Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenohttps://plus.google.com/109915989698098076984noreply@blogger.comBlogger5022125
Actualizado: fai 10 horas 32 min

La NSA espía durante las 24 horas a las empresas y al sistema financiero europeo

Sáb, 24/05/2014 - 09:01

La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espía durante las 24 horas al sistema financiero europeo. El Bundesbank, el Santander o el BCE están intervenidos de manera rutinaria por Estados Unidos durante todo el día. Esto es lo que detallan las últimas declaraciones de Glenn Greewald, quien señala que muchos países, y sobre todo los críticos del gobierno de Estados Unidos, son vigilados con más ahínco que los propios terroristas. Greenwald es el biógrafo del ex analista de la Agencia de Seguridad, Edward Snowden, que destapó el escándalo del espionaje a nivel mundial que realiza la NSA de Estados Unidos.

Pese a que el destape del espionaje masivo que realiza Estados Unidos al resto del mundo fue considerado un escándalo, la cosa no llegó a mayores y los gobiernos europeos se cruzaron de brazos. Mal que mal, ¿a quien le importa lo que ponga en Facebook o Twitter Angela Merkel, o lo que hable por su teléfono celular? La canciller alemana no ha tenido ningún gesto de molestia ante Washington y parece aceptar el orden mundial que impone la Casa Blanca. Sin embargo, las nuevas declaraciones de espionaje, esta vez al Bundesbank, Deutschald y BCE, deberían despertar ciertas incomodidades. ¿Por que Washington ha sido tan tenaz en la investigación a los bancos europeos por la manipulación de las tasas Libor y Euribor? Esta semana Credit Suisse fue castigado a pagar la mayor multa otorgada un banco europeo al gobierno de los Estados Unidos (2.600 millones de dólares)... y eso que Crewdit Suisse para aligerar la sanción se declaró culpable.

Como señala Greenwald en esta entrevista con Tages-Anzeiger, hay evidencias concretas de que la NSA espió a los bancos suizos y vigiló atentamente sus flujos de dinero. La lista del espionaje es mucho más larga y abarca no sólo a los bancos, sino también a los gobiernos, las agencias de comercio, las grandes empresas y las oficinas de abogados como revela The New York Times, y eso que la Ley de Estados Unidos prohíbe espiar a sus ciudadanos y empresas. El pretexto de la lucha contra el terrorismo ha permitido a Estados Unidos desplegar una poderosa red de espionaje a nivel mundial. Sin embargo, la ineficacia de esta red que pretende "saberlo todo" quedó al descubierto con el desaparecido vuelo MH-370 de Malasyan Airlines que no ha sido encontrado tras 11 semanas de búsqueda.

El espionaje de Estados Unidos se ha convertido en un verdadero modelo de negocio de la corrupción. La tarea de la organización de espionaje no sólo busca rastrear a los terroristas, sino que también está abocada a la recopilación de información para las propias industrias del país en áreas altamente competitivas. El valor intrínseco de este espionaje surge del hecho de que el gobierno y las empresas de Estados Unidos buscan imponer sus intereses económicos por cualquier medio. Esto puede ocasionar daños colaterales en pleno proceso de un acuerdo de libre comercio entre Europa y Estados Unidos que, como de costumbre, privilegiará a la Casa Blanca. Más aún cuando Estado Unidos utiliza su modelo de espionaje para obtener información privilegiada sobre sus ventajas con respecto a las empresas europeas.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El problema de la desigualdad económica y por qué debe ser combatida

Sáb, 24/05/2014 - 03:15

¿Por qué es indispensable combatir la desigualdad? La desigualdad pervierte la democracia. El poder debe emanar de las personas independientemente de su poder económico. Cuando alguien tiene demasiado poder económico puede influir en la política para sus intereses particulares, evitar la acción de la justicia, comprar voluntades, abusar de los demás… La desigualdad abre la puerta grande a las dictaduras, aunque se quieran llamar democracias, además...

1.Las sociedades desiguales generan más problemas de salud en la población. Índices estadísicos como la esperanza de vida al nacer, obesidad, abuso de drogas, embarazos adolescentes o incidencia de enfermedades mentales puntúan con valores más elevados conforme más desiguales son las sociedades. La principal explicación a esta evidencia vendría asociada a la presión social, a la mayor sensación de inseguridad, soledad o desamparo y al estrés inherente a la percepción de quedar inevitablemente rezagado en la carrera hacia el ascenso en la escala social.

2.Las sociedades más desiguales presentan un peor desempeño escolar medio en sus estudiantes. Bolsas grandes de alumnado pertenecientes a grupos sociales con bajos ingresos pueden ejercer un efecto negativo sobre los niveles motivacionales medios de los grupos escolares. Las sociedades más igualitarias y con más tendencia a utilizar metodologías cooperativas de trabajo arrojan mejores resultados en las pruebas de rendimiento escolar.

3.Las sociedades desiguales tienen mayores índices de criminalidad y mayor porcentaje de población en prisión debido a delitos contra la propiedad y violencia. Pareciera como si la obscenidad y la ostentación de la riqueza extrema exacerbara la tendencia hacia el robo en el seno de la sociedad.

4.Las sociedades desiguales presentan mayor dificultad para la movilidad entre clases sociales. El “sueño americano” de que un pobre pueda convertirse en millonario o de que el hijo de un pobre pueda tener un futuro socioeconómico desahogado es mucho más improbable en sociedades desiguales que en sociedades igualitarias, debido a la falta de ayudas sociales, a los prejuicios y a la mayor distancia que se precisa recorrer hasta alcanzar la meta deseada.

5.Las sociedades desiguales presentan mayor tendencia a la corrupción y al fraude fiscal debido a que parece existir la percepción de que la mayoría de los ricos lo hacen y … si ellos lo hacen ¿por qué no yo?

6.Las sociedades desiguales presentan una tendencia a la pérdida de calidad en las interacciones sociales, potenciando la indiferencia hacia los problemas ajenos y la posterior invisibilización y culpabilización de las víctimas de la pobreza como merecedoras de su suerte debido a su ineficiencia, vicio, debilidad o falta de competencia socio-profesional.

7.En las sociedades más desiguales la gente suele desarrollar una mayor tendencia hacia el trabajo adictivo debido a la necesidad de mejorar constantemente los niveles de ingreso y consumo para mantener las apariencias. Esto, a su vez, trae aparejado una falta de dedicación a los hijos y a la pareja y menos tiempo para el ocio compartido que suele derivar en más problemas familiares y rupturas matrimoniales.

8.Las sociedades más desiguales suelen desarrollar una mayor tendencia al consumismo y a la generación de residuos, lo que a su vez da lugar a mayores índices de contaminación, pérdida de biodiversidad e insostenibilidad ambiental.

9.Las sociedades más desiguales suelen tener más tendencia hacia la creación de burbujas especulativas e incrementos desmesurados de precios en bienes básicos de consumo como la vivienda debido a masas ociosas de capital que aspiran a conseguir una rentabilidad alta en el corto plazo.

10.Las sociedades más desiguales tienden a puntuar más bajo en el nivel de bienestar y felicidad autopercibida ya que este sentimiento subjetivo se construye en función de un análisis comparativo con la gente que nos rodea y de nuestra capacidad para establecer relaciones empáticas y recíprocas con las personas que forman parte de nuestra comunidad. En general las sociedades igualitarias suelen ser percibidas como lugares más deseables y amigables para vivir.

(*) Los países con mejores niveles de igualdad social (Índice de Gini) en el mundo rico son los países escandinavos, junto con Alemania y Japón. Los países con niveles peores de equidad en contextos de altos ingresos son EEUU, Reino Unido, China, Hong Kong, Singapur, el ente geopolítico artificial conocido como Israel o las dictaduras del golfo pérsico. Pueden contrastarse los 10 indicadores señalados con las tendencias observadas en la realidad de las últimas décadas para los países citados.
_______
Tomado de NH-1: Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Acuerdo Rusia-China marca el comienzo de la desdolarización del mundo

Ven, 23/05/2014 - 15:48
Con el histórico acuerdo entre Rusia y China realizado fuera del sistema del dólar vemos el comienzo de la desdolarización y la desamericanización del mundo, señaló el reconocido economista estadounidense Paul Craig Roberts. Según Craig, el boicot de algunas empresas al Foro Económico de San Petersburgo es solo "una forma simbólica de complacer a Washington. No creo que signifique nada, no creo que las empresas en Alemania, por ejemplo, quieran perjudicar sus relaciones con Rusia, ni tampoco lo quieren en Francia. Lo que es mucho más significativo es que el número de países asiáticos que están llegando a este foro y el acuerdo energético firmado por Rusia y China indican que el mundo se está alejando de la hegemonía financiera estadounidense".

El acuerdo energético firmado por Rusia y China indica que el mundo se está alejando de la hegemonía financiera estadounidense "Este gran acuerdo energético se llevará a cabo fuera del sistema del dólar, por lo que este es el comienzo de la desdolarización, el comienzo de la desamericanización". El exsubsecretario asegura que "este es un indicio de que los dos grandes países, Rusia y China, están formando una alianza estratégica porque están cansados de ser acosados y recortados por los mecanismos occidentales, están cansados de las amenazas".

"Así que se están moviendo en una nueva dirección, y se llevarán gran parte del mundo con ellos. No creo que los países europeos que tienen fuertes relaciones económicas con Rusia quieran perderlas", agregó Craig. En este mismo sentido, el analista financiero Max Keiser, opina que el amplísimo acuerdo a largo plazo firmado esta semana entre China y Rusia cambiará el panorama de las divisas de reserva mundial. "Lo que estamos viendo es una transición del 'petrodólar' al 'petrorrublo'. Durante décadas, el precio del petróleo y el gas ha sido manejado en dólares estadounidenses". Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Europa bajo la sombra de las burbujas y el estancamiento secular

Xov, 22/05/2014 - 18:19

Las políticas monetarias ultraflexibles promovidas por los principales bancos centrales del mundo han generado una burbuja expansiva en los mercados de capitales que acercan a la economía global a un nuevo momento Minsky, es decir, a un momento de gran inestabilidad financiera. Esta vez, y a diferencia de 2008, las burbujas también han disparado la deuda de los países en desarrollo haciendo que la estabilidad de los mercados financieros sea mucho más precaria que en el período 2008/2009. Una conjunción tal de malas políticas financieras desplegadas al unísono no se ha visto desde la crisis de 1929, lo que hace temer que sus consecuencias pueden resultar insospechadas.

Para entender un poco este fenómeno hay que recordar que tras el colapso de Lehman Brothers, los mercados financieros se congelaron y la Reserva Federal de Estados Unidos maquinó toda una operación para inyectar liquidez y volver a poner en funcionamiento a los mercados. Esa fue una gestión de urgencia de la crisis para evitar el colapso de un sistema sobreendeudado a nivel global. La mayoría de los países industrializados había experimentado en las últimas décadas un auge del crédito sin precedentes favorecido por la confianza en la desregulación financiera y la idea de que se había dominado el ciclo económico. En los años 80 y 90 ninguna institución era particularmente sensible al tema de la deuda. Al contrario, como decía Ronald Reagan y Margareth Thatcher, la deuda no era ningún problema.

Leer MásUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

India: neoliberalismo y sistema de castas

Xov, 22/05/2014 - 15:42

Alejandro Nadal, La Jornada

El capital se presenta como fuerza de progreso en el terreno material y político. Y hasta en el ámbito religioso, el capital se ostenta como factor cercano a una visión secular de la sociedad. Pero cuando lo encuentra conveniente se apoya en las fuerzas más reaccionarias y retrógradas, incluso en el fanatismo religioso. En su momento todo puede serle útil, desde el fascismo hasta el sistema de castas. Pero cuidado, a algunos aliados no les gusta que los traten de domesticar.

Narendra Modi es el nuevo primer ministro en la India. Su partido, el derechista Bharatiya Janata (BJ), triunfó espectacularmente en estas elecciones y logró la mayoría absoluta en el parlamento. Esta victoria se debe a un hecho fundamental: en los últimos 20 años, el BJ y Modi han promovido el fundamentalismo nacionalista hindú. Su visión del Estado se basa en una reinterpretación de la historia y la idea de una hegemonía cultural hindú. La palabra clave es Hindutva, que se traduce como las características esenciales de lo hindú.

El BJ ha tenido varias experiencias en el poder: a nivel nacional estuvo al mando entre 1998-2004, convirtiéndose en el primer partido que derrotó al partido del Congreso, marcado por la dinastía Nehru. Durante su gestión, el BJP impuso el viraje irreversible hacia el neoliberalismo. A nivel estatal (especialmente en Gujarat) el BJ también ha aplicado una línea dura para promover Hindutva.

El descalabro electoral a nivel nacional en 2004 convenció a la dirigencia del BJ sobre la necesidad de cambiar de estrategia. La postura moderada en asuntos religiosos fue culpada de esa derrota. Había llegado el momento de adoptar una actitud más militante y se decidió el regreso al Hindutva. El estado de Gujarat se convirtió en laboratorio político del nuevo enfoque.

En 2002 se produjeron choques entre musulmanes e hindúes en Gujarat con un saldo de 2 mil muertes y múltiples actos de barbarie. El gobernador de Gujarat era Narendra Modi y estuvo a la cabeza de la lista de sospechosos de haber tolerado e incitado la violencia. Una investigación especial le relevó de todo cargo en 2012, pero muchos piensan que esa indagatoria suprimió evidencias incriminatorias: varios jefes de policía repartieron volantes con nombres y direcciones de musulmanes en varias comunidades, avivando el ánimo de linchamiento. Muchos analistas están convencidos de que Modi y sus amigos fueron co-responsables de un intento de limpieza étnica.

El neoliberalismo en la versión del partido del Congreso (con Manmohan Singh a la cabeza) y en la del BJ es el mismo. Ambos partidos creen en las virtudes del libre mercado, prefieren las grandes corporaciones (nacionales o extranjeras), las privatizaciones, el recorte en el gasto público y en especial del gasto social y sus prioridades se someten al capital financiero. Pero el BJ propone un nuevo componente para la ideología neoliberal. En su visión de economía política, la afirmación de Hindutva es la clave para el crecimiento del PIB y la prosperidad. El resurgimiento del fundamentalismo hindú sería ahora la clave del progreso económico y la salida de la pobreza para las masas del subcontinente.

La victoria electoral de este fundamentalismo puede sonar extraño, pero es explicable por el desencanto con el desempeño neoliberal de los últimos años. El partido del Congreso cargó con la factura del estancamiento provocado por la crisis y por las contradicciones del modelo neoliberal. La desigualdad crónica (hoy en aumento) añadió un ingrediente más a la mezcla explosiva.

El fundamentalismo hindú se apoya en el sistema de castas. Éste ha sido clave para mantener la explotación social. Todas las grandes experiencias de dominación han reconducido las funciones del orden de castas para cimentar las nuevas formas de expoliación. Los medios, el resurgimiento ideológico y el atraso político han sido claves para lograrlo. Un error trágico de la izquierda institucional en India fue moverse a la derecha y abandonar la bandera de la erradicación del sistema de castas.

Desde sus orígenes el sistema de castas en India ha servido para mantener la opresión y facilitar la explotación. Su orden jerárquico basado en el patriarcado y en el mantenimiento de clientelas es particularmente útil para conservar un orden propicio para los expoliadores. La desigualdad es su esencia y su base es la creencia en fuerzas universales con un esquema de organización en el que cada quien nace en su propio lugar. Es un excelente disfraz de la explotación de clases que hoy es reconducido para acompañar los dogmas neoliberales de la prosperidad por goteo y permitir el triunfo de las fuerzas reaccionarias del Bharatiya Janata.

Un último punto. Durante el primer gobierno del BJ, en 1998, se autorizaron dos series de pruebas nucleares. Hoy la India posee entre 80 y 100 cargas nucleares desplegadas en misiles balísticos y en aviones de combate. Todo eso para inflar de orgullo el pecho nacionalista y la fe religiosa que ha, como decía Gramsci, degenerado en superstición.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El gángster que compró a los políticos de Estados Unidos

Xov, 22/05/2014 - 07:01

F. William Engdahl, Voltaire.org

La política exterior de Estados Unidos se transformó por completo desde la llegada de George W. Bush a la Casa Blanca, en 2001. Durante los 13 últimos años, los principales personajes del Partido Republicano, que disponía de una minoría –y a veces de una mayoría– capaz de bloquear importantes iniciativas políticas del presidente demócrata Barack Obama, fueron literalmente comprados por un gangster que se jacta abiertamente de su generosidad financiera.

Su nombre es Sheldon Adelson y casi nadie ha oído hablar de él fuera de Washington. Pero la revista Forbes lo clasifica como el tercer estadounidense más acaudalado, con una fortuna estimada en 37.000 millones de dólares (equivalente a 27.000 millones de euros).

En el marco del proceso «Citizen United versus Federal Election Commission», la muy conservadora mayoría de la Corte Suprema estadounidense bloqueó, en enero de 2010, la aplicación de una ley casi centenaria que limitaba las sumas de dinero que las grandes empresas privadas pueden dedicar a acrecentar su propia influencia política. La Corte Suprema abrió así a los grandes patrocinadores la posibilidad de brindar [a los políticos estadounidenses] aportes financieros prácticamente ilimitados.

Sheldon Adelson está entre los que hicieron uso de las posibilidades que ofrece esa decisión. Adelson comenzó donando varios millones de dólares para el financiamiento de la campaña electoral del ex senador proisraelí Newt Gingrich. Después de ese fracaso, se estiman en 80 millones –quizás más– el monto total de las donaciones de Adelson a Mitt Ronney, ex candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos que prácticamente se prosterna ante [el primer ministro israelí] Benyamin Netanyahu y que ha llamado incluso a la guerra contra Irán –lo cual es una idea fija del propio Adelson, quien hace poco reclamaba aún un bombardeo nuclear contra ese país.

En un encuentro con varias organizaciones judías organizado en Nueva York, justo después de las elecciones de 2012, el ex primer ministro israelí Ehud Olmert acusó a Benyamin Netanyahu de inmiscuirse abiertamente [en las elecciones presidenciales estadounidenses] a favor del candidato republicano Mitt Romney, tanto a título personal como a través de su promotor financiero Sheldon Adelson.

Las relaciones entre Adelson y Netanyahu Adelson, nacido en Boston, proviene de una familia judía y es poseedor de un pasaporte estadounidense y de un pasaporte israelí. Pertenece al círculo de amigos más cercanos del primer ministro israelí “Bibi” Netanyahu y es uno de sus más importantes pilares financieros. Todo parece demostrar que Adelson es el vínculo entre el «crimen organizado», el Likud (el partido de Netanyahu) y el control de la política de Washington, ya sea mediante un financiamiento directo o a través del AIPAC (Americain Israel Public Affairs Committee).

Adelson ha prometido pagar «lo que sea» para comprar a toda costa el próximo presidente republicano en 2016. Aporta su respaldo a varios candidatos extremistas y proisraelíes, como los senadores republicanos Ted Cruz y John McCain, dos halcones que desempeñaron un importante papel en el golpe de Estado neoconservador orquestado en Ucrania en febrero de 2014. A principios de abril, Adelson invitó a su hotel-casino de Las Vegas a los 4 principales aspirantes a la candidatura republicana para escuchar sus puntos vista y decidir por cuál de ellos va a apostar sus millones. El periodista israelí Uri Avnery señala que Adelson estaba acompañado de guardaespaldas israelíes.

Acusación de lavado de dinero Los miles de millones de Adelson provienen de sus casinos en [la ciudad estadounidense de] Las Vegas y Macao, isla situada frente a Hong Kong y restituida a China después de haber sido una concesión portuguesa. Todo el mundo sabe que el principal objetivo de los casinos es lavar el dinero del crimen organizado. Es evidente que Adelson utiliza esa gran fuente de fondos para comprar políticos, tanto en Israel como en Estados Unidos, para respaldar el intervencionismo militar.

Pero es posible que ahora pese sobre Adelson una importante amenaza. Según el ex agente de la CIA Gene “Chip” Tatum, quien cita fuentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Adelson pudiera ser arrestado por el lavado de una suma de dinero ascendente a 364 millones de dólares, suma en gran parte utilizada para la compra de votos republicanos en el Congreso y para apoyar al AIPAC, el más poderoso lobby del Likud israelí.

Según Tatum, un «gran jurado» está preparando un procedimiento contra Adelson, acusado de toda una lista de delitos como lavado de dinero, uso indebido de servicios telefónicos y postales con objetivos criminales y conspiración. El socio de Adelson ya está en la cárcel.

Si este escándalo llegase a secar las fuentes de financiamiento que proveen el dinero que Adelson dedica a la política, las consecuencias pudieran llegar a ser dramáticas para la política estadounidense. ¡Manténganse a la escucha, queridos lectores!

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La Tasa Tobin descansa en paz

Xov, 22/05/2014 - 03:01
Henri Wilno, Viento Sur

Hollande se felicitaba el pasado 7 de mayo por la superación en Europa de una “etapa mayor” que va “en el sentido de lo que ha defendido siempre Francia”. En efecto, los ministros de finanzas de los 11 países miembros habían llegado a ponerse de acuerdo la víspera sobre la primera etapa de la puesta en marcha de un impuesto sobre las transacciones financieras...

Ésta aparecería en Europa en 2016 y no afectaría en realidad más que a una parte reducida de los productos financieros. Más franco que Hollande, el diario financiero Les Échos daba su diagnóstico: “un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) que sea una verdadera tasa Tobin no verá probablemente la luz nunca”. James Tobin fue un economista americano que, espantado por la amplitud de las transacciones con las monedas (compras y ventas), lanzó en 1972 la idea de ponerles una tasa para limitar su efecto desestabilizador sobre las economías. Como los especuladores juegan sobre variaciones limitadas de las tasas de cambio, la idea es que una tasa, incluso pequeña, disuadiría la realización de numerosas operaciones. Attac en 1998 retomó la propuesta de Tobin pero extendiéndola al conjunto de las transacciones financieras. El NPA se ha inscrito en el movimiento militante en favor de un impuesto así subrayando sus límites: no bastaría para hacer frente a la especulación financiera, sigue siendo necesario instaurar controles de todos los movimientos de capitales y socializar el sistema bancario.

Vaciado de todo contenido En el contexto de la crisis de 2008, algunos gobiernos (en particular Francia y Alemania), el Parlamento europeo y la Comisión de Bruselas se han pronunciado a favor del impuesto. Se trataba de hecho de crear un cortafuegos en relación al descontento popular suscitado por los miles de millones de euros de ayuda a los bancos sin contrapartidas.

Luego, según se sucedían los consejos de ministros y de jefes de estado europeos, el proyecto se ha vaciado cada vez más de su contenido. Despreciando los compromisos tomados por unos y otros: Hollande en su célebre discurso de Bourget en enero de 2012, Merkel en el acuerdo de coalición realizado en noviembre de 2013 con los socialdemócratas alemanes. Sobre todo porque se agitaban los lobbies bancarios. Éstos han sido oídos, en particular por los socialistas franceses: en el verano de 2013, el ministro de economía y finanzas de entonces, Pierre Moscovici dió marcha atrás, denunciando la “proposición excesiva” de la Comisión.

En el proyecto adoptado hace algunos días por los ministros europeos, la tasación de los productos derivados queda por tanto remitida a las calendas griegas. El proyecto inicial de la Comisión preveía 35.000 millones de ingresos, la tasa debería finalmente procurar unos 5.000 millones... Es menos ambiciosa que un impuesto ya existente en Gran Bretaña y llamado “stamp duty” (derecho de timbre).

La ONG inglesa Oxfam denuncia el “engaño” y Attac se indigna por el papel importante de la Francia de Hollande en este retroceso. El capital ha ganado: no es extraño cuando se ve la prisa de los gobiernos europeos, tanto de derechas como de izquierdas, por satisfacer el más mínimo de sus deseos.
_______
Ver más sobre la Tasa Tobin

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

China planta su bandera en Detroit ¿Resurgirá la ciudad de sus cenizas?

Mér, 21/05/2014 - 17:30

Apodada “la ciudad del motor”, Detroit fue en su día conocida tanto por ser la mayor ciudad industrial del mundo, como por registrar el mayor ingreso per cápita en todo el país. Sin embargo, hoy representa el mayor caso de bancarrota de la historia estadounidense. Para salir de este “infierno financiero” Detroit necesita urgentemente un salvador y el gobernador de Michigan, Rick Snyder, parece estar convencido de que China puede jugar este papel.

Con este objetivo Rick Snyder solicitará 50.000 visados especiales federales de inmigración en los próximos cinco años para atraer a profesionales extranjeros dispuestos a trabajar y a vivir en la ciudad. Según Snyder, esto “permitirá al Gobierno federal proporcionar un valor significativo y sin costo que podría tener un resultado enorme en el futuro de la ciudad”, dijo en una entrevista con medios locales.

Y cuando se evoca la dominación china de Detroit, no hablamos solo de una posibilidad futura, sino de un fenómeno que ya está sucediendo, destaca el portal citando un extracto de un artículo de CNBC, que relata cómo las empresas chinas “están echando raíces en Detroit”.

“Empresas de propiedad chinas están invirtiendo en empresas estadounidenses y en nueva tecnología de vehículos, vendiendo todo, desde cinturones de seguridad hasta los amortiguadores en tiendas al por menor, y contratando a ingenieros y diseñadores con experiencia en un intento por adquirir el talento y la experiencia de los fabricantes de automóviles nacionales y sus proveedores”, explica.

Además, los chinos están comprando viviendas a precios muy bajos, y no solo en Detroit, sino también en las principales urbes de EEUU incluida Nueva York. Además de propiedades, han adquirido varias compañías, bancos y tierras ricas en recursos naturales. Por ejemplo, China Dalian Wanda Group compró recientemente la cadena de cines AMC Entertainment por 2.600 millones de dólares.

Una serie de factores abocaron a Detroit a la insolvencia. La capital automotriz de EEUU perdió un cuarto de millón de habitantes entre 2000 y 2010. Su población, que en 1950 llegó a ser de 1,8 millones, pugna ahora por no bajar de los 700.000. Gran parte de la clase media y decenas de empresas también han huido de Detroit, llevándose consigo el dinero de sus impuestos.
_______
Ver más de Detroit

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Banco Mundial: “El crecimiento no es suficiente para acabar con la pobreza extrema”

Mér, 21/05/2014 - 00:01

Si el mundo quiere reducir de forma eficaz la pobreza y alcanzar los objetivos de desarrollo claves en ámbitos cruciales como son la salud y la educación, los países tiene que centrarse, no sólo en alcanzar el crecimiento como un fin en sí mismo, sino también en poner en marcha políticas que asignen recursos a aquellas personas en situación de pobreza extrema.

Este es el mensaje principal de un importante documento publicado recientemente por el Banco Mundial. En él se analiza cómo las naciones pueden fomentar la prosperidad compartida y garantizar que el crecimiento beneficie a todos los ámbitos.

“Prosperidad para todos, terminar con la pobreza extrema” pone de relieve los dos objetivos principales que pretende alcanzar el Grupo del Banco Mundial: la erradicación de la pobreza extrema, de modo que no más del 3% de la población mundial viva con menos de 1,25 dólares estadounidenses al día; y el aumento del crecimiento de los ingresos entre el 40% de los asalariados que menos ganan.

El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, reconoció el carácter enormemente ambicioso de las objetivos, pero sostuvo que se pueden alcanzar con un mayor compromiso y con las intervenciones adecuadas. “Para poner fin a la pobreza extrema, el ingente número de personas muy pobres… tendrá que disminuir en 50 millones de personas cada año hasta 2030. Esto significa que 1 millón de personas tendrán que salir de la pobreza cada semana durante los próximos 16 años. Va a ser extraordinariamente difícil, pero creo que podemos conseguirlo. Esta puede ser la generación que ponga fin a la pobreza extrema”.

Es poco probable que el crecimiento por sí solo termine con la pobreza extrema antes del 2030, dado que, según el informe, a medida que disminuye la pobreza el crecimiento tiende a ayudar a menos personas a salir de la pobreza: cuando tiene lugar dicho crecimiento muchas de las personas con ingresos más bajos se encuentran en situaciones tan complicadas que mejorar sus vidas es muy difícil. Por lo tanto, identificar y centrarse en los niveles inferiores, de forma específica en cada país, resulta considera crucial para asegurarse de no dejar atrás a los 1.200 millones de personas pobres en el mundo; y para que desarrollen su potencial, en beneficio de ellos mismos, de sus comunidades y de sus naciones. (Cinco países: Bangladesh, China, República Democrática del Congo, India y Nigeria albergan cerca de dos tercios de todas las personas pobres, casi 760 millones).

El documento también advierte de los peligros de no hacer frente a la desigualdad de ingresos. En países en los que está aumentando, el efecto del crecimiento sobre la pobreza se ha frenado y en algunos casos se ha invertido.

Prosperidad para todos, terminar con la extrema pobreza sugiere que ambos objetivos, fundamentales para la Agenda de desarrollo post-2015, se pueden lograr fomentando un crecimiento más inclusivo y por medio de programas proactivos, tales como las transferencias directas en efectivo condicionadas y no condicionadas, que han demostrado tener un impacto significativo en los resultados relativos a la educación, al empleo y a la salud. Para lograr el desarrollo sostenible resulta fundamental no sólo sacar a la gente de la pobreza extrema, sino también, como sostiene el informe: “También es importante asegurarse de que, a largo plazo, no se estanquen justo por encima de la línea de la pobreza extrema, debido a la falta de oportunidades para continuar avanzado hacia una vida mejor”.

El Grupo del Banco Mundial ha reconocido que el VIH, la desigualdad y la pobreza extrema están inextricablemente ligados y que deben abordarse de manera conjunta. A principios de 2014, el Banco Mundial y ONUSIDA se comprometieron con cuatro áreas de acción. Estas incluyen la coordinación de los esfuerzos relacionados con la salud y con el desarrollo para poner fin a la pobreza extrema y al sida; e instan a la agenda de desarrollo post-2015 a que incluya metas encaminadas a acabar con el sida, como el objetivo de la cobertura sanitaria universal, para que nadie caiga en la pobreza o se mantenga en la misma como consecuencia del pago del tratamiento contra el VIH o de la atención sanitaria. También existe un compromiso para promover la monitorización tanto a nivel nacional como a escala mundial,así como la investigación aplicada.

Según el documento, dicha supervisión y evaluación a una escala socioeconómica más amplia será esencial para ver cómo los dos objetivos primordiales para la erradicación de la pobreza del Grupo del Banco Mundial se convierten en realidad. Se necesitarán más y mejores datos para que las intervenciones puedan basarse en pruebas y el progreso sea supervisado. Esta investigación ayudará a los responsables políticos de todo el mundo a alcanzar un crecimiento más inclusivo, a asegurar que la prosperidad sostenible sea compartida y a conseguir que el 40% de las personas de menores ingresos se puedan beneficiar de la amplia gama de beneficios económicos y de desarrollo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Cambio climático habría destruído la civilización egipcia hace 3.000 años

Mar, 20/05/2014 - 12:00

Desde hace años los científicos debaten sobre qué es lo que llevó a la civilización egipcia al colapso hace más de 3.000 años, proponiendo hipótesis que abarcan desde guerras hasta una epidemia. Sin embargo, el reciente estudio de unos anillos de árboles encontrados en la madera del ataúd de Ipi-ha-ishutef y de unos barcos funerarios enterrados cerca de la pirámide de Sesostris III sugiere que cambios en los recursos e infraestructuras alimentarios pusieron fin a este mundo antiguo, como informa The Daily Mail.

Las muestras de los anillos revelaron una pequeña e inusual anomalía después del año 2200 a. C., la cual, según una investigación paleoclimática, podría corresponder a un breve episodio de sequía. Stuart Manning, profesor de la Universidad de Cornell de Nueva York, supuso que este episodio climático podría haber tenido importantes consecuencias políticas: un cambio en el clima fue suficiente para alterar los recursos alimentarios y otras infraestructuras, lo cual probablemente llevó a la caída de civilizaciones como el Imperio acadio y el Antiguo Reino de Egipto.

"Estamos exactamente en la misma situación que los acadios: si de repente algo alterara el modelo estándar de producción de alimentos en grandes áreas de Estados Unidos nos encontraríamos ante un desastre", afirma. Además, añadió el científico, "este indicio muestra que el cambio climático no tiene por qué ser tan catastrófico como una Edad de Hielo para causar destrucción".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El poder mundial del capital financiero: paraísos fiscales y mega bloques comerciales

Lun, 19/05/2014 - 21:00
Bruno Lima Rocha, Alainet

En este artículo inauguro una nueva serie, enfrentando un adversario que desafía las voluntades soberanas de cualquier colectividad de ciudadanos. Se trata del capital financiero y su tendencia a la fusión con las grandes corporaciones transnacionales. Aporto un dato elemental, cuya fuente es el portal del profesor de economía Ladislau Dowbor (dowbor.org), de la PUC-SP (Pontificia Universidad Católica de São Paulo), de fecha 06/11/2012, citando que “El Instituto Federal Suizo de Investigación Tecnológica (ETH en la sigla alemana), constató que 147 corporaciones, de las cuales 75% son grupos financieros, controlan el 40% del sistema corporativo mundial. En un círculo un poco más abierto, 737 grupos controlan el 80%.”

Según el mismo texto, citando un estudio de la Tax Justice Network (taxjustice.net): “En términos resumidos, el stock de recursos aplicados en paraísos fiscales es hoy del orden de los 21 mil millardos de dólares, un tercio del PIB mundial. Brasil participa generosamente con cerca de 520 mil millones de dólares, un poco más de mil millones de reales, cerca de un cuarto del PIB brasileño.” Los paraísos fiscales están definidos en el glosario de la Financial Transparency International (financialtransparency.org - Transparencia Financiera Internacional) cómo: “cualquier país o territorio cuyas leyes puedan ser usadas para evitar o evadir impuestos que pueden ser una deuda en otro país soberano bajo las leyes de este otro Estado”. Ya la Receta Federal brasileña clasifica como "paraísos fiscales" a países o dependencias que tributan la renta con alícuota inferior a 20%. El país, cuya legislación protege el secreto en lo que respecta a la composición societaria de las empresas, también es clasificado pelo Brasil como "paraíso fiscal".

Para la agenda, son 53 paraísos fiscales, esparcidos por todo el planeta. En las Américas estos se concentran en Centroamérica y el Caribe, siendo muy conocidas las islas de Aruba (Antillas Holandesas), Bahamas, Barbados, Cayman. En Europa, los principados de Andorra, Liechtenstein, Luxemburgo y Mónaco, además de las islas del canal de la Mancha, siendo la más conocida la Isla de Jersey, donde el diputado federal Paulo Salim Maluf (ingeniero que tuvo su carrera política apoyada por la dictadura, del Partido Progresista de São PauloPP-SP y que responde a proceso penal por fondos sin origen). Dos destinos de los recursos colectivos no constan en esta lista. Uruguay tiene reglas bancarias muy blandas y acostumbra ser el depósito de la evasión de divisas del Río Grande del Sur y Argentina; y Suiza, donde el sistema bancario se puso más complejo a lo largo de los siglos, tiene normas un poco más duras, después de décadas de tentativas de regulación. Se destaca también la Isla de Chipre, paraíso de los oligarcas rusos y que sufrió la intervención de la Troika europea en mitad de 2013.

Siguiendo la secuencia de la exposición de las bases de proyección mundial del capital financiero y su modus operandi, los operadores del casino desarrollan su poder tanto doblando –por la ocupación de puestos clave– a los Estados líderes del capitalismo, como por el intento de subordinación de las economías en ascenso y la dominación explicita de los países más débiles del Sistema Internacional.

Reconozco que se trata de tema hermético, aún para los que tratan con aspectos de la economía política. Por eso, las sociedades concretas generaron redes de defensa, conocidas en medio de la literatura sobre movimientos sociales de instituciones transnacionales de advocacy (promoción). Varias de estas asociaciones, con distinguidos grados de organización y capilaridad denuncian incesantemente a los mandos del capital financiero y sus operadores. Una de las pioneras del sector es la red Attac.org – (Asociación para Atajar las Transacciones Financieras y de ayuda a los Ciudadanos), fundada en 1998, en el auge de la avanzada neoliberal. Sus metas permanentes son interrumpir el llamado casino financiero mundializado a través de campañas puntuales.

De las varias campañas promovidas, destaco la que ataca diretamente el TTIP (también conocido como Transatlantic Free Trade Agreement, o TAFTA). Este es un tratado de amplio alcance negociado entre la Comisión Económica Europea (con autoridad concedida por los miembros de la Unión Europea) y el gobierno de los EUA, que alega estar ampliando el comercio mundial, pero cuyos puntos básicos son la desregulación de inversiones extranjeras de cualquier naturaleza (incluyendo el mercado de capitales), asegurando las garantías de las inversiones (superando el factor “inseguridad jurídica”) y respetando necesariamente los DPIs (Derechos de Propiedad Intelectual, de entre estos las patentes, incluyendo en estas las de medicamentos). Vale recordar que la parte de Investigación & Desarrollo y su resultado palpable, los DPIs y las patentes subsecuentes, conforman la cuota más importante de la actual división internacional del trabajo. Si este gran acuerdo se realiza, tiende a arrastrar a la mayor parte de las economías nacionales, bloques comerciales y bloques regionales hacia esta misma línea de no regulación, operando como un catalizador global.

Puedo demostrar esta subordinación en un eventual –y hasta probable– acuerdo entre tres bloques comerciales, NAFTA (*North America Free Trade Agreement, que unifica Canadá, EUA y México en un mismo bloque), de éste hacia la Unión Europea (resultando en el TAFTA) y con esta posición de fuerza firmada, asociándose con la futura Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) y posiblemente con la AFTA (Association of Southeast Nations Free Trade Agreement, Acuerdo Comercial de las Naciones del Sudeste Asiático). Si estos acuerdos secuenciales llegan a ratificar las bases del TAFTA, todas estas economías nacionales van a ser pasibles de ataques especulativos sin derecho a defenderse, pues la caída de las barreras de circulación de mercancías también libera el flujo de capitales de cualquier especie.

Si observemos esta disposición de elementos, nos encontramos con un sistema de redes de dominio comparado a los sofisticados sistemas de inteligencia. En el núcleo duro, concentración de poder, recursos y capacidad de solapar decisiones adversas. En la base, la capilaridad de la evasión fiscal y financiera, encontrando siempre un espacio intermediario, los paraísos del dinero sucio. Tamaño poder subordina a los países y sus políticas públicas, ataca derechos sociales y debe ser combatido globalmente.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Cómo prepararse para la recesión inminente

Lun, 19/05/2014 - 19:40
Matthew Lynn, El Economista

La economía mundial está creciendo. Los bancos centrales se plantean cuándo devolver los tipos de interés a la normalidad, los títulos florecen y los mercados de fusiones y adquisiciones recuperan todo su esplendor. Hasta la crisis de la eurozona parece haberse arreglado, con los rendimientos en todos los países periféricos de alto riesgo de vuelta a sus niveles normales.

A poco más de cinco años de la crisis financiera, parece que por fin todo vuelve a la normalidad. El único problema es que se avecina otra recesión. El mero hecho de que el PIB se las haya arreglado para volver al punto donde estaba hace cinco años y que la recesión de 2008/2009 fuera más intensa que cualquier otra desde los años treinta, no significa que el ciclo económico se haya evitado. Si nos fijamos en los promedios a largo plazo, a finales de este año o principios del siguiente se espera otro bajón.

Más vale empezar a prepararse ya. ¿Cómo? No se fíe de los mercados de capital. Huya de las acciones inmobiliarias y de consumo. No espere que la burbuja de la eurozona se contenga. Al contrario, empiece a regresar a los bonos, las industrias no cíclicas, el oro y el dinero. Por ahora, casi todo el debate se centra en lo lejos y lo rápido que avanzará la economía desde aquí. En EEUU, la Reserva Federal reduce su programa de flexibilización cuantitativa y estudia la forma de devolver los tipos de interés a la normalidad.

En el Reino Unido, el Banco de Inglaterra hace ruido sobre su primera subida de los tipos de interés, tal vez a principios del año que viene. La eurozona sigue teniendo muchos problemas pero la crisis inmediata se ha acabado y gran parte del continente ha empezado a crecer de nuevo. La atención se desplaza hacia la intensidad de la recuperación que se puede esperar.

Recesión cada cinco o siete añosUn antiguo refrán dice que cada cinco o siete años, todo el mundo se olvida de que cada cinco o siete años hay una recesión. Ahora mismo, el patrón parece estar repitiéndose. Según la Oficina Nacional de Estudios Económicos de EEUU, durante todo el periodo post II Guerra Mundial, la duración media de las expansiones económicas fue de 58,4 meses (antes de la II Guerra Mundial fue de 35 meses y en la era victoriana de sólo 26). ¿Qué está pasando ahora? La economía británica se cayó de un precipicio en 2009 y en el segundo y tercer trimestre de ese año encogió un 2,1% y 2,5%, respectivamente. A principios de 2010, volvió a expandirse, aunque muy modestamente. Es verdad que encogió de nuevo durante dos trimestres de 2012 pero en retrospectiva, parece más una curiosidad estadística de un crecimiento pésimo que se volvió negativo durante varios meses.

Si fechamos el inicio de la recuperación a principios de 2010, ya ha durado 54 meses. Lo mismo ocurre en EEUU, que empezó a recuperarse en el último trimestre de 2009 y no volvió a hundirse en recesión, por lo que su expansión lleva en curso 57 meses seguidos. Lo miremos como lo miremos, se acaba el tiempo. Desde luego, se podría sostener que esta vez ha sido diferente. Tal vez la recesión de 2008/2009 fue tan profunda y dejó tanta huella en la economía que el repunte durará mucho más de lo habitual. Las empresas tienen mucho dinero suelto que todavía tienen que invertir y los consumidores llevan tanto tiempo apretándose el cinturón que ahora les apetece seguir gastando durante más tiempo de lo que querrían en otro contexto. Aun así, no parece un argumento por el que merezca apostarse la camisa. En realidad, esta vez no es en absoluto diferente.

Lo más probable es que la mejoría dure más o menos lo mismo que todas las demás y, si eso es así, ya le ha llegado su hora. Es posible que la culpa sea de la retirada de la flexibilización cuantitativa, la subida anticipada de los tipos de interés o el hundimiento del mercado bursátil. ¿Quién sabe? Los registros dicen que acabará a final de año o principios del que viene. Si quiere saber cómo prepararse, siga leyendo.

Tipos de interésEn primer lugar olvídese de todo el debate sobre la vuelta de los tipos de interés a unos niveles normales. Es posible que los bancos centrales impongan una o quizá dos subidas muy modestas (de un total del 0,5% como mucho) pero enseguida se darán cuenta de que la economía se tambalea y vuelve a encoger. En ese momento, darán marcha atrás rápidamente y volverán a recortar los tipos a unos niveles de casi cero otra vez. En segundo lugar espere otra ráfaga de flexibilización cuantitativa en EEUU y el Reino Unido. Los bancos centrales no podrán recortar los tipos lo suficiente como para luchar contra la recesión e imprimir dinero será la única opción que quede. Y con una escala mucho mayor que la de la última vez si quieren que tenga efecto.

En tercer lugar la deflación empeorará. Por casi todo el mundo desarrollado, los tipos de inflación ya se han hundido bastante el año pasado. Un tercio de la eurozona se encuentra en deflación pura y dura. En una recesión, los precios inevitablemente caen, así que no se sorprenda si el mundo desarrollado se vuelve deflacionario. Y por último, los déficit alcanzarán niveles catastróficos. Los libros dicen que los gobiernos deben mantener excedentes en los años buenos para poder salir de las recesiones a golpe de gasto pero todo gran gobierno entrará en la próxima recesión con unos déficits enormes en términos históricos. Y, a medida que caigan los ingresos fiscales, el déficit subirá todavía más.

¿Qué implica esto para la inversión? Los mercados de capital se tambalearán como suelen hacer ante la llegada de una recesión, aunque volverán a subir en cuanto los bancos centrales recorten los tipos y giren la manivela de sus imprentas. Los mercados de bonos contarán con la ayuda de nuevos programas de flexibilización cuantitativa y de la deflación (con los precios en caída, hasta un bono que rinda poco por encima de cero parecerá tener valor). Los mercados inmobiliarios empezarán a debilitarse otra vez, aunque pocos han alcanzado niveles de burbuja salvo en el centro de Londres. El oro subirá a máximos históricos cuando se lance la flexibilización cuantitativa a una escala mayor que nunca. La durabilidad del ciclo económico es la lección más importante que puede extraerse de la economía. Nadie ha logrado explicarlo aún pero siempre regresa y a intervalos perfectamente regulares. Esta década no será distinta. El que se olvide que se avecina otra recesión acabará quemándose.

Ver también: Derrumbe del comercio mundial confirma nueva recesión Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La explotación social como principal causa del crecimiento de las desigualdades

Dom, 18/05/2014 - 23:08
Vicenç Navarro, Attac.es

Este artículo muestra que la principal causa del crecimiento de las desigualdades se debe a la influencia que el mundo del capital ejerce sobre los Estados, mayor que la influencia que tiene el mundo del trabajo, lo que determina que los beneficios del primero se realicen a costa de los salarios de los segundos, con una enorme concentración de las rentas del capital.

El enorme crecimiento de las desigualdades de renta y riqueza que está ocurriendo en gran parte de los países a los dos lados del Atlántico Norte (Norteamérica y Europa Occidental) desde los años ochenta del siglo pasado (cuando la era neoliberal se inició con el Presidente Reagan en EEUU y la Sra. Thatcher en la Gran Bretaña) explica que estas desigualdades hayan alcanzado unos niveles nunca vistos desde principios del siglo XX. Esta situación ha creado cierta preocupación, incluso en el centro de reflexión neoliberal conocido como Foro de Davos, donde representantes de los poderes financieros (que crearon la crisis) y económicos se reúnen con políticos así como economistas y académicos afines y serviles a sus intereses para discutir los principales acontecimientos del mundo y ver cómo responder a ellos para garantizar la continuidad de sus intereses. Pero no solo en Davos existe este interés. El tema de las desigualdades se ha convertido en un tema central de frecuente análisis e información en el mundo occidental. España, cuyo clima intelectual y político es muy conservador, va siempre retrasada en la visibilidad mediática de los grandes temas que absorben la atención mundial. Siendo este país uno de los que tienen mayores desigualdades en la UE-15, es posible que comiencen a aparecer algunos artículos sobre estos temas, poco a poco y con cuentagotas, en los mayores medios de información y persuasión.

En los estudios de estas desigualdades que están apareciendo en Norteamérica y en la Unión Europea (entre los cuales cabe destacar Capital in the XXI Century de Thomas Piketty) se documenta su evolución, y en muchos de ellos se acentúa, con razón, la importancia que las políticas neoliberales han tenido en el desarrollo de tales desigualdades. Ahora bien, pocos profundizan para señalar que el origen de esas desigualdades es precisamente la explotación del mundo del trabajo por parte del mundo del capital. Es decir, lo que solía llamarse “la lucha de clases”, término que ahora no se utiliza por ser considerado anticuado en el lenguaje moderno, el cual ha excluido incluso la categoría de “clases sociales” (y no hablemos ya de la de “explotación de clase”) del lenguaje permitido por la sabiduría convencional (es decir la sabiduría permitida y promovida por la estructura de poder en los medios y centros académicos, tales como en España Fedea, financiados por el gran capital, y que presentan tales términos y conceptos como ideologías dignas de ser marginadas, o mejor, ignoradas).

Veamos ahora los datos. Y comencemos por definir los términos, y muy en especial explotación. Explotación de clase es cuando una clase social vive mejor a costa de que otra clase viva peor. Y esto es lo que ha estado ocurriendo y ha ido creciendo desde los años ochenta. Y los datos están ahí para el que quiera verlos y que no utiliza ojeras ideológicas que le impidan ver la realidad como es y no como desearía que se leyera. Todos los datos que han analizado el crecimiento de la productividad (una variable clave para determinar el crecimiento de la riqueza de un país) muestran que esta ha aumentado en los últimos cuarenta años en Norteamérica y en la Europa Occidental. Y ello se refiere tanto a la productividad total como a la productividad per capita y por trabajador. Esto quiere decir que la riqueza de los países a los dos lados del Atlántico Norte ha crecido muy significativamente. Pero esta riqueza, resultado del crecimiento de la productividad, ha ido más a enriquecer al mundo del capital, es decir, a los propietarios y gestores de las grandes empresas (donde creció la productividad), a través del enorme crecimiento de los beneficios empresariales y de las retribuciones a los dirigentes y delegados de estas empresas, a costa del escaso crecimiento de los salarios que reciben los trabajadores. Así, en EEUU, Lawrence Mishel y Kar-Fai Gee han calculado (y publicado en la revista International Productivity Monitor, Spring 2012) cómo ha ido creciendo la productividad y quién se ha beneficiado más de ello. Así “desde 1973 a 2011, la productividad por trabajador creció nada menos que un 80.4%. El salario horario promedio, sin embargo, creció solo un 4.0%. En realidad, si los salarios hubieran crecido como creció la productividad laboral, el salario horario promedio hubiera sido de 27.89 dólares (en dólares del 2011), en lugar de 16.07 dólares”. Casi todo el producto generado por el crecimiento de la productividad fue a enriquecer los beneficios de las grandes empresas y las compensaciones de sus dirigentes. Es esta la principal causa del enorme crecimiento de la concentración de las riquezas y de las rentas en nuestras sociedades, concentración ayudada por las intervenciones del Estado, más favorables al mundo del capital que al mundo del trabajo.

Una situación semejante ha ocurrido en la Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón, Alemania, Grecia, Portugal, España e Irlanda. En todos estos países las rentas del capital han crecido mucho más rápidamente que las rentas del trabajo durante el periodo que va de 1980 a 2011. En Alemania, el descenso de los salarios fue muy marcado a partir de las reformas Schröder, también conocidas como Agenda 2010, cuyas políticas fiscales beneficiaron a las rentas del capital, a la vez que sus reformas laborales determinaron el descenso de los salarios (descendiendo un 0.5% por año), con lo cual paralizaron la demanda doméstica, estimulando las exportaciones. Durante este periodo, la productividad laboral creció un 1.3% por año, muy por encima del crecimiento de las rentas del trabajo. (Para una extensión de este tema ver “Wages, Profits and Productivity” de Pete Dolak en Counter Punch, March 28-30, 2014).

Las políticas públicas neoliberales facilitaron el enorme descenso de los salarios. En EEUU, los salarios hoy son más bajos que en 1968. Y el salario mínimo interprofesional es un 23% más bajo que en el año 1968, cuando Martin Luther King lideró la marcha de Washington, exigiendo un salario mínimo de 2 dólares por hora, lo cual, en dólares de hoy, serían 15.35 dólares, mucho más elevado que el establecido hoy, de 7.25 dólares. El presidente Obama está proponiendo un salario mínimo de 10.10 dólares por hora (¡que son 2/3 partes de lo que King pedía en 1968, en dólares de hoy!). Un tanto parecido ocurre en los otros países citados anteriormente.

Esta información, por cierto, muestra también el desacierto de la solución propuesta por el neoliberalismo para corregir dicho descenso salarial, que se centra en la educación. Tal propuesta ignora que el descenso salarial, generalizado en todos los sectores, ha ocurrido a la vez que el nivel educativo ha aumentado. La evidencia es clara y contundente. A partir de los años ochenta, el mundo del capital ha estado incrementando su poder y sus beneficios, con la ayuda de los estados a costa del mundo del trabajo. De ahí que los primeros han ido viviendo mejor a costa de que otros (la mayoría de la ciudadanía que obtiene sus rentas del trabajo) vivan peor. Esto es lo que se llamaba y debería continuar llamándose explotación.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

"La economía de Estados Unidos es un castillo de naipes"

Mér, 14/05/2014 - 04:12
El economista estadounidense Paul Craig Roberts advierte que la economía de EE.UU. es como un castillo de naipes, frágil y fraudulenta, y que ya no trae ningún beneficio a su propio pueblo. Según escribe Roberts en su artículo publicado en el portal financiero Zero Hedge, el propio capitalismo estadounidense es una ilusión que se ha transformado por poderosos intereses privados cuyo control sobre los gobiernos, los tribunales y las agencias reguladoras, se transformó en un mecanismo de saqueo en el que todos sus mercados financieros están amañados.

El economista afirma que actualmente Wall Street ya no realiza ninguna función positiva y solo representa una pérdida de bienestar para la sociedad. "Wall Street se beneficia de la licitación anticipada realizada con computadoras de gran potencia, mediante la venta de instrumentos financieros fraudulentos que se apuestan en contra de los títulos de inversión de alto valor, levantando así su capital propio hasta niveles sin precedentes".

Los beneficios ya no son una medida del bienestar social, ya que este está siendo atendido mediante el uso eficiente de recursos del capitalismo en el que esos beneficios se logran mediante la sustitución de mano de obra extranjera más barata para realizar el trabajo doméstico, lo cual, según el experto, causa una disminución del poder adquisitivo de los consumidores y un aumento de la desigualdad en el reparto de la riqueza.

La economía de EE.UU. ya no se basa en la educación, el trabajo duro, los precios del mercado libre y su rendición de cuentas. En lugar de ello, la economía de Estados Unidos se basa en la manipulación de los precios, el control especulativo de los productos básicos, el apoyo del dólar por parte de los Estados títeres de Washington, estadísticas oficiales manipuladas y falsificadas, la propaganda de los medios financieros, y la inercia de los países, como Rusia y China, que resultan directamente perjudicados, tanto económica como políticamente, por el sistema de pagos en dólares, indica Roberts.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Thomas Piketty y la teoría general del capitalismo salvaje

Lun, 12/05/2014 - 18:19

El nuevo libro de Thomas Piketty, Capital en el siglo 21 hace un trabajo notable para centrar la atención sobre el crecimiento de la desigualdad en las últimas tres décadas y advertir sobre el potencial riesgo de que aumentará aún más en los próximos años sino se hace algo para frenar esta situación que amenaza con hacer retroceder al mundo al siglo 19. Piketty aborda un punto básico muy simple y es que cuando la tasa de retorno sobre el patrimonio (r) es mayor que la tasa de crecimiento (g), se acelera la concentración de la riqueza. Esto es lo que ha ocurrido en los últimos 30 años con la implantación a gran escala de los postulados del libre mercado y la desregulación financiera. Las fallas intrínsecas en los modelos de competencia perfecta que ocultan asimetrías y mercados imperfectos, ha creado un primer mundo en la periferia del tercer mundo y un tercer mundo en el corazón del primer mundo.

La investigación realizada a lo largo de 15 años por Piketty y su equipo, da cuenta que la desigualdad se está disparando en todos los países desarrollados, y que el 1 por ciento de la población es cada día más rico, y que el 0,1 por ciento es aún más rico, y que el 0,01 por ciento es aún más rico todavía. Esto demuestra que los beneficios reales del capitalismo quedan en muy pocas manos, y que si no se realizan intervenciones extraordinarias, la tendencia continuará en ascenso haciendo que el siglo 21 se parezca al siglo 19, donde las élites económicas vivían de la riqueza heredada en lugar de trabajar por ello. Para Piketty, la mejor solución sería un esfuerzo coordinado a nivel mundial para aplicar impuestos a la riqueza y dar un giro a esta tendencia socialmente destructiva.

Leer más

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Piketty: La economía del siglo XXI se parecerá a la del siglo XIX

Sáb, 10/05/2014 - 16:33
Alfredo Zaiat, Página 12

Thomas Piketty es un economista francés que publicó El capital en el siglo XXI el año pasado, traducido al inglés este año. El libro está provocando conmoción en el mundo de la academia y en el espacio de debate de divulgación económica. Los conceptos centrales de la obra son:
  • La concentración de la riqueza aumentó en todos los países desarrollados.
  • Se mantiene la tendencia a la no intervención impositiva sobre esas fortunas (una muestra es la resistencia a la Tasa Tobin en Europa).
  • Si no hay cambios en esa situación, la economía del siglo XXI se parecerá a las del siglo XIX, cuando las elites económicas heredaban la riqueza en lugar de obtenerla del trabajo. Será una sociedad neovictoriana clasista, dominada por la riqueza no ganada de una elite hereditaria.
  • La propuesta de Piketty, que admite “utópica”, para evitar ese retorno a un mundo oligárquico es un esfuerzo coordinado a nivel mundial para aplicar impuestos a esa inmensa masa de riqueza concentrada en pocos. Concluye que si no se toman medidas drásticas, el funcionamiento de la economía estará condicionada por las personas que simplemente posean la riqueza heredada de sus padres.
El argumento principal de El capital en el siglo XXI es que el capitalismo, en su forma neoliberal (de mercado) o intervencionista (Estado de bienestar), conduce a una economía dominada por quienes tienen la suerte de nacer en una posición de riqueza heredada. Si bien realizó el análisis sobre países desarrollados (Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Japón y el Reino Unido), en la Argentina también está teniendo ese reflejo y es interesante observar cómo los hijos de familias de gran fortuna y visibilidad pública comenzaron a reunirse en un grupo de afinidad (revistas de la farándula, deportiva y de negocios los están mostrando).

Piketty explica que de ese modo funcionaba la economía de Europa a principios del siglo pasado, y que la prepotencia de la riqueza heredada sólo fue destruida por la devastación de dos guerras mundiales, con una profunda depresión en ese intervalo. Después de esos traumáticos eventos, se desplegó un período de rápido crecimiento asociado a los estímulos de la posguerra, a la reconstrucción europea y a la recomposición del consumo. En los últimos 30 años, esa dinámica subyacente del poder económico heredado se ha revitalizado y reafirmado.

¿Cuál es la definición de capital de Piketty? Quienes lo acusan de marxista es porque no conocen el concepto marxista de capital, pero los sectores conservadores consideran marxista a cualquiera que estudia o tiene una posición crítica sobre la desigualdad y la concentración de la riqueza. Piketty utiliza una definición amplia al considerar que “el capital” es igual a “la riqueza”. O sea, todo el patrimonio (propiedades, activos en efectivo, inversiones en acciones y bonos) constituye el capital o riqueza. Piketty no sólo señala que la distribución del ingreso (dinero obtenido por las personas que trabajan) es desigual sino que la riqueza (el stock de activos) se reparte en forma mucho más desigual. Esto significa que no sólo la brecha es inmensa en la retribución por el trabajo sino que esa diferencia es abismal en la tenencia de la riqueza global.

El esquema analítico de Piketty es el siguiente: a partir de definir la tasa de retorno sobre el capital (r) y la tasa de crecimiento económico nominal (g), utiliza una larga serie de tiempo de 200 años de datos sobre pobreza, ingresos y riqueza para países desarrollados. Con esa inmensa cantidad de información determina un comportamiento económico sencillo de entender. Calculó que r se ha ubicado en el 5 por ciento promedio, mientras que g ha sido inferior a ese porcentaje en ese extenso lapso. Esto significa que la tasa de crecimiento económico global ha sido menor al incremento de la riqueza de las grandes fortunas. Piketty denomina “ley fundamental” a la fórmula r > g, o sea que los ricos se hacen más ricos en forma permanente. De otro modo, en el capitalismo, si la tasa de retorno de la riqueza privada es superior a la tasa de crecimiento de la economía, la participación de las rentas del capital en el producto neto se incrementará. Piketty afirma que en el largo plazo la desigualdad económica no será solamente por la brecha entre las personas que ganan altos salarios y los que reciben ingresos bajos sino que será entre las personas que heredan grandes fortunas en propiedades y efectivo, y quienes no.

Es un resultado que se ha verificado en estos años de crisis global en las potencias mundiales, según el World Ultra Wealth Report, informe mundial de la ultra riqueza de Wealth-X y el banco suizo UBS: con una caída o estancamiento de las economías centrales que se extiende ya por siete años, desde 2009 hasta 2013 la población ultra rica del mundo incrementó su riqueza (sin ajustar por inflación) un 44,1 por ciento.

En la muy completa reseña publicada en el medio electrónico estadounidense Vox, Matthew Yglesias resume que “cuando r es mayor que g, la piscina de la riqueza de los ricos crece más rápido que el conjunto de los ingresos percibidos por los trabajadores”. Señala que esto no significa necesariamente que los pobres sean más pobres sino que cada vez es más grande la brecha entre las ganancias de las personas que poseen una gran cantidad de propiedades e inversiones financieras y las de las personas que reciben un ingreso de su trabajo para vivir.

Hasta el conservador The Economist en una crítica al libro de Piketty se rindió ante la formidable “base de datos sobre la que se construye el libro, siendo difícil de disputar su llamado a una nueva perspectiva de la era económica moderna, estemos o no de acuerdo con sus recomendaciones de política”. En el artículo “Capital in the Long Run”, publicado en la edición del 9 de enero pasado, The Economist afirma que políticamente no puede sostenerse una concentración de la riqueza creciente, y “aquellos que quieran preservar la economía de mercado tienen que lidiar con esa dinámica en un contexto preocupante con las cifras sobre la desigualdad que presenta Piketty”.

También fue criticado por el economista de la Universidad de Texas en Austin, James K. Galbraith (hijo del célebre economista del siglo pasado, John Kenneth Galbraith), en un artículo publicado en la revista trimestral Dissent “Kapital for the Twenty First Century?”. Dice que el libro de Piketty sobre el capital no es ni sobre el capital en el sentido utilizado por Marx, ni sobre el capital físico como factor de producción en el modelo neoclásico de crecimiento económico. Galbraith concluye que “es un libro principalmente sobre la ‘valoración’ de activos materiales y financieros, la ‘distribución’ de los activos a través del tiempo, y la ‘herencia’ de la riqueza de una generación a otra”.

Más allá de controversias por derecha (The Economist) y por izquierda (James K. Galbraith), el libro tiene el mérito de instalar en el corazón del capitalismo el debate sobre la desigualdad, y no sólo de ingresos sino la que emerge del reparto del stock de riqueza global. Es lo que afirma Paul Krugman en “The Piketty Panic”, publicado en The New York Times, cuando elogia la obra del economista francés porque “es la manera en que echa por tierra el más preciado de los mitos conservadores: que vivimos en una meritocracia en la que las grandes fortunas se ganan y son merecidas”. Menciona que lo realmente sorprendente del debate es que la derecha parece incapaz de organizar ninguna clase de contraataque significativo a la tesis de Piketty.

El capitalismo no está generando una mejor distribución de la riqueza y de los ingresos sino que su concentración es el estado natural del capitalismo más que una excepción, como postula el pensamiento económico convencional con su expresión política en el conservadurismo. Piketty afirma entonces que se está transitando hacia una economía dominada por el “capitalismo patrimonial”, donde la lista Forbes 400 (los más ricos del mundo) estará dominada no por los fundadores de las empresas líderes sino por hijos y nietos de la súper elite de hoy.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Joseph Stiglitz: Una luz de esperanza brilla para las ciudades

Sáb, 10/05/2014 - 13:08
Joseph Stiglitz, Project Syndicate

El mes pasado, se llevó a cabo en Medellín, Colombia una reunión que vale la pena destacar. Se reunieron unas 22.000 personas para participar en el Foro Urbano Mundial y allí examinaron el tema del futuro de las ciudades. La atención se centró en la creación de “ciudades por la vida” – es decir, en la promoción de un desarrollo equitativo dentro de los entornos urbanos, que son los lugares donde una mayoría de los ciudadanos del mundo viven en la actualidad, y que serán los lugares donde dos terceras partes de ellos residirán hasta el año 2050.

La reunión se celebró en un lugar que de por sí es simbólico: la ciudad de Medellín, ciudad que en otrora fue conocida por sus bandas de narcotraficantes, y que ahora cuenta con una bien merecida reputación que la destaca como una de las ciudades más innovadoras del mundo. La historia de la transformación de esta ciudad encierra importantes lecciones para las zonas urbanas de todo el mundo.

En las décadas de los años 80 y 90, los jefes de los carteles como el mal afamado Pablo Escobar, gobernaban las calles de Medellín y controlan sus políticas. La fuente del poder de Escobar no fue solamente el altamente lucrativo comercio internacional de la cocaína (impulsado por la demanda en los Estados Unidos), sino que también lo fue la desigualdad extrema en Medellín y en toda Colombia. En las empinadas laderas del valle que acuna a la ciudad, extensas barriadas, prácticamente abandonadas por el gobierno, proporcionaban un suministro fácilmente disponible de reclutas para los carteles. Frente a la ausencia de servicios públicos, Escobar ganó los corazones de los más pobres de Medellín con su generosidad – incluso mientras que paralelamente aterrorizaba a la ciudad.

Hoy en día, dichas barriadas son prácticamente irreconocibles. En el barrio pobre de Santo Domingo, el nuevo Sistema de Metrocable, que consiste de tres líneas de cabinas aéreas, presta servicios a los residentes trasladándolos hacia y desde cientos de metros de altura en la ladera de la montaña, poniendo fin así a su aislamiento del centro de la ciudad. El viaje ahora dura solamente unos minutos y las barreras sociales y económicas entre los asentamientos informales y el resto de la ciudad se encuentran en camino a desmoronarse.

Los problemas de los barrios pobres de la ciudad no se han desvanecido, pero los beneficios que las mejoras en infraestructura han traído consigo se pueden evidenciar de manera brillante en casas bien cuidadas, en murales y en campos de fútbol encaramados cerca de las estaciones del teleférico. El Metrocable es solamente el más emblemático de los proyectos urbanos por los cuales el año pasado Medellín ganó el Premio Veronica Rudgeal al diseño urbano verde de la Universidad de Harvard, que es el premio más prestigioso en dicho campo.

Comenzando con el gobierno municipal de Sergio Fajardo (ahora gobernador del Departamento de Antioquía, cuya capital es Medellín), quien asumió el cargo en el año 2004, la ciudad ha realizado grandes esfuerzos para transformar sus barriadas, mejorar la educación y promover el desarrollo. (El actual alcalde, Aníbal Gaviria, ha aseverado su compromiso para continuar en este camino).

Medellín construye edificios públicos de vanguardia en las zonas que en pasado fueron las más deterioradas, proporciona pintura para casas a los ciudadanos que viven en los distritos pobres, y limpia y mejora las calles – todo esto bajo el convencimiento de que si se trata a las personas con dignidad, ellas valorarán su entorno y se enorgullecerán de sus comunidades. Y, la veracidad de dicho convencimiento ha sido más que confirmada.

A lo largo de todo el mundo, las ciudades son a la vez la ubicación y el centro de los principales debates de la sociedad, y esto ocurre por una buena razón. Cuando las personas viven en espacios reducidos, ellas no pueden evitar confrontarse con problemas sociales de gran importancia, como por ejemplo: la creciente desigualdad, la degradación del medio ambiente y la inversión pública inadecuada.

El Foro recordó a los participantes que las ciudades habitables requieren de planificación – un mensaje no concordante con las actitudes que prevalecen en gran parte del mundo. No obstante, sin planificación e inversión pública en infraestructuras, sin transporte público, sin parques, y sin el suministro de agua potable y saneamiento básico, las ciudades no serán habitables. Y, son los pobres quienes inevitablemente sufren más por la ausencia de dichos bienes públicos.

La ciudad de Medellín es también portadora de algunas lecciones para EE.UU. De hecho, un estudio de investigación reciente muestra cómo la planificación inadecuada ha alimentado la segregación económica en Estados Unidos, y cómo las trampas de pobreza han formado ciudades sin transporte público, debido a la escasez de puestos de trabajo accesibles.

La conferencia fue más allá de esto, hizo hincapié en que no es suficiente lograr “ciudades habitables”. Llegó a la conclusión de que tenemos que crear zonas urbanas en las que las personas puedan prosperar e innovar. No es casualidad que la Ilustración – que a su vez condujo hacia los más rápidos y más grandes avances en la historia de la humanidad en cuanto a mejorar los estándares de vida de las personas – se hubiese desarrollado en las ciudades. El desarrollo de nuevas formas de pensar es una consecuencia natural de la alta densidad poblacional, siempre y cuando se tengan las condiciones adecuadas para ello – condiciones que incluyen espacios públicos en los que las personas puedan interactuar y la cultura pueda prosperar, y se tenga un etos democrático que reciba de buen agrado y aliente la participación del público.

Un tema clave que se consideró durante el Foro fue el consenso emergente sobre la necesidad de lograr un desarrollo que sea sostenible en cuanto a sus aspectos medioambientales, sociales y económicos. Todos estos aspectos de la sostenibilidad están entrelazados entre sí y son complementarios; y, las ciudades proporcionan el contexto en el que todos ellos se presentan con mayor claridad.

Uno de los mayores obstáculos para el logro de la sostenibilidad es la desigualdad. Nuestras economías, nuestras democracias y nuestras sociedades pagan un alto precio por la creciente brecha entre ricos y pobres. Asimismo, en muchísimos países es posible que el aspecto que siembre más cizaña, en relación a la cada vez más amplia brecha de ingresos y riqueza, sea la profundización de la desigualdad de oportunidades.

Algunas ciudades han demostrado que estos patrones ampliamente observados no son el resultado de las inmutables leyes de la economía. Incluso en el país avanzado con la más alta desigualdad en el mundo – Estados Unidos – algunas ciudades, como por ejemplo San Francisco y San José, pueden ser comparadas con las economías de mejor desempeño en términos de la igualdad de oportunidades que brindan.

Teniendo en cuenta la parálisis política que aflige a muchos gobiernos nacionales alrededor del mundo, las ciudades con visión de futuro se están convirtiendo en faros de esperanza. Un EE.UU. dividido parece incapaz de poder abordar su alarmante incremento en la desigualdad. Sin embargo, en la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio fue elegido con la promesa de hacer algo al respecto.

Si bien existen límites para lo que puede hacerse a nivel local – debido a que, entre otros aspectos, los impuestos nacionales proporcionan muchísimos más recursos que los impuestos municipales – las ciudades, por ejemplo, pueden ayudar a garantizar la disponibilidad de viviendas asequibles. Y, las ciudades tienen a su cargo, de manera muy especial, la responsabilidad de proporcionar educación y servicios públicos de alta calidad para todos, independientemente de los ingresos que las personas puedan tener.

Medellín y el Foro Urbano Mundial han demostrado que esto no es solamente una quimera. Es posible vivir en otro mundo, solamente necesitamos de voluntad política para lograrlo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El FMI va a la guerra en Ucrania

Ven, 09/05/2014 - 13:02
Pepe Escobar, RT

El FMI ha aprobado un préstamo de 17.000 millones de dólares a Ucrania. El primer bloque de 3.200 millones de dólares llegó el miércoles.

Es esencial identificar las condiciones adosadas a este “préstamo” al estilo de la mafia. No hay nada en juego que sea remotamente similar a una reanimación de la economía ucraniana. El trato está inextricablemente vinculado a la tristemente célebre política de “ajuste estructural” del FMI, la misma receta para todos, conocida por cientos de millones de personas desde Latinoamérica y el Sudeste Asiático hasta el sur de Europa.

Los "cambiadores de régimen" de Kiev han cumplido debidamente lanzando el inevitable paquete de austeridad, desde subidas de impuestos y pensiones congeladas hasta un duro aumento de más del 50% del precio del gas natural que calienta las casas ucranianas. El “pueblo ucraniano” no podrá pagar sus cuentas de gas el próximo invierno.

Predeciblemente el masivo préstamo no beneficia al “pueblo ucraniano”. Kiev está esencialmente en bancarrota. Los acreedores van de los bancos occidentales a Gazprom, a la que deben por lo menos 2.700 millones de dólares. El “préstamo” pagará a estos acreedores; además 5.000 millones del total están destinados a pagos de -qué iba a ser– anteriores préstamos del FMI. Sobra decir que una gran parte de los fondos se la embolsará debidamente –al estilo afgano– el actual grupo de oligarcas alineados con el gobierno de “Yats” en Kiev.

El FMI ya ha advertido de que Ucrania está en recesión y podría necesitar una ampliación del préstamo de 17.000 millones de dólares. La neolengua del FMI la califica de “significativa recalibración del programa”. Esto ocurrirá, según el FMI, si Kiev pierde el control de Ucrania en el este y el sur, lo que ya está progresando.

En el este de Ucrania está el corazón industrial del país –con el mayor PIB per cápita- donde se encuentran factorías y minas claves, en su mayoría en la región de Donetsk, que da la casualidad de que en gran parte está movilizada contra los cambiadores de régimen alineados con los neofascistas y neonazis de Kiev. Si la actual situación persiste, significa que bajarán las exportaciones industriales y los ingresos tributarios.

La prescripción del FMI para el grupo de oligarcas, algunos de los cuales financian activamente a las milicias del Sector de Derechas: mientras enfrentéis una rebelión popular en el este y el sur de Ucrania, tranquilos, recibiréis más dinero del FMI en el futuro. Un verdadero curso acelerado en capitalismo del desastre.

Queremos que invadan Mientras tanto la escuela delincuente juvenil de diplomacia de Obama mantiene su dirección: el plan es inducir a Moscú a “invadir”. Los beneficios serían inmensos. Washington destruiría de una vez por todas la cooperación estratégica emergente entre la UE, especialmente Alemania y Rusia, parte de una interacción más orgánica entre Europa y Asia; mantendría a Europa perennemente bajo el control de EE.UU.; y fortalecería al robocop OTAN después de su humillación afgana.

Bueno, no son delincuentes juveniles por nada. Sin embargo este brillante plan olvida un componente clave: necesitan suficientes tropas competentes dispuestas a aplicar los planes de Kiev. Los cambiadores de régimen disolvieron la policía antidisturbios federal Berkut. Un grave error, porque se trata de profesionales; están desempleados y ahora, con un resentimiento monstruoso, apoyan ampliamente a los ucranianos favorables a la federalización.

Lo que el guión del ministerio de la verdad impuesto a todos los medios corporativos occidentales insiste en calificar de “separatistas prorrusos” son en realidad federalistas ucranianos. No buscan la división. No quieren unirse a la Federación Rusa. Lo que quieren es una Ucrania federalizada con provincias fuertes y autónomas…


Mientras tanto, en Ductistán
Washington reza activamente para que la confrontación entre la UE y Rusia en el frente del gas se salga de control. El gas natural ascenderá a un 25% de los requerimientos de la UE hasta 2050. Desde 2011 Rusia es el principal proveedor, por encima de Noruega y Argelia.

La Comisión Europea (CE), infestada de burócratas, concentra ahora sus ataques contra Gazprom en el gasoducto South Stream cuya construcción comienza en junio. La CE insiste en que los acuerdos que ya se han firmado entre Rusia y siete países de la UE infringen las leyes de la UE (¿Cómo es posible que no lo hayan detectado antes?). La CE querría que South Stream fuera un proyecto “europeo”, no de Gazprom.

Bueno, eso depende de numerosas y serias políticas diplomáticas e internas de varios Estados miembros de la UE. Por ejemplo Estonia y Letonia dependen al 100% de Gazprom. Algunos países, como Italia, importan más del 80% de su energía; otros como el Reino Unido, solo el 40%.

Es como si la CE hubiera despertado repentinamente de su apatía usual y hubiera decidido que South Stream es una pelota de fútbol. Günther Oettinger, el comisionado de energía de la UE, ha estado vociferando que las leyes de competencia de la UE llamadas “el tercer paquete de energía” requerirían esencialmente que Gazprom abra South Stream a otros proveedores. Moscú presentó una queja a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La aplicación rigurosa de una ley recientemente descubierta de la UE es una cosa. Los hechos en el terreno son otra. South Stream podría costar hasta16.000 millones de euros, pero se construirá, incluso si es financiado por el presupuesto estatal de Rusia.

Además Gazprom ya ha firmado, solo en 2014, acuerdos adicionales con socios alemanes, italianos, austríacos y suizos. ENI de Italia y EDF de Francia son socios desde el comienzo. Alemania, Italia, Bulgaria, Hungría y Austria están profundamente involucradas en South Stream. No es sorprendente que ninguno de ellos esté a favor de más sanciones contra Rusia.

En cuanto a cualquier acción sustancial de la UE para encontrar nuevas fuentes de suministro, es un proceso que tomaría años y debería involucrar la mejor fuente alternativa posible, asumiendo que se llegue a un acuerdo nuclear con el P5+1 en este año. Otra posible fuente, Kazajistán, exporta menos de lo que podría y seguirá siendo el caso debido a problemas de infraestructura.

Por lo tanto volvamos a la tragedia ucraniana. Moscú no “invadirá”. ¿Para qué? El ajuste estructural del FMI devastará Ucrania más que una guerra. Incluso es posible que la mayoría de los ucranianos termine por implorar la ayuda rusa. Berlín no se enemistará con Moscú. Por lo tanto la retórica de Washington de “aislar” a Rusia se revela como lo que es: delincuencia juvenil.

Lo que le queda al imperio del caos es rezar para que el caos se siga propagando en Ucrania, agotando así la energía de Moscú. Y todo esto porque el establishment de Washington está absolutamente aterrorizado ante la posibilidad de una potencia emergente en Eurasia. No una, sino dos, Rusia y China. Peor todavía: estratégicamente alineadas. Peor todavía, dispuestas a integrar Asia y Europa. Por lo tanto podéis imaginar a un puñado de viejos coléricos en Washington rechiflando como delincuentes juveniles: “No me gustáis. No quiero hablar con vosotros. Quiero que os muráis”.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

“La economía monetaria está completamente fuera de control”

Xov, 08/05/2014 - 17:29
Enric Llopis, Rebelión

Economista independiente, especializada en el mundo de Internet y las nuevas tecnologías, Susana Martín Belmonte participa actualmente en los proyectos de dos monedas complementarias, el Ecosol y, fundamentalmente, el Eurocat. También es cofundadora del Instituto de la Moneda Social, que trabaja en nuevos enfoques de teoría económica respecto a la función del dinero y del crédito, y apoya iniciativas de monedas complementarias. Muchos de estos novedosos puntos de vista los explica en el libro “Nada está perdido. Un sistema monetario y financiero alternativo y sano” (Icaria). Susana Martín, candidata a las elecciones europeas por el Partido X, considera que la economía monetaria “está completamente fuera de control (el mercado de derivados representa 10 veces el PIB mundial), porque el diseño del sistema monetario es algo que jamás nadie cuestiona”.

-“¿Crisis financiera o crisis monetaria?”, te preguntabas en un artículo publicado en la revista “Alternativas Económicas”. El negocio tradicional de la banca, captar ahorros para financiar créditos e inversiones, ¿se mantiene hoy? Si no es así, ¿Cuáles son las diferencias?

-No es que el funcionamiento del sistema bancario sea esencialmente distinto ahora, es que el concepto popular que se tiene de él siempre ha sido muy diferente de la realidad. Por ejemplo, es cierto que los bancos captan ahorro y dan préstamos, pero eso no significa que el dinero para dar los préstamos salga de los ahorros captados, como se suele deducir. La realidad es que los bancos crean el dinero de la nada al prestárnoslo. Una vez creado, ese dinero se mueve en el sistema económico y normalmente acaba depositado en algún banco, de forma que los bancos, compitiendo entre sí, pueden captar esos depósitos para poder cumplir sus ratios. Lo que ha cambiado es que ese tipo de dinero, el dinero bancario, que también se puede llamar dinero-crédito, es el más abundante hoy día: un 97,7% del total de la masa monetaria. Los bancos son quienes tienen la capacidad de crearlo, o no y decidir qué financiar con él. El poder que eso les da es inmenso, lo que se puede ver en sus retribuciones.

-¿Qué proporción se da hoy entre los flujos monetarios y la base material que teóricamente debería respaldarlos? O, en otros términos, la relación entre economía productiva y economía especulativa.

-Tenemos algunos datos que indican esa proporción, pero es distinta según el mercado financiero del que se trate. Por ejemplo, en el año 2000 se calculaba que del volumen total de transacciones del mercado de divisas, aproximadamente el 98% eran especulativas y solo un 2% estaban destinadas a una transacción de compra de bienes o servicios nominados en otra divisa. En la actualidad, se calcula que el mercado de derivados tiene un volumen de 10 veces el PIB mundial, y creciendo. La economía monetaria está completamente fuera de control porque el diseño del sistema monetario es algo que jamás nadie cuestiona.

-En el libro “Nada está perdido. Un sistema monetario y financiero alternativo y sano” (Icaria)” formulas la propuesta de la “R-Economía”. ¿En qué consiste y en qué modelos y referentes teóricos se basa?

-La R-economía es un sistema de dinero-crédito digital, dinero que se basa en un reconocimiento de deuda, pero que se crea con las transacciones y sin interés y con control ciudadano del crédito. Por ejemplo, pongamos que A paga a B 100 euros a cambio de un producto que B ha producido. Si antes de la transacción los dos están a cero, después de la transacción, A tiene un saldo de -100 y B tiene un saldo de +100, el dinero y el crédito se han creado en la transacción. El éxito del sistema se asienta en que los límites de endeudamiento estén bien asignados, o sea que quien tenga capacidad de endeudarse sea capaz también de vender, no solo de comprar. El modelo teórico más cercano y conocido sería el Bancor, la moneda reserva mundial que Keynes propuso en la Conferencia de Bretton Woods. Con la diferencia que el Bancor era una moneda de países y no una moneda para cualquier economía, con sus individuos, sus instituciones y sus empresas. Se trata de un sistema de compensación de pagos.

-¿Qué son las “monedas paralelas” y las “monedas sociales”? ¿En qué contexto surgen? ¿Puedes citar ejemplos históricos y actuales?

-Las monedas paralelas son monedas distintas a las convencionales, a las monedas de curso legal de cada país. En el año 2012 un grupo de economistas, entre los que estaba Thomas Mayer, execonomista jefe del Deutsche Bank, emitieron una declaración en la que proponían las monedas paralelas como salida a los países en problemas de la eurozona. Fue la primera vez que vi el término de moneda paralela. Por lo general se denominan monedas complementarias.

Las monedas sociales son aquellas monedas complementarias que, además, tienen un componente social explícito. Siempre se dice que el dinero es unidad de cuenta, medio de cambio y depósito de valor, pero eso es solo lo que el dinero hace. El dinero en sí es un vínculo social, una parte muy importante de nuestro contrato social. El sistema monetario, según sea su diseño, crea una serie de condicionantes que afectan a las reglas del mercado y de la sociedad. Y sin embargo, en los sistemas de moneda de curso legal, estas reglas no suelen conocerse y, por supuesto, no las hemos aceptado conscientemente. Por eso las monedas sociales son monedas en las que el concepto de vínculo está presente, en las que los participantes conocen las reglas y las aceptan y mucho más si tienen un control directo, individual o colectivo, sobre esas reglas.

Un ejemplo histórico es el WIR; es histórico y actual a la vez. WIR significa “nosotros” en alemán. Es una moneda complementaria que lleva 80 años en funcionamiento. Fue creada en plena Gran Depresión en Suiza por 19 empresarios como un sistema de compensación de pagos sin intereses. Hoy la usan más de 60.000 empresas suizas.

-La mayoría del dinero es hoy digital. ¿Cómo se moviliza y qué implicaciones tiene el fenómeno?

-La implicación más importante del dinero digital es que, como todo producto digital, su precio, como su coste marginal de producción, tiende a cero. Este coste nulo del dinero significa creación monetaria sin intereses, crédito sin intereses, pero no se materializa porque lo impiden estructuras bancarias colosales, subvencionadas, monopolísticas y abusivas. Esto es lo que estamos viendo: el tipo de referencia del euro es 0,25% y el sistema monetario actual no funciona con tipos tan bajos, tal como pronosticó Keynes, se produce una trampa de liquidez. La asignación de recursos es ridícula, se fomentan las burbujas especulativas mientras que la economía productiva no se financia. Y en lugar de buscar otros modelos, se rescata el modelo actual con dinero del contribuyente. Es necesario encontrar otras fórmulas para asignar la financiación, otras fórmulas para la gestión del dinero y del crédito.

-¿Qué es el Bitcoin? ¿Tiene tanta relevancia como se dice?

-El bitcoin es un sistema monetario digital en el que las reglas son explícitas. Los participantes las conocen, las aceptan y deciden participar. Las transacciones de bitcoins son públicas, visibles por todos los miembros de la red, y es de código abierto. Es un sistema muy original que puede romper el monopolio de los bancos en la emisión monetaria, pues compite en su propio terreno con las monedas de curso legal: es objeto de especulación como cualquier divisa convencional. También es bastante cara de producir, consume mucha energía. Pero Bitcoin es relevante en algunos aspectos: ha implantado en el subconsciente colectivo el concepto de moneda complementaria, cosa que ni un modelo tan exitoso como el WIR había conseguido, tiene una amplia aceptación sin estar respaldada por un ejército y rompe la posición dominante del cártel bancario. Sin embargo, la crisis ha sido resultado de una mala asignación del crédito y el bitcoin de por sí no resuelve la asignación de recursos mediante el crédito.

Las funciones del dinero y las del crédito son muy diferentes. El sistema de crédito es lo que hace que evolucionen los sistemas económicos porque es lo que vincula el presente con el futuro, es un aspecto esencial, profundamente político y con implicaciones públicas enormes. Tener la capacidad de decidir qué se financia es poder en estado puro.

-En un artículo citabas al presidente del BBVA, Francisco González, quien afirmaba en el Financial Times que los bancos “necesitan incorporar a Amazon o Google, o morirán”. ¿Qué quería decir el banquero? ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Lo que quiere decir es que hoy están mucho más preparados para gestionar activos digitales un Google o un Amazon que un banco tradicional. La digitalización ha cambiado el perfil del operador. Sin embargo, no estoy segura de que las tecnológicas no vayan a incorporar la sección bancaria a su negocio, en lugar de dejarse incorporar por los bancos. La lástima sería que toda esta transición tuviera lugar sin un cambio esencial de estructuras de poder, y que los ciudadanos pasáramos de la dominación de los bancos a la dominación de las tecnológicas. Espero que no ocurra, pero son los ciudadanos quienes tienen en su mano evitarlo, votando en las próximas elecciones europeas, por ejemplo.

-Abogas por una economía con nuevas vías de financiación.

-Creo que ya está bastante madura en la opinión pública la idea de que tenemos muchos problemas por no poder controlar los flujos de dinero: la evasión y la elusión fiscal, así como la criminalidad y el blanqueo de dinero, por nombrar sólo unos pocos. Si queremos controlar los flujos de dinero creados por los bancos tenemos una ardua tarea por delante y más vale que nos pongamos a ello cuanto antes con estrategias como el radar financiero que está elaborando Hervé Falciani con la Hacienda francesa, o la aplicación del ITF. Sin embargo, existen estrategias complementarias que es importante tener en cuenta para diversificar las soluciones, y en este aspecto, no hay que olvidar que los flujos de dinero actuales son, en un 97,7%, anotaciones en cuenta respaldadas por un reconocimiento de deuda. Si creamos esquemas de participación voluntaria en los que los flujos dinerarios nazcan ya con un contrato diferente, un contrato tal que esa renta esté ligada al territorio, obligada a pagar impuestos en el territorio y a ser gastada en el territorio, entonces esos flujos no necesitamos ir a buscarlos a los paraísos fiscales, no necesitamos gastar toda esa energía en controlarlos. En la medida en que esos flujos sustituyan a los actuales, tendremos también resuelto el problema.

-Esas vías de financiación complementarias serían préstamos sin interés. ¿Qué implicaría la abolición de los intereses? ¿Por qué lo consideras tan importante?

-La desaparición del interés es esencial. Es el verdadero cáncer del sistema económico mundial. La creación monetaria con dinero bancario, o sea, como préstamo con interés es responsable del 97,7% de la masa monetaria actual y esta forma de crear el dinero hace que siempre haya más deuda que dinero para pagarla. Es decir, en cualquier colectivo, si creamos una cantidad X para realizar los intercambios, al siguiente año deberemos entre todos X más el interés, pero como sólo tenemos X, por lo tanto no podemos pagar el interés. Individualmente algunos podrán, pero colectivamente no se puede, pues no hay dinero suficiente. Las consecuencias son brutales: crecimiento exponencial del sistema económico, crisis cada vez más frecuentes y secuestro de la sociedad a manos del sector financiero, por la dependencia del sector financiero que nos impone este modelo monetario: cada año se necesita nuevo crédito en el sistema para que funcione la economía y sólo el cártel bancario lo puede proporcionar: el poder de la banca queda perfectamente explicado y la situación de dependencia de la sociedad se traduce en la obligación de competir por el capital financiero, lo cual es una consecuencia lógica de crearlo deliberadamente escaso.

Librarnos de la creación monetaria como deuda con interés implicaría la desaparición de las crisis financieras, del imperativo de crecimiento del sistema económico y del secuestro que obliga a la sociedad a rescatar al sistema bancario en estos momentos.

-¿Y cómo se canalizaría el crédito? ¿Cómo llegar a este escenario que planteas?

-No se trata únicamente de la desaparición del interés. La mecánica del interés tiene que ser sustituida por otra mecánica de asignación del crédito. Es necesario establecer otros condicionantes para acceder al crédito. Por ejemplo, solo financiar la economía productiva, no la especulativa. No pagar interés a cambio de no cobrarlo: los depósitos no están remunerados. Tampoco sería necesario devolver los créditos, pero sí vender y comprar cada año por un importe mínimo proporcional a la línea de crédito usada. Se trataría de esquemas de participación voluntaria a los que los participantes se podrían acoger si les resulta interesante. En las que las estructura de toma de decisiones estuvieran acotadas para analizar su funcionamiento y fomentar las mejores prácticas. En mi libro describo la R-economía que es el modelo monetario que propongo. Es imprescindible abrir las posibilidades institucionales de nuestra economía. El dinero y el crédito son instituciones creadas por los seres humanos, no leyes de la naturaleza: Se pueden cambiar. En muchas ocasiones se confunde economía de mercado con lo que tenemos ahora y creo que es un error. La economía de mercado no tiene una única solución, tiene infinidad de formas posibles en función del marco institucional. Pero si hay una institución que condiciona a todas las demás, esa es el dinero.

-Las monedas representan el poder político y económico de los estados. ¿Cuál es la correlación de fuerzas entre el euro, el dólar o el yuan? ¿Te atreves a vaticinar próximos escenarios?

-En estos momentos veo varias amenazas que pueden estallar en cualquier momento. Las tensiones sociales derivadas de la recesión del primer mundo, no canalizadas con opciones políticas que estén a la altura, pueden acabar en fascismos o en conflictos armados. Esto junto con el cambio climático es lo que más me preocupa. Las potencias emergentes como China y el resto de los países BRICS están desafiando la hegemonía del dólar hace años. Cada vez hay más países que están reduciendo sus reservas en dólares. El poder militar de EEUU está detrás del dólar, lo estuvo ya desde Bretton Woods y fue decisivo para que el dólar se convirtiera en la moneda global, o para que nada cambiase cuando Nixon decidió unilateralmente dejar de honrar la convertibilidad del dólar en oro. Sin embargo, no sabría decir cuándo la tensión provocará una ruptura del dólar como moneda reserva o si otra de las inminentes crisis que nos acucian estallará antes. Creo que aquí tienen más peso los factores militares y políticos que los económicos.

-Por último, ¿Cómo interpretas la denominada “crisis del euro”? ¿Consideras que finalmente se producirá un estallido de la moneda única?

-Mientras el modelo monetario dominante sea el actual, y considerando que ya estamos dentro y enormemente endeudados, me parece que una moneda reserva poderosa como el euro es el menor de los males para toda Europa, por ahora. Las tensiones que sufre el euro están dentro del espacio económico europeo. Hacia fuera, la Unión Europea es acreedora neta, tiene superávit de balanza por cuenta corriente con el resto del mundo. Esto quiere decir que, mientras haya un modo político de resolver las tensiones internas de Europa, el euro tiene posibilidades de mantenerse. Si no se gestionan adecuadamente las tensiones políticas, entonces habrá problemas. Dependerá de hasta qué extremos se lleva el austericidio: las mal llamadas políticas de austeridad que en realidad son una transferencia de recursos descomunal de la ciudadanía europea a la banca.

Y esto precisamente tiene que ver con el verdadero problema, que no es quedarse o salir del euro, sino qué diseño monetario hay detrás del euro y qué distribución de los recursos favorece. El euro funciona exactamente igual que cualquier otra moneda de curso legal. Ese modelo dominante es un modelo monetario quebrado, que se apuntala políticamente mientras no haya otras opciones. Pero de hecho ya están surgiendo opciones, es necesario fomentarlas, tanto para facilitar una transición suave hacia otro modelo monetario como para resolver las esas tensiones políticas internas de la zona euro derivadas de los costes sociales del paro y la recesión.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La peligrosa nueva guerra fría

Mér, 07/05/2014 - 14:00
Alejandro Nadal, La Jornada

La crisis en Ucrania es testimonio de que Estados Unidos nunca abandonó su mentalidad de guerra fría. El intento por aislar y contener a Rusia es la mejor expresión de esa visión del mundo. Ucrania siempre fue la pieza clave para cerrar el cerco. Por eso se buscó obtener la membresía de Ucrania en la Unión Europea (UE) como paso preliminar a su incorporación en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Siempre ha sido del conocimiento de la diplomacia occidental que para Rusia todo esto era inaceptable y sería interpretado como una forma de agresión.

A mediados de los años noventa la administración Clinton promovió la expansión de la OTAN, una alianza militar diseñada para contener a la Unión Soviética. La OTAN acabó por incorporar a las repúblicas del Báltico y a varios países de Europa oriental. Moscú vio reducirse de manera dramática su cinturón protector y la frontera con la OTAN se acercó peligrosamente al centro geográfico ruso.

Pero la membresía de Ucrania en la UE se vio obstaculizada por muchos factores. Así que cuando el gobierno electo (y corrupto) de Kiev fue removido por un golpe de estado en febrero, Washington se apresuró a reconocer y apoyar al nuevo régimen. Por estas razones, Moscú considera que el gobierno en Kiev es un títere de Estados Unidos y la OTAN. Después de todo, también en Rusia habitan sombras y fantasmas relacionados con la guerra fría.

La economía de Ucrania lleva ya 20 años en un proceso de desintegración. Las privatizaciones salvajes después del colapso soviético dieron lugar a gobiernos manejados por pillos y bandidos. En medio de la crisis global, Ucrania ha estado a punto del colapso económico desde hace meses y ha rosado una situación de moratoria o impago en el plano financiero. La divisa de Ucrania, la hryvna, ha sufrido una devaluación superior a 40 por ciento frente al dólar estadunidense este año. Por eso la calificadora Fitch degradó la posición de los títulos del gobierno ucraniano y los redujo a la categoría ‘chatarra’. Aún la ayuda ofrecida por el Fondo Monetario Internacional, confirmando un paquete de 17 mil millones de dólares será insuficiente para sacar del atolladero a la economía ucraniana.

El 22 de febrero fue depuesto el presidente Yanukovich, conocido por su mediocridad y corrupción. En su lugar surgió otro capitán de un grupo de políticos corruptos y muy rápido se perfiló como posible candidata a la presidencia la señora Timoshenko, un personaje con una historia de corrupción que rivaliza con la de los políticos más ladrones. Washington y sus aliados europeos se apresuraron a apoyar y reconocer al nuevo régimen, pero el pueblo de Ucrania sólo verá una transición de un grupo de cleptómanos a otro. Rusia sintió que se había cruzado la última línea de defensa.

Hoy el riesgo de una guerra civil al estilo de la ex-Yugoslavia es alto. En la encrucijada actual parece que nadie tiene la fuerza suficiente para imponer sus posiciones: ni el gobierno espurio en Kiev puede asegurar el control en Ucrania oriental, ni los grupos pro-Rusia tienen la fuerza suficiente para proceder a la secesión pura y llana. El eje Washington-Londres y sus amigos en la OTAN carecen de la capacidad para lograr lo que siempre han querido, forzar el retiro de Rusia del Mar Negro a través de la inserción de Ucrania en la OTAN. Y Moscú, aunque con más flexibilidad y fuerzas en el terreno, tampoco puede garantizar una transición pacífica hacia una mejor integración de Ucrania oriental con Rusia. En este contexto tan complejo una guerra civil puede estallar fácilmente. De ahí a las hostilidades entre fuerzas armadas formales sólo hay un paso.

Washington busca salvar la cara con un esquema de sanciones económicas sobre Rusia (y directamente sobre personajes cercanos a Putin). Esas sanciones no van a cambiar el rumbo de los acontecimientos, pero sí pueden afectar negativamente a la golpeada economía europea y japonesa.

Alemania y Japón están bajo fuego cruzado. En los últimos lustros han estado fortaleciendo sus vínculos económicos con Rusia pero ahora Estados Unidos les ha presionado para adoptar el esquema de sanciones económicas. Las grandes corporaciones alemanas, con BASF, Siemens, BMW y Deutsche Bank a la cabeza, han estado construyendo una plataforma de producción y comercio con Rusia y no están dispuestos a ver ese esfuerzo evaporarse debido a la crisis en Ucrania. Por su parte, Japón tiene ya una fuerte dependencia frente a los recursos naturales rusos, pero tiene que mantener un delicado número de equilibrista para no alienarse a Washington.

A pesar de los riesgos que las sanciones entrañan para la economía mundial Washington sigue empecinada con su estrategia de contención al estilo de la guerra fría en contra de Rusia. El estallido de una guerra civil en Ucrania podría forzar la intervención rusa y ese escenario es bien visto por Washington porque le permite justificar su gasto en armamentos y su retórica imperial.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización