Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger6348125
Actualizado: fai 7 horas 10 min

Ginebra empieza a notar el final del secreto: los bancos se marchan

Xov, 16/06/2016 - 22:25
Los bancos norteamericanos y europeos están saliendo poco a poco, pero de forma inexorable, de la principal plaza financiera suiza: Ginebra. Los crecientes obstáculos al secreto bancario se han sumado a un franco demasiado fortalecido, al estrechamiento de los márgenes bancarios por los bajos tipos de interés y, en general, a la mayor presión regulatoria, y todos esos factores están alejando a algunas entidades del paraíso para evasores.

En el centro de esta reducción del atractivo de Suiza para quienes tienen algo que ocultar están las investigaciones fiscales iniciadas tanto por Estados Unidos y Francia (en esta última ha tenido mucho que ver, por cierto, la lista Falciani) y un nuevo sistema de intercambio de información automática entre gobiernos que está derrumbando de facto el legendario secreto bancario suizo.

El cantón de Ginebra, casi en la frontera con Francia y muy cerca de Italia, es uno de los dos centros financieros del país junto a Zurich. El peso de los bancos en su economía es tal que hasta el 17% de su PIB regional procede directamente del sector financierto. Pero esta posición está en riesgo conforme el número de entidades se reduce.

Si en 2008 eran 140 los bancos con sede junto al lago Lemán, en 2015 se habían reducido a 119. El número de empleados ha caído por su parte el 9% y al terminar el año se quedaba en menos de 19.000, frente a los casi 21 de finales de 2011.

El impacto se nota ya en el mercado inmobiliario, donde las mejores oficinas no encuentran inquilino, y en el de servicios. El Grand Hotel Kempinksi, de cinco estrellas, cuenta ahora con la mitad de huéspedes de empresas del sector financiero que hace 18 meses, y las tarifas para clientes business han caído cerca de un 10%.

Y no sólo los bancos internacionales se marchan. Hasta el gigante nacional UBS Group está procediendo en estos momentos a cerrar su unidad de mercados de Ginebra, y cerca del 10% de sus empleados que hasta ahora trabajaban en esa ciudad se trasladarán a Zúrich.

"Muchos de los bancos están aún enredados en (las nuevas) cuestiones legales y regulatorias y no tienen la capacidad para centrarse en desarrollar nuevos negocios. El primer trimestre del año ha sido el más complicado de la historia, quizá superado sólo por el clímax de la crisis financiera", explica Christian Hintermann, de KPMG.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Los «Amigos de Siria» se reparten la economía siria antes de haber conquistado el país

Xov, 16/06/2016 - 16:32
Como prueba de que la preocupación de Occidente por Siria no tiene nada que ver con los nobles motivos proclamados, como la democracia y la protección de los civiles, la Conferencia de Amigos (sic) del pueblo sirio prepara un plan de saqueo económico aplicable en cuanto logren ocupar el país. Conforme a la mejor tradición colonialista, un Grupo de Trabajo –copresidido por Alemania y los Emiratos Árabes Unidos– estudia cómo repartir los despojos de Siria cuando logren vencerla. La OTAN y el Consejo de Cooperación del Golfo están vendiendo la piel del oso… antes de haberlo cazado.

Voltaire

Un grupo autoproclamado Un «Grupo de Trabajo» internacional se reunió por primera vez en Abu Dabi la semana pasada bajo la copresidencia de Alemania. Su trabajo consiste en poner en marcha una serie de medidas económicas urgentes después de la caída del régimen de Assad.

Este «Grupo de Trabajo» («Working Group on Economic Recovery and Development of the Friends of the Syrian People») fue creado el 1º de abril, en Estambul, por el «Grupo de Amigos del Pueblo Sirio». Se trata de una alianza de Estados occidentales y pro-occidentales que han luchado junto a la oposición en la guerra civil siria y que cooperan fundamentalmente con el Consejo Nacional Sirio (CNS), una organización en el exilio. Este «Grupo de Amigos del Pueblo Sirio» no ha sido legitimado por el Consejo de Seguridad de la ONU. Lo mismo sucede con su «Grupo de Trabajo», que se ha autoproclamado «Foro Central» para las medidas económicas necesarias [1].

Alemania es el principal responsable Como explica el diplomático alemán Clemens von Goetze, quien dirigió la reunión realizada al final de la semana pasada junto a su homólogo de los Emiratos Árabes Unidos, el «Grupo de Trabajo» no fue creado solamente para aportar ayuda urgente después de la caída del régimen: «El momento es favorable para abrir al país perspectivas a largo plazo» [2]. Para Clemens von Goetze el modelo a seguir es el del Plan Marshall, mediante el cual Estados Unidos aportó ayuda para la reconstrucción a los aliados occidentales.

El «Grupo de Trabajo» ha creado varios subgrupos que deben dedicarse a temas precisos. En la repartición internacional del trabajo sobre la que los Estados miembros se pusieron oficialmente de acuerdo, Alemania es responsable del aspecto «Política económica y reforma». En ese tema se habla explícitamente de «estrategias a largo plazo» [3] que deberían favorecer el paso «de una economía centralista a una economía de mercado», según se puede leer en los informes.

Para ello, el «Grupo de Trabajo» instituye una «Secretaría» a cuya disposición Alemania y los Emiratos Árabes Unidos tienen la intención de poner respectivamente 600 000 euros. El probable director de esa «Secretaría» es el alemán Gunnar Walzholz, quien fue el último jefe del Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW) en Afganistán [4].

El bastón y la zanahoria Conforme a lo confirmado por un participante en la reunión de la semana pasada, las medidas que se aplicarán bajo la responsabilidad de Alemania responden a una serie de objetivos a corto plazo. Por ejemplo, los programas económicos deben atraer a las fuerzas que, dentro de Siria, «todavía no participan totalmente en la insurrección o aún dudan en apoyarla» [5]. Esos programas constituyen un antídoto a las sanciones que –no mediante estímulos sino a través de presiones– apuntan a incitar también a empresarios leales a pasarse al otro bando. Sobre ese tema, el «Grupo de Trabajo» ha declarado que las sanciones podrían levantarse «en cuanto alcancen sus objetivos, o sea después de la caída de Assad, que se vería favorecida por un cambio de bando de los medios económicos interesados» [6].

Consecuencias de la liberalización Berlín, que durante mucho tiempo colaboró con el régimen de Assad, estimuló desde hace años la privatización de la economía siria, que ahora aparece como objetivo del «Grupo de Trabajo». En 2006, la organización alemana de cooperación GTZ (la actual GIZ) puso en marcha, especialmente con ese objetivo, un programa llamado «Apoyo a la reforma económica siria». Según se explicó, «el gobierno sirio había decidido en 2000 pasar a la economía social de mercado», pero «las instituciones implicadas carecían de conocimientos». De ahí el apoyo de la GTZ [7] a la reforma. Se afirmaba que, «gracias a los efectos esperados sobre los ingresos y el empleo», la reforma «mejoraría las condiciones de vida de la población siria».

Pero nada sucedió después de ese anuncio. Por el contrario, el International Crisis Group confirmó el año pasado que la apertura del mercado sirio tuvo efectos «extremadamente negativos» para la artesanía local. Eso fue particularmente válido para la ciudad de Duma, cerca de Damasco, donde vivían numerosos artesanos. La liberalización los puso al borde de la ruina y el resultado fue que rompieron con el régimen [8]. En este momento, Duma parece ser un bastión de la oposición y momentáneamente, en enero pasado, llegó a estar totalmente bajo control de los rebeldes.


Proyectos También puede leerse en la «National Economic Vision» que el jefe del Buró Económico del CNS, Osama al-Kadi, presentó la semana pasada al «Grupo de Trabajo», reunido en Adu Dabi bajo la dirección de Alemania, que la liberalización mejorará el nivel de vida «sólo a largo plazo». Hay que crear primero condiciones de confiabilidad para las inversiones extranjeras, aumentar la «productividad» de los trabajadores sirios, acelerar el establecimiento de empresas industriales, reformar el sector bancario y buscar mercados, sobre todo en el extranjero. El «Marshall Syrian Recovery Plan», que debería comenzar lo más pronto posible, podrá atraer una cantidad bastante grande de inversiones directas occidentales. En el futuro, la «Secretaría» del «Grupo de Trabajo» bajo la dirección de Alemania ayudará a aplicar ese plan en cuanto Assad sea derrocado y tan pronto exista un nuevo régimen en Damasco.

Como hace algunos años en Kosovo El CNS, que colabora estrechamente con Occidente en el marco del «Grupo de Trabajo» y cuyo personal se propone para asumir después funciones de dirección, encuentra una seria oposición entre los propios opositores sirios. Esa estructura está bajo control de la Hermandad Musulmana, cuya posición en el seno del CNS suscita la fuerte hostilidad de numerosos opositores de tendencia laica. Por otro lado, el hecho que los líderes del CNS apuestan públicamente por una intervención militar occidental suscita el descontento de importantes sectores de la oposición siria.

Por el contrario, el Comité Nacional de Coordinación (CNC), una agrupación de organizaciones opositoras dentro de Siria, al que Occidente no toma en consideración, se ha pronunciado resueltamente en contra de las operaciones militares occidentales.

Radwan Ziadeh, «director de Relaciones Exteriores» del CNS, quien –al igual que Osama al-Kadi– trabaja para el Syrian Center for Political and Strategic Studies, ya se pronunció en varias ocasiones a favor de operaciones similares a las de Kosovo afirmando que «Kosovo muestra como Occidente puede intervenir en Siria». Ya en julio de 2011, Radwan Ziadeh era invitado del ministerio alemán de Relaciones Exteriores, y en febrero pasado lo invitaba el Financial Times [9]. Poco después afirmó que las milicias del Ejército Sirio Libre tenían que desempeñar el mismo papel que la UCK en Kosovo [10].

Según german-foreign-policy.com, opositores sirios han viajado recientemente a Kosovo para informarse sobre la acción de la UCK en 1999 [11]. La «masacre de Hula» podría tener la misma significación que la «masacre de Racak», perpetrada [en Kosovo] a principios de 1999.

Pero ya en aquel momento [en 1999], existían sospechas de que [la «masacre de Racak»] era una manipulación destinada a justificar la guerra, algo que nunca fue seriamente desmentido. En todo caso, ya nada se oponía a una intervención de la OTAN.

German Foreign Policy
________
Notas:[1] Chairman’s Conclusions. Second Conference of The Group of Friends of the Syrian People, Istanbul, 1/4/2012
[2] “Donors Mull Marshall Plan for Post-Conflict Syria”, www.naharnet.com, 25/5/2012
[3] “Assad verbreitet Zuversicht”, www.faz.net, 24/5/2012
[4] El KfW (Banco para la Reconstrucción) fue creado por la autoridad ocupante anglo-estadounidense en Alemania, en 1948. Se le confió el paso de la economía nacional-socialista a la economía de mercado y la aplicación del Plan Marshal. Hoy en día, el KfW tienen como presidentes de pleno derecho a los ministros alemanes de Economía y de Finanzas, Philipp Rosler y Wolfgang Schauble.
[5] “Donors Mull Marshall Plan for Post-Conflict Syria”, www.naharnet.com, 25/5/2012
[6] Chairmen’s Conclusions of the International Meeting of the Working Group on Economic Recovery and Development of the Group of Friends of the Syrian People, Abu Dhabi, 24/5/2012
[7] Unterstützung der syrischen Wirtschaftsreform, www.gtz.de
[8] Popular Protest in North Africa and the Middle East (VI): The Syrian People’s Slow Motion Revolution, International Crisis Group Middle East/North Africa Report No 108, 6/7/2011
[9] “Kosovo shows how the West can intervene in Syria”; www.ft.com 14/2/2012
[10] “Radwan Ziadeh: Have We Learned Nothing From the Nineties? Syria is the Balkans All Over Again”, www.tnr.com, 22/3/2012
[11] «La Russie proteste contre l’entrainement de factieux syriens au Kosovo» [En español, Rusia protesta el entrenamiento de facciosos sirios en Kosovo], Réseau Voltaire, 25 de mayo de 2012.
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La salida democrática de la crisis brasileña

Xov, 16/06/2016 - 11:30

Emir Sader, Publico

Brasil no será el mismo país después de esta profunda y prolongada crisis. Una crisis que no salvó ninguna institución política, pero sobre todo, una crisis que cuestionó la legitimidad del sistema político. Brasil saldrá mejor o peor, más democrático o más autoritario.

Saldrá peor si el golpe se consolida, ya que habría una ruptura dentro del período democrático de la historia brasileña, con una banda de políticos aventureros asaltando el Estado sin votos, sin legitimidad y tratando de deshacer todos los avances logrados en los últimos años. Habrá sido por tanto la consagración del método del golpe, debido a la falta de respeto a la voluntad democrática de la mayoría.

Pero Brasil saldrá mejor si se impone una solución democrática de la crisis. Es decir, si a las grandes movilizaciones populares y a los argumentos irrefutables en contra del golpe y a favor de la democracia se une un remedio político que combine el respeto a la democracia con la legitimación de la consulta popular.

En varias entrevistas a diferentes canales de televisión y blogs alternativos, Dima reafirmó su derecho a retomar la presidencia del país, puesto que se le otorgó democráticamente, pero que, al mismo tiempo, dada la magnitud de la crisis brasileña, señaló que Brasil necesitaba “un nuevo pacto por el voto”.

No un voto que sustituya el mandato legalmente alcanzado por Dilma, sino uno que reafirme los caminos que Brasil debe seguir a partir de una crisis tan profunda como ésta. Esto supone una derrota del golpe en la votación en el Senado, el 16 de agosto para que los golpistas no logren los 2/3 de los votos y así Dilma reasuma plenamente la presidencia del país. A partir de ahí, ella consultará al pueblo sobre los caminos que deben seguir. En otras palabras, si el pueblo quiere nuevas elecciones o no.

Rousseff se ha reunido con los movimientos sociales para discutir el futuro de cada una de las alternativas planteadas. Ella está dispuesta a presentar una carta de compromiso con el programa que llevaría a cabo en caso de que continuase en el gobierno. Uno en el cuál estuviera incluido Lula como coordinador y en el que se retomaría la política económica típica de los gobiernos del PT para impulsar el desarrollo económico con la distribución de renta.

Lo más importante es buscar y encontrar una vía democrática para salir de la crisis y mostrar que el golpe no es el camino correcto, ya que los que plantean esta medida no cuentan los retrocesos que se quieren imponer. Hay que demostrar que, más allá de las movilizaciones y de los argumentos, hay una capacidad de articulación política para imponer una salida democrática, algo que parece interminable.

Se trata de impedir el plan de los golpistas: obtener los 2/3 de los votos en el Senado y seguir, de forma acelerada, el desmonte del patrimonio público nacional, de los derechos de los trabajadores, de los recursos para las políticas de educación y salud, de la política externa soberana, de todo lo positivo que se ha logrado estos años y llegar a 2018 con un país rehecho y reordenado según los dictámenes del mercado controlado por el capital especulativo.

Se vislumbra así la derrota de los golpistas en el Senado. En el caso de la la propuesta del plebiscito de agregar senadores para impedir que el golpe vuelva a tener los 2/3 de los votos, permitiría el retorno de Dilma a la Presidencia y la convocatoria del plebiscito, que aún tendría que ser aprobada por el Congreso. La derrota del golpe y la reafirmación de la democracia en Brasil es la única posibilidad concreta que se puede vislumbrar. En caso de darse, el país saldría más fuerte, la democracia estaría renovada y el pueblo estaría más conforme y decidido para tener en sus manos el destino de Brasil.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La Fed pospone la subida de tipos y rebaja las previsiones de crecimiento

Mér, 15/06/2016 - 23:07

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal estadounidense (Fed) ha mantenido en su reunión de junio los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0,25% y el 0,50%, donde se sitúan desde el pasado mes de diciembre. En esta ocasión, todos los miembros del FOMC han votado a favor de mantener los tipos en este rango relativamente bajo. Incluso Esther L. George, que en la reunión de abril abogó por incrementar un cuarto de punto los tipos, ha votado a favor de mantenerlos en esta ocasión.

El FOMC reconoce que "aunque la tasa de paro ha disminuido, las ganancias de empleo han disminuido. Por otro lado, el gasto de los hogares sigue fortaleciéndose". En este contexto, el Comité ha decidido mantener los tipos en el rango del 0,25 y el 0,5%. La orientación de la política monetaria sigue siendo acomodaticia, por lo tanto apoyando una mejora de las condiciones del mercado laboral y recuperar la tasa de inflación del 2%".

Esta reunión de junio también incluía la publicación de nuevas proyecciones macroeconómicas por parte del organismo monetario, que por otra parte han sido revisadas levemente a la baja. El PIB de EEUU crecerá un 2% en 2016 cuando en marzo se había anunciado un crecimiento del 2,2%. En 2017 el incremento será del 2% también, al igual que en 2018.

Por otro lado, la proyecciones para la tasa de paro se mantienen en el 4,7% para 2016 y 4,6% para 2017, pero para 2018 ha sido revisada al alza en 0,1 puntos porcentuales hasta el 4,6%, cuando en las anteriores previsiones se había pronosticado una tasa de paro del 4,5% para 2018.

Por el contrario, las previsiones de inflación se han revisado al alza para el año 2016. La Fed pronostica un incremento de los precios del 1,4% para el próximo año, lo que supone un incremento de 0,2 puntos porcentuales respecto a las anteriores previsiones. Sin embargo, el organismo ha dejado sin cambios las proyecciones de 2017 y 2018, cuando la inflación crecerá un 1,9 y 2% respectivamente.

Yellen reconoció que el referéndum del 'Brexit' fue uno de los asuntos discutidos en la reunión del banco central y aseguró que se tuvo en cuenta para mantener sin cambios los tipos de interés por las "importantes consecuencias" que podría tener.

"Fue uno de los factores para tomar la decisión de hoy (...) (El 'Brexit') podría suponer importantes consecuencias sobre los mercados financieros", aseguró Yellen en la rueda de prensa posterior al comunicado de la Fed, que mantuvo los tipos de interés de referencia en el nivel actual del 0,25% y 0,50%. Para la presidenta del banco central estadounidense, una eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) afectaría "las perspectivas económicas globales y de EEUU. La vulnerabilidad en la economía global se mantiene. Las percepciones y el apetito de riesgo de los inversores pueden cambiar de manera abrupta".

En sus últimas comparecencias públicas, Yellen ha advertido de manera reiterada sobre las repercusiones económicas del 'Brexit' y sus efectos sobre la "confianza de los inversores".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Brexit: el voto histórico

Mér, 15/06/2016 - 13:20

Alejandro Nadal, LaJornada

El 23 de junio los pueblos del Reino Unido votarán sobre una de las disyuntivas de mayor importancia en su historia reciente: ¿debe o no el Reino Unido permanecer en la Unión Europea? El debate se ha polarizado y las implicaciones político-económicas de esta decisión van más allá de las fronteras europeas.

Las encuestas indican que la opinión en favor de una salida o Brexit, como se le ha ido llamando al combinar las palabras Britain y exit ha ido ganando terreno. Las empresas encuestadoras fallaron en sus pronósticos el año pasado sobre las elecciones en el Reino Unido (UK, por sus siglas en inglés), pero hoy la tendencia en favor de la Brexit es un hecho contundente. La repulsión a permanecer en la UE se fortalecerá seguramente por la publicación este lunes en The Sun, el tabloide londinense de mayor circulación de un espectacular llamado a votar por la Brexit.

¿Cuál será el efecto de una decisión en favor de la Brexit sobre el estancamiento y la prolongada crisis que hoy sufre la economía europea y el propio Reino Unido? Dicha crisis en Europa se ha agravado por la aplicación de una política macroeconómica que se apoya en la austeridad fiscal, más reformas estructurales neoliberales y una inyección de liquidez que no puede transformarse en crédito para la producción y el consumo. El impacto de la Brexit es incierto, pero muchos indicadores apuntan en la dirección de una mayor desestabilización para la economía europea. Ciertamente la decisión de abandonar la Unión Europea será un golpe a la ya muy discutida credibilidad de la Comisión en Bruselas y a las medidas promovidas activamente por Alemania.

Más allá de estos aspectos políticos están los datos duros sobre la crisis bancaria en Europa. La integración financiera entre los mercados europeos y lo que acontece en la City londinense es estrecha y serían muchas las repercusiones de una eventual salida. La espina dorsal del sistema bancario descansa en la capacidad de los bancos para acceder a mercados profundos con fácil acceso a una mayor liquidez. Hoy el flujo de préstamos interbancarios en Europa sigue estando perturbado por la fuerte desconfianza sobre el estado real de sus hojas de balance. Muchos bancos italianos y españoles, por ejemplo, se mantienen en una situación de gran fragilidad, para decirlo en términos diplomáticos, y sus esfuerzos para obtener fondos y apuntalar su estructura no están dando buenos resultados. La Brexit tendría el efecto de agravar esta desconfianza porque aumentará la incertidumbre mientras se rescribe el régimen regulatorio sobre transacciones con el Reino Unido.

En la actualidad se discute el sistema europeo unificado de pagos (SEPA, por sus siglas en inglés). El SEPA propone armonizar y estandarizar operaciones de bancos y cámaras de compensación para todos los países de la UE. La Comisión en Bruselas señala que tendría enormes beneficios (unos 227 mil millones de euros) en términos de acceso a líneas de crédito y mayor liquidez. Una salida de la UE podría excluir a los bancos ingleses de la fiesta y añadir desventajas a las operaciones en libras esterlinas en el mediano plazo.

Por el lado de los flujos comerciales, la Brexit también tendría efectos importantes. El resto de la Unión Europea mantiene un saldo positivo en la balanza comercial con el Reino Unido de 100 mil millones de euros. Si el pronóstico de muchos analistas sobre la reducción de la tasa de crecimiento en el Reino Unido se cumple, las exportaciones de la UE tenderán a disminuir, lo que no implica nada bueno para las economías de Europa continental.

Los que impulsan la Brexit argumentan que las aportaciones del Reino Unido al presupuesto de la Unión Europea es un dispendio absurdo que sólo sirve para alimentar a la euro-burocracia. La aportación asciende a 14 mil millones de euros, pero el Reino Unido recibe de Bruselas unos 7 mil millones de euros en forma de subsidios agrícolas y para desarrollo regional. La brecha en el presupuesto europeo tendrá que llenarse con un aumento de las aportaciones de Alemania principalmente. El ahorro para el Reino Unido es una parte marginal de su PIB. Además, la salida de la UE acarrearía costos importantes para la economía del Reino Unido porque muchos planes de inversión podrían ser reconsiderados.

Este tema de los flujos de inversión no puede ser ignorado. En la actualidad el Reino Unido recibe unos 23 mil millones de euros anuales de inversión extranjera directa. Pero muchas encuestas sobre grupos corporativos revelan que 72 por ciento de los inversionistas europeos acuden al Reino Unido precisamente porque tiene acceso al mercado de la UE. De romperse este vínculo, los inversionistas podrían desviar sus capitales hacia otros destinos.

La Brexit cerraría la puerta a una participación eficaz en favor de reformas al sistema de integración europeo. En el corto plazo fortalecerá las tendencias del populismo de derecha que ya representan una amenaza a la estabilidad en Europa y en el mundo entero, incluidos los desplantes de Trump en Estados Unidos.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Chile entre los países más desiguales del mundo según el Banco Mundial

Mér, 15/06/2016 - 09:01

Según la medición realizada por el Banco Mundial en 2015, América Latina ha experimentado un cambio favorable en la economía y sociedad. Millones de personas lograron superar la pobreza en países liderados por gobiernos progresistas en los últimos 15 años, sin embargo, aún persiste la desigualdad.

Entre los 14 países más desiguales a escala global, cinco países africanos encabezan las primeras posiciones, seguido de cinco estados latinoamericanos: Honduras (53,7%), Colombia (53,5%), Brasil (52,9%), Guatemala (52,4%), Panamá (51,7%), y Chile (50,5%).

Para la medición, el Banco Mundial utilizó el coeficiente Gini, que se basa en dos variables absolutas: el cero (todos tienen el mismo ingreso o perfecta igualdad) y el 1 (una persona concentra todo el ingreso y el resto no tiene nada o desigualdad absoluta). Según el organismo, el país más igualitario es Noruega, con un índice de 25,9%, y el más desigual, Sudáfrica, con un 63,4%.

En el caso específico de Chile, se posiciona como la economía regional que más ha crecido desde los años 80. Sin embargo, el informe de 2015 de la OCDE, que agrupa a 34 naciones de altos ingresos, subraya los niveles de desigualdad en la sociedad chilena.

En efecto, el 10% más rico tiene un ingreso 27 veces superior al 10% más pobre. Así, en la medición de desigualdad del Banco Mundial, Chile aparece en el decimocuarto lugar a escala mundial y en el sexto de las economías de la región. Debido a la limitada intervención estatal, la situación empeora cuando se considera también el acceso a la salud y la educación.

En el Índice de Desarrollo Humano de la ONU pierde 13 puntos una vez que se suma la desigualdad conjunta de ingresos, acceso a salud y educación. Los países de ingreso mediano bajo, normalmente identificados como pobres, como Honduras y Guatemala, tienen prácticamente el mismo nivel de desigualdad que otros de ingresos medio-altos o altos, como Chile.

Los economistas señalan la necesidad de diferenciar conceptos como “pobreza” y “desigualdad”. Mientras la pobreza se vincula con el ingreso medio de una sociedad, la desigualdad lo hace con la distribución, y no hay una relación lineal entre ambos.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Brexit: Alemania teme quedarse sola en la UE

Mér, 15/06/2016 - 07:01

Deutsche Welle

El gobierno de Angela Merkel es uno de los que más ha tratado de convencer a Gran Bretaña de permanecer en la UE. Esto no debería sorprender, puesto que en caso de un brexit Alemania perdería a un importante socio.

Normalmente, a los políticos alemanes no les gusta inmiscuirse en el debate británico, porque temen que esto fortalezca a los defensores del brexit. No obstante, puesto que las encuestas más recientes vaticinan una posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, un cierto pánico se ha apoderado de Berlín. A principios de este mes, el vicecanciller Sigmar Gabriel advirtió de "dramáticas" consecuencias políticas y económicas para ambos bandos, en caso de que los británicos abandonen el bloque comunitario. Angela Merkel expresó su "deseo personal de que Gran Bretaña siga siendo miembro de la UE".

El eurodiputado alemán David McAllister, que también posee la nacionalidad británica, dijo a Deutsche Welle que "la UE seguramente no sería mejor sin Gran Bretaña. Tradicionalmente los británicos son la fuerza impulsora en cuestiones de mercado interior y libre comercio. Tienen un servicio diplomático excelente y unas Fuerzas Armadas muy fuertes. Todos estos son buenos argumentos para que Reino Unido permanezca en la UE"

También la gran mayoría de los alemanes quiere que los británicos se queden en el bloque. Según un sondeo de abril encargado por DW, eso es lo que desea el 78 por ciento de los encuestados.

Valores comunes Si bien los conservadores en Londres están divididos en lo que respecta a la membresía en la UE, hay mucha simpatía hacia el gobierno de Merkel y Alemania en general. Martin Callanan, antiguo presidente del grupo de los conservadores europeos y reformistas en el Parlamento Europeo, aseguró hace algún tiempo en entrevista con DW que en cuestiones económicas, cuando se trata de mercados abiertos, libre comercio y una política presupuestaria estricta, los conservadores británicos y Berlín tienen mucho en común. Callanan incluso habló de una alianza natural. Reino Unido y Alemania "se están convirtiendo cada vez más en los dos líderes del norte de Europa, mientras que Francia se convierte en el líder espiritual del sur de Europa". Francia, con su intervencionismo de Estado, y Alemania, con su orientación hacia la competencia, son vecinos geográficos, "pero dejaron de ser vecinos ideológicos", sostiene.

Impacto de la crisis de refugiados No obstante, esto fue antes de la crisis de refugiados. El hecho de que Merkel y Cameron gestionaran la crisis de forma completamente opuesta afectó mucho las relaciones bilaterales. Mientras que la canciller alemana abrió las puertas a los refugiados y se dejaba fotografiar con ellos, Cameron se opuso decididamente a que los migrantes varados en Calais entraran a Gran Bretaña.

También en el debate del brexit en Reino Unido el tema de los refugiados juega un papel decisivo. Los defensores de la salida de la UE mencionan la política de Merkel como ejemplo para intimidar.

¿Y cómo afectaría el brexit concretamente a Alemania? Michael Kunert, gerente del instituto demoscópico Infratest-Dimap, que llevó a cabo la encuesta para DW, cree que muchos alemanes temen que una salida de Gran Bretaña también sería una señal para una posterior desintegración de la UE. En todo caso, Alemania perdería a un socio en la lucha por una mayor estabilidad económica y financiera. En opinión de Guntram Wolff, director del think tank Bruegel, Berlín teme quedarse sola con los países mediterráneos propensos a gastar mucho dinero y a redistribuirlo. "Y nosotros tendremos que pagar por ellos. Ese es el gran miedo".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿A dónde irán ahora los que apoyan a Sanders?

Mar, 14/06/2016 - 18:23

Dan La Botz, Viento Sur

Desde hace un año el candidato presidencial Bernie Sanders ha sido la esperanza para millones de personas en Estados Unidos: para la gente disgustada con el papel que desempeñan los bancos y las empresas en la política, la gente enojada por la creciente desigualdad social, horrorizada por la injusticia racial de nuestro país y opuesta a una política exterior basada en la intervención militar. Retomando esas cuestiones y recuperando el espíritu de [los movimientos] Occupy Wall Street y Black Lives Matters, la campaña de Sanders puso en pie un movimiento radical y popular sin precedentes: rechazo al Wall Street [centro financiero] y a Washington [poder político] y propuestas para un futuro más democrático, igualitario y pacífico. Millones de personas se unieron a Sanders, que llamó a luchar contra la "clase multimillonaria" y a favor de una revolución política.

Actuando como un socialista democrático con un programa de reformas económicas y sociales/1, Sanders recaudó 200 millones de dólares a través de contribuciones individuales con un promedio de 27$ por persona; cosechó millones de votos y logró el apoyo de los principales tres sindicatos (Correos, Comunicación y Enfermeras), así como el apoyo de 12 000 sindicalistas organizados en la iniciativa Labour for Bernie. Siendo el candidato más viejo de la campaña, ganó la mayor proporción de votos entre la juventud de todas las razas y géneros.

Hillary Clinton: la posible candidata Cuando solo queda pendiente la votación en Washington DC -que se celebrará el día 14- la campaña de las primarias ya se puede dar por terminada. Hilary Clinton ha logrado 2203 delegados (54,7 %) y Bernie Sander 1828 (45,3 %). Se espera que Clinton gane la mayoría de los 45 delegados a elegir el día 14 e incremente la diferencia. En cuanto a la votación popular el porcentaje de votos de Clinton ha sido mayor, ya que Sanders obtenía los mejores resultados en las convenciones, donde vota menos gente.

Además de los delegados y delegadas elegidos en las distintas convenciones, también hay 719 super-delegados, no electos, que provienen de la dirección nacional del Partido Demócrata y de electos en la Cámara de Representantes y en el Senado, así como de los gobernadores de distintos Estados y de destacados líderes del partido. Por el momento, 577 de entre ellos apoyan a Clinton y 48 a Sanders. Barack Obama y Elisabeth Warren han dado su apoyo a Hillary Clinton. En estas condiciones, resulta prácticamente imposible que Sanders gane matemáticamente la nominación. Así pues, salvo que se produzca un milagro político (que H. Clinton sea imputada por haber violado las normas de seguridad nacional cuando fue Secretaria de Estado), lo que no parece que vaya a ocurrir, ella será nombrada candidata.

El 9 de junio, Bernie Sanders se reunión con el Presidente Barack Obama al que prometió trabajar para derrotar a Donald Trump. Sanders dijo: " En los próximos días espero reunirme con ella (Clinton) para ver cómo podemos trabajar juntos para derrotar a Donald Trump y poner en pie un gobierno que represente a todo el mundo y no solo al 1 %". Inmediatamente después de esa reunión Obama, que hasta ese momento se había mostrado neutral durante todo el proceso de las primarias, dio su apoyo a Hillary Clinton. Hasta hoy (12 de junio) Sanders se ha negado a reconocer su derrota y rechaza apoyar a Clinton con este argumento: "Vamos a desarrollar nuestra campaña de cara a la convención [nacional] siendo totalmente conscientes que dominamos la aritmética y que sabemos, todos sabemos, quien ha obtenido la mayoría de los votos hasta ahora".

Los partidarios de Sanders miran al futuro Sanders rechaza reconocer lo inevitable y muchos de quienes les siguen aún no están dispuestos a doblar la rodilla. El proceso electoral (con las grandes compañías otorgando la mayor parte de los fondos a Clinton, con los grandes medios de comunicación influenciando en las convenciones y la estructura de los super-delegados determinando el resultado final casi desde el principio) ha irritado a mucha gente que apoyaba a Sanders.

Hace poco, el 6 de junio, un día sin actos electorales, la Associated Press proclamó la victoria de Hillary Clinton en base a 20 super-delegados que le mostraron su apoyo. Esto ocurrió justo antes de las primarias en California y pudo impactar negativamente sobre el voto a favor de Sanders en la misma.

Sanders se ha comprometido a luchar en la Convención [nacional] del Partido que tendrá lugar el 25-28 de julio en Filadelfia, Pensilvania, con el objetivo puesto en influenciar en las normas [que regulan la vida interna del Partido] y la plataforma del Partido Demócrata. Además de los cerca de 2000 delegados con los que cuenta para la Convención, se espera que acudan decenas de miles de personas que tratarán de influir desde el exterior el desarrollo de la misma. Sin embargo, no se espera que lo poco que ocurra en el seno de la Convención pueda influir realmente en el Partido Demócrata, en su candidato o en la campaña electoral que culminará en las elecciones del martes 8 de noviembre. La presencia de las y los jóvenes seguidores de Sanders en el exterior, hasta el presente mayoritariamente pacífica, puede convertirse en un material combustible. Sobre todo, si la policía no maneja bien la situación, como ocurre a menudo, y podríamos asistir a una Convención y a protestas tan estridentes y explosivas como en la Convención Demócrata en Chicago en 1968.

Podría llegar a suceder, aunque no es seguro, que la Convención cambie las reglas en relación a los super-delegados, pero si fuera el caso, el cambio no sería efectivo más que en 2020. En cuanto al programa, no se trata más que de un pedazo de papel. El programa del Partido Demócrata, por lo habitual muy vago y general en lo que manifiesta, se puede decir que representa el sentir de la Convención y el interés por ganar el apoyo de las y los votantes. Pero ni los candidatos presidenciales ni el resto de candidatos están obligados a defenderlo durante la campaña o de ponerlo en práctica una vez electos. En realidad, lo más normal es que Hillary Clinton, que tiene una larga carrera como Primera Dama, como Senadora y como Secretaria de Estado, y que ha establecido un record como representante del establishment económico y político, ignore el programa y secunde los intereses de Wall Street y de Washington.

Muchos de quienes apoyan a Sanders, que a lo largo de la campaña se han vuelto cada vez más sofisticados, sienten una profunda repulsión hacia el Partido Demócrata e Hillary Clinton. Se espera que varios miles se reúnan del 17 al 19 de junio en Chicago, en la Peoples Summit, un encuentro convocado por el sindicato The National Nurses United, por National Peoples Action, que defiende el derecho a la vivienda, por Democratic Socialists of America (DSA), una organización socialista, y otros. Si bien esta reunión nos dará una imagen de los sectores más organizados de los que han apoyado a Sanders, la Peoples Summit tiene pinta de ser más una conferencia que una convención y no está claro que de ella pueda salir ninguna propuesta política u organizativa.

Otros, plantean trabajar a favor de candidatos o candidatas locales progresistas, como Debbie Medina, candidata al Senado Estatal por Nueva York. El propio Sanders ha elaborado una lista de candidatos y candidatas progresistas a las que apoyará y para quienes está recaudando fondos. No está claro que entre quienes han apoyado y no han apoyado a Sanders logren poner en pie estas candidaturas.

Una parte de quienes apoyan a Sanders ya se han convertido en renegados del Partido Demócrata y en algunos lugares, distintos grupos, pequeños pero no insignificantes, están comenzando a irse hacia el Partido Verde para apoyar al Dr. Jill Stein, que es el candidato presidencial del Partido. Stein, cuyo programa está a la izquierda del de Sanders, espera conseguir ciertos votos de los demócratas, si bien está sometido a una presión tremenda por parte de todos los demócratas incluido de quienes han apoyado a Sanders para que respalde a Clinton con el objetivo de derrotar al posible candidato republicano Donald Trump, cuya retórica racista y misógina y sus flirteos con los grupos neo-nazis lleva a muchos liberarles e izquierdistas a caracterizarlo como fascista. La consigna será: o Hillary Clinton y la democracia o Trump y el fascismo. Y aunque votar a favor de Clinton no es votar a favor de la democracia sino más bien a favor del neoliberalismo corporativo, a favor de la austeridad y a favor del militarismo, para mucha gente será duro resistirse; es comprensible, nadie de la izquierda quiere a Trump de presidente.

Tanto si los partidarios de Sanders se van hacia Stein o votan por Clinton para derrotar a Trump, el movimiento es suficientemente amplio y radical como para quedar encerrado en el Partido Demócrata. Alguna gente continuará trabajando en el seno del Partido Demócrata, pero buscarán candidatos más radicales y trabajarán a favor de candidatos independientes y socialistas cuando puedan. Otros, habiéndose convertido en socialistas convencidos (sea lo que fuera lo que este término signifique para ellos) se irán y tratarán de construir una nueva alternativa a la izquierda. Hoy en día, este es el sector que representa el futuro para una política de izquierdas en EE UU.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

24 disparos en 9 segundos: ¿Qué arma usó el autor de la mayor matanza en la historia de EEUU?

Mar, 14/06/2016 - 13:01

Mientras los distintos tipos de rifles semiautomáticos AR-15 siguen siendo una de las armas preferidas de los estadounidenses, incluidos los autores de masacres masivas, esta no fue el arma usada por Omar Mateen para acabar el pasado sábado con la vida 49 personas en Orlando, contrariamente a la información difundida por varios medios.

Tras la masacre la policía informó inicialmente, que el atacante usó un rifle AR-15 y una pistola. Sin embargo, después se supo que fue un arma más desarrollada, un fusil de asalto SIG Sauer MCX que compró el pasado 4 de junio y una pistola Glock 17, que adquirió al día siguiente. Un arma de fuego de calibre 38 fue hallada después en su coche.

El arma más letal fue el Sig Sauer MCX, un sistema de diferentes calibres capaz de disparar tres tipos de proyectiles y que cuenta con cargadores de hasta 30 cartuchos. Cuenta además con un amplio abanico de accesorios que permiten modificarla dependiendo de las necesidades.

Pese a que algunos lobbistas de armas tratan de presentarla como una arma deportiva, en realidad fue diseñada para "matar el mayor número de personas de la forma más rápida posible", explica el portal Mother Jones. Su apodo entre los militares es 'mamba negra' y fue diseñada para las operaciones de fuerzas especiales de EEUU.

En uno de los videos grabado en el club asaltado en Orlando se puede oír como el atacante dispara su rifle 24 veces en 9 segundos.

El rifle es silencioso, ligero, muy fácil de manejar, alcanzando distintos blancos rápidamente, y revelándose más funcional y letal que el AR-15, explica el portal The Truth About Guns. Pesa alrededor de 2,7 kilógramos y su precio mínimo es de 1.866 dólares.

El atacante compró legalmente dos de las tres armas en una tienda cercana a su casa pocos días antes del atentado pese a que ya había sido investigado por la Oficina Federal de Investigación (FBI) en dos ocasiones. Pudo hacerlo ya que, como empleado de seguridad de una empresa, tenía permisos para las armas.
_____
RT
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

24 disparos en 9 segundos: ¿Qué arma usó el autor de la mayor matanza en la historia de EEUU.?

Mar, 14/06/2016 - 13:01

Mientras los distintos tipos de rifles semiautomáticos AR-15 siguen siendo una de las armas preferidas de los estadounidenses, incluidos los autores de masacres masivas, esta no fue el arma usada por Omar Mateen para acabar el pasado sábado con la vida 49 personas en Orlando, contrariamente a la información difundida por varios medios.

Tras la masacre la policía informó inicialmente, que el atacante usó un rifle AR-15 y una pistola. Sin embargo, después se supo que fue un arma más desarrollada, un fusil de asalto SIG Sauer MCX que compró el pasado 4 de junio y una pistola Glock 17, que adquirió al día siguiente. Un arma de fuego de calibre 38 fue hallada después en su coche.

El arma más letal fue el Sig Sauer MCX, un sistema de diferentes calibres capaz de disparar tres tipos de proyectiles y que cuenta con cargadores de hasta 30 cartuchos. Cuenta además con un amplio abanico de accesorios que permiten modificarla dependiendo de las necesidades.

Pese a que algunos lobbistas de armas tratan de presentarla como una arma deportiva, en realidad fue diseñada para "matar el mayor número de personas de la forma más rápida posible", explica el portal Mother Jones. Su apodo entre los militares es 'mamba negra' y fue diseñada para las operaciones de fuerzas especiales de EEUU.

En uno de los videos grabado en el club asaltado en Orlando se puede oír como el atacante dispara su rifle 24 veces en 9 segundos.

El rifle es silencioso, ligero, muy fácil de manejar, alcanzando distintos blancos rápidamente, y revelándose más funcional y letal que el AR-15, explica el portal The Truth About Guns. Pesa alrededor de 2,7 kilógramos y su precio mínimo es de 1.866 dólares.

El atacante compró legalmente dos de las tres armas en una tienda cercana a su casa pocos días antes del atentado pese a que ya había sido investigado por la Oficina Federal de Investigación (FBI) en dos ocasiones. Pudo hacerlo ya que, como empleado de seguridad de una empresa, tenía permisos para las armas.
_____
RT
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Estados Unidos: Matar por matar

Mar, 14/06/2016 - 09:01

Atilio A. Boron, Página 12

En el imaginario colectivo de gran parte del mundo la sociedad norteamericana es la sociedad ideal. Según esa construcción más que ideológica mitológica, una verdadera proeza de la industria cultural de ese país, los Estados Unidos son una sociedad abierta, de intensa movilidad social, pletórica de derechos, igualitaria, amante de la paz, los derechos humanos, la justicia y la democracia. Una sociedad, además, que se ha arrogado una misión supuestamente encomendada por la Providencia para difundir por todo el mundo el mensaje mesiánico y salvífico que redimiría a la humanidad de sus pecados y sus miserias. Pero esa imagen nada tiene que ver con la realidad. Estados Unidos es una sociedad profundamente desigual, en donde el diferencial de ingresos y riquezas entre los más ricos y los más pobres asumió, en el último cuarto de siglo, ribetes escandalosos y jamás vistos en su historia. Una sociedad que a siglo y medio de la abolición de la esclavitud sigue estigmatizando y persiguiendo a los afroamericanos con una virulencia que, desde que uno de ellos, Barack Obama, asumió la presidencia de la república no hizo sino crecer. Hacía décadas que policías blancos no mataban a tantos negros en las calles de Estados Unidos. Una sociedad que presume de ser democrática cuando los más brillantes intelectuales de ese país no dudan en caracterizarla como una obscena plutocracia.

Pero sobre todo, Estados Unidos es una sociedad enferma, con una proporción de adictos a toda clase de drogas que no tiene parangón a escala mundial y que constituye el gran estímulo para el negocio del narcotráfico; y con una propensión al asesinato indiscriminado de niños en una escuela, de personas en un cine, de afroamericanos que concurren a su iglesia, de gente que acude a un shopping, de estudiantes que concurren a sus clases en la universidad o de gays que van a un bar con sus amigos y que, de repente, entra uno de estos psicópatas armados hasta los dientes y comienza a disparar sin ton ni son, al voleo, matando por matar. Y no son hechos aislados sino rasgos profundos y reiterativos de una patología social. Un reportaje de la BBC indica que en el año 2015 hubo en Estados Unidos 372 balaceras masivas, que mataron un total de 475 personas e hirieron a 1.870.

La de Orlando, el asesinato masivo más importante de la historia norteamericana, agrega 50 más a esa lista ominosa y 53 heridos, algunos de ellos de extrema gravedad. Un problema crónico que se retroalimenta con los crímenes interminables que la Casa Blanca perpetra sin pausa en Medio Oriente y Asia Meridional, lo que despierta en algunos un incontrolable deseo de venganza. Según el New York Times el atacante en bar de Orlando habría llamado al 911 de la Policía poco antes de efectuar su ataque y manifestó su lealtad el Estado Islámico. Testigos aseguran que antes de comenzar a disparar gritó “Alá es grande”, aunque hay que tener cuidado con estas informaciones.

Más allá de estas dudas, el matar por matar, o matar para vivir un momento de celebridad, como el cretino que acabó con la vida de John Lennon en Nueva York, o matar a cualquiera para vengar los crímenes de Estados Unidos en su cruzada contra el Islam (como parecería ser la motivación en este caso) se ha convertido en una constante histórica y un síntoma del nivel de locura que prevalece en una sociedad que pretende erigirse como el non plus ultra de nuestro tiempo cuando en realidad es una formación social afectada por una grave patología que, poco a poco, va destruyendo los fundamentos mismos de cualquier convivencia civilizada.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El BCE rescata a Telefónica con nuestro dinero

Lun, 13/06/2016 - 16:11

Yago Alvarez, El Salmón Contracorriente

Hace tres meses el Banco Central Europeo, con Mario Draghi al frente, anunció un nuevo plan de estímulo para reanimar la economía europea. Una de las medidas estrella fue el anuncio de comprar deuda a grandes empresas no financieras. Hoy han arrancado esas medidas y una de las primeras empresas que se han beneficiado de este estímulo ha sido la española Telefónica.

Como ya explicamos en el artículo “Cómo el BCE y Draghi reparten nuestro dinero gratis”, la máxima autoridad en política monetaria europea presentó hace tres meses un nuevo plan de estímulos económicos con la intención de reanimar la economía europea y encaminarla al crecimiento y la inflación. Entre las medidas del enésimo plan de Draghi se encontraban la de disminuir el tipo de interés del euro al mínimo histórico del 0% y el aumento de las adquisiciones de deuda que estaban realizando hasta el mes de febrero de 60.000 a 80.000 millones de euros mensuales.

Pero sin duda la medida estrella que causó un mayor revuelo, aunque se rumoreaba desde hace meses, fue la decisión de comprar deuda corporativa a empresas no financieras. El BCE anunció que compraría deuda emitida en euros y que tuvieran el grado de “inversión”, o sea todos aquellos que no tengan la calificación de "bono basura" y que tuvieran un vencimiento mayor a 6 meses e inferior a 31 años.

Sólo con anunciar dicha medida, las grandes empresas europeas vieron como los tipos de interés de sus emisiones de deuda se veían reducidos, llegando incluso a tipos de interés negativos. De ese modo, el anuncio del BCE ya ha provocado un enorme ahorro para estas empresas a la hora de buscar financiación, de igual modo que bajaron las primas de riesgo de todos los países de la zona euro cuando Draghi anunció su ya famoso “haremos lo que sea necesario” que precedió a la compra de deuda pública por parte del organismo que dirige.

Hoy ha arrancado esta nueva medida de estímulo económico y, según ha anunciado la agencia de información económica Bloomberg, la primera empresa española elegida por el BCE para comprar deuda ha sido la compañía de telecomunicaciones Telefónica.

La operadora española, una de las empresas más endeudadas de Europa con una deuda de más de 57.000 millones de euros y con unos vencimientos de 2.900 millones para el presente año y 8.300 millones en 2017, se encuentra en una situación delicada teniendo en cuenta que dicha cantidad de deuda es seis veces superior a su EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) y 12.000 millones mayor que su valor total en bolsa. Situación que se ha agravado después de que Bruselas bloqueara la venta de su filial británica O2 por la que tenían intención de ingresar más de 13.000 millones de euros.

Según informa Bloomberg, el BCE habría adquirido esta misma mañana bonos de la empresa española a 10 años. Aunque todavía se desconoce la cantidad, el anuncio ya ha tenido sus efectos positivos sobre la empresa que ha visto como ese tipo de bonos han bajado hasta 6 puntos básicos, lo que se traduce en un ahorro inmediato para la compañía de telecomunicaciones, sin contar la bajada de los tipos de interés que ya habían sufrido todos sus bonos desde que se anunciara la medida en marzo. De este modo Draghi vuelve a usar las políticas monetarias europeas para rescatar a grandes empresas, como ya lleva tiempo haciendo tiempo con las grandes compañías financieras, "olvidándose" de que dichas políticas deberían ser usadas para reanimar y rescatar la economía de la mayoría de la ciudadanía europea y no sólo la de los accionistas de unas pocas multinacionales.

El resto de empresas que se han beneficiado de las primeras compras por parte del BCE han sido la aseguradora italiana Generali, la empresa tecnológica alemana Siemens, el fabricante de automóviles francés Renault, la empresa belga de cervezas ABInBev y la energética Engie. En los próximos días se esperan nuevas compras de deuda corporativa que podrían beneficiar a otras empresas españolas en el punto de mira de Draghi como Iberdrola, Gas Natural o Repsol.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

En los anillos de la “Anakonda”

Lun, 13/06/2016 - 13:00


La OTAN prosigue su campaña de propaganda para hacer creer que existe una amenaza rusa y que hay que prepararse contra ella. En contradicción con sus propios principios, que estipulan que la alianza atlántica se apoya solamente en sus fuerzas regulares, la OTAN está creando en Polonia –como ya lo hizo en Ucrania– una fuerza paramilitar de 35 000 hombres, que incluso participa en las maniobras Anakonda 16. La OTAN parte del principio que, después de haber participado en ese ejercicio militar, los miembros de esa fuerza paramilitar ayudarán a difundir el mito de la amenaza rusa.

Con la participación de más de 25 000 hombres de 19 países de la OTAN, se dio inicio en Polonia a Anakonda 16, «el mayor ejercicio aliado de este año» [1], (con Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Turquía) y de 6 asociados: Georgia, Ucrania, Kosovo (considerado como Estado a pesar de que no es miembro de la ONU pero que ya es, de hecho, miembro de la OTAN, bajo el mando estadounidense), Macedonia (que no es aún miembro de la OTAN sólo debido a su oposición con Grecia por causa de su nombre [2]), así como Suecia y Finlandia, dos países que se aproximan cada vez más a la OTAN (en mayo pasado incluso participaron en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la alianza atlántica).

Oficialmente, el ejercicio se desarrolla bajo la dirección de Polonia (lo cual explica la “k” que aparece en el nombre del ejercicio), lo cual es sólo una forma de satisfacer el orgullo nacional de Varsovia. Sin embargo, el ejercicio se desarrolla en realidad bajo el mando de las fuerzas militares estadounidenses desplegadas en Europa, cuya «área de responsabilidad» abarca 51 países, incluyendo toda Rusia. y cuya misión oficial consiste en «promover los intereses estratégicos estadounidenses en Europa y Eurasia». Esas fuerzas militares estadounidenses realizan cada año 1 000 operaciones militares en más de 40 países de esa área.

Las fuerzas militares estadounidenses presentes en Europa participan en Anakonda 16 con 18 unidades, entre ellas la 173 brigada aerotransportada, con base en la provincia italiana de Vicenza. Ese ejercicio, que durará hasta el 17 de junio, está claramente dirigido contra Rusia y prevé, entre otras, «misiones de asalto de fuerzas multinacionales aerotransportadas», a realizarse incluso en la región báltica, al borde del territorio ruso.

En vísperas del inicio de Anakonda 16, el gobierno polaco anunció que en 2017 aumentará las fuerzas armadas de Polonia de 100 000 a 150 000 efectivos, constituyendo una fuerza paramilitar de 35 000 elementos denominada «Fuerza de Defensa Territorial». Distribuida a través de todas las provincias polacas, comenzando por el este del país, esa fuerza paramilitar se encargaría de «impedir que Rusia se apodere del territorio polaco, como hizo en Ucrania».

Los miembros de la nueva fuerza paramilitar polaca, que recibirán un salario mensual, comenzarán a entrenarse en septiembre con instructores estadounidenses y de la OTAN, siguiendo el esquema ya utilizado en Ucrania, donde esos instructores ya entrenan la nueva Guardia Nacional creada por Kiev, incluyendo los batallones neonazis. La asociación paramilitar polaca Strzelec, que aportará 10 000 hombres a la nueva fuerza, ya comenzó a entrenarse, participando en Anakonda 16. La creación de la nueva fuerza paramilitar, que en el plano interno representa para el presidente Andrzej Duda un nuevo instrumento de represión contra la oposición [3], forma parte del fortalecimiento militar de Polonia, con un costo previsto de 34 000 millones de dólares de aquí al año 2020, estimulado por Estados Unidos y la OTAN y dirigido contra Rusia.

Ya comenzaron los trabajos para la instalación en Polonia de una batería terrestre de misiles del sistema estadounidense AEGIS, similar a la que funciona en Rumania, capaz de lanzar tanto misiles interceptores como misiles nucleares de ataque. En espera de la cumbre de la OTAN a realizarse en Varsovia, del 8 al 9 de julio de 2016, donde se hará oficial la escalada anti-rusa, el Pentágono se prepara para desplegar en Europa una brigada de combate de 5 000 hombres, que circulará entre Polonia y los países bálticos.

Al mismo tiempo, Estados Unidos y la OTAN intensificarán los ejercicios dirigidos contra Rusia. El 5 de junio, dos días antes del inicio de Anakonda 16, comenzó en el Báltico el ejercicio Baltops 16, con la participación de 6 100 militares, 45 navíos de guerra y 60 aviones de 17 países, bajo el mando de Estados Unidos. También participan bombarderos estratégicos estadounidenses B-52… a sólo 100 millas del enclave ruso de Kaliningrado.

Se trata de una evidente escalada en la estrategia de la tensión, que empuja Europa a una confrontación no menos peligrosa que la que vimos en tiempos de la guerra fría. Y todo eso se encubre bajo el manto de silencio político-mediático de las «grandes democracias» occidentales.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Perú: El voto al mal menor

Dom, 12/06/2016 - 23:22
Antonio Zapata, Sin Permiso

Como se ha afirmado, el resultado electoral expresa el choque frontal entre el fujimorismo y el antifujimorismo, donde cada uno ha obtenido aproximadamente la mitad del voto popular. De este modo, el anti sigue siendo una fuerza clave en nuestra política. ¿De dónde viene y por qué siempre hemos sido así?

Para empezar, constatar la antigüedad del anti. Si se revisa la historia nacional, regularmente aparecen dos rivales que se enfrentan a muerte; donde el segundo es simplemente el anti del primero.

Pasemos revista. La conquista está marcada por dos guerras fratricidas: primero, Huáscar y Atahualpa y luego, Pizarro vs Almagro. En el siglo XVIII, la gran sublevación indígena contra el colonialismo fue derrotada porque se enfrentaron indígenas contra indígenas, Túpac Amaru contra Pumacahua. A continuación, la primera república nos depara el encarnizado enfrentamiento entre Santa Cruz y Gamarra.

En la Guerra con Chile fuimos un desastre: “antes los chilenos que Piérola”. No hay ningún anti más fuerte que ése. Con el enemigo encima, nos enfrascamos en una serie interminable de luchas internas, al grado que tuvimos cinco presidentes en cuatro años de guerra.

El siglo XX no trajo mejoría. Por el contrario, buena parte de la centuria estuvo definida por el enfrentamiento entre el APRA y el antiaprismo. En esas décadas se impuso el veto a Haya de la Torre como represalia por los asesinatos de oficiales en el cuartel de Trujillo durante el levantamiento de 1932. Desde entonces, la alianza entre la oligarquía y el ejército tuvo como fundamento impedir que el APRA ocupe el poder político.

Así estuvimos cuarenta años, desde comienzo de los 1930 hasta fines de los 1970. Casi cincuenta años del anti más prolongado de nuestra historia: el antiaprismo. Y como todos venimos de experimentar, el siglo XXI no ha resuelto este viejo tema nacional. Por el contrario, ya llevamos diez años en los cuales el antifujimorismo es un gran actor de la vida política.

Algunos antis se deben a que los actores son muy parecidos y no entran en un espacio pequeño. “No hay dos soles en el firmamento”. Ocurre en los partidos políticos y algunas veces en la esfera macro; por ejemplo, los caudillos Santa Cruz y Gamarra eran casi idénticos. Otro caso similar, Keiko y Kenji. Son los hermanos-enemigos.

Cuando los antis actúan en el largo plazo, la clave es la memoria. Ella se reproduce y ahora hallamos jóvenes que no conocieron a Alberto Fujimori, pero que tienen presente una historia familiar que reaparece con fuerza en su conciencia política. Cada lado del anti dice renovarse, pero reproduciendo el clivaje anterior. Son nuevos actores, pero se detestan tanto como los protagonistas de los noventa.

En estas oposiciones de largo aliento, los antis expresan posturas muy diferentes, prácticamente antitéticas. No son simples hermanos-enemigos, sino encarnizados rivales con planes integrales opuestos.

¿Cómo se superan estas contradicciones tan fuertes? Es difícil decirlo, pero de la experiencia anterior algo se puede colegir. La pregunta es, ¿cómo terminó el antiaprismo?

La iniciativa correspondió al APRA, que desde los 1950 fue mostrando que conservaba su caudal y aceptaba la democracia, sin conspirar en los cuarteles ni amenazar con levantamientos. Como consecuencia se diluyó el antiaprismo y Haya presidió la Constituyente de 1978 sin ningún problema.

En el caso actual, Keiko no ha dado muestra de representar una nueva etapa más democrática del fujimorismo. Por el contrario, hemos visto derroche de dinero para clientelismo electoral, líderes principales investigados por la DEA y audios trucados.

Es decir, los viejos métodos del fujimontesinismo. A renovación de las amenazas, sigue el fortalecimiento de los antis.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Cómo vislumbra China el orden mundial, según la revista The National Interest

Dom, 12/06/2016 - 13:00
Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

La procaz propaganda goebbeliana de los muy sesgados multimedia israelí-anglosajones –que hasta el muy influyente texano James Baker III fustiga por su falta de objetividad (http://goo.gl/tmPMh4)– practica un intenso solipsismo que se da el lujo de pretender afirmar cómo sus competidores globales se ven a sí mismos, sin ser consultados.

El libro reciente Sobre China (https://goo.gl/fRvUvg), del israelí-alemán-estadounidense Henry Kissinger –operador político de los Rockefeller y ExxonMobil–, no tiene la réplica de su contraparte en Pekín, donde no sabemos aún qué tan contrastables sean sus datos que suenan unilaterales y subjetivos a primera vista.

Habría sido fascinante que el gran timonel Mao Zedong, o su supremo administrador Zhou Enlai, hubiesen dado su versión de las trascendentales negociaciones con Nixon y Kissinger a inicios de la década de 1970, para saber qué se cocinó tras bambalinas.

Una aberración bibliográfica, que en última instancia perjudica la armonía global, es que no existe una literatura de China ni de Rusia en materia geoestratégica, cuando se conoce muy poco de sus archivos secretos guardados como tesoro nacional.

Ahora resulta que la revista bimensual estadounidense The National Interest nos alecciona sobre la manera en que China vislumbra el orden mundial.

Esta revista bimensual comporta muchos vicios congénitos al haber sido fundada hace 31 años por el zelote israelí-estadunidense Irving Kristol, considerado el patriarca de los neoconservadores straussianos sionistas y padre del fanático superbélico israelí-estadunidense William, editor de The Weekly Standard.

Peor: el mandamás honorario de The National Interest es Kissinger. Su contradicción editorial es patente de entrada, ya que la visión sobre China de Kissinger colisiona con la de los neoconservadores straussianos sionistas de corte unipolar: un pleito de alcoba entre las tribus modernas de los máximos partidarios de Israel en EEUU.

Independientemente del control catastral y editorial ideológico de la revista bimensual, los autores Richard Fontaine y su colaboradora Mira Rapp-Hooper aportan su visión solipsista sobre China (http://goo.gl/hJ3P6S).

Fontaine es presidente del think tank neoliberal Centro por la Nueva Seguridad Estadunidense, de fuertes vínculos con el polémico general David Petraus, ex director de la CIA y hoy mandamás de la firma bancaria israelí-estadunidense KKR, a su vez donante del muy influyente Council on Foreign Relations (http://goo.gl/EqXvzh), que controla el departamento de relaciones internacionales del entreguista y antimexicano ITAM.

El mantra de los autores, después de su aburrido panegírico al orden internacional liberal de siete décadas, teme el rápido ascenso de China al estatuto de superpotencia con dos opciones muy simplistas por delante: 1) la que desean para mantener la hegemonía de EEUU: Pekín abrazará los pilares existentes (sic) del orden global, y 2) temen que China será revisionista, buscando socavar las reglas del presente orden y formule una alternativa antiliberal que excluya (sic) a EEUU.

A su juicio, EEUU debe usar una triple combinación de zanahorias, garrotes y compromiso para que Pekín abrace con firmeza las reglas globales e instituciones, cuando China transgrede (¡supersic!) algunas de esas reglas y establece instituciones alternativas.

Se trata de un vulgar G-2, ya muy redundante, que no se atreve a decir su nombre, donde China se someta a los dictados unilaterales de EEUU (http://goo.gl/PhClvg).

Pareciera que los autores no leyeron el capítulo de Kissinger sobre El memorándum Crowe y la repetición de la historia, como sucedió con la inevitable colisión de Gran Bretaña y Alemania en la primera y segunda guerras mundiales.

Dos bancos encabezados por China les dan pavor: el AIIB (http://goo.gl/B4Wbla) y el Banco BRICS, que han superado al Banco Mundial en sus préstamos bilaterales a los países en vías de desarrollo, y han también relegado al regional Banco Asiático (ADB: instrumento financiero regional de EEUU, como el BID en Latinoamérica).

Comentan que China no es tan diferente de otros poderes ascendentes y los funcionarios chinos en sus momentos privados se refieren al mar del sur de China como su mar Caribe, en equivalencia al dominio que ejerce EEUU en el Golfo de México y en el Caribe en el continente americano (http://goo.gl/hSi5dO).

EEUU no acepta el nuevo concepto de seguridad evocado por el mandarín Xi, quien afirma que la seguridad en Asia debe ser mantenida por los propios asiáticos.

EEUU avanza en forma unilateral su neomonroísmo, hoy de corte financierista –mediante su captura de los bancos centrales y ministerios de Finanzas en Brasil, Argentina, Perú y el México neoliberal itamita con banqueros controlados por Israel–, mientras desecha una Asia para los asiáticos.

También temen que China haya buscado rescribir las reglas de la gobernación de Internet y prefiere la soberanía del Internet estadocéntrica. Soslayan que Gafat (Google, Amazon, Facebook, Apple y Twitter) son un instrumento del control global cibernético de EEUU desde la matriz operativa de la Darpa del Pentágono.

La mezcla explosiva de zanahorias, garrotes y compromiso de EEUU para impedir el ascenso irresistible de China ha llevado a una peligrosa confrontación en el mar del sur de China, cuando China no está dispuesta, desde su perspectiva milenaria, a ser vasallo de nadie, menos de los barbáricos de Norteamérica.

La tripleta de medidas que aplica EEUU a China –zanahorias, garrotes y compromisos– es contradictoria y con frecuencia prevalece una de ellas por encima de las otras. Hoy Obama favorece los garrotes contra China, aunque ha aceptado a regañadientes la incrustación tardía del renmimbi-yuan, como una de las tres principales divisas de reserva del FMI (los Derechos Especiales de Giro) cuando ha visto cómo su otrora gran aliado especial Gran Bretaña se arrojó a los brazos de China en la fundación del creativo Banco de Inversiones e Infraestructura Asiático (AIIB), mientras aprieta la asfixia geopolítica a China alrededor del mar del sur de China con su penetración a Myanmar y Vietnam.

Obama también procura seguir aislando a China mediante la prospectiva de un eje marítimo militar entre Japón, Australia e India para crear un segundo bloqueo marítimo en el océano Índico.

El ascenso irresistible de China –que Nixon y Kissinger usaron en los 70 para balcanizar la URSS una década más tarde– es inversamente proporcional al declive inexorable de EEUU.

El grave defecto de la visión cíclope y daltónica de los autores es que no se han percatado de la resurrección de Rusia en la fase del zar Vlady Putin, a quien pretenden seguir aislando en forma estéril, cuando la flamante asociación estratégica entre Pekín y Moscú ha arrinconado a EEUU a su neomonroísmo financierista regional.

Peor aún: no se percatan de que, en una visión multidimensional, el mundo ya es tripolar con las respectivas esferas de influencia de EEUU/Rusia/China.



Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Tras 4 años del rescate bancario, España solo logró maquillar su economía

Dom, 12/06/2016 - 07:07

Este viernes se dio inicio a una nueva edición de la Eurocopa. Cuatro años pasaron ya de la organizada por Polonia y Ucrania, en 2012. Hacia la ciudad polaca de Gdansk viajó en ese entonces el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para asistir al debut de su selección, defensora del título, frente a Italia. "La situación está resuelta", dijo en ese momento de crisis económica.

Rajoy viajó pese a los cuestionamientos, ya que, días antes, el Eurogrupo había anunciado su plan de rescate a la banca española. A partir de entonces, las variables de la economía se modificaron, pero, según publica El Economista, la situación de fondo no cambió.

Para brindar su ayuda, varias fueron las exigencias del Banco Central Europeo (BCE), como bajar el déficit público y flexibilizar el mercado laboral, que también incluían una supervisión de las cuentas, que aún no ha terminado.

¿Qué pasó desde entonces? La prima de riesgo pasó de los 500 puntos básicos a 650, para comenzar un descenso hasta los 140 actuales. La Bolsa, por su parte, registró un crecimiento del 35%, mientras que el Tesoro logró financiarse en mínimos históricos, con tasas del 0,7%.

Objetivo obligado: reducir el déficit de las cuentas públicas La asignatura pendiente con Bruselas sigue siendo la disminución del déficit, equivalente al 9,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011 al 5% del último ejercicio. Sin embargo, lograrlo implicó fuertes ajustes en áreas como salud, educación y empleo público.

A esto se suma el incremento de la recaudación impositiva a base de un aumento del IVA y otros impuestos, que permitieron ingresos por 23.000 millones de euros. Recién el año pasado el Gobierno autorizó algunas rebajas.

No obstante, la deuda no detuvo su crecimiento y pasó de 69,5% a más de 100% del PIB.

La flexibilización laboral fue otro de los temas más cuestionados de la reforma impulsada por el BCE y pese a que la cantidad de desempleados descendió en casi un millón de personas, la tasa de desempleo en España aún duplica a la media europea. Las condiciones para cobrar el subsidio de desempleo también fueron ajustadas.

Por último, el portal destaca que la crisis y la mala calidad del empleo también fueron factores determinantes en la emigración de más de 600.000 personas en los últimos cuatro años; mientras que los que se quedaron enfrentaron un duro proceso de desendeudamiento.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Estados Unidos, crecientemente inestable

Sáb, 11/06/2016 - 19:20

Immanuel Wallerstein, La Jornada

Estamos acostumbrados a pensar la inestabilidad de los Estados cual si ésta se localizara primordialmente en el sur global. Es en relación con estas regiones que los expertos y los políticos en el norte global hablan de Estados fallidos donde ocurren guerras civiles.

La vida es muy incierta para los habitantes de estas regiones. Hay un desplazamiento masivo de sus poblaciones y esfuerzos por huir de estas regiones hacia las zonas más seguras del mundo. Estas partes más seguras se supone que tienen más empleos y altos estándares de vida.

En particular, a Estados Unidos se le considera el objetivo migratorio de un gran porcentaje de la población mundial. Alguna vez esto fue cierto en gran medida. En el periodo que a grandes rasgos transcurrió entre 1945 y 1970, Estados Unidos fue la potencia hegemónica en el sistema-mundo y la vida para sus habitantes era, de hecho, mejor en lo económico y social.

Y aunque no era que las fronteras estuvieran exactamente abiertas para los migrantes, aquellos que pudieron llegar, de una u otra manera, lograron estar contentos con lo que consideraban una buena fortuna. Y otros, procedentes de los países de origen de los migrantes exitosos, siguieron intentando seguir sus huellas. En este periodo hubo muy poca emigración procedente de Estados Unidos –salvo, temporalmente, por asumir algún empleo muy bien pagado, como mercenarios económicos, políticos o militares.

La época dorada del sistema-mundo comenzó a deshacerse cerca de 1970 y se ha seguido desmadejando desde entonces de modo creciente. ¿Cuáles son los signos de todo esto? Hay muchos. Algunos de ellos al interior del mismo Estados Unidos, y algunos otros en las cambiantes actitudes del resto del mundo hacia este país.

En Estados Unidos estamos atravesando una campaña presidencial que casi todos califican de inusual y transformadora. Hay grandes números de votantes que se han estado movilizando contra el establishment, muchos de ellos entrando por primera vez en el proceso de votación. En el proceso republicano, Donald J. Trump ha construido su búsqueda de la nominación montándose precisamente en la ola de un descontento así. Alentando de hecho tal descontento. Y parece haberlo logrado, pese a todos los esfuerzos de quienes se podría pensar que son los republicanos tradicionales.

En el Partido Demócrata el relato es similar, pero no idéntico. Un senador, previamente oscuro, Bernie Sanders, ha sido capaz de montarse en el descontento verbalizado con una retórica más de izquierda y, para junio de 2016, ha estado conduciendo una muy impresionante campaña contra la candidatura de Hillary Clinton, postulación que alguna vez se pensó que no era desafiable. Aunque parece que no obtendrá la nominación, ha forzado a Clinton (y al Partido Demócrata) mucho más hacia la izquierda de lo que parecía apenas hace unos cuantos meses. Y Sanders logró esto sin nunca haberse presentado en una elección como demócrata.

Pero, uno puede pensar, esto se va a calmar una vez que la elección presidencial se decida y prevalezcan de nuevo los juicios políticos centristas normales. Hay mucha gente que predice esto. Pero, ¿cuál entonces será la reacción de aquellos que expresaron vocalmente su respaldo por sus candidatos precisamente por no proponer políticas centristas normales? ¿Qué pasará si se desilusionan de sus campeones actuales?

Necesitamos mirar en otro de los cambios que ocurren en Estados Unidos. El New York Times publicó un artículo de primera plana el 23 de mayo acerca de la violencia con armas, a la que calificaba de interminable pero nunca escuchada. El texto no abordaba los tiroteos masivos con armas que llamamos masacres, que están muy documentados y que consideramos aterradores.

En cambio, el artículo persigue los tiroteos que la policía tiende a llamar incidentes y que nunca llegan a los periódicos. Describe uno de tales incidentes en detalle y le llama “la instantánea de una fuente diferente de violencia masiva –una que surge con regularidad anestésica y que resulta casi invisible, excepto para los casi siempre negros, sean víctimas, sobrevivientes o atacantes”. Y los números suben.

Conforme crecen estas muertes por violencia, interminables y nunca escuchadas, ya no es tan descabellada la posibilidad de que vayan más allá de los confines de los guetos negros a las zonas no negras en las que habitan muchos de los desilusionados. Después de todo, los desilusionados tienen razón en una cosa: la vida en Estados Unidos ya no es lo que era. Trump ha utilizado como consigna el de nuevo hacer grande a América. El de nuevo se refiere a la época dorada. Y Sanders también se refiere a una época dorada previa, donde los trabajos no se exportaban al sur global. Aun Clinton parece ahora mirar hacia atrás en busca de algo perdido.

Y no se trata de olvidar una forma más fiera de la violencia –la propagada por un grupo de milicias contrarias al Estado, todavía un grupo pequeño que se hace llamar Citizens for Constitutional Freedom (CCF) o Ciudadanos por la Libertad Constitucional. Éstos son quienes han estado desafiando al gobierno, porque les veta tierra para su ganado y, de hecho, para que la usen. La gente de CCF dice que el gobierno no tiene derechos en esto y está actuando inconstitucionalmente.

El problema es que tanto los gobiernos federal como local no están seguros de qué hacer. Negocian por miedo a que afirmar su autoridad no sea muy popular. Pero cuando las negociaciones fallan, el gobierno finalmente utiliza su fuerza. Esta versión más extrema de la acción se va a esparcir pronto. No es cuestión de moverse a la derecha, sino hacia una protesta más violenta, una guerra civil.

Todo este tiempo Estados Unidos realmente ha ido perdiendo su autoridad en el resto del mundo. De hecho, ya no es hegemónico. Quienes protestan y sus candidatos han estado notando esto pero lo consideran reversible, pero no lo es. Estados Unidos es ahora un socio global considerado débil e inseguro.

Esta no es meramente la visión de los Estados que en el pasado se han opuesto con fuerza a las políticas estadunidenses, como Rusia, China e Irán. Esto es también cierto para los aliados presumiblemente cercanos, como Israel, Arabia Saudita, Gran Bretaña y Canadá. A escala mundial, el sentimiento de confiabilidad de Estados Unidos en el ámbito geopolítico se movió de casi 100 por ciento durante la época dorada a algo mucho, mucho menor. Y empeora a diario.

Y como se ha vuelto menos seguro vivir en Estados Unidos, hay también un incremento estable en la emigración. No es que otras partes del mundo sean seguras, sólo más seguras. No es que los estándares de vida en otras partes sean tan altos, pero ahora han aumentado en muchas partes del norte global.

Por supuesto no todos pueden emigrar. Hay una cuestión de costo y de accesibilidad a otros países. Sin duda, el primer grupo que puede incrementar su emigración es el de los sectores más privilegiados. Pero esto, conforme comienza a notarse, hace crecer los enojos de las clases medias más desilusionadas. Y al crecer, sus reacciones pueden asumir un giro violento. Y este giro violento se retroalimentará en sí mismo incrementando los enojos.

¿Nada puede acaso aliviar las actitudes acerca de la transformación de Estados Unidos? Si dejáramos de intentar hacer grande a América de nuevo y comenzáramos por hacer del mundo un mejor lugar para vivir, podríamos ser parte de un movimiento en favor de un otro mundo. Cambiar el mundo entero de hecho transformaría a Estados Unidos, pero sólo si dejamos de pensar en una época dorada que no fue tan dorada para casi nadie más en el planeta.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La economía mundial ralentizará su crecimiento hasta el 2,4%

Sáb, 11/06/2016 - 18:35

La aseguradora Crédito y Caución prevé que el crecimiento de la economía mundial se ralentice hasta el 2,4% en 2016, frente a la perspectiva del 3,2% del Fondo Monetario Internacional, debido a la caída de los precios de materias primas, las turbulencias financieras y el "desapalancamiento".

Según el último informe "Economic Outlook" de la aseguradora de crédito, que revisa a la baja las previsiones de crecimiento de todas las regiones del mundo, la debilidad de la actividad en el comercio global, las limitaciones de la política monetaria y las dificultades para aplicar políticas fiscales adecuadas contribuirán también a esta ralentización.

El estudio estima que todas las regiones mantendrán un crecimiento más o menos plano, excepto América del Sur, para la cual prevé una contracción económica del 0,6%. De acuerdo a sus previsiones, la región de Asia Pacífico seguirá liderando el crecimiento mundial por un amplio margen, con el 5,6%, pese a la desaceleración de la economía china.

Por otro lado, señala que la zona euro crecerá el 1,6% y Estados Unidos, el 1,8%, mientras que para Europa del Este prevé una evolución moderada del 1,2%. El informe señala que el principal riesgo global que podría afectar a estas previsiones -y producir nuevas revisiones a la baja para 2016 y 2017- es que la economía china inicie un "aterrizaje forzoso" con tasas de crecimiento por debajo del 5%, lo que aumentaría los efectos negativos de la caída del precio de las materias primas y perjudicaría el comercio mundial.

También considera que una subida de tipos de interés, por parte de la Reserva Federal, superior a lo esperado por los mercados financieros podría causar importantes disminuciones de los flujos de capital en las economías emergentes. La aseguradora recuerda que los factores en los que se ha sustentado la recuperación de la eurozona -los bajos precios del crudo, la depreciación del euro y los bajos tipos de interés- están cambiando gradualmente, lo que pone de manifiesto la debilidad del crecimiento europeo.

Respecto a las previsiones de insolvencia, y tras la contracción del 7% del número de quiebras de los mercados avanzados en 2015, el informe prevé que este indicador se mantenga sin cambios este año. Según los datos del estudio, las quiebras se reducirán un 2% en la zona euro y crecerán en la misma proporción en Estados Unidos y Reino Unido, mientras que en muchos mercados emergentes como Rusia o Brasil se espera un fuerte aumento de las insolvencias.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Bill Gross: El mercado de deuda está a punto de explotar

Sáb, 11/06/2016 - 06:12

Bill Gross, el carismático gestor del fondo de 1.400 millones de dólares Janus Global, ha advertido esta semana de que las políticas que han llevado a billones de dólares en bonos a 'remunerar' a sus tenedores en negativo son una mala idea y podrían pasarnos factura pronto.

"Las rentabilidades a nivel global están en su nivel más bajo en los 500 años de historia" registrada, advierte Gross, que el jueves escribía en Twitter que "hay 10 billones de dólares de bonos con tasas negativas. Es una supernova que explotará un día".

Gross lleva tiempo anticipando el final de un ciclo económico de varias décadas de duración, que se habría caracterizado en su opinión por una expansión del crédito que ha terminado por producir la actual situación de tipos negativos.

Se trata, explica, de un contexto insostenible, puesto que los tipos invertidos no están promoviendo el crecimiento económico pero sí están inflando burbujas de valoración de activos y, para colmo, están castigando tanto a los ahorradores como a los sectores económicos que dependen de la rentabilidad 'normal' para hacer negocio: la banca y los seguros.

"Los retornos serán bajos, el riesgo será alto y en algún momento eso que llamamos inversor inteligente deberá darse cuenta de que estamos en una nueva era, con condiciones que requieren un enfoque diferente", explica.
______
Vía: El EconomistaUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El fenómeno Trump

Ven, 10/06/2016 - 21:04
Marco A. Gandásegui, Alainet

EEUU es un país con 300 millones de habitantes, con la economía más grande del mundo, moviliza las fuerzas armadas más poderosas sobre la tierra y tiene la ‘máquina’ propagandística-cultural más rica en la historia de la humanidad. Para manejar este enorme poderío ha tejido a lo largo de décadas, más de dos siglos, un aparato político capaz de enfrentar retos y movilizar millones de personas. El sofisticado engranaje es la llamada democracia.

El núcleo central de este complejo sistema lo controla un conjunto de instituciones e individuos que en EEUU es identificado como el “establishment”. Son los guardianes del orden establecido y son los responsables de mantener la hegemonía sobre los diferentes sectores del país de tal manera que los cambios no perjudiquen los intereses creados. Cada cuatro años convocan elecciones para elegir líderes políticos, incluyendo al presidente de EEUU.

El proceso es supervisado por el establishment para garantizar que no se produzcan sorpresas y no sean elegidos candidatos que se salgan de las normas aceptadas.

Entre las normas, la más importante es garantizar la reproducción del sistema que protege los resortes económicos de propiedad y represión (violencia). Para lograr este fin, el establishment cuenta con dos partidos políticos: uno más conservador (Republicano) y el otro más liberal (Demócrata).

En la campaña electoral de 2016 salió a relucir dentro del Partido Republicano una masa electoral que respaldó al candidato menos comprometido con el orden tradicional: Donald J. Trump. Su mensaje se dirige a una población electoral de hombres ‘blancos’ frustrados sin empleo, sin vivienda propia y sin seguridad social. Esa masa sorprendió a los ‘expertos’ y arrasó en las primarias. Le dio a Trump los delegados que lo van a coronar candidato Republicano.

Los ‘conservadores’ que planteaban políticas de austeridad fiscal, así como servicios de salud y educación privados fueron desplazados por Trump. El candidato multimillonario de Nueva York no le hizo caso a los postulados del segmento conservador del Partido Republicano. Incluso, durante las primarias, fue ambiguo en muchos puntos sacrosantos para las iglesias evangélicas (aliadas estratégicas del Partido Republicano). En cambio, Trump arremetió contra los migrantes mexicanos, los afronorteamericanos, las mujeres y los musulmanes. Prometió acabar con los tratados de libre comercio, destruir militarmente al ‘Estado Islámico’ y “rescatar nuevamente la grandeza de EEUU”.

Trump parece entender que las capas medias norteamericanas que constituían la base de los partidos políticos de EEUU, durante la segunda mitad del siglo XX, en la práctica han desparecido. Logró conectar con el votante medio norteamericano que quiere rescatar un imaginario del pasado que pareciera mejor. Este sector del electorado cree que los migrantes, las mujeres y los musulmanes son sus enemigos.

El mensaje de Trump logró despertar este sector de la derecha política que no tenía un abanderado. Rechazan, igual que Trump, a los empresarios que exportaron sus empleos a otros países. Durante las primarias Trump desplazó el centro tradicional de la derecha norteamericana a posiciones más radicales. La estrategia de Trump será, a partir de junio, atraer a los jóvenes frustrados del Partido Demócrata que apoyan al senador Bernie Sanders. Cree que éstos no apoyarán a la candidata demócrata Hilary Clinton, que consideran demasiada comprometida con el status quo.

Si Trump gana las elecciones, cuenta con el apoyo estratégico de un relativamente pequeño pero poderoso sector del establishment que ha sido marginado del poder desde los tiempos de Nixon. Se trata de los antiguos capitanes de la industria norteamericana desplazados por el sector financiero ‘globalizado’. En política exterior, Trump es ‘alumno’ de Henry Kissinger quien promueve un acercamiento a Rusia, contrario a la posición prevaleciente en los círculos dominantes de EEUU.

Trump quiere convertir a Rusia en un aliado “subordinado” igual que las otras antiguas potencias europeas. Incluso, visualiza a la OTAN moviendo sus tropas del centro de Europa hasta las fronteras de China. Es la política de ‘contención’ tan acariciada por Kissinger en sus buenos tiempos.

Ideológicamente, Trump es un populista de derecha, que movilizará a los norteamericanos contra los partidos políticos como una táctica para las elecciones, pero no creará un movimiento político capaz de retar el establishment. En este sentido, Trump no tiene una agenda política fascista, aunque su discurso lo aparenta.

Si llega a la Presidencia, Trump dice que sus proyectos serán pagados por trabajadores extranjeros. Sin embargo, serán los trabajadores norteamericanos que llevarán la mayor parte de la carga (incremento de impuestos y pérdida de más empleos) para financiar sus proyectos de expansión y ‘grandeza’ que promete en sus arengas.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización