Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger6195125
Actualizado: fai 4 horas 9 min

Caída de la demanda será el próximo cisne negro de la economía mundial

Lun, 16/05/2016 - 15:41
El próximo 'cisne negro' para la economía mundial puede ser el bajo nivel de consumo, señala a CNBC el economista principal de la empresa analítica Prevedere, Andrew Duguay. En lenguaje económico se llama 'cisne negro' a eventos que es poco probable que ocurran pero que de todas formas influyen en los consumidores.

Según sus previsiones, en un futuro próximo se incrementará el número de señales de que la recesión global está cerca, pero la "debilidad de los consumidores" será la principal razón para el inicio de una crisis económica a gran escala.

Duguay detalla que el nivel de consumo está influenciado por tres factores: los salarios, la inflación y la confianza del consumidor. El último informe sobre el mercado de trabajo en EE.UU. mostró un estancamiento de los salarios. Esta falta de crecimiento de los sueldos puede afectar el comportamiento de los consumidores y su forma de pensar, empujándolos a ahorrar más que comprar.

Los consumidores están, por una parte, más protegidos por el hecho de que el nivel general de inflación de los precios está disminuyendo, indica Duguay. Por otra parte, advierte, la inflación puede aumentar de nuevo.

El analista constata que actualmente los consumidores están empezando a reducir su gasto en bienes y servicios al sentir los efectos de la caída en el comercio mundial, lo que puede al final derrumbar la economía global.

¿Qué es el cisne negro en la economía? El cisne negro es un evento o factor poco probable que, sin embargo, puede desencadenar consecuencias sumamente perjudiciales y de gran envergadura. El cisne negro suele ser racionalizado por retrospección, es decir solo después de que ocurra el hecho los analistas encuentran el factor o evento clave que lo activó. Esta teoría (también llamada 'teoría de los eventos del cisne negro') fue desarrollada por el investigador y financiero Nassim Nicholas Taleb en su libro 'El Cisne Negro: el impacto de lo altamente improbable'.
_______
Ver La manada de cisnes negros

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Brasil: un zarpazo más del imperio

Lun, 16/05/2016 - 10:00
Cuauhtémoc Cárdenas, La Jornada

En Brasil el neoliberalismo, el imperio, la potencia hegemónica de nuestro continente ha dado un zarpazo más: ha logrado separar de su cargo a la presidenta Dilma Rousseff mediante un golpe orquestado con la complicidad de mayorías legislativas, un buen número de partidos políticos, consorcios financieros y de medios informativos, así como las fuerzas externas de la dependencia y sus aliados internos, encabezados en este caso, ¡qué ironía!, por Fernando Henrique Cardoso.

Ningún delito cometido, argumentos legaloides, acusadores y operadores del golpe evasores de la justicia, autores acusados ellos sí con razón, de delitos comprobados de corrupción, acogidos a la impunidad que brinda un sistema judicial igualmente herido en áreas fundamentales por la corrupción.

A la separación temporal de Rousseff, las fuerzas de la reacción y el entreguismo habrán de continuar su labor, buscando, como paso siguiente, la destrucción de las fuerzas políticas populares y democráticas del Brasil, que sin duda encabeza el Partido de los Trabajadores, y de sus personalidades representativas: Dilma y Lula, entre otros. A éste, sin duda el que ha encabezado la edificación de un Brasil independiente e igualitario, el dirigente político progresista y democrático más popular y destacado de su país y de Latinoamérica, se le quiere cerrar el paso para que no vuelva a conducir a su pueblo por sendas de progreso y democracia.

Lo que hoy sucede en Brasil es la continuación de un proceso de sometimiento de los países de nuestra región, que puede observarse ya en el reciente caso de Argentina, donde con el ascenso al poder de Mauricio Macri se ha impuesto una violenta política contra los sectores populares y por la anulación de los derechos sociales.

Recuérdese a Eric Hobsbawm, quien al hablar en 2004 de este nuestro siglo XXI, señalaba que “Estados Unidos no es sólo un Estado, sino un Estado que se impuso el objetivo de transformar el mundo en una determinada dirección. La hegemonía cultural americana tiene, así, una dimensión política…”, la ambición de establecer su modelo en una dimensión global, bajo su hegemonía y con la prevalencia de sus intereses, aquellos que dominan la vida política y económica del propio Estados Unidos.

Esta absorción es la que se está viviendo en nuestra región. El imperio había descuidado el sur del continente por estar ocupado en otros frentes económicos y geopolíticos: China, Rusia y Oriente Medio, principalmente, y ha comprendido que por ahora es preferible dejar en aquellos territorios más lejanos las cosas como están, en algunos sitios más revueltas, menos en otros, sin necesariamente sacar las manos de los conflictos que de modo principal ha provocado, y volver la vista a sus vecindades del sur. De ahí que se haya intensificado, por un lado, la imposición de gobiernos afines por procedimientos suaves o no tan suaves, de oligarquías locales entreguistas y asociadas, dispuestas a que se acentúe la acumulación de la riqueza en minorías, a hacer retroceder y disminuir los derechos sociales, a ceder los mercados internos a productores de fuera; y, por otro, que se hayan intensificado también los ataques contra aquellos que se resisten a someterse.

Dilma Rousseff, la presidenta legítima y legal de Brasil, ha declarado que defenderá no sólo su derecho, que deriva de una elección democrática, respaldada por más de 50 millones de votos, sino la democracia y el régimen de derecho en su país. Sabe y tiene la confianza de que cuenta en esa lucha con el apoyo de todos aquellos que en Brasil quieren democracia, respeto a sus derechos de gente y la liberación de los derechos de su nación para ejercitar sin trabas su soberanía, y que junto con ella lucharán por la erradicación de la corrupción y contra las fuerza del entreguismo.

Y conviene también poner la vista en nuestro país: México. Aquí el golpe ha sido en un sentido suave: el neoliberalismo ha impuesto a nuestro país el modelo que satisface a la hegemonía, a los intereses financieros y políticos que mandan en Estados Unidos. Se ha apropiado de nuestros mercados internos, destruyendo capacidades productivas del campo, desmantelando ramas industriales e inhibiendo que se integren cadenas productivas, desapareciendo instituciones, anulando principios constitucionales básicos para el ejercicio de la soberanía nacional y abriendo a intereses ajenos las áreas y los recursos estratégicos del desarrollo económico. Por otro lado, el golpe que gradualmente se ha dado en México ha sido duro: ha provocado el empobrecimiento creciente de la población, desmedida concentración de la riqueza, un continuo flujo migratorio que deprecia el valor del trabajo en el norte, aquí un crecimiento del desempleo y la informalidad, violencia y delincuencia sin control, con alto costo en vidas, al tiempo que corrupción e impunidad.

Así como en Brasil, las fuerzas patrióticas están y estarán oponiéndose al golpe y organizándose para recuperar la vigencia plena del estado de derecho y el derecho del pueblo a determinar democráticamente el rumbo del desarrollo de la nación, en México y los países del continente en los que se ha venido consolidando la dependencia política y económica que ejerce nuestro vecino del norte, se hace cada vez más fuerte el compromiso para las fuerzas patrióticas de hacer todo lo que a su alcance esté, para lograr una auténtica emancipación económica, condición indispensable de la independencia política.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

TTIP: el "libre comercio" tiene que negociarse en secreto

Lun, 16/05/2016 - 07:00

Trevor Timm, Sin Permiso

Es asombroso cómo, sólo con obligar a un poco de transparencia en los acuerdos de libre comercio que la administración Obama ha estado negociando en secreto, la opinión pública se vuelve en su contra.

Después de que hace unos días se filtrara y se publicase, gracias a Greenpeace, el contenido propuesto para el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership - Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones - ATCI) entre los EEUU y la Unión Europea, las negociaciones – ya turbulentas – arrojan mayores dudas ahora que la opinión pública ha podido ver lo que se ofrece por ambas partes.

Como suele ser habitual en el caso de los acuerdos de comercio negociados con los EEUU, el contenido se mantuvo completamente en secreto, tanto para los europeos como para los norteamericanos del común, pero resultaba fácil acceder a ello si se trata de una empresa gigantesca. De manera que, de forma natural, las condiciones se inclinan gravosamente hacia las grandes empresas a expensas de la normativa sobre medio ambiente, salud y seguridad.

The Guardian informó el 1º de mayo acerca de un montón de controvertidas disposiciones, pero The Independent lo resumió bien: “Los documentos muestran que a las grandes empresas norteamericanas se les otorgarán poderes sin precedentes respecto a cualquier nueva regulación de salud o seguridad públicas que se introduzcan en el futuro. Si algún gobierno europeo se atreve a presentar leyes que incrementen la normativa social o medioambiental, el TTIP otorgará a los inversores norteamericanos el derecho a entablar un pleito por el lucro cesante”. Pese al empujón conjunto de la administración de Obama para concluir tanto el TTIP como su equivalente, el TPP (Trans Pacific Partnership – Acuerdo Transpacífico), antes de las elecciones presidenciales de noviembre, el apoyo a los acuerdos comerciales está cayendo en picado en los EEUU. Un sondeo reciente mostraba que sólo el 18% de la opinión pública apoya el TTIP, comparado con el 53% en 2014.

Sólo se puede suponer que la carrera presidencial ha alterado drásticamente el número de gente con una opinión negativa de los acuerdos de libre comercio. Los dos candidatos potenciales de ambos partidos están haciendo activamente campaña contra ellos, al fin y al cabo. El candidato republicano Donald Trump se ha mostrado vociferante en su oposición al TPP desde el inicio de su candidatura, y el aspirante demócrata Bernie Sanders atacó tan duramente a la favorita, Hillary Clinton, por su apoyo a pasados acuerdos que le han costado a los EEUU puestos de trabajo industriales y la merma de su normativa ambiental, que Clinton se manifestó a su vez en contra del TPP, pese a haberlo apoyado cuando se encontraba al frente del Departamento de Estado.

Pero lo que ha tenido más importancia es sencillamente la posibilidad de que la opinión pública viera lo que hay en estos acuerdos. Si bien había muchos grupos de la sociedad civil protestando desde un principio por los acuerdos, hasta que WikiLeaks publicó las versiones de los borradores del TPP no se volvió en su contra el sentimiento de la opinión pública. El representante comercial de los EEUU llegó a reconocer en ese momento que la administración sabía que si la opinión pública descubría lo que contienen estos acuerdos comerciales, la oposición pública sería significativa.

Lo que entonces declaró Elizabeth Warren, senadora y líder progresista, es hoy todavía más cierto: “Si la transparencia llevara a una amplia oposición pública, entonces ese acuerdo de comercio no debería ser política de los EEUU”.

Pero esa no parece ser la postura de la “administración más transparente que ha existido”. Mientras a los cabilderos se les dejan las manos libres para redactar los acuerdos, hasta los miembros de los órganos legislativos tienen que saltar absurdos obstáculos sólo para ponerle la vista encima al documento. Se han aplicado restricciones draconianas a los miembros del Congreso norteamericano si querían echarle un vistazo al TPP mientras se estaba negociando, tantas que se les llegó a amenazar con acciones legales si hablaban acerca de ello. Y la revista Time acaba de informar acerca de lo que hubo de hacer Katja Kipping, miembro del Parlamento alemán, para ver la última versión del TTIP. Tuvo incluso que avenirse a un tiempo de lectura restringido a sólo dos horas, sintiendo todo ese tiempo el aliento de un guardia en la nuca y sin poder compartir los contenidos del acuerdo con nadie.

Si la administración Obama quiere impulsar públicamente los acuerdos el libre comercio, pese a la creciente oposición pública a los mismos, eso es prerrogativa suya. Pero el Congreso debería tener acceso pleno a su contenido mientras se está negociando y la administración de Obama debería dejar de tratar las decisiones que afectan a los empleos de millones de norteamericanos como si fueran una especie de secreto de seguridad nacional. Sólo que, puesto que se han negado a ser transparentes, esos acuerdos deberían rechazarse en su totalidad.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La pesadilla de Bolívar en Brasil

Dom, 15/05/2016 - 21:47

Alfredo Serrano Mancilla, La Jornada

Lo que llevamos de segunda década del siglo XXI poco o nada se le parece a la anterior. El consenso bolivariano está diluyéndose. Seguramente son muchas las razones para que esto ocurra. La muerte de Chávez, su gran creador, es una variable fundamental. También la de Kirchner, otro de los grandes valedores de esta propuesta integracional. Pero, además de estos desgraciados acontecimientos, también hay que tener en cuenta que la región no es la misma que hace años por otros muchos factores.

En clave electoral, han cambiado las cosas. No se ha perdido todo, pero tampoco se ha continuado con la racha de victorias del pasado. La derrota de Argentina a manos de Mauricio Macri supone un punto de inflexión en la correlación de fuerzas políticas en Sudamérica. En Venezuela la derrota del 6D, del año pasado, también tuvo consecuencias políticas. En Bolivia, el No a la repostulación de Evo Morales aún continúa en digestión. Todo ello ha supuesto que, junto con el cambio de fichas en Uruguay (Tabaré Vázquez por Pepe Mujica) y en el mismo Brasil (Rousseff por Lula), el continente latinoamericano tenga otro rostro y otros dilemas. A ello hay que sumar los cambios producidos en Paraguay y en Honduras a costa de sendos golpes de Estado que hicieron sustituir a otras dos piezas importantes (Lugo y Zelaya) en el tablero progresista regional.

Este mejunje de nombres, además, está notablemente aderezado de otra realidad social, con nuevas estructuras de clases, con nuevas subjetividades y, también, con un frente económico externo que asfixia. Cada quien baila a su propio son. El ensimismamiento nacional, justificadísimo en esta fase de preocupaciones internas, roba protagonismo a la visión supranacional, a lo regional. Y se nota cada vez que sucede un conflicto en un país. El resto mira hacia otro lado o, en el mejor de los casos, hace una declaración de condena sin ninguna acción concreta.

Pero lo realmente alarmante no es eso, sino más bien que haya organismos regionales que practiquen con complacencia el silencio administrativo o una suerte de condena pasiva. En Brasil se está produciendo un aberrante e injustificado golpe de Estado contra Rousseff y no pasa nada. Se está derrocando a Rousseff únicamente por una cuestión de irregularidad contable, llamada en Brasil pedaleo fiscal. No es por corrupción, como mienten muchos medios. El error del gobierno de Rousseff es haber usado fondos de bancos públicos para cubrir programas de responsabilidad fiscal de 2014 (y parte de 2015). Un hecho, dicho sea de paso, que ha venido siendo practicado por todos los presidentes en Brasil en las últimas décadas. Incluso lo practican actualmente la mayoría de los gobernadores que también se suman al golpe. Se puede discutir si esto es correcto o no, pero lo que queda fuera de cualquier discusión es que esto pueda ser usado como excusa para destituir a la presidenta elegida democráticamente. Además, lo paradójico de esta maniobra es que son los mismos diputados que acumulan mil 131 acusaciones, hasta el momento, los que están llevando a cabo este proceso golpista. La institucionalidad corrupta en defensa del institucionalismo. Al menos extravagante para que la prensa internacional dominante ni lo mencione. Esa vía, la institucionalidad constituida en Brasil, es un callejón sin salida. Habrá que escuchar afuera, a la calle, al pueblo, a los que votaron por Rousseff para que fuera su mandataria.

Por su parte, es de esperar que de la Unión Europea, Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) no exista ningún pronunciamiento al respecto. Estamos habituados a su doble rasero en materia de relaciones internacionales. Sin embargo, lo sorprendente del caso es que la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) apenas hayan asomado la cabeza frente a este golpe de Estado, a cámara lenta, con buenas formas y en formato parlamentario. Queda lejos aquella época en la que la Unasur fue determinante para evitar golpes de Estado, tanto en Bolivia en el caso de la masacre de Pando en 2008 como en aquel intento golpista en Ecuador contra Correa en 2010. La Unasur sacó un comunicado en el momento de la votación del Congreso (hace unas semanas), en el cual decía que este hecho se convertía en un motivo de seria preocupación para la seguridad jurídica de Brasil y la región. Únicamente, preocupación. No más. Por su parte, en la actualidad, el secretario general, Ernesto Samper, ha declarado que lo que pasa en Brasil debe ser calificado como un golpe de Estado pasivo. Es un paso adelante, pero no suficiente en materia de diplomacia proactiva. La Unasur tiene la obligación democrática de actuar frente a este hecho: buscar mecanismos efectivos para impedir este golpe. Ha de convocar de manera urgente a los presidentes de la región para evitar que esto se produzca. No sólo es injusto en clave democrática para Brasil, sino crearía un precedente nefasto para la estabilidad democrática en América Latina.

La Celac no ha abierto la boca por ahora. Es muy dudoso que lo vaya a hacer, porque apenas ha venido pronunciándose en los momentos de alta tensión en la región. Lo único esperable sería que algún país, por su cuenta, se salte los protocolos y convoque a una reunión de urgencia. Lo que está sucediendo va más allá de un hecho puntual, que ya escuece muchísimo por sí solo. Se trata realmente de que estamos ante un estado avanzado de evaporación de lo que supuso el sentido común bolivariano de una época. Cada país hace la suya. Vuelve la fragmentación de las naciones. Si esto ocurriera no sólo se habrá perdido Brasil, sino que existirá un antes y un después. Volveríamos a la era de los satélites, todos girando en torno a los poderes económicos del sistema central. La geopolítica actual dejaría de ser la misma. Si prospera este tercer golpe de Estado parlamentario en América Latina, entonces sí podremos afirmar que el marco analítico común regional será muy limitado para entender lo que sucede en cada país. La pesadilla de Bolívar ha vuelto.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Se termina la edad de oro de los 'hedge funds'

Dom, 15/05/2016 - 18:44

El modelo de los 'hedge funds' está amenazado, según Leon G. Cooperman, presidente de Omega Advisors, uno de los 'hedge funds' más importantes del mundo, que planteó directamente si merece la pena seguir en el negocio en la conferencia anual del sector SALT (SkyBridge Alternatives Conference), celebrada la semana pasada en Las Vegas. El ambiente de funeral se respiró en todo el evento, debido a las fuertes salidas de patrimonio de estos vehículos y a su pobre rentabilidad, que ha sido ridiculizada por gestores de fondos de inversión tradicionales tan importantes como Steven Cohen o Warren Buffett.

Los 'hedge funds' son vehículos de inversión no sometidos a la regulación ordinaria (y habitualmente domiciliados en paraísos fiscales) para gozar de una libertad total a la hora de invertir sin someterse a los límites y cortapisas de los fondos tradicionales. Estos vehículos buscan obtener una rentabilidad superior a la del mercado con una menor volatilidad de forma consistente en el tiempo, que es lo que les había convertido en el producto favorito de las grandes fortunas y de los inversores institucionales (fondos de pensiones, seguros, fondos soberanos, etc.). A cambio de esta piedra filosofal de la inversión, lo que técnicamente se conoce como alfa, estos fondos cobran unas comisiones más altas que cualquier otro gestor de patrimonio: típicamente, el 2/20, es decir, el 2% del patrimonio gestionado y el 20% de la rentabilidad obtenida en un año.

El problema es que, en los últimos ejercicios, los 'hedge funds' han sido incapaces de lograr rentabilidades superiores al mercado, con lo que cada vez más inversores se plantean si merece la pena seguir pagando sus grandes comisiones. Y muchos de ellos han llegado a la conclusión de que no merece la pena, por lo que han empezado a retirar su dinero de estos productos. El caso más llamativo es el del fondo soberano chino, China Investment Corp., el segundo mayor inversor del mundo en 'hedge funds' con 30.000 millones de dólares, que ha empezado a reducir sus posiciones por su decepción con las rentabilidades. A juicio del brazo inversor del Gobierno chino, el 90% de los gestores de 'hedge funds' no están capacitados para navegar en este mercado.
______
Leer más>> Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Boris Johnson siembra la polémica al comparar la Unión Europea con la dictadura de Hitler

Dom, 15/05/2016 - 17:23

El exalcalde de Londres Boris Johnson ha provocado una gran polémica en el Reino Unido al comparar la Unión Europea (UE) y las instituciones comunitarias con un intento de dominar el continente similar al del dictador alemán Adolf Hitler. El político conservador, que se ha erigido como líder "de facto" de la campaña por abandonar la UE de cara al referéndum del 23 de junio, argumentó en una entrevista con el diario The Sunday Telegraph que los últimos 2.000 años de la historia europea se caracterizan por los intentos de recuperar la "época dorada" del Imperio Romano con un gobierno único.

"Napoleón, Hitler y otros lo han intentado, y acaba de manera trágica. La Unión Europea es un intento de hacer eso con distintos métodos", afirmó Johnson, visto en el Reino Unido como uno de los aspirantes a suceder al primer ministro, David Cameron, al frente del Partido Conservador. Una encuesta publicada en The Independent sugiere que los británicos confían más en la opinión del exalcalde de Londres en cuanto a temas europeos que en la de Cameron.

El 45% se fía de que Johnson dice la verdad sobre Europa, mientras que tan solo un 21% confía más en el primer ministro. A falta de poco más de un mes para la consulta de junio, los sondeos continúan pronosticando un resultado ajustado. Un estudio de ICM publicado el 8 de mayo apunta a que el 46% está a favor de romper los lazos con Bruselas y un 44% a favor de mantenerlos, mientras que un trabajo de YouGov del 6 de mayo señala que el 42% apuesta por la permanencia y el 40% por la salida del bloque comunitario.
_______
Leer más>>
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Venezuela al borde de un colapso quizá violento dice Washington

Dom, 15/05/2016 - 13:11

David Brooks, La Jornada

El casi silencio público durante semanas del gobierno de Barack Obama sobre Venezuela se rompió de manera curiosa cuando altos funcionarios de inteligencia informaron a un grupo de importantes medios estadunidenses que Venezuela está al borde de un colapso posiblemente violento.

De repente la inteligencia estadounidense decidió expresar su alarma sobre la evolución de la crisis en el país sudamericano subrayando que Washington tiene poca influencia o poder para incidir en el asunto.

Uno puede escuchar el hielo triturándose. Sabes que se aproxima una crisis, comentó un alto funcionario de inteligencia, mientras otros indicaron que Venezuela podría estar encarrilada hacia una posible implosión política generada por el deterioro de las condiciones económicas, reportaron el Washington Post y Los Angeles Times, cuyos reporteros fueron parte de un pequeño grupo de comunicadores con quienes hablaron los altos oficiales de inteligencia bajo la condición del anonimato.

Según ellos, el enfoque de Washington ya no es el fin de los gobiernos chavistas, pues ahora lo que más inquieta es una detonación de violencia política. Tendrías que estar loco para no preocuparte, comentó uno al Post. La meta es ahora mitigar la crisis que se está desarrollando, agregó otro, o tal vez el mismo, citado por el Times.

Los análisis de la inteligencia estadounidense, según esos medios, indican que los severos problemas económicos podrían llevar a una sublevación aun antes de que se definan las pugnas políticas entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores legislativos. El desplome de 69 por ciento del precio del petróleo venezolano, la tasa de inflación –alrededor de 700 por ciento– (la más alta del mundo), la sequía severa y la carencia de productos básicos de consumo, incluyendo alimentos, están nutriendo la inestabilidad.

Los funcionarios de inteligencia expresaron que Washington está decepcionado por la falta de cohesión y capacidad de la oposición para crear una estrategia conjunta.

Los oficiales de inteligencia describieron tres posibles escenarios para un cambio de gobierno: un nuevo referendo para destituir a las autoridades actuales; un golpe de palacio, en el que algunos integrantes del gobierno de Maduro intentarían expulsarlo del poder, tal vez con la ayuda de algún sector militar, y, tercero, un movimiento militar, quizá encabezado por oficiales de bajo rango y otros, para remover completamente al gobierno.

“Es difícil ver cómo acabará esto…. sin una crisis aún más profunda”, concluyó uno de los altos funcionarios de inteligencia.

* * *
Maduro ordena tomar fábricas que paren labores en VenezuelaEl presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó ayer tomar las fábricas que hayan paralizado su producción y recluir a los empresarios que suspendieron las actividades de la industria. De igual forma realizar ejercicios militares el próximo sábado, como parte del estado de excepción y emergencia económica que prolongó la noche del viernes para enfrentar las amenazas externas.

La oposición, a su vez, alertó sobre un estallido social en caso de que el gobierno o el Consejo Nacional Electoral (CNE) bloqueen la consulta que abriría el camino a nuevos comicios.

"En el contexto de ese decreto vigente tomemos todas las acciones para recuperar el aparato productivo que está siendo paralizado por la burguesía. Quien quiera sabotear el país, que se vaya. Quien lo haga, lo mandamos preso", advirtió. "Planta parada, planta entregada al pueblo", sostuvo ante miles de seguidores, quienes se concentraron en el centro de Caracas.

Aunque no mencionó a ninguna en particular, aludió a Polar, la mayor productora de alimentos y bebidas del país, paralizada desde el 30 de abril por la falta de acceso a divisas para importar insumos –según la compañía–, dentro del severo control de cambios impuesto en 2003.

Con la firma del decreto, Maduro amplió así la noche del viernes –tres meses– los alcances de la emergencia económica, vigente desde enero y que expiraba hoy, mientras "el estado de excepción", dijo, le dará poderes suficientes "para enfrentar el golpe de Estado y una guerra económica que está en marcha en contra del gobierno".

Por eso ordenó realizar el sábado entrante ejercicios militares. Argumentó: "Se están activando medidas desde Washington, pedidas y promovidas por factores de la derecha fascista venezolana, envalentonada por el golpe de Estado de Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff", quien fue suspendida por el Senado de su país para ser sometida a un juicio político acusada de maquillar las cuentas públicas.

A juicio de Maduro, Estados Unidos urde esas maniobras para acabar con las corrientes progresistas en América Latina.

Denunció que el ex mandatario colombiano Álvaro Uribe pidió la intervención de un ejército extranjero en Venezuela, durante una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Miami, lo que, dijo, “constituye un delito internacional".

Por ello llamo al Ministerio Público y al Poder Judicial a activar todas las acciones, nacionales e internacionales, para enjuiciar a Álvaro Uribe y solicitarlo a escala internacional.

En la misma reunión de la OEA el secretario general del organismo, Luis Almagro, dijo el viernes que el referendo revocatorio empujado por la oposición venezolana debe realizarse en el plazo señalado, es decir, antes de diciembre.

Nos expresamos contra un golpe de Estado contra Nicolás Maduro, pero hay una responsabilidad del gobierno de llevar adelante el revocatorio antes de diciembre o de lo contrario se estaría afectando la posibilidad de que el pueblo se exprese. Almagro sostiene que no llevar a cabo la consulta este año constituiría el peor acto de corrupción política.

Adelantó que la OEA concluirá a finales de mayo un informe sobre la crisis en Venezuela y en junio su consejo permanente analizará si es necesario invocar la Carta Democrática Interamericana para debatir en el seno del organismo el estado de la democracia en el país.

En otra concentración convocada por la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), el dirigente Henrique Capriles advirtió que el país es una bomba que puede estallar en cualquier momento. Planteó que un referendo en favor de un cambio de gobierno puede desactivarla.

La oposición denunció que el estado de excepción viola la Constitución, porque no fue aprobado por el Parlamento, de mayoría opositora, y exigió que el CNE cumpla los plazos legales y efectúe el referendo este año, que decidirá si se anticipa el fin del mandato de Maduro.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Wikileaks revela que el sustituto de Rousseff al frente de Brasil fue informante de EEUU

Sáb, 14/05/2016 - 21:30
El presidente interino de Brasil, Michel Temer, fue informante de la inteligencia de EEUU, según informa Wikileaks. En las filtraciones hechas por el portal se afirma que el diputado Federal Michel Temer, presidente nacional del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), creía que la desilusión pública hacia el presidente Lula y el Partido de los Trabajadores (PT) representaba una oportunidad para que el PMDB presente su propio candidato a las elecciones presidenciales de 2006. Sin embargo, las propias divisiones del partido y la falta de un candidato propio forzaron una alianza con el PT de Lula hace diez años.

La elección de Lula, según las palabras de Temer citadas por Wikileaks, "representó una gran esperanza para la población de Brasil, pero su actuación ha sido decepcionante". Además Temer dijo de Lula que era “corto de miras” y criticó "su enfoque en los programas de seguridad social que no promueven el crecimiento económico".

En este sentido, aunque Temer no quiso valorar el resultado de las elecciones, dio por seguro que partido tendría el mayor número de participantes tanto en la Cámara de los Diputados como en el Senado de Brasil: "Quien sea que gane la elección presidencial tendrá que venir a nosotros para hacer cualquier cosa".

​Resulta igualmente revelador que la embajadora de Estados Unidos en Brasilia desde 2013, Liliana Ayalde, fue la misma que dirigió la misión diplomática norteamericana en Asunción, Paraguay, hasta unos meses antes del golpe parlamentario sobre el expresidente Fernando Lugo el 22 de junio de 2012.

​Preguntado sobre el programa del partido, Temer indicó que el PMDB apoya las políticas que favorecen el crecimiento económico y que no tiene ninguna objeción al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) —expansión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte al resto de los estados del continente americano excluyendo a Cuba— y preferiría ver al Mercosur fortalecido para negociar con el ALCA en bloque.

El PMDB asumió el jueves la Presidencia interina de la República de Brasil por tercera vez sin ganar unas elecciones presidenciales como ocurrió con los gobiernos de José Sarney en 1985, quien asumió tras el fallecimiento prematura de Tancredo Neves, e Itamar Franco quien asumió en mayo de 1992 tras el 'impeachment' a Fernando Collor de Mello.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Por qué Rusia y China están comprando toneladas de oro?

Sáb, 14/05/2016 - 13:11

F. William Engdahl, Nodo50.org

El oro es uno de los más fascinantes metales escasos. A lo largo de toda la historia se le ha dado un valor especial, a veces sagrado o espiritual: desde que hace 6.000 años las tumbas de los faraones egipcios se llenaban con oro para acompañar a los muertos en su viaje. En épocas de crisis financieras mundiales como en la década de 1930, el oro es el preferido de los bancos centrales y de los ciudadanos ordinarios como reserva de valor, cuando el papel moneda lo pierde. Nos estamos acercando a otro de esos momentos en que la deuda acumulada del sistema del dólar está sobrepasando el valor del papel moneda en dólares. En este sentido es muy significativo es que los bancos centrales estén comprando todo el oro que pueden conseguir.

El dólar hoy ya no está respaldado por el oro. Es así desde que en agosto de 1971 Nixon, de forma unilateral, abrogó en Tratado de Bretton Woods de 1944 y sacó al dólar de su obligatorio respaldo en oro para que flotara de forma libre. Lo hizo ante la insistencia del entonces subsecretario del Tesoro Paul Volcker y del patrón de Volcker, David Rockefeller, en el Chase Manhattan Bank. Nixon adoptó esta medida desesperada debido a que las reservas de oro del la Reserva Federal estaban desapareciendo, a medida que Francia, Alemania y otros socios comerciales de los Estados Unidos pedían oro a cambio de sus dólares acumulados durante el comercio, como estaba permitido bajo las normas de Bretton Woods.

Desde 1971, sin el respaldo del oro que, aparte de la ficción cuidadosamente mantenida por la Reserva Federal de que aún tiene los mayores stocks de oro en sus profundas bóvedas, que la FED evalúa en más de 8.000 toneladas, los dólares fiduciarios en circulación se han expandido sin límite. Esta es la fuente de la Gran Inflación experimentada en el mundo durante los pasados 45 años, en que los dólares en circulación han tenido una expansión exponencial de un 2.500% desde 1970. La confianza en la posesión de dólares, que aún es la principal divisa de reserva mundial, se ha mantenido por Washington mediante varios trucos y engaños.

Después de la crisis del petróleo de octubre de 1973, el secretario de Estado Henry Kissinger habló de un “petrodólar”. El valor del dólar estaba respaldado no por el oro, sino por el petróleo. El precio de éste fue manipulado por Kissinger y otros en 1973, como detallo en mi libro “Dioses del dinero”, consiguiendo un incremento de un 400% en cuestión de meses, y obligando a Alemania, a Francia, a Latinoamérica y a gran parte del mundo a comprar dólares. Washington se aseguró también en 1975, cuando Alemania, Japón y otras naciones intentaron comprar petróleo de la OPEP en sus propias divisas, que Arabia Saudí y los países de la OPEP solamente aceptarían dólares a cambio de su oro negro, el petróleo.

Desde septiembre de 2014 el precio mundial en dólares del petróleo se ha hundido. Ha ido desde los 103 dólares barril hasta acercarse hoy a los 30 dólares. Es un hundimiento de un 70% en la demanda de dólares para la principal mercancía mundial que se valora en dólares.

En este contexto político y financiero, los bancos centrales de Rusia y China están comprando oro para sus reservas a un ritmo frenético. No solo esto, sino que el Banco Popular de China anunció recientemente que abandona su sujeción al dólar y que diversificará una bolsa de divisas encabezada por el euro. Sin embargo, los movimientos de China y de Rusia hacia el oro son mucho más estratégicos.

Rusia compra mucho oro Mientras todos los ojos están puestos en el precio del petróleo y en la tasa de cambio rublo/dólar, el Banco Central de Rusia ha estado comprando silenciosamente altas cantidades de oro durante el último año. En enero de 2016, los últimos datos disponibles, el Banco Central de Rusia compró de nuevo 22 toneladas de oro, alrededor de 800 millones dólares al cambio actual, y esto entre las sanciones financieras de Estados Unidos y la Unión Europea y bajos precios de petróleo. Era el undécimo mes consecutivo que compraba grandes volúmenes de oro. En 2015 Rusia añadió 208 toneladas de oro a sus reservas, en comparación con las 172 toneladas que compró en 2014. Rusia tiene ahora 1.437 toneladas de oro en sus reservas, la sexta mayor del mundo según el Consejo Mundial del Oro de Londres. Sólo Estados Unidos, Alemania, Italia Francia y China tienen un mayor número de toneladas en sus reservas de oro.

Cabes destacar también que el Banco Central ruso ha vendido sus tenencias de deuda del Tesoro estadounidense para comprar el oro, desdolarizándose de facto, un movimiento sensible en tanto que el dólar está en guerra de divisas contra el rublo. En diciembre de 2015, Rusia mantenía 92.000 millones de dólares en bonos del Tesoro de Estados Unidos, contra 132.000 millones en enero de 2014.

Más significativamente, después de que la gobernadora del Banco Central ruso, Elvira Nabiullina, declaró en mayo de 2015 que no veían ninguna necesidad de comprar toda la producción nacional de oro al poder satisfacer fácilmente sus necesidades en el mercado abierto internacional, algo que disminuiría las reservas de rublos, se ha dado un aparente giro de 180º. El Banco central de Rusia está comprando ahora toda la producción doméstica de oro. Sólo cuando los objetivos mensuales están cumplidos proceden a importar. Nabiullina afirmó recientemente que “creemos que es necesario en términos de un colchón financiero para el Estado ante incertidumbres externas”.

Es muy significativo porque Rusia, cuyas reservas de oro del Banco Central fueron robadas durante la época del Yeltsin a principios de la década de 1990, ha crecido hasta convertirse en la segunda potencia extractora después de China. Es un apoyo fundamental a su industria minera aurífera y al rublo.

China y Kazajstán también Sólo unas cantidades ligeramente menores de oro ha comprado China en pasados los últimos meses, Y lo mismo está realizando Kazajstán. En los últimos 40 meses, Kazajstán ha estado aumentado sus reservas de oro. Kazajstán es miembro de la Unión Económica Euroasiática, junto a Rusia, Bielorrusia, Armenia y Kirguizistán. Bielorrusia también ha incrementado sus reservas de lingotes.

China compró otras 17 toneladas de oro en enero y comprará un total de 215 toneladas este año, aproximadamente igual que Rusia. De agosto a enero de 2016 China añadió 101 toneladas de oro a sus reservas. Las compras anuales de más de 200 toneladas por el Banco Popular de China superarían las tenencias totales de oro de todos los países del mundo, exceptuando 20 de ellos según el Consejo Mundial del Oro. Sus reservas han crecido un 57% desde 2009, según datos revelados en julio de 2015. Los analistas de mercados creen incluso que esta cantidad de oro está siendo políticamente disminuida para que no se disparen las alarmas demasiado fuerte en Washington y Londres.

Kirguizistán, Rusia y China son también miembros de la Organización para la Cooperación de Shangai. Estos países euroasiáticos forman parte también del gigantesco proyecto chino “Un cinturón, un camino” que a veces se denomina la Nueva Ruta de la Seda Económica, un proyecto para tejer toda Eurasia con redes de ferrocarriles de alta velocidad y desarrollar nuevos y grandes puertos grandes a fin de cambiar el mapa económica euroasiático. El año pasado China anunció que estaba diseñando las líneas ferroviarias de la Ruta de la Seda para permitir a las reservas de oro rusas y de Asia central, ahora carentes de infraestructura para desarrollo, llegar a ser económicamente atractivas para estos países.

Las divisas de Rusia, China y los países euroasiáticos se están moviendo para llegar a ser “tan buenas como el oro”, un término que se aplicaba al dólar estadounidense hace seis décadas. El hecho de que Rusia también tiene un extremadamente bajo índice deuda/Producto Interior Bruto, un 18% comparado con el 103% de los Estados Unidos EUU, el 94% de los países de la zona euro de la UE y el más de 200% de Japón es un hecho que las agencias occidentales de calificación comprometidas en la guerra financiera del Tesoro estadounidense contra la Federación Rusa ignoran convenientemente. Rusia tiene una economía mucho más saludable que la mayoría de los países occidentales, que declaran que Rusia es un Estado fallido.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La estrategia económica de Estados Unidos y la manipulación de la prensa en los «Panama Papers»

Sáb, 14/05/2016 - 03:11

Contrariamente a lo que parece, la campaña de los «Panama Papers» no hará disminuir las malversaciones financieras ni favorecerá las libertades. Más bien sucederá lo contrario. El sistema se contraerá aún más alrededor del Reino Unido, Holanda, Estados Unidos e Israel, para que sólo esos países puedan controlarlo. Al violar el principio de igualdad ante la justicia y su propia ética profesional, los miembros del International Consortium of Investigative Journalists se ponen al servicio de los enemigos de la libertad y de los defensores del gran capital y el hecho de haber revelado los nombres de unos pocos tramposos no cambiará absolutamente nada. Thierry Meyssan explica por qué.

Thierry Meyssan, RedVoltaire

La estrategia económica de Estados Unidos Al iniciar su mandato, el presidente estadounidense Barack Obama designó a la historiadora Christina Romer para presidir su Comité de Consejeros Económicos. Profesora en la universidad de Berkeley, Christina Romer es especialista en el estudio de la crisis de 1929. Según ella, lo que sacó a Estados Unidos de la recesión no fue el New Deal de Roosevelt ni la Segunda Guerra Mundial sino la afluencia –a partir de 1936– de los capitales europeos que huían del «aumento de los peligros».

En eso ha basado Barack Obama su política económica. En primer lugar, actuó para cerrar todos los paraísos fiscales que no están bajo control de Washington y Londres. Después, organizó la desestabilización de Grecia y Chipre para que los capitales europeos fueran a refugiarse en los paraísos fiscales anglosajones.

Todo comenzó en Grecia, en diciembre de 2008, con una serie de manifestaciones provocadas por la muerte de un adolescente a manos de un policía. La CIA trajo desde Kosovo autobuses llenos de individuos encargados de provocar desórdenes durante una manifestación y de instaurar un inicio de caos [1]. El Departamento del Tesoro estadounidense pudo comprobar entonces cómo los capitales griegos huían de Grecia. El experimento resultó concluyente y la Casa Blanca decidió sumir aquel frágil Estado en una crisis financiera y económica que llegó a poner en peligro la existencia misma de la eurozona. Como se había previsto, cada vez que surgen inquietudes sobre la posible expulsión de Grecia del euro o sobre una disolución de la eurozona, capitales europeos corren hacia los paraísos fiscales disponibles, principalmente británicos, estadounidenses y holandeses.

En 2012, hubo otra operación contra el paraíso fiscal chipriota. Todas las cuentas de más de 100 000 euros fueron confiscadas. Era la primera y la única vez que se observaba ese tipo de nacionalización en una economía capitalista [2].

Durante los 8 últimos años, hemos podido ver numerosas reuniones del G8 y del G20 que han impuesto todo tipo de reglas internacionales, supuestamente en aras de prevenir la evasión fiscal [3]. Sin embargo, después de la imposición de esas reglas –supuestamente válidas para todos–, Estados Unidos y, en menor medida, Israel, Holanda y el Reino Unido se dan el lujo de no respetarlas.

Los paraísos fiscales Cada paraíso fiscal tiene un estatuto jurídico particular, generalmente absurdo.

Actualmente, los principales paraísos fiscales son el Estado independiente de la City de Londres (miembro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte), el Estado de Delaware (que forma parte de Estados Unidos), e Israel. Pero aún existen muchos más paraísos fiscales, sobre todo británicos, comenzando por las islas de Jersey y de Guernesey (miembro del ducado de Normandía y, por consiguiente, sometida a la autoridad de la reina de Inglaterra, aunque no es miembro del Reino Unido ni de la Unión Europea), Gibraltar (territorio español que el Reino Unido ocupa ilegalmente) y terminando por la isla de Anguila, las Bermudas, las islas Caimán, las islas Turcas y Caicos, las islas Vírgenes y la isla de Monserrat. También hay algunos que pertenecen a Holanda, como las islas de Aruba, Curazao y San Martín.

Un paraíso fiscal es una «zona franca» que abarca todo un país. Pero, en el imaginario colectivo, una zona franca es algo indispensable para la economía, mientras que un «paraíso fiscal» es algo malo. En realidad, ambas cosas son exactamente lo mismo. Por supuesto, algunas empresas hacen un uso inadecuado de las zonas francas para no pagar impuestos mientras que otras hacen un mal uso de los paraísos fiscales, lo cual no justifica que se cuestione la existencia de esas estructuras, indispensables para el comercio internacional.

En su guerra contra los paraísos fiscales no anglosajones, Estados Unidos arremetió principalmente contra Suiza [4]. Este pequeño país había desarrollado un estricto secreto bancario que permitía que pequeños operadores lograran montar y desarrollar transacciones a espaldas de los grandes operadores. Al obligar a Suiza a renunciar a su secreto bancario, Estados Unidos extendió su propia vigilancia masiva al campo de las transacciones económicas, lo cual le ha permitido manipular fácilmente la competencia y sabotear la actividad de los pequeños operadores.


Los «Panama Papers» Es en medio de todo este contexto que Washington entrega al Süddeutsche Zeitung 11 500 000 ficheros informáticos pirateados a la firma de abogados clasificada como la cuarta más importante del mundo en materia de creación de compañías offshore. El robo de esos ficheros constituye un crimen y, por esa razón, los supuestos «lanzadores de alerta» se mantienen en el anonimato.

Por supuesto, Washington hizo previamente una cuidadosa selección de los documentos y excluyó, en primer lugar, todos los que tenían que ver con ciudadanos o empresas estadounidenses y, en segundo lugar, también descartó probablemente los que implicaban a sus buenos aliados. El hecho que algunos de sus supuestos aliados, que actualmente tienen algún tipo de contradicción con la administración Obama –como el presidente ucraniano Petro Porochenko– aparezcan en los documentos revelados, nos confirma que su poderoso protector acaba de abandonarlos.

A pesar de ser Panamá un país donde se habla español y de que el Süddeutsche Zeitung se publica en Alemania, el conjunto de ficheros robados fue denominado por los espías como «Panama Papers»… en inglés.

De paso, los autores de esta manipulación tratan de convencernos de que todo el que se levanta contra Washington es un ladrón. Basta con recordar, por ejemplo, las campañas contra Fidel Castro, acusado de ser un traficante de droga y catalogado por la revista Forbes como poseedor de una de las mayores fortunas del mundo [5]. Por haber conocido las difíciles condiciones de vida de la familia Castro en Cuba, realmente me pregunto cómo pudo alguien inventar tamaña idiotez. Ahora, los nuevos magnates secretos serían Vladimir Putin, Bachar al-Assad y Mahmud Ahmadinejad, a pesar de que es legendaria la frugalidad de todos ellos.

Esta propaganda contra los adversarios políticos no pasa de ser la parte visible del iceberg. Lo realmente importante es el futuro del sistema financiero internacional.


Violación de la ética periodística El diario alemán Süddeutsche Zeitung es miembro del International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ, en español, Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.), asociación especializada, contrariamente a lo que su nombre parece indicar, no en el periodismo de investigación sino en la denuncia de crímenes financieros.

En las sociedades republicanas, la justicia debe ser la misma para todos. Pero el ICIJ, que desde su creación ha sacado a la luz pública más de 15 millones de ficheros informáticos, no ha cuestionado nunca los intereses de Estados Unidos. Por consiguiente, esa asociación no puede pretender que su interés sea luchar por la justicia.

Además, los principios republicanos de nuestra sociedad implican toda una serie de obligaciones para los periodistas. Esas obligaciones están estipuladas en la Carta de Munich, adoptada en 1971 por todos los sindicatos de la profesión periodística del Mercado Común y posteriormente extendida al resto del mundo por la Federación Internacional de Periodistas.

Comprendo perfectamente que ese texto impone limitaciones que resultan a veces difícilmente soportables. Yo mismo estuve, hace algunos años, entre quienes creían que a veces había que violarlo. Pero la experiencia demuestra que, al violarlo, se abre la puerta a otras violaciones que afectan a los ciudadanos.

Los periodistas del International Consortium of Investigative Journalists no se plantearon ningún tipo de interrogante de orden ético. Simplemente aceptaron trabajar con documentos robados y previamente seleccionados, siendo ellos mismos incapaces de verificar su autenticidad.

La Carta de Munich estipula que los periodistas sólo publicarán informaciones cuyo origen conocen, que no suprimirán informaciones esenciales y que no alterarán los textos y documentos. También especifica que los periodistas no recurrirán a métodos desleales para obtener informaciones, fotografías o documentos. Esas tres exigencias fueron violadas de manera totalmente consciente, lo cual debería llevar a que quienes incurrieron en dichas violaciones fuesen excluidos de las instancias profesionales y provocar la destitución de los directores de la BBC, de France-Télévisions, de NRK y, ¿por qué no?, de Radio Free Europe/Radio Liberty (la radio de la CIA, que también es miembro del International Consortium of Investigative Journalists).

No es este el primer escándalo en el que se ve implicado el International Consortium of Investigative Journalists. En 2013, fue esta misma asociación la que hizo públicos 2,5 millones de ficheros informáticos robados a 120 000 empresas offshore. También reveló, en 2014, los contratos entre Luxemburgo y varias transnacionales deseosas de gozar de una política fiscal especialmente favorable. Fue también el ICIJ quien reveló, en 2015, las cuentas del banco británico HSBC en Suiza.

El International Consortium of Investigative Journalists recibe financiamiento, algo que ya puede imaginar el lector, de numerosos organismos vinculados a la CIA, como la Fundación Ford [6] y las fundaciones de George Soros. Este último ejemplo es el más interesante: para los miembros del ICIJ el dinero del señor Soros no proviene de la CIA sino de las especulaciones financieras que Soros realiza en detrimento de los pueblos, lo cual hace que ese financiamiento sea aún más “aceptable”.

Un principio fundamental de las sociedades republicanas es que, para ser legítima, la Justicia debe aplicarse a todos por igual (Artículo 6 de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789). Sin embargo, desde su creación, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación se abstiene sistemáticamente de revelar los crímenes de Estados Unidos, contribuyendo así a incrementar las injusticias.

Sin paraísos fiscales no anglosajones, cero resistencia No es sorprendente que el Hezbollah tenga empresas y cuentas secretas en Panamá o en otros países. En un reciente artículo, yo mismo mencionaba los esfuerzos de la resistencia libanesa por autofinanciarse sin tener que depender de fondos iraníes. Ahora tendrá que rehacer por completo el complejo montaje financiero que tuvo que implementar anteriormente. De no hacerlo, el Líbano será presa de sus vecinos israelíes.

Que el presidente Ahmadinejad haya creado empresas offshore para vender el petróleo iraní burlando el embargo contra su país no es un crimen, incluso dice mucho sobre los esfuerzos que hizo para ayudar a su pueblo.

Que la familia Makhluf, los primos del presidente sirio Bachar al-Assad, hayan recurrido a un montaje financiero para burlar el embargo ilegal que las potencias occidentales imponen a Siria y permitir así que los sirios se alimentaran a lo largo de 5 años de agresión militar contra su país, también es perfectamente legítimo.

¿Qué quedará de todo este gran escándalo? En primer lugar, Panamá necesitará años para restaurar su reputación, ahora destruida. Unos pocos delincuentes de poca monta que engañaron el sistema serán enviados a los tribunales mientras que numerosísimos comerciantes honestos tendrán que dar un montón de explicaciones. Pero, contrariamente a las apariencias, los organizadores de esta campaña se ocuparán de que todo se mantenga igual. El sistema seguirá existiendo pero será cada vez más favorable al Reino Unido, Holanda, Estados Unidos e Israel. Creyendo defender sus propias libertades, quienes hayan participado en esta campaña no habrán hecho más que reducirlas.
___________
Notas:
[1] Agradezco por adelantado a los lectores que logren encontrar la entrevista sobre ese tema que di a un medio de prensa griego en 2009. No llegué a dedicarle un artículo completo sino solamente un párrafo incidental en «La “revolución de color” fracasa en Irán», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 26 de junio de 2009.
[2] «El peón chipriota», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire, 25 de marzo de 2013.
[3] «G20: definiendo quién manda en los mercados financieros», por Jean-Claude Paye, Red Voltaire, 9 de abril de 2009.
[4] «Lutte contre la fraude fiscale ou main mise sur le système financier international?», «UBS et l’hégémonie du dollar», por Jean-Claude Paye, Réseau Voltaire, 3 de marzo y 21 de octubre de 2009.
[5] “Forbes” inventa la fortuna de Fidel Castro», por Salim Lamrani, Red Voltaire, 5 de junio de 2006.
[6] «La Fundación Ford, fachada filantrópica de la CIA», por Paul Labarique, Red Voltaire, 31 de enero de 2005; «Por qué la Fundación Ford subvenciona la contestación», por Paul Labarique, Red Voltaire, 31 de enero de 2005.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La Reserva Federal de EEUU no descarta aplicar tipos de interés negativos si la economía empeora

Sáb, 14/05/2016 - 00:07
La presidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), Janet Yellen, no descarta aplicar tipos de interés negativos para estimular la economía norteamericana en el caso de un escenario económico "muy desfavorable". "Aunque no descarto completamente el uso de tipos de interés negativos en un futuro escenario económico muy desfavorable, los líderes políticos deberían considerar un amplio rango de medidas antes de aplicarlos", escribió la presidenta de la Fed en una carta al congresista Brad Sherman, recogida por los medios estadounidenses.

En la carta, Yellen confía en que la economía de los EEUU se fortalezca "con el tiempo", así como que la inflación recupere el nivel de 2%, pero asegura que si las perspectivas económicas evolucionan de forma inesperada, la Fed actuará "apropiadamente" para conseguir sus metas de máximo empleo y estabilización de precios. Estas declaraciones se producen en un momento en el que los inversores discuten sobre cuándo se producirán las progresivas subidas de los tipos de interés en Estados Unidos anunciadas el pasado mes de diciembre, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ) emplean tipos negativos para estimular la inflación y el crecimiento económico. "Según algunos informes, estas decisiones parece que han acomodado todavía más la política monetaria", señala la presidenta de la Fed, quien añade que están intentando aprender "tanto como pueden" de la experiencia de otros países.
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La crisis brasileña era una estrategia golpista

Ven, 13/05/2016 - 12:58
Emir Sader, La Jornada

La larga crisis brasileña, que algunos dicen que ha empezado con las manifestaciones callejeras de junio de 2013, otros que recién concluidas las elecciones de 2016, gana contornos definidos, conforme desemboca en un golpe blanco. No se puede decir que todo ha sido meticulosa y fríamente calculado, pero es cierto que han terminado siendo piedras de la arquitectura de una estrategia golpista con el objetivo, a como sea, con quien sea, de sacar al PT del gobierno.

Ese es el objetivo de la derecha brasileña, así como es la de los otros países con gobiernos progresistas de la región: cerrar el ciclo de gobiernos populares, sacar a esas fuerzas del gobierno, de la forma que sea posible, restablecer el modelo neoliberal. Es lo que ha pasado y está pasando en Brasil ahora.

Hubo quienes creyeron que las manifestaciones de 2013 eran democráticas, que criticabam al gobierno y al PT desde un punto de vista de izquierda. Ledo engaño: era el comienzo de la onda de descalificación de la política, primer paso para la ofensiva de la derecha.

Hubo quienes desde la ultraizquierda saludaban el final de los gobiernos del PT, su fracaso, el final del ciclo de gobiernos progresistas en América Latina, como si hubiera llegado la oportunidad para la ultraizquierda. Enorme engaño: la alternativa al PT y a los gobiernos progresistas está en la derecha. La misma crisis demostró que el único gran liderazgo popular en Brasil es el de Lula. Que las grandes manifestaciones populares tienen en la CUT –Central Única de Trabajadores, cercana al PT– su más grande puntal.

Hubo quienes se han dejado llevar por los medios brasileños y creyeron que el tema central de la crisis era un tema de corrupción del PT. Cuando la crisis se ha profundizado y los medios internacionales mandaron sus corresponsales, todos, unánimemente, se dieron cuenta de que los corruptos están del otro lado, son exactamente los golpistas. Que no nay ninguna prueba concreta en contra de Dilma o de Lula, mientras los dirigentes del golpe y más de 200 parlamentarios que lo han votado son reos de procesos de corrupción en el Supremo Tribunal Federal.

Total, la larga y profunda crisis brasileña es la estrategia de la derecha para recuperar el gobierno y desde ahí atacar los avances de los últimos casi 13 años en Brasil. Atacar la destinación constitucional de recursos a la educación y la salud, atacar los derechos de los trabajadores, atacar los patrimonios públicos, imponer un durísimo ajuste fiscal, desatar la represión en contra de los movimientos populares, establecer una política internacional de subordinación a los intereses de Estados Unidos; ese es el objetivo del golpe blanco que se fue gestando a lo largo de los últimos años en Brasil.

Sacar al PT y restablecer el modelo neoliberal, el Estado mínimo y la política externa subordinada a Estados Unidos, así como los gobiernos del PT fueron los de prioridad de la lucha contra la desigualdad, rescate del rol activo del Estado y política externa soberana. Ese es el objetivo de la larga crisis de desestabilización en Brasil.

La izquierda en su conjunto y todos los movimientos sociales lo han comprendido muy bien, se han unido en defensa de la democracia, en contra del golpe, a sabiendas de que lo que viene, como en Argentina, es una venganza en contra del pueblo y de sus derechos.

Pero a diferencia de un golpe militar o de una victoria electoral, la derecha brasileña tiene que enfrentarse al más grande movimiento de masas que el país ha conocido, con su falta absoluta de propuestas que pudieran darle legitimidad y apoyo popular, con el liderazgo de Lula, el único con enorme respaldo popular.

Son tiempos de lucha, de disputa, de inestabilidad, de crisis hegemónica profunda. El juego no ha terminado; al contrario, se ha profundizado, los enfrentamientos de clase han quedado mucho más visibles, Brasil ya no será el mismo despueés de esta crisis. La derecha ya no se disfrazará de civilizada, de democrática, de reformista, para aparecer como es: neoliberal, corrupta, golpista. (El gobierno de Temer, por primera vez, desde la dictadura, tendrá sólo hombres, blancos, desde luego, adultos, reaccionarios y corruptos.)

Mientras, la izquierda está comprometida con volver al gobierno para desatar los nudos que han bloqueado sus gobiernos y han llevado al golpe, principalmente la democratización de los medios, el quiebre de la hegemonía del capital especulativo, la reforma del sistema electoral, entre tantas otras reformas. Esa disputa es la que caracteriza al nuevo periodo político abierto hoy en Brasil.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La peligrosa hegemonía del dólar: cualquier movimiento será doloroso para el mundo

Ven, 13/05/2016 - 07:38
El mundo está cerca de aprender una lección más: los problemas derivados de la dependencia del dólar y de un mundo extremadamente endeudado. Está claro que los países que no tienen el dólar como divisa oficial (pero si deuda en esa moneda) tendrán problemas, pero es que hasta EEUU podría ver reducida su capacidad de actuación por el alcance mundial de su divisa.

Según explica el banco Morgan Stanley en un informe recogido por Reuters, "la saga de la deuda está lejos de haber terminado". El crecimiento mundial de los próximos cinco años se puede ver lastrado por el vencimiento de esas montañas de deuda, que además muchas de ellas están denominadas en dólares.

Aunque es cierto que determinados sectores en regiones concretas comenzaron un proceso arduo de desapalancamiento tras el estallido de la crisis en 2008, este proceso fue más que compensado por el incremento de la deuda pública, empresarial y de las familias en China, los mercados emergentes y ciertas partes de Europa. Es decir, la deuda neta mundial siguió creciendo. Mucha parte de esa deuda se emitió en dólares, un factor que podría complicar la situación añadiendo mayor riesgo e inestabilidad.

Ahora toda la presión parece recaer sobre EEUU y la Reserva Federal. La primera subida de tipos en casi diez años llegó en diciembre de 2015; este movimiento fue suficiente para desencadenar fuertes turbulencias en los mercados, que llevaron a las bolsas de medio mundo a registrar su peor inicio de año desde la Segunda Guerra Mundial. En un mundo globalizado, el sufrimiento de medio planeta por una subida de tipos en EEUU terminaría afectando al propio país que sube los tipos, por lo que Janet Yellen y la Reserva Federal deben andar con pies de plomo cada vez que salen a la palestra.

Aunque la economía de EEUU podría resistir holgadamente nuevas subidas de tipos, la Fed también tiene que vigilar al resto del mundo, sobre todo a los países que tienen una parte importante de su deuda expuesta al dólar. La Fed no puede normalizar su política monetaria por miedo a transmitir una ola de riesgo e incertidumbre a través del 'billete verde'. Pero por otro lado, también comienza a preocupar que al mantener los tipos artificialmente bajos sirva para que los agentes sigan endeudándose en dólares y amplificar los desequilibrios internacionales, aseguran desde Reuters.

Claudio Borio, director de investigación en el Banco Internacional de Pagos, cree que el rol del dólar podría exacerbar de forma potencial la inestabilidad. Para Morgan Stanley mantener los tipos bajos sólo servirá para que cada vez haya mayor endeudamiento, no existe un camino que no sea doloroso para abandonar esta situación, que lastrará a la economía a medio plazo.

Para esta entidad financiera, EEUU será el único país que pueda soportar un dólar más fuerte en el actual contexto de endeudamiento mundial. Algunos podrían pensar que un mercado de divisas más plural (en este mercado el 90% de las transacciones son en dólares, mientras el 60% de la deuda fuera de EEUU también esta emitida en 'billetes verdes') sería positivo, no obstante Borio cree que aunque el domino se compartiese entre varias divisas la situación tampoco sería mejor. El dólar sirve como punto de referencia, es el ancla del mercado de divisas.

Para salir de esta situación lo mejor posible se necesita mucha cooperación y coordinación, "esto quiere decir que no sólo tenemos que ordenar nuestra casa, tenemos que nuestra 'aldea global' en orden", sentencia Borio.
_______
Vía El Economista
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El estremecedor gráfico sobre la amenaza real del calentamiento global

Xov, 12/05/2016 - 03:11

Este gráfico animado desarrollado por el científico británico Ed Hawkins nos muestra cómo ha ido subiendo la temperatura del planeta a lo largo de los últimos años. Hawkins demuestra que el calentamiento global es un hecho real y a estas alturas imparable como afirmo en este post de hace siete años...
Ed Hawking presenta un polígono de 12 puntas en una animación y comienza su medición con datos de 1850 -los cuales marcan cero grados- y progresivamente va avanzando hasta triplicar su tamaño en 2016, quedando al borde del anillo de 1,5 grados en 2016 y en una tendencia que aumenta peligrosamente.

"Creo que hay mucho para ver, desde las variaciones mes a mes hasta las que van de década a década. Quería ilustrar los cambios que hemos visto de diferentes maneras para ver cómo podemos mejorar nuestra comunicación", dijo el investigador del Centro Nacional de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Reading, Reino Unido.

La espiral presenta la información de una manera atractiva y directa. El ritmo del cambio es inmediatamente obvio, especialmente a lo largo de las últimas décadas. De hecho, uno de los datos más relevantes de la gráfica tiene que ver con el mayor salto que se produce desde 1990. "La relación entre las actuales temperaturas y el límite propuesto en las discusiones internacionales es tan claro que no requiere de ninguna interpretación compleja", concluye Ed Hawkins. Pese a ser un tema negado por las corrientes neoliberaes que dominan el mundo, hace pocos meses la NASA también lanzó una señal de advertencia... Y hasta el momento nada se hace para frenar esta amenaza.
______
Gráfico, gentileza de Ed HawkinsUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

“¿Quién gobierna el mundo?” Estados Unidos ya no es la obvia respuesta

Mér, 11/05/2016 - 21:23

En su nuevo libro “Who Rules The World?“, el intelectual Noam Chomsky afirma que EEUU devino a una potencia de segunda. Compartimos abajo un texto liberado para divulgación del nuevo material, tomado de DementesX.com.

Cuando nos preguntamos “¿Quién gobierna el mundo?” comúnmente se adopta la convención estándar que los “guias” de los asuntos del mundo entero son Estados Unidos, y principalmente las grandes potencias, tenemos en cuenta sus decisiones y las relaciones entre ellos. Eso no está mal. Pero haríamos bien en tener en cuenta que este nivel de abstracción también puede ser muy engañoso.

Los Estados por supuesto tienen estructuras internas complejas, y las opciones y decisiones de los líderes políticos están muy influenciados por las concentraciones internas de poder, mientras que la población en general es a menudo marginada. Esto es cierto incluso para las sociedades más democráticas, y, obviamente, para los demás. No podemos obtener una comprensión realista de quién gobierna el mundo sin tener en cuenta a los “amos de la humanidad”, como Adam Smith llamó en su día a los comerciantes y fabricantes de Inglaterra; en el nuestro, son los conglomerados, multinacionales, instituciones financieras, grandes imperios al por menor, y similares. Aún después de Smith, también es aconsejable para asistir a la “vil máxima” a la que los “amos de la humanidad” se dedican: “Todo para nosotros y nada para los demás” – una doctrina conocida de otra manera como la guerra de clases amarga e incesante, a menudo de un solo lado, con gran detrimento de la gente en su país de origen y el mundo.

En el orden global contemporáneo, las instituciones de los maestros tienen un enorme poder, no sólo en el ámbito internacional sino también dentro de sus estados de origen, de los que dependen para proteger su poder y para proporcionar apoyo económico por una amplia variedad de medios. Si tenemos en cuenta el papel de los maestros de la humanidad, nos volvemos a dichas prioridades de la política de estado como en la Alianza Trans–Pacífico, uno de los acuerdos a los derechos de los inversores mal llamados “acuerdos de libre comercio” por la propaganda y los medios de comunicación. Se negocian en secreto, aparte de los cientos de abogados y grupos de presión corporativos que escriben los detalles cruciales. En su operación adoptan un completo estilo estalinista con procedimientos de “vía rápida” diseñados para bloquear la discusión y permitir sólo la elección de sí o no (por lo tanto, sí). Los facilitadores y lobbystas lo hacen muy bien, como es lógico. La gente es incidental, con las consecuencias que se podría anticipar.

La Segunda Superpotencia. Los programas neoliberales desplegados desde los años 80 han concentrado la riqueza y el poder en las manos de un número cada vez menor de personas, al tiempo que han socavado la democracia funcional. Pero han comenzado a suscitar una prominente oposición no solo en América Latina sino también en los centros de poder mundial. La Unión Europea (UE), uno de los desarrollos más prometedores de la época de la Segunda Guerra post-Mundial, se tambalea debido al efecto duro de las políticas de austeridad durante la recesión, hecho condenado incluso por los economistas del Fondo Monetario Internacional. La democracia se ha debilitado así como la toma de decisiones ha desplazado a la burocracia de Bruselas, con el sistema financiero dominando desde las sombras.

Los principales partidos han ido perdiendo rápidamente a sus miembros tanto a la izquierda como a la derecha. El director ejecutivo del grupo de investigación con sede en París EuropaNova atribuye el desencanto general a “un estado de ánimo de impotencia y enojo del poder real para influir en los acontecimientos por gran parte de los líderes políticos nacionales [que, al menos en principio, están sujetas a la política democrática] frente al mercado, las instituciones de la Unión Europea y las empresas que siguen la ideología neoliberal. Procesos muy similares están en marcha en Estados Unidos, por razones similares, lo que es una cuestión de importancia y preocupación no sólo para el país, sino, debido al poder de EEUU, para todo el mundo.

La creciente oposición al asalto neoliberal pone de relieve otro aspecto crucial de la convención estándar: se deja a un lado el público, que a menudo no acepta su aprobado papel de “espectadores” (en lugar de “participantes”) que se le asignan en la teoría democrática liberal. Tal desobediencia siempre ha sido motivo de preocupación para las clases dominantes. Basta mirar la historia de Estados Unidos: George Washington consideraba a la gente común que formaba las milicias que estaban a su mando como “un pueblo muy sucio y desagradable que viene marcado por una especie de estupidez inexplicable en la clase más baja de estas personas”.

En política violenta, su opinión magistral de las insurgencias contemporáneas de “la insurgencia americana” a Afganistán e Irak, William Polk llega a la conclusión de que el general Washington “estaba tan ansioso por dejar de lado a [los combatientes que despreciaba] que estuvo a punto de perder la Revolución”. De hecho, “podría haber sido realidad dado que Francia y no intervino masivamente” y “salvó la Revolución”, que hasta entonces había sido ganado por la guerrilla – los que ahora llamaríamos “terroristas” -, mientras que el ejército de estilo británico de Washington “fue derrotado una y otra vez y casi perdió la guerra”.

Una característica común de las insurgencias exitosas, en los registros de Polk, es que se disuelve al apoyo popular después de la victoria, la dirección suprime las “personas sucias y desagradables” que realmente ganaron la guerra con tácticas de guerrilla y terrorismo, por temor a que puedan amenazar los privilegios de clase. El desprecio de las élites para “la clase más baja de estas personas” ha adoptado diversas formas a lo largo de los años. En los últimos tiempos una expresión de este desprecio es el llamado a la pasividad y la obediencia (“moderación en la democracia”) por los internacionalistas liberales que reaccionaban a los “democratizadores” peligrosos de los movimientos populares de la década de 1960.

A veces los Estados optan por seguir la opinión pública, provocando mucha furia en los centros de poder. Un caso dramático fue en 2003, cuando la administración Bush pidió a Turquía unirse a la invasión de Irak. El noventa y cinco por ciento de los turcos se opuso a ese curso de acción y, ante el asombro y el horror de Washington, el gobierno turco adherió a sus puntos de vista. Turquía fue condenada amargamente por esta desviación de la conducta responsable. El subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, designado por la prensa como el "idealista en jefe" de la administración, reprendió a los militares turcos por permitir la mala conducta del gobierno y exigió una disculpa. Perturbada por estas y otras innumerables ejemplos de nuestra legendaria "anhelo de democracia," comentario respetable continuó alabar el presidente George W. Bush por su dedicación a la "promoción de la democracia", o, a veces lo criticó por su ingenuidad al pensar que un poder externo podría imponer sus anhelos democráticos de otros. El pueblo turco no estaba solo. La oposición global a la agresión anglo-estadounidense contra Irak fue abrumadora. El apoyo a los planes de guerra de Washington apenas alcanzó el 10% a nivel mundial, según las encuestas internacionales. La oposición a la invasión de Irak provocó enormes protestas en todo el mundo, incluso en Estados Unidos. Así, probablemente esta fue la primera vez en la historia que ante una agresión imperial se protestó enérgicamente desde antes de su comienzo oficial. En la primera página del New York Times, el periodista Patrick Tyler informó que "todavía puede haber dos superpotencias en el planeta: Estados Unidos y la opinión pública mundial." Esta protesta sin precedentes en Estados Unidos fue una manifestación a la firme oposición a la agresión que llevaba décadas condenando las guerras de Estados Unidos en Indochina, alcanzando una escala que era importante e influyente, aunque demasiado tarde. En 1967, cuando el movimiento contra la guerra se estaba convirtiendo en una fuerza significativa, el historiador militar y especialista en Vietnam Bernard Fall, advirtió que "Vietnam como entidad cultural e histórica... está en peligro de extinción... [como] el campo muere literalmente bajo los golpes de la maquinaria militar jamás desatado en un área de este tamaño". Pero el movimiento anti-guerra se convirtió en una fuerza que no podía ser ignorada. No podía ser ignorada cuando Ronald Reagan asumió el poder decidido a lanzar un asalto en América Central. Su administración imitó de cerca los pasos de John F. Kennedy, en el lanzamiento de la guerra contra Vietnam del Sur, pero tuvo que retroceder debido a los movimientos de protesta pública vigorosa que había faltado en la década de 1960. El asalto fue lo suficientemente horrible. Las víctimas aún tienen que recuperarse. Pero lo que pasó a Vietnam del Sur y más tarde toda Indochina, donde “la segunda superpotencia” impuso sus impedimentos sólo mucho más tarde en el conflicto, era incomparablemente peor.

A menudo se argumenta que la enorme oposición pública a la invasión de Irak no tuvo ningún efecto. Eso parece correcto para mí. Una vez más, la invasión fue lo suficientemente horrible, y sus secuelas fueron grotescas. Sin embargo, podría haber sido mucho peor. El vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, y el resto de altos funcionarios de Bush ni siquiera podían contemplar el tipo de medidas que el presidente Kennedy y el presidente Lyndon Johnson habían adoptado 40 años antes en gran medida sin protestar.
_________
Leer más en The Guardian, TomDispatch.comUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El TTIP o el fin de la democracia europea

Mér, 11/05/2016 - 15:00
Pedro Luis Angosto, Público.es

Las políticas económicas propiciadas por la derecha mundial que imponen la austeridad, la deslocalización industrial y la esclavitud laboral sólo han servido para extender la pobreza y desmontar los derechos políticos, económicos y sociales que algunos trabajadores europeos tenían hasta hace unos días cuando lo correcto para mejorar la vida de las personas habría sido extenderlos a todo el orbe. Está claro que los grandes manijeros de la economía global han concluido que si bien esas políticas han servido para que los ricos sean todavía más ricos, mucho más ricos, esa riqueza está en tan pocas manos que no sirve para elevar la capacidad de consumo de la inmensa masa de trabajadores, que ha visto como sus salarios se deprecian progresivamente sin que nadie se atreva a pronosticar dónde está el límite por abajo. Empero, aunque se oyen cada vez más voces contrarias al austericidio, todavía no pesan lo suficiente como para cambiar las directrices económicas que venimos sufriendo desde mediados de los años ochenta –sobre todo desde el derrumbe del bloque soviético- aún a sabiendas de que la demanda se está estancando y puede abrir de par en par las puertas a otra crisis de consecuencias devastadoras puesto que todavía no hemos salido de la de 2007. Ante esa perspectiva nada halagüeña, las grandes corporaciones mundiales y los políticos a su servicio –la mayoría de los que están negociando el Tratado UE-Estados Unidos- idearon la creación de dos zonas de libre tráfico de mercancías y servicios al margen de la Organización Mundial del Comercio. La primera fructificó hace un año entre Estados Unidos, Japón, varios países Latinoamericanos y otros cuantos del Sureste asiático, dejando al margen a China y La India, que juntas suponen casi la mitad de los habitantes del planeta. Aunque los países asiáticos y americanos que signaron el Tratado del Pacífico tienen poco que perder dado el escaso desarrollo de la mayoría de sus economías, el acuerdo facilitará una mayor presencia de Estados Unidos en la zona y en ningún caso supondrá mejoras para las condiciones laborales de los países afectados.

El segundo tratado, que sería el más importante porque incluiría a los territorios más desarrollados y ricos del mundo, es el que llevan años negociando en la oscuridad más absoluta delegados de las corporaciones yanquis y europeas gracias a la mediación de los burócratas a sueldo del Congreso de los Estados Unidos y de la Unión Europea con la intención de crear una zona exclusiva de comercio y, a un tiempo, rebajar definitivamente los derechos de trabajadores, consumidores y ciudadanos hasta dejarlos al nivel que tienen en la patria de los Bush, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Se trata, sin duda, de un atentado contra los principios rectores de la democracia europea posibilitado por la renuncia de la “nomenclatura” que rige los destinos de la Unión a defender lo más esencial de ella: El Estado del bienestar, algo que era incipiente en Estados Unidos cuando Reagan y sus seguidores decidieron extirparlo de raíz.

Para hacernos una ligera idea de lo que están urdiendo a nuestras espaldas podemos empezar por lo que semejante acuerdo supondría para los consumidores. Por ejemplo, en Estados Unidos no existe la protección preventiva cuando se trata de alimentos u otros productos de consumo consuetudinario, se supone que el fabricante de mayonesa o de pasta de dientes lo hace cumpliendo todos los requisitos sanitarios y sólo si se produce un envenenamiento o el descubrimiento, por denuncia interpuesta por un consumidor, de una partida pestilente, es cuando actúa la Administración, entonces sí, con severidad: El TTIP impondría el sistema norteamericano para permitir que los productos mucho menos controlados de ese país puedan competir en igualdad de condiciones con los europeos. Respecto a los ya muy deteriorados derechos laborales, recordar que en Estados Unidos los convenios colectivos apenas tienen importancia, siendo mucho más válidos los contraídos entre individuos –patrón y trabajador individual- o los corporativos, consecuentemente para que los productos europeos puedan competir con los yanquis la legislación laboral habrá de adaptarse a la ésta laminando los derechos de los trabajadores y, por ende, sus sueldos. Por si fuera poco, el TTIP contempla el sometimiento de las leyes estatales que protegen derechos a lo que se firme en el acuerdo. Puesto que las leyes de los Estados miembros de la Unión Europea tienen un rango inferior a las que elabora ésta elabora, el TTIP tendrá rango de ley europea y lo que en él se disponga será de obligado cumplimiento para todos los miembros incluso si contraviene la ley nacional, es decir que ningún Estatuto de los Trabajadores, ninguna Ley Orgánica, ni ningún convenio colectivo tendrá valor alguno ante lo que firmen, por ejemplo, dos transnacionales acogiéndose a lo reglamentado en el TTIP.

Estamos, evidentemente, ante una agresión sin precedentes a la ya deteriorada e insolidaria democracia europea, de tal modo que si quienes habitamos esta parte del mundo no somos capaces de alzarnos para impedir que tome carta de naturaleza legal, en adelante nuestro voto valdrá lo mismo que la ética de Jordi Pujol. El TTIP es el último instrumento ideado por los doctores del capitalismo salvaje para borrar de una vez por todas de la faz del planeta las conquistas democráticas que tanto esfuerzo y tanta sangre costaron. Durante décadas hemos creído que esas conquistas eran eternas, olvidando que fueron arrancadas por la fuerza a los plutócratas, represores, acaparadores y demás detentadores del Poder. El Poder hoy ha visto que no tiene a nadie enfrente, que la respuesta social apenas tiene entidad, que se reduce a “revueltas” localizadas ora en un Estado ora en otro, que la disidencia es incapaz de articular una respuesta global a su indecencia, que los partidos de la izquierda tradicional han claudicado merced a una idea del pragmatismo tan dañina como irreal y sumisa, por tanto actúa sin temor a nada, a sabiendas de que cualquiera de sus pretensiones, por disparatada que sea, llegará a buen puerto sin que se tambaleen las sagradas columnas sobre las que se apoyan los Palacios de Invierno, las Bastillas esplendorosas de nuestros días. El TTIP no es más que la consecuencia de la dimisión de la ciudadanía. Al capitalismo, jamás gustó la democracia. Se le impuso a la fuerza.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Loxodonta africana: la pira funeraria

Mér, 11/05/2016 - 13:25
Alejandro Nadal, La Jornada

El 30 de abril se llevó a cabo una extraña ceremonia en el Parque Nacional de Nairobi. En una zona especialmente acondicionada para este evento, fueron quemados 8 mil colmillos de elefantes. La gigantesca hoguera, organizada alrededor de 11 pirámides de colmillos, generó una fuerte onda de calor y los invitados a presenciar este acto tuvieron que mantener su distancia. La enorme columna de humo era visible a varios kilómetros.

Los colmillos destruidos pesaron más de 105 toneladas. Provenían de los depósitos oficiales y casi todo era producto de decomisos oficiales en la lucha contra el comercio ilegal de marfil. Se trató de la destrucción de marfil más grande en el mundo desde que se prohibió ese comercio internacional en 1989, en el seno de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (Cites, por su acrónimo en inglés).

El mensaje de Kenia al mundo tiene tres componentes. En primer lugar se rechaza terminantemente la idea de legalizar el comercio transfronterizo de marfil. Frente al lobby que patrocina la idea de que el comercio de marfil es la única manera de conservar a los elefantes, el gobierno de Nairobi mantiene que las fuerzas económicas que rodean ese mercado conducirán al exterminio de los elefantes. La destrucción de marfil clausura expectativas de que algún día ese acervo pudiera entrar en los canales del comercio legal y contribuir a perpetuar este negocio, que se nutre también de la cacería furtiva (responsable cada año de la muerte de más de 35 mil elefantes en África).

Por eso, el segundo componente del mensaje de Nairobi se dirige al comercio ilegal de marfil que extiende sus tentáculos desde Asia hasta las sabanas y bosques en África. Muchos piensan que los principales responsables de la cacería furtiva son poderosos cárteles criminales que controlan toda la cadena de valor, desde la sangrienta cacería hasta las trastiendas de muchas ciudades en China. Lo cierto es que existen muchos indicios de que el comercio legal e ilegal respiran juntos y comparten el mismo metabolismo para lavar marfil y dinero.

Las señales desde Nairobi tienen otro destinatario. En septiembre se llevará a cabo la décimo séptima Conferencia de las Partes de Cites. La reunión se celebrará en Johannesburgo, y Namibia, Botswana, Sudáfrica y Zimbabue propondrán legalizar una venta de sus acervos de marfil a China. Frente a estos países se prepara otro grupo más amplio que busca mantener la prohibición sobre el comercio internacional de marfil.

Hay quienes sostienen una posición contraria a la del gobierno keniano y piensan que vender los acervos de colmillos decomisados es lo mejor. Afirman que la venta legal reduciría el precio del marfil y eliminaría los incentivos a la cacería furtiva. Pero no existe un análisis económico sobre las estructuras del mercado de marfil que permita asegurar que los precios caerían con una oferta legalizada. Las monografías publicadas desde hace un par de décadas sobre este comercio son muy deficientes y no permiten sustentar este tipo de afirmaciones. Esos estudios se basan en nociones de economía sacadas de un libro de texto elemental, e ignoran todo sobre cadenas de valor y estructuras de mercado. Ni siquiera existen investigaciones profesionales sobre la estructura de los mercados legales cuyo estudio no requiere una investigación secreta o encubierta.

La destrucción de los acervos de marfil ha sido calificada por algunos de gran error. Para el lobby pro-comercio dentro y fuera de África fue una oportunidad perdida. Algunas voces señalan que la destrucción de estos acervos hará que se incremente el precio de marfil y con ello se estará provocando el crecimiento de la matanza ilegal de elefantes. Pero lo cierto es que se desconoce todo sobre la formación de expectativas de los diferentes agentes involucrados en el comercio de marfil y se ignora casi todo sobre el proceso de formación de precios presentes y futuros en ese mercado.

Cites ya autorizó dos ventas supuestamente excepcionales de marfil. La primera a Japón (en 1999) y la segunda a China y Japón (en 2008). Y lo que sí sabemos es que en los años siguientes la cacería furtiva de elefantes se expandió furiosamente en toda África, al revivir el mercado de marfil que antes estaba languideciendo. La evidencia de que el comercio legal ha sido el catalizador de esta masacre de elefantes también se encuentra en el incremento espectacular de los decomisos y capturas de contrabandistas a todo lo largo de la cadena de valor del marfil.

La suerte de las dos especies de elefante africano, Loxodonta africana y Loxodonta cyclotis, y del elefante asiático, Elephas maxima, depende de los delegados a la COP17 de Cites. La cacería furtiva hoy es mucho más alta que la tasa de reproducción natural de la población de elefantes. Fomentar o legalizar el comercio internacional conlleva un riesgo muy alto de condenar a los elefantes a la extinción. La destrucción de inventarios no debe convertirse en la pira funeraria para despedir a esta especie.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Economistas aseguran que los paraísos fiscales no tienen ningún tipo de justificación

Mér, 11/05/2016 - 07:00
Patrick Wintour, ElDiario.es

Más de 300 economistas, incluido Thomas Piketty, piden a los líderes mundiales que se reúnen esta semana en Londres que reconozcan que no existe ningún beneficio económico en los paraísos fiscales. Piden también que el velo de secretismo que los envuelve sea levantado.

David Cameron acordó mantener esta reunión hace cerca de un año, pero la cita peligra porque el foco de atención ha cambiado después de que el Gobierno británico haya fallado a la hora de convencer a sus territorios de ultramar de que acaben con el almacenamiento de dinero secreto.

Las autoridades británicas están bloqueadas en las negociaciones con las dependencias de la corona y los territorios de ultramar. Tratan de convencerles de que, de manera automática, compartan información sobre el beneficio real de las empresas. Por el momento, los territorios de ultramar solo se han puesto de acuerdo con los organismos de control británicos para que tengan acceso a un registro privado de propiedad efectiva, pero un acuerdo de intercambio automático ofrecería la posibilidad a muchos más países de acceder a informaciones relativas a la propiedad de sociedades pantalla.

Muchos de los territorios de ultramar, incluidas las Islas Caimán, se resisten a la idea y su participación en la cumbre está en duda.

Además de Piketty, autor del bestseller El capital en el siglo XXI, participa una impresionante lista de economistas incluido Angus Deaton, especialista escocés ganador del Premio Nobel de Economía en 2015, y Ha-Joon Chang, respetado economista especialista en desarrollo de la Universidad de Cambridge.

También firman la carta Nora Lusting, profesora de economía latinoamericana en la Universidad Tulane, así como otros expertos influyentes que asesoran a los legisladores, como Jeffrey Sachs, director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y asesor del secretario general de la ONU Ban Ki-Moon, y Olivier Blanchard, antiguo economista jefe del FMI.

Los papeles de Panamá muestran "la ilegalidad masiva" "El Reino Unido y Estados Unidos tienen que tomar la iniciativa para terminar con el secretismo de los paraísos fiscales", confirmó Sachs en el programa Today de la BBC. "A través de los papeles de Panamá vemos que son simplemente conductos que auspician la ilegalidad masiva, la corrupción, la evasión fiscal y otros actos infames. Tienen que acabar".

"Si el Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea en su conjunto decidieran el jueves en Londres que ya ha sido suficiente... podría producirse un cambio excepcional en muy poco tiempo". Pero Sachs prevé que los líderes mundiales cederán a la presión de los ricos y descartarán implementar reformas significativas.

"Creo que los gobiernos no quieren hacer demasiado realmente porque sus poderosos partidarios, ya sean los de la City de Londres o los que están en Wall Street, están luchando con todas sus fuerzas para mantener esos resquicios abiertos... Es un sistema que ha sido creado para el provecho de la clase rica y empoderada", argumenta el especialista. "No hay mejor ejemplo de cómo los ricos y los poderosos controlan las palancas financieras que los paraísos fiscales".

En total, 47 profesores de universidades británicas, entre las que se encuentran Oxford y la Escuela de Economía de Londres, han firmado la carta. El documento sostiene que la evasión fiscal debilita tanto a las economías desarrolladas como a las que están en vías de desarrollo, además de producir desigualdad.

"Los territorios que permiten ocultar capitales en empresas pantalla o que favorecen la obtención de beneficios a empresas que no operan allí, distorsionan el curso global de la economía", aseguran los economistas firmantes.

Se necesitan nuevas normas globales Para contrarrestar esta situación, instan a los gobiernos a que acuerden nuevas normas globales que exijan a las empresas a informar públicamente sobre sus operaciones tributarias en todos los países en los que operan. También piden que todos los territorios revelen informaciones sobre los propietarios reales de las compañías y conglomerados empresariales.

Llevar a cabo un esfuerzo coordinado por la Unión Europea está ahora en juego. El objetivo es exigir a las empresas que declaren allí donde producen sus beneficios y asegurar que los impuestos se pagan allí en vez de en el país en el que son declarados.

"Los paraísos fiscales no aparecen por casualidad", protesta duramente Sachs contra el primer ministro británico. "Las Islas Vírgenes Británicas no se convirtieron en ocultos paraísos fiscales por sí mismas. Estos refugios tributarios son escogidos deliberadamente por los principales gobernantes, especialmente de Reino Unido y Estados Unidos, en colaboración con las mayores instituciones financieras, legales y jurídicas que mueven el dinero".

"El abuso no es solo impactante, sino que nos mira directamente a la cara. No necesitábamos los papeles de Panamá para saber que la evasión fiscal a través de los paraísos es generalizada, pero podemos decir que el sistema abusivo global necesita terminar a toda velocidad. Eso es lo que se entiendo como un buen gobierno bajo el compromiso global del desarrollo sostenible".

Más de la mitad de las empresas creadas por Mossack Fonseca, bufete de abogados desde el que se filtraron los papeles de Panamá, fueron constituidas en los territorios británicos de ultramar como las Islas Vírgenes Británicas.

"Encargarse de los paraísos fiscales no será fácil; hay poderosos intereses particulares que se benefician del status quo. Pero fue Adam Smith el que dijo que los ricos "deben contribuir al gasto público, no solo en proporción de sus ingresos, sino en algo más que esta proporción", explican los especialistas. "No hay una justificación económica para seguir permitiendo la continuidad de los paraísos fiscales, que son lo contrario a esa afirmación".

Oxfam, que ha coordinado la carta, recomienda al Gobierno de Reino Unido que intervenga para garantizar que los territorios offshore británicos siguen sus directrices de introducir un completo registro público que muestre quién controla y se beneficia de las compañías que están constituidas allí. Oxfam calcula que África pierde unos 10.000 millones de libras de ingresos fiscales anuales –suficiente dinero para pagar la asistencia sanitaria que podría salvar la vida de 4 millones de niños cada año y emplear a suficientes profesores como para escolarizar a todos los niños africanos.

"No basta con que la información sobre los propietarios de empresas ligadas a paraísos fiscales británicos solo estén disponibles para la Agencia Tributaria británica. Es necesario que esta información sea pública para asegurar que todos los gobiernos y todas las personas del mundo pueden reclamar el dinero que les deben y para poder exigir cuentas a los evasores de impuestos", concluye Mark Goldring, director ejecutivo de Oxfam Gran Bretaña.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Paradojas neoliberales

Mar, 10/05/2016 - 23:02

José Blanco, La Jornada

En los extremos de la nómina de los candidatos estadunidenses a la primera magistratura del imperio se hallan, como sabe el mundo, Bernie Sanders y la pesadilla tragicómica de derecha purulenta llamada Donald Trump. Quizá debamos oír la palabra de Obama pidiendo al mundo que tome en serio que los rebuznos de ese inefable señor pueden volverse realidades, por más remotos que puedan parecernos.

En algunas tesis de máxima importancia Trump y Sanders coinciden, por más que Sanders las diga en tono de aparente seria sensatez, y Trump lo haga como lo haría un búfalo de los montes Apalaches.

La media de los salarios reales en Estados Unidos (precios de 1982) era de 312.94 dólares semanales en 1970, cayó hasta 258.24 en 1992 y alcanzó 284.91 en 2009. Con algunas altas y bajas, desde 1970 el producto interno real y los salarios reales gringos siguieron tendencias opuestas. El desempleo no ha tenido los niveles que vive la Unión Europea, pero la masa salarial se ha mantenido a la baja como proporción de su ingreso nacional.

Tanto Trump como Sanders sostienen que en ello ha sido decisiva la dislocación o descolocación de gran número de industrias estadunidenses. Uno y otro quieren que esas industrias vuelvan a Estados Unidos y creen los empleos que ahora generan en otros países. Por supuesto, esas industrias salieron de Estados Unidos porque fueron a pagar salarios de hambre en el mundo subdesarrollado. Esto se hace posible para tales industrias manteniendo un mundo desregulado, en el que puedan entrar o salir de todas partes según sus necesidades de competencia en el mercado mundial. Es lo que da forma a la globalización.

En otras palabras, tanto Sanders como Trump sostienen propuestas de política contrarias a las multimillonarias industrias estadounidenses. En este mundo desregulado de la globalización neoliberal los países recipiendarios de capital extranjero mantienen enclaves de exportación y economías duales impedidas de crecer, por su baja productividad en las actividades económicas domésticas incapaces de competir con las trasnacionales estadounidenses y las de otros países desarrollados, incluido China.

Trump y Sanders opinan lo mismo de los tratados de libre comercio que Estados Unidos ha firmado con multitud de países: le cuestan a Estados Unidos y a otros países desarrollados en empleos. En otras palabras, Trump y Sanders están en contra, créalo, de esta globalización neoliberal. ¡Oh, paradojas!

Desde un punto de vista nacionalista gringo, Trump y Sanders tienen razón. Tal como está organizada hoy la economía mundial, la desregulación del comercio, más la de los movimientos de capital, son factores decisivos en el mantenimiento de la concentración creciente del ingreso del mundo en una fracción cada vez menor de la población mundial. Se ha repetido una y otra vez: las 85 personas más ricas del planeta acumulan en la actualidad más riqueza que toda la mitad más pobre. De acuerdo con Oxfam, solamente 85 individuos tienen más riqueza que los 3 mil millones más pobres ¡juntos! del planeta. La riqueza del uno por ciento más rico suma 110 billones de dólares. Es decir, 65 veces la de la mitad más pobre; aproximadamente 100 veces la economía entera de México. Siete de cada 10 personas viven en países donde se incrementó la desigualdad de riqueza en los últimos 30 años, lista que lidera Estados Unidos. En ese país el uno por ciento más rico acumuló 95 por ciento de la riqueza producida desde la crisis financiera de 2009, mientras el 90 por ciento restante perdió riqueza.

En nueve de cada 10 países el uno por ciento más rico aumentó su fortuna exponencialmente desde 1980; en Estados Unidos el incremento fue de 150 por ciento.

Ninguna de estas cifras globales son mencionadas por Trump o Sanders. Trump se limita a gritar que se larguen todos los extranjeros, especialmente los mexicanos, que están robando sus empleos a los estadounidenses, y que regresen las industrias que se fueron a crear empleo y riqueza en Estados Unidos.

La comprensión del problema por Trump y Sanders son extraordinariamente limitadas, pero sus propuestas son ésas.

Sanders parece definitivamente descartado y las posibilidades de Trump son remotas. Pero si ocurriera lo indecible…

La situación de los países subdesarrollados es definitivamente inaceptable. Su condición es brutalmente dramática, porque los gobernantes de la mayoría de esas naciones tienen una mentalidad y formación tan neoliberal como la de los gobernantes de las metrópolis. Pero en la situación indecible un cambio repentino con Trump a la cabeza sería una catástrofe peor que la que ahora mismo viven bajo las reglas neoliberales. Un desplome del empleo y del ingreso en semanas, y el hambre recorrería el mundo, suponiendo que este adocenado del norte pudiera hacer que las empresas gringas regresaran a Estados Unidos mediante quién sabe qué instrumentos brutales.

Pero parece que ganará Hillary Clinton, política atada a los intereses del mundo de Wall Street. ¿Seguiremos entonces como estamos? Sí. Quién sabe por cuanto tiempo. Porque el neoliberalismo parece caminar lentamente al cementerio recóndito adonde van los elefantes.

La desigualdad inaudita que vive el planeta es un tema que parece por fin haberse apoderado de gran cantidad de mentes de todos los niveles sociales y la tolerancia de los muchos desciende velozmente. El tsunami social y político está cobrando fuerza en mil puntos del planeta.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El Chile neoliberal: billetera fácil para las armas pero difícil para los problemas sociales

Mar, 10/05/2016 - 21:41
Alberto Mayol, El Mostrador

Burgos negaba dinero para Chiloé porque este Gobierno supuestamente no tiene la billetera fácil. Pues bien, ese mismo día Rodrigo Valdés decía que modificar la Ley 13.196 no está entre las prioridades del gobierno. Es increíble, pero hay casi US$1.000 millones de dólares anuales esperando la voluntad política de quienes consideren pertinente orientar la principal riqueza del país a los temas sociales y no al espacio más oscuro del Presupuesto de la nación.

El 4 de mayo el ministro Jorge Burgos declaró, respecto a la austera oferta del Ejecutivo para paliar el impacto social de la crisis medioambiental en el archipiélago de Chiloé, que "ha quedado claro que este es un Gobierno que se preocupa de la gente en esta situación, pero no somos un gobierno de billetera fácil y no lo vamos a ser".

La tesis de la respuesta económica estatal a las demandas sociales como ‘billetera fácil’ ha sido uno de los triunfos políticos de la tecnocracia económica chilena, que en nombre del equilibrio macroeconómico no ha dudado en producir desequilibrios sociales. Sin embargo, las anormalidades presupuestarias más flagrantes no son impugnadas cuando se trata de actores con peso político en la escena nacional. Y resulta que sí hay billetera fácil, de modo estructural y permanente, para las Fuerzas Armadas.

La Ley 13.169, conocida como la Ley Reservada del Cobre, permitió en 2015 a las Fuerzas Armadas acceder al 80% de los aportes de Codelco al Estado chileno, según los datos calculados por la economista Marcela Vera, del Centro de Investigación Sociedad, Economía, Cultura (CISEC) de la Universidad de Santiago, entidad que dirijo.

Tal y como teóricamente se ha proyectado, cuando el precio del cobre baja, el perjuicio para el fisco no solo deriva de los menores ingresos para Codelco, sino además de la extracción del 10% de las ventas brutas. Esta situación, que muchas veces se ha discutido en tono teórico, demuestra ser hoy una realidad flagrante: mientras el Estado no tiene dinero para absorber vergonzosos problemas ambientales derivados del extractivismo, ni tiene la voluntad de afrontar problemas sociales agudos, el dinero de la principal riqueza nacional derivado de la principal empresa estatal se transforma prácticamente en su totalidad en dinero para el estamento militar.

La evolución de los pagos al fisco sin contar los aportes a las Fuerzas Armadas por la Ley 13.196 y la evolución de los pagos por esa ley a las Fuerzas Armadas se aprecian en el siguiente gráfico, demostrándose que inmediatamente terminado el superciclo del cobre (2012) los pagos de Codelco al fisco y los pagos de Codelco a las Fuerzas Armadas tienden a igualarse, hasta llegar al absurdo de 2015, donde claramente predomina el ingreso de las Fuerzas Armadas por sobre el aporte al Estado en general.

La más importante de las irracionalidades está hoy sobre la mesa, irónicamente junto al caso chilote, cuyas demandas son negadas por costosas (aunque el grueso de su petitorio no habla de dinero).

Hasta ahora los datos entregados habían sido insuficientes y no se había planteado la principal irracionalidad: la dualidad de decir que no hay dinero para los problemas sociales y no cuestionar el dinero entregado a las Fuerzas Armadas.

No es raro que la única cifra que se ha promovido es la que habla de US$11.726 millones aportados desde 2004 a 2014 a las Fuerzas Armadas por Codelco. Pero la ausencia del detalle es parte de una discusión que, cuando se plantea, es deliberadamente superficial y quirúrgicamente cuidadosa desde el habla del mundo político. Es el meticuloso cuidado de los civiles frente a los militares. Característico de la transición.

El siguiente gráfico muestra todos los aportes de Codelco al Estado, incluyendo los de las Fuerzas Armadas, pero se distinguen los porcentajes de aquellos fondos que van a quedar en disposición del Poder Ejecutivo respecto de aquellos que llegan a las Fuerzas Armadas. Los porcentajes son elocuentes. Ya en 2002 el 70% de los aportes quedan en las FF.AA. El caso 2015 radicaliza el problema y se llega al mencionado 80%. Solo el superciclo del cobre, esto es, el inusitado alto valor del precio de la libra de cobre acontecido durante alrededor de una década, logró revertir las proporciones de ingreso en favor del Estado. Pero, dado que ese superciclo está estructuralmente terminado (era un superciclo de todos los minerales y del petróleo, que duró desde 2004 a 2012), es evidente que la ley, como está, seguirá otorgando aportes más abundantes al mundo militar que al resto del país.

La historia tiene su cierre en el mismo momento en que el hombre que supuestamente oficia de guardián de la racionalidad presupuestaria, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, defiende el absurdo precio a pagar en la Ley Reservada del Cobre; un precio por un producto que sencillamente desconocemos y cuyo destino puede ser, en el mejor de los casos, la compra de armas y, en el peor, un festival de corrupción. Su frase (en una ironía inoportuna) se enuncia el mismo día en que Burgos negaba dinero para Chiloé porque este Gobierno supuestamente no tiene la billetera fácil. Pues bien, ese mismo día Rodrigo Valdés decía que modificar la Ley 13.196 no está entre las prioridades del Gobierno. Es increíble, pero hay casi US$1.000 millones de dólares anuales esperando la voluntad política de quienes consideren pertinente orientar la principal riqueza del país a los temas sociales y no al espacio más oscuro del Presupuesto de la nación.

Pero tal parece que sigue siendo más racional tener un arma en las manos que una buena razón. La única billetera fácil, entonces, se consigue en la simple ecuación del poder fáctico y no en la consideración del proyecto político. Y es que las regiones pueden esperar, pero los militares no.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización