Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger5532125
Actualizado: fai 1 hora 53 min

Eric Toussaint: Alternativas frente a la capitulación de Grecia

Mar, 21/07/2015 - 03:51
Eric Toussaint, Viento Sur

En la noche del 15 al 16 de julio, a pedido del primer ministro griego, el parlamento griego capituló ante las exigencias de los acreedores y pisoteó la voluntad popular expresada por el pueblo griego el 5 de julio de 2015. 32 diputados de Syriza salvaron el honor votando no (y a ellos se agregan 7 diputados que se abstuvieron). Al oponerse a la capitulación, estos diputados de Syriza respetaron el mandato popular y el programa de su partido sin ceder al chantaje… El primer ministro obtuvo una mayoría gracias a los partidos de derecha: Nueva Democracia, PASOK (que no tiene nada de socialista), Potami y Griegos Independientes. Esto cambia radicalmente la situación.

El 5 de julio de 2015, el resultado del referéndum convocado por el gobierno de Alexis Tsipras y el Parlamento heleno demostró que el pueblo griego rechazaba masivamente la continuación de la austeridad que siguen queriendo imponer las instituciones que antes actuaban bajo el nombre de Troika. Fue una hermosa victoria de la democracia.

El acuerdo firmado el lunes 13 de julio por la mañana y aprobado por el parlamento griego en la noche del 15 al 16 de julio significa la prosecución de la austeridad en el marco de un nuevo acuerdo plurianual. Y eso está en total contradicción con el resultado del referéndum. El parlamento aprobó este acuerdo bajo la amenaza de los acreedores (chantaje con la quiebra del sistema bancario y con el Grexit) que coaccionaron deliberadamente a las autoridades griegas.

Este acuerdo incluye el abandono de una importante serie de compromisos tomados por Syriza durante su campaña electoral, que, por cierto, le permitió obtener una victoria histórica el 25 de enero de 2015. Syriza comprometió su responsabilidad ante el pueblo griego y es trágico que una mayoría de sus diputados y de sus ministros no la hayan respetado, tanto más cuando ese pueblo otorgó un claro apoyo a Syriza, tanto el 25 de enero como el 5 de julio.

Las concesiones hechas a los acreedores por el gobierno y el parlamento griegos afectan a las pensiones, con una nueva reducción de sus montos (aunque Syriza se había comprometido a reponer el 13er mes para las pensiones inferiores a 700 euros por mes) y un retraso en la edad de jubilación, los salarios continuarán reducidos, las relaciones laborales estarán aún más precarizadas, el aumento de los impuestos indirectos, incluidos los que afectan a los ingresos bajos; la continuación y aceleración de las privatizaciones; la acumulación de nuevas deudas ilegítimas (al menos 80.000 millones extras) con el fin de reembolsar las precedentes, y continuar con la recapitalización de los bancos dejándolos en manos del sector privado responsable de la crisis; la transferencia de activos griegos a un fondo independiente; la prosecución del abandono de importantes elementos del derecho de autodeterminación; la limitación del poder legislativo en beneficio del de los acreedores….

Contrariamente a lo que se afirma, que a cambio de estas ominosas concesiones, Grecia obtendría tres años de respiro y podría relanzar de manera importante la actividad económica, la realidad mostrará que con el mantenimiento de la compresión de la demanda de las familias y del gasto público será imposible conseguir el excedente presupuestario primario anunciado en el plan.

Las consecuencias nefastas son ineludibles: en algunos meses o a comienzos del año próximo como muy tarde, los acreedores atacarán de nuevo a las autoridades griegas por el no cumplimiento de sus compromisos en términos de excedente presupuestario primario y avanzarán nuevas exigencias. No habrá ningún respiro para el pueblo y para el gobierno griego. Los acreedores amenazarán con no desembolsar las sumas previstas si no se adoptan nuevas medidas de austeridad. Las autoridades griegas se verán cogidas en el engranaje de las concesiones/1.

El Comité para la Verdad sobre la Deuda Pública de Grecia instituido por la presidente del Parlamento griego estableció en su informe preliminar, que se hizo público los días 17 y 18 de junio de 2015, que la deuda reclamada por los actuales acreedores debe ser considerada ilegítima, ilegal y odiosa/2. El Comité también demostró que su reembolso es insostenible. Sobre la base de estos argumentos fundamentados en el derecho internacional y en el derecho interno, el gobierno griego habría debido suspender de manera soberana el pago de la deuda hasta que se obtuvieran los resultados finales de la auditoría. Esa suspensión de pagos era y es totalmente posible. Desde febrero de 2015, Grecia pagó 7.000 millones de euros a los acreedores sin que estos hayan desembolsado los 7.200 millones de euros que debían pagar a Grecia según el programa que concluyó el 30 de junio de 2015/3. Pero hay otros montos de dinero que deberían haber sido abonados a Grecia y no lo fueron: los intereses percibidos por el BCE sobre los títulos griegos, el saldo previsto por la recapitalización de los bancos, etc. Si Grecia hubiera suspendido el pago de la deuda con respecto a los acreedores internacionales, habría economizado cerca de 12.000 millones de euros, que se supone que debería pagar de aquí a fines de 2015. Al suspender el pago de la deuda, las autoridades griegas habrían podido inducir a los acreedores a hacer concesiones. Una reducción radical del monto de la deuda se habría podido conseguir ya sea por la vía de la negociación, ya sea mediante el repudio unilateral de la deuda en caso de fracaso de las negociaciones. Al aplicarse el acuerdo del 13 de julio, el gobierno se transformará en cómplice directo de la violación de los derechos humanos por devolver una deuda ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible.

Todos hemos podido comprobar que es imposible convencer, mediante una simple discusión, a la Comisión Europea, al FMI, al BCE y a los gobiernos neoliberales en el poder en los otros países europeos de que deben tomar medidas que respeten los derechos de los ciudadanos griegos, así como los de los pueblos en general. El referéndum del 5 de julio, que combatieron, no los convenció. Por el contrario, burlándose de los derechos democráticos fundamentales, radicalizaron sus exigencias. Sin tomar fuertes medidas soberanas de autodefensa, las autoridades y el pueblo griego no podrán terminar con la violación de los derechos humanos perpetrados por las exigencias de los acreedores. Se debería decidir, a escala europea, toda una serie de medidas para restablecer la justicia social y la auténtica democracia. Técnicamente, no es complicado, pero se debe ser consciente de que en el contexto político y con la relación de fuerzas que predominan en la Unión Europea, los países con gobiernos progresistas no pueden esperar ser escuchados ni respaldados por la Comisión Europea, por el BCE o por el Mecanismo Europeo de Estabilidad. Al contrario, tanto esas instituciones, así como el FMI y los gobiernos neoliberales de los otros países europeos, combaten activamente la experiencia que se desarrolla en Grecia con el fin de demostrar a todos los pueblos de Europa que no existen alternativas al modelo neoliberal. En cambio, con medidas fuertes, las autoridades griegas habrían podido arrancar verdaderas concesiones o simplemente obligar a los acreedores a tomar nota de las decisiones soberanas. Equivocadamente el gobierno de Alexis Tsipras ha tomado el camino de la negociación permanente con el solo fin de renovar un acuerdo con los acreedores mientras que lo necesario era acabar con ellos.

Era también fundamental crear una estrategia alternativa suscitando movilizaciones populares masivas en Grecia y en los otros países de Europa. Las autoridades griegas se habrían podido apoyar en eso para impedir las tentativas de aislamiento que no han dejado de organizar todas las fuerzas opuestas a cualquier modificación en favor de la justicia social. En cambio, un proceso de ese tipo del gobierno griego habría reforzado las movilizaciones populares y la confianza en sus propias fuerzas de los ciudadanos movilizados. La realización del referéndum del 5 de julio habría podido constituir un elemento clave de esa movilización, sin embargo la victoria del no (precedida por una gran movilización en las calles) no fue respetada, ya que, desde el día siguiente, el gobierno se reunía con la derecha para preparar una propuesta que ofrecía a los acreedores concesiones inaceptables.

Para acompañar la suspensión de pago de la deuda ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible, propongo aquí algunas medidas que se deberían someter con urgencia a un debate democrático, ya que su naturaleza permitiría ayudar a que Grecia se pusiera de nuevo en pie. Evidentemente, no es el gobierno actual el que querrá aplicar estas medidas.

1.- Las administraciones públicas griegas constituyen por lejos el accionariado mayoritario de los grandes bancos griegos (que representan más del 80 % del mercado bancario griego) y deberían, por lo tanto, ejercer plenamente el control sobre los bancos con el fin de proteger el ahorro de los ciudadanos y relanzar el crédito interno para sostener el consumo. Por una parte, sería conveniente hacer una valoración de las consecuencias de la participación mayoritaria del Estado en los bancos y conferirles un estatus de empresa pública. El Estado debería organizar una quiebra ordenada de los bancos, vigilando la protección de los pequeños accionistas y de los ahorradores (depósitos protegidos totalmente hasta 100.000 euros). Se trata de recuperar el coste del saneamiento bancario sobre el patrimonio global de los grandes accionistas privados, ya que son ellos los que han provocado la crisis y luego abusaron del apoyo público. Se podría crear un «banco malo» para aislar los activos tóxicos en vista a una gestión hacia la extinción. Es necesario, que una vez por todas, los responsables paguen por la crisis bancaria, se sanee en profundidad el sector financiero y se lo ponga al servicio de la población y de la economía real.

2. Las autoridades griegas deberían intervenir el Banco-central,889">Banco Central. Cómo máxima autoridad, se encuentra actualmente Yannis Stournaras (nombrado por el gobierno de Antonis Samaras), quien pone toda su energía en impedir el cambio deseado por la población. Es un verdadero caballo de Troya al servicio de los grandes bancos privados y de las autoridades europeas neoliberales. El Banco Central de Grecia debe ponerse al servicio de los intereses de la población del país.

3. Las autoridades griegas tienen también la posibilidad de crear una moneda electrónica (emitida en euros) para el uso interno en el país. Las administraciones públicas podrían aumentar las pensiones así como los salarios de la función pública, pagar las ayudas humanitarias a las personas, abriéndoles un crédito en moneda electrónica que podría utilizarse para múltiples pagos: facturas de la electricidad, el agua, el pago del transporte público, de impuestos, la compra de alimentos y bienes de primera necesidad en los comercios, etc. Contrariamente a un prejuicio infundado, incluso los comercios privados tendrían interés en aceptar voluntariamente este modo de pago electrónico, ya que, al mismo tiempo, les permitiría vender sus mercaderías y pagar sus cuentas con la administración pública (pago de impuestos y de los diferentes servicios públicos utilizados). La creación de esta moneda electrónica complementaria permitiría disminuir la necesidad de euros que tiene el país. Las transacciones en esta moneda electrónica podrían ser realizadas a través de los teléfonos móviles, como se hace en la actualidad en Ecuador.

4. El control de movimientos de capitales debe mantenerse, así como debe establecerse un control de precios al consumo.

5. El organismo encargado de las privatizaciones debe ser disuelto y reemplazado por una estructura pública de gestión de los bienes nacionales, previa la suspensión de todas las privatizaciones. Estaría encargado de proteger el patrimonio público al mismo tiempo que generaría ingresos.

6. Las nuevas medidas deberían adoptarse en un marco de justicia fiscal, con el fin de reforzar en forma muy clara las medidas ya tomadas, con la decisión de imponer fuertes impuestos al 10 % más rico (y en particular al 1 % más rico), tanto sobre sus ingresos como sobre sus patrimonios. Asimismo, conviene aumentar fuertemente el impuesto sobre los beneficios de las grandes empresas privadas y de acabar con la exención fiscal de los armadores. También es necesario incrementar los impuestos que paga la Iglesia Ortodoxa, ya que en 2014 solamente desembolsó algunos millones de euros en impuestos.

7. Debería decretarse una reducción radical de los impuestos sobre las rentas bajas y sobre los pequeños patrimonios, lo que beneficiaría a la mayoría de la población. Los impuestos sobre los productos y los servicios de primera necesidad deberían reducirse radicalmente. Una serie de servicios de primera necesidad deberían ser gratuitos (electricidad y agua limitadas a un tipo de consumo, transportes públicos, etc,). Estas medidas de justicia social relanzarían el consumo.

8. La lucha contra el fraude fiscal debería intensificarse con la implantación de medidas muy disuasivas contra el gran fraude fiscal. De ese modo, podrían recuperarse sumas importantes de dinero.

9. Un amplio plan público de creación de empleo debería implementarse para reconstruir los servicios públicos devastados por años de austeridad (por ejemplo, en los ámbitos de la sanidad y de la educación) y para poner los primeros jalones de la necesaria transición ecológica.

10. Este apoyo al sector público debería acompañarse de medidas que tengan por objetivo un sostén Activo" a la pequeña iniciativa privada, que tiene un papel esencial actualmente en Grecia por medio de las microempresas.

11. Realizar una política de empréstitos públicos mediante la emisión de títulos de deuda pública dentro de las fronteras nacionales. Efectivamente, el Estado debe poder pedir créditos con el fin de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones, por ejemplo, realizando trabajos de utilidad pública. Algunos de estos trabajos pueden financiarse por el presupuesto corriente gracias a opciones políticas muy firmes, pero los empréstitos públicos pueden posibilitar la realización de trabajos de mayor envergadura, por ejemplo, para pasar del «todo automóvil» a un desarrollo masivo de los transportes públicos, desarrollar el recurso a las energía renovables respetuosas del medio ambiente, crear o restaurar los ferrocarriles de proximidad en todo el territorio, comenzando por el urbano y semiurbano, y también renovar, rehabilitar o construir edificios públicos y viviendas sociales reduciendo el consumo energético y agregándoles comodidades de calidad. Se debería también financiar un amplio plan de creación de empleos propuesto más arriba.

Se debería definir urgentemente una política transparente de empréstito público. La propuesta que hacemos es la siguiente: 1) el destino del empréstito público debe garantizar una mejora de las condiciones de vida que rompan con la lógica de la destrucción del medio ambiente; 2) el recurso al empréstito público debe contribuir a una voluntad redistributiva con el fin de disminuir las desigualdades. Por ello, proponemos que las instituciones financieras, las grandes empresas privadas y las familias ricas estén coaccionadas por via legal a comprar, por un monto proporcional a su patrimonio y a sus ingresos, obligaciones del Estado al 0 % de interés y no indexadas por la inflación, el resto de la población podría adquirir de manera voluntaria obligaciones públicas que garantizarían un rendimiento real positivo (por ejemplo, del 3 %) superior a la inflación. De ese modo, si la inflación anual se eleva a un 2 %, el tipo de interés efectivo pagado por el Estado para ese año sería del 5 %. Una medida como ésta de discriminación positiva (comparable a las adoptadas para luchar contra la opresión racial en Estados Unidos, contra las castas de la India o contra la desigualdad de género) permitiría avanzar hacia más justicia fiscal y hacia un reparto menos desigual de las riquezas.

Finalmente, las autoridades griegas deberían velar por la prosecución de los trabajos de la auditoría y de las otras comisiones que trabajan sobre los Memorandos y los daños de guerra.

Por supuesto hay otras medidas complementarias, que discutidas y decididas con urgencia pero democráticamente, son susceptibles de completar ese primer dispositivo de urgencia, que puede ser resumido en los cinco pilares siguientes: La toma del control por el Estado del sistema bancario y de una parte de la creación monetaria.
La lucha contra el fraude fiscal y la implantación de una reforma fiscal justa que aporte al Estado los recursos necesarios para la realización de su política. La protección del patrimonio público y su puesta al servicio del conjunto de la población.
La rehabilitación y el desarrollo de los servicios públicos.
El sostén a la iniciativa privada de proximidad
. También, es muy importante que Grecia se comprometa en un proceso constitucional con una participación ciudadana activa, con el objetivo de permitir cambios estructurales democráticos. Para realizar este proceso constituyente, hay que convocar, mediante una consulta con sufragio universal, la elección de una asamblea constituyente encargada de elaborar un proyecto de una nueva Constitución. Una vez que ese proyecto se haya aprobado por la asamblea constituyente, que deberá funcionar recibiendo también las propuestas y los requerimientos que emanan del pueblo, tendrá que ser sometido al sufragio universal. Salir de la zona euro Vista la aprobación del acuerdo del 13 de julio por el parlamento griego, la perspectiva de una salida voluntaria del euro es una opción que claramente deberíamos destacar. Cada vez más, ciudadanos de Grecia y de otros países europeos entienden que no hay una solución favorable a los pueblos dentro del euro. En el caso de una salida de la zona euro, las medidas indicadas pueden adaptarse, en particular la socialización de los bancos, tomando como ejemplo la nacionalización del sistema bancario que se hizo en Francia después de la Liberación. Se debería acompañar estas medidas con una importante reforma monetaria redistributiva que podría inspirarse en la reforma monetaria realizada después de la Segunda Guerra Mundial por el gobierno belga. Esta reforma tiene por fin tasar fuertemente los ingresos de los que se enriquecieron a costa de los demás. El principio es simple: se trata, durante el cambio de moneda, de no garantizar la paridad automática entre la antigua y la nueva moneda (un euro contra una dracma nueva por ejemplo) que hasta un determinado monto.

Por encima del mismo, la suma excedente debe ser depositada en una cuenta bloqueada y su origen debe ser autentificado y justificado. En principio, lo que excede el nivel de referencia se cambia a un tipo menos favorable (por ejemplo, dos euros contra una dracma nueva); en caso de que se compruebe un origen delictuoso, el dinero puede confiscarse. Una reforma monetaria de este tipo permite repartir una parte de la riqueza de manera socialmente más justa. Otro objetivo de la reforma es el de disminuir la masa monetaria en circulación para poder luchar contra las tendencias inflacionistas. Para que esta reforma sea eficaz, es necesario establecer un control estricto sobre el movimiento de capitales y sobre el mercado de cambios.

He aquí un ejemplo (por supuesto, los baremos pueden modificarse después de un estudio del reparto del ahorro líquido de las familias y la adopción de criterios rigurosos) 1 euro es igual a 1 nueva dracma (n.D.) hasta 200.000 euros. 1 euro igual a 0,7 n.D. entre 200.000 y 500.000 euros 1 euro igual a 0,4 n.D. entre 500.000 euros y 1 millón de euros. 1 euro igual a 0,2 n.D. por encima de 1 millón de euros Si una familia tiene 200.000 euros líquidos, obtendrá 200.000 n.D.
Si tiene 400.000 euros, obtendrá 200.000 + 140.000 = 340.000 n.D.
Si tiene 800.000 euros, obtendrá 200.00 + 210.000 + 120.000 = 530.000 n.D.
Si tiene 2 millones, obtendrá 200.000 + 210.000 + 200.000 + 200.000 = 810.000 n.D.

De este modo, se desarrollaría una verdadera lógica alternativa. Y Grecia podría finalmente dejar de estar sometida a sus acreedores. Los pueblos de Europa reencontrarían la esperanza en un cambio a favor de la justicia. Para conseguirlo, debemos reforzar las movilizaciones populares tanto en Grecia como en el resto de Europa.
_______
Notas:
1/ El autor agradece a Stavros Tombazos, Daniel Munevar, Patrick Saurin, Michel Husson y Damien Millet por sus consejos en la redacción de este documento, pero el autor asume la total responsabilidad sobre el contenido de este texto..
2/ Véase: http://cadtm.org/Fundamentos-juridi... ; http://cadtm.org/De-como-la-Troika-...; http://cadtm.org/Grecia-Una-larga-l...
3/ 6.640 millones de euros y 5.250 millones de euros se deberán pagar al BCE y al FMI, respectivamente, de aquí al 31 diciembre de 2015. Fuente: The Wall Street Journal, http://graphics.wsj.com/greece-debt... consultado el 12 de julio de 2015

Traducido por Griselda Pinero

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

De la tragedia griega al gran teatro del mundo

Lun, 20/07/2015 - 08:11
Rafael Landerreche, La Jornada

Primer acto. En el Ágora de Atenas, un ciudadano de nombre Tsipras se dirige a los miembros de la polis. Detrás de él, como telón de fondo, se yergue majestuoso el monte Olimpo. El personaje, griego, pero no ajeno a los efectos digitales, hace un movimiento con las manos y aparece Hércules, que va a enfrentarse con la Hidra. A un lado, como en una pantalla paralela, aparecen imágenes de manifestaciones populares que llevan mantas y pancartas en todas las lenguas del mundo. Entre ésas se percibe una en español que dice: Frente a la Hidra capitalista, resistencia popular.

Por el lado del oriente entra un personaje vestido con algo menos que una túnica griega. Es Gandhi. Echa un vistazo a la escena anterior y dice a media voz: El precio de una ofensiva exitosa es una alternativa viable. En política blofear se paga muy caro. La escena se transforma como mágicamente. En vez del Ágora aparece un gris salón de conferencias internacionales; en vez de los nobles atenienses, un puñado de burócratas encabezado por dos mujeres. Tsipras aparece vestido de bufón y una de las mujeres lleva en el pecho un letrero que dice FMI y, en letras más pequeñas, Vichy. Todos ríen, se felicitan unos a otros y hacen firmar al bufón unos papeles. Afuera se escuchan, ahogados por los muros que los separan de la escena, los gritos impotentes de los griegos.

Siguiente escena: se escucha el lento tañer de las campanas que anuncian la muerte de la democracia griega. El coro se dirige a los espectadores: no pregunten por quién doblan las campanas, están doblando por ustedes. Entre la muchedumbre se empieza a desarrollar una escena típica de la antigüedad. Los vencedores entran a la ciudad en sus carros de guerra, conduciendo encadenados detrás de sí a los vencidos. Se dirigen al mercado para venderlos como esclavos. Al llegar al mercado los ponen a subasta. En lugar de los cuerpos de los vencidos, aparecen unos letreros: lotes para la explotación de hidrocarburos.

Segundo acto. La escena cambia radicalmente. El tiempo ha avanzado (¿o retrocedido?) al año 2000 dC. En el telón de fondo el Olimpo ha sido sustituido por otros picos más numerosos y majestuosos. Son el Aconcagua, el Illimani, el Chimborazo, el lugar de la tierra más cercano al sol. Mientras la escena transcurre, la nieve que los cubre va desapareciendo lentamente a causa del cambio climático. Al pie de los Andes aparece la Hidra de muchas cabezas. Está negociando un tratado con el presidente del país, un militar golpista, asesino y narcotraficante. La Hidra le dice: Tú eres el único representante legítimo de este país. Firman unos papeles en los que se entregan las aguas de la nación a una empresa que es una de las cabezas de la Hidra. El pueblo se levanta. Ocupa las calles, las oficinas del gobierno y las de la empresa trasnacional. Derrama su sangre pero no cede. Finalmente la Hidra se retira, no sin antes amenazar con volver bajo la forma de ATP. El pueblo recupera el agua, depone al presidente y en su lugar pone a uno de los suyos. Se llama como la Madre de todos los mortales, pero en masculino: Evo.

Tercer acto. Escena 1. Un salón de clases. Aparece el profesor de economía. Declama: Todo hombre que se ocupe del pueblo, aunque sea un poquito, es un populista. Todo populista es un peligro para su país. Entran los profesores de teología. Recitan: Evo es un comunista ateo, está contra la religión católica. Su ideología de la Madre Tierra es un panteísmo New Age.

Escena 2. Aparece un hombre vestido de blanco. Entra al salón y con un látigo corre a los Maestros de la Ley. Hace un gesto con la mano y desaparece el salón de clase y reaparecen las montañas; junto a él aparece un personaje vestido como un mendigo, un tal Francisco, de la aldea de Asís. Empieza a cantar bajo el dosel majestuoso de los Andes: Alabado seas mi Señor por los hermanos volcanes, por la hermana agua, alabado seas por la hermana Madre Tierra. El personaje de blanco toma la palabra: “Entre los pobres más abandonados y maltratados está nuestra oprimida y devastada tierra, nuestra hermana Madre Tierra, que ‘gime y sufre dolores de parto’”.

Cuando acaban de escucharse estas palabras, entra Evo y se dirige al personaje de blanco. Le entrega una pequeña escultura de una hoz y un martillo con un Cristo clavado en el martillo. Afuera se escuchan los gritos y el rechinar de dientes de los Maestros de la Ley: ¡Comunista, hereje, blasfemo! El personaje de blanco reflexiona y dice en tono pausado: No estoy de acuerdo con el análisis marxista, pero debemos dialogar y trabajar juntos, sobre todo por los oprimidos: los pobres y nuestra hermana la Madre Tierra. Y dirigiéndose, ya no a Evo, sino a las organizaciones populares, les dice: “Ustedes me han relatado las múltiples exclusiones e injusticias que sufren. ¿Reconocemos la causa de todas ellas en un hilo invisible, un sistema global, que ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo? La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero. El nuevo colonialismo adopta diversas fachadas: corporaciones, prestamistas, tratados ‘de libre comercio’ y la imposición de medidas de ‘austeridad’ que siempre ajustan el cinturón de los pobres. Se privatizan recursos escasos como el agua, siendo que el acceso al agua es un derecho humano básico. La deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, pero no ocurre lo mismo con la deuda ecológica que tienen los países ricos con los pobres. Ahora no sólo las personas, sino las naciones son convertidas en esclavas a causa de una deuda. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra”.1 Epílogo. El coro se dirige al público: y ustedes ¿seguirán aguantando?
_______
1 Esta cita combina y redacta diversos textos de Fran­cisco, pero es totalmente fiel a sus palabras.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Tres tratados secretos de EEUU: TPP vs. China, TTIP vs. Rusia y TISA vs. el mundo

Lun, 20/07/2015 - 08:01

Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

El ominoso denominador común de los ominosos tres tratados mercantilistas/financieristas de Estados Unidos –Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés); Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), y Tratado de Comercio de los Servicios (TISA, por sus siglas en inglés)– es su patente opacidad democrática y la sumisión de países vasallos a la banca israelí-anglosajona de Wall Street/la City (Londres).

Como externó sicalípticamente Barack Obama en la fase de su persuasión publicitaria, no existe necesidad de ahondar sobre la hostilidad a China (http://goo.gl/bbBKbT) por el TPP, que finalmente pasó la aprobación del Congreso al precio de 200 millones de dólares en vergonzosos sobornos a los legisladores (http://goo.gl/Zgv3zL).

Un capítulo publicado por la revista Político sobre el opaco TPP exhuma la protección a las ganancias del Big Pharma (trasnacionales farmacéuticas) a expensas de los medicamentos genéricos más baratos en los 12 países afectados (http://goo.gl/3rsp7k). ¿Estarán enterados los sumisos secretarios de Hacienda y Economía del México neoliberal itamita del daño del TPP a más de 80 millones de inmersos en pobreza?

El TPP, con 40 por ciento del PIB global, significará un mayor costo a la salud de sus 800 millones de habitantes, lo cual beneficiará las ganancias del Big Pharma, que obtendrán los colosales 1.5 billones de dólares (trillones en anglosajón) que hoy ahorran los medicamentos genéricos. El TPP pretende aislar en forma absurda del océano Pacífico a tres potencias nucleares: China, Rusia e India. ¿Podrá? Ya en 2006 el periodista británico Jacky Law arremetía en su libro contra el Big Pharma de cómo controlan la enfermedad (https://goo.gl/TfjDkL), y en 2012 un médico y académico británico, Ben Goldacre, fustigó la forma en que las trasnacionales farmacéuticas anglosajonas engañan a los médicos y dañan a los pacientes (http://goo.gl/RfN7zy).

El grave problema radica en la financiarización de la medicina sometida a los dictados de la banca y sus seguros.

Según el relevante portal ruso Sputnik, el opaco TTIP forma parte de un gran plan de Estados Unidos para aislar a Rusia de Europa (http://goo.gl/CkxjHF). En China también perciben la flagrante hostilidad del TTIP (http://goo.gl/h9mmnh). El contralmirante francés François Jourdier dice que el TTIP está diseñado para que Europa se convierta en un satélite de Estados Unidos. Por lo pronto, el opaco TTIP ha sido congelado en el Parlamento Europeo debido a la profunda oposición de los ciudadanos europeos (http://goo.gl/ZsbPAb).

El TTIP comporta más rasgos destructivos que constructivos ya que su objetivo primordial se centra en impedir una alianza entre Alemania y Rusia: axioma nihilista anglosajón que sigue vigente desde inicios del siglo XX y que postuló el geopolitólogo británico Halford Mackinder, lo cual conllevó a la creación de la OTAN.

De los tres planes mercantilistas financieristas que tienen como objetivo la supremacía global de las trasnacionales de Wall Street/la City, el más pernicioso es el menos conocido: TISA (http://goo.gl/IAfAzH), que pretende controlar de manera supranacional los servicios de salud, agua (la ley Korenfeld a escala global), finanzas, telecomunicaciones y transporte: ¡68 por ciento del comercio mundial! Los tres esquemas van en última instancia contra el BRICS en dos océanos (Pacífico/Atlántico) y en todo el globo (http://goo.gl/ylifI3).

Desde septiembre de 2014, el escritor francés de origen belga Raoul Marc Jennar –autor del libro El gran mercado trasatlántico: la amenaza sobre los pueblos de Europa (http://goo.gl/yNGcpp)”–expuso, antes de las perturbadoras filtraciones de Wikileaks, la alta letalidad del TISA (http://goo.gl/Mk7EkX). En su libro, Jennar devela una frase indeleble del megabanquero David Rockefeller, mandamás del entonces Chase Manhattan, que se fusionó luego con JP Morgan-Chase, hoy el mayor banco de Estados Unidos y el máximo operador global de los especulativos derivados financieristas: alguna cosa debe sustituir a los gobiernos, y el poder privado me parece la entidad adecuada.

Ben Beachy, del Observatorio de Comercio Global de los Ciudadanos Públicos, con sede en Washington, condensó las revelaciones de Wikileaks sobre el opaco TISA y sus 10 amenazas en 50 países (http://goo.gl/mVgAea).

Toda la anglosfera (con su omnipotente banca israelí-anglosajona) se encuentra cupularmente entre los 50 países que negocian en secreto en Ginebra los alcances del TISA, a espaldas de sus congresos y ciudadanos –donde incrustaron a México– y que abole la soberanía de quienes se convierten en instrumentos de la banca israelí-anglosajona de Wall Street/la City.

Van las 10 amenazas:

1. Restringir las medidas equitativas para minimizar riesgos financieros: deja vulnerables a los gobiernos ante demandas de las trasnacionales en los tribunales de arbitraje extrajudiciales”.
2. Permitir el tráfico de datos sensibles de los consumidores: permitirá a las “trasnacionales financieras exportar todos los datos personales de los consumidores (…) dándoles la opción de almacenarlos en paraísos fiscales para evadir las inspecciones tributarias”.
3. Forzar a los gobiernos a anticipar todas sus futuras regulaciones.
4. Prohibir indefinidamente cualquier nueva regulación financiera.
5. Prohibir los controles de capital dirigidos a paliar las crisis.
6. Exigir la implementación de productos financieros aún no existentes: los países sólo podrán limitar la creación de nuevos y complejos productos financieros (nota: los que ocasionaron la grave crisis financiera del 2008) si demuestran previamente su peligrosidad, algo prácticamente imposible;
7. Aceptar las reglas financieras vigentes en otros países: las trasnacionales financieras quedan exentas de cumplir las normativas de un país en el que entren a operar si sus actividades están permitidas en su país de origen.
8. Permitir a las trasnacionales el bloqueo de nuevas regulaciones.
9. Prohibir las preferencias bancarias nacionales para los contribuyentes: los firmantes no podrán establecer preferencias para instituciones bancarias o compañías de sus propios países, ni siquiera con la intención de garantizar los fondos de pensiones. Nota: México no tendrá ese problema, ya que prácticamente se quedó sin banca nacional (http://goo.gl/7scD0V).
10. Dejar a los gobiernos sin defensa legal para sus regulaciones: quedan las administraciones públicas sin herramientas legales para defender sus reglamentaciones.

Lo que no controla Estados Unidos con sus dos tratados ominosos (TPP y TTIP) lo pretende conseguir mediante el financierismo global de su bancocracia con el TISA, que esclaviza de facto a los ciudadanos de 50 países cuyos mandatarios muchas veces son obligados a firmar tratados suicidas sin conocer su contenido ni sus alcances. Como México, que los ha firmado TODOS sin la menor prudencia.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El euro, razón delirante

Lun, 20/07/2015 - 00:49
Jacques Sapir, RussEurope

Las diversas revelaciones sobre las condiciones en que fue arrancado el acuerdo, y es mejor hablar de diktat entre Grecia y sus acreedores ilustran bien lo que uno podría pensar en caliente. Este acuerdo es un verdadero desastre para todos sus signatarios, y para Grecia en primer lugar. La larga entrevista concedida la noche del miércoles 14 de julio por Alexis Tsipras en la televisión estatal ERT lo confirma [1]. Confiesa que este acuerdo es un "mal acuerdo". El análisis que hizo en su blog el ex ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis va en el mismo sentido [2]. Además, el Fondo Monetario Internacional publicó una nota de análisis, que había sido comunicado a todas las partes implicadas en desde el 6 de julio y que demuestra de manera irrefutable que este acuerdo no es viable [3]. Desde entonces se revela otra cara del drama que tuvo lugar en la noche del 12 al 13: todo esto no sirve para nada.

Otro acuerdo tendrá que ser encontrado rápidamente, y la posibilidad de expulsión de Grecia de la zona euro vuelve con fuerza [4]. El ministro de Finanzas alemán Schäuble lo ha reconocido, así como el ex gobernador del Banco Central de Bélgica. [5] Esto convierte las proclamaciones de éxito que nuestro Presidente ha realizado en Bruselas en la mañana del 13 particularmente irrisorias. La votación que tuvo lugar en el Parlamento francés lo es igualmente. Se pide a los diputados pronunciarse sobre un acuerdo que se sabe inaplicable. Los diputados del PCF, en principio inclinados a votar que sí, ¿no es así Pierre Laurent? por razones alimentarias, se han reunido y deberían votar "no". El drama aquí se casa con el absurdo.

El euro antes que Grecia, el Euro antes que Francia Sin embargo hay que leer con detalle las declaraciones de Francois Hollande que hizo el 13 de julio por la mañana; pero para ello hay que tener el corazón bien sano. Remarcamos, en primer lugar, que el no habla de Grecia, sólo de la zona euro. Esto demuestra cuales son sus prioridades: "El objetivo era asegurar que la zona del euro pueda ser preservada en su integridad, en su unidad, en su solidaridad" [6]. Se constata que las primeras palabras reservadas a la sustancia del texto no hacen mención de los sufrimientos, esfuerzos y esperanzas del pueblo griego. No, lo que importa ante todo es la integridad de la zona euro. Todo lo que se dice en estas líneas, y en particular la preferencia por una construcción burocrática, y que muchos economistas consideran insostenible, por encima de la voluntad y la vida de los pueblos. Esto es corroborado por el tercer párrafo del texto: "Lo que yo quería era más que el interés de Grecia, era el interés de Europa. Y era también el interés de Francia. Porque el interés de Francia no se disocia del interés de Europa " [7]. El orden de prioridades está bien establecida: es Europa, luego Francia y finalmente Grecia. Pero, esto se basa en una mentira, o más precisamente una doble mentira: el que asimila la eurozona a la Unión Europea, y el que asimila a continuación la Unión Europea a Europa. Ambas son extremadamente escandalosas. La Zona Euro de ninguna manera es la Unión Europea. Países pertenecientes a la Unión Europea no hacen parte de la zona euro. Este es el caso de Gran Bretaña, Suecia, Polonia o Hungría. Por otra parte, la Unión Europea no engloba Europa. Suiza, Noruega, Serbia o los Balcanes, Bielorrusia, Rusia y Ucrania, estos países forman parte de Europa, como realidad geográfica pero también cultural, sin ser parte de la UE. ¿Nos quieren hacer creer que Munch, autor del "Grito", o que artistas como Dostoievski, Pushkin y Tolstoi no son europeos? ¿Se olvida que la Unión Europea es una alianza política y económica de ciertos países de Europa? Querer hacer pasar la Unión Europa el conjunto de Europa es una mentira. El hecho de que esto sea pronunciado por la más alta autoridad del Estado no retira nada al asunto. Al contrario, lo empeora. Establece un dogma, pero sin que sea una verdad, lo cual se revela como una mentira.

Esta mentira, el lo repite mas abajo en este texto, sobre todo cuando afirma: "Grecia es un país amigo que ha querido entrar en la Unión Europea después de años de dictadura". De hecho, y la fecha de adhesión lo muestra bien, es a la Comunidad Económica Europea, es decir, el "Mercado Común" que Grecia se ha adherido tras del episodio de la dictadura de los coroneles. Ella no podía adherir en 1981a la UE porque esta última data a partir de 1992 y el Acta Única Europea desde 1986. Francois Hollande altera la historia y tiene poco en cuenta la cronología. Pero, de nuevo, hay una lógica en la mentira: aquella de pretender que la UE, proyecto titánico, proyecto sin precedentes, existía incluso antes de nacer. Si esto no es ceguera ideológica no sabemos lo que es.

Euro über alles Entonces se puede ver las consecuencias de esta mentira. Otra cita de la declaración del presidente Hollande es a este respecto de lo más instructiva. "El objetivo era que Europa pueda estar a la altura del desafío que le fue lanzado, ser capaz de resolver una crisis que desde hace varios años minó la zona del euro. El objetivo era también dar esperanza a Grecia después de tantos años de sufrimiento, la austeridad - aunque Grecia no ha terminado y que deberá hacer todavía esfuerzos ... " [8]. La mentira aquí se convierte en patética. No sólo este acuerdo no ha estado "a la altura del desafío", simplemente porque nada se ha resuelto. Bien se ve en las posiciones adoptadas por el FMI el 14 y 15 de julio. Pero además de este acuerdo no da esperanza al pueblo griego. Al contrario, se vive como una terrible humillación las cláusulas políticas del acuerdo, que imponen desde ahora con el aval de las instituciones europeas sobre las leyes que serán llamados para ser votadas por el Parlamento griego. El cuarto párrafo también es indicador sobre las pretensiones de nuestro Presidente: "Francia tiene un papel especial que desempeñar: garantizar que este proceso, esta construcción que se ha forjado al día siguiente de la guerra pueda continuar, por supuesto con pruebas, desafíos, pero al mismo tiempo, siempre con la voluntad de encarnar una fuerza, la de la zona euro, una zona monetaria que debería permitir la estabilidad y el crecimiento. No hay estabilidad sin crecimiento, no hay crecimiento sin estabilidad [9]".

Recordemos la mezcla de géneros, que ciertamente no es accidental. Se presenta la zona euro como venida en la continuidad del Plan Marshall y de la Comunidad Económica Europea (el "Mercado Común"). Esto constituye un error flagrante, una distorsión increíble de la verdad histórica. Pero la afirmación en la que concluye esta cita, la combinación de crecimiento y estabilidad, es de nuevo una mentira descarada. Porque, la zona euro ha impulsado una caída del crecimiento para los países miembros del euro y ha estado acompañada por grandes fluctuaciones. Esto se establece en numerosas obras [10] y en el libro que yo escribía en 2012, en particular [11]. De hecho, la zona euro nunca ha sido un factor de estabilidad ni factor de crecimiento para los países miembros.

La razón delirante de una nueva religión Pero esta idea del euro se adueñó del espíritu de nuestro Presidente y bajo la pluma de sus consejeros. Cuando regresa a este tema en su declaración, es para hacer esta cita: "Si Grecia salía de la zona del euro, ¿qué habrían dicho? Que la zona euro no era capaz de asegurar su integridad, su solidaridad. ¿Qué diríamos de los griegos? Que no eran capaces de asumir sus responsabilidades. ¿Qué dirían de Francia, Alemania, que tienen vocación de dar este impulso? Que no habríamos estado en la cita. La zona del euro habría reculado, mientras que Europa debe avanzar y traer un proyecto que puede proteger a los pueblos - como el euro protege a los países que forman parte de la zona monetaria. ¿Qué diríamos de esta dislocación de esta gran idea? "[12]. De hecho, todo está dicho. Tanto la creencia mística en un Euro "protector" de los pueblos como que el Euro equivale a Europa. La razón, la inteligencia, el sentido de la proporción, fueron barridos por una idea fija que se convierte en delirio, pero siempre movido por la misma lógica.

Esta razón delirante explica por qué y cómo han podido trasvestir en acuerdo libremente negociado lo que ha sido una violación de la soberanía de Grecia. Una violación en grupo, perpetrada por Alemania, pero también por el Eurogrupo y su Presidente el Sr. Dijsselbloem, por la Comisión Europea con Jean-Claude Juncker. Y si Francia no participó, ella cerró la puerta de la habitación donde ocurrió el crimen y ella empujó la mordaza en la garganta de la víctima. La frase pronunciada y escrita por François Hollande toma un giro siniestro: "Pero hoy, incluso si ha sido largo, creo que fue para Europa, una buena noche y un buen día." Porque ahora sabemos que esta tortura habrá sido infligida a cambio de nada. El acuerdo firmado el 13 de julio por la mañana se deshace desde ahora de hora en hora. La perspectiva de una salida de Grecia de la zona euro está de nuevo en el orden del día.

Se puede cometer un crimen en política, pero presumir entonces que el resultado es de lo más incierto, no es el signo de una gran inteligencia. Esto es, a lo sumo, el producto de una ceguera profunda, de un fanatismo ideológico, de una razón delirante que está llamada a ser castigada en las próximas elecciones.
________
Notas: [1] http://www.newgreektv.com/index.php/greece/item/16414-prime-minister-alexis-tsipras-interview-in-english-translation
[2] Varoufakis Y., « On the Euro Summit’s Statement on Greece: First thoughts » , note postée le 14 juillet 2015, http://yanisvaroufakis.eu/2015/07/14/on-the-euro-summits-statement-on-greece-first-thoughts/
[3] IMF, AN UPDATE OF IMF STAFF’S PRELIMINARY PUBLIC DEBT SUSTAINABILITY ANALYSIS, IMF Country Report No. 15/186,14 juillet 2015, Washington DC.
[4] http://www.telegraph.co.uk/finance/economics/11739985/IMF-stuns-Europe-with-call-for-massive-Greek-debt-relief.html
[5] http://trends.levif.be/economie/politique-economique/luc-coene-je -me-demande-si-un-grexit-n-aurait-pas-ete-mieux/article-normal-405469.html
[6] Conferencia de prensa del presidente François Hollande, de 13 de julio de 2015, el texto de la página http://www.elysee.fr/declarations/article/conference-de-presse-a-l-issue-du-sommet-de-la-zone-euro-2/
[7] Conferencia de prensa del presidente François Hollande, de 13 de julio de 2015, op.cit ..
[8] Conferencia de prensa del presidente François Hollande, de 13 de julio de 2015, op.cit ..
[9] Conferencia de prensa del presidente François Hollande, de 13 de julio de 2015, op.cit ..
[10] Véase Bibow, J. y A. Terzi (eds.), La zona euro y el Drag oro Economía Mundial, Global Global Player? Londres, Palgrave, 2007.
[11] J. Sapir, ¿Debemos abandonar el euro ?, Le Seuil, París, 2012
[12] Conferencia de prensa del presidente François Hollande, de 13 de julio de 2015, op.cit ..
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Merkel, Schäuble y Grecia: locura con método

Dom, 19/07/2015 - 18:15

Michael R. Krätke, Sin Permiso

Es verdad: no ha habido por ahora el Grexit que se había propuesto el ministro de finanzas Wolfgang Schäuble con el conocimiento de la Cancillera Angela Merkel y del Vicecanciller Sigmar Grabriel. Aplazar no es suspender, se piensa ahora no sólo en Berlín. Que Alexis Tsipras consiga pasar en unos pocos días por el Parlamento griego el paquete de medidas al que se le ha forzado, es cosa que está aún por ver. Muy difícilmente, sin reestructuración del gobierno. De modo que Schäuble aún podría terminar en parte teniendo lo que quería: un cambio de régimen.

Aunque no incondicionalmente, el gobierno griego ha capitulado porque le obligó a ello. Principalmente por parte del BCE, que violando todas las reglas de juego redujo el flujo de dinero en vez de mantenerlo como, en situación de apuro, era su deber. El BCE no tiene ninguna obligación de forzar un acuerdo en torno a la deuda pública griega, y no tiene la menor justificación el haberse aprovechado del papel decisivo que juega en el sistema bancario de la UE para jugar el papel decisivo en favor de los intereses de los acreedores de Grecia (también, pues, a favor de los propios intereses del BCE). Enfrentado al colapso de la economía nacional griega en plena temporada turística, Tsipras se vio obligado a ceder.

Queda por ver si, a falta de la activa colaboración del BCE, la Troika y el Eurogrupo bieran podido someter tan implacablemente a los griegos. Llevar a cabo el Grexit que tanto parece gustar a ciertos personajes de izquierda y derecha –desde Oskar Lafontaine hasta Hans-Werner Sinn—, lo mismo que la estatalización de los bancos, es alternativa que nadie puede tomarse en serio. Un Estado quebrado no puede tomar el control de entidades financieras quebradas. Y otrosí: una economía dependiente de las importaciones y apenas capaz de exportar, no puede ser saneada con maniobras devaluadotas (por no hablar de los sacrificios humanos de un desplome económico).

La única lucecita Grecia recibirá ahora más créditos, una ayuda puente inmediata de entre tres y siete mil millones de euros para poder servir las obligaciones de pago corrientes con el FMI y el BCE. A lo que hay que añadir luego otro crédito de hasta 83 mil millones de euros con vencimiento a tres años procedente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE), para lo que evidentemente habrá que discutir antes si Atenas ha llevado a cabo toda una serie de reformas. Esas reformas se le prescribirán en detalle –incluido un cronograma— al ejecutivo y al legislativo en Atenas. Y esta es la broma maligna: Grecia debe volver a endeudarse, lo que a toda costa quería evitar desde el comienzo el gobierno de Syriza. No Alexis Tsipras, sino Wolfgang Schäuble sigue ahondando y extendiendo el endeudamiento de Grecia.

Que esto se haga mediante un todavía más radical paquete de medidas que entrañan desde subidas de impuestos hasta ahorros de gasto y recortes de ingresos, pasando despidos y recortes en el servicio público, garantiza desde luego un ulterior desplome de la economía griega. El país se hallaba ya desde octubre de 2014 –mucho antes, pues, de la entrada en el gobierno de Syriza— en recesión. En el primer trimestre de 2015, las inversiones cayeron un 7,5%. Puesto que la cura contractiva va seguir gracias al paquete de Bruselas, los griegos habrán perdido a finales de 2015 un cuatro por ciento de su rendimiento económico, lo que significará ya un mal augurio para el año próximo. En resumidas cuentas: gracias a la política de austeridad en la que el gobierno alemán no quiere cejar, la economía griega se habrá contraído en seis años (con respecto a 2010) no en un cuarto, sino al menos en un tercio. No es, pues, de extrañar que la proporción de deuda [con respecto al PIB] siga subiendo y que no aparezca por lado alguno la capacidad para sostener la deuda. Los analistas del FMI, en cuya pericia supuestamente se basan Merkel y Schäuble, lo ven exactamente así también, razón por la cual abogan por una reestructuración de la deuda.

Hace meses que Tsipras abandonó el objetivo de una quita nominal de la deuda, lo que Merkel no puede anotarse como un triunfo. Él quería una reestructuración y un margen para las inversiones. Si ahora al menos consigue un crédito del MEE por el monto apalabrado para poder hacer frente a las deudas con el BCE y el FMI, eso podría reducir el peso de los intereses sobre el presupuesto público griego por un volumen de entre siete y diez mil millones de euros anuales (lo que no es moco de pavo para un país pauperizado).

De todas formas, el FMI seguirá a bordo, lo que trae por consecuencia que el gobierno griego deberá solicitar a comienzos de 2016, conforme al acuerdo ahora alcanzado, un nuevo crédito al FMI. La locura tiene método: los tiburones crediticios no sueltan a su presa; se prolongará indefinidamente la servidumbre por deuda.

Vuelve la Troika Sólo si los griegos funcionan como se quiere, tomará el Eurogrupo en consideración una reestructuración de la deuda. En compromiso en serio suena muy de otra manera, y no habrá más que ampliación de plazos. Eso sería, entretanto, más fácil de lograr, puesto que el grueso, y por mucho, de los acreedores del Estado griego ya no son hoy los bancos privados, sino instituciones públicas. El muy socorrido “contribuyente alemán” –o finlandés, o letón, u holandés) ni se entera. A lo sumo perderá beneficios por intereses, beneficios que hasta ahora han ido siempre a parar al BCE y a los respectivos bancos centrales nacionales.

Con 12,5 mil millones de euros en inversiones (no, sin embargo, aquí y ahora, sino en algún momento venidero) se les endulza a los griegos una de las píldoras más amargas. Con una nueva versión del Treuhand [la institución creada por el propio Schäuble en su día, encargada de privatizar los activos y recursos públicos de la antigua RDA; T.], que Schäuble, con mano firme como siempre, quería traspasar a una institución financiera subordinada a él, se dispondrá por fin de acceso a la liquidación del patrimonio estatal griego. 50 mil millones de euros debería poder manejar este Treuhand, aun cuando los expertos griegos en Bruselas han calculado que el patrimonio vendible del Estado griego tendrá un importe máximo de 17 mil millones de euros. Da igual; Merkel insistió en su suma, se anticipa pensando en los bancos griegos que, tras la debida capitalización pueden terminar siendo propiedad del Fondo y, así, sustraídos a los gobiernos griegos. Con todo y con eso, el nuevo Treuhand tendrá su sede en Atenas y será administrado por los propios griegos bajo supervisión de la Troika. Generosamente se les ha permitido destinar a inversiones a su buen criterio 12,5 mil millones de una cuenta de resultados extremadamente incierta.

Lo más duro para los griegos será tener que lidiar con el hecho de estar más que nunca bajo tutela en su propio país. Ha vuelto la Troika, como si nada hubiera pasado. Hasta las más aberrantes de las ideas del controlador obsesivo que es Schäuble –como los frenos automáticos del gasto— forman parte de los acuerdos. No se ha resuelto un solo problema, la carga de deuda sigue siendo insostenible y no dejará de crecer. Algunas de las reformas que Grecia necesita urgentemente y que sólo el gobierno de Syriza habría podido intentar seriamente, quedarán manga por hombro, es decir serán manoseadas del modo menos serio que imaginar quepa. Las consecuencias serán acordes a la chapuza. Grecia y toda la UE tendrán que cargar aún durante mucho tiempo con el desastre que organizaron en una noche Merkel y Schäuble.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La UE en la cuerda floja

Dom, 19/07/2015 - 00:01

La crisis del euro, Grecia, Europa, Alemania y toda la UE en este análisis de Keyser Report. Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Bancos griegos abren próximo lunes con nuevo gabinete de Tsipras

Sáb, 18/07/2015 - 17:44

Un decreto gubernamental publicado hoy anuncia que los bancos griegos reabrirán sus puertas el próximo lunes 20 de julio con algunos alivios menores con respecto a los límites en los retiradas de dinero. El diario heleno Ekathimerini informa que a tres semanas de haber sido cerrados para evitar su colapso los bancos abrirán aunque se mantendrán las prohibiciones a las transferencias internacionales y los controles de capital.

El límite de 60 euros por día a los retiradas que se estableció cuando los bancos cerraron el 29 de junio será ajustado para permitir un tope de 420 euros por semana. Los poseedores de tarjetas de bancos griegos podrán utilizarlas para hacer pagos sólo dentro del país. Sin embargo, las prohibiciones a los movimientos de dinero fuera de Grecia seguirán vigentes junto con una restricción para abrir nuevas cuentas.

El decreto para volver a abrir los bancos se produjo horas después de que los nuevos ministros prestaron juramento después de un cambio de gabinete en el que Tsipras reemplazó a los miembros disidentes de su partido SYRIZA, tras la rendición incondicional del gobierno griego a las exigencias de la troika. Este hecho marcó una ruptura al interior del gobierno que ha significado la renuncia de parlamentarios y ministros de la facción que buscaba un cambio para Grecia. La rendición de Grecia permitirá al Banco Central Europeo liberar fondos de emergencia al sector bancario griego, y a su vez facilitará la intervención de la UE, con los hombres de negro, en el gobierno heleno.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La canallada final contra el pueblo griego

Ven, 17/07/2015 - 13:30

Vicenç Navarro, Público.es

Como era predecible, el establishment político-mediático español (incluyendo el catalán) ha presentado lo ocurrido en Grecia y en las negociaciones con la Troika, con el Eurogrupo y con el Consejo Europeo como un completo fracaso del gobierno Syriza, que en el colmo de su supuesta incompetencia sometió a su pueblo a un gran sacrificio, el corralito, y a un referéndum que, además de ser inapropiado, tuvo un impacto contrario al que pretendía, pues en lugar de conseguir mayores concesiones de las instituciones europeas, estas endurecieron sus posturas, exigiendo incluso mayores sacrificios de los que ya habían ofrecido antes de conocerse el resultado del referéndum. Ha sido, pues, un desastre producto de la incompetencia del gobierno Syriza. El nivel de hostilidad de este establishment político-mediático español (incluyendo el catalán) -que también apareció con igual intensidad en los mayores medios de información alemanes- alcanzó unos niveles nunca antes vistos en contra de un gobierno europeo. Las medidas impuestas por el establishment financiero europeo (hegemonizado por el alemán) –y sus instrumentos políticos (la Troika, el Eurogrupo y el Consejo Europeo)– intentaban humillar al pueblo griego, que ha sido el único que, a través de su gobierno, se ha rebelado contra el austericidio forzado por aquel establishment financiero. Esta humillación se presentaba al público con satisfacción y regodeo por parte de los mayores medios de información, que alcanzaban lo que algunos humoristas estadounidenses han definido sarcásticamente como un “orgasmo mediático”. Nunca tanto odio se había expresado en tales medios con tanto placer para el que lo transmite, y tanto dolor para el que lo recibe.

La enorme manipulación de los medios En toda esta presentación se olvidaron, además de la causa justa que el gobierno Syriza defendía, de algunos elementos clave para entender lo ocurrido, incluido el enorme desequilibrio de fuerzas en tal conflicto, que alcanzó (como indiqué en un reciente artículo, “El principio del fin de esta Europa antidemocrática e injusta”, Público, 07.07.15) niveles bélicos, conflicto que era parte del existente entre las élites gobernantes en la Eurozona (que están al servicio del capital financiero) y sus clases populares, un conflicto que mi amigo Noam Chomsky ha definido no como una lucha, sino como una guerra de clases, que ha alcanzado su máxima expresión en Grecia. Y los grandes medios de información al servicio de los intereses financieros que los controlan ocultaron la mayoría de los hechos, ignorando, cuando no ocultando, esta guerra de clases. Por un lado estaban las instituciones más poderosas de la Eurozona, deseosas de destruir al partido Syriza, y así matar al enemigo (y la expresión no es hiperbólica, pues esta era su intención: destruir al enemigo y al partido Syriza, expulsándolo del gobierno). Este era su objetivo. Por el otro lado estaban las clases populares de Grecia.

La ocultada guerra de clases A fin de conseguir este objetivo, el establishment que gobierna la Eurozona, liderado por el alemán, siguió paso por paso su plan de destrucción, iniciándose este solo horas después de la victoria electoral del partido Syriza, cuando el Banco Central Europeo, el BCE, limitó la liquidez a los bancos griegos (es decir, disminuyó drásticamente el dinero transferido a estos), lo que fue seguido por un notable estrangulamiento (días antes de que se celebrara el referéndum donde se iba a pedir al pueblo griego su acuerdo o desacuerdo con las medidas impuestas por las instituciones europeas), forzando al gobierno Syriza a introducir el altamente impopular corralito, con la intención de atemorizar al pueblo griego y mostrar las consecuencias de que este votara en contra de lo que deseaban aquellas instituciones. Y después del referéndum, el BCE continuó limitando la liquidez, amenazando con interrumpirla en cualquier momento, creando así una parálisis bancaria al país. En cada uno de estos pasos, el BCE utilizó todo su armamento financiero de destrucción masiva para presionar al gobierno Syriza. Tales medidas tendrían que haber generado una gran protesta en la Eurozona, pues el BCE se estaba atribuyendo funciones que no tenía. Ante estos actos ilegales y canallescos (no hay otra manera de definirlo), el pueblo griego realizó un enorme acto de valentía y coraje al votar mayoritariamente en contra del establishment político-mediático europeo, sabiendo lo que ello podría significar.

La respuesta de las élites gobernantes en la Eurozona al rechazo de sus propuestas fue incrementar aún más su hostilidad, exigiendo medidas que convertían a Grecia en un “protectorado” de la Troika, recuperando la fórmula política imperial que había dejado de existir desde el periodo de descolonización que siguió a la II Guerra Mundial. Una de las medidas más humillantes y difíciles de aceptar para el gobierno Syriza fue que Grecia tendría que venderse el equivalente a 50.000 millones de euros en propiedades públicas y ponerlos aparte en un fondo supervisado por la Troika, con el fin de pagar a los acreedores. Estos son los Estados de la Eurozona, que habían comprado la deuda pública griega que tenían los bancos privados (predominantemente alemanes y franceses), los cuales la habían obtenido a unos intereses desorbitados y escandalosamente altos (debido en parte al hecho de que el BCE –que es un lobby de la banca- no tenía como función proteger a los Estados, como hace cualquier banco central digno de su nombre, ayudando en su lugar a la banca privada). El BCE, en lugar de ayudar a los Estados de la Eurozona prestándoles dinero, lo que hacía era prestar dinero a unos intereses ridículamente bajos a los bancos privados para que estos se lo prestaran a los Estados a unos intereses elevadísimos, que en el caso de Grecia alcanzaron unos niveles escandalosamente altos, una de las causas de que la deuda pública griega sea tan elevada.

Cuando estos bancos privados, que se habían enriquecido enormemente a base de comprar bonos del Estado griego, sumamente rentables, vieron que el Estado griego podría colapsar y no pagarles los intereses, e incluso perder el principal de la deuda (es decir, los bonos públicos, generadores de renta), pidieron a los Estados que les compraran su deuda, evitando así el colapso de los bancos, y ello a costa de que los Estados fueran ahora los que tenían los bonos públicos, compra (en realidad, el mejor término es rescate bancario) que los Estados hicieron sin que tuvieran ningún mandato popular para ello, pues salvar a los bancos no estaba en la oferta electoral de ninguno de los partidos gobernantes. Y su población tampoco fue llamada a referéndum para preguntárselo. La gran mentira y falsedad promovida en los medios era presentar esta compra de bonos públicos griegos (que se habían adquirido en condiciones abusivas) como la ayuda de los pueblos de la Eurozona al pueblo griego. En realidad, era la ayuda de las élites gobernantes, próximas al capital financiero, a sus bancos. De ayuda a Grecia no había nada. Y ahora, en las negociaciones querían que Grecia les pagara la deuda, utilizando todo tipo de presiones para conseguirlo.

La gran falsedad de presentar la ayuda a los bancos como un acto de solidaridad con el pueblo griego Con un ejercicio de gran cinismo, estos Estados que habían rescatado a los bancos con dinero público a costa del bienestar de sus clases populares, presentaban ahora a Syriza como el malo de la película por no querer pagar a los pensionistas europeos el dinero que dichos pensionistas habían prestado a los pensionistas griegos (los cuales, indicaron todos los medios, gozaban de una pensión supuestamente exuberante). El objetivo de esta propaganda era evitar que las clases populares de los países de la Eurozona se aliasen en contra de sus propios establishments, liderados por el alemán. Leer la prensa alemana o española da idea del extremo hasta el que tal establishment es capaz de manipular para dividir a las clases populares, estimulando su movilización a favor suyo y en defensa del establishment financiero. Oír al Ministro Guindos (el mismo exbanquero de la banca más tramposa que haya existido, la Lehman Brothers) decir que el gobierno Syriza tiene que devolver el dinero a España para que se puedan mejorar las pensiones, alcanza dimensiones vomitivas. Las clases populares griegas y las españolas vivirían mucho mejor si ambos países hubieran podido nacionalizar o intervenir la banca privada y ponerla al servicio de sus clases populares.

Pero lo que alcanzó unos niveles nunca antes vistos fue la exigencia de los 50.000 millones de euros, extraídos de la venta de propiedad pública griega, que deberían ser pagados por el Estado griego a los acreedores. Con ello, además de los recortes y de la austeridad, se añadía un latrocinio al pueblo griego, robándole el equivalente a un 17% del PIB griego para pagar el rescate a los bancos por parte de los Estados. En cuanto a las medidas de austeridad, estas se incrementaron, con lo cual el descenso del PIB (que ha sido de un 25% en cinco años) aumentaría todavía más (se calcula que un 5% más).

¿Por qué Syriza aceptó estas demandas? La enorme negatividad contra Syriza que apareció en los medios ocultaba que el gobierno griego tenía muy poco espacio para poder responder a esta belicosa hostilidad. Y a pesar de ello, es notable lo que también consiguió, cosa que naturalmente y predeciblemente no salió en los medios. El hecho de que el rechazo a tales medidas impuestas por la Troika alcanzara un nivel tan elevado (un 62%), le permitió conseguir un grado de unidad en su país impensable antes del referéndum, de manera que las propuestas hechas después del referéndum eran firmadas por la gran mayoría de partidos, además de Syriza. Esto fue lo que originó cambios, incluido el que, en lugar de continuar discutiendo el segundo rescate aprobado por el gobierno anterior, se discutiera ahora un nuevo rescate, de una cantidad mucho mayor, que podría alcanzar 80.000 millones, con una promesa de iniciar el proceso de reestructuración de la deuda griega, aun cuando no se especificaran las condiciones.

Otras medidas también importantes que se consiguieron fueron la disminución de la exigencia a Grecia de tener un superávit primario en las cuentas del Estado (es decir, tener un balance positivo entre los ingresos y los gastos, sin incluir los gastos para pagar los intereses de la deuda) que fuera equivalente a un 4% del PIB, utilizando este superávit para pagar la deuda, lo cual hubiera causado un colapso de la economía griega. Syriza consiguió que el superávit fuera equivalente a un 1% del PIB el primer año, un 2% el segundo año, y un 3% en el tercer año, exigencias que también serían perjudiciales para Grecia, pues aun cuando no crearían un colapso, impedirían su recuperación. El gran problema fue que Syriza consiguió mejoras, pero dentro del marco definido ya en el rescate anterior. Y este era el punto flaco del nuevo rescate que entraba en clara contradicción con lo que el pueblo griego había votado. De ahí que lo que se le ofrecía a Grecia por parte de las instituciones europeas era más de lo mismo.

¿Qué podría haber hecho Syriza? El poder de Syriza en las negociaciones estaba muy limitado por las condiciones que se daban a los dos lados de la mesa negociadora. Y una constante por parte de Syriza era su deseo, reflejando lo que deseaba la gran mayoría del pueblo griego, de mantenerse en la Eurozona. Esta era una condición sine que non. Se consideró, desde el principio de su mandato, que la salida del euro por parte de Grecia no era ni posible ni aconsejable. El mismo por entonces Ministro de Finanzas, el Sr. Yanis Varoufakis, había indicado en The Guardian que “la salida de Grecia del euro, creando una nueva moneda, sería dificilísima. En Irak la introducción de una nueva moneda duró casi un año, con el desarrollo de una enorme infraestructura que no existe en Grecia. De ahí que el anuncio de la salida de Grecia del euro sería equivalente a anunciar una devaluación de la moneda con 18 meses de antelación. Sería una receta para eliminar todo el capital, que abandonaría el país por todos los medios”.

Se indicaba también por parte de sectores de la dirección de Syriza que el caso de Argentina (que muchos presentaban como punto de referencia para salirse del euro) no tenía validez para Grecia, pues Argentina tenía ya su moneda, el peso argentino, y toda la infraestructura para operarla en el momento que decidió separarse del dólar, cambiando el valor de su moneda. Pero Grecia no tenía una nueva moneda. Ante esta situación, lo único que podría haber hecho el Estado griego frente a la amenaza del BCE de interrumpir toda liquidez a los bancos griegos hubiera sido lo que el ministro Varoufakis propuso al Primer Ministro Tsipras el día antes del referéndum en previsión de lo que podría pasar, es decir, nacionalizar algunos bancos griegos e intervenir el Banco Central Griego, imprimir euros por parte del Banco Central Griego, emitir una nueva moneda por parte del Estado y controlar la movilidad de capitales. Pero Tsipras no lo aceptó, pues temía que ello implicara la expulsión inmediata de Grecia del euro, que era lo que quería evitarse por todos los medios.

Es interesante subrayar que el BCE –que, como dije antes, es principalmente un lobby de la banca- quería castigar al Estado griego y expulsar a Syriza del gobierno, pero no (como he indicado en otro artículo en Público, 11.06.15) sacar a Grecia del euro. El capital financiero alemán no deseaba que ello ocurriera, en parte por la enorme inestabilidad que ello crearía. De ahí que en las reuniones del Eurogrupo el Sr. Mario Draghi, Presidente del BCE, incluso se enfrentara con el Ministro alemán de Finanzas, el Sr. Wolfgang Schäuble, que no excluía sacar a Grecia del euro por un periodo de cinco años. Draghi indicó que ello ya ahora crearía un gran desequilibrio, punto de vista compartido pero no enunciado por la Sra. Merkel, que tenía que equilibrar su deseo de estabilidad financiera con la demanda de su partido de castigar duramente a Grecia. Ahí radica el origen del fondo general de 50.000 millones de euros (basado en la venta de propiedad pública griega) propuesto por la Sra. Merkel.

Es también interesante subrayar que los mayores aliados del gobierno alemán, en su mano dura, han sido los gobiernos español, portugués e irlandés, pues –como indica Varoufakis en su entrevista en el New Statesman (13.07.15)– odian a Syriza y querían destruirla, temerosos de que fuerzas políticas antiausteridad que existen en sus países –como Podemos en España- se beneficiaran de cualquier mejora que pudiese conseguir Syriza. La preocupación del gobierno Rajoy frente a Podemos, tal como informa Varoufakis, ha estado detrás de su apoyo a las propuestas alemanas. ¿Y ahora, qué? Lo ocurrido en estos días tendrá un enorme impacto en la Eurozona. Europa nunca será a partir de ahora como fue antes. La Europa punto de referencia mundial para aquellos que desean vivir en países democráticos y justos, ha desaparecido. El rechazo hacia esta Europa neoliberal, antidemocrática y reaccionaria, al servicio del capital financiero, se está extendiendo a lo largo de su territorio, y se ha creado una nueva situación que abre toda una serie de oportunidades. Los hechos han mostrado con una enorme claridad que el gobierno alemán de la Sra. Merkel domina el Eurogrupo y dicta sus políticas, y lo hace pensando única y exclusivamente en sus intereses de clase. Y digo de clase porque la clase trabajadora alemana es una de sus víctimas (merece destacarse, por cierto, el apoyo valiente de las izquierdas alemanas, Die Linke, y de los sindicatos alemanes a las demandas antiausteridad griegas). La crueldad y dureza de las medidas, apoyadas por una movilización mediática que también hemos visto en España (con tonos claramente racistas, menospreciando al pueblo griego y a sus gobernantes), recuerda a situaciones anteriores en su historia, tanto en Alemania como en España.

No hay que olvidar que los que gobiernan España, el PP, son los herederos de aquellas fuerzas que se alzaron contra una democracia, venciendo (a pesar de la enorme resistencia de las clases populares de todos los pueblos y naciones de España) gracias al apoyo de las fuerzas nazis alemanas, que dominaron y oprimieron a otros muchos pueblos europeos, incluyendo Grecia, asesinando, destruyendo y robando a aquel país, sin que el Estado alemán, sucesor del Estado nazi, haya pagado ninguna reparación a las víctimas de tanta opresión en aquel país (ver mi artículo “Los costes del nazismo alemán para Grecia (y para España)”, Público, 24.03.15). Y para mayor indignación, al Estado alemán, que, por fin, fue derrotado, se le perdonó más de la mitad de la deuda pública con los acreedores extranjeros en el año 1953 , permitiéndole que pagara la otra mitad de la deuda en treinta años y solo en periodos de crecimiento. Grecia, que fue uno de los Estados que le perdonó la deuda, es ahora el país al que el Estado alemán, heredero de aquel otro de 1953, no deja que se le permita conseguir lo mismo que se le permitió a Alemania por parte de los aliados, incluyendo Grecia. Nunca históricamente se habían visto ejemplos de mayor innobleza, desvergüenza y merecedores de condena por su inmoralidad, como el comportamiento del Estado alemán y de los medios de información alemanes hacia Grecia.

Lo ocurrido ha reabierto heridas que se creían cerradas. Hoy al gobierno alemán, aliado con los establishments financieros en cada país, se le ve como el centro de un poder que es profundamente antidemocrático y antisocial. Existe una alianza de las élites gobernantes en la Eurozona, las castas que representan los intereses económicos y financieros dominantes, que no tiene límite en su hostilidad hacia las clases populares y el mundo de trabajo de cada país, incluyendo el griego. Es, repito, lo que Noam Chomsky ha definido acertadamente como la guerra de clases.

Ahora bien, hay también motivos de gran esperanza. El enorme sacrificio del pueblo griego no será en vano. Hoy Europa está llena de movimientos de protesta y rechazo hacia esta Europa mezquina, antidemocrática y profundamente injusta. Y ya vemos algunas grietas en el edificio que sostiene el imperio del establishment alemán. No puede descartarse que se establezcan divisiones en la estructura de gobierno de la Eurozona, con posibles tensiones con Francia e Italia, que ya aparecieron, pero que fueron totalmente insuficientes para cuestionar el dominio y hegemonía del gobierno alemán. Pero lo que es más urgente es que las clases populares –a través de movimientos sociales y sindicales, y partidos políticos- establezcan lazos de cooperación y asociación para parar las medidas de austeridad, estableciendo las bases para un cambio profundo de esta Europa reaccionaria hacia otra Europa justa y democrática. Y la estrategia de cambio debería ir más allá del debate “euro sí” o “euro no”, cambiando la gobernanza de esta moneda y de toda la Eurozona, con alianzas, a nivel europeo, que puedan ya expresar un Basta Ya, con una petición y exigencia de cambios democráticos en cada uno de los países de la Eurozona, como está ocurriendo hoy en España. Soy consciente de que esta expresión podrá verse como un deseo inalcanzable, pero ¿quién hubiera dicho en España hace solo un año que habrían ocurrido los cambios que ocurrieron en las últimas municipales, que fueron ni más ni menos que un tsunami político, y que cambiaron toda España y toda Europa? En realidad la hostilidad del establishment europeo, liderado por el gobierno alemán, a las clases populares griegas era un mensaje que intentaba atemorizar a las clases populares españolas.

Una última observación. Ni que decir tiene que la situación en España es distinta a la griega, y por lo tanto las soluciones para cada país son distintas. El intento de presentar a Podemos como la Syriza española es un indicador más de una manipulación, confundiendo la necesaria y noble solidaridad de Podemos con el pueblo griego y con su mejor representante, Syriza, con el desarrollo de sus políticas, que necesariamente serán distintas, puesto que las realidades que reflejan son muy diferentes. Hoy en Grecia no hemos visto el fin, sino el inicio de un proceso de cambio que impactará a toda Europa, ayudando a todas las fuerzas en este continente que se oponen al enorme austericidio que se ha estado imponiendo y que ha hecho tanto daño al pueblo griego y al español.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Grecia se rinde a la troika pero Europa comienza a desconfiar de Merkel y Schauble

Xov, 16/07/2015 - 16:17

Mientras el FMI comienza lentamente a descubrir que Grecia está en una situación insostenible y que necesita recortes mucho mayores a los anunciados hace una semana y una moratoria de 30 años para el pago de su deuda, Alemania comienza a quedar solitaria con las exigencias desmedidas que quiere imponer al país heleno. Al anuncio del 14 de julio realizado por el presidente Francois Hollande sobre la necesidad de crear una Europa solidaria y no mezquina como promueven Merkel y Schauble, se sumaron las palabras del canciller austríaco Werner Faymann, que atacó fuertemente la política devastadora de Merkel y Schauble sobre Grecia. Como si esto fuera poco, hasta el presidente español Mariano Rajoy cuestionó la línea dura y dictatorial de Merkel dando un viraje en U a sus dichos sobre las negociaciones de la troika con Grecia. Italia, Francia, Austria y ahora España se suman a las voces que critican la rapacidad de Alemania frente a la crisis griega, y su incapacidad para encontrar un alivio real a la deuda helena.

Leer más>>Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Nuevo eje mundial de superpotencias: China y Rusia, según The Guardian

Xov, 16/07/2015 - 07:45

Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

em>Un reportaje del rotativo británico The Guardian, de centroizquierda, evidencia el acercamiento entre China y Rusia, susceptible de crear un nuevo eje mundial de superpotencias (http://goo.gl/wtB5g7), como exhibieron las dos exitosas cumbres del BRICS y el Grupo de Shanghai en Ufá (http://goo.gl/FufEmT).

Rusia y China representan un común denominador en geopolítica y un poderoso binomio cuyos intereses coinciden más de lo que difieren, a juicio del rotativo británico, cuyo deseo es limitar el poder de Estados Unidos cuando su comercio bilateral se ha incrementado seis veces en la pasada década y el año pasado festejaron el mayor acuerdo gasero de la historia.

Para diagnosticar qué tan robusto es el eje de Rusia y China, los cinco reporteros de The Guardian aducen que para China uno de sus principales atractivos de relaciones más estrechas con Rusia es el potencial de desafiar la todavía dominante posición global de Washington.

Abordan ocho puntos nodales que comparten Moscú y Pekín:

1) Geopolítica: citan la postura del Partido Comunista chino en sus publicaciones internas donde sostienen que China será incapaz de mover al mundo de la unipolaridad a la bipolaridad si no crea una alianza formal con Rusia.

Al menos que uno de los dos, Rusia o China, dependa (in)voluntariamente del otro, lo cual tampoco es lineal ni maniqueo, ¿asistimos a una bipolaridad entre Estados Unidos y China (con Rusia en el asiento trasero, lo cual sería intolerable para el orgullo eslavo), o a la mayor probabilidad de una tripolaridad entre Estados Unidos, Rusia y China, con sus respectivas esferas de influencia?

A mi juicio, el grave error geoestratégico de la soberbia estadunidense empujó a Rusia a los brazos geofinancieros y geoeconómicos de China.

Sobre el supuesto irredentismo chino en Asia central, Liu Jun, experto en estudios rusos en la Universidad Normal de China Oriental, indica que China puede desarrollar sus relaciones con los países de Asia central sin desafiar a Rusia, siempre y cuando su influencia no sea avasallante, ya que Rusia comparte con China el objetivo estratégico de desafiar la hegemonía de Estados Unidos en favor de un mundo multipolar.

Para Dmitry Trenin, director de Carnegie Moscow Center, Moscú y Pekín apoyan la idea de un mundo multipolar en contra de un dominio de Estados Unidos y defienden sus propias esferas de influencia desde Ucrania hasta el Mar del Sur de China.

2) Liderazgo: recientemente la agencia estatal china de noticias Xinhua difundió un video sobre lo que los chinos piensan de Rusia, que revela el entusiasmo por ese país y su presidente Vladimir Putin, quien es muy popular y visto como un líder vigoroso, al grado de ser comparado con mucho afecto con Papá Xi, como llaman al coetáneo mandarín chino.

3) Comercio: Moscú espera que Pekín ayudará a financiar a sus empresas, después de que los fondos occidentales se secaron, mientras que las firmas chinas han visto en el bamboleo económico de Rusia una oportunidad para realizar inversiones de capital.

Existe un desequilibrio en la relación bilateral que equivale a 100 mil millones de dólares al año: China es el segundo socio comercial después de la Unión Europea, mientras que Rusia viene al final de una lista de los 10 socios de China, lo cual representa 3 por ciento del volumen del comercio total de Pekín.

En forma significativa, desde 2013 las inversiones foráneas directas (FDI, por sus siglas en inglés) se han disparado en Rusia, quien ocupa ya el segundo lugar detrás de Estados Unidos en las preferencias de Pekín.

4) Energía: Rusia ya superó a Arabia Saudita como el principal abastecedor de petróleo a China. El “ofrecimiento accionario de Putin en el activo mayor de producción, los campos petrolíferos Vankor, de la principal empresa estatal Rosneft, a China (…) subraya la nueva dirección de la política energética”. China sustituyó a Alemania como el principal comprador de petróleo ruso.

Citan a Grigory Birg, analista de Investcafe, quien juzga que la ubicación de las reservas energéticas de Rusia, así como su asociación geopolítica, benefician a China, pero que el timing juega contra Rusia, debido al debilitamiento del rublo (vapuleada divisa rusa) y la dramática baja del precio de los hidrocarburos.

Los cinco reporteros escamotean el gasoducto histórico por 55 mil millones de dólares de Siberia que se conectará a la parte oriental de China en los próximos 30 años, así como el otro gasoducto en la región de Altai (Rusia), que abastecerá a la parte occidental de China durante 30 años. Ambos gasoductos no han sido completados debido a las sanciones económicas y a la debilidad del rublo que dificultan su financiamiento por Gazprom, la gasera rusa.

5) Divisas: ambas superpotencias euroasiáticas tienen interés en aminorar el dominio del dólar de Estados Unidos en el comercio global como la divisa de reserva mundial.

Rusia ahora acepta la divisa china (renminbi/yuan) en pago por sus hidrocarburos y después de las sanciones punitivas ha empezado a mirar a China para una ruta de escape financiero.

6) Ambiente de negocios: los cinco reporteros aseveran que entre la gente de negocios existe temor de que el vuelco forzado hacia el Este significará la venta (sic) de Rusia desde una posición de debilidad ya que el declive de las relaciones de Occidente es adverso tanto para Rusia como para el mismo Occidente, siendo China el único beneficiario.

7) Ciberseguridad: Rusia y China comparten su preocupación sobre el dominio de Internet por Estados Unidos, en particular por el uso de tecnologías de la información y la comunicación, y las redes para interferir en los asuntos internos de otros Estados o con el propósito de socavar su estabilidad política, económica y social.

Rusia y China favorecen crear el orden del ciberespacio. Pekín y Moscú acaban de firmar un relevante acuerdo en ciberseguridad que mejora su defensa contra los ataques externos.

8) Militarismo: por temor a la ingeniería reversa (léase: su copia tecnológica), la venta de armas de Rusia a China es muy raquítica, del orden de mil millones de dólares por año, pero en cualquier momento se puede disparar y, a mi juicio, significa la carta oculta de Rusia para diluir el apabullante poder geoeconómico y geofinanciero de China.

Los cinco reporteros sobredimensionan un reciente editorial del rotativo chino Global Times sobre la asociación estratégica entre China y Rusia, que es totalmente diferente a la alianza militar de Estados Unidos y Japón.

Dicho editorial fue escrito antes de las exitosas cumbres del BRICS y el Grupo de Shanghai en Ufá y ya no comporta la misma vigencia.

Los cinco reporteros británicos nunca abordan que la hostilidad dual de Estados Unidos hacia Rusia y China orilló al acercamiento de las dos superpotencias euroasiáticas, lo cual revierte la magistral jugada geoestratégica de la dupla Nixon/Kissinger con el dúo Mao Zedong/Zhou Enlai contra el solipsismo soviético, en la era del estancamiento del ucranio Leonid Brezhnev, quien resultó una calamidad geoestratégica al haber perdido China.

Obama repite con Rusia, 43 años más tarde, el error geoestratégico que cometió Brezhnev con China

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Alemania y Grecia: la economía del Anschluss

Xov, 16/07/2015 - 00:55

Alejandro Nadal, La Jornada

Hay muchas palabras para describir el resultado de la reunión en Bruselas el fin de semana pasado para tratar la crisis en Grecia. Se habla de capitulación por parte del gobierno de Tsipras. Y ese parece un término adecuado, pues el gobierno de Syriza ha cedido casi todas sus posiciones a lo largo del frente de batalla contra la austeridad.

De hecho, el nuevo paquete de medidas aceptado en la reunión es más duro que el que rechazó la población griega en el referéndum de dos semanas atrás. Parecería estar diseñado para provocar la caída del gobierno de Syriza en Atenas. Por eso cuando se dieron a conocer las condiciones demandadas por el eurogrupo la semana pasada el hashtag #ThisIsACoup (esto es un golpe de Estado) se convirtió en un tsunami en las redes sociales.

Por el momento se ha salvado la integridad de la unión monetaria, pero en el proceso se destruyó lo más esencial de cualquier acuerdo político duradero, la confianza. Las negociaciones se convirtieron en un esquema de chantaje o de un intercambio después de una toma de rehenes. Sólo que en las negociaciones Alemania y sus aliados en el Eurogrupo sí estuvieron dispuestos a oprimir el botón nuclear, mientras Syriza siempre dejó claro que nunca iría tan lejos como salirse del euro.

Hay otros términos que evoca el nuevo acuerdo para enfrentar la crisis en Grecia. Anschluss es uno de ellos.

El 12 de febrero de 1938 el canciller de Austria Kurt Schuschnigg se reunió con Hitler en el retiro de Berchtesgaden. La presión para consumar la unión de Austria con Alemania se había intensificado. Los simpatizantes austriacos de esta unión recibían el apoyo de Berlín y su influencia era notable. Un alto porcentaje de jóvenes que permanecían en desempleo debido a los efectos de la Gran Depresión veían en la unión la respuesta a sus problemas. En Berchtesgaden Schuschnigg recibió un mensaje claro: capitular o arriesgarse a que se desencadenara una guerra civil en Austria. Los testigos cuentan que Schuschnigg salió deprimido y acabado de la reunión: había terminado por aceptar todas las condiciones del diktat alemán.

De regreso en Viena Schuschnigg puso en libertad a los cabecillas nazis que esperaban procesos penales y nombró al nazi Arthur Seyss-Inquart ministro de policía (otra condición dictada en Berchtesgaden). Pero al mismo tiempo comenzó a organizar un referendo para decidir sobre la unión o la independencia de Austria. La fecha del referéndum fue fijada para el 13 de marzo de 1938. La edad mínima para votar fue establecida en 24 años para evitar que los miles de jóvenes desempleados y simpatizantes nazis pudieran votar. Hitler montó en cólera y promovió las manifestaciones violentas de simpatizantes nazis en casi toda Austria, creando el caos en todo el país. La policía no hizo nada y Alemania inició la movilización de sus fuerzas armadas. Hitler presionaba al presidente austriaco Wilhelm Miklas para que destituyera a Schuschnigg y nombrara canciller a Seyss-Inquart. Su plan era que el nuevo gobierno pidiera ayuda a Alemania para restablecer el orden. Pero Miklas se negó y para cuando cedió Hitler había dado sus órdenes para poner en marcha la invasión de Austria. El Anschluss se llevó a cabo en la madrugada del 13 de marzo de 1938.

¿Es una exageración recordar el Anschluss en el contexto del nuevo acuerdo para iniciar el tercer paquete de rescate de la economía griega? Puede ser, pero hay que señalar que no es necesario ocupar militarmente un país para convertirlo en una colonia.

El contenido del paquete económico impuesto a Tsipras contiene medidas que no sólo implican la pérdida de soberanía sobre la política fiscal. Incluye también un régimen de manejo de los activos públicos que implica, en los hechos, una subordinación de índole patrimonial. El proceso de privatización contará ahora con un fondo especial al que serán transferidos activos públicos de alto valor para ser liquidados. Estos recursos serán usados para asegurar el pago del nuevo préstamo del Mecanismo europeo de estabilización y generarán un total de 50 mil millones de euros de los cuales la mitad servirán para recapitalizar los bancos.

Quizás sería mejor hablar de una redición de la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental que el aparato de propaganda de Japón utilizó a partir de 1938. Si en sus sueños la Merkel y Shäuble piensan que pueden someter a todos sus vecinos a un esquema de política económica subordinado a los intereses de una Gran Alemania entonces sus aspiraciones se parecen a las del jefe del imperio del Sol Naciente. Pero todos esos sueños, las esferas de co-prosperidad y el Anschluss terminaron muy mal, como bien sabemos.

La descripción de lo que ha acontecido con la crisis en Grecia puede variar. Pero una cosa es cierta: los acreedores ganaron y de este modo el proyecto de una integración europea con ideales democráticos y republicanos ha sufrido un golpe del que será muy difícil recuperarse.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Fracaso total de la UE: Grecia se cae a pedazos

Mér, 15/07/2015 - 14:44
“Con amigos como éstos para qué quiero enemigos", dice el refrán… Lo cierto es que Grecia está sufriendo su propio tsunami a costa de los “amigos europeos” que le dieron vuelta la espalda. La crisis griega es interminable y ayer el FMI señaló que los recortes a la deuda helena deben ser mucho mayores a todo lo que se había pensado... Hasta el FMI se hace a un lado a la hora de enfrentar la crisis griega. Pese a que la deuda helena es de apenas el 2,5 por ciento de toda la deuda de la zona euro (como nos recuerda la portada de Handelsblatt), Wolfgang Schauble ha hecho un escándalo digno de una película de piratas.
Lo que oculta Schauble es que quiere una moneda única sólo para los países que se la merezcan, es decir Alemania, Austria, Holanda, Finlandia y Luxemburgo… el resto tendrá que abandonar el euro y asumir los costos del despilfarro. Léase España, Italia, Portugal… Grecia.. incluso Francia... Tema que hay que tomar en cuenta, y algo que no es para menos si pensamos que Italia debe la friolera de 2.218.200.000.000 euros, es decir siete veces la deuda griega, por la que toda Europa (y especialmente España) la ha condenado.

Leer más>>Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Crisis griega confirma que el capitalismo europeo es un capitalismo fascista

Mér, 15/07/2015 - 05:51

El analista del portal estadounidense Washington's Blog, Eric Zuesse, sostiene que el sistema económico del país y de toda Europa es un capitalismo fascista. "No es un capitalismo democrático. No es socialismo. Al contrario, es fascismo. Lo tenemos en los Estados Unidos. Y predomina en la eurozona también", señala Eric Zuesse en su artículo de Washington Blog.

Zuesse explica que durante los últimos cinco años los inversores privados disminuyeron considerablemente su posesión de bonos griegos y los transfirieron a las entidades estatales de los Estados europeos mediante una gran variedad de intermediarios, para que precisamente fueran los pueblos de dichos países europeos quienes resultasen víctimas de la insolvencia griega en lugar de los inversores privados que especularon y obtuvieron grandes ganancias en los períodos de bonanza.

El experto destaca que cuando Grecia no pudo pagar la deuda, cuya mayor parte entonces ya pertenecía a los organismos gubernamentales, todavía existía una parte de las obligaciones que pertenecía a inversores privados, entre los cuales se encontraban bancos franceses y alemanes. En consecuencia, todos los rescates financieros otorgados a Grecia, en realidad fueron para pagar a los inversores privados que los países del norte europeo que el FMI y el BCE quisieron apoyar, en lugar de aliviar el destino del pueblo griego. Todo el dinero de los rescates fue a parar a las manos de los especuladorers.

A modo de conclusión, Zuesse proclama que fue la aristocracia la que se benefició del sistema económico, mientras que el pueblo griego es víctima de las maniobras económicas integradas en ese sistema que favorece siempre al capital financiero. Según la opinión de Zuesse, eso no es otra cosa que fascismo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Al borde de una nueva crisis financiera?

Mar, 14/07/2015 - 20:48

Juan Luis Berterretche, Rebelión

“Burbuja” inmobiliaria en Gran Bretaña Cerca de 20.000 unidades de vivienda están en construcción en Nine Elms, en la orilla sur del río Támesis, frente a Chelsea - el equivalente a una nueva “ciudad jardín”. El proyecto se describe como "la más grande historia de transformación en el corazón de la ciudad más grande del mundo".

Muchos de los pisos han sido reservados por los “inversores extranjeros”, que por lo general pagan un depósito de 10 a 20 % del precio del inmueble, pero no tienen que aportar el total hasta que la construcción se haya finalizado.

Durante los últimos años se ha observado con suspicacia el aumento de los precios de los inmuebles de alto valor en Londres. Pero desde el segundo trimestre de este año, por primera vez en más de un quinquenio, los precios de la vivienda en las zonas más caras de dicha ciudad empezaron a caer. Una oleada de ventas provocada por los supuestos “promitentes compradores” de unidades de lujo aún sin construir, ha llevado al Financial Times, vocero del capital financiero, a alertar sobre una situación peligrosa para la economía de Gran Bretaña.

Consultas del FT con algunos “agentes inmobiliarios” y la comprobación de una masiva reventa de los “compradores extranjeros” los lleva a concluir que respecto al emprendimiento Nine Elms "hay un debilitamiento de la confianza." Henry Pryor, un agente que actúa en nombre de los compradores ricos, fue más preciso en sus declaraciones: “algunos inversores extranjeros” se volcaron a la compra de apartamentos pre-venta como "operaciones de divisas" "o especulación monetaria". Y ahora están retornando a otras operaciones financieras. Y concluye: “Si Ud. puede encontrar otro nicho provechoso de especulación mi consejo es: venda”.

Nine Elms no es una situación aislada. El mayor número de revendas de apartamentos sin construir en un día al azar pesquisado por FT, se encontraban en Battersea Power Station Development Corporation en la Central Eléctrica de Battersea, reurbanización donde un consorcio de Malasia estaría convirtiendo 42 hectáreas de páramo urbano en 4.000 hogares y más de 325 mil metros cuadrados de tiendas, restaurantes y oficinas.

Otros emprendimientos con un gran número de apartamentos volcados al mercado en plan de "reventa" eran Embassy Gardens de Ballymore y dos proyectos de Berkeley Group: Riverlight y la Torre St. George Wharf.

La situación actual se presenta como desenlace de un voluminoso proceso de especulación inmobiliaria. Con sólo repasar artículos anteriores de Financial Times, encontramos el origen del dinero invertido en esta burbuja inmobiliaria.

En una nota, un año atrás (01 08 2014), FT informa que el sector inmobiliario londinense se habría convertido en “refugio de dinero sucio del mundo entero” e indicaba que se habían invertido 150 mil millones de euros (U$S 201 mil millones en esa fecha) en inmuebles en Gran Bretaña procedentes de paraísos fiscales. Los registros de propiedad inmobiliaria indicaban que dos tercios de las más de 90 mil empresas extranjeras propietarias de bienes raíces en Inglaterra y Gales poseían inmuebles en el gran Londres. Y que la misma proporción de estas firmas eran propiedad de empresas en los paraísos fiscales de las islas Vírgenes y las islas anglonormandas (Jersey y Guemesey).

En el año anterior a la fecha de dicha nota de FT, la vivienda había aumentado en Londres un 26% mientras que en el conjunto del país había subido 11,5%. En Londres que el precio promedio de una vivienda se sitúa en 480 mil libras (590 mil euros) 70% de los apartamentos nuevos en el centro se habían vendido a extranjeros, al igual que el 50% de los apartamentos de más de un millón de libras.

La burbuja especulativa inmobiliaria era evidente un año atrás. Pero Gran Bretaña no podía desmentir su tradición -junto con Suiza- de refugio europeo de fortunas mal habidas y de la especulación y el fraude financiero. No olvidemos que el actual primer ministro conservador re-elegido en 2015, David Cameron es descendiente de cuatro generaciones anteriores de financistas, con fortunas acumuladas en la especulación en el mercado de granos de Chicago -su abuelo materno Donald Cameron- pasando por bisabuelos y abuelos banqueros imperialistas y tres descendencias de corredores de Bolsa. Y con esto no queremos decir que sus despreciables antecesores laboristas Tony Blair y Gordon Brown hubieran actuado de forma diferente.

El gobierno británico debe estar ocupado en este momento en planificar como pasar esta nueva crisis a los ciudadanos de menores recursos, mientras las riquezas inundan los cofres de los más ricos, como ya lo hicieron en los últimos años. En el G7, sólo en Inglaterra la desigualdad social aumentó año a año, desde el inicio del nuevo siglo.

Mientras los especuladores de paraísos fiscales abandonan el barco que se hunde, es aún imprevisible hacia dónde conduce esta burbuja inmobiliaria londinense.

Banco Barclays: el retorno a las peores mañas La cesantía del presidente ejecutivo de Barclays, hace podo más de dos meses, parece enviar un mensaje claro: los bancos retornan con mayor fuerza al funcionamiento que los llevó a la crisis iniciada en 2007-2008 y aún vigente.

Hace tres años fue nombrado en Barclays, Antony Jenkins como sucesor de Bob Diamond culpabilizado de la crisis del banco por convertirlo de un negocio minorista centrado en el Reino Unido, en un banco global, universal donde nuevas forma de fraude como la sistemática manipulación ilegal de la tasa Libor y las tasas de interés en moneda extranjera, eran sus principales fuentes de lucro.

En mayo de 2015, Barclays fue golpeado con la mayor multa bancaria en la historia del Reino Unido 284,4 millones de euros, por el fraude con divisas. Y esto era solo parte de un acuerdo con el órgano de conducta financiera inglés y reguladores estadounidenses por un total de 1,5 miles de millones de libras.

Al sustituir a Diamond centrado en el otorgamiento de “préstamos imprudentes” y manipulaciones ilegales, Jenkins intentaba restaurar la confianza de los clientes en el Barclays y era parte de la reacción posterior a la crisis 2007-2008 desencadenada por la autorización a los bancos a reunir las actividades comerciales con las de inversión /1.

Pues bien, los intentos de Jenkins de volver a la época de la Glass - Steagall Act han sido derrotados, ya que desde abril de este año John McFarlane desplazó a Jenkins como director ejecutivo para restaurar e impulsar la función de banca de inversión en el Barclays.

Al parecer esto es una tendencia europea, porque se trata del cuarto banco importante en el continente en cambiar el director ejecutivo, después del Deutsche Bank, Credit Suisse y Standard Chartered. Y los cuatro por el mismo motivo: la protesta de los accionistas por los bajos precios de las acciones y los altos costos. Todo indica que el objetivo actual de los bancos es retornar a una especulación descontrolada e imponerla como normalidad. La permanente e inmensa acumulación de capital ficticio no permite hoy otra opción al capital financiero internacional.

Desplome en las bolsas de China En el inicio de 2015, hubo un aumento en el volumen de las negociaciones que estimuló la compra de acciones en China valorizando las bolsas de valores por encima de lo real, para incentivar el crecimiento económico de un país que avanzó 7% en el primer trimestre, el peor aumento en seis años. Pero en la últimas tres semanas las acciones cayeron un 30% creando el actual pánico en los inversores.

Hasta el jueves pasado (09/07), las bolsas de referencia de Shanghai y Shenzhen habían perdido un tercio de su valor, lo que significa que inversores, intermediarios, bancos y empresas estaban sentados sobre enormes pérdidas.

Con más de 1.400 acciones, aproximadamente la mitad de todas las empresas que cotizan en bolsa, suspendidas de negociación, el mercado entró en pánico, mientras el gobierno lanzaba medidas de apoyo agresivas y prohibía a los grandes accionistas poner a la venta sus carteras. Un bombeo del crédito para que las grandes empresas mantengan las cotizaciones, es un soporte artificial del mercado, para una economía que se viene desacelerando. El viernes pasado (10/07) hubo una relativa recuperación de las cotizaciones a partir de las medidas gubernamentales. Es decir, lo que desde la crisis de 2007-2008 se conoce como “el rebote del gato muerto”.

Existe hoy un fuerte desafío a la credibilidad sobre la salud de la economía china. Al parecer se trata de una crisis financiera que se gesta dentro de un sistema plagado de deudas. La situación es una fuerte señal de problemas en la economía china y podría desatar una guerra de divisas y commodities mundial a corto plazo si China decide desvaluar el yuan. Estamos presenciando sólo al comienzo y la crisis europea alrededor de la fraudulenta “deuda” griega podría pasar a ser en comparación, un incidente minúsculo.

La reserva federal (Fed) de EUA y las turbulencias mundiales Según las actas de la reunión de la Fed del 16 y 17 de junio pasado, “los participantes dieron una serie de razones para ser cautos a la hora de evaluar las perspectivas” y barajaron la posibilidad de postergar el aumento de las tasas de interés que se había anunciado para setiembre próximo.

Recordemos que a mediados del mes de junio todavía ni se había anunciado el desinfle de la burbuja inmobiliaria inglesa y menos aún el desplome da las bolsas chinas. Sólo se conocía la incertidumbre sobre el manejo europeo de la deuda griega y la preocupación sobre China estuvo centrada en el posible ritmo de crecimiento de EUA en el extranjero.

Los debates en la Fed consideraron informaciones aún dudosas sobre el crecimiento de la economía estadounidense, los inciertos síntomas de mejora del mercado laboral y la evolución de la inflación. Coincidiendo en que aún existen riesgos para sus proyecciones económicas. Y aceptando que la economía en EUA se contrajo en el primer trimestre de este año.

Las nuevas turbulencias mundiales no van a ser un aliciente para el iluso optimismo de la Fed de una dinámica recuperación económica en EUA. Deberá continuar emitiendo dólares sin respaldo para que sus ejecutivos financieros sigan inflando la burbuja bursátil de Wall Street, y las deudas públicas de países semi-coloniales como Brasil.

“Flexibilización cuantitativa” y el EFSF inflando la burbuja Hasta hace algunas décadas atrás, la emisión irresponsable de dinero por parte de los estados en crisis financiera se consideraba una gravísima transgresión económica. Pero con el nombre de “flexibilización cuantitativa” EUA a través de su Fed legitimó la emisión descontrolada de dinero para comprar títulos de Deuda Pública y capitalizar al gobierno que abrió préstamos a tasa cero de interés para activar la economía. Con estos préstamos el gobierno socorrió bancos insolventes endeudándose en el proceso, mientras la Fed continuaba con la impresora ligada para inyectar billones de dólares en el sistema financiero. La mayor parte de la “flexibilización cuantitativa” las corporaciones lo derivaron a inflar los precios de las acciones e invertir en aventuras financieras dudosas.

Y los estados europeos copiaron la fórmula para salvar sus bancos envenenados de paquetes de hipotecas basura y derivados de crédito, traspasando sus deudas a la ciudadanía del continente por medio de los planes de austeridad. No olvidemos las maniobras fraudulentas del FMI para crear una sociedad anónima en Luxemburgo como “vehículo de propósito especial” -el European FinancialL Stability Facility / EFSF- para que los bancos privados europeos se libraran de sus paquetes tóxicos. Y los estados europeos se transformaran en garantía de ese verdadero depósito de papeles basura. Se trata de un órgano que viola el derecho internacional -por eso instalado en un paraíso fiscal-, las normas contables EUROSTAT e incluso los propios estatutos del FMI. La Agencia de Gestión de la Deuda Alemana es quien realmente opera el EFSF en conjunto con el Banco Europeo de Inversiones sin ninguna legitimidad legal. El EFSF es ahora el principal acreedor de Grecia. Esta perversa trama financiera es la que impone los planes de austeridad en Europa.

Pero no son sólo las deudas de los gobiernos que están floreciendo. En 2014 las empresas estadounidenses emitieron 1,43 billones de dólares en títulos corporativos; 27% más que lo que vendieron en el pico de la burbuja en 2007. Los precios de las acciones han crecido constantemente desde 2009 cuando alcanzaron el fondo del pozo. El índice S&P 500 de la bolsa de valores de New York creció el 200% desde entonces y el índice Nasdaq - que mide la evolución de las empresas de tecnología- sobrepasó los 5.000 puntos por primera vez desde la crisis de las empresa “puntocom”.

La burbuja de la deuda mundial se ha hinchado a más de 76 billones de dólares mientras que las tasas de interés no han sido nunca tan bajas por un período tan prolongado de tiempo. El exceso de capital ficticio inyectado por la “flexibilización cuantitativa” y las maniobras financieras europeas para salvar la banca privada, han generado un super-excitado mercado de títulos de Deuda Pública, títulos corporativos, acciones, bonos, hipotecas, etc. que en algún momento debe entrar en colapso y arrastrar la economía en su conjunto. Y ahora también China inyecta capital ficticio a sus bolsas de valores para reimpulsar su crecimiento económico en retroceso.

La situación global amenaza el Brasil de austeridad Desde que asumió este segundo mandato, Dilma Rousseff se ha dedicado a intentos sucesivos de "conciliación nacional" con todo el espectro de la burguesía y el Congreso dominado como nunca por una verdadera cleptocracia política.

El resultado obtenido ha sido una ofensiva cada vez más violenta de los opositores y los dudosos “partidos aliados” del gobierno.

La Presidente desde su re-elección no ha ido más que perdiendo aceleradamente sustento ciudadano alcanzando en la actualidad sólo un 9% de apoyo en la población (Datafolha). Y la condena a su conducción política-económica no se restringe a los sectores sociales de mejor situación económica. Entre los entrevistados con ingreso de hasta 2 salarios mínimos, la reprobación de la presidente llega a más del 60%. En un proceso de crecimiento del rechazo social a la mandataria en lo que va de 2015.

Esta situación es producto de una población desinformada por la grande midia? Sin lugar a dudas los grandes medios de comunicación ponen todo su esfuerzo para aumentar el rechazo a la mandataria.

Y, reconozcamos que también el gobierno petista desperdició tres ejercicios sin impulsar y aprobar una profunda reforma de los medios de comunicación. Por el contrario mantuvo el apoyo económico de su publicidad a esos enemigos sigilosos y constantes de la democracia popular.

El descontento mayoritario de la población con el gobierno proviene de aspectos objetivos que atentan contra la sobrevivencia de los trabajadores y sectores empobrecidos.

Según datos de IBGE, la tasa de desempleo subió para 8,0% en el trimestre hasta abril de este año, el mayor nivel ya observado en la série histórica iniciada en Los datos del Ministerio de Trabajo, muestran que fueron eliminados 97.828 empleos en abril y 115.599 empleos em mayo de 2015. En la serie ajustada, en el acumulado del año los datos muestran una disminución de 243.948 empleos. Y una tendencia a crecer el desempleo.

Al mismo tiempo un gráfico del “Panorama de la Industria de Transformación Brasileña” realizado por la FIESP en 2014, muestra que la participación de la industria en el PIB esta por debajo de aquella que existía antes del gobierno de Juscelino Kubitschek (1956-1961). El ritmo de retroceso industrial se aceleró después de la “abertura” del neoliberal Fernando Collor y volvió a caer mucho en los últimos 10 años de “lulismo”. En general la sobre-valorización cambial contribuyó para la desindustrialización precoz, que a su vez contribuyó para la caída de la productividad y para la “especialización regresiva” en los “commodities”, que impuso el errado proyecto de desarrollo petista.

La apuesta en ese proyecto desarrollo con pilares en el agro-negocio, el petróleo del pre-sal y la minería a cielo abierto, lejos de concitar apoyo popular, provoca la exclusión humana en la producción, contamina el medioambiente y agrava el índice de desocupación y el proceso de desindustrialización en Brasil.La economía global con fuerte caída de los precios de las materias primas no anuncia buenas oportunidades económicas para Brasil. Y menos aún la reciente crisis desatada en China. Mientras la situación mundial está amenazada por una nueva explosión de burbuja financiera. Y el ajuste fiscal y la austeridad promovidos desde la presidencia no son un escenario favorable para sobrellevar una posible nueva crisis financiera internacional.
________
Notas:
1/ Y aquí es importante recordar la responsabilidad del gobierno Clinton con la burbuja bursátil. Su Secretario del Tesoro, Robert Rubin (entre 1995 y 1999) provenía del núcleo de la aventura financiera: había sido jefe ejecutivo de Goldman Sachs. Clinton y Rubin llevaron la desregulación bancaria hasta su conclusión lógica, abriendo la vía para el ascenso de supermercados financieros integrados (holdings) que podían combinar, con gran aumento de sus beneficios, las tareas hasta entonces separadas de la banca comercial, la banca de inversiones y los seguros. La separación de esas dos funciones provenía de la Glass - Steagall Act de 1933, al haberse comprobado que la acción simultánea de esas dos actividades en una misma institución era la causa principal de la gran depresión iniciada en 1929. En noviembre de 1999, un acuerdo entre los demócratas y los republicanos, bajo el gobierno Clinton y el secretario del Tesoro Rubin, derogó la prohibición de bancos holding (supermercados financieros que cumplían las tres funciones mencionadas al mismo tiempo) por medio de la Gramm-Leach-Bliley Act. Los embates contra la Glass-Steagall Act se habían iniciado antes de los 80 y el Citibank se constituyó como holding a través de varias fusiones en 1994 en abierta violación de la ley de 1933, por medio de dispensa especial de la Fed bajo conducción de Alan Greenspan.
_____
Referencias : Kate Allen Speculative investors head for the exit in Nine Elms (Inversores especulativos se dirigen a la salida en el desarrollo Nine Elms) Financial Times 10 07 2015 http://www.ft.com/intl/cms/s/0/8e85675c-2648-11e5-bd83-71cb60e8f08c.html
Richard Murphy Tax haven ownership of UK property might cost £2 billion year in tax avoidance Tax Research UK 01 08 2014. http://www.taxresearch.org.uk/Blog/2014/08/01/tax-haven-ownership-of-uk-property-might-cost-2-billion-year-in-tax-avoidance/#sthash.HZSHKGL6.dpuf
Jill Treanor Barclays fires chief executive Antony Jenkins The Guardian 08 07 2015. http://www.theguardian.com/business/2015/jul/08/barclays-fires-chief-executive-antony-jenkins
John McFarlane Home Portal Barclays abril 2015. http://www.home.barclays/about-barclays/leadership-team/john-mcfarlane.html
Jon Hilsenrath Preocupan a la Fed las turbulencias globales Wall Street Journal (Español) 10 07 2015. http://lat.wsj.com/articles/SB10647853898323594231504581096502155876300?tesla=y
Michael Makenzie China Rout staunched bur for how long? Financial Times 10 07 2015. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/fec2f400-26e1-11e5-bd83-71cb60e8f08c.html#axzz3flFRcFxX
Josh Noble en Hong Kong, Shanghai oleadas, mejor racha de 2 días en 7 años Financial Times 10 07 2015. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/11aacfe4-26aa-11e5-bd83-71cb60e8f08c.html#axzz3fbla2Js4
Marco Antonio Moreno Pánico en la élite financiera: la economía se hunde como el Titanic, pero sin botes salvavidas Blog Salomón 14 05 2015. http://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/panico-en-la-elite-financiera-la-economia-se-hunde-como-el-titanic-pero-sin-botes-salvavidas.
Maria Lucia Fattorelli Análise: Tragédia Grega esconde segredo de bancos privados Desacato.info 03 07 2015. http://desacato.info/destaques/analise-tragedia-grega-esconde-segredo-de-bancos-privados/
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El plan de Merkel y Schauble para condenar a Grecia y expulsarla del euro

Mar, 14/07/2015 - 07:10
El acuerdo de la UE con Grecia es una trampa diabólica que no alivia en nada los problemas de Grecia. Los euro-rescatadores dieron a Grecia un ultimátum macabro: deben aprobar este miércoles las reformas propuestas por la troika y solo entonces se abrirá el camino a las negociaciones. Sólo una vez aprobadas las reformas por los griegos, el Parlamento alemán iniciará las conversaciones. Nada ocurrirá antes que en Grecia se confirme la capitulación del gobierno y así y todo será el parlamento alemán el que tendrá la última palabra… Es decir que todo lo que han publicado los medios afirmando que se había alcanzado una solución al drama griego, es falso. Sólo cuando el gobierno griego de inicio a las privatizaciones y deje a Grecia en manos de las empresas alemanas, es posible que se comience a negociar en el parlamento alemán el tema del dinero a Grecia.
Pero si el parlamento alemán entra en objeciones, si encuentra alguna ilegalidad o detecta alguna cláusula de incumplimiento de contrato, la negociación se paralizará. El proceso puede tomar mucho tiempo. Exigir nuevas medidas y nuevas garantías al gobierno griego y así hasta la asfixia. Durante todo este proceso, Grecia no recibirá ni un solo euro. Merkel y Schauble quieren aplastar a Grecia mucho más de lo que lo hicieron las tropas de Hitler hace 75 años. Solo que ahora no se requiere de tanques para aplastar a un país entero. Basta con cortar el suministro de dinero. Los bancos griegos no volverá a abrir sus puertas.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Alemania humilla a Grecia y la deja al borde del Grexit

Lun, 13/07/2015 - 14:16

La intransigencia dogmática y la brutalidad sin precedentes de Alemania contra el gobierno griego han marcado una ruptura histórica en el proyecto europeo. Para Wolfgang Schauble no fue suficiente que Tsipras se rindiera a las exigencias de la troika, o que el ministro Yanis Varoufakis se retirara de las negociaciones. Los nuevos planes de recortes y aumentos de impuestos no fueron suficientes. Ahora se exige a Grecia una garantía de 50 mil millones de euros en activos y el cumplimiento de 12 nuevas medidas que instalarían a los "hombre de negro" en Atenas. La arrogancia y el despotismo de Merkel y Schauble sacudieron ayer la poca confianza que va quedando en el proyecto europeo.
Porque más que una negociación, la de ayer en Bruselas fue una completa humillación a Grecia. The Guardian comparó el cara a cara entre Merkel y Schauble contra Tsipras, como las torturas que utiliza la CIA para los sospechosos de terrorismo. El alemán Der Spiegel calificó las palabras destempladas de Merkel como "un catálogo de atrocidades", mientras Financial Times escribió que Alemania exigía de Grecia su autodestrucción como Cartago. The Economist afirmó que Alemania quemó un enorme capital político que costará mucho restaurar. Bloomberg señaló que Alemania exigía la capitulación total de Grecia. Uno de los hashtag más abundantes de Twitter fue #thisisacoup ("este es un golpe de Estado"). La Alemania de Merkel enfrentó duras reacciones por su trato inmisericorde a Grecia.

Leer más>>Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El principio del fin de esta Europa antidemocrática e injusta

Dom, 12/07/2015 - 22:24

Vicenç Navarro, Attac.es

Este artículo da información que no ha aparecido en los mayores medios, mostrando la enorme agresividad, comparable a la ejercida en un conflicto bélico, hacia las clases populares de Grecia por parte de la Troika y de los gobiernos de la Eurozona liderados por el alemán, con el apoyo servil del gobierno español. El artículo también muestra la nula credibilidad del argumento utilizado por las fuerzas atacantes, de que los pueblos de los países de la Eurozona han prestado dinero a Grecia que ahora el pueblo griego tiene que devolver. El artículo expone que la llamada ayuda a Grecia ha sido una ayuda a los bancos europeos, y muy en especial a los bancos alemanes, franceses y españoles, que fueron rescatados por los Estados, siendo ahora estos los que están pidiendo al pueblo griego que pague por ese rescate.

Durante estos años hemos visto el acto de mayor agresión que haya sufrido un país europeo desde la II Guerra Mundial. Una guerra ha estado ocurriendo, con miles de muertos, con muchos daños y sufrimientos y una gran destrucción de propiedad pública y privada (alcanzando un valor equivalente a un cuarto de su riqueza total), dejando al país –Grecia- en una enorme ruina y miseria. Y esta última semana vimos lo que fue diseñado por los agresores como la semana final, donde se vería la derrota definitiva de aquellos que se levantaron para resistir tanta agresión. Esta hostilidad bélica ha sido en contra de las clases populares de Grecia, realizada por las clases pudientes de aquel país y por las élites gobernantes de la Unión Europea y su mayor instrumento de presión, el Banco Central Europeo (BCE), con la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), instrumentos tan destructores de vidas y propiedades como las bombas de destrucción masiva de carácter militar. Durante la batalla final, que iba a culminar con su victoria, el Banco Central Europeo asfixió a tales clases populares, no permitiéndoles el acceso a su propia propiedad y a fondos con los que sobrevivir en el periodo clave de la batalla, que tomaba lugar esa semana.

Nunca antes se había visto una situación semejante en Europa. El famoso corralito al que el BCE forzó en el Estado griego y que limitaba el acceso de las clases populares a los medios elementales de subsistencia, era una medida de enorme presión para poder derrotar y ganar la guerra en el momento en el que el pueblo griego tenía que decidir, imponiéndole el voto a favor de los intereses financieros representados por la Troika (el BCE, el FMI y la Comisión Europea), por el Eurogrupo y por los gobiernos de la Eurozona, liderados por el alemán, con la alianza servil de la derecha española representada por el gobierno del Partido Popular.

La farsa de la supuesta ayuda a Grecia La justificación de tal batalla era que los gobiernos de la Eurozona querían recuperar el dinero que según ellos prestaron a Grecia, utilizando el argumento de que los pensionistas de los países europeos habían prestado dinero al gobierno griego para que pudiera pagar las pensiones (que se presentaban como exuberantes) a las clases populares griegas. Dicho argumento era parte de la guerra que ha estado ocurriendo, intentando movilizar a las clases populares de los países de la Eurozona a favor de la agresión al pueblo griego. Nunca antes la manipulación mediática había alcanzado tales niveles. Esta movilización tenía como objetivo ocultar la realidad. El dinero, de hecho, no era para que el Estado griego pagara las pensiones, sino para que el Estado griego pagara a los bancos privados (alemanes, franceses, españoles, entre otros) a través de sus Estados. Eran estos Estados los que habían salvado a los bancos privados (que habían comprado bonos públicos del Estado griego, a unos intereses abusivos y exagerados -consecuencia de que el BCE sea, en realidad, un lobby de aquellos bancos) comprándoles todos los bonos públicos griegos, pasando a ser estos Estados los propietarios de tal deuda pública.

Presentar la transferencia de fondos de la Troika y de los Estados europeos como una ayuda al pueblo griego es una de las mentiras más demagógicas que han sido proferidas por parte del establishment financiero europeo, y que se han promovido a través de los medios de comunicación afines a tales intereses (que son la mayoría). Esta supuesta ayuda a Grecia ha ido a parar a los bancos privados, puesto que si los bancos hubieran tenido que absorber el no pago de la deuda, el Estado griego no tendría que verse ahora forzado a pagarles. El mercado financiero nunca es, en realidad, un mercado en el que los riesgos se distribuyan equitativamente. Los poderosos, como los bancos, nunca pierden. Siempre hay los Estados que los rescatan a base de sus fondos públicos. Estos rescates, por cierto, carecen de mandato popular, pues nunca tales medidas de rescate han estado en las ofertas electorales de los partidos gobernantes. Cuando el Presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schulz (en la noche del domingo cuando se supo del rechazo masivo del pueblo griego a las propuestas hechas por la Troika y el establishment europeo), respondió a tal rechazo insistiendo que el pueblo griego tiene que aceptar que detrás de las exigencias de la Troika está la voluntad expresada por los pueblos europeos a través de sus gobiernos, estaba faltando a la verdad. Los pueblos europeos nunca han votado sobre la necesidad de tales políticas de austeridad, ni en Grecia ni en sus propios países. En realidad, todas las encuestas muestran la enorme impopularidad de tales medidas a lo largo del territorio de la Eurozona, siendo ellas la causa del gran deterioro de la popularidad del sistema de gobernanza de la Eurozona, hoy una de las más bajas en su historia.

Las armas de destrucción masiva: el BCE y el FMI Ha sido el Banco Central Europeo el que ahora ha puesto una pistola en la sien de cada ciudadano griego, en el momento de votar, diciéndole que si votaba NO, es decir, a favor de interrumpir las políticas de austeridad, él o ella no podrían ya conseguir más dinero y perderían el ya existente. Y todo ello en un ambiente que se ha caracterizado por la total ausencia de libertad de expresión y democracia, en que los mayores medios de información en Grecia los controlaban aquellos intereses económicos y financieros. En Grecia, como en España, la gran mayoría –por no decir todos- de los medios de información y persuasión los controlan los intereses financieros y económicos y las clases pudientes del país, y cuyos intereses defienden y representan, en su mayor parte, los mayores partidos de la oposición en el parlamento griego. Como bien señalaba el New York Times (International New York Times, Saturday-Sunday 04-05.07.15, p. 3), los principales medios de información griegos carecen de la más mínima diversidad ideológica. Los mismos medios que habían ocultado el enorme sufrimiento de las clases populares griegas durante todos los años de austeridad, ahora presentaban las políticas del gobierno Syriza (que intentaba paliar y prevenir la continuidad de tales daños) como las responsables del deterioro padecido, apoyando el SI en el referéndum que tendría como objetivo el continuar aquellas políticas que han causado tanto daño y tanto sufrimiento. La cobertura de lo que ha estado ocurriendo en Grecia por dichos medios ha sido muy sesgada (como lo ha sido también en España), ofreciendo todo el espacio mediático a los que apoyaban el SI, negándoselo a los que promovían el NO. Según el New York Times, todas las televisiones han dado mucho más espacio a los primeros que a los segundos. Solo un canal, ERT, que había sido cerrado durante el gobierno anterior, dio el mismo espacio a los dos bandos.

Los mayores medios griegos expresaron una enorme hostilidad hacia el gobierno Syriza, porque este quiere diversificar y extender la muy limitada libertad de expresión hoy existente en el país. En Grecia, como en España y como en América Latina, la muy acentuada falta de diversidad de los medios es el mayor problema que tiene el sistema mal llamado democrático. Así, el ex Primer Ministro griego Antonis Samarás, responsable de las medidas impuestas por la Troika en Grecia, ha tenido mucho más acceso a tales medios en su defensa del SI que el Sr. Tsipras en defensa del NO. Y en todos estos medios griegos, el mensaje que le llegaba al ciudadano era que lo que la ciudadanía estaba experimentando en Grecia esta semana, incluyendo el corralito, era resultado de la incompetencia y rigidez del gobierno Syriza.

La complicidad de los medios de información españoles en el ataque a Syriza Esta cobertura tan sesgada caracterizó también a los grandes medios españoles, ya que todos ellos culpabilizaron a Syriza del desastre que estaba viviendo Grecia. El País publicó dos días antes del referéndum un artículo de increíble mezquindad, mintiendo a sabiendas sobre Syriza, escribiendo que este partido se había aliado nada menos que con “el partido nazi griego”, Amanecer Dorado (?!), para imponer el referéndum al pueblo griego. Incluso por los estándares de manipulación que han venido caracterizando a las noticias y reportajes sobre Grecia en este rotativo, este escrito alcanzaba un nivel difícil de superar. El autor de este artículo –Bernard-Henri Levy- es el darling del establishment francés y español, dócil y servil siempre con las estructuras de poder, que ya en su día lideró la movilización mediática a favor de la invasión de Libia, con el objetivo de cambiar el gobierno en aquel país, creando un enorme vacío responsable ahora de que Libia sea uno de los mayores centros de yihadismo, causando la enorme crisis del Mediterráneo. Voces como la de tal personaje no solo son marionetas del poder, sino incompetentes, responsables de enormes desastres. Pero la continua producción de falsedades no es obstáculo para que continúen gozando de grandes cajas de resonancia para promover su ideario auténticamente reaccionario.

La victoria frente al terrorismo y frente al miedo Es un hecho de proporciones históricas que la población diera un rotundo apoyo al gobierno Syriza, diciendo BASTA YA a la agresividad de los centros de poder europeos. Y como era de esperar, la mayor parte del apoyo provino de las clases populares, siendo las clases más adineradas las que apoyaron el SI, en su intento de deshacerse de Syriza. Pero no lo consiguieron. En realidad, Syriza salió reforzada en esta alternativa. Y ello muestra que, a pesar del enorme poder del establishment europeo, con medidas enormemente hostiles y agresivas, la mayoría de la población tuvo la valentía y coraje de decir NO. Es un ejemplo para el resto de los pueblos que viven en los países de la Eurozona.

Grecia no saldrá del euro, como ya les indiqué en pasados artículos. El argumento de que las clases populares tienen que hacer grandes sacrificios para, en teoría, salvar el euro, es el argumento más utilizado en los mayores medios de información. Y ello a pesar de que, como he indicado en muchas ocasiones, el euro nunca ha estado en peligro. Y la causa de ello es que su existencia beneficia enormemente al capital financiero hegemonizado por el alemán. El Presidente del Banco Central Alemán, el Bundesbank, acaba de declarar que la salida de Grecia del euro dañaría enormemente los intereses de aquel capital. Lo que tal estructura de poder deseaba, como indiqué ya hace tiempo, no era echar a Grecia del euro, sino echar a Syriza del gobierno. Y no lo ha conseguido. Se abren ahora toda una serie de posibilidades. Y aunque es altamente improbable, lo deseable sería que se realizaran referéndums similares al ocurrido en Grecia, en los que la población de cada uno de los países de la Eurozona pudiera expresar su grado de aceptación o rechazo de las políticas de austeridad que aquellos gobiernos continúan aplicando a pesar del enorme desastre que han estado causando en cada uno de los países donde se han estado implementando.

Un dato de enorme importancia que no ha aparecido en los medios de información es que en ninguno de los países donde su gobierno quería imponer el SI a Grecia se había consultado a la población sobre si aceptaba o no los rescates bancarios, origen de que gran parte de la deuda pública griega la tengan los Estados, en lugar de la banca privada. Lo que sí sabemos es que en cada uno de estos países, los rescates a la banca privada han sido sumamente impopulares. Como indiqué antes, así lo muestran las encuestas. De ahí que presentar las presiones impuestas al gobierno griego para continuar las políticas de austeridad como una respuesta a una petición popular para recuperar los fondos debidos a los pueblos europeos, fondos que han sido mermados por la supuesta ayuda a Grecia, carezca de credibilidad. Es un argumento mezquino para movilizar a la población a que apoye a los gobiernos liderados por el gobierno alemán en su lucha contra el pueblo griego.

Pero el hecho más importante de lo que ocurrió el pasado domingo en Grecia es que el voto claramente mayoritario del pueblo griego muestra que las políticas represivas encaminadas a atemorizar a la población (con medidas terroristas nunca utilizadas con tanta intensidad como en Grecia) no han podido doblegar la existencia de unas clases populares que nos han enseñado a todos los demás que si la gente se organiza y se moviliza, puede vencer y ganar batallas en esta guerra sangrienta que está ocurriendo en este continente. El sí se puede ha señalado una vez más que las clases populares pueden vencer a sus agresores por muy fuertes que estos sean. Ocurrió en Grecia y ocurrirá en el resto de Europa. De ahí que se haya iniciado un movimiento de rechazo frente a este establishment europeo con el apoyo del FMI, exigiendo un cambio hacia otra Europa que sea democrática y justa. Existen ya hoy en Europa grandes movilizaciones que aparecen raramente en los medios, demandando otra Europa cercana a las clases populares en lugar de a las élites gobernantes que representan los intereses sobre todo del capital financiero que hoy domina Europa.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La austeridad ha fracasado: carta abierta de Thomas Piketty y otros economistas a Angela Merkel

Dom, 12/07/2015 - 19:37

Thomas Piketty, Jeffrey Sachs, Dani Rodrik, Simon Wren-Lewis, Heiner Flassbeck

La interminable austeridad que se intenta hacer tragar a la fuerza al pueblo griego básicamente no funciona. Grecia ha dicho ahora basta ya de modo resonante.

Como la mayoría del mundo ya sabía, las exigencias financieras hechas por Europa han aplastado a la economía griega, han llevado a un desempleo masivo, a un derrumbe del sistema bancario, han empeorado bastante más la crisis, con un problema de deuda que se ha acrecentado hasta un 175 % del PIB impagable. La economía yace hoy quebrantada con una caída en picado de los ingresos, la producción y el empleo deprimidos, y las empresas famélicas de capital.

El impacto humanitario ha resultado colosal—hoy el 40 % de los niños vive en la pobreza, la mortalidad infantil se ha disparado y el desempleo juvenil se acerca al 50 %. La corrupción, la evasión fiscal y la mala contabilidad de anteriores gobiernos griegos contribuyeron a crear el problema de la deuda. Los griegos se han plegado a buena parte de la demanda de austeridad de la canciller alemana Angela Merkel —recorte de salarios, recorte del gasto público, tajos a las pensiones, privatizadas y desreguladas, y aumento de impuestos. Pero en años recientes los llamados programas de ajuste infligidos a países como Grecia sólo han servido para crear una Gran Depresión como no habíamos visto en Europa desde 1929-1933. La medicina prescrita por el Ministerio de Finanzas alemán y Bruselas ha sangrado al paciente, no ha curado la enfermedad.

Juntos apremiamos a la canciller Merkel y a la troika a efectuar una corrección de rumbo para evitar mayores desastres y permitir que Grecia permanezca en la eurozona. Ahora mismo se le está pidiendo al gobierno griego que se ponga una pistola en la cabeza y apriete el gatillo. Por desgracia, la bala no solo acabará con el futuro de Grecia en Europa. El daño colateral acabará con la eurozona como ejemplo de esperanza, democracia y prosperidad y podría llevar a consecuencias económicas de largo alcance en todo el mundo.

En la década de 1950, Europa se fundó sobre el perdón de deudas pasadas, sobre todo las de Alemania, lo que generó una aportación masiva al crecimiento económico y la paz de la postguerra. Hoy necesitamos reestructurar y reducir la deuda griega, dejar espacio para que la economía pueda respirar y recuperarse, y permitir que Grecia vaya pagando un gravamen reducido de la deuda durante un largo periodo de tiempo. Este es el momento de repensar con humanidad el programa de austeridad, punitivo y fracasado, de años recientes y avenirse a una reducción considerable de las deudas griegas en conjunción con reformas muy necesarias en Grecia.

Nuestro mensaje a la canciller Merkel es bien claro: le apremiamos a emprender esta acción vital de liderazgo para con Grecia y Alemania, y también ante el mundo. La historia le recordará por su forma de actuar en esta semana. Esperamos y contamos con que haga posible que se den pasos audaces y generosos en relación con Grecia que sean de utilidad para Europa en las generaciones por venir.

Atentamente,

Heiner Flassbeck, ex-secretario de Estado del Ministerio Federal de Finanzas alemán
Thomas Piketty, profesor de Economía de la Escuela de Economía de París
Jeffrey D. Sachs, profesor de Desarrollo Sostenible, profesor de Política de Salud y Gestión, director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia
Dani Rodrik, profesor Fundación Ford de Economía Política Internacional, Escuela Kennedy de Harvard
Simon Wren-Lewis, profesor de Política Económica de la Escuela Blavatnik de Gobierno, Universidad de Oxford
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Por qué a Grecia no se le permite una segunda moneda para salir de la crisis?

Dom, 12/07/2015 - 05:28

Cuando existen grandes desequilibrios monetarios como entre Grecia y la UE, la existencia de una moneda única para hacer todo lo que una economía necesita genera más traumas que beneficios. En Grecia podrían convivir dos monedas a la vez, como ocurre en Suiza, el Reino Unido, Japón y otros países, pero el mandato de la UE no lo permite. La esclavitud financiera al euro fue establecida para siempre y no permite su salida. Dénme el control del dinero y no me importará quien haga las leyes, dijo el banquero M.A. Rothschild. La existencia de una moneda única, o "mono cultivo", es mucho más rentable para el sistema financiero. Pero cuando a ese monocultivo llega una peste todo el sistema se derrumba.
Bernard Lietaer, uno de los pocos expertos en sistemas monetarios, compara el monocultivo del euro con un bosque de pinos: "es un sistema perfecto y muy bien regulado, todos los pinos crecen rápido y el bosque se ve magnífico, pero basta una cerilla para que todo el bosque se convierta en cenizas". Lietaer lleva 30 años años estudiando estos temas y fue uno de los diseñadores del mecanismo de convergencia de la moneda única europea. Lástima que los sólidos criterios de este mecanismo de convergencia fueron fácilmente falsificables por los expertos de Goldman Sachs que asesoraron a Grecia para disfrazar sus déficit. Sabemos que el largo brazo de Goldman Sachs, el brazo financiero más estratégico de Estados Unidos, envuelve a toda Europa...

Leer más>>Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Tras la deuda griega

Sáb, 11/07/2015 - 21:49

El actual debate sobre la deuda griega ha dado lugar a todo tipo de amenazas: primero contra el gobierno de Alexis Tsipras y luego contra los electores griegos. Sin entrar en la discusión sobre el carácter odioso de la deuda, Thierry Meyssan llama la atención sobre la campaña internacional contra la salida de Grecia de la eurozona. El autor pone bajo la lupa el proyecto histórico de la Unión Europea y de la eurozona, tal y como Churchill y Truman lo formularon en 1946, y concluye que Grecia no es víctima hoy de su situación económica sino del entorno político internacional.
Thierry Meyssan, Red Voltaire

El referéndum griego ha provocado en la Unión Europea intensos debates que demuestran la ignorancia generalizada sobre las reglas del juego. Los participantes se disputan sobre la cuestión de saber si los griegos son o no responsables de la deuda, poniendo siempre mucho cuidado en no mencionar la usura que practican los acreedores. Pero también pasan por alto la historia del euro y las razones de su creación.

El euro: proyecto anglosajón nacido de la guerra fría A partir del Tratado de Roma, hace 64 años, las instancias administrativas sucesivas del «proyecto europeo» (CECA, CEE, UE) [1] dedicaron sumas colosales y de una envergadura nunca vista anteriormente al financiamiento de su propaganda a través de todos los medios de difusión. Cientos de artículos y programas de radio y televisión pagados por Bruselas se publican o se transmiten diariamente para inculcarnos una versión falsa de su historia y hacernos creer que el actual «proyecto europeo» corresponde a los deseos de los europeos que vivieron el periodo intermedio entre las dos guerras mundiales.

Sin embargo, hoy en día los archivos están al alcance de todos. Y esos archivos demuestran que, en 1946, Winston Churchill y Harry Truman decidieron dividir el continente europeo en dos partes: sus vasallos de un lado, y del otro la URSS y su zona de influencia. Para garantizar que ningún Estado pudiese liberarse de su sistema de vasallaje, Churchill y Truman decidieron manipular los ideales de la época.

Lo que entonces se denominaba el «proyecto europeo» no consistía en defender supuestos valores comunes sino en fusionar la explotación de las materias primas y las industrias vinculadas al sector militar en Francia y en Alemania para garantizar que esos países no pudiesen volver a guerrear entre sí (Ver la teoría de Louis Loucheur y del conde Richard de Coudenhove-Kalergi [2]). El objetivo no era negar profundas diferencias ideológicas sino garantizar que esas diferencias no condujesen nuevamente al uso de la fuerza.

El MI6 británico y la CIA estadounidense se dieron entonces à la tarea de organizar el primer «Congreso de Europa», en La Haya, en mayo de 1948, en el que participaron 750 personalidades (entre ellas el futuro presidente de Francia Francois Mitterrand) de 16 países. Se trataba ni más ni menos que de resucitar el «proyecto de Europa federal» (redactado por Walter Halstein –el futuro presidente de la Comisión Europea– para el canciller Adolf Hitler) basándose en la retórica de Coudenhove-Kalergi.

Es necesario aclarar aquí una serie de ideas falsas sobre ese Congreso.

- En primer lugar, es necesario recordar el contexto que rodea la realización del Congreso. Estados Unidos y el Reino Unido acababan de declarar la guerra fría contra la URSS. Esta última ripostó respaldando a los comunistas checos que lograron apoderarse legalmente del poder durante el llamado «Golpe de Praga» («Febrero Victorioso», según la historiografía soviética). Washington y Londres organizaron entonces el Tratado de Bruselas, preludio de la creación de la OTAN. En el Congreso de Europa, todos los participantes eran favorables a los anglosajones y antisoviéticos.
- En segundo lugar, al pronunciar su discurso, Winston Churchill utilizó el término «europeo» para designar a los habitantes del continente europeo (sin incluir a los británicos que, según Churchill, no son europeos) que decían ser anticomunistas. En tiempos de Churchill no se hablaba de que Londres integrara la Unión Europea. Su papel sería supervisarla.
- En tercer lugar, entre los participantes del Congreso aparecieron dos tendencias: los «unionistas», para quienes se trataba únicamente de prever un uso común de los medios que podían servir para resistir a la expansión del comunismo, y los «federalistas», que querían poner en práctica el proyecto nazi de Estado federal bajo la autoridad de una administración no electa.

El Congreso estableció con precisión todo lo que se hizo desde entonces bajo las sucesivas denominaciones de CECA, CEE y UE.

El Congreso adoptó el principio de creación de una moneda común. Pero el MI6 y la CIA ya habían fundado la Independent League for European Cooperation (ILEC) [3] –que se convirtió después en la European League for Economic Cooperation (ELEC). Su objetivo era que, después de creadas las instituciones de la Unión, todos los miembros pasaran de la moneda común (la futura European Currency Unit –ECU) a una moneda única (el euro), para que los países que integraran la Unión ya no pudiesen salir de ella [4].

Fue ese el proyecto que Francois Mitterrand concretó en 1992. A la luz de la Historia y de la participación misma de Francois Mitterrand en el Congreso de La Haya, en 1948, es absurdo afirmar hoy que existiese otro motivo para instaurar el euro. Es por eso que, con toda lógica, los Tratados actuales no prevén que un miembro de la Unión Europea pueda abandonar el euro, lo cual obligaría a Grecia a salir primero de la Unión Europea para poder abandonar el euro.

El deslizamiento del «proyecto europeo» hacia el sistema estadounidense La Unión ha pasado por dos momentos de definición fundamentales:

- A finales de los años 1960, el Reino Unido se negó a participar en la guerra de Vietnam y retiró sus tropas del Golfo Pérsico y de Asia. En aquel momento, los británicos dejaron de verse a sí mismos como el Estado 51 de Estados Unidos, empezaron a hablar de su «special relationship» con Washington… y decidieron incorporarse a la Unión Europea (en 1973).

- Con la disolución de la URSS, Estados Unidos quedó como dueño del terreno. El Reino Unido colaboró con Washington y los demás Estados les obedecieron. Por consiguiente, la Unión nunca llegó a deliberar sobre su expansión hacia el este, sólo se limitó a hacer lo que Washington había decidido y lo que el secretario de Estado James Barker ya había anunciado. La Unión Europea también adoptó tanto la estrategia militar de Estados Unidos [5] como el modelo económico y social de ese país, caracterizado por desigualdades muy acentuadas.

El referéndum griego ha hecho aparecer una línea divisoria entre las élites europeas, cuya vida se ha hecho cada vez más fácil y que apoyan sin reservas el «proyecto europeo», y las clases trabajadoras, que sufren ese sistema y lo rechazan. Este fenómeno ya había aparecido anteriormente, aunque sólo a escala nacional, durante el proceso de ratificación del Tratado de Maastricht por Dinamarca y Francia, en 1992.

En un primer momento, los dirigentes europeos cuestionaron la validez democrática del referéndum. El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland (el mismo personaje que fue expulsado del jurado del Premio Nobel por corrupción [6]) declaró - que la duración de la campaña fue demasiado corta (10 días en vez de 14); - que no habría supervisión internacional (las organizaciones que habitualmente se dedican a eso no tenían tiempo de montar la supervisión);

- y que la pregunta planteada a los electores no era clara ni comprensible (a pesar de que la proposición de la Unión publicada en la Gaceta Oficial es mucho más corta y simple que los Tratados europeos anteriormente sometidos a referéndums).

Pero esa polémica se desinfló cuando el Consejo de Estado griego, llamado a pronunciarse sobre esas 3 cuestiones a instancias de varias personas privadas, confirmó la legalidad de la consulta.

La prensa dominante afirmó entonces que al votar por el «No», la economía griega estaría dando un salto hacia lo desconocido.

Pero lo cierto es que el hecho de ser miembro de la eurozona no garantiza buenos resultados económicos. Según la lista del FMI sobre el Producto Interno Bruto (PIB) en relación con la Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), entre los 10 primeros países del mundo hay un solo Estado de la Unión Europea: el paraíso fiscal conocido como Luxemburgo. Francia aparece en el lugar número 25 de esa lista de 193 países.

El crecimiento de la Unión Europea en 2012 fue de 1,2%, lo cual la sitúa en el lugar 173 a nivel mundial, o sea uno de los peores resultados del mundo (la media mundial es de 2,2%).

También resulta evidente que ser miembro de la Unión Europea y utilizar el euro tampco garantiza el éxito económico. Si las élites europeas siguen apoyando ese «proyecto» es porque les resulta ventajoso. En efecto, al crear un mercado único y, posteriormente, una moneda única, los «unionistas» escondieron el verdadero sentido de la maniobra. Hoy en día, las antiguas desigualdades nacionales han cedido el lugar a las desigualdades entre las clases sociales, que a su vez se han uniformizado a escala europea. Es por eso que los más ricos defienden la Unión, mientras que los más pobres aspiran al regreso a los Estados con autoridad sobre la economía nacional.

Los contrasentidos sobre la Unión y el euro Hace varios años que el vocabulario oficial falsea el debate: ya no se considera «europeos» a todos los portadores de la cultura europea sino únicamente a los miembros de la Unión. Así se afirma, desde los tiempos de la guerra fría, que los rusos no son europeos. Y ahora se afirma también que, si saliese de la eurozona, Grecia abandonaría la cultura europea, cuando en realidad Grecia es la cuna de la cultura europea.

Lo que si es cierto es que, como dice la sabiduría popular, «los perros no paren gatos». La Unión Europea, concebida por los anglosajones, junto a los nazis y contra la URSS, hoy respalda al gobierno ucraniano, incluyendo a los nazis que lo componen, y ha declarado la guerra económica contra Rusia, camuflándola bajo la denominación de «sanciones».

A pesar de su nombre, la Unión Europea no fue creada para unir el continente europeo sino para dividirlo, separando definitivamente a Rusia. Charles De Gaulle denunció la maniobra pronunciándose por una Europa «de Brest a Vladivostock».

Los unionistas aseguran que el «proyecto europeo» ha permitido 65 años de paz en Europa. Pero, ¿hablan de ser miembro de la Unión Europea o de la condición de vasallos de Estados Unidos? En realidad, ese vasallaje es lo que ha garantizado la paz entre los países del oeste de Europa, manteniendo por demás la rivalidad entre ellos fuera del marco de la zona de la OTAN. Basta recordar, por ejemplo, que los miembros de la Unión Europea respaldaron bandos diferentes en la antigua Yugoslavia, antes de acabar marchando juntos bajo la voz de mando de la OTAN. Pero, ¿hay que considerar acaso que, si recuperaran su soberanía, los miembros de la Unión Europea acabarían fatalmente volviendo a pelear entre sí?

Volviendo al caso griego, los expertos han demostrado exhaustivamente que esa deuda es imputable tanto a problemas nacionales no resueltos desde el fin del Imperio otomano como a una estafa conjunta de grandes bancos privados y dirigentes políticos.

Lo cierto es que la deuda griega es tan impagable como las deudas de los principales países desarrollados [7]. En todo caso, Atenas podría resolver el problema fácilmente negándose a pagar la parte odiosa de su deuda [8], saliendo de la Unión Europea y aliándose con Rusia, que es para Grecia un socio histórico y cultural mucho más serio que los burócratas de Bruselas. Pero la situación de Grecia se complica aún más debido a su condición de miembro de la OTAN, que ya en 1967 organizó en el país heleno un golpe de Estado militar para impedirle acercarse a la URSS [9].
________
Notas:
[1] La CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) fue la entidad predecesora de la Comunidad Económica Europea (CEE) y de la actual Unión Europea (UE).
[2] «Historia secreta de la Unión Europea», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 16 de enero de 2005.
[3] El presidente de la Independent League for European Cooperation fue Edmond Giscard d’Estaing, padre del futuro presidente de Francia y creador del ECU (en inglés European Currency Unit, el ECU fue el antecesor de la actual moneda común europea), Valery Giscard d’Estaing.
[4] MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service, Stephen Dorril, The Free Press, 2000.
[5] «Stratégie européenne de sécurité», Réseau Voltaire, 12 de diciembre de 2003.
[6] «Destituido el presidente del Premio Nobel de la Paz», Red Voltaire, 5 de marzo de 2015.
[7] «Según el BPI, los Estados industrializados no tienen cómo pagar sus deudas», Red Voltaire, 14 de abril de 2010.
[8] Cf. la teoría económica de Alexander Sack.
[9] «La guerra secreta en Grecia», por Daniele Ganser; «Grecia, el factor OTAN», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 23 de agosto de 2013 y 7 de abril de 2015.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización