Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger6604125
Actualizado: fai 21 horas 34 min

Países de la OCDE ralentizan su crecimiento al 1,7%

Lun, 20/02/2017 - 15:19

El crecimiento del PIB de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se ralentizó en 2016 al 1,7%, sensiblemente por debajo de la expansión del 2,4% registrada un año antes, según los datos provisionales publicados esta mañana por la institución con sede en París. En el cuarto trimestre, el crecimiento de los países de la OCDE se moderó al 0,4% respecto a los tres meses anteriores, cuando su expansión había alcanzado el 0,5%, mientras que en comparación con el mismo periodo de 2015 el crecimiento interanual fue del 1,7%. Esta ralentización se explica en gran medida por la evolución de Estados Unidos cuyo PIB progresó un 0,5 % en el cuarto trimestre, muy inferior al 0,9 % constatado entre julio y septiembre. También se constató una ralentización en otras dos de las grandes economías de la organización, Japón e Italia, donde el incremento en los últimos tres meses del pasado año fue del 0,2 %, frente al 0,3 % en el trimestre precedente. Por el contrario, Alemania y Francia registraron un incremento del 0,4 %, mientras entre julio y septiembre el incremento de ambos países fue del 0,1 y 0,2 %, respectivamente. En el Reino Unido, la tasa de ascenso se mantuvo en el 0,6 % por tercer trimestre consecutivo entre octubre y diciembre. De acuerdo a los datos de la OCDE, el mayor crecimiento en el cuarto trimestre correspondió a Polonia (+1,7%), por delante de Israel (+1,5%) y Noruega (+1,1%), mientras los países miembros con peor evolución fueron Finlandia (-0,5%) y Grecia (-0,4%). Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Por qué los déspotas árabes no critican a Trump?

Dom, 19/02/2017 - 18:12
Robert Fisk, The Independent

Uno pensaría, dada la dureza antimusulmana del gobierno de Trump en Washington, que los reyes y dictadores árabes se estarían uniendo para condenar las despiadadas leyes sectarias elaboradas por un presidente estadunidense que está en favor de la tortura. Todas esas fanfarronadas sobre los tipos malos y el terror islámico. Frases bastante siniestras.

Nada de eso. Los potentados han estado abrumando el conmutador de la Casa Blanca con llamadas, tanto el egipcio Al Sissi como los árabes del Golfo. Emiratos Árabes de hecho expresó aprobación a las políticas de Trump. El monarca jordano, que desde luego fue el primero en llegar a Washington, fue seguido en rápida sucesión al salón del trono de Trump por Benjamin Netanyahu.

Es todo un galimatías. Los europeos levantan las cejas, chasquean la lengua y hasta condenan tibiamente al nuevo gobierno estadunidense, mientras las principales víctimas del nuevo régimen –¿acaso no lo estaremos llamando régimen dentro de poco?– guardan un silencio servil o asienten con aprobación a sus diabluras antimusulmanas. Tal vez haya sido mejor que el pobre Mahmoud Abbas de Palestina no haya recibido contestación a sus tres llamadas telefónicas.

Como todos predijimos, el Isis reaccionó condenando a Trump justo a tiempo. Lo mismo hizo Al Qaeda, cuya referencia al tonto en la Casa Blanca debió haber sido la primera vez en la historia moderna en que la reacción de quienes cometieron los crímenes de lesa humanidad del 11-S fue exactamente la misma que la de la mitad de los estadunidenses. Por cierto, los argelinos también felicitaron a Trump, no mucho después de hacer lo propio con Bashar al Assad por su tremenda (en sus palabras) victoria contra el terrorismo en Alepo oriental. Pero aquí hay más de lo que parece.

Claro, el Isis puede regodearse con que Trump en realidad es antimusulmán y que los dictadores árabes son tan indiferentes como él a sus pueblos. Pero la respuesta de los regímenes árabes al nuevo régimen estadunidense –sí, llamémoslo así– también es indicativa de lo cercanos que están unos de otros. La mayoría de potentados árabes llevan años alimentando a sus poblaciones con noticias falsas y hechos alternativos. También prometen siempre la victoria final contra la entidad sionista mientras esparcen su furia contra sus aliados. Los sauditas han atacado repetidas veces a Irak y a Siria; Emiratos y Egipto han bombardeado Libia, los sauditas y Emiratos han asaltado a Yemen.

Es un hecho extraño que tanto los árabes como Trump usan clichés. Si no es el mantra de tipo malo/terrorismo islámico del régimen de Trump, es la tontería de sólo-nosotros-combatimos-al-terrorismo-islámico de los regímenes árabes. Los dictadores y los gobiernos violentos de Medio Oriente han estado intercambiando esa basura durante años. Hemos tenido a los Sadat, los Mubarak, los Al Sissi, los Al Assad y los Saddam y a los reyes del Golfo endilgando fantasías a sus pueblos y amenazando a cualquiera que difiera de ellos.

De hecho, la cobarde prensa pro gubernamental de gran parte de Medio Oriente se parece mucho al periodismo complaciente en el que cree Trump. Busquen el equivalente a la televisión estatal egipcia o la televisión siria mirando Fox News. Los agentes árabes de seguridad tienen los poderes que el gobierno estadunidense envidia y que quisiera que su propia policía tuviera. En Medio Oriente, las minorías son reprimidas, los jueces son intimidados, los políticos son amenazados… y sus gobernantes creen en la tortura. ¿Les recuerdan a alguien? ¡Bienvenidos al Mundo Trump!

Recuerdo que el viejo Mubarak de Egipto regalaba a su pueblo constantes elecciones falsas –tema favorito de Trump– y recibía felicitaciones de los presidentes estadunidenses, republicanos y demócratas por igual, después de ganar en las urnas por más de 90 por ciento. Sean Spicer, el extremadamente raro amanuense de Trump, y sus infortunados asistentes, tienen contrapartes en todo ministerio de información árabe, templos de la verdad cuyos Spicers se ven obligados a repetir las fantasías y berrinches de sus amos. El paralelo es completo, puesto que los ministerios de información árabes no contienen ninguna información en absoluto.

Tendría que decir que, puesto que Trump y el Mundo Trump son casi intercambiables, hay algo en lo que se desvían con claridad. A menudo se acusa a los árabes de ser antisemitas, porque son anti israelíes. Pero los árabes también son semitas. Dada la negativa de Trump a mencionar a los judíos en el Día del Holocausto y su evidente disgusto por seis naciones musulmanas árabes, el régimen estadunidense podría ser acusado de antisemitismo tanto a causa de los judíos como de los árabes.

Pero seamos justos. Si Trump hiciera una gira por las dictaduras árabes que por el momento no están en guerra, se sentiría bastante en casa. Gran seguridad, policía fantástica, montones de tortura, elecciones extremadamente corruptas y enormes proyectos económicos que dañan el medio ambiente pero resultan por completo inútiles. Y si se une a sus hijos Eric y Donald júnior en la apertura del Torneo Internacional Trump de Golf en Dubai, entonces en verdad estará en el Mundo Trump.

Los potentados, reyes y crueles autócratas árabes deberían reunirse en Washington en su próxima cumbre. Encontrarían una atmósfera muy familiar. Para no hablar del presidente.
_________
La JornadaUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La izquierda alemana sueña con dar por acabada la era Merkel

Ven, 17/02/2017 - 00:16
Philip Oltermann, ElDiario

Si todo va como desea Johanna Uekermann, el 25 de septiembre se despertará con la noticia de que Angela Merkel ha perdido las elecciones alemanas. "La era de las medidas de austeridad 'a la Merkel' (y a la Wolfgang Schäuble, el ministro de Hacienda del país) puede finalmente ser cosa del pasado", indica esta joven de 29 años, líder de la JuSos, la organización juvenil del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD).

"Y si en Francia también ganara un socialista", dice, "eso supondría que dos presidentes de izquierdas y proeuropeos estarían al frente de dos de las grandes potencias económicas de la UE y mandarían un potente mensaje en contra de las tendencias nacionalistas que vemos en el Reino Unido y en otros países de la Unión Europea, así como en Estados Unidos".

Incluso los progresistas más convencidos podrían pensar que este escenario es bastante utópico, epecialmente si tenemos en cuenta que la única esperanza realista de la izquierda francesa es un candidato ( Emmanuel Macron) que asegura que no es ni de derechas ni de izquierdas y que se ha desmarcado del Partido Socialista.

Sin embargo, desde la semana pasada, políticos, activistas y miembros del Partido Socialdemócrata vuelven a soñar con una posible victoria. Desde que en enero se anunció que Martin Schultz, el expresidente del Parlamento Europeo, sería el candidato del partido en las elecciones presidenciales, el SPD no ha hecho más que subir en las encuestas.

Por segunda semana consecutiva, una encuesta publicada este miércoles por el Instituto Forsa da al SPD los mejores resultados de los últimos cinco años, con el 31% de los votos, solo tres puntos por detrás del Partido Democratacristiano (CDU) de Merkel.


Otra encuesta, también de Forsa, indica que en el supuesto, teórico, de que el voto fuera directo, Schultz obtendría el 37% de los votos y Merkel el 38%. Otra encuesta publicada la semana pasada prevé que el partido de Schultz se convertirá en el partido más importante del país, por delante de los conservadores.

"Estamos viendo muestras de un optimismo increíble en reuniones y en los actos de campaña", indica Uekermann. "Para algunos, Martin Schulz representa la vanguardia federalista, pero para nuestra generación sus puntos de vista son normales".

Bajo el predecesor de Schultz, Sigmar Gabriel, los socialdemócratas entraron en el Gobierno a través de una gran coalición pero a menudo les costó atribuirse el mérito de las iniciativas que impulsaron, como la introducción del salario mínimo en 2015.

Para muchos, Schulz no es casta Schulz no ha participado en la política nacional desde que fue elegido europarlamentario y el hecho de no ser considerado un miembro del establishment político de Berlín juega a su favor.

Ex-alcalde de Würselen, una localidad situada cerca de la frontera con Holanda, Schultz parece un tipo con los pies en la tierra. El periódico Bild no ha dudado en compararlo con el responsable de un supermercado de pueblo.

Muchos expertos creen que su historia de superación personal –dejó los estudios por un problema con el alcohol y el sueño roto de convertirse en futbolista profesional, que luego se recuperó para terminar trabajando como librero– puede atraer a los votantes de clase trabajadora que se desilusionaron con su viejo partido.

"Lo que podemos afirmar con bastante seguridad es que el Partido Socialdemócrata ha dejado atrás una era en la que presentaban a un candidato sabiendo de antemano, antes de que la campaña empezara, que iba a perder ante Merkel", indica Werner Patzelt, profesor de ciencias políticas de la Universidad Politécnica de Dresde. Después de 12 años de Merkel, muchos se han cansado de su estilo prudente y reactivo, y Schulz parece una alternativa real".

La entrada en escena de un presidente de Estados Unidos que critica abiertamente las políticas económicas y sociales de Alemania ha hecho que muchos quieran que el gobierno muestre una actitud mucho más firme frente al gobierno de Trump. Hasta la fecha, Merkel ha optado por mantener una actitud distante pero no lo ha criticado abiertamente. En una entrevista en el último número de Der Spiegel, Schultz afirmó que Trump representa una "profunda" amenaza a los valores democráticos y que "ha estado jugando con la seguridad de Occidente".

Schulz contra Trump Cuando le preguntaron sobre qué relación tendría con Trump si es nombrado canciller de Alemania, Schultz elogió la Constitución liberal de Alemania: "Como líder del país, debo mostrar una actitud combativa hacia todo aquel que cuestione nuestro modelo social libre, abierto y tolerante".

Sin embargo, muchos, incluso en la izquierda alemana, creen que los resultados de las encuestas deben ser examinados con cautela. La amplia mayoría de izquierdas de las elecciones de 2013, que dio al Partido Socialdemócrata, a Los Verdes y al partido de Die Linke (La Izquierda) un 42,7% de los votos se ha desmoronado.

Las encuestas más recientes muestran que los verdes y Die Linke han caído al 8% cada uno, lo que significa que la llamada coalición R2G (roja, roja y verde) no obtendría el 50% necesario para formar un gobierno con mayoría.

Tampoco está claro que Schulz pueda lograr que las bases de clase trabajadora del SPD perdonen al partido por haber impulsado la Agenda 2010, una reforma del mercado laboral impulsada por el gobierno de Gerhardt Schröder a principios de la década de 2000.

Si bien en declaraciones a Der Spiegel reconoció que había sido un error no vincular la liberalización del mercado laboral al salario mínimo y a una subida de impuestos para los más ricos, no concretó si crearía un impuesto sobre el patrimonio o si subiría el salario mínimo.

Tras pasar más de 20 años en Bruselas y Estrasburgo, al político de 61 años se le cuestiona si tiene suficientes conocimientos de política nacional, ya que deberá lidiar con un amplio abanico de cuestiones, desde las políticas de asilo a la videovigilancia.

Su apoyo a los eurobonos, títulos de deuda pública emitidos por todos los países de la zona euro, lo aisló, incluso dentro de su propio partido. Si la crisis de la deuda soberana griega vuelve a ocupar titulares antes de las elecciones, podría convertirse en su talón de Aquiles.

En lo relativo a las percepciones en torno a la competencia de los partidos políticos alemanes, el Partido Socialdemócrata se sitúa por detrás del Partido Democristiano de Merkel. "Este punto es clave", indica el encuestador Manfred Güllner a la revista Stern: "Esto tendrá que cambiar en las próximas semanas si quieren propiciar el estado de animo necesario para un cambio".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El otro muro

Mér, 15/02/2017 - 14:41
Alejandro Nadal, La Jornada

Es un hecho incontrovertible que la mayoría de los mexicanos siente una gran lejanía frente a su gobierno y la mayoría de las instituciones del Estado. Son muchos años los que han pasado para forjar esta percepción del pueblo de México. Las injusticias, la impunidad y la corrupción, aunados a un persistente mal manejo de la economía mexicana han profundizado la desconfianza. Y el recelo no sólo se manifiesta frente a la esfera de la administración pública. El desgano ha terminado por invadir la vida cívica.

Hoy el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende construir una ofensiva muralla entre su país y el nuestro. La sociedad mexicana ha reaccionado de muchas maneras. Se han hecho llamados a la unidad nacional para mostrar al nuevo ocupante de la Casa Blanca el repudio generalizado a su absurda iniciativa. Pero la verdad de las cosas es que el primer muro que habría que echar por tierra es el que separa a los mexicanos de un gobierno que sólo representa los intereses de una minoría.

Uno de los mejores ejemplos de esta forma de actuar del gobierno está plasmado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En su momento, el gobierno en turno presentó al TLCAN como una herramienta que permitiría transitar a la estabilidad y a la prosperidad económica. Pero la realidad no tardó en desmentir esa fantasía y mostrar que el modelo económico que entronizaba dicho tratado no garantizaba ni el desarrollo económico ni la estabilidad. El primer llamado de atención vino con la crisis de diciembre de 1994, un estallido que se quiso presentar como una simple debacle cambiaria, pero que en realidad mostraba al mundo entero la bancarrota del modelo neoliberal que el TLCAN buscó consolidar. La crisis de diciembre 1994 fue resultado de una debacle macroeconómica que llevaba años gestándose y cuyos efectos todavía padecemos hoy.

A muchos les podría parecer exagerado decir que el TLCAN se negoció a espaldas del pueblo mexicano. Pero si uno examina el capítulo del sector agropecuario, en especial todo lo que concierne a la producción del sector maicero mexicano, los hechos son elocuentes. Bajo la presión social que reclamaba ser cuidadosos frente a la vulnerabilidad del sector maicero, el TLCAN introdujo un sistema de protección a los pequeños productores para permitirles ajustarse frente a la competencia de las importaciones de maíz producido con una fuerte dosis de subsidios. Ese plazo de protección debía durar 14 años y contemplaba aplicar un sistema de arancel cuota que iría gradualmente eliminándose. Este sistema consistía en una cuota libre de arancel (fijada inicialmente en 3 millones de toneladas) que iría reduciéndose 3 por ciento cada año y un fuerte arancel a las importaciones por arriba de esta cuota. Se suponía que en 1994 el arancel para esas importaciones sería superior al 200 por ciento ad valorem y que para el año 2008 se habría reducido a cero. Insisto, la transición al libre comercio de maíz debía durar 14 años.

Pero el gobierno mexicano no cobró el arancel previsto y la fase de transición para el sector maicero se desdibujó desde el primer año de vida del TLCAN. Las autoridades argumentaron que hacer efectivo el arancel haría aumentar el precio de la tortilla y desencadenaría presiones inflacionarias. De hecho, el precio de la tortilla se disparó de todos modos. El monto de los impuestos que el gobierno mexicano no cobró superó 2 mil millones de dólares (de 1994) y los productores mexicanos quedaron al descubierto desde el primer año de vigencia del TLCAN. Durante los años siguientes el apoyo real al campo a través de programas como Procampo se desplomó, mientras que las inversiones en infraestructura para la irrigación nunca llegaron. El resultado final: a lo largo de la vigencia del TLCAN se han perdido alrededor de 2 millones de empleos en el campo. Y habría que contabilizar también el efecto negativo sobre la biodiversidad del maíz mexicano, ya que son esos pequeños productores los que año con año cuidan y desarrollan la variabilidad genética de este grano básico.

Hoy que Trump habla de renegociar el TLCAN habría que aprovechar para rediseñar no sólo el capítulo agropecuario, sino toda la política económica para ese sector. Este esfuerzo debiera estar articulado con una política de conservación de empleos productivos en el campo con el fin de combatir la pobreza de manera sustentable. Cabe señalar que hoy los esquemas para apuntalar el campo podrían aumentar sensiblemente y aun así México estaría cumpliendo con las condiciones estipuladas en el seno de la Organización Mundial de Comercio.

La negociación del capítulo agropecuario siempre estuvo marcada por la controversia. Pero lo que ilustra el ejemplo anterior es una obstinada cerrazón por parte del gobierno y de grupos allegados al poder que se niegan a cuidar el interés colectivo. Mientras no se derribe este muro que separa al pueblo mexicano de sus gobernantes, es algo ilusorio el llamado a la unidad nacional frente al agresivo temperamento del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Bitcoin: el oro digital que hará desaparecer el dinero

Mér, 15/02/2017 - 05:30

En el transporte público de Italia y Suiza ya no se usa dinero, sino un método de pago revolucionario: los Bitcoins, una moneda virtual que solo existe a través de internet. Además en ciudades como Londres, Nueva York, Toronto, Varsovia, Hong Kong y Kiev también se puede pagar con esta moneda virtual. El sistema de Bitcoins es una red descentralizada impulsada por sus usuarios sin intermediarios. También sirve para invertir, al igual que las monedas o las acciones en bolsa, su cotización es variable y hay quienes especulan con su valor.

"El Bitcoin es la primera forma de dinero 100% digital. No tiene forma física ni la tendrá. Fue creado para vivir en la web. Más de un 50% de la población mundial tiene acceso a este moneda. En el mundo digital no existe una manera de interactuar económicamente como sí la tenemos en el mundo físico. Con Bitcoins eso es posible. Las transacciones en línea son instantáneas y muy seguras. El Bitcoin es más que dinero, es un protocolo de pago que permite que el dinero circule de manera perfecta", dijo a Sputnik Guillermo Torrealba, ingeniero comercial y cofundador de SURBTC, la agencia de Bitcoins más importante de Chile.

El especialista explicó además que este sistema de pagos virtual no es una moneda porque ellas son emitidas por bancos centrales que toman decisiones que afectan su valor. En cambio,el Bitcoin es un commodity, como el oro. "Hay un número limitado de Bitcoins en circulación (17 millones) y va aumentando a una tasa de 12,5 cada 10 minutos. Va a llegar a un límite de 21 millones y jamás va a haber más que eso. Nadie puede hacer nada para cambiarlo. Esto lo que permite es que su precio se valorice a medida que aumenta la demanda", señaló.

El mayor potencial del Bitcoin radica en la transferencia de dinero hacia el extranjero. Torrealba aseguró que un gran porcentaje de sus clientes usan esta herramienta para enviar o recibir dinero de sus familiares en distintas partes del mundo. "Hoy enviar dinero con Bitcoins es más barato y la gente lo está notando. Es por eso que aparecen servicios que ofrecen esta solución de manera sencilla", indicó.

Su otro atractivo es la inversión. "El Bitcoin es escaso, por lo tanto un aumento en demanda no va a ser acompañado por uno en oferta. La única forma de que el mercado alcance un equilibrio es que aumente el precio. Por eso la gente lo está comprando. Las oportunidades de ganar dinero, si bien más riesgosas, son mayores que con otros activos más antiguos".
________
SputnikUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El hombre más rico de China baraja comprar una participación en Deutsche Bank

Lun, 13/02/2017 - 21:54

Wanda Group, el conglomerado del ocio y la promoción inmobiliaria controlado por Wang Jianlin, el hombre más rico de China y accionista del Atlético de Madrid, ha fijado su atención en el sector financiero europeo en el marco de sus esfuerzos para diversificar su cartera de inversiones, según informa el diario Financial Times.

Según tres fuentes conocedoras de la situación consultadas por el rotativo británico, Wanda Group estaría examinando activamente la situación de varias entidades financieras del Viejo Continente, entre las que citaban al alemán Postbank, puesto a la venta por Deutsche Bank, aunque subrayaron que "esta búsqueda se encontraba en una fase preliminar y hasta ahora no se habían producido contactos oficiales con Deutsche".

La adquisición de algún banco por Wanda supondría el desembarco del grupo liderado por Wang Jianlin en el sector financiero, después de haber realizado en los últimos años adquisiciones de salas de cine y estudios de producción en EEUU, fabricantes de yates en Italia y derechos deportivos en Suiza, además de comprar el Edificio España de Madrid, que posteriormente vendió a la sociedad Baraka Global Invest, presidida por el empresario Trinitario Casanova.

De concretarse la adquisición de alguna entidad financiera, Wanda se uniría al reducido grupo de firmas chinas que han puesto un pie en el sector financiero europeo, incluyendo Fosun International, que en noviembre de 2016 se convirtió en accionista del banco portugués Millennium BCP. Según datos de la firma Dealogic, desde 2014 Wanda Group ha invertido unos 11.800 millones de dólares (algo más de 11.000 millones de euros) en la adquisición de activos fuera de China.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Grecia: el colapso silenciado de todo un país

Lun, 13/02/2017 - 07:11
La crisis griega sigue ahí. Los líderes europeos y el FMI han lanzado un nuevo ultimátum a Alexis Tsipras. Tiene tres semanas para presentar nuevas medidas de austeridad. Agotado, el país está al borde del colapso financiero, económico y moral. Los dirigentes de Syriza hablan de salir del euro.Martine Orange, Sin Permiso

Después de rechazar la idea durante más de dos años, Syriza parece estar dispuesta a pensar lo impensable: abandonar la zona euro. Mientras que los funcionarios del gobierno no hablan de ello abiertamente, figuras prominentes del partido de izquierdas evocan públicamente la hipótesis. Para el ex ministro de Asuntos Europeos de Syriza, Nikos Xydakis, el tema de la salida del euro, en cualquier caso, no debe ser considerado "tabú". "No debería ser un tabú cuando hablamos del destino de la nación. Hemos llegado al punto en que las personas están al límite de su resistencia. Creo que necesitamos una discusión política nacional en profundidad. Y esta discusión, por supuesto, tiene que empezar en el Parlamento", ha declarado el martes 31 de enero.

Los observadores se pierden en conjeturas. ¿Es un globo sonda personal del ex ministro? ¿Esta intervención pretende disminuir la presión sobre el gobierno de Syriza, cuando se encuentra, una vez más, en un callejón sin salida frente a sus acreedores? ¿O la asunción de una salida del euro es realmente un escenario que discute el gobierno, agotado de no encontrar ningún apoyo y soluciones?

La crisis griega ha desaparecido de las pantallas de radar desde el tercer rescate, impuesto después de la capitulación de Syriza en julio de 2015. Se han tomado todas las medidas incluso para enterrar el tema con cuidado, para que no vuelva a abrir divisiones europeas, en espera de que el tiempo acabase por hacer olvidar Grecia. Los líderes europeos ciertamente no quieren que el tema vuelva a su agenda, a la espera de las elecciones este año en los Países Bajos, Francia y Alemania.

Este intento de silenciar Grecia casi ha funcionado. Pero la crisis griega sigue ahí. Ahora más que nunca: el tercer rescate, como se temía, no aportó ninguna solución, ni respiro para Atenas. Y el caso griego podría volver muy rápidamente al debate europeo, si los acontecimientos siguen a este ritmo.

Con cada desembolso de fondos adicionales en el plan, los acreedores se vuelven más exigentes. La última reunión del Eurogrupo, celebrada el 26 de enero, en presencia de funcionarios del FMI, solo confirmó la regla. Mientras Atenas espera la liberación de los fondos europeos para ayudar a refinanciar alrededor de 6 mil millones de deuda en julio, la discusión repitió los mantras habituales, que tanto gustan a los responsables como expresión de su neolengua: "mantener los compromisos, aplicar las reformas, reducir el déficit, recuperar el crecimiento sostenible, etc.". Es decir, una nueva humillación para Grecia.

Un nuevo ultimátum a Atenas El primer ministro griego Alexis Tsipras tiene tres semanas para llegar a un acuerdo con los acreedores. En la reunión europea de 22 de febrero, todo debe estar cerrado. Para entonces, un proyecto completo del plan propuesto por Atenas debe ser presentado en Bruselas. "Digamos que la ventana de oportunidad es una ventana que todavía está abierta, pero que pronto se cerrará porque hay elecciones" en los Países Bajos, Francia y Alemania, dijo el ministro de Finanzas de Francia Michel Sapin, después de la reunión de los ministros de finanzas europeos. Además de recordar a Grecia que no debe convertirse en un tema de debate en las elecciones europeas, y que después se puede encontrar con "socios europeos" menos predispuestos hacia ella.

La discusión gira, como de costumbre, alrededor de esos famosos ratios financieros que sirven de política a las autoridades europeas y el FMI. Mientras que el gobierno griego ha logrado, con un esfuerzo fiscal sobrehumano, alcanzar un superávit presupuestario (antes del pago de la deuda y gastos financieros) de 1,5% en el año 2016, las autoridades europeas han condicionado su nueva ayuda a partir de julio a un superávit primario del 3,5% a partir de 2018 y durante al menos ¡veinte años!

Hasta el FMI argumentó que este nivel de superávit era irreal, incluso contra-productivo. Pero en las últimas semanas, el FMI ha cambiado totalmente su posición. No sólo apoya ahora el objetivo del 3,5% de superávit presupuestario sino que exige más garantías. Y condiciona su apoyo al plan de rescate a la adopción preventiva por parte del gobierno griego de medidas de austeridad adicionales, que se sumen a las ya previstas en el plan de rescate. Todas ellas deberían ejecutarse automáticamente a la menor superación del techo de gasto presupuestario.

Aunque el gobierno de Syriza ya ha subido el IVA al 24%, recortado en un 40% las pensiones, aumentado los impuestos, incluido sobre la tierra, creado nuevos impuestos sobre los automóviles, las telecomunicaciones, los televisores, la gasolina, los cigarrillos, el café, la cerveza, anunciado nuevos recortes de 5.600 millones en salarios públicos, se niega a adoptar estas leyes preventivas que imponen nuevos recortes en los salarios y las pensiones públicas y nuevos aumentos de impuestos. En nombre de los últimos restos de la soberanía nacional de Grecia, "exigir estas medidas, mientras que los ingresos del Estado son mejores de lo esperado no sólo es extremista, es absurdo. Ninguna nación puede dar su consentimiento a este tipo de dispositivos", dijo el ministro de Finanzas griego Euclides Tsakalotos, destacando el carácter antidemocrático de las medidas exigidas.

No encontró apoyo entre sus homólogos europeos. Alemania hace de la presencia del FMI en el plan de rescate a Grecia condición de su propia participación y Berlín está dispuesto a aceptar las condiciones impuestas por la institución internacional. Sobre todo porque no le parecen exorbitantes. Todos los europeos están alineados con la posición alemana.

Esto no impide que haya diferencias entre el FMI y los europeos. Este fin de semana, la institución internacional ha publicado nuevos documentos sobre la situación financiera de Grecia. Como ya había dicho en 2013, 2014, 2015, 2016, ha reafirmado que la deuda griega es "explosiva". De acuerdo con sus cálculos más recientes, ascendería a 260% del PIB en 2060. "Grecia no puede resolver su problema de endeudamiento. Atenas necesita un alivio sustancial de la deuda por parte de sus socios europeos para encontrar un nivel aceptable de servicio de la deuda", según los documentos.

¿Era realmente necesario esperar los cálculos del FMI hasta 2060 para afirmar que la deuda griega es insostenible? Hace mucho tiempo que lo es. Mientras que el nivel de deuda de Grecia era del 120% del PIB en 2010, ahora ha alcanzado el 180% del PIB. Es casi el doble de la producción anual de la riqueza nacional. Durante años, muchos economistas, cualquiera que fuese su orientación, han pedido una reestructuración radical o la cancelación total de la deuda de Grecia. Condición imprescindible, a sus ojos, para encarrilar económicamente al país.

Esto no impide que las autoridades europeas hagan oídos sordos. En la reunión de 26 de enero, han negado el problema de nuevo ante los funcionarios del FMI. "No hay ninguna razón para tales alarmas acerca de la situación de la deuda griega", dice en un comunicado el Mecanismo Europeo de Estabilidad, encargado de la gestión de los fondos europeos en Grecia. Teniendo en cuenta las tasas más bajas y los plazos más largos concedidos a Grecia, la preocupación, de acuerdo con los funcionarios de la UE, no es disminuir la presión o conceder ningún alivio a Atenas. La única cosa que el gobierno griego debe hacer, repiten, es "aplicar las dos terceras partes de las reformas" que aún no ha implementado.

Un país agotado La inoperancia de toda esta política de austeridad determinada por ciertos ratios financieros salta a los ojos. Los funcionarios europeos defienden su plan de rescate, se felicitan de la recuperación en Grecia y de los excedentes presupuestarios conseguidos. Pero la situación es diferente: estamos viendo, pasivos, el colapso silenciado de todo un país.

Mientras que las previsiones esperan un repunte de la economía griega en 2016, con un crecimiento del 2,6% por lo menos, es probable que una vez más no sea así. La pequeña mejora a principios de año se está revirtiendo. En los últimos meses, parece incluso haberse estancado. Según cifras de Markit publicadas el 1 de febrero, la actividad manufacturera registró en enero su mayor caída en 15 meses. "La caída está relacionada tanto con la disminución de la producción como de los nuevos pedidos. Mientras que el aumento de los precios de importación creció a su mayor nivel en 70 meses, sin embargo, las empresas reducen su precio de venta" , explica el instituto económico y financiero, señalando la caída del consumo y la ausencia de oportunidades fuera del país.

En siete años, el PIB de Grecia se ha reducido en un tercio. El desempleo afecta al 25% de la población y al 40% de los jóvenes entre 15 y 25 años. Un tercio de las empresas han desaparecido en cinco años. Los sucesivos recortes impuestos en nombre de la austeridad alcanzan a todas las regiones. No hay ni trenes ni autobuses en zonas enteras del país. Ni tampoco más escuelas. Muchas escuelas secundarias han tenido que cerrar en los rincones más remotos por la falta de fondos. El gasto per cápita en sanidad disminuyó un tercio desde 2009, según la OCDE. Más de 25.000 médicos han sido despedidos. Los hospitales carecen de personal, medicamentos, de todo.

El coste humano y social de la austeridad no aparece en las tablas de Excel del Eurogrupo. Lo paga en efectivo la población. Una quinta parte de la población vive sin calefacción o teléfono. El 15% de la población ha caído en la pobreza extrema desde un 2% en 2009.

El Banco de Grecia, que no es sospechoso de complacencia, hizo una evaluación de la salud de la población griega, en un informe publicado en junio de 2016. Las cifras son contundentes: el 13% de la población está excluida de cualquier tipo de atención médica; el 11.5% no puede comprar las medicinas prescritas; un 24% tiene problemas de salud crónicos. Los suicidios, las depresiones, las enfermedades mentales registraron incrementos exponenciales. Peor aún, mientras que la tasa de natalidad ha disminuido un 22% desde el inicio de la crisis, la tasa de mortalidad infantil casi se ha duplicado en pocos años, hasta alcanzar el 3,75% en 2014.

Después de siete años de crisis, de austeridad, de planes europeos, el país está agotado, financiera, económica, físicamente. "La situación sigue empeorando. Lo que más necesitamos ahora es comida. Esto muestra que los problemas se refieren a la esencial y no a la calidad de vida. Esto es pura sobrevivencia", dice Ekavi Valleras, director de la ONG Desmos. Y es a este país al que Europa exige asumir prácticamente solo a los refugiados que vienen a Europa.

Inicialmente, los observadores analizaron la intransigencia de los funcionarios europeos como un golpe político contra Syriza. Después de dos años de gobierno, después del giro de 180 grados sobre el referéndum de julio de 2015 y el nuevo plan de rescate, el gobierno de Alexis Tsipras está por los suelos ante la opinión pública. Exigirle nuevas medidas de austeridad, ponerlo de nuevo contra la pared y forzar nuevas elecciones es la maniobra final para derrotarlo políticamente, hacerle pagar de una vez por todas la afrenta de 2015 y sustituirlo por un gobierno mucho más aceptable.

Este escenario político no les parece realista a otros economistas. Creen que se está llegando al final de la gestión europea de la crisis griega. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que nunca ha ocultado su deseo de que Grecia salga del euro, pero que vio derrotada su línea en julio de 2015, está ganando ahora, señalan estos analistas. Poco a poco, los líderes europeos, cansados de un problema para el que no tienen solución, se suman a su tesis. El FMI también está tratando de salir de la ciénaga griega y también aboga por una salida de Grecia del euro, única medida que podría dar oxígeno monetario al país.

El problema es que nadie quiere aceptar la responsabilidad histórica de este fracaso y sus consecuencias. Excluir a un país de la eurozona significa que la moneda única no es irreversible, como se afirmó en sus inicios. Otros, voluntariamente o no, podrían seguir el ejemplo. Los financieros se preparan para hacer su agosto. La deuda griega es de nuevo objeto de intensas especulaciones, empujando las tasas de interés por encima del 7%. Además, todo el mercado europeo de bonos se ve afectado, empujando hacia arriba las tasas italiana, española, francesa a pesar de la intervención del BCE.

La actitud de los dirigentes europeos y del FMI en las últimas semanas es asombrosa, por que se inscribe en un retroceso histórico. Empujar a Grecia fuera del euro sin que quiera en lugar de la necesaria reestructuración de su deuda, cuando las tensiones geopolíticas nunca han sido mayores, cuando Donald Trump ataca explícitamente la construcción europea y apuesta por su descomposición, parece incomprensible. La historia llama a la puerta, pero estos burócratas y tenderos no tienen respuesta. Como siempre desde el inicio de la crisis griega.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Fitch Ratings advierte que Trump es un gran riesgo para la economía mundial

Dom, 12/02/2017 - 08:01
Roberto González Amador, La Jornada

Las primeras semanas de la administración de Donald Trump han sido más que de retórica. El presidente estadounidense representa un riesgo de escala global para las condiciones económicas y la solvencia de los gobiernos. Y, en ese entorno, México es uno de los cinco países que más problemas afronta: por la relación comercial, el flujo de capitales desde esa nación, los límites a la migración y las remesas, consideró Fitch Ratings.

Los principales riesgos para la calificación a la solvencia de los países incluyen la posibilidad de cambios perjudiciales en las relaciones comerciales, la disminución de los flujos internacionales de capital, los límites de la migración que afectan las remesas y la confrontación entre dirigentes políticos y funcionarios estadounidenses que contribuyen a la volatilidad de los mercados financieros, apuntó la firma este viernes.

La materialización de esos riesgos afectaría el crecimiento económico y añadiría presión a las finanzas públicas de los países, comentó.

El riesgo económico y financiero de la retórica y las medidas anunciadas por el nuevo gobierno estadounidense es global, como mencionó Fitch. Pero, por ahora, cinco países los que más han quedado expuestos a la forma de conducir el gobierno del empresario inmobiliario y presentador de televisión.

Los países que corren mayor riesgo de sufrir cambios adversos en los fundamentos de la calificación de solvencia son aquellos con estrechos vínculos económicos y financieros con Estados Unidos que están bajo escrutinio debido a desequilibrios financieros existentes o a percepciones de prácticas injustas en sus relaciones bilaterales, añadió.

Canadá, China, Alemania, Japón y México han sido identificados explícitamente por la administración estadounidense como naciones que han tenido arreglos comerciales o políticas cambiarias que merecen atención, pero es poco probable que la lista termine allí, agregó.

De hecho, recordó que el cambio de estable a negativa en la perspectiva de calificación de la deuda de México, en diciembre pasado, reflejó en parte una mayor incertidumbre económica y la volatilidad de los precios de los activos financieros tras la elección estadounidense del 8 de noviembre.

El gobierno de Washington ha abandonado el Acuerdo Transpacífico, confirmado una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (que incluye a Estados Unidos, Canadá y México), reprendido y amenazando con sanciones a compañías estadounidenses que invierten en el extranjero y acusado a algunos países de manipular el tipo de cambio para sacar ventaja comercial, enumeró Fitch.

El impacto total de esas iniciativas no se conocerá por algún tiempo y dependerá de las negociaciones entre múltiples partes y acontecimientos imprevistos. En pocas palabras, mucho puede cambiar, pero el tono agresivo de la retórica de la administración estadounidense no presagia un fácil periodo de negociación ni sugiere que haya mucho margen para el compromiso, aseguró.

La forma en que hoy están integradas las cadenas de suministro globales, en particular en la producción de bienes manufacturados, implica que acciones tomadas en Estados Unidos (por ejemplo, para llevar a ese país plantas automotrices) limitarán los flujos comerciales de algunos países, con efecto en cascada sobre otros, planteó.

En tanto, los controles de inmigración más estrictos y las posibles deportaciones podrían tener efectos significativos en los flujos de remesas, dado que Estados Unidos tiene la población de inmigrantes más grande del mundo, expuso Fitch. Datos del Banco Mundial confirman que Estados Unidos y México comparten el mayor corredor global de migración y cuentan con los mayores flujos bilaterales de remesas.

A la vez, los países que reciben inversión directa de Estados Unidos corren el riesgo de ser objeto de medidas comerciales punitivas. La lista de éstos es larga, debido a que las compañías estadounidenses representan casi un cuarto del inventario de inversión extranjera directa mundial. Las naciones con el mayor volumen de inversión estadounidense en manufactura son Canadá, Reino Unido, Países Bajos, México, Alemania, China y Brasil, mencionó Fitch.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Alemania completa retiro de 300 toneladas de oro de EEUU

Sáb, 11/02/2017 - 19:29

Alemania ha recobrado 300 toneladas del oro guardado en Estados Unidos, como parte de un plan para repatriar las barras del dorado metal mantenidas en el extranjero durante la Guerra Fría. El banco central alemán comunicó haber sacado 111 toneladas de oro de la reserva federal en Nueva York en el 2016. Esta fue la última parte de las 300 toneladas que debía recobrar, informa Bloomberg.

El banco también repatrió 105 toneladas de oro de París el año pasado. En el 2013, Alemania había puesto en marcha la transferencia a Fráncfort de 300 toneladas de oro desde Nueva York y 374 toneladas, desde París. Todavía tiene otras 91 toneladas para recobrar de París, y el 2017 será el año para hacerlo. Una vez que las transferencias se hayan completado, Fráncfort tendrá la mitad de las 3.378 toneladas de oro de la reserva completa alemana, con el resto en Nueva York y Londres. Los representantes del Bundesbank anunciaron que no habrá más transferencias y la presidencia de Donald Trump no cambiará la situación ya que "existe una relación de confianza con la Reserva Federal de EEUU".

Para el 31 de diciembre, quedaban 1.236 toneladas del oro alemán en Nueva York: un 36,6 % del total. El banco de Inglaterra en Londres guarda 432 toneladas del metal. Durante la Guerra Fría, Alemania Occidental conservaba la mayor parte de su oro en el extranjero por temor a que pudiera caer en manos de la Unión Soviética si el país fuera invadido. También se trataba de mantener el metal precioso cerca de los mercados de moneda extranjera en Londres, París y Nueva York, donde el oro se negocia.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Vicenç Navarro: Por qué apoyo a Pablo Iglesias, a Podemos y a Unidos Podemos

Ven, 10/02/2017 - 20:09
Vicenç Navarro, Público

Hace sólo unos días recibí una llamada de Pablo Iglesias preguntándome si estaría dispuesto a estar en su propuesta de lista de miembros del Consejo Ciudadano de Podemos, cuya elección tendrá lugar esta semana. Le dije que podía contar conmigo tan pronto me lo pidió. Y las razones de mi aceptación son fáciles de entender para aquellos que conocen mi trabajo y mi biografía. Desde hace años he documentado las causas y las consecuencias del enorme subdesarrollo social de España, que se traduce en ser uno de los países de la Unión Europea de los Quince (UE-15, el grupo de países de semejante nivel de desarrollo al de España) con uno de los gastos públicos sociales por habitante más bajos de esta comunidad, subfinanciación que incluso ha descendido todavía más durante los años de la Gran Recesión. Los datos hablan por sí solos. Los servicios públicos del Estado del Bienestar (la sanidad, la educación, las escuelas de infancia –mal llamadas guarderías en España-, los servicios domiciliarios a las personas dependientes, los servicios sociales, la vivienda social, la formación profesional, la prevención de la pobreza y de la exclusión social, los servicios de integración de la población inmigrante, y muchos otros), así como las transferencias públicas (como las pensiones y ayudas a las familias), están muy poco financiados.

Esta situación no se debe a que España sea pobre. No lo es. Ya antes de la crisis su PIB era el 94% del promedio del PIB per cápita de la UE-15. Y, sin embargo, su gasto público social por habitante (el gasto en los servicios y en las transferencias públicas del Estado del Bienestar) era solo el 74% del promedio del gasto público social por habitante de la UE-15. España, por su nivel de desarrollo económico, debería gastarse al menos unos 66.000 millones más de lo que se gasta en su pobre Estado del Bienestar. España tiene este dinero. Lo que pasa es que el Estado (sea central, autonómico o local) no lo recoge. Y la causa de que no lo recoja se debe primordialmente al excesivo poder político y mediático de los que derivan sus rentas de la propiedad del capital y de sus gestores, que ejercen su influencia a través de los partidos conservadores y liberales, y también hoy, por desgracia, a través del Partido Socialista, cuya dirección y aparato se han ido integrando en la estructura de poder político-mediático y en los establishments financieros y económicos del país. La evidencia de que ello es así es abrumadora (ver mi libro El subdesarrollo social de España. Causas y consecuencias, Anagrama, 2006). Y esta influencia política y mediática es lo que explica las nefastas reformas laborales que han provocado el gran deterioro del mercado laboral con una elevada tasa de desempleo, de precariedad y de bajos salarios.

Por qué la enorme Gran Crisis y sus causas

El enorme poder de esta clase dominante es lo que ha creado la enorme crisis. Puesto que la mayoría de los ingresos al Estado proceden de las rentas del trabajo, tales medidas de bajada de salarios han creado un enorme déficit en las cuentas del Estado y también un gran déficit en la demanda doméstica (el motor y estímulo del crecimiento económico). De ahí la crisis económica. Pero tal disminución de los salarios ha creado otro gran problema: el endeudamiento de las familias, endeudamiento que ha generado el gran crecimiento de la banca, que, a fin de aumentar su rentabilidad, ha invertido masivamente en actividades especulativas, como el sector inmobiliario y el ladrillo, creando las burbujas que al estallar han creado la gran crisis financiera. De nuevo, la evidencia científica que avala lo dicho es abrumadora y convincente (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015).

Estas crisis –la económica y la financiera- eran fáciles de prever, tal como algunos hicimos. Las políticas llevadas a cabo por los gobiernos españoles, alentados por la Troika, han sido un auténtico desastre y han afectado muy negativamente la calidad de vida y el bienestar de las clases populares. Y los responsables de tanto desastre tienen nombres y apellidos conocidos, y continúan dominando las instituciones políticas y mediáticas del país. Las políticas públicas impuestas (y digo impuestas pues no estaban en los programas electorales de los partidos gobernantes) que han causado tanto daño no variarán sustancialmente bajo el bloque de PP, PSOE y Ciudadanos. Los tres partidos están comprometidos con las líneas generales de aquellas políticas liberales.

Los responsables de las crisis tienen nombres propios

Ni que decir tiene que hay diferencias en las políticas públicas de estas tres formaciones políticas. Pero en lo esencial están de acuerdo en aplicar las políticas que nos llevaron a la Gran Recesión. Y en el PSOE la dirección está dominada por el aparato de siempre, cuya candidata es Susana Díaz (la eterna aspirante a ser Secretaria General), Presidenta de la Junta de Andalucía, que considera a Podemos como su enemigo número 1. En realidad, la esperanza de cambio en el PSOE quedó anulada con el nombramiento del economista José Carlos Díez como responsable del desarrollo del programa económico del PSOE. Tal señor, el economista de cabecera de El País, es también el asesor económico de Susana Díaz. Fue el gran defensor de las políticas económicas del gobierno Zapatero, en su respuesta a la Gran Recesión. El eslogan de José Carlos Díez “subir los impuestos no es de izquierdas” es una mera continuación del famoso eslogan de aquel presidente “bajar impuestos es de izquierdas”. La bajada de impuestos del gobierno Zapatero fue responsable de un crecimiento del déficit público del Estado de nada menos que de 27.223 millones de euros. Según los técnicos del Ministerio de Hacienda, el 72% de este déficit se debió a la bajada de impuestos llevada a cabo por el gobierno Zapatero. Fue precisamente la necesidad de reducir tal déficit por lo que se iniciaron los recortes de gasto público social, comenzando por la congelación de las pensiones (a fin de alcanzar 1.200 millones de euros), cuando en realidad se podría haber recogido más dinero manteniendo el impuesto de patrimonio (2.100 millones) o anulando las rebajas del impuesto de sucesiones (2.552 millones) que el gobierno del PSOE había aprobado. Las políticas propuestas por el economista de cabecera de El País y ahora del PSOE mantendrán a España a la cola de la Europa Social.

Siempre hay alternativas, y Unidos Podemos es quien tiene que presentarlas

De lo que digo es fácil deducir que es de suma importancia que Podemos sea bien visible en las cámaras legislativas del Estado para sistemáticamente presentar alternativas a las leyes que están siendo aprobadas por el tripartito PP-PSOE-Ciudadanos, a fin de contrarrestar la percepción que los grandes medios de desinformación del país están promoviendo de que no hay alternativas. Y lamento y critico que esto no lo ha estado haciendo Podemos durante estas semanas de lucha interna, perdiendo tiempo y oportunidades. Hoy las clases populares están sufriendo y una formación política que aspira a ser su voz necesita estar en todas partes, incluyendo en las instituciones donde se aprueban leyes que crean ese sufrimiento.

La esperanza nunca debe perderse: otros antes mostraron que sí se puede

Ante esta situación de enorme crisis y peligro de continuismo de las políticas que la generaron uno no puede distanciarse y ver el espectáculo político desde los palcos. Las clases populares han estado padeciendo uno de los ataques a su calidad de vida y bienestar más fuertes que hemos visto durante el periodo democrático. Alejarse de esta situación y verlo desde los palcos me parece un profundo error. Y en mi caso sería una gran incoherencia en conflicto con mi vida anterior. De ahí mi apoyo al 15-M antes, y a Podemos ahora, a nivel de España, y a En Comú Podem en Catalunya.

Era y es, pues, lógico que cuando Pablo Iglesias en España y Xavier Domènech en Catalunya me pidieron mi apoyo y ayuda, yo los ofreciera con todo el compromiso que aguanten mis ochenta años. Considero que una de las tareas más necesarias y urgentes hoy para las personas progresistas españolas es ayudar a Unidos Podemos, en España, y para los progresistas catalanes (que nos sentimos también españoles) ayudar también a En Comú Podem, para los gallegos a En Marea, para los valencianos a Compromís, y así en muchas partes de este país. Todas estas fuerzas políticas (que son en realidad movimientos político-sociales) están construyendo una nueva España, con clara vocación de servicio a las clases populares, comprometidas no solo en revertir las desastrosas políticas públicas liberales, sino en crear otra España, una España más justa, más democrática, más solidaria, que reconozca la pluralidad del Estado español, una España heredera de las luchas anteriores y, muy en especial, de los periodos republicanos, donde las izquierdas ya sembraron las semillas para que surgiera otra España. Y esta nueva visión de España continuó durante la lucha antifascista en la clandestinidad, apareciendo en todos los partidos de izquierdas de España, incluso, por cierto, en el PSOE. Sé que esta nota sobre la historia de las izquierdas sorprenderá a muchos lectores, pues la historia de este país no es muy conocida entre los jóvenes. El intento de recuperarla ha sido desalentado por el Estado, cuando no prohibido. De ahí que crea que una manera de ayudar a la gente joven es ayudar a que redescubran el pasado y aprendan de las experiencias de los Podemos del pasado.

Hay que recuperar la historia de España para aprender de ella

Hubo otros Podemos en el pasado, entendiendo como Podemos movimientos político-sociales que representaron los intereses de las clases populares, algo que hicieron frente a obstáculos que parecían insuperables, creyendo que podrían lograrlo (¡Sí se puede!), y a base de un enorme compromiso lo lograron en varias ocasiones, y otras veces perdieron. Y hay que aprender de ambas. Es, pues, necesario que nos demos cuenta de que somos herederos de aquellos que fueron derrotados en su intento de hacer muchísimas reformas profundas en este país durante la II República, desde las enormemente positivas y profundas reformas educativas (a las que se opuso a muerte la Iglesia) hasta la introducción de la Seguridad Social (a lo que se opuso la banca, que financió el golpe militar fascista). Y aunque la derrota militar se debió al apoyo militar masivo de los regímenes nazi alemán y fascista italiano al golpe fascista, el hecho es que las divisiones dentro de las izquierdas contribuyeron a ello. La división de las izquierdas ha sido una constante en la historia de este país y es causa de su gran debilidad. Hay que ser conscientes de ello. El escaso desarrollo del Estado del Bienestar en el sur de Europa se debe precisamente al gran poder de las fuerzas de derechas y al enorme debilitamiento de las izquierdas, basado en parte en su fraccionamiento. La evidencia de ello es abrumadora.

La unión y la movilización hacen la fuerza. Otros antes lo intentaron creyendo que sí se podía, y lo lograron

Aquel golpe militar fascista instauró una de las dictaduras más crueles y asesinas que hayan existido en Europa. Nunca hay que olvidar que por cada asesinato político que cometió el régimen de Mussolini, el régimen de Franco cometió 10.000. Aquella dictadura era consciente de que tenía a la mayoría de la población en contra. De ahí que el terror fuera el centro de su estrategia para mantenerse en el poder. Y las víctimas de aquel estado terrorista han permanecido olvidadas, pues su existencia hubiera mostrado la naturaleza de aquel régimen. España es el segundo país, después de Camboya, que tiene un mayor porcentaje de personas desaparecidas por causas políticas.

Pero las clases populares, centradas en la clase trabajadora, mostraron que ¡Sí se puede! Fueron precisamente las movilizaciones de la clase trabajadora las que forzaron el fin de aquel régimen. Y lo consiguieron con la agitación social, que marcó el punto final de aquel régimen terrorista. Jamás habría que olvidar tampoco que Franco murió en la cama, pero el hecho es que la dictadura murió en la calle. Y es ahí donde los jóvenes tienen que aprender que la agitación social y las manifestaciones populares han sido siempre el motor del cambio en el país. En realidad, la parte débil de aquella transición de la dictadura a la democracia fue que, siendo la agitación el mayor estímulo para que ocurriera el cambio, su traslación al espacio político fue muy débil, debido en parte a que las izquierdas estaban poco organizadas políticamente, habiendo salido de la clandestinidad o vuelto del exilio solo meses antes de que terminara el régimen. Ahora bien, la prioridad que se dio a desarrollar el espacio político en las nuevas instituciones representativas se hizo a costa de la desmovilización social. Y esa es otra lección de la que los jóvenes tienen que ser conscientes. La movilización social sin instrumentos políticos que hagan avanzar sus demandas en el Estado tiene un impacto limitado. Pero los partidos con vocación transformadora que no tengan el apoyo y la presión de los movimientos sociales tienen también una eficacia muy escasa. De ahí la enorme importancia de combinar ambas estrategias –la parlamentaria y la agitacional- en un proyecto profundamente transformador.

El otro gran paso: la movilización del 15-M

Las enormes limitaciones del régimen establecido en el 78 se mostraron claramente en la crisis financiera y económica conocida como Gran Recesión, que determinó la enorme crisis política, con la pérdida de legitimidad del establishment político-mediático. Predeciblemente, surgió el movimiento del 15-M, inspirado en parte por las primaveras árabes, el cual tuvo un enorme impacto, siendo un tsunami político muy eficaz en su denuncia, pues tocó al régimen del 78 en su punto más débil: la falta de democracia existente en España. Pero el aspecto más novedoso e importante es que, en lugar de quedarse en un nivel testimonial (como pasó con el Mayo del 68 francés) de protesta, el 15-M estimuló e inspiró el surgimiento de muchos movimientos políticos y sociales (como Podemos, En Comú Podem, En Marea y Compromís), y reanimó y revivió a otros ya existentes como IU, que incidieron espectacularmente en el espacio político. Partidos políticos que no existían consiguieron un enorme apoyo electoral, siendo Podemos el caso más claro a nivel de todo el territorio español. El punto central de todos estos movimientos era un rechazo al establishment político-mediático del país y una nueva visión plurinacional de España que entraban en claro conflicto con el régimen bipartidista borbónico y su uninacionalismo jacobino (y asfixiante para las “periferias”).

¿Dónde estamos ahora? La importancia del congreso Vistalegre II

En este instante coinciden varios elementos que dan especial importancia al momento que vivimos. Uno es el necesario cambio en la naturaleza de tal fuerza política – Podemos – para afrontar el nuevo reto político. Hoy la situación política es muy diferente al momento en el que Podemos nació. El haberse convertido (en coalición con IU) en la mayor fuerza política después del PP (solo tres años después de su nacimiento), según mostraban recientemente las encuestas en las que se preguntaba por el voto de la ciudadanía, muestra el enorme enfado y rechazo que la población (y muy en particular las clases populares) siente hacia el régimen del 78. Su éxito ha sido convertirse en la voz de las clases populares y canalizar tal enfado. Es esencial, pues, que para su existencia esta relación de Unidos Podemos con las clases populares (que son la mayoría de la población) se mantenga y fructifique. La fuerza de UP viene de haber escuchado a las clases populares y respondido con contundencia a la llamada de cambio que procedía y procede de las clases populares. De ahí la enorme importancia de que la coalición UP esté enraizada en las clases populares y a su servicio.

Para ello es esencial que los temas que angustian a estas clases populares en su vida cotidiana, tales como la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, las escuelas de infancia, los servicios domiciliarios, las pensiones y la renta garantizada, entre otros servicios públicos, sean centrales, oponiéndose a la vez con toda contundencia a las reformas laborales y los recortes que han debilitado enormemente el bienestar de estas clases populares. Aquí tengo que subrayar que no hay siempre plena consciencia en los partidos políticos, incluidos algunos de izquierdas, de los enormes retrasos de los servicios y transferencias públicos del Estado del Bienestar en España.

El tema social debe ser central en un proyecto de transformación

Digo esto porque hoy se está proponiendo como tema principal, incluso por parte de voces de izquierdas, la aplicación de la renta básica universal, presentándose como la solución a la pobreza y al incremento de las desigualdades. En realidad, se está utilizando esta propuesta para medir el grado de radicalidad de las opciones políticas, de manera que cuando Podemos abandonó su compromiso con la aplicación de dicha propuesta (que hizo durante las elecciones europeas), se presentó este hecho como muestra de la pérdida de su radicalidad y ejemplo de su supuesta moderación.

Pero para analizar la eficacia de una propuesta política pública debe compararse con otras medidas ya experimentadas y existentes. Pues bien, los países donde las izquierdas han sido más poderosas por periodos largos, como Suecia, han sido altamente exitosos en reducir la pobreza y corregir las desigualdades sin necesidad de la renta básica universal, mediante el desarrollo de los servicios y transferencias públicos, medidas muy poco desarrolladas en España. Es paradójico que se esté dando prioridad a esta medida, que es altamente costosa, cuando el Estado del Bienestar está tan subdesarrollado. En contra de lo que se me ha acusado (con el sectarismo y mala leche que caracterizan a algunas voces de izquierdas) de ser “enemigo” (sí, utilizaron tal termino) de la RBU, no estoy en contra de tal Renta Básica Universal, pero sí que estoy en contra de que se aplique a costa de empobrecer el muy subfinanciado Estado del Bienestar. Exigirla ahora es como intentar construir una casa por el tejado. Y me temo que la RBU, de elevadísimo coste, se financiaría en los países del sur de Europa a costa del Estado del Bienestar. En realidad, este es el objetivo de los partidos conservadores y liberales: sustituir el segundo por la primera.

Soy plenamente consciente, naturalmente, de que este no es el objetivo de las personas de izquierdas que la proponen en España. Pero tienen que ser conscientes de que los Estados en el sur de Europa no financiarán ahora la RBU y, a la vez, corregirán el enorme déficit social que existe en tales países. La RBU competirá por recursos con los subfinanciados servicios y transferencias del Estado del Bienestar. Incluso un proponente de la RBU, como Yanis Varoufakis, ha reconocido que, aun cuando es importante mantenerlo como objetivo, no puede ser prioritario en el sur de Europa, pues creerse que puede financiarse y a la vez corregir el déficit de gasto público social es no conocer ni las coordenadas de poder dentro de los Estados del sur de Europa, ni el contexto político que existe en tales países que haría imposible la financiación a la vez de la RBU, por un lado, y la corrección del enorme déficit social que tienen estos países, por el otro.

Se necesita, pues, urgentemente y como prioridad, la expansión del subdesarrollado Estado del Bienestar, incluyendo, naturalmente, la renta garantizada, como camino para llegar más tarde (cuando hayamos alcanzado el nivel de gasto social que deberíamos tener por el nivel de riqueza que tenemos) al programa de Renta Básica Universal. Y esta expansión exige unas reformas fiscales y unas políticas expansivas de gasto público muy notables que crearán unos enfrentamientos que requerirán no solo intervenciones parlamentarias sino también movilizaciones populares, en las que los movimientos sociales y los sindicatos tendrán que participar activamente. El enorme declive de la calidad de vida de las clases populares exige una movilización, a nivel de confrontación, contra el establishment político-mediático del país.

Las necesarias políticas públicas intervencionistas al servicio de las clases populares

Estas medidas deberían ir acompañadas de una recuperación del intervencionismo público, tanto en el área fiscal como en los sectores estratégicos de la economía. La banca, tanto privada como pública, así como las fuentes de energía deberían ser consideradas constitucionalmente como servicios públicos, lo cual no quiere decir necesariamente que se las nacionalice a todas (un taxi es privado pero se considera que ejerce una función pública, y por lo tanto se le permite ir por las vías rápidas públicas como si fuera un servicio público). Ahora bien, tal intervencionismo debería también incluir la expansión de la propiedad pública a estos sectores. España, como consecuencia del excesivo poder de la banca privada, es uno de los países con el sector bancario público más reducido de la UE-15. De nuevo, esto no ocurrirá sin que haya movilizaciones a nivel del Estado. Detrás de algunas de las reformas bancarias han estado las enormes movilizaciones de las Plataformas de Afectados por la Hipoteca.

La redefinición del discurso de izquierdas

Para conseguir tales cambios es fundamental entender la distribución del poder en España, recuperando algunos conceptos que han sido deliberadamente marginados por la estructura de poder, tales como la categoría de clase social. Las izquierdas son claramente conscientes de que hay desigualdades de poder entre hombres y mujeres en España. Y ello explica la bienvenida exigencia de dar prioridad a la lucha, no solo para conseguir la igualdad de géneros, sino también la eliminación de la explotación por parte de un género sobre el otro.

Aplaudo este énfasis. Ahora bien, centrarse en explotación de género sin tener en cuenta explotación de clase, puede llevar a lo que le ha ocurrido en EEUU a la candidata feminista, la Sra. Hillary Clinton, la cual enfatizó la necesidad de corregir la discriminación que sufre la mujer, sin nunca hablar, por el contrario, de la explotación de clase. Una consecuencia es que la mayoría de mujeres que son de clase trabajadora (y no de clase media de renta alta, como es la Sra. Clinton y la mayoría de dirigentes del movimiento feminista en EEUU) votaron a Trump. La clase trabajadora continúa existiendo y ha sido la clase que ha sufrido más en estas crisis. Olvidarse de ella lleva su voto a la ultraderecha.

La importancia de la recuperación de categorías analíticas que han sido prohibidas o discriminadas

Me parece muy bien hablar del conflicto entre los de abajo y los de arriba. Pero es insuficiente, como también es insuficiente presentar el mayor conflicto existente hoy entre el 1%, por un lado, y el 99% por el otro (como hace el magnífico informe de Oxfam Intermón sobre España). Tales percepciones tienen un elemento de verdad, pero solo un elemento de verdad. Como toda simplificación, tales percepciones infravaloran los obstáculos para el cambio, pues el adversarios es, por desgracia, mucho mayor que el 1% (los propietarios y gestores del gran capital), pues el 1% no podría mandar y mantenerse arriba sin la ayuda de otra clase que representa alrededor de casi un 20% de la población, que son los que sostienen el aparato de gestión y reproducción del poder que beneficia al 1%, y de cuyo servicio derivan sus beneficios. Basta mirar la evolución de las rentas en los últimos años de la Gran Recesión. Las rentas han subido para los dos deciles superiores de renta en España (el 20% de renta superior), y han disminuido para la gran mayoría de la población, las clases populares. Este 20% incluye todo el aparato gestor y reproductor del poder, desde el sector financiero hasta al sector mediático (que incluye los grandes medios de información), que si bien es cierto que es propiedad del 1%, emplea a amplios sectores cuyos beneficios dependen de su servicio al 1%. Los gestores de los grandes rotativos y canales de televisión no pertenecen al 1%, pero su trabajo depende de la relación que tienen con ese 1%. Y los medios juegan un papel esencial en la reproducción del régimen del 78, lo cual explica su gran hostilidad hacia las nuevas fuerzas emergentes, a las que consideran una amenaza para su existencia. En realidad, el grado de manipulación de las noticias en contra de Unidos Podemos alcanza dimensiones que no he visto antes en los países en los que he vivido durante mi exilio (Suecia, el Reino Unido y EEUU). Ni la FOX en EEUU manipula y miente tanto como hacen la gran mayoría de medios en España.

La enorme manipulación por parte de los medios de lo que ha estado ocurriendo en Podemos

Me parece una obviedad resaltar que los mayores medios escritos, radiofónicos y televisivos en España están al servicio de los intereses financieros y económicos que los sustentas, y, en el caso de los medios públicos, de los partidos gobernantes que los instrumentalizan. De ahí su escasísima (por no decir nula) diversidad ideológica, siendo ello uno de los mayores problemas que existen en la democracia española. Tales medios tienen asignada la función de defender el orden establecido, jugando un papel mucho más importante en reproducir el orden que la policía, aun cuando, de una manera creciente, existe una clara complicidad y colaboración conjunta en la represión de voces o partidos críticos que piden un orden alternativo, como ha sido antes IU y ahora Podemos.

Como indiqué en un artículo reciente (ver “Lo importante que pasa en Podemos no es lo que aparece en los medios”, Público, 31.01.17), los medios han manipulado las noticias sobre los necesarios debates que han ocurrido en Podemos. Su mayor manipulación ha sido personalizar tal debate en sus dos máximos dirigentes, presentándolo como una mera lucha por el poder personal. Ni que decir tiene que los dos dirigentes facilitaron tal manipulación permitiendo que se les utilizara a nivel personal, canalizando los debates a través de unos medios que tenían que ser conscientes de que los utilizarían para destruir a Podemos y a sus dirigentes. Esta enorme y desmedida atención personal ocultó y silenció el necesario debate de ideas. De ahí que, aun cuando los dos dirigentes – Pablo Iglesias e Íñigo Errejón – contribuyeron (por lo cual han pedido disculpas) a esta situación, el hecho que no hay que olvidar es que es la cultura mediática, muy manipuladora y como siempre en busca del espectáculo y del teatro, quien tiene mayor responsabilidad en la creación de tal percepción.

La falta de pluralidad de los medios es el mayor problema que tiene la democracia española

El grado de hostilidad, manipulación y mentiras de los mayores medios de desinformación contra Podemos ha sido abrumador. No solo La Razón, o ABC o El Mundo, sino también El País, que aspiraba a ser el diario “respetable” de este país, han alcanzado niveles de mezquindad y desfiguración de la realidad solo vistos durante la dictadura. La lista es enorme. En el caso de El País ha ido desde ofrecer mentiras descaradamente, presentando (el día 21 de diciembre de 2014) una gran ovación al ex alcalde de Barcelona Pasqual Maragall (por parte de los asistentes a la primera visita de Pablo Iglesias en la Vall d’Hebron) como un gran abucheo, hasta referirse en el diario de ayer a que Pablo Iglesias quería purgar a Íñigo Errejón de la dirección del partido, “expulsándole tal como Stalin hizo con Trotsky” (el mismo día en el que Pablo subrayaba su deseo de que continuara en la dirección). Y el director Antonio Caño tenía la osadía (a nivel popular se diría la cara dura) de presentarse como el gran defensor de la libertad de prensa en España, definiendo a Podemos como el trumpismo de España.

¿Qué pasará en Vistalegre II?

En preparación del Congreso me he leído la mayoría de documentos presentados por las tres opciones mayoritarias. Y dudo que los medios los hayan leído, pues pocos de ellos han salido en sus páginas o en sus ondas. En contra de lo que se ha presentado, tienen muchos elementos en común. Pero también tienen diferencias importantes y significativas, tanto en su orientación como en sus programas concretos, como en el tipo de partido que desean. Tales diferencias son previsibles y merecen amplia discusión. Ni que decir tiene que tal discusión será presentada a la población a través de unos medios hostiles y manipuladores. De ahí que los debatientes tengan que ser conscientes de ello, pues, como ya se ha visto estos días, cualquier observación será manipulada en contra de Podemos. Pero la situación actual es insostenible. Está surgiendo un enorme desánimo en las bases de tal partido, que indudablemente disminuirá enormemente su atractivo, lo cual reforzará mucho a la estructura de poder. De ahí que los que deseamos otra España más justa, solidaria y democrática nos juguemos mucho. Para que Podemos continúe siendo un proyecto útil a las clases populares tendrá que revertir de una manera muy significativa la vía que está siguiendo, recuperando el entusiasmo que en su día generó. Y ello requiere un gran compromiso, sacrificio y generosidad para poder alcanzar la unidad dentro de una diversidad, en la que la fraternidad, camaradería y vocación de servicio a las clases populares deben anteponerse a todo lo demás. Ha costado un enorme sacrificio a muchas generaciones llegar hasta aquí, y esta generación no puede fallar ahora, ignorando aquel sacrificio. Esperemos que esté a la altura de lo que el país requiere.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Por qué sobrevive el neoliberalismo?

Xov, 09/02/2017 - 11:01
Emir Sader, Alainet

En su surgimiento el modelo neoliberal traía promesas atrayentes. Antes de todo, contener los gastos excesivos del Estado, diagnosticado con la fuente de la inflación. Por otra parte, imponer a la economía el dinamismo centrado en las empresas privadas y en el mercado. Por el discurso liberal que lo acompañaba, se fortalecería la sociedad civil y la ciudadanía, libres de las trabas y de la opresión del Estado.

No fue lo que pasó pero, por lo menos, en algunos casos, y por algún tiempo, hubo control de la inflación, aunque multiplicando la deuda pública. Cuando sus efectos positivos se habían agotado, vino el discurso de que, si era el mejor modelo, era el único posible en la era de la globalización.

Hoy, cuando la crisis recesiva se perpetúa en Europa, ya desde 2008, mientras que ese efecto se extiende por toda la economía internacional, ya no se ven rasgos positivos y tampoco, es obligatorio mantener el modelo neoliberal, eje de la crisis a nivel nacional e internacional. Los partidos tradicionales, conservadores y socialdemócratas, que han asumido la política de austeridad –la forma que asume el neoliberalismo en ese continente – se ven castigados por los electores y cada elección se vuelve una desesperación para esos partidos.

En ningún lado la aplicación de los duros ajustes fiscales –eje de los modelos neoliberales– cumplió con sus promesas. Ni control de las cuentas públicas y de la inflación, menos todavía retomar el desarrollo económico. Su desempeño es globalmente considerado un fracaso, responsable por la perpetuación de la recesión en la economía mundial.

En América Latina ello es igualmente evidente. Compárese las economías de Argentina y de Brasil en los gobiernos anti neoliberales y en el retorno del modelo neoliberal, y el resultado es escandalosamente claro a favor de los primeros. Mírese todo lo que han mejorado países como Ecuador, Bolivia, Brasil, en comparación con la situación de México, de Perú.

Pero, ¿por qué, a pesar del espectacular fracaso del neoliberalismo, ese modelo sigue vigente en gran parte del mundo, incluyendo EEUU, Europa, Japón, la mayoría de los países de América Latina, de Asia y de África?

En primer lugar, porque ese modelo refleja los intereses del capital financiero, que es el hegemónico a nivel económico, en el estadio actual del proceso de acumulación del capital. Hay fuertes intereses económicos en la preservación de ese modelo, que solo incrementa la riqueza y el poder del capital financiero.

En segundo lugar, porque el propio capitalismo no posee alternativas. Llegado a su etapa actual, no lograría retornar a formas de regulación económica, que le permitirán no estar sometido a las presiones recesivas del capital financiero.

En tercer lugar, porque las fuerzas que se oponen al neoliberalismo no han logrado, hasta ahora, en la gran mayoría de los países, comprender que la lucha fundamental en el período histórico actual es por la superación del modelo neoliberal y lograr así construir una alternativa concreta a ese modelo, congregando a las fuerzas sociales y políticas necesarias.

Después de su surgimiento con fuerza, el modelo neoliberal pasó a su fase de sobrevivencia, una fase marcada por la recesión económica y por una gigantesca crisis social, así como por una inmensa crisis hegemónica que apunta hacia su agotamiento y la búsqueda de alternativas de su superación.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El TPP, las transnacionales y Trump

Mér, 08/02/2017 - 16:00
Hedelberto López Blanch, Rebelión

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de excluir a su país del Tratado Transpacífico (TPP) no ha tomado por sorpresa a los otros 11 miembros, pero sí ha creado muchas interrogantes sobre cómo responderán las grandes compañías transnacionales que aspiraban a controlar una parte importante del mercado mundial. Trump cumplió su promesa pre electoral al firmar el decreto sobre el TPP, Tratado que ya había sido suscrito, en febrero de 2016 por los 12 países que lo integran (Estados Unidos, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, México, Perú, Singapur y Vietnam) pero que aún no ha sido ratificado por sus respectivos Parlamentos.

En total abarca el 40 % de la economía mundial, el 30 % de las exportaciones globales, el 25 % de las importaciones, y reúne a 800 millones de consumidores.

El multimillonario pacto, conveniado en forma secreta desde 2006, beneficia a las grandes compañías transnacionales y a Estados Unidos pues la primera condición es que pondría fin a los aranceles de 18 000 productos norteamericanos, entre estos, automóviles, maquinaria, cigarrillos, tecnología de la información, productos de consumo, el acceso a internet, la protección a los inversionistas, la propiedad intelectual, los farmacéuticos y la producción digital.

La gravedad de ese mega acuerdo consiste, además, en que las transnacionales obtendrían amplios poderes para desafiar las regulaciones, acciones y decisiones de gobiernos soberanos ante tribunales organizados por mecanismos internacionales controlados por el gran capital. Sus integrantes deben aceptar las reglas establecidas pese a que éstas atenten contra la soberanía nacional. De esa forma, las corporaciones monopólicas pueden demandar a los gobiernos y solicitar millonarias indemnizaciones si estos no obedecen las prerrogativas obtenidas en los convenios. Entre las poderosas compañías transnacionales que han laborado en la confección del acuerdo, aparecen Chevron (petrolera), Monsanto (agroindustrial) y Barrick Gold (minera), informó la organización empresarial Council of the Americas-Americas Society, con sede en Nueva York. El ex presidente Barack Obama durante su mandato hizo todo lo posible por llevar a vías de hecho el Tratado pero sus acciones fueron bloqueadas en la Cámara de Representantes por miembros del Partido Republicano.

Obama, quien estaba decidido a detener el empuje económico alcanzado en los últimos años por China y Rusia, declaró en uno de sus discursos que “con más del 95 % de nuestros clientes potenciales viviendo fuera de nuestras fronteras, no podemos dejar que países como China escriban las reglas de la economía global”

Ahora Trump ha dado un giro de 90 grados hacia el proteccionismo económico y dejó claro que su gobierno no participará en los próximos cuatro años en acuerdos de libre comercio, ya sean el TPP, el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP) que se negociaba entre Estados Unidos y la Unión Europea, o el Tratado de Libre Comercio de América (TLCAN) el cual pretende revisar con México y Canadá.

Algunos gobiernos han declarado que de todas formas buscarán ratificar el TPP, aunque comprendan que no sería lo mismo que con la participación de la mayor economía mundial. Otros analistas aseguran que el beneficio mayor recaerá en China que continuará incrementando su influencia no solo en la región asiática sino también en América Latina.

Pero la pregunta clave es ¿qué harán las compañías transnacionales que después de tantos años de participar en las discusiones secretas en las cuales obtuvieron numerosas prebendas, ahora que de un solo plumazo vean “volar” jugosos y millonarios convenios?

Hasta el año 2013, el principal negociador de Estados Unidos dentro el TPP sobre temas agrícolas fue Islam Siddiqui, ex cabildero de Monsanto. Siddiqui dejó esas funciones tras asegurar plenamente la imposición de futuras leyes a favor de las transnacionales.

Otra enorme prebenda obtenida por este negociador obliga a los países a acatar la propiedad intelectual de las semillas que fue promovida por Monsanto en 1991, o sea, las naciones y los campesinos solo podrán utilizar semillas de esa multinacional.

Al salir Estados Unidos del TPP, esas compañías dejarían de explotar la flora y la fauna de varios países sin tener que rendir cuentas por desastres provocados por la aplicación de dañinos pesticidas o por descontroladas explotaciones petroleras como el caso de la ex compañía Texaco (adquirida después por Chevron) que afectó miles de hectáreas en la Amazonía Ecuatoriana.

Ese Tratado también beneficia a las grandes farmacéuticas porque impide que los laboratorios de genéricos tengan el permiso para vender medicamentos para el VIH, cáncer y vacunas que sean más baratos y con la misma calidad. De esa forma, solo si cuentan con bastante dinero podrán adquirir medicamentos para mejorar o salvar sus vidas.

En México, uno de los países firmantes del pacto, el 84% de los medicamentos que se venden son genéricos.

Toda esa realidad augura que se abrirán nuevos frentes de lucha económica y política entre la Casa Blanca y las transnacionales.

Mientras tanto, si los demás integrantes insisten en continuar adelante con el TPP sin Estados Unidos, e invitar en su lugar a China, deberán realizar una revisión completa del texto, hacerlo público y eliminar las enormes prebendas que se les otorgan a las transnacionales en contra de sus pueblos.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Duelo en la eurozona: Trump y Alemania

Mér, 08/02/2017 - 09:11
Alejandro Nadal, La Jornada

Una de las personas más influyentes en el gabinete de Trump es el economista Peter Navarro, hoy director del recién creado Consejo Nacional de Comercio. Es autor del libro intitulado Muerte por China, en el que acusa al gigante asiático de ser el factor determinante en la desindustrialización de Estados Unidos y, además, de manipular constantemente el tipo de cambio para promover sus exportaciones.

Pero el blanco del primer ataque de Navarro no ha sido Pekín, sino Alemania. Ya en su nuevo puesto, el economista señaló en una entrevista que el marco alemán implícito está fuertemente subvaluado. Según él, Alemania se ha visto beneficiada de manera injustificada por la subvaluación del euro. En 2015 el euro perdió más de 12 por ciento de su valor frente al dólar. Por su parte, el valor de la divisa estadounidense (comparado con una canasta de divisas) se incrementó 25 por ciento, lo que encareció las exportaciones estadounidenses y abarató las de sus competidores como Alemania.

Alemania tiene hoy el superávit en cuenta corriente más grande del mundo, superior a 9 por ciento de su PIB. Su excedente se mantiene desde 2011 y con eso basta para hacerse acreedora a las multas estipuladas en las reglas sobre estabilidad macroeconómica de la eurozona. Pero el órgano encargado de aplicar esas sanciones, la Comisión Europea, sólo ha sido capaz de amonestar a Berlín cada año.

El superávit alemán es uno de los desequilibrios más importantes en la economía global. Pero son varios factores los que explican este descomunal superávit: desde una deprimida norma salarial que incrementó la competitividad de las empresas del sector exportador, hasta la mezcla de productos de alta tecnología que constituyen la parte más importante de las exportaciones alemanas y para las cuales la subvaluación del euro no es un factor determinante.

Hay que reconocer que la combinación de políticas macroeconómicas a nivel de la eurozona y al interior de Alemania también explican el abultado superávit alemán. Por una parte, es bien sabido que Berlín impuso una regla de austeridad fiscal en la eurozona, lo que ha contribuido de manera decisiva a profundizar la crisis en Europa. Por otra, al mantener una política de presupuesto balanceado las autoridades en Berlín han impedido absorber el superávit del sector privado a través de un déficit del sector público. Esta combinación ha contribuido fuertemente al monumental excedente en la cuenta corriente de Alemania.

Aun así, no es evidente que Berlín pueda ser catalogado como país manipulador de la paridad cambiaria. La ley estadounidense fija cuatro condiciones para colocar a un país en esa categoría. Primero, debe tratarse de un socio comercial mayor de Estados Unidos (con un volumen comercial superior a 55 mil millones de dólares, mmdd). Segundo, ese país debe mantener un superávit comercial frente a Estados Unidos superior a los 20 mmdd. Tercero, debe tratarse de un país con un saldo positivo en la cuenta corriente superior a 3 por ciento del PIB. Cuarto requisito: dicho país debe intervenir de manera persistente y unilateral en los mercados de divisas para mantener la subvaluación.

Alemania cumple los primeros tres requisitos, pero no el cuarto. Por eso, en su respuesta a las declaraciones de Navarro, Ángela Merkel afirma sin pestañear que Berlín no influye en las decisiones del Banco Central Europeo (BCE).

Es cierto que la debilidad del euro ha sido impulsada por la política expansionista que ha seguido el BCE para reactivar la economía de la eurozona. No hay que olvidar que ese instituto también ha mantenido en cero su tasa de interés y ha aplicado su propia versión de la flexibilización cuantitativa (QE por sus siglas en inglés). En enero 2015 el BCE inició su programa de compras de títulos de los sectores público y privado que hoy se mantiene en 60 mil millones de euros (mmde) mensuales. Sin embargo, a la fecha los precios siguen en estado letárgico, con una tasa de inflación prevista para 2017 de sólo 1.3 por ciento. Es decir, el riesgo de deflación se mantiene latente y la recuperación sigue siendo peor que mediocre, con proyecciones de crecimiento de 1.7 por ciento para la eurozona en su conjunto. Pero los débiles resultados de la política monetaria no convencional del BCE no es lo que importa a Peter Navarro. Sólo le preocupa el tema del impacto sobre el tipo de cambio.

Al igual que la versión aplicada por la Reserva Federal, la postura del BCE apoya la especulación, fomenta la creación de burbujas y aumenta la desigualdad. Por eso esa política debe ser remplazada por una que incida sobre el nivel de actividad de la economía real y no sólo del sector financiero. Y ese cambio debe venir acompañado de una nueva visión para la política fiscal que hoy sigue secuestrada por los fanáticos de la austeridad. Sin duda, todo eso requiere redibujar el paisaje político en la eurozona para hacerlo más racional, algo que no se ve fácil y que además no interesa al nuevo ocupante de la Casa Blanca.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Cuánto le cuesta el crimen a América Latina?

Mar, 07/02/2017 - 16:23

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, el costo de la violencia y las actividades criminales en 17 países de la región en 2014 se encuentra en el entorno del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) total. En algunas zonas, esta cifra se duplica.

El estudio Los costos del crimen y de la violencia. Nueva evidencia y hallazgos en América Latina y el Caribe, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), estima entre 175.000 y 261.000 millones de dólares el precio total del crimen en la región. Esta cifra engloba el gasto público y privado en seguridad y el costo de las pérdidas, lesiones y daños de las actividades ilícitas.

El crimen y la violencia implican entre un 2,41% y un 3,55% del PIB, con un promedio del 3%. El BID indica que el límite superior "duplica el promedio de los países desarrollados". Por ejemplo, en Alemania equivale al 1,34%, en Francia al 1,87% y en EEUU al 2,75%.

América Latina es la región más violenta del mundo fuera de las zonas de guerra, según el BID: en la región se registra un tercio de los homicidios de todo el planeta, si bien en su territorio vive el 9% de la población mundial. La mayoría de los robos se cometen con violencia y el 90% de los homicidios no son resueltos. El país donde el crimen cuesta más en relación al PIB es Honduras, con un 6,51% en el límite superior de las estimaciones. Le siguen El Salvador (6,16%), Bahamas (4,79%), y Jamaica (3,99%). En quinto lugar se posiciona Brasil, donde el costo de la violencia incide en un 3,78%.

Argentina está en el puesto 12, con un 2,97%, por encima de Perú y Chile (2,77%). En último lugar se ubica México, donde el crimen y la violencia repercuten en el PIB en un 1,92%.

Brasil encabeza la lista de los costos absolutos, con 124.351 millones de dólares. Por debajo están México, con 41.295 millones, y Argentina, con 29.380 millones. En cuarto lugar se ubica Colombia (20.055 millones), superando a Chile (11.352 millones) y Perú (10.325 millones). Esta clasificación, precisa el BID, "está claramente determinado por el tamaño de la economía de cada país".

"Para situar el 3,5% en contexto, la cifra es comparable a lo que la región gasta anualmente en infraestructura o es aproximadamente igual a la participación del 20% más pobre de América Latina y el Caribe", precisa el estudio.

A modo de ejemplo, el informe compara el costo de los programas sociales 'Bolsa Família' de Brasil o 'Progresa' de México, que representan un gasto equivalente al 0,5% del PIB de esos países.

Asimismo, el BID indica que "los costos de la delincuencia en la región también son más altos que el costo global del terrorismo" y del cambio climático, ubicados en el entorno del 1% del PIB mundial según otros estudios citados en el documento. En Honduras, donde la tasa de homicidios de 70,3 cada 100.000 habitantes alcanza más del triple del promedio regional, esta variable tiene un costo del 2,14% del PIB, cifra ostensiblemente mayor a la del resto de los países.

El dinero que implica el crimen en América Latina y el Caribe se desglosa en un 37% proveniente del sector privado, en un 42% del público y en un 21% de los costos sociales de la delincuencia.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Trump: neoliberalismo y confusión

Lun, 06/02/2017 - 07:01
Jorge Alemán, Público

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha dejado al mundo entero perplejo. Durante los meses previos a las elecciones, la inmensa mayoría de politólogos, analistas o periodistas afirmaban que era absolutamente imposible que ganara las elecciones. De alguna manera, hemos comprobado que cuando dijo la frase “podría disparar gente en la quinta avenida y no perdería ningún voto” tenía algo de razón.

La confusión en torno a la figura de Trump ha estado presente durante toda la campaña y continúa ahora que ya es Presidente. Los medios europeos no han dudado en caracterizarlo como un líder populista, probablemente en un nuevo intento de desprestigiar el término. El proyecto político que representa el Presidente de Estados Unidos sólo puede denominarse como populismo si lo entendemos como una forma demagógica de expresión política al más puro estilo del “reality” televisivo. Sin embargo, cualquiera que quiera acercarse al análisis de las experiencias populistas de forma honesta, debería evitar la confusión entre populismo y demagogia, así como analizar la obra de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe.

En este sentido, partiendo del concepto de populismo de Laclau, hay que señalar que la sociedad está organizada materialmente por el lenguaje, que es la condición primera del vínculo social, pero está constituido de tal modo que, si bien configura la realidad, no puede nombrar la totalidad de la realidad. A aquello que el lenguaje no puede nombrar, lo denominamos lo “real”. Se trata de un agujero de la realidad que solo puede ser contorneado por un “Límite”, al que podemos denominar de forma incompleta o inconsistente: hegemonía, construcción de Pueblo, en suma, populismo.

Asimismo, para Laclau, en la estructura del lenguaje está implícito el populismo, puesto que siempre habrá antagonismos que no pueden cerrarse en una totalidad. Las brechas y fallas que contaminan los vínculos sociales y derivan en antagonismos irreductibles solo pueden ser abordados por una lógica de articulación hegemónica que dé nombre a esas fallas, que asuma la brecha y, además, se haga cargo políticamente de los antagonismos que instituyen lo social. A partir de este análisis, mi posición es que el populismo no se extiende por igual a izquierda y derecha. Las condiciones de heterogeneidad, la diferencia, la dislocación o la frontera antagónica, sólo existen en el interior de una lógica emancipatoria de nuevo cuño que asume que la realidad no puede ser totalizada. Es una emancipación inconclusa y abierta que nadie tiene que ver con el fascismo, ni con las técnicas retóricas de la demagogia. Hay que recordar que estas prácticas se sostienen habitualmente en la conquista de una identidad sin fallas, brechas ni agujeros, amenazadas por las “impurezas o excesos de lo extranjero”.

Podemos ver claramente como en el discurso de Trump o Lepen no existe una verdadera lógica emancipatoria que asuma las brechas y las fallas, así como la heterogeneidad propia de la articulación hegemónica, sino que estamos ante una construcción discursiva que pretende defender una identidad (supuestamente atacada), frente al otro que la pone en peligro. Incluso no dudan en utilizar la victimización para defender esta identidad (recuperar la verdadera identidad francesa que está amenazada por los extranjeros o hacer grande América de nuevo porque los demás se han beneficiado a su costa).

Por todo esto, podemos afirmar que se utiliza erróneamente el término populista para no designarlo como lo que realmente es: la versión neofascista del neoliberalismo. Donald Trump no representa el fin del neoliberalismo, sino más bien la constatación definitiva de que el neoliberalismo ya no necesita la democracia para legitimarse. El nuevo Presidente de los Estados Unidos no va a poner en cuestión las bases económicas del Capitalismo –tiene un gabinete de billionarios, suman más de 35.000 millones de dólares de patrimonio- lo que va a poner en riesgo son los elementos básicos de la democracia, que ya estaban bastante cuestionados.

Así lo podemos constatar en sus primeras medidas: la recuperación del oleoducto Keystone XL que perjudica a la población indígena y al medio ambiente, el ataque a los derechos reproductivos de las mujeres y la disputa sobre el muro con México. Además, en su primera entrevista como Presidente, no dudó en justificar la tortura. En este contexto, ¿cómo es posible que algunos sectores de la izquierda “se alegren” con la victoria de Trump? ¿Realmente creen que un multimillonario va a suponer algún tipo de freno a la expansión neoliberal?

Algunos podrán justificarlo desde la lógica de “cuanto peor, mejor”, suponiendo que después de Trump llegará el verdadero proyecto revolucionario. Sin embargo, en el camino se ha perdido la oportunidad de que Bernie Sanders llegara a la Casa Blanca y existe el riesgo de que el Presidente Trump juegue siempre la carta del enemigo exterior para evitar cualquier tipo de articulación hegemónica en su contra. En definitiva, nos queda el “pesimismo de la razón, optimismo de la voluntad” gramsciano, pero es necesario partir de un análisis adecuado de lo que significa el fenómeno Trump para poder articular una respuesta política.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Un nuevo pacto para salvar a Europa

Dom, 05/02/2017 - 12:02
Yanis Varoufakis, Sin Permiso

"No me importa lo que cueste. ¡Hemos recuperado a nuestro país! "Este es el mensaje orgulloso oído a través de Inglaterra desde el referéndum del brexit el pasado mes de junio. Y es una exigencia que resuena en todo el continente. Hasta hace poco, cualquier propuesta para "salvar" a Europa se consideraba con simpatía, aunque con escepticismo sobre su viabilidad. Hoy en día, el escepticismo es sobre si merece la pena salvar a Europa.

La idea de Europa está retrocediendo por la fuerza combinada de una negación, una insurgencia y una falacia. La negación del establishment de la UE de que la arquitectura económica de la Unión nunca fue diseñada para aguantar la crisis bancaria de 2008 ha dado lugar a fuerzas deflacionarias que deslegitiman el proyecto europeo. La reacción predecible a la deflación ha sido la insurgencia de los partidos antieuropeos de todo el continente. Y, lo más preocupante de todo, el establishment ha respondido con la falacia de que una "federación-lite" puede contener la marea nacionalista.

No puede. Como consecuencia de la crisis del euro, los europeos se estremecen ante la idea de dotar a la UE de más poder sobre sus vidas y comunidades. Una unión política de la zona euro, con un pequeño presupuesto federal y alguna mutualización de ganancias, pérdidas y deuda, habría sido útil en 1999, cuando nació la moneda común. Pero ahora, bajo el peso de las pérdidas masivas de los bancos y de las deudas heredadas causadas por la arquitectura defectuosa de la UE, la federación-lite del euro (como propone el francés Emmanuel Macron, aspirante a la presidencia) es demasiado poco y demasiado tarde. Se convertiría en la Unión de la austeridad permanente que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha buscado durante años. No podría hacerse mejor regalo a la actual "Internacional nacionalista."

En pocas palabras, los progresistas tienen que hacer una pregunta sencilla: ¿Por qué la idea de Europa se muere? Las respuestas son claras: el desempleo involuntario y la migración involuntaria dentro de la UE.

El desempleo involuntario es el precio de una inversión insuficiente en toda Europa, debido a la austeridad y a las fuerzas oligopólicas que han concentrado los puestos de trabajo en las economías con superávit de Europa durante la era de deflación resultante. La migración involuntaria es el precio de la necesidad económica en la periferia de Europa. La gran mayoría de los griegos, búlgaros y españoles no se van a Gran Bretaña o Alemania por el clima, se van porque no tienen más remedio.

La vida para los británicos y los alemanes no mejorará mediante la construcción de cercas electrificadas en las fronteras y resguardándose en el seno del Estado-nación, sino mediante la creación de condiciones dignas en todos los países europeos. Y eso es precisamente lo que se necesita para revivir la idea de una Europa democrática, abierta. Ninguna nación europea puede prosperar de manera sostenible si otros europeos están bajo las garras de la depresión. Es por ello que Europa necesita un nuevo pacto mucho antes de que comience a pensar en una federación.

En febrero el movimiento DiEM25 dará a conocer un nuevo pacto europeo de este tipo, que se pondrá en marcha el próximo mes, en el aniversario del Tratado de Roma. Ese nuevo pacto se basa en un principio guía sencillo: todos los europeos deberían disfrutar en su país de origen del derecho a un trabajo con un salario digno, una vivienda digna, una sanidad y una educación de calidad y un medio ambiente limpio.

A diferencia del New Deal original, de Franklin Delano Roosevelt en la década de 1930, un Nuevo Pacto Europeo debe llevarse a cabo sin las herramientas de una federación en funcionamiento, sino confiando en las instituciones existentes de la UE. De lo contrario la desintegración de Europa se acelerará sin dejar nada a su paso hacia la federación.

El Nuevo Pacto Europeo debería incluir cinco objetivos precisos y los medios para alcanzarlos en los tratados de la UE existentes, sin ningún tipo de centralización del poder en Bruselas o una mayor pérdida de soberanía:
  • · ‪ Inversión verde a gran escala, que será financiada por una asociación entre los bancos públicos de inversión de Europa (Banco Europeo de Inversiones, KfW y otros) y los bancos centrales (sobre la base de dirigir la flexibilización cuantitativa hacia bonos para proyectos de inversión), canalizando hasta un 5 % de los ingresos totales europeos hacia la inversiones en energía verde y tecnologías sostenibles.‬
  • ‪Un sistema de garantía de empleo para proporcionar puestos de trabajo con salarios dignos en los sectores público y sin fines de lucro para todos los europeos en su país de origen, disponibles por petición para todos los que lo deseen. Con la condición de que el esquema no pretende sustituir puestos de trabajo de la administración pública, impliquen la funcionarización o sustituyan las prestaciones existentes, para crear una alternativa a la miseria y la emigración.‬‬
  • ‪Un fondo de lucha contra la pobreza que satisfaga las necesidades básicas de toda Europa, que también serviría como base de una unión eventual de beneficios.‬‬
  • ‪Una renta básica universal para socializar una mayor proporción del crecimiento de los beneficios del capital.‬‬
  • ‪Inmediata protección contra los deshaucios, con un derecho a alquiler que permita a los propietarios de viviendas que se enfrentan a los desahucios a permanecer en sus hogares a cambio de un alquiler razonable, establecido por las juntas locales de la comunidad. A más largo plazo, Europa debe financiar y garantizar una vivienda digna a todos los europeos en su país de origen, recuperando el modelo de vivienda social que se ha desmontado en todo el continente.‬‬
Tanto el plan de empleo y el programa de lucha contra la pobreza deben basarse en una versión moderna de una vieja práctica: la banca pública para fines públicos, financiada por una reforma monetaria pragmática, pero radical, dentro de la zona euro y de la UE, así como en los países europeos no-UE. En concreto, todos los beneficios por señoreaje de los bancos centrales serían utilizados para estos fines.

Además se establecería en cada país un mecanismo de facilitación pública electrónico para los depósitos y pagos (fuera del sistema bancario). Las cuentas fiscales servirían para aceptar depósitos, recibir pagos y facilitar las transferencias bancarias a través de la web, aplicaciones de pago y tarjetas de débito emitidas públicamente. Los fondos de maniobra podrían entonces ser objeto de préstamo al fondo de apoyo a los programas de empleo y lucha contra la pobreza y serían asegurados por un sistema de seguro de depósitos europeo y los déficits cubiertos por bonos del banco central, con tasas de interés bajas pagadas por los gobiernos nacionales.

Sólo un Nuevo Pacto Europeo de este tipo puede detener la desintegración de la Unión Europea. Todos y cada uno de los países europeos debe ser estabilizado y ayudado a prosperar. Europa no puede sobrevivir ni con un liberalismo para todos ni como una Unión de austeridad en la que algunos países, escondidos detrás de la hoja de parra del federalismo, están condenados a la depresión permanente y a los deudores se les niega sus derechos democráticos. Para "recuperar nuestro país" tenemos que recuperar la decencia común y restaurar el sentido común en toda Europa.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Trump y la política monetaria no convencional

Xov, 02/02/2017 - 13:43
Alejandro Nadal, La Jornada

Durante su campaña, Trump fustigó exaltado a la Reserva Federal por su política monetaria. Hasta llegó a decir que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, debería estar avergonzada por mantener la tasa de interés tan baja con fines electoreros, porque eso permitía que Obama y Hillary dijeran que la economía se estaba recuperando. Pero hay otro tema más candente que involucra a la Fed y sobre el cual Trump guardó un cauteloso silencio: la expansión de la base monetaria que instrumentó la Fed entre 2008 y 2014 a través de sus programas de flexibilización cuantitativa o QE (por sus siglas en inglés).

Para entender los alcances de este tema hay que señalar que la QE es un experimento monetario nunca antes llevado a cabo. Sus implicaciones son enormes y van desde su impacto sobre la credibilidad del dólar hasta las posibilidades de desatar fuertes presiones inflacionarias en el futuro. Vale la pena hacer algo de historia.

Al estallar la crisis en 2008, el gobierno de Estados Unidos respondió en un primer momento comprando los activos tóxicos que estaban en las hojas de balance de los bancos y otras instituciones financieras. Mucho se discutió sobre ese programa del Ejecutivo para el rescate bancario, pero lo que nunca se vio venir es que la verdadera redención de los bancos estaría a cargo de la Reserva Federal.

A principios de 2008 la Reserva Federal había ya reducido la tasa líder a un nivel históricamente muy bajo (entre 0 y 0.25 por ciento), pero el crédito interbancario siguió congelado. Así que la Fed decidió actuar ya no por el lado del costo del crédito, sino por el lado de la cantidad de dinero en circulación, e introdujo el programa de flexibilización cuantitativa.

El objetivo consistía en inyectar dinero fresco en la economía a través de los bancos, comprándoles sus activos tóxicos con el fin de que tuvieran más recursos para reactivar la economía. Además, la Fed inició un programa intensivo de compra de bonos del Tesoro con el fin de incrementar el precio de esos títulos y así reducir su rendimiento, eliminando el incentivo que tenían los bancos para seguir comprando bonos en lugar de ampliar el crédito. O sea, el programa QE reducía la presión sobre los bancos al comprarles más activos tóxicos y eliminaba sus incentivos para no canalizar crédito al resto de la economía.

El mecanismo es sencillo: quizás por esa razón los economistas y el público no lo entienden. La Fed crea dinero (electrónicamente) de la nada, lo acredita a las cuentas de los bancos, obtiene sus activos tóxicos y bonos, y su balance consolidado aumenta en la misma magnitud. Los números son reveladores: hasta la crisis de 2008 la Fed había inyectado unos 880 mil millones de dólares para lubricar las transacciones que requería la economía estadunidense. Pero a partir de 2008 la hoja de balance de la Reserva Federal creció espectacularmente y hoy alcanza los 4.5 billones (castellanos) de dólares. Ese monto incluye 2.5 billones en bonos del Tesoro y 1.8 billones en títulos respaldados por hipotecas. En 2014 la Fed detuvo este programa, pero su abultado balance se mantiene.

Uno de los intermediarios en las operaciones de compra de varios billones en bonos del Tesoro fue Goldman Sachs. En total, los intermediarios recibieron más de 653 millones de dólares en comisiones y el número uno en la lista de beneficiarios es Goldman Sachs. A su principal ejecutivo, Steven Mnuchin, no le debe haber disgustado nada esta política de expansión monetaria. Y hoy Mnuchin es el nuevo secretario del Tesoro de Donald Trump.

¿Adónde fue a parar el dinero creado por la Fed? Cerca de 2.3 billones de esa base monetaria nueva regresaron a la Fed como reservas excedentes porque hoy el banco central paga intereses a los bancos por esas reservas (lo que, dicho sea de paso, contradice directamente el objetivo de inyectar liquidez al resto de la economía). Otros 800 mil millones se fueron a la bolsa de valores, lo que ha mantenido al alza el valor de las acciones. Hoy el mercado bursátil se encuentra enganchado a este nuevo estímulo artificial y la expansión monetaria sigue sin filtrarse a la economía real.

Ahora que la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, busca retornar a una política monetaria normal, las cosas se complican. La venta masiva de esa masa de activos que hoy se encuentran en el balance de la Reserva Federal traería aparejada la caída estrepitosa de la bolsa y del precio de los bonos del Tesoro, colocando más presión sobre las tasas de interés. Si eso ocurre los logros de la nueva política monetaria no convencional desaparecerán. La economía estadunidense sufrirá un nuevo golpe que tendría repercusiones mundiales. Ese panorama es algo que ni Mnuchin ni Trump querrán ver durante su administración.

El experimento QE de la Fed hizo que lo que la política fiscal ya no quiso completar (el rescate de los banqueros). Y si bien hoy las tasas de interés pueden incrementarse gradualmente, el astronómico aumento en la masa monetaria no se va a reducir.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

2017: El año que se incendió Chile

Mér, 01/02/2017 - 18:55
Jean Flores, El Mostrador

De cuando en cuando, fuerzas que superan la voluntad humana obligan a replantearnos el rol que cumplimos en la existencia. Es en esos momentos donde se calibra la magnitud de la que estamos hechos; mi maestro Juan Félix Burotto, contaba a los sujetos humanos que somos con el otro y los otros, jamás en las parcelas de nuestra soledad.

Una niña enseñaba los números a otra pequeña dibujándolos en el suelo carbonizado, ambas vestían floreados ropajes y moños multicolores. Ellas daban vida y esperanza a una tétrica realidad devastada la madrugada del 26 de enero en la localidad de Santa Olga. Mil familias vieron con impotencia como sus hogares levantados con el esfuerzo de toda la vida se consumían en pocos minutos. La Isla Grande de Chiloé tiene una superficie de 8.394 kilómetros cuadrados (km²), a dos semanas del inicio de los siniestros el territorio calcinado se calcula en 5.471 km², vale decir, casi dos tercios de la principal isla del archipiélago chilote. Una serie de cifras irán desenterrándose con los escombros. Hasta el momento y con la ilusión de que paren en seco, se registran doce víctimas fatales, cerca de 1.100 viviendas destruidas y más de 5.000 ciudadanos directamente perjudicados.

Cuando el sentido común es el menos común de los sentidos. La gran caja de fósforos. Al subir desde Constitución por la ruta M-194 hacia Carrizalillo, sólo se ve destrucción en la cordillera de la Costa. Tras cada kilómetro se va dejando una estela de polvo y frustración. El “bosque maulino costero” antes epicentro de rica biodiversidad, estaba destinado al infierno mucho antes que arreciaran las llamas. De acuerdo con el estudio de la profesora Alejandra Bahamóndez, la alta tasa de deforestación a la que ha sido sometida la zona durante los últimos 30 años constituye uno de los principales riesgos para la conservación de su biodiversidad.” (Bahamóndez & otros, 2010, p. 14). Por ambos lados de la ruta se observan territorios desolados por las llamas o marchitados por plantaciones de pinos y eucaliptus. En el recuerdo de los antiguos quedará el imponente roble maulino, el canelo o el lingue que vieron nacer a las naciones mapuche y chilena.

El Decreto Ley 701 del año 1974 -impuesto a bala dictatorial y ratificado con letra transicional- generó las condiciones materiales para que las empresas aniquilen cientos de hectáreas de bosque nativo con sus plantaciones de monocultivos, sin disposiciones responsables con el medio ambiente, los obreros forestales y sus familias, ni el pueblo mapuche. El art. 5 y 10 entrega bosques e inmunidad a los empresarios; el Art. 7 otorga a los privados el certificado de calidad forestal con o sin estudios técnicos previos; el Art. 15 permite a propietarios con menos de 200 hectáreas explotar la biosfera sin plan de manejo técnico-profesional; el Art. 20 y 21 los exime del pago de impuestos y bonifican la explotación indiscriminada, respectivamente.

Los incendios desatados por doquier no son casualidad, existe una estructura gubernamental que creó ésta gran caja de fósforos; secando territorios cultivables, acabando con bosques endémicos y todas sus manifestaciones de vida, o casi todas, pues en las alturas calurosas de Peralillo se ven jotes al acecho de carne putrefacta. Es imperioso derogar el Decreto Ley 701, mientras tanto seguiremos apagando los incendios que gobiernos y empresarios fecundaron con desenfreno en las sábanas del progresismo salvaje desentendiéndose del buen vivir, la responsabilidad con el medio ambiente y la dignidad de los pueblos.

Los detonantes Se precisan investigaciones independientes que no corten por la parte delgada del hilo. Subiendo por el agreste camino de gravilla M-354 hacia la cordillera de la Costa se ven terrenos completamente destruidos, en contraste con predios colindantes que fueron cubiertos por la mano de dios.

Quizás el tiempo entregue la identidad de los verdaderos responsables. De momento, sólo tenemos la certeza que voluntarios y voluntarias apagarán lo urgente de la manera que sea, con piedras, palas y ramas, pues el agua escasea. Ellos y ellas una vez más, gritan con trabajo silencioso que un abrazo impacta más que una bomba.

No se distingue un patrón claro, sin embargo, el marco de comprensión se sustenta en tres tipos de motivaciones detonantes de incendios: económicas, políticas y psicológicas. Las económicas tienen que ver con empresarios inescrupulosos que cobran seguros comprometidos y/o compran barata la humeante hectárea desvalorizada. Los fundamentos políticos se asocian principalmente a órganos de resistencia territorial de la coordinadora Arauco-Malleco que identifican como enemigo a las empresas forestales transnacionales; o bien se vinculan con expresiones espontaneas de lucha que no tienen claridad en la definición de su adversario. Las razones psicológicas se enlazan con pirómanos o personas con tendencia patológica por todo lo relacionado con el fuego, distintos de los incendiarios, o personas que provocan incendios con premeditación, maldad y /o afán de lucro.

Quizás el tiempo entregue la identidad de los verdaderos responsables. De momento, sólo tenemos la certeza que voluntarios y voluntarias apagarán lo urgente de la manera que sea, con piedras, palas y ramas, pues el agua escasea. Ellos y ellas una vez más, gritan con trabajo silencioso que un abrazo impacta más que una bomba. Mis agradecimientos a los que encaminan con el ejemplo; Pedro enseña que la entrega al prójimo es con la familia, los amigos y en alegría; Carmen muestra que no existe edad para ayudar a la sociedad, aun cuando el sistema excluye y expulsa a las jubiladas; Romina curando toda clase de heridas indica que la voluntad puede más que las dificultades logísticas; Jacqueline pone de manifiesto que las redes son fundamentales para amparar a las mujeres rurales eternamente relegadas de las políticas públicas, y finalmente Jazmín enseña desde el amor a la humanidad que todos podemos ser un vehículo para la felicidad, ocupándose permanentemente de las personas en situación de discapacidad.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Plantaciones forestales: uno de los factores en la tormenta perfecta que tiene a Chile en llamas

Ven, 27/01/2017 - 20:11
La peor catástrofe incendiaria que ha enfrentado Chile en su historia está lejos de apagarse. Las acusaciones cruzadas y la búsqueda de culpables han puesto en el tapete el rol de las masivas plantaciones de pinos y eucaliptos que reinan entre las regiones de O’Higgins y Los Ríos. Si bien no es posible afirmar su responsabilidad directa en los incendios, diversos académicos e investigadores la suman como uno de los factores, junto al cambio climático, la feroz sequía que afecta al país y la precariedad del Estado, que inciden en la magnitud y falta de freno de estos y futuros incendios.
Claudia Urquieta y Catalina Barrios, El Mostrador

Chile en llamas: 273 mil hectáreas arrasadas por el fuego, en lo que se ha convertido en la mayor catástrofe de este tipo en el país. Una historia que aún no termina y que ha generado una ola de desinformación, teorías conspirativas y acusaciones cruzadas por la responsabilidad y motivos de los megaincendios que hoy tienen complicadas a varias regiones.

Algunos apuntan a la industria forestal y las masivas plantaciones de pinos y eucaliptos que cubren el territorio, especialmente entre las regiones de O’Higgins y Los Ríos.

Lo cierto es que no es posible afirmar que este tipo de monocultivos sea el responsable directo de esta catástrofe, pero en opinión de diversos académicos e investigadores, sí es un factor que, junto a otros –como las altas temperaturas provocadas por el cambio climático, la eterna sequía que azota el país y la precariedad del Estado–, conforma la tormenta perfecta para que los incendios se propaguen con mayor celeridad y en grandes extensiones.

Territorios homogéneos El biólogo y doctor en ecología, Andrés Fuentes, lleva casi diez años estudiando el fuego. Su especialidad ha sido investigar su impacto en el ecosistema y cómo especies “invasoras” –que no son nativas de un lugar– interactúan con el fuego y producen incendios de mayor impacto, más grandes e intensos que la vegetación nativa.

En esta categoría, caen el pinus radiata y el eucalyptus globulus, especies emblemáticas en las extensas plantaciones forestales que empezaron a masificarse en el país a partir de mediados de los 70, de la mano del Decreto Ley Nº 701 del gobierno de Pinochet y que, según diversos académicos, se han transformado en uno de los factores que son caldo de cultivo para los incendios forestales.

¿Pero por qué este tipo de plantaciones incide en los incendios más que las especies autóctonas? La respuesta está asociada a varias dimensiones.

Andrés Fuentes explica que una de ellas es la homogeneización del paisaje. “Originalmente entre la VI Región y Los Ríos, y antes de los 70, había un mosaico con varios usos de suelo distintos, con bosque nativo que actuaba como barrera natural del fuego. Este tipo de bosques son más húmedos y no se queman a la misma velocidad o intensidad que una plantación forestal. Son reservorios de agua, por lo tanto, uno de los servicios que provee un bosque nativo es la provisión de agua en cantidad y calidad. Esto está cuantificado, hay estudios que lo demuestran. Entonces, el fuego tiende a suprimirse mucho más”.

El investigador del Laboratorio de Biometría del Departamento de Ciencias Forestales de la Universidad de la Frontera (Ufro), detalla que “gracias a ese mosaico el fuego tenía mayores dificultades y antes no se generaban incendios tan grandes y masivos, se circunscribía a áreas más pequeñas. Sin embargo, con la expansión forestal, al entrar en vigencia el DL 701, rápidamente gran parte del territorio de bosque nativo empezó a ser sustituido con plantaciones forestales. Principalmente pino radiata y eucalipto globulus. Entonces, eso que era un mosaico, hoy día es un continuo: lo que antes estaba desconectado, con distintos parches de uso, hoy está todo unido a través de grandes predios forestales. Tenemos predios con cientos de miles hectáreas con monocultivos, un solo tipo de plantación: eso es un continuo. Lo que hace unos años estaba segregado, hoy está completamente conectado a través de las plantaciones forestales. Eso supone un gran riesgo: se inicia un fuego que no tiene freno. No hay una barrera natural para pararlo”.

En cambio, actualmente “existen muchas plantaciones exóticas desde la VI Región hasta la Región de los Ríos, donde prácticamente toda la Cordillera de la Costa está plantada de pinos y eucaliptos”, explica.

Por ejemplo, en el sector Río Maule-Cobquecura, en la costa en la Región del Maule, “en el año 2000 ya existían más de 200 mil hectáreas de plantaciones forestales que desde 1975 habían sustituido 63 mil hectáreas de bosque nativo. Es decir, 53% por ciento. Esta es una situación que se repite en otras regiones del país como Biobío y La Araucanía, lo cual ha sido demostrado por varios estudios científicos”, asegura Adison Altamirano, ingeniero forestal, doctor en ecología del paisaje e investigador del Laboratorio de Ecología del Paisaje de la Ufro.

Altamirano, detalla que en todo el país existen más de 14 millones de hectáreas de bosque nativo, concentrado principalmente desde la Región de Los Lagos hacia el sur, donde se encuentra más del 50% por ciento. En tanto, entre la de O’Higgins y la Región de los Ríos reinan las plantaciones forestales, las cuales suman unos 2,8 millones de hectáreas, versus 3,4 millones de hectáreas de bosque nativo.

Los bosques nativos chilenos representan más de la mitad de los bosques templados de Sudamérica, y los ecosistemas ubicados en el centro y sur del país son considerados uno de los 35 hotspots de biodiversidad en el mundo.

Altamirano, junto a otros autores, publicó un estudio en la revista Regional Environmental Change, que concluye que este hotspot de biodiversidad ha disminuido 19% en los últimos 40 años. Y sigue disminuyendo. “La principal conclusión es que los cambios más importantes están relacionados con el reemplazo de bosque nativo con plantaciones forestales”, asegura.

La segunda dimensión que convierte a las plantaciones forestales en un mejor aliado para los incendios, está relacionada con las características propias de cada especie plantada. “El eucalipto es muy inflamable, al igual que el pino, que es una conífera que produce mucha resina, muy inflamable y que produce incendios de mayores temperaturas y más voraces. Ambos tipos de árboles contienen en su estructura química de compuestos que se llaman metabolitos secundarios, que producen fenoles, mentoles y otros compuestos que son inflamables”, detalla Fuentes.

El experto aclara que algunas especies de bosque nativo también contienen estos compuestos, pero en menor proporción. “Por eso es distinta la ecuación de miles de hectáreas de una misma especie, con una característica común: ser muy inflamables. Lo que no sucede con el bosque nativo”.

Altamirano coincide con esta mirada y detalla que parte de las características de los monocultivos “es la presencia de aceites en las hojas y el descascarado o exfoliación de su corteza, lo cual promueve una mayor probabilidad de ocurrencia y propagación de incendios. Al mismo tiempo este continuo de plantaciones corta las barreras naturales, como las quebradas que existían con los bosques nativos, los cuales son menos inflamables. Por supuesto, en los últimos incendios esto también está relacionado”.

Para Fuentes, la existencia de masivas plantaciones forestales “sí tiene relación con las altas frecuencias e intensidades de incendios, es innegable. Lo que no significa que sea directa causalidad. Hay otros factores. Quiero ser cauto y responsable y no achacar la culpa a un solo factor. En ecología, los sistemas son muy complejos y dependen de muchos factores y condiciones para que ocurran eventos de fuego. Reducirlo a que es por los pinos o no, es simplista. Hay que mirarlo de una manera integradora”, aclara.

Cambio climático y otros factores Mauricio Calderón, ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile y docente de la PUC, asegura que existen cinco factores que inciden en los incendios forestales. En primer lugar, apunta al tipo de vegetación presente en los sectores afectados: “Es seca y provoca que haya menos agua en el perfil del suelo. Un caso específico es el pino y eucalipto, árboles que tienen una cierta cantidad de lignina y aceite de tipo industrial, que son altamente combustibles”. Esta vegetación es plantada por empresas forestales para su posterior deforestación.

Calderón añade que “hay una deforestación de vegetación nativa sin reposición de lo cortado. Si yo corto un árbol, debería plantar cinco, pero esto no ocurre. Los factores son de carácter antrópico”.

La segunda dimensión que convierte a las plantaciones forestales en un mejor aliado para los incendios, está relacionada con las características propias de cada especie plantada. “El eucalipto es muy inflamable, al igual que el pino, que es una conífera que produce mucha resina, muy inflamable y que produce incendios de mayores temperaturas y más voraces. Ambos tipos de árboles contienen en su estructura química de compuestos que se llaman metabolitos secundarios, que producen fenoles, mentoles y otros compuestos que son inflamables”, detalla Fuentes. Además, señala que hay factores climáticos: “El incremento de las temperaturas influye directamente y tiene como origen el cambio climático, que genera un aumento de 1 a 2 grados en el clima”. Explica, asimismo, que los incendios están en la zona del secano costero, o sea, la que va desde el Valle Central hacia la costa, donde “hay mucho viento, un factor condicionador, al igual que el clima mediterráneo, el que nos deja solo tres meses de precipitaciones y entre 7 y 8 totalmente secos”.

A eso, Calderón suma una idea que “antes no habíamos pensado”, y es el hecho de que hay “cables de alta tensión que pasan por los espacios forestales, los que generan ondas y calor, el que puede provocar que una rama caiga en estos cables y produzca un incendio de tipo forestal”.

El ingeniero agrónomo y doctor en Ciencias de Recursos Naturales, Leonardo Vera, señala que las plantaciones forestales son claves en los incontrolables incendios. A lo que suma otros factores como las condiciones climatológicas y lo que se conoce como el fenómeno 30-30-30 (30 grados de temperatura, 30% de humedad y vientos de 30 kilómetros por hora). “Si tienes esto, es una bomba de tiempo, el peor escenario”, enfatiza.

Pilar Cereceda, geógrafa de la Universidad Católica y quien ha sido miembro del Comité Asesor del Programa de Acción Nacional para el Combate de la Desertificación (PANCD), refiere como causa directa la desertificación en la propagación de los incendios. “Es un fenómeno provocado por el cambio climático y un mal uso de suelo por parte de las forestales. Hay una disminución de precipitaciones e intervención de vegetación, especialmente en las montañas. El hecho de que la forestación sea de una sola especie, como eucalipto y pino, trae problemas en los suelos y en la infiltración de las aguas”.

Cereceda explica además que, como consecuencia, estos incendios “van a provocar mayor desertificación, porque se queman los microorganismos, los insectos y toda la capa vegetal. Tenemos una pérdida de biodiversidad”. Calderón, por su parte, asegura que “es un problema nacional y se trata de un espacio que se ha transformado en un desierto que ya está de forma intensa en la Cuarta Región y está llegando al sector de Puerto Montt”.

Al respecto, el doctor en Geografía y académico de la Universidad de Chile, Pablo Sarricolea, detalla que las plantaciones exóticas tienen mayor capacidad de desecar el suelo que los bosques endémicos. “Muchos estudios han documentado la reducción del rendimiento hídrico en las regiones en expansión de las plantaciones forestales de rápido crecimiento, lo que revela implicaciones políticas claras sobre el uso de la tierra. En Chile, se reportó el efecto negativo de las plantaciones de pinus radiata y eucalipto sobre el balance hídrico en comparación con pastizales y matorrales. Un estudio reciente documenta una relación lineal negativa entre el caudal de los ríos y las plantaciones forestales, a diferencia de lo que ocurre con los bosques nativos”. Esto, explica Sarricolea, “evidencia que las plantaciones consumen más agua que los bosques nativos, matorrales y pastizales, haciendo que el suelo esté más seco, y el fuego se propague con mayor intensidad”.

Vera, en tanto, señala que esto es un factor que provoca que “el ecosistema se desertifique. Es el desierto generado por el hombre. El suelo es como una esponja: cuando pongo una especie como el pino, de crecimiento rápido, acelero el proceso de evapotranspiración: es como un montón de pajitas que empezaran a chuparle el agua. Un suelo que transpiraba poco y luego transpira mucho más. De esta forma, les quito el agua a las cuencas”.

En opinión del ingeniero forestal y doctorado en Biometría Forestal en Estados Unidos, Christian Salas, “en general cuando tienes masas de bosque muy homogénea, consumen agua a la misma tasa. Los árboles son como bombas de chupar agua. El proceso de evapotranspiración es mucho más fuerte en una plantación forestal que en un lugar cubierto con bosque nativo. Esto se ve cuando hay grandes extensiones de monocultivos”.

Salas aclara que “los pinos y eucaliptos no son los culpables, el problema es la forma de manejo. Si dejas grandes extensiones de monocultivos haces que el paisaje se homogeneice, lo que tiene ciertos efectos, ya que si tienes un paisaje mixto con distintos tipos de suelo se produce un efecto mosaico y esa diversidad hace que la propagación de los incendios sea más lenta”.

El académico sostiene que “está claro que el DL 701 modificó el paisaje, homogeneizándolo”.

Desde Conaf, señalan que “la vegetación es un componente clave para la ocurrencia de incendios forestales, sin embargo, se necesita que otros factores estén también presentes para la ocurrencia de un incendio, en especial para que este se convierta en un fenómeno de gran magnitud. En los casos como el que estamos viviendo, donde se presentan condiciones excepcionalmente adversas, la propagación de un incendio no depende exclusivamente de si el tipo de vegetación es nativa o corresponde a plantaciones de especies introducidas”.

El encargado del Programa Nacional de Restauración Ecológica de Conaf, Andrés Meza, puntualiza que “existe coincidencia en la opinión de especialistas, en que diversos factores se han combinado de manera óptima para permitir la ocurrencia de megaincendios de carácter catastrófico. En primer lugar, el largo período de sequía que ya va en su octavo año consecutivo. Como consecuencia de esto, una vegetación con muy baja humedad y períodos de temperatura elevada (calores extremos), prolongados casi al triple de duración de lo habitual en periodo de verano, en la zona centro sur de nuestro país. Algunos especialistas atribuyen esta negativa combinación de factores a los efectos visibles del cambio climático.

No obstante lo anterior, el factor desencadenante del fenómeno catastrófico al que nos estamos enfrentando con los incendios que están afectando simultáneamente a 5 regiones de nuestro país, es el ser humano, pues no existe ningún indicio de que el origen de estos incendios no sea de carácter antrópico.

Desde la Corporación Chilena de la Madera (Corma), asociación gremial que representa el 85% de las exportaciones forestales y más del 55% de las hectáreas plantadas del país, rechazan la existencia de diferencias, a la hora de incidir en mayor o menor medida en los incendios, entre sus cultivos y las plantaciones nativas.

Según explica Teresa Arana, gerenta general de Corma , “los bosques por definición, sean nativos o exóticos, son una fuente posible de propagación de incendios y así lo hemos visto años atrás en Torres del Paine y otros parques nacionales, como China Muerta, donde se perdió una superficie importante de araucarias. Adicionalmente, si se revisan las estadísticas de Conaf, se puede observar que el 71% de los incendios en promedio de los últimos años corresponde a pastizales, matorrales y vegetación nativa y el 29% restante son plantaciones. La existencia de vegetación leñosa, ya sea de especies nativas o exóticas, aledaña a centros poblados, es un riesgo de propagación de incendios, sin diferencias".

El fin de las bonificaciones La masificación de las plantaciones forestales en Chile llegó de la mano del Decreto Ley Nº 701, promulgado en 1974, con el fin de impulsar el desarrollo forestal, estableciendo incentivos a la actividad. Impulsado por el entonces ministro de Economía, Fernando Leniz, fue implementado por Julio Ponce Lerou, cuando era director de Conaf y antes de llegar a SQM. Y fue altamente efectivo.

Hoy, el sector forestal aporta con 3,1% del Producto Interno Bruto (PIB) anual y es el segundo sector exportador en recursos renovables.

En total, y según datos entregados por Conaf, desde que se aprobó hasta que terminó de entregar bonificaciones en 2015, el decreto aportó US$ 518 millones. Ayuda que benefició ampliamente a grandes forestales: el Grupo Arauco, de los Angelini, y la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), del Grupo Matte. Con el tiempo y a partir del Gobierno de Frei Ruz-Tagle, cuando se impulsó la primera prórroga del decreto, se empezó a girar en beneficio de pequeños propietarios. A esas alturas las grandes compañías ya estaban consolidadas.

Durante el mandato de Sebastián Piñera se prorrogó la bonificación del DL 701 por dos años más, línea que el Gobierno de Michelle Bachelet intentó continuar, pero que terminó descartándose por el escándalo de la colusión del papel tissue, protagonizado por CMPC.

Por este motivo, “hoy no existen bonificaciones a las plantaciones forestales. En todo caso, el DL 701 no está derogado, porque regula otros ámbitos del tema forestal. Pero hoy no bonifica a las forestales”, aclara Flavia Liberona, directora de la Fundación Terram.

Para académicos y científicos, el camino a seguir por Chile, en un contexto de incendios marcados por el cambio climático, la desertificación y también las plantaciones forestales, debería apuntar a cambios profundos a la hora de los paradigmas a seguir.

Para el doctor en Biometría Forestal, Christian Salas, una clave es que “no se debería seguir impulsando más monocultivos, sino tender hacia los cultivos que existen en Chile naturalmente, por una serie de razones. En el caso del fuego, si bien cualquier vegetación se quema, el avance puede ser menor. Si se apuesta por diversificar el paisaje, se logra un mosaico de distintos usos de suelo, lo que influencia la velocidad en que se mueve un incendio. Se podría tratar de mezclar especies, optar por algunas menos inflamables que otras, que se van a demorar poco más en quemarse”, detalla.

“Proyecto Mosaico”, impulsado en Sierra de Gata, una de las Comarcas de Extremadura, en España, es una iniciativa que sigue dicha línea y que tomó forma luego de un feroz incendio en la zona. Esencialmente, busca diseñar una estrategia participativa de prevención de incendios basada en actividades agrícolas, ganaderas y forestales que gradualmente recuperen un paisaje diverso, habitado y con menor riesgo: un paisaje en mosaico.

El ingeniero agrónomo y doctor en Ciencias de Recursos Naturales, Leonardo Vera, ha observado el proyecto de cerca y considera que podría ser una buena alternativa para Chile, donde “la irresponsabilidad de las empresas forestales ha sido catastrófica: como el rey Midas, quieren convertir todo en oro, cada área del suelo”, afirma.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Chile en estado de catástrofe por devastadores incendios forestales

Xov, 26/01/2017 - 21:11

Chile está en estado de catástrofe. Cerca de 260.000 hectáreas han sido consumidas por más de 100 devastadores incendios, muchos de ellos en el valle vitivinícola de Colchagua y en las ricas tierras forestales más al sur, según la Corporación Nacional Forestal, Conaf. Las regiones de O’higgins, Maule, Bio Bío, Los Ríos y Los Lagos se encuentran en una situación crítica. Según informa la Oficina Nacional de Emergencia, Onemi, los incendios ya han afectado 238.620 hectáreas, la mayor catástrofe incendiaria de la historia chilena. Los incendios forestales arrasaron con el poblado de Santa Olga, en la región del Maule, destruyendo más de mil viviendas. Las llamas han cobrado siete víctimas, entre ellas bomberos, carabineros y residentes locales. Las autoridades luchan por hacer frente a la catástrofe en un país acostumbrado a los desastres naturales, mientras las temperaturas alcanzan máximos históricos.

La ola der calor que afecta la zona central ha avivado las llamas, con temperaturas que se han mantenido por sobre los 35 grados Celsius, llegando en algunas zonas, como Chillán, a superar los 40 grados. Santiago ha registrado temperaturas en torno a los 38 grados y la ciudad ha estado constantemente oscurecida por una nube de humo proveniente de los incendios forestales.

Lucy Avilés, la esposa chilena del heredero de Walmart Benjamin Walton, desembolsó 2 millones de dólares para enviar un avión 747 SuperTanker desde Estados Unidos para ayudar a combatir los incendios. La aeronave comenzó a operar este miércoles y en sus primeros dos días de funcionamiento realizó cuatro operaciones que han resultados insuficientes para mitigar la violencia del fuego. El estado de catástrofe se mantiene y la fuerza del fuego aún no logra ser controlada.

Desde que asumió el poder en marzo del 2014, la presidenta Michelle Bachelet ha tenido que enfrentar una serie de desastres naturales, que incluyen terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones e incendios. Bloomberg resalta que los desastres naturales se han vuelto demasiado frecuentes en Chile durante los últimos años. A principios de enero, partes de la ciudad costera de Valparaíso, patrimonio de la humanidad, fueron destruidas por el fuego, solo dos años después de que otras zonas de la misma ciudad fueran arrasadas por las llamas. En septiembre de 2015, un terremoto de magnitud 8,3 en la escala de Richter azotó la ciudad de Illapel, mientras que otro sismo de magnitud 8,2 sacudió la ciudad de Iquique en abril del 2014. En marzo de 2015, inundaciones causaron la muerte de al menos 28 personas luego que lluvias torrenciales cayeran sobre el desierto del norte y, un mes después, el volcán Calbuco hizo erupción en el sur de Chile.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización