Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger6524125
Actualizado: fai 17 horas 29 min

Las motivaciones económicas detrás del golpe neoliberal en Brasil

Lun, 05/09/2016 - 12:09
Sergio Martín Carrillo, CELAG

Semana aciaga para la democracia en Brasil y en toda la región. Se consumó el golpe contra el gobierno de Dilma Rousseff. Es un golpe contra la democracia. Es un golpe contra los gobiernos del “Partido dos Trabalhadores” (PT) que consiguieron reducir la pobreza extrema en más de un 63%. Es indudablemente un golpe motivado por fuertes razones económicas, pero también es un “golpe racista, misógino y homofóbico” como la propia mandataria reflejó en su discurso ante el Senado. Es un golpe de la élite contra las mayorías. Brasil, ese gigante que durante tantas décadas padeció el hambre, la miseria y las desigualdades heredaras del inefable pasado colonial, que comenzó a despertar de su pesadilla en 2003 con la llegada al poder del PT, y que ahora ve truncarse su sueños de poder cerrar sus venas abiertas por culpa de la voluntad egoísta de unas élites ligadas al capital transnacional.

El siglo XXI supuso para la región un nuevo aroma que hacía demasiado tiempo que no se respiraba. La larga y oscura noche neoliberal acababa. Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay… una ola de cambio recorría la región. Esto se tradujo en avances indudables en los indicadores sociales (sanidad, educación, pobreza, desigualdad…) y en muchos casos también institucionales. Los cambios eran urgentes, porque el paciente entraba en el nuevo siglo en estado de coma. Las recetas muy diferentes de aquellas aplicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM). Aquellas siempre se han mostrado efectivas para el beneficio de las élites y el empobrecimiento de las mayorías.

Pero no es objeto de este texto hacer un mapa del estado de situación en la región y debatir sobre la tesis del supuesto cambio de ciclo. El objeto es centrarnos en Brasil, y concretamente en la propuesta económica que empuja hacia el golpe en Brasil y nos ayuda a entenderlo. Para esto tenemos que volver la mirada un poco hacia atrás.

En primer lugar, como ya se ha dicho, los logros sociales y económicos de los gobiernos del PT son incuestionables. Estos logros sociales se fundamentaron en un aumento de la capacidad redistributiva del Estado, esto a través de una gran cantidad de programas sociales y el fuerte aumento de la inversión social. Sin embargo, la distribución primaria del ingreso no se modificó, pero como el pastel era cada vez más grande, aunque el Estado sacara una buena parte del mismo y lo destinara para mejorar las condiciones de vida de la mayoría, las élites económicas también veían aumentar sus ingresos sin ver en peligro sus privilegios. Así funcionaba el pacto interclasista con el beneplácito del Estado.

En segundo lugar, la ruptura de este pacto se produce con el segundo mandato de Dilma, donde el desencadenante fue la menor disponibilidad presupuestaria. Esta reducción de recursos se presenta en forma de dilema dicotómico. A menores recursos caben dos opciones: 1) quitar a las grandes mayorías y que sean ellas las que soporten el peso de la restricción presupuestaria al más puro estilo neoliberal, o 2) apostar a que sean las élites privilegiadas y adineradas las que soporten con mayor fuerza el ajuste.

¿Por qué salida apostó la presidenta Dilma Rousseff? Pues en un primer momento intentó alargar el pacto con las élites y fruto de ello, entre otras cuestiones, fue la designación como Ministro de Economía de Joaquim Levy, que entró en el gabinete el 1 de Enero de 2015. La prensa opositora lo tomó bien porque esa entelequia que son los mercados decían estar contentos con la apuesta. El resultado tras conocerse esta designación fue la fuerte subida de la bolsa brasilera (la mayor en los tres años anteriores) y el fortalecimiento del Real frente al Dólar estadounidense. Por su parte, en este momento, el lobo con piel de cordero del PMBD celebraba esta reorientación y su recompensa en el Gabinete que pasó de 5 a 6 miembros del partido. El pacto con el diablo parecía funcionar, al menos para mantener contentas a las élites.

Sin embargo, las disputas no tardaron en saltar a la luz, ya que esta reorientación suponía romper con los postulados clásicos del PT. El pacto con la ortodoxia exigía cada vez más ajustes. El detonante se dio en la controversia entre la presidenta Dilma y Joaquim Levy con uno de los programas sociales estrellas del PT, el programa Bolsa Familiar[1]. Finalmente, a menos de un año desde su llegada, concretamente el 17 de diciembre de 2015 se hacía oficial un secreto a voces, la salida de Joaquim Levy del Ministerio de Economía. Ese día, los “mercados” mostraron su descontento. La bolsa brasilera cayó un 2,14% y el Real cayó fuertemente frente al Dólar. Aunque la salida se produjo el 17, las discrepancias venían de mucho antes por la apuesta de la presidenta por la otra salida, aquella que apostaba porque fueran los que más tienen, los que soportaran la restricción presupuestaria. Fruto de esto fue el inicio del proceso de impeachment el 2 de diciembre de 2015. Es decir, el detonante para la activación fue la elección del camino contrario a los intereses de las élites económicas. Las cartas se iban poniendo sobre la mesa. O Dilma Rousseff aceptaba el pacto (chantaje) o la sacarían por cualquier medio de la presidencia.

Para esa fecha, Joaquim Levy ya había cumplido su función. Iniciar una fase de shock económico que además de promover fuertes ajustes, elevó la inflación por encima del 10%, algo impensable un año antes. Las condiciones estaban dadas para que el FMI y el Banco Mundial se unieran al festín. Y por cierto, desde finales de 2015 Joaquim Levy también era Director General y Director Financiero del Grupo Banco Mundial.

Pero aún faltaba el toque de complot de los capitales internacionales. Para esto el FMI fue reduciendo progresivamente las proyecciones de crecimiento de Brasil hasta convertir la situación de la economía brasilera en una gran recesión que no levantaba cabeza. Cuando iniciaba el proceso de impeachment el FMI anunciaba una recesión del PIB de Brasil del 3,8%, mientras que la CEPAL decía en el mes de abril que la caída del PIB sería del 0,9%. El shock, si no es real, debe ser inducido. Sin embargo, tras la llegada provisional al poder de Temer en Abril y con la revisión que hizo en julio el FMI de la economía brasilera, corrigió la caída del PIB para este año al 3,3% debido “a que el desempeño de la economía brasileña en el primer semestre ha sido mejor de lo previsto, y con ello se prevé que la contracción anual será menos drástica de lo que se había pensado”. Además, el FMI también mejoró las previsiones de crecimiento para el 2017, pasando de un crecimiento nulo a un crecimiento estimado del 0,5%. Con esto, se quería evidenciar que el primer paquetazo de Temer tenía rápidamente efectos positivos sobre el crecimiento. Eso sí, por supuesto que obviando las condiciones de vida de las grandes mayorías, la calidad democrática, y cómo no, comparándo con las previsiones anteriores que el organismo había lanzado para desacreditar el desempeño económico del ejecutivo de la presidenta Rousseff. Si finalmente la economía brasilera cae “sólo” el 2%, incluso más de lo que auguraba la CEPAL a comienzos de año, será un supuesto éxito de las políticas temerarias del nuevo ejecutivo en comparación con las previsiones catastrofistas del FMI.

Pero ¿en qué consisten estas medidas económicas del Gobierno de Temer?. El primer paquetazo ha consistido en un fuerte impulso de las privatizaciones de todo aquello que era rentable para el Estado, y por tanto, para la sociedad brasilera. Comenzó por el sector eléctrico, donde se están privatizando más de 200 pequeñas empresas que además de rentabilidad cumplían la función social de llevar electricidad a la mayoría de lugares del país. Las privatizaciones también han llegado a las empresas de transporte y a las de gestión aeroportuaria y portuaria. Otras instituciones públicas se abren a una mayor participación privada como el Seguro de Caixa Económica Federal o el Instituto de Reaseguro de Brasil[2]. Y por supuesto, en la puja por el expolio, no podía faltar la nueva joya de la corona brasilera, los grandes yacimientos petrolíferos del presal.

No sólo están en venta los activos del país. Sino que toda la inversión social, aquella que ha conseguido los tan importantes avances sociales en términos de reducción de la pobreza y la desigualdad o acceso a la educación y la sanidad, también está sufriendo el ajuste. Desde que Temer ocupó de forma provisional la presidencia, expuso su voluntad de eliminar el fondo creado para invertir los ingresos petroleros en educación, en julio eliminó las prestaciones de la Bolsa Familia excluyendo a 10 millones de familias de dicha ayuda. Y esto sólo fueron algunas de las cosas realizadas durante el interinato antes del 31 de agosto. Ahora, ya consolidado el golpe, ha lanzado nuevos recortes en derechos laborales y pensiones, recortes para la salud, donde el ajuste para el próximo año se espera que llegue casi al 40%. Sin embargo, a pesar de todos estos recortes, el déficit público en 2016 según el propio ejecutivo de Temer será de $48.000 millones, mucho más alto que los $27.286 millones de déficit en 2015, que supuestamente era intolerable y motivado por el supuesto despilfarro del dinero público en las medidas de protección social.

Quienes son los ganadores y quienes son los perdedores con el golpe están claros. Cuales son los intereses de los ganadores también. Como dijo Dilma, “la historia será implacable con los que se creen vencedores”. Dilma Roussef sobrevivió a las torturas y vejaciones de un régimen militar, seguro no se arrodillará ante los atropellos de unas élites corruptas que para nada gozan del apoyo popular. El golpe contra la democracia en Brasil es un golpe del capital, intolerante con aquellos gobiernos que piensan en las mayorías por sobre las élites. El neoliberalismo ha vuelto en forma de golpe.
______
Notas:
[1] El Programa Bolsa Familiar beneficiaba a casi 60 millones de pobres proporcionando una ayuda financiera para cubrir las necesidades básicas de las familias.
[2] Para un mayor detalle de la primera oleada privatizadora ver Serrano, A. (2016). “Brasil en rebajas” publicado en http://www.celag.org/brasil-en-rebajas/ publicado el 19 de Julio de 2016.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El gran tablero mundial roto: Brzezinski renuncia al imperio

Dom, 04/09/2016 - 22:33
Mike Whitney, CounterPunch

El principal arquitecto del plan de Washington para dominar el mundo ha abandonado el esquema y pide el desarrollo de vínculos con Rusia y China. Si bien el artículo de Zbigniew Brzezinski en The American Interest titulado "Hacia un realineamiento global" ha sido ignorada por los medios de comunicación, muestra que los miembros influyentes en la toma decisiones políticas ya no creen que Washington prevalecerá en su intento de imponer la hegemonía de Estados Unidos en todo Oriente Medio y Asia. Brzezinski, que fue el principal defensor de esta idea y que elaboró el borrador para la expansión imperial de EEUU en su libro de 1997 El gran tablero mundial: La primacía americana y sus imperativos geoestratégicos, ha hecho un giro y hace un llamamiento dramático a revisar esa estrategia. He aquí un extracto del artículo en AI: "A medida que termina la era de su dominación global, los Estados Unidos tienen que tomar la iniciativa en el reajuste de la arquitectura de poder global.
Cinco hechos básicos relativos a la redistribución del poder político emergente global y el despertar político violento en Oriente Medio están mostrando el inicio de un nuevo reajuste global.
El primero de estos hechos es que Estados Unidos sigue siendo la potencia mundial política, económica y militarmente más poderosa, pero, teniendo en cuenta los cambios geopolíticos complejos en los equilibrios regionales, ya no es el poder imperial global".(“Hacia un realineamiento global”, Zbigniew Brzezinski, The American Interest) Repetimos: "Ya no es el poder imperial global". Basta comparar esta afirmación con un comunicado que Brzezinski hizo años antes en El gran tablero mundial... cuando afirmó que los EEUU era "la potencia más importancia del mundo". "... La última década del siglo XX ha sido testigo de un cambio tectónico en los asuntos mundiales. Por primera vez en la historia, una potencia no-eurasiática ha emergido no sólo como árbitro clave de las relaciones de poder en Eurasia, sino también como la potencia más importante del mundo. La derrota y el colapso de la Unión Soviética fue el último paso en el rápido ascenso de una potencia del hemisferio occidental, los Estados Unidos, como el único y, de hecho, la primera potencia verdaderamente global" (El gran tablero mundial: la primacía americana y sus imperativos geoestratégicos, Zbigniew Brzezinski, Basic Books, 1997, p. xiii) Más del artículo de IA: "El hecho es que nunca ha habido un verdadero poder global ‘dominante’ hasta la aparición de América en la escena mundial... .. La nueva realidad global decisiva fue la aparición en la escena mundial de América siendo al mismo tiempo la potencia más rica y militarmente más fuerte. Durante la última parte del siglo XX ninguna otra potencia podía compararse. Esa época está llegando a su fin ". (AI) Pero ¿por qué "esa época está llegando a su fin"? ¿Qué ha cambiado desde 1997, cuando Brzezinski se refirió a los EEUU como "la potencia más importante del mundo"?

Brzezinski apunta al surgimiento de Rusia y China, la debilidad de Europa y el "despertar político violento de los musulmanes poscoloniales", como las causas inmediatas de este repentino cambio. Sus comentarios sobre el Islam, son especialmente instructivos porque ofrecen una explicación racional para el terrorismo en lugar de la típica monserga del gobierno sobre el "odio a nuestras libertades". Razonablemente, Brzezinski ve el estallido de terror como la "erupción de los agravios históricos" (como consecuencia de un "sentido profundo de injusticia") no como la violencia sin sentido de psicópatas fanáticos.

Naturalmente, en un breve artículo de 1.500 palabras, Brzezniski no puede cubrir todos los desafíos (o amenazas) que los EEUU podrían enfrentar en el futuro. Pero es evidente que lo que más le preocupa es el fortalecimiento de los vínculos económicos, políticos y militares entre Rusia, China, Irán, Turquía y los demás países de Asia Central. Esta es su principal preocupación, de hecho, incluso anticipó este problema en 1997 cuando escribió El gran tablero mundial. Aquí está lo que dijo: "De ahora en adelante, los Estados Unidos pueden tener que decidir cómo hacer frente a las coaliciones regionales que tratan de expulsar a Estados Unidos de Eurasia, poniendo así en peligro el estatus de Estados Unidos como potencia mundial." (P.55) "... Para decirlo en una terminología que se remonta a la época más brutal de los imperios antiguos, los tres grandes imperativos de la geoestrategia imperial son evitar enfrentamientos y mantener la dependencia de la seguridad de los vasallos, para mantener a los poderes tributarios sumisos y protegidos, y para mantener divididos a los bárbaros" (p.40)."... ... Evitar enfrentamientos… entre los vasallos". Eso lo dice todo, ¿no es así?

La política exterior imprudente de la administración Obama, en particular la caída de los gobiernos de Libia y Ucrania, ha acelerado enormemente la velocidad a la que se han formado estas coaliciones anti-estadounidenses. En otras palabras, los enemigos de Washington han surgido en respuesta a la conducta de Washington. Obama sólo puede culparse a sí mismo.

El presidente de la Federación rusa, Vladimir Putin, ha respondido a la creciente amenaza de inestabilidad regional y el despliegue de las fuerzas de la OTAN en las fronteras de Rusia mediante el fortalecimiento de alianzas con países en el perímetro de Rusia y en todo el Oriente Medio. Al mismo tiempo, Putin y sus colegas de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han establecido un sistema bancario alternativo (Banco BRICS y AIIB) que con el tiempo pondría a prueba el sistema dominado por el dólar, que es la fuente del poder global. Esta es la razón por la que Brzezinski ha hecho un giro de 180 grados y ha abandonado el plan para la hegemonía de Estados Unidos; porque le preocupan los peligros de un sistema no basado en el dólar que surge entre los países en desarrollo y no alineados que reemplazarían el oligopolio de los Bancos Centrales occidentales. Si eso sucede, los EEUU perderían su dominio absoluto sobre la economía mundial y el sistema de extorsión por el que los billetes de dólares se intercambian por bienes y servicios valiosos llegaría a su fin.

Por desgracia, el enfoque más cauteloso de Brzezinski no es probable que sea seguido por la candidata presidencial favorita Hillary Clinton, que es una firme creyente en la expansión imperial a través de las armas. Fue Clinton quien introdujo por primera vez el concepto de "pivote" en el léxico estratégico en un discurso que dio en 2010 titulado "El Siglo del Pacífico de Estados Unidos". He aquí un extracto del discurso que apareció en Foreign Policy Magazine: "A medida que se inicia el repliegue en la guerra en Irak y América comienza a retirar sus fuerzas de Afganistán, Estados Unidos se encuentra en un punto de inflexión. Durante los últimos 10 años, hemos asignado inmensos recursos para esos dos escenarios. En los próximos 10 años, tenemos que ser inteligentes y sistemáticos acerca de dónde invertimos tiempo y energía, situarnos para mantener mejor nuestro liderazgo, asegurar nuestros intereses y promover nuestros valores. Una de las tareas más importantes de la gobernanza estadounidense durante la próxima década serán por lo tanto para asegurar un aumento sustancial de la inversión diplomática, económica, estratégica, y de todo tipo - en la región de Asia y el Pacífico...

Aprovechar el crecimiento y el dinamismo de Asia es fundamental para los intereses económicos y estratégicos de EEUU y una prioridad clave para el presidente Obama. Los mercados abiertos en Asia proporcionan a los Estados Unidos con oportunidades sin precedentes para la inversión, el comercio y el acceso a la tecnología de vanguardia ... las empresas americanas (necesitan) aprovechar la gran y creciente base de consumidores de Asia...
La región ya genera más de la mitad de la producción mundial y casi la mitad del comercio mundial. A medida que nos esforzamos para cumplir con el objetivo del presidente Obama de duplicar las exportaciones en 2015, estamos buscando oportunidades para hacer más negocios en Asia ... y nuestras oportunidades de inversión en los dinámicos mercados de Asia".

("El Siglo del Pacífico de Estados Unidos", Secretaria de Estado Hillary Clinton , Foreign Policy Magazine, 2011) Compárese el discurso de Clinton con los comentarios de Brzezinski en El gran tablero mundial 14 años antes: "Para Estados Unidos, el premio geopolítico es Eurasia ... (p.30) ... .. Eurasia es el continente más grande del mundo y es geopolíticamente axial. Un poder que domine Eurasia controlaría dos de las tres regiones más avanzadas y económicamente más productivas del mundo. .... El 75 por ciento de las personas en el mundo viven en Eurasia, y la mayor parte de la riqueza física del mundo está allí también, tanto en sus empresas y debajo de su suelo. Eurasia representa el 60 por ciento del PNB mundial y cerca de tres cuartas partes de los recursos energéticos conocidos del mundo". (P.31) Los objetivos estratégicos son idénticos, la única diferencia es que Brzezinski ha hecho una corrección de curso basado en las circunstancias cambiantes y la creciente resistencia a las amenazas, la dominación y sanciones de Estados Unidos. Todavía no hemos llegado al punto de inflexión de la primacía de Estados Unidos, pero ese día se acerca rápidamente y Brzezinski lo sabe.

Por el contrario, Clinton está todavía totalmente comprometida con la ampliación de la hegemonía de EEUU en Asia. No entiende los riesgos que ello implica para EEUU o el mundo. Va a persistir en las intervenciones hasta que el gigantesco mecanismo militar de los EEUU se detenga, a juzgar por su retórica hiperbólica, probablemente ocurra en algún momento durante su primer mandato.

Brzezinski presenta un plan racional, pero interesado para reducir y minimizar los conflictos futuros, evitar una conflagración nuclear y preservar el orden global. (Aka-El "sistema del dólar") Pero ¿seguirá la sanguinaria Hillary su consejo?

De ninguna manera.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Brzezinski confiesa que EEUU estuvo detrás del golpe fallido en Turquía

Dom, 04/09/2016 - 17:38

Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama, confirmó que EEUU apoyó a la oposición de Erdogan para perpetrar el golpe de estado el pasado 15 de julio. ¡Vaya confesión tan cándida y candente!

Como adelanto a su próximo artículo en The American Interest, Brzezinski sintetiza en su resumen que el papel de EEUU en el golpe en Turquía fue un grave error que “puede causar una mayúscula explosión a la reputación (sic) de EEUU (http://goo.gl/JXUezx)”.

Brzezinski, creador de los mujahidines/Al-Qaeda ahora transmutados en yihadistas posmodernos, ha escogido a la influyente revista The American Interest como la paloma mensajera para sus relevantes apreciaciones geoestratégicas, gusten o disgusten, como es el caso transcendental de su exhortación a un nuevo realineamiento con Rusia y China, una versión del inevitable nuevo orden tripolar que no se atreve a pronunciar su nombre (http://goo.gl/kcSEDO).

Resulta y resalta que Turquía se encontraba a punto de reconsiderar su política exterior después de su fracaso en Siria durante los pasados cinco años y los errores de cálculo al apoyar el golpe y al hospedar a su líder (nota: Fethullah Gulen, asilado en Pensilvania) son tan serios que no es más posible culpar al otrora aliado de EEUU, Turquía, si da su espalda a EEUU y recapacita su política.

¿Propone Brzezinski en forma subliminal entregar al aliado asilado Gulen para aplacar la ira del sultán Erdogan y operar un control de daños en su deteriorada relación con EU cuando Turquía ha iniciado un acercamiento espectacular con Rusia e Irán (http://goo.gl/2JUsoZ)?

En su asombrosa confesión pública, Brzezinski reconoce que una potencial coalición Rusia/Turquía/Irán puede crear la oportunidad (sic) para resolver la crisis siria y si Erdogan tuviese un poco de sabiduría, habría llegado al entendimiento de que no tendría una credibilidad independiente con la ayuda de algunos países árabes decadentes. ¡Qué fuerte!

El usualmente bien informado, el alemán-estadounidense, F. William Engdahl –connotado geopolitólogo formado en la Universidad de Princeton y consultor de riesgos estratégicos–, escrudiña la confesión del golpe fallido del 15 de julio de parte de Brzezinski y expone la telaraña de intereses de Gulen apuntalado por la CIA: refleja una tremenda lucha interna de facciones en los círculos cupulares de EEUU, que “reconfigura el más extraño año electoral presidencial en la historia estadounidense (http://goo.gl/c6ksof)”.

Engdahl comenta que el golpe auspiciado por EEUU se escenificó días después de que Erdogan anunció un mayor giro estratégico para alejarse de la OTAN y acercarse a Rusia y cuya confesión vino del Olimpo geoestratégico estadounidense: ¡nada menos que de Brzezinski!

Engdahl refiere que los aludidos países árabes decadentes son sin duda Arabia Saudita y Qatar, los principales financieros de la guerra del terror sirio contra Assad desde 2011. ¡Muy fuerte!

Juzga que la dramática confesión de Brzezinski no es menor, ya que, “con Henry Kissinger fue uno de los principales estrategas exponentes de la política exterior del periodo posguerra, fundador y director ejecutivo de la Comisión Trilateral de David Rockefeller, y quien hasta hoy todavía conserva presuntivamente permiso y acceso a los reportes de espionaje top secret de EEUU” y quien expresa ahora su furia por la plena incompetencia (sic) del espionaje estadounidense en manejar la relación con Turquía.

Engdahl comenta que en forma notable, la persona en el Departamento de Estado directamente responsable, no solamente del desastroso (sic) golpe de febrero de 2014 en Ucrania, sino también en Turquía, es la malhadada y perpetua (sic) guerrera Victoria Nuland, esposa del neoconservador straussiano Robert Kagan. Por cierto, ambos son israelí-estadounidenses y la amazona Vicky fue quien profirió sicalípticas invectivas grabadas contra Europa (Fuck Europe!).

Según Engdahl, a partir del fallido golpe de EEUU y el viraje de Erdogan al Este, el Pentágono se vio obligado a desmantelar velozmente sus ojivas nucleares de la base aérea Incirlik, cerca de la frontera siria, para recolocarlas en Rumania. Peor: el turco insinuó que la base de Incirlik puede ser usada por Rusia.

Por sus dramáticas repercusiones, a juicio de Engdahl, el 15 de julio pasará a la historia como una de las más decisivas derrotas de la proyección del poder global de EEUU, del llamado nuevo orden mundial de David Rockefeller y amigos (sic).

Es más que justificada la inusitada furia pública de Brzezinski, quien contempla el desmoronamiento de su tablero de ajedrez euroasiático –y sus volcánicos Balcanes (http://goo.gl/Jjq8HP)– desde Ucrania, pasando por Turquía (nominal miembro de la OTAN), hasta el binomio Siria-Irak, para condensarse en el otro binomio Afganistán-Pakistán.

Se resquebraja así el asfixiante cerco continental euroasiático formulado por las “trampas de Brzezinski (http://goo.gl/EcvXBe)” contra el triángulo continental RIC (Rusia, India y China). Algunos puntuales tuits de la angustia geoestratégica de Brzezinski en el lapso de cuatro meses son ilustrativos del caos global y del choque de EEUU contra la naciente alianza de Rusia y China, los cuales han pasado a la contraofensiva, donde destaca el contencioso turco y sus reverberaciones.

El 4 de mayo: Trump sin gran diseño estratégico coherente y la señora Clinton favoreciendo viajar sobre hacer estrategia levanta incertidumbre global sobre EEUU. Cabe señalar que la hija de Brzezinski (pro Hillary) se ha enfrascado en un hormonal duelo verbal con Trump.

15 de junio: ¿Por qué EEUU pone en peligro sus intereses creando una situación en Asia, donde China siente no tener otra opción que estrechar sus relaciones con Rusia?

31 de agosto: La ausencia de una visión estratégica de EEUU puede tornar la cooperación sino-rusa de un tigre de papel a algo más preocupante.

1º de septiembre: “Se requiere un poder sunita estabilizador; sin embargo, los posibles estados –Turquía, Egipto, Arabia Saudita– son cada vez más ineptos o no desean liderar”. ¡Muy severo!

Pues sí: no es lo mismo administrar el auge unipolar de EEUU que su vigente decadencia tripolar.

Tampoco es lo mismo lidiar con la resucitada Rusia en la era Putin, que con sus pusilánimes antecesores (Gorbachov y Yeltsin), ni con el mandarín Xi, en la fase del milagroso ascenso de China.

La decadencia de EEUU es inversamente proporcional a la resurrección de Rusia y al ascenso irresistible de China –al unísono del despegue callado de India–, lo cual fue notorio, en vísperas del arranque de la undécima cumbre del G-20 en Hangzu, con el desaire en la pista de aterrizaje a la muy mediocre asesora de Seguridad Nacional de Obama, la amazona Susan Rice (http://goo.gl/yihHkK). El mensaje es tremendo en símbolos, cuando la última visita de Obama a China demarró muy mal (http://goo.gl/57gV9n).

Ante tantas provocaciones injerencistas de Obama, quien se confina en su autismo unipolar inoperante, Rusia y China ya se quitaron los guantes y quizá hayan detectado que EEUU no solamente se encuentra en franco declive global y doméstico, sino que también carece de geoestrategas válidos cuando Brzezinski (88 años) y Kissinger (93) se encuentran en su ocaso biológico.
_______
Ver: El golpe de Estado abortado en Turquía, quien lo autorizó y por quéUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

¿Fin del fenómeno Trump?

Dom, 04/09/2016 - 10:30
Ignacio Ramonet, Público.es

Según las encuestas, y aunque faltan dos meses para las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre en Estados Unidos, las cosas parecerían estar ya claras en lo que concierne al resultado: la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, resultaría electa y se convertiría así –venciendo además toda una serie de prejuicios machistas–, en la primera mujer que gobernaría los destinos de la principal potencia mundial de nuestro tiempo.

La pregunta es: ¿qué ha ocurrido con el candidato del Partido Republicano, el tan “irresistible” y mediático Donald Trump? ¿Por qué, de pronto, el magnate se desploma en las encuestas? (1). Siete de cada diez estadounidenses no se sentirían “orgullosos” de tenerlo como presidente, y solo el 43% lo juzgaría “cualificado” para sentarse en el Despacho Oval (mientras que el 65% sí juzga, en cambio, que la Sra. Clinton está cualificada) (2).

Conviene recordar que, en Estados Unidos, las elecciones presidenciales no son nacionales, ni directas. Se trata más bien de cincuenta elecciones locales, una por estado, que determinan un número preestablecido de 538 grandes electores quienes, en realidad, son los que eligen al (o a la) jefe de Estado. Por lo cual, las encuestas de ámbito nacional tienen apenas un valor indicativo y relativo (3).

Ante sondeos tan negativos, el candidato republicano remodeló su equipo a mediados de agosto y nombró a un nuevo jefe de campaña, Steve Bannon, director del ultraconservador Breitbart News Network. También empezó a modificar su discurso en dirección a dos grupos de electores decisivos, los afroamericanos y los hispanos.

¿Conseguirá Trump invertir la tendencia y lograr imponerse en la recta final de la campaña? No se puede descartar. Porque este personaje atípico, con sus propuestas grotescas y sus ideas sensacionalistas, ha desbaratado hasta ahora ­todos los pronósticos. Frente a pesos pesados como Jeb Bush, Marco Rubio o Ted Cruz, que contaban además con el resuelto apoyo del establishment republicano, muy pocos lo veían imponerse en las primarias del Partido Republicano, y sin embargo carbonizó a sus adversarios, reduciéndolos a cenizas.

Hay que entender que, desde la crisis financiera de 2008 (de la que aún no hemos salido), ya nada es igual en ninguna parte. Los ciudadanos están profundamente desencantados. La propia democracia, como modelo, ha perdido credibilidad. Los sistemas políticos han sido sacudidos hasta las raíces. En Europa, por ejemplo, se han multiplicado los terremotos electorales (entre ellos, el brexit). Los grandes partidos tradicionales están en crisis. Y en todas partes percibimos subidas de formaciones de extrema derecha (en Francia, en Austria y en los países nórdicos) o de partidos antisistema y anticorrupción (Italia, España). El paisaje político aparece radicalmente transformado.

Ese fenómeno ha llegado a Estados Unidos, un país que ya conoció, en 2010, una ola populista devastadora, encarnada entonces por el Tea Party. La irrupción del multimillonario Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca prolonga aquello y constituye una revolución electoral que ningún analista supo prever. Aunque pervive, en apariencia, la vieja bicefalia entre demócratas y republicanos, la ascensión de un candidato tan heterodoxo como Trump constituye un verdadero seísmo. Su estilo directo, populachero, y su mensaje maniqueo y reduccionista, apelando a los bajos instintos de ciertos sectores de la sociedad, muy distinto del tono habitual de los políticos estadounidenses, le ha conferido un carácter de autenticidad a ojos del sector más decepcionado del electorado de la derecha. Para muchos electores irritados por lo “políticamente correcto”, que creen que ya no se puede decir lo que se piensa so pena de ser acusado de racista, la “palabra libre” de Trump sobre los latinos, los inmigrantes o los musulmanes es percibida como un auténtico desahogo.

A ese respecto, el candidato republicano ha sabido interpretar lo que podríamos llamar la “rebelión de las bases”. Mejor que nadie, percibió la fractura cada vez más amplia entre las elites políticas, económicas, intelectuales y mediáticas, por una parte, y la base del electorado conservador, por la otra. Su discurso violentamente anti-Washington y anti-Wall Street sedujo, en particular, a los electores blancos, poco cultos y empobrecidos por los efectos de la globalización económica.

Hay que precisar que el mensaje de Trump no es semejante al de un partido neofascista europeo. No es un ultraderechista convencional. Él mismo se define como un “conservador con sentido común” y su posición, en el abanico de la política, se situaría más exactamente a la derecha de la derecha. Empresario multimillonario y estrella archipopular de la telerrealidad, Trump no es un antisistema, ni obviamente un revolucionario. No censura el modelo político en sí, sino a los políticos que lo han estado dirigiendo. Su discurso es emocional y espontáneo. Apela a los instintos, a las tripas, no a lo cerebral, ni a la razón. Habla para esa parte del pueblo estadounidense entre la cual ha empezado a cundir el desánimo y el descontento. Se dirige a la gente que está cansada de la vieja política, de la “casta”. Y promete inyectar honestidad en el sistema; renovar nombres, rostros y actitudes.

Los medios de comunicación han dado gran difusión a algunas de sus declaraciones y propuestas más odiosas, patafísicas o “ubuescas”. Recordemos, por ejemplo, su afirmación de que todos los inmigrantes ilegales mexicanos son “corruptos, delincuentes y violadores”. O su proyecto de expulsar a los 11 millones de inmigrantes ilegales latinos a quienes quiere meter en autobuses y expulsar del país, mandándoles a México. O su propuesta, inspirada en Juego de Tronos, de construir un muro fronterizo de 3.145 kilómetros a lo largo de valles, montañas y desiertos, para impedir la entrada de inmigrantes latinoamericanos y cuyo presupuesto de 21.000 millones de dólares sería financiado por el Gobierno de México. En ese mismo orden de ideas: también anunció que prohibiría la entrada a todos los inmigrantes musulmanes… Y atacó con vehemencia a los padres de un oficial estadounidense de confesión musulmana, Humayun Khan, muerto en combate en 2004, en Irak.

También su afirmación de que el matrimonio tradicional, formado por un hombre y una mujer, es “la base de una sociedad libre”, y su crítica de la decisión del Tribunal Supremo de considerar que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional. Trump apoya las llamadas “leyes de libertad religiosa”, impulsadas por los conservadores en varios estados, para denegar servicios a las personas LGTB. Sin olvidar sus declaraciones sobre el “engaño” del cambio climático que, según Trump, es un concepto “creado por y para los chinos, para hacer que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad”.

Este catálogo de necedades horripilantes y detestables ha sido, repito, masivamente difundido por los medios de comunicación dominantes no solo en Estados Unidos, sino en el resto del mundo. Y la principal pregunta que mucha gente se plantea es: ¿cómo es posible que un personaje con tan lamentables ideas consiga una audiencia tan considerable entre los electores estadounidenses que, obviamente, no pueden estar todos lobotomizados? Algo no cuadra.

Para responder a esa pregunta ha habido que hendir la muralla informativa y analizar más de cerca el programa completo del candidato republicano y descubrir qué otros puntos fundamentales defiende, silenciados por los grandes medios. Éstos no le perdonan, en primer lugar, que ataque de frente al poder mediático. Le reprochan que constantemente anime al público en sus mítines a abuchear a los “deshonestos” medios. Trump suele afirmar: “No estoy compitiendo contra Hillary Clinton, estoy compitiendo contra los corruptos medios de comunicación” (4). En un tweet reciente, por ejemplo, escribió: “Si los repugnantes y corruptos medios me cubrieran de forma honesta y no inyectaran significados falsos a las palabras que digo, estaría ganando a Hillary por un 20%”.

Por considerar injusta o sesgada la cobertura mediática, el candidato republicano no dudó en retirar las credenciales de prensa para cubrir sus actos de campaña a varios medios importantes, entre otros: The Washington Post, Politico, Huffington Post y BuzzFeed. Y hasta se ha atrevido a atacar a Fox News, la gran cadena del derechismo panfletario, a pesar de que lo apoya a fondo como candidato favorito…

Otra razón por la que los grandes medios de comunicación atacan a Trump es porque denuncia la globalización económica, convencido de que ésta ha acabado con la clase media. Según él, la economía globalizada está fallando cada vez a más gente, y recuerda que, en los últimos quince años, en Estados Unidos, más de 60.000 fábricas tuvieron que cerrar y casi cinco millones de empleos industriales bien remunerados desaparecieron. Es un ferviente proteccionista. Propone aumentar las tasas sobre todos los productos importados. “Vamos a recuperar el control del país, haremos que Estados Unidos vuelva a ser un gran país”, suele afirmar, retomando su eslogan de campaña.

Partidario del brexit, Donald Trump ha desvelado que, si llega a ser presidente, tratará de sacar a EEUU del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés). También arremetió contra el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), y aseguró que, de alcanzar la Presidencia, sacará al país del mismo: “El TPP sería un golpe mortal para la industria manufacturera de Estados Unidos”.

En regiones como el rust belt, el “cinturón de óxido” del noreste, donde las deslocalizaciones y el cierre de fábricas manufactureras han dejado altos niveles de desempleo y de pobreza, este mensaje de Trump está calando hondo. Así como su rechazo de los recortes neoliberales en materia de seguridad social. Muchos electores republicanos, víctimas de la crisis económica del 2008 o que tienen más de 65 años, necesitan beneficiarse de la Social Security (jubilación) y del Medicare (seguro sanitario) que desarrolló el presidente Barack Obama y que otros líderes republicanos desean suprimir. Trump ha prometido no tocar estos avances sociales, bajar el precio de los medicamentos, ayudar a resolver los problemas de los “sin techo”, reformar la fiscalidad de los pequeños contribuyentes y suprimir el impuesto federal que afecta a 73 millones de hogares modestos.

Contra la arrogancia de Wall Street, Trump propone aumentar significativamente los impuestos de los corredores de hedge funds que ganan fortunas y apoya el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall. Aprobada en 1933, en plena Depresión, esta ley separó la banca tradicional de la banca de inversiones con el objetivo de evitar que la primera pudiera hacer inversiones de alto riesgo. Obviamente, todo el sector financiero se opone absolutamente al restablecimiento de esta medida.

En política internacional, Trump quiere establecer una alianza con Rusia para combatir con eficacia a la Organización del Estado Islámico (OEI o ISIS por sus siglas en inglés). Aunque para ello Washington tenga que reconocer la anexión de Crimea por Moscú. También, contrariamente a muchos líderes de su partido, ha declarado aprobar el restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Todas estas propuestas no invalidan en absoluto las inaceptables y odiosas declaraciones del candidato republicano difundidas a bombo y platillo por los grandes medios de comunicación dominantes. Pero sí explican mejor el porqué de su éxito en amplios sectores del electorado estadounidense.
________
NOTAS:
(1) A finales de agosto, Hillary Clinton le llevaba a Donald Trump, a nivel nacional, una ventaja de 6,8 puntos, según la media de sondeos que elabora la web RealClearPolitics.
(2) Varios estudios revelan también que el tándem demócrata Hillary Clinton-Tim Kaine derrotaría, por el momento, al “ticket” republicano Donald Trump-Mike Pence en algunos segmentos sociológicos determinantes: las mujeres (el 51% frente al 35%), los afroamericanos (el 91% frente al 1%), las minorías étnicas (el 69% frente al 17%), los jóvenes (el 46% frente al 34%), los electores con título universitario (el 47% frente al 40%) y los hombres (el 43% frente al 42%). Donald Trump sólo vencería entre los electores blancos (el 45% frente al 40%), los mayores de sesenta años (el 46% frente al 43%) y los electores blancos sin titulación (el 49% frente al 39%).
(3) Aún considerando esto, según otros sondeos, la candidata demócrata también derrotaría a Trump en varios estados clave como Florida, Pensilvania o Virginia, que son decisivos. Porque, sabiendo que California (55 grandes electores) y Nueva York (29) votan siempre a favor de los demócratas, a Hillary Clinton le bastaría con vencer, efectivamente, en Florida (29), Pensilvania (20) y Virginia (13) para acercarse holgadamente a la cifra mágica de 270 grandes electores que garantiza la elección.
(4) En su mitin del 13 de agosto, en Fairfield (Connecticut).

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Microsoft, Facebook, Pepsi y Disney tiemblan tras la multa a Apple

Sáb, 03/09/2016 - 15:52
El pasado martes 30 de agosto la Comisión Europea impuso una de las mayores multas fiscales de la historia al condenar a la empresa tecnológica Apple a pagar 13.000 millones de euros al gobierno irlandés por impuestos no pagados. Esta sanción abre la puerta a muchas otras empresas que han firmado acuerdos fiscales con países como Irlanda, Holanda o Luxemburgo.
Yago Alvarez, El salmón contracorriente

La comisaria europea de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, anunció el pasado martes la sanción impuesta al gigante tecnológico. Esta multa de 13.000 millones supone la mayor sanción impuesta a una empresa por parte de la Comisión Europea (CE) hasta el momento.

Vestager anunció que la investigación había llegado a la conclusión de que el Gobierno irlandés había concedido ayudas ilegales a Apple, lo que permitió a estapagar un tipo efectivo de impuestos del 1% de sus beneficios en 2003 y un 0,005% en 2004.

Según normativa europea, un Estado miembro no puede ofrecer ventajas fiscales a una empresa de manera particular. Irlanda, que ya de por si tiene el impuesto de sociedades en el 12,5%, el más bajo de Europa, ofreció la posibilidad de pagar un tipo efectivo a la empresa. Apple ya de por sí factura todas las ventas de Europa a través de Irlanda aprovechando las ventajas fiscales ofertadas, en una práctica que ya ha sido denunciada por varios países al ver como el beneficio obtenido por la empresa norteamericana en sus territorios es desviado a Irlanda. Esta ingeniería fiscal permite a Apple contabilizar casi todo su beneficio en Irlanda dando resultados incluso negativos en las haciendas de los países restantes donde se producen las ventas.

Otras empresas como FIAT o Starbucks ya recibieron multas por el trato de favor y de manera bilateral en materia fiscal por parte del Gobierno holandés. Sanciones que no superaron los 30 millones de euros, muy alejadas de la cantidad a la que han condenado a Apple. Pero esta nueva sanción abre las puertas a la lucha contra el “tax ruling”, como se conoce a este tipo de acuerdos bilaterales y negociados de manera individual entre empresas y países.

Las empresas de los LuxLeaks en el punto de miraA finales de 2014, unas filtraciones por parte de dos empleados de PwC -ahora condenados por ello- conocidas como “LuxLeaks” desvelaron que el Gobierno de Luxemburgo, presidido en aquel entonces por el ahora presidente de la CE Jean-Claude Juncker, ofreció ventajas fiscales negociadas de manera individual a docenas de multinacionales para pagar tipos impositivos entorno al 1% para las rentas obtenidas en otros países pero que fueran facturadas mediante una filial en Luxemburgo.

Según fuentes europeas, desde que surgiera el escándalo, la comisaria Vestager está analizando a más de 300 empresas que recibieron ayudas por parte de países como Holanda, Luxemburgo e Irlanda. La multa impuesta a Apple abre la puerta de lo que podría ser la mayor operación contra la elusión y evasión de impuestos orquestada por la Comisión Europea y podría traer nuevas y millonarias multas en los próximos meses.

El escándalo de los LuxLeaks ha puesto en el ojo de estas investigaciones a empresas como Amazon, McDonalds o IKEA. Por otro lado, las grandes empresas tecnológicas norteamericanas como Microsoft, Google o Facebook, que también usan el país irlandés para localizar sus sedes europeas y así aprovechar el bajo tipo impositivo para el impuesto de sociedades, se encuentran ahora mismo en el punto de mira de estas investigaciones y del ojo de los inversores y accionistas que temen una cascada de nuevas sanciones económicas.

El gigante tecnológico Microsoft se dejaba un 1% en bolsa entre el martes 30 y el miércoles 31, fechas en las que se conoció la multa impuesta a Apple. Otras empresas investigadas en el escándalo de los Luxleaks como Facebook perdía un 0,5%, la empresa de refrescos PepsiCo cerca de un 1,5%, la textil británica Bulberry un 1,3% y la multinacional del entretenimiento Disney se dejaba medio punto el mismo día. Lo que parece indicar que los mercados temen nuevas multas millonarias por parte de la CE a estas empresas.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Ben-Artzi, delator del Deutsche Bank, rechaza cobrar 8,2 millones de recompensa

Sáb, 03/09/2016 - 07:30
- A causa de la crisis del banco ya han sido despedidos más de 35000 empleados.
- Ningún directivo ha sido sancionado tras el falseo de cuentas.
La Securities and Exchange Commission (SEC), el supervisor bursátil de EE UU, multó el año pasado a Deutsche Bank con 55 millones de dólares (48,5 millones de euros) por falsear sus cuentas durante la crisis. La incorrecta valoración de derivados de crédito permitió a Deutsche ocultar hasta 12.000 millones de dólares (9.450 millones de euros) en pérdidas, ayudando así a evitar el rescate del Gobierno. La investigación que dio lugar a la multa se puso en marcha gracias a la información proporcionada por Eric Ben-Artzi, exanalista de riesgos del Deutsche en EE UU, y otras dos personas. La SEC premió al exanalista y a un compañero (el tercero no recibió nada) con 16,5 millones de dólares, recompensa nutrida de un fondo del Congreso estadounidense.

Ben-Artzi ha renunciado a su parte de la recompensa. Lo hace en protesta por el hecho de que la multa fue impuesta al banco y no a los directivos implicados en el fraude. De esta forma quienes pagan por el falseo de cuentas son sus accionistas y empleados. Estos últimos, con más de 35.000 despidos, se están convirtiendo en las verdaderas víctimas al tratarse del eslabón más débil.

Existen casos similares de bancos investigados por la SEC. Trinity Capital y el banco Los Alamos National Bank fueron duramente multados tras un falseo de cuentas, pero aquí los directivos sí fueron sancionados. La única diferencia con el Deutsche Bank es la existencia de puertas giratorias. Altos cargos de Deutsche Bank entraron y salieron de la SEC antes, durante y después de la actividad ilegal del banco. Existen ejemplos como el de Robert Rice, abogado jefe encargado de la investigación al Deutsche en 2011, que se convirtió en directivo de la SEC dos años después, o el de Robert Khuzami, abogado jefe del banco en EEUU, que dejó el puesto para dirigir un departamento del regulador. Ni la SEC ni el banco han comentado las acusaciones.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El escenario regional después de Dilma

Ven, 02/09/2016 - 12:56
Raúl Zibechi, La Jornada

La destitución de Dilma Rousseff por el Senado más conservador desde 1964 (año del golpe de Estado contra João Goulart) cierra el ciclo progresista que se inició con la asunción de Luiz Inacio Lula da Silva el primero de enero de 2003. Siendo Brasil el país más importante de la región y el que marca tendencias, estamos ante una inflexión irreversible en el corto plazo, donde las derechas conservadores imponen su agenda.

El panorama regional sudamericano aparece claramente dominado por la alianza entre el capital financiero, Estados Unidos y las derechas locales, que muestran un dinamismo difícil de acotar a corto plazo. Hay que remontarse a principios de la década de 1990 para encontrar un momento similar, pautado por el triunfo del Consenso de Washington, el auge del neoliberalismo y el derrumbe del bloque socialista.

Sin embargo, sería equivocado pensar que estamos volviendo al pasado, por más que algunos analistas crean que se están perdiendo conquistas. La realidad indica que la región camina hacia adelante pero, en lo inmediato, lo que tenemos enfrente no es la sociedad igualitaria y justa con la que soñamos, sino un inminente choque de trenes entre los de arriba y los de abajo, y luchas entre clases, razas, géneros y generaciones. Hacia ese desenlace va la humanidad, y ese es el futuro a mediano plazo que se avizora en la región.

En rigor, este panorama ya se venía perfilando desde hace varios años, cuando aún gobernaban los progresistas, por la creciente alianza de hecho entre las clases medias (viejas y nuevas) y los más ricos, en gran medida por el triunfo de la cultura consumista, despolitizadora y conservadora que impulsaron esos mismos gobiernos. Pero lo que importa, mirando hacia adelante, es el mentado choque de trenes.

Una nueva derecha se ha impuesto en la región. Una derecha que no tiene escrúpulos legalistas, que no está dispuesta a respetar los modos de las democracias, que pretende arrasar los sistemas educativo y de salud tal como los conocimos. En Brasil la nueva derecha ha puesto en pie el movimiento Escola Sem Partido, que ataca la educación pública, vapulea el legado de Paulo Freire y pretende controlar estrictamente a los docentes.

Habrá que volver con más detalle sobre este movimiento, que promueve la disociación entre educar (responsabilidad de la familia y la Iglesia) e instruir (transmisión de conocimiento, que es la tarea de los profesores). Si los proyectos de ley que ingresaron al parlamento fueran aprobados, una porción de los docentes podría ser sancionada por adoctrinamiento ideológico, por hablar de la realidad del país, ya que en las aulas, pregonan, no debe existir la libertad de expresión. En esa realidad no sólo entra lo político, sino incluso la violencia contra las mujeres. Apenas una muestra de lo que viene. Para comprender por dónde va la nueva derecha no hay que mirar atrás, o sea, el periodo de las dictaduras, sino a personajes como la primera ministra británica, Theresa May, quien asegura estar dispuesta a usar armas nucleares aunque le cuesten la vida a inocentes (The Guardian, 18/7/16). O como Hillary Clinton, que considera a Vladimir Putin el nuevo Hitler. No son declaraciones aisladas o fuera de contexto, es el estado de ánimo de las nuevas derechas, guerreristas, dispuestas a arrasar naciones enteras, como ya hicieron con media docena de países en Asia y Medio Oriente.

Para que haya choque de trenes tiene haber dos fuerzas antagónicas en disputa. Eso es lo que se viene perfilando en la región. Hemos recorrido las nuevas luchas estudiantiles y populares en Brasil (goo.gl/Bz9OBD), los movimientos que ganan protagonismo en Colombia (goo.gl/DfboIk) y las nuevas resistencias negras (goo.gl/GTQPzQ), entre otras.

A ellas deben sumarse la renovada fuerza del movimiento campesino en Paraguay; la resistencia al modelo soyero-minero en Argentina, y, en los últimos meses, al ajuste del gobierno de Macri; las importantes movilizaciones de las mujeres contra la violencia machista, como la realizada en Perú en agosto; la persistencia de los movimientos indígenas en Ecuador y Bolivia.

Se abren nuevas e imprevistas resistencias. En agosto hubo enormes movilizaciones en Chile, dos grandes marchas de más de un millón de personas contra el sistema privado de pensiones (Afp), y un cacerolazo, que anuncian el comienzo del fin de un sistema que fue la clave de la acumulación de capital en el régimen pospinochetista. Nueve de cada 10 jubilaciones son menores de 220 dólares, o sea, menos de 60 por ciento del salario mínimo, por lo que la población reclama el fin del sistema privado.

Lentamente se va abriendo paso entre los sectores populares la convicción de que la corrupción es sistémica, como el narco y los feminicidios, y que no importa si gobierna la derecha o la izquierda, porque las cosas seguirán más o menos igual. La prometida reforma educativa en Chile, que el Partido Comunista utilizó como argumento para abandonar la calle e ingresar al gobierno de Michelle Bachelet, se diluyó en las negociaciones con el empresariado y se sigue priorizando la enseñanza privada, como denuncia la nueva ofensiva estudiantil.

En esta etapa, el sistema no puede realizar reformas en favor de los pueblos, porque no tiene margen económico ni político. La economía funciona como una máquina que extrae, expropia y concentra los bienes comunes. La política se reduce a fuegos de artificio y deja paso, cada día con mayor evidencia, a la policía para dirimir los conflictos. La principal diferencia entre los colores que gobiernan es de velocidades en la aplicación de un modelo que no deja otra alternativa que la resistencia.

La destitución de Rousseff por un Senado infestado de corruptos podría ser la ocasión para reflexionar sobre la inconveniencia de seguir confiando en los mal llamados representantes, que están allí para devolver favores al capital, y apostar con mayor energía a la organización. Nadie lo hará por nosotros.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La rueda para trasladar agua que revoluciona a África

Ven, 02/09/2016 - 08:30

"Hippo Roller" es el nombre del aparato que ha logrado que no sólo miles de niños en África vuelvan a estudiar, sino que también los hombres se incluyan en la pesada labor de recolección de agua, históricamente relegada a las mujeres. Se trata de un aparato que combina la forma de cilindro y el mecanismo de las carretillas para lograr un mejor y más eficaz desplazamiento de los casi 90 litros de agua que tiene de capacidad. De esta forma, su traslado se facilita enormemente y permite disminuir la frecuencia con que las personas de las zonas aisladas deber ir a conseguir agua.

Hippo Water Roller es el nombre de la organización detrás de esta idea, que se ha encargado que mujeres y niños de África que solían gastar más del 26% de su día en el traslado de agua, unas 6 horas, se reduzca a tan solo una hora diaria en los últimos 10 años. Y aquí viene la cifra que quizás hayamos olvidado, pero más de 750 millones de personas en África no tienen acceso a agua potable y la solución a aquello consistía en transportar un pesado jarro de unos aproximados 20 kilos sobre la cabeza entre 2 a 10 kilómetros, con el desgaste muscular y el daño en cuello y columna que termina por invalidar a las mujeres y niños que llevan ese peso sobre sí.
_______
Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

FMI alerta de bajo crecimiento global en 2016 y 2017

Ven, 02/09/2016 - 08:01

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó ayer de la debilidad del crecimiento de la economía global y de las "dinámicas negativas" que se prevén a largo plazo, y urgió a los países del G20 a acordar medidas que apuntalen el crecimiento en la cumbre que iniciarán en los próimos días en la ciudad china de Hangzhou. El Fondo publicó un informe en el que alerta de que los datos recientes muestran una actividad económica alarmantemente débil, dado el lento crecimiento del comercio y la muy baja inflación, lo que apunta a un ritmo de crecimiento global en 2016 y 2017 mucho menor a lo anticipado.

La falta de acción política en este ámbito, dicen, también ha contribuido a la desaceleración del comercio internacional. En el ámbito comercial, donde la cooperación es un elemento crítico para su desarrollo, "se han logrado muy pocos avances en los últimos años", critican los expertos del organismo.

Según la evaluación de la institución financiera, en la actualidad solamente el 55% de las promesas firmadas en Brisbane (Australia) en 2014 y el 45% de las acordadas en Antalya (Turquía) en 2015, se han cumplido. De ahí su pesimismo en que el grupo pueda alcanzar el deseado 2% de crecimiento extra en los dos años escasos que quedan hasta 2018. "Incluso en el caso extremo de que todos los compromisos pendientes se aplicaran ahora, el impacto duradero sobre el PIB del G20 sería solamente de alrededor de un punto y medio", subraya el texto. Los riesgos asociados a este débil crecimiento son una mayor reducción de los incentivos para invertir y una desaceleración aún mayor de la economía mundial.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La humillación de Trump y Peña Nieto al pueblo mexicano

Ven, 02/09/2016 - 00:21

A dos días de su encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, denunciado por sus compatriotas como "una traición", el candidato republicano Donald Trump volvió a las andadas con el mismo programa que expuso el primer día de su campaña, construir un muro entre las fronteras de México y Estados Unidos, y prometió deportaciones masivas.

"Construiremos un gran muro a lo largo de la frontera y México lo pagará. El cien por ciento. Ellos todavía no lo saben, pero lo van a pagar", dijo anoche el empresario al exponer el primero de los 10 puntos del programa migratorio que aplicará en caso de llegar a la Casa Blanca en enero.

Desafiante y provocador, el magnate salió vitoreado de Phoenix (Arizona) por los cientos de seguidores que acudieron al acto con el temor de encontrarse a un Trump cambiado pero que constataron que sigue siendo el mismo que los conquistó en las primarias.

Fue un desenlace inesperado, dos semanas después de repetir diferentes guiños hacia los nueve millones de indocumentados "buenos" (de un total de once), a quienes se les permitiría quedarse en el país, que con las nuevas propuestas quedan expuestos a una deportación en cualquier momento. Los otros dos millones de indocumentados son, según Trump, "criminales" con antecedentes, a quienes empezará a deportar desde el minuto uno en la Casa Blanca.

La ratificación de su propuesta original, tras la reunión con Peña Nieto, que había dicho que México no pagaría el muro, dio un portazo a quienes pronosticaban que el magnate podía cambiar. Peña Nieto insistió en que dijo a Trump que "México no pagará por el muro", como indicó en este Tweet:


El cineasta Alejandro González Iñárritu, por su parte, calificó de «traición» la invitación que hizo el presidente de México, y denunció que se "avaló y oficializó a quien nos ha insultado, escupido y amenazado por más de un año ante el mundo entero". El ganador de un Oscar a mejor director expresó que sintió "una profunda tristeza, indignación y vergüenza" ante el polémico encuentro que sostuvieron Peña Nieto y Trump en la residencia oficial de Los Pinos, un hecho que también fue duramente criticado en México.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Brasil se enfrenta a los ojos de la historia

Xov, 01/09/2016 - 17:01
Darío Pignotti, Página/12

La democracia quedó atrás. Dilma Rousseff, electa hace 22 meses por 54,5 millones de brasileños, fue depuesta ayer a las 13.30 por el voto de 61 senadores, sobre un total de 81 que forman la Cámara alta, entre quienes hay más de veinte con prontuario penal y denuncias de todo calibre.

“La historia será implacable con (…) el gobierno golpista” de Michel Temer, prometió Rousseff, una hora y media después de la clausura del ciclo democrático iniciado por completo en los comicios directos de 1989 (y no en los de 1985, cuando un colegio de electores escogió al primer mandatario civil post-dictadura).

“Nosotros volveremos para continuar nuestra marcha hacia un Brasil donde el pueblo sea soberano” prometió en el Palacio de Alvorada, del que se mudará en unos días, cuando lo ocupará Temer para completar el mandato hasta el 31 de diciembre de 2018.

Dilma habló al lado de la profesora y ex ministra de su gobierno Eleonora Mennicucci, una de sus compañeras de celda durante los tres años de prisión a los que fue condenada en 1970 por un tribunal militar por haber enfrentado con las armas a la dictadura. Junto a la ex presidenta y Mennicucci estaban las senadoras Gleisi Hoffmann y Fatima Bezerra, que fueron la infantería del Partido de los Trabajadores en el combate desigual contra la mayoría destituyente que hegemoniza el Poder Legislativo.

Menuda y delicada, Gleisi será recordada por haber enfrentado a una decena de hombres en el recinto, entre ellos el ganadero Ronaldo Caiado, de casi 1,90 metro, al grito de “Yo me pregunto qué moral tienen estos senadores para juzgar a una presidenta honesta”.

Un planteo que desató la furia de la alianza formada por el Partido Movimiento Democrático Popular (PMDB), de Temer; el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), de Aécio Neves y Fernando Henriqe Cardoso, y Demócratas (DEM), del fornido Caiado.

Ocurre que el régimen surgido ayer no consiente ofensas a las autoridades surgidas de espaldas a la voluntad popular: en su primera reunión de gabinete, Temer instruyó a sus ministros para que rebatan a quien los acuse de “golpistas”.

Esta democracia postiza, obsesionada por los rituales y la formalidad republicana, es el producto de un impeachment iniciado el 12 de mayo, durante el cual no fueron presentadas pruebas consistentes de los delitos atribuidos a la acusada. A tal punto que los adversarios de la mandataria tenían derecho de citar a seis testigos para respaldar sus acusaciones sobre la supuesta violación a las leyes de Presupuesto y Responsabilidad Fiscal y sólo presentaron dos.

En su alegato final de una hora, la abogada denunciante, Janaina Machado, dedicó menos tiempo a los aspectos técnico-jurídicos del caso que a su narrativa mesiánica anticomunista. Dijo Machado, heroína de los jóvenes neocons, que ayer festejaron con champan en la principal avenida de San Pablo, que Dios la había escogido para vengar al PT, que con sus malas costumbres “totalitarias” había llevado a Brasil hacia la desviación moral. Y a Dilma le recomendó dejar de echar mano del discurso de género porque no es verdad que la sociedad brasileña sea machista.

“Acaban de derribar a la primera mujer presidenta de Brasil. Este golpe es misógino, homofóbico, racista, es la imposición del prejuicio y la violencia” enumeró ayer Dilma entre senadoras y compañeras de militancia.

La derrota sufrida por Rousseff en el Senado, 61 a 20, fue más abultada de lo que se esperaba en el PT, donde confiaban en revertir algunos votos gracias a la negociaciones a cargo de Luiz Inácio Lula da Silva, que viajó a Brasilia. Como atenuante queda que la ex presidenta no fue privada de sus derechos políticos, como lo deseaban sus enemigos, y esto abre un horizonte posiblemente fecundo, dado que desde su separación del cargo, en mayo, Rousseff reforzó su participación en actos políticos y construyó un liderazgo bastante genuimo en las organizaciones femeninas urbanas y rurales.

A su modo, políticamente poco sofisticado, demostró su voluntad de lucha y temple como lo hizo el lunes en su exposición de 17 horas ante el Senado, durante las cuales prácticamente no dejó dudas sobre su inocencia. Con su retórica simple, por momentos torpe, Dilma calló a los legisladores que intentaron enredarla con trampas lingüísticas.

Quizá sea por esa estatura moral y su estilo llano que la ex mandataria genera tanto escozor en las derechas.

Ayer los festejos del amplio campo destituyente estuvieron preñados de promesas de venganza contra Dilma, Lula y el legado de 13 años de gobiernos petistas iniciados en 2003, cuando los formuladores de políticas del partido habían diseñado un plan estratégico que necesitaba de 20 años para corregir las desigualdades profundas a través de reformas progresistas.

La caída de Dilma es un revés grave, tal vez irremontable, porque truncó ese proyecto de equidad social y democracia política que había comenzado a desvirtuarse en 2015, con la desginación del neoliberal Joaquim Levy al frente del Ministerio de Hacienda para aplicar un ajuste ortodoxo que dejó 10 millones de desocupados y una recesión que hizo caer el PBI a -3,8 por ciento

Otra herencia dejada por el ministro Levy fue una Dilma Rousseff con un rechazo de más del 60 por ciento en la opinión pública, imagen negativa que subía al 70 por ciento entre el público blanco y de clase media tomado por un inédito fanatismo militante dictado desde la cadena Globo. Sin embargo, aquel aluvión conservador que desbordó las calles hasta marzo pasado, vociferando “Fuera Dilma”, no salió a festejar la confirmación de Temer como jefe de Estado.

Sucede que esta administración post dilmista arriba con muy baja aprobación, dado que no causa ninguna simpatía en las clases populares y despierta resquemores en el electorado medio preocupado con la corrupción. Y su falta de votos y apoyo del público las compensa con la gradual policialización-militarización del Estado.

Ayer la Policía Militar de Brasilia cargó con balas de goma y gas pimienta contra la movilización, no muy numerosa, que marchó en defensa de la democracia y coreando “Fuera Temer” por la avenida Eje Monumental hasta la Terminal Central de Colectivos. Más feroz, según los relatos de los militantes, fue la paliza propinada el martes por la Policía Militarizada a los manifestantes que se concentraron en San Pablo, donde anoche se realizaron nuevos actos de protesta al igual que en Río de Janeiro.

Este golpe “blando” neonato tiende a endurecerse con el correr de los meses, específicamente luego de los comicios municipales de octubre, cuando seguramente se confirmará la ocupación militar de las favelas de Rio de Janeiro y la represión a la disidencia política y social.

Temer repitió, tras tomar posesión del cargo, que su prioridad son las “reformas” previsional y laboral. El vector de su programa de regresión económica fue presentado por el ministro de Hacienda y ex funcionario de la banca privada Henrique Meirelles, que impulsa reformar la Constitución para congelar por 20 años (sí, veinte años) los gastos en salud y educación, pero no el monto de los pagos de intereses de la deuda.

En su primera reunión de gabinete, a las 17.30 de ayer, Temer se sentó en la cabecera de una sala del Palacio del Planalto y a su derecha se ubicó el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, una pieza importante en el nuevo engranaje de poder.

De Moraes, con quien Temer mantiene una relación antigua, es defensor de la nueva Ley Antiterrorista que, en algunos casos, equipara a los manifestantes con guerrilleros urbanos que ponen en peligro la seguridad nacional.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La gran farra del cobre: ¿Es cierto que Codelco no tiene "ni un puto peso"?

Xov, 01/09/2016 - 11:01

Julian Alcayaga, Defensa del Cobre

"No hay un puto peso", dijo en forma destemplada y con mucha vulgaridad el Presidente Ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro... "Lo primero que tenemos que hacer es superar el presente sólo con reducción de costos. Aquí uno hace el papel del malo: No hay plata, no hay plata viejo, entiéndeme, no hay un puto peso".
El hecho de que se vocifere de esta manera, que no hay un puto peso en Codelco, lo vamos a analizar en la forma y en el fondo. En cuanto a la forma: este es un mensaje en que se declama con escándalo para que la televisión y los medios lo comenten por varios días. Es más, esta es una actuación a lo manos de tijera que anuncia que van a continuar los despidos de trabajadores y supervisores. Al día siguiente de la declaración de Pizarro, el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés salió a respaldar a Pizarro de la siguiente manera: "Codelco tiene hoy muy pocos recursos y él ha hecho un llamado de atención para todos aquellos que creen que hay algo ahí y que es solo cosa de pedir".

La advertencia es transversal porque después apareció el ex Presidente Piñera para afirmar "Yo creo que el presidente ejecutivo de Codelco está dando una voz de alerta: Codelco no es una vaca lechera" A este coro se han sumado varios economistas y "expertos" (por lo general lobbystas de las mineras extranjeras) para sostener, con "fundados fundamentos" que Codelco no tiene plata para bonos y aumentos de salario.
¿Es realmente cierto que no hay plata en Codelco? Pareciera ser cierto que no hay plata, porque días después, Pizarro presentó los resultados del primer semestre del año 2016, que por primera vez en la historia de Codelco, se declaran pérdidas por US$97 millones. Con estas pérdidas, la "mise en scene" llega a su paroxismo en el asunto del "puto peso" que falta. Para analizar la realidad de la falta de dinero, vamos a comparar los Estados de Resultados de dos años que tuvieron precio del cobre parecido: 2009 y 2015, y que tienen además otras características que los diferencia notablemente.

Al servicio de las multinacionales El año 2009 fue el último año en que el Presidente Ejecutivo y el Directorio de Codelco los designaba el Presidente de la República, mientras que el 2015, y ello desde el año 2010, son las multinacionales mineras las que administran CODELCO, y que han designado como Presidente Ejecutivo a Diego Hernández el 2010, a Thomas Keller el 2012, y a Nelson Pizarro el 2014. Ellos llegaron como “ejecutivos de excelencia y de clase mundial”, que venían a realzar la gestión y los excedentes de CODELCO.

En consecuencia, gracias a la gestión de estos “ejecutivos de excelencia”, los excedentes de 2015 debieron sobrepasar en 8% (aumento de precio y de producción) a los del año 2009 y llegar a lo menos a US$ 4.500 millones, sin embargo, fueron sólo US$ 1.075 millones los excedentes el año 2015. Faltan US$ 3.400 millones de excedentes, y por eso no hay un puto peso en la Corporación en la actualidad, según Nelson Pizarro.

¿Cómo desaparecieron esos US$ 3.400 millones de los excedentes?
Veamos primero los costos. Y recordemos que estamos usando las cifras de las propias Memorias de CODELCO.

» El año 2009 los costos de venta fueron de US$ 7.763 millones, y
» El 2015 fueron de US$ 9.963 millones, con un aumento de US$ 2.153 millones, lo que representa un 27,7% más que el 2009, a pesar que el 2015 el precio del petróleo costaba menos de la mitad que el 2009 y que el precio de la energía también había disminuido.

¿Entonces por qué han aumentado tanto los costos de venta o de explotación? No existe información clara en la Memoria 2015 sobre este aumento de los costos.

Lo que sí está claro es que existe un aumento considerable de las remuneraciones de los más altos ejecutivos y del Directorio de CODELCO. Nelson Pizarro tiene una remuneración bruta mensual de 37 millones de pesos (56 mil dólares), lo que es casi el triple de lo que ganaba el Presidente Ejecutivo el año 2009. Es una remuneración escandalosamente alta, para un ejecutivo que sólo le ha traído pérdidas y mala gestión a la Corporación. Por su parte los miembros del Directorio ganan el doble que el año 2009. Es decir, para los altos ejecutivos y el Directorio hay mucha plata, pero para los trabajadores: ¡Ni un puto peso! Es evidente que está mal “pelao el chancho”.

Pero el aumento de los costos no explica en su totalidad la espectacular caída de los excedentes. Existe además, una inexplicable caída de los ingresos por ventas.

» El año 2009, con una producción de 1.702.000 toneladas de cobre, y un precio de US$ 2,34 la libra, CODELCO generó ventas totales por US$ 12.148 millones.

» El 2015 la producción fue de 1.732.000 toneladas, con un aumento de 1,8%, el precio alcanzó a US$ 2,49 la libra, con un aumento de 6% en relación a 2009. Por lo tanto, las ventas de 2015 debieran ser 7,8% (aumento de la producción y el precio), superior al año 2009, y debieron por consiguiente alcanzar a US$13.095 millones.

Sin embargo, en la Memoria 2015 las ventas totales alcanzan sólo a U$ 11.693 millones, es decir US$ 1.402 millones menos de lo que debiera ser, proyectando las ventas de 2009.

Por eso no hay un puto peso, porque los ingresos por ventas desaparecen sin dejar rastros, por ahora. Y esto está ocurriendo desde el año 2010, cuando estos ejecutivos de “clase mundial” se hicieron cargo de la administración de CODELCO.

Faltan alrededor de US$ 15 mil millones en las ventas de la Corporación entre los años 2010 y 2014, y ello sólo se puede deber a que gran parte de la producción se debe estar vendiendo a precios muy inferiores al mercado.

¿A quién?

Sobre esto no existe ninguna información en la Memoria de CODELCO, pero trataremos de deducir quienes podrían ser beneficiados con estas ventas a precio de remate.

Pizarro y sus fracasos en Caserones y DisputadaEl sr. Nelson Pizarro dirigió la construcción del proyecto Caserones de Lumina Coppers desde el año 2006 a 2014. Según ha trascendido, no fue con mucho éxito, porque la producción de concentrado de Caserones es muy inferior a lo proyectado - en septiembre de 2014, siendo ya Presidente Ejecutivo de CODELCO, Nelson Pizarro viajó a Japón a entrevistarse con los dueños del proyecto Caserones, donde el principal accionista es Mitsui. Sí, el mismo conglomerado que el año 2011 le hizo un préstamo a CODELCO por US$ 6.750 millones para comprar el 49% de La Disputada.

Al final CODELCO sólo pudo comprar el 24,5% de las acciones de La Disputada, y el 4,5% de ellas se las tuvo que vender a Mitsui. Existe entonces una estrecha relación de CODELCO con Mitsui. Son socios en La Disputada y en otros proyectos. A su vez Pizarro estaría en deuda con Mitsui por el semi fracaso de Caserones en la producción proyectada de concentrado.

Por otro lado, los concentrados han sido siempre marginales en las ventas de cobre de CODELCO, que no sobrepasaban el 10% del total de las ventas físicas de cobre el año 2009. Sin embargo, el año 2015, los concentrados alcanzaron al 31% de las ventas físicas de cobre. Podríamos deducir entonces que CODELCO tiene menores ingresos en las ventas porque casi un tercio de su producción el 2015 son concentrados. Este aumento tan importante de los concentrados lo podríamos asociar a las necesidades en este producto por parte de Mitsui, para compensar su menor producción y enormes pérdidas en Caserones.

Esta deducción no es descabellada, si tenemos en consideración la estrecha relación entre CODELCO, Mitsui y Nelson Pizarro. Pero de todas maneras, las ventas de concentrado a Mitsui, a precios muy inferiores al mercado, no podría explicar la totalidad de los US$ 1.400 millones que faltan en las ventas del año 2015 y, menos aún, los más de US$ 15 mil millones que faltan en las ventas desde el año 2010 a 2014. En consecuencia, no es real que CODELCO no tenga un puto peso, ¡vaya que los tiene!, pero hay algunos brujos que los han hecho desaparecer, por ahora.

CODELCO tiene las mayores reservas de cobre del mundo, y por esa razón es un gran botín para las transnacionales mineras que por ahora se han apoderado de su administración, y así generar las millonarias pérdidas que puedan crear en la opinión pública una opinión favorable a su privatización, para apoderarse del fabuloso botín que representan sus yacimientos.

CODELCO tiene un futuro esplendoroso por delante, siempre y cuando se saque de su administración a las transnacionales mineras, por lo que la tarea urgente es sacar a Nelson Pizarro de la Presidencia Ejecutiva y a Oscar Landerretche de la Presidencia del Directorio. Sólo así, CODELCO, volverá a ser la mejor empresa de Chile.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Y hubo golpe en Brasil

Xov, 01/09/2016 - 07:00

Emir Sader, Público

El sueño que la derecha brasileña tenía desde 2002 se ha hecho por fin realidad. En 2005 ya intentó derrocar a Lula con un proceso de impeachment que no prosperó. En 2006, 2010, 2014 fue derrotada en las urnas. Ahora ha encontrado la fórmula apropiada para acabar con los Gobiernos del PT, sobre todo cuando sabía que seguiría perdiendo elecciones con Lula como próximo candidato.

Ha sido a través de un golpe blando tras los experimentos exitosos de Honduras y Paraguay. Derrotada en cuatro elecciones consecutivas, la derecha brasileña organizó un impeachment sin ningún fundamento, contando con la traición del vicepresidente Michel Temer, elegido dos veces con el programa del PT, pero dispuesto ahora, ya como nuevo presidente, a aplicar el programa de recortes derrotado cuatro veces en las urnas.

Valiéndose de la mayoría parlamentaria elegida, en gran medida, con los recursos financieros de Eduardo Cunha, el reconocido unánimemente como el más corrupto entre todos los corruptos de la política brasileña, la derecha ha tumbado a Dilma Rousseff, una presidenta reelegida por 54 millones de brasileños, sin que se presentaran verdaderos argumentos para el impeachment. Es el nuevo modo de golpe de Estado que la derecha ha configurado en América Latina.

Es cierto que la democracia no tiene una larga tradición en Brasil. En las últimas nueve décadas, sólo ha habido tres presidentes no militares, elegidos por el voto popular, que han concluido sus mandatos. A lo largo de casi tres décadas no ha habido presidentes escogidos en elecciones democráticas. Desde 1930, lo que es considerado el Brasil contemporáneo, con la revolución de Vargas, la mitad del tiempo se han sucedido presidentes salidos del voto popular con presidentes que no han sido elegidos. Recientemente, Brasil sufrió una dictadura militar que duró 21 años, más otros cinco de Gobierno de Jose Sarney, que no fue elegido en las urnas, sino por un Colegio Electoral nombrado por la dictadura, lo que suman 26 años seguidos sin presidentes elegidos democráticamente.

Sin embargo, en este siglo Brasil estaba viviendo una democracia con contenido social, aprobada por la mayoría de la población en cuatro elecciones sucesivas. Y, precisamente, cuando la democracia estaba ganando consistencia, la derecha ha demostrado que es algo que no puede soportar. Es lo que ha pasado con el golpe blando actual, institucional o parlamentario, pero golpe al fin y al cabo. En primer lugar porque no se han dado argumentos sólidos para suspender a Dilma Rousseff. En segundo, porque el vicepresidente, todavía como interino, empezó a poner en marcha no el programa con el cual había sido y elegido, sino el programa de la derecha, derrotado cuatro veces en las urnas. Es un verdadero asalto al poder por parte de los políticos corruptos más descalificados que ha tenido Brasil. Políticos que han perdido elecciones de forma sucesiva, se convierten ahora en ministros o en presidente de la Cámara de Diputados, lo cual no sería posible por el voto popular, sólo por un golpe.

¿Qué es lo que espera a Brasil ahora? En primer lugar, una inmensa crisis social. La economía, en recesión desde hace por lo menos tres años, sufrirá los efectos del peor ajuste fiscal que el país ha conocido. El fantasma de la estanflación se vuelve realidad. Un Gobierno sin legitimidad popular, aplicando un duro ajuste en una economía en recesión, va a provocar la peor crisis económica, social y política del país. El golpe no es el final de la crisis, sino su profundización.

La suspensión de Dilma Rousseff es una derrota, la conclusión del período político iniciado con la primera victoria de Lula, en 2002. La derecha, aunque haya controlado el control del Estado, tiene muy poca fuerza para consolidar su Gobierno. Se enfrentará no sólo a la crisis, sino también a un movimiento popular revigorizado y al liderazgo de Lula. Brasil volverá ser un escenario de grandes disputas políticas. El Gobierno golpista intentará llegar a 2018 con el país deshecho, intentado impedir que Lula se convierta en candidato a la Presidencia y reprimiendo las movilizaciones populares. El movimiento popular, por su parte, debe ahora reformular su estrategia, desarrollar nuevas fórmulas amplias y combativas de movilización para que el Gobierno golpista sea un paréntesis más en la historia de Brasil.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Dilma con su conciencia tranquila ¿Se puede decir lo mismo de sus verdugos?

Mér, 31/08/2016 - 20:59

Con un discurso coherente y una postura nuevamente orgullosa, serena y digna ante los verdugos, la presidente Dilma Rousseff asegura un lugar en el panteón de las víctimas de la injusticia histórica. Si este golpe se concreta, y parece que lo hará, Dilma va a estar al lado de João Goulart, Salvador Allende, Juana de Arco, Sacco y Vanzetti y tantos otros grandes hombres y mujeres inmolados por las fuerzas reaccionarias "en nombre del pueblo". Al igual que ellos, la palabra "honor" se adapta como un guante a la biografía de Dilma. En el lado opuesto, en el de los cobardes y traidores, estarán los que la condenaron, y esto incluye a los lamentables medio de comunicación que dominan nuestro país.

"La historia se repite, la primera vez como tragedia y la segunda como farsa": la frase de Marx se hace eco en nuestras cabezas como una mala broma. Es imposible no comparar la presencia de Dilma en el plenario del Senado, cercada de las aves de rapiña de traje y corbata, con la famosa foto de la joven Dilma rodeada de los cuervos de verde oliva y los quepes del tribunal militar de la dictadura. Pero, por extraño que parezca, el ejército logró tener un mínimo de vergüenza en la cara y optó por ocultar los rostros del registro de la historia. Los golpistas de hoy ni ese pudor tienen y caminan con el rostro descubierto y todavía cazan, como moscas, a los reporteros de la televisión para que los exhiban frente a las cámaras.

La propia Dilma se encargó de recordar la semejanza trágica entre los dos episodios. "No cometí ningún delito de responsabilidad. Los cargos contra mí son injustos y poco razonables. Cesar definitivamente mi mandato es como someterme a una pena de muerte política. Este es el segundo juicio al que estoy sometida en el que la democracia tiene un asiento, conmigo, en el banquillo de los acusados", expresó.

"La primera vez, fui condenada por un tribunal especial. De aquella época, además de las marcas dolorosas de la tortura, quedó el registro, en una imagen, de mi presencia ante mis verdugos, en un momento en que los miraba de frente, ya que ocultaban sus rostros, por temor a ser reconocidos y juzgados por la historia. Hoy, cuatro décadas después, no hay detención ilegal, no hay tortura, mis jueces llegaron aquí con el mismo voto popular que me llevó a la Presidencia. Tengo para todos el mayor respeto, pero mantengo la cabeza erguida, mirando a los ojos de mis jueces".

La conciencia de Dilma brillaba en su voz, ahogada a veces, y en su mirada. ¿Quién allí, entre los que la juzgaban en aquella sala podría decir que también está con la conciencia tranquila? ¿Quién de los que dieron el veredicto anticipado de "culpable" a la presidenta, podría decir que duerme el sueño de los justos? ¿Quién entre los participantes de ese escenario tiene de hecho estatura moral para condenarla? ¿Y quién lejos de la Cámara del Senado, en la tranquilidad de sus hogares, puede afirmar con el corazón abierto que se está derrocando una presidenta honesta por el bien de nuestro país? La mentira es incompatible con el amor a la patria, a pesar de las camisetas verde amarillo de la selección con las que estas personas salieron a las calles para pedir la cabeza de una mujer inocente. Yo y muchos brasileños, votantes o no de Dilma, vamos a seguir defendiendo su mandato hasta el final. No porque encontramos en su gobierno el mejor de los mundos; no porque estemos de acuerdo con todo lo que Dilma hizo en su cargo; sino por una cuestión de principios, porque esto es lo que hay que hacer. Personas verdaderamente honestas tienen principios y nunca renuncian a ellos. Sólo los corruptos renuncian a sus principios.

Vuelvo a Dilma: "A los casi setenta años de edad, no será ahora, después de ser madre y abuela, que vaya a abdicar de los principios que siempre me han guiado. Ejerciendo la presidencia he honrado el compromiso con mi país, con la democracia, con el estado de derecho. He sido inflexible en la defensa de la honestidad en la gestión de la cosa pública. Por lo tanto, antes de que las acusaciones contra mi sean expuestas en este proceso, no puedo dejar de sentir, en la boca, nuevamente, el sabor áspero y amargo de la injusticia y la arbitrariedad. Y por eso, como en el pasado, resisto. No esperen de mí el obsequioso silencio de los cobardes".

Es un principio básico de la democracia no condenar a los ciudadanos injustamente. Cuando esta premisa -fundamental en cualquier sociedad considerada "civilizada"- se viola, entramos en la barbarie. Cuando esta regla inquebrantable se rompe, todo puede estar permitido: que entren en nuestras casas en medio de la noche, que secuestren a nuestros hijos, padres, hermanos y hermanas, y arresten, torturen y maten a la gente sólo por manifestarse contra el autoritarismo. Esta película ya la vimos antes.

"No tengo ninguna duda de que, esta vez también, todos seremos juzgados por la historia. Dos veces vi de primera mano la cara de la muerte: Cuando fui torturada durante días seguidos, sometida a crueldades que nos hacen dudar de la humanidad y del propio sentido de la vida; y cuando una enfermedad grave y extremadamente dolorosa pudo haber abreviado mi existencia. Hoy en día sólo temo la muerte de la democracia, por la que muchos de nosotros, presentes aquí en esta Cámara, luchamos con el mejor de nuestros esfuerzos ", recordó Dilma.

Nunca olvide, presidenta: la historia está de su lado. No es sobre su cabeza que estará estampada la marca de golpista, de enemiga de la democracia, y mucho menos de corrupta. En cuanto a los que ahora la condenan, por desgracia, sabemos que poco les importa el juicio de la historia. No les preocupa ni les importa el sucio papel que están desempeñando frente a la nación e incluso frente a sus familias. Consumar este golpe les significará a los derrotados en las urnas lo que siempre persiguen: dinero y poder. ¿Qué representa tener una conciencia tranquila, frente a lo que para ellos es la verdadera razón de existir?
________
Via AlainetUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El yihadismo cibernético encriptado y su manejo del Twitter

Mér, 31/08/2016 - 19:00
Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

Un gran misterio es la notable facilidad del manejo cibernético por los yihadistas en Twitter y en sus mensajes encriptados en Deep Web o “Internet profundo (http://goo.gl/hyCeE7)”. La narrativa hollywoodense sobre el éxito multimediático de Osama Bin Laden, fundador de Al Qaeda, era su utilización del video desde sus supuestos múltiples escondites inexpugnables para las cándidas televisoras internacionales que reproducían generosamente sus letales recados, como ocurrió con su confesa responsabilidad de los atentados del 11-S.

Hoy la agencia de información de los yihadistas –hijos y nietos de los mujahidines de la década de los 70, transfigurados luego en Al Qaeda– es Amaq, que mediante la tecnología móvil difunde noticias bilingües en árabe e inglés en un ciclo de 24 horas, según el muy influyente rotativo saudita As-Sharq-Al-Awsat (http://goo.gl/ko7pu2).

El rotativo saudita, muy cercano al vicepríncipe heredero Bin Salman, ilustra que el nombre de la agencia Amaq proviene de una ciudad siria mencionada en la antigua profecía: sitio de la victoria apocalíptica sobre los no creyentes.

En su inicio en 2014, Amaq usó la plataforma blog de WordPress para enviar sus reportes y comunicados de prensa, pero hoy ha optado por la tecnología encriptada “para evadir el estrecho monitoreo de las redes sociales”.

Amaq ha jugado un papel primordial en movilizar velozmente la máquina de propaganda de Isis y comporta diferentes objetivos de países con reportes desde Libia, pasando por Irak hasta Filipinas; cubre cuatro idiomas: árabe, inglés, francés y ruso, pero se abstiene de publicar los videos sobre sus decapitaciones y otras imágenes repugnantes, cuando califica, en su lingüística escatológica, a los suicidas de operaciones de martirio.

Amaq desarrolló una aplicación, Arawi, que significa narrador, quien se conecta con los fieles seguidores de la umma (comunidad de creyentes del islam). Resalta la comunicación de Isis con sus seguidores mediante el servicio de mensajería vía Telegram encriptado.

Scott Stewart, vicepresidente de análisis táctico de Stratfor, que se ostenta como la CIA empresarial, afirma que Isis tiene una muy poderosa presencia en Twitter.

Los yihadistas han intentado infructuosamente crear un competidor de Facebook: Khilafabook, y en fechas recientes han instado a sus seguidores a usar encriptación y alejarse de las redes sociales, donde “los yihadistas recogen sus desafíos y anuncian que comenzarán a difundir sus mensajes y utilizarlos como herramienta para la contratación de partidarios (http://goo.gl/zVtvcP)”, frente a las prohibiciones cada vez más estrictas de Twitter o Facebook (la mayor red social del mundo, con mil 390 millones de usuarios).

Khilafabook cuenta con la dirección de Internet 5elafabook.com, que ha sido bloqueada cuando también ha sido desactivada su cuenta oficial de microblog en Twitter. Para volverse indetectables, los yihadistas optaron por la ruta encriptada que parece haberles dado inmunidad cibernética para perpetrar sus atentados en Europa.

El influyente think tank Rand Corporation “examina el apoyo a Isis y las redes de oposición en Twitter (http://goo.gl/Jc9mQP)”: nunca ninguna organización terrorista ha usado Twitter y otros canales de las redes sociales como Isis para difundir su mensaje, inspirar a sus seguidores y reclutar combatientes. Aunque menos publicitado, sus oponentes también han usado Twitter para castigar a sus enemigos.

Sus hallazgos principales: 1) los opositores a Isis son seis veces más en Twitter que sus seguidores, quienes, en contraparte, son más activos y producen 50 por ciento más tuits al día; 2) el análisis léxico revela cuatro metacomunidades: chiítas, sunitas, mujahidines (sic) sirios y seguidores de Isis, y 3) los chiítas condenan a Isis y expresan una actitud positiva hacia los cristianos y la coalición internacional que encabeza EEUU, de 62 países, entre quienes se encuentra el “México neoliberal itamita” a espaldas de su Congreso y la ciudadanía.

Los seguidores de los mujahidines sirios (el movimiento anti-Assad) tienen actitudes mezcladas hacia Isis y, en general, actitudes negativas hacia la coalición internacional. Los seguidores de Isis exaltan los temas positivos de religión y pertenencia: insultan a los chiítas, al régimen sirio y a la comunidad internacional, y prosiguen estrategias sofisticadas en las redes sociales para difundir su mensaje. El grupo sunita se encuentra altamente fracturado conforme a su pertenencia nacional, por lo que diferentes temas pueden resonar en forma distinta dentro de esta comunidad.

Las comunidades egipcias, sauditas y del Consejo de Cooperación del Golfo conforman el núcleo de la metacomunidad sunita (de lejos más fracturada que los chiítas), los mujahidines sirios y las metacomunidades seguidoras de Isis. Dentro de las subcomunidades sunitas, la yemení posee el mayor porcentaje de seguidores de Isis y se encuentra profundamente dividida entre seguidores y opositores de Isis.

Rand incita a que Twitter continúe su campaña de suspensión de cuentas para acosar a los usuarios yihadistas: la estrategia de redes sociales de EU puede debilitar la influencia de Isis en Twitter. Wired, respetable portal en tecnología, explica la razón por la cual Facebook y Twitter “no pueden borrar a Isis online (http://goo.gl/w3Tneb)”. Según Buzzfeed News, los yihadistas amenazaron de muerte a Jack Dorsey, mandamás de Twitter, debido al bloqueo de sus cuentas (http://goo.gl/MZJ3sy).

Las suspensiones de Twitter han causado mucha polémica en EEUU.

Según Wikileaks, Twitter censuró la cuenta del célebre Guccifer 2.0, el hacker detrás de la filtración de las inmundicias electorales del Comité Nacional Demócrata contra el entonces precandidato Bernie Sanders, de los latinos y de los mexicanos (http://goo.gl/bGIUYc).

Sin llegar a casos extremos de arbitrajes y tribunales de inquisición sin disquisición en las redes sociales, es imperativo romper el monopolio Gafat (Google, Apple, Facebook, Amazon y Twitter), convertido en una de las más poderosas armas de EEUU contra sus adversarios, lo cual refleja la unipolaridad cibertecnológica. ¿Quién dictamina los límites a la libertad de expresión y a la privacidad en las redes sociales?

Más allá de la justificada persecución a los yihadistas, se puede caer, si es que no ha ocurrido ya, en un macarthismo cibernético global y en una cacería de brujas contra los críticos opositores a los gobiernos coludidos con el monopolio Gafat. Las acusaciones llueven también contra Google por favorecer a Hillary para ocultar su estado de salud (http://goo.gl/hvjLJY). Facebook no se salva de las imprecaciones de operar en conjunción con la CIA (http://goo.gl/Fxd3ig).

Las redes sociales para ser democráticas deben reflejar la pluralidad local/regional/global y el nuevo orden multipolar. Apenas se abre el debate sobre el (ab)uso de los dominadores de las redes sociales, el pentágono Gafat, que opera un totalitarismo cibernético de profundos alcances geopolíticos: la nueva ciberdictadura global del siglo XXI, de la que somos rehenes todos.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El burkini y el derrumbe de Europa

Mér, 31/08/2016 - 16:00
Santiago Alba Rico, ctxt.es

Veo una imagen estremecedora: cuatro hombretones de pie y con pistolas obligan a una mujer desvalida a quitarse la ropa en un lugar público. No es una violación. Es el laicismo en armas liberando a una musulmana de sus cadenas en una playa de Niza ante la mirada indiferente de algunas virtuosas republicanas en bikini. Ahora la policía francesa vigila las playas, como la saudí las plazas, para hacer respetar la hisba, el precepto religioso que obliga a “rechazar el mal e imponer el bien”. La Francia republicana se ha coranizado, se guía por su propia sharia o ley religiosa y persigue de manera implacable cualquier atisbo de “islamización”, especialmente en las mujeres, a las que siempre es más fácil y placentero quitar y poner la ropa.

Hemos perdido todo el verano en un falso debate abstracto sobre la relación entre la libertad de las mujeres y el número de prendas que deben cubrir o descubrir su cuerpo. No es que no sea importante desde un punto de vista político y filosófico averiguar cuándo y en qué condiciones hay verdadera voluntad; cuándo y en qué condiciones una mujer se quita o se pone la ropa porque quiere y no cediendo a presiones más o menos explícitas de pautas conductuales dictadas por o en favor de los hombres. El mercado “libera” y la religión reprime y, si no puede desdeñarse la diferencia, tampoco puede negarse que tanto el mercado como la religión son parasitados por el patriarcado, victorioso en ambos casos. Así las cosas, y en un contexto en el que el colonialismo externo e interno siguen cruzándose con otras relaciones de poder (y proyectos de liberación), lo más fácil, y lo más estéril y hasta peligroso, es encerrarse en la defensa o en la condena de una forma concreta de patriarcado (el mercado versus la religión), como si fueran opuestos y además reflejaran, cada uno de ellos frente al otro, una mayor voluntad o libertad individual.

La cuestión es netamente política y democrática; y creo que también desde el feminismo conviene tratarla así. La cuestión es, en definitiva, que en una democracia se da por supuesta la libertad individual de las decisiones públicas. Durante siglos -de Kant a la república española- la izquierda cuestionó, por ejemplo, el derecho femenino al voto con la muy fundada justificación de que, en una relación de dependencia, la opción política de las mujeres había de coincidir sin duda con la de sus maridos. En un país como España, en el que la mayoría vota libremente a un partido imputado por corrupción que ha rebañado hasta el hueso, además, los derechos económicos y sociales, aceptamos en cualquier caso la validez de todos los votos: son las servidumbres de esa convención que llamamos Estado democrático y de Derecho, cuya funcionalidad y realidad misma se asocian a --valga la expresión-- “un velo de ignorancia” que no siempre favorece a la izquierda. Otro tanto es aplicable a la indumentaria. Desde un punto de vista institucional, en una democracia no debe importarnos --y debemos imponernos esta indiferencia-- por qué una mujer se pone o se quita la ropa; tanto si detrás está el mercado y su “libertinaje” patriarcal como si quien empuja es la religión y su patriarcado represivo, allí donde no hay violencia explícita debemos aceptar el velo y el desvelo (por citar a Jamil Azahawi, un poeta ilustrado iraquí, muerto en los años treinta, que escribió un poema con ese título) como expresiones igualmente libres de la voluntad individual. En una dictadura teocrática como Arabia Saudí, habrá que apoyar a cualquier mujer que quiera quitarse el velo; en una dictadura laica, como lo era la de Ben Alí en Túnez, había que apoyar más bien a cualquier mujer que quisiera ponérselo. En una democracia en Estado de Derecho, como se supone que es Francia, el principio laico, en cambio, es transparente: nadie --y menos la policía-- puede obligar a una mujer a ponerse o quitarse la ropa. Tanto el bikini como el burkini son expresiones inalienables de la libertad republicana.

Poco podemos hacer para liberar a las mujeres de Arabia Saudí, salvo cuestionar una y otra vez los lazos ignominiosos de nuestros gobiernos con sus dictaduras “amigas”. Pero sí podemos defender el principio de la laicidad republicana en nuestros países europeos, donde está siendo amenazada por la religión. No me refiero al islam sino a la islamofobia, una ideología que, en el caso de Francia, se ha apoderado de las instituciones, los partidos políticos, la clase intelectual y los medios de comunicación. Lo he explicado otras veces, citando además al padre del liberalismo galo, Benjamin Constant, quien dejó muy claro en 1815 que “el que prohíbe en nombre de la razón la religión es tan tiránico y merece tanto desprecio como el que prohíbe en nombre de Dios la razón”: lo que es “religioso”, dice, es la persecución misma. El laicismo es un principio jurídico, no antropológico o doctrinal, y consiste muy sencillamente en que el Estado, si quiere ser de verdad democrático y republicano, debe garantizar al mismo tiempo estas dos libertades: debe garantizar la libertad de culto de todos sus ciudadanos y debe garantizar que ningún credo o comunidad (religiosa o lobbista) se apodere de las instituciones. Cuando el laicismo se convierte en el instrumento de persecución, represión y criminalización de una minoría nacional, y ello hasta el punto de justificar la suspensión de derechos ciudadanos elementales, el laicismo deviene una religión más, en este caso la religión del poder, como lo es el islam wahabita en Arabia Saudí, y por lo tanto, como sostiene Constant, se transforma en la matriz de una nueva tiranía. Las víctimas de esa tiranía son hoy los musulmanes y sobre todo las mujeres. A esa derecha que sólo se vuelve feminista frente al “islam” o a esa izquierda islamofóbica y oligosémica incapaz de imaginarse al otro semejante a uno mismo, hay que recordarles que, según el European Network Against Racism, el 90% de las agresiones islamofóbicas en Holanda, el 81% en Francia y el 54% en Inglaterra tienen como víctimas a mujeres musulmanas. En España, según el informe del European Islamophobia Report, en 2015 se multiplicaron por cuatro las agresiones islamofóbicas (de 49 a 278) y el 21% fueron acciones contra el uso del velo. Una tiranía es una tiranía. Se empieza con la minoría musulmana y con las mujeres veladas. Pero allí donde se ha renunciado al laicismo republicano y al Estado de Derecho en favor de una ideología religiosa, aunque se pretenda anti-religiosa --o porque se pretende anti-religiosa--, todos los ciudadanos estamos en peligro.

El “libertinaje” mercantil y la democracia republicana tienen, al parecer, un límite: el burkini, un invento australiano que, según Aheda Zanetti, propietaria de la marca, es una pingüe fuente de beneficios comerciales. Ojalá nuestros Estados fueran realmente laicos y republicanos y reprimieran otros lobbies y otros negocios: el TTIP, por ejemplo, o la venta de armas a Arabia Saudí o las puertas giratorias. La prohibición del burkini no es sólo un atentado contra el libre mercado en sus expresiones más inocentes: es un atentado ideológico contra las instituciones laicas republicanas que garantizan el derecho común de las sociedades democráticas. Sin duda la izquierda y el feminismo tendrán que discutir mucho sobre la relación entre voluntad, libertad y sociedad, así como sobre la transversalidad del patriarcado, parásito o esqueleto de todas las relaciones de poder, en un imaginario global cortado por relaciones neocoloniales (tanto externas e imperialistas como internas y de clase). Pero entre tanto quedémonos con la fotografía de Niza y sus amenazas. Cuatro hombretones con pistolas obligan a desnudarse en público a una mujer sentada y desarmada. No es una violación. Sí es una violación. No se trata de la república en armas de la Marsellesa sino de la inquisición religiosa, en versión oficial y uniformada, en el país de la Revolución francesa; y del patriarcado armado, aceptado o aplaudido, en el país de Simone de Beauvoir. Francia, como Arabia Saudí, como el Estado Islámico, impone normas indumentarias a sus mujeres. Los gobiernos europeos se están radicalizando muy deprisa, y ello al precio de perseguir, criminalizar y “judaízar” a sus minorías nacionales, de alimentar al mismo tiempo el terrorismo y la islamofobia dentro y fuera de Europa, de erosionar sus instituciones laicas y republicanas y de renunciar a sus sedicentes valores fundacionales. La prohibición del burkini es apenas un síntoma del derrumbe de Europa. El burkini no amenaza a la democracia; su prohibición sí. Es por eso que todos deberíamos tomarnos muy en serio la fotografía de la playa de Niza. “La mer, la mer toujours recommencée”, escribía el poeta Paul Valery. El laicismo está muriendo y el fascismo, como el mar, recomenzando. No bastará con quitarse o ponerse el velo. Si no defendemos la democracia, nadie estará a salvo.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Por una nueva política económica progresista y con valores éticos

Mér, 31/08/2016 - 13:11
Economistas frente a la crisis

Los dos grandes ejes de la política económica en la Legislatura presidida por el PP han constituido dos grandes errores. Por un lado, la realización de una política fiscal basada en la austeridad, aplicando fuertes medidas de contracción del gasto público, muy señaladamente en el gasto social, lo que produjo, en el contexto de la crisis iniciada en 2008, una segunda recesión de la economía española. Y por otro, la aplicación de una estrategia de devaluación salarial, mediante la desregulación general del mercado de trabajo que, pese a que se defendió como una vía para recuperar la competitividad, el crecimiento y la reducción del desequilibrio exterior, no ha alcanzado ninguno de estos objetivos, mientras sí ha ocasionado la que era su pretensión real y última: una depresión salarial que permitiera transferir rentas del trabajo hacia excedentes empresariales para apoyar el proceso de desendeudamiento de las empresas. Ambos ejes llevan en su esencia el aumento de las desigualdades, como así ha sido: España es uno de los veintiocho países de la UE en que más han crecido la desigualdad y la pobreza.

La recuperación de la estabilidad de la financiación de la deuda pública española en los mercados no se consiguió en absoluto por estas medidas, sino, sobre todo, por la actuación directa del BCE, y en parte por la recapitalización del sistema financiero, obligada por las pérdidas acumuladas en sus balances como resultado del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la temeraria política crediticia que siguió (en su conjunto, no solo las cajas de ahorro) en los años previos a la crisis. La costosísima recapitalización de las entidades financieras se ha realizado con cargo a los contribuyentes, que tendremos que pagar durante varias generaciones deuda pública y los correspondientes intereses a beneficio de las entidades financieras privadas, sin que, por cierto, el Gobierno haya establecido un compromiso pleno de devolución a la Hacienda Pública de esas ayudas.

La recuperación económica del último año y medio, contrariamente a lo que señala la propaganda oficial, ha venido de la mano de varios factores externos.

Primero, la aceptación de objetivos más relajados de reducción del déficit público por parte de la Comisión Europea y los gobiernos del Eurogrupo, lo que ha coincidido con el final de la legislatura y el periodo preelectoral, permitiendo incluso al Gobierno español que acometiera una electoralista reducción de los impuestos a pesar del incumplimiento de los objetivos de déficit.

Segundo, la acentuación de una política monetaria claramente expansiva.

Tercero, la depreciación del euro y la pronunciada caída de los precios del petróleo, que han permitido que el sector exterior de la economía española dejase de aminorar el crecimiento de la demanda interna y apoyase de este modo la recuperación.

No se conoce, por lo tanto, ninguna medida significativa de política económica adoptada autónomamente por el Gobierno a la que pueda atribuírsele la superación de la recesión económica.

La crisis, en consecuencia, no ha sido superada. Persisten importantes desequilibrios (el más importante, un paro desorbitado, pero también un elevado endeudamiento privado y público), y las debilidades de la economía española continúan sin resolverse. La austeridad, los recortes sociales y la devaluación de los salarios siguen siendo las equivocadas orientaciones de la política económica europea y española.

Por una política económica común de la izquierda

Afrontamos en este momento el final de un periodo político y el inicio de un nuevo ciclo. Las fuerzas políticas han presentado sus propuestas también económicas ante los ciudadanos. Sin embargo, a nuestro juicio, esos planteamientos no están siempre (intencionadamente o no) suficientemente claros, completos y estructurados como para que se comprenda cual es la estrategia que se plantea para la economía española en los próximos años. Por otro lado, está en la naturaleza y en la razón de ser de EFC intervenir en el debate político poniendo el pensamiento económico al servicio de los ciudadanos y contribuir a sentar las bases de “una política económica común de la izquierda” que es, a nuestro juicio, la opción que requiere nuestro país para garantizar progreso, eficiencia y bienestar.

Economistas Frente a la Crisis apuesta por una ética social

El eje vertebrador de la creación de EFC, “La economía al servicio de los ciudadanos” introduce dos conceptos-síntesis básicos: Ciudadanía, de carácter colectivo, en el que la libertad y la igualdad social constituyen los elementos determinantes, y ciudadano, de carácter individual, como sujeto de derechos y obligaciones. EFC considera que la responsabilidad social, tanto como valor colectivo como individual, constituye un factor básico sobre el que no han puesto suficiente énfasis los grupos y partidos progresistas.

La defensa de lo público y el desarrollo del estado del bienestar no pueden contemplarse de forma exclusiva como un conjunto de derechos; debe incluir, inexcusablemente, el concepto de uso responsable de lo COMÚN, y la erradicación de la corrupción. La sanidad, la educación, la protección social pública, la calidad ambiental… son derechos que han de ser defendidos y ejercidos con orgullo y responsabilidad. Esto exige una profunda cultura de lo público, solo alcanzable con la puesta en marcha de una política proactiva que debe calar todos los ámbitos y cuya raíz se encuentra en la escuela laica.

La feroz batalla planteada por grupos conservadores y religiosos contra la implantación obligatoria de la asignatura “Educación para la ciudadanía” fue en realidad una batalla contra un modelo de sociedad democrática, responsable, igualitaria y laica. En la misma línea cabe considerar una visión de la cultura elitista y empobrecedora, desconectada de las necesidades de desarrollo global del país, y que se utiliza, en no pocas ocasiones, como instrumento interesado para desviar la atención de los verdaderos problemas del país.

Una propuesta progresista de país, en la actualidad muy desdibujada, basada en el desarrollo de la sociedad del bienestar, solo puede prosperar si está soportada no solo por consideraciones de carácter socioeconómico, sino que debe venir impregnada de civismo ético basado en la educación y la cultura de la ciudadanía y del ciudadano. EFC nació de un impulso ético y nuestros planteamientos continuarán decididamente en esa línea.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Un agujero llamado Jackson

Mér, 31/08/2016 - 09:01

Alejandro Nadal, La Jornada

En el estado de Wyoming existe un valle llamado Jackson Hole. Desde 1982 el Banco de la Reserva federal de Kansas City organiza en ese lugar un simposio para administradores de bancos centrales y académicos interesados en política monetaria. A pesar de su nombre, Jackson no es un agujero. Es un valle que fue escogido porque al entonces presidente de la Reserva federal, Paul Volcker, le gustaba pescar truchas y el lago es un excelente sitio para esa actividad.

Este año lo más esperado en este simposio no tiene nada que ver con las pobres truchas y sí mucho con el discurso de la señora Janet Yellen, presidenta de la Fed, sobre las perspectivas del instituto monetario frente a un posible aumento en la tasa de interés.

Durante las últimas décadas el público ha escuchado sin cesar que la inflación era el peor enemigo a combatir. Ese fue el dogma alrededor del cual se organizó la política macroeconómica, tanto en su vertiente fiscal como monetaria. Pero desde que estalló la crisis económica y financiera global las cosas han cambiado radicalmente. Desde 2009 el enemigo es la deflación.

Este fenómeno tiene varias raíces en una economía capitalista, pero quizás la más importante es que después de una orgía de endeudamiento creciente todos los agentes económicos prefieren desendeudarse antes que adquirir nuevos compromisos para financiar su demanda. Cuando todos los agentes hacen lo mismo el resultado macroeconómico es una recesión profunda y larga.

La mayor parte de los especialistas en política macroeconómica considera que para incrementar la tasa de inflación es necesario reducir la tasa de interés de referencia en una economía. La idea es que una menor tasa de interés permite activar la demanda agregada, lo que conduce a un incremento en los salarios y en los precios. La recuperación requiere algo de tiempo, pero en este razonamiento se supone que una vez que la rehabilitación se consolide, la Fed puede proceder a incrementar la tasa de interés y mantenerla en un nivel normal sin provocar una recaída de la economía.

La tasa de interés de referencia en Estados Unidos y las principales economías del planeta han permanecido en niveles cercanos a cero desde 2009 con el fin de estimular la economía. Los resultados no han sido brillantes, pero muchos piensan que la economía estadounidense se encuentra en un proceso de recuperación y que la tasa de interés debería ir aumentando gradualmente hasta encontrar su nivel normal. Ese nivel estaría ligado a la necesidad de prevenir los excesos de los tomadores de riesgo y evitar que los ahorradores y los tenedores de cuentas de retiro (individuales o en fondos de pensión) sufran un efecto negativo. Hay que notar que el recurrir a un incremento en la tasa de interés está relacionado con el objetivo de reducir las distorsiones en el sector financiero.

Pero ahora el problema es si puede la Reserva federal salir del agujero en el que se encuentra metida la economía estadounidense desde 2008. Para comenzar, los signos de recuperación no han sido estables. La tasa de crecimiento sigue siendo mediocre y está por debajo de su nivel potencial. Por otra parte, el desempeño del mercado laboral ha sido juzgado satisfactorio, pero el descenso en los indicadores de desempleo se debe en buena medida al hecho de que millones de personas han salido del mercado de trabajo y han abandonado la búsqueda de empleo en medio de la desesperanza. Para las estadísticas, ellos no cuentan como ‘desempleados’. En pocas palabras, la recuperación no es tan sólida como algunos quisieran creer.

Pero hay un problema adicional que debe superar cualquier intento por ‘normalizar’ las tasas de interés. En lo más álgido de la crisis la Reserva federal adquirió billones de dólares en títulos del Tesoro estadounidense y valores garantizados con hipotecas. Fue una manera de inyectar liquidez y reactivar el moribundo mercado bancario después del colapso de Lehman Brothers. La forma de pago se hizo acreditando las cuentas de los bancos como si hubieran depositado más reservas en la cuenta de la Fed. Así que hoy los bancos tienen en su haber una cantidad astronómica de reservas por las cuales reciben un pago de intereses. Éste ha sido el instrumento a través del cual la Reserva federal ha podido aumentar las tasas de corto plazo porque si un banco puede recibir 0.5 por ciento por tener dinero como reserva no lo prestará a una tasa inferior. Pero el costo para la Fed es altísimo: 7 mil millones de dólares en 2015.

Para regresar a la manera convencional de operar, la Fed tendría que deshacerse de los trillones que tienen acumulados los bancos en reservas. La señora Yellen descarta esa opción porque sería demasiado perturbador para la economía. Tiene razón: los fondos de pensión y las compañías de seguros tienen en su contabilidad billones de dólares de títulos gubernamentales de casi cero rendimiento. Si suben las tasas de interés, el precio de esos títulos bajará y se producirá una crisis financiera de proporciones gigantescas. Parece difícil que la principal economía del mundo pueda salir del agujero.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Unión Europea impone una multa de 13 mil millones de euros contra Apple por trato fiscal ilegal

Mar, 30/08/2016 - 19:00

La Comisión Europea ha determinado que los acuerdos fiscales (tax rulings) de Irlanda con Apple son en realidad ayudas estatales "ilegales", y reclama a la multinacional que devuelva 13.000 millones de euros por estas ventajas fiscales recibidas. El organismo, tras una investigación en profundidad iniciada en 2014, ha ha concluido que la multinacional ha gozado de un trato "selectivo" y que se le otorgó una "ventaja significativa".

Bruselas ha exigido a Irlanda que recupere estos 13.000 millones más intereses, que corresponden al periodo comprendido entre 2003 y 2014. Aunque la multinacional lleva beneficiandose desde 1991 de acuerdos fiscales, la CE solo puede remontarse a 2003 en su reclamación, tras haber pedido las cuentas a la compañía en 2013.

La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha recordado que las normas comunitarias impiden a los Estados miembros conceder beneficios fiscales a empresas seleccionadas. "La investigación de la Comisión concluyó que Irlanda otorgó ventajas fiscales ilegales a Apple. Este trato permitió a Apple pagar una tasa efectiva del impuesto de sociedades del 1% de sus beneficios europeos en 2003 que bajó hasta el 0,005% en 2014". Vestager ha incidido en que esta cantidad no corresponde a una multa, sino a que son impuestos impagados.

Este dictamen llega seis días después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusara a Bruselas de actuar como una "autoridad fiscal supranacional", a raíz de las investigaciones contra multinacionales como Apple, Fiat o Starbucks. La Comisión Europea respondió que no haría una excepción con la compañía de la manzana y que las normas comunitarias impiden conceder ventajas fiscales a una empresa sin que estén disponibles para sus competidores.

El tipo efectivo de tributación para el impuesto de sociedades en Irlanda asciende al 12,5%, sin embargo Apple conseguía mediante un complejo entramado y los acuerdos fiscales pagar impuestos del 1% sobre beneficios, un tipo que incluso llegó a ser únicamente del 0,005% en 2014. La Comisión señala que el método de determinación de los beneficios imponibles de dos sociedades mercantiles irlandesas del grupo Apple (Apple Sales International y Apple Operations Europe) no reflejaba la realidad económica: la práctica totalidad de los beneficios por ventas obtenidos por las dos empresas se distribuyeron internamente a una "administración central".

La evaluación de la Comisión demostró que esas "administraciones centrales" solo existían nominalmente y no podían haber generado tales beneficios. Con arreglo a ciertas disposiciones específicas de la normativa tributaria irlandesa que han dejado de estar en vigor, estos beneficios distribuidos a las "administraciones centrales" no fueron objeto de gravamen en ningún país. Esta organización no estaba implantada en ningún país ni contaba con empleados o locales propios.

El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, ha dicho que su país tiene intención de recurrir el dictamen de la Comisión Europea. "Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema fiscal, aportar certeza fiscal a los negocios y desafiar la usurpación de las reglas de ayuda comunitarias en la competencia fiscal de un Estado miembro soberano", ha dicho el ministro.

"Es importante que enviemos un fuerte mensaje de que Irlanda continúa como un lugar atractivo y estable" para la inversión de largo plazo, ha indicado Noonan. El titular de Finanzas ha apuntado que el sistema fiscal de su país está basado en una "estricta aplicación" de la legislación, "sin excepción" alguna.

En un comunicado, Apple ha señalado que paga todos sus impuestos en cualquier lugar donde opera y consideró que la CE "ignora" la legislación fiscal de Irlanda, al tiempo que advirtió del "profundo" efecto que la medida tendrá en la inversión en Europa. "Vamos a apelar y confiamos en que la decisión será revocada", señaló la empresa, después de que la CE llegase a la conclusión de que Irlanda concedió beneficios fiscales "ilegales" a la empresa tecnológica por valor de 13.000 millones de euros.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Francia y Alemania cuestionan la negociación con EEUU para el TTIP

Mar, 30/08/2016 - 11:51

Las dos mayores potencias de la Unión Europea (UE), Francia y Alemania, cuestionan abiertamente la marcha de las negociaciones con EEUU sobre el tratado de libre comercio entre ambas zonas, conocido por sus siglas en inglés TTIP, hasta el punto de plantear hacer borrón y cuenta nueva. Estos dos países no dicen que no haya un tratado con los estadounidenses, sino que plantean abrir otra etapa de negociación distinta "sobre bases nuevas".

Así se ha expresado este martes, el secretario de Estado del Comercio Exterior de Francia, Matthias Fekl, al asegurar que París va a pedir formalmente a sus socios europeos a finales de septiembre el fin "puro, simple y definitivo" de las negociaciones. La intención es "reiniciar las negociaciones sobre nuevas bases con Estados Unidos, bases modernas". Dos días antes, el ministro de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel, reconoció que el proceso estaba "de facto por fracasado".

"Tiene que haber un final claro, limpio y definitivo", subrayó Fekl en una entrevista a la emisora de radio RMC en la que justificó esta posición porque desde el comienzo esas conversaciones transatlánticas se han llevado a cabo "con opacidad" y han generado "mucha desconfianza y miedo".

El secretario de Estado francés precisó que la demanda francesa la concretará él mismo en el encuentro de responsables del Comercio Exterior de la Unión Europea (UE) programado a finales de septiembre en Bratislava. A su juicio, en la situación actual y con el clima político no es posible que los negociadores de una y otra parte sigan reuniéndose.
Fekl puntualizó que no es la Comisión Europea la responsable de la actual deriva, sino que el problema es que "los estadounidenses no dan nada o migajas" y que "así no se negocia entre aliados". "Las relaciones entre Europa y Estados Unidos no están a la altura. Hay que reanudar más tarde sobre nuevas bases".

Este lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, hizo saber que todavía veía posible continuar con el proceso de conversaciones, aun admitiendo la "diferencia de opiniones" entre europeos y estadounidenses en asuntos como la protección del medio ambiente y los derechos del consumidor. Pese a las divergencias en el seno del Gobierno alemán, la Comisión Europea había insistido ayer en que iba a seguir negociando sobre la base del mandato "unánime" que le habían dado los países de la Unión Europea en 2013 Estados Unidos y la Unión Europea llevan discutiendo el TTIP durante tres años y las partes esperaban cerrar la negociación en 2016, pero han tenido diferencias en varios asuntos, como en la agricultura, uno de los puntos más conflictivos. El acuerdo entre Bruselas y Washington ha sido ampliamente criticado por multitud de movimientos sociales y partidos políticos por defender los intereses de las multinacionales a las cuales dotaría de mayores privilegios y ventajas comerciales, así como por atentar contra el medio ambiente.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización