Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenohttps://plus.google.com/109915989698098076984noreply@blogger.comBlogger4855125
Actualizado: fai 9 horas 39 min

La rivalidad euro-dólar

Mar, 08/04/2014 - 08:00
Ariel Noyola Rodríguez, Alainet

La crisis de deuda soberana europea iniciada en 2010, que siguió a la crisis de las hipotecas subprime estadounidense de 2007-2008, reveló la fragilidad de los cimientos de la Unión Económica y Monetaria (UEM) de la Comunidad Europea, en marcha desde 2002, a través del euro como moneda única de curso legal. Asimismo, el desenvolvimiento desigual de la crisis en ambas regiones pone de manifiesto el carácter jerárquico de la economía mundial y, con ello, las asimetrías de poder entre los Estados capitalistas dominantes: Alemania y Estados Unidos.

Estados Unidos goza de un sistema financiero de mayor resiliencia frente a las turbulencias de la economía mundial. La banca estadounidense reproduce su posición en la cima de la pirámide de los sistemas financieros nacionales concentrando y centralizando capital a través del binomio dólar-Wall Street como mecanismo de dominación financiera. En tanto, la Reserva Federal (Fed) estadounidense expandió su base monetaria (dinero depositado en los bancos y en circulación en una economía) en 400 por ciento; el Banco Central Europeo (BCE) apenas lo hizo en 150 por ciento. El BCE intenta no perjudicar la posición del euro como moneda de reserva. Los programas que ha lanzado incluyen esterilización de liquidez que la Fed no ha incorporado, es decir, el dinero que ocupa el BCE para comprar títulos financieros lo recupera retirándolo de su base monetaria.

Esto permitió a la banca estadounidense recuperarse más rápido que el sistema financiero europeo. Entre 2007 y 2013, el valor de los activos de los 10 bancos estadounidenses más grandes aumentó en 2 billones 859 mil 623 dólares, de acuerdo con la Corporación Federal de Seguro de Depósitos; en contraste, los bancos de mayor tamaño de la Unión Europea, hasta junio de 2013, poseían 660 millones de euros menos en activos en comparación con 2009, según el BCE. El sistema financiero europeo, al ser de naturaleza bífida –de un lado con bancos muy fuertes como Deutsche Bank, Commerzbank, BNP Paribas; y del otro, con bancos muy débiles en la periferia–, aumenta el riesgo regional frente a shocks financieros. Por ejemplo, el banco italiano Unitcredit, durante el cuarto trimestre de 2013, sufrió pérdidas por 14 mil millones de euros.

Para mantener la “confianza” en la moneda, la troika europea (Fondo Monetario Internacional, BCE y Comisión Europea) hace cumplir el Pacto de Estabilidad y de Crecimiento, que consiste en que los Estados miembros de la UEM no superen el límite de 3 por ciento de déficit fiscal y de 60 por ciento de deuda pública como porcentaje del producto interno bruto (PIB). Sin embargo, la aplicación de políticas de austeridad derivó en que actualmente haya 11 países incumpliendo dicho Pacto (Austria, Bélgica, Chipre, Eslovenia, España, Francia, Finlandia, Grecia, Irlanda, Italia y Holanda). En cambio, la deuda pública de Washington (16.7 billones de dólares, más del 100 por ciento del PIB) se sostiene a través del dólar, que opera como refugio privilegiado de los capitales de corto plazo del resto del mundo. De facto, el riesgo del default estadounidense desaparece.

Por otro lado, la UEM se sumerge en un contexto económico signado por la deflación. La inflación, a partir de octubre de 2013, está debajo del 1 por ciento: menos de la mitad del objetivo fijado por el BCE, que es de 2 por ciento. En enero de 2014 fue de 0.80 por ciento y ha bajado a 0.70 por ciento en febrero. Esto ha puesto en sobre alerta a Mario Draghi, presidente del BCE, quien declaró que es posible que la política monetaria sea más expansiva e incluya medidas no convencionales (Financial Times, 2 de marzo de 2014), posiblemente al estilo de la Fed, aunque aplicadas de manera selectiva a nivel de país. De manera complementaria, luego de reducir la tasa de interés de referencia de 0.50 a 0.25 por ciento en noviembre de 2013, miembros del Consejo de Gobierno del BCE no descartan establecer tasas negativas en los depósitos bancarios para revertir la tendencia depresiva de la economía (The Wall Street Journal, 25 de marzo de 2014). El reciente espaldarazo a una eventual expansión monetaria (Quantitative Easing) europea de parte de Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, una vez realizados los cambios legales al artículo 123 del BCE, que prohíbe financiar directamente a los Estados de la UEM, evidencia la angustia de Berlín de cara a la profundización de la crisis (Reuters, 25 de marzo de 2014). No es para menos. El agregado monetario M3 del BCE por debajo de cero; la contracción del crédito privado en 2.3 por ciento en términos anuales a diciembre de 2013, la mayor caída en 2 décadas; el récord de desempleo de 12 por ciento; y el tipo de cambio de 1.4 euros por dólar, amenazan el dinamismo exportador alemán, dependiente en su mayor parte del mercado interno europeo. El Índice de Clima Empresarial (IFO, por su sigla en alemán) que mide el nivel de confianza de las empresas alemanas, cayó a 110.7 puntos en marzo, la primer caída después de un alza consecutiva de 5 meses (Daily Forex, 25 de marzo de 2014).

Finalmente, la cuestión de fondo radica en que la crisis de la periferia europea ha resultado en un efecto bumerán para el euro y Berlín: entre 2011 y 2013 la proporción del euro en las reservas totales de los bancos centrales cayó de 25.1 a 24.2 por ciento. En 2007 Alemania cayó de tercera a cuarta economía en el ranking mundial. En contraste, la hegemonía del dólar permaneció intacta, conservando 64 por ciento del total. Así, Estados Unidos mantiene la supremacía económica global.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La curiosa historia del oro que desapareció de Ucrania y apareció en Irak

Lun, 07/04/2014 - 14:03

En la madrugada del viernes 7 de marzo, en secreto y aprovechando la oscuridad de la noche, en el aeropuerto Borispol, de Kiev, una gran aeronave sin insignias y con fuerte escolta de armamento pesado trasladó 40 cajas de lingotes de oro provenientes del Banco Central de Ucrania. La operación fue dada a conocer por el diario ruso Iskra, y no fue reconocida inicialmente por la Fed, aunque el avión se dirigió a Estados Unidos. Los medios de comunicación europeos no hablaron del tema, pese a dar un gran apoyo a las medidas del primer ministro interino -y golpista, Arseniy Yatsenyuk. ¿Este fue el precio de la "liberación" de Ucrania a manos de la UE y Estados Unidos?

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Las causas del enorme desempleo y la baja ocupación de la Unión Europea

Dom, 06/04/2014 - 00:11
Vicenç Navarro, Nueva Tribuna
Uno de los hechos que está ocurriendo en la Unión Europea es (además del muy preocupante elevado desempleo) el descenso del empleo, es decir, del número y porcentaje de personas que trabajan. Este problema alcanza su máxima expresión en los países llamados periféricos de la eurozona, tales como España, Portugal, Irlanda, y Grecia, pero no se limita a ellos. En la mayoría de países de la eurozona, el sistema económico no produce suficientes puestos de trabajo. Y esta es la principal causa de que existieran nada menos que 27 millones de parados en la Unión Europea en 2013.

El mayor problema, sin embargo, es que este elevado desempleo y falta de creación de empleo es, en gran parte, resultado directo de las intervenciones promovidas por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, conjunto conocido como la Troika. Las políticas de austeridad, con recortes del gasto público y del empleo público, la desregulación del mercado orientada a reducir los salarios, y la ayuda de estas instituciones al capital financiero, que quiere decir predominantemente la banca, han jugado un papel clave en reducir el nivel de vida de las clases populares. Han limitado su capacidad adquisitiva, disminuido la demanda y reducido la actividad económica y la producción de empleo, además de aumentar la pobreza y la miseria.

Especial mención debería hacerse de la ayuda a la banca, que ha tenido un efecto muy negativo para la creación de empleo. Esta ayuda tendría que haber servido para ofrecer crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias. Pero esta ayuda no ha servido para tal fin, sino para aumentar los beneficios de la banca, beneficios que ha conseguido a base de comprar deuda pública a unos intereses elevadísimos (que han restado fondos a los Estados para crear empleo) y también de inversiones financieras en fusiones de grandes empresas (que tienen como consecuencia la destrucción de empleo) y otras actividades especulativas, que restan en lugar de sumar puestos de trabajo. En realidad, hay una relación directa entre el tamaño del sector financiero, la actividad especulativa en la economía y la limitada producción de puestos de trabajo (ver Frank Roels “What Hope Is There For The 27 Million Unemployed in Europe?”, enSocial Europe Journal, 27.03.14).

Frente a esta situación, la propuesta que deriva sobre todo de economistas liberales de que la principal necesidad en este momento es la de invertir en educación y formación es dramáticamente insuficiente. En una de sus presentaciones semanales en Catalunya Ràdio, en el programa de Mònica Terribas, el “economista de la casa”, como lo llama TV3, el Sr. Sala i Martín, subrayaba que la solución era una nueva educación en la que se enfatizara la cultura emprendedora entre la juventud. Independientemente de la necesidad de promocionar este tipo de cultura, el hecho es que, sea la cultura que sea, su impacto será mucho menor en la creación de empleo, pues esta postura asume que el desempleo se debe a la falta de adaptación de la persona a los supuestamente abundantes puestos de trabajo. Y ello no es así. En realidad, en la Unión Europea hay solo dos millones de puestos de trabajo que están sin ocupar, lo cual representa una cifra mínima del número de puestos de trabajo que se necesitarían para que dejara de haber desempleo (27 millones).

El comportamiento ilegal de la Comisión Europea y del BCE Ello no implica que no deba hacerse una reforma profunda en el sistema educativo, aun cuando no creo que el punto central debiera ser la necesidad de estimular lo que se llama la actividad emprendedora, que quiere decir, por regla general, empresarial. La función de la educación debería ser, no crear empresarios, sino ciudadanos. Lo que la Comisión debería hacer son, como la Confederación Europea de Sindicatos ha indicado, unas inversiones masivas para crear empleo en áreas importantes, que van desde la infraestructura humana a la física, cultural y ambiental, con una gran expansión de las inversiones en el cuidado y atención a las personas y a la población. Pero ello no ocurrirá a no ser que haya un cambio político muy significativo en el sistema de gobierno de la UE y de la eurozona.

Hoy, la gobernanza de la UE y la eurozona está dominada por instrumentos políticos próximos, sobre todo, al capital financiero. De ahí el protagonismo del BCE, que, como lobby de la banca, ha intervenido en áreas que, por cierto, no son de su competencia, promoviendo las políticas de austeridad. Por fin, el Parlamento Europeo (PE) ha cuestionado y denunciado al BCE por intervenir en áreas ajenas a su función. Pero más importante aún es el informe Andreas Fischer-Lescano, profesor de Derecho y Política Europeos de la Universidad de Bremen (informe que fue encargado por la Confederación Europea de Sindicatos), en el que detalla cómo la Comisión Europea y el BCE han violado sistemáticamente la legislación vigente en la Unión Europea, incluyendo la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, un texto legal que debe respetarse –y que no es respetado por la Comisión Europea y el BCE. Lo que está ocurriendo con la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europeaes lo mismo que ocurre con la Constitución Española, que se utiliza constantemente para imponer sacrificios en defensa de la propiedad, olvidando otros que –supuestamente, garantizan derechos sociales y laborales– son papel mojado.

En defensa de los sindicatos Una última observación. Existe hoy en la Unión Europea una movilización antisindical patrocinada y promovida por la banca y la gran patronal en cada país de la UE y a nivel del establishment europeo (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Consejo Europeo), altamente influenciado por el capital financiero. Esta avalancha alcanza su máxima expresión en los países llamados “periféricos”, tales como España, Grecia y Portugal, donde el ataque antisindical es masivo. Hoy estamos viendo una demonización de los sindicatos, a los cuales se presenta como responsables de toda una serie de daños, incluido el elevado desempleo. Se argumenta que su defensa de los contratos fijos está dificultando la contratación de nuevos trabajadores, siguiendo las teorías insiders versus outsiders que he criticado extensamente en mis trabajos mostrando la carencia de evidencia científica que las apoye. Pero últimamente esta demonización ha incluido una campaña de desprestigio, intentando mostrar a los sindicatos de clase como corruptos, resultado de unos juicios altamente politizados que tienen como objetivo destruirlos. Y los medios, la gran mayoría de persuasión conservadora y neoliberal (altamente dependientes de la banca para su financiación), juegan un papel clave en esta promoción, ignorando que, en términos comparativos, los datos muestran que los sindicatos de clase son mucho menos corruptos que la gran patronal, los partidos políticos, la banca o las grandes familias y/o fortunas.

Esta campaña llega al nivel de ataques personales como, por ejemplo, en contra de Cándido Méndez, el Secretario General de la UGT (una de las voces más combativas y contundentes en el mundo sindical), ataques que han alcanzado niveles deleznables y a los cuales sectores de algunas izquierdas sectarias han añadido su voz. La causa real de este ataque feroz en contra de los sindicatos ha sido y continúa siendo su defensa de los trabajadores y su excelente labor en defensa del Estado del Bienestar de todos los españoles. El gran capital, con la ayuda de sus medios, es consciente de que para conseguir lo que desea necesita inhabilitar e incluso destruir el movimiento sindical. Y lo están intentando con la ayuda de gran parte de los medios, financiados por préstamos de la banca. Así de claro.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El dominio del dinero y las finanzas

Ven, 04/04/2014 - 15:26
Carlos Berzosa, Attac.es

La fase del capitalismo que se inicia a finales de la década de los ochenta del siglo pasado se caracteriza, entre otros rasgos, por la hegemonía de las finanzas. Este protagonismo que ha adquirido el mundo financiero ha supuesto aumento de la especulación y del endeudamiento, incremento del dinero que fluye a los paraísos fiscales, mayor número de fraudes y de delitos económicos, y una más elevada inestabilidad económica. Todo ello ha desembocado en el estallido de la crisis económica actual.

El daño que este proceso está causando al progreso económico y social en la economía mundial es muy elevado, pues como consecuencia de lo que supone este dominio de las finanzas se concentra aún más la riqueza, al tiempo que aumenta la desigualdad, la pobreza no tiende a disminuir, y la inseguridad laboral se instala en las sociedades, no ya solamente en los países emergentes y subdesarrollados sino en los países ricos. Se deteriora la democracia como consecuencia de que las decisiones importantes que afectan a variables macroeconómicas, aunque no todas ellas, se toman fundamentalmente por los poderes financieros.

Esta fase tiene unos rasgos novedosos frente a otros periodos de la historia, pero, sin embargo, hay hechos que son comunes con otros momentos que se han dado en los diferentes procesos de desarrollo. Conviene subrayar esto, porque, ante el dominio de las finanzas en la actualidad, es corriente encontrar en algunos artículos, ensayos y libros, análisis que presentan como nuevos fenómenos, tales como los procesos especulativos, endeudamientos y crisis financieras, sin tener en cuenta una perspectiva histórica del papel desempeñado por la banca y las finanzas.

La importancia que desempeñan el dinero y las finanzas es muy antiguo, pero no cabe duda de que van adquiriendo una mayor importancia en la baja edad media cuando tiene lugar el avance del comercio, las ferias, y el desarrollo de las ciudades que se convertían en centros mercantiles y financieros y en las que se asentaba la burguesía comercial ascendente. En la edad moderna, y por lo que se refiere a España, que era el mayor imperio mundial, no se puede olvidar la obra magna del gran historiador Ramón Carande Carlos V y sus banqueros, publicada en tres tomos en años diferentes, aunque ahora se puede encontrar en un solo tomo gracias a la labor de la editorial Crítica.

La especulación también viene de muy atrás, como se puede conocer leyendo la obra de Galbraith Breve historia de la euforia financiera (Ariel, 1991) y en donde se analiza la famosa especulación de los tulipanes del siglo XVII. La especulación que llevó a cabo John Law, a principios del siglo XVIII, es digna de tenerse en cuenta por lo que supuso en su época. Hay varios libros que dan cuenta de ella, pero hay dos que voy a mencionar por lo interesante que resulta el análisis que efectúan de la evolución monetaria: George von Wallwitz Ulises y la comadreja. Una simpática introducción a los mercados financieros (Acantilado, 2013); y Philip Coggan Promesas de papel. Dinero, deuda y un nuevo paradigma financiero (El Hombre del Tres, 2013).

No se debe olvidar en todo ello a Marx, que tiene muchos escritos dedicados a las crisis bancarias en sus obras teóricas, pero, sobre todo, en los artículos de prensa, y que su lectura resulta de lo más actual. Este texto publicado en The New York Daily Tribune el 5 de mayo de 1856 lo ratifica: “El extraño frenesí que ha convertido a Francia en una casa de apuestas y ha identificado el Imperio napoleónico con la bolsa, no se ha ceñido en modo alguno a las fronteras galas. Esta plaga, que no sabe de fronteras políticas, ha cruzado los Pirineos, los Alpes y el Rin y, por asombroso que parezca, ha echado raíces en suelo alemán, donde la especulación en el terreno de las ideas se ha arrodillado ante la especulación en acciones de bolsa, el summum bonum ha hecho lo propio ante el avance del bono, la misteriosa jerga de la dialéctica ante la no menos misteriosa jerga bursátil, y las aspiraciones de unidad ante las pasiones de los dividendos”. (Recogido en Guerra y revolución. Karl Marx Editorial Melusina, 2011).Parece que está hablando de hoy mismo.

La importancia de la banca en el desarrollo del capitalismo fue analizado por Hilferding en su gran obra El Capital financiero, publicada en 1910 (hay traducción al castellano en Tecnos, 1985). Este autor analizaba, a partir de la obra de Marx, la concentración y centralización de capital que se estaba dando con una gran intensidad a finales del siglo XIX y principios del XX. El capital bancario jugaba un papel básico en este proceso que confirmaba las tendencias ya enunciadas por Marx. El capital financiero era la fusión de ese capital bancario con el capital industrial, pero en donde la banca desempeñaba la hegemonía. Tal como están las cosas actualmente resulta conveniente rescatar esta obra, leerla y estudiarla, aunque hayan cambiado muchas cosas desde entonces. En este libro se puede comprender el gran poder que las finanzas adquirieron en este periodo, aunque con rasgos diferentes a los actuales.

En el siglo XX, como muy bien apunta Chesnais en Las deudas ilegítimas (Clave intelectual, 2012) el poder de las finanzas tuvo un paréntesis: “El poder económico y político de las finanzas no siempre ha sido tan fuerte. La experiencia ha demostrado que en su momento se pudo prescindir de ellas a la hora de financiar la economía. El crac bursátil de 1929 y su prolongación en forma de grandes crisis bancarias durante los años treinta, conjuntamente con la Segunda Guerra Mundial, provocaron un retroceso de las finanzas… Durante las tres décadas transcurridas entre la derrota del régimen nazi y la crisis económica de 1974-1975 (denominados más tarde con nostalgia los “Treinta Gloriosos”), las economías capitalistas funcionaron sin Hedge Funds, sin finanzas especulativas, sin beneficiarios de dividendos y de intereses sobre deuda pública”.

Las crisis financieras han dado asimismo lugar a muchas obras en las que se puede estudiar qué consecuencias las han provocado y la cantidad de las que se han producido ya en el capitalismo industrial. A la ya mencionada de Galbraith hay que añadir la ya clásica de Kindleberger Manías, Pánicos y Cracs (Ariel, 1991). Desde un punto de vista teórico sin duda hay que destacar los diversos trabajos de Minsky, un autor fallecido hace unos años y que se ha revitalizado con la crisis actual, que en uno de sus libros planteaba en términos de interrogante si lo sucedido en la Crisis de los treinta podía volver a darse.

En suma, la historia nos enseña mucho, entre otras cosas, que el sistema financiero es tan dado a provocar burbujas especulativas y crisis económicas que resulta necesario controlarlo y regularlo, cuando no nacionalizarlo. También en que hubo un periodo comprendido entre 1945 y 1973 en el que el poder de las finanzas disminuyó sobre lo que había sido en épocas anteriores. Esta fase sin tanta hegemonía financiera fue el de mayor crecimiento habido en la historia, por lo menos para los países desarrollados.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Rusos recomiendan a los políticos de EEUU un poco de yoga y aire fresco para no hacer el ridículo

Ven, 04/04/2014 - 09:01
La crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia ha dado lugar a las mayores tensiones Este-Oeste desde el fin de la Guerra Fría. La Unión Europea y Estados Unidos han aplicado drásticas sanciones económicas y políticas contra Rusia, como suspenderla del G8 y congelar las relaciones exteriores. Estas amenazas han buscado aislar a Rusia comenzando a levantar un nuevo muro en Europa. Sin embargo, el fanatismo de Estados unidos se ha excedido en la congelación de relaciones con Rusia creando un situación ridícula y absurda que deja en bastante mal pie a la administración del presidente Obama.

Una de estas medidas excesivas fue la congelación financiera con la banca rusa, lo que ha perjudicado a varios bancos de Estados Unidos como JPMorgan Chase, que realizan operaciones con el banco Rossiya, de San Petersburgo. El presidente de JPMorgan, Jamie Dimon, señaló que las sanciones del gobierno de Obama han bloqueado las transacciones con Rossiya Bank y esto ha tenido consecuencias para la Embajada de Estados Unidos en Rusia.

Otro de los bochornosos incidentes para el gobierno de Obama fue la instrucción a la Nasa para que prohibiera a sus empleados el contacto con los rusos. Sin embargo, la aplicación de esta medida resulta imposible debido a que los astronautas estadounidenses de la Estación Espacial Internacional ISS dependen de las cápsulas rusas Soyuz para su retorno a la Tierra.

Como señala The Guardian, el Viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, dijo que Estados Unidos creó una situación absurda con la congelación de los contactos bilaterales y señaló que "la histeria, los berrinches y los lloriqueos no ayudan en nada". Para que el gobierno de Estados Unidos deje de hacer el ridículo con amenazas absurdas, Ryabkov recomendó a los estadounidenses practicar yoga, comer sano, respirar aire puro y divertirse con los programas de la televisión de EEUU. Las sanciones de Occidente contra Rusia caen en el vacío. La administración de Obama solo hace el ridículo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El nudo gordiano de la izquierda y los gobiernos

Xov, 03/04/2014 - 19:17
Emir Sader, Página 12

En las economías de mercado, el Estado, para implementar políticas de redistribución del ingreso, como contrapeso de los mecanismos de concentración del mercado, depende de su política tributaria. A lo largo de las primeras décadas de la segunda posguerra, el Estado de bienestar social pudo desarrollarse –básicamente en Europa occidental– en base a un sistema tributario elevado para los padrones actuales. Pero los valores dominantes de derechos y justicia social guiaban las políticas recaudatorias y redistributivas.

En el período neoliberal, los valores dominantes han cambiado. Se impone la ideología liberal de mercado, según la cual cada uno deber buscar mejorar su vida disputando en el mercado en contra de los otros. Los recortes de los gastos públicos, con la teoría del Estado mínimo, han recaído sobre los derechos sociales, considerados gastos, con los cuales los sentimientos dominantes pasaron a no ser simpáticos.

El fin del Estado de bienestar social requirió la abolición de los valores de la solidaridad a favor de los del egoísmo. Cuando candidatos plantean que van a disminuir los impuestos, apelan a los peores sentimientos de las personas, a la insolidaridad social –hasta porque no especifican quiénes perderán derechos con ello, simplemente cuánto cada uno dejaría de pagar de impuestos– y suelen salir adelante en las encuestas.

Gobiernos que pretenden superar el neoliberalismo, reafirmando derechos que hayan sido eliminados, encuentran grandes dificultades de hacerlo con un Estado reducido a sus mínimas proporciones y con las recaudaciones de los Estados igualmente disminuidas. En el plan político se chocan con valores predominantes de hipersensibilidad en contra de cualquier tipo de elevación tributaria, así como con Congresos igualmente fragilizados respecto de campañas de los medios de comunicación en contra de cualquier suba de impuestos. Este es el obstáculo más grande para obtener más recursos para las políticas sociales.

Hay varias experiencias frustradas de gobiernos que, con excelentes intenciones, proponen reformas tributarias socialmente justas, en que los que ganan más pagan más y los que ganan menos, pagan menos, pero que se ven derrotados. Derrotados por Congresos bajo fuerte presión de los medios, que se hacen defensores de los ciudadanos supuestamente agredidos por embestidas del Estado insaciable que les quiere tomar lo que es suyo. La prensa convoca los peores sentimientos y valores egoístas, de insolidaridad social, para oponerse a las reformas tributarias, escondiendo que la gran mayoría dejará de pagar impuestos o pagará menos, mientras que los que pagarán más son los que ganan y tienen más y mucho más.

Sólo es posible para la izquierda superar ese obstáculo mediante una amplia, intensa y prolongada campaña ideológica previa, que demuestre la naturaleza socialmente justa de sus propuestas, para aislar a los sectores conservadores y preparar a la opinión pública para las reformas tributarias indispensables para extender las políticas sociales que nuestras sociedades –aun más en la era neoliberal– tanto necesitan.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La hegemonía del dólar cuestionada por China y Alemania

Xov, 03/04/2014 - 13:44

Global Research

La palabra dólar ni siquiera se mencionó. “El volumen de transacciones que pueden realizarse en la moneda china en centros financieros internacionales y alemanes está en proporción con la importancia de China en la economía global”, explicó el Bundesbank a su seca manera el viernes en Berlín, después de firmar un memorándum de entendimiento con el Banco Popular de China. El presidente Xi Jinping y la canciller Angela Merkel estaban presentes. Se trataba de un asunto serio. Todos sabían de qué se trata. Nadie tuvo que decirlo.

El acuerdo explica que ambos bancos centrales cooperarán en la liquidación de pagos denominados en yuanes para apartarse de la hegemonía del dólar como moneda de pago y de reserva.

No se trata de un acuerdo entre China y centros financieros de engorroso papeleo como Luxemburgo o Londres, que trabajan en acuerdos semejantes, sino entre dos de los mayores exportadores del mundo con un comercio bilateral de casi 200.000 millones de dólares en 2013. Las corporaciones alemanas han invertido fuertemente en China durante los últimos 15 años. Y recientemente las corporaciones chinas, muchas de ellas de propiedad estatal al menos parcialmente, han comenzado a inyectar su dinero nuevo en Alemania.

Esta “solución clearing yuan” –el verdadero mecanismo, banco de compensación o casa de compensación, no se ha decidido todavía– será un paso importante para que China internacionalice el yuan y abandone su dependencia del dólar. Estará ubicada en Frankfurt; el miembro del Consejo Ejecutivo del Bundesbank, Joachim Nagel señaló que el hecho de que la ciudad “tenga dos bancos centrales”, la convierte en una “ubicación particularmente apropiada”.

Como moneda de pagos internacionales, el yuan sigue siendo minúsculo pero crece rápidamente: en febrero los pagos iniciados por clientes e instituciones, entrantes y salientes, denominados en yuanes representaron solo el 1,42% de todo el tráfico, pero estableció un nuevo récord. Según SWIFT, la cooperativa propiedad de sus miembros, infiltrada por la NSA, que conecta más de 10.000 bancos, corporaciones, la NSA, y otras agencias de inteligencia de todo el mundo.

A pesar del peso de China como segunda economía mundial, el yuan estaba en octavo lugar como moneda de pago, detrás del franco suizo. El dólar y el euro han estado alternándose en el primer puesto. En febrero el dólar representó un 38,9% y el euro 33,0% de todo el tráfico de pagos. En enero del año pasado, por ejemplo, el euro estuvo en primer lugar con una participación del 40,2%, mientras el dólar solo llegó al 33,5%. A medida que China se aparte del dólar, la parte de éste como moneda de pagos seguirá disminuyendo.

Y Merkel, cuya tarea es mantener la Eurozona unida apretando cinta adhesiva y alambre alrededor de los cuellos de otros países, no ha olvidado: “Estamos muy agradecidos porque China hizo esfuerzos durante la crisis del euro para considerar la estabilidad del euro como moneda”, dijo en una conferencia de prensa. “China nunca cuestionó su confianza en el euro y considero que eso es muy importante…”

El establecimiento de Frankfurt como centro comercial exterior en yuanes se viene preparando desde 2012. En julio de 2013 se estableció un comité directivo que incluía al ministerio de Economía del Estado de Hesse, al ministerio Federal de Finanzas y al Bundesbank. En octubre de 2013, el “Grupo de Iniciativa RMB” –que incluía a los cuatro bancos chinos con presencia en Frankfurt, gigantes de los servicios financieros alemanes, y el Bundesbank– se reunió por primera vez. El grupo de trabajo que se ocupa del establecimiento de la solución de clearing en yuanes está encabezado por el Bundesbank y cuenta a SWIFT entre sus miembros. Todas las corporaciones y asociaciones alemanas apoyan la iniciativa.

“Fue un importante paso adelante en la intensificación de las relaciones económicas de Alemania con China, dijo el miembro del Consejo Ejecutivo del Bundesbank, Carl-Ludwig Thiele.

En su cobertura del evento, la agencia de propiedad estatal Xinhua News describió en líneas generales la estrategia de China “por tres flancos” para promover la internacionalización del yuan: “facilitar en el comercio internacional la inversión dominada y liquidada en yuanes, alentando centros de servicio exteriores en yuanes para desarrollar productos financieros en el exterior denominados en yuanes y alentando a los bancos centrales a tener activos en yuanes como parte de sus reservas de divisas extranjeras”.

Una definición sucinta de romper la hegemonía del dólar como moneda de pago, moneda de inversión y moneda de reserva, la estrategia de China desde 2009.

En aquel momento la crisis financiera en EE.UU. causaba escalofríos en la espina dorsal del gobierno chino que hasta entonces había estado acumulando despreocupadamente montañas de papel estadounidense que repentinamente amenazó con evaporarse, como los valores de hipotecas respaldadas por Fannie Mae y Freddie Mac que China había pensado que tenían algún valor cuando en realidad no lo tenían, por lo menos no hasta que China aplicó suficiente presión sobre la administración de Bush para que los garantizara y para que la Reserva Federal los comprara para inflar su valor.

China fue rescatada por el contribuyente estadounidense y la Reserva Federal, pero el episodio dio una lección al Gobierno: había que deshacerse del dólar. Y por lo tanto se ocupó del asunto, cuidadosa y sistemáticamente, paso a paso, pero implacablemente, como dijo Xinhua, en una estrategia “por diversos flancos” que incluía amplios acuerdos monetarios bilaterales país por país.

En comparación con China, Rusia es de poca monta en términos de relaciones comerciales y financieras con EE.UU. Pero también le basta. El primer tiro de advertencia se disparó antes de que comenzara su ataque general contra el sistema del dólar. No por parte de un asesor de Putin a quien se pueda menospreciar, sino por el ministro de Economía y exvicepresidente del Banco Central. Una escalada de importancia.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Deuda privada: la otra crisis europea

Mér, 02/04/2014 - 14:05
Alejandro Nadal, La Jornada

Las referencias a la crisis en Europa se concentran en la deuda soberana, los diferenciales en las primas de riesgo y el déficit en las cuentas públicas. Y es que la crisis se fue transformando gradualmente en lo que hoy parece un descalabro en la economía del sector público. Ese era su camino natural porque el Estado termina sacando las castañas del fuego cuando el capital está en peligro.

Pero como todas las crisis macroeconómicas, la de Europa tiene una dimensión que se olvida en los debates sobre política económica. Los hogares y familias, así como las empresas, entraron en la crisis con una fuerte dosis de sobrendeudamiento. En España, Portugal e Irlanda, la deuda consolidada de hogares y empresas superaba 200 por ciento en 2007, justo antes de la crisis. En Grecia, Italia, Francia y Alemania, ese endeudamiento superaba ciento por ciento del PIB ese año.

En la medida en que los bancos se lanzaron en su carrera de creación monetaria (que no es otra cosa que la expansión de la deuda a nivel privado), las familias y empresas le dieron un abrazo mortal al crédito. Durante la fase de expansión del ciclo, las expectativas favorables se consolidaron y aceleraron la creación de crédito bancario. Parecía que los años de bonanza habían llegado para siempre. Al estallar la burbuja, los hogares y empresas se encontraron en un atolladero.

El endeudamiento privado tiene implicaciones graves a nivel macroeconómico. Si no se resuelve, la salida de la crisis se hará más lenta y costosa por varias razones. Para empezar, si todos los agentes privados se dedican a descargar deudas se desata lo que ha denominado una crisis de hojas de balance. Esta crisis no tiene ningún mecanismo de ajuste que permita corregirla y es 100 por ciento pro-cíclica. En parte, esto explica por qué la política monetaria y fiscal es incapaz de revertir la crisis.

En esta crisis de hojas de balance, el desapalancamiento es la clave. Las empresas dejan de invertir y prefieren quitar presión a sus hojas de balance. Los hogares reprimen el consumo porque prefieren reducir endeudamiento corriente en todos los renglones: tarjetas de crédito, autos, bienes de consumo, etcétera.

El renglón clave es el crédito hipotecario: pero aquí el poder de negociación está del lado de los bancos y es difícil encontrar el mecanismo de desapalancamiento. Es más, con la llegada de la crisis, el valor de los activos inmobiliarios tiende a bajar y eso hace que el consumo se recorte todavía más. Si antes de la crisis la apreciación de los bienes raíces era un catalizador del consumo, al estallar la burbuja todo el proceso se revierte. Lo que era una caja de ahorro se convierte en un pesado lastre.

El circuito se cierra al llegar a los bancos. El crecimiento de la cartera vencida les envía una clara señal: deben limpiar sus hojas de balance. De este modo, el sector bancario endurece las condiciones para otorgar créditos y con ello se frena todavía más el ritmo de actividad a nivel macroeconómico.

La conclusión es clara: restructurar la deuda privada es importante desde el punto de vista macroeconómico. ¿Cómo deben compartirse los costos de este proceso?

Es evidente que los costos deben ser soportados de manera equitativa entre deudores y acreedores, porque aquí tenemos un caso de responsabilidad compartida. Si ahora se dice desde el poder que los deudores no debieron aceptar endrogarse con los bancos, hay que responder que los bancos tampoco debieron ofrecer el río de crédito que descargaron sobre las economías europeas. No hay que olvidar que los bancos tenían interés en que aumentara el endeudamiento privado y su modus operandi les permite jugar un papel clave en los orígenes y evolución de la burbuja. Ellos son, como diría Minsky, protagonistas centrales en la inestabilidad financiera.

La restructuración de la deuda privada debe pasar por una reducción en el monto del principal, recalendarización de los esquemas de pago y reducciones en las tasas de interés. Esto debe acompañarse de moratorias de pagos y, desde luego, en moratorias de las ejecuciones de juicios hipotecarios (lanzamientos). La banca tiene que asumir una parte del costo de la restructuración. Poco importa que sean bancos nacionales o internacionales.

Esa es una lección importante que el FMI, la Comisión Europea y la OCDE quieren hacer olvidar. Estos organismos producen informes todos los días para canalizar la restructuración al estilo neoliberal. Ahí se trata de endurecer las leyes para asegurar el pago puntual y de hacer más eficientes las condiciones de pago en procesos de quiebra. Todo para evitar su sacrosanto ‘riesgo moral’.

Los bancos no prestaron las reservas de piadosos ahorradores en el norte de Europa. Crearon dinero de la nada (como señalara Schumpeter) o, si se prefiere, el crédito que otorgaron forma parte de sus operaciones normales de creación monetaria. Por eso la restructuración de la deuda debe acompañarse de una profunda reforma del sistema bancario. Esta es otra de las asignaturas pendientes en la Unión Europea.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Se acerca un nueva crisis financiera impulsada por la burbuja del crédito fácil

Mar, 01/04/2014 - 01:07

Estamos en el umbral de una nueva crisis financiera, aunque no sabemos exactamente dónde emergerá, afirma Bob Ivry, en su libro The Seven Sins of Wall Street, Los siete pecados de Wall Street. Ivry, reportero financiero de Bloomberg, señala que la industria financiera sigue trabajando para pocos a coste del resto del mundo. Su libro lo comienza con la célebre frase de Jamie Dimon (presidente de JPMorgan Chase): Una crisis financiera "es algo que sucede cada cinco o siete años". Como han pasado seis años desde 2008 y lo único que ha cambiado en este período es que los 'bancos demasiado grandes para quebrar' aumentaron su tamaño y su poder, sus estructuras corporativas en expansión y sus inadecuados controles de riesgo les han convertido en algo prácticamente inmanejable, opina Ivry.

El credo de la industria financiera es obtener ganancias rápidas, haciendo caso omiso de las regulaciones o la vida de la gente común. "En cualquier institución grande siempre hay ciertas 'manzanas podridas' que están dispuestas a sobrepasar los límites. Y si creen que no van a haber grandes consecuencias para ellos, van a seguir haciéndolo", comentó a mediados de marzo el jefe del Departamento de Servicios Financieros de Nueva York, Ben Lawsky, al portal de noticias BuzzFeed. La impunidad de Wall Street por sus fechorías anteriores es una de las premisas del acercamiento de una nueva crisis, insiste el columnista de AlterNet David Dayen.

Desde su punto de vista, los mayores riesgos se esconden tradicionalmente en el mercado hipotecario. Los últimos esquemas de dinero fácil, con empresas de capital privado que compran propiedades embargadas y las dan en alquiler, para vender luego los bonos respaldados por los flujos de ingresos del alquiler (que se parecen sospechosamente a los bonos respaldados por los pagos de la hipoteca que fueron una de las causas inmediatas de la crisis de 2008), tienen un gran potencial para volar por los aires.

Pero no es solo eso. Según Dayen, hay un amenazante factor de carácter general. Los bancos han reducido su participación en numerosas actividades bancarias convencionales y dejaron modalidades como los préstamos a empresas pequeñas al sistema bancario en la sombra, entre fondos de cobertura y empresas de capital privado. Entidades de este tipo han aumentado su cartera global en un 60% en los últimos cinco años, atracándose con préstamos de alto riesgo a las empresas que no podían acceder a otra forma de crédito tradicional. Se trata de préstamos apalancados no tradicionales concedidos a las empresas que terminan con grandes cantidades de deuda, tienen menos protección para los prestamistas y mucho más riesgo.

Los prestamistas suelen vender estos créditos en los mercados de capitales, donde años de tasas de interés muy bajas han alentado a los inversores a buscar cualquier transacción que les dé un poco más de dinero. Así, se registró un 'boom' de los bonos basura, inversiones especulativas en empresas arriesgadas que devuelven una alta recompensa. Al igual que con las hipotecas de alto riesgo, estos bonos basura cuentan con aseguramiento de mala calidad, con un dinero entregado a las empresas que en teoría no deberían conseguir inyección alguna de dinero. Desde 2009, el mercado de bonos basura se ha duplicado y llegó a casi 2 billones de dólares. Si las pérdidas se acumulan y algunos de los bancos más grandes en la sombra se ven impactados, puede haber una reacción en cadena ya que siguen estando interconectados a la industria de la banca tradicional.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Caída del comercio mundial pone a la globalización en reversa

Dom, 30/03/2014 - 00:26

El comercio internacional ha crecido durante dos años seguidos más lento que el PIB mundial. Este es un dato crucial y marca un punto de inflexión en la economía global dado que desde la segunda guerra mundial la actividad del comercio internacional se caracterizó por crecer año a año mucho más que el crecimiento del PIB. Como señala la revista Time, la caída del comercio está marcando un punto de inflexión producto de la desaceleración que está sufriendo la economía global.

Los recientes conflictos en diferentes partes del mundo, desde Oriente Medio a Ucrania y el mar de China Meridional, han contribuido al deterioro de la actividad comercial. Sin embargo, la causa principal es que Estados Unidos ha dejado de ser la esponja gigante que absorbía los excesos de mercancías y servicios que producía el resto del mundo. Su déficit comercial (el índice que muestra cuánto mayores son las importaciones que las exportaciones) se redujo entre 2012 y 2013 en un 12%. Por una parte, esto es porque Estados Unidos ha comenzado a explotar sus reservas no convencionales de petróleo y gas, reduciendo sus compras de estas materias primas en el extranjero. Por otra parte, los consumidores estadounidenses todavía no se han recuperado de la crisis y no tienen dinero para gastar.

Mientras tanto, ninguna otra economía ha podido asumir el papel del consumidor mundial de última instancia. Europa está luchando por salir de la crisis y probablemente tenga problemas con el poder adquisitivo durante los próximos cinco años. Los mercados emergentes están sumergidos en distintos niveles de turbulencia y se expanden dos veces más despacio ahora que antes de la crisis. Los chinos, a quien les corresponde una gran parte del gasto mundial después de 2008, ahora se ven enfrentados a una posible crisis financiera propia tras el estallido de su burbuja crediticia.

Rana Foroohar advierte que "En esta nueva época económica, no todos los barcos subirán igualmente o suavemente. ¡Prepárense para un camino lleno de baches!". Desde su punto de vista, mercados más o menos convergentes durante los últimos 30 años comenzarán a divergir a lo largo de líneas nacionales y sectoriales. El panorama económico mundial, al igual que el político, resultará más volátil y menos predecible. La economía mundial atraviesa la más seria tormenta de su historia y así lo confirma la caída del comercio mundial.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Ucrania aprueba draconiano plan de ajustes para recibir el dinero que le ofrece el FMI

Sáb, 29/03/2014 - 08:01

Ucrania llegó ayer a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el cual deberá aplicar un draconiano programa de ajuste. El organismo multilateral anunció que otorgará a la ex república soviética –inmersa en una profunda crisis financiera– una ayuda de entre 14 y 18 mil millones de dólares para los próximos dos años. El Parlamento ucraniano ya aprobó un paquete de leyes que responde a los requerimientos del FMI. El primer ministro interino, Arseniadv Yatseniuk, advirtió que el rojo fiscal del país asciende a 25.800 millones de dólares, el “equivalente a la totalidad del presupuesto estatal para este año”. En tanto, la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko confirmó que se presentará como candidata en las elecciones presidenciales programadas para el 25 de mayo. En cuanto a Rusia, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó una resolución que apoya la integridad territorial de Ucrania y rechaza la anexión de Crimea a Rusia.

Junto con préstamos de otras instituciones internacionales, Ucrania podría recibir hasta 27 mil millones de dólares de ayuda, indicó el FMI, cuyo directorio ejecutivo firmará el acuerdo en abril. También está previsto que contribuyan el Banco Mundial y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. A cambio de las ayudas internacionales, Ucrania tendrá que implementar duros programas de recortes para sentar las bases de un crecimiento sostenible. Estos programas de recortes son los mismos que han tenido un enorme fracaso en Grecia, Portugal y España, y han desatado la espiral del desempleo

El FMI alabó las reformas ya implementadas por el nuevo gobierno interino de Kiev, pero advirtió que la situación económica de ese país sigue siendo frágil. De hecho, el Parlamento ucraniano aprobó ayer en segunda votación un paquete de leyes necesario para que lleguen las millonarias ayudas internacionales. En la sesión transmitida en directo por la televisión, 246 legisladores votaron a favor de recortes sociales, así como de aumentos de impuestos y recortes de subvenciones.

La empresa estatal de gas, Naftogas, ya había anunciado que a partir del 1º de mayo el precio del gas subirá un 50 por ciento, para cumplir con los requisitos del FMI. Yatseniuk anunció además duros recortes: las instituciones públicas tendrán que despedir a 24 mil de sus 249 mil empleados y se suprimirán los complementos a las pensiones para funcionarios, jueces y militares. “Ucrania se encuentra al borde de la bancarrota financiera y económica”, advirtió Yatseniuk.

La reciente secesión de la península de Crimea y su reincorporación a Rusia no hicieron más que profundizar la crisis en este país que vive de producir carbón y acero, exportar granos y transportar buena parte del gas que Europa compra a los rusos, que en total suma unos 5 mil millones de dólares mensuales. “La economía ucraniana caerá este año un 3 por ciento, pero sólo en el caso de que aprobemos el paquete de leyes presentado por el gobierno. En caso contrario, pronosticamos la quiebra y una caída del 10 por ciento del Producto Interno Bruto Interno", explicó Yatseniuk.

Por otra parte, Timoshenko anunció que concurrirá como candidata a las elecciones presidenciales del 25 de mayo y dijo que será capaz de devolver Crimea a Ucrania. “Tengo previsto aspirar al puesto de presidenta de Ucrania”, señaló Timoshenko, en una conferencia de prensa en Kiev. También anunció que el próximo sábado 29 pedirá en el congreso de su partido Batkivschina (Patria) que se presente su candidatura a la jefatura del Estado. “Sin exagerar, si recuerdan mi vida política, soy quizá la única persona en mi partido que ha demostrado cómo se debe acabar con la corrupción... tengo el derecho moral de decir que lucharé contra la corrupción”, subrayó.

Para los comicios de mayo, las encuestas ubican a Timoshenko, de 53 años, en el segundo lugar de las preferencias, junto con el ex campeón mundial de boxeo Vitali Klitschko, pero muy por detrás del multimillonario Piotr Poroshenko. La ex premier, que pasó más de dos años en prisión por abuso de poder y fue excarcelada el pasado febrero tras el triunfo de la revolución que acabó con la destitución del presidente Viktor Yanukovich, afirmó que ella será “el candidato de la unidad”. Recordó además que proviene de una región de Ucrania que "ahora no apoya nuestra revolución, donde la lengua ucraniana es indiferente para algunas personas”. Timoshenko es oriunda de Diepropetrovsk, una zona del este ucraniano rusoparlante. Su estrategia electoral consistirá en oponerse abiertamente al presidente ruso, Vladimir Putin. “Considero a Putin el enemigo número uno de Ucrania”, declaró.

En tanto, las potencias occidentales siguen apostando por el aislamiento político de Rusia. La Asamblea General de la ONU condenó el referendo de adhesión de Crimea a Rusia a través de una resolución aprobada con 100 votos a favor, 11 en contra y 58 abstenciones. La resolución, no vinculante y en la que no se nombra a Rusia, llama a la comunidad internacional a no reconocer una modificación de las fronteras ucranianas y a encontrar una vía diplomática para su solución. Según el texto, no debe reconocerse el resultado del referendo en el que los habitantes de la península de Crimea votaron a favor de integrarse en la Federación Rusa. La postura de Rusia fue apoyada por Bolivia, Venezuela, Corea del Norte, Nicaragua y Zimbabwe, entre otros. China, India, Brasil y Argentina se abstuvieron.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Tratado de libre comercio con EEUU y crisis en Ucrania levantan un nuevo muro en Europa

Ven, 28/03/2014 - 15:17

La crisis en Ucrania está levantando un nuevo muro en Europa y cada paso que da Alemania y Estados Unidos va en esta dirección. Y aunque resulte insólito, Alemania está haciendo retroceder a Europa varias décadas al aceptar a rajatabla el tratado de libre comercio que favorece principalmente a Estados Unidos. Si alguien ha pensado que el Tratado de Libre Comercio que se firmó este miércoles entre Europa y Estados Unidos es equitativo y permitirá reanimar el empleo europeo, comete un grave error. Más aún cuando la crisis de Ucrania, con el patrocinio de Angela Merkel, le ha otorgado grandes ventajas a las megacorporaciones de Estados Unidos que serán una gran amenaza para las empresas y el empleo de Europa.
La crisis que se vive en Ucrania y que ha contado con el asesoramiento del ejército israelí, está levantando un muro que puede comenzar a dividir el planeta en esos tres grandes bloques planteados por George Orwell en su célebre novela 1984. El quiebre brutal y abisal que pretende Angela Merkel con Rusia nos establece el fin de un largo capítulo de cooperación entre la Europa de Merkel y la Rusia de Putin. Ángela Merkel, tal vez porque pronto comienza el verano europeo y la temperatura se hace más cálida, piensa que es el mejor momento para terminar con los tratados con Rusia sobre las exportaciones de Gas, como quien termina un noviazgo. Como ahora el novio de moda es Barack Obama, es a él a quien se le hacen todas las concesiones, incluyendo el perdón a ese escándalo que fue el espionaje masivo que Estados Unidos realizó a todo el mundo y especialmente a Alemania como denunció Edward Snowden, hoy asilado en Rusia.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Por un mundo multipolar

Xov, 27/03/2014 - 21:39
Emir Sader, Alainet

Entre las enormes trasformaciones que el mundo ha sufrido en las últimas décadas, una que tuvo la mayor consecuencia ha sido el paso del mundo bipolar al mundo unipolar, bajo la hegemonía imperial norteamericana. El fin de la guerra fría trajo no solo la derrota, sino también la desaparición del campo socialista, abriendo paso a la hegemonía de la única superpotencia: los Estados Unidos de América (EUA).

El que fue anunciado como el tiempo de la Pax Americana se ha mostrado como un tiempo de guerras, en el que EUA se vale de la inexistencia de otro campo que le impusiera límites, para buscar resolver todos los conflictos con su militarización, con el uso de su superioridad en el plano de la violencia. Fue así en Afganistán, en Irak, en Libia.

La lucha por un mundo de paz, de resolución pacífica de los conflictos es, así, una lucha por la quiebra de la hegemonía imperial norteamericana. Es la lucha por un mundo multipolar.

Cuando América del Sur crea un Consejo Suramericano de Defensa está contribuyendo a la resolución pacífica de los conflictos, como lo ha hecho en el caso de la relación de Colombia con Ecuador y Venezuela, así como en el intento separatista en Bolivia.

El rol de las fuerzas políticas en el mundo actual se define por la posición que tienen respeto a la hegemonía imperial norteamericana. Los gobiernos de Europa, por ejemplo, son parte integrante del bloque de fuerzas comandado por EUA, se comportan como sus aliados fieles, rol similar al de Japón, Israel, entre otros.

En este marco, toda fuerza que, por alineamiento político e ideológico o simplemente en la defensa de sus intereses nacionales, se enfrente a la hegemonía estadunidense, desempeña un rol positivo, favorable al surgimiento de un mundo multipolar.

Son los casos de gobiernos como los de Rusia, China, Irán, Siria, entre otros. Amenazados por la política agresiva de EUA, que busca imponerles sus intereses por medio de formas violentas, resisten, constituyen alianzas para ello, buscan debilitar la capacidad de acción de EUA. Independientemente de las razones que los mueven e incluso de la naturaleza de sus regímenes políticos, en el ámbito internacional son aliados de aquellos que luchan en contra de la dominación imperial norteamericana y por la construcción de un mundo multipolar.

Hasta hace poco los EUA habían logrado las condiciones políticas, internas e internacionales, para trasferir los conflictos al plano militar y resolverlos a su favor. A partir del conflicto con Siria, la situación ha empezado a cambiar. El gobierno Obama no logró siquiera el apoyo de Gran Bretaña, tampoco el apoyo de los militares norteamericanos y de la opinión pública interna. Tuvo que aceptar los términos de la negociación política del conflicto, al que se agregaron las negociaciones con el nuevo gobierno de Irán. Han tenido que abandonar las amenazas de bombardear de Siria, al tiempo que han aflojado las medidas de bloqueo a Irán.

Actitudes que, de forma automática, han aislado a Israel y Arabia Saudita, antes estrechos e incondicionales aliados de EUA.

Se ha abierto una nueva coyuntura internacional, donde Rusia surge como un actor importante. La crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia, ya son parte de ese nuevo escenario, en el que se debilita la capacidad norteamericana de imposición militar de sus intereses. EUA sigue siendo la única superpotencia a escala mundial, pero ya no encuentra las facilidades que tenía, desde que surgió como potencia vencedora de la guerra fría, para imponerse en el mundo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Rescatar a Europa del neoliberalismo

Xov, 27/03/2014 - 03:00
Alejandro Nadal, La Jornada
La Unión Europea está hoy más desunida que nunca. La crisis sigue su rumbo, agravada por la obsesión de la austeridad fiscal. La desigualdad y el resentimiento destruyen los cimientos de la unión. La desafortunada situación económica ha puesto de relieve una pregunta fundamental: ¿qué aporta la Unión Europea a los valores fundamentales de la izquierda democrática en el continente europeo? ¿Ha contribuido a fortalecer los principios de la democracia republicana con un compromiso social o es una máquina para destruir esos valores?

Todas las medidas avaladas por el Consejo, la Comisión europea y el Banco central europeo desde que estalló la crisis han estado comprometidas ante todo con el modelo neoliberal, los bancos y el sistema financiero. Los habitantes de Europa vienen muy atrás en la lista de prioridades. La pregunta es si los privilegios otorgados a las grandes corporaciones y al sistema financiero es lo que define a la Unión Europea, o si es la democracia republicana y sus valores sociales.

La verdad es que la integración europea no ha sido moldeada por la participación ciudadana. El órgano más importante de la Unión Europea es el Consejo y ese órgano es una organización intergubernamental. La influencia de la ciudadanía europea sobre el Consejo está mediada por los resultados de las elecciones nacionales. En el mejor de los casos es de índole indirecta. Es cierto que se han presentado a referendo algunas iniciativas importantes. Pero los detalles han estado moldeados en las instancias tecnocráticas en las que las prioridades han sido las de los grandes grupos corporativos. Esta captura ideológica ha transmitido a la integración europea las prioridades estratégicas de una derecha subordinada al capital financiero.

El Parlamento europeo podría ser el único contrapeso en esta estructura. Pero, a pesar de que ese órgano legislativo y de supervisión ha ido ganando terreno, sigue estando sometido al derecho de veto que el Consejo tiene sobre sus decisiones. En síntesis, no existe en la actualidad un organismo que permita orientar el proceso de integración en función de las prioridades de los ciudadanos de Europa.

Para ello será necesario politizar el debate sobre la respuesta a la crisis. El colapso económico en Europa es engendro del neoliberalismo. La recuperación no puede estar basada en el salvamento del modelo que originó la crisis.

Se insiste hoy en Europa en que la recuperación ya comenzó y se irá fortaleciendo gradualmente. Se dice que la estrategia de corto plazo (es decir, la austeridad) está comenzando a dar frutos. ¿Es cierto?

La volatilidad en los mercados financieros y los diferenciales de tasas de interés sobre deuda soberana en Europa han disminuido sensiblemente. Y eso se debe a la estrategia del Banco central europeo (BCE) desde que Mario Draghi anunció en 2012 que el banco haría todo lo necesario para asegurar la supervivencia del euro. Solo que esa estrategia está basada en la promesa de realizar compras masivas de deuda soberana en los mercados secundarios y no es creíble en el largo plazo y tiene dos defectos importantes. Primero, sólo trabaja alrededor de los síntomas, no de la enfermedad. Si genera algo de estabilidad financiera, eso no se acompaña de crecimiento y bienestar. Es más, cualquier intervención del BCE debe estar acompañada de fuertes medidas de condicionalidad (bajo la supervisión de la troika) que actuarán como un freno sobre el crecimiento. Segundo, existen varias amenazas de choques externos que podrían hacer retornar la volatilidad en los mercados financieros europeos (por ejemplo, si la Reserva federal modifica su postura de política monetaria fácil y eleva el tipo de interés se podría generar una sacudida mayor).

Las señales sobre una pretendida ‘recuperación’ no se reducen a los indicadores sobre diferenciales de tasas de interés. En casi todos los rubros, el desempeño de las economías europeas es decepcionante. No es de sorprenderse: el efecto de la política de austeridad afecta en primer lugar tasas de crecimiento y genera desempleo, y la contracción económica golpea los ingresos fiscales y agrava el déficit público.

Además, los niveles de endeudamiento han seguido aumentando: en la eurozona la deuda pública con respecto al PIB pasó de 62 a 85 por ciento entre 2008 y 2012. Los pronósticos independientes sobre crecimiento del PIB en la eurozona no llevan buenas noticias: el crecimiento en 2014 y 2015 sería un raquítico 1.0 y 1.5 por ciento respectivamente. Finalmente, la desigualdad en Europa se ha convertido en uno de los problemas que marcarán el futuro de Europa.

El neoliberalismo construyó un castillo de naipes sobre los huesos y las vidas de la clase trabajadora en Europa. Las autoridades del proyecto neoliberal en Europa mantienen firme la subordinación a ese paradigma. Las elecciones del Parlamento europeo serán decisivas para empezar a cambiar este estado de cosas: ojalá permitan politizar el debate sobre la salida de la crisis y sus implicaciones para la integración europea.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Hyman Minsky, el hombre que explicó el secreto de las crisis financieras

Mér, 26/03/2014 - 15:46

Duncan Weldon, BBC Mundo
El economista estadounidense Hyman Minsky, quien falleció en 1996, creció durante los años de la Gran Depresión, un evento que moldeó su forma de pensar y lo impulsó a indagar sobre sus causas, y reflexionar sobre cómo se podría evitar que se repitiera. La vida de Minsky transcurrió a los márgenes de la economía, pero sus ideas ganaron popularidad repentinamente con la crisis financiera de 2007/8. Para muchos, su obra ofrecía una de las explicaciones más plausibles de por qué había ocurrido.

La demanda de sus libros, agotados desde hace años, se disparó de golpe. Copias de sus textos cambiaron de manos por cientos de dólares, un valor bastante aceptable para libros interminables con títulos como "Estabilizando una economía inestable".

Importantes personajes de la banca, entre los que figuran Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos y Mervyn King, exjefe del Banco de Inglaterra, lo citan a menudo. Y el premio Nobel de Economía Paul Krugman bautizó una charla de alto perfil sobre la crisis financiera como "La noche que releyeron a Minsky".

¿Qué tienen sus ideas que volvieron a capturar la imaginación de los economistas actuales? A continuación, les presentamos cinco de sus ideas.

La estabilidad es desestabilizante La principal idea de Minsky es tan simple que para explicarla hacen falta sólo cuatro palabras: la estabilidad es desestabilizante.

La mayoría de los macroeconomistas trabajan con lo que llaman "modelos de equilibrio". La idea es que una economía de mercado moderna es, fundamentalmente, estable. Eso no quiere decir que nada nunca cambie, sino que crece de forma estable.

Para que se produzca una crisis económica o un boom repentino tiene que ocurrir una suerte de shock externo, ya sea un aumento en los precios del petróleo, una guerra o la invención de internet.

Minsky no estaba de acuerdo con este postulado. Él creía que el sistema mismo puede provocar sacudones por su propia dinámica interna. Él pensaba que, durante períodos de estabilidad económica, los bancos, las firmas y otros agentes económicos se volvían complacientes. Estos asumen que los buenos tiempos están allí para quedarse y comienzan a asumir mayores riesgos para aumentar sus beneficios. Por esta razón, las semillas de la próxima crisis se plantan en las épocas de bonanza.

Tres etapas de la deuda Minsky tiene una teoría -"la hipótesis de la inestabilidad financiera"- que sostiene que los préstamos atraviesan tres etapas diferentes. Las llamó cobertura, especulativa, y Ponzi, en referencia al estafador italiano Carlo Ponzi.

En la primera etapa, poco después de una crisis, los bancos y los prestatarios son cautelosos. Los préstamos son por montos modestos y el prestatario puede devolver el préstamo inicial y los intereses.

Con el aumento de la confianza, los bancos comienzan a ofrecer préstamos de los que el solicitante sólo puede pagar los intereses. Por lo general, el prestatario ofrece un bien como garantía cuyo valor está en ascenso.

Finalmente, cuando la crisis anterior es ya un recuerdo del pasado, llegamos al estadio final. En este punto, los bancos hacen préstamos a firmas o personas que no pueden pagar ni el dinero inicial ni los intereses. Todo esto se hace con la creencia que los precios de los bienes aumentarán.

La forma más fácil de entender esta situación es compararla con una hipoteca típica. Una operación de cobertura es equivalente a una hipoteca común, en la que uno paga intereses y capital, una operación especulativa es como una hipoteca en la que uno sólo paga los intereses y una operación Ponzi es algo aún más allá. Es como pedir una hipoteca, no hacer ningún pago por varios años y cruzar los dedos para que el valor de la casa suba lo suficiente como para que su venta cubra los pagos del préstamo inicial y los pagos que no se hicieron.

Este modelo es una descripción bastante acertada de la clase de préstamos que condujo a la crisis financiera.

Momentos Minsky El "momento Minsky" es un término acuñado por economistas que describe el momento en el que el castillo de naipes se desploma. Las operaciones Ponzi se basan en el aumento del valor de los bienes y cuando este empieza eventualmente a caer, los prestatarios y los bancos se dan cuenta de que hay deudas en el sistema que nunca podrán recuperarse. La gente se apresura a vender bienes lo cual provoca una caída aún mayor en los precios.

Es como cuando el personaje de una caricatura se cae por un precipicio. Sigue corriendo por un rato creyendo que están sobre una superficie sólida. Pero, de repente, se da cuenta de que algo pasa -el momento Minsky-, mira hacia abajo y no ve más que vacío. De inmediato se desploma hacia el suelo. Esa fue la crisis de 2008.

Temas financieros Hasta hace relativamente poco, la mayoría de los macroeconomistas no estaban muy interesados en los detalles más sutiles de los sistemas bancarios y financieros. Los veían como un intermediario que transfería el dinero de los que ahorraban a los que pedían prestado.

Algo así como la mayoría de la gente que no está interesada en los detalles de los caños y demás estructuras mientras les funcione la ducha. Mientras haya agua caliente y el agua no falte, no hay necesidad de entender la minucia de su funcionamiento.

Para Minsky, los bancos no eran simplemente caños sino más bien algo así como un motor. Es decir, no solo intermediarios para mover el dinero a través de un sistema sino instituciones interesadas en generar ganancias con un incentivo para prestar. Esta es la parte del mecanismo que hace que las economías sean inestables.

Mejor las palabras que las matemáticas y los modelos Desde la II Guerra Mundial, la teoría económica se ha vuelto más matemática, basándose en modelos formales que explican cómo funciona.

Para hacer un modelo hace falta hacer ciertas presuposiciones complejas, y los críticos argumentan que a medida que los modelos y las matemáticas se hacen más complejos, las conjeturas sobre las que se sustentan, se divorcian cada vez más de la realidad. Los modelos terminan volviéndose un fin en sí mismos.

Si bien se formó en matemáticas, Minsky prefería lo que los economistas llaman una aproximación narrativa. Se inclinaba por expresar sus ideas con palabras. Muchos de los grandes, desde Adam Smith a John Maynard Keynes o Friedrich Hayek, trabajaban así.

Mientras que las matemáticas son más precisas, las palabras le permiten a uno expresar ideas complejas que son difíciles de modelar. Nos referimos a ideas como la incertidumbre, la irracionalidad y la exuberancia. Los seguidores de Minsky dicen que esto contribuyó a crear una visión de la economía mucho más realista que otras teorías económicas.
______
Ver también: Hyman Minsky, el economista del momento
El desarrollo de la ‘hipótesis de inestabilidad financiera’: algo más sobre el enfoque de Hyman Minsky
La llegada del "momento Minsky" y la gran burbuja de derivados
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Crisis de liquidez provoca las primeras corridas bancarias en China

Mér, 26/03/2014 - 13:00

Miles de personas acudieron ayer en masa a retirar el dinero de dos bancos en la provincia china de Jiangsu, ante los rumores de insolvencia que comienza a enfrentar la banca. Fue una auténtica corrida bancaria que recordó las escenas de los años 30 en Estados Unidos. El estallido de la burbuja crediticia y la severa contracción de crédito está obligando a los chinos ultra ricos a vender su propiedades de lujo en lugares como Hong Kong, y a los depositantes a retirar su dinero. De acuerdo a South China Morning Post, "los rumores sobre la solvencia del banco provocaron el caos". Miles de depositantes nerviosos llegaron al banco a retirar su dinero, y el banco no tenía dinero suficiente. Esta imagen de Reuters es elocuente y confirma la creciente ansiedad ante el temido desencadenamiento de impagos y quiebras en China.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

México se suma a Brasil en apoyar a Argentina en su disputa legal con los fondos buitres

Mér, 26/03/2014 - 09:01
Los dos países más grandes de América Latina han dado su apoyo a la Argentina en su disputa legal con los acreedores disconformes, con lo que crece el optimismo respecto a que el país podrá evitar su segunda cesación de pagos en trece años. Brasil y México presentaron escritos en los que respaldan a la Argentina, que ha pedido a la Suprema Corte de los Estados Unidos que revise los fallos de los tribunales inferiores que impiden al país realizar los pagos correspondientes a su deuda reestructurada si no abona la totalidad del monto que por el impago de 2001 le reclaman acreedores como Elliott Management Corp., perteneciente al multimillonario administrador de fondos de cobertura Paul Singer. De quedar intactos, esos fallos sentarían un precedente que hará que para los países sea más difícil renegociar la deuda en suspensión de pagos, dijeron Brasil y México.

JPMorgan Chase Co. y Credit Suisse Group AG afirman que el apoyo regional eleva las probabilidades de que la Suprema Corte pida la opinión del gobierno del presidente Barack Obama, lo que podría aplazar el cierre de la causa hasta fin de año. Estas versiones están impulsando un aumento en los bonos argentinos, cuyo incremento del 4,6 por ciento en este mes es el más grande entre los países de mercados emergentes que sigue JPMorgan.

Brasil se presentó como 'amicus curiae' para respaldar el pedido de Argentina y dijo que, si se las confirma, “las órdenes judiciales proyectarán su sombra sobre todo el mercado mundial de deuda soberana”. En su escrito, México alegó que el fallo del tribunal de apelaciones “ha dado a bonistas privados el poder de poner en peligro la economía de una nación soberana”. Francia expresó en el escrito que presentó ayer que el fallo tendría “consecuencias adversas” para la capacidad de un país de encarar reestructuraciones de deuda ordenadas y negociadas como medio de evitar un impago. El Premio Nobel Joseph Stiglitz realizó una presentación que también apoya la posición argentina.

Argentina incumplió con el pago de US$95.000 millones en bonos en 2001. Si bien el 93 por ciento de los acreedores aceptaron pérdidas de 70 centavos por dólar de valor nominal en las reestructuraciones de 2005 y 2010, los inversores que no entraron al canje presentaron demandas para cobrar el monto total de su deuda. El plazo de los escritos llamados de amicus curiae vencía ayer y estos deben ser notificados a los abogados de la causa diez días antes de su fecha de vencimiento. Los tenedores de bonos impagos tienen hasta el 7 de mayo para responder.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Qué está pasando en Ucrania? Su relevancia para la Eurozona

Mar, 25/03/2014 - 02:10

Vicenç Navarro, Público

La imagen más generalizada de lo que ocurre en Ucrania es la de que un movimiento popular se ha extendido, deponiendo a un gobierno autoritario y corrupto que había dejado de tener apoyo entre la población como resultado de una serie de decisiones, incluyendo su escaso entusiasmo por la futura integración en la UE y el consiguiente acercamiento hacia Rusia como aliado preferente. La mayoría de la población que se alzó contra el gobierno deseaba que el partido gobernante se acercara más al Oeste que al Este.

Hasta ahí la percepción generalizada, la cual tiene bastantes elementos que concuerdan con la realidad. Pero no todos. Y algunos son claramente insuficientes. En esta imagen que se presenta se ignoran otros intereses, pues, aun cuando se ha hablado mucho de los intereses de Rusia en Ucrania, y muy en especial en Crimea, apenas se ha hablado de los intereses de la Unión Europea en aquel país.

Pero comencemos primero por algunas notas aclaratorias de la situación real. Una es que esta revuelta, auténticamente popular, está siendo instrumentalizada por una alianza que tiene muy poca sensibilidad o motivación democrática. En realidad, el movimiento nazi de ultraderecha Svoboda, caracterizado por su ultranacionalismo, está dominando la dirección de aquel movimiento, en coalición con el movimiento liderado por la presidenta anterior, Yulia Timoshenko, que había sido condenada por los tribunales por abuso de poder.

Las fuerzas que han apoyado esta transferencia del liderazgo han sido precisamente la Unión Europea y EEUU (mucho más la primera que el segundo). ¿Por qué? Ahí hay tantas teorías como analistas. Pero, una que parece consistente es que la economía está en una situación desesperada. El gobierno elegido, que ha sido depuesto, iba a obtener prestados 15.000 millones de dólares del gobierno ruso. La retirada de este apoyo crea un problema grave a Ucrania. De ahí que la Troika (mira por donde, aparece por todas partes), que favorece el distanciamiento de Ucrania de Rusia y su acercamiento a la Unión Europea, piense en proveer esta “ayuda económica” a condición de que se hagan los cambios predecibles mostrados en las políticas de austeridad aplicadas ya en otros países. La Troika ya ha presentado a Letonia como un ejemplo a seguir. En aquel país, las políticas de austeridad forzaron la emigración del 10% de la fuerza de trabajo, siendo uno de los países del Este donde un mayor número de suicidios y homicidios ha tenido lugar en los años de la reforma.

La Troika sabe que las políticas de austeridad requieren mano dura, de lo que son conscientes los nuevos dirigentes de la revuelta, que, con jocosidad y cierto humor negro, se han presentado voluntarios para gobernar por un periodo corto, sabiendo que la enorme impopularidad de las medidas a tomar no permitirá su continuidad en un sistema electoral democrático. De ahí que se autodefinan como “el gobierno del suicidio político”, conscientes de su próxima impopularidad.

No sería, pues, de extrañar que la ilusión de la población por la Unión Europea desaparezca pronto cuando descubran, en sus propias carnes, lo que supone el coste de su pertenencia a la Unión Europea. Pasará probablemente en Ucrania lo que ha pasado en España: que el sueño europeo se ha ido transformando en la pesadilla europea. La integración en Europa significará la apertura de Ucrania al capital, predominantemente financiero, que especulará, como hizo en España, con la propiedad de la tierra y otros recursos nacionales, que dejarán pronto de ser nacionales para pasar a ser extranjeros. Esta es, por cierto, la experiencia de los países del este de Europa. Ser objeto de la especulación financiera, por un lado, y mano de obra barata para las empresas europeas y, muy en especial, alemanas, que pronto sustituirán a las empresas nacionales, por el otro. Esta ha sido la situación de Letonia, Eslovenia, Rumanía, Hungría y otros países que, uno tras otro, se han integrado en la Unión Europea.

Y todo ello apareciendo como una nueva encarnación de la Guerra Fría. Rusia está pasando a sustituir a la Unión Soviética como el posible nuevo enemigo de Occidente. A fin de diluir los lazos históricos entre Ucrania y Rusia, una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue abolir la ley que protegía el uso de la lenguas minoritarias, entre ellas el ruso, hablado mayoritariamente en la parte este del país, así como prohibir el Partido Comunista, que ha tenido su mayor apoyo en estas partes de Ucrania, movimientos todos ellos que han generado una respuesta militar de Rusia (para salvar su base militar naval en Crimea). Para mayor extensión, leer mi artículo “Lo que no se está diciendo sobre Ucrania”
______
Ver también: La guerra económica con Rusia podría tener un alto costo para Europa y Estados Unidos
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La guerra económica con Rusia podría tener un alto costo para Europa y Estados Unidos

Lun, 24/03/2014 - 02:26

La Unión Europea, siguiendo una vez más a Estados Unidos, ha aplicado drásticas sanciones contra Rusia tras el referéndum del domingo pasado en el cual el 97 por ciento de la población de Crimea optó por independizarse de Ucrania y adherirse a Rusia. Estados Unidos y la UE, encabezada por Alemania, rechazaron el resultado, e iniciaron una cadena de hostilidades contra el Kremlin, congelando cuentas y bienes de ciudadanos de ese país. Los castigos y sanciones incluyen la amenaza de sacar a Rusia del G-8 y suspender la próxima reunión de este grupo prevista para junio en Sochi. Las amenazas buscan aislar económicamente a Rusia y esta es un arma de doble filo que podría tener serias repercusiones para Europa y, especialmente para Alemania. Esto confirma una vez más, la total necedad de la dirigencia europea, especialmente de Frau Merkel, cuyo liderazgo dictatorial solo ha profundizado una crisis que pronto cumplirá siete años en Europa, y que aún está muy lejos de resolverse.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

George Soros: Europa se enfrenta a una crisis de ignorancia

Dom, 23/03/2014 - 04:19

"Alemania debería haber salido de la zona euro para impulsar a sus homólogos endeudados de la unión monetaria", declaró el millonario George Soros y añadió que la UE vive una "crisis de ignorancia". Soros opinó que la salida de Alemania de la unión monetaria, habría debilitado al euro, lo que habría ayudado a las economías de la región a recuperarse de la reciente crisis de deuda soberana. "Pero Alemania ha decidido permanecer en la eurozona, confirmando mis peores miedos", señaló.

La marcha de Alemania habría sido una solución rápida, y aunque difícil, habría permitido a la región reequilibrarse. La decisión de Alemania de quedarse hará que Europa se enfrente a un "prolongado y doloroso período de reajuste y estancamiento", sugiere el inversor. Esto pone en peligro aquello que la Unión Europea pretende ser, esto es, una asociación voluntaria, declaró Soros, explicando que la UE se ha convertido en algo radicalmente diferente: en una relación entre deudor y acreedor. "En la actualidad el poder está en manos de los acreedores", dijo, mientras el Gobierno de Alemania detenta "la mayor parte del poder".

Soros señala que la crisis de la zona euro es "una crisis de la ignorancia"; una situación muy complicada que ni los mercados ni las autoridades gubernamentales han llegado a entender plenamente. Además, pidió a los políticos europeos que reaccionen "rápidamente" ante las "circunstancias inusuales" y no se aferren a sus viejas reglas de la unión "que se han revelado insuficientes". Estos comentarios siguen la línea expresada en su libro 'La tragedia de la Unión Europea', en el que Soros se pregunta si es demasiado tarde para preservar la UE.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización