Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger5320125
Actualizado: fai 11 horas 20 min

Los terroristas entrenados por la CIA y el Mossad insertos en el Estado Islámico

Mér, 07/01/2015 - 23:00
Más de 2000 terroristas entrenados por Estados Unidos y el régimen de Israel se han unido al grupo terrorista que se identifica como Emirato Islámico (Daesh, en árabe, y anteriormente EIIL), informó en diciembre el sitio web de inteligencia militar israelí DEBKAfile. Según ese sitio web israelí, esos combatientes del grupo terrorista autodenominado «Brigadas de Mártires de Yarmuk» fueron entrenados en Jordania, durante 2 años, por agentes estadounidenses, en su mayoría expertos de la CIA, con apoyo del ejército israelí y su servicio secreto, el Mossad.

DEBKAfile explicó que esa defección repentina se produjo después de las negociaciones entre el líder de esa banda extremista, Musab Ali Qarfan, también conocido como Musab Zaytune, y el líder del Emirato Islámico, Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi. También indica que, a diferencia de los grupos terroristas presentes en la península egipcia del Sinaí, las «Brigadas de Mártires de Yarmuk» no han jurado lealtad a Daesh, sino que se trata de una alianza operativa.

Ese grupo terrorista, que lucha contra el gobierno sirio, estaba desplegado en unos 45 de los 76 kilómetros de la frontera de los territorios ocupados con Siria. Esto significa que ahora esa larga franja fronteriza podría hallarse bajo control del Emirato Islámico, lo que supondría una amenaza incluso para el régimen israelí. Por otra parte, estos terroristas también controlan parte de la frontera sirio-jordana. Por lo tanto, ahora el vínculo entre Jordania y el sur de Siria, que servía a los intereses estratégicos de Estados Unidos, también está en manos del Emirato Islámico.

En 2013, las «Brigadas de Mártires de Yarmuk» reivindicaron el secuestro de 25 cascos azules en la meseta del Golán.
_______
Tomado de Red VoltaireUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Charlie Hebdo y el nuevo ataque a la libertad de expresión

Mér, 07/01/2015 - 18:01
Dos hombres entraron a la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo y dispararon y mataron a dos policías, dos empleados y ocho periodistas de esa publicación que, desde 2006, había sido amenazada permanentemente por incluir caricaturas contra los líderes religiosos, políticos y empresariales del mundo. El presidente François Hollande calificó este hecho como un "acto terrorista" y declaró duelo nacional y elevó al máximo el nivel de alerta en París. El titular del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) y rector de la Gran Mezquita de París, Dalil Boubakeur, condenó "en nombre de los musulmanes" de Francia el "horror del crimen" y subrayó que "es inútil ver en ello una connotación religiosa".

La página web de la revista francés Charlie Hebdo muestra ahora la imagen de arriba. En francés, "Je Suis Charlie" no sólo se traduce como "Yo Soy Charlie", sino que también como "Yo sigo a Charlie". Este crimen ha provocado conmoción mundial dado que no sólo se trata de un asesinado a sangre fría de un grupo de personas, sino de un atentado contra la libertad de expresión. Sin embargo, no debemos permitir que los gobiernos occidentales manchen la memoria de aquellos que fueron asesinados para promover consignas vacías sobre la libertad. Justamente lo que menos representaba Charlie Hebdo eran lemas vacíos. Su estilo provocador era más poderoso que la dinamita y muchas de sus portadas eran verdaderos golpes al mentón a la cursilería de las políticas actuales y al conformismo ramplón de los grupos religiosos. Este atentado es un nuevo golpe a la libertad de expresión para confundir y acallar el descontento ciudadano. Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Eurocrisis: bancos privados y crisis pública

Mér, 07/01/2015 - 11:33
Alejandro Nadal, La Jornada

La perspectiva de una victoria electoral de Syriza dentro de unas semanas en Grecia vuelve a plantear la necesidad de un análisis objetivo sobre la naturaleza de la crisis en Europa. La demanda de renegociar el paquete de austeridad que la troika impuso sobre Atenas desembocará en una confrontación política casi sin precedentes. Si no le tiembla la mano a los dirigentes de Syriza y sus asesores económicos, podrían desenmascarar la verdadera agenda de Alemania y sus bancos, inaugurando una nueva etapa en la lucha entre capital financiero y la democracia.

El 9 de mayo de 2010 se llevó a cabo una reunión en el Fondo Monetario Internacional para considerar el primer paquete de rescate por la crisis en Grecia. El tema central era el grado de participación del FMI, junto con el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión de la Unión Europea en dicho plan. La minuta de los debates (filtrada al Wall Street Journal en 2013) reveló la existencia de un importante desacuerdo en las deliberaciones.

Los representantes de Argentina, Brasil, India, Irán, Rusia y Suiza discreparon con el programa planteado por la troika porque se excluía toda posibilidad de restructurar la deuda. El programa imponía un ajuste brutal sobre la economía griega pero no contemplaba la posibilidad de una quita. En esa reunión el representante de Brasil, Nogueira Batista, señaló que el programa sería más un rescate de los acreedores privados que de la economía griega.

Sin recortes a la deuda griega la troika buscaba efectivamente rescatar a los grandes bancos europeos con alto grado de exposición en Grecia. En 2008 los bancos alemanes tenían niveles de apalancamiento más elevados que los de otros bancos europeos y, por lo tanto, sus hojas de balance estaban repletas de títulos de muy mala calidad. Deutsche Bank, por ejemplo, sigue siendo el banco europeo con mayor apalancamiento y con una exposición superior a los 55 billones (millones de millones) de euros en los mercados de derivados.

Dos años después se aceptó el recorte de 50 por ciento de la deuda griega, pero para entonces los bancos alemanes habían logrado reducir de manera importante su exposición con títulos de ese país: la deuda había sido socializada y las pérdidas también. Las maniobras tuvieron éxito: los rescatados fueron los acreedores. En especial, el establecimiento de las operaciones de financiamiento de largo plazo (LTRO, por sus siglas en inglés) por el BCE permitió a los bancos alemanes vender a bancos en la periferia sus títulos de mala calidad y reducir su exposición en esos espacios económicos.

En la evolución de la crisis europea es claro que la estrategia alemana ha sido el rescate de sus bancos. Para lograrlo ha contado con la complicidad de otros gobiernos europeos que han enfrentado el mismo problema. La estrategia se basó en hacer cargar a las instituciones europeas y el FMI la parte más importante del problema: en esta triste historia la única unión europea ha sido la de la europeanización de las pérdidas de los bancos alemanes.

Para lograr su objetivo Alemania logró una hazaña de propaganda que haría palidecer de envidia al mismísimo Goebbels. La versión común de la crisis descansa en la idea de que los bancos son intermediarios entre los ahorradores y los demandantes de crédito. Los primeros habrían sido los piadosos ahorradores alemanes y los segundos los irresponsables habitantes de la cuenca del Mediterráneo, con su proclividad a vivir en el jolgorio.

Muchos ingenuos todavía creen esta historieta, pero las creencias no pueden remplazar la realidad. Un programa político que sea realmente emancipador no puede basarse en las fábulas que el discurso del capital transmite todos los días. Los bancos no son intermediarios y su funcionamiento se basa en sus operaciones de creación monetaria, acomodándose al ritmo de la demanda de crédito. Hay que insistir: los bancos privados, todos ellos, funcionan abriendo una cuenta de depósito a nombre de sus deudores al momento de acordarles un préstamo. Ningún banco privado requiere tener en su bóveda un depósito para poder realizar un préstamo. Por eso la máxima debe ser los préstamos crean los depósitos y no al revés. Esto es lo que se conoce como una economía de moneda endógena.

Un corolario de todo lo anterior es que si la unión monetaria tiene muchos defectos, para los bancos siempre tuvo una virtud: creó el espacio común para desarrollar sus operaciones de creación monetaria sin incurrir en los costos de transacción vinculados a los tipos de cambio.

Las implicaciones políticas de todo esto son extraordinarias. El reclamo del pueblo griego por renegociar el cruel programa de ajuste es el prólogo de una batalla de dimensiones épicas. Frente a las posturas de Syriza se yergue la pretensión de los bancos que desean seguir monopolizando la creación de uno de los objetos sociales más importantes, el dinero. Las tomas de posición de Syriza deben traducir en programa político la necesidad de someter a control social la función de creación monetaria

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Mijaíl Gorbachov: ¿Un nuevo orden más propio de la Guerra Fría?

Mar, 06/01/2015 - 04:39
Cuando 2014 se acerca a su fin, está claro que las estructuras políticas europeas e internacionales que han estado vigentes desde 1989 no han aprobado la prueba del tiempo. De hecho, el mundo no había presenciado un ambiente tan tenso y peligroso desde el fin de la Guerra Fría, con derramamiento de sangre en Europa y el Oriente Medio sobre el telón de fondo de una ruptura del diálogo entre las potencias más importantes. Parece que el mundo está al borde de una segunda guerra fría. Algunos dicen incluso que ya ha comenzado.

Entretanto, el órgano internacional principal del mundo –el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas– no está desempeñando precisamente un papel ni adopta medidas concretas para detener los incendios y las muertes. ¿Por qué no ha actuado con determinación para evaluar la situación y formular un programa de acción conjunta?

Una primera razón es –creo yo– la de que la confianza creada mediante una labor denodada y esfuerzos mutuos para poner fin a la Guerra Fría se ha desplomado. Sin dicha confianza, las relaciones internacionales pacificas en el mundializado planeta actual resultan inconcebibles. Pero esa confianza no ha sido socavada recientemente; ocurrió hace mucho. Las raíces de la situación actual estriban en los acontecimientos del decenio de 1990.

El fin de la Guerra Fría había de señalar el comienzo de una vía hacia una nueva Europa y un orden mundial más seguro, pero, en lugar de construir nuevas instituciones europeas para la seguridad y aplicar la desmilitarización de Europa, como se había prometido en la Declaración formulada en Londres por la OTAN en 1990, Occidente –y en particular los Estados Unidos– se declaró victorioso. La euforia y el triunfalismo se subieron a la cabeza de los dirigentes occidentales. Aprovechando la debilidad de Rusia y la falta de un contrapeso, se negaron a atender las advertencias contra la aspiración a un monopolio de la dirección mundial.

Los acontecimientos de los últimos meses son las consecuencias del intento de imponer -con estrechez de miras- la voluntad propia e ignorar los intereses de los socios propios. Una lista de semejantes faits accomplis incluiría la ampliación de la OTAN, la guerra en Yugoslavia (en particular, en Kosovo), los planes de defensa mediante misiles, el Iraq, Libia y Siria. A consecuencia de ello, lo que era una ampolla ahora se ha convertido en una herida infectada. Y es Europa la que más sufre. En lugar de encabezar el cambio en un planeta mundializado, el continente se ha convertido en una palestra de agitación política, competencia por las esferas de influencia y conflictos militares. La consecuencia inevitable es la de que Europa está debilitándose en un momento en el que otros centros de poder e influencia están fortaleciéndose. Si continúa así, Europa perderá su influencia en los asuntos del mundo y se volverá progresivamente irrelevante.

Por fortuna, la experiencia del decenio de 1980 indica una vía por la que avanzar. La situación internacional en aquella época no era menos peligrosa que hoy. Sin embargo, conseguimos mejorarla: no sólo normalizando las relaciones, sino también poniendo fin a la confrontación de la Guerra Fría. Se logró primordialmente mediante el diálogo, pero la clave para dialogar es la voluntad política y la fijación de prioridades idóneas.

En la actualidad, la prioridad principal debe ser el diálogo mismo: una renovación de la capacidad para relacionarse, escucharse y oírse mutuamente. Ahora están resurgiendo señales alentadoras, si bien las gestiones iniciales sólo han dado resultados modestos y débiles: el acuerdo de Minsk sobre un cese del fuego y una retirada militar en Ucrania, el acuerdo trilateral sobre el gas concertado por Rusia, Ucrania y la Unión Europea y el alto a la intensificación de las sanciones mutuas.

Debemos seguir pasando de la polémica y las acusaciones mutuas a una búsqueda de los puntos de convergencia y un levantamiento gradual de las sanciones, que están dañando a las dos partes. Como primera medida, se deben levantar las llamadas sanciones personales que afectan a figuras políticas y parlamentarios para que puedan incorporarse de nuevo al proceso de búsqueda de soluciones mutuamente aceptables. Un sector en el que adoptar medidas conjuntas podría ser el de ayudar a Ucrania a superar las consecuencias de la guerra fratricida y reconstruir las regiones afectadas.

Lo mismo es aplicable a las amenazas mundiales y la seguridad paneuropea. Los actuales problemas mundiales fundamentales –el terrorismo y el extremismo, la pobreza y la desigualdad, el cambio climático, la migración y las epidemias– están empeorando diariamente y, pese a ser diferentes, comparten un rasgo fundamental: ninguno de ellos tiene una solución militar. Sin embargo, faltan mecanismos políticos para resolver esos problemas o son disfuncionales, precisamente cuando la continua crisis mundial debe persuadirnos para que busquemos –sin demora– un nuevo modelo que pueda garantizar la sostenibilidad política, económica y medioambiental.

En cuanto a la seguridad de Europa, sólo una solución paneuropea es viable. De hecho, los intentos de abordar el problema ampliando la OTAN o mediante la política de defensa de la UE son contraproducentes. Necesitamos más instituciones no excluyentes y mecanismos que brinden seguridades y garantías a todos.

A ese respecto, la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa, que infundió una gran esperanza, no ha estado hasta ahora a la altura de la tarea, lo que no quiere decir que se deba substituirla por algo nuevo, sobre todo porque ahora ha asumido importantes funciones de control en Ucrania, pero la OSCE es –podríamos decir– un edificio que requiere importantes reparaciones y alguna construcción nueva.

Hace años, el ex ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Hans Dietrich Genscher, el ex Asesor de Seguridad Nacional de los EE.UU, Brent Scowcroft, y otras autoridades propusieron la creación de un Consejo de Seguridad o Dirección para Europa. Yo manifesté mi acuerdo con ese planteamiento. En el mismo sentido, durante su presidencia el Primer Ministro de Rusia, Dmitri Medvedev, pidió la creación de un mecanismo para la diplomacia preventiva y las consultas obligatorias en caso de amenaza a la seguridad de algún Estado. Si se hubiera creado dicho mecanismo, se podrían haber evitado los peores acontecimientos habidos en Ucrania. Naturalmente, hay que reprochar a los dirigentes políticos que desatendieran esas y otras “ideas europeas”, pero también a toda la clase política, las instituciones de la sociedad civil y los medios de comunicación europeos.

Aunque soy por naturaleza optimista, he de reconocer que resulta muy difícil no ser pesimista al acercarse 2014 a su fin. No obstante, no debemos ceder ante el pánico y la desesperación o dejarnos arrastrar a una vorágine de inercia negativa. Se debe transformar la amarga experiencia de los últimos meses en la voluntad de reanudar el diálogo y la cooperación. Éste es mi llamamiento a nuestros dirigentes y a todos nosotros para 2015. Pensemos, propongamos y actuemos juntos.
______
Tomado de Project SyndicateUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Mijaíl Gorbachov ¿Un nuevo orden más propio de la Guerra Fría?

Mar, 06/01/2015 - 04:39
Cuando 2014 se acerca a su fin, está claro que las estructuras políticas europeas e internacionales que han estado vigentes desde 1989 no han aprobado la prueba del tiempo. De hecho, el mundo no había presenciado un ambiente tan tenso y peligroso desde el fin de la Guerra Fría, con derramamiento de sangre en Europa y el Oriente Medio sobre el telón de fondo de una ruptura del diálogo entre las potencias más importantes. Parece que el mundo está al borde de una segunda guerra fría. Algunos dicen incluso que ya ha comenzado.

Entretanto, el órgano internacional principal del mundo –el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas– no está desempeñando precisamente un papel ni adopta medidas concretas para detener los incendios y las muertes. ¿Por qué no ha actuado con determinación para evaluar la situación y formular un programa de acción conjunta?

Una primera razón es –creo yo– la de que la confianza creada mediante una labor denodada y esfuerzos mutuos para poner fin a la Guerra Fría se ha desplomado. Sin dicha confianza, las relaciones internacionales pacificas en el mundializado planeta actual resultan inconcebibles. Pero esa confianza no ha sido socavada recientemente; ocurrió hace mucho. Las raíces de la situación actual estriban en los acontecimientos del decenio de 1990.

El fin de la Guerra Fría había de señalar el comienzo de una vía hacia una nueva Europa y un orden mundial más seguro, pero, en lugar de construir nuevas instituciones europeas para la seguridad y aplicar la desmilitarización de Europa, como se había prometido en la Declaración formulada en Londres por la OTAN en 1990, Occidente –y en particular los Estados Unidos– se declaró victorioso. La euforia y el triunfalismo se subieron a la cabeza de los dirigentes occidentales. Aprovechando la debilidad de Rusia y la falta de un contrapeso, se negaron a atender las advertencias contra la aspiración a un monopolio de la dirección mundial.

Los acontecimientos de los últimos meses son las consecuencias del intento de imponer -con estrechez de miras- la voluntad propia e ignorar los intereses de los socios propios. Una lista de semejantes faits accomplis incluiría la ampliación de la OTAN, la guerra en Yugoslavia (en particular, en Kosovo), los planes de defensa mediante misiles, el Iraq, Libia y Siria. A consecuencia de ello, lo que era una ampolla ahora se ha convertido en una herida infectada. Y es Europa la que más sufre. En lugar de encabezar el cambio en un planeta mundializado, el continente se ha convertido en una palestra de agitación política, competencia por las esferas de influencia y conflictos militares. La consecuencia inevitable es la de que Europa está debilitándose en un momento en el que otros centros de poder e influencia están fortaleciéndose. Si continúa así, Europa perderá su influencia en los asuntos del mundo y se volverá progresivamente irrelevante.

Por fortuna, la experiencia del decenio de 1980 indica una vía por la que avanzar. La situación internacional en aquella época no era menos peligrosa que hoy. Sin embargo, conseguimos mejorarla: no sólo normalizando las relaciones, sino también poniendo fin a la confrontación de la Guerra Fría. Se logró primordialmente mediante el diálogo, pero la clave para dialogar es la voluntad política y la fijación de prioridades idóneas.

En la actualidad, la prioridad principal debe ser el diálogo mismo: una renovación de la capacidad para relacionarse, escucharse y oírse mutuamente. Ahora están resurgiendo señales alentadoras, si bien las gestiones iniciales sólo han dado resultados modestos y débiles: el acuerdo de Minsk sobre un cese del fuego y una retirada militar en Ucrania, el acuerdo trilateral sobre el gas concertado por Rusia, Ucrania y la Unión Europea y el alto a la intensificación de las sanciones mutuas.

Debemos seguir pasando de la polémica y las acusaciones mutuas a una búsqueda de los puntos de convergencia y un levantamiento gradual de las sanciones, que están dañando a las dos partes. Como primera medida, se deben levantar las llamadas sanciones personales que afectan a figuras políticas y parlamentarios para que puedan incorporarse de nuevo al proceso de búsqueda de soluciones mutuamente aceptables. Un sector en el que adoptar medidas conjuntas podría ser el de ayudar a Ucrania a superar las consecuencias de la guerra fratricida y reconstruir las regiones afectadas.

Lo mismo es aplicable a las amenazas mundiales y la seguridad paneuropea. Los actuales problemas mundiales fundamentales –el terrorismo y el extremismo, la pobreza y la desigualdad, el cambio climático, la migración y las epidemias– están empeorando diariamente y, pese a ser diferentes, comparten un rasgo fundamental: ninguno de ellos tiene una solución militar. Sin embargo, faltan mecanismos políticos para resolver esos problemas o son disfuncionales, precisamente cuando la continua crisis mundial debe persuadirnos para que busquemos –sin demora– un nuevo modelo que pueda garantizar la sostenibilidad política, económica y medioambiental.

En cuanto a la seguridad de Europa, sólo una solución paneuropea es viable. De hecho, los intentos de abordar el problema ampliando la OTAN o mediante la política de defensa de la UE son contraproducentes. Necesitamos más instituciones no excluyentes y mecanismos que brinden seguridades y garantías a todos.

A ese respecto, la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa, que infundió una gran esperanza, no ha estado hasta ahora a la altura de la tarea, lo que no quiere decir que se deba substituirla por algo nuevo, sobre todo porque ahora ha asumido importantes funciones de control en Ucrania, pero la OSCE es –podríamos decir– un edificio que requiere importantes reparaciones y alguna construcción nueva.

Hace años, el ex ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Hans Dietrich Genscher, el ex Asesor de Seguridad Nacional de los EE.UU, Brent Scowcroft, y otras autoridades propusieron la creación de un Consejo de Seguridad o Dirección para Europa. Yo manifesté mi acuerdo con ese planteamiento. En el mismo sentido, durante su presidencia el Primer Ministro de Rusia, Dmitri Medvedev, pidió la creación de un mecanismo para la diplomacia preventiva y las consultas obligatorias en caso de amenaza a la seguridad de algún Estado. Si se hubiera creado dicho mecanismo, se podrían haber evitado los peores acontecimientos habidos en Ucrania. Naturalmente, hay que reprochar a los dirigentes políticos que desatendieran esas y otras “ideas europeas”, pero también a toda la clase política, las instituciones de la sociedad civil y los medios de comunicación europeos.

Aunque soy por naturaleza optimista, he de reconocer que resulta muy difícil no ser pesimista al acercarse 2014 a su fin. No obstante, no debemos ceder ante el pánico y la desesperación o dejarnos arrastrar a una vorágine de inercia negativa. Se debe transformar la amarga experiencia de los últimos meses en la voluntad de reanudar el diálogo y la cooperación. Éste es mi llamamiento a nuestros dirigentes y a todos nosotros para 2015. Pensemos, propongamos y actuemos juntos.
______
Tomado de Project SyndicateUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Como será la economía en 2015? Aquí van seis predicciones

Mar, 06/01/2015 - 00:28
Hay pocas cosas menos predecibles que la economía. Hay cosas que afectan al sistema y que no se pueden prever. Sabiendo que lo siguiente podría ser incorrecto, el portal 'The National Interest' hace sus predicciones para el 2015. Estas son las predicciones de 'The National Interest:

1. La economía de EE.UU. volverá a desilusionar
Según las expectativas, el crecimiento del PIB será del 3% o menos aún. A diferencia de las heridas previas a la crisis financiera, esta vez las razones para el debilitamiento son otros países, principalmente China y Europa. Sus economías están estrechamente entrelazadas con la de EE.UU., por lo que sus efectos serán tangibles en el comercio. La otra gran economía, Japón, puede tener un leve impulso en la primera parte del año, con el efecto positivo para las exportaciones de la debilidad del yen. Las importaciones se encarecerán y la suma del comercio puede ser nula.

2. El crecimiento del PIB chino estará por debajo del presupuestado 7%
La merma en los precios de viviendas y en el crecimiento del PIB indica un traspaso de una economía propulsada por la infraestructura e inversiones a una basada en el consumo. De ahí, cuestiones sobre la sostenibilidad del consumo de mercancías de China no pueden menos que afectar a otras economías propulsadas por el consumo.

3. Los decrecientes precios del petróleo serán tanto una bendición como una maldición para EE.UU.
La caída en los precios del crudo otorga más recursos a los consumidores, algo beneficioso para la economía estadounidense. Igual que la construcción durante un auge inmobiliario, el sector petrolero crea empleos bien pagados para poco formados y menos hábiles trabajadores. Con la creciente presión sobre el sector, estos empleos tienden a ser remplazados por otros en el comercio al por menor y otras industrias basadas en el consumo, caracterizados por trabajo a tiempo parcial y peores sueldos.

4. Los precios de las mercancías se mantendrán bajos ante el decrecimiento global
Con el tiempo, los bajos precios deberían estimular la demanda y mover la oferta. Pero la fortaleza del dólar en relación al euro, el yen y las otras monedas juega en contra de la producción manufacturera estadounidense. La combinación de un debilitamiento de las perspectivas de crecimiento para la economía mundial y el fortalecimiento del dólar mantendrá la presión sobre los productos básicos y la economía mercantil en general, no solamente sobre el sector petrolero.

5. El sector inmobiliario de EE.UU. no crecerá significativamente
La recuperación ha sido decepcionante hasta la fecha y hay pocos catalizadores para estimular un rebote fuerte en las viviendas iniciadas. El crecimiento de los precios continuará desacelerándose y es probable que se vuelva negativo, como la fijación de precios se ha elevado por delante de la asequibilidad. La desaceleración de los precios más bajos será un beneficio a largo plazo para el mercado global de la vivienda, pero va a defraudar en 2015.

6. EE.UU. reasumirá el liderazgo en la economía global en 2015, no por sus propios éxitos
Ante el desilusionante crecimiento global, el debilitamiento mercantil de economías emergentes, además de los fracasos de Europa y Japón en conseguir sus metas de inflación, la economía estadounidense liderará un mundo débil y no una recuperación vigorosa.

Por otra parte, Estados Unidos puede ver en serias dificultades su mercado de bonos de deuda soberana a raíz de la nueva burbuja que se está inflando con el dólar. Es insólito que la moneda del país más endeudado del mundo se aprecie respecto al resto de las monedas. Esta burbuja puede estallar durante el 2015 y provocar un fuerte golpe a todo el sistema financiero.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Grecia está a punto de dar a la democracia europea una oportunidad

Dom, 04/01/2015 - 16:01
Yanis Varoufakis, Sin Permiso

Algo anda mal en nuestra Europa.

Cuando el proceso constitucional de una orgullosa democracia europea parecía conducir, con todo motivo, a unas elecciones (como era el caso en Grecia desde la Caída), la Comisión europea, varios gobiernos y los habituales comentaristas intervinieron, presentando la perspectiva de elecciones (el momento culminante del proceso democrático) como un desastre en ciernes; como una calamidad que debía evitarse a toda costa.

Cuando las elecciones se hicieron ineludibles, los mismos agentes del poder comenzaron a sermonear a los ciudadanos de esta pequeña pero orgullosa nación sobre como debían votar. Y cuando esos votantes mostraron sus deseos de votar en sentido distinto, las autoridades de la Unión Europea comenzaron a advertir a cualquier posible gobierno que pueda surgir que deberá considerarse el heredero y ejecutor de los acuerdos que el gobierno anterior había alcanzado con la Unión Europea: que cualquier idea de re-negociación debía ser rechazada instantáneamente.

¿Es esto en lo que se han convertido nuestros sueños de Europa? ¿En que se ha convertido Europa para que las elecciones sean vistas como un problema, en lugar de posibles soluciones? ¿Los funcionarios y comisarios de Bruselas designados a dedo por los gobiernos europeos se han vuelto tan increíblemente arrogantes como para imaginar que pueden decirle a los electores como tienen que votar? ¿Hemos llegado a tal punto que se le dice a un pueblo que si votan a un gobierno que pretende renegociar los términos de un préstamo internacional asfixiante, se arriesgan a que los cajeros automáticos dejen de funcionar en cuestión de días?

De hecho, algo anda mal en nuestra Europa que Grecia, el proverbial canario de la mina, ha sacado a la superficie. Los europeos, de Helsinki a Lisboa y de Dublín a Chipre, deben comprometerse colectivamente a resucitar lo que una vez nos alentó: la pasión por la democracia.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Grecia: democracia contra la tiranía financiera

Dom, 04/01/2015 - 11:00
Alejandro Nadal, La Jornada

Grecia regresa a los titulares de las noticias. Habrá elecciones anticipadas y es probable un triunfo de Syriza, el partido de izquierda que ha prometido una renegociación del cruel paquete económico impuesto por la troika, Banco Central Europeo, Comisión Europea (Bruselas) y el Fondo Monetario Internacional. Banqueros y financieros vuelven a temblar de pánico.

El regreso de la pesadilla de la crisis en Grecia, con la amenaza de una posible salida del euro, parece sorprender a muchos. La razón es que desde hace un año, por lo menos, la maquinaria global de propaganda y engaño ha estado machacando el mensaje de que la crisis terminó en ese país y que la recuperación ha comenzado.

La farsa de la recuperación oculta una tragedia y como toda buena tragedia abrió con una mentira. En abril de este año la Comisión Europea en Bruselas aprobó un informe de Atenas sobre la buena marcha del programa de ajuste impuesto sobre el pueblo griego desde 2010. El objetivo era mostrar que la austeridad neoliberal por fin estaba rindiendo frutos.

La Comisión señaló que por primera vez en 10 años Grecia había generado un superávit primario en 2013: es decir, los ingresos del gobierno habían sido superiores a los gastos (sin contar pagos de intereses o cargas financieras). El superávit primario, según las cifras oficiales de Atenas avaladas por la Comisión habría sido de 1.500 millones de euros o algo así como 0,8 por ciento del PIB griego.

Un vocero de la Comisión afirmó jubiloso que este resultado demostraba el enorme progreso logrado por Grecia desde que se había iniciado el programa de ajuste. El pueblo griego podría regresar satisfecho a sus puestos en las galeras para continuar remando y generando pagos de intereses como buenos esclavos del capital financiero.

¿Realmente se produjo un superávit primario en Grecia para 2013? La verdad es que las cifras de Eurostat, la oficina europea de estadísticas, muestran un déficit presupuestal en 2013 de 23 mil millones de euros. Como el pago de intereses alcanzó los 7.200 millones de euros, eso significa que el balance primario arrojó no un superávit, sino un déficit de 16 mil millones de euros (o algo así como el 8.7 por ciento del PIB).

Las autoridades en Bruselas (con la complacencia de funcionarios del Banco Central Europeo y de ministros de finanzas de varios países europeos) alteraron la definición común de superávit primario. Para alcanzar la cifra positiva de este famoso superávit primario los funcionarios en Bruselas excluyeron varios rubros de gastos del gobierno en el balance primario y, en especial, el gigantesco costo del programa de recapitalización de los bancos. ¡Este programa alcanzó en 2013 el 10.8 por ciento del PIB!

En otras palabras, Bruselas cocinó los números para llegar a una cifra falsa. El superávit primario al que se llega en 2013 con la manipulación de la Comisión Europea no tiene nada que ver con la definición estándar que utiliza la Eurostat.

La troika está empecinada en mostrar que el ajuste y la austeridad han funcionado. Pero la realidad es otra. Grecia lleva siete años hundida en la depresión. La deuda ha seguido aumentando como porcentaje del PIB y es claramente insostenible. Ni 20 años de superávit primario permitirán pagar el tributo que ahora exigen los bancos. El desempleo se mantiene por arriba de 25 por ciento y entre los jóvenes supera 60 por ciento. El tormento del pueblo griego no tiene paralelo en la historia de Europa. El fracaso de la austeridad neoliberal es absoluto.

El colapso económico y el despiadado ajuste impuesto por las autoridades económicas en Europa han conducido a una crisis humanitaria en Grecia. Más de la mitad de la población ha sido empujada a vivir por debajo de la línea de pobreza. El frío y el hambre han regresado como un azote que afecta al pueblo griego como en los malos años de la posguerra. Apenas el uno por ciento de los dineros del ‘rescate’ han entrado a la economía real del país; el 96 por ciento sirvió para rescatar bancos franceses y alemanes y el resto fue para apuntalar el sistema bancario y financiero, es decir, para los agentes que provocaron la crisis.

Las elecciones en febrero podrían cambiar esto al abrir paso a una renegociación basada en el perdón de la deuda y en un programa innovador de recuperación del ámbito social. Alexis Tsipras y sus asesores económicos ya han anunciado que dejarán de aplicar las crueles condiciones de la austeridad neoliberal desde el primer día de gobierno. Los pueblos no pueden ser concebidos como simples espacios de rentabilidad del capital, ni financiero ni de ningún otro tipo.

Las encuestas anuncian una probable victoria de Syriza. Frente a esa perspectiva los ataques de la troika y de la prensa internacional de negocios no se harán esperar para atemorizar al electorado. Ellos quieren que el sacrificio del pueblo griego continúe y prefieren destruir las instituciones de la libertad y la democracia. Después de todo, los vándalos y piratas siempre prefirieron la tiranía por encima de la república.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Rusia sorprende a occidente con una inesperada jugada con sus activos petroleros

Sáb, 03/01/2015 - 19:50
Muy al contrario de lo que se esperaba, la depreciación del rublo ha generado un gran beneficio para Rusia. En solo unos pocos días, Rusia recuperó el 30% de sus activos de petróleo y gas que estaban en manos de financistas europeos y estadounidenses. Debido a la caída del rublo, Moscú fue capaz de recuperar la mayor parte de sus activos y además recibir ganancias por más de 20.000 millones de dólares en una operación que fue calificada como "la operación más increíble que se ha visto desde la aparición del mercado de valores".

"Rusia hizo un inesperado movimiento de ajedrez", escribe InSerbia, ganando en pocos días mas de 20 mil millones de dólares con un "movimiento de caballo" y recuperando el 30 por ciento de sus empresas que estaba en manos de inversionistas extranjeros. En diciembre, tras la crisis de Ucrania y el hundimiento en el precio del petróleo, el rublo ruso comenzó a caer precipitadamente y surgieron rumores de que Rusia simplemente se desplomaría. Esto hizo que los precios de las acciones de las compañías energéticas rusas se hundieran rapidamente y los inversores comenzaron a vender sus activos antes de que se depreciaran aún más.

El gobierno de Moscú esperó tranquilamente durante una semana y Wladimir Putin se limitó a sonreír en las conferencias de prensa. Cuando el precio de las acciones se hundió por completo, ordenó inmediatamente comprar los activos que estaban en manos de estadounidenses y europeos. Ahora todos los ingresos del petróleo y el gas permanecerán en Rusia y el rublo crecerá por sí mismo, sin tener que gastar las reservas de divisas y oro, agrega InSerbia.

Esta vez, los tiburones financieros europeos y estadounidenses perdieron. En un par de minutos Rusia compró a bajo precio activos de petróleo y gas por valor de miles de millones de dólares, constituyéndose ésta en una de las operaciones más espectaculares en toda la historia del mercado de valores mundial.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Emir Sader: Las victorias de Cuba

Sáb, 03/01/2015 - 03:00
Cuba y Berlín eran las dos esquinas mas tensas de la guerra fría. La caída del muro sacó a Berlín de esa condición. La normalización de las relaciones entre La Habana y Washington hace que ocurra lo mismo con Cuba.

Cuba siempre consideró que un gobierno demócrata en segundo mandato – cuando ya no dependía tanto de la colonia cubana en la Florida - era la oportunidad mas grande para que esa normalización se produjera. Jimmy Carter no tuvo segundo mandato. Al final del segundo mandato de Bill Clinton, hubo una intensificación de las acciones terroristas contra Cuba – incluso con avionetas repartiendo panfletos sobre La Habana - lo cual condujo a que Cuba abatiera una de esa avionetas, con la muerte de sus dos tripulantes y la aprobación de parte de EE.UU de leyes todavía mas duras del bloqueo.

Ahora, condicionado por otros factores – la prisión de un empresario norteamericano que llevaba materiales de comunicación a sectores de la oposición clandestina y la campaña por la liberación de 3 de los 5 cubanos que todavía permanecían en las cárceles de EE.UU – se confirmó la previsión: un presidente demócrata es quien protagoniza el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba.

La ruptura de relaciones y el bloqueo, hace ya mas de medio siglo, eran instrumentos con los cuales los EE.UU consideraban que asfixiarían al nuevo gobierno cubano. Había un dogma hasta aquel momento según el cual “sin cuota, no habría país”, esto es, si los EE.UU dejaban de comprar la cuota de azúcar cubano, el país se hundiría.

Cuando Estados Unidos suspendió la compra del azúcar cubano, una parte de la burguesía del país cerró sus casas y se fue a Miami a esperar la caída del régimen de Fidel Castro. Cuba sufrió duramente esas medidas. Todos los países latinoamericanos – a excepción de México, que mantuvo solo relaciones diplomáticas – hicieron lo mismo que Estados Unidos y rompieron relaciones con Cuba, consiguiendo que para cualquier compra La Habana tuviera que apelar para algún país europeo.

Cuba tuvo que sufrir el intento de invasión de 1961, el cerco naval de 1962, cantidad innumerable de acciones de terrorismo, de intentos de asesinar a Fidel Castro, sanciones económicas que bloquearon su capacidad de desarrollo económico. Pero Cuba logro resistir.

EE.UU no contaban con que la URSS lo sustituyera, comprando el azúcar cubano, además de ofrecer el petróleo que Washington también dejaba de entregar a la Isla. La inolvidable imagen de un inmenso buque soviético, con la hoz y el martillo, entrando al puerto de La Habana, a 90 millas de los Estados Unidos, era un gesto de audacia que empezaba a romper el bloqueo a Cuba.

Con el paso del tiempo, países de América Latina fueron restableciendo relaciones con Cuba, primero diplomáticas, después comerciales, hasta que la situación se revirtió. Si Cuba estaba aislada al inicio del bloqueo, eran los Estados Unidos los que pasarían a estar aislados en las votaciones en Naciones Unidas, donde, desde 1992, pasaron a contar solo a duras penas con el apoyo de Israel y de alguna islita lejana, en contra las abrumadoras votaciones de condena del bloqueo. El aislador se volvió aislado.

Ahora, a la vez, Cuba ha logrado dos grandes victorias en un solo día: resiste al bloqueo, rompe el bloqueo, no cede para nada frente a las amenazas y ataques de la potencia imperial más grande de la historia de la humanidad, logra el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, en los términos que siempre ha planteado – con el respeto entre iguales, como naciones soberanas e iguales. Y, a la vez, logra el retorno de los 5 cubanos que estaban presos en Estados Unidos.

Entre los temas de las densas discusiones que se desarrollarán a partir de ahora, estará’ seguramente Guantánamo. Ese pedazo del territorio cubano apropiado por Estados Unidos cuando desembarcó en Cuba con el pretexto de pacificar el conflicto entre la Isla y España, cuando Cuba estaba cerca de expulsar a los antiguos colonizadores y volverse independiente. La apropiación de Guantánamo estuvo en el marco de las sanciones impuestas a España, junto con Filipinas y las Islas Gwan.

Lo que debiera ser una ocupación de un siglo impuesta por los Estados Unidos, se ha vuelto permanente – al contrario del Canal de Panamá, que volvió a la soberanía panameña. Como base militar Guantánamo no tenía ninguna importancia, pero permanecía como presencia soberbia de la potencia imperial derrotada por los cubanos. Hasta que recientemente se ha vuelto la vergonzosa prisión fuera de cualquier cobertura jurídica internacional para que Estados Unidos procediera a los salvajes tratamientos que dieron a los acusados de terrorismo.

Ahora ya no hay ninguna razón más para que Obama no transfiera los más de 160 presos que todavía quedan, cierre la base naval y devuelva a Cuba el territorio que pertenece con todo derecho a la Isla. Cuando esto ocurra si se habrán normalizado totalmente las relaciones entre Cuba y los EUA.

Obama ha tenido que confesar que la estrategia norteamericana de intentar asfixiar a Cuba por el bloqueo económico y el asedio terrorista, ha fracasado. Los dos países vuelven a tener relaciones diplomáticas, el inmenso edificio volcado hacia Miami, en el Malecón habanero, abrigará de nuevo un embajador de Estados Unidos, mientras que Cuba tendrá un embajador, en el mismo viejo caserón de Washington, en el que se alojaba la embajada del país de hace décadas.

Se cierra la ultima pagina de la larga guerra fría que sucedió a la segunda guerra mundial. A lo mejor empezamos otras, con carácter y dimensiones distintas, pero aquella ahora está definitivamente cerrada. Y de la mejor manera posible para Cuba y para todos los que le apoyaron y se posicionaron en contra del injusto bloqueo.
_______
Tomado de PúblicoUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La unidad latinoamericana como proyecto histórico

Ven, 02/01/2015 - 15:00
Monica Bruckmann, Alainet

La coyuntura latinoamericana contemporánea está marcada por grandes avances en los proyectos y procesos de integración regional. Nunca antes en la historia, la región tuvo una densidad diplomática tan dinámica y un conjunto tan amplio y diverso de mecanismos de intercambio y acción política conjunta. A la dinámica compleja de integración de las naciones, acompaña también la integración de los pueblos y de los movimientos populares, con un creciente poder de presión social y participación en la elaboración de políticas públicas que reflejan la afirmación del movimiento democrático. En este contexto, un principio que adquiere cada vez mayor centralidad es de la soberanía, como la capacidad de autodeterminación de los Estados, de las naciones, de los pueblos y de las comunidades.

El debate actual en torno a la integración regional y sus perspectivas tiene fuertes antecedentes que muestran la profundidad de la unidad latinoamericana como proyecto histórico. Sin detenernos en un desarrollo más extenso de estos antecedentes, buscamos presentar algunos ejemplos de lo que constituyen las bases doctrinarias del actual proceso de integración regional. Este enfoque muestra, sobre todo, los límites de un intento de convertir este proceso de integración en un simple intercambio comercial.

Integración regional y proyecto estratégico La geopolítica de la integración regional latinoamericana está profundamente impactada por una disputa de intereses entre el proyecto hegemónico de Estados Unidos, expresado en una estrategia compleja de dominación y apropiación de recursos naturales considerados “vitales”, lo que convierte el acceso a estos recursos, que se encuentran fundamentalmente fuera del territorio continental y de ultramar de Estados Unidos, en un asunto de “seguridad nacional” para este país. Por otro lado, se desarrollan procesos de integración regional herederos de las luchas continentales por la independencia durante el siglo XIX, que encuentran en la renovación del bolivarianismo un proyecto de afirmación soberana que ha avanzado y se ha profundizado durante los últimos años.

Sin embargo, el fortalecimiento de la integración regional exige una nueva visión estratégica elaborada a partir de una amplia discusión sobre la dinámica y las tendencias del sistema mundial, la emergencia de nuevas potencias a nivel global, el desarrollo de una visión geopolítica que articule los intereses en juego y la conformación de nuevas territorialidades a partir de una amplio movimiento social de “abajo hacia arriba”. Este momento de elaboración del pensamiento regional tiene como desafíos la construcción de una estrategia de reapropiación social de los recursos naturales y de su gestión económica y científica, lo que exige una rediscusión profunda de la propia noción de desarrollo, del concepto mismo de soberanía y de la posición de América Latina en la geopolítica mundial.

El análisis de las diversas dimensiones que implica la disputa global por los recursos naturales considerados estratégicos, requiere un balance de la historia mundial reciente que tiene en la emergencia de China en el sistema mundial, un aspecto fundamental. La nueva centralidad de China en la economía y política mundial nos conduce a destacar la importancia del enfoque de larga duración (desde la perspectiva Braudeliana) y de los procesos civilizatorios en la construcción de los instrumentos teórico-metodológicos para el análisis de la coyuntura. En este contexto, y desde un enfoque que se esfuerza en capturar la complejidad del mundo contemporáneo, la cuestión estratégica trasciende ampliamente el marco de la política de seguridad y de la defensa nacional, para insertase en el análisis de los procesos históricos de larga duración y de la dimensión civilizatoria de las visiones estratégicas.

América Latina tiene, en relación a China, una oportunidad histórica de desarrollar una cooperación estratégica de largo plazo, orientada a romper la relación de dependencia que marcó su inserción en el sistema mundial. Cabe a la región aprovechar esta oportunidad o reproducir la lógica de la dependencia y la dinámica de exportación de materias primas de bajo valor agregado, que tiene como base la lógica del llamado extractivismo, que ajeno a cualquier proyecto nacional, restringe nuestro horizonte económico a los intereses de las economías centrales y de las empresas transnacionales que se constituyen en agentes económicos de estos intereses.

De la hegemonía unipolar a la hegemonía compartida Durante la última década, el debate teórico y político estuvo profundamente marcado por la crisis de la hegemonía unipolar y por la configuración de un espacio global con hegemonía compartida, o multipolar. La creciente importancia económica y política de las potencias emergentes, los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y, recientemente, Sudáfrica), colocan elementos nuevos para pensar la dinámica económica y política de un mundo multipolar, donde los procesos y proyectos de integración regional se conviertan en mecanismos necesarios para la compartimentación del poder mundial y regional y para el fortalecimiento de los proyectos de desarrollo desde y para el Sur. La colaboración sur-sur encuentra su inspiración más profunda en la afirmación de la lucha anticolonial del tercer mundo y en el surgimiento de los países no alineados. La Conferencia de Bandung, celebrada en abril de 1955, significó uno de los momentos más importantes de este proceso. Esta reunión, en la que participaron 23 países asiáticos y 5 africanos, se sustentó en los principios de la lucha anti-colonial y antiimperialista, elaborando un amplio llamado de autodeterminación y desarrollo de los pueblos basado en la solidaridad y cooperación económica y cultural y buscando crear un espacio político independiente en relación a los bloques militares y la confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante el periodo de la Guerra Fría. El foco principal estaba puesto en las luchas nacionales por la independencia, la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico, a través de organizaciones regionales y políticas económicas de cooperación entre los países del tercer mundo.

El espíritu de Bandung permitió crear un amplio consenso entre los principales líderes y los pueblos de Asia, África y América Latina en relación a la afirmación de la paz y los principios de coexistencia pacífica, en un momento en que el mundo vivía una situación de extrema tensión y amenaza de guerra: la invasión a Guatemala organizada por Estados Unidos para derrocar al presidente Jacobo Árbenz, el desplazamiento de la Séptima Flota de Estados Unidos hacia el mar de China, la sustitución de las tropas francesas por estadounidenses en la región sur de Vietnam, después de la derrota francesa en Dien Bien Phu en 1954 y la guerra de Corea (1950-1953).

Los cinco principios de coexistencia pacífica, propuestos por el primer Ministro chino Chou En-lai y ratificados por el Premier hindú Jawaharlal Neru en 1954: no agresión, no intervención en los asuntos internos de otros Estados, igualdad y ventajas mutuas y coexistencia pacífica, fueron asumidos por la Conferencia de Bandung como parte de los diez principios generales, que incluían:
  • El respeto a los derechos fundamentales de acuerdo a la Carta de la ONU de 1948;
  • Respeto a la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones;
  • Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y naciones, sin importar el tamaño;
  • No intervención y no injerencia en los asuntos internos de otros países;
  • Respeto a los derechos de cada nación a defenderse, individual o colectivamente de acuerdo a la Carta de la ONU;
  • Rechazo a participar de los preparativos de defensa destinados a servir a los intereses particulares de las superpotencias;
  • Abstención de todo acto o amenaza de agresión o empleo de fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de otros países;
  • Solución pacífica de los conflictos internacionales, de acuerdo a la Carta de la ONU;
  • Estímulo a los intereses mutuos de cooperación;
  • Respeto a la justicia y obligaciones internacionales.
El movimiento de los no alineados dio contenido diplomático, dentro de las Naciones Unidas, a sus líneas de acción. Bajo influencialatinoamericana se crea la United Nations Conference on Trade and Development -UNCTAD. Surgen también expresiones radicales de la lucha política revolucionaria, como la organización Trilateral, que se crea en La Habana, en 1973. La emergencia de gobiernos como el de Velasco Alvarado en Perú, Juan José Torres en Bolivia, Omar Torrijos en Panamá, Salvador Allende en Chile, y el regreso de Perón en Argentina, conducen a iniciativas estatales que se expresan en la transformación de la ALALC en ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración). Se crea también el Sistema Económica Latinoamericano y del Caribe (SELA) en 1975, destinado al estudio de la integración regional y a la formulación de sus políticas. Sin embargo, la organización interestatal más fuerte se crea en 1960 con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En este mismo momento, la votación de la “Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados", en 1972, promovida por el presidente mexicano Luis Echeverría, consagra los principios del no-alineamiento en las Naciones Unidas.

Son varias las iniciativas internacionales que forman parte de esta ofensiva del tercer mundo, que tiene en la victoria de la revolución vietnamita y la liberación de Laos y Camboya una epopeya de la lucha antiimperialista mundial. La respuesta del centro imperial a esta ofensiva se empieza a articular en torno a la formación de la Comisión Trilateral (Trilateral Commission) en 1973, que reúne Estados Unidos, Europa y Japón en una estrategia de recuperación de poder mundial. Esta estrategia alcanzará sus resultados en la década de 1980, durante los gobiernos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, y se expresa en el establecimiento de la hegemonía del pensamiento único que logra, incluso, transformar el Glasnost y la Perestroika, iniciadas por los soviéticos, en la disolución de la Unión Soviética.

Durante la década de 1990 se inician fuertes movimientos de reestructuración de la ofensiva de los gobiernos y movimientos del tercer mundo, que tiene en el éxito económico de China e India y, en parte, de Brasil a inicios del siglo XXI, una búsqueda de formas institucionales que expresan esta nueva situación.

Si en la década de 1970 se creó el Grupo de los 7 principales países desarrollados, en la década del 2000, además de la incorporación de Rusia, se incluyen también varios países emergentes conformando el grupo de los 20. Se consagra así el principio de la hegemonía compartida como sucesor de los desastres causados por la política del unilateralismo que se impuso con el gobierno de Bush hijo.

El legado histórico de las luchas del tercer mundo se revela de gran utilidad para una estrategia de afirmación de un sistema multipolar y para orientar, desde el punto de vista estratégico, el proceso de integración latinoamericana y su impacto en la geopolítica mundial contemporánea.

América Latina y la construcción de la unidad continental En este mismo momento América Latina vive un proceso a través del cual la diplomacia regional adquiere una densidad hasta entonces desconocida. Un conjunto de nuevas articulaciones se traducen en instituciones subregionales, regionales y continentales, que transforman el proceso de integración en una compleja realidad que involucra a jefes de Estado, ministerios de relaciones exteriores y varias otras agencias nacionales, lo que al mismo tiempo, está acompañado de un proceso de integración de los pueblos y de los movimientos sociales, incluyendo los sindicatos y los movimientos campesinos y estudiantiles que ya tenían una cierta tradición de integración regional.

En el plano de las ciencias sociales, se desarrolló un proceso creciente de integración regional con nuevas instituciones de estudio, universidades y redes académicas que permiten avanzar hacia el estudio de la problemática regional, fortaleciendo una visión de conjunto. Tal vez algunos de los ejemplos más notables de este proceso sea el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), cuya primera sesión se realizó en Lima, en 1968; o la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), que se crea en 1954, en Chile, y luego se amplía hacia Argentina, México, Brasil, Ecuador y América Central.

En el ámbito de la investigación se crearon, después de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), en Chile (1957); la Escolatina, en el área de economía (Chile); el Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social (ILPES); la Maestría Latinoamericana de Administración Pública de la Fundación Getulio Vargas, en Brasil; el Consejo Superior Universitario Centro Americano (CSUCA), que coordina las universidades de esta sub-región; la Coordinación de Universidades del Cono Sur y, más recientemente, el Foro Universitario del Mercosur (FOMERCO) y la Universidad de Integración Latinoamericana (UNILA), con sede en la ciudad de triple frontera, Foz de Iguaçú (Brasil). Entre las varias asociaciones profesionales que se constituyeron a lo largo de las últimas décadas se destacan la Asociación de Economistas de América Latina y el Caribe (AEALC) y la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS). Esto muestra que se están creando condiciones para una integración de largo plazo a través de una red de instituciones que permitan la cooperación y el intercambio en diversas áreas del conocimiento.

Un balance histórico mínimamente informado muestra la creciente densidad de la integración regional, al contrario de lo que sostienen los defensores del panamericanismo, que descalifican sistemáticamente los avances de este proceso.

Los parlamentos latinoamericanos del Mercosur, de la Comunidad Andina, del Pacto Amazónico, son también mecanismos de ampliación del proceso de integración. Este marco institucional creciente abre camino para el debate sobre una estrategia común sudamericana y latinoamericana, con posibilidades de convertirse en políticas concretas. El fortalecimiento del Mercosur y la posterior creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA); el creciente impacto subregional de la Comunidad y Mercado Común del Caribe, que actualmente lleva el nombre de Comunidad del Caribe- Caricom y más recientemente, la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), son expresión de la creciente densidad y dinamismo de la integración regional, al contrario de lo que sostiene los defensores del panamericanismo, que descalifican sistemáticamente los avances de este proceso y que persisten en sus intentos de desestabilizar y debilitar un proyecto histórico de unidad de los pueblos de la región que se revela, en última instancia, como un proyecto histórico da larga duración.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Qué se esconde tras el uso del fracking como arma política?

Xov, 01/01/2015 - 03:00
Leonardo Buitrago, AVN

Desde finales de junio los precios del petróleo han experimentado una baja de 40%, lo que afectado el equilibrio del mercado y las relaciones entre los países productores y consumidores de energía.

Esta situación ha sido provocada en gran medida por el aumento de la producción de gas y petróleo de esquisto, por parte de los Estados Unidos.

Para extraer este tipo de crudo no convencional, la nación norteamericana emplea el método del fracking o fracturación hidraúlica, que posibilita la extracción del gas y el petróleo del subsuelo, mediante la perforación de un pozo vertical y posteriormente uno horizontal, a fin de realizar la inyección de agua, arena y productos químicos en la roca madre, situada a gran profundidad, para provocar el flujo de gas y su salida al exterior.

Aunque Estados Unidos (EEUU) ha justificado el uso de esta controversial técnica, que ocasiona un nocivo impacto ambiental, argumentando la necesidad de reducir su dependencia del petróleo extranjero, el fracking cumple un propósito político de inundar de crudo el mercado internacional de hidrocarburos para ocasionar la caída de los precios, y a la vez, afectar las economías de los países exportadores de hidrocarburos.

"La producción de petróleo de esquisto constituye un arma política del capitalismo para tratar de doblegar a naciones que se enfrentan a sus acciones de dominación y hegemonía", destacó recientemente el presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Eulogio Del Pino.

Indicó que el empeño norteamericano en aumentar la producción de petróleo de esquisto, o shale oil, forma parte de una estrategia que ha incluido el apoyo a las acciones desestabilizadoras que ha perpetrado la derecha en Venezuela, los planes para fomentar la crisis en Crimea, como forma de atacar a Rusia, y la aplicación de sanciones económicas contra Irán.

"Desde finales de junio los precios que promediaban 100 dólares por barril han caído 40%, lo que ha afectado el equilibrio provechoso que se había logrado mantener entre productores y consumidores", expresó Del Pino días atrás durante su participación en un foro internacional, realizado en Caracas.

Por su parte, el economista argentino Claudio Katz planteó en este evento que "el petróleo barato es un instrumento geopolítico de ofensiva imperial" y alertó que la extrema derecha norteamericana junto con el presidente de esa nación, Barack Obama, ha emprendido una agenda política con fines hegemónicos.

"Se han propuesto debilitar la influencia económica del rublo ruso, y presionar a una actor clave y determinante (Rusia) en las relaciones internacionales. También actúan contra Irán para obligarlo a suscribir condiciones para que abandone su política nuclear con fines pacíficos", dijo.

¿Qué tan rentable es la producción de esquisto? De acuerdo con los analistas, los proyectos de fracking requieren de inversiones que sólo se pueden sostener con un precio del crudo que supere los 60 dólares por barril.

Al respecto, Del Pino destacó que esta metodología requiere de la constante inyección de líquidos para producir el fracturamiento y explosión en la roca madre, así como de una gran cantidad de pozos perforados, en comparación con los procedimientos para extraer crudo convencional.

El también experto en exploración, señaló que en los yacimientos de la Faja Petrolífera del Orinoco FPO "Hugo Chávez", una cantidad de 30 ó 40 pozos pueden llegar a producir 30.000 barriles, mientras que en los proyectos de esquisto para alcanzar esta cifra se requiere explotar 1.000 pozos.

"Se necesita perforar una gran cantidad de pozos, que tienen una producción que se declina muy rápido", indicó.

Asimismo, planteó que el crudo extraído es extremadamente liviano por lo que necesita ser mezclado con otro más pesado, producido en otros países, para poder ser tratado en las refinerías norteamericanas, que han sido diseñadas para procesar petróleos más pesados provenientes de Venezuela y el golfo de México.

"Este es un hecho que hay que considerar, porque por una prohibición del Senado, los Estados Unidos no puede exportar crudo, sino productos refinados, es por eso que se ve en la necesidad de mezclar ese crudo para utilizarlo en las refinerías", dijo.

El presidente de Pdvsa también manifestó que un barril por debajo de 60 dólares supone la la inviabilidad de los proyectos de esquistos por parte de pequeñas y medianas empresas.

"La producción del petróleo de esquisto está en manos de empresas muy pequeñas que no se comparan con otras corporaciones como Chevron. Son empresas independientes financiadas por la banca y que son susceptibles a la baja de los precios del petróleo", expuso.

De esta manera el fracking, lejos de llevar a EEUU a una independencia energética podría convertirse en la nueva causa de una nueva crisis financiera para esta nación.

"La baja de los precios del crudo se convierte en una posible amenaza para la existencia de estas empresas, para las que el negocio dejaría de ser rentable si se mantiene la tendencia. Los que asumieron demasiadas deudas para sumarse a la bonanza probablemente tengan que hacer sus maletas", advirtió recientemente la Agencia Alemana de Prensa (DPA).

En su artículo, la DPA citó el caso del empresario Harold Hamm, quien fundó la compañía Continental Resources, pionera en el desarrollo de proyectos de esquisto en Dakota del Norte, EEUU, y que como consecuencia de la baja del precio del crudo, ha sufrido una caída de su acciones en 55%, lo que representa una pérdida de 12.000 millones de dólares en el valor de mercado.

Por su parte, el diario El Economista de España, en su artículo titulado "La burbuja del esquisto amenaza con agitar la banca regional de EEUU", señaló "que las exploradoras de gas y crudo de esquisto se han convertido en una particular bomba de relojería, dado su elevado endeudamiento y sus costosas operaciones derivadas del fracking".

"La deuda basura del sector energético de EEUU asciende hasta los 210.000 millones de de dólares, alrededor de 16 por ciento de un mercado que asciende hasta los 1,3 billones de dólares".

Costo ambiental Diversas asociaciones y grupos ambientalistas de todo el mundo han cuestionado a los EEUU por impulsar las labores de fracking, a pesar de su nocivo impacto ecológico.

El proceso de extracción del petróleo de esquisto se realiza alcanzando el subsuelo, con productos químicos nocivos y peligrosos, que contaminan los acuíferos y envenenan la tierra, y que puede así tener efectos potenciales en la actividad sísmica.

De hecho, recientemente la ciudad texana de Danton en EEUU, conocida por sus reservas de petróleo y gas, estableció la prohibición de este método.

La iniciativa, aprobada por los ciudadanos en las elecciones legislativas de noviembre con un respaldo de 59% de los votos, ha convertido a la ciudad en la primera en dar este paso en el estado que lidera la explotación petrolera en la nación norteamericana.

Asimismo, la semana pasada, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, prohibió la fracturación hidráulica, debido a los "impactos potenciales sobre el agua, el aire, los recursos terrestres, los servicios comunitarios y locales".

La decisión se basó en un informe presentado por el secretario de salud de Nueva York, Howard Zucker, en el cual alertó sobre los efectos nocivos que representa la liberación de partículas y químicos volátiles en la calidad del aire.

En este documento, planteó el riesgo de contaminar el agua corriente y superficial y provocar sismos, como consecuencia de la introducción de químicos en el subsuelo.

El informe de la secretaría de salud advirtió en la actualidad no existen pruebas o estudios suficientes para aseverar que el método fracking resulta seguro a largo plazo para el medio ambiente.

"Si confiamos en los pocos datos disponibles al respecto, sería una negligencia de mi parte. No podemos darnos el lujo de cometer un error", señaló. "Los riesgos potenciales son demasiado grandes. De hecho, aún no se conocen completamente", afirmó el secretario Zucker.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

DSK, Blair, Geithner, Rubin: de la política a las finanzas

Mér, 31/12/2014 - 16:00
Eric Toussaint, CADTM

La estrecha relación entre los gobernantes y el Gran Capital no es ni siquiera disimulada. A la cabeza de varios gobiernos, colocados en puestos ministeriales importantes y en la presidencia del BCE , se encuentran hombres directamente salidos del mundo de las altas finanzas, comenzando por el banco de negocios Goldman Sachs. Algunos políticos de primera fila son recompensados con un puesto en un gran banco u otra gran empresa una vez que cumplieron con sus buenos oficios para las grandes corporaciones. No es algo nuevo, pero es más evidente y común que durante los últimos 50 años. Se puede hablar de verdaderos vasos comunicantes y bien transparentes

DSKEl socialista francés Dominique Strauss-Kahn (DSK), ministro de Economía y Finanzas a finales de los años 1990, luego director general del FMI de 2007 a 2011, en 2013 fue nombrado presidente del consejo de administración del Grupo Anatevka, rebautizado «Leyne, Strauss-Kahn and Partners, Compagnie Financière» (LSK) para desarrollar una actividad de banco de negocios internacional. Desde que tuvo que dimitir de la dirección del FMI en 2011, debido a unas graves acusaciones de agresión sexual, DSK es consejero de diversos gobiernos extranjeros, especialmente Serbia y Sudán del Sur, y en varias empresas, tales como el Banco Ruso de Desarrollo de las Regiones, el Russian Direct Investment Fund, el National Credit Bank y un consorcio de bancos marroquíes. LSK, anteriormente Anavetka Compagnie Financière, cuenta con un centenar de empleados repartidos en seis países (Luxemburgo, Bélgica, Mónaco, Israel, Suiza y Rumanía), varios de los cuales son notorios paraísos fiscales.

Un golpe de efecto: el 13 de octubre de 2014 Thierry Leyne, asociado a DSK a la cabeza de LSK, se suicidó en Tel Aviv. He aquí las declaraciones de DSK: «Thierry Leyne había montado una compañía financiera que, principalmente, realizaba gestión de activos. No tenía un departamento de banco de negocios. Yo tenía que crear ese departamento centrándolo en el consejo a gobiernos y en forma accesoria a empresas». Y agrega que Leyne «había contraído una serie de préstamos excesivos» y tenía «una reconocida reputación». DSK afirmó que se había sentido atraído por el hecho de que ese hombre de negocios «había realizado en el pasado espléndidas operaciones, como crear empresas que luego había vendido a grandes bancos». Interrogado por la AFP sobre la presencia de dinero negro en algunas sociedades del grupo LSK, el antiguo jefe del FMI declaró: «no tengo conocimiento de ello». |1|

Dominique Strauss-Kahn había abandonado la presidencia de LSK tres días antes del suicidio de su socio. El 3 de octubre de 2014, la justicia luxemburguesa había condenado por recurso de urgencia al grupo LSK, a su filial Assya y a su principal accionista Thierry Leyne a pagar 2 millones de euros a la aseguradora Bâloise-Vie Luxembourg, que reclamaba desde julio de 2014 el reembolso de los títulos del grupo LSK que tenía en su cartera. A comienzos de noviembre de 2014, la sociedad LSK hizo publicar un corto comunicado para anunciar que entraba en cesación de pagos, del que copiamos un extracto: «Después de la trágica desaparición de Thierry Leyne, presidente en ejercicio, los miembros del consejo de administración de la sociedad LSK han descubierto una serie de compromisos extras en el seno del grupo de los que no tenían conocimiento y que agravan su delicada situación financiera. […] El consejo de administración ha constatado que estas nuevas informaciones cuestionan la continuación de la sociedad LSK, cuyo crédito está irremediablemente comprometido. Por consiguiente, se ha decidido proceder a la declaración de cesación de pagos de la sociedad.» |2| El 7 de noviembre de 2014, el tribunal de comercio de Luxemburgo sentenció la quiebra de la sociedad. El proyecto principal de DSK y Leyne era lanzar el DSK Global Fund, un hedge fund que debía especular con divisas, commodities y tipos de interés. |3| Este fondo especulativo quería reunir 2.000 millones de dólares provenientes prioritariamente de los inversores de los países emergentes , incluida China.

Contrariamente a las apariencias, lo que precede no es un escenario de un nuevo film de Oliver Stone que prolongue a Wall Street, ni de El lobo de Wall Street de Martin Scorsese, ni tampoco de El Capital de Costa-Gavras. |4| Se trata de hechos que han pasado en 2014, en el capitalismo real. Pero, ciertamente, no salieron en primera plana ni en los diarios ni en la televisión.

Tony BlairPrimer ministro del Reino Unido desde 1997 hasta 2007, ha tenido mucho éxito en sus negocios. Se calculaba que en 2013 había acumulado una fortuna de entre 30 y 60 millones de libras esterlinas al especializarse en el trading . Dirige un conjunto de pequeñas sociedades reunidas en un mismo inmueble de cinco plantas, en Grosvenor Square, el corazón del barrio diplomático de Londres. Un centenar de personas disponen allí de un despacho, entre ellas el ex director del banco de inversiones Barclays Capital, David Lyons, que dirige Firefush Ventures, la rama financiera de lo que todo el mundo llama «Tony Blair Inc.». Entre sus colaboradores cuenta también con un ex directivo de Lehman Brothers y otro proveniente de JP Morgan. Por otro lado, ¡Tony Blair preside el Consejo Internacional de consejeros de JP Morgan! |5| Y además hace excelentes negocios con Arabia Saudí |6| y creo varias fundaciones… ¡filantrópicas, por supuesto! |7| Y last but not least, siempre multiplica las declaraciones a favor de la Unión Europea. |8|

Timothy Geithner y Robert RubinEn la otra orilla del Atlántico, Tim Geithner, el ex ministro de Finanzas de Barack Obama, se ha convertido, en 2013, en el presidente del Warburg Pincus, un banco de negocios de Wall Street.

Antes de Geithner, Robert Rubin, ex ministro de Finanzas del presidente Bill Clinton, había entrado en la dirección del Citigroup en 1999, después de hacer abrogar durante el mismo año la Glass Steagall Act —hecho que permitió el nacimiento del Citigroup—. Este banco le ha pagado entre 1999 y 2008, 166 millones de dólares en forma de diversas y variadas remuneraciones. |9|

Lo podemos ver, existen muchas puertas giratorias entre la política y las finanzas. Y a su salida hay, a menudo, generosas retribuciones.
_______
Traducido por Griselda Pinero
Notas:
|1| Véase: Les Échos, «Affaire LSK : DSK charge son associé», publicado el 30 de octubre de 2014, http://www.lesechos.fr/finance-marc...
|2| Le Monde, «LSK, l’ancien fonds d’investissement de DSK, se déclare en cessation de paiements», publicado el 5 de novembre de 2014, http://www.lemonde.fr/argent/articl...
|3| Financial Times,«Strauss-Kahn to launch fund», 21 de marzo de 2014.
|4| http://auladefilosofia.net/2013/05/...
|5| Financial Times, «Fine dining for Dimon at the Palace», 23-24 de noviembre de 2014.
|6| http://www.dailymail.co.uk/news/art..., consultado el 2 de diciembre de 2014
|7| Véase el Sitio oficial de Tony Blair en el que pone de relieve sus buenas obras, http://www.tonyblairoffice.org/
|8| Véase su entrevista en France Inter: http://www.franceinter.fr/emission-...
|9| Véase sobre este tema, Éric Toussaint, La crisis global, Ediciones de Intervención Cultural, Mataró, (Barcelona), 2010.Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Las teorías conspiranoicas de Washington y Arabia Saudí para bajar el precio del petróleo y hundir a Rusia e Irán

Mér, 31/12/2014 - 12:18
El precio del petróleo sigue en descenso y ha llegado a los 53 dólares el barril. Si bien muchos atribuyen esta caída al simple resultado de la oferta y la demanda por el hidrocarburo, hay otros, como Larry Elliott de The Guardian, que asignan este descenso a una burda manipulación de la política de Estados Unidos. Para Elliott, si Arabia Saudita fue capaz de cuadruplicar el precio del petróleo en los años 70 para castigar a Estados Unidos por su apoyo a Israel, y luego hundir el precio en los 80 para desestabilizar el régimen de Saddamm Hussein, hoy tiene mayores razones para bajar el precio a la mitad y así eliminar a los enemigos número uno de Estados Unidos que son Siria, Rusia e Irán. Según Larry Elliott, Washington ha convencido a los saudíes que deben inundar el mercado con petróleo barato para bajar los precios y así diezmar la economía de Rusia e Irán. Con esto se reduciría la resistencia de Moscú para la ampliación del cerco de la OTAN y el aumento de las bases militares estadounidenses en Asia Central. Según esta teoría el plan estadounidense-saudí ha conseguido reducir los precios del petróleo en un 50 por ciento desde sus últimos máximos hace seis meses, creando gran turbulencia en los mercados con un auténtico "golpe petrolero".

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿De una guerra fría a otra?

Mar, 30/12/2014 - 12:58
Emir Sader, Alainet

Al libro donde describe la impresionante aventura de los 5 cubanos en Miami, el escritor brasileño Fernando Morais le dio el título “Los últimos soldados de la guerra fría”. Así fue como se dio la vuelta a la última página de la guerra fría que marcó la política internacional a partir del final de la segunda guerra mundial, cuando los cubanos volvieron a sus casas y Estados Unidos de América (EUA) y Cuba han restablecido sus relaciones diplomáticas.

Una guerra fría (o paz armada, especialmente de armamentos nucleares, lo que explicaba el equilibrio relativo entre los dos campos y la imposibilidad, antes y ahora, de una otra guerra mundial) que tuvo su auge en todo el período del segundo pos guerra hasta el final de la URSS. La caída del Muro de Berlín ya había desarticulado el símbolo más grande de aquella guerra fría, que siguió sobreviviendo en Cuba hasta recientemente.

Victoriosos en la guerra fría, los EUA creían que se impondrían solitarios en el nuevo mundo globalizado. Han llegado hasta a pensar en el bombardeo de Siria y, por extensión, en el de Irán. Hasta que Obama se dio cuenta que, en sus propias palabras, no había logrado apoyo para bombardear a Siria ni siquiera de su propia familia. Y así se acordó’ que se puede hacer de todo con una bayoneta, menos sentarse sobre ella.

Y terminó teniendo que aceptar la propuesta rusa de negociaciones sobre Siria y, por extensión, sobre Irán, en la mitad de 2013. Se había instalado en aquel entonces una relativa distensión en las relaciones entre EUA y Rusia.

Hasta que la excitación de la UE y de los mismos EUA con Ucrania los han llevado a la aventura de derribar el gobierno de Kiev hasta proponer su adhesión a la UE y a la misma OTAN.

Se habían olvidado que en los acuerdos de capitulación firmados por Gorbachov con Ronald Reagan había una única reserva: que las potencias occidentales podrían avanzar sobre el espolio del campo socialista, pero sin acercarse a las fronteras de Rusia.

La reacción rusa no se hizo esperar: con el apoyo total de la población local, Crimea se ha reincorporado a su territorio, poniéndose los límites a los avances de las potencias occidentales. No tardó tampoco para que la población de regiones cercanas revelara su voluntad de desvincularse de Ucrania y seguir camino similar al de Crimea.

Las medidas de represalia economica a Rusia han tenido respuesta inesperadas para Occidente, que tomaba en cuenta solamente la posibilidad de cortes en el suministro de gas para Europa y para la propia Ucrania, como arma rusa. Pero Putin los sorprendió con la trasferencia de compras de productos agrícolas de la UE y de EUA hacia países de América Latina, al punto que hubo que desechar alimentos en Europa – en plena crisis – por la imposibilidad de comerciarlos.

La prensa occidental ha entonado gritos de guerra, llamando cobarde a Obama, el propio gobierno de Ucrania dice no reconocer la adhesión de Crimea a Rusia. Pero lo que hace de la situación el eje de una nueva guerra fría es la imposición de límites a la acción de EUA, incapaces de intervenir militarmente en Ucrania, por las fronteras con Rusia, que ha recuperado su capacidad de acción en términos políticos y militares. No bastan declaraciones de que no se trataría de una nueva guerra fría, porque de eso se trata: de una nueva delimitación de campos internacionales de influencia y de sus límites para enfrentamientos abiertos.

El estrechamiento de las alianzas entre Rusia y China, desde el punto de vista económico, político y militar, así como los acuerdos de los Brics, han contribuido a configurar ese nuevo diseño geopolítico del siglo XXI. Hablar de nueva guerra mundial es desconocer las mismas razones por las cuales la guerra fría se había impuesto en lugar de una nueva guerra: la posibilidad de destrucción de ambos campos a la vez.

Ya había una multipolaridad económica en el mundo, que ha permitido que países del Sur no hayan sido arrastrados por la recesión en el centro del capitalismo, pero han revelado capacidad de resistencia, gracias a los intercambios Sur-Sur y a la expansión de los mercados internos de consumo popular. Ahora esa resistencia se trasfiere hacia el campo geopolítico, llevando al mundo a un nuevo clima de guerra fría.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Guerra de precios: Arabia Saudita y el fracking

Lun, 29/12/2014 - 22:51
Alejandro Nadal, La Jornada

La guerra de precios desencadenada por Arabia Saudita y otros de los miembros más poderosos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) va a continuar y podría recrudecerse. Los efectos sobre la economía mundial serán múltiples: hay países ganadores y otros perdedores. Los desajustes internacionales serán parte de un proceso de profunda restructuración de la economía global.

La recesión mundial ha estado acompañada de una tendencia a la baja en los precios de los principales productos básicos. El petróleo no es una excepción: el precio se derrumbó de 137 a 35 dólares por barril entre junio y diciembre de 2008. El precio promedió unos 61 dólares por barril en 2009. El cártel de grandes productores administró la oferta hábilmente y la tendencia al alza se recuperó, alcanzando un promedio de 107 dólares por barril entre 2011 y 2013, aunque una fuerte volatilidad marcó el mercado mundial de crudo. Como sucede en muchos mercados con estructuras oligopólicas, las pérdidas por la caída inicial causada por la recesión y la volatilidad abrieron las puertas a una guerra de precios.

Hace dos días el ministro de Energía de Arabia Saudita declaró en Abu Dhabi que ni la OPEP ni su país recortarían los niveles actuales de producción de crudo. En la actualidad la OPEP está inyectando unos 30 millones de barriles de petróleo al mercado mundial, el equivalente a la tercera parte del consumo mundial de crudo. El mercado está saturado y el precio del crudo ha caído de 115 dólares/barril en junio de este año a unos 62 dólares/barril. Es evidente que Riyadh se ha embarcado en una guerra de precios sin cuartel.

¿Por qué insiste Arabia Saudita en mantener sus altos niveles de producción y promover la caída en el precio del petróleo? Hay muchas hipótesis sobre quiénes pueden ser los enemigos a los que se dirige la ofensiva saudita, pero sin duda el principal es la industria estadounidense de extracción de petróleo y gas con el método de fractura hidráulica y perforación direccional. Arabia Saudita busca mantener precios bajos durante el tiempo que sea necesario para romperle el espinazo a la joven industria del fracking en Estados Unidos.

Para lograrlo, Arabia Saudita debe mantener precios inferiores al nivel de costo de producción en los campos de fracking en Estados Unidos durante un tiempo suficientemente largo (la producción ya no es rentable cuando los precios son inferiores al costo de extracción y comercialización). Para tener una idea del nivel de precios necesario para quebrar la industria del fracking es importante contar con datos sobre costos de producción unitarios en los campos más representativos de la industria estadounidense. Los datos revelan lo siguiente: a un precio de 70 dólares/barril, 90 ciento de los campos en Estados Unidos podrían seguir operando con ganancias. Pero las cosas cambian radicalmente cuando los precios llegan a los 60 dólares/barril: alrededor de 40 por ciento de la producción por medio de fractura hidráulica en Estados Unidos se torna no competitiva (el costo de extracción es mayor al precio de venta). Uno de los tres más grandes productores con fracking en Estados Unidos está en el estado de Dakota del Norte, donde el complejo Bakken produjo el año pasado unos 300 mil barriles diarios, convirtiéndose en la estrella del fracking estadounidense. Pero los costos unitarios de producción en Bakken rebasan los 60 dólares/barril. Arabia Saudita lo sabe y está decidida a sacar a estos y otros productores de la jugada.

¿Hasta dónde está decidida a llegar Arabia Saudita? Para ganar una guerra de precios no sólo se necesita tener estructuras de costos eficientes que permitan deprimir los precios sin incurrir en pérdidas. También es necesario contar con reservas profundas que otorguen la capacidad de resistir la reducción en las ganancias. Arabia Saudita tiene ambas cosas. El costo de producción de su Arabian Light es notablemente inferior al West Texas y al Brent International, las dos referencias más importantes en el mercado mundial y sus reservas netas son superiores a los 900 mil millones de dólares.

Por todo lo anterior, no sorprende el pronóstico de muchos analistas y de la misma OPEP de que en 2015 el promedio del precio de petróleo se mantendrá alrededor de 60 o 55 dólares/barril. El objetivo es reventar la industria estadounidense de petróleo a partir de fractura hidráulica. Parece que la estrategia de Riyadh va por buen camino este año el número de solicitudes para abrir nuevos pozos cayó 40 por ciento. Además, hay que considerar que muchos productores estadounidenses se han endeudado para iniciar sus operaciones y ahora las cargas financieras comenzarán a pesarles mucho más, especialmente con los cambios en la política monetaria anunciados para el año que viene. Las cosas no pintan bien para la industria petrolera del fracking. Y en cuanto al problema del cambio climático, ya ni quien se acuerde de la cumbre de Lima de hacen dos semanas.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Por qué el Big Data entusiasma a las grandes empresas

Ven, 26/12/2014 - 09:00
Isidro Jiménez Gómez, Rebelión

Unas tarjetas llenas de agujeros estratégicamente colocados comenzaron la era de la computación, que hoy en día tiene mucho que ver con circuitos y chips, pero también con convertir todo lo que vemos, oímos u olemos a un lenguaje binario. Ceros y unos.

Durante décadas hemos convertido y también generado textos, canciones, fotos y reflexiones en todo tipo de formatos digitales, hasta almacenar unos 9.000 exabytes de información digital. Sin embargo, más del 90% de todo esto ha sido creado en los últimos años a partir de plataformas de Internet herederas de la cultura 2.0 y la participación activa de los y las internautas: Google procesa 24 petabytes diarios, 1.000 veces la cantidad de información alojada en la Biblioteca del Congreso de los EEUU; cada hora se suben a Facebook 10 millones de fotos nuevas y cada día se escriben más de 400 millones de tuits... Según investigadores de la Universidad de California en Berkeley, cada dos días se produce tanta información digital como todas las conversaciones que han tenido lugar en este planeta a lo largo de toda la Historia .

Martin Hilbert, investigador de la University of Southern California, calcula que en el año 2000 solo el 25% de la información estaba en formato digital. En 2007, sin embargo, el proceso se había invertido y la información analógica almacenada en libros, revistas, cintas de música, vídeo cassettes... ya solo suponía un 7% del total. De hecho, un estudio de la consultora IDC predice que toda la información de la que hoy disponemos se multiplicará por cuatro en tan solo cinco años.

Toda esa información está ahí y ahora se habla de “Big Data”, porque efectivamente son muchos datos, pero sobre todo, porque con ellos han venido nuevas formas de entender su gestión y aprovechamiento: "Con el Big Data los retos son grandes, pero las oportunidades son aún mayores", dice la empresa de Business Intelligent EMC. Este tipo de compañías, sobre todo las relacionadas con las tecnologías de la información, han visto un nuevo filón y reubican su estrategia: “es un nuevo recurso natural. Y como todo recurso natural hay que saber extraerlo, refinarlo y darle valor”, explica Wolfram Rozas, Director de Business Analytics and Optimization en IBM [5] .

Pues bien, estas son algunas de las características del Big Data, que explican por qué está haciendo furor entre las grandes compañías:

Toda la información valeDurante años, los análisis han dado prioridad a los datos estructurados, los que encajan en las filas y columnas de cualquier base de datos, pero el Big Data no discrimina el nivel de estrutura de la información: recoge toda la información disponible, sin la pretensión de depurarla y cribarla en su origen. De esta forma, pueden tener tanto valor los registros ordenados de una base de datos clásica como el aparentemente caótico aluvión de textos e imágenes generados en redes sociales, foros, chats o emails.

Además, en el paradigma de análisis clásico, se establecen unas preguntas y se analizan los datos para buscar respuestas. El Big Data rompe con este modelo, puesto que el análisis de grandes cantidades de datos y en tiempo real, genera constantes preguntas y permite explorar campos que inicialmente no se habían previsto.

Algunas empresas intentan ahora almacenar toda la información posible sobre sus clientes, incluso la que no parecía relevante, con el objetivo de ir viendo si esa información permite predecir comportamientos estandarizados.

Segmentación actitudinalEn el modelo de marketing clásico, para generar perfiles de clientes se parte de la información obtenida a partir de los distintos clientes reales. En el modelo Big Data, se extrae información de multitud de personas, aunque la mayor parte no sean clientes ni tengan relación alguna con la empresa, lo que permite conocer mejor a potenciales grupos de clientes. Frente a la clásica segmentación de los clientes a partir de su edad, ingresos, etcétera, el Big Data posibilita la segmentación por perfiles más abstractos: estilos de vida, costumbres o ideología. Esto es lo que se ha venido a llamar "marketing actitudinal" y está siendo clave a la hora de elegir los regalos y promociones que ofrecen las grandes empresas.

Un ejemplo claro tiene que ver con los usos de las redes sociales en Internet: a las empresas les interesa especialmente localizar y contactar con aquellas personas que participan en las mismas redes que sus clientes, puesto que se les presuponen perfiles e intereses próximos. El Big Data permite mapeados de posibles nuevos clientes y analizar los mejores canales para acceder a ellos. También posibilita establecer relaciones entre distintas ventanas: ¿qué dicen en Twitter las personas que en estos momentos están viendo un programa de televisión?

Pero no solo hablamos del mundo digital: en esta línea también destaca el geomarketing, que permite monitorizar los recorridos y hábitos de multitud de personas, tanto en la calle como dentro de los supermercados y centros comerciales.

Además, las empresas que usan Big Data pueden evitar algunas de las restricciones sobre la información privada (Agencia de Protección de Datos, por ejemplo), puesto que se pueden analizar perfiles, tendencias y costumbres de forma relativamente anónima. Lógicamente, con el Big Data también se puede intentar lo contrario: completar en lo posible el perfil de los clientes, a partir de todas las fuentes de información a las que puede acceder la empresa.

Monitorización en tiempo realEl Big Data está suponiendo cambios importantes en lo que tradicionalmente se ha llamado Business Analytics, el análisis estadístico de todo lo que tiene que ver con un negocio y sus clientes. Ahora se entiende como relevante toda la información que la empresa puede recoger en sus interacciones con el cliente, sobre todo si esa información es inmediata y constante.

En el modelo tradicional de Web Marketing, por ejemplo, se estudia el comportamiento de varias personas ante una página web. Esto no deja de ser un ensayo en unas determinadas condiciones. Pero en el modelo Big Data se pasa a la monitorización en tiempo real del comportamiento de todos los visitantes de una determinada web, por ejemplo usando una técnica llamada clickstream, es decir, el análisis instantáneo de los movimientos y clics que hacen los consumidores en relación a los cambios de la propia web. Con esta tecnología se intentan simplificar las rutas que siguen los internautas, y también la efectividad de la publicidad y demás promociones.

Sin embargo, el reto para algunas empresas especializadas en este tipo de marketing es trasladarlo ahora fuera de Internet. Instore Analytics, por ejemplo, es un producto de una consultora especializada en Big Data, que analiza el comportamiento del cliente dentro de la tienda a través de su teléfono móvil (WIFI, Bluetooth, GPS, RFID): "Cuando tus clientes llegan con sus teléfonos o tabletas están emitiendo señales que Instore Analytics recoge, recopila y procesa en tiempo real", dice la compañía. Pero no solo analizan las reacciones del cliente, sino que luego pueden enviar publicidad al móvil del cliente con los productos que más le han parecido interesar dentro de la tienda.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Günter Grass: "La Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado"

Ven, 26/12/2014 - 03:13
En una entrevista con el diario austríaco Der Standard el escritor y Premio Nobel (1999) de Literatura Günter Grass, ha señalado que la Tercera Guerra Mundial se encuentra en pleno desarrollo mostrando el ingenio devastador del capitalismo. Günter Grass observa una agresividad de la OTAN y una obediencia ciega a los dictados de Washington y manifiesta sus temores al actual comportamiento de la alianza de Estados Unidos y Europa frente a Rusia.
El escritor, artista gráfico y escultor vive en Behlendorf, a media hora en coche de Lübeck, y no utiliza internet ni tiene teléfono celular. Escribe de pie sobre una vieja Olivetti portátil y siente nostalgia de los políticos de antaño como Willy Brandt, que nunca vio al adversario como un enemigo, sino como alguien con quien se podía hablar y entender sus intereses y preocupaciones. "Esos políticos están hoy desaparecidos, carecemos de una manera propia de hacer política y el adversario es un enemigo. Cuando estaba Willy Brandt, Bruno Kreisky y Olof Palme, Europa tenía peso. Cuando en 1974 Portugal comenzó la revolución de los claveles, Estados Unidos dijo que esa era una amenaza comunista que había que erradicar tal como se hizo en Chile en 1973. En ese momento, Brand evitó que el plan de Henry Kissinger cobrara fuerza y pusiera en peligro a toda Europa. Ese peso Europa hoy no lo tiene y se privilegian los intereses capitalistas de Estados Unidos. Esto ha hecho que Europa no logre solucionar los problemas colectivos y establecer una sociedad transfronteriza, llevándola a una pérdida de poder, dice Grass. En la entrevista con el medio vienés, Günter Grass comentó el estado actual de la política mundial y las tensiones geopolíticas.

"La raza humana nunca ha estado tan bien informada como ahora, que está abrumada con mensajes. Sin embargo, la injusticia está sucediendo ante nuestros ojos en muchos lugares del mundo: África, Medio Oriente, Ucrania. Por otra parte, a pesar de todos los avances, hay hambre en el mundo y escasez de agua por los problemas del cambio climático. Todo está en el mismo lugar mientras la tercera guerra mundial ya ha comenzado. Esta es guerra de la distribución. Los historiadores argumentan en retrospectiva exactamente cuando empezó".
"Fue la Unión Europea la que dividió aún más Europa. Europa occidental se ha colocado como el conjunto de toda Europa con una rápida expansión. Los países del Pacto de Varsovia se unieron a la UE, a pesar de la promesa de que la OTAN no avanzaría hacia el Este. Polonia y los Estados bálticos se han incorporado a la OTAN, provocando a Rusia... La causa de las reacciones histéricas, que observamos, es por la agresión de la OTAN que se extiende cada vez más. Me hubiera gustado una actitud más cautelosa de Alemania en relación a los problemas relacionados con Rusia. Occidente ha reaccionado de manera inadecuada en el conflicto de Ucrania y eso ha promovido disturbios en ambos lados".

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La tercera guerra mundial

Dom, 21/12/2014 - 08:01
Boaventura de Sousa Santos, Público.es

Todo indica que está en preparación la tercera guerra mundial. Es una guerra provocada unilateralmente por los EEUU con la complicidad activa de la UE. Su objetivo principal es Rusia e indirectamente China. El pretexto es Ucrania. En un raro momento de consenso entre los dos partidos, el Congreso de los EEUU aprobó el pasado día 4 la Resolución 758, que autoriza al Presidente a adoptar medidas más agresivas de sanción y de aislamiento contra Rusia, a proveer de armas y otras ayudas al gobierno de Ucrania y a fortalecer la presencia militar de los EEUU en los países vecinos de Rusia. La escala de provocación a Rusia tiene varios componentes que, en conjunto, constituyen la segunda guerra fría. En ésta, al contrario que en la primera, se asume ahora la posibilidad de guerra total y, por tanto, de guerra nuclear. Varias agencias de seguridad hacen ya planes para el Day After de un enfrentamiento nuclear.

Los componentes de la provocación occidental son tres: sanciones para debilitar a Rusia, instalación de un gobierno satélite en Kiev y guerra de propaganda. Las sanciones son conocidas, siendo la más insidiosa la reducción del precio del petróleo, que afecta de modo decisivo a las exportaciones de petróleo de Rusia, una de las más importantes fuentes de financiación del país. Esta reducción conlleva el beneficio adicional de crear serias dificultades a otros países considerados hostiles (Venezuela e Irán). La reducción es posible gracias al pacto sellado entre EEUU y Arabia Saudita, por el cual EEUU protege a la familia real (odiada en la región) a cambio de mantener la economía de los petrodólares (transacciones mundiales de petróleo denominadas en dólares), sin los cuales el dólar colapsaría como reserva internacional, y con ello, la economía de los EEUU, el país con la mayor y más impagable deuda del mundo.

El segundo componente es el control total del gobierno de Ucrania, de manera que el país se transforme en un estado satélite. El respetado periodista Robert Parry (que denunció el escándalo de Irán-Contra) informa de que la nueva ministra de Economía de Ucrania, Natalie Jaresko, es una ex-funcionaria del Departamento de Estado, ciudadana de los Estados Unidos, que obtuvo la ciudadanía ucraniana días antes de asumir el cargo. Ella era hasta ahora presidente de varias empresas financiadas por el Gobierno norteamericano, creadas para actuar en Ucrania. Ahora se comprende mejor la expresión, en febrero pasado, de la Secretaria de Estado norteamericana para los asuntos europeos, Victoria Nulland: “Fuck the EE.UU”. Lo que ella quiso decir fue “¡Rayos! Ucrania es nuestra. Pagamos para eso”.

El tercer componente es la guerra de propaganda. Los grandes medios y sus periodistas están siendo presionados para difundir todo lo que legitima la provocación occidental y ocultar todo lo que la cuestiona. Los mismos periodistas que, tras los briefings de las embajadas de los EEUU y de Washington, colmaran las páginas de sus periódicos con la mentira de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, están ahora repitiendo la mentira de la agresión de Rusia a Ucrania. Pido a los lectores que imaginen el escándalo mediático que ocurriría si se supiese que el Presidente de Siria acaba de nombrar a un ministro iraní a quien días antes le concedió la nacionalidad siria. O que comparen el modo en que fueron publicadas y analizadas las protestas en Kiev en febrero pasado y las protestas de Hong Kong de las últimas semanas. O que evalúen también la relevancia dada a la declaración de Henry Kissinger de que es una temeridad estar provocando a Rusia. Otro gran periodista, John Pilger, decía recientemente que si los periodistas hubiesen resistido a la guerra de propaganda, tal vez se hubiese evitado la guerra de Iraq en la que han muerto hasta el fin de la semana pasada 1.455.590 iraquís y 4801 soldados norteamericanos. ¿Cuántos ucranianos morirán en la guerra que se está preparando? ¿Y cuántos no ucranianos?

¿Estamos en democracia cuando el 67% de los norteamericanos están en contra de la entrega de armas a Ucrania y el 98% de sus representantes votan a favor? ¿Estamos en democracia en Europa cuando una discrepancia semejante o mayor separa a los ciudadanos de sus gobiernos y de la Comisión de la UE? ¿O cuando el Parlamento Europeo sigue en sus rutinas, mientras Europa está siendo preparada para ser el próximo teatro de guerra, y Ucrania, la próxima Libia?

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Gas de esquisto: ¿salvación energética o burbuja especulativa?

Xov, 18/12/2014 - 07:00
Alfredo Jalife-Rahme, Red Voltaire

Desde todas partes del mundo se hacen oír voces que denuncian el mito del gas de esquisto. Además de la burbuja especulativa que está propiciando, esta estafa no dejará de tener graves consecuencias para Estados Unidos, donde la administración Obama se ha autoconvencido de que el país se dirige hacia una independencia energética duradera.

No existe propiamente un «debate» sobre si el gas de esquisto [1] constituye un milagro de la tecnología de Estados Unidos –tesis que maneja apabullantemente la propaganda de los multimedia anglosajones–, no visto desde Prometeo encadenado en el Cáucaso (en castigo a su hurto del fuego a los dioses del Olimpo para beneficiar a los humanos, quienes resultaron ingratos a la naturaleza), o si se trata de una vulgar «burbuja» especulativa inflada por los publicistas financieristas, opinión que defiende el centro de pensamiento estratégico europeo, con sede en Bruselas, DeDefensa.org [2].

Tan desigual debate no es ocioso: su epílogo será determinante para colocar ahora a Estados Unidos como la potencia energética global en el primer tercio del siglo XXI, con pletóricos dividendos geopolíticos y desplazando a Rusia y a la OPEP –de resultar cierto el maná gasero–, o solamente significará un estéril intento publicitario incapaz de impedir la decadencia de la otrora superpotencia unipolar, si se descubre que lo del gas de esquisto no es más que una vulgar «burbuja» especulativa.

Un banquero amigo mío, miembro de las altas esferas financieras –que pidió guardar el anonimato–, a quien solicité su opinión, me contestó sin ambages: «Resulta que el fracking (la fracturación de la roca a 4 mil metros de profundidad con el uso de inmensas cantidades de agua para extraer el gas) es una enorme burbuja pues no representa una alternativa viable, sostenible». Esa opinión coincide notablemente con la postura de DeDefensa.org. Agrega que «Las inversiones en fracking consumen efectivo en forma masiva. Y no basta el efectivo generado por la venta de petróleo para financiar el crecimiento que requiere la industria, ya que el efectivo generado ni siquiera es suficiente para mantener un nivel de producción porque los pozos hechos con fracking se agotan rápidamente, requiriéndose –para una producción sostenida a un nivel determinado– la continuada creación de pozos nuevos para cubrir el rápido agotamiento de la producción. Es una carrera continua de crear pozos, solamente para mantener un nivel de producción». ¡Qué ilustrativo!

Considera además que «este proceso no tiene las ventajas de la producción tradicional de petróleo, que fue fuente abundante de generosas utilidades netas, aplicables para la expansión de la producción o para la inversión en otras áreas».

Su diagnóstico financiero suena impecablemente persuasivo: «El fracking no produce superávit de efectivo: devora el efectivo como Gargantúa. Se sostiene con puros préstamos adicionales; un día van a “tronar” (sic) esos pasivos por impagables. Es otro negocio de Wall Street para pasarse por el arco del triunfo a los pequeños inversionistas, que andan desesperados buscando algo (sic) que dé un rendimiento».

Por cierto, Aubrey McClendon, quien fundó Chesapeake Energy, la mayor productora de gas natural en Estados Unidos, fue obligado a renunciar por los inversionistas debido a la ausencia de ganancias y al gran endeudamiento de la empresa. ¿El diagnóstico? «Colapso financiero debido a la caída del precio del gas natural» y a la «falta de liquidez» [3].

Dedefensa.org desecha sin miramientos el mito de la «revolución» del gas de esquisto en Estados Unidos, lo califica de «burbuja especulativa» cuya «explosión es inevitable» y le concede entre «18 y 24 meses» como máximo antes del inevitable estallido.

El portal europeo, que ya abrió una sección especial de consulta titulada «shale gas-gate», fustiga a los «productores de Estados Unidos» como «responsables» de la aparición de un «arma de destrucción masiva»: la «producción de los pozos» (EUR, siglas correspondientes a estimated ultimate recovery), que está siendo tremendamente sobrestimada [4]. Como ejemplo de ello menciona el sonoro fracaso de Chesapeake Energy y su polémico jerarca dimisionario Aubrey McClendon.

Como de costumbre, los «pocos petrogeólogos y geofísicos independientes» que se atrevieron a rechazar el espejismo de los EUR abultados por la industria gasera han sido marginados o expulsados de los grandes coloquios sobre petróleo y gas. Pero la cacería de brujas desatada contra los «escépticos» no tuvo éxito y hasta The New York Times no ha tenido más remedio que mencionar que las cifras de la industria gasífera han sido probablemente objeto de «una manipulación». [5]

Ha existido una enorme producción de gas natural en Estados Unidos en los años recientes, lo cual ha facilitado el análisis de la producción de los pozos perforados, análisis que «revela que la realidad de la producción es muy inferior a las proyecciones de la industria». O sea, ¡los EUR están hiperinflados!

El geólogo Arthur Berman, quien trabajó durante 25 años para Amoco (la petrolera de Chicago antiguamente conocida como Standard Oil), analizó «tres campos históricos» –Barnett, Fayetteville y Haynesville– y denuncia la hiperinflación de los EUR que la «industria omite mencionar a los inversionistas deslumbrados por los banqueros y que en su mayoría ignoran las sutilezas del gas de esquisto».

En las antípodas, un reporte de la polémica Agencia Internacional de la Energía, atrapada no pocas veces en tareas desinformativas, sentencia que los grandes campos de gas asociado al petróleo –en Eagle Ford, Utica, Marcellous y Bakken– «deben permitir a Estados Unidos convertirse en el primer productor de petróleo en 2017, por delante de Arabia Saudita» [6].

Pero DeDefensa cita al ingeniero geólogo texano Gary Swindell, quien hecha por tierra la producción del portentoso campo Eagle Ford, reduciéndola a la mitad [7].

Hasta la agencia británica Reuters pone en tela de juicio el milagroso campo de Utica al plantear la siguiente pregunta: «¿Es el secreto energético de Utah un auge o un fracaso?» [8]

Pese a la evidencia de los datos concretos, la industria gasera sigue despreciando a los «seudoexpertos aislados» que se atreven a poner en duda la infalibilidad de la Agencia Internacional de Energía. Pero DeDefensa es implacable. Además de desacreditar a la Energy Information Agency de Estados Unidos, que trabaja bajo la férula interesada del gobierno aliado a la industria gasera, Dedefensa cita un informe de agosto de 2012, proveniente de la muy seria US Geological Survey –«una agencia gubernamental conformada por expertos»–, que corrobora los hallazgos de los «escépticos», quienes ahora parecen más bien «realistas» [9].

DeDefensa pone en duda tanto la capacidad técnica como las optimistas cifras del controvertido economista en jefe de la AIE, Fatih Birol, quien durante la difusión de la fantasiosa Perspectiva energética global colocaba a Estados Unidos como el primer productor mundial de petróleo para el 2017. Es además muy pesimista con respecto al fracking y la sobrexplotación del gas de esquisto en Estados Unidos, a su «modelo económico erróneo» y a la fantasía de la «revolución energética».

El gas de esquisto será parte relevante de la «mezcla energética» de Estados Unidos, pero no transformará el juego geopolítico ya que «Estados Unidos no exportará GNL (gas natural licuado), Rusia no estará amenazada en el mercado europeo y los proyectos australianos de GNL podrán ser concluidos».

El gas de esquisto no será tampoco «barato» ya que su supuesta «dimensión estratégica» es posiblemente otra «burbuja» en la que puede verse incluido el «México neoliberal» con el embuste ya gastado del «tesoro» compartido.
_________
Notas:
[1] Conocido en algunos países como shale gas, según su denominación en inglés. Nota del Traductor.
[2] DeDefensa.org es el sitio web de la revista DDE Crisis, publicada en francés y disponible por suscripción que debe solicitarse escribiendo a la siguiente dirección: 22, rue du Centenaire, B-4624 Fléron, Belgique. Teléfono: + 32 4 355 05 50, Fax: + 32 4 355 08 35.
[3] «Breakingviews: SEC goes where Chesapeake board feared to tread», por Christopher Swann, Reuters, 1º de marzo de 2013. «La SEC a assigné à comparaître l’ex-patron de Chesapeake», AFP, 1º de marzo de 2013.
[4] «Gaz de schiste: à la “bulle” nul n’échappera...», I, II, III, DeDefensa.org, 16 de noviembre de 2012, 11 y 16 de enero de 2013.
[5] El 26 de junio de 2011, el New York Times publicó en su sitio web una importante cantidad de documentos oficiales que plantean serias dudas sobre las esperanzas depositadas en el gas de esquisto.
[6] World Energy Outlook 2012, Agencia Internacional de la Energía, 12 de noviembre de 2012.
[7] Citado in «$8 Natural Gas: We’re Right On Schedule», por Richard Finger, Forbes, 14 de octubre de 2012.
[8] «Insight: Is Ohio’s "secret" energy boom going bust?», por Edward McAllister y Selam Gebrekidan, Reuters, 22 de octubre de 2012.
[9] Variability of Distributions of Well Scale Estimated Ultimate Recovery for Continuous (Unconventional) Oil and Gas Resources in the United States, U.S. Geological Survey Oil and Gas Assessment Team. Documento disponible para su descarga a través de este vínculo.
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización