Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenohttps://plus.google.com/109915989698098076984noreply@blogger.comBlogger5160125
Actualizado: fai 18 horas 55 min

Dani Rodrik y el misterio de la economía mexicana

Xov, 27/11/2014 - 13:02
Alejandro Nadal, La Jornada

El mediocre desempeño de la economía mexicana en los últimos años parece desconcertar a Dani Rodrik, titular de la cátedra Albert O. Hirschman de la Universidad de Princeton. Este profesor no es el peor de los economistas del establishment en Estados Unidos. Comparado con muchos otros, sobresale por su visión heterodoxa en muchos temas, incluyendo las medidas sobre regulación financiera. Así que resulta interesante examinar su respuesta a la pregunta de por qué la economía mexicana no puede crecer.

En un artículo reciente (en Project-Syndicate) Rodrik apunta que cuando entró en vigor el Tratado de Libre Comercio para América del Norte se esperaba que México sería llevado hacia adelante en la ola creciente de la globalización. Esa esperanza fue anulada y el especialista concluye con una pregunta: ¿cómo explicar esa paradoja?

En su respuesta, Rodrik hace un análisis superficial, cae en todo tipo de contradicciones y deja claro que irse a dormir la siesta en lugar de revisar los datos es una pésima idea.

Para el profesor de Princeton la economía mexicana ha sido muy exitosa en dos aspectos claves. Primero, se ha consolidado como un fuerte exportador de manufacturas. Segundo, ha podido reducir la desigualdad económica en el frente interno. Entonces, se pregunta, ¿por qué no puede crecer la economía mexicana?

Veamos por partes el argumento de Rodrik. Nos dice que el TLCAN fue un éxito porque el comercio exterior total (importaciones más exportaciones) se incrementó de manera notable (se duplicó) desde 1994. Pero es como decir que el combate de box ha sido todo un éxito porque el número de golpes intercambiados se duplicó entre el primero y el décimo asalto sin preguntarse quién recibió la mayor parte de los trancazos. Con esa visión trivial Rodrik no puede observar que el superávit comercial que México alcanza con Estados Unidos no ha sido suficiente para contrarrestar el déficit que tiene el comercio exterior mexicano con el resto del mundo.

Para el profesor de Princeton resulta sorprendente observar que la mayor parte de las exportaciones mexicanas proviene de la industria manufacturera, especialmente a medida que se profundizó la integración con las cadenas de valor de Norteamérica. Pero la palabra clave que falta es maquiladora. Las exportaciones de manufacturas están íntimamente vinculadas a las importaciones y ello se debe precisamente a que la industria manufacturera mexicana sufre desde hace décadas del síndrome de las maquiladoras. Las exportaciones manufactureras mexicanas han dependido de las importaciones de componentes para ser ensamblados y acusan una débil vinculación con proveedores locales. Es decir, los eslabonamientos que tanta importancia tenían para Albert Hirschman no merecen ni una mención en passant por parte de Rodrik. Este economista no puede ver que la locomotora exportadora está desconectada de la economía cuyo crecimiento debiera impulsar.

En el frente interno Rodrik encuentra que la desigualdad se ha reducido debido a la política social y a las mejoras en el sector educativo. Sin duda existe toda una industria de investigadores que trabaja todo tipo de indicadores y metodologías para saber si la desigualdad se ha reducido en México. Pero el mismo Rodrik proporciona una pieza clave para el análisis: los salarios en México han crecido menos que en China y hoy el costo de la mano de obra es 20 por ciento inferior al país asiático. Y si viera los datos de la Encuesta nacional de ocupación y empleo vería que 60 por ciento de la población ocupada percibe hasta tres salarios mínimos. Sin duda el agudo analista tendría que mostrarnos cómo la política social permite contrarrestar la política de salarios de hambre.

Para terminar, Rodrik indica que será necesario hacer menos hincapié en la macroeconomía y poner más atención en los aspectos ingenieriles de la política industrial. Ignora así que las amarras y contradicciones del modelo neoliberal a nivel macroeconómico hacen impensable la aplicación de políticas sectoriales que permitan alcanzar el desarrollo con responsabilidad social. Su consejo es algo así como proceder a arreglar las cortinillas del baño cuando la casa se está derrumbando.

Rodrik concluye que no puede descifrar el enigma y que no hay una receta mágica para activar el proceso de crecimiento. Según el esforzado economista, lo que se necesita es un gobierno ágil, receptivo, capaz de actuar en varios frentes al mismo tiempo y que pueda aprender de los problemas de la economía real para responder con pragmatismo. Pero el misterio que tanto sorprende a Rodrik se aclara rápido cuando se observa que hace dos meses ocurrieron los asesinatos en Iguala y el secuestro de 43 normalistas de Ayotzinapa. Desde entonces, los más altos funcionarios del gobierno federal han mentido de manera sistemática y hoy simulan una investigación para matar el tiempo. El gobierno no es ni ágil, ni receptivo, ni capaz. Es parte de un estado fallido que nada puede hacer para alcanzar el desarrollo económico y social.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Francia da un paso atrás en el TTIP

Mér, 26/11/2014 - 14:57
Daniel Ayllón, Attac

El proyecto del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) de EEUU y la UE, que proyecta crear la mayor área comercial del mundo, empieza a hacer aguas. Si bien hace un mes el tratado apenas había recibido críticas políticas de peso, la polémica cláusula (ISDS, en sus siglas en inglés) que remite las disputas entre empresas y los Estados a un tribunal de arbitraje internacional –pieza clave que reivindican las multinacionales– le ha hecho perder apoyos en las últimas semanas. Primero fue el de los socialdemócratas del SPD, socios de gobierno alemán de Angela Merkel. El último ha sido Francia, que este lunes anunció por boca del secretario de Estado de Comercio, Matthias Fekl, que renunciará a firmar el tratado en 2015 señalando directamente al ISDS. Francia y Alemania alegan que los Estados pierden soberanía si se comprometen a aceptar automáticamente que las demandas de las empresas se lleven a un tribunal de arbitraje, socavando así las leyes nacionales.

Estas decisiones han generado tensiones en EEUU, que teme no cerrar el acuerdo antes de que comience la carrera electoral de 2016.

El tribunal de arbitraje es un mecanismo de garantías que permite a las multinacionales recurrir decisiones soberanas de los Estados si considera que pueden afectar a su actividad económica. Por ejemplo: al abrigo de otros acuerdos similares, como el Tratado sobre Inversiones Bilaterales de Australia con Hong Kong, la multinacional Philip Morris llegó a demandar al gobierno australiano por impulsar leyes de regulación del tabaco que, según la compañía, podrían afectar a sus negocios. Demandas similares ya han sufrido gobiernos como el de Ecuador, por parte de multinacionales petroleras...

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Tratado de Libre Comercio con EE.UU. destruiría 600 mil puestos de trabajo en Europa

Mér, 26/11/2014 - 09:01
El Tratado de Libre Comercio entre Europa y Estados Unidos destruiría 600.000 puestos de trabajo y dar lugar a una pérdida de ingresos de hasta €5.000 por persona por año. Los ingresos tributarios y el producto interno bruto se reducirían considerablemente en todos los países europeos, mientras la recaudación de impuestos y los beneficios económicos se reducirían considerablemente.. Estos son los resultados del primer estudio independiente sobre el impacto del TLC TTIP elaborado por un departamento de la Universidad de Massachusetts, Estados Unidos.

El resultado es devastador para Europa y desmiente los estudios previos de la UE que hacen ver este TLC como una bendición para Europa. El estudio realizado por Jeronim Capaldo muestra que el TTIP no es sólo un ataque a las normas sociales, derechos laborales, protección del medio ambiente, a la agricultura sostenible y la democracia, sino también al empleo y el crecimiento de Europa. Capaldo ha basado su Estudio en el Modelo de Políticas Globales (GPM) de las Naciones Unidas, mientras que los estudios realizados por la Comisión Europea estarían basados ​​en suposiciones poco realistas. Los modelos utilizados para calcular una tasa de crecimiento del 0,05 por ciento por año, son de los años 1980 y 1990. Ellos asumen que los sectores "competitivos" de la economía se beneficiaron con la apertura del mercado, y que las pérdidas registradas en los otros sectores son compensadas con la caída de los salarios y el aumento del empleo.

Leer más Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Banco BRICS: primer paso en la desdolarización de la economía mundial

Mér, 26/11/2014 - 03:50
El Banco de Desarrollo de los países BRICS constituye el primer paso en el proceso de desdolarización del sistema económico mundial, asegura el economista y exempleado del Banco Mundial Peter Koenig en un artículo publicado por Global Research'. Este banco podría actuar, de forma temporal, como entidad financiera central de los BRICS y, llegado el momento, estos podrían crear moneda propia. Dice Koenig: Los BRICS tienen un gran potencial para convertirse en una alternativa viable al sistema económico dominado por el dólar. La creación del Banco de Desarrollo BRICS es una indicación en este sentido. El banco temporalmente incluso podría actuar como un Banco Central BRICS y cuando llegue el momento emitir una nueva moneda, por ejemplo el Bricso. Juntos, los BRICS representan casi el 30% del PIB mundial y alrededor del 45% de la población mundial. Sin embargo, los Estados Unidos están utilizando todos los medios para desestabilizar a los BRICS uno por uno. En Brasil, aunque Dilma Rousseff ganó fácilmente la primera vuelta de las elecciones, Washington calumnió a su gobierno por la corrupción y el alto endeudamiento. A principios de julio de este año, después de reunirse con Vladimir Putin, Elvira Nabiullina, Gobernadora del Banco Central de Rusia, declaró en un evento internacional de medios de comunicación, justo antes de su reunión con el Gobernador del Banco Central de China en Beijing, "Estamos discutiendo con China y nuestros socios del BRICS el establecimiento de un sistema de swaps multilaterales que permitan la transferencia de recursos a uno u otro país, si es necesario. Una parte de las reservas de divisas se puede dirigir a este nuevo sistema. Esta fue la primera alianza internacional contra el dólar.

El Banco de Desarrollo concentrará sus esfuerzos en la modernización de la infraestructura social y del transporte, sistemas de distribución de energía y telecomunicaciones. También en la prospección, extracción y elaboración de recursos energéticos, incluidas alternativas procedentes de fuentes renovables.

En conjunto, los BRICS representan el 30% del PIB mundial y aproximadamente el 45% de la población total. Y constituyen una amenaza real para los intereses de EE.UU., atisba Koenig. Por ello, Washington se está empleando a fondo para desestabilizar la situación en estos países. Por ejemplo, EE.UU. acusaba recientemente al Gobierno de Dilma Rousseff de corrupto después de su victoria en la primera vuelta electoral, señala el economista.

"Ha llegado el momento de que nuevos sistemas económicos y monetarios sustituyan al Banco Mundial actual (Banco Mundial de Reconstrucción y Fomento), que es un esquema de casino rapaz de Wall Street denominado en dólares, que solo en los últimos 100 años ha contribuido en gran parte y se ha beneficiado, de dos guerras mundiales, el empobrecimiento del planeta, tanto en términos sociales como medioambientales". Este sistema está a punto de caer a un abismo aún más grande que la depresión de los años 30, asegura Koenig, y recuerda que actualmente seis bancos estadounidenses gestionan las dos terceras partes de todos los activos bancarios del mundo.

Según el economista, el sistema del BRICS puede ofrecer una alternativa más sana al del dólar, que imprime dinero cuando le conviene. Como uno de los ejemplos de este sistema viciado, Koenig ha mencionado la caída del rublo. Koenig considera que "no existe ninguna razón económica al margen de la propaganda antirrusa y la manipulación monetaria" que la justifique, ya que la economía rusa, a pesar de las sanciones, tiene fundamentos mucho más sólidos que la de EE.UU.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El debate de Robert Mundell y Allan Meltzer sobre el futuro del euro

Mar, 25/11/2014 - 15:46
Dos economistas del otro lado del Atlántico discuten el futuro del euro. El primero es Robert Mundell, creador de la moneda única y premio Nobel en 1999 por sus trabajos sobre la optimización de los sistemas monetarios. El segundo es Allan Meltzer, asesor económico de Ronald Reagan en los años 80 y autor se uno de los más voluminosos tratados de la Reserva Federal (1.500 páginas). Mundell y Meltzer tienen posiciones diametralmente opuestas sobre el el futuro del euro.
Para Mundell, los países europeos más débiles confiaron excesivamente en sus devaluaciones para seguir siendo competitivos, con alta inflación y altas tasas de interés, pero lento crecimiento. El proceso devaluatorio y los acuerdos laborales permitían que los salarios subieran más rápido que los precios. La creación de la moneda única obligaba a los países periféricos a elevar la productividad y moderar los salarios para mejorar la competitividad. Según Mundell, el sentido del euro era ejercer la presión del mercado para desterrar las leyes restrictivas del trabajo que durante décadas fueron una institución europea y una maldición económica.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La deuda como amenaza

Mar, 25/11/2014 - 03:00
Xavier Caño Tamayo, Alainet

Según el Banco de España, la deuda pública española es de algo más de un billón de euros. El 97,1% del PIB. Es decir, de toda la riqueza nacional. La deuda se ha triplicado desde que empezó la crisis; en 2007 era un 36% del PIB y hoy es casi el 100%. Una deuda que es impagable, una deuda que es imprescindible auditar y reestructurar.

En el Reino de España, los intereses de la deuda a pagar en 2015 sobrepasan los 35.000 millones de euros. Casi una quinta parte de lo que se ingresará por impuestos. De reducirse los intereses de la deuda pública, los países de la eurozona, España incluida, tendrían presupuestos con superávit. O, dicho de otro modo, si los gobiernos hubieran sido financiados por el Banco Central Europeo al interés con el que generosamente financia a la banca privada, la deuda pública europea sería mínima. Y es que la utilización de la deuda no es técnica, inocente, neutral ni imparcial. Los bancos han destinado el dinero barato del BCE para pagar los créditos con los que alimentaron la burbuja inmobiliaria y para comprar deuda pública con la que obtienen beneficios a costa del erario público.

Que la deuda sea impagable hace imprescindibles moratorias, reestructuraciones, suspensiones y quitas. Medidas normales en el capitalismo, como lo fueron en el feudalismo y antes. En la Babilonia de Hammurabí, hace cuatro mil años, hubo una treintena de reestructuraciones de deuda, incluidas cuatro anulaciones.

Pero no hay que ir tan lejos para comprobar que reestructuraciones y quitas de deuda son actuaciones frecuentes. Por el Acuerdo de Londres de 1953, 25 países acreedores aceptaron anular un 62% de la deuda externa alemana. Reducción que fue clave para la rápida recuperación y posterior desarrollo de la República Federal Alemana. Reinhart y Trebesch nos ofrecen algunos datos históricos sobre otras reestructuraciones de deuda cercanas; las amplias reducciones de deuda pública de Francia o Italia tras la conflagración mundial del 52% y 36% respectivamente respecto a su PIB de 1934. La deuda fue condonada en su mayor parte, olvidada y, tras la reestructuración, mejoraron las condiciones económicas y ambos países crecieron.

La reestructuración o anulación de deuda pública es voluntad política, no cuestión técnica. Como también es voluntad política decidir a quién beneficia una reestructuración de la deuda. ¿A la ciudadanía? ¿A la minoría que detenta el poder económico? La deuda pública se utilizó en los noventa para obligar a América Latina a aplicar políticas neoliberales. El mecanismo era sencillo: para lograr préstamos del Banco Mundial, había que cumplir las condiciones que imponía el FMI. Que eran ajustes estructurales (despidos masivos y patente de corso para el capital), privatizar todo lo público y rebajar salarios. Chantaje puro y duro.

Desde hace tres décadas, es política neoliberal aumentar el endeudamiento de la mayoría de países para controlarlos o incidir en sus políticas. En la vieja Europa la deuda ha aumentado extraordinariamente por los tratados de Maastrich y Lisboa que prohíben al Banco Central Europeo prestar directamente a los gobiernos, pero no a los bancos privados. Con la caída de ingresos del Estado, por las rebajas de impuestos a los que más poseen y más ganan, los gobiernos recurren a la banca privada que compra sus bonos de deuda a interés más alto. Es el mecanismo de aumento de la deuda pública en Europa y de control que cierra así el círculo del uso torticero de la deuda.

Puesto que el modo clásico de producción flaquea desde hace décadas para obtener los beneficios que pretendía la clase dominante, la deuda pública se ha convertido en manos del poder económico y de sus gendarmes (FMI, BCE, CE…) no solo en mecanismo de control político sino también en medio para conseguir esos anhelados beneficios. En modo de acumulación de capital. Como también lo son la austeridad fiscal por trasvase de rentas de las clases populares a las élites, la corrupción (apropiación ilegal directa del contenido de las arcas públicas) y la especulación financiera desaforada. Si la deuda pública es hoy medio de acumulación, es un modo de explotación y de dominio.

Por todo ello, hacer frente a la deuda, auditarla, reestructurarla y reducirla, pensando sobre todo en la gente, es obligatorio para defender los derechos de la mayoría, para empezar a cambiar las cosas y construir otro mundo posible más decente.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El plan de Ángela Merkel para la salida del euro de Alemania

Lun, 24/11/2014 - 13:11
El euro no está funcionando y si alguien cree que funciona, al menos debe admitir que lo hace muy mal. Esta situación se puede arrastrar por mucho tiempo y generar una larga década perdida para toda Europa al estilo de Japón. Por eso, antes que sea demasiado tarde, un grupo de políticos alemanes está presionando para que Alemania se salga del euro. El plan secreto de Ángela Merkel se puede informar a Bruselas en cualquier momento dado que los alemanes no quieren seguir pagando las deudas y el derroche de sus vecinos del sur. Se piensa idear un mecanismo que permita devaluar la moneda a los países del sur de Europa (Portugal, España, Francia, Italia y Grecia) para ayudarlos a promover el crecimiento y la competitividad, y esto implica necesariamente la creación de un euro#2 que se separe del euro#1. El euro actual pasaría a ser la moneda de los países PEFIG, mientras el euro#2 sería la moneda de Alemania y los países del norte y podría ser visto como la resurrección del Deutsche Mark.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La ola Podemos siembra la esperanza en Europa

Lun, 24/11/2014 - 04:23
Boaventura de Sousa Santos, Página 12

Los países del sur europeo son social y políticamente muy diferentes, pero están sufriendo el impacto de la misma política equivocada impuesta por Europa central y del norte a través de la Unión Europea (UE), con resultados desiguales pero convergentes. Se trata, en general, de perpetuar la posición periférica de estos países en el continente, sometiéndolos a un endeudamiento injusto en su desproporción, provocando la incapacidad del Estado y los servicios públicos, causando el empobrecimiento abrupto de las clases medias, obligando a los jóvenes a emigrar, reduciendo la inversión en educación e investigación, sin la cual no es posible salir del estatuto periférico. España, Grecia y Portugal son tragedias paradigmáticas.

Pese a que todos los sondeos muestran un alto nivel de insatisfacción e incluso rebelión frente a este estado de cosas, la respuesta política ha sido difícil de formular. Los partidos tradicionales de izquierda no ofrecen soluciones: los comunistas proponen salir de la UE, pero los riesgos que eso implica alejan a las mayorías; los socialistas se han desacreditado, en mayor o menor grado, por ser ejecutores de la política “austeritaria”. Se creó un vacío que lentamente se va llenando. En Grecia, Syriza, nacido como frente en 2004, se reinventó como partido en 2012 para responder a la crisis. Puede ganar las próximas elecciones. En Portugal, el Bloque de Izquierda (BE) nació cuatro años antes que Syriza, pero no supo reinventarse para responder a la crisis; y el vacío permanece. En España, el nuevo partido Podemos constituye la mayor innovación política en Europa desde el final de la Guerra Fría y, a diferencia de Syriza y el BE, no son visibles en él trazos de la Guerra Fría.

Para entender Podemos debemos remontarnos al Foro Social Mundial, a los gobiernos progresistas que emergieron en América latina en la década del 2000, a los movimientos sociales que llevaron a dichos gobiernos al poder, a las experiencias de democracia participativa –sobre todo a nivel local– en muchas ciudades latinoamericanas y, finalmente, a la Primavera Arabe. En suma, Podemos es el resultado de un aprendizaje a partir del sur que permitió canalizar creativamente la indignación en las calles de España. Es un partido de nuevo tipo, un partido movimiento, basado en estas ideas: las personas no están hartas de la política, sino de esta política; la abrumadora mayoría de los ciudadanos no se moviliza políticamente ni sale a las calles a manifestarse, pero está llena de rabia en casa y simpatiza con quienes se manifiestan; el activismo político es importante, pero la política tiene que hacerse con la participación de los ciudadanos; ser miembro de la clase política es algo siempre transitorio y esa cualidad no permite ganar más que el salario medio del país; Internet permite formas de interacción que antes no existían; los miembros elegidos para los Parlamentos no inventan temas o posiciones, vehiculizan los que provienen de las discusiones en las estructuras de base; la política partidaria tiene que tener rostros, pero no está hecha de rostros; la transparencia y la rendición de cuentas deben ser totales; el partido es un servicio de los ciudadanos para los ciudadanos y debe ser financiado por ellos y no por empresas interesadas en capturar al Estado y vaciar a la democracia; ser de izquierda es un punto de llegada y no un punto de partida y, por tanto, se demuestra en los hechos.

El código genético de Podemos consiste en aplicar a la vida interna de los partidos la misma complementariedad entre democracia participativa y democracia representativa que debe orientar la gestión del sistema político en general. Podemos es una versión particularmente feliz y potencialmente más eficaz de innovaciones políticas surgidas en diferentes partes del mundo, teniendo como telón de fondo el inconformismo ante el vaciamiento de la democracia representativa provocado por la corrupción y la captura de los partidos de gobierno por el capital. En Italia surgió en 2009 el Movimiento Cinco Estrellas, liderado por Beppe Grillo, con fuertes críticas a los partidos políticos y defendiendo prácticas de democracia participativa. Tuvo un éxito electoral fulgurante, pero sus posiciones radicales contra la política crean perplejidad respecto del tipo de renovación política que propone. En 2012 se creó en India el Partido del Hombre Común; de inspiración gandhiana y centrado en la lucha contra la corrupción, a favor de la democracia participativa. Un año después de su fundación llegó a ser el segundo partido más votado para la asamblea legislativa de Delhi.

¿Es posible que la ola Podemos se extienda a otros países? Las condiciones varían mucho de un país a otro. Por otro lado, Podemos no es una receta, es una orientación política general dirigida a acercar la política a los ciudadanos y a mostrar que esta aproximación nunca será posible si la actividad política se circunscribe a votar cada cuatro años a políticos que se apropian de los mandatos y los utilizan para sus propios fines.

Curiosamente, en Inglaterra acaba de crearse un partido, Left Unity, directamente inspirado por las ideas que subyacen a Syriza y Podemos. En Portugal, la ola Podemos es muy necesaria, pero no existe la misma tradición de activismo que en España. En Portugal, Podemos sería un partido diferente y hoy tendría poca repercusión. Portugal vive el momento Costa. A la luz de los pobres resultados del Partido Socialista (PS) en las últimas elecciones al Parlamento europeo, António Costa, alcalde de Lisboa, disputó con éxito por el liderazgo del partido, en elecciones primarias abiertas a militantes y simpatizantes: hubo mucha participación y se demostró que la distancia de los ciudadanos es sólo respecto de la política tradicional, sin horizonte de cambio ante una situación socioeconómica intolerable e injusta. El momento Costa hace que la ola Podemos en Portugal se dirija sobre todo a preparar el futuro: para colaborar con el PS, en caso de que éste tenga interés en una política de izquierda; o para ser una alternativa, en caso de que el PS pierda credibilidad, lo que fatalmente ocurrirá si se alía con la derecha. Por ahora, la segunda alternativa es la más probable.

¿Será posible que la ola Podemos llegue a América latina, devolviéndole la inspiración que recibió de su brillante primera década del siglo XXI? Sería importante que eso ocurriese en los dos grandes países gobernados por fuerzas conservadoras: México y Colombia. Allí, los esfuerzos para formular una nueva política de izquierda no consiguieron hasta ahora perforar el bloqueo de la política oligárquica tradicional. En el caso de México, hay que referir tentativas tan diversas como La Otra Campaña, por iniciativa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, o el movimiento político aglutinado alrededor de López Obrador; y en el caso de Colombia, el Polo Democrático y todas las vicisitudes por las que pasó hasta hoy.

En los países donde las fuerzas progresistas consiguieron grandes victorias en la primera década del siglo XXI y donde los partidos de gobierno fueron emanación de recientes luchas populares, podría pensarse que la ola Podemos tuvo allí su fuente y, por eso, nada nuevo puede suceder. Me refiero al Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil, al Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia, a la Alianza País en Ecuador y al Partido Socialista Unido en Venezuela. Son realidades políticas muy distintas pero parecen tener dos características comunes: buscan dar voz política a las clases populares en gran medida oprimidas por las clases dominantes; tuvieron éxito político y el ejercicio del poder puede estar desgastando la marca de origen (sea por vía del caudillismo, la corrupción, la rendición ante los imperativos del desarrollismo neoliberal, etcétera). En estos países, tal como en los otros dos países con gobiernos de centroizquierda basados en partidos más antiguos, Argentina y Chile, la ola Podemos, si llegara a tener alguna relevancia, tenderá a asumir dos formas: cambios profundos en el interior de estos partidos; y creación de nuevos partidos-movimiento o movimientos-partido impulsados por la misma dinámica interna de democracia participativa en la formulación de políticas y en la selección de dirigentes.

Como muestra el caso del AAP en la India, el impulso político que subyace a Podemos no es sólo un fenómeno de Europa del sur o América latina. Puede aparecer bajo otras formas en otros continentes y contextos. Un poco por todas partes, 25 años después de la caída del Muro de Berlín, los ciudadanos y las ciudadanas que creyeron en la promesa de la democracia, anunciada al mundo como el fin de la historia, están llegando a la conclusión de que la democracia representativa liberal alcanzó su grado cero, minada desde dentro por fuerzas antidemocráticas, viejas y nuevas oligarquías con poder económico para capturar el sistema político y el Estado, poniéndolos al servicio de sus intereses. Nunca como hoy se volvió tan evidente que vivimos en sociedades políticamente democráticas, pero socialmente fascistas. La ola Podemos es una metáfora para todas las iniciativas que buscan una salida política progresista al pantano en el que nos encontramos, una salida que no pase por rupturas políticas abruptas y potencialmente violentas.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Jean-Claude Juncker deja a Europa en manos de las multinacionales

Dom, 23/11/2014 - 18:38
Adrián Levy Pernudo, AlaiNet

Unas 350 multinacionales habrían evadido impuestos a través de un sistema de ingeniería fiscal situado en Luxemburgo, según una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y un equipo de más de 80 profesionales de la información de 26 países. El escándalo Luxleaks afecta al actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien fue ministro de Finanzas y primer ministro del pequeño Gran Ducado entre 1995 y 2013.

La trama se desarrolla de la siguiente manera. Una consultora, en este caso, PWC -que forma el Big Four junto a Deloitte, KPMG y Ernst & Young- realiza acuerdos fiscales con el Estado para empresas determinadas. Unos acuerdos que permiten a dicha compañía conocer cuál será el tratamiento impositivo que va a recibir en Luxemburgo. Con el beneplácito de las partes, se abre un amplio abanico de posibilidades para una mínima tributación.

Imaginemos una compañía estadounidense que tiene beneficios en España, pero, ávida de no querer tributar el impuesto de sociedades a la Hacienda pública española, decide radicar su sede en Luxemburgo. Entonces su filial española llevará los beneficios al pequeño Gran Ducado sin tributación, ya que es un pago transfronterizo entre Estados miembros.

La segunda vía requiere de una matriz luxemburguesa que conceda préstamos a sus filiales en otros países. Las sociedades radicadas en Luxemburgo están exentas de impuestos sobre los ingresos por intereses y es aquí donde los beneficios obtenidos no tributados en otros países vuelven en forma de desorbitados intereses al origen, Luxemburgo. Incluso pueden atribuirse como gastos deducibles que desgraven en el país de la filial y, si los intereses se disparan por encima del beneficio sumado, la filial entra en pérdidas y se genera un crédito fiscal para reducir futuros impuestos.

De esta manera y con alguna otra argucia financiera ha actuado en los últimos años Luxemburgo, uno de los países fundadores de la Unión Europea, con la renta per cápita más alta del planeta según el Banco Mundial y un aceptable –y negociable- impuesto de sociedades del 29%.

Una actitud que, según fuentes comunitarias, ya había sido cuestionada. En concreto se abrieron dos expedientes contra Luxemburgo por posibles ayudas públicas ilegales en sus acuerdos fiscales con Fiat y Amazon. Pero existen otras dos investigaciones abiertas. Una contra Irlanda por acuerdos con Apple y otra contra Holanda por Starbucks.

Un grupo de euroescépticos, liderado por Nigel Farage, ha presentado una moción de censura contra Juncker en el Parlamento Europeo, apenas dos semanas después de haber tomado posesión de su cargo. Una iniciativa que se votará la próxima semana y que requiere mayoría de dos tercios de la cámara. Consideran a Juncker “directamente responsable” de los acuerdos firmados por Luxemburgo y le acusan de causar pérdidas de “miles de millones de euros” en ingresos tributarios al resto de Estados miembros. Sin embargo, tanto Populares como Socialistas europeos han mostrado su apoyo al presidente de la Comisión.

El portavoz comunitario, Margaritis Schinas, indicó que “si los esquemas de ayudas de Estado de Luxemburgo no se ajustan a las normas del mercado interior, se actuará”.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Juncker sostuvo que él no era el arquitecto de la estructura fiscal de Luxemburgo. Además, ha justificado su labor como primer ministro del país europeo ya que los tax rulings son “una práctica totalmente establecida en 22 países miembros de la UE”.

Algunos creen que la solución es la armonización fiscal en la Unión Europea. Incluso desde la Comisión se ha propuesto un proyecto de armonización de la base del impuesto sobre sociedades. El comisario de Economía y Fiscalidad, Pierre Moscovici, ha anunciado una directiva para 2015 que permitirá el intercambio automático de información entre países sobre decisiones fiscales con empresas.

Quien ha mostrado su disconformidad con las nuevas promesas europeas ha sido el actual primer ministro del pequeño Gran Ducado, Xavier Bettel. Incluso se ha mostrado favorable a aumentar el número de funcionarios que se encarguen de negociar los rulings.

Cada día amanece en Europa, un continente burocratizado y austericida que parece haber perdido sus valores fundamentales. Ya no es el momento estelar de Schuman y Adenauer. Ahora es tiempo de Juncker contra Juncker.
_______
Ver: La red capitalista que domina el mundo, Ex-funcionaria del Banco Mundial revela cómo la elite corporativa domina al mundo - See more at: http://mamvas.blogspot.com/2014/02/ex-funcionaria-del-banco-mundial-revela.htmlUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

España ocupa el primer puesto europeo en el Índice Mundial de Miseria

Sáb, 22/11/2014 - 15:52
España es el primer país europeo que aparece en el Índice Mundial de Miseria (WMI, por sus siglas en inglés), que valora la situación de 109 países. Este índice, que fue creado por Steve H. Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore y exmiembro del Consejo de Asesores Económicos de EE.UU., se calcula sumando la inflación, el desempleo y los tipos de interés de los préstamos, y restando luego al resultado el aumento porcentual del Producto Interior Bruto per cápita.

Con esta forma de medir el grado de empobrecimiento de los ciudadanos de un país, España obtiene una puntuación de 36,9 puntos, situándose en el undécimo puesto de la lista, a dos décimas del décimo país (ocupado por Armenia) y a 110,5 puntos del primero (Siria).

Asimismo, la tabla elaborada consta de un apartado que indica el mayor factor que contribuye a que un país ocupe el correspondiente puesto, siendo en el caso de España la tasa de desempleo. "Además, en España incide también la restricción del crédito. Ese es el gran problema", declara el autor al periódico económico La Celosía.

El pasado mayo, el economista Hanke elaboró un índice similar de 90 países, en el que España ocupó el séptimo puesto con un valor de 37,6 puntos, de nuevo con la tasa de desempleo como principal factor y solo superada por Serbia entre los países europeos.

El pasado 30 de octubre, las ONGs Cáritas e Intermon Oxfam, apoyadas por otras organizaciones como UNICEF, publicaron un informe referente a la situación española en el que se consignan realidades tan inquietantes como la existencia de 11.746.000 de personas excluidas, de un 36,3% de pobreza infantil o el hecho de que "las 3 personas más ricas de España tienen una riqueza equivalente a más del doble del 20% de los más pobres".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Rememorando a Orwell y Huxley

Sáb, 22/11/2014 - 04:47
Leopoldo De Gregorio, Crónica Popular

Como podemos ver por el lenguaje hasta ahora utilizado por todos los políticos, su contenido está exclusivamente dirigido a hacer un lavado de cerebro a la mayor parte de la ciudadanía a través de medias verdades y una manipulación de la otra mitad de lo que hubiera de ser considerado como verdadero. Constituye un proceso psicológico con el que se trata de impedir las manifestaciones de la parte indómita del individuo primigenio. Y lo más horripilante es que con este lenguaje que están utilizando las élites, se ha llegado a forjar un modelo en el que su carácter más representativo es su completa vaciedad de contenido; un espacio perfectamente utilizable para a través del “coma pienso y no piense”, introducir en él lo que en función de aquellas medias verdades interesara grabar en las mentes de los ciudadanos.

Según escribe Germán Gorraiz López, en su artículo Hacia el Mayo del 68, “Zbigniew Brzinski abogaba en su libro Entre dos edades por el control de la población por una élite mediante la “manipulación cibernética” Afirmaba que “la era tecnotrónica involucra la aparición gradual de una sociedad más controlada y dominada por una élite sin las restricciones de los valores tradicionales, por lo que pronto será posible asegurar la vigilancia casi continua sobre cada ciudadano y mantener al día los expedientes completos que contienen incluso la información más personal. Archivos que estarán sujetos a la recuperación instantánea de las autoridades”, lo que anunciaría ya la posterior implementación del programa PRISM o del reciente “affaire Spyon” de la NSA”.

Estamos asistiendo a la actualización de aquella precognición que Orwell plasmó en su novela. La de una sociedad sometida por parte de las élites a una vigilancia de naturaleza subjetiva; cautiva de una propaganda alienante que le imposibilita pensar libremente; constantemente alimentada con soflamas favorables al Partido, así como alentada a denunciar a los que no compartan los principios que se fueron cincelando en el inconsciente de los ciudadanos. Hay una frase muy significativa en esta obra: «a los proles se les permite la libertad intelectual porque no tienen intelecto alguno». Seríamos los Deltas y Epsilons que Aldous Huxley nos dio a conocer en Un mundo feliz.

Esto es lo que nos espera si no recordamos aquello de “primero se llevaron a …, pero no me importó, porque yo no era…” Exceptuando al Capital, todos estamos fichados. Lo que decimos, lo que pensamos y escribimos; donde estamos, y en función de lo que hicimos, no sólo hasta donde estuvimos, sino incluso hacia donde dirigimos nuestros pasos.

Es preciso luchar contra lo que, si permanecemos estúpidamente idiotizados con el pan imprescindible y el circo mediático, nos está convirtiendo en marionetas. No podemos impedir el control, porque en una sociedad y en una economía en la que la tecnología es fundamental para su desarrollo, es imposible hacer uso del ábaco; pero sí podemos conseguir que ese control alcance a los que, al estar ejerciéndolo han cuidado (al menos hasta ahora), que éste no les alcance a ellos.

No creo que haga falta mencionar que el control es necesario. Si recordamos las causas por la que los afectados promovieron El Motín de Esquilache podremos constatar que lo que con ellas los amotinados quería preservar no era su derecho a la intimidad, sino el que le confería disfrutar de un embozo. Lo que ocurrió y sigue acaeciendo es que la capa y el embozo fueron y han sido arrebatados a la plebe; y como no eran ni son muy estéticos, la nobleza vino y sigue ocultando sus vergüenzas con los velos de una aterciopelada e intocable superioridad.

Como señala Víctor Alonso Rocafort en su artículo Parrhesía y nueva política, “la falta de libertad de expresión es alarmante a día de hoy en España. La reciente aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la ley mordaza, es un claro síntoma…” de la situación que estamos viviendo.

A mi entender, como partícipes en la elaboración de ese control, lo que hemos de hacer es dejar de comportarnos como meros operadores del control que se haya de ejercer; con independencia de nuestras funciones como simples menestrales tenemos que participar en la conformación de una estructura material con la que conseguir que ese control esté al servicio de la generalidad. A través de un sistema cibernético “cuyo único fin” sea el de supervisar todas las actividades económicas que se puedan desarrollar en nuestra sociedad. Para lo cual será necesario que los medios de cambio que tengamos que utilizar estén estrechamente identificados con aquéllos que estén ostentándolos.

Sé que habrá muchos que pretenderán justificar con argumentos lo que podría ser una justificación interesada; al igual que habrá otros que en el más injustificable de los casos, tratarán que sea el tiempo el que resuelva los problemas. Mas el tiempo no resuelve nada. Somos nosotros, en nuestro devenir los que hacemos que nada sea eterno en el tiempo. Lo que ocurre (y de ello debemos de felicitarnos), es que a través de la tecnología que están utilizando ciertos medios de información, el velo está siendo rasgado.

Es necesario recuperar nuestra propia hominidad. Oponernos a que otros nos manejen como marionetas. Y esta disposición, en función de los avances tecnológicos que hemos alcanzado es totalmente factible materializarla.

Sobre el modelo asambleario Acabo de leer un artículo fechado el pasado abril que bajo el título “Hacia un asamblearismo real” nos muestra el hartazgo que siente la ciudadanía hacia lo que ha sido denominado como una “democracia representativa”. Hacia la prostitución con la que se ha degradado un término que, a tenor de dicho desmerecimiento, llegó a ser catalogado como la peor forma de gobierno exceptuando todas las demás. Y razón no le faltó al polifacético estratega.

A mi entender y en el de aquéllos que acuñaron la palabra democracia, su ejercicio tenía que ser desempeñado por y para el pueblo. El que este ejercicio tuviera que ser delegado se debió a los problemas inmanentes en una participación que en el pasado era totalmente impracticable. Tanto por el conflicto que Rousseau encontró en la imposibilidad de mantener a la ciudadanía permanentemente sometida a un proceso constituyente, como por la disparidad de intereses que concurren en convenciones en las que priman las subjetividades.

Estoy totalmente de acuerdo cuando su autor dice: El asamblearismo propone la asamblea de iguales como eje de debate, discusión, organización y decisión política.

Disiento cuando agrega: Un asamblearismo extenso y verdadero debe proponerse impregnar las distintas realidades sociales, incluyendo también y sobre todo la organización del trabajo y la de la totalidad de los procesos educativos y actuar de manera material y concreta sobre la realidad. Mientras el asamblearismo se limite a la asamblea pública o de grupos de activistas, seguirá siendo un proyecto político inacabado, con el riesgo constante de ser absorbido por el sistema jerárquico y autoritario dentro del que surge. Se hace necesario extender en lo posible el proyecto de la asamblea –que es un proyecto político, pero también y fundamentalmente educativo y social– a todos los ámbitos de la realidad colectiva.

Y en función de lo que expuse en el artículo Desmontando el Capitalismo (III), transcribo el por qué:

“Hemos de ser conscientes de que será preciso conformar unas Asambleas de Base (posteriormente habría que instrumentalizar unas de Notables y otra Legislativa) en las que el pueblo se manifieste informáticamente con respecto a los problemas que a su entender deberían ser abordados. Unos problemas, unas sugestiones y unos requerimientos que tras su análisis y su decantación, como acuerdos asamblearios tendrían que ser propuestos a la Legislativa a través de las Asambleas de Notables en función de ser el pueblo el único sujeto en el que debe residir la soberanía. En un proceso en el que lo que hubiera de ser decidido y llevado a cabo, no lo hubiéramos dejado en manos de unos poderes representativos, sino que estuviera promovido por el propio pueblo; que surgieran de éste las políticas y las actividades que a través de su decantación se hubieran de seguir.

Asamblea Ópera.“Imaginemos que las reivindicaciones, las denuncias, las propuestas e incluso las ideas, fueran canalizadas a través de unos cauces informáticos, a unas Asambleas de Base locales, en las que sus operadores, en contacto recíproco con aquéllos que las hubieran emitido, se ponderaran sus pros y sus contras. Imaginemos que esta comunicación se hubiera producido -como de hecho tenemos que asumir como consecuencia de su naturaleza informática-, sin que en ella concurrieran los factores coactivos que tan frecuentemente encontramos en la representatividad o preeminencia de aquéllos con los que tenemos que contrastar opiniones. ¿No serían los resultados que se pudieran alcanzar los que verdaderamente estarían sintetizando la voluntad y las expectativas de la generalidad?”

La gestión del Poder debe ser un ejercicio de responsabilidad y de consenso, pero este consenso no debe materializarse como una aquiescencia doctrinal. El debate primario tendrá que decantarse en las Asambleas de Base; el secundario, en las de Notables y finalmente será en la Asamblea Legislativa, donde como último escalón en el proceso que recoja la Voluntad General de la ciudadanía se establezca lo que haya de ser decidido. Un peldaño que se encontraría en la cima de los que le estarían sirviendo de soporte; pero que para alcanzar esta posición, su preeminencia estaría siendo sustentada (y que por tanto habría de dar cuenta del poder que desde el mismo se pudiera ejercer) por el ejercicio de pilar llevado a cabo por los peldaños inferiores.

Como un consecuente de lo manifestado, el ejercicio del Poder será comisionado por el pueblo. Y esto, no como consecuencia de la celebración de unos comicios en los que, creyendo ser por un momento, soberanos, sólo estaremos designando quienes habrían de ser nuestros propuestos embaucadores, sino a través de la omnipresente actuación de las Asambleas de Base y de Notables. Y es que, en puridad, al no existir en las decisiones concertadas en estas Asambleas ningún personalismo, (debido a que las decisiones que en ellas se tomaran reflejarían las sugerencias y demandas expresadas por la generalidad) no podrían concurrir en su conformación ningún tipo de interés connotado a una facción.”

Fin de la cita

Cuando en el artículo de referencia se dice: “Mientras el asamblearismo coexista con la democracia parlamentaria, su potencial y su efectividad reales quedarán fuertemente mermadas. La implantación de un asamblearismo real sólo será posible con la sistemática desaparición del parlamentarismo y su substitución por una red compleja de asambleas de iguales”.

En este caso, no se está teniendo en cuenta que con el modelo asambleario que aquí se propone habría dejado de existir la necesidad de tener que delegar nuestro voto a la representatividad conferida a un Parlamento y a un Senado. El asamblearismo sería la manifestación de una verdadera democracia. Por el contrario, sustituir lo eliminado por una red compleja de asambleas de iguales, sólo nos llevaría a la conformación de unas banderías, que enfrentadas entre sí (en función de sus intereses colectivos), habrían de cristalizar como asambleas verticales.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Es libre el Tratado del “Libre Comercio” entre EEUU y la UE?

Ven, 21/11/2014 - 13:50
Vicenç Navarro, Alainet

Una de las áreas de macroeconomía donde el lenguaje contradice más las realidades que intenta definir es la que se conoce como libre comercio (dentro de la cual se incluye el propuesto Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la Unión Europea). Como en todos los tratados de libre comercio, este tratado es promocionado, por sus promotores, como un tratado que intenta liberalizar el comercio, eliminando barreras que obstaculicen el intercambio comercial. Los principales promotores de estos acuerdos son las grandes empresas transnacionales, definidas erróneamente como multinacionales.

Lo primero que debe aclararse es que de libre comercio estos tratados tienen muy poco. La situación actual a los dos lados del Atlántico Norte ya permite la libre circulación del comercio, habiendo prácticamente desaparecido los impuestos y aranceles que solían dificultar el libre movimiento de productos y servicios. En realidad, tales tratados tienen muy poco que ver con facilitar el libre comercio. Lo que en realidad está detrás de estos tratados es proteger los intereses de dichas empresas frente a las regulaciones de los Estados que intentan proteger a la ciudadanía frente a sus prácticas desleales y dañinas para la población, que afectan a la salud y el bienestar de los ciudadanos, bien como trabajadores, consumidores o como personas que pueden estar sujetas a ofensas ambientales. De ahí que un elemento clave de estos tratados haya sido disminuir estas intervenciones públicas que existen en defensa de los ciudadanos de los países, y establecer tribunales de justicia que tengan mayor potestad y responsabilidad jurídica que los tribunales de cada Estado. Su objetivo es, pues, desarrollar sistemas jurídicos paralelos y con más poder que los tribunales nacionales. De ahí que cuando el gobierno de un Estado firma el tratado cede soberanía a una instancia superior. Las decisiones de sus Tribunales de Justicia pasan a ser secundarias a un Tribunal superior, el Tribunal que establece tal Tratado, siempre bien conocido por sus simpatías hacia tales transnacionales.

Es interesante notar que, por regla general, los partidos que más favorecen estos tratados son partidos conservadores y liberales (las derechas) que siempre se autodefinen como las fuerzas más “patrióticas”, siendo las que casi siempre ceden más la soberanía de sus Estados a favor de las empresas transnacionales. El caso español (incluyendo el catalán) es un claro ejemplo de ello.

La reproducción de las prácticas monopolistas Un caso claro de ello es lo que está ocurriendo con la altamente monopolizada industria farmacéutica. Esta industria, claramente a la defensiva en estos días de crisis (generada en parte por el Ébola, pues nunca dieron ninguna prioridad a desarrollar la vacuna contra esta enfermedad), desea mantener la cláusula de permanencia de los monopolios, permitiendo a la empresa Gilead Sciences vender su medicamento contra la hepatitis C por 84.000$ (unos 67.000€) en EEUU, cuando este medicamento puede conseguirse por un precio mucho, pero muchísimo, más bajo en otro país (900$, unos 700€). Parecería lógico que en un Tratado de Libre Comercio los productores del mismo fármaco pero a un precio menor pudieran venderlo en el país donde el precio es mucho, pero muchísimo, mayor. Pues bien, la situación es precisamente la opuesta. Se protege a las empresas farmacéuticas que lo venden a un precio mucho más caro, manteniendo su monopolio sobre el mercado. Y a esto lo llaman libre mercado.

En realidad, estos tratados de libre comercio protegen descaradamente a las empresas que venden en varios países, lo que explica que se les llame multinacionales. Ahora bien, este término parecería indicar que son propiedad de varios países, lo cual no son. Son empresas transnacionales, basadas en un país, que a través del Estado en el que están basadas (por regla general, un país de economía más avanzada) ejercen su poder sobre el comercio internacional. Y cuentan con la protección del tribunal que gobierna cada tratado de libre comercio en beneficio suyo. De ahí que acompañando a los tratados de libre comercio siempre haya cláusulas que debilitan la normativa laboral, ambiental y social de los países que forman parte del tratado. Legislación que ha sido aprobada por los parlamentos nacionales resultado de la presión de fuerzas laborales, como sindicatos, o de prácticas políticas progresistas y/o verdes, y que se dejan de lado por considerarse que limitan el poder de las transnacionales. Y a esto, repito, también lo llaman libre comercio.

En Europa, este Tratado de Libre Comercio representa también una amenaza a los servicios públicos, como los Servicios Nacionales de Salud, que puede considerarse que vulneran el libre comercio de servicios, forzando la privatización de tales servicios. Esta ha sido una de las causas por las que defensores del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña han denunciado dicho tratado. Las compañías transnacionales son plenamente conscientes de que sus acciones pueden ser muy impopulares, lo cual explica la falta de transparencia y opacidad de los preparativos de tal tratado. De ahí la urgencia de que haya una población bien informada para que pueda frenar tales comportamientos en los países afectados y sujetos al tratado. Por desgracia, los mayores medios de información y persuasión no han estado informando sobre los preparativos de tal tratado, en parte debido a la gran influencia que tales transnacionales ejercen en las instituciones políticas y mediáticas de los países. Y a esto le llaman libertad de prensa. Es característico del discurso y narrativa dominante que la palabra libertad siempre se utiliza para defender los intereses de unas minorías que dominan aquellas instituciones que se presentan como democráticas las primeras (las políticas) y como plurales y libres, las segundas (las mediáticas). La libertad es, pues, la libertad para defender sus intereses. Así de claro.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La economía mundial está al borde de una nueva Gran Depresión

Xov, 20/11/2014 - 05:36
El retraso económico de Asia y el estancamiento de Europa están poniendo a la economía mundial en riesgo de una depresión prolongada marcada por el alto nivel de desempleo y unas peores condiciones económicas en las próximas décadas. Japón entró en su cuarta recesión en seis años a pesar de los esfuerzos del primer ministro, Shinzo Abe, por impulsar el crecimiento económico, mientras que el primer ministro británico, David Cameron, advirtió que la economía mundial podría estar dirigiéndose hacia un nuevo desastre.

"Seis años después de la crisis financiera que llevó al mundo al borde del desastre, las luces rojas de advertencia parpadean una vez más en el salpicadero de la economía mundial", escribió Cameron en el diario británico 'The Guardian'. Dos de las potencias económicas más fuertes del mundo, Europa y Japón, están intentando reforzar el crecimiento económico mundial, pero sus economías parecen empeorar. Con una tasa de desempleo del 11,5%, la zona euro está experimentando unas condiciones económicas a las que algunos expertos se refieren como 'el eco de la Gran Depresión'. Los mercados emergentes, que ayudaron a levantar la economía después de la crisis financiera de 2008, también están reduciendo su crecimiento.

La economía de Estados Unidos está creciendo a un ritmo de un 3 por ciento anual. Sin embargo los expertos dicen que las exportaciones, que representan en 13% de la economía de EE.UU., se han reducido. La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha advertido de la depresión económica en Europa, que acarreará una baja inflación, altas tasas de desempleo y deudas. El lunes, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, declaró: "2015 debe ser el año en el que todos los actores de la zona euro (los Gobiernos y las instituciones europeas) desplieguen una estrategia común coherente para poner a nuestras economías de nuevo en marcha".

Los líderes de Europa y EE.UU. han instado a Alemania a impulsar la economía, ya que es la mayor potencia económica europea. Pero los líderes alemanes siguen insistiendo en que otros países de la eurozona necesitan primero reestructurar sus propias economías.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Ayotzinapa o la disolución del Estado mexicano

Mér, 19/11/2014 - 19:26
Alejandro Nadal, La Jornada

Los crímenes en contra de los estudiantes de Ayotzinapa muestran un proceso que está en marcha desde hace tres décadas: la disolución del Estado mexicano. Hoy ya nadie, creo que ni en el gobierno, maneja la tesis de que ese crimen es una hazaña más de la delincuencia organizada. Con el tiempo se aclaró la profundidad del drama: el Estado mexicano es el autor de esta masacre, como lo fue en Tlatlaya y en tantas otras en los últimos años. La advertencia de Peña Nieto sobre el uso de la fuerza debió conjugarse en tiempo pretérito. La fuerza del Estado ha sido usada en innumerables ocasiones porque un Estado en desintegración siente no tener ninguna otra base para sostener el status quo.

En México el Estado de todos y para todos fue una aspiración que cristalizó en algunos artículos de la Constitución de 1917. Esos fueron los artículos de los derechos sociales, los que garantizaban la propiedad de la tierra comunal y ejidal, así como los derechos de los trabajadores. Ese anhelo también estaba plasmado en los preceptos relacionados con la propiedad originaria de la Nación sobre tierras y aguas dentro de los límites del territorio, así como de los recursos naturales en el subsuelo de la plataforma continental.

La ofensiva en contra de esos preceptos fundamentales del Estado mexicano arrancó tan pronto concluyó el congreso constituyente de 1917. Las raíces de la disolución del Estado mexicano emanado de la Revolución de 1910 están en los pactos que frenaron la movilización de masas ligada a la lucha armada. Y aunque ya desde los años cuarenta se puso en marcha una verdadera contrarrevolución, no fue sino hasta 1982 que las clases dominantes encontraron el aliado que habían esperado. La crisis de la deuda permitió destruir los cimientos del Estado mexicano, forzando la subordinación a un nuevo modelo económico que profundizaría la explotación de las masas.

Lo que quedaba del Estado de todos fue reemplazado y sólo quedó el Estado como espacio de rentabilidad del capital. Las ‘leyes de la economía’ se convirtieron en eficaz mecanismo de dominación, leyes supuestamente objetivas frente a las que la izquierda institucional no hizo nada. Incapaz de hacer una crítica del discurso del capital (la teoría económica), se vio obligada a renunciar a la posibilidad de identificar y abrir trayectorias alternativas. No pudo o no quiso darse cuenta que esas leyes económicas del neoliberalismo representaban la degradación última de la política.

El modelo económico que se impuso en México a tiros y jalones en las últimas tres décadas tiene dos características centrales. Primero, no puede ofrecer desarrollo económico y social porque el inmovilismo del Estado es la antítesis de las lecciones de la teoría del desarrollo económico. Segundo, es un modelo diseñado para recompensar la rapacería de una clase en la que se concentra cada vez más la riqueza y el poder económico.

Hoy las muestras de la desintegración se encuentran ante todo en la renuncia del Estado mexicano a ser el espacio privilegiado para dirimir controversias. No sólo en términos de proporcionar justicia a los más débiles, sino incluso para resolver los conflictos entre las diferentes esferas del capital. Para decirlo con Gramsci en su ensayo La conquista del Estado (publicado en L’Ordine Nuovo, 1919) el Estado mexicano hasta dejó de ser el espacio que unifica y disciplina a la clase dominante.

Las señales de la disolución están por todas partes. El poder ejecutivo está marcado por su ineficiencia y su profundo letargo, salvo cuando se trata de provocar y amenazar con el uso de la fuerza ‘legítima’. En las secretarías de estado se mueven papeles de un escritorio a otro, pero no hay comunicación con el mundo real. El poder judicial se ha hundido desde hace años en la corrupción y venalidad de sus funcionarios: la justicia cuesta dinero y el que no lo tiene debe olvidar sus aspiraciones de trato justo frente a la ley. El Poder Legislativo es un lugar en el que senadores y diputados se reúnen no para deliberar, sino para pasar lista y acatar instrucciones de cúpulas sometidas a intereses espurios. Los partidos políticos son tristes correas de transmisión del orden del capital y no ofrecen alternativas ni oposición democrática. Incluyo aquí a todos los partidos de las izquierdas institucionales que, por si fuera poco, hoy se han visto salpicadas por los crímenes de Ayotzinapa.

Es importante analizar la dinámica de la crisis orgánica del Estado mexicano. Las transiciones históricas son casi siempre violentas. En esos procesos sobrevienen con frecuencia los llamados y convocatorias de las juntas de notables para sacarle las castañas del fuego a los poderes establecidos. Serán las expresiones de un orden moribundo que todavía no es reemplazado por un nuevo estado de cosas. El devenir histórico está marcado por la incertidumbre y será necesario analizar cuidadosamente la situación para innovar responsablemente a cada paso del camino. Pero sin lugar a dudas será necesario avanzar hacia un mundo en que la sociedad política se someta plenamente a la sociedad civil.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Los 17 aspectos de la economía mundial en los que China ya ha superado a Estados Unidos

Mér, 19/11/2014 - 03:41
La era de la dominación económica de Estados Unidos en el mundo está llegando drásticamente a su fin. Ya es oficial que China representa la mayor economía del mundo y el economista Michael Snyder revela cuáles son los aspectos en que China ha superado a Estados Unidos. Para Snyder, el gigante asiático sigue reforzando su liderazgo en la economía mundial y, de seguir esta dinámica, parece que no dejará oportunidad alguna a sus "rivales" de alcanzarlo. Estos son los principales aspectos de la economía mundial en los que Snyder asegura que China ya ha superado a Estados Unidos: 1. En la última década la economía china ha crecido siete veces más rápido que la estadounidense.
2. El Fondo Monetario Internacional ya ha declarado a China como la mayor economía del mundo: representa el 16,479% del PIB mundial medido en Paridad de Poder Adquisitivo, frente al 16,277% que supone EE.UU.
3. Desde el año 2000 el PIB de Estados Unidos. sigue disminuyendo de manera constante; al contrario, el PIB de China ha seguido creciendo en estos 14 años.
4. Se calcula que la economía china será tres veces más grande que la de Estados Unidos en 2040.
5. Si la dinámica sigue igual, en unos 30 años un ciudadano chino promedio será más rico que un estadounidense promedio.
6. Desde 2005 Estados Unidos ha gastado aproximadamente 1,1 billones de dólares en productos y servicios chinos mientras que China tan solo ha empleado unos 300.000 millones de dólares en productos y servicios estadounidenses.
7. El déficit comercial de Estados Unidos con China es ahora 27 veces mayor que era en 1990. Desde que el país asiático entró en la Organización Mundial del Comercio en 2001, este índice aumenta un 18% al año.
8. En 2010 China desbancó a Estados Unidos como mayor consumidor de energía de todo el planeta.
9. Unas 46.000 fábricas se han trasladado de Estados Unidos a China desde que el gigante asiático entrara en la OMC.
10. China se ha convertido en el principal productor mundial de aerogeneradores y paneles solares.
11. El país asiático controla el 97% de los llamados materiales 'raros', elementos muy importantes para la producción tecnológica e industrial.
12. Las exportaciones de alta tecnología de China son dos veces mayores que las de Estados Unidos.
13. China dispone del mayor mercado de coches nuevos del mundo.
14. China tiene más reservas de divisas que cualquier otro país.
15. China es el mayor productor, y al mismo tiempo, el mayor importador de oro.
16. China está a punto de convertirse en el líder mundial en el ámbito de la investigación científica y en el mayor solicitante de patentes.
17. China produce dos veces más algodón, tres veces más carbón y 11 veces más acero que Estados Unidos.
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Pese a los torrentes de dinero de su banco central Japón entra en una nueva recesión

Mar, 18/11/2014 - 19:11
La inesperada contracción en el PIB trimestral de Japón muestra que el fracaso de las políticas monetarias no es algo exclusivo de Europa. El país del sol naciente ha vuelto a entrar en recesión (una vez más) echando por tierra los planes de recuperación que se urdían en torno a las propuestas de Shinzo Abe, el Primer Ministro nipón que se alzó hace dos años prometiendo un cambio radical en las políticas económicas asegurando que sacaría al país de sus dos décadas de mala racha.

La estrategia poco ortodoxa de disciplina fiscal y flexibilización cuantitativa era mirada con interés por Europa dado que podía convertirse en la hoja de ruta para los países europeos que buscan subir impuestos para escapar a la pandemia de los desequilibrios fiscales. Sin embargo, la fórmula de aumentar los impuestos e inyectar dinero a la banca ha fracasado al no lograr impulsar una recuperación significativa. Esto ha generado más incertidumbre en las economías europeas que se quedan ahora sin un modelo a seguir. Queda claro que la inyección de dinero de los bancos centrales no es una práctica que genere impulso económico dado que solo aumenta la desigualdad porque ese dinero llega a los banqueros y a los más ricos.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La banca en la sombra de China puede desatar el nuevo tsunami financiero

Lun, 17/11/2014 - 14:06
La banca en la sombra creció 5 billones de dólares alcanzando un volumen de 75 billones de dólares (US$75.000.000.000.000) y superando la cifra estimada en octubre por el FMI de 70 billones de dólares. Junto a Estados Unidos y Europa, China es el país donde más ha crecido la banca en la sombra y esta situación adquiere especial relevancia a medida que la economía china se desacelera y la expansión del crédito por las vías no oficiales sigue a gran velocidad.
La banca en la sombra se refiere a los intermediarios de capital de préstamo que operan fuera de las instituciones bancarias tradicionales y por lo tanto están exentas de la regulación financiera y de las supervisiones impuestas a la banca tradicional. Por eso la banca en la sombra se ha convertido en una verdadera maldición del sistema financiero dado que su caracter desregulado representa riesgos excesivamente altos para el sistema financiero mundial. Como este sistema depende en gran medida de la financiación a corto plazo, si se desata un pánico financiero la banca en la sombra puede sobrerreaccionar y generar un tsunami descomunal de retiros de dinero en todo el sistema.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El Banco de Inglaterra y la Reserva Federal

Ven, 14/11/2014 - 08:01
En el Siglo XVII, los banqueros de Amsterdam, que era la capital financiera de Europa, promovieron la expedición de Guillermo de Orange -Estatuder de Holanda- que lo convirtió, luego de la llamada "Revolución Gloriosa", de 1688, en el Rey Guillermo III de Inglaterra.

Guillermo llevó a Inglaterra a su banquero personal, y tras él fueron otros financistas de Amsterdam, que empezó entonces a decaer, siendo ocupado su lugar por Londres.

El triunfo final de los usureros se da en 1694, cuando el rey, necesitado de dinero, concedió a un grupo de estos banqueros, una carta de privilegio para crear un banco al que se le daría el monopolio para la emisión de billetes: El Banco de Inglaterra.

A cambio de este privilegio, el gobierno obtendría todo el dinero que necesitara, en papel moneda inglés, que los bancos crearían "de la nada" y cuyo único respaldo serían los "pagarés" del gobierno, y además, le cobrarían un interés. Pero el negocio principal del banco, era la autorización de dar otros préstamos comerciales con esos mismos pagarés como respaldo, como si estos fueran oro contante y sonante.

Con el nacimiento del Banco de Inglaterra nace el concepto de "Deuda Nacional". Anteriormente, tales deudas corrían por cuenta del soberano. En adelante, el gasto gubernamental -especialmente la guerra- sería por cuenta de los contribuyentes, pues la deuda estaba garantizada con el pago de impuestos. El poder de los reyes, pasó a los banqueros centrales.

El rey y los banqueros que obtuvieron el privilegio de emitir dinero, fueron los primeros accionistas del banco.

La Reserva Federal En noviembre de 1910, siete prominentes banqueros se reunieron en secreto en la Isla Jekyll, propiedad de J.P.Morgan, socio (¿y testaferro?) de la Casa Rotschild de Londres. El objetivo de estos sujetos era formar un cartel que apuntara a incrementar las ganancias y reducir la competencia. El poder de policía del gobierno se encargaría de hacer cumplir las políticas del cartel.

Estos fueron los siete conspiradores:
-Nelson Aldrich, senador republicano, Presidente de la Comisión Nacional Monetaria. Socio de J.P.Morgan y suegro de John K. Rockefeller (h).
-Abraham Piatt Andrew, Secretario Adjunto del Tesoro de EE.UU.
-Frank Vanderlip, presidente del Banco Nacional de la Ciudad de Nueva York, el más poderoso de la época y que representaba a William Rockefeller y a Kuhn, Loeb & Company.
-Henry Davison, socio principal de J.P.Morgan.
-Charles Norton, presidente del First National Bank de Nueva York, propiedad de J.P.Morgan, y
-Paul M. Warburg, uno de los socios de Kuhn, Loeb & Company, representante de la dinastía de banqueros Rothschild en Inglaterra y Francia, y hermano de Max Warburg, que encabenzaba el consorcio bancario Warburg en Alemania y Holanda.

Este último - el único representante de los Rotschild de Europa - conocía a fondo la obra, las políticas y los mecanismos de los bancos centrales de ese continente, y era el cerebro del grupo.

El sistema de la Reserva Federal, cuyas bases se establecieron a partir de esa reunión, fue creado por ley en diciembre de 1913 y comenzó a funcionar en noviembre de 1914. No tiene nada de Federal, carece totalmente de Reservas, y no es un sistema sino, en realidad, un sindicato de banqueros.

En 1921, mediante un decreto denominado Treasury Act, fue suspendido el Jure del departamento del Tesoro del gobierno de EE UU, o sea que se suspendió el "derecho legalmente establecido", y el Congreso entregó del Departamento de Tesorería, a una Corporación Privada.

El volumen de la propiedad del Sistema de la Reserva Federal es mantenido en secreto, y entre sus principales propietarios están los siguientes bancos:

Rothschild Bank de Londres
Rothschild Bank de Berlín
Warburg Bank de Hamburgo
Warburg Bank de Amsterdam
Lazard Brothers de París
Israel Moses Seif Banks de Italia
Chase Manhattan Bank de Nueva York
Goldman, Sachs de Nueva York,
Lehman Brothers de Nueva York
Kuhn Loeb Bank de Nueva York

Y a través de la Reserva Federal, éstos son los verdaderos dueños de EE UU.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

México en la historia de una violencia institucionalizada

Xov, 13/11/2014 - 19:01
José Toledo Alcalde, Alainet

Como parte de este colectivo denominado humanidad pienso y repienso, siento y resiento el inhumano drama y no menos la desconcertante desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal Ayotzinapa en la localidad mexicana de Iguala de la Independencia (En náhuatl: yohualcehuatl, ‘donde serena la noche’) , municipio de Tixtla de Guerrero (En náhuatl: textli, tla, ‘masa de maíz, locativo’ ‘en la masa de maíz’). Como no considerar a los 70 mil muertos y 20 mil desaparecidos resultado de la guerra contra el narcotráfico mexicano en tiempos de Felipe Calderón (2006-2012), otras fuentes hablan de 150 mil muertos.[1] Como no mencionar a los miles de migrantes que atreviéndose a cruzar el muro mueren bajo la inclemencia del desierto o la de hordas criminales ávidas de dinero y poder. Como si fuese poco toda esta pesadilla, una vez llegados a USA - como destino de sus sueños -sufren las consecuencias del estigma de la “ilegalidad”. Tanto el cruel hecho en Iguala como los padecimientos del éxodo forzado, nos coloca en la disyuntiva, ¿Qué de humano podría existir en el uso de la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, como método de control y gobernabilidad?

En los años treinta del pasado siglo el científico Albert Einstein problematizaba el asunto de la violencia como método de control y poder: ¿Es posible controlar la evolución mental del hombre como para ponerlo a salvo de las psicosis del odio y la destructividad? En modo alguno pienso aquí solamente en las llamadas “masas iletradas”. La experiencia prueba que es más bien la llamada “intelectualidad” la más proclive a estas desastrosas sugestiones colectivas, ya que el intelectual no tiene contacto directo con la vida al desnudo, sino que se topa con esta en su forma sintética más sencilla: sobre la página impresa” (carta dirigida a Sigmund Freud, Caputh 30 de julio de l932,).

El psicoanalista Freud señaló en su respuesta a Einstein (entre varias aseveraciones): “…los conceptos estimativos de “bueno” y “malo”. Uno cualquiera de estos instintos es tan imprescindible como el otro, y de su acción conjunta y antagónica surgen las manifestaciones de la vida” (Carta respuesta a Albert Einstein, Viena Septiembre de 932). Que difícil y altamente complejo resulta integrar la institucionalización de la violencia como método establecido del proceso evolutivo de la especie así denominada humanidad. La desaparición de las 43 personas en la pequeña población de Iguala, estudiantes descontentos contra la corporativización del sistema educativo en México, es solo resultado de una cadena histórica, salvando las diferencias contextuales, del uso de la fuerza armada como instrumento de control y gobernabilidad sometiendo o eliminando al contrario. Hacemos eco de la abstracción teológica realizada por Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), quien proclamó ante jóvenes atletas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) cuando alude al profeta Isaías: “Ardiente, amado, hambriento, desolado, /bello como la dura, la sagrada blasfemia; /país de oro y limosna, país y paraíso,/país-infierno, país de policías./ Largo río de llanto...” y esto aplicado a toda la cadena de históricos vejámenes.[2]

Solo remitiéndonos a algunos hechos históricos, recordemos el reinado de Leopoldo II (1835-1909), rey de Bélgica, donde la suma de personas asesinadas del Estado libre del Congo ascendió a más de 20 millones. La primera Guerra Mundial (1933-1945) arrojó un estimado de 15 millones de personas asesinadas y miles de inválidos y mutilado. En el periodo Stalin se aproximan que 25 mil personas morían diariamente y mil cada minuto. En la época Nazi aproximadamente 200 mil personas incapacitadas (física o mentalmente) fueron asesinadas en el “Programa Eutanasia”, millones de prisioneros soviéticos asesinados de hambre, enfermedad o maltrato…millones de personas judías masacradas por los equipos móviles de matanza (Einsatzgruppen) y en los campos de concentración. La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) dio como resultado el asesinato de 70 millones de personas y miles de miles de inválidos y mutilados. Como si hubiese sido poco, los EE.UU lanza dos bombas nucleares en Japón: Hiroshima (06/08/45) y Nagasaki (09/08/45) ocasionan la muerte de 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki[3]. Entre 1956-1962, durante la guerra de liberación de Argelia, murieron en manos de las fuerzas armadas francesas 1 millón 200 mil personas. En la guerra de Vietnam (1964-1975) se aproximan, según cifras oficiales a 58.148 los muertos estadounidenses, 300 heridos y miles de soldados adictos a las drogas y con severos traumas psicológicos. Desde la población vietnamita las cantidades de muertos ascendieron a 7 millones y dos millones de heridos y mutilados. Entre 1975 y 1979 se produjó el denominado Genocidio Camboyano bajo el régimen de Saloth Sar (“Pol Pot”, 1925-1998) en donde la cifra de las victimas ascendió a 2 .3 millones de personas. La Masacre de Ruanda en 1994 dejó un saldo de 1 millón de personas exterminadas. En el periodo de Idi Amin Dada (“Big Daddy”, 1925-2003). En Uganda se produjeron la muerte y tortura de unas 300 mil personas frente a la indiferencia internacional. Por mencionar solo unas cifras, la ocupación de Líbano ocupada por fuerzas israelíes desde 1982 y 200, arroja una desaparición física de un mínimo de 300 mil libaneses y refugiados palestinos.

En las dictaduras en Latinoamérica no son menos espeluznantes. En el periodo chileno de Augusto Pinochet, 1973-1990, se estiman 38.000 entre los muertos y desaparecidos.[4] En el gobierno de Alfredo Stroessner Matiauda en Paraguay se registraron entre 3000 y 4000 mil las personas asesinadas. Jorge Videla en Argentina multiplicó las cifras de asesinatos y desapariciones estimadas por los dictadores antes citados, entre 1976 a 1983 las personas asesinadas se aproximan a 30.000. Juan María Bordaberry Arocena gobernó constitucionalmente Uruguay entre el periodo de 1972-1973 y asumió con un gobierno de facto entre 1973 y 1976 donde fueron asesinados más de un centenar de prisioneros políticos y 174 detenidos desaparecidos entre ellos personas que se encontraban exiliados en Argentina, Chile y Paraguay. Bajo el mandato del haitiano François Duvalier (1964-1971, “Papa Doc”) se reconocen un aproximado de 30,000 personas. ¿Y, que nos señala la historia del vejamen que sufrieron los pueblos originarios de Abyayala? [5]

Desde la perspectiva de la invasión española - a las así llamadas “Américas” - entre los siglos XV-XVI, son diferentes las estadísticas que nos aproximan a la masacre generalizada que tiñó de sangre esta parte del mundo. Las aproximaciones estadísticas del fraile dominico Bartolomé de las Casas (1474/84?-1566) señala la cantidad de personas aniquiladas por causa de malos tratos, esclavización y conquista militar: En la Española entre 1 a 3 millones; Cuba, Jamaica, Puerto Rico y las Antillas Menores 3 millones; Castilla de Oro 1 millón; Nicaragua entre 500 mil y 600 mil personas asesinadas; México 4 millones; Naco y Honduras 2 millones; Panuco, Michoacán y Jalisco entre 15 a 20 millones; en Soconusco 200,000 mil personas; Golfo Paria y la Costa de Perla 1 millón; Venezuela 4 millones; Perú 4 millones, etc. , etc., etc. En 2004, el ex ministro de defensa, André Flahaut señaló: “...en América del Norte se cometió el mayor genocidio de la historia mundial (...) sólo en América del Norte fueron asesinados 15 millones de indígenas desde que Cristóbal Colón puso pie en este continente en 1492, y sugirió que el exterminio continúa hasta hoy. Otros 14 millones fueron masacrados en América del Sur (...). Aunque la cantidad de víctimas no se puede saber con certeza, sí existen pruebas irrefutables de una campaña deliberada de exterminación, despojo y aculturación de los pueblos nativos…”[6] Las estimaciones de personas asesinadas – en el continente Americano - como consecuencia del trabajo forzado, asesinato y enfermedades se aproximan entre los 90 y 120 millones de millones de indígenas, negros, mestizos, mulatos y blancos.

Espeluznante el registro inhumano de crímenes. Confrontaciones en donde la fuerza del que ostenta el poder absolutizado se impone sobre aquellos sectores de la sociedad a quien debe sojuzgar por medio del silencio, la desaparición o el asesinato. Freud, al respecto del uso mortífero del poder a quien prefirió denominar fuerza, respondió a Einstein: “Al principio, en la pequeña horda humana, la mayor fuerza muscular era la que decidía a quién debía pertenecer alguna cosa o la voluntad de quién debía llevarse a cabo. Al poco tiempo la fuerza muscular fue reforzada y sustituida por el empleo de herramientas: triunfó aquel que poseía las mejores armas o que sabía emplearlas con mayor habilidad. Con la adopción de las armas, la superioridad intelectual ya comienza a ocupar la plaza de la fuerza muscular bruta, pero el objetivo final de la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que se le inflige o por la aniquilación de sus fuerzas, una de las partes contendientes ha de ser obligada a abandonar sus pretensiones o su oposición. Este objetivo se alcanza en forma más completa cuando la fuerza del enemigo queda definitivamente eliminada, es decir, cuando se lo mata. Tal resultado ofrece la doble ventaja de que el enemigo no puede iniciar de nuevo su oposición y de que el destino sufrido sirve como escarmiento, desanimando a otros que pretendan seguir su ejemplo”.[7]

Es así como detrás de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de #AYOTZINAPA se esconde esta secuela de crímenes en donde una vez más la violencia institucionalizada se convierte en instrumento de control y gobernabilidad. Lo sucedido con los estudiantes mexicanos entra la estructura de una cultura de la violencia armada entendida como método de resolución de conflictos de origen socio-político-económico. El violento e impune antecedente ya existía en Ayotzinapa. El 12 de diciembre de 2011, en circunstancias donde un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se movilizaron - a Chilpancingo de los Bravo (capital de Guerrero) - en demanda de la reparación de las instalaciones del plantel y el aumento a los recursos para su sustento, fueron asesinados dos estudiantes: Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, así como un empleado de una estación de gasolina.

El presidente Peña Nieto y el sistema neo-liberal al cual representa deben responder por este nuevo vejamen en contra de la humanidad. La lógica de control y dominio como instrumento de gobernabilidad lo único que originó y sigue originando es sufrimiento, destrucción y muerte. ¿A que se refiere el presidente Peña Nieto cuando sostuvo: “A los padres de familiade los jóvenes desaparecidos, y a todos los mexicanos, tienen mi palabra: no pararemos hasta que se haga justicia”? De qué tipo de indignidad habla el presidente Peña Nieto cuando sostiene: “Los acontecimientos en Iguala nos han indignado y conmovido a todos, han despertado la solidaridad de los mexicanos con los familiares de los jóvenes normalistas. Como Presidente, comparto absolutamente estos sentimientos, he escuchado personalmente el dolor y la angustia de los padres de familia y les he compartido los esfuerzos emprendidos para conocer la verdad de los hechos; en su momento, dada la complicidad de las autoridades municipales con la delincuencia organizada y la debilidad institucional del gobierno de Guerrero, ordené al gabinete de seguridad apoyar a las autoridades estatales en la localización de los jóvenes y en las investigaciones de los hechos”. [8] ¿De qué indignación habla cuando en la lista de los personajes más ricos del mundo, y por cuarto año consecutivo, y ocupando el primer lugar, se encuentra el mexicano Carlos Slim Helu & Familia los cuales amasan la obscena y desequilibrada fortuna de $79 mil millones de dólares estadounidense ($79 billones) en contraste con los desafortunados 53.3 millones de pobres en México (2012), lo cual representa el 45.5% del total de la población y los 12 millones de personas que viven en extrema pobreza?[9]¿Estas inicuas cifras de extrema riqueza y pobreza no lo indignan presidente Peña Nieto? ¿No lo indigna que su esposa Angélica Rivera sea poseedora de una mansión de $7 millones de dólares en un país sangrado por la injusticia? [10]

Pareciera que la voz de su inconsciente presidente Peña Nieto, el cual es la voz del sistema de acumulación al cual representa, lo traiciono, sino mirémoslo en este video: https://www.youtube.com/watch?v=ALiKqnSyzDM Todo esto es signo de una cultura de la violencia institucionalizada motivo de éxodos y crímenes sistemáticos como los de Ayotzinapa.
________
Notas:
[1] Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/03/28/politica/005n1pol
[2] Fuente: http://movimientoporlapaz.mx/es/2014/11/07/arribo-de-los-corredores-de-relevos-por-la-paz-en-la-estela-de-paz/
[3] Fuente: Radiation Effects Research Foundation http://www.rerf.or.jp/general/qa_e/qa1.html
[4] Ver: http://www.archivochile.com/Historia_de_Chile/ante_1950/HCHante19500004.pdf
[5] Fuente: López Hernández, Miguel Ángel (2004). Encuentros en los senderos de Abya Yala (1ª edición). Quito, Ecuador: Ediciones ABYA YALA. p. 4.
[6] Fuente: Indígenas-América del Norte: Genocidio, sí señor por Marty Logan, IPS, 9 de agosto de 2004 https://archive.today/20120703140355/ipsnoticias.net/interna.asp?idnews=30921
[7] Fuente: http://www.carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-2/fuentes/la-segunda-guerra-mundial-y-el-holocausto/bfpor-que-la-guerra-correspondencia-entre-albert-einstein-y-sigmund-freud/
[8]Fuente: http://noticieros.televisa.com/mexico/1411/epn-promete-justicia-muerte-jovenes-ayotzinapa/
[9] La medición de 2012 se basa en una población total de 117.3 millones de personas. Fuente: http://noticieros.televisa.com/mexico/1411/epn-promete-justicia-muerte-jovenes-ayotzinapa/
[10]Fuente: http://www.eluniverso.com/noticias/2014/11/10/nota/4210866/polemica-mexico-compra-millonaria-mansion-presidencial ; Ver: https://www.youtube.com/watch?v=6g5-6ZdMRHQ#t=49
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

A veinticinco años de la caída del muro

Mér, 12/11/2014 - 14:44
Alejandro Nadal, La Jornada

Las imágenes de miles de personas demoliendo secciones del muro de Berlín en noviembre de 1989 fueron presentadas en la prensa internacional como la victoria del pueblo sobre la tiranía. El desprestigio del régimen de Alemania oriental, con su sistema represor organizado alrededor de la temible Stasi, era contrastado con las virtudes del sistema de libre mercado. Aún antes del colapso de la Unión Soviética en diciembre de 1991 se impuso la línea única de pensamiento: capitalismo y mercado eran sinónimos de libertad y democracia.

Las voces de mesura fueron acalladas por el consenso estridente que en todo el mundo insistía en los enormes beneficios que derivarían de la liberalización económica. La creencia en las virtudes del libre mercado se vio reforzada por el espectacular colapso del sistema de planificación centralizada representado por la URSS y sus economías satélites.

Para los países de Europa oriental la receta de política económica se redujo a privatizar todos los activos públicos lo más rápido posible. Los miembros de las mafias que hoy son propietarias de la mayor parte de esos activos en Rusia y Ucrania, por ejemplo, son los elementos de la nomenklatura de los antiguos partidos comunistas en esos países.

El espejismo de la nueva era de prosperidad que vendría se enmarcaba en las promesas de la globalización, con su red de mercados sin límites y sin barreras para los circuitos del capital. Los cambios tecnológicos en el plano electrónico parecían ser portadores de una nueva era de crecimiento económico y bienestar.

Pero debajo de este telón superficial, fuera de la mirada del público, se desarrollaba otra historia. Sus personajes centrales eran y siguen siendo la desigualdad creciente y la inestabilidad intrínseca que se inscribe en el código genético del capitalismo. Sus comparsas son bien conocidas: la corrupción y la codicia que alcanza niveles criminales. El mejor ejemplo de todo esto en 1989 fue el escándalo de la quiebra de las cajas de ahorro y préstamo. Estas instituciones habían sido objeto de una fuerte desregulación a principios de los años ochenta y para 1986 los fraudes y quiebras se habían multiplicado. Al caer el muro de Berlín, el presidente George Bush, en un alarde de libertad y democracia, autorizó un rescate con recursos del erario por 1.4 billones (castellanos) de dólares destinados a sostener las maltrechas cajas de ahorro.

La gigantesca estafa se desarrolló lejos de los reflectores que iluminaban la fiesta de la libertad en Berlín. Pero sus rasgos esenciales eran presagio de un oscuro porvenir.

Al caer el muro de Berlín en 1989 seguía vigente la llamada (en aquel entonces) crisis de la deuda que había postrado a las economías del mundo subdesarrollado frente a las potencias occidentales. Los programas de ajuste estructural que se impusieron a los países deudores habían completado la tarea de desmantelar los frágiles esquemas del estado de bienestar que existían en los países del hemisferio sur. Las tristemente célebres reformas estructurales seguían su curso, destruyendo los sistemas de protección de la clase trabajadora y eliminando cualquier reglamentación que pudiera obstaculizar el tránsito de capitales. Esta apertura a los flujos de capital había sido el sueño del capital financiero desde el colapso del sistema de pagos internacionales de Bretton Woods. También era el umbral de la larga hilera de crisis que se desarrollaría en la década de los años noventa.

Esas crisis marcaron un sendero de destrucción y dolor que pasó por México en 1994 y siguió hasta Argentina en 1999, alcanzando el sudeste Asiático, Corea, Rusia y Turquía, para regresar a Estados Unidos, con la crisis de la nueva economía (y el derrumbe del índice Nasdaq) en 2000. De tal suerte que en 2001 el colapso misterioso de las Torres Gemelas encontró a Estados Unidos en plena recesión. La recuperación nunca existió y en cambio, sí preparó el escenario para la gran crisis global que estalla en 2008. Hoy la desigualdad y la crisis son rasgos permanentes de la economía capitalista mundial. Grandiosos ejemplos de la vinculación entre capitalismo y libertad.

En la actualidad casi nadie recuerda que las reformas neoliberales en Rusia fueron impuestas por Yeltsin en medio de la ilegalidad y la violencia. Al disolver ilegalmente el parlamento en 1993, Yeltsin generó las condiciones de un golpe de Estado contra su propio gobierno. El 4 de octubre ordenó el ataque de artillería sobre el parlamento en rebeldía y la libertad del mercado por fin llegó a la ex Unión Soviética, a punta de cañonazos.

Hoy la crisis global tercamente se resiste a desaparecer. Los síntomas de colapso económico y de una depresión larga están en todos los indicadores para quien se tome la molestia de leerlos cuidadosamente. A nivel nacional e internacional las alternativas existen y pasan por el rescate de la política macroeconómica y sectorial, así como por la recuperación de los espacios públicos en todos sus niveles. Para ello será necesario redibujar el paisaje político.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización