ATTAC España

Distribuir contido
Justicia económica global
Actualizado: fai 17 horas 32 min

Propuestas que debieran aplicarse de manera más urgente: I. A escala española

Ven, 17/04/2015 - 08:00

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

Se exponen a continuación una serie de propuestas que hoy debería impulsar de manera decidida la mayor parte de los ciudadanos del mundo, sobre todo las que se refieren al comportamiento personal y a la gobernación mundial. En todos los casos, se trata de proceder de forma democrática, dando la voz al pueblo que ahora sí, por primera vez en la historia, puede manifestarse libremente. Comienzo esta serie con:   I. Propuestas A escala española  -Reforma de la Ley Electoral, impostergable, para no seguir manteniendo la funambulesca situación actual, este sentimiento de precariedad representativa de la voluntad de todos los españoles. -Reforma de la Constitución (en especial el Capítulo 8) estableciendo un Sistema Federal y permitiendo una gran autonomía. La Constitución no solo deberá ponerse al día serenamente sino que debe aparecer como solución y no como problema, como la Carta Magna de un Estado donde quepan todos los españoles con una gran capacidad de autogobierno y unos principios comunes bien establecidos y generalmente aceptados. -Independencia de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, estableciendo los mecanismos correctores necesarios que permitan, en caso de mayoría absoluta parlamentaria, asegurar el papel de las minorías y de la sociedad civil, con un impecable comportamiento democrático. -Fomento de la educación, la sanidad y la I+D+i como cuestiones suprapolíticas que están sufriendo unos recortes cuyas consecuencias pueden ser irreversibles. -Relocalización ponderada de la producción exterior. -Poner en práctica un gran proyecto de turismo y residencia hacia y en España, sacando partido a la longevidad y a las inigualables características humanas, culturales, climatológicas, naturales, gastronómicas… de la península y de sus dos archipiélagos. -Fomento de energías renovables. -Medidas rápidas y severas que penalicen la insolidaridad tributaria y la evasión fiscal. -Iniciativas para el trabajo autónomo y de las pymes. -Gran movilización de la «capacidad-puente» española, por sus insólitos antecedentes, con África, los países árabes y, desde luego, América Latina. (Estas propuestas están extraídas de mi artículo “Un nuevo comienzo”, en: ReaccionaDos: ¿qué más estás dispuesto a perder?. Barcelona: Aguilar, 2015)

 La fuerza de la palabra

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Acordem: Convocatòria oberta, participació al Fòrum d’alternatives a l’atur, la pobresa i la desigualtat

Ven, 17/04/2015 - 06:02

Benvolgudes companyes i companys:

Ens complau adjuntar-vos la carta de convocatòria al Fòrum d’Alternatives a l’Atur, la Pobresa i la Desigualtat que se celebrarà a Barcelona els dies 24, 25 i 26 d’abril de 2015.

Com a entitat de caràcter social o cívic us convidem a participar-hi en 3 modalitats possibles:

  • Signatura de la Carta de convocatòria a l’espai que habilitarem properament al web.www.forumaturpobresaidesigualtat.org
  • Signatura de la Carta de convocatòria i col.laboració amb el grup promotor en l’organització.
  • Presentació d’un taller/taula de debat durant el Fòrum el dissabte 25 d’Abril. Les temàtiques i el termini d’inscripció s’indicaran properament.

Com a partit polític us convidem a donar suport a la Carta de convocatòria i difondre els objectius del Fòrum.

Com a particular us convidem a particiar-hi en 4 modalitats:

  • Signatura de la Carta de convocatòria a l’espai que habilitarem properament al web.www.forumaturpobresaidesigualtat.org
  • Incorporació al Grup promotor per col.laborar en l’organització del Fòrum. Col.laboració com a voluntari durant els dies del Fòrum
  • Col.laboració en tasques de difusió del Fòrum (mitjans comunicació, xarxes socials, etc).
  • Com a oient

Podeu confirmar la vostra adhesió a la Carta de convocatoria i assistència al Fòrum al correu electrònic: correus-forum@outlook.es indicant la/les modalitat/s de participació. En cas de voler proposar un taller/taula de debat les temàtiques i els terminis d’inscripció s’indicaran properament.

El finançament de les despeses d’organització del Fòrum serà a càrrec de les entitats que s’adhereixin a la convocatòria i organització del Fòrum. L’aportació serà de 50 Eur, 100 Eur i 150 Eur en funció del tamany de l’organització i s’haurà d’abonar al nº de compte IBAN ES57 2100 1147 2702 0015 8772, indicant com a titular: “Associació eradicar la pobresa”, com a concepte: “‘aportació Fòrum” i com a remitent el nom de l’entitat que fa l’aportació.

Moltes gràcies i esperem veure’ns al Fòrum.

Ben atentament,

Grup promotor Fòrum d’Alternatives a l’Atur, la Pobresa i la Desigualtat

www.forumaturpobresaidesigualtat.org

PS: comuniquem que la propera reunió serà el dimecres 25 de febrer a les 18:30h a la seu de CONFAVC, c/Aiguader,18 Barcelona (M-L4 Barceloneta)

Categorías: Alterglobalización

Una ‘Europa Fortaleza’ no sólo para extracomunitarios

Ven, 17/04/2015 - 06:00

Fátima Fafatale / Jérôme Duval

“Keep bangin’ on the wall

Keep bangin’ on the wall

Of Fortress Europe”

Asian Dub Fundation

Este artículo es el primero de tres sobre la inmigración en el Estado español y la UE. Forman parte de un amplio estudio sobre el ‘austericidio’ que próximamente verá la luz.

La UE garantiza antes la libre circulación de capitales que la de personas

La Unión Europea (UE) garantiza antes la libre circulación de capitales – derribando las barreras aduaneras para el libre comercio de mercancías – que la libre circulación de personas, tanto comunitarias como extracomunitarias. Así figura sin ningún género de dudas en la información que ofrece el Parlamento Europeo sobre la UE: “La libre circulación de capitales no es sólo la más reciente de las libertades consagradas en el Tratado, sino que, gracias a la peculiaridad de incluir a los terceros países, es también la más amplia”.

Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

El artículo 63 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), antiguo artículo 56 del TCE, dispone:

1. En el marco de las disposiciones del presente capítulo, quedan prohibidas todas las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países.1

En contraste con la expresa “prohibición de todas las restricciones a los movimientos de capitales y sobre los pagos, tanto entre Estados miembros como entre Estados miembros y terceros países”, la UE creó en 2004 una “Agencia Europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores” (FRONTEX), que no es más que una policía de las fronteras exteriores europeas,mortífera para los pobres que huyen de terceros paísesy cuyo presupuesto se ha disparadode seis millones de euros en 2005 a 98 millones en 2014 sin ningún resultado positivo. En comparación, el presupuesto de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) fue de 15,6 millones de euros en el año 2014.Según Amnistía Internacional, la Unión Europea se gastó entre 2007 y 2013 cerca de 2.000 millones de euros en blindar las fronteras de su fortaleza, casi tres veces más que lo que empleó en políticas para proteger a refugiados y solicitantes de asilo, 700 millones en el mismo periodo.

Según el documento elaborado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en 2013, a consecuencia de la persecución, los conflictos, la violencia generalizada o las violaciones de derechos humanos, el número de desplazados y refugiados ha alcanzado su nivel máximo desde la II Guerra Mundial, con 51,2 millones de desplazados en todo el mundo. Si estos millones de personas fueran un país, éste sería el 26º mayor del mundo, con máshabitantes que España.2 En contra de lo que erróneamente se piensa, el desplazamiento de población afecta sobre todo a los países pobres del sur: En 2013, Pakistán continuó acogiendo a más refugiados que ningún otro país (1,6 millones), seguido de la República Islámica de Irán (857.400), Líbano (856.500) y Jordania (641.900). En 2013, los países en desarrollo acogieron al 86% de los refugiados del mundo, frente al 70% de hace diez años.

Los inmigrantes económicos, personas que huyen de sus países por la persecución, o por sufrir gravísimas violaciones de sus derechos humanos, contemplan el derecho a pedir asilo y a acceder a procedimientos justos y eficaces. La agencia FRONTEX actúa en total contradicción con la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, de la que España es firmante, así como con la normativa de la propia UE, la legislación española de asiloo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 13).

Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos3:

  1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

  2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

El entonces presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, fuerecibido al grito de “asesinos” y “vergüenza” a su llegada al aeropuerto de Lampedusa por un grupo de habitantes que mostraban fotografías de unos de los 366 fallecidos el 3 de octubre de 2013 en el naufragio de una barcaza de migrantes que intentaba llegar a la isla italiana al sur de Sicilia. Quizás por esto, los funerales no se celebraron en Lampedusa, razón por la cual casi ninguno de los 155 supervivientes pudieron viajar hasta Sicilia para participar en la ceremonia. Lamentablemente, esa tragedia se ha vuelto a repetir en numerosas ocasiones. Sin ir más lejos, el pasado 8 de febrero de 2015, cuando tres lanchas naufragaron y cerca de 300 inmigrantes murieron mientras atravesaban el Canal de Sicilia desde Libia.

El coste humano de las políticas de migración llevadas a cabo por la UE es escandaloso. Según The Migrant Files4, 28.000 personas fallecieron entre 2000 y 2014 en su intento de llegar a Europa, muertos anónimos que caen en el olvido.

Operación Aspida (“Escudo”) en Grecia

Arno Klarsfeld, poco después de ser designado por el presidente francés Nicolás Sarkozy para encabezar la Oficina de Inmigración e Integración en septiembre 2011, declaró en una entrevista televisiva que la propuesta de construir un muro entre Grecia y Turquía no era más que una cuestión de “sentido común”. En Grecia, a mediados de agosto de 2012, después de haber desplegado más de 1.800 agentes de policía adicionales y haber levantado una valla de 10,5 kilómetros de longitud en la parte septentrional de la frontera terrestre entre Grecia y Turquía, un número creciente de refugiados y migrantes comenzaron a tomar la ruta por mar a la islas griegas, que es más peligrosa. Según la policía griega, el número de migrantes detenidos en las islas griegas o en el mar Egeo ascendió de 169 en 2012, a 3.265 en 2013. Tal operación, llamada Aspida (“Escudo”), costó al Estado griego 6 millones de euros en 2012.5

Pese a que los Tratados recogen la libre circulación de personas como un derecho que asiste a los ciudadanos de la UE (si bien, como hemos visto, no tan ampliamente como la de capitales), lo cierto es que no han sido pocas las voces que han clamado por la eliminación del espacio Schengen (Acuerdo de 1985 y Convenio de 1990 por el que se comenzaron a suprimir algunas fronteras internas de la Unión).

Uno de los dirigentes que más se han pronunciado en contra de Schengen es el expresidente francés, Nicolas Sarkozy, quien volvió a pedir su supresión pocos días antes de las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo del 2014. Sus manifestaciones xenófobas no difieren demasiado de las de Manuel Valls, conocido como “el Sarkozy socialista”, de origen catalán, quien antes de convertirse en primer ministro del presidente social-liberal Hollande hizo la siguiente afirmación: “Los ‘Roms’ [gitanos rumanos] tienen vocación de volverse a Rumanía o Bulgaria, y para eso hace falta que la Unión Europea, con las autoridades búlgaras y rumanas puedan hacerlo de tal modo que sus poblaciones sean primero integradas en sus países”.

Tras las Elecciones Europeas, ya no Sarkozy, ni Valls, sino que ha sido el Frente Nacional de Marine Le Pen el que se convirtió, por primera vez, en la formación más votada, con casi el 25%, obteniendo 24 escaños en el Parlamento Europeo. En su programa, Le Pen propone salir del espacio Schengen, volver a las fronteras nacionales, reducir la inmigración y acabar con el ‘ius soli’ (nacionalidad a los extranjeros nacidos en Francia).

El Frente Nacional de Le Pen no ha sido el único partido xenófobo que entró en el Parlamento Europeo el 25M. En Reino Unido, el UKIP de Nigel Farage también fue el más votado, como el Partido Popular Danés. Otros países que han exportado europarlamentarios racistas son Italia (Liga Norte), Suecia (SD), Bélgica (Vlaams Belang), Holanda (PVV), Austria (FPÖ), Finlandia (Verdaderos Finlandeses). Por no mencionar a los ultras Amanecer Dorado de Grecia, NPD de Alemania, ‘Demócratas’ de Suecia y seguidores del extremista Jobbik en Hungría.

Incluso antes de la fuerte irrupción de la extrema derecha en el Parlamento Europeo tras el 25M, en la práctica, la libre circulación de personas dentro de la UE entre miembros de la Unión ya no funcionaba tan bien como debería. Por ejemplo: Alemania se niega a pagar prestaciones sociales a inmigrantes intracomunitarios si no han trabajado en el país.

Bélgica, por su parte, retiró el permiso de residencia a 2.712 ciudadanos de la UE en 2013, por suponer “una carga irracional para el sistema social belga”, según la Oficina de Extranjería. Los españoles fueron los terceros más afectados, tras rumanos y búlgaros. Un año más tarde, en 2014, Bélgica retiró el permiso de residencia a 1.040 ciudadanos europeos por “abusar de las ayudas sociales”. Si se suman los expulsados por no cumplir con los requisitos exigidos para residir en Bélgica -como contar conun contrato laboral, ser estudiante o tener actividad como autónomo-, la cifra total de expulsados asciende a 2.042 ciudadanos de la UE. De nuevo, la española fue la tercera comunidad más expulsada. La ministra deEmpleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, fue interpelada en el Parlamento por la expulsión de españoles, a lo que contestó que “no le gustaba pero era legal”.

Al menos 13 países de la Unión —entre ellos, además de Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Austria e Irlanda— practican expulsiones. los ciudadanos europeos podrán vivir libremente en otro país de la UE siempre que no se conviertan en “una carga excesiva para la asistencia social del Estado de acogida”.

Estas prácticas chocan más si cabe teniendo en cuenta que se trata de países que comparten una moneda común: El euro y un espacio común: La Eurozona. Que han generado grandes desequilibrios económicos y grandes desigualdades entre sus miembros.

1http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/ALL/?uri=CELEX%3A12008E063

2Tendencias Globales 2013: El Coste Humano de la Guerra, ACNUR 2013. http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2014/9562

3La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 fue el primer reconocimiento internacional de que todos los seres humanos tienen derechos y libertades fundamentales y sigue siendo hoy en día un documento vital y válido. http://www.un.org/es/documents/udhr/

4Véase Migrant Files: https://www.detective.io/detective/the-migrants-files/

5El coste humano de la Fortaleza Europa. Violaciones de derechos humanos cometidas en las fronteras de Europa contra personas migrantes y refugiadas. Amnistía Internacional, 2014.

Categorías: Alterglobalización

Grecia no puede pagar su deuda y eso lo soportarán las espaldas de la población europea

Xov, 16/04/2015 - 08:00

Daniel Albarracíneldiario.es

Daniel Albarracín (1973) es uno de los expertos españoles que participan en el comité internacional que, tras la victoria de Syriza, ha recibido el encargo del Parlamento heleno para auditar, en tiempo récord, la deuda pública griega. Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y Licenciado en Económicas y Empresariales por la Autónoma, es miembro de Podemos y asesor del grupo de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE-NGL) en el Parlamento Europeo, en el que está integrada la formación que lidera Pablo Iglesias.

Albarracín lleva años trabajando en la cuestión de la deuda soberana y las deudas, tanto privadas como públicas a diferentes niveles, como investigador y activista en movimientos sociales, “tratando de popularizar la realidad, causas, orígenes y consecuencias que tiene el proceso de endeudamiento y los procesos de financiarización que hay detrás”. Denuncia el ”embarrancamiento” al que han llevado las políticas de austeridad en Grecia y la “complicidad entre gobiernos y grandes empresas, especialmente de la banca privada”, en el proceso de sobreendeudamiento de las economías periféricas europeas. A principios de mes visitó Atenas junto al resto de miembros del Comité para entrevistarse con los ministros del Gobierno heleno y diferentes instituciones del país. El apoyo a la iniciativa que lidera el politólogo belga Éric Toussaint fue “unánime”.

¿Cómo surge y en qué consiste este comité?

Surge al calor de una demanda popular que han escuchado diferentes actores políticos dentro del cambio que se ha producido en Grecia. Dos personas concretas han dinamizado la iniciativa: la eurodiputada Sofia Sakorafa, que estuvo en el Pasok y tras abandonarlo en 2010 pasó a defender la necesidad de cuestionar los memoránda de entendimiento firmados por Grecia y la losa de la deuda; y Zoé Konstantopoulou, presidenta del Parlamento griego, que ha sabido darle cuerpo al comité y ha obtenido el respaldo del Gobierno en pleno. En él se da una responsabilidad muy importante al coordinador científico, Éric Toussaint, una persona de prestigio que lleva tiempo trabajando en esta materia, especialmente como portavoz del comité por la anulación de la deuda del tercer mundo, y que ha participado asesorando a Gobiernos en otras iniciativas, la más reciente, no la única, la de Ecuador [en 2007].

El comité está compuesto por un equipo de quince personas del ámbito internacional, académico, de la investigación y de los movimientos sociales comprometidas con este foco de atención: determinar qué parte de la deuda es ilegítima, cuál es odiosa, cuál es ilegal, cuál socialmente insostenible. A ese equipo de quince auditores se suman otros quince expertos griegos, de diferentes instituciones o del ámbito académico. Hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano la realidad griega e intercambiado perspectivas y metodologías para emprender una auditoría que no tiene un papel vinculante pero sí el de mostrar diagnósticos que puedan servir de instrumento al Gobierno, que es el que tiene que decidir qué va a hacer sobre esta cuestión.

Hay un plan de trabajo muy exhaustivo. Esto va a tener una temporalidad concreta y todos vamos a estar trabajando desde el minuto uno. La idea es tener un informe preliminar, con sustancia suficiente, en junio, y vamos a buscar que personalidades del ámbito internacional vengan a respaldarlo a Atenas cuando demos cuenta de las principales conclusiones. Dado el tiempo tan limitado, vamos a focalizarnos en algunos aspectos y posiblemente la auditoría tenga que proseguir hasta finales de año.

 

¿Cómo le llega la invitación?

La invitación me llega directamente a través de Éric Toussaint, pero no voy solamente de manera personal a esta tarea, que para mí es un honor. Lo hago con el pleno respaldo y el apoyo de la dirección de Podemos. Soy miembro del partido y ahora mismo formo parte del staff del GUE en el Parlamento Europeo, con cuyo apoyo político también contamos. Voy también como una pieza instrumental que ofrece el GUE a esta tarea, de manera generosa, en el espacio de solidaridad internacional en el que se va a abrigar esta iniciativa para el pueblo griego. También he contado con el apoyo y colaboración del eurodiputado Miguel Urbán [Podemos], que está llevando a cabo iniciativas muy comprometidas con propuestas concretas a nivel internacional como el Foro Social Mundial que se ha celebrado hace días en Túnez, para que la auditoría no sea solamente una iniciativa en el estrecho marco de Grecia, al fin y al cabo un país pequeñito de Europa. Esto es una crisis europea y se busca el apoyo de diferentes parlamentos, los nacionales y el europeo, y de la sociedad civil europea. Con varios propósitos: dar a conocer los resultados de esta experiencia e invitar al apoyo popular y que se pueda replicar en otros países de Europa. No sólo en los del sur. Invitamos a que las iniciativas de evaluación de políticas públicas, de auditoría, tengan lugar en cualquier país, también por ejemplo del centro de Europa, para indagar estas deudas contraídas en circunstancias que deben estudiarse.

¿Cómo se reparte el trabajo entre los miembros del comité?

Hay diferentes grupos de trabajo y algunos subgrupos todavía están en fase de determinación. Hay que asignar las funciones de 30 personas, al equipo griego lo hemos conocido en estos días pasados y hay analistas que pueden solaparse en su área de especialización. Un grupo de trabajo va a analizar las políticas del periodo 2010-2015. Aunque luego se estudiará el periodo anterior, vamos a acotar porque no nos daría tiempo a estudiar toda la realidad. Ese primer grupo va a analizar el marco macroeconómico, las políticas que se han desarrollado en este periodo, dando cuenta de la condicionalidad de los memoranda de entendimiento (MOU), qué hubiera pasado si no se hubieran aplicado las políticas de austeridad y ver cuál fue su impacto en el incremento tan notable de la deuda del Estado griego, que ha pasado del 103% al 185% del PIB. Hay muchas causas: políticas de austeridad que han empobrecido a la población, gastos onerosos en armamento, casos de corrupción evidentes, episodios muy sonados como el de Siemens, que han tenido repercusión en el gasto público en materia armamentística… Siemens estaba financiando directamente a los dos grandes partidos en su momento y hay sospechas de corrupción en esta materia. También hay estudios que se refieren al periodo anterior: qué sucedió en los años 70 con el Gobierno de los Coroneles, que creó una deuda odiosa, los sobregastos de los Juegos Olímpicos de 2004, que supusieron unas previsiones que casi multiplicaban por veinte la financiación inicial… por una cuestión de acotar y tener la auditoría en tiempo y forma, en junio nos vamos a circunscribir a este periodo más reciente.

Ahí entra Goldman Sachs.

Va a haber nueve grupos de trabajo. Hay un equipo macroeconómico, otro que estudiará las consecuencias sociales de las políticas económicas y habrá algún analista que se centrará en el falseamiento de estadísticas. Y uno de los episodios será ese. Se tendrán que utilizar informes precedentes, para analizar también el impacto de la incorporación al euro. Habrá un equipo legal que cotejará el derecho griego, europeo e internacional para ver si ha habido una colisión de las políticas desarrolladas con los derechos fundamentales en materia de sanidad, educación, pensiones, libertades civiles… Un estudio reciente del Parlamento Europeo daba cuenta de un impacto dolorosísimo para la sociedad griega. Otro equipo indagará sobre los aspectos financieros, políticas del BCE, que no olvidemos es el principal acreedor financiero de Grecia en este momento. En los últimos MOU ha habido un proceso de conversión de los acreedores: el BCE y los Estados miembros han sustituido a acreedores privados, librando del riesgo fundamentalmente a la banca centroeuropea. Un ejercicio del que las instituciones deberían rendir cuentas. Que el BCE y el FMI hayan sustituido a esos acreedores ha hecho que la responsabilidad del sector privado pase a ser un riesgo socializado. Todos los analistas saben que Grecia no puede abordar, más tarde o más temprano, el pago de la deuda en su conjunto, y esto se va a soportar sobre las espaldas de la población europea. Con lo cual, aquí hay que determinar las responsabilidades de los anteriores gobernantes, las oligarquías griegas, los bancos privados centroeuropeos y las instituciones europeas que parece que han estado al servicio de estos últimos. Son unas líneas de investigación que hay que estudiar y por el camino vamos a contar con información de primera mano de los diferentes ministerios griegos, el cuerpo científico del parlamento heleno, del Banco Central griego… para poder llegar a conclusiones que sean de utilidad a los poderes públicos griegos en un momento completamente desesperado como el que se vive allí ahora mismo.

¿No hay tensión con el Ejecutivo griego? De forma paralela a esta iniciativa, el ministro Varoufakis insiste en que Grecia va a pagar sus deudas.

Estamos gratamente sorprendidos y enormemente satisfechos porque en el proceso de deliberación de estos días ha habido un apoyo unánime del Ejecutivo griego, incluso del propio Varoufakis. Es cierto que ha habido en parte del Gobierno heleno dudas. Había simpatía sobre una iniciativa de estas características, pero había dudas. Posiblemente el contexto, tanto la presión social como las dificultades que atraviesan las cuentas públicas griegas, estén empujando a una nueva circunstancia, a nuevas decisiones. Aunque evidentemente, insisto, no se deduce de la comisión de auditoría ninguna decisión. Es una comisión de investigación y el Gobierno griego seguirá teniendo en su mano, como es natural, la decisión que se derive de todo esto. Lo que me traigo de la experiencia allí es un respaldo público, televisado, de uno tras otro de los ministros a esta iniciativa, una colaboración plena del Estado griego y de todas las instituciones y organizaciones helenas.

También ha habido cierta polémica con el asunto del perdón de la deuda alemana por parte de Grecia tras la II Guerra Mundial. 

En principio, no está dentro de nuestra agenda de trabajo. Evidentemente, el Gobierno heleno ha estudiado el alcance que podría tener, la deuda que Alemania podría haber contraído con Grecia por aquella razón. Se habla de 279.000 millones, una cifra superior a la deuda que ahora mismo tiene el Estado griego con sus acreedores. No es nuestro foco de atención ahora mismo, aunque evidentemente el Gobierno heleno lo está manejando como un elemento de presión y me parece bien. Pero nosotros no estamos en condiciones de dar respuesta a esto porque el tiempo es muy exiguo.

En el comité hay personas que han participado en experiencias similares, como la de Ecuador. ¿Cómo fueron?

No hay modelos únicos y universales de auditoría, depende del contexto social y político en cada caso. No tiene nada que ver la experiencia islandesa con la ecuatoriana, ni con la que va a tener Grecia, en una crisis europea e inserta en la eurozona. Es un país mucho más grande económicamente que Ecuador y en un contexto diferente. En el comité hay tres miembros que vivieron aquella experiencia: Maria Lucia Fatorelli, brasileña, Diego Borja, ex ministro de Cooperación de Política Económica de Ecuador, y el propio Toussaint. En aquel caso los acreedores eran muy distintos. Eran acreedores privados y esto cambia extraordinariamente las circunstancias. En Ecuador fue una operación de mercado, de conversión de bonos, en la que primero se jugó al “vamos a no pagar”, pasaron unos meses y luego dijeron que pagarían un 30% de los bonos que habían decidido impagar. Se devaluó la deuda contraída en un 70%. La jugada fue muy buena. Durante un tiempo, hubo un cortocircuito financiero internacional, pero la liberación del yugo permitió que en muy poco tiempo Ecuador remontase económicamente y tuviese una experiencia extraordinariamente positiva que ha hecho que haya prosperidad en el país. El caso griego es muy distinto, los acreedores son instituciones europeas. Va a ser una operación política en la que tiene que haber una negociación lo más internacional posible, en la que necesitamos el respaldo social de los pueblos europeos y que se entienda que están en tela de juicio las políticas que han llevado a esta situación y que por tanto la solución es política. Desde muchos de vista, la macroeconomía hace tiempo que habló: la deuda griega es insostenible, el que se siga pagando responde a una decisión de las instituciones europeas de seguir suministrando financiación no para salvar ni rescatar al pueblo o al Estado griego, sino para que en su día pudiesen ir pagando a los acreedores privados y, después, a las propias instituciones europeas, algo completamente irregular. Todo ello, en unas circunstancias en las que es imposible materialmente librarse de la deuda, dadas las condicionalidades impuestas de políticas de austeridad, que hacen inviable una recuperación económica en Grecia.

¿Se puede trasladar esta experiencia de auditoría a España?

Evidentemente, la experiencia griega se puede replicar en otros países europeos. Se trata de remover dos cosas: las diferentes políticas y las redes clientelares y de favores que se han tejido entre distintas instituciones, algo que se puede hacer a escala municipal, autonómica y del Estado. Es muy importante que gobiernos de ciudadanos que estén ligados al pueblo lo lleven adelante para cuestionar todo lo que se ha hecho hasta ahora y cambiar esas relaciones de corrupción y clientelismo. Y cuestionar esas políticas que nos han llevado a esta situación de endeudamiento y conversión de deudas privadas en públicas. Es importante extender este tipo de auditorías a escala nacional e internacional, y también tendrían que ser trasladadas a las instituciones europeas para negociar un cambio de reglas del juego en Europa y caminar hacia políticas de redistribución que permitan salir adelante a las economías periféricas hasta ahora muy castigadas. Dado lo delicado de esta iniciativa en Grecia, se necesita que más de un país lo haga para tener reconocimiento y viabilidad y evitar las consecuencias negativas que puede tener hacerlo en solitario.

En España hay una deuda cuestionada en algunos sectores, que no es pública pero que está endosada a los consumidores y que, además, tiene aval del Estado: el famoso déficit de tarifa eléctrico.

Eso no está previsto en la auditoría griega aunque algunas de las personas que han visitado Atenas lo han propuesto al ministro de energía. Sin duda alguna, en el caso de una auditoría en el Estado español, sería un capítulo a contemplar, dada la situación de emergencia energética, la necesidad de desarrollar una transición energética por razones medioambientales y de sostenibilidad ecológica, y para tratar de cuestionar los oligopolios energéticos y darle la vuelta a lo que nos han dicho que es el déficit tarifario, que esconde una subvención implícita a las compañías energéticas y no es una pérdida que estén sufriendo las empresas.

Categorías: Alterglobalización

18A, manifestación contra el TTIP: Neptuno-Sol

Xov, 16/04/2015 - 06:02

El sábado 18 de abril saldremos a la calle en Madrid, al igual que en más de 500 ciudades en todo el mundo a decir que no queremos el TTIP ni nigún otro Tratado de Libre Comercio que hipoteque nuestro futuro a las grandes empresas transnacionales.

¿Qué es el TTIP?

Categorías: Alterglobalización

La farsa de la deuda en los países periféricos de la eurozona

Xov, 16/04/2015 - 06:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Una teoría económica muy extendida es que el máximo obstáculo para la recuperación económica de los países periféricos de la Eurozona es su elevada deuda pública. Constantemente se acentúa que la deuda es la mayor causa de que las economías de estos países (Grecia, Irlanda, Portugal y España) no puedan salir de la crisis. De esta lectura de la realidad surge la necesidad de reducir tal deuda pública a base de recortes de gasto público, que incluye gasto público social, recortes que se consideran especialmente necesarios para estos países periféricos, que son los que supuestamente se han gastado más y, por lo tanto, han generado mayor deuda pública. Todos los gurús económicos que aparecen en los mayores medios de información y persuasión del país –desde TV3 y Catalunya Ràdio hasta el programa La Sexta Noche, Cadena Ser, Radio Nacional de España, y muchos otros-, reproducen esta visión de los riesgos de la deuda y la urgente necesidad de los recortes. Y lo mismo aparece en los medios de análisis económicos, presentados como centros de reflexión económica, llevado a cabo por “expertos”.

El problema con este análisis de la deuda pública es que es erróneo y, como consecuencia, sus políticas públicas de austeridad de gasto público como manera de salir de la crisis han sido un auténtico desastre (aunque los supuestos expertos de Nada es Gratis todavía no se han dado cuenta). Veamos los datos, comenzando por analizar como se inició tal deuda, y veremos si la deuda pública fue o no la causa de la crisis (que es la que se presenta, por lo general, como la mayor culpable).

Pues bien, ni en España ni en Irlanda hay evidencia de que, cuando se inició la crisis, estuvieran invirtiendo demasiado en gasto público. En realidad, su gasto público estaba muy por debajo tanto del promedio de la UE-15 (el grupo de países de mayor desarrollo económico de la UE) como de lo que deberían gastarse por su nivel de riqueza. España se gastaba en el sector público 66.000 millones menos de lo que le correspondería por su nivel de riqueza cuando la crisis empezó en 2007. Estos dos países, además de gastarse menos del promedio de la UE-15 y de lo que podrían y deberían gastarse, tenían un superávit en sus cuentas del Estado. No es de extrañar que ambos países tuvieran una deuda pública por debajo, y no por encima, del promedio. En base a estos datos, ruego a los lectores que escriban a los grandes gurús mediáticos y les pregunten: ¿cómo puede ser que el supuesto excesivo gasto público (el famoso despilfarro de los ciudadanos del Sur de Europa, que tienen demasiadas pensiones y excesivos beneficios sociales) pueda ser la causa de la crisis cuando, en realidad, era un gasto muy limitado? Por favor, llamen a la radio o a la televisión, y háganles esta pregunta.

Es posible que no respondan, pues el único caso al que pueden hacer referencia por el excesivo gasto público (causa de un elevado déficit público) será Grecia. Es el caso que siempre se sacan de la manga. Grecia sí que tenía un déficit público elevado. Y se lo repetirán con fuerza y contundencia para mostrar que esos griegos tenían excesivos derechos sociales (que no tenían los países nórdicos de Europa), que causó el colapso del Estado.

Pero esta respuesta oculta otro dato. En primer lugar, la mayoría de la población griega no goza de los elevados niveles de beneficios sociales que se asume que tienen. En realidad el gasto público social por habitante es de los más bajos de la UE-15 junto con España, Irlanda y Portugal. Que el gasto público y el déficit sean elevados se debe, en gran parte, al gasto militar, causa mayor de su elevada deuda, que no benefició en absoluto a la mayoría de la población griega, y que solo benefició a las oligarquías reinantes de Grecia, a las industrias armamentísticas (incluyendo las alemanas) y a la banca extranjera que financiaba su compra. Entre ellas estaban la banca alemana y la francesa, cuyos gobiernos y medios de persuasión y manipulación presentan ahora la deuda pública griega como consecuencia del desorden y despilfarro de los griegos. La evidencia es abrumadora de que la deuda pública no ha sido causada por el derroche de los ciudadanos indisciplinados, y difícilmente se puede presentar como causa de la crisis.

La deuda privada

Veamos ahora quién ha causado la deuda privada. De nuevo, las explicaciones que dan los gurús son dramáticamente insuficientes, además de erróneas. Vayamos a los datos y analicemos algunos que nunca se miran, como la distribución de las rentas de los países. Podremos ver que en todos estos países ha habido una disminución muy marcada de las rentas del trabajo que ha creado la necesidad de que las familias tengan que pedir crédito de una manera creciente a fin de mantener su nivel de vida. De ahí que las familias estén profundamente endeudadas en cada uno de estos países. Este endeudamiento ha significado el gran crecimiento del sector financiero, es decir, de la banca.

La banca europea, incluida la alemana, ha prestado enormes cantidades de dinero, alimentando así las burbujas. En Irlanda, desde 1999 hasta 2007, los bancos prestaron el equivalente a la mitad de su PIB. Como consecuencia, el precio de la vivienda aumentó el 500%, el mismo porcentaje, por cierto, que en España (ver Conn Hallman, “Europe’s Debt: Lies and Myths”, CounterPunch, 2 de marzo, 2015). Cabe destacar que la mayoría de los bancos que prestaron el dinero eran extranjeros.

Cuando apareció la crisis bancaria de 2008, esta asustó a todos los bancos, que entraron en pánico. Cuando esto ocurrió, los medios de información y persuasión afines a sus intereses (que son casi todos) se movilizaron para promover el mensaje de que “hay que salvar los bancos”. Y así pasó. El Estado irlandés se gastó 30.000 millones de euros aumentando astronómicamente su deuda pública, lo cual fue utilizado por el capital financiero –que estaba siendo salvado por el Estado- para enfatizar que este pago se debía de hacer a costa de la reducción del gasto público social, consiguiendo cargarse el escasamente financiado Estado del Bienestar.

Esta situación ha ocurrido de la misma forma en los países periféricos. En todos ellos se han dado las siguientes características: 1) disminución de las rentas del trabajo; 2) necesidad de endeudarse; 3) aumento del endeudamiento y del sector financiero; 4) crisis del sistema financiero, resultado, en parte, de su comportamiento especulativo; 5) rescate de los bancos; y 6) aumento de la deuda pública. Ha sido, como ha indicado Stiglitz, “la parasitación de la deuda pública por parte de la deuda privada”.

¿Cómo la deuda privada se transforma en deuda pública?

Los Estados han comprado deuda privada para rescatar los bancos. Pero otra dimensión de esta relación entre deuda privada y deuda pública es que los bancos han estado comprando dosis masivas de deuda pública, y ello debido a dos causas. Una es que el descenso de la demanda en la economía productiva y su baja rentabilidad explica que la banca haya ido invirtiendo más y más en actividades especulativas, que tienen mayor rentabilidad, por un lado, y que por otro haya comprado más y más deuda pública, a unos intereses hipertrofiados y escandalosamente elevados. En todos estos países sus Estados tuvieron que pagar unos intereses exuberantes para vender su deuda pública. Esto ha sido la causa del gran crecimiento de la deuda pública. El Banco Central Europeo no es un Banco Central sino un lobby de la banca: no protege a los Estados frente a la especulación de los mercados financieros, forzándoles a pagar unos intereses elevadísimos.

Y la segunda razón del gran crecimiento de la deuda pública ha sido el descenso de los ingresos al Estado, principalmente debido a las rebajas fiscales en los años que precedieron la crisis y que beneficiaron en gran manera a las grandes empresas y a las clases más pudientes. España es un claro ejemplo de ello. El Presidente Zapatero bajó los impuestos en su reforma del 2005, creando un agujero de las cuentas en el año 2007. Tal como indicaron los propios expertos del Ministerio de Hacienda, el agujero de 27.223 millones de euros en el presupuesto del 2007 se debió primordialmente a la bajada de impuestos. Estos son los temas de los que no se habla, centrándose, en su lugar, en la necesidad de los recortes. Y todo ello se hace con la ayuda y complicidad de los medios de mayor información y difusión que intentan persuadir a la ciudadanía –las víctimas del sistema- que ella es la causante de la crisis por gastarse más de lo que tiene.

 

Vicenç Navarro ha sido Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona. Actualmente es Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España).

Es también profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU) donde ha impartido docencia durante 35 años. Dirige el Programa en Políticas Públicas y Sociales patrocinado conjuntamente por la Universidad Pompeu Fabra y The Johns Hopkins University. Dirige también el Observatorio Social de España.

Es uno de los investigadores españoles más citados en la literatura científica internacional en ciencias sociales.

Publicado en Público.es

vnavarro.org/

Categorías: Alterglobalización

“Reducir la jornada laboral puede ser muy positivo para la productividad”

Mér, 15/04/2015 - 12:00

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

La reducción de la jornada laboral ha sido una exigencia histórica de muchas fuerzas políticas de izquierda, tanto en España como en otros países desarrollados. La motivación no sólo ha respondido a una preocupación social o humana (demasiadas horas de trabajo suelen ser lesivas para la salud) sino también a una cuestión económica (demasiadas horas de trabajo pueden ser negativas para la producción). Esto último es algo que lleva bastante tiempo rondando en la cabeza de muchos economistas.

La hipótesis de partida es simple: los trabajadores son, al fin y al cabo, seres humanos susceptibles de sufrir fatiga y cansancio, de forma que tras largas jornadas de esfuerzo su estado mental y físico queda muy debilitado, con la consecuencia lógica de que terminan realizando sus labores de una forma más ineficiente y lenta. El resultado es que durante esas últimas horas de trabajo en las que el trabajador se encuentra debilitado produce menos que durante las primeras horas (ergo la productividad –lo que se produce cada hora– se ve muy deteriorada en esas últimas horas de trabajo). Se produce mucho menos que antes en el mismo intervalo de tiempo. La receta económica es también muy simple: en esas actividades en las que el trabajador queda muy cansado tras largas horas de trabajo lo que hay que hacer es reducir su jornada laboral, para que cada trabajador sólo trabaje cuando se encuentre a pleno rendimiento. Cuando esté cansado y sea menos productivo que no trabaje. De esta forma, aunque con la nueva situación cada trabajador produzca menos, en realidad no produce mucho menos que antes y sin embargo sí que trabaja bastante menos que antes; por lo tanto la productividad aumenta. El empleador le paga menos a ese trabajador, pero el tiempo restante puede contratar a uno nuevo que realizará sus labores a pleno rendimiento (porque no está cansado), y así la productividad se mantiene en cotas elevadas. El resultado final es que el empleador termina pagando lo mismo en salarios que en la situación anterior, pero obteniendo mayor producción.

Se ha publicado recientemente una investigación de la mano del profesor John Pencavel de la Universidad de Stanford en la que se trata esta cuestión con datos de la primera guerra mundial. Un organismo británico de la época denominado “Comité de la salud de los trabajadores de munición” se dedicó a estudiar cuánto se producía en las fábricas de munición del Reino Unido en relación a las horas trabajadas. Este estudio tenía como objetivo aumentar la producción de municiones en el menor tiempo posible dadas las exigencias de la guerra. Para ello, los investigadores observaron durante mucho tiempo a los trabajadores (en su inmensa mayoría mujeres) y apuntaron cuánto tiempo tardaban en realizar su labor. Concretamente recogieron datos para grupos de 100 mujeres que trabajaban doblando espoletas para las granadas y para grupos de 40 mujeres que fresaban tuercas.

Tal y como se puede observar en el gráfico, a medida que los grupos de mujeres trabajaban más horas a la semana (a medida que uno se desplaza hacia la derecha en el gráfico), la producción aumentaba proporcionalmente (desplazamiento hacia arriba en el gráfico). Pero esto sólo ocurre hasta las 49 horas semanales, momento a partir del cual la producción se estanca o aumenta a menor ritmo. Es decir, cuando los grupos de mujeres trabajaban más de 49 horas a la semana producían lo mismo o muy poco más que cuando trabajaban exactamente 49 horas. Ello evidencia que a partir de ese punto las trabajadores estaban tan exhaustas que pasaban a producir a mucho menor ritmo. En consecuencia, una reducción de la jornada laboral de 70 horas semanales a 50 no se hubiese notado apenas en la cantidad producida, y en cambio hubiese sido muy positivo para la salud de las trabajadoras.

De esta investigación en concreto se extrae una conclusión que va en línea con la hipótesis que veníamos comentando: jornadas laborales abusivas resultan perjudiciales para la productividad de la tarea en cuestión. Por lo tanto, en estos casos reducir la jornada laboral resulta muy positivo en términos económicos. Ahora bien, de ello no puede deducirse que en cualquier actividad económica sea favorable reducir la jornada laboral. Hay actividades y actividades, y unas son más susceptibles que otras de verse beneficiadas con una reducción de horas de trabajo: no se cansa al mismo ritmo un recepcionista de hotel (cuyo esfuerzo físico y mental no es muy elevado) que un programador informático (cuyo esfuerzo mental alcanza cotas importantes) o un operario de una construcción (cuyo esfuerzo físico es notable), por poner algunos ejemplos sencillos. Lo ideal en términos económicos sería realizar estudios en cada una de las ramas económicas más importantes para descubrir cuál sería el óptimo de jornada laboral para cada una de ellas.

Referencia bibliográfica: Pencavel, J, 2014: “The Productivity of Working Hours”, en IZA, Discussion Paper No. 8129, April.

Artículo escrito en el número 24 de La Marea

Saque de Esquina

Categorías: Alterglobalización

Cómo los bancos crean dinero de la nada

Mér, 15/04/2015 - 08:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

A raíz de la iniciativa de Islandia de eliminar el poder de la banca privada para crear dinero, ha surgido nuevamente el tema de la creación de dinero por parte de la banca privada sobre el cual, a la luz de los comentarios, se desconocen algunos puntos claves que intentaré despejar en este post.

En la mayoría de los textos de economía y finanzas existe la noción de que la banca es un simple intermediario entre depositantes y prestatarios. Esta noción está tan arraigada en el adn financiero y económico que se considera que el dinero es completamente neutral en la economía. Sin embargo, la realidad es muy diferente y en este post intentaremos una primera aproximación a un tema que es poco conocido pero que tiene grandes consecuencias en el desarrollos de los ciclos de auge y caída del sistema financiero.

Karl Marx dedica un importante capítulo en el tercer tomo de El Capital a El capital ficticio, como un capital (el financiero) carente de valor real, y desencadenante de las crisis del capitalismo. Schumpeter, von Mises y Keynes también hicieron hincapié en este tema para comprender la naturaleza del dinero y el papel de los bancos en el mundo de hoy. Sin embargo, este es un tema largamente silenciado pese a estar en los orígenes de todas las crisis financieras.

Hay que admitir que si bien decir que “los bancos crean dinero de la nada”resulta una exageración que puede inducir a engaño a los no iniciados, hay que apuntar que los bancos crean dinero a partir de algo. La pregunta es, ¿qué es ese algo?, y ¿que hay de malo en ello?

La respuesta es que los bancos crean dinero sobre la base de las promesas de sus prestatarios para pagar. En muchos textos de economía y finanzas se hace creer que los bancos simplemente toman el dinero de los ahorradores y lo prestan a los prestatarios. Esta es una visión bastante errónea. Incluso la Reserva Federal, en sus propias publicaciones (Modern Money Mechanics Mecánica del dinero moderno, explica el proceso de la creación de dinero:

El proceso real de creación de dinero se lleva a cabo principalmente por los bancos privados… Los pasivos de los bancos son aceptables como dinero. Estos pasivos son las cuentas de los clientes, que aumentan cuando el banco concede préstamos que se acreditan en las cuentas de los prestatarios… Este atributo exclusivo del negocio bancario fue descubierto hace muchos siglos. Comenzó con los orfebres… Fueron los primeros banqueros que inicialmente prestaban el servicio de custodia, y obtenían beneficios por almacenar en sus bóvedas el oro y las monedas de los ahorrantes. Cada vez que la gente necesitaba oro o monedas para comprar algo, canjeaba un “recibo de depósito”. Con el tiempo, encontraron que era mucho más fácil utilizar directamente los recibos de depósito como medio de pago. Estos recibos eran aceptados como dinero ya que quien los tenía podía ir al banco y cambiarlos por dinero metálico… Entonces, los banqueros descubrieron que podían hacer préstamos simplemente dando sus promesas de pago, o billetes de banco, a los prestatarios. De esta manera, los bancos comenzaron a crear dinero.

Operatoria de la creación de dinero

Los bancos tienen dos funciones principales. Actúan como depositarios en la reasignación de fondos de los ahorradores a los prestatarios y en la emisión de préstamos que monetizan las promesas de sus prestatarios. En este punto, la banca puede crear dinero de buena fe, cuando presta en base a depósitos existentes, y de mala fé, cuando lo hace sobre depósitos inexistentes. En la siguiente tabla vemos el detalle de un depósito de 100 euros en un banco que mantiene una tasa de reservas del 10 por ciento. El banco puede prestar 90 euros, y ese nuevo depósito de 90 euros da curso a nueva reserva de 9 euros y nuevo préstamo de 81 euros. Al final de la cadena y cuando la suma de reservas alcanza los 100 euros iniciales, la banca ha creado 900 euros. De esta forma, si la tasa de reservas es de 10 por ciento, la banca multiplica por 10 el depósito inicial convirtiéndolos en 1000 euros. El multiplicador monetario (m) es el inverso de las reservas bancarias (r): m=1/r

Esto es lo que se conoce como la Expansión Monetaria, y que tuvo gran protagonismo en la incubación de la crisis que estalló el año 2008. Como gran parte de la banca no tiene exigencias de mantención de reservas, los bancos pueden manejar a su arbitrio la creación de dinero. Consta que Citibank y Goldman Sachs mantenían reservas menores al 1 por ciento de los depósitos. Un depósito de 1 millón de dólares se convertía, a través del multiplicador monetario, en 100 millones de dólares. En la siguiente gráfica vemos la expansión monetaria ante diferentes tipos de reserva. La tasa de reservas del 10 por ciento resulta la más conservadora, la tasa del 1 por ciento es la más expansiva.

Uno de los mecanismos más empleados en la creación de dinero lo constituyen las inversiones inmobiliarias. El auge inmobiliario deviene justamente de la artificiosa creación de dinero por parte de la banca. Cada préstamo de 100 mil euros por parte de la banca, impulsa la expansión del ciclo económico y cuando se convierte en pandemia desata una burbuja que se acelera hasta que estalla por su propia insostenibilidad.

Cuando esto ocurre es porque los bancos no han prestado de buena fe y porque se han excedido en sus atribuciones de otorgar préstamos. Por otra parte, en los períodos de auge, surge la insana competencia de prestar dinero a personas que no tienen ninguna posibilidad de devolverlo. Es el caso de Fannie Mae y Freddie Mac en Estados Unidos, y de las “Cajas” españolas. No debe extrañar, entonces, el encumbramiento de la tasa de impagos o morosidad que en el caso español batió récords históricos. A continuación una gráfica sobre la morosidad en España a noviembre de 2012:

La creación de dinero sobre la base de los préstamos que devengan interés ha sido uno de los imperativos del crecimiento en el actual modelo económico basado en la deuda. Pero como los préstamos excedieron la buena fe y los principios básicos de la sostenibilidad del capitalismo, tenemos la larga crisis que entra en su séptimo año. Si queremos lograr una sociedad sostenible y asegurar la supervivencia de la civilización, hay que reformular la importancia del dinero y reinventar un sistema financiero sin excesos y abusos.

El Blog Salmón

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Acordem: Globalización, gobierno de los mercados. ¿Cómo recuperar la soberanía popular?

Mér, 15/04/2015 - 06:02

El mundo atraviesa un cambio insoslayable de época. El conocimiento y la tecnología han creado enormes posibilidades de desarrollo para el ser humano y sin embargo la felicidad se nos escapa por grietas de insatisfacción e insolidaridad. Nunca había existido tanta producción y comercio, al mismo tiempo que se priva a millones de personas de trabajo asalariado y del acceso a lo necesario. Nunca la soberanía del príncipe y del pueblo se habían postrado tanto ante el becerro de oro del mercado. Nunca antes numerosos recursos del planeta habían estado en riesgo de extinción, ni tantas personas habían tenido que desplazarse por guerras, miseria o enfermedades. Nunca habían existido tantas democracias, mientras la desigualdad se acentúa obscenamente.

El fundamentalismo capitalista, en su metástasis neoliberal, es quien gobierna en las últimas décadas la nave global, exponiéndola a riesgos de consecuencias inimaginables. Necesitamos conocer sus mecanismos sistémicos si queremos construir alternativas que nos ayuden a levantar una nueva globalización, esta vez de carácter emancipatorio. ¿Sabremos enfrentarnos y plantar cara ante los retos políticos y sociales que se necesitan para ello? Iniciemos la tarea de desmontar este sistema depredador, es absolutamente necesario pues la sociedad y la propia vida en el planeta están en juego.

ATTAC Acordem programa con gran entusiasmo este ciclo sobre la Globalización durante el presente año 2015, de momento hemos programado estas cuatro mesas redondas con reconocidos especialistas. Os invitamos a asistir a estas sesiones, de inestimable valor, pero de gratuidad absoluta

Comienza el ciclo sobre Globalización, con una interesantísima mesa redonda sobre Globalización y capitalismo financiero. Os esperamos!!!

Durante este año 2015 iremos desgranando 8 mesas redondas, siempre con reconocidos expertos, sobre diversos aspectos de la globalización capitalista, en breve os pasaremos el Tríptico de las 4 primeras mesas, que serán antes del verano.

El seguimiento completo o parcial de este ciclo, estamos seguros que aportará a las personas que asistan a las sesiones una considerable formación sobre el tema de la Globalización y de la posibilidad de reinventarla socialmente por la ciudadanía.

PDF: Tríptic Globalització

Categorías: Alterglobalización

1%: “Todo para nosotros y nada para los demás”

Mér, 15/04/2015 - 06:00

Francisco Morote Costa – ATTAC Canarias

El capitalismo es, ante todo, un orden social y, solo después, un orden económico. Como a los ordenes sociales que le precedieron en la historia, a él también se le puede aplicar la célebre frase de Adam Smith: “Todo para nosotros y nada para los demás parece haber sido la máxima abominable de los amos de la humanidad en todas las edades del mundo”. En nuestra edad, comenzado ya el siglo XXI, el “nosotros” de Smith es ese 1% de la población mundial que en 2016 acumulará más de la mitad de la riqueza global y los “demás” el 99%, desde esos miles de millones que no tienen nada, a los cientos de millones que aún compartimos una parte de la riqueza global. En realidad, le sobraba clarividencia a Bertrand Russell cuando en pleno siglo XX certificaba que, en efecto, la sociedad capitalista  ”es una sociedad en la cual una minoría muy pequeña de propietarios somete a la explotación al resto de la población, arremete contra la naturaleza y despilfarra los recursos naturales del planeta”. En fin,hoy todo el orden social mundial gira en torno a ese 1% que lo quiere tener todo y que nunca se conforma con lo que tiene, empujado por la lógica de siempre tener más para permanecer eternamente en la cima, sin caer hacia el abismo donde se debaten los demás. El Olimpo de ese 1% es la desgracia del mundo, porque son muchísimos los que anhelan ese modo de vida y aspiran a ser y a vivir como ellos o, al menos, de un modo semejante a ellos. Mientras eso sea así, mientras millones de personas consideren a esa élite social del 1% como dioses inmortales e intocables que habitan el Olimpo de la riqueza, ellos podrán disponer del destino de todos y el mundo no cambiará. Pero el crepúsculo de esos falsos dioses en su ciega “arremetida contra la naturaleza” podría ser el crepúsculo de todos nosotros porque al revolverse la naturaleza no distinguirá entre nosotros y ellos. Aún no es del todo tarde para abandonar el capitalismo, pero tampoco nos sobra el tiempo. Como decía Ernest Bloch, “La tierra tiene sitio para todos, o lo tendría, mejor dicho, si fuera administrada con el poder de la satisfacción de las necesidades en lugar de con la satisfacción de las necesidades del poder”. Publicado en eldiario.es
Categorías: Alterglobalización

Mi intervención en la presentación del documento Reorganizar el sistema de Cuidados

Mar, 14/04/2015 - 12:00

María Pazos – Consejo Científico de ATTAC España

El lunes 2 de marzo, Podemos organizó la presentación del documento sobre cuidados que nos había encargado a Bibiana Medialdea y a mí. Aquí está el documento completo. Aquí el vídeo completo de la presentación


Creo que ha merecido la pena el esfuerzo para tener un documento síntesis con nuestra propuesta del cambio estructural a una sociedad en igualdad, propuesta que espero asuma Podemos y también todos los demás partidos. ¿No sería una gran alegría que por una vez todos coincidieran en lo que hay que hacer en beneficio de la ciudadanía?

La cuestión, ahora, es que este tema no caiga otra vez en el olvido. Como dije en la presentación, ese es el auténtico peligro. La estructura social actual, injusta, obsoleta y deslegitimada, solo se mantiene a base de escamotear el debate. Ojalá no lo permitamos. Con ese deseo, comparto aquí mi intervención en el acto de la presentación. Espero que os guste y, en todo caso, os pido que potenciemos el debate social en torno a estos temas.

Mi intervención, 2 de marzo de 2015:

Bibiana ha sintetizado el diagnóstico sobre el actual sistema de cuidados. ¿Cuál es la solución? Tenemos que recuperar nuestro maltrecho sistema de protección social. Pero tenemos que hacerlo de tal forma que todas las necesidades estén incluidas y que todos los derechos estén garantizados. Para ello, basta aplicar coherentemente los principios que deben guiar una política social integradora:

El primero es el principio de solidaridad: a cada cual según sus necesidades: la inmensa mayoría de la población no puede cubrir los riesgos individualmente. Es el sistema público quien tiene que asegurar esa cobertura colectiva.

El segundo es el principio de capacidad: de cada cual según sus  posibilidades. La sociedad necesita la contribución de todas las personas en función de su renta y de su disponibilidad.

El tercero es el principio de la ciudadanía universal e individualización de derechos y deberes, que supone que todas las personas sean independientes económicamente toda su vida y con igualdad de oportunidades en todos los ámbitos. Los derechos son para las personas (repito: para todas las personas), y no para esa figura obsoleta y autoritaria llamada “cabeza de familia”, pero desgraciadamente aún en vigor.

Pues bien, basta con aplicar estos tres principios, y la amplia experiencia internacional de la que disponemos, para diseñar un sistema de cuidados realmente democrático, eficiente y sostenible.

Atención a la dependencia: La autonomía funcional es un derecho básico que todas las personas deberían tener asegurado por parte de los servicios públicos. Es necesario reconocer este derecho universal y establecer un plan de implantación progresiva.

Este cambio de orientación exige eliminar el Artículo 18 de la Ley de Dependencia que prevé la prestación por cuidados en el entorno familiar, acabando con la injusticia que supone el sacrificio de las mujeres de la familia.

Y, a la vez que ninguna persona debería verse presionada a abandonar su empleo para proporcionar cuidados de larga duración, todas las personas deberían tener tiempo para proporcionar a sus familiares dependientes afecto y cuidados. Para ello, las jornadas a tiempo completo tienen que ser cortas y racionales. La jornada de 35 horas con cómputo semanal es una medida imprescindible.

En el caso de la atención infantil, las criaturas sí requieren atención en el hogar durante los primeros meses de vida. Por eso se necesitan los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% para cada persona progenitora. Esto supone ampliar el actual permiso de paternidad de dos semanas hasta las 16 semanas que ya tienen las madres. Con esta medida, todas las personas (padres y madres) tendrán su derecho a retirarse del puesto de trabajo por el mismo tiempo y así poder cuidar a sus criaturas en igualdad y sin perder sus ingresos.

La equiparación de los permisos es una medida importantísima, pero lógicamente no es suficiente. Terminados los permisos, se necesitan dos condiciones: una es el derecho de todas las criaturas a una escuela de educación infantil; la otra es jornadas a tiempo completo compatibles con la crianza.

La educación infantil pública desde los 0 años es un derecho democrático básico de las criaturas, pero es mucho más. En cuanto a las jornadas, hoy, por un lado tenemos personas (hombres en su mayoría) con horarios interminables e incompatibles con el desarrollo de su vida personal y familiar. Por otro lado, muchas personas están sin empleo o con empleos a tiempo parcial. Para acabar con esta dualidad, es necesario:

  1. a) La jornada de 35 horas semanales con cómputo semanal.
  2. b) eliminación de todos los incentivos al empleo a tiempo parcial.

Con todas estas medidas, y algunas más que también explicamos en el documento, se trata de hacer que la igualdad será materialmente posible. No podemos seguir tolerando un sistema en el que las mujeres se ven obligadas a tomarse excedencias y reducciones de jornada que les dejan sin ingresos, sin derechos y sin futuro laboral.

Hay que dedicar especial atención a la existencia de esa categoría laboral que es la de las empleadas de hogar, sin la protección mínima del Estatuto de los Trabajadores: una sociedad democrática no puede permitirse semejante injusticia. Por eso, es necesaria la equiparación del actual empleo doméstico con el resto de empleos. Pero tenemos que saber, porque nos lo muestra claramente la experiencia internacional, que en los países en los que se han concedido derechos laborales a estas personas manteniendo el antiguo sistema de cuidados basado en el hogar y sin servicios públicos, el resultado ha sido que este empleo se ha sumergido aún más. Por eso, la única vía para realmente asegurar empleos dignos en el sector del cuidado es universalizar los servicios de educación infantil y atención a la dependencia.

En este caso se demuestra, una vez más, que es necesario elegir entre dos modelos incompatibles de organización de los cuidados y de configuración del empleo; y que los distintos ámbitos forman parte de un todo consistente.

También parte de un todo consistente forman todos los demás déficits democráticos que aquí no tratamos; nos hemos limitado estrictamente a tratar la organización de los cuidados. Bibiana decía que nuestra propuesta no trata solo de igualdad. Tenemos que añadir, aunque resulte obvio, que la igualdad necesita mucho más. Una sociedad que apuesta por la ciudadanía universal tiene que garantizar también todos los demás derechos, no solo económicos. Y la sociedad española ha apostado, la prueba es que, por ejemplo, el derecho a la interrupción libre del embarazo ha sido la única reivindicación popular que ha hecho caer a un ministro en esta legislatura.

En sentido inverso, es igualmente cierto que fenómenos ya socialmente repudiados como la violencia de género son consecuencia de una estructura social en la que, como muchas maestras nos han explicado hace siglos, la familia patriarcal se convierte en la primera escuela de desigualdad y dominación.

El documento se cierra explicando que existen condiciones económicas, sociales y políticas para emprender sin demora la reorganización del sistema de cuidados que se propone.

Explicamos detalladamente que este cambio es viable ahora. Nuestro país tiene que aumentar el gasto público en política social para reducir el enorme déficit respecto a los países de la Unión Europea. Pero además, tiene que hacerlo en la dirección adecuada, y para ello es necesaria una reestructuración del presupuesto. Hoy, el gasto en las partidas que tienen que aumentar es mucho menor que el gasto en figuras que potencian la desigualdad social y de género.

Y sí, precisamente ahora, el cambio es decisivo para la recuperación económica y para la salida de las crisis ecológica y demográfica, para la recuperación democrática, para el rescate de las personas.

Explicamos también que el cambio es viable socialmente. La gran mayoría de la población española declara en las encuestas del CIS que su familia ideal es la familia igualitaria, aquella  “en la que los dos miembros de la pareja tienen un trabajo remunerado con parecida dedicación y ambos se reparten las tareas del hogar y el cuidado de los/as hijos/as, si los hay”. Además, el 91% de los hombres y el 93% de las mujeres cree que la Ley debe asegurar la igualdad de oportunidades; frente una ínfima minoría que opina que este es un asunto privado.

Es decir, la población lo tiene claro. El problema es que los gobiernos, hasta ahora, no han obrado en consecuencia. Es verdad que la mayoría de las medidas que proponemos se han reconocido como necesarias, algunas incluso por unanimidad del Congreso de los Diputados, como la equiparación del permiso de paternidad con el de maternidad; pero hasta ahí hemos llegado y de ahí no hemos pasado, de las palabras.

Así pues, el mayor obstáculo no es la oposición o la incomprensión. El mayor obstáculo es la pasividad de nuestra clase política. También, hay que decirlo, tenemos que dejar de mirar para otro lado ante problemas e injusticias que nos hacen sufrir y que hasta ahora nos han parecido insuperables.

Sufre la mujer trabajadora que quiere ser madre y no puede; sufre la cuidadora familiar 24 horas, sufren las mujeres que se ven marginadas en el empleo, sufre la empleada de hogar sin derechos; sufre la persona dependiente que después de trabajar toda la vida se ve abandonada por la sociedad.

Pero el hermano, el marido, el padre, el hijo, también sufren aunque no quieran pensar en ello. Sufren aunque se alejan de la familia porque lo único que se les ofrece es cuidar en condiciones durísimas, que son las condiciones en las que ahora cuidan las mujeres. Y la mayoría se resigna pensando que no hay otra solución. Pero la hay. En este documento lo demostramos.

Por eso, porque hay solución, como sabemos quienes hemos estudiado estos temas, discutir este documento entre las personas que ya estamos interesadas no es suficiente. Llevamos demasiado tiempo discutiéndolo en este ámbito. Ahora lo que necesitamos es que este debate llegue a toda la sociedad. Que llegue a la inmensa mayoría de la gente, porque esa mayoría está de acuerdo con la igualdad, con la corresponsabilidad, con los derechos.

Hasta ahora este debate ha sido escamoteado por los gobiernos, que hablan de igualdad el 8 de marzo y se olvidan los otros 364 días del año. Los gobiernos declaran que la igualdad es central para la eficiencia y para la sostenibilidad económica, pero luego se olvidan de la igualdad cuando hablan de economía.  Ese es el mayor obstáculo. Necesitamos una llamada de atención general, una catarsis colectiva que nos saque de la inercia patriarcal según la cual la economía es algo alejado de la vida.

Por favor, discutamos y difundamos este documento. Si en el siglo pasado el gran paso fue la creación de los estados de bienestar, hoy el salto necesario y movilizador es la ampliación de la protección social a todas las personas y necesidades.

Espero que Podemos apueste por ese cambio estructural a una sociedad en la que todas las personas podamos ser sustentadoras/cuidadoras en igualad, y donde todas las necesidades y derechos estén garantizados.

Necesitamos, sobre todo, voluntad política para conducirnos a esa sociedad.

 

Bibiana Medialdea pertenece al Consejo Científico de ATTAC España

 http://mariapazos.com/

Categorías: Alterglobalización

“La estrategia de opacidad del TTIP ha fracasado”

Mar, 14/04/2015 - 08:00

Marcos Pérez Pena - El Diario.es

Entrevista a Ricardo García Zaldízar – ATTAC España

ATTAC lleva más de una década cumpliendo un papel muy importante como generadora de ideas para el campo de la izquierda y en la lucha contra el dogma neoliberal y fue, el pasado año, una de las primeras entidades en dar la voz de alarma sobre las negociaciones que, en secreto, llevaban a cabo la UE y los Estados Unidos para la aprobación del Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP). El presidente de la sección española de ATTAC, Ricardo García Zaldívar, hablará este jueves en Compostela dentro del ciclo Recuperar Soberanía, desarmar el TTIP, organizado por ECOAR. Será en la Facultad de Económicas de la USC a partir de las 19 horas.

¿Por qué debemos oponernos al TTIP?

ATTAC pretende avanzar en la batalla de las ideas, una lucha que perdimos durante muchos años, desde los noventa, hasta configurar un pensamiento neoliberal mayoritario. Desde este punto de vista, para mí lo más grave del acuerdo es que consolida este modelo y esta ideología. Lo que el TTIP propugna es que la forma de salir de la actual situación de crisis y de precarización de capas cada vez más amplias de la sociedad es el modelo de las trasnacionales, definido en que el mundo es una jungla y que hay que competir de forma despiadada. Y en este modelo, cuanto más poderosas sean las empresas personales, mejor le irá a esa sociedad. La idea que subyace en el tratado es que hay que darles más poder a las empresas, para que tengan más beneficios y que de este modo, por vía de la filtración, eso acabará llegando a la base de la sociedad. Esa es la idea que combatimos desde ATTAC. Después podemos entrar en los detalles, en que el acuerdo va a llevar a que la población coma pollos lavados con lejía, o que va a permitir la generalización del fracking en Europa o que ciertas substancias que ahora no usamos aquí pasen a ser habituales. Pero por debajo de todo esto, que serían las consecuencias, subyace la idea que comentaba antes.

¿Se ha conseguido romper el silencio informativo y el desconocimiento general sobre sus efectos?

Creo que en el último año hemos avanzado mucho. Hace unos meses un grupo de organizaciones comenzamos a alertar de los efectos de este acuerdo, del perjuicio que podía provocar en nuestra soberanía y en nuestra democracia y hemos conseguido ya alertar a esa parte de la ciudadanía que se preocupa por lo público, ese sector que hasta hace seis años era muy pequeño en España y que ahora es mucho mayor. Creo que el próximo 18 de abril se va a hacer visible en las calles que hay una ciudadanía que rechaza el acuerdo. Y esto hace un año era impensable.

Su estrategia de opacidad ha fracasado. Ha tenido que llegar una nueva comisaria de Comercio, Cecilia Malström, y cambiar su estrategia, abriendo algo la mano y dando más información. Su idea era que este tema pasara sin debate, como una simple cuestión técnica y que la ciudadanía ni siquiera tuviera información sobre ella. La gente comenzó a pensar que si esto se estaba ocultando tanto era porque no era bueno, y tuvieron que reaccionar. Fíjate que el ISDS, el mecanismo de resolución de conflictos entre empresas y Estados, que les permite a las trasnacionales pleitear con los Estados, tiene veinte años, y nadie había dicho nada. Y ahora el ISDS sí está en tela de juicio, gracias a que los movimientos sociales criticamos la pérdida de soberanía que suponía esto. Pero aun así, casi todo lo que sabemos sobre el tratado, lo sabemos por filtraciones.

¿Es suficiente la respuesta social frente al TTIP?

Creo que llega un momento en que la gente se cansa de salir a la calle, pero yo estoy de acuerdo con Susan George en que podemos ganar la batalla contra el TTIP. Y por ejemplo no soy tan optimista en que podamos ganar otras luchas, como cambiar las políticas económicas que está aplicando la troika. Hubo un momento de manifestaciones continuas y en cambio ahora parece que la intensidad de las movilizaciones es menor. Podríamos interpretar que la salud de los movimientos sociales está empeorando y que su fuerza ha decrecido. Pero yo no lo veo así. Creo que, de hecho, la receptividad de la sociedad hacia estas visiones críticas es cada vez mayor, y eso se refleja en las encuestas de intención de voto de Podemos y otras fuerzas políticas que buscan un cambio.

Creo que además en los últimos años mucha gente de los movimientos sociales ha ido dando el paso de entrar en organizaciones políticas. Ahora un campo y otro están más en relación. Y eso es lo que hace que todo ese campo social sea más sensible y se active con más facilidad cuando se le explica un tema como el TTIP. Lo estamos viendo con los sindicatos españoles, contrarios al TTIP, mientras que otros sindicatos importantes de toda Europa sí que creen que el tratado puede tener beneficios para el empleo. Creo que los promotores del TTIP (por ejemplo Ignacio García-Bercero, uno de los negociadores principales) están preocupados porque ven que la sociedad civil está descubriendo que las cosas no son como se cuentan. Ojo, la parte de la población que es sensible la este tema es aún minoritaria, pero es muy superior a la que había hace sólo unos meses.

El número de huelgas en 2014 fue el más bajo en muchos años, también se redujo mucho el número de manifestaciones. ¿Se ha enfriado la movilización social? ¿Puede suponer eso una debilidad del movimiento de cambio?

Es imposible mantener a la gente en la calle permanentemente. No le puedes pedir a la gente que se manifieste todas las semanas, un día por la ley mordaza, otro por la sanidad pública, otro por las preferentes… Creo que Podemos entendió muy bien que era el momento de pasar de ahí a dar la batalla por las instituciones. Lo que hace falta es que la sociedad civil sea más poderosa, pero con el objetivo de forzar un cambio de la situación desde los gobiernos. Fíjate en Grecia: Syntagma funcionó durante mucho tiempo, pero Syriza tuvo que ganar el Gobierno para luchar desde ahí. La victoria del PSOE en 1982 vino precedida de un movimiento semejante. No soy pesimista, pero creo que esto no va a cambiar en un año. No creo que vayamos a ver un cambio radical de la sociedad española en términos políticos y sociales, pero sí vamos a ver una sociedad distinta, en la que la sociedad civil tendrá más peso.

Participaste en el Foro Social Mundial celebrado en Túnez a finales de marzo. ¿Qué valoración haces?

Yo iba al FSM con las expectativas bajas. En Túnez había habido un foro magnífico hace dos años, en el que aún se percibían los ecos de las primaveras árabes, pero en ATTAC somos conscientes de que los foros sociales mundiales no son ya los grandes eventos de comienzos de la pasada década. Thatcher y Reagan habían impuesto su TINA (There Is No Alternative), y Porto Alegre demostró, al igual que en España el 15M, que sí había alternativa a esa sociedad de mercado. El FSM ya no es eso, pero sigue sirviendo para definir las prioridades de los movimientos sociales, para centrar nuestros debates y articular las luchas a nivel global. Por ejemplo, la deuda se ha convertido -junto con el cambio climático- en el tema clave, y es posible que España acoja en septiembre una Conferencia Europea sobre la Deuda. El FSM de Túnez tuvo errores de organización, pero lo importante es que ahí nos juntamos 50 mil personas, con más de 1.200 mesas, talleres y actividades. Y lo importante es que el Foro sigue vivo, y que en el 2016 habrá FSM en Montreal, y habrá también encuentros temáticos en Atenas y Porto Alegre. Como espacio de encuentro y debate entre los movimientos sociales de todo el planeta es insustituible.

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Madrid: “La gran transformación social de la que no se habla: TTIP”

Mar, 14/04/2015 - 06:03

Sociólogos Sin Fronteras le invita a participar en el debate “La gran transformación social de la que no se habla: TTIP”

Ponentes:

Jaime Pastor, profesor de Ciencia Política (UNED).

Mercedes Burguillo, profesora de Economía Aplicada (Universidad de Alcalá).

Sol Sánchez Maroto, de la Junta Rectora de ATTAC Madrid.

Fecha y hora: jueves 16 de abril de 2015, a las 19 h.

Lugar: Colegio de Sociólogos. Calle Ferraz, 100. Madrid.

Categorías: Alterglobalización

ATTAC Acordem: Manifestació 18-A contra el TTIP

Mar, 14/04/2015 - 06:02

Tothom a la manifestació del dissabte 18 d’abril de 2015, a les 17 hores, al Passeig de Gràcia amb Provença (seu de la representació de la UE) contra el TTIP, pels nostres drets i la nostra democràcia.

Categorías: Alterglobalización

La pirámide invertida del dinero

Mar, 14/04/2015 - 06:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Como se indica al final de los artículos Cómo la banca crea dinero de la nada y El multiplicador monetario y la oferta de dinero, las referencias básicas han sido tomadas de dos textos de divulgación de los principales bancos centrales del mundo: la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, sede de la City, el principal centro financiero del planeta. Modern Money Mechanics es un documento publicado por la Reserva Federal de Chicago en 1961 y se actualizó y corrigió hasta 1992. Fue publicado por última vez en 1994 pero está disponible en internet. A su vez, Money creation in modern economy, es un documento de trabajo publicado el año pasado por el Bank of England, en medio de los planes de flexibilización cuantitativa (QE) de los bancos centrales.

Ambos documentos, separados por más de cinco décadas, enfatizan el desconocimiento de banqueros, políticos y economistas sobre el rol crucial que desempeña la banca en la creación del dinero“Un error común - señala el documento de Bank of England publicado en 2014 - es creer que los bancos actúan simplemente como intermediarios entre los depósitos de los ahorradores, y los préstamos a sus clientes… Este error ignora el hecho de que, en la realidad de la economía moderna, los bancos comerciales son los creadores del dinero mediante sus operaciones de préstamo”.

El documento de la Reserva Federal de 1961 deja en claro, en una de sus primeras notas a pie de página, que “no solo los bancos tienen la facultad de crear dinero.Este atributo corresponde a toda entidad o institución financiera que preste dinero. Desde la desregulación de las instituciones financieras y la Ley de Control Monetario de 1980, a todas las instituciones financieras se les permitió crear préstamos con intereses, por tanto todas estas nuevas instituciones -y no solo los bancos privados- adquirieron el potencial de crear dinero. Sin embargo, a diferencia de los bancos, estas nuevas instituciones podían crear dinero sin necesidad de mantener reservas. De ahí que el “multiplicador monetario” sea un término considerado obsoleto, y que a partir del año 2005, la Reserva Federal dejara de llevar las estadísticas sobre el agregado monetario M3, considerado el indicador más amplio de la oferta monetaria al considerar parte del llamado “dinero en la sombra”.

El sistema de crédito del dinero fiat comienza con la base monetaria suministrada por los bancos centrales y las pirámides hacia arriba a través de los bancos comerciales, bancos de inversión, bancos offshore, entidades no bancarias, cajas, y otras entidades creadoras de crédito. Este enjambre de dinero creado artificialmente vía préstamos hipotecarios o tarjetas de crédito reproduce la base monetaria de dinero real (billetes y monedas). Los bancos no crean billetes y monedas, sino papeles. Estos papeles son un activo para el banco y un pasivo para el cliente. Por eso los principales activos de los bancos son las deudas de sus clientes. Esto permite comprender por qué los bancos quiebran: si han creado dinero (papeles) más allá de los limites del riesgo, o han prestado a clientes insolventes que no pueden devolver el dinero, el banco quiebra. Sólo en Estados Unidos han quebrado 506 bancos desde el estallido de la crisis en 2008 con la quiebra de uno de sus principales bancos de inversión, Lehman Brothers, un banco con más de 150 años de historia que había sobrevivido a la guerra civil y a las dos guerras mundiales.

La última decisión de Alan Greenspan

Es probable que la quiebra de Lehman y una parte de los otros 506 bancos se hubiera evitado si la Reserva federal hubiera mantenido su registro estadístico de M3. Pero la obtención de los datos resultaba demasiado caro a la Fed: 500 mil dólares anuales y un millón de dólares al sistema bancario en su conjunto. A diez años de aquello parece una broma de mal gusto haber ahorrado un millón de dólares, pese a que el año 2005 la banca anunciaba ganancias por 22 mil millones de dólares, y haber dejado al descubierto las vulnerabilidades de todo el sistema que han costado al mundo más de 20 billones de dólares. Esa fue una de las últimas decisiones de Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal durante casi dos décadas (1987-2006), y nadie se atrevió a cuestionar su decisión.

El agregado monetario M3 también consideraba los eurodólares y constituían el “salvaje oeste” de la oferta monetaria. Los eurodólares son depósitos en dólares en poder de los bancos no estadounidenses en lugares como Londres, Las Bahamas, las Islas Caimán y otros paraísos fiscales. No están sujetos a regulación alguna y por tanto se pueden apalancar hacia arriba libres de todo requisito de reserva o de información. Los bancos que tienen eurodólares proceden con ratios de apalancamiento de 50:1. Desde que la Reserva Federal dejó de publicar el registro de M3 estas operaciones se dispararon a la cima de la pirámide.

Hay que tener en cuenta que la creación de dinero por parte de la banca no es “ilimitada”. Si la esencia de la creación de dinero son los préstamos a empresas y personas solventes que serán capaces de devolverlo, las instituciones financieras no pueden prestar sin exigir garantías sólidas. Esta es una importante limitación que enfrentan los bancos para mantenerse en equilibrio en un entorno competitivo. Esto guarda estrecha relación con el riesgo sistémico. Si la percepción de los riesgos asociados a la concesión de préstamos disminuye, se relajan las exigencias y se presta más dinero, como ocurrió en el período previo a la crisis financiera con el hinchamiento de las burbujas de crédito.

El dinero está en el centro de todas las economías capitalistas modernas y por eso es de gran importancia comprender su naturaleza y sus orígenes. En el corazón de la teoría monetaria keynesiana se desarrolla la idea del dinero endógeno, dinero creado desde el interior del sistema financiero. Esta idea se opone a la corriente principal de la teoría de la oferta de dinero exógeno, que sugiere que los bancos centrales tienen un control directo sobre la oferta de dinero y su crecimiento. Como hemos planteado en este post a la luz de los propios documentos de los bancos centrales, el multiplicador monetario ha quedado obsoleto, y los bancos centrales han perdido el control de la oferta monetaria. Este será el tema de un próximo post.

El Blog Salmón

Categorías: Alterglobalización

Una “Europa fortaleza” no sólo para extracomunitarios

Lun, 13/04/2015 - 12:00

Fátima Martín / Jérôme DuvalPlataforma de la Auditoria Ciudadana de la Deuda

Este artículo es el primero de tres sobre la inmigración en el Estado español y la UE. Forman parte de un amplio estudio sobre el ’austericidio’ que próximamente verá la luz.

“Keep bangin’ on the wall

Keep bangin’ on the wall Of Fortress Europe”

Asian Dub Fundation

La UE garantiza antes la libre circulación de capitales que la de personas La Unión Europea (UE) garantiza antes la libre circulación de capitales – derribando las barreras aduaneras para el libre comercio de mercancías – que la libre circulación de personas, tanto comunitarias como extracomunitarias. Así figura sin ningún género de dudas en la información que ofrece el Parlamento Europeo sobre la UE: “La libre circulación de capitales no es sólo la más reciente de las libertades consagradas en el Tratado, sino que, gracias a la peculiaridad de incluir a los terceros países, es también la más amplia”.

Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

El artículo 63 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), antiguo artículo 56 del TCE, dispone:

1. En el marco de las disposiciones del presente capítulo, quedan prohibidas todas las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países. [1]

En contraste con la expresa “prohibición de todas las restricciones a los movimientos de capitales y sobre los pagos, tanto entre Estados miembros como entre Estados miembros y terceros países”, la UE creó en 2004 una “Agencia Europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores” (FRONTEX), que no es más que una policía de las fronteras exteriores europeas, mortífera para los pobres que huyen de terceros países y cuyo presupuesto se ha disparado de seis millones de euros en 2005 a 98 millones en 2014 sin ningún resultado positivo. En comparación, el presupuesto de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) fue de 15,6 millones de euros en el año 2014. Según Amnistía Internacional, la Unión Europea se gastó entre 2007 y 2013 cerca de 2.000 millones de euros en blindar las fronteras de su fortaleza, casi tres veces más que lo que empleó en políticas para proteger a refugiados y solicitantes de asilo, 700 millones en el mismo periodo.

Según el documento elaborado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en 2013, a consecuencia de la persecución, los conflictos, la violencia generalizada o las violaciones de derechos humanos, el número de desplazados y refugiados ha alcanzado su nivel máximo desde la II Guerra Mundial, con 51,2 millones de desplazados en todo el mundo. Si estos millones de personas fueran un país, éste sería el 26º mayor del mundo, con más habitantes que España. [2].

En contra de lo que erróneamente se piensa, el desplazamiento de población afecta sobre todo a los países pobres del sur: En 2013, Pakistán continuó acogiendo a más refugiados que ningún otro país (1,6 millones), seguido de la República Islámica de Irán (857.400), Líbano (856.500) y Jordania (641.900). En 2013, los países en desarrollo acogieron al 86% de los refugiados del mundo, frente al 70% de hace diez años.

Los inmigrantes económicos, personas que huyen de sus países por la persecución, o por sufrir gravísimas violaciones de sus derechos humanos, contemplan el derecho a pedir asilo y a acceder a procedimientos justos y eficaces. La agencia FRONTEX actúa en total contradicción con la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, de la que España es firmante, así como con la normativa de la propia UE, la legislación española de asilo o con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 13).

Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos [3]:

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

El entonces presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, fue recibido al grito de “asesinos” y “vergüenza” a su llegada al aeropuerto de Lampedusa por un grupo de habitantes que mostraban fotografías de unos de los 366 fallecidos el 3 de octubre de 2013 en el naufragio de una barcaza de migrantes que intentaba llegar a la isla italiana al sur de Sicilia. Quizás por esto, los funerales no se celebraron en Lampedusa, razón por la cual casi ninguno de los 155 supervivientes pudieron viajar hasta Sicilia para participar en la ceremonia. Lamentablemente, esa tragedia se ha vuelto a repetir en numerosas ocasiones. Sin ir más lejos, el pasado 8 de febrero de 2015, cuando tres lanchas naufragaron y cerca de 300 inmigrantes murieron mientras atravesaban el Canal de Sicilia desde Libia.

El coste humano de las políticas de migración llevadas a cabo por la UE es escandaloso. Según The Migrant Files [4], 28.000 personas fallecieron entre 2000 y 2014 en su intento de llegar a Europa, muertos anónimos que caen en el olvido.

Operación Aspida (“Escudo”) en Grecia

Arno Klarsfeld, poco después de ser designado por el presidente francés Nicolás Sarkozy para encabezar la Oficina de Inmigración e Integración, declaró en una entrevista televisiva que la propuesta de construir un muro entre Grecia y Turquía no era más que una cuestión de “sentido común”. En Grecia, a mediados de agosto de 2012, después de haber desplegado más de 1.800 agentes de policía adicionales y haber levantado una valla de 10,5 kilómetros de longitud en la parte septentrional de la frontera terrestre entre Grecia y Turquía, un número creciente de refugiados y migrantes comenzaron a tomar la ruta por mar a la islas griegas, que es más peligrosa. Según la policía griega, el número de migrantes detenidos en las islas griegas o en el mar Egeo ascendió de 169 en 2012, a 3.265 en 2013. Tal operación, llamada Aspida (“Escudo”), costó al Estado griego 6 millones de euros en 2012. [5]

Pese a que los Tratados recogen la libre circulación de personas como un derecho que asiste a los ciudadanos de la UE (si bien, como hemos visto, no tan ampliamente como la de capitales), lo cierto es que no han sido pocas las voces que han clamado por la eliminación del espacio Schengen (Acuerdo de 1985 y Convenio de 1990 por el que se comenzaron a suprimir algunas fronteras internas de la Unión).

Uno de los dirigentes que más se han pronunciado en contra de Schengen es el expresidente francés, Nicolas Sarkozy, quien volvió a pedir su supresión pocos días antes de las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo del 2014. Sus manifestaciones xenófobas no difieren demasiado de las de Manuel Valls, conocido como “el Sarkozy socialista”, de origen catalán, quien antes de convertirse en primer ministro del presidente social-liberal Hollande hizo la siguiente afirmación: “Los ’Roms’ [gitanos rumanos] tienen vocación de volverse a Rumanía o Bulgaria, y para eso hace falta que la Unión Europea, con las autoridades búlgaras y rumanas puedan hacerlo de tal modo que sus poblaciones sean primero integradas en sus países”.

Tras las Elecciones Europeas, ya no Sarkozy, ni Valls, sino que ha sido el Frente Nacional de Marine Le Pen el que se convirtió, por primera vez, en la formación más votada, con casi el 25%, obteniendo 24 escaños en el Parlamento Europeo. En su programa, Le Pen propone salir del espacio Schengen, volver a las fronteras nacionales, reducir la inmigración y acabar con el ’ius soli’ (nacionalidad a los extranjeros nacidos en Francia).

El Frente Nacional de Le Pen no ha sido el único partido xenófobo que entró en el Parlamento Europeo el 25M. En Reino Unido, el UKIP de Nigel Farage también fue el más votado, como el Partido Popular Danés. Otros países que han exportado europarlamentarios racistas son Italia (Liga Norte), Suecia (SD), Bélgica (Vlaams Belang), Holanda (PVV), Austria (FPÖ), Finlandia (Verdaderos Finlandeses). Por no mencionar a los ultras Amanecer Dorado de Grecia, NPD de Alemania, ’Demócratas’ de Suecia y seguidores del extremista Jobbik en Hungría.

Incluso antes de la fuerte irrupción de la extrema derecha en el Parlamento Europeo tras el 25M, en la práctica, la libre circulación de personas dentro de la UE entre miembros de la Unión ya no funcionaba tan bien como debería. Por ejemplo: Alemania se niega a pagar prestaciones sociales a inmigrantes intracomunitarios si no han trabajado en el país.

Bélgica, por su parte, retiró el permiso de residencia a 2.712 ciudadanos de la UE en 2013, por suponer “una carga irracional para el sistema social belga”, según la Oficina de Extranjería. Los españoles fueron los terceros más afectados, tras rumanos y búlgaros. Un año más tarde, en 2014, Bélgica retiró el permiso de residencia a 1.040 ciudadanos europeos por “abusar de las ayudas sociales”. Si se suman los expulsados por no cumplir con los requisitos exigidos para residir en Bélgica -como contar con un contrato laboral, ser estudiante o tener actividad como autónomo-, la cifra total de expulsados asciende a 2.042 ciudadanos de la UE. De nuevo, la española fue la tercera comunidad más expulsada. La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, fue interpelada en el Parlamento por la expulsión de españoles, a lo que contestó que “no le gustaba pero era legal”.

Al menos 13 países de la Unión —entre ellos, además de Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Austria e Irlanda— practican expulsiones. Los ciudadanos europeos podrán vivir libremente en otro país de la UE siempre que no se conviertan en “una carga excesiva para la asistencia social del Estado de acogida”.

Estas prácticas chocan más si cabe teniendo en cuenta que se trata de países que comparten una moneda común: El euro y un espacio común: La Eurozona. Que han generado grandes desequilibrios económicos y grandes desigualdades entre sus miembros.

Notas

[1] http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/ALL/?uri=CELEX%3A12008E063

[2] Tendencias Globales 2013: El Coste Humano de la Guerra, ACNUR 2013. http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2014/9562

[3] La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 fue el primer reconocimiento internacional de que todos los seres humanos tienen derechos y libertades fundamentales y sigue siendo hoy en día un documento vital y válido. http://www.un.org/es/documents/udhr/

[4] Véase Migrant Files: https://www.detective.io/detective/the-migrants-files/

[5] El coste humano de la Fortaleza Europa. Violaciones de derechos humanos cometidas en las fronteras de Europa contra personas migrantes y refugiadas. Amnistía Internacional, 2014.

Categorías: Alterglobalización

¡El lápiz gigante STOP TTIP está llegando a tu ciudad!

Lun, 13/04/2015 - 08:00

Stop-ttip.org/es

Imagina la plaza principal de tu ciudad, un día soleado, con los voluntarios de Stop TTIP reunidos para recoger firmas. Así es como lo imaginamos y así es cómo lo planeamos:

Desde abril hasta septiembre queremos visitar los países de la Unión Europea, sus ciudades y regiones con un Lápiz Gigante inflable con el lema Stop TTIP. ¡Sin duda llamará la atención de todo el mundo! Podrá situarse en lugares emblemáticos o en plazas populares, también en acontecimientos, ferias o festivales. Queremos recoger firmas e informar a los ciudadanos, y a los medios de comunicación, sobre el TTIP. Puedes sugerirnos de acudir a tu ciudad y disfrutaremos de encontrarnos.

Para alcanzar esta posibilidad, no tenemos preparados un Lápiz Gigante Inflable, si no DOS. Esto nos permite tener dos tours simultáneamente. Ambos tendrán su propio responsable de campaña que transportará el Lápiz y los materiales. Lo instalará y apoyará las actividades reivindicativas.

Es primavera, hace más calorcito y vamos hacer realidad el Tour del Lápiz Gigante. Si tu puedes hacer una donación, por favor, hazla. Tenemos que recaudar 40.000 euros para materializar nuestro plan. Si te gusta la idea de que visitemos tu ciudad, por favor, dínoslo. Podemos ponerte en contacto con otros miembros de la campaña de tu país y llegar con el Lápiz Gigante y montones de material gráfico superútil para movilizar tu ciudad contra el TTIP. Juntos podemos encontrar el mejor lugar donde recoger las firmas, conseguir los permisos pertinentes, organizar a los amigos y conocidos para que vengan, echar una mano, disfrutando de compartir todo esto!

Simplemente envíanos tu invitación mediante un correo electrónico! info@stop-ttip.org

Categorías: Alterglobalización

Pobreza en cotas impensables

Dom, 12/04/2015 - 12:00

 Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Según la European Anti Poverty Network (EAPN), una red europea de lucha contra la pobreza, el compromiso de España  con la Red era que en cuatro años hubiera 1.400.000 pobres menos. Pero hoy no sólo no hay menos pobres sino que hay 1.300.000 pobres más: 2.700.000 pobres más respecto a los compromisos contraídos, porque el gobierno en verdad no se ha preocupado en absoluto por reducir la pobreza. Cero. Porque reducir el número de pobres no se logra con rentas mínimas de limosna, que, además, apenas se dan.

¿Quiénes son pobres? Los individuos que vivan solos e ingresen menos de 6.278 euros al año. O cuando viven dos personas e ingresan menos de 9.400 euros anuales. O dos adultos y un menor e ingresan menos de 11.300 euros al año. Hagan cuentas y vean como vivirían con esos ingresos. Un dato significativo, por cierto, pero hay otro indicador europeo de pobreza (tasa AROPE: At Risk Of Poverty and Exclusion) que concreta la población que soporta privaciones materiales severas. Según esa tasa son pobres quienes no pueden afrontar cuatro de estos seis gastos: Pagar la hipoteca o alquiler de la vivienda. Comer carne o pescado tres veces por semana. Encender la calefacción para que la vivienda en invierno no sea una nevera. Disfrutar de una semana anual de vacaciones por lo menos. Poder afrontar gastos razonables imprevistos. Tener teléfono, televisión y lavadora

¿Cuánta gente hay que no puede poner la calefacción, disfrutar de una semana de vacaciones, comer carne o pescado tres veces por semana ni puede pagar gastos imprevistos? Según Red Europea de Lucha contra la Pobreza, en 2013 había en España cerca de 13 millones de personas pobres, algo más del 27%. Una enormidad. Y, desde 2009, la cantidad de pobres ha aumentado más de 2,5 puntos, por lo que es probable que la tasa de pobreza aumente, vista la actuación del gobierno. Y algo muy esclarecedor: las tasas de pobreza no se redujeron en los años de crecimiento económico. ¿Y por qué no?

Pero la pobreza también aumenta porque el capitalismo que soportamos no permite acabar con ella. Si añadimos además que el capitalismo español es cutre y corrupto, un capitalismo de amiguetes fruto de cuatro décadas de ominosa dictadura, se explica mejor porque aquí avanza la desigualdad a mayor velocidad que en el resto de Europa, salvo Rumanía y algún otro país también desestructurado.

La crisis aumentó el empobrecimiento, por supuesto. Pero este capitalismo neoliberal, predador, que usa la austeridad y el pago de la deuda pública como modo de dominar a los pueblos, es el que aumenta la pobreza y genera mayor desigualdad. Así las cosas, incluso la Comisión Europea (que no es precisamente de extrema izquierda) ha denunciado la política social del gobierno español por la alta tasa de pobreza y aumento de desigualdad. ¡Cómo será! Según GESTHA (Sindicato de Técnicos de Hacienda) en su informe Adiós a las clases medias, la precariedad en España aumentó hasta casi el 44% de la población.

Pero no solo la Comisión Europea, también la ONU acusó al gobierno del Partido Popular de llevar a la pobreza a la cuarta parte de población española. Un informe del Comité de Derechos Económicos y Sociales de la ONU de hace un par de años criticó abiertamente los recortes que “perjudicaron de forma desproporcionada” a los más desfavorecidos. Y aseguró que los recortes perjudican sobre todo a mujeres, niños, discapacitados, adultos y jóvenes en paro, personas mayores, gitanos e inmigrantes. Millones. Y añadía la ONU que el salario mínimo interprofesional de España no permite una vida digna. Sería un experimento interesante que la gran patronal, banqueros y gobierno se preguntarán en serio cómo vivirían con 648 euros al mes. Y eso con suerte, porque hay salarios aún más precarios y bajos.

Y, mientras la pobreza vuelve a cotas impensables hasta hace un tiempo cercano, cotas que se acercan a las de la posguerra y primeras décadas de la dictadura franquista, las empresas del Ibex, las más poderosas y grandes del país, aumentan un 37% sus beneficios al tiempo que rebajan el sueldo medio de sus empleados un 1,5%. Para que quede claro quién manda aquí.

Ya pueden vender los embustes que quieran sobre la presunta recuperación y salida de la crisis, porque las condiciones objetivas reales de la mayor parte de la gente común son otras e innegables.


Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo

Artículo publicado en CCS, Centro de Colaboraciones Solidarias

Categorías: Alterglobalización

La idea de la Renta Básica echa raíces: ¿Dinero gratis para todos? ¡Parece mentira!

Dom, 12/04/2015 - 08:00

Daniel Raventós / Julie Wark - www.sinpermiso.info

Desde Liberia a Tokio, la Nación Cherokee y la vieja Europa, cada vez más personas están hablando sobre la Renta Básica en todo tipo de foros. Si las crisis económicas y ambientales que afectan al mundo han tenido algún efecto positivo, éste sería que las personas se están defendiendo, están resistiendo. Como ha mostrado tantas veces la historia, las personas más necesitadas son las que mejor entienden los derechos humanos (en su ausencia). Desde hace más de tres milenios, los tres principios básicos de los derechos humanos —la libertad, la justicia y la dignidad humana— se han inscrito en barro y piedra, en pergamino y papel, generalmente después de que se ­­­­­­­haya gritado y luchado por ellos en todos los lugares del mundo, en calles, en plazas y en una gran variedad de campos de batalla, desde el monte Vesubio (Espartaco) a los barcos de esclavos. No hay que enseñar estos principios a nadie, porque todos los seres humanos los entienden como sus derechos. En el concepto de «derechos humanos universales», «universal» es redundante ya que el calificativo de «humanos» se refiere a todos los seres humanos. En cualquier caso, los derechos «universales» que se prometieron se dividieron rápidamente más o menos tontamente en diferentes «generaciones» de promesas rotas que flotan por encima y lejos de las instituciones sociales y jurídicas, sin ningún mecanismo de garantía y otorgados en partes por los líderes o, ya muy mutilados, mediante pervertidos mecanismos de humanitarismo y caridad, a pesar de que es obvio que la naturaleza de los derechos humanos teóricamente los distingue de cualquier privilegio confinado a un grupo, clase o casta en particular. En la actualidad, con la escandalosa y creciente brecha entre ricos y pobres, cuando se estima que para el año 2016 el 1% más rico tendrá más propiedades que el resto del mundo, este principio universal es más urgente que nunca.

La Renta Básica es un ejemplo muy práctico de un derecho humanouniversal. No es sólo una medida económica para erradicar la pobreza, sino un ingreso pagado por el Estado a cada miembro o residente acreditado de una sociedad, sin importar si él o ella desea ejercer una actividad remunerada, si es rico o pobre, independientemente de cualquier otra fuente de ingresos y con independencia de los acuerdos de convivencia en el ámbito doméstico. ¡Oh, pero aclarémoslo una vez más, que el mundo está lleno de malintencionados y demagogos! Sí, aclarémoslo: el hecho de que todas las personas reciban una Renta Básica no significa que todas salgan ganando puesto que los ricos pierden. La forma de financiar una Renta Básica es tan importante como la cantidad que se proponga, y nosotros apoyamos una reforma fiscal progresiva que redistribuya la riqueza de los ricos hacia el resto de la población. Precisamente al contrario de las tendencias del capitalismo contrarreformado que empieza a forjarse (“guerra de clases desde arriba”, ¿recuerdan?) a mediados de los 70 del siglo pasado. Al garantizar el derecho más básico de todos, el de la existencia material, se provocarían una serie de beneficios colaterales, como muestran algunos estudios. En el caso del trabajo remunerado, por ejemplo, podría tener un gran impacto positivo, pero no sólo en este aspecto, también en otras esferas. En su destacado aviso sobre el cambio climático Esto lo cambia todo, Naomi Klein aúna elementos de ciencia, de política, de geopolítica, de economía, ideas como el «crecimiento estúpido» y las «estúpidas» ganancias del capitalismo, el «extractivismo», el patriarcado, la psicología, la ética y el activismo —inter alia— como factores que dan forma al futuro del planeta. Llega a la conclusión de que existe una necesidad urgente de valorar el trabajo que actualmente no valoramos y menciona específicamente la Renta Básica, afirmando que «tiene que haber una red de seguridad social más fuerte, porque cuando la gente no tiene alternativas, van a tomar malas decisiones». Para Klein, el carácter «universal» de la Renta Básica implica que podría ayudar a transformar la manera en que tratamos y pensamos acerca de todo nuestro entorno (físico y social) y de todos los que lo comparten.

Después de años con relativamente pocos partidarios, la idea de la Renta Básica se está extendiendo en todo el mundo. En el Reino de España —probablemente «el lugar de la Tierra donde el debate público en torno a la Renta Básica está más avanzado» — después de cinco años de recortes de gasto público, con una demanda deprimida, un desempleo récord, una creciente pobreza y una deuda pública en aumento que se sitúa actualmente alrededor del 100% del PIB, y después de veinte años de discusión en las universidades, movimientos de base y redes sociales, la idea de la Renta Básica finalmente comienza a ser moneda corriente. Aunque Podemos ha retirado temporalmente (quizás no definitivamente, veremos) su propuesta inicial de la Renta Básica a favor del «pleno empleo» (más apropiado, tal vez, para los estados de bienestar de los años cuarenta, cincuenta y sesenta del siglo pasado), o de rentas condicionadas (poca audacia, poca audacia por no decir mojigatería directamente) muchos miembros y simpatizantes del partido son defensores de la Renta Básica. Otras organizaciones políticas que la proponen desde hace algún tiempo son Equo, el Partido Pirata y Bildu (en el País Vasco) y, en Galicia, Anova, mientras que otros partidos defienden proyectos que, sin ser estrictamente una Renta Básica, se acercan a ella.

Un reciente número de la revista de la Red Global de Renta Básica da una idea de la difusión mundial de propuestas que se parecen más o menos cercanamente a la Renta Básica. En Grecia, el nuevo partido en el gobierno, Syriza, ha declarado su objetivo de establecer «un vínculo más estrecho entre la contribución de pensiones e ingresos… y proporcionar asistencia específica a los empleados entre 50 y 65 años, incluso a través de un modelo de Renta Básica garantizada con el fin de eliminar la presión social y la política de jubilación anticipada que carga sobre los fondos de pensiones.» En Finlandia, el 65,5% de 1.642 candidatos para las elecciones parlamentarias del 19 de abril (de un total de cerca de 2.000) apoyan públicamente la propuesta. Chipre ha aprobado una nueva ley que da a las familias pobres un ingreso mínimo garantizado de 480€ al mes. En 2013, un movimiento con base en Suiza pidió una Renta Básica de 2.500 francos suizos al mes y consiguió más de las 100.000 firmas necesarias para forzar un referéndum sobre la propuesta. El noventa por ciento de los miembros del partido de la izquierda-verde de Hungría, Párbeszéd Magyarországért (Diálogo para Hungría), votaron a favor de una Renta Básica a la que tendrían derecho todos los ciudadanos: 80€ al mes para los niños, 160€ para adultos y 240€ para las madres jóvenes. El umbral de pobreza en Hungría se estima en unos 200€ para un adulto. En Portugal, donde la Renta Básica es relativamente desconocida y mal entendida, el partido político LIVRE ha incluido una Renta Básica en su proyecto de programa político para las elecciones de otoño de este año. Al reconocer recientemente que la desigualdad y la justicia social son también temas «verdes», el creciente Partido Verde de Inglaterra y Gales ha anunciado que incluirán una Renta Básica en su manifiesto.

Fuera de Europa, la Renta Básica está logrando apoyos en otros países industrializados, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Japón. Alaska es un ejemplo destacado, ya que desde 1982 ha tenido su propia forma particular de Renta Básica, un dividendo incondicional anual pagado de forma individual a todas las personas que han vivido allí durante al menos doce meses (excepto los condenados por un delito grave en el último año). El Fondo Permanente de Alaska (FPA), que consiste en 25% del capital obtenido por la venta o regalías de minerales (petróleo y gas) por parte del Estado, paga la factura. El pago anual se basa en un promedio de los ingresos del FPA de cinco años y ha variado desde los 331,29 dólares de 1984 a los 3.269 dólares en el año 2008, si bien, dadas las particulares características de este fondo, hay años cuya cantidad es menor que la del año precedente. A pesar de que esta «Renta Básica» no implica una reforma fiscal (como proponemos en el Reino de España), sus beneficios son innegables. Alaska es uno de los estados con las tasas más bajas de pobreza en los Estados Unidos y uno de los menos desiguales. En 2009, el beneficio añadió unos 900 millones al poder adquisitivo de los habitantes de Alaska, el equivalente a 10.000 nuevos puestos de trabajo.

La idea de la Renta Básica ha echado raíces en los países del Sur como una medida contra la pobreza, por ejemplo en Brasil, en Namibia y en Sudáfrica. Brasil es el primer país del mundo que ha adoptado una ley (2003) que pide la introducción de una Renta Básica. En Sudáfrica, los sindicatos, algunas iglesias y muchas ONG reivindican lo mismo y, en Namibia, la Coalición del Subsidio de la Renta Básica (dirigido por el Consejo de Iglesias, la Unión Nacional de Trabajadores de Namibia, el Foro de ONG de Namibia, el Consejo Nacional de la Juventud y la Red de Namibia de Organizaciones para el Servicio frente al SIDA) llevaron a cabo un proyecto piloto de dos años (2007-2009) en Otjivero-Omitara, una zona rural de ingresos bajos, donde los 930 habitantes recibieron un pago mensual de 100 dólares namibios cada uno (unos 12,4 dólares estadounidenses). El pago era pequeño, pero los resultados fueron sorprendentes: el número de niños con bajo peso pasó del 42% al 10%; las tasas de abandono escolar se redujeron del 40% a casi el 0%; el número de pequeñas empresas aumentó, al igual que el poder adquisitivo de los habitantes, creando así un mercado para los nuevos productos. Sin embargo, el gobierno de Namibia hasta ahora se ha resistido a introducir una Renta Básica a escala nacional. En Ciudad de México una pensión pagada como un derecho para todas las personas de 68 y más años (unas 410.000) también ha logrado beneficios sociales: aumento de la autonomía y la libertad de las personas de edad avanzada, más respeto en el ámbito familiar, una mayor visibilidad pública, la mejora de la autoestima, una mejor nutrición y salud, y una disminución de la desigualdad social. En 2010, se introdujo una Renta Básica parcial en la India como parte de un proyecto piloto apoyado por UNICEF y desarrollado por el sindicato de mujeres Asociación de Trabajadoras Autónomas (SEWA). Durante un año, 6.000 personas de las zonas rurales de Madhya Pradesh recibieron un pago incondicional, que equivalía a alrededor de 24 dólares estadounidenses al mes para una familia promedio. El proyecto logró una mejor alimentación, salud, educación, vivienda e infraestructura, actividad económica y, sobre todo, nivel de instrucción.

Otras iniciativas, relacionadas con la Renta Básica en la medida en que son «programas de dinero gratuito», han ofrecido pagos únicos a las personas sin hogar en Londres, a los habitantes pobres de un pueblo en el oeste de Kenia, y a niñas y mujeres en Malawi. Todos ellos muestran correlaciones claras entre estos pagos y menores tasas de delincuencia, un descenso de la desigualdad, menos desnutrición, baja mortalidad infantil y menores tasas de embarazo adolescente, menos absentismo escolar, mejores tasas de finalización de la escuela, mayor crecimiento económico o mayores tasas de emancipación. También tenemos el interesante caso de Cherokee, Carolina del Norte (con una población actual de 8.000 personas), donde la Eastern Band of the Cherokee Nation es la propietaria del casino. En 1996, el consejo de la tribu votó para distribuir la mitad de las ganancias del casino de manera uniforme entre sus cerca de 15.000 miembros con el fin de dar a la comunidad una parte de la riqueza conseguida gracias al juego. Los pagos han aumentado de 500 dólares hasta alrededor de 10.000 dólares por persona al año. Jane Costello, un investigador de la Universidad de Duke que ha estado estudiando los efectos de estos pagos en 1.420 niños Cherokee del área durante los últimos veinte años, comparando la vida de los niños pobres que recibieron los pagos con los que no lo hicieron, encontró que, en algunos años, los que recibieron los pagos estaban un grado por delante en la escuela en comparación con aquellos que no lo hicieron, tenían una mejor salud mental en general, y los problemas de conducta de este grupo disminuyeron en un 40% y las tasas de criminalidad en un 22%.

Los programas de Renta Básica «parciales» y las iniciativas de pago único de «dinero gratis» son instructivos porque demuestran que estos pequeños pagos incondicionales pueden lograr grandes cambios en la salud social y mental. Si un pago único no universal puede lograr efectos tan positivos, ¿qué no podría lograr una «verdadera» Renta Básica? Pero, ¿qué es realmente una Renta Básica? Existe mucha confusión. Dentro del Reino de España, por ejemplo, existe una «renda garantida de ciutadania» en el Estatuto de Cataluña, mientras que en otras Comunidades Autónomas aparece como un «salario social» o «Renta Mínima de Inserción». Y ¡mala suerte a favor de la confusión!: en Andalucía y Extremadura llaman Renta Básica, en sus respectivos estatutos de autonomía, a un subsidio para pobres o de insuficiencia de renta. Quede claro: estos subsidios son condicionados para personas por debajo de cierto umbral de ingresos. En sus inicios Podemos propuso una Renta Básica impecablemente definida, pero parece que ahora algunas de sus caras más conocidas, ante el afán de ganar votos como sea (un cálculo que puede resultar contrario al objetivo pretendido), se están encogiendo. Otros partidos —Bildu, Anova y Equo— han propuesto un programa de Renta Básica más cercano a la definición utilizada por la Red Renta Básica. Esta definición coincide con la que fue adoptada en noviembre de 2007 en la Declaración Universal de Derechos Humanos Emergentes, aprobada en el Fórum Universal de las Culturas en Monterrey. La Renta Básica se incluye como un derecho humano en el artículo 1 (3):

El derecho a una Renta Básica o ingreso por ciudadanía universal que garantice a todo ser humano, independientemente de la edad, género, orientación sexual, estado civil o situación laboral, el derecho a vivir en condiciones materiales dignas. Con este objetivo, se reconoce como un derecho de ciudadanía de cada miembro residente en la sociedad un pago en efectivo regular, financiado por las reformas fiscales y cubierto por el presupuesto del Estado, suficiente para cubrir sus necesidades básicas, cualquiera que sean sus otras fuentes de ingresos.

En lugar de ofrecer un derecho a tener cubiertas ciertas necesidades vitales mínimas en casos de pobreza o de alguna catástrofe, el artículo 1 (3) consagra la Renta Básica como un derecho, una garantía permanente de cada persona de poder «vivir en condiciones materiales dignas». Nadie debería ser excluido de participar en la vida social y en el ejercicio de sus derechos y deberes como ciudadano por ser pobre. La Renta Básica concibe este derecho a escala universal, para ricos (recordemos una vez más antes que los demagogos y malintencionados nos suelten los perros: ¡los ricos pierden con un buen sistema de financiación!) y pobres, en países desarrollados o en vías de desarrollo por igual.

Una Renta Básica universal, por encima del umbral de pobreza y para todo el mundo, ofrecería una base para la existencia mucho más firme y autónoma para toda la ciudadanía. La independencia económica proporcionada por una Renta Básica —no se paga a los hogares, sino a los individuos— establecería una especie de «contrapoder» interno que podría fortalecer la posición negociadora de las mujeres, especialmente las que dependen del marido o del cabeza de familia masculino, o aquellas con ingresos bajos por empleos no permanentes, con casos de explotación laboral o a tiempo parcial. Muchos agricultores de los países pobres y trabajadores en los países desarrollados están luchando por sobrevivir. En las economías capitalistas, el desempleo es comparable con la falta de tierras de los pequeños agricultores en las sociedades agrarias, porque ambas economías se caracterizan por el desposeimiento de tierras y otros medios de producción. El desposeído debe entonces vender su fuerza de trabajo, por lo general en condiciones semiesclavas para poder subsistir. Una de las características básicas del funcionamiento económico actual es el gran poder del capital para poner a la población trabajadora en cintura. Detrás de esta capacidad disciplinaria se encuentra la existencia de una gran parte de la población desempleada. Cuando la posibilidad de despido se vuelve cada vez más grande, la población trabajadora debe aceptar cada vez peores condiciones laborales impuestas por las empresas que tienen en su poder las condiciones de la existencia material de la clase trabajadora. En una situación cercana al pleno empleo (masculino, en realidad), cuando existió, el poder de los empresarios se redujo. Una Renta Básica representaría una herramienta eficaz para contrarrestar el poder disciplinario del capital y haría que dejar el mercado laboral fuera una opción viable. Aunque pueda parecer paradójico a primera vista, muchos sindicatos (con honrosas excepciones) no han logrado comprender la enorme capacidad de la Renta Básica para socavar la disciplina que el capital impone en una situación de desempleo generalizado.

En los países pobres esta posibilidad de organización no vasalla de la fuerza de trabajo podría crear redes alternativas de producción al mismo tiempo que podría proteger las formas de vida tradicionales. Por ejemplo, un grupo de pequeños agricultores podría comprar un tractor para aumentar la producción de alimentos y un camión para llevar sus productos al mercado. Esto supondría ampliar las redes productivas y fomentar el desarrollo sostenible de la comunidad, que posteriormente daría a los aldeanos una herramienta más eficaz para reclamar una infraestructura básica o mejorada, por ejemplo escuelas, clínicas médicas, carreteras y puentes. En una situación de post-conflicto bélico, una Renta Básica también tendría efectos beneficiosos al permitir un retorno a las formas tradicionales de producción basadas en la comunidad y, gracias a ello, la reintegración de las personas, lo que ayudaría a distender el potencial de violencia que estalla periódicamente y de forma dramática, sobre todo entre los jóvenes desarraigados que no tienen oportunidades de trabajar remuneradamente, o porque los evidentes signos de aumento de la desigualdad social en una sociedad traumatizada son un detonante permanente cuando existe un sentimiento generalizado de injusticia. Con grandes desigualdades, conocido y estudiado es, la gente no es feliz o lo es menos que en condiciones de menores desigualdades. La seguridad alimentaria es de vital importancia. Una cuestión tan básica como una dieta equilibrada podría verse favorecida en gran medida, por ejemplo, si la gente pudiera transportar verduras hacia la costa y pescado a los pueblos del interior. Simplemente esta posibilidad podría marcar una diferencia notable en la salud general de la población. El desarrollo económico se logra de una forma más efectiva mediante la ruptura de lazos de dependencia y con la promoción de iniciativas productivas sólidas, tanto a nivel individual como grupal, proyectos que se conciben y planifican dentro de la sociedad frente a los esquemas —a menudo tremendamente inapropiados— que se imponen desde las agencias de ayuda exterior.

Una Renta Básica no es difícil de financiar, tal y como ha demostrado un exhaustivo estudio reciente para Cataluña. Otra investigación desarrollada recientemente para el conjunto del Reino de España con una metodología muy parecida y a partir de una muestra de casi 2.000.000 de ejemplares del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, demostró que una Renta Básica de casi 7.500€ al año (y una quinta parte para los menores de dieciocho años) podría financiarse sin tocar ningún servicio social y, además, se ahorraría una gran cantidad de los costes administrativos y las prestaciones sociales con costes menores, las cuales serían eliminadas. Más concretamente, una persona que recibe una pensión de 1.500€ al mes recibiría la misma cantidad (650€ de Renta Básica y 850€ en concepto de pensión), pero la persona que actualmente recibe una asignación pública monetaria de 400€ recibiría 650€, más de un 60% adicional. Estos dos estudios se basan en un sistema de redistribución de impuestos progresivos sobre la renta donde el 20% más rico financiaría fundamentalmente la Renta Básica, aunque también la recibirían. ¡Los ricos reciben la Renta Básica, pero no ganan, repetimos de nuevo! El 70% de la población con las rentas más bajas ganaría; un giro radical de la situación actual. La introducción de una Renta Básica no es un problema económico, sino político.

Cada región y cada país son diferentes, pero la financiación básicamente debería traducirse en cambios en las prioridades presupuestarias, en la reforma de los sistemas fiscales y los impuestos especiales sobre los productos de lujo, los vehículos, el alcohol o el tabaco, o sobre las transacciones financieras, por ejemplo. Con ello se conseguiría una reducción sustancial de la desigualdad de la distribución del ingreso y una mayor sencillez y coherencia interna en los sistemas fiscales y prestaciones sociales. La Renta Básica no es una pócima curalotodo que resolverá todos los problemas sociales y económicos del mundo, pero significaría una expansión de las oportunidades para que la gente participe en las actividades productivas, un aumento de la inclusión social dentro de comunidades más fuertes, una mayor participación política y social, y una importante reducción de la pobreza y los problemas con ella relacionados. La Renta Básica no es “una política económica” sino que forma parte de una política económica y de un proyecto global cuyo objetivo es garantizar y fortalecer la existencia material de toda la población. Es una forma de propiedad inclusiva y garantizada institucionalmente, que también puede ser vista como una especie de indemnización por los errores del pasado y del presente, ya que exige a los ciudadanos más privilegiados contribuir para lograr el derecho de existencia para todos. Aquí reside el principal obstáculo político para la Renta Básica. Efectivamente, garantizar la existencia material a toda la población es algo por lo que vale la pena luchar. Aunque tenga, o precisamente por esta razón, tintes subversivos.

(A partir de la buena traducción realizada por David Torres, los autores han introducido algunas modificaciones y pequeñas ampliaciones de la versión original en inglés con la esperanza de que puedan ayudar a aclarar algún aspecto y facilitar así la lectura).

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de SinPermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del Consejo Científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012). Julie Wark es autora del Manifiesto de derechos humanos (Barataria, 2011) y miembro del Consejo Editorial de SinPermiso.

 

Traducción para www.sinpermiso.info: David Torres Pascual

Categorías: Alterglobalización

La brecha salarial

Dom, 12/04/2015 - 06:00

Carlos Sánchez Mato – ATTAC Madrid

ENFOQUE
Hispan TV

España se encuentra actualmente entre los países de la Unión Europea (UE) con mayor brecha salarial. La crisis ha provocado un aumento de las diferencias entre ricos y pobres según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Durante estos años de dificultades económicas, los sueldos más altos han subido un 24%, mientras que los más bajos han sufrido varias bajadas salariales.

Este hecho se aprecia claramente en que un trabajador contratado en el último año cobra un 25% menos que el que lleva contratado desde hace al menos tres años. Otro problema es que la precariedad y los sueldos bajos vienen de la mano de los trabajadores a tiempo parcial. Así son el 25% de los contratos realizados en el último año. Desde el año 2007, los trabajadores que menos cobran han visto caer su salario un 10%, mientras que el nivel de vida y los impuestos han ido subiendo.

INVITADOS:

Óscar Timón, Portavoz del Partido Libertario.

Carlos Sánchez Mato, Economista y presidente de ATTAC Madrid.

Publicado por

Categorías: Alterglobalización