como mecenas.

Daniel Miguel, rector de la Universidad de Valladolid, habla del banquero cántabro como una «figura relevante» por su vinculación y «compromiso personal» con el mundo universitario. Mencionó a Universia, la red de universidades más importante de Iberoamérica. Miguel aseguró que el Banco Santander ha sido «un pilar fundamental» en la internacionalización, clave para establecer vínculos entre los centros españoles, americanos y asiáticos.

En parecidos términos se expresó Alfonso Murillo, rector de la Universidad de Burgos, quien calificó a Botín como el «mayor mecenas de la universidad española» y confió en que la entidad financiera continúe el impulso iniciado por quien «supo crear un espacio de unión iberoamericano de universidades». «Lo importante es que quienes continúen con la labor de Botín pongan las mismas ganas que ponía él», concluye Murillo, según informa Ical.

José Ángel Hermida, rector de la Universidad de León, lamentó s pérdida y resaltó las ideas «absolutamente claras» que tenía del mundo universitario, así como una «claridad expositiva tremenda». Hermida incidió en el vacío que dejará dentro del área académica universitaria y le agradeció toda su labor.

Finalmente, Daniel Hernández Ruipérez, rector de la Universidad de Salamanca, expresó su pesar por la muerte de quien fuera «el principal mecenas» de la USAL en los últimos años.

El rector salmantino recordó que Botín ha impulsado, a través de sus acciones con el Banco Santander y Universia, la creación de importantes programas de becas que han contribuido a que la institución salmantina estrechase sus lazos con Iberoamérica.

El repentino fallecimiento tiñe de luto el mundo universitario, que durante estos años se ha sentido muy arropado por el apoyo financiero del Grupo Santander.

Diario Palentino, 11/09/14

José Luis Vilson: This Is Not a Test: A New Narrative on Race, Class, and Education

This Is Not a TestJosé Luis Vilson: This Is Not a Test: A New Narrative on Race, Class, and Education

Editorial: Haymarket Books, 2014
ISBN:9781608463701

Graduating from Syracuse University with a degree in computer science, Jose Vilson left campus with no job and a few hundred dollars to his name, propelling him (eventually) to his calling: teaching middle school children math in a public school in Washington Heights / Inwood, Manhattan. From his own background as a boy growing up on the drug-tainted, community-centered projects of the Lower East Side of Manhattan, this book takes the reader on the coming-of-age story of a naïve young man struggling to mature through the first few years of his career, balancing the lows of murder, poverty, and academic failure to the highs of growth and eventual triumph.

His career takes a twist when he starts a blog with incisive commentary on the state of education on his eponymous blog TheJoseVilson.com, taking prominent figures and institutions like NYC Mayor Michael Bloomberg, Secretary of Education Arne Duncan, and The New York Times to task. (As of this letter, the site is banned from most NYC Department of Education computers, yet read by central offices.) In his collection of multifaceted essays, he provokes discussion on issues of race, gentrification, and the teaching profession from the eyes of a Black-Latino educator with a mix of research and first-hand experience.

This education book is not to be missed!

About the author

José Luis Vilson is a math educator for a middle school in the Inwood / Washington Heights neighborhood of New York, NY. He writes for Edutopia, GOOD, and TransformED / Future of Teaching, and has written for CNN.com, Education Week, Huffington Post, and El Diario / La Prensa, NY.

Karen Lewis is the president of the Chicago Teachers Union and serves as executive vice president to the Illinois Federation of Teachers and as vice president of the American Federation of Teachers.

Video

A performance of the poem, This Is Not A Test, at the Save Our Schools March.

Reviews

"Jose Luis Vilson has written a spell-binding book that explains the joys And burdens of teaching. The joys are the kids, with all their heartaches and dreams. The burdens are the politicians and careerists who snuff out the spirit of children and teachers. Read this book!"
—Diane Ravitch

"Jose Vilson writes from a place of authority about the intersection of race, class and America’s education system. His straight-talk about the absurdity of America’s test obsession, failure to meet or even acknowledge the needs of an increasingly diverse student population, and a “reform” movement that has reformed nothing, failed at much and distracted from students’ very real needs is a telling portal on what’s really going on in American education today. Those who can relate to Vilson’s experiences as a student or a teacher will welcome his unvarnished honesty and reflections. And those for whom this is terra incognita will find an insightful and illuminating window on the educational experiences of America’s emerging majority—students of many hues and languages, whose families struggle everyday, for whom their education may be the only way up, yet who too often are failed by systems ill-equipped to foster their success. Vilson’s visceral accounts remind us of the humanity of teachers—their struggles and triumphs, their frustration with forces outside their classroom walls and, above all, their devotion to their students. By telling his own story and those of his students, Vilson shows why teacher voice is essential to shedding the failures of the past and to reclaiming the promise of public education."
—Randi Weingarten, President of the American Federation of Teachers

"Drawing from his own insight as a teacher, Jose Vilson hits right between the eyes, exposing how hardscrabble poverty and the pernicious effect of racism distort young lives. In This Is Not a Test: A New Narrative On Race, Class, and Education Vilson argues for more teachers of color, more time for teachers to support each other, and more ways for teachers to shape policy. Bristling at the “cold calculus” of tests, This Is Not a Test calls for practices that engage imagination and respect students as people. In gripping language, Vilson sends students an urgent message: “When we find our passions, we must enter into them boldly” and believe in the value and gift of oneself."
—Dennis Van Roekel, President, National Education Association

"In its telling, Jose Vilson's evocative collection of essays are ferociously honest and, as expected from someone whose creative impulses are informed by hip-hop, unapologetic and lyrical. A thoroughly engaging narrative about the intersection of race and culture, identity, economic disparity, and education, This Is Not a Test is a must-read for parents and educators who want to understand, truly and deeply, the challenges inner-city students face. It was, after all, written by one of those children, a young man from a marginalized community, who grew up and bum-rushed the system he dedicated his life to changing from within."
—Raquel Cepeda, author of Bird of Paradise: How I Became Latina

"Jose's autobiographical journey offers a big window for seeing why our nation must blur the lines of distinction between those who teach in schools and those who lead them. With powerful prose and poetry, his narrative as student and then later, NYC teacher leader, loving father (and husband), and advocate for children paints a portrait of what public education can and must be for American society. Jose's last chapter, "Why Teach," offers a hopeful vision for the future of the profession in spite of wrongheaded policymakers who seek to control teachers rather than listen and learn from them. Jose represents so many teachers across the United States, whose pedagogical skills and leadership acumen have yet to be tapped in the transformation of teaching and learning. Read This Is Not a Test now!
—Dr. Barnett Berry, CEO and Founder of The Center for Teaching Quality

"Too many books about teaching read like dull academic treatises, condescending how-tos, or simplistic Hollywood scripts. Jose Vilson’s This Is Not a Test avoids these traps with a narrative that is by turns passionate and funny, angry and vulnerable, and full of keen insight born of on-the-ground experience in schools. Whether referencing Jay-Z or John Dewey, discussing corporate school reform or the intimacy of one-on-one interactions with students, Vilson is a bold and fearless writer, weaving his own story and struggles into broader conversations about race, equity, and the future of public schooling. His singular, urgent voice is one we all need to hear."
—Gregory Michie, public school teacher in Chicago and author of We Don't Need Another Hero: Struggle, Hope, and Possibility in the Age of High-Stakes Schooling

"Jose Vilson is a teacher of the highest order. Through the powerful narrative of his life both inside and outside of the classroom, Jose teaches us important lessons on every page of This Is Not a Test. Jose teaches us about the intersection of education, race, class and activism while calling all of us to do better - to be better - as we strive along with him to be the educators all our children need us to be. This book is a must read for educators, soon-to-be educators, parents, students and anyone who cares about education and the children of this country."
—Chris Lehmann - Founding Principal, Science Leadership Academy

Jeffrey R. Di Leo, Henry A. Giroux, Sophia A. McClennen and Kenneth J. Saltman (Comps.): Neoliberalism, Education, Terrorism: Contemporary Dialogues

NeoliberalismJeffrey R. Di Leo, Henry A. Giroux, Sophia A. McClennen and Kenneth J. Saltman (Comps.): Neoliberalism, Education, Terrorism: Contemporary Dialogues

Editorial: Paradigm Publishers, 2014
ISBN: 978-1-61205-040-9

Neoliberalism, Education, Terrorism: Contemporary Dialogues is a collaborative effort among four established public intellectuals who care deeply about the future of education in America and who are concerned about the dangerous effects of neoliberalism on American society and culture. It aims to provide a clear, concise, and thought-provoking account of the problems facing education in America under the dual shadows of neoliberalism and terrorism. Through collaborative and individual essays, the authors provide a provocative account that will be of interest to anyone concerned about the opportunities and dangers facing the future of education at this critical moment in history.

Author Info

Jeffrey R. Di Leo is Dean of the School of Arts and Sciences and Professor of English and Philosophy at the University of Houston–Victoria. He is editor and founder of the critical theory journal symploke, editor and publisher of the American Book Review, president of the Southern Comparative Literature Association, and Executive Director of the Society for Critical Exchange. His books include Morality Matters: Race, Class and Gender in Applied Ethics (2002); Affiliations: Identity in Academic Culture (2003); On Anthologies: Politics and Pedagogy (2004); If Classrooms Matter: Progressive Visions of Educational Environments (2004, with W. Jacobs); From Socrates to Cinema: An Introduction to Philosophy (2007); Fiction’s Present: Situating Contemporary Narrative Innovation (2008, with R. M. Berry); Federman’s Fictions: Innovation, Theory, and the Holocaust (2010); Academe Degree Zero: Reconsidering the Politics of Higher Education (2012); and Humanities in Higher Education: Moving Beyond the Neoliberal Academy (2013).

Henry A. Giroux currently holds the Global TV Network Chair Professorship at McMaster University in the English and Cultural Studies Department. He has published numerous books and articles and his most recent books include America’s Educational Deficit and the War on Youth (2013) and Neoliberalism’s War on Higher Education (2014).

The Toronto Star has named Henry Giroux one of the twelve Canadians changing the way we think! Read the article here: Twelve Canadians Changing the Way We Think

Sophia A. McClennen is Professor of International Affairs and Comparative Literature and Director of the Center for Global Studies at the Pennsylvania State University. Her most recent books are Ariel Dorfman: An Aesthetics of Hope (2010) and Colbert’s America: Satire and Democracy (2012).

Kenneth J. Saltman is a professor in the Educational Policy Studies and Research Department and the Social and Cultural Foundations in Education graduate program at DePaul University. He is the author most recently of The Gift of Education: Venture Philanthropy and Public Education (Palgrave Macmillan 2010), which was awarded a 2011 American Educational Studies Critics Choice Book Award, The Failure of Corporate School Reform (Paradigm Publishers 2012),Capitalizing on Disaster: Taking and Breaking Public Schools (Paradigm Publishers 2007), which was awarded a 2008 American Educational Studies Critics Choice Book Award, and The Edison Schools (Routledge 2005). His recent edited collections include Education as Enforcement: the Militarization and Corporatization of Schools 2nd Edition, with David Gabbard (Routledge 2010), Schooling and the Politics of Disaster (Routledge 2007), and The Critical Middle School Reader, with Enora Brown (Routledge 2005). He received a Fulbright Scholarship in 2006 on Globalization and Culture and is a fellow of the National Education Policy Center.

José Carlos Bermejo Barrera: Las ruinas de Bolonia: fragmentos

José Carlos Bermejo Barrera: Las ruinas de Bolonia: fragmentos

Me4rcado de la educación superior

1. Fábula: cuando los árboles buscaron un rey (Jueces, 9: 8/15)

Hubo una vez en que los árboles
se reunieron para elegir un rey.
Le dijeron al olivo: “Reina sobre nosotros.”
Pero el olivo les respondió:
“¿Por qué tendría yo que renunciar a mi aceite
que tanto alaban los dioses y los hombres
para gobernaros a los árboles?”.

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Deben los filósofos picar piedras?

FilósofoJosé Carlos Bermejo Barrera: ¿Deben los filósofos picar piedras?

A juzgar por lo que se decía en la España de Franco, sí. La frase adecuada era: “yo a los filósofos los ponía a picar piedras”, proyecto a la vez laboral y político que resulta comprensible si se tiene en cuenta que muchos pensaban que la filosofía era una profesión peligrosa para el orden establecido, pues los filósofos, tábanos impertinentes, tenían la manía de poner en duda el orden establecido y las verdades consagradas de la religión. Como en la España de Franco la mayor parte de la población había interiorizado inevitablemente el franquismo, cuando una persona tenía una idea que consideraba buena para el bien común podía decir: “ si yo fuera Franco prohibiría…”, lo que naturalmente suponía admitir que la forma básica de la acción política y la mejora moral de un país ha de consistir siempre en prohibir o censurar algo. La idea del filósofo picapedrero, que no escultor en mármol o granito, también podía verse reforzada por la existencia de notorias iniciativas en el ramo de la cantería, como fue el caso del Valle de los Caídos, cuando no por la idea de que la filosofía había de ser esclava, “esclava de la teología”: ¿qué mejor trabajo para un esclavo que picar piedra en una cantera?

A lo largo de 2.500 años de historia, la filosofía y los filósofos han cumplido diferentes funciones dentro de una matriz que puede seguirse considerando como común. El filósofo no siempre fue un profesional de una materia. Tales de Mileto, el primero de ellos, no vivía de la filosofía. Se le atribuyeron un viaje de estudios a Egipto y unos conocimientos físicos y astronómicos extraordinarios, que le permitieron, ante la burla de una esclava, que se rió de él por caerse en un pozo al caminar de noche mirando a las estrellas, hacerse millonario alquilando todos los molinos de aceite de su ciudad a un precio ridículo cuando todo el mundo esperaba una horrible cosecha que sólo él sabía que había de ser extraordinaria. Sería así el inventor de las operaciones bursátiles a corto plazo. Los filósofos griegos, que consideraron que la cumbre de todos los saberes eran las matemáticas y que todos los saberes racionales forman parte de la filosofía, vivieron a veces en cofradías religiosas, como la escuela del matemático Pitágoras o la Academia de Platón, porque pensaron que la filosofía, además de la síntesis de todos los saberes, era ante todo una manera de vivir, orientada a la búsqueda del conocimiento, y no del poder o las riquezas. Aunque otras veces fueron educadores y asesores de los poderosos y también itinerantes vagabundos o predicadores callejeros, como Heráclito de Éfeso y los filósofos cínicos.

Interior firmó un convenio con una universidad para que los jefes de la Policía se graduaran en un año

Interior firmó un convenio con una universidad para que los jefes de la Policía se graduaran en un año
Más de un centenar de altos mandos se beneficiaron de este sistema mediante unos cursos online de la Universidad Juan Carlos I

El Ministerio del Interior comenzó a verle las orejas al lobo hace casi dos años. En concreto, en octubre de 2012, cuando el Juzgado número 9 de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional ordenó cesar temporalmente al jefe superior de Policía del País Vasco, Fernando Amo, por haber sido nombrado sin tener el título universitario. Se basaba el tribunal en el artículo 19.2 de la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado (Lofage), que indica que para este tipo de puestos es necesario estar en posesión de un doctorado, una licenciatura o una ingeniería.

La Audiencia Nacional dejó sin efecto cautelarmente la designación de Amo mientras abordaba el caso a fondo. Sin embargo, no llegó a entrar en la cuestión nuclear. El inspector de la Policía que había recurrido el nombramiento y forzado la resolución judicial no tenía capacidad para acceder al puesto, ya que había que ser comisario o comisario principal para hacerlo, por lo que el Juzgado decidió rechazar la demanda en virtud del criterio del Tribunal Constitucional, que afirma que no basta con la mera búsqueda de la legalidad por parte del recurrente, sino que éste debe poder aspirar al cargo en cuestión.

La cosa quedó por lo tanto en un susto para el Ministerio del Interior. Algunos de los altos cargos del departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz mostraron entonces su rechazo a que se siguiera nombrando a personas que no cumplieran estos requisitos para cargos que los exigieran. El recurso contra Amo se había perdido porque había sido un inspector quien lo había puesto. No hubiera corrido la misma suerte de haber sido un comisario, que sí podía aspirar al cargo de jefe superior del País Vasco, planteaban los citados altos cargos.

En ese contexto, la Dirección General de la Policía comenzó a negociar un convenio con la Universidad Rey Juan Carlos con el fin de que los mandos que no estaban licenciados obtuvieran con cierta rapidez un título que les evitara posibles problemas y les sirviera de escudo ante recursos como el que casi derrumba a Amo. El acuerdo entre el centro universitario y el departamento dirigido por Ignacio Cosidó se concretó en un curso on line, de un año de duración, que comenzó en septiembre de 2013 y acabó el pasado mes de junio.

La convalidación de materias que los jefes policiales han realizado en cursos internos a los que han asistido a lo largo de su carrera (dos años en la Escuela de Ávila y programas de los ascensos), la asistencia virtual a las sesiones impartidas por la Universidad Rey Juan Carlos, la superación de un trabajo, de los exámenes y el pago de unos 3.000 euros finalizaba en la obtención del grado en Criminología que han conseguido más de un centenar de mandos del cuerpo en el primer año en que entra en funcionamiento esta modalidad.

El jefe superior de Madrid, entre los alumnos

Entre los que han alcanzado el objetivo se encuentran el jefe superior de Madrid, Alfonso Fernández Díez, además de otros máximos responsables policiales de comunidad autónoma y varios comisarios provinciales e inspectores jefes. Algunos de ellos necesitaban el título para ocupar con todas las de la ley el puesto que actualmente desempeñan y otros simplemente se presentaron con el fin de lograr el citado grado.

Entre los que han realizado el curso, y por lo tanto ya cuentan con la titulación exigida para los altos puestos del Ministerio del Interior, se encuentran precisamente algunos de los mandos que hasta el momento ocupaban esos cargos sin el citado requisito. Otros, que también desempeñan su trabajo en rangos superiores, sin embargo, continúan ejerciendo su trabajo sin contar con el grado, la licenciatura o el equivalente.

La sentencia del Juzgado número 1 de la Audiencia Nacional del pasado 16 de julio que ordena a la Secretaría de Estado de Seguridad cesar al subdirector general de la Inspección de Personal, José María Calderón, fue consecuencia de otro recurso que interpuso el mismo inspector que en el 'caso Amo'. En esta ocasión, sin embargo, sí prosperó porque el recurrente, según la ley, sí podía aspirar al cargo, que de hecho estaba abierto a todos los funcionarios de carrera, no solo a los comisario y comisarios principales, como ocurría en el supuesto del jefe superior del País Vasco.

Las consecuencias de esta sentencia, sobre todo en el caso de que sea declarada firme, son impredecibles, dado el alto número de puestos ocupados por comisarios o inspectores jefes sin titulación y debido a la incertidumbre de saber qué comisarios se lanzarán a recurrir. El Ministerio del Interior, por lo tanto, tendrá que decidir si mantiene a esos mandos en su cargo y se arriesga o les cesa en próximas reestructuraciones. Asimismo, tendrá que resolver si continúa con la misma política de designar jefes a dedo sin tener en cuenta los requisitos, lo que le expone a futuras reprimendas judiciales, o por el contrario opta por respetar la legalidad.

El futuro, por otro lado, será distinto, ya que la Ley de Personal de la Policía y también la de la Guardia Civil, que se tramitan actualmente ambas en el Congreso de los Diputados, establecen la condición de que los que aspiren a entrar en el primer cuerpo como inspectores deben estar en posesión de un grado (hasta ahora bastaba con una diplomatura) y que a los que accedan al instituto armado como oficiales –ya sea mediante promoción interna o mediante los estudios cursados en la Academia General Militar– se les hará entrega de un grado universitario.

José Carlos Bermejo Barrera: Retratos en Fonseca: Xosé Manuel Beiras Torrado

Xosé Manuel BeirasJosé Carlos Bermejo Barrera: Retratos en Fonseca: Xosé Manuel Beiras Torrado

Segundo o sociólogo Max Weber, existen tres tipos diferentes de autoridade: a tradicional, a carismática e a burocrática. Estes tres tipos poden darse tanto no campo político como no universitario e poden solaparse nunha mesma persoa, e quizais por iso a figura de X. M. Beiras, que desenvolveu a súa actividade vital simultaneamente nestes dous campos, poida ser un dos mellores exemplos da validez desta teoría.

Foi e segue sendo este profesor e político, próximo xa aos oitenta anos, un referente esencial para poder comprender gran parte da vida académica galega e por suposto do seu desenvolvemento político nos últimos corenta anos. E é que Beiras, que chegou a Santiago como catedrático de Estrutura Económica a finais dos anos sesenta, nunha universidade que comezaba a vivir as tensións políticas dos últimos anos do franquismo, foi á súa vez un mestre intelectual no campo das ciencias sociais e un político na clandestinidade que trataba de reformular o nacionalismo galego partindo dos desenvolvementos máis recentes da economía marxista e intentando comprender dun modo científico a realidade histórica e social da Galicia dese momento, sen dúbida moi diferente en moitos aspectos da actual. Para os estudantes da recentemente creada Facultade de Ciencias Económicas Beiras era un modelo a imitar, como só pode selo un profesor que a súa vez posúa a categoría de intelectual. E un intelectual, término creado na Francia de fins do século XIX a raíz do Asunto Dreyfus, é un escritor, pensador ou científico que se compromete política e persoalmente a defender as ideas nas que cre. Émile Zola, o novelista que publicou un artigo xornalístico titulado “Eu acuso”, sería o primeiro deles cando denunciou a falsedade do consello de guerra ao que fora sometido o capitán Dreyfus, acusado de traizón, debido entre outras cousas á súa orixe xudea.

José Carlos Bermejo Barrera: Elogio y censura de la académica fama

José Carlos Bermejo Barrera: Elogio y censura de la académica fama

Quizás pudiese parecer funesto,
U obra de un espíritu perverso,
Escribir esta crítica en un verso.

Es su estilo más bien algo pomposo
Y su uso de los hechos muy tramposo,
Fiel reflejo de su ánimo ambicioso.

Apenas conoce su pluma algún reposo,
Impulsada por deseo muy gozoso
De convertirse en un autor famoso.

Abandonando las ideas en un remanso
Ha conseguido dejar su mente en blanco,
Y lograr así en su lector descanso.

El arte de su oficio es alabado
Y de todos es muy apreciado,
Sentándolo la autoridad junto a su lado.

Es hoy autor muy laureado,
Siendo una y otra vez condecorado,
Y por nadie puede ser menospreciado.

Sabe bien que vano es el esfuerzo,
Si puede ser suplido por un gesto
Que a nadie pueda parecer molesto.

A figurar siempre ha de estar dispuesto,
Sirviéndose de cualquier pretexto,
Más fingiendose de espíritu modesto.

Su fama ha de ser continuo empeño.
Lograr la gloria sin fruncir el ceño
Sonriendo al que de las riquezas es el dueño.

Heroicos serán su esfuerzo y su tesón
A la hora de luchar por un sillón
Que le otorgue para siempre posición.

Mas al conquistar su brillante recoveco
Se la ha quedado el cerebro hueco
Y en él de ninguna idea se oye el eco.

Ved amigos que toda la sapiencia
No es más que del mundo la apariencia
Y el logro de una vana complacencia.

Y si quieres conseguir sabiduría
Intriga lo que puedas cada día,
No cejando un momento en tu porfía.

Pues necio es quien en pensar se esfuerza
Y quiere ser oído en cada puerta,
Ignorando que al saber vence la fuerza.

Podemos ya cerrar la conclusión:
Dedica joven todo tu tesón
En lograr de quien manda admiración.

MORALEJA

¡Lector tú que has leido verso tras verso!
No leerás la verdad de la moneda en el anverso
Muda, oculta y silenciosa la hallarás en su reverso.

Académica fama

José Luis Balaustre: Diseño y dialéctica

José Luis Balaustre: Diseño y dialéctica
MOMA

A lo largo de su historia la ciudad de Santiago de Compostela se ha caracterizado por haber hecho posible la gestación y alumbramiento de las más innovadoras obas de arte. Unas obras que siempre han enriquecido su calidad formal con su profundidad conceptual. Tras la construcción parcial de la Ciudad de la Cultura, como no podía ser menos en el caso de un arquitecto posmoderno, R. Eisenman, que asumió que dado que el potmodernismo es la negación de la totalidad y los grandes relatos, la obra más completa es la que no se acaba, el consistorio municipal compostelano ha hecho posible la llegada al mundo de las primeras obras de lo que se llamará a partir de ahora Strong Art, o arte fuerte, debido a que ese nuevo estilo se basa en el sólido pensamiento hegeliano, y sobre todo en su teoría dialéctica del concepto. Las obras de este nuevo estilo se crean a priori partiendo de la estructura conceptual dialéctica y deben ser leídas partiendo siempre del esquema del maestro Hegel basado en los tres pasos:

TESIS- ANTÍTESIS- SÍNTESIS

El pensamiento hegeliano permite la superación de la contradicción mediante la Aufhebung, a partir de la cual el diseñador pergeña las nuevas formas. Tenemos ejemplos de este nuevo arte en dos obras y un anteproyecto, que espera financiación y del que solo podremos ofrecer la maqueta.

Ulrich Beck: Una Europa alemana

Una Europa alemanaUlrich Beck: Una Europa alemana

Editorial: Paidós, 2012
ISBN: 978-84-493-2803-9

¿Cuáles son las consecuencias de las controvertidas medidas de austeridad que Alemania dicta para el panorama político europeo? El influyente sociólogo alemán Ulrich Beck nos ofrece en este pequeño volumen una visión clara y contundente sobre la crisis del euro, de la situación actual de la Unión Europea en este contexto; del debilitamiento de la democracia que esta crisis conlleva y sobre qué medidas cabe contemplar para evitar su desmoronamiento. 

La crisis del euro está poniendo a Europa contra las cuerdas, no cabe duda de ello. No obstante, el quid de la cuestión es que, en este proceso, las reglas básicas de la democracia europea están en suspenso o incluso transformándose en su contrario, pasando por encima de los parlamentos, gobiernos e instituciones de la Unión Europea. El multilateralismo se convierte en unilateralismo; la igualdad en hegemonía y la soberanía en privación de soberanía de los países.

¿Cómo ha sucedido todo esto? La previsión de la catástrofe europea ha cambiado ya, sustancialmente, el panorama del poder europeo. De hecho, está provocando el nacimiento de un monstruo político: una Europa alemana.

Alemania no persiguió esta posición de liderazgo. Por el contrario, este es un ejemplo perfecto de la ley de las consecuencias no premeditadas. La invención y puesta en circulación del euro fue, en realidad, el compromiso que Francia quiso que el  país germano aceptase para vincular la Alemania unificada en una Europa más integrada, en la que Francia seguiría desempeñando el papel preponderante. Pero lo que ha sucedido es justamente lo contrario. Económicamente, el euro resultó ser muy bueno para Alemania. Y con la crisis del euro, la canciller Angela Merkel se ha convertido en la reina informal de Europa.

Según Beck, la nueva gramática del poder se ajusta a la diferencia imperial entre países acreedores y deudores. Por consiguiente no se trata de una lógica militar, sino económica. A este respecto, los comentarios sobre el “Cuarto Reich” son totalmente erróneos.

El autor considera que la Europa, tal como la conocemos ahora, no será capaz de sobrevivir en las peligrosas tormentas del mundo globalizado.La Unión Europea debe ser algo más que un matrimonio nefasto, y es preciso actuar urgentemente y con clarividencia para afrontar este riesgo.

Ulrich Beck estudió Sociología, Filosofía, Psicología y Ciencia Política en Friburgo y Munich. Ha sido profesor en Münster, en la Universidadde Bamberg y desde 1992 en la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich, donde es Catedrático de Sociología y en la que dirige el Instituto de Sociología. También ha impartido docencia en la Universidad de Gales en Cardiff y en la London School of Economics. Editor de la revista Soziale Welt (desde 1980), ha sido miembro de la Comisión para el Futuro de los gobiernos alemanes de Baviera y Sajonia. Fue investido Doctor Honoris Causa por la UNED.

Beck estudia aspectos como la modernización, los problemas ecológicos, la individualización y la globalización. En los últimos tiempos se ha dedicado  también a la exploración de las condiciones laborales en un mundo de creciente capitalismo global, de pérdida de poder de los sindicatos y de flexibilización de los procesos del trabajo, una teoría enraizada en el concepto de cosmopolitismo. Beck ha contribuido también a la creación de nuevos conceptos, como el de "sociedad del riesgo" y el de la "segunda modernidad".

José Carlos Bermejo Barrera: Deprimidos en Fonseca

El gritoJosé Carlos Bermejo Barrera: Deprimidos en Fonseca

Culminó su mandato el rector Casares dando la nota en el solemne acto de su relevo, al dejar claro que no podía improvisar un discurso de ocasión si no leía unos papeles sobre los que entabló contienda con su secretaria, a la que intentó poner en su lugar, tal y como de ello dieron fe las cámaras de la televisión, testigos parlantes de la ceremonia. Quizás no podía acabar de otro modo un mandato en el que, tras ser investido caballero, el nuevo desfacedor de entuertos entabló singular combate, siguiendo las huellas de su antecesor literario, con unos odres de vino en una venta, derrotó en épica batalla a unos molinos en los que quiso ver gigantes y realizó otras grandes gestas, como purgar a su propio equipo de gobierno sucesivas veces, pagar a trompicones una deuda de la que no era responsable, guiado para ello por su personal criterio contable, dar batalla a la vez a tirios y troyanos, para acabar condecorando a quienes combatieron con él hasta el final, a los que él mismo premió no sabemos si por su fidelidad o por su paciencia, a la vez que se encargaba un retrato que inmortalizase el recuerdo de su memoria.

En este trance tomó posesión de su cargo el rector Juan Viaño, un hombre de carácter afable que sabe lo que es el esfuerzo cuando uno desea conseguir algo y al que por ser especialista en el campo de la llamada matemática aplicada se le supone a su vez el manejo de la capacidad de abstracción y la visión práctica de la realidad. Señaló Viaño que veía a su universidad desanimada o desencantada, a la vez que magra en recursos financieros, lo que sin duda sabe por haber sido miembro del equipo de gobierno que dejó en herencia al rector anterior esa misteriosa, discutida y relativa deuda, cuyo monto varía según sea la persona que hable de ella.

Hay que reconocer que Fonseca tiene razones para estar deprimida. Sus miembros han sufrido recortes en su nómina, por parte de Zapatero, de Rajoy, de Feijóo, y por parte de la propia universidad que los aplicó sin acuerdo alguno del Claustro ni del Consello de Goberno y ante el silencio de unos sindicatos, sobre todo de profesores, únicamente preocupados en ver a quién se le puede asignar una nueva cátedra o en consolidar, sea a costa de lo que sea, a las pobres víctimas de los programas de formación de investigadores, que poco a poco comienzan a darse cuenta de que no existe ya la tierra prometida. Las nóminas se recortan, se recortan los gastos a la vez que los nuevos edificios del Campus de Excelencia Internacional se alzan tan orgullosos en el campus como lo están de ellos sus usufructuarios, cuyos proyectos de investigación son cada vez menos - al fin y al cabo manda la crisis -, cuyos equipos entran en crisis, a la vez que lo único que crece son los intereses de la deuda que la construcción de esos edificios supuso al sumarse a la deuda anterior.

Distribuir contido