Jaque al neoliberalismo

Distribuir contido
Una mirada no convencional al modelo económico, la globalización y las fallas del mercadoMarco Antonio Morenonoreply@blogger.comBlogger5282125
Actualizado: fai 9 horas 33 min

Pese a los torrentes de dinero de su banco central Japón entra en una nueva recesión

Mar, 18/11/2014 - 19:11
La inesperada contracción en el PIB trimestral de Japón muestra que el fracaso de las políticas monetarias no es algo exclusivo de Europa. El país del sol naciente ha vuelto a entrar en recesión (una vez más) echando por tierra los planes de recuperación que se urdían en torno a las propuestas de Shinzo Abe, el Primer Ministro nipón que se alzó hace dos años prometiendo un cambio radical en las políticas económicas asegurando que sacaría al país de sus dos décadas de mala racha.

La estrategia poco ortodoxa de disciplina fiscal y flexibilización cuantitativa era mirada con interés por Europa dado que podía convertirse en la hoja de ruta para los países europeos que buscan subir impuestos para escapar a la pandemia de los desequilibrios fiscales. Sin embargo, la fórmula de aumentar los impuestos e inyectar dinero a la banca ha fracasado al no lograr impulsar una recuperación significativa. Esto ha generado más incertidumbre en las economías europeas que se quedan ahora sin un modelo a seguir. Queda claro que la inyección de dinero de los bancos centrales no es una práctica que genere impulso económico dado que solo aumenta la desigualdad porque ese dinero llega a los banqueros y a los más ricos.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

La banca en la sombra de China puede desatar el nuevo tsunami financiero

Lun, 17/11/2014 - 14:06
La banca en la sombra creció 5 billones de dólares alcanzando un volumen de 75 billones de dólares (US$75.000.000.000.000) y superando la cifra estimada en octubre por el FMI de 70 billones de dólares. Junto a Estados Unidos y Europa, China es el país donde más ha crecido la banca en la sombra y esta situación adquiere especial relevancia a medida que la economía china se desacelera y la expansión del crédito por las vías no oficiales sigue a gran velocidad.
La banca en la sombra se refiere a los intermediarios de capital de préstamo que operan fuera de las instituciones bancarias tradicionales y por lo tanto están exentas de la regulación financiera y de las supervisiones impuestas a la banca tradicional. Por eso la banca en la sombra se ha convertido en una verdadera maldición del sistema financiero dado que su caracter desregulado representa riesgos excesivamente altos para el sistema financiero mundial. Como este sistema depende en gran medida de la financiación a corto plazo, si se desata un pánico financiero la banca en la sombra puede sobrerreaccionar y generar un tsunami descomunal de retiros de dinero en todo el sistema.

Leer másUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

El Banco de Inglaterra y la Reserva Federal

Ven, 14/11/2014 - 08:01
En el Siglo XVII, los banqueros de Amsterdam, que era la capital financiera de Europa, promovieron la expedición de Guillermo de Orange -Estatuder de Holanda- que lo convirtió, luego de la llamada "Revolución Gloriosa", de 1688, en el Rey Guillermo III de Inglaterra.

Guillermo llevó a Inglaterra a su banquero personal, y tras él fueron otros financistas de Amsterdam, que empezó entonces a decaer, siendo ocupado su lugar por Londres.

El triunfo final de los usureros se da en 1694, cuando el rey, necesitado de dinero, concedió a un grupo de estos banqueros, una carta de privilegio para crear un banco al que se le daría el monopolio para la emisión de billetes: El Banco de Inglaterra.

A cambio de este privilegio, el gobierno obtendría todo el dinero que necesitara, en papel moneda inglés, que los bancos crearían "de la nada" y cuyo único respaldo serían los "pagarés" del gobierno, y además, le cobrarían un interés. Pero el negocio principal del banco, era la autorización de dar otros préstamos comerciales con esos mismos pagarés como respaldo, como si estos fueran oro contante y sonante.

Con el nacimiento del Banco de Inglaterra nace el concepto de "Deuda Nacional". Anteriormente, tales deudas corrían por cuenta del soberano. En adelante, el gasto gubernamental -especialmente la guerra- sería por cuenta de los contribuyentes, pues la deuda estaba garantizada con el pago de impuestos. El poder de los reyes, pasó a los banqueros centrales.

El rey y los banqueros que obtuvieron el privilegio de emitir dinero, fueron los primeros accionistas del banco.

La Reserva Federal En noviembre de 1910, siete prominentes banqueros se reunieron en secreto en la Isla Jekyll, propiedad de J.P.Morgan, socio (¿y testaferro?) de la Casa Rotschild de Londres. El objetivo de estos sujetos era formar un cartel que apuntara a incrementar las ganancias y reducir la competencia. El poder de policía del gobierno se encargaría de hacer cumplir las políticas del cartel.

Estos fueron los siete conspiradores:
-Nelson Aldrich, senador republicano, Presidente de la Comisión Nacional Monetaria. Socio de J.P.Morgan y suegro de John K. Rockefeller (h).
-Abraham Piatt Andrew, Secretario Adjunto del Tesoro de EE.UU.
-Frank Vanderlip, presidente del Banco Nacional de la Ciudad de Nueva York, el más poderoso de la época y que representaba a William Rockefeller y a Kuhn, Loeb & Company.
-Henry Davison, socio principal de J.P.Morgan.
-Charles Norton, presidente del First National Bank de Nueva York, propiedad de J.P.Morgan, y
-Paul M. Warburg, uno de los socios de Kuhn, Loeb & Company, representante de la dinastía de banqueros Rothschild en Inglaterra y Francia, y hermano de Max Warburg, que encabenzaba el consorcio bancario Warburg en Alemania y Holanda.

Este último - el único representante de los Rotschild de Europa - conocía a fondo la obra, las políticas y los mecanismos de los bancos centrales de ese continente, y era el cerebro del grupo.

El sistema de la Reserva Federal, cuyas bases se establecieron a partir de esa reunión, fue creado por ley en diciembre de 1913 y comenzó a funcionar en noviembre de 1914. No tiene nada de Federal, carece totalmente de Reservas, y no es un sistema sino, en realidad, un sindicato de banqueros.

En 1921, mediante un decreto denominado Treasury Act, fue suspendido el Jure del departamento del Tesoro del gobierno de EE UU, o sea que se suspendió el "derecho legalmente establecido", y el Congreso entregó del Departamento de Tesorería, a una Corporación Privada.

El volumen de la propiedad del Sistema de la Reserva Federal es mantenido en secreto, y entre sus principales propietarios están los siguientes bancos:

Rothschild Bank de Londres
Rothschild Bank de Berlín
Warburg Bank de Hamburgo
Warburg Bank de Amsterdam
Lazard Brothers de París
Israel Moses Seif Banks de Italia
Chase Manhattan Bank de Nueva York
Goldman, Sachs de Nueva York,
Lehman Brothers de Nueva York
Kuhn Loeb Bank de Nueva York

Y a través de la Reserva Federal, éstos son los verdaderos dueños de EE UU.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

México en la historia de una violencia institucionalizada

Xov, 13/11/2014 - 19:01
José Toledo Alcalde, Alainet

Como parte de este colectivo denominado humanidad pienso y repienso, siento y resiento el inhumano drama y no menos la desconcertante desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal Ayotzinapa en la localidad mexicana de Iguala de la Independencia (En náhuatl: yohualcehuatl, ‘donde serena la noche’) , municipio de Tixtla de Guerrero (En náhuatl: textli, tla, ‘masa de maíz, locativo’ ‘en la masa de maíz’). Como no considerar a los 70 mil muertos y 20 mil desaparecidos resultado de la guerra contra el narcotráfico mexicano en tiempos de Felipe Calderón (2006-2012), otras fuentes hablan de 150 mil muertos.[1] Como no mencionar a los miles de migrantes que atreviéndose a cruzar el muro mueren bajo la inclemencia del desierto o la de hordas criminales ávidas de dinero y poder. Como si fuese poco toda esta pesadilla, una vez llegados a USA - como destino de sus sueños -sufren las consecuencias del estigma de la “ilegalidad”. Tanto el cruel hecho en Iguala como los padecimientos del éxodo forzado, nos coloca en la disyuntiva, ¿Qué de humano podría existir en el uso de la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, como método de control y gobernabilidad?

En los años treinta del pasado siglo el científico Albert Einstein problematizaba el asunto de la violencia como método de control y poder: ¿Es posible controlar la evolución mental del hombre como para ponerlo a salvo de las psicosis del odio y la destructividad? En modo alguno pienso aquí solamente en las llamadas “masas iletradas”. La experiencia prueba que es más bien la llamada “intelectualidad” la más proclive a estas desastrosas sugestiones colectivas, ya que el intelectual no tiene contacto directo con la vida al desnudo, sino que se topa con esta en su forma sintética más sencilla: sobre la página impresa” (carta dirigida a Sigmund Freud, Caputh 30 de julio de l932,).

El psicoanalista Freud señaló en su respuesta a Einstein (entre varias aseveraciones): “…los conceptos estimativos de “bueno” y “malo”. Uno cualquiera de estos instintos es tan imprescindible como el otro, y de su acción conjunta y antagónica surgen las manifestaciones de la vida” (Carta respuesta a Albert Einstein, Viena Septiembre de 932). Que difícil y altamente complejo resulta integrar la institucionalización de la violencia como método establecido del proceso evolutivo de la especie así denominada humanidad. La desaparición de las 43 personas en la pequeña población de Iguala, estudiantes descontentos contra la corporativización del sistema educativo en México, es solo resultado de una cadena histórica, salvando las diferencias contextuales, del uso de la fuerza armada como instrumento de control y gobernabilidad sometiendo o eliminando al contrario. Hacemos eco de la abstracción teológica realizada por Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), quien proclamó ante jóvenes atletas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) cuando alude al profeta Isaías: “Ardiente, amado, hambriento, desolado, /bello como la dura, la sagrada blasfemia; /país de oro y limosna, país y paraíso,/país-infierno, país de policías./ Largo río de llanto...” y esto aplicado a toda la cadena de históricos vejámenes.[2]

Solo remitiéndonos a algunos hechos históricos, recordemos el reinado de Leopoldo II (1835-1909), rey de Bélgica, donde la suma de personas asesinadas del Estado libre del Congo ascendió a más de 20 millones. La primera Guerra Mundial (1933-1945) arrojó un estimado de 15 millones de personas asesinadas y miles de inválidos y mutilado. En el periodo Stalin se aproximan que 25 mil personas morían diariamente y mil cada minuto. En la época Nazi aproximadamente 200 mil personas incapacitadas (física o mentalmente) fueron asesinadas en el “Programa Eutanasia”, millones de prisioneros soviéticos asesinados de hambre, enfermedad o maltrato…millones de personas judías masacradas por los equipos móviles de matanza (Einsatzgruppen) y en los campos de concentración. La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) dio como resultado el asesinato de 70 millones de personas y miles de miles de inválidos y mutilados. Como si hubiese sido poco, los EE.UU lanza dos bombas nucleares en Japón: Hiroshima (06/08/45) y Nagasaki (09/08/45) ocasionan la muerte de 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki[3]. Entre 1956-1962, durante la guerra de liberación de Argelia, murieron en manos de las fuerzas armadas francesas 1 millón 200 mil personas. En la guerra de Vietnam (1964-1975) se aproximan, según cifras oficiales a 58.148 los muertos estadounidenses, 300 heridos y miles de soldados adictos a las drogas y con severos traumas psicológicos. Desde la población vietnamita las cantidades de muertos ascendieron a 7 millones y dos millones de heridos y mutilados. Entre 1975 y 1979 se produjó el denominado Genocidio Camboyano bajo el régimen de Saloth Sar (“Pol Pot”, 1925-1998) en donde la cifra de las victimas ascendió a 2 .3 millones de personas. La Masacre de Ruanda en 1994 dejó un saldo de 1 millón de personas exterminadas. En el periodo de Idi Amin Dada (“Big Daddy”, 1925-2003). En Uganda se produjeron la muerte y tortura de unas 300 mil personas frente a la indiferencia internacional. Por mencionar solo unas cifras, la ocupación de Líbano ocupada por fuerzas israelíes desde 1982 y 200, arroja una desaparición física de un mínimo de 300 mil libaneses y refugiados palestinos.

En las dictaduras en Latinoamérica no son menos espeluznantes. En el periodo chileno de Augusto Pinochet, 1973-1990, se estiman 38.000 entre los muertos y desaparecidos.[4] En el gobierno de Alfredo Stroessner Matiauda en Paraguay se registraron entre 3000 y 4000 mil las personas asesinadas. Jorge Videla en Argentina multiplicó las cifras de asesinatos y desapariciones estimadas por los dictadores antes citados, entre 1976 a 1983 las personas asesinadas se aproximan a 30.000. Juan María Bordaberry Arocena gobernó constitucionalmente Uruguay entre el periodo de 1972-1973 y asumió con un gobierno de facto entre 1973 y 1976 donde fueron asesinados más de un centenar de prisioneros políticos y 174 detenidos desaparecidos entre ellos personas que se encontraban exiliados en Argentina, Chile y Paraguay. Bajo el mandato del haitiano François Duvalier (1964-1971, “Papa Doc”) se reconocen un aproximado de 30,000 personas. ¿Y, que nos señala la historia del vejamen que sufrieron los pueblos originarios de Abyayala? [5]

Desde la perspectiva de la invasión española - a las así llamadas “Américas” - entre los siglos XV-XVI, son diferentes las estadísticas que nos aproximan a la masacre generalizada que tiñó de sangre esta parte del mundo. Las aproximaciones estadísticas del fraile dominico Bartolomé de las Casas (1474/84?-1566) señala la cantidad de personas aniquiladas por causa de malos tratos, esclavización y conquista militar: En la Española entre 1 a 3 millones; Cuba, Jamaica, Puerto Rico y las Antillas Menores 3 millones; Castilla de Oro 1 millón; Nicaragua entre 500 mil y 600 mil personas asesinadas; México 4 millones; Naco y Honduras 2 millones; Panuco, Michoacán y Jalisco entre 15 a 20 millones; en Soconusco 200,000 mil personas; Golfo Paria y la Costa de Perla 1 millón; Venezuela 4 millones; Perú 4 millones, etc. , etc., etc. En 2004, el ex ministro de defensa, André Flahaut señaló: “...en América del Norte se cometió el mayor genocidio de la historia mundial (...) sólo en América del Norte fueron asesinados 15 millones de indígenas desde que Cristóbal Colón puso pie en este continente en 1492, y sugirió que el exterminio continúa hasta hoy. Otros 14 millones fueron masacrados en América del Sur (...). Aunque la cantidad de víctimas no se puede saber con certeza, sí existen pruebas irrefutables de una campaña deliberada de exterminación, despojo y aculturación de los pueblos nativos…”[6] Las estimaciones de personas asesinadas – en el continente Americano - como consecuencia del trabajo forzado, asesinato y enfermedades se aproximan entre los 90 y 120 millones de millones de indígenas, negros, mestizos, mulatos y blancos.

Espeluznante el registro inhumano de crímenes. Confrontaciones en donde la fuerza del que ostenta el poder absolutizado se impone sobre aquellos sectores de la sociedad a quien debe sojuzgar por medio del silencio, la desaparición o el asesinato. Freud, al respecto del uso mortífero del poder a quien prefirió denominar fuerza, respondió a Einstein: “Al principio, en la pequeña horda humana, la mayor fuerza muscular era la que decidía a quién debía pertenecer alguna cosa o la voluntad de quién debía llevarse a cabo. Al poco tiempo la fuerza muscular fue reforzada y sustituida por el empleo de herramientas: triunfó aquel que poseía las mejores armas o que sabía emplearlas con mayor habilidad. Con la adopción de las armas, la superioridad intelectual ya comienza a ocupar la plaza de la fuerza muscular bruta, pero el objetivo final de la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que se le inflige o por la aniquilación de sus fuerzas, una de las partes contendientes ha de ser obligada a abandonar sus pretensiones o su oposición. Este objetivo se alcanza en forma más completa cuando la fuerza del enemigo queda definitivamente eliminada, es decir, cuando se lo mata. Tal resultado ofrece la doble ventaja de que el enemigo no puede iniciar de nuevo su oposición y de que el destino sufrido sirve como escarmiento, desanimando a otros que pretendan seguir su ejemplo”.[7]

Es así como detrás de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de #AYOTZINAPA se esconde esta secuela de crímenes en donde una vez más la violencia institucionalizada se convierte en instrumento de control y gobernabilidad. Lo sucedido con los estudiantes mexicanos entra la estructura de una cultura de la violencia armada entendida como método de resolución de conflictos de origen socio-político-económico. El violento e impune antecedente ya existía en Ayotzinapa. El 12 de diciembre de 2011, en circunstancias donde un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se movilizaron - a Chilpancingo de los Bravo (capital de Guerrero) - en demanda de la reparación de las instalaciones del plantel y el aumento a los recursos para su sustento, fueron asesinados dos estudiantes: Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, así como un empleado de una estación de gasolina.

El presidente Peña Nieto y el sistema neo-liberal al cual representa deben responder por este nuevo vejamen en contra de la humanidad. La lógica de control y dominio como instrumento de gobernabilidad lo único que originó y sigue originando es sufrimiento, destrucción y muerte. ¿A que se refiere el presidente Peña Nieto cuando sostuvo: “A los padres de familiade los jóvenes desaparecidos, y a todos los mexicanos, tienen mi palabra: no pararemos hasta que se haga justicia”? De qué tipo de indignidad habla el presidente Peña Nieto cuando sostiene: “Los acontecimientos en Iguala nos han indignado y conmovido a todos, han despertado la solidaridad de los mexicanos con los familiares de los jóvenes normalistas. Como Presidente, comparto absolutamente estos sentimientos, he escuchado personalmente el dolor y la angustia de los padres de familia y les he compartido los esfuerzos emprendidos para conocer la verdad de los hechos; en su momento, dada la complicidad de las autoridades municipales con la delincuencia organizada y la debilidad institucional del gobierno de Guerrero, ordené al gabinete de seguridad apoyar a las autoridades estatales en la localización de los jóvenes y en las investigaciones de los hechos”. [8] ¿De qué indignación habla cuando en la lista de los personajes más ricos del mundo, y por cuarto año consecutivo, y ocupando el primer lugar, se encuentra el mexicano Carlos Slim Helu & Familia los cuales amasan la obscena y desequilibrada fortuna de $79 mil millones de dólares estadounidense ($79 billones) en contraste con los desafortunados 53.3 millones de pobres en México (2012), lo cual representa el 45.5% del total de la población y los 12 millones de personas que viven en extrema pobreza?[9]¿Estas inicuas cifras de extrema riqueza y pobreza no lo indignan presidente Peña Nieto? ¿No lo indigna que su esposa Angélica Rivera sea poseedora de una mansión de $7 millones de dólares en un país sangrado por la injusticia? [10]

Pareciera que la voz de su inconsciente presidente Peña Nieto, el cual es la voz del sistema de acumulación al cual representa, lo traiciono, sino mirémoslo en este video: https://www.youtube.com/watch?v=ALiKqnSyzDM Todo esto es signo de una cultura de la violencia institucionalizada motivo de éxodos y crímenes sistemáticos como los de Ayotzinapa.
________
Notas:
[1] Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/03/28/politica/005n1pol
[2] Fuente: http://movimientoporlapaz.mx/es/2014/11/07/arribo-de-los-corredores-de-relevos-por-la-paz-en-la-estela-de-paz/
[3] Fuente: Radiation Effects Research Foundation http://www.rerf.or.jp/general/qa_e/qa1.html
[4] Ver: http://www.archivochile.com/Historia_de_Chile/ante_1950/HCHante19500004.pdf
[5] Fuente: López Hernández, Miguel Ángel (2004). Encuentros en los senderos de Abya Yala (1ª edición). Quito, Ecuador: Ediciones ABYA YALA. p. 4.
[6] Fuente: Indígenas-América del Norte: Genocidio, sí señor por Marty Logan, IPS, 9 de agosto de 2004 https://archive.today/20120703140355/ipsnoticias.net/interna.asp?idnews=30921
[7] Fuente: http://www.carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/carpeta-2/fuentes/la-segunda-guerra-mundial-y-el-holocausto/bfpor-que-la-guerra-correspondencia-entre-albert-einstein-y-sigmund-freud/
[8]Fuente: http://noticieros.televisa.com/mexico/1411/epn-promete-justicia-muerte-jovenes-ayotzinapa/
[9] La medición de 2012 se basa en una población total de 117.3 millones de personas. Fuente: http://noticieros.televisa.com/mexico/1411/epn-promete-justicia-muerte-jovenes-ayotzinapa/
[10]Fuente: http://www.eluniverso.com/noticias/2014/11/10/nota/4210866/polemica-mexico-compra-millonaria-mansion-presidencial ; Ver: https://www.youtube.com/watch?v=6g5-6ZdMRHQ#t=49
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

A veinticinco años de la caída del muro

Mér, 12/11/2014 - 14:44
Alejandro Nadal, La Jornada

Las imágenes de miles de personas demoliendo secciones del muro de Berlín en noviembre de 1989 fueron presentadas en la prensa internacional como la victoria del pueblo sobre la tiranía. El desprestigio del régimen de Alemania oriental, con su sistema represor organizado alrededor de la temible Stasi, era contrastado con las virtudes del sistema de libre mercado. Aún antes del colapso de la Unión Soviética en diciembre de 1991 se impuso la línea única de pensamiento: capitalismo y mercado eran sinónimos de libertad y democracia.

Las voces de mesura fueron acalladas por el consenso estridente que en todo el mundo insistía en los enormes beneficios que derivarían de la liberalización económica. La creencia en las virtudes del libre mercado se vio reforzada por el espectacular colapso del sistema de planificación centralizada representado por la URSS y sus economías satélites.

Para los países de Europa oriental la receta de política económica se redujo a privatizar todos los activos públicos lo más rápido posible. Los miembros de las mafias que hoy son propietarias de la mayor parte de esos activos en Rusia y Ucrania, por ejemplo, son los elementos de la nomenklatura de los antiguos partidos comunistas en esos países.

El espejismo de la nueva era de prosperidad que vendría se enmarcaba en las promesas de la globalización, con su red de mercados sin límites y sin barreras para los circuitos del capital. Los cambios tecnológicos en el plano electrónico parecían ser portadores de una nueva era de crecimiento económico y bienestar.

Pero debajo de este telón superficial, fuera de la mirada del público, se desarrollaba otra historia. Sus personajes centrales eran y siguen siendo la desigualdad creciente y la inestabilidad intrínseca que se inscribe en el código genético del capitalismo. Sus comparsas son bien conocidas: la corrupción y la codicia que alcanza niveles criminales. El mejor ejemplo de todo esto en 1989 fue el escándalo de la quiebra de las cajas de ahorro y préstamo. Estas instituciones habían sido objeto de una fuerte desregulación a principios de los años ochenta y para 1986 los fraudes y quiebras se habían multiplicado. Al caer el muro de Berlín, el presidente George Bush, en un alarde de libertad y democracia, autorizó un rescate con recursos del erario por 1.4 billones (castellanos) de dólares destinados a sostener las maltrechas cajas de ahorro.

La gigantesca estafa se desarrolló lejos de los reflectores que iluminaban la fiesta de la libertad en Berlín. Pero sus rasgos esenciales eran presagio de un oscuro porvenir.

Al caer el muro de Berlín en 1989 seguía vigente la llamada (en aquel entonces) crisis de la deuda que había postrado a las economías del mundo subdesarrollado frente a las potencias occidentales. Los programas de ajuste estructural que se impusieron a los países deudores habían completado la tarea de desmantelar los frágiles esquemas del estado de bienestar que existían en los países del hemisferio sur. Las tristemente célebres reformas estructurales seguían su curso, destruyendo los sistemas de protección de la clase trabajadora y eliminando cualquier reglamentación que pudiera obstaculizar el tránsito de capitales. Esta apertura a los flujos de capital había sido el sueño del capital financiero desde el colapso del sistema de pagos internacionales de Bretton Woods. También era el umbral de la larga hilera de crisis que se desarrollaría en la década de los años noventa.

Esas crisis marcaron un sendero de destrucción y dolor que pasó por México en 1994 y siguió hasta Argentina en 1999, alcanzando el sudeste Asiático, Corea, Rusia y Turquía, para regresar a Estados Unidos, con la crisis de la nueva economía (y el derrumbe del índice Nasdaq) en 2000. De tal suerte que en 2001 el colapso misterioso de las Torres Gemelas encontró a Estados Unidos en plena recesión. La recuperación nunca existió y en cambio, sí preparó el escenario para la gran crisis global que estalla en 2008. Hoy la desigualdad y la crisis son rasgos permanentes de la economía capitalista mundial. Grandiosos ejemplos de la vinculación entre capitalismo y libertad.

En la actualidad casi nadie recuerda que las reformas neoliberales en Rusia fueron impuestas por Yeltsin en medio de la ilegalidad y la violencia. Al disolver ilegalmente el parlamento en 1993, Yeltsin generó las condiciones de un golpe de Estado contra su propio gobierno. El 4 de octubre ordenó el ataque de artillería sobre el parlamento en rebeldía y la libertad del mercado por fin llegó a la ex Unión Soviética, a punta de cañonazos.

Hoy la crisis global tercamente se resiste a desaparecer. Los síntomas de colapso económico y de una depresión larga están en todos los indicadores para quien se tome la molestia de leerlos cuidadosamente. A nivel nacional e internacional las alternativas existen y pasan por el rescate de la política macroeconómica y sectorial, así como por la recuperación de los espacios públicos en todos sus niveles. Para ello será necesario redibujar el paisaje político.

Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización