La educación que las empresas quieren: la educación al servicio de las empresas

La educación que las empresas quieren: la educación al servicio de las empresas

Así comienza la presentación del informe del IESE Armonizar educación con empleo en España:

El 54% de desempleo juvenil en España según los últimos datos del Eurostat demuestra que algo falla en el mercado laboral. A los directivos les cuesta reclutar talento, falta espíritu emprendedor y parece evidente que existe un desajuste entre oferta y demanda.

Si las empresas no encuentran los perfiles necesarios para llevar a cabo su misión, habrá consecuencias graves tanto para el negocio en sí como para el conjunto de la sociedad, lo que redundará en una pérdida de competitividad de la economía.

Parte del problema radica en los desajustes entre el sistema educativo y el mercado laboral. Por tanto, centros docentes y empresas deben trabajar codo con codo para conseguir un cambio de modelo.

El objetivo es que, a medio plazo, las personas que salgan de la escuela, los centros de formación profesional o la universidad estén preparados para afrontar con garantías las profesiones del futuro y las nuevas exigencias del mercado de trabajo.

Esta es la tesis que defiende el informe "Armonizar educación con empleo en España", elaborado por el Centro Internacional de Investigación de Organizaciones (IRCO) del IESE en colaboración con el Grupo Persona.

The Higher Education Commission: Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England

Too Good To FailThe Higher Education Commission: Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England

The Higher Education Commission's newest report is published today, Tuesday 18th November 2014. Entitled 'Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England', the report warns reforms to the higher education funding model have put the sector on a long-term footing that is ‘far from clear’.

The Higher Education Commission is an independent body made up of leaders from the education sector, the business community and the three major political parties. The Commission examines higher education policy, holds evidence-based inquiries, and produces written reports with recommendations for policymakers.

Descargar PDF

Outras novas relacionadas:

Nicolas Jounin: Voyage de classes: Des étudiants de Seine-Saint-Denis enquêtent dans les beaux quartiers

Voyage de classesNicolas Jounin: Voyage de classes: Des étudiants de Seine-Saint-Denis enquêtent dans les beaux quartiers

Editorial: La Découverte, 2014
ISBN: 9782707183217

Une demi-heure de métro sépare les quartiers parmi les plus pauvres de France de ses zones les plus riches. Partis de Saint-Denis, dans la banlieue nord de Paris, une centaine d'étudiants ont enquêté sur trois quartiers bourgeois du VIIIe arrondissement de la capitale. Pour s'initier à la démarche sociologique, ils ont dû se familiariser avec un monde nouveau et étrange, dont les indigènes présentent des coutumes et préoccupations insolites.

Boire un café dans un palace pour observer ce qui s'y passe (et être traité comme un client illégitime), stationner dans les boutiques de luxe pour décrire leur organisation (et se faire mettre dehors), apprendre à manger un mille-feuilles à 14 euros avec des « bourgeoises », approcher des institutions prestigieuses où les femmes n'ont pas le droit de vote, se faire expliquer le Bottin mondain et l'arrangement des mariages, interviewer dans son hôtel particulier un grand dirigeant qui « fait partie de ces familles qui ont des châteaux un peu partout » : ce sont quelques-unes des expériences que ces étudiants du 93 ont vécues. En même temps qu'il leur a fallu dompter l'exotisme pour bien comprendre le milieu dans lequel ils pénétraient, ils ont dû encaisser l'humiliation des multiples rappels à l'ordre social que suscitait leur démarche.

Des premières incursions anonymes et timides jusqu'aux face-à face sans échappatoire, ce livre raconte de manière crue et joyeuse les batailles livrées pour mieux connaître un monde social dominant. L'enjeu : renverser l'habitude qui veut que ce soit « ceux d'en haut » qui inspectent l'existence de « ceux d'en bas ».

Iván González Cruz: Los sexenios de investigación o la corrupción de la inteligencia: Preguntas del Lazarillo de Tormes ante la indiferencia por la investigación en España

Iván González Cruz: Los sexenios de investigación o la corrupción de la inteligencia: Preguntas del Lazarillo de Tormes ante la indiferencia por la investigación en España

  • ¿A qué se debe su crítica a la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI)?

Los criterios que aparecen en las Bases de su Convocatoria bastan para que cualquier persona decente intelectualmente se percate de su tendencionismo y carencia de rigor científico. Cito textualmente “No se tomarán en consideración: los libros de texto; las obras de divulgación; las enciclopedias; los artículos de opinión, antologías o diccionarios comunes”. A ello se suma, entre otros deméritos según la CNEAI para tener el reconocimiento investigador, el que un profesor publique una investigación en su Universidad. Para que se tenga una idea gráfica de esta salvajada que nada tiene que ver con el conocimiento y la sabiduría, voy a mencionar algunas personalidades que por los criterios citados de la CNEAI no podrían ser admitidos como investigadores. Ni Bertrand Russell, connotado matemático y Premio Nobel que desarrolló gran parte de su labor investigadora en obras de divulgación; ni María Moliner, que hizo el Diccionario de uso del español, el mejor que yo conozca; ni el enciclopedista Denis Diderot, símbolo de la Ilustración… podrían llamarse investigadores según la CNEAI por sus criterios citados anteriormente. ¿Cómo respetar aquello que no se puede respetar a sí mismo?

  • La obra, la gran ausente

Tener una obra de investigación es ya causa suficiente para no ser evaluado positivamente. Téngase en cuenta que la CNEAI ni siquiera se lee las aportaciones de los candidatos, sean artículos, capítulos o libros. Juzgan sin saber. Esto no solo es un fraude, sino una auténtica corrupción en el sistema universitario español. Imaginemos un profesor que evalúe a un estudiante sin leerse su examen. Es inadmisible. Pues bien, este es el mensaje implícito que se da a la comunidad universitaria, a través de la CNEAI, justamente a sus profesores-investigadores responsables de formar a las nuevas generaciones: “miente, como hace el sistema que te evalúa a ti, profesor”. Frente a esta infamia, es preferible vivir en la soledad de la verdad, antes de estar rodeado de la compañía de la mentira.

José Carlos Bermejo Barrera: La cartografía del insulto: una innovadora tecnología académica

José Carlos Bermejo Barrera: La cartografía del insulto: una innovadora tecnología académica

Cuando algunos colegas de un profesor dibujan con trazos gruesos su retrato, intentando centrarse en su persona y no aportando dato o argumento alguno, debe suponerse que lo hacen impulsados por sus académicos ardores, propios de su juventud, pero que perduran en algún caso hasta después de la jubilación. Se ha escrito mucho acerca de la metodología y la epistemología de la geografía y la historia - no por cierto por parte de los autores del artículo publicado el día 2 de este mes en este periódico-, en libros y revistas nacionales e internacionales, y para ello se utilizan normalmente argumentos, siguiendo ese viejo refrán inglés que dice que “los señores hablan de ideas y los criados de personas”. Los autores de referencia sobre esos temas suelen ser conocidos por sus obras, en las que todo puede defenderse acerca de si es mejor impartir la geografía en el nivel de grados o másteres, tras destacar su carácter imprescindible, y si las instituciones en las que se enseñan han de ser institutos, departamentos o facultades.

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca y la nostalgia del ladrillo

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca y la nostalgia del ladrillo

España vivió no hace mucho un supuesto milagro económico cuyo autor intelectual fue Rodrigo Rato. Sus bases consistieron en reducir el déficit público privatizando lo que quedaba del sector público, que provenía de la época de Franco, y no de la época de Lenin; y en crear la burbuja inmobiliaria. Se alcanzó la cota en 2006, cuando se construyeron en España tantas viviendas como en el resto de la comunidad europea. La burbuja tuvo efectos milagrosos porque puso en movimiento muchos sectores: cemento, ladrillo, cerámica, metal, madera, electricidad, fontanería…, que junto a la propia construcción crean mucho empleo, generan unos ingresos por IVA para la hacienda pública muy altos, a los que se suman los ingresos por IRPF y otros impuestos. Su financiación corrió a cargo de la banca, pública y privada, que entró en una espiral de insensatez crediticia, que llevó a todo un país al endeudamiento masivo.

José Carlos Bermejo Barrera: Curar y cuidar

Teresa RomeroJosé Carlos Bermejo Barrera: Curar y cuidar
Para Teresa Romero

La vida es un proceso temporal, que tiene un curso propio, regido por miles de leyes de las que no conocemos casi nada, y que se autorregula, viéndose alterada episódicamente por la enfermedad, que habitualmente termina por acabar con ella. Toda enfermedad es tres cosas a la vez: un proceso biológico, un proceso psicológico y un proceso social y a veces económico. Estas tres facetas son inseparables, pero tendemos a verla sólo como un proceso biológico: anatómico, fisiológico o microbiológico, tal y así la estudian los médicos en sus textos desde el mundo griego en adelante. El médico es un espectador imparcial ante la enfermedad, debe conocer el proceso patológico de un modo objetivo y por eso tiene que ser neutral y no implicarse en él. Mira al enfermo desde arriba y a distancia. Para él la enfermedad es un espectáculo digno de observar con curiosidad y sin pasión hasta el final, y por ello hubo escuelas médicas como el “nihilismo terapéutico” de los vieneses de fines del siglo XIX, que consideraban que, dado que la enfermedad remite y se cura por sí misma o sigue su curso inexorable, sólo cabe describirla y analizarla con la esperanza de poder quizás preverla, pero nada más, ya que en ella estamos contemplando un drama científico natural.

La medicina es el arte de prevenir y curar las enfermedades con los modos de que se dispone en cada momento histórico, que ahora son: las ciencias anatómico-biológicas, las ciencias químicas y bioquímicas, desde la fisiología a la genética; y las microbiológicas, para el campo de las enfermedades producidas por agentes patógenos externos. Con su ayuda conocemos algo de algunas enfermedades, poco o nada de muchas y seguimos ignorando miles de procesos patológicos ocultos. Sin embargo, en la historia se han logrado avances clínicos mediante la mera práctica, y a pesar de desconocer los fundamentos científicos de la enfermedad. Semmelweiss consiguió reducir en Viena la mortalidad de las parturientas obligando a lavarse las manos a médicos y comadronas. No conocía el mecanismo de una infección postparto, pero supo cómo evitarla. En la Edad Media se sabía que si uno se iba al campo cuando llegaba la peste y volvía una vez que hubiese diezmado su ciudad estaría a salvo, y también que quemar las casas de los infectados y aislar sus cadáveres tenía un efecto muy beneficioso. Durante miles de años los humanos aprendimos a curar empíricamente heridas, fracturas y traumatismos, como ha estudiado G. Majno en su libro The Healing Hand (1975). Los usos medicinales de plantas, animales y sustancias minerales fueron conocidos desde la prehistoria, y las primeras farmacopeas griegas y romanas no fueron más que sistematizaciones de un saber milenario compartido por hombres y mujeres y transmitido oralmente. Y es que, antes de que la profesión médica se constituyese como parte del saber racional, y conviviendo con él, la humanidad ha sabido luchar contra las enfermedades de diferentes modos, muchos de ellos aun válidos.

Enrique López González: ¿Quo vadis universidad?

Enrique López González: ¿Quo vadis universidad?
Enrique López González, Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de León

¿QUO VADIS UNIVERSIDAD? (I)
Reseteen sus cerebros

Sócrates era albañil. Si resucitase, no necesitaría más de una mañana para ponerse al día y levantar casas en el sector del ladrillo. En la sociedad del conocimiento no es tan fácil, las cosas mudan de forma abrupta y con rangos de aceleración nunca vistos. Einstein sentenció que, «en caso de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento». Y deduzcan ustedes que se refería al conocimiento que utiliza la imaginación como cabeza tractora.

Aquí y ahora, los conocimientos se acreditan con métodos administrativos, con un documento, un salvoconducto o título. ¿Se debieran acreditar, sin embargo, a capón, sin tanta intermediación, poniendo conocimiento encima de la mesa de trabajo? Parece una pregunta ociosa o inocua. Los partidarios y seguidores de la segunda opción, sin embargo, crecen exponencialmente. ¿Cómo la respondemos los españoles? Hay que lograr, decimos, que los salvoconductos expedidos por la Administración, por nuestras instituciones, coincidan con conocimiento y experiencia real. Es una respuesta conciliadora y templada. Y parece, desde luego, el pivote ideal sobre el que puede girar la reforma universitaria de España. En un mismo lance, salvamos la institución universitaria, su prestigio, muy desmejorado, y proclamamos nuestra adhesión al conocimiento. Sencillo. ¿Es lo que necesitamos? ¡Quía! Las palabras no rectifican la realidad ni reemplazan a los hechos ciertos. ¿Qué son el MIT, Stanford, Harvard, Oxford u otras universidades de la ‘Liga de la Hiedra’ (Ivy Leage), instituciones o marcas? ¿Son ‘Campus Universitarios’? Claro que lo son, aunque la idea de ‘Campus’ adjetiva más que sustantiva su actividad, y es algo que puede importarle a un español, a ciertos europeos y a nadie más y que, a todas luces, resulta obvio, es pregunta, retórica y contemplativa.

Entre los activos que son apreciables, que nutren y engrandecen el buen nombre de los integrantes de la Liga de la Hiedra, son escasos, créanme, los que tienen que ver con sus ‘Campus’, cada vez más irrelevantes frente a la aportación de sus Hubs de talento proactivo. Los activos de mayor peso son sus empresas, laboratorios/empresa, institutos/empresa, talleres/empresa, patentes, derechos, opciones, etc. Estas instituciones son expertas en líneas transversales y oblicuas, expertas en la menor distancia, en el recorrido más corto, entre el talento y sus start-ups y spin-offs. ¿La recluta de talento para sus laboratorios, institutos, talleres o hackerspaces procede de sus propios ‘Campus’? Quizá sí hace una o dos décadas. Ahora, procede de las líneas transversales, de las innumerables pasarelas, que no descansan en crear (hacer cosas), entre el talento y el objetivo, saltándose el ‘Campus’.

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Adiós a la geografía?

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Adiós a la geografía?

Decía un gran historiador alemán que “los geógrafos estudian la superficie de la tierra superficialmente”, expresando la idea ampliamente compartida de que la Geografía no es más que una acumulación de datos que parece haber perdido el sentido. Hace medio siglo los niños aun cantaban los partidos judiciales en versos como: “Coruña, Noya, Padrón/ Ferrol, Betanzos, Cedeira/ Santiago, Muros, Negreira/ Puentedeume y Corcubión”, unos versos que pocas vocaciones poéticas debieron suscitar, como pocas vocaciones geográficas nacieron de niños que tuvieron que aprenderse, cabos, golfos, ríos y afluentes de memoria.

Los estudios universitarios de Geografía están en crisis. El grado de la misma no cubre los mínimos exigidos y podría ser suprimido si se aplicasen los criterios burocráticos obsesivo-compulsivos que gobiernan las universidades, y los alumnos que acuden a él lo hacen en muchos casos como última opción y porque sus notas medias apenas les permiten matricularse en otras carreras. ¿Debemos tirar la Geografía a la basura? Creo que no, pero también es verdad que su estudio podría mejorar al margen de la propia existencia de un grado, de un título cerrado o campo de concentración geográfico, que se quiere definir como ciencia de ordenación del territorio.

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca no es lo que parece

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca no es lo que parece

Que en el mundo una cosa es lo que ocurre y otra lo que realmente pasa es una idea consagrada por los refranes y las obras de grandes filósofos, historiadores y literatos. Así en el año 1729 B. Mandeville llegó a sostener en su Fábula de las abejas, un libro sobre economía, que “ los vicios privados hacen la prosperidad pública”, como decía el propio subtítulo de esta obra, una realidad que en la actualidad parece confirmarse. La mentira, la falsedad y el disimulo parecen ser elementos básicos del orden social, y también del propio orden biológico. El antropólogo V. Sommer publicó el libro Elogio de la mentira. Engaño y autoengaño en hombres y otros animales (1995) en el que deja bien claro que la ocultación y el engaño son dos estrategias esenciales en el mundo de la vida unicelular, vegetal y animal. Un virus desarrolla estrategias para engañar a los anticuerpos, una planta crea sistemas químicos para defenderse de los animales y se oculta y transforma mediante el mimetismo, y los animales necesitan engañar a otros para huir, para cazar, o para conseguir a las mejores hembras. Todo el mundo engaña a todo el mundo en el reino de la vida, pero es que además todos nos engañamos a nosotros mismos, creyéndonos mejores de lo que en realidad somos, o mejores que los demás. Todos tenemos que disimular nuestros defectos y las partes menos agradables de nuestro cuerpo y nuestras funciones vitales, y para eso todas las sociedades elaboran normas sobre el vestido, el sexo, o la dosificación de la violencia y del conjunto de nuestras pasiones. Sin embargo, no podemos concluir a partir de todo esto que la mentira sea una de las virtudes cardinales ni teologales.

En todos los campos la mentira debe tener límites. Sabemos que todo el mundo miente y disimula, pero si se da el caso de que todo un sistema político o una institución miente de modo sistemático y sin disimulo, entonces puede surgir un problema, porque la tolerancia a la mentira también tiene un límite. Los estudiosos del hundimiento de la URSS y sus satélites, como N. Hayoz (L’étreinte soviétique, 1997) llegaron a la conclusión de que uno de los principales factores que puede explicar el estrepitoso y fulminante hundimiento del sistema político-militar y de toda la economía soviética fue la mentira, o la disonancia cognitiva. Los países que predican la desigualdad y la competencia en la economía pueden tener que frenarlas para evitar la destrucción generalizada mediante la avaricia de los poderosos, tal y como ha ocurrido recientemente, pero un sistema que predica la igualdad y crea desigualdades ocultas acaba por hundirse en el desprestigio y caer en el colapso. Circulaban un chiste en la URSS que decía: “el capitalismo es la explotación del hombre por el hombre, el marxismo es todo lo contrario”. Sobran los comentarios.

Pierre Dardot et Christian Laval: Commun: Essai sur la révolution au XXIe siècle

CommunPierre Dardot et Christian Laval: Commun: Essai sur la révolution au XXIe siècle

Editorial: La Découverte, 2014
ISBN: 9782707169389

Partout dans le monde, des mouvements contestent l'appropriation par une petite oligarchie des ressources naturelles, des espaces et des services publics, des connaissances et des réseaux de communication. Ces luttes élèvent toutes une même exigence, reposent toutes sur un même principe : le commun.

Pierre Dardot et Christian Laval montrent pourquoi ce principe s'impose aujourd'hui comme le terme central de l'alternative politique pour le XXIe siècle : il noue la lutte anticapitaliste et l'écologie politique par la revendication des « communs » contre les nouvelles formes d'appropriation privée et étatique ; il articule les luttes pratiques aux recherches sur le gouvernement collectif des ressources naturelles ou informationnelles ; il désigne des formes démocratiques nouvelles qui ambitionnent de prendre la relève de la représentation politique et du monopole des partis.

Cette émergence du commun dans l'action appelle un travail de clarifi cation dans la pensée. Le sens actuel du commun se distingue des nombreux usages passés de cette notion, qu'ils soient philosophiques, juridiques ou théologiques : bien suprême de la cité, universalité d'essence, propriété inhérente à certaines choses, quand ce n'est pas la fin poursuivie par la création divine. Mais il est un autre fil qui rattache le commun, non à l'essence des hommes ou à la nature des choses, mais à l'activité des hommes eux-mêmes : seule une pratique de mise en communLaval y Dardot peut décider de ce qui est « commun », réserver certaines choses à l'usage commun, produire les règles capables d'obliger les hommes. En ce sens, le commun appelle à une nouvelle institution de la société par elle-même : une révolution.

Pierre Dardot, philosophe et enseignant, poursuit des recherches sur Marx et Hegel. Christian Laval est sociologue et a publiéL’Homme économique. Essai sur les racines du néolibéralisme (Gallimard, « NRF essais », 2007). Tous deux sont les auteurs, avec El Mouhoub Mouhoud, de Sauver Marx ? Empire, multitude, travail immatériel (La Découverte, 2007). Depuis 2004, ils animent le groupe d’études et de recherche « Question Marx » qui entend contribuer au renouvellement de la pensée critique.

Table des matières

Introduction. Le commun, un principe politique
1. Archéologie du commun
I / L'émergence du commun
2. L'hypothèque communiste, ou le communisme contre le commun
3. La grande appropriation et le retour des « communs »
4. Critique de l'économie politique des communs
5. Commun, rente et capital
II / Droit et institution du commun
6. Le droit de propriété et l'inappropriable
7. Droit du commun et « droit commun »
8. Le « droit coutumier de la pauvreté »
9. Le commun des ouvriers : entre coutume et institution
10. La praxis instituante
III / Propositions politiques
Post-scriptum sur la révolution au XXIe siècle
Index des principaux noms.

Antoni Verger and Mario Novelli: “Education is not for sale”: Teachers’ unions multi-scalar struggles against liberalizing the education sector

Antoni Verger and Mario Novelli: “Education is not for sale”: Teachers’ unions multi-scalar struggles against liberalizing the education sector

The General Agreement on Trade in Services (GATS) of the World Trade Organization (WTO) pushes for the continuous liberalization of education all over the world. This agreement is directly affecting the education regulatory framework of the WTO member states as well as the geographies of decision-making in education affairs. However, the GATS is being widely contested by the education community. Teachers unions and other education stakeholders have opposed and campaigned against the GATS in different countries and at a range of geographical scales, from the local to the global.

This paper explores how non-state actors, their ideas and strategic action, are key elements to understanding the outcomes of the global liberalization process entailed by the GATS. Specifically, it shows how the scalar interaction between civil society networks and the organization of the struggle at different scales is a key impact factor for non-state actors in global politics. At the same time, civil society organizations’ reflexivity on the re-scaling of politics and on the new challenges rescaling means in terms of strategy and political opportunities are also relevant factors of political success.

The arguments of the article are based on an in-depth case study over Education International, the biggest international federation of teacher unions, and its campaign against the GATS.

Santiago Gómez Obando: El sistema de acceso a la formación profesional como espejo del país o hacia una crítica de la igualdad formal en el acceso a la educación universitaria

Santiago Gómez Obando: El sistema de acceso a la formación profesional como espejo del país o hacia una crítica de la igualdad formal en el acceso a la educación universitaria

En las últimas semanas comenzó un nuevo capítulo de la confrontación entre el gobierno nacional y un sector de la sociedad colombiana -estudiantes, académicos e intelectuales pertenecientes a diversas tendencias políticas-, por definir los derroteros de sentido y actuación que deberán caracterizar al Sistema Educativo Superior Colombiano en los próximos años. El documento presentado por el Consejo Nacional de Educación Superior (en adelante CESU) el pasado mes de agosto, y la respuesta crítica elaborada por los profesores de la Universidad Nacional de Colombia, Andrés Felipe Mora y Leopoldo Múnera, se erigen en las dos propuestas más representativas que, hasta el momento, se han puesto sobre la mesa en relación con este tema en lo corrido de la segunda administración del Presidente Juan Manuel Santos.

Andrés Felipe Mora y Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)

Andrés Felipe Mora y  Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)Munera 1
Palabras al Margen, 15 Septiembre 2014.

Desde el título del documento del CESU, términos rimbombantes como “acuerdo por lo superior” intentan dar la impresión de que estamos frente a una propuesta extraordinaria y llena de virtudes, la cual, sin embargo, oculta los sentimientos de inferioridad de los encargados de dirigir las instituciones públicas de educación superior.

Leopoldo Múnera Ruiz
Andrés Felipe Mora

A comienzos del mes de agosto, el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) presentó ante la opinión pública un documento denominado, Acuerdo por lo Superior 2034. Propuesta de política pública para la excelencia de la educación superior en Colombia en el escenario de la paz. Según sus autores, el texto es el resultado de un gran diálogo nacional y de la construcción colectiva “para alcanzar un objetivo común: una educación superior de calidad para todos los colombianos”1.

Como había sucedido con la presentación de la reforma a la Ley 30 de 1992 por parte de la entonces Ministra de Educación, María Fernanda Ocampo, el texto juega con cifras absolutas para impresionar a los lectores. Dice que en un trabajo cuya duración superó los mil días, participaron 33.000 personas, en 155 espacios de debate, “impactaron” 6 regiones, recorrieron 32 departamentos, realizaron 2 eventos internacionales y parece, pues no lo afirma con precisión, que se apoyaron en 29 proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Educación Nacional (MEN)2. Además, le solicitaron la introducción al conocido filósofo y sociólogo francés, Edgar Morin, principal representante de la llamada epistemología de la complejidad. Quizás por estas y otras pompas, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional de Colombia, lo calificó como un parto de los montes, evocando la fábula de Esopo, la cual “relata que después de grandes ruidos y tremores en los montes que iban a dar a luz, nació un pequeño ratón”3. Como intentaremos ilustrar en este artículo, más que un roedor, el CESU fecunda un enjambre de termitas para la educación superior, especialmente para la universidad pública.

De todas formas, los autores nos advierte que el documento es el producto “de la ponderación, análisis crítico, valoración y toma de posición del CESU, una vez discutidas y analizadas las propuestas de la mayoría de los actores del sistema”4. En otras palabras, muchas personas participaron en el proceso de discusión colectiva, pero fue el Consejo Nacional de Educación Superior quien tomó la decisión sobre el texto final. Los miembros de este que tienen voto, 4 representantes del gobierno, acompañados por tres invitados permanentes, 4 rectores de instituciones públicas de educación superior, 3 de las privadas, aunque la jurídicamente solo debían ser 2, 1 de las pertenecientes a la economía solidaria, 2 del sector productivo, y sendos voceros de las comunidades académicas, los estudiantes y los profesores5. Como sucede en el conjunto de las instituciones de educación superior, los representantes directos de las comunidades universitarias constituyen una pequeña minoría, pues los rectores de las universidades e institutos técnicos y tecnológicos son nombrados, en la gran mayoría de los casos, en virtud de las afinidades que tienen con los gobiernos regionales o con el nacional.

UpiC: Reforma universitària: última hora

UpiC: Reforma universitària: última hora

En línia amb l’article sobre reforma universitària aparegut en el Butlletí n.102 us informem que ahir 17 de setembre ha aparegut al BOE la llei /15/2014, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa/ <https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-9467> / /que inclou canvis tan importants com la pèrdua de funcions de la CNEAI que seran assumides per l’ANECA: "en el ámbito educativo, se concentran en un único organismo todas las funciones de evaluación y acreditación del profesorado universitario, que hasta ahora venían desarrollando la fundación Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI)." (extracte de la llei 15/2014)

Així mateix els projectes de decrets als que feia referència l’article ja es poden consultar al web del Ministeri:

Associació UpiC

Distribuir contido