ATTAC España

Distribuir contido
Justicia económica global
Actualizado: fai 21 horas 39 min

Acuerdo Transpacífico: consolidación de un sistema abusivo de patentes

Mér, 22/10/2014 - 08:00

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP) siguen su curso sigilosamente y con una falta absoluta de transparencia. En mayo de este año se llevó a cabo la reunión para discutir el borrador del capítulo sobre propiedad intelectual. Los temas principales se relacionan con el régimen de patentes, diseños industriales, marcas, derechos de autor y denominaciones geográficas. Este artículo se concentra en el papel que desempeña el sistema de patentes en el ATP. El siguiente artículo examinará con mayor detalle la relación entre el capítulo de patentes y el derecho a la salud y el medio ambiente.

El régimen de patentes está en el corazón de la evolución del capitalismo industrial. Se basa en una idea sencilla: para que una empresa pueda recuperar los costos de desarrollar nuevos productos o procesos, es necesario otorgarle un monopolio en la explotación de sus inventos. A cambio, la empresa titular de la patente se obliga a divulgar su invento. De este modo, cualquier persona o empresa que quiera utilizar el invento tendrá que acudir a negociar los términos bajo los cuales pueda hacer uso comercial del invento, pero la sociedad en su conjunto se verá beneficiada porque habrá mayor difusión de innovaciones. Esta narrativa es falsa y engañosa. Primero, el gasto en lo que se denomina investigación y desarrollo experimental no es un costo, es una inversión para desarrollar comercialmente nuevos productos o procesos y capturar las rentas asociadas a la introducción de una innovación. El periodo durante el cual una empresa puede capturar exclusivamente esas rentas depende de muchos factores y, en especial, del monto de las inversiones necesarias para poner en marcha la explotación del invento. Lo único que hacen las patentes es prolongar la duración del plazo en que una empresa captura rentas monopólicas. Segundo, es engañosa porque el sistema de patentes no es lo que induce a las empresas a innovar. El motor de la inversión en el capitalismo es la competencia intercapitalista y cualquier empresa industrial lo sabe: si una compañía deja de innovar, sus competidores le quitarán el mercado y acabarán por llevarla a la bancarrota. El sistema de patentes tampoco garantiza la difusión de la innovaciones. La gran mayoría de las patentes otorgadas en el mundo nunca llegan a ser objeto de explotación comercial. Además, los abogados de patentes han llegado a dominar lo que se llama el arte de no divulgar, con lo que se cancela la función de las patentes para difundir innovaciones. Para el capitalismo industrial contemporáneo, el sistema de patentes es un poderoso instrumento para preservar las rentas monopólicas asociadas a cualquier innovación. Por esa razón el régimen mundial de propiedad intelectual se transformó radicalmente a través de su vinculación con los acuerdos comerciales, comenzando con la introducción de este tema en la ronda Uruguay de negociaciones multilaterales que desembocó en la creación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 1995. Eso condujo al Acuerdo sobre aspectos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (TRIPS), uno de los más importantes acuerdos en el marco de la OMC. En el caso de México, los negociadores del país accedieron a modificar la legislación sobre patentes para hacerle un traje a la medida a las empresas canadienses y estadunidenses aun antes de comenzar a negociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El capítulo sobre propiedad intelectual del ATP consolidará los logros de las grandes corporaciones trasnacionales en el sistema mundial de patentes. Por eso lo primero que encontramos en el ATP es la referencia al TRIPS de la OMC. Todos los países enfrascados en las negociaciones del ATP son miembros de la OMC y por lo tanto están obligados en los términos de su acuerdo sobre propiedad intelectual. Es decir, nos encontramos aquí un sistema de patentes fortalecido con esteroides: los plazos de duración de las patentes se han ido aumentando y el campo de patentabilidad se ha ido extendiendo, admitiendo cada vez menos excepciones. El ATP aplicará, por lo tanto, un régimen en el que la vida de las patentes será de veinte años por lo menos a partir del momento de solicitud. Esta larga duración de las patentes tiene efectos negativos sobre cualquier proyecto de industrialización y, por lo tanto, constituye uno de los peligros más graves que entraña el ATP. El campo de patentabilidad es amplio, abarcando todos los campos de la tecnología, siempre y cuando se cumplan los tres criterios tradicionales del régimen de patentes (que el invento no esté en el dominio público, sea resultado de actividad inventiva y tenga aplicación industrial). El TRIPS señala que las partes pueden excluir de la patentabilidad a sectores relacionados con la salud humana y animal, así como a plantas y animales (distintos de microorganismos). Pero estas excepciones no han sido suficientes para cuidar el derecho a la salud, un tema eminentemente de derecho público, con el de los intereses privados de las corporaciones en la industria farmacéutica. El protocolo de reformas al artículo 31 del TRIPS, aprobado en 2005, no altera este estado de cosas. La crisis del VIH (y ahora la del virus del ébola) revelan de manera trágica las deficiencias de este sistema y lo insuficiente de sus reformas. Al igual que los demás acuerdos comerciales, el ATP está siendo construido en respuesta a los intereses de las grandes empresas trasnacionales y no en función de las necesidades de un desarrollo económico digno de los países involucrados. El capítulo sobre patentes del ATP es una prueba de todo esto. No sólo consolida un abusivo sistema de patentes construido como obsequio para las grandes corporaciones trasnacionales. También introduce mecanismos que afectarán el conocimiento tradicional de pueblos y comunidades y otros que pueden perjudicar el medio ambiente. En el próximo artículo examinamos estos otros importantes aspectos del ATP.
Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada
Categorías: Alterglobalización

Las Marchas de la Dignidad se autoinvitan a los Príncipe de Asturias

Mér, 22/10/2014 - 06:00

Lara Monrosi / Ignacio Tudelael diario.es

La Coordinadora 22M, impulsora de las Marchas de la Dignidad, ha convocado para el próximo 24 de octubre una multitudinaria protesta en Oviedo coincidiendo con la celebración de los Premios Príncipe de Asturias. Bajo el lema “Somos reales”, más de una treintena de organizaciones políticas y sociales como ATTAC, 15M, el Sindicato Andaluz de Trabajadores, Frente Cívico, Izquierda Unida y Podemos se concentrarán ante las puertas del teatro Campoamor, sede del certamen.

El paro, la precariedad, los desahucios y una política de recortes y austeridad en los servicios públicos son algunos de los motivos de esta protesta. “Esto no es algo centrado en la monarquía. Para los poderes políticos y económicos de nuestro país los premios son una fiesta, y queremos mostrar nuestro rechazo a los que han hecho su fortuna a base de empobrecernos”, aclara Jorge, de la plataforma asturiana ‘Somos Reales’.

La iniciativa, impulsada por el colectivo ‘Asturies en Marcha’, fue presentada en la última asamblea estatal de la coordinadora, donde los diferentes colectivos aprobaron adherirse a la acción y participar en la protesta. En aquella cita también se aprobó un calendario de acciones reivindicativas que quieren que desemboquen en una huelga ciudadana que paralice el país en 2015. “Pretendemos impulsar una movilización masiva y un debate de gran calado social que visibilice los verdaderos problemas de la mayoría”, comentan desde la Coordinadora 22M.

Es la primera vez que la protesta con motivo de los Premios Príncipe de Asturias se hace a nivel estatal. Durante años, diferentes colectivos asturianos se han organizado para realizar una concentración en la plaza la Escandalera, frente al Teatro Campoamor. “Queremos reunir a más de diez mil personas. En una ciudad pequeña como Oviedo esto sería un paso importante”, afirma Jorge.

La concentración será el colofón de una semana repleta de acciones que comenzará en Oviedo el 20 de octubre. Conciertos, charlas y la entrega de los ‘Premios Fundición Príncipe de Astucias’ son algunas de las actividades que se plantean en el contexto de la protesta. Estos premios anuales galardonan, de forma irónica, a diferentes personalidades del panorama político, económico y mediático español. Entre los premiados en ediciones anteriores se encuentran el expresidente del Banco Santander Emilio Botín o Iñaki Urdangarin.

Las charlas, que tratarán asuntos como la Renta Básica, el Tratado de Libre Comercio o las políticas de vivienda, contarán con la participación de diversos colectivos políticos y sociales. Los diputados Alberto Garzón, de IU, y Sabino Cuadra, de Amaiur; el portavoz de Equo Juan López de Uralde y el politólogo y miembro de Podemos, Juan Carlos Monedero, serán algunos de los ponentes de estas jornadas, que se realizarán durante la tarde del 23 de octubre. El punto y final lo pondrá el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero.

En torno a 29 autobuses son los que la plataforma ‘Somos Reales’ espera recibir desde otras partes del territorio español. A su llegada a Asturias el jueves 23, los manifestantes serán trasladados a polideportivos en municipios cercanos a Oviedo para pasar la noche. A la mañana siguiente, realizarán una marcha de unos 25 kilómetros hasta la capital para unirse a la concentración.  Para finalizar la semana de acciones, la noche del 24 tendrá lugar un concierto donde se entregarán los premios “Pan, techo, trabajo y dignidad”.

Las jornadas se han financiado a través de una campaña de crowdfunding y de la rifa de una cesta de productos asturianos o su equivalente en dinero por valor de la cuantía mensual de una Renta Básica, 645,33 euros. Además, la plataforma ha llevado a cabo una ‘Operación Kilo’, con el objetivo de abastecer a los asistentes.

Nueve autobuses partirán desde las distintas provincias

Andalucía es una de las comunidades que más autobuses aporta a la convocatoria. Más de doce horas de viaje separan Asturias de las principales ciudades andaluzas. Allí, se unirán al resto de columnas que saldrán del resto de comunidades. “No sólo va gente de la capital, también del resto de la provincia. Todos los pueblos de la sierra, Sanlúcar, El Puerto, Trebujena y el campo de Gibraltar se han movilizado”, comenta María Jesús de León, portavoz del SAT en Cádiz.

“Esta protesta mantiene las mismas reivindicaciones por las que nos movilizamos en Madrid el pasado marzo. Pan, trabajo y dignidad”, afirma Diego Cañamero, portavoz del SAT. Asimismo, Cañamero critica el papel de la monarquía actual. “Felipe VI no representa los intereses del Estado porque pertenece a una institución corrupta y antidemocrática”, concluye. La presentación de la campaña ‘Somos Reales’ se realizará el próximo martes 21 de octubre a las siete de la tarde en la sede de los sindicatos en Cádiz.

Categorías: Alterglobalización

El enorme crecimiento de las desigualdades: Reflexiones a partir del libro de Thomas Piketty sobre el capital en el siglo XXI

Mar, 21/10/2014 - 12:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

El libro de Thomas Piketty titulado Capital in the Twenty-First Century ha tenido un gran impacto en el mundo académico de habla inglesa, y es probable que lo tenga en el de habla castellana cuando se publique en tal idioma este año (se publicará una versión en catalán esta semana, y otra en castellano el próximo mes). Una causa de dicha notoriedad se debe a que muestra, con gran cantidad de datos, muchas de las falsedades que se han reproducido en la sabiduría convencional del conocimiento económico, donde las creencias neoliberales han sido las dominantes. La gran cantidad de evidencia científica presentada en el libro le da una credibilidad y un rigor que han puesto al pensamiento neoliberal a la defensiva, ya en sí muy tocado por el gran fracaso que la aplicación de las políticas públicas basadas en este pensamiento ha tenido, siendo una de las principales causas de la Gran Recesión (para una mayor discusión del libro, véase mi artículo “El porqué de las desigualdades: una critica del libro de Thomas Piketty, Capital in the Twenty-First Century, Público, 15.05.14).

Uno de los postulados característicos del dogma neoliberal, destruido por el libro de Piketty, es aquel que sostiene que el capitalismo, sin ningún tipo de regulación pública, no lleva a una mayor concentración de la riqueza. Ha sido y continúa siendo parte del dogma neoliberal creer que el capitalismo, dejado a su propia lógica, sin ningún tipo de intervención pública, se regula a sí mismo reduciendo las desigualdades. Los datos de Piketty desmontan claramente este componente del dogma. Ha sido solo en momentos históricos de gran intervencionismo público (el periodo 1932-1980) cuando las desigualdades de riqueza y de renta han disminuido.

Otro de los postulados del dogma neoliberal, que los datos presentados por Piketty también destruyen, es el que sostiene que las políticas neoliberales (que sistemáticamente favorecen a las rentas altas y a la propiedad del capital) son necesarias para estimular el crecimiento económico y la creación de riqueza. Piketty muestra cómo la tasa de crecimiento económico fue mucho más elevada cuando la carga fiscal al capital y los impuestos a las rentas superiores fueron más elevados (durante el periodo 1932-1980) que después (en el periodo 1980-2008), cuando los impuestos al capital y a las rentas superiores fueron mucho (pero que mucho) más bajos que en el periodo anterior.

Estos y otros componentes del libro explican la hostilidad de los autores y medios neoliberales en EEUU hacia el libro de Piketty. El Wall Street Journal (máximo exponente en EEUU del pensamiento neoliberal) llegó a definir el libro como un “panfleto comunista”. Y es más que probable que la gran mayoría de fórums neoliberales españoles –desde Nada es Gratis Actualidad Económica- lo pongan verde. En realidad, en Catalunya, el programa neoliberal “Classe d’Economia” (Clase de Economía) de la televisión pública catalana, TV3, protagonizado exclusivamente por uno de los economistas más neoliberales en el país, también intentó cargárselo (sin permitir, por cierto, que voces alternativas cuestionaran elementos de ese dogma neoliberal). La falta de diversidad en este medio y en otro medio público radiofónico, Catalunya Ràdio (que le hace una entrevista a este mismo economista cada dos semanas sobre la situación económica) en áreas económicas es abusiva y antidemocrática en exceso, puesto que no se concede ni el derecho de réplica ni la posibilidad de presentar otras alternativas en tales programas. Tales medios televisivos y radiofónicos, que son financiados públicamente, están claramente instrumentalizados por el pensamiento neoliberal con escasa vocación democrática.

En realidad, una muestra de la derechización de la vida intelectual, política y mediática en España es que el dogma neoliberal continúe promoviéndose en los mayores medios de difusión y persuasión en España, incluyendo Catalunya, a pesar de que la evidencia de su fracaso sea tan robusta y convincente. El libro de Piketty es un documento más, de los muchos que se están publicando ahora, que muestra la gran falsedad de tal dogma, mostrando que “el rey está desnudo”. El hecho de que el libro esté escrito de una manera muy amena y clara se añade a su atractivo.

Algunos puntos débiles del libro de Piketty 

Particularmente interesante para aquellos que trabajamos en instituciones académicas a los dos lados del Atlántico Norte –EEUU y Europa occidental- es su crítica a las instituciones académicas estadounidenses, que en sus áreas de conocimiento económico muestran una gran insensibilidad hacia el contexto político que condiciona el fenómeno económico. El énfasis metodológico que domina la producción de dicho conocimiento en aquel país oculta la falta de una visión más completa y acertada de la realidad económica, crítica que podría hacerse a todas las ciencias sociales, y no solo a la economía.

Pero como varios autores hemos indicado (véase mi artículo “No se puede entender el mundo del capital sin entender el mundo del trabajo”, Público, 11.07.14, y también el de David Harvey “Afterthoughtson Piketty’s Capital in the Twenty-First Century” en Challenge, octubre 2014), Piketty parece caer en el mismo error cuando sintetiza todo su trabajo en una fórmula matemática en la que muestra que la rentabilidad del capital (r) es siempre mayor que la tasa de crecimiento de la economía (g). Según él, esta realidad, definida en esta fórmula, es la que ha causado la enorme concentración de la riqueza en el 1% de la población (tanto en todo el mundo como en la mayoría de países capitalistas desarrollados) hecho denunciado por el movimiento Occupy Wall Street, inspirado, a su vez, por el movimiento español del 15-M.

Dicha fórmula matemática, sin embargo, describe pero no explica esta realidad. Como bien señala David Harvey, por qué el capital se está concentrando es la pregunta clave. No es suficiente con escribir que ello se debe a que la rentabilidad del capital crece más rápido que el crecimiento de la economía. Lo que hay que explicar es porqué ello ocurre. Y ahí es donde el contexto político en el que ocurre esta concentración es determinante. No puede entenderse la evolución del capital sin entender su relación con el mundo del trabajo. El periodo post II Guerra Mundial (1945-1980) se caracterizó por un Pacto Social entre el mundo empresarial (propietario y gestor del capital) y el mundo del trabajo y sus instrumentos políticos y sindicales. Tal Pacto dio lugar a que las rentas del trabajo (como porcentaje de las rentas totales) alcanzaran unos niveles elevados (alrededor del 70 al 75%) de la renta nacional en la mayoría de países a los dos lados del Atlántico Norte (EEUU y Europa Occidental). Fue, también, durante este periodo, cuando las políticas fiscales fueron claramente progresivas, con un elevado gravamen en las rentas derivadas de la propiedad del capital. Fue en esta época también cuando el Estado del Bienestar se estableció y expandió, estando su expansión directamente relacionada con la fuerza del mundo del trabajo. A mayor poder de este último, mayor extensión del Estado del Bienestar, siendo los países escandinavos (donde el mundo del trabajo alcanzó mayor poder) el mayor exponente de esta situación.

Este Pacto Social se rompió con la elección como Presidente de EEUU de Ronald Reagan (el gran gurú de los neoliberales) y de la Sra. Thatcher como Primera Ministra del Reino Unido, cuyo objetivo era recuperar el poder del capital a costa del debilitamiento del mundo del trabajo. Alan Budd, el consejero económico de la Sra. Thatcher, lo dijo claramente: las medidas neoliberales tomadas por el gobierno Thatcher “tenían como objetivo aumentar el desempleo, lo cual era muy importante y deseable, a fin de reducir la fuerza de la clase trabajadora…. Lo que hicimos era lo que Karl Marx definió como  crisis del capitalismo, que consiste en expandir el desempleo (reserve army), lo que permite la bajada de salarios y el aumento de la rentabilidad del capital a partir de entonces” (The Observer,21.06.92). Esta fue la causa de que las desigualdades crecieran enormemente. La diferencia entre lo que ingresaba un trabajador promedio y el director delegado de las grandes empresas pasó de ser de 30 a 1 en 1970 a 300 a 1 ahora. Estaba claro que, como bien dijo Warren Buffett, “seguro que hay una guerra de clases (class war) en este país. Y mi clase, los ricos, son los que la están haciendo y ganando diariamente” (New York Times, 26.11. 06). El punto débil de Piketty es que no hace referencia a este contexto político. Analiza la evolución del capital, sin analizar su relación con el mundo del trabajo.

Pero este silencio de Piketty tiene también un coste, pues no hace ninguna referencia a las consecuencias de esta concentración. Es cierto que este autor habla del impacto negativo que tal concentración tiene sobre la salud e higiene democráticas, pues tal concentración afecta y deteriora la calidad democrática de las sociedades capitalistas desarrolladas. Pero, además de ello, esta concentración de la riqueza y de las rentas y el consiguiente aumento de las desigualdades, ha sido una de las mayores causas de la Gran Recesión en la que se encuentran tales países. Tal empobrecimiento del mundo del trabajo creó un gran endeudamiento de la mayoría de las clases populares, que obtenían sus rentas del trabajo, y, más tarde, un grave descenso de la demanda, que es lo que causó la Gran Recesión. La evidencia de ello es abrumadora. El promedio de renta del trabajo pasó de representar el 72% de la renta nacional en los países de los dos lados del Atlántico Norte en los años setenta, a un 61% en el año 2010. En realidad, en España el porcentaje ha sido menor, un 52% (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual”, Le Monde Diplomatique, Julio 2013). Este enorme descenso determinó la crisis económica, y también causó  la crisis financiera, pues la enorme expansión del sector financiero, fruto del endeudamiento generalizado y la escasa rentabilidad de las inversiones productivas (resultado de la escasez de la demanda) potenció el incremento de las inversiones especulativas, creándose el capitalismo del casino, cuyos estallidos originaron la crisis financiera. De esto, Piketty tampoco dice nada. Ahora bien, estos silencios o limitaciones no diluyen la importancia de su texto. Su publicación contribuirá al tan necesario descrédito del pensamiento neoliberal que todavía domina los centros de producción y reproducción del conocimiento económico. Aconsejo su lectura.

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Canarias: “18-O contra las prospecciones: Nuevo hito en el ejercicio del derecho a decidir”

Mar, 21/10/2014 - 11:38

ecologistasenaccion.org

Una vez más miles de personas han salido a las calles dentro y fuera de Canarias, volviendo a marcar un hito en la historia de las movilizaciones ciudadanas. Esta vez se batió un récord histórico de participación en Gran Canaria, y se superó la impresionante cifra de 100.000 participantes en el conjunto del archipiélago (aunque algunos medios de comunicación hayan osado rebajar esta cifra hasta 8.000, algo que queda sobradamente contradicho por las numerosas imágenes que circulan en las redes sociales), a los que hay que sumar otras cientos y miles tanto en España como en otros muchos países. Este evento se suma a las grandes manifestaciones celebradas el 7 de junio, el 24 de marzo de 2012 y los múltiples actos de protesta como el acto submarino en todo el archipiélago celebrado el pasado año 2013, que para Ben Magec – Ecologistas en Acción “deberían dejar claro el sentir ciudadano en estas islas”.

Ben Magec – Ecologistas en Acción afirma que “la ciudadanía canaria se ha vuelto a expresar una vez más de forma contundente, exigiendo el derecho a decidir en un acto que debería ser en sí mismo un ejercicio de ese derecho. Las manifestaciones celebradas este sábado, 18 de octubre, son el reflejo de la opinión ciudadana, y ésta es la que debería prevalecer en las decisiones políticas en un Estado democrático”.

Ben Magec – Ecologistas en Acción acudió a estas manifestaciones exigiendo respeto al medio ambiente y a la opinión del pueblo, contraria a la decisión del Ministerio de Industria, y alentando a la población a expresarse mediante todas las vías con el fin de dejar claro su rechazo a las operaciones petrolíferas. En este sentido, animan a votar ‘no’ en la consulta popular planteada por el Gobierno de Canarias “porque es el único sentido que le queremos dar a nuestra respuesta, la de un rechazo total y absoluto a las prospecciones de gas o petróleo”.

Advierten de que las zonas de extracción de crudo sufren las consecuencias de la codicia salvaje de las empresas petroleras, normalmente amparadas por gobiernos avariciosos y poco democráticos como está demostrando ser el gobierno del Partido Popular. Destacan además a Repsol como una de las que mayores afecciones al medio ambiente, la salud, la economía y la sociedad, ha causado en el mundo.

También recuerdan que el uso de combustibles fósiles está dando lugar a problemas ambientales globales que están teniendo consecuencias calamitosas como el Cambio Climático y la contaminación atmosférica, y advierten con preocupación de que Canarias se está posicionando como un punto geoestratégico para el negocio de los hidrocarburos, algo que ha venido denunciando desde hace tiempo, y que ampliará el sentido de la “lucha antipetrolera” de esta Federación.

Categorías: Alterglobalización

Bruselas hace público el borrador del TTIP en respuesta a las críticas por falta de transparencia

Mar, 21/10/2014 - 08:00

Diego Pardo Fernández - euroXpress

Europa, en un ejercicio estratégico de transparencia, habría pretendido con la publicación del Acuerdo de Libre Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés) que la Unión Europea quiere firmar con Estados Unidos acallar a un buen número de críticos. Estados miembros, a destacar Alemania, parlamentarios nacionales y europeos, así como organizaciones sociales de toda la Unión reciben con sorpresa la publicación de unos pliegos, que vienen a confirmar la veracidad del borrador filtrado en el verano de 2013.

Casualmente, la difusión del texto se ha producido poco antes de la celebración de importantes manifestaciones y antes, también, del encuentro informal entre los responsables europeos de comercio, celebrado este miércoles en Roma.

Europa enciende la luz de la habitación para iluminar al TTIP

El Consejo Europeo ha publicado, el pasado 9 de octubre, el texto que está sirviendo como base para las negociaciones del TTIP entre Estados Unidos y Europa. La decisión, adoptada por el único organismo competente para ello, ha sido tomada por «unanimidad» por el Consejo de la UE y «sin apenas debate», como ha dicho la presidencia italiana de turno de la UE.

La publicación va acorde a las peticiones constantes del Comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht, así como de la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O´Reilly, cuya oficina inició este verano una investigación al respecto e incluso instó a la Comisión, el pasado mes de septiembre, a responder a varias preguntas planteadas por el organismo defensor antes del próximo 31 de octubre.

«Estoy especialmente satisfecho de que los Gobiernos europeos hayan elegido hoy [el pasado 9 de octubre] para hacer público el mandato de negociación sobre el TTIP. Además, se pone de manifiesto nuestro compromiso con una mayor transparencia a medida que avanzamos en las negociaciones», fue la reacción a la publicación del Comisario del ramo. Por su parte, O´Reilly, pese a que en un principio entendía que la Comisión no publicara el texto para asegurar la mejor defensa posible de los intereses europeos, ha recibido también con buenos ojos la decisión. «Es un gran día para la transparencia en torno al TTIP. Me complace ver que todos los Estados miembros en el Consejo comparten la opinión de que es importante la publicación de documentos clave, como las directrices para las negociaciones, dado el impacto que el TTIP tendrá en la vida de los  ciudadanos», ha señalado.

En el documento, de tan solo 17 páginas, se recogen las líneas generales del que será el futuro tratado transatlántico. Los objetivos, regulaciones, ruptura de barreras, reducción o desaparición de aranceles y distintas disposiciones relativas al acceso mutuo a los mercados, son los principales puntos que vienen recogidos en este documento resultado de las diferentes rondas de negociaciones que Bruselas mantiene con Washington desde hace, aproximadamente, un año.

Por las declaraciones de Karel de Gucht, los motivos de la publicación parecen claros. Más allá de los puntos críticos que denuncian las organizaciones sociales, el secretismo que ha marcado hasta la fecha el proceso y que se estaba convirtiendo en argumento de peso para las organizaciones contrarias al mismo, estaba lastrando el acuerdo. El oscurantismo había llegado a tales extremos que, tal y como ocurrió este verano con el acuerdo CETA entre Europa y Canadá, en junio de 2013 tuvo fugas. Se filtraron varios pliegos a la prensa y las organizaciones sociales los han estado analizando con sumo detalle.

Con la salida a la luz del mismo, el Comisario de Comercio cree que los opositores al acuerdo lo tendrán cada vez más difícil para defender su postura, ya que la principal queja por la falta de transparencia, la da ya por resuelta.

Puntos polémicos

Los tribunales de arbitraje «inversionista-Estado» (ISDS, por sus siglas en inglés) se podrán contemplar si los Estados miembros los aceptan. En este sentido, el ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel (líder del SPD, socio de los democristianos de Angela Merkel), dijo el pasado mes de septiembre en el Bundestag, que se opondría a la firma del acuerdo con Canadá si no se eliminan los polémicos tribunales de arbitraje ISDS del acuerdo correspondiente. Por lo que en este, con Estados Unidos, podrían mantener la misma postura.

También, las organizaciones sociales que forman parte de la plataforma española «No al TTIP», denunciaron, en el manifiesto leído en las marchas celebradas en Madrid el pasado sábado en el marco del «Día de acción europea contra el TTIP», el peligro que supone la presencia de estos tribunales. «Si estos acuerdos salen adelante, las grandes empresas multinacionales tendrán derecho a demandar a los gobiernos ante tribunales de arbitraje privados, que serán independientes de los sistemas legislativos nacionales y europeos».

Otras cuestiones, como la posible laxitud en la regulación medioambiental europea, tampoco gustan a las asociaciones, como Ecologistas en Acción. En una nota enviada a los medios, señala que «las puertas de Europa se abrirían de par en par al fracking si el Tratado Transatlántico de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP) entrara en vigor». En este sentido, por parte de la organización, «numerosos actos informativos y reivindicativos han sido programados para llamar la atención contra un método que amenaza con contaminar el aire, los acuíferos y los suelos».

Según esta misma organización, tanto el tratado con Canadá como con EE.UU, permitirán, también, la entrada a Europa de las polémicas arenas bituminosas, lo que «demuestra la desprotección ambiental y el grave impacto en el cambio climático que conllevan estos tratados».

Ecologistas en Acción o Attac España son solo algunos de los ejemplos de las decenas de asociaciones que el pasado 11 de octubre se manifestaron en diversos puntos de España, coincidiendo con la celebración del «Día de acción europea contra el TTIP» así como con la tercera jornada mundial contra el fracking, al que también se sumaron otras 300 ciudades europeas.

Reunión de Roma

Una de las reacciones a la publicación del texto fue la del Secretario de Estado francés de Comercio Exterior, Matthias Fekl, quien el pasado jueves señaló, de cara a la cumbre informal de comercio celebrada este miércoles en Roma, que: «La transparencia de las negociaciones comerciales es una cuestión democrática. Se debe responder a las preguntas planteadas acerca de una negociación de esta magnitud”, añadió que a finales de octubre, convocará a la Comisión de Seguimiento Estratégico, junto a los parlamentarios, las ONG, los sindicatos y las asociaciones profesionales para discutir las actuales negociaciones comerciales».

En el encuentro informal al que han asistido, entre otros, el comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht; el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Michael Froman; el viceministro italiano de Desarrollo Económico, Carlo Calenda; y el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Peter H. Chase. Han destacado que se trata de una «oportunidad única» a nivel económico y comercial para Europa, así como un elemento clave desde el punto de vista geoestratégico al servir como excusa para reforzar la alianza transatlántica, en un momento en el que las relaciones con el vecino ruso no están pasando por su mejor momento.

Sin embargo, reconocen lo «decepcionante» que están siendo los logros alcanzados hasta el momento y que según Emma Marcegaglia, presidenta de la Asociación BusinessEuropa y de Eni, «estos escasos avances pueden dotar de autoridad a los opositores a este tratado».

Que las negociaciones con Estados Unidos están atascadas, en todos los temas, es un secreto a voces. Bruselas tendrá que echar mano de la diplomacia en caso de querer contentar a unos y otros. Washington valoraría la decisión por parte de Europa de reducir las exigencias a la hora revisar la normativa alimenticia y de calidad, así como permitir, sin limitaciones destacadas más allá de las razonables, el ejercicio de los tribunales de arbitraje ISDS.

Por su parte, las organizaciones sociales, se contentarían con todo lo contrario, al considerar que al ceder a las pretensiones norteamericanas podría afectar al bienestar social de Europa.

Bruselas decidirá en cuestión de meses o años.

 

Categorías: Alterglobalización

Estudios académicos que demuestran las ventajas de lo público frente a lo privado

Mar, 21/10/2014 - 06:00

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

La hegemónica ideología neoliberal ha intentado durante mucho tiempo hacernos creer que la gestión privada siempre es mejor que la gestión pública, y es evidente que ha conseguido convencer a muchos. A pesar de que la crisis económica actual es en buena parte consecuencia de haber dejado a nuestras comunidades llevarse por la lógica privada de la rentabilidad, hoy día todavía hay muchas personas que siguen recelando de lo público por su –nunca demostrada– inferioridad frente a lo privado. Esto se debe en buena medida a que los medios de comunicación, gobernantes, y académicos que mayor poder e influencia tienen nunca sacarán a relucir los estudios académicos que demuestran que la gestión pública tiene muchas más ventajas que la gestión privada. Para compensar modestamente esta asimetría en la oferta de información, en este artículo se recogen algunos estudios de este tipo en relación a la actividad bancaria, servicios públicos y sanidad.

Actividad bancaria

Un reciente estudio (Public Bank Lending in Crisis Times) sobre el comportamiento diferencial entre los bancos públicos y privados durante la crisis ha llegado a la conclusión, tras examinar 560 bancos en todo el mundo, que los bancos públicos, al no tener como único objetivo maximizar su beneficio, sino también impulsar la actividad económica, evitan parcialmente que la crisis financiera se extienda a la economía real y que su capacidad para generar crédito, incluso en tiempos de crisis, es mayor.

Un estudio realizado en 2008 por el Banco de Finlandia reveló que en Rusia los bancos privados son menos eficientes que los bancos públicos.

El Informe sobre Comercio y Desarrollo 2011 de la UNCTAD cita varios ejemplos de bancos de propiedad pública en Europa y el mundo en desarrollo que han tenido éxito y no han necesitado ayuda o garantías de los contribuyentes.

Ellen Brown, autora del libro La telaraña de la deuda, muestra cómo el “milagro económico” de Dakota del Norte -una tasa de desempleo del 3,3 por ciento, en contraste con más de siete por ciento en el conjunto de Estados Unidos, y el ritmo más rápido de crecimiento del empleo- se debe a su banco estatal.

Durante la crisis financiera global, las cajas de ahorros pequeñas, como la Sparkassen en Alemania,no tuvieron que recurrir al apoyo de los bancos centrales o del Tesoro Público.

Servicios públicos

El Tribunal de Cuentas de España concluye en un informe que la gestión directa de los servicios públicos locales es más eficiente y más barata que la privada.

Según un estudio específico del grupo PIQUE financiado por la propia Unión Europea, la privatización de servicios esenciales tiene efectos negativos en el plano social, además de en el empleo.

Diversos estudios demuestran que los servicios de correos privatizados han empeorado su servicio, reducido puestos de trabajo, reducido salarios y aumentado precios. En algunos países, como Austria, el precio de los sellos para envíos ha llegado a subir el 90%. En algunos países la disminución en el número de empleos ha llegado a ser del 50% (Portugal) y en la mayoría de ellos la disminución se sitúa entre el 20% y el 30%. En España se calcula que, hasta que empezó la crisis, la caída salarial fue del 30%

Muchas ciudades que habían privatizado sus sistemas públicos de agua lo están volviendo a asumir, ante el fracaso del servicio privado. Casos emblemáticos son la ciudad de París o de Berlín.

Sanidad

Un estudio canadiense demuestra que los hospitales con ánimo de lucro son más caros (19% más de media que los hospitales sin ánimo de lucro). Además, los hospitales privados tienen mayor morbilidad y mortalidad, más deficiencias en la calidad, mayor mortalidad en diálisis y más insatisfacción en la enfermería. Los profesionales sanitarios tienen menor estabilidad laboral, trabajan un 10% más de horas, y los salarios son un 20% inferiores a los trabajadores públicos.

El informe “Un diagnóstico comparado de los sistemas públicos sanitarios de España y Reino Unido” ha evidenciado que la privatización de la Sanidad en Reino Unido ha encarecido de forma importante el gasto sanitario y ello además ha ido vinculado a un deterioro de la calidad de las prestaciones.

Un metaanálisis que englobaba unos 26.000 hospitales estadounidentese denunció que se podía esperar una mortalidad un 2% superior en los hospitales con gestión económica dirigida a la obtención de beneficios que los que realizan su labor sin estas presiones económicas.

Un estudio de la “Maternal and child health data base” realizado analizando 243 hospitales y más de 1,6 millones de pacientes concluyó que el riesgo de fallecimiento de niños en hospitales orientados a los beneficios empresariales era un 9,5% superior a los gestionados sin ánimo de lucro.

Otro metaanálisis estadounidense puso de manifiesto que la mayoría de los estudios individuales indicaban un mayor costo asociado a los tratamientos médicos realizados en hospitales de gestión económica ligada a los beneficios corporativos, con un valor medio total del 19% de sobrecosto.

Un metaanálisis similar enfocado a estudiar los cuidados de enfermería ofrecidos por ambos tipos de estructuras sanitarias indicó también que la calidad asistencial disminuye en las instituciones orientadas al lucro.

Eduardo Garzón es autor del blog Saque de Esquina

Artículo publicado en La Marea

Categorías: Alterglobalización

La legítima recompensa de Jean Tirole

Lun, 20/10/2014 - 12:00

Jean Gadrey

El premio de la Banca de Suecia otorgado a Jean Tirole se inscribe en la tradición de una institución cuyos laureados forman parte aproximadamente en un 90 % de la corriente de la economía ortodoxa llamada neoclásica, la cual sirve desde más de medio siglo para justificar la superioridad del mercado competitivo, con tal que sea acorde en los modelos económicos, sobre todas las demás instituciones de la economía.

Este nombramiento es un reconocimiento por del mundo de la ortodoxia a la singularidad que representa en Francia la Escuela de Economía de Toulouse, que es la columna vertebral en nuestro país del modelo americano de financiación de la investigación económica por las grandes empresas privadas, bancos y compañías de seguros, casi a partes iguales con el Estado, y no sólo eso, ya que también se reparten a partes iguales los puestos en el Consejo de Administración. Jean Tirole ha contribuido mucho en este tipo de «amistades peligrosas» entre la investigación y el capitalismo financiero, y el hecho que sea honrado por un banco le hace justicia.

Entre sus trabajos y los de Jean-Jacques Laffont[i], destaco primeramente, debido a su influencia sobre la política, los que han servido para implementar la desregulación/privatización de los grandes servicios públicos en red[ii] a partir de los años 1990 con el fin de introducir en esos sectores y luego generalizar la «competencia libre y no falseada», con el mínimo de ajustes y de restricciones. No parece que sus modelos hayan tomado cuenta las oleadas de suicidios[iii] y la amplitud del sufrimiento en el trabajo que han provocado estas privatizaciones por todas partes, ni la degradación de la calidad de servicio en la mayoría de los casos, ni la del acceso universal a servicios de interés general.

Jean Tirole es igualmente el autor, con Olivier Blanchard, de un informe famoso de 2003[iv] sobre la desregulación del mercado del trabajo, que pretende reemplazar los contratos temporales(CDD) y los contratos indefinidos(CDI)[v] por un contrato único. Este «mercado único» tendría como corolario la supresión de una buena parte del derecho del trabajo y de las garantías jurídicas, como la eliminación de la Magistratura de Trabajo (en Francia llamada Conseil de prud’hommes) ya que, según él, «los magistrados no tienen ni la información ni las competencias para tomar decisiones de gestión en el lugar de los empresarios ».

Propone como principal garantía de trabajo una «tasa sobre cada despido», idea más que discutible porque, por un lado, las empresas saben muy bien practicar la evasión fiscal en todas las variedades. Encontrarán fácilmente vías de escape (lo que Tirole admitía entre líneas sin proponer soluciones serias). Y, por otro lado, este sistema sería increíblemente desigualitario dependiendo de que las empresas estuvieran en sectores en buena o mala salud económica. Sería entonces una prima a los ganadores y una doble penalización para los perdedores ¿no era la competencia la que castigaba a los perdedores?

Tirole se ha pronunciado igualmente en diciembre 2008 sobre la gran crisis financiera (« Lecciones de una crisis », nota de la Escuela de Economía de Toulouse[vi]). Se encuentra en dicha nota enseguida todo lo que los banqueros estaban dispuestos a aceptar sin refunfuñar demasiado como regulación suave que no pusiera en cuestión su dominio sobre la economía, ni sus productos derivados especulativos (sería solo necesario evitar algunos «excesos»), y sobre todo su estatus de banca universal, contra la abominable idea de separar la banca de depósito de la banca de negocios. Se ha pronunciado también, en Europa, a favor de una unión bancaria europea reforzando aún más los poderes del BCE sin cuestionar su famosa «independencia», y sin concederle el derecho a prestar a los estados en dificultades, por supuesto.

Finalmente, es el principal autor de un informe sobre el clima (2009)[vii] donde nos encontramos otra vez con la obsesión por un mercado tan libre como sea posible, mediante pequeños ajustes y pequeños incentivos, todos ellos económicos o mercantiles. Se pronuncia contra las normas técnicas impuestas (por ejemplo por sectores) y las regulaciones restrictivas no mercantiles. Está a favor no de tasas, sino de un «mercado único» del precio internacional único del carbono, fundado preferentemente en la venta al mejor postor de los «derechos a contaminar» (con la posibilidad de que los países pobres o emergentes sean así favorecidos).

Subastas, intercambios libres, un mercado que determina el precio «óptimo», productos derivados para cubrirse «contra el riesgo» (el argumento constante de los abogados de estos productos en los medios financieros), toda la panoplia del capitalismo financiero puesta al servicio del clima, tal es su visión, condicionada por una teoría del equilibrio general competitivo sin embargo reducida a la nada por las críticas internas y externas reunidas en el libro de Steve Keen Debunking Economics.[viii]

También duele su condena de las normas por sectores que dice no tendrían efecto por la acción de lobbies industriales potentes, como si estos mismos lobbies no fueran capaces, como se ha visto en Europa, de provocar, con la complicidad de los políticos, el derrumbamiento de un mercado del carbono sin efecto.

Para él, cada país, una vez terminadas las pujas entre países, se las apañará para hacer funcionar su mercado interior del carbono. Por ejemplo, dice, «la India podría decidir limitar el impacto del precio del carbono sobre el del cemento, siendo que este último condiciona la mejora del hábitat de una fracción de su población.». Ni India, ni otros países, serían entonces de verdad incitados a favorecer los materiales de construcción menos destructores del clima.

Es correcto y apropiado que el jurado neoliberal del Banco de Suecia honre a uno de los representantes más brillantes de la economía neoliberal, uno de los más firmes defensores de la lógica de un mercado competitivo en contra de la insoportable intervención estatal, contra las leyes laborales, contra las restricciones burocráticas impuestas a las grandes empresas y los bancos, que son quienes financian gran parte de su investigación y su salario.”

Traducción y notas: David Hervás

[i] Laffont, Jean-Jacques; Tirole, Jean : Competition in Telecommunications MIT Press, 1999

[ii] Servicios públicos en red son el transporte ferroviario, las redes electricidad, las telcomunicaciones, suministro de agua y saneamiento.

[iii] Se refiere a los sucidios de los trabajadores de France Telecom, conocida en Esapañ como Orange http://www.publico.es/dinero/439256/investigan-al-exjefe-de-france-telecom-por-los-suicidios

[iv] Tirole, Jean; Blanchard, Olivier: Protection de l’emploi et procédures de licenciement, La Documentation Française,‎ 9 de octubre 2003   . Disponible on line: http://www.cae-eco.fr/Protection-de-l-emploi-et-procedures-de-licenciement.html

[v] En Francia existen los dos tipos de contratos más frecuentes son: contrat à durée déterminée CDD) y contrat à durée indéterminée( CDI)

[vi]  Disponible on line: http://idei.fr/doc/wp/2008/notes-j.tirole-1-12-08.pdf

[vii] Tirole, Jean: Négociations climatiques : Copenhague ou l’heure de vérité. Le Monde , 02-11-2009. Disonible on line: http://www.lemonde.fr/idees/article/2009/11/02/negociations-climatiques-copenhague-ou-l-heure-de-verite-par-jean-tirole_1261630_3232.html

[viii] Keen, Steve : Debunking Economics. Revised and Expanded Edition: The Naked Emperor Dethroned? Zed Books, 2011. London

 

Categorías: Alterglobalización

España, ¿el sustituto de Rusia para distribuir gas a Europa?

Lun, 20/10/2014 - 08:00

Nazanín ArmanianPúblico.es

La decisión del Gobierno español de autorizar el almacenaje del Gas Natural Licuado (GNL) a las plantas regasificadoras, tirando de la Ley de Medidas Urgentes, y pretender convertir el país en el proveedor alternativo a Rusia para Europa es más que una reacción eufórica por haber sacado tajada de su excedente temporal de GNL, gracias a la caída de la demanda por la crisis económica. “Mejorar la seguridad energética y prevenir una posible crisis de combustible fósil” son intenciones secundarias de esta iniciativa si tenemos en cuenta el contexto en el que se ha tomado dicha decisión:

A nivel internacional, España así ejecuta las directrices dictadas por Washington, que bajo el pretexto de “reducir la dependencia gasística de Europa a Rusia”, trata de debilitar a Moscú como potencia mundial, aunque este propósito perjudique a millones de ciudadanos europeos y también rusos y desencadene más guerras. Madrid es consciente de que los principales beneficiarios de la “guerra del gas” serán los promotores de la “Iniciativa Global de Gas de Esquisto” de EEUU, quienes buscan mercados para vender su combustible extraído de rocas. De hecho, España ya ha firmado contratos con varias empresas de Texas y Luisiana para la compra de este producto durante los próximos 25 años.

A nivel regional, España intenta ganar un peso estratégico ante los socios europeos convirtiéndose en la principal ruta de tránsito y distribución de gas, o lo que es lo mismo, convertirse en la Turquía del eje África-Europa. Quizás justamente por eso convendría a las autoridades estudiar bien los pros y los contras de jugar este papel. Los conflictos étnico-nacionales y regionales más de una vez han hecho volar los gaseoductos turcos, afectando al suministro de gas y petróleo de sus clientes. También le ha pasado factura su asociación estratégica con EEUU: durante la guerra entre Rusia y Georgia de 2008, Moscú puso nuevos controles sobre las importaciones turcas por haber permitido el paso de los barcos militares estadounidenses al Mar Negro para ayudar a los rebeldes chechenos, causándole importantes pérdidas económicas.

A nivel nacional, la red de regasificadoras españolas, que desde la crisis están trabajando con el 30% menos de su capacidad, será de este modo “rescatada” con una sustancial inyección de subvenciones estatales y europeas, sin que el precio del gas baje para los consumidores pequeños. La Unión Europea ha destinado 750 millones de euros para la construcción de las redes de la Interconexión Energética Europea.

Barreras en el camino

Sin embargo, y debido a una serie de variables, España difícilmente podrá sustituir a Rusia en el mercado europeo, ni siquiera será capaz de garantizar el suministro del 10% de los flujos de Rusia a Europa Occidental, o sea los 9.10 millones de metros cúbicos de gas al año que promete. Pues, al no ser productor de gas, dependería de la llegada del “Oro azul” de los siguientes países para llenar sus depósitos y revenderlo:

*EEUU: además del incierto futuro del uso del método contaminante del fracking para extraer gas esquisto, y a pesar de que las compañías españolas prometen recibir a partir de 2019 cerca de 1,5 millones de toneladas del GNL estadounidense al año, el fin de la ampliación del Canal de Panamá en 2016, permitirá a Washington ofrecer su GNL a precios más altos a Asia (Japón, Corea, India, entre otros) y dejar en papel mojado sus contratos con los españoles.

*Argelia, el principal suministrador de gas a España, ha ido disminuyendo su producción año tras año. El proyecto firmado por Argelia, Nigeria y Níger en 2009 para la construcción del gaseoducto trans-sahariano —llamado NIGAL y con una extensión de 4000 km—, que transportaría el gas nigeriano atravesando la franja del Sahel y el desierto del Sáhara hasta llegar a la red de gasoductos transmediterráneos, se puso en marcha el año pasado y nadie sabe cuándo el gas podrá fluir por sus conductos.

Pero, ¿Nigeria no es el mismo país inseguro donde operan los terroristas de Buko Haram, los talibanes africanos? ¿O es que EEUU utilizó la campaña sensacionalista de rescate de las niñas secuestradas para enviar sus militares y crear una base de operaciones estratégicas en el principal productor de petróleo de alta calidad de África? Por cierto, las niñas siguen secuestradas (y violadas), aunque ya nadie piensa salvarlas: AFRICOM, comando de EEUU para África, ha cumplido con su objetivo: podrá tener presencia en este país estratégico, realizar tareas como expulsar a China del mercado energético nigeriano y luchar contra las fuerzas progresistas nigerianas que denuncian las catástrofes medioambientales provocadas por las petroleras.

Argelia, además, padece una inestabilidad política crónica y es objetivo del terrorismo, los dos males que dificultan nuevas inversiones de las compañías extranjeras. Ubicado en un entorno conflictivo (desde Libia y Mali hasta Túnez) donde operan los grupos armados religiosos y los ejércitos occidentales, Argelia puede ser arrastrada a la guerra, tanto civil como regional. El reciente ataque de los islamistas a la planta gasista de In Amenas y Tiguenturin —cerca de la frontera libia—, en la que mataron a 43 de sus empleados, obligó a la petrolera noruega Statoil y la británica BP parar sus actividades durante meses.

*España tampoco podrá contar con las principales reservas mundiales de gas como Irán (acorralado por Israel y EEUU, que le han impedido construir varios gaseoductos para suministrar gas a Europa o a Asia Oriental), Qatar (involucrado en las guerras de Irak, Siria y Libia, y estando del lado de los terroristas), o Turkmenistán, que después de que China, Rusia e Irán en una jugada magistral compraran su gas para los próximos 25 años, han dejado el gaseoducto Nabucco —que iba a unir el Caspio a Europa— sin gas que transportar; por lo que España ni con las actuales necesidades de los clientes tendría un volumen suficiente del GNL para exportar.

A dichos problemas, se añaden:

1. Los años que tardaría España en construir terminales de redistribución del gas tanto por tubería como el gas licuado por barco. Solo hay que mirar cómo los problemas entre España y Francia han retrasado la finalización del gasoducto Midcat.

2. La rentabilidad de la recarga —recoger el gas, almacenarlo, y enviarlo—, y también para los clientes europeos del GNL, quienes para usarlo, deberán volver a convertirlo en gas “no líquido”.

3. Las respuestas de Moscú a esta “ofensa” ¿o alguien ha pensado que se quedaría con los brazos cruzados mirando cómo le quitan el pan y el poder? ¿Sabían que Rusia es el principal proveedor del uranio enriquecido de los 132 reactores nucleares europeos?

El suministro de energía, debe contar con una fuente diversificada, ser fiable y rentable. De modo, que ante la dificultad de incrementar las fuentes alternativas de suministro, los clientes o deben bajar su nivel de consumo de energía fósil, o en vez de complicarse la vida con costosos proyectos inviables o lanzarse a destructivas guerras para una nueva reconfiguración del mapa energético, fortalezcan las vías diplomáticas para resolver los problemas entre Estados y restablezcan el concepto de “convivencia pacífica” en las relaciones internacionales, si no quieren congelarse este invierno y los siguientes sin el gas ruso.

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Navarra-Nafarroa. Osasuna: pan, circo carísimo y otras responsabilidades

Lun, 20/10/2014 - 06:05

Josep Bosch /Raúl Ciriza Barea /Jesús Vaca Guergue, miembros de ATTAC Navarra-Nafarroa

A finales de los años 80 el fútbol español estaba absolutamente quebrado. Todos los clubes tenían deudas muy superiores al valor de sus activos y, por tanto, eran incapaces de poder atenderlas. El opio del pueblo estaba en serio riesgo de desaparecer y la joven democracia no podía permitirse un pueblo sin circo, de modo que el Estado acudió al recate y aportó los fondos necesarios para sanear a todos los clubes en quiebra.

Para evitar que volviera a ocurrir algo similar, obligó a la reconversión en Sociedades Anónimas Deportivas a todos los clubes de fútbol profesionales, exigiendo aportaciones de capital por parte de los aficionados. La idea inicial fue que el accionariado de los clubes quedase repartido en tantas manos como fuese posible, pero poco a poco personas adineradas compraron paquetes accionariales grandes y pasaron a ser propietarios de los clubes.

De esta manera, Jesús Gil era dueño del Atlético de Madrid, Ruiz de Lopera del Betis, Ruiz Mateos del Rayo Vallecano y un tal Piterman lo fue del Alavés. Las aficiones seguían sintiendo los equipos como propios, pero la realidad es que eran propiedad de otros. Por eso la gente de Vitoria se molestaba con las decisiones de Piterman en la gestión del Alavés, pero no podía hacer nada pues era SU CLUB, no el de los alaveses.

De esta incómoda situación se libraron solo cuatro clubes. El Barça, el Madrid, el Athletic de Bilbao y, también, nuestro Osasuna. Estos cuatro equipos mostraron unos números ejemplares y consiguieron un estatus distinto que, por suerte, evitaba que fueran comprados por un multimillonario exótico que proyectase en el club sus excentricidades. La propiedad será siempre de quienes paguen sus abonos, que eligen entre ellos a su presidencia y a la directiva, aprueban o no la gestión, y pueden echar al presidente de turno si no es del agrado de la afición (que es, de facto, la dueña del club).

Pero no todo es tan sencillo, pues cualquiera no puede formar parte de una Junta Directiva. De entrada, se exige un aval a quienes gestionen. Esto quiere decir que quienes quieran presentarse a dirigir estos clubes y, por tanto, gestionar el patrimonio de los aficionados (socios y abonados de cada club), deben ser capaces de responder de las pérdidas que su mala gestión ocasionase. De modo preventivo, se les exige un aval del 15% del presupuesto de cada temporada (se supone que, por mal que gestionasen el club, es difícil provocar pérdidas superiores al 15% del presupuesto).

Este aval es solo una cuestión preventiva. Bueno, también limitante, pues un socio que ha sido aficionado a Osasuna desde pequeño, que se ha licenciado en administración de empresas, que tiene capacidad y ganas de dirigir al club, no puede hacerlo por falta de avales. Pero lo realmente sustancial es que, según la ley, quienes gestionan el club asumen responsabilidad económica por la mala gestión de dinero ajeno. ¿Les parece posible en un país como el nuestro? Pues así es.

Ingenuamente, exigir una responsabilidad económica a quienes dirigen una entidad por sus pérdidas parece injusto. Este negocio depende mucho del azar de que un balón pegue en el poste, o un árbitro pite un penalti riguroso en contra (esto en Osasuna nos suena), o el portero del otro equipo se convierta en internacional de repente. Con lo que, sí, parece injusto.

Pero, ¿es que alguien obliga a presentarse a alguien al cargo? La ingenuidad nos llevaría a pensar que Florentino cierra negocios en el palco del Bernabéu por majo, no por ser presidente del Real Madrid. O que Laporta fue recibido por Kofi Annan y por el presidente de los EEUU por guapo, no por presidente del Barça. Quienes se presentan al cargo saben perfectamente en qué consiste. Y saben, por tanto, todo lo que conlleva: incluida esa obligación de asumir su responsabilidad económica por una mala gestión.

Ahora nos encontramos con una propuesta, que quieren llevar al Parlamento de Navarra en forma de Ley, que pretende:

1.     que Osasuna pierda la propiedad del estadio (patrimonio de los socios)

2.     que el Gobierno de Navarra renuncie a los 45 millones de euros que debe el club a cambio de alquilar ese estadio al propio Osasuna (como si lo que hiciera falta a Navarra, ahora mismo, fuera un estadio de fútbol y no asumir otras realidades sociales, o paralizar los recortes, o…)

La alternativa: que Osasuna desaparezca y que la Hacienda Foral se quede sin cobrar un euro. ¿De verdad nadie va a ejercer la acción de responsabilidad contra las directivas anteriores que han llevado a Osasuna a esta situación antes de asumir el impago de la deuda con Hacienda? ¿No se quiere tanto al club como para que los responsables de su ruina paguen, y mientras tanto se mantenga la propiedad del estadio?

Osasuna es un club privado. Es verdad que representa un sentimiento importante en la comunidad. Es verdad, además, que es probable que atraiga turismo y el sector hostelero agradezca su existencia. Pero estamos hablando de que más de un 1% del presupuesto de la comunidad ha quedado enfangado. Nos lo han esquilmado debido a la pésima gestión de los últimos años.

Y ¿nadie? ¿Nadie, en serio, va a actuar contra quienes llevaron al club a la ruina? Para dar pistas, esta es la ley 10/1990 que explica quién puede exigir responsabilidades:

La acción de responsabilidad podrá ser ejercitada:

Por el club, mediante acuerdo de su Asamblea, obtenido por mayoría simple de los asistentes.

Subsidiariamente, por socios que representen el 5% del número total de los mismos.

En todo caso, transcurridos cuatro meses después del cierre de ejercicio económico por la Liga Profesional correspondiente y por el Consejo Superior de Deportes.

 

Esperemos que si los socios no son capaces de juntarse en número suficiente para actuar, y si la Junta Gestora no se decide a iniciar este proceso, la LFP o el CSD, actúen. Por el bien de Osasuna y por el bien de la ciudadanía navarra, que no puede quedarse sin cobrar.

Pan y circo. Pan o circo. Pan.

 

Categorías: Alterglobalización

Frenar el tratado entre la Unión Europea y Estados Unidos

Lun, 20/10/2014 - 06:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Cientos de miles de ciudadanos se han manifestado el pasado fin de semana por las calles de cientos de ciudades de veintidós países europeos. Se movilizaban contra el tratado de inversión que negocian en secreto la Unión Europea y Estados Unidos, TTIP por sus siglas en inglés. La ciudadanía reclama que se olvide para siempre ese tratado.

Abundando en la exigencia de retirarlo definitivamente, recordemos a modo de inventario algunas consecuencias del TTIP, si fuera firmado. Desaparición en la práctica del derecho de huelga, eliminación de negociación colectiva y, por supuesto, salarios cada vez más bajos y empleos más precarios. La feroz competencia sin control de las grandes empresas a las medianas y pequeñas provocaría que cierren miles de éstas y se destruyan un millón de empleos, según cálculos diversos.

Los servicios públicos de sanidad, educación pública, suministro de agua potable, gestión de residuos, transporte se convertirían en negocios privados en manos de grandes empresas. Y la igualación de normas de Estados Unidos y Europa sería escogiendo las peores, además de impedir a los gobiernos cualquier política social.

En el ansia de privatizar todo lo público, las pensiones de la seguridad social se reducirían en beneficio de las pensiones privadas hasta que los asalariados crean que han de contratarlas para conseguir una pensión aceptable. Sin olvidar que esas pensiones privadas (rentas de inversiones de grandes fondos) dependen de las veleidades de la especulación financiera. Los pensionistas privados holandeses, por ejemplo, lo han comprobado para mal a partir de 2009 por la crisis.

En agricultura, las grandes corporaciones multinacionales controlarán las semillas y la producción de alimentos, eliminan explotaciones agrarias medias, pequeñas y la agricultura familiar en beneficio de las perjudiciales grandes explotaciones agrarias industriales que, además, perjudican el equilibrio ecológico. Y, por supuesto, habrá vía libre para los productos transgénicos. También desaparecerán las normas de seguridad de alimentos y en nuestros supermercados se venderán pollos lavados con cloro o terneras engordadas con hormonas.

Y el cambio climático será una amenaza mayor aún porque, fruto de la desregulación campante, no habrá el menor control real de las emisiones de dióxido de carbono. Por descontado, la fractura hidráulica (fracking), muy perjudicial método de extracción de petróleo a miles de metros de profundidad, se extenderá por Europa y habrá más riesgo de terremotos además de la segura contaminación de aguas subterráneas, vitales en las zonas secas.

Además, se suprimirán los escasos controles que pudiera haber para frenar algo la especulación financiera desatada, olvidando de forma criminal, pero también estúpida, que la crisis que sufrimos, y de la que no acabamos de salir, estalló por el descontrol del sector financiero y la ausencia de regulación.

Pero aún hay más, como la creación del llamado Mecanismo de Resolución de Conflictos entre Inversores y Estados (ISDS por sus siglas en inglés). El ISDS sencillamente convierte la democracia en un decorado.

Consiste tal engendro en unos pretendidos tribunales de arbitraje internacional, que no son tales sino tres caros abogados privados, y que resolverán las demandas que presenten empresas y corporaciones cuando crean que el Estado perjudica sus beneficios actuales o futuros por medidas gubernamentales. Medidas para atender necesidades de la ciudadanía, satisfacer sus derechos o proteger el medio ambiente. A esos abogados no los elegirá ciudadanía alguna ni los controlará ninguna institución democrática. Y sus fallos serán inapelables.

Sabemos cómo funcionan esos falsos tribunales porque esos mismos inventos de arbitraje figuran en otros tratados bilaterales de inversión. Por ejemplo, la República de Uruguay fue condenada a pagar a Philip Morris 1.467millones de dólares. La tabacalera demandó al gobierno porque éste mandó poner en las cajetillas de tabaco que fumar perjudica la salud.

El fraude de la demanda de la multinacional se convertiría en un freno real de la acción de los gobiernos porque, ante la amenaza de demandas multimillonarias por proteger los derechos de la gente y la naturaleza, muchos gobiernos tendrán la tentación de no tocar esas cuestiones. Y la soberanía ciudadana electoral será inútil porque de hecho mandarán las multinacionales con sus demandas y presiones.

Es obvio que hay que frenar el TTIP. Que desaparezca. En 1998 ya se paralizó la firma de un precedente casi tan maligno, el Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI) por la movilización ciudadana global. Y podemos volver a hacerlo.

Publicado en Centro de Colaboraciones Solidarias

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
Xacata

Categorías: Alterglobalización

Marcas fósiles: de tóxicas a odiosa

Lun, 20/10/2014 - 06:00
Naomi Klein - La Jornada

Cuando entró la llamada informando que la Universidad de Glasgow votó a favor de desinvertir su fondo de 128 millones de libras (http://bit.ly/1vQAVI9), en las empresas de combustibles fósiles, de casualidad estaba en un cuarto lleno de activistas climáticos en Oxford. Inmediatamente se pusieron a festejar. Hubo muchos abrazos y algunas lágrimas. Esto era importante: la primera universidad en Europa en tomar una decisión de este tipo.Al día siguiente hubo más festejos en los círculos climáticos: Lego anunció que no renovaría una relación con Shell Oil, un acuerdo que venía de mucho tiempo atrás, que se veía reflejado en niños que llenaban sus vehículos de plástico en gasolineras de Shell. Shell contamina la imaginación de nuestros niños, se escucha en un video de Greenpeace que se volvió viral (http://bit.ly/VDzRsW) y atrajo más de 6 millones de vistas. Mientras tanto, crece la presión sobre el Museo Tate para que rompa su larga relación con BP.¿Qué está pasando? ¿Las empresas de combustibles fósiles –que durante mucho tiempo han sido tóxicas para nuestro ambiente– se están volviendo tóxicas para el medio ambiente de las relaciones públicas? Parece que sí. Galvanizado con la investigación del rastreador de carbono que muestra que estas empresas tienen varias veces más carbono en sus reservas de lo que nuestra atmósfera puede absorber de modo seguro, el ayuntamiento de Oxford votó a favor de desinvertir (http://bit.ly/ZJ2cQc); también lo hizo la British Medical Association (Asociación Médica Británica) (http://bit.ly/1lOfeEq).

A escala internacional hay cientos de activas campañas por la desinversión en combustibles fósiles, en universidades y colegios, y también que tienen como blanco a gobiernos locales, fundaciones sin fines de lucro y organizaciones religiosas. Y las victorias son cada vez mayores. En mayo, por ejemplo, la Universidad de Stanford, en California, anunció que desinvertiría del carbón su fondo de 18.7 mil millones de dólares. Y, en septiembre, un día antes de la cumbre climática de Naciones Unidas, en Nueva York, una parte de la familia Rockefeller –un nombre sinónimo a petróleo– anunció que desinvertiría en combustibles fósiles los holdings de la fundación e incrementaría sus inversiones en energía renovable.

Algunos son escépticos. Dicen que nada de esto va a dañar a las empresas petroleras o del carbón: otros inversionistas tomarán esas acciones y la mayoría de nosotros seguirá comprando sus productos. Nuestras economías, después de todo, siguen enganchadas a los combustibles fósiles, y las opciones renovables y de bajo costo demasiado seguido están fuera de nuestro alcance. Así que, estas batallas contra los patrocinios a las inversiones en combustibles fósiles, ¿son sólo un farsa?, ¿una forma de limpiar nuestras conciencias pero no la atmósfera?

La crítica no toma en cuenta el poder más profundo y el potencial de estas campañas. De fondo, todas atacan la legitimidad moral de las empresas de combustibles fósiles y las ganancias que fluyen de ellas. Este movimiento declara que no es ético estar asociado a una industria cuyo modelo de negocios está basado, de forma consciente, en desestabilizar los sistemas de soporte vital del planeta.

Cada vez que una institución o marca decide cortar sus lazos, cada vez que se usa el argumento de la desinversión de forma pública, se refuerza la idea de que las ganancias obtenidas de los combustibles fósiles son ilegítimos, que éstas son ahora industrias canallas, como dice el escritor Bill McKibben. Y esta ilegitimidad es la que tiene el potencial para poder escapar del callejón sin salida y lograr una significativa acción climática. Porque si esas ganancias son ilegítimas, y esta industria es canalla, nos acercamos un paso más al principio que desgraciadamente, hasta ahora, ha faltado en la respuesta colectiva climática: el que contamina, paga.

Tomemos el caso de los Rockefeller. Cuando Valerie Rockefeller Wayne explicó por qué decidió desinvertir, dijo que justo porque la riqueza de su familia proviene del petróleo, tienen una mayor responsabilidad moral de usar esa riqueza para frenar el cambio climático.

Eso, en pocas palabras, es el razonamiento que subyace a el que contamina, paga. Se basa en que cuando la actividad comercial crea un fuerte daño a la salud pública y al medio ambiente, quienes contaminan deben cargar con una parte significativa de los costos para reparar los daños. Pero no se puede quedar a nivel de los individuos y las fundaciones, y el principio tampoco puede ser puesto en práctica de forma voluntaria.

Como exploro en mi libro Esto cambia todo (http://bit.ly/VEOtIc), las empresas basadas en combustibles fósiles llevan más de una década prometiendo usar sus ganancias para que hagamos la transición y nos alejemos de la energía sucia. BP cambió su imagen a Más allá del petróleo (Beyond petroleum), para después alejarse de los renovables y enfocarse lo doble en los combustibles fósiles más sucios. Richard Branson se comprometió a invertir 3 mil millones de dólares de las ganancias de Virgin en encontrar un combustible verde milagroso y luchar contra el calentamiento global, para después, de modo sistemático, bajar las expectativas y, a la vez, incrementar drásticamente su flota de aviones. Queda claro que quienes contaminan no van a pagar esta transición a menos de que los obliguen a hacerlo por ley.

Hasta principios de los años 80, ese todavía era un principio por el que se guiaba la creación de legislaciones en América del Norte. Y el principio no ha desaparecido del todo, es la razón por la cual Exxon y BP se vieron obligados a pagar buena parte de las cuentas después de los desastres de Valdez y Deepwater Horizon.

Pero desde que la era del fundamentalismo de mercado tomó las riendas en los 90, las regulaciones directas y las penalizaciones contra quienes contaminan han sido remplazadas por el empuje para crear complejos mecanismos de mercado e iniciativas voluntarias diseñadas para minimizar el impacto de la acción ambiental sobre las empresas. Cuando se trata del cambio climático, el resultado de las llamadas soluciones gana-gana ha sido una pérdida doble: subieron las emisiones de gases y el apoyo a muchas formas de acción climática se redujo, en buena medida porque –con razón– se percibe a las políticas como pasar los costos a unos consumidores que ya están sobrecargados, al tiempo que se libera de responsabilidades a los grandes contaminantes empresariales.

Esta cultura del disparejo sacrificio tiene que terminar, y los Rockefeller, curiosamente, son los que muestran el camino. Grandes porciones del Standard Oil trust, el imperio de John D Rockefeller cofundado en 1870, se volvieron Exxon Mobil. En 2008 y 2012, Exxon obtuvo cerca de 45 mil millones de dólares en ganancias, lo cual sigue siendo la más alta ganancia anual jamás reportada en Estados Unidos por una sola compañía. Otras filiales de Standard Oil incluyen a Chevron y Amoco, que más tarde se fusionarían con BP.

Las ganancias astronómicas que estas empresas y sus séquitos siguen obteniendo de sacar y quemar combustibles fósiles no pueden seguir desangrándose hacia las arcas privadas. Deben, en vez, ser empleadas para ayudar a lanzar las tecnologías e infraestructura limpias que nos permitirán movernos más allá de estas peligrosas fuentes de energía, y también para ayudar a adaptarnos al pesado clima que ya quedó encerrado. Un mínimo impuesto sobre el carbono, cuyo precio puede ser pasado a los consumidores, no es un sustituto de un verdadero marco operativo quien contamina, paga; no después de décadas de inacción que han hecho que el problema sea enormemente peor (una inacción garantizada, en parte por un movimiento negacionista del cambio climático, fundado por algunas de estas mismas empresas).

Y aquí es donde entran las, al parecer, simbólicas victorias, desde Glasgow hasta Lego. Las ganancias del sector de los combustibles fósiles, obtenidas mediante, de modo consciente, tratar a nuestra atmósfera como un tiradero de aguas residuales, no sólo deberían verse como tóxicas, algo de lo cual las instituciones que cuidan su imagen pública, de modo natural se distancian. Si aceptamos que esas ganancias son moralmente ilegítimas, también deberían verse como odiosas, algo que el público puede reclamar, para poder limpiar el desastre que estas empresas dejaron, y siguen dejando.

Cuando esto pase, la generalizada sensación de desesperanza frente a una crisis tan vasta y costosa como el cambio climático, al fin comenzará a desvanecerse.

Traducción: Tania Molina Ramírez

Este artículo fue publicado en The Guardian el 17 de octubre de 2014.

El más reciente libro de Naomi Klein es Esto cambia todo: el capitalismo contra el clima, publicado en Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá en septiembre de 2014.

Autora de La doctrina del shock y No logo.

Twitter: @naomiaklein.

www.naomiklein.org

Categorías: Alterglobalización

La predisposición a admirar. Cultura de celebridades, George Clooney y los derechos humanos

Dom, 19/10/2014 - 17:00


Daniel Raventós / Julie Wark
- sinpermiso

Hace unos días Venecia se inundó, pero no por las rebeldes aguas de su acqua alta, sino por una boda que costó, según una estimación, 8 millones de libras (o quizás fue 1,6 millones de libras, según People, una cifra más baja, pero aún así increíble – cifra que debía estar a la altura de la imagen de conciencia social de la feliz pareja). Los espacios públicos como el paseo a lo largo del Gran Canal y los alrededores del Palacio Cavalli fueron acordonados para mantener a raya a la muchedumbre abobada, y los vaporetti tuvieron que dejar paso a la flotilla de la boda cuando los canales no estaban totalmente cerrados para que los VIPs pudieran revolotear libremente sin ser molestados por los ciudadanos de Venecia. Se suponía que la boda iba a ser discreta y privada, según los publicistas del novio, pero claramente mentían. Esta era la gran oportunidad de llevar la vida real de Hollywood al decorado de lo que algunos llaman la ciudad más romántica del mundo. También es una de las más caras. Y, ¿qué más da una mentira aquí y allí cuando los bolsillos necesitan un forro de lujo?

Después estaba la novia que acabó con la soltería de George Clooney, el casadero más cotizado del mundo, como se repetía ad nauseum. Su nombre es Amal Alamuddin y ha sido proclamada como la “abogada de los derechos humanos”. Así que, George Cloney (no es una errata), se ha casado con una mujer maravillosa y virtuosa. También es guapa, por supuesto. “Deslumbrante” es la palabra favorita de los medios. Algunas de las publicaciones marginales más políticamente correctas observan que la suerte no es la de la abogada de los derechos humanos por haber cazado a George, sino que él es el afortunado por haber atrapado a esta impresionante mujer. La abogada de los derechos humanos ha tenido a todos los fashionistas babeando a su alrededor mientras los diseñadores más caros adornaban su larga y esbelta figura y resaltaban sus larguísimas piernas. El espectáculo fue tan elegante que incluso tuvieron un monograma (una fina A inclinada hacia una fornida G) diseñado para las banderillas que adornaban los taxis acuáticos y cajas de sombreros, entre otras cosas útiles. Los invitados eran todos de la “lista A”. Si quieres ser parte de la lista A necesitas tener suficiente dinero y arrogancia como para zambullirte en sitios como Venecia con tu jet privado (y así dejar tu masiva huella de carbón) y acordonar a los vecinos que pudieran irrumpir en tu paso.

Y por si no fuera suficientemente malo el hecho de que tuviéramos que admirar (¿envidiar?) a un hombre y a una mujer que son tan vanidosos que pueden gastar 13 millones de dólares (o 1,6) en un evento que les reconoce legalmente su estado de compañeros de cama y fortuna, hay otros aspectos aún más horribles en este asunto. Con esa terrible ostentación de fortuna y el engreimiento de los ricos despreocupados, es difícil determinar dónde empieza lo podrido de su sordidez moral. Quizás algunos vieron que algo desentonaba cuando la inmaculada pareja, que irradiaba felicidad con escalofriantes blancas sonrisas, fueron a firmar su contrato en el Ayuntamiento. Una docena de enojados trabajadores del mismo Ayuntamiento protestaban contra los recortes del presupuesto en los servicios sociales, policía y herencia cultural. Era una nota discordante, pero los recursos de la ciudad se volcaron para la protección de los tortolitos.

Además están las cuestiones de género. Afortunada Amal. George es tan apuesto, encantador y galante, y ella tiene el armario más fabuloso para servir de complemento de su marido, maniquí de Armani. Va a tener que tambalearse sobre tacones vertiginosos y usar ridículos vestidos bordados con falda en forma de seta durante el resto de su vida conyugal sólo para mantener la imagen (cada vez más retocada en el caso del ya no jovencito George). George nunca podría tener una esposa hogareña. Entonces, ¿qué tiene? Tiene a “la Abogada más Caliente de Londres”, la abogada de derechos humanos más sexy del mundo. Parecen la pareja perfecta. Ambos son “humanitarios”, tanto es así que donaron las ganancias de la exclusiva de la boda (vendiéndola al estilo Kardashian a Hello! y People) a la caridad.

A George le encanta la caridad. Todo el mundo lo sabe. Sus publicistas se aseguran de ello. Fundó la ONG “Not On Our Watch” con sus compañeros de Hollywood Don Cheadle, Matt Damon, Brad Pitt y el productor Jerry Weintraub, con el objetivo, dicen, de llamar la atención sobre las violaciones de los derechos humanos en Darfur y proporcionar recursos para poner fin a otras atrocidades masivas. Esto también llama la atención sobre George. Gran parte de su financiación a la región es a través del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas y también fue nombrado Mensajero de la Paz de Naciones Unidas en 2008, por su apoyo a los esfuerzos de mantenimiento de la paz de la ONU en todo el mundo. Estos esfuerzos son, sin embargo, poco gloriosos con debacles como la masacre de Srebrenica, los escándalos de abuso sexual infantil, el fracaso a la hora de prevenir las masacres en Darfur y Ruanda, y la cepa de cólera de Nepal importada por las fuerzas de paz a Haití con consecuencias trágicas para las ya maltratadas personas del país, y frente a todas ellas la ONU sigue abogando por la “inmunidad” (léase impunidad). Pero a fin de cuentas todo esto es lista A y bien publicitado.

¿Qué hay de malo en la caridad? Mucho. La caridad es la antítesis de los derechos humanos. La dignidad humana es pisoteada por la caridad y su forma postmoderna de humanitarismo donde las limosnas se ofrecen de forma selectiva o son impuestas desde el exterior de manera temporal, y por lo general benefician al donante, casi siempre en algún tipo de acto público interesado. Ofende a la humanidad de aquellos en el lado receptor. Su dignidad humana resulta maltratada por la dependencia forzosa de otras personas que pueden derrochar millones en una boda. La caridad es una cuestión de imagen. Es bastante fácil creer que los banqueros codiciosos que acechan en la sombra o que las abiertamente destructivas multinacionales son los malos. Pero los súper ricos humanitarios tienen que ser buenos porque son guapos (depende de su definición de la belleza) y sonríen mucho. A veces, incluso adoptan pequeños bebés de los países pobres. Son el maquillaje, la cara bonita del mismo sistema en el que una riqueza obscena coexiste con el hecho de que más del 50% de la población mundial vive en la pobreza extrema y, según Forbes, los 67 habitantes más ricos del mundo poseen un patrimonio del mismo valor que los del 50%, es decir, unos 3,5 millones de personas.

El humanitarismo es un arma en este cruel sistema que los ricos apoyan. El uso de los derechos humanos, ahora transformados en la actual versión deformada de humanitarismo en el mundo globalizado, muestra como se convierten en su perverso opuesto. Poca gente lo ha dicho tan claro como el ex-secretario de defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld: uno de los “8 objetivos de la guerra” en Irak era “proporcionar de forma inmediata asistencia humanitaria, comida y medicina a los desplazados y a los ciudadanos iraquíes más necesitados” (es decir, primero bombardearlos y desplazarlos, después llegar con tu obra humanitaria). La intervención humanitaria se trata de una bonanza para las empresas de construcción y armamentísticas de los Estados Unidos, mientras que las misiones humanitarias de Honduras, Guatemala y Nicaragua para Aceh, Tailandia y Sri Lanka después del tsunami, y para Camboya y el desastre post-humanitario más reciente, Timor Oriental, muestran el desmantelamiento de los sistemas locales, el desahucio de la gente y las funestas consecuencias de ello, a la vez que estas economías se introducen en el sistema neoliberal y son reestructuradas para allanar el camino del saqueo consiguiente, aunque se usa el eufemismo “reconstrucción”.

En parte gracias a sus actividades caritativas y todo el dinero que emplean promocionándose, sabemos los nombres de muchos de los ricos y podemos ver sus mansiones, sus flota de coches, jets privados y otras pertenencias de una existencia vacía en revistas de moda, pero los pobres, los excluidos, estas masas son anónimas. Su estatus como una gran multitud indiferenciada, no se asocia normalmente con características, valores y derechos humanos. De hecho, gran parte de estas masas son consideradas como poblaciones “excedentes”, y el sesgo racista aquí es muy elocuente. La lista incluye papúes occidentales, todos los inmigrantes y refugiados que han muerto intentado entrar en Estados Unidos o alcanzar las costas de Europa o Australia, palestinos, chagosianos, el pueblo rohingya, los san de Botsuana y todos aquellos a los que las multinacionales occidentales están desahuciando de sus tierras ancestrales… ni siquiera se les concede el derecho más básico: el de la existencia.

Así que, ¿qué derechos humanos defiende Amal Alamuddin? Entre sus clientes se incluyen Enron y Arthur Anderse, Julian Assage, Yulia Tymonshenko y el rey de Baréin, quien, si es conocido por alguna relación con los derechos humanos es por pisotearlos. Definitivamente sus clientes forman parte de la lista A. Quizás Amal ha confundido privilegio con derechos. Quizás no ha entendido la palabra “universal” que está implícita en el adjetivo “humano”. O quizás lo entiende demasiado bien porque la plena comprensión de su vínculo con los derechos humanos exigiría un cambio drástico en su estilo de vida. Un derecho, Amal, no es una pretensión arbitraria o infundada, sino una expectativa razonada que se considera “bien fundamentada”, “legítima” y, en particular, “justa”. Y la naturaleza generalizada de un derecho humano lo diferencia claramente de cualquier privilegio limitado a un grupo, clase o casta.

Aunque sea un lugar común cuando se habla de derechos humanos, la normalidad de la palabra “universal” hace que, cuando se articula fatua o cínicamente, se vuelve en una afrenta obscena para los miles de millones de personas que, sin los medios básicos para su existencia, no pueden ejercitar sus derechos humanos. Una persona que vive en la extrema pobreza no puede disfrutar las condiciones de libertad y dignidad. La justicia solo se puede notar – sufrir – en la crueldad de su ausencia. El Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos declara que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. ¿No es acaso este el principio que cualquier abogado de derechos humanos debería defender?

En 1759, Adam Smith observó que la “disposición a admirar y casi venerar al rico y al poderoso, y a despreciar, o por lo menos a rechazar, a las personas en condiciones de pobreza, aunque necesaria para establecer y mantener la distinción de rangos y el orden de la sociedad, es, al mismo tiempo, la mayor y más universal causa de la corrupción de nuestros sentimientos morales”. Y mucho antes de Smith, un milenio antes de la Era Común, Confucio advertía a los oradores elocuentes de China, hombres superficiales de palabras vacías, artistas de la imagen. Sus sucesores, los asesores políticos actuales, también usan palabras cínicamente aisladas de su contexto como instrumentos de persuasión, armas empleadas para los propósitos más ruines. No pueden existir contratos sociales si las palabras usadas para formularlos – y especialmente palabras cruciales como “derechos humanos” – son sospechosas porque entonces podemos estar seguros de que la sociedad no es lo que afirma ser. Si las palabras que representan los valores y la ética de una sociedad son despojadas de su significado real, deberíamos alarmarnos por la salud de la realidad que se supone van a verbalizar. La realidad es que los “dueños de la humanidad” según Adam Smith (“todo para nosotros y nada para los demás, parece haber sido, en cada época del mundo, [su] lema malvado…”) necesitan la ropa de diseño y las caras maquilladas de las celebridades caritativas. Gastan, sonríen, posan, entran y salen (rápidamente) de los focos de conflictos y facilitan una tapadera lustrosa para las atrocidades. Mientras Amal y George y sus amigos de la lista A se pavoneaban por Venecia durante cuatro días, más de 120.000 niños menores de cinco años murieron por enfermedades evitables. La verdaderamente terrible enfermedad evitable, la enorme herida causada por la corrupción de nuestros sentimientos morales, se llama pobreza. La conclusión es que aquellos de la lista A cargan con mucha responsabilidad.

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de sinpermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del Comité Científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012).Julie Wark es autora del Manifiesto de derechos humanos (Barataria, 2011) y miembro del Consejo Editorial de sinpermiso.

Traducción para www.sinpermiso.info: Carmen Municio Díaz y David Torres Pascual

Categorías: Alterglobalización

Endesa: Anatomía de un escándalo financiero

Dom, 19/10/2014 - 12:00

Manuel LagoNuevaTribuna.es

En estos días de sobredosis de corrupción y escándalos financieros es fácil que pase desapercibido para la mayoría practicas inaceptables como las que acaba de anunciar Endesa. Esta compañía, una de las componentes del histórico oligopolio eléctrico español, fue una empresa de capital público -su nombre completo es Empresa Nacional de Electricidad- y la creó el estado en 1944 con la intención de controlar un sector estratégico como es la energía, a través de una empresa pública. Hasta que Aznar acabó de privatizarla en 1998. Ahora ya no es ni de propiedad pública ni española: después de extraños movimientos y una truculenta historia de OPAs y contra OPAs acabo siendo propiedad de la italiana Enel desde 2009.

Pues bien, Endesa acaba de anunciar que el próximo día 29 de octubre va a repartir un dividendo entre sus accionistas de 14.605 millones de euros, un récord absoluto en la historia de la bolsa española. Nunca antes, nunca ninguna empresa, había alcanzado una cifra similar. Estamos hablando de más de 2,5 billones de pesetas, una cifra brutal, difícil de asimilar y una autentica bofetada a la mayoría social de un país que cada día tienen que oír que no hay recursos para casi nada.

Un dividendo multimillonario que va a pagar una empresa española que se va, casi en su integridad, para Italia porque Enel posee el 92% del capital social de Endesa y por lo tanto cobrará 13.345 millones de euros. Recupera así una gran parte de lo que pagó para comprarla y redondeara el negocio cuando materialice el anuncio de sacar a bolsa una parte del paquete de acciones que posee.

La operación pasa de lo inmoral a lo escandaloso cuando se conocen algunos detalles. Por ejemplo, que los beneficios de la compañía en 2013 fueron de 2.943 millones de euros y que por lo tanto, los dividendos que ahora distribuye multiplican por casi 5 veces esa cifra. Y que, con gran probabilidad, en 2014 se sitúen en el entorno de los 3.000 millones, muy lejos por lo tanto del disparatado reparto de dividendos. Es cierto que se trata de un dividendo extraordinario vinculado en gran parte a la venta de los activos de Endesa en Chile, pero eso no hace más que añadir confusión a la operación, porque el comprador de esos activos fue, precisamente, Enel.

Estamos delante de una inaceptable y escandalosa operación de descapitalización en la que se liquida una parte considerable del patrimonio de una compañía española -que era pública hace no mucho tiempo- a cambio de nada: Enel paga por la compra de los activos pero acto seguido lo recupera cobrando el dividendo y Endesa se queda sin activos y sin dinero. Se vacía una empresa española llevándose a una empresa de otro país una parte de su patrimonio acumulado durante décadas. Ingeniería financiera le llaman. Atraco también, porque Enel se queda con un tercio del valor de Endesa sin pagar nada.

Pero hay otro detalle estremecedor. Endesa no tiene suficiente liquidez y por lo tanto va a pedir un crédito, a endeudarse en 6.500 millones de euros para pagar ese dividendo brutal a Enel. Y adivine con quien se endeuda: con una empresa financiera propiedad de Enel que casualmente tiene su domicilio social en Holanda, un paraíso fiscal para este tipo de operaciones.

Estamos ante un escándalo mayúsculo en el que están presentes todas las prácticas condenables del capitalismo financiero especulativo, desde la privatización de una antigua empresa pública hasta la ingeniería fiscal para no pagar impuesto de sociedades pasando por la descapitalización de una compañía que forma parte de nuestra historia. Por cierto, está en manos italianas por la reacción centralista ante la posibilidad de que en 2005 una empresa catalana, Gas Natural, la comprara.

Y no, no son empresas privadas que puedan hacer lo que quieran. Porque esta operación descapitaliza y endeuda a Endesa en primer lugar pero eso afecta al conjunto de la economía española y, sobre todo, porque al final la vamos a pagar los ciudadanos a través de la reducción en el impuesto de sociedades que Endesa va a aplicar en los próximos diez años y en los precios de la energía.

Un comentario final: cuando pague el próximo recibo de la luz, cuando oiga hablar del déficit tarifario, cuando el ministro de industria y el oligopolio eléctrico le expliquen porque hay que seguir subiendo el precio de la energía, acuérdese de los 14.505 millones de euros del dividendo.

 

Categorías: Alterglobalización

La ley mordaza. La criminalización de los movimientos sociales, sindicatos y partidos de la izquierda real

Dom, 19/10/2014 - 08:00

Carlos Martínez - ATTAC Andalucía

La ley mordaza nos retrotrae a leyes como la de “Bandidaje y terrorismo”. la ley de “Represión de la masonería y el comunismo” o la ley de “Orden Público” de los mejores tiempos del franquismo.

Es una ley represora pensada en las respuestas sociales y sindicales a la crisis capitalista y las políticas de austeridad, de robo y latrocino contra las clases populares y los derechos sociales y laborales, que al objeto de superar su crisis, se están imponiendo.

En un Estado donde el derecho de huelga es papel mojado como ocurre en el Reino de España, en las empresas privadas excepto en empresas muy grandes y de sectores de tradición sindical y de clase como son fabricas metalúrgicas, automoción, transporte, minerías y puertos, no solo es inexistente, sino que son despedidos las y los que osan declararse en huelga. En un Estado en el que amplisimos sectores laborales como hostelería, comercio y grandes superficies o sectores de servicios avanzados, se vive en el precariado más puro y duro, cuando no en la semi-escalvitud, la huelga es algo ya digno de heroísmo y/o de solicitar ser “echado o echada” a la p… calle. La forma más clara de protesta y rebeldía social, de dignidad que queda es la manifestación, concentración u ocupación callejera.

Si millones de personas solo pueden ocupar y cortar calles para manifestar su dignidad frente a tanto atropello, la solución es multar, asustar, poder detener, atemorizar también en las calles. La famosa frase del ministro franquista Manuel Fraga Iribarne, fundador del PP “la calle es mía” pronunciada en la pre-transición por ese llorado padre de la Constitución y “carnicero” de Vitoria, se vuelve a pronunciar con los hechos. La calle es del PP y de la oligarquía.

La clase dominante, la derecha de siempre gobernante, nos impone su ley, con el objetivo de vivir en paz, tranquilidad, asustar al populacho y poder vivir tranquilos y sin protestas sociales. La calle es de ellos, el Estado es de ellos, los bancos son de ellos, las fabricas son de ellos, los grandes centros comerciales son de ellos. Todo es de ellos de la clase oligárquica y poseedora.

Como todo es de ellos, nos roban en los recibos de la luz, nos arrojan de nuestras casas, nos rebajan los sueldos, no pagan impuestos, extorsionan, compran a políticos y sindicalistas -que se dejan comprar-, compran periodistas, periódicos y televisiones y nos sientan en los sofás. Incluso nos ofrecen “realitís” socio-politicos, para desforgar en el salón de nuestras viviendas, pero a la calle… A la calle,no. La calle es de ellos, de los ricos y sus ejércitos privados de guardaespaldas, seguratas o policías a su servicio, encima sufragados con nuestros impuestos.

La ley mordaza exige respuestas y movilizaciones. La ley mordaza no se puede tolerar. Esta bien hacer un acto simbólico delante del parlamento, pero no basta.

Mientras los jueces juzgan rápidamente a huelguistas o piqueteros, a personas que defienden la justicia, los juicios de los grandes chorizos, corruptos y prevaricadores, se eternizan y los millonarios protegidos por amnistías fiscales y paraísos fiscales se ríen de las clases populares.

Si Franco no nos calló, estos menos. La ley mordaza no es una simple cuestión de libertades. Es una ley represora, dictatorial y anti-social. Hemos de responder.

Las Marchas de la Dignidad van a responder y volver a salir a la calle. Este estado necesita una gran dosis de dignidad, valentía y valores. Este Estado, su pueblo, necesita y ya volver a salir a la calle.

 

Carlos Martínez es miembro de Alternativa Socialista y del Consejo Científico de ATTAC España

Categorías: Alterglobalización

FMI: como no aprender nada en la escuela

Dom, 19/10/2014 - 06:00

Alejandro Nadal - Consejo Científico de ATTAC España

La reunión anual del Fondo Monetario Internacional la semana pasada en Washington es reveladora, en el peor de los sentidos, de la incapacidad de sus funcionarios para educarse a partir de las lecciones de la historia. En pocas palabras, el FMI no ha podido aprender nada útil sobre los orígenes y naturaleza de la crisis de 2008. Los aires de importancia y serenidad que adopta la directora gerente del FMI, la señora Lagarde, no engañan a nadie.

Todos los que siguieron la reunión de cerca pudieron darse cuenta. La economía mundial tiene ya seis años desde que el colapso de Lehman Brothers en 2008 llevó al sistema financiero mundial al borde de la desintegración. La supuesta recuperación es un recurso retórico que manejan los políticos y sus acólitos en la academia. Ni siquiera los grandes beneficiarios del casino en el que se convirtió la economía mundial hablan de recuperación. En el concilio anual del FMI algunos hablaban sotto voce cuando se referían a las perspectivas de una nueva erupción del volcán financiero.

Los participantes en la reunión de Washington saben que ninguna de las causas estructurales de la crisis de 2008 ha sido atendida. Y las tres características centrales de la economía mundial que llevaron a la crisis se mantienen firmes, paralizando a los participantes en los tradicionales cónclaves anuales. Las lecciones siguen siendo ignoradas.

Primero, la desigualdad sigue siendo el elemento clave del modelo de acumulación de capital del neoliberalismo. Por esa razón, el endeudamiento ha resurgido como el motor del crecimiento en las economías desarrolladas.

El FMI maneja bien la retórica de combate a la desigualdad, pero todas sus recomendaciones para afrontar la crisis intensifican la desigualdad. Por ejemplo, entre las reformas estructurales que impulsa se encuentra la desregulación del mítico mercado laboral. Esas medidas destruyen las defensas y el poder de negociación de la clase trabajadora, agravando la mala distribución del ingreso. La señora Lagarde debe saber que si algo permitió una mejor distribución del ingreso en los años dorados del capitalismo mundial fue la presencia de sindicatos fuertes que pudieron nivelar el terreno de las negociaciones salariales a nivel macroeconómico. Pero ve con horror los mecanismos de defensa de la clase trabajadora.

También desaprueba la directora gerente del FMI una política fiscal que mantenga una estructura impositiva redistributiva. Y, por si fuera poco, tampoco ve con buenos ojos el gasto público que se traduzca en inversiones para bienestar social. En síntesis, Lagarde desaprueba todos los componentes de la política macroeconómica que contribuyeron en los años cincuenta y sesenta a mantener una estructura menos desigual en la sociedad.

Segundo, según datos del FMI los desequilibrios globales que antecedieron a la crisis se han reducido. En especial, el FMI destaca el hecho de que el déficit en Estados Unidos (y su contraparte, el superávit en China y Japón) se ha recortado significativamente. Pero eso se debe a la contracción económica y la reducción en la demanda en la economía estadounidense a raíz de la crisis. Esa reducción en los desequilibrios no se debe a la presencia de un mecanismo de ajuste en la economía mundial. De hecho, los desequilibrios persisten en la zona euro y el mismo FMI reconoce que su presencia constituye un elemento desestabilizador. Decir que las cosas han mejorado porque la crisis provocó una brutal contracción de la demanda es equivalente a pensar que el incendio se terminó porque cuando arrasó con todo también acabó con el material inflamable.

Tercero, el dominio que ejerce el capital financiero perdura y no se han regulado sus peores rasgos. Las prioridades de la política macro siguen siendo las del capital financiero y no las de la economía real. La falta de regulación de los flujos de capital y la carencia de controles sobre las prácticas de gran opacidad que se realizan todos los días en los mercados financieros sigue siendo una de las asignaturas pendientes más importantes.

El cónclave del FMI se pareció más a una reunión de bomberos que están preocupados por los incendios que se avecinan y que perciben que no tienen las herramientas para detenerlos. La reunión del FMI recuerda las congregaciones de la Liga de las Naciones en la década de los años treinta. Los diplomáticos ahí reunidos creían haber aprendido las lecciones de la Primera Guerra Mundial y por ello estaban genuinamente interesados en evitar una nueva conflagración. Pero no tenían instrumentos para hacerlo por una razón: su análisis de la situación estaba equivocado y las lecciones que creían haber derivado del conflicto armado de 1914 no eran las relevantes. Algo similar sucede en el FMI.

La función objetivo del modelo de acumulación neoliberal es muy sencilla. Se trata de maximizar la parte del pastel que le toca al uno por ciento superior en la escala social. La combinación desigualdad+capital financiero desembocará en otra gran crisis más temprano que tarde. Pero el FMI no puede aprender la lección.

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

Categorías: Alterglobalización

Las falsedades del dogma neoliberal

Sáb, 18/10/2014 - 17:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo señala la falta de credibilidad del dogma neoliberal en fórums financiados por las grandes entidades financieras y empresariales del IBEX35, como Fedea y su panfleto “Nada es Gratis”. El artículo también señala las manipulaciones y falsedades que se distribuyen en sus medios, tales como Actualidad Económica. El artículo también denuncia a los medios de mayor difusión del país por la promoción del dogma sin que se permitan críticas a los supuestos sobre los que se basa este dogma, que son fácilmente cuestionados por la evidencia científica existente.

La religión neoliberal, que se sostiene a base de fe en lugar de evidencia científica, se continúa reproduciendo en los mayores medios de información económica y fórums académicos cercanos y financiados por el capital financiero, como el Banco de Santander, el BBVA y La Caixa, y las grandes empresas del IBEX-35. Como ejemplos de tales forums tenemos la Fundación Fedea y las llamadas Cátedras Fedea (y su revista Nada es Gratis) y la revista Actualidad Económica (del grupo Mundo), entre otros, y gran número de páginas económicas de los mayores rotativos españoles, así como tertulianos económicos de las mayores cadenas televisivas y radiofónicas. A pesar del enorme fracaso que ha significado la aplicación de las políticas basadas en este dogma por parte de gobiernos neoliberales, hoy esas políticas continúan aplicándose por toda la Eurozona, incluyendo España, tanto a nivel central como autonómico (ver mi artículo “El ataque del Estado central español al Estado del Bienestar en España”, Público 07.10.14)

Durante muchos años, el dogma neoliberal ha ido enfatizando que el problema de bajo crecimiento económico y elevado desempleo se debe a las rigideces del mercado laboral y al excesivo gasto público, que han estado asfixiando a la economía. De ahí que su solución haya sido flexibilizar el mercado de trabajo (que quiere decir, facilitar el despido de los trabajadores y la bajada de los salarios), y reducir el gasto público (incluyendo el social) mediante los recortes, especialmente acentuados en España. La mayoría de partidos gobernantes en Europa, incluyendo España, son partidos pertenecientes a la Internacional Liberal o a la Internacional Conservadora (Internacional Demócrata de Centro) que están aplicando todas estas políticas hoy dominantes en el establishment (es decir, en la estructura de poder financiero, económico, político y mediático) europeo. Consecuencia de ello es que el crecimiento económico se haya estancado y el desempleo haya alcanzado niveles record en toda Europa, pero con particular intensidad en la Eurozona y en los países periféricos de dicha zona, como España.

La falsedad de los supuestos neoliberales

En realidad, se podía ver desde el principio que tales políticas eran erróneas. Incluso se podría haber predecido como algunos hicimos (véanse mis libros Neoliberalismo y Estado del bienestar, 1997, y Globalización económica, poder político y Estado del bienestar, 2000, en Ariel Económica)- antes de que apareciera la crisis. Mirando los datos, se podía ver fácilmente que el dogma era insostenible. Comparando la evolución del desempleo en EEUU con el del promedio de los países que más tarde pasaron a constituir la Eurozona, podía verse que durante el periodo 1960-1980 el desempleo había sido mayor en EEUU que en el segundo grupo de países (los de la futura Eurozona), pero pasó a ser menor que el del promedio de la Eurozona a partir de los años ochenta, cuando se aplicaron las políticas neoliberales con la creación del euro.

Puesto que durante todo el periodo (antes y después del establecimiento del euro) el mercado de trabajo estadounidense estuvo más desregulado que el europeo y el gasto público en EEUU fue menor que el existente en este lado del Atlántico Norte (sin que hubiera ningún cambio significativo en EEUU durante todo el periodo), si el supuesto excesivo gasto público y la presunta rigidez laboral de los países europeos fueran la causa del elevado desempleo –como los neoliberales sostienen-, entonces ¿cómo explican que el desempleo en Europa fuera menor que en EEUU durante el periodo 1960-1980? La única respuesta válida para explicar el aumento del desempleo en la Eurozona a partir del año 1980 es que se debió a cambios en Europa, no en EEUU. Y estos cambios fueron precisamente la manera como se estableció el euro, que se hizo tomando toda una serie de medidas, como reducir el gasto público y aumentar la flexibilidad del mundo del trabajo, que incrementaron el desempleo. Con solo mirar el gráfico comparando la evolución del desempleo en EEUU con la Unión Europea y su Eurozona, podía verse la falsedad del dogma neoliberal.

Más evidencia contraria al dogma neoliberal

Otro dato de la falta de credibilidad de las tesis neoliberales es analizar la evolución del crecimiento económico durante la Gran Recesión, comparando el de los países de la Eurozona con el de los países de la UE que no están en la Eurozona, siendo los primeros los que han seguido el dogma neoliberal más a rajatabla. Paul de Grauwe, uno de los economistas más sensatos que hay en Europa (poco conocido en los fórums económicos de nuestro país), hace esta comparación en su excelente artículo “Stop Structural Reforms and Start Public Investment in Europe”, en la revista digital Social Europe Journal. Paul de Grauwe muestra en un gráfico la evolución del crecimiento económico desde 2010 en ambas zonas dentro de la UE: en los países pertenecientes a la Eurozona y en los diez países mayores no pertenecientes a la Eurozona. En dicho gráfico puede verse como los segundos se recuperan más rápidamente que los primeros, donde el dogma neoliberal domina las políticas de los gobiernos. El eje central de esos gobiernos es la aplicación más ortodoxa del dogma neoliberal, que definen como “reformas estructurales” (bajada de salarios, subida de desempleo y recortes de gasto público), reformas todas ellas que todavía continúan exigiéndose, con particular énfasis en los países periféricos de la Eurozona como España (y en los que, como consecuencia, se han alcanzado unos elevadísimos niveles de desempleo). Pero, impermeables a los datos, los economistas neoliberales de Fedea, financiados o próximos a la Fundación Fedea, continúan, en su panfleto neoliberal Nada es Gratis, enfatizando la necesidad de las “reformas estructurales”.

Siempre hubo alternativas al neoliberalismo. Que no se aplicaran se debe a la enorme influencia del capital financiero

Como algunos (muy pocos) señalamos desde el principio de la crisis, el problema no ha estado en el lado de la oferta, sino en el espacio de la demanda. Hace años ya predijimos que con el descenso de las rentas del trabajo, que ha estado ocurriendo desde principios de los años ochenta en los dos lados del Atlántico Norte, como consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales (que debilitaron, tal como era su intención, al mundo del trabajo), se estaba creando un problema de demanda que se estaba intentando resolver a base de un enorme crecimiento del endeudamiento. Ahí radica el problema, especialmente agudo en los países de la Eurozona, donde tal dogma se ha aplicado con mayor intensidad.

Este endeudamiento privado y el descenso de la demanda son la raíz del problema económico y financiero, endeudamiento y descenso de la demanda que las “reformas estructurales” han causado. La única manera con la que se podría haber resuelto este descenso de la demanda privada hubiera sido aumentando la demanda pública, incrementando el gasto público. Los recortes de ese gasto imposibilitaron dicha recuperación.

¿Cómo quieren los neoliberales reavivar la economía reduciendo los salarios y recortando el gasto público? Es obvio que la lógica nunca ha sido el motor de las políticas neoliberales. Imaginen a un médico que, como consecuencia de su ignorancia, hubiera matado a sus pacientes. Estaría totalmente desacreditado y probablemente en la cárcel. Aquí en España, continúan siendo los gurús económicos neoliberales (con o sin chaquetas llamativas), responsables del desastre económico, los que siguen pontificando en los medios públicos y privados de información. En realidad, el desastre económico es tal que incluso algunos de los cardenales de la iglesia neoliberal se están dando cuenta de que algo no es creíble en su fe. Y nada menos que el Sr. Draghi, el Presidente del Banco Central Europeo (el Vaticano del neoliberalismo), ha reconocido que algo debe cambiarse.

Las soluciones al desastre son extraordinariamente fáciles de ver. Hoy, los Estados centrales como Alemania pueden conseguir dinero a unos intereses bajísimos. Por lo tanto, podrían invertir masivamente en obras públicas, creando empleo, y con ello estimular su economía y la europea. Y así la de los otros países. En realidad, una consecuencia de los recortes del gasto público ha sido un notable deterioro de las inversiones (tal como ha ocurrido en España). Alemania, con uno de los gobiernos más promotores del neoliberalismo, tiene, como España, una de las tasas de inversión pública (un 1,6% del PIB) más bajas de la Eurozona. Hoy hacen más falta que nunca unas políticas orientadas a alcanzar el pleno empleo, con una recuperación de los salarios y del gasto público social, medidas necesarias no solo por razones sociales (pues el déficit social de los países periféricos de la Eurozona es enorme), sino también económicas. Estas propuestas no las encontrarán, sin embargo, en los mayores medios públicos o privados del país, y todavía menos en las Cátedras de la Fundación Fedea, ni en su Nada es Gratis, ni en los medios como Actualidad Económica, donde se los promociona.

Las derechas neoliberales insultan porque no tienen capacidad argumentativa para responder

Una última observación. Un lector de mi blog www.vnavarro.org me hizo llegar una entrevista que el programa Actualidad Económica le hizo a Pablo Iglesias, el dirigente del movimiento político llamado Podemos. En el curso de tal entrevista (hecha en formato televisivo), el moderador del programa se refirió a mi persona como “un académico que carecía de prestigio o reconocimiento en la comunidad académica”, mostrando, como indicador de ello, que yo estaba proponiendo un aumento del gasto público social en España, algo que el moderador consideraba como una muestra de mi supuesta falta de rigor. Este insulto y observación merece una respuesta que muestra, no solo su falta de credibilidad, sino el nivel de mezquindad al cual son capaces de llegar la derecha neoliberal española y sus medios

En cuanto a mi falta de prestigio y reconocimiento, tengo que hacer algo que me incomoda (pues nací en el seno de una familia que no veía bien que se hablara elogiosamente de uno mismo). Pero ante tanta falta de honestidad y tanta mezquindad, debo informarle a tal señor que la máxima expresión de reconocimiento de un científico es las veces que su trabajo es citado en las revistas científicas internacionales. Pues bien, el instituto de análisis de la investigación científica más conocido y prestigioso de EEUU, The Lauder Institute of Management & International Studies de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, me considera como uno de los científicos españoles más citados en la literatura científica mundial en las áreas de Ciencias Sociales (que incluye Economía, Ciencias Políticas y Sociología, entre otros), siendo Catedrático de dos de las Universidades que gozan de mayor prestigio en el mundo, la Universidad Pompeu Fabra y la The Johns Hopkins University.

En cuanto al argumento de que proponer el aumento del gasto publico social sea una muestra de falta de rigor y carencia de credibilidad, valga subrayar que hoy gran número de instituciones que habían propuesto los recortes, como el BCE, el FMI o la OCDE, creen que tales recortes han sido y/o continúan siendo contraproducentes. Por fin admiten que estuvieron en error durante mucho tiempo. Soy consciente de que la derecha española, homologable a la ultraderecha en Europa, siempre responde con un gran retraso, y todavía no se ha dado cuenta de lo enormemente retrasados y desfasados que están. En realidad es más que sorprendente que hoy el neoliberalismo continúe siendo tan visible mediáticamente en España. es una muestra más del enorme dominio que las derechas, bien financiadas por el capital financiero y las mayores empresas del país, ejercen sobre los establishments políticos y mediáticos del país.

Artículo publicado en Público.es

vnavarro.org

Categorías: Alterglobalización

Las Marchas de la Dignidad se movilizarán en todo el país a finales de noviembre para pedir “pan, trabajo y techo”

Sáb, 18/10/2014 - 12:00

Miguel Muñoz - Cuarto Poder

La movilización del pasado 22 de marzo fue un éxito sin precedentes. Las diferentes Marchas por la Dignidad que llegaron y llenaron la capital ese día movilizaron a una gran masa social pese a no contar con el apoyo explícito de las grandes organizaciones sindicales. Los movimiento sociales fueron los protagonistas de aquella acción que pedía “pan, trabajo, techo y dignidad”. El movimiento no acabó ahí, se ha seguido trabajando y la última semana del mes de noviembre, entre el 24 y el 29, en todos los territorios del Estado se llevarán a cabo protestas, acciones y manifestaciones.

Las Marchas de la Dignidad llegaron a Madrid el pasado 22 de marzo procedentes de diferentes lugares. En la imagen, la columna de Andalucía. / Efe

El emblemático barrio del Cabanyal en Valencia acogió el pasado sábado una asamblea de coordinación de las Marchas de la Dignidad. “La reunión fue muy positiva porque se avanzó y se concretaron ciertas cosas”, explica a cuartopoder.es Ginés Fernández, integrante del Frente Cívico, una de las organizaciones más activas dentro de las Marchas. La semana de lucha tiene una fecha marcada en rojo, el 29 de noviembre. La organización espera que en todas las ciudades se realicen de forma simultánea importantes movilizaciones. “Queremos devolver el protagonismo a todos los territorios”, señala a este medio José Coy, también integrante del Frente Cívico.

En cualquier caso, en el horizonte está sobre la mesa la posibilidad de volver a Madrid también el próximo mes de marzo. Es una decisión que se tomará definitivamente más adelante, probablemente en la siguiente asamblea del 13 de diciembre. En ese encuentro, que evaluará las acciones de noviembre, también se tendrán que terminar de fijar las “marchas a los paraísos fiscales” de Andorra y Gibraltar, ideadas para febrero. Ese mismo mes se apoyará el Festival por la Dignidad de los Pueblos que se celebrará en la localidad madrileña de Rivas.

Dentro de las acciones, coincidiendo el día 25 de noviembre con el Día Mundial contra la Violencia de Género, las Marchas “van a apoyar todas las acciones que se hagan en ese sentido”, explica Fernández. “El resto de los días de la semana quedan a criterio de cada territorio las movilizaciones que se puedan hacer. Se barajaron diferentes alternativas, fundamentalmente en la idea de señalar los culpables de la crisis, los bancos, las instituciones o reflejar también aquellas instituciones que tienen que dar salidas y no las dan”, explica.

Los lemas centrales de las protestas generales seguirán siendo “pan, trabajo, techo y dignidad”. “Les iremos incorporando todos los contenidos básicos como son el no pago a la deuda o la lucha contra la represión”, señala Coy. “Seguimos estando en contra de pagar la deuda, contra las políticas de la troika, en defensa de los servicios públicos, por el empleo y la renta básica. Vamos a incluir en el llamamiento el tema de la corrupción y los Presupuestos Generales del Estado. Éstos no nos van a hacer salir de la crisis sino que van a trasladar dinero que anteriormente se daba a prestaciones sociales para pagarle a los bancos”, señala por su parte Fernández.

Antes de la semana de lucha, las Marchas por la Dignidad apoyarán este próximo sábado una manifestación contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). Otra fecha clave que este movimiento apoyará de forma estatal llegará el día 24 de octubre. Con el lema “Somos reales”, 5 columnas saldrán de diferentes puntos de Asturias para manifestarse en Oviedo con motivo de la Gala de los Premios Príncipe de Asturias. “Reales somos la gente precaria, en paro o sin vivienda”, afirma Coy. Las marchas no están por el momento autorizadas aunque se siguen haciendo gestiones para solucionarlo.

Querella contra Cifuentes

Durante la Asamblea General de las Marchas celebrada en Mérida durante el verano, los activistas decidieron interponer una querella contra la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. “Entendemos que se vulneraron los derechos fundamentales, no sólo el día 22 sino también antes”, explica a cuartopoder.es Javier García, integrante del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). “Hay un mecanismo de criminalización de las marchas que pasó desde ciertasdeclaraciones políticas hasta la retención de cientos de autobuses que iban llegando a Madrid”, señala. Para García, “la Delegación de Gobierno utilizó a la policía para crear un problema de orden público y evitar la imagen del éxito de la convocatoria”. Del mismo modo recuerda que los disturbios comenzaron cuando un pequeño grupo que procedía de una calle lateral se lanza sospechosamente contra el cordón policial. “La policía en vez de reducir a ese pequeño grupo lo que hizo es dirigirse al grueso de los manifestantes”, afirma. La querella se formalizará próximamente.

También pone el foco García sobre los malos tratos en comisaría denunciados por las personas detenidas. “Los procedimientos que sufrieron no fueron legales, sin medios de higiene, sin agua, comida o muchas horas permaneciendo de pie”. El miembro del SAT afirma que se detuvo a “personas que iban por la calle sin hacer nada o yéndose a su autobús”. Se detuvo también, indica García, “a gente de extrema derecha que no tenía nada que ver con la manifestación”.

Al mismo tiempo también se estudia la presentación de un recurso contencioso-administrativo por las multas que se impusieron a las diferentes columnas. En total, ya 3 sanciones con un valor total de 9.000 euros. Según avanza Fernández, se abrirá una cuenta bancaria solidaria. “Hay 84 personas imputadas, seguiremos defendiendo y condenando la represión. Condenamos la actitud de este Gobierno que no entiende al pueblo”, afirma Fernández. Por último, el integrante de Frente Cívico señala que el movimiento condena la actuación policial del pasado sábado 4 en Sol. “Cifuentes parece que quisiera hacer carrera política pegando a los ciudadanos de este país”, indica.

Categorías: Alterglobalización

La nueva tormenta que se cierne sobre la economía mundial

Sáb, 18/10/2014 - 08:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Ahora que comienza a hacerse evidente que la zona euro entrará en su tercera recesión desde el año 2008, se confirma que las políticas aplicadas por los principales bancos centrales del mundo han creado las condiciones ideales para un nuevo tsunami financiero. Los datos publicados por Eurostat esta semana señalan que la producción industrial de Alemania cayó un 4 por ciento en agosto (y un 1,8 por ciento en toda la zona euro) y que esta tendencia continuó en septiembre, con la mayor caída desde el 2009. Poco antes, el FMI había reducido su pronóstico de crecimiento para Alemania este año desde 1,9 hasta 1,4 por ciento.. y se verá obligado a volver a rebajar sus pronósticos para éste y el próximo año.

La economía mundial sufre un estancamiento generalizado y así lo dan a entender las magras cifras de consumo desde Japón a Estados Unidos, pasando evidentemente por Europa, el actual epicentro de la crisis global, donde los planes de austeridad agravaron la crisis y potenciaron los desequilibrios económicos. Merkel y Lagardé han hundido a Europa al forzar la aplicación de los planes más absurdos para enfrentar la crisis que estalló tras la quiebra de Lehman Brothers el año 2008. La actual crisis es producto de la ceguera en que fue envuelto el mundo al pensar que todo desequilibrio era detectado y resuelto de inmediato por el mercado, el supuesto gran regulador del sistema. Pero el mercado no autorregula nada y dejarlo a su merced le está significando al mundo dos décadas perdidas. Es decir, hay crisis para largo. Esto es lo que hemos llamado estancamiento secular, o de largo plazo.

El mundo se ha olvidado de la precisa declaración que hizo a principios del año 2009 el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, quien señaló que la economía había fallado por completo en la forma de examinar la realidad cuando aseguró que entre las causas principales de la crisis financiera “estaba la fe injustificada en las expectativas racionales y el libre mercado”… Volcker no dudó en enfatizar que la profesión Económica estaba en problemas, dado que en los últimos años se habían eludido todos los enfoques y consensos sobre la política económica al dar rienda suelta a los enfoques estadísticos y matemáticos. Durante cuatro décadas (casi en paralelo a la otorgación de los premios nobel de Economía), los economistas se olvidaron que la Economía no es una ciencia exacta, dado que es una rama de las Ciencias Sociales cuya riqueza depende justamente de la pluralidad de enfoques. Desde el premio Nobel de Economía otorgado a Paul Samuelson en 1970, la Economía se convirtió en un fetiche de las matemáticas financieras y de los oligopolios financieros.

Al igual que en el 2008, el mundo se encamina a una recesión mundial producto de la creciente debilidad del consumo, un hecho que derrumba toda la potestad entregada a las teorías de la oferta. En un mundo con desequilibrios persistentes y aumentos crecientes de la desigualdad, no es la oferta la que crea la demanda. Se ha llegado al nivel crítico de que un puñado de productores puede ofrecer todos los bienes requeridos pero estos no están disponibles para toda la humanidad. No es la oferta la que crea la demanda sino que más bien es la demanda la que da fuerza a la oferta. En Estados Unidos, la demanda del consumo privado equivale al 70 por ciento del PIB. Por eso la debilidad de la demanda tiene efectos significativos.

El cáncer de las burbujas especulativas

El desastroso estado de la economía confirma que inyectar dinero al sistema financiero no ha impulsado a la economía real. De hecho las multimillonarias inyecciones de liquidez ni siquiera han logrado mantener los niveles de inversión. La caída sistemática de la inversión desde septiembre de 2008 ha sido justamente una de las razones que ha profundizado la crisis. Las multimillonarias inyecciones de liquidez a la banca no han estimulado la inversión, pese a que las bajas tasas de interés existentes en la Reserva Federal o el Banco Central Europeo hacen creer que la inversión es un negocio lucrativo. Ha sido un negocio solo para los especuladores que juegan en los mercados bursátiles. Las caídas del Ibex y el Dax (ver gráficas) reflejan que esta fantasía también va en descenso.

La realidad es mucho más fuerte y ante las actuales expectativas de declive y contracción económica, la inversión no tiene ninguna perspectiva real. Y si con las tasas cercanas al 0 por ciento el mercado es deprimente, ¿qué ocurrirá cuando comience el alza de los tipos de interés? Janet Yellen, de la Reserva Federal, se ha comprometido a hacerlo el 2015, dado que las bajas tasas de interés son un cáncer para la economía mundial al permitir la creación de burbujas especulativas, como las que han vivido en los últimos años los activos bursátiles. Por eso que la actual corrección de los mercados puede acentuarse o hacer desaparecer del sistema varios miles de millones de euros cada día, lo que podría desatar un caos global. Algo para lo cual los gobiernos y las instituciones como el FMI no tendrían cómo responder dado que ya han agotado todos sus recursos… para nada. Octubre ha sido siempre un mes muy cruel para la economía, y este año no será la excepción.

El Blog Salmón

Categorías: Alterglobalización

Stop-TTIP-CETA-TISA Alianza Bruselas / Colonia, 11 de octubre 2014

Sáb, 18/10/2014 - 06:05

Nota de prensa 11 de octubre

* Día de acción europeo : los ciudadanos de 22 países exigen “Stop TTIP, CETA y TISA”

* Señal de atención al Parlamento Europeo y a Malmström, designada Comisaria de Comercio

Desde Helsinki a Granada, desde Brest a Bucarest: En un día de acción europeo contra los tratados de libre comercio TTIP (Acuerdo de Inversión y Comercio transatlántico), CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global / UE-Canadá) y TISA (Acuerdo de Comercio de Servicios), miles de ciudadanos/as salieron a las calles con más de 1.100 actividades públicas en 22 países europeos. Los/as ciudadanos/as y las organizaciones de la sociedad civil expresaron su opinión de que estos acuerdos comerciales por llegar amenazan gravemente la democracia, el medio ambiente, los derechos de la salud, las normas alimentarias, los puestos de trabajo, los salarios, los servicios públicos y los derechos digitales en Europa. El Día de acción europeo dio un nuevo impulso a la Iniciativa Ciudadana Europea autoorganizada contra el TTIP y el CETA, que ya había recogido 459.000 firmas desde su lanzamiento el 7 de octubre.

“Las numerosas y diversas acciones organizadas en este 11 octubre mostraron, tristemente, la creciente brecha entre los políticos y los ciudadanos en relación con la agenda europea para el libre comercio”, dijo Michel Cermak de la organización de desarrollo belga CNDC. “La Comisión Europea saliente finalizó el tratado con Canadá haciendo caso omiso de los resultados de su propia consulta pública, y negó el lanzamiento de una iniciativa ciudadana formal ‘stop TTIP’. La nueva comisaria designada, Cecilia Malmström, ha confirmado que se adherirá a este programa impulsado por las empresas. La buena noticia es que muchos ciudadanos y organizaciones se preparan para una lucha a largo plazo contra TTIP, CETA y TiSA”.

El día de acción europeo descentralizado consistió en marchas, reuniones y puestos públicos de recolección de firmas para la Iniciativa Ciudadana Europea autoorganizada contra TTIP y CETA en más de 1.100 lugares de toda Europa. El día de acción fue organizado por una alianza de grupos de la sociedad civil, movimientos sociales, sindicatos y grupos de activistas de base.

“El gran éxito de este día de acción paneuropeo muestra que el nivel de conciencia de los impactos desastrosos y la toma de control corporativo de las políticas comerciales y de inversión de la UE va en aumento. La gente está dispuesta a tomar medidas y promover alternativas que están trabajando para las personas y el planeta”, explica Amelie Canon de la ONG francesa AITEC – Asociación Internacional de Técnicos, Expertos y Chercheurs” Más de 70 eventos diversos y creativos tuvieron lugar por toda Francia. En París, el Tiburón Transatlántico lideró el camino y la movilización en contra del TTIP incluía muchos grupos anti-fracking involucrados con el Día Mundial del Frackdown hoy. Esto es sólo el comienzo de una movilización de los ciudadanos para detener esta privatización de la democracia”.

NOTAS y contactos:

Las acciones se llevaron a cabo en 22 países europeos (20 Estados miembros de la UE):

Francia (y Réunion), Austria, Alemania, Italia, España, Reino Unido, Irlanda, Portugal, Malta, Eslovenia, Grecia, Bulgaria, Rumania, Polonia, Luxemburgo, Finlandia, Suecia, Países Bajos, Bélgica, República Checa, Suiza y Noruega.

Información general de las protestas en toda Europa: www.stop-TTIP-ceta-tisa.eu

ICE autoorganizada: http://stop-ttip.org

Día Mundial del Frackdown: www.globalfrackdown.org

Contactos de prensa nacionales:

Austria:
Madeleine Drescher (Alemán, Inglés), Attac Austria, Coalición austriaca
“Stoppen TTIP”, Viena / Austria, 43 676 520 28 10, madeleine.drescher@attac.at

Francia:
Lucile Falgueyrac (Francés, Inglés), AITEC, París / Francia, 491 796 116 453, lucile@echanges-partenariats.org

Bélgica:
Michel Cermak (Francés, Inglés), CNCD-11.11.11, Bruselas / Bélgica, 32 472 45 22 73,Michel.Cermak@cncd.be

Italia:
Monica DiSisto (Italien, Inglés), FairWatch, Milán / Italia, 393358426752, moni.disisto@iol.it
+ Alberto Zoratti (Italiano, Inglés) Fairwatch, +39 349 6766540, azoratti@yahoo.it
Alemania
Roland Süss (alemán), Attac Alemania, Heidelberg / Alemania: 49 175 2725 893, suess@attac.de

España:
Tom Kucharz (Español, Inglés) Ecologistas en Acción +34 619 94 90 53, agroecologia@ecologistasenaccion.org
+ Alberto Martínez (Español, Inglés) Attac España, Madrid / España, 34 670 719 477, albertomshc@yahoo.es

Grecia:
Kostas Foteinakis (Griego, Inglés) Naturefriends Grecia, coalición Grrek STOP TTIP CETA Grecia, +30 6932 638523, xpolis@gmail.com

Suecia:
Ellie Cijvat Amigos de la Tierra Suecia, Estocolmo / Suecia (sueco, Inglés), +46 73 778 2242, ellie.cijvat@jordensvanner.se

Reino Unido:
Tim Flitcroft (Inglés) Occupy London, Londres / Reino Unido, 447446826703, timactivist@gmail.com

Eslovenia:
Andrej Gnezda (esloveno), Umanoterra, Ljubljana / Eslovenia, +386 40 360 890, andrej@umanotera.org

Países Bajos:
Ante Wessels (Holandés, Inglés) Infraestructura de Información Libre / Países Bajos, Amsterdam / NL, 3161009063

Coordinación europea de contactos de prensa:

Lucile Falgueyrac (Francés, Inglés), AITEC, París / Francia, 491 796 116 453, lucile@echanges-partenariats.org

Alexis Passadakis, (Alemán, Inglés), Seattle to Brussels Network, Colonia / Alemania, 491 702 684 445,
Alexis.Passadakis@power-shift.de

Más información:
Día de acción europeo: www.stop-TTIP-ceta-tisa.eu
Seattle to Brussels Network: www.s2bnetwork.org

Alexis J. Passadakis
++ 49 (0) 170-2684445

www.transiteurope.wordpress.com

Categorías: Alterglobalización

Nota de ATTAC France sobre la concesión del premio llamado “Nobel” a Jean Tirole

Ven, 17/10/2014 - 12:00

ATTAC France

El “premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en honor de Alfred Nobel” equivocadamente llamado Premio Nobel de Economía, ha sido otorgado al francés Jean Tirole. Mientras una avalancha de comentarios positivos en forma de “cacareo” se propaga por los medios de comunicación, Attac lamenta esta decisión que está en línea con premios concedidos a Hayek, Friedman y otros economistas neoliberales en gran parte responsables de la de crisis actual.

Anunciado como “uno de los economistas más influyentes de nuestro tiempo” por el Banco de Suecia, Jean Tirole es recompensado con “su análisis del poder de mercado” y sus recomendaciones para la desregulación en los campos de la industria, las finanzas y el trabajo.

Así, Jean Tirole, del que se puede esperar que el nuevo ministro de Economía Emmanuel Macron sea un ferviente admirador, propone una reforma del mercado de trabajo, en la que una de las medidas debe ser aligerar el Código de Trabajo y, en particular, eliminar los contratos de duración indeterminada (CDI).

Eso no es todo: Jean Tirole ha sido durante mucho tiempo un firme partidario de un mercado mundial para los permisos de emisión de gases de efecto invernadero. Precio y competencia han de ser, pues, los principales instrumentos utilizados para limitar las emisiones. Sin embargo, el mercado europeo del carbono es un rotundo fracaso, así como un nuevo teatro de la especulación!

En el área de las finanzas, Tirole se ha destacado con un enfoque – basado en la teoría de juegos y la información – según el que la estabilidad del mercado puede obtenerse a través de la transparencia de la información y la competencia en el mercado .Ignorando la naturaleza inherentemente inestable de los mercados, Jean Tirole ha respaldado las políticas de desregulación financiera y ha animado a los reguladores a pasar por alto la necesidad de una regulación global de las finanzas.

El carácter global y sistémico de la crisis ha demostrado que esto fue un error trágico … demostrando así el carácter inadecuado y peligros de los análisis de Jean Tirole y de la corriente pensamiento que él representa: un neoliberalismo dogmático para el que la función económica esencial del gobierno es extender la lógica de los mercados en todos los ámbitos de la vida social.

https://france.attac.org/actus-et-medias/salle-de-presse/article/prix-nobel-d-economie-des?pk_campaign=Infolettre-143&pk_kwd=prix-nobel-d-economie-des

Traducción: David Hervás – ATTAC Castelló

Categorías: Alterglobalización