ATTAC España

Distribuir contido
Justicia económica global
Actualizado: fai 9 horas 55 min

Equiparar la pensión mínima al Salario Mínimo Interprofesional

fai 12 horas 24 min

Cive Pérez – ATTAC Madrid

Un plan de rescate ciudadano debe incluir también al gran sector de jubilados seiscientoseuristas provenientes, en su gran mayoría, de las filas del paro de larga duración.

En España, un país en el que las rentas de trabajo son las que más ingresos aportan al Estado, un tercio de los asalariados (34%), 5,7 millones, son seiscientoseuristas. Se trata de la nueva generación salarial que ha dejado atrás al mileurismo de antes de la crisis. Cobran el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), unos 9.172 euros al año, es decir,  655,20 euros al mes (x 14 pagas) tras la insultante ‘subida’ aplicada por el Gobierno del Partido Popular.

A nivel europeo nos encontramos a la altura de países como Grecia, Eslovenia o Malta. Muy por debajo de los salarios mínimos establecidos en países como Francia, Reino Unido o Alemania, que duplican el salario mínimo español.

El documento presentado por el PSOE al resto de los partidos con los que aspira a llegar a un pacto de gobierno contempla un incremento progresivo del SMI de forma que éste alcance el 60% del salario medio neto en un plazo de dos legislaturas. Esa es la cuantía que hace años señala la Carta Social Europea, a la que aquí se ha hecho caso omiso, como retribución mínima suficiente y supone una paga de unos 1.000 euros mensuales.

Pero fijar, como hace el documento del PSOE, un plazo de ocho años para alcanzar esa cifra parece demasiado aventurado en una época en la que los acontecimientos fluyen a una velocidad endiablada. Además, nada garantiza que el hipotético gobierno de izquierdas pudiera repetir un segundo mandato. En este sentido, parece más realista la propuesta de Izquierda Unida, que pide subir 20% ya en 2016, lo que situaría el salario en 774 euros.

A primera vista, lo que no se plantean Pedro Sánchez y su equipo es subir las pensiones mínimas de nivel contributivo, como sí hizo su predecesor, Rodríguez Zapatero, al menos en su primer mandato. La propuesta socialista en este capítulo es mucho más gaseosa: “Recuperar el papel del diálogo social en la política de reformas del sistema de pensiones… Impulsar en el seno del Pacto de Toledo un acuerdo sobre la articulación del modelo de financiación del sistema con nuevos ingresos procedentes del sistema tributario… Establecer nuevos cambios en los ingresos por cotizaciones…”

Como declaración de principios, todo eso está muy bien, pero cuando tanto se habla de acometer un plan de rescate ciudadano hay que poner cifras concretas sobre la mesa. Porque entre los pensionistas también abunda el seiscientoseurismo.

En enero, la pensión media del sistema público fue de 896,30 euros. No obstante, según datos de la Seguridad Social, un gran sector de pensionistas (40%) recibe una pensión media-baja, entre 500 y 800 euros. De los cuales, el 28% cobra por debajo de los 600 euros. Y no estamos hablando de pensiones asistenciales, sino de pensiones contributivas, es decir, de prestaciones a personas que han cotizado al sistema, y que, en la mayoría de los casos, al verse afectados por el paro de larga duración, cotizaron (vía subsidio al desempleo) por el mínimo al final de su carrera profesional. Justo el periodo sobre el que se les calculó la cuantía de la pensión. Circunstancia en la que es difícil que se encuentren, por poner un par de ejemplos, las exministras socialistas Elena Salgado, lista para incorporarse al consejo de administración de Nueva Pescanova, y Trinidad Jiménez, a punto de ocupar un puesto ejecutivo en Telefónica.

No es justo, ni desde el punto de vista del sistema de pensiones, ni desde el sentido general de la justicia social someter por decreto a esas personas al estado de pobreza. Y, por favor, si es verdad que estamos en época de cambio, no nos hablen de los compromisos de austeridad con el Directorio europeo de Bruselas. No invoquen la santa austeridad en el país de la Púnica, la Gürtel, la Nóos… y mucho menos cuando la compañía del oligopolio energético Gas Natural Fenosa acaba de subir un 64% el sueldo al presidente de la CEOE, hasta 208.000 euros al año. Juan Rosell, actual jefe de la patronal tras el encarcelamiento de su predecesor y chorizo convicto, Gerardo Díaz Ferrán, es consejero de la eléctrica desde el 26 de junio de 2009, a propuesta de su accionista La Caixa; desde entonces, la empresa le ha pagado 910.500 euros. La compañía retribuyó a sus consejeros con 7,34 millones, un 2,35% más; al expresidente Felipe González, consejero hasta mayo de 2015, le correspondieron 46.000 euros.

Por cierto, las empresas del Ibex prácticamente no pagan impuestos a Hacienda.

__________________________________________________________________
PROGRAMA DE GOBIERNO DEL PSOE

SUBIDA DEL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL
Acuerdo de Consejo de Ministros de subida para 2016 del SMI con el fin de recuperar  su pérdida de poder adquisitivo y para que alcance, en el término de dos legislaturas, el 60% del salario medio neto, cuantía que señala la Carta Social Europea como retribución mínima suficiente.

RESTABLECER EL PAPEL DEL PACTO DE TOLEDO EN LA ESTRATEGIA DE SOSTENIBILIDAD DE NUESTRO SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES

Para abordar el problema de la sostenibilidad de nuestro sistema público de pensiones es fundamental restablecer el consenso mantenido desde hace casi 20 años alrededor del Pacto de Toledo. Las prioridades del nuevo gobierno en materia de pensiones deben ser las siguientes

• Recuperar el papel del diálogo social en la política de reformas del sistema de pensiones.

• Impulsar en el seno del Pacto de Toledo un acuerdo sobre la articulación del modelo de financiación del sistema con nuevos ingresos procedentes del sistema tributario.

• Establecer nuevos cambios en los ingresos por cotizaciones que vinculen la aportación al sistema con los ingresos realmente percibidos al tiempo que se adoptan medidas para impedir la erosión de los ingresos como consecuencia de la proliferación del trabajo precario y a tiempo parcial.

Fuente: El Mundo

Ilustración:  George Grosz

Carnet de paro

Categorías: Alterglobalización

Las trampas ocultas del TTIP

fai 14 horas 24 min

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

A comienzos del 2.013 comenzó su singladura el llamado Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) con el objetivo de “relanzar el intercambio de bienes, servicios e inversiones entre EEUU y la Unión Europea” y que podría atracar en puerto en el 2.017 tras culminar recientemente la UE y EEUU la últimas ronda de conversaciones. Sin embargo, aunque todos los países apoyan políticamente unas negociaciones que deberían finalizar para principios del 2017 y que en teoría tan sólo implican la eliminación de aranceles, la normativa innecesaria y las barreras burocráticas, en la práctica estarían plagada de escollos, como la normativa alimentaria y fitosanitaria. Así, entre los principales escollos para conseguir un acuerdo satisfactorio para las dos partes, estaría la normativa de la UE que prohíbe la utilización de hormonas y limita las autorizaciones de organismos genéticamente modificados (OMG) amén de las reglas de trazabilidad y etiquetado, las tarifas agrícolas y las denominaciones de origen en el sector agroalimentario. A ello se sumaría el sector financiero ( la FED ha pedido expresamente que no se incluya dicho sector en la ronda de negociaciones), el gas natural (la UE quiere eliminar todo tipo de restricciones a su libre exportación) y finalmente el escollo del ‘Buy American Act’ , barrera proteccionista impuesta en 1933 en EEUU que blinda “de facto” los mercados públicos estadounidenses a los inversores extranjeros para las contrataciones públicas (se estima que los mercados de EE.UU. únicamente están abiertos en un 32%, mientras que en Europa lo están en un 85%).

Las trampas del TISA y el ISDS

En la letra pequeña de dicho Tratado aparece la introducción de la claúsula ISDS de resolución de conflictos entre Inversor y Estado en los acuerdos, cláusula que limita seriamente la capacidad de los Estados para luchar contra la crisis financiera y económica (las multinacionales estadounidenses podrían utilizar el ISDS para desafiar las regulaciones de la UE destinadas a proteger al público y al medio ambiente y demandar a los gobiernos europeos y así maximizar sus beneficios) así como del llamado Consejo de Cooperación Regulatoria, lo que supondría según Sol Sánchez, coordinadora general de ATTAC España que “estos tratados estarían para siempre en crecimiento y no sólo se interpondrían con las leyes futuras sino que además podrían reformar las ya existentes en los Estados firmantes, en suma, un verdadero gobierno directo de las Corporaciones” . La Eurocámara no puede negociar ni incorporar enmiendas al tratado pero habría elaborado su propia opinión, reflejada en el Informe Lange que habría sido aprobado por liberales,socialistas y populares tras pactar una enmienda que dice que el arbitraje incluido en el TTIP será un sistema “no discriminatorio” con las empresas locales o extranjeras del que formen parte “jueces independientes” y que “no anteponga los intereses privados a los públicos”. Asimismo, habría introducido otra resolución para mantener los niveles de protección existentes para los trabajadores europeos basada en una resolución que obliga a Estados Unidos a respetar los estándares laborales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), resolución que sólo sería papel mojado pues en breve la Eurocámara podría aprobar el TISA (el llamado TTIP de servicios) que apuesta por abrir los mercados nacionales europeos a países como Taiwan, Hong Kong , Corea del Sur y posiblemente China que no han suscrito los 8 Convenios fundamentales con la OIT ( entre ellos los relativos a libertad sindical, defensa del trabajo digno o convenios colectivos), lo que podría tener como efecto colateral el finiquito de las normas laborales reconocidas individualmente por los 28 países de la UE. Francia y Alemania ya expresaron serias reservas a la Comisión ante algunos precedentes en los que las multinacionales han impuesto sus criterios frente a los legisladores gracias a estos sistemas de resolución de conflicto inversor-Estado (en inglés, ISDS) y dado que el euro-Parlamento tiene potestad para tumbar todo el TTIP una vez hayan concluido las negociaciones, no sería descartable en el 2017 el rechazo de la mayoría europarlamentaria a la aprobación de dicho Tratado debido a una tardía reafirmación de la soberanía europeísta por parte franco-alemana coadyuvada por los efectos colaterales de la imposición de sanciones a Rusia, dibujándose un escenario a cinco años en el que se pasaría de las guerras comerciales al proteccionismo económico bajo el eufemismo de Fomento del Consumo de Productos nacionales con la subsiguiente contracción del comercio mundial, posterior finiquito a la globalización económica y ulterior regreso a los compartimentos estancos en la economía mundial.

Analista internacional

Categorías: Alterglobalización

Eduardo Garzón: Intervención en Las Mañanas de Cuatro

Xov, 11/02/2016 - 13:00

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

Publico los vídeos de mis intervenciones sobre los datos de la EPA y sobre Bankia esta mañana en Las Mañanas de Cuatro.

Categorías: Alterglobalización

¡Los titiriteros, a chirona! Olé

Xov, 11/02/2016 - 09:00

Antonio Aramayona – ATTAC España

¡Ay, Señor! Supongamos que son dos botarates, con poco juicio y que obran precipitadamente y sin reflexión. A nadie se le ocurre ir a la capital misma del Reino y montar, como titiriteros que son, una obra satírica dentro del Festival organizado por el Ayuntamiento comandado actualmente por ese remedo de la Bruja Avería de otrora, Manuela Carmena. Y para colmo, aparece uno de sus muñecos con un cartel que lleva escrito “Gora ALKA-ETA”, que ensalza, no a un conocido medicamento efervescente, sino a la mismísima banda terrorista vasca, que en 2011 anunció y desde entonces cumple “el cese definitivo de la actividad armada”.

¡Ay, Señor! ¿Cómo no previeron esos dos titiriteros, con su obrar precipitado y poca reflexión, que un juez los iba a mandar ipso facto a prisión sin fianza por enaltecimiento del terrorismo, a fin de evitar que esa obra u otras similares pudieren ser representadas y por flagrante riesgo de fuga? ¿Acaso confiaron ingenuamente en que otros delincuentes corruptores y corruptos de envergadura apenas pisaban el calabozo al pagar sustanciosas fianzas? ¿Es que no saben que “terrorismo” es una de las palabras políticamente más maleables en su interpretación y aplicación, según la conveniencia y los intereses de quienes juzgan o gobiernan? ¡Pobres titiriteros botarates, con tanta precipitación como escasa reflexión!

Una vez más, la acorazada mediática del Reino ha cargado a galope tendido contra los dos titiriteros, pues con el tema del terrorismo no se juega ni en broma, ni en Carnaval, ni jamás de los jamases. Por eso, unos cuantos ciudadanos se aprestaron a denunciar igualmente a la concejala de Cultura del Ayuntamiento madrileño, acusada por el PP de “colaboración en enaltecimiento del terrorismo”, “desprotección de menores” e “incitación al odio”. ¡Ay, Señor! ¡Ay, España! España…“un trozo del planeta por donde cruza errante la sombra de Caín”, escribió Antonio Machado, y Manuel Vicent asegura en su Balada de Caín, premio Nadal 1986, que “si hay algo que nos justifique como sociedad es que somos cainitas” y “si somos descendientes de Caín es porque todos somos Caín y no al revés”, si bien disfrazados de distintas figuras.

La acorazada mediática aúlla o guarda silencio, según los casos. Nada dice ya sobre que “los buenos, los aliados” bombardean diariamente tierras sirias para combatir a los malos, los terroristas. Poco dice ya sobre los refugiados sirios en tierras europeas o aún en su propia tierra. Ni una palabra se oye ya sobre el campo de detenidos acusados de “terrorismo” de Guantánamo. Vale la venganza de los buenos (=defensa de la democracia y de los valores occidentales contra el terrorismo) y es execrable la venganza de los malos (=terroristas a secas y sin paliativos). Vale la defensa del estado de bienestar de una minoría (=buenos), no vale demandarlo de palabra y de obra para todos, pues eso es de terroristas y antisistema.

No es terrorismo esquilmar el dinero del pueblo mediante corrupciones ciclópeas activas y pasivas, ni dejar a familias enteras en la calle por desahucios perpetrados por Bancos y Cajas rescatados con el dinero de todos, incluidos los desahuciados. No es terrorismo destruir impunemente discos duros que contienen información decisiva en una causa judicial, ni que haya más de trece millones y medio españoles pobres y en riesgo de exclusión, a la vez que se propaga que España está en plena –dicen- recuperación económica y  creación de empleos (no puestos de trabajo, que no es lo mismo). No es terrorismo que, tal como denuncian seis organizaciones de Derechos Humanos y contra la tortura, tras treinta años de democracia sea “frecuente” la tortura en España, a pesar del silencio generalizado sobre el tema y que aún sea tabú en no pocos medios de comunicación. El terrorismo de Estado existente en el mundo se llama hoy guerra preventiva y defensa de la democracia. Terrorismo es solo el de los terroristas: AlQaeda, ISIS, ETA, los titiriteros del barrio de Tetuán y la Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, por cooperar en el enaltecimiento de lo que no debe.

No hace mucho tiempo, en el municipio madrileño de Qijorna, el ayuntamiento, con su alcaldesa del PP a la cabeza, organizó en la única escuela pública del pueblo un acto de exaltación franquista y nazi, con cruces gamadas, insignias de las SS, pósteres y efigies de Franco y José Antonio, amén de otros muchos “souvenirs” franquistas y nazis. Pues bien, Mercedes García, la mencionada alcaldesa, no solo no dimitió o fue cesada, sino que pidió públicamente que dimitiera la oposición por “el daño irreparable” que habían causado al pueblo dando a conocer los hechos. Muy comprensible, claro, porque el enaltecimiento del franquismo y del nazismo no es terrorismo. Al fin y al cabo, líbreme Dios siquiera de pensar que la ex alcaldesa (ya no lo es tras las últimas elecciones locales por las malas artes de grupos masones y comunistas compinchados contra España) tiene poco juicio y obra precipitadamente y sin reflexión. ¡Todo lo contrario! ¡Y los titiriteros, a chirona!

La Utopía es posible

Categorías: Alterglobalización

Deutsche Bank hace cundir la amenaza de un nuevo momento Lehman

Xov, 11/02/2016 - 07:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Las primeras señales de alarma sobre las malas prácticas y el alto apalancamiento de Deutsche Bank las hicimos hace tres años cuando dimos a conocer la alta exposición del principal banco privado de Europa a los derivados financieros: 75 billones de dólares, una suma que supera 20 veces al PiB de Alemania y cinco veces al de la zona euro. No hay otro banco en el mundo que se pueda comparar con Deutsche Bank sobre este indicador, ni JP Morgan ni Goldman Sachs. Y el banco alemán está en la primera linea para ser el próximo Lehman Brothers. Las acciones de este banco se han hundido un 40 por ciento en lo que va del año y más del 95 por ciento desde 2008 dando cuenta de lo mal que están las cosas en Europa y cómo el síndrome de la tormenta perfecta está al acecho.

Los problemas del Deutsche Bank no salieron a la palestra en 2013 y se mantuvieron ocultos (ver comentarios) porque lo que importaba entonces era la crisis griega, la madre de todos los problemas europeos según la troika (FMI, BCE, CE). Ahora que se ha destapado que Volkswagen no es el único problema de alemania, y que las autoridades financieras de la eurozona comienzan a cerrar bancos por los fraudes y el lavado de dinero, Deutsche Bank se ve sacudido hasta sus propios cimientos.

El principal banco privado de Alemania, y también el mayor de Europa, debió confesar pérdidas por 6.890 millones de euros en 2015 (de los cuales 2.000 millones fueron en el cuarto trimestre) y anunciar que deberá reducir su plantilla en más de 35 mil puestos de trabajo. Deutsche Bank fue multado con 2.500 millones de dólares por autoridades estadounidenses y británicas después de una investigación de siete años por su papel en la manipulación de las tasas de interés. Como a este banco se le siguen descubriendo escándalos contables, no se descarta que sea nuevamente sancionado y de ahí el nerviosismo de muchos inversores. La acción de Deutsche Bank se ha hundido a niveles nunca vistos bajando desde los 180 euros del 2008 previo a la crisis, a los 13 euros de los últimos días. Una caída del 95 por ciento!

A la espera de un milagro

La entidad germana se verá obligada a abandonar varios países y su nuevo presidente debió reconocer que sólo un milagro puede salvar a Deutsche Bank. A estas alturas, y tras siete años de ayudas del BCE, la metástasis se ha expandido. De ahí que muchos esperen un milagro. Pero no estamos en temporada de milagros sino de auténticos cisnes negros. Todo aquello que se pensaba como altamente improbable que ocurriera está ocurriendo. Todo aquello que la teoría económica negó durante décadas que podía ocurrir, ha ocurrido en estos ocho años de crisis.

Si en 2013 los medios preferían ignorar la debacle del banco alemán por dar prioridad a la crisis griega, era solo para dar tiempo a Deutsche Bank a recuperarse. Pero la realidad económica y el pasado criminal del banco ha empeorado la situación haciendo imposible su recuperación. Deustsche Bank es tal vez el más claro ejemplo del antes y después de la banca con la crisis financiera. De la euforia de los préstamos y el dinero fácil a la oscuridad de la deflación y el inmovilismo crediticio.

Si las billonarias inyecciones de liquidez del BCE no han logrado recuperar a la banca y dar dinamismo a la economía real, es porque el sistema ha colapsado. La banca no volverá a ser lo que fue y esto tarde o temprano deberá asumirse. La contracción de entidades que eran “demasiado grandes para caer” se ha producido de manera inevitable. Los derivados financieros no solo distorsionaron toda la economía por la vía de los precios, sino que incubaron burbujas financieras para cubrir posiciones y ganar tiempo. Pero no esperaban la trampa deflacionaria porque de acuerdo al modelo económico vigente ese término no existe.

El esquema ponzi del Deutsche Bank

Lo que hoy se desmorona es la descomunal pirámide del esquema ponzi desatada en los años 90 con la desregulación financiera global que nunca tuvo en cuenta los riesgos reales. Se pensaba, como apuntamos en 2008, que todos los cisnes eran blancos cuando estábamos ante una manada de cisnes negros.

La crisis fermentó bajo las narices de todos porque mientras Merkel, Schauble, Juncker, Lagardé y Dijsselbloem sostenían que el problema era de los bancos de la periferia (Grecia, Irlanda, Portugal y España), no miraron el problema real de la gigantesca deuda tóxica del Deutsche Bank, el mayor banco privado europeo.

Los problemas del Deutsche Bank tendrán un alto impacto negativo en la economia mundial por su abultada exposición al mercado de derivados y es imposible, literalmente imposible, imaginar un rescate del Deutsche Bank si el declive continúa. La sorprendente exposición a los derivados financieros por 75 billones de dólares (millones de millones) es 20 veces el PIB de Alemania y cinco veces el PIB de toda la zona euro. Y para poner las cosas en perspectiva, la deuda pública total de Estados Unidos es menos de un tercio la exposición de Deutsche Bank.

El colapso del Deutsche Bank está remeciendo a todo el sistema financiero. En las primeras seis semanas del año el Deutsche Bank ha perdido un 40 por ciento de su valor y no vuela solitario en este desplome. CitiBank ha caído 25 por ciento, Bank of América, UBS y Credit Suisse 23 por ciento, Goldman Sachs 20 por ciento y JP Morgan 18 por ciento. El sistema financiero está en caída libre.

Los intestinos de la banca están haciendo mucho ruido y Deutsche Bank lleva la delantera para convertirse en el próximo Lehman Brothers. Sólo que esta vez, ni los bancos centrales ni los gobiernos cuentan algún ningún tipo de munición, a menos que saqueen de cuajo y hagan desaparecer los fondos de pensiones. La economía mundial está atrapada en una espiral de la muerte y todo comienza a oler muy mal.

Categorías: Alterglobalización

Comunicado de ATTAC España

Mér, 10/02/2016 - 13:26

Ante las dificultades que se están dando para conformar gobierno en el Estado Español, y ante las diferentes opciones que se están filtrando a la opinión pública, desde ATTAC España queremos comunicar que valoraremos positivamente aquel gobierno que se comprometa y desarrolle políticas que garanticen las siguientes condiciones de vida para el conjunto de la ciudadanía:

- Paralizar la aplicación del programa político neoliberal que nos han llevado hasta la situación actual

- Asegurar el acceso a unos servicios públicos universales, de titularidad y gestión pública que garanticen el ejercicio de los derechos humanos. Además exigimos medidas que vayan encaminadas a erradicar la exclusión y la pobreza de nuestra sociedad, como la Renta Básica de Ciudadanía Universal, o el Trabajo Garantizado.

- Garantizar el derecho a la igualdad y a la vida de las mujeres, contrarrestando para superar la cultura machista imperante.

- Iniciar un proceso de cambio real tanto de modelo económico como de modelo de estado:

Respecto al modelo económico:

- Mejora de la regulación del sistema financiero y constitución de una banca pública a partir de las entidades parcialmente nacionalizadas.

-Imposición de un Impuesto a las Transacciones Financieras, destinado no sólo a recaudar posibles fondos para afrontar las nefastas consecuencias del austericidio, sino que tenga fundamentalmente un carácter disuasivo con la especulación financiera, además de la lucha por la supresión de los paraísos fiscales

- Reestructuración de la deuda española, de la deuda hipotecaria de los hogares y derogación del artículo 135 de la Constitución española.

- Iniciar procesos que conduzcan a la condonación de la deuda externa.

- Implementar modelos que posibiliten una fiscalidad justa, progresiva y redistributiva, incrementando la fiscalidad de la renta del capital

- Elaborar un Plan Nacional de Transición Energética,  de Ahorro Energético y de impulso de las Energías Renovables que transforme el aparato productivo, y derogación del Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, con la posterior aprobación de una normativa que permita el desarrollo del autoconsumo eléctrico.

- Iniciar la transición a un nuevo modelo productivo que impulse la reactivación de la industrialización selectiva en nuestro país y de la sociedad del conocimiento a través de la inversión en I+D+i  y de políticas científicas.

- Promover auditorias, con intervención ciudadana, regulares a todos los organismos y entes públicos.

Respecto al modelo de estado:

- Iniciar un proceso de cambio real del modelo de estado  mediante la recuperación de la política y de los valores democráticos por la ciudadanía.

- El apoyo a la convicción de pertenencia a una ciudadanía planetaria que implica una política clara a favor de la democratización de las instituciones internacionales (empezando por la Unión Europea) y la defensa de los derechos humanos en todo el planeta.

Desde ATTAC España creemos que los partidos políticos deben ser autónomos para decidir cuál es la fórmula que consideran más adecuada para alcanzar las condiciones arriba expuestas. Consideramos fundamental la iniciativa de contar con la opinión de las bases a la hora de tomar una decisión de este tipo, pues solo así se garantiza la independencia y se enriquece el ejercicio de la democracia. De esta forma, consideramos estas consultas prácticas muy sanas y deseables en términos democráticos, cuya aplicación puede llevar a un importante cambio de paradigma. Las fuerzas políticas defensoras de la mayoría social en Europa deben cambiar su práctica política interna y externa desde una concepción de democracia representativa hacia fórmulas participadas por la ciudadanía en la toma de decisiones y fiscalización de las acciones políticas.

Por otro lado, ATTAC España es consciente de que la movilización social es tanto o más necesaria ya sea con gobiernos afines políticamente o con quienes defienden a las élites sobre el pueblo. Por tanto, llamamos al conjunto de la ciudadanía a continuar con la movilización social e incluso reforzarla. Una vez finalizado este ciclo electoral, somos quienes formamos parte del tejido social de este país quienes debemos vigilar el cumplimiento de las promesas electorales, y exigir de forma creciente mayores niveles de participación en la planificación, ejecución y fiscalización de las políticas que van a condicionar nuestro futuro y nuestras condiciones de vida. Sin nosotros y nosotras, nada.

Se trata simplemente de reapropiarnos toda la ciudadanía del presente y del futuro de nuestro mundo.

Categorías: Alterglobalización

Horizontes neoliberales

Mér, 10/02/2016 - 13:00

Jorge Alemán Lavigne - eldiario.es

El neoliberalismo posee una dimensión escatológica. Su época es por fin la que introduce una certeza para el futuro. Una especie de atractor, de imán irresesistible, llama desde el futuro a consumar la pulsión de muerte, esa por la que se interrogaba Freud en relación a su enigmático triunfo.

El discurso capitalista hacia su consunción

Más allá de los distintos timbres apocalípticos que sonaron a lo largo de la historia, ahora, a izquierda y derecha, ya se sabe que el mundo marcha hacia una catástrofe final. Y que las decisiones que habría que considerar para poner freno a este desenlace, no lograrán su cometido. Esto se podrá diferir, se podrá retrasar indefinidamente, hasta que finalmente se realice. Es en este horizonte, en este plus de certeza alojado en un futuro sin escapatoria, que Jacques Lacan afirmó que el Discurso Capitalista marchaba hacia su “consunción” , palabra que intenta designar en castellano un determinado modo de consumirse desde adentro.

Acumulación por desposesión

Este vector hacia el futuro que cifra el destino mortal de la humanidad se anticipa actualmente en un nuevo “modelo de acumulación primitiva” tan violento como el que describió Marx en el origen mítico del Capital. En ese nuevo modo, la apropiación se consumará más allá de la forma habitual Capital-Trabajo, se realizará como expolio y desposesión, como lo ha indicado de modo pertinente David Harvey en su tesis de “acumulación por desposesión”.

Un desafío a tres bandas

Para todo el mundo ya es posible imaginar un mundo regido por corporaciones que organizarán de un modo cada vez más ilimitado el saqueo general de las materias primas, los recursos naturales y la destrucción absoluta de las soberanías populares. En un horizonte semejante la apuesta por una lógica emancipatoria, la única contingencia que se puede introducir en aquello que se dirige al futuro, se encuentra con un desafío a tres bandas. En primer lugar, organizarse colectivamente sin sofocar la dimensión singular de la experiencia de cada uno. En segundo, vehiculizar a partir de la experiencia de lo político una transformación del sujeto en relación con lo real del sexo, la muerte y el lenguaje.

Una nueva Internacional

Y por último, las nuevas experiencias populares de soberanía deben aspirar a una nueva Internacional transversal al mundo de las corporaciones neoliberales y sus instituciones mundiales sometidas al Capital. Es evidente que la tarea es enorme, tal vez tan grande como lo fue la aparición de las grandes religiones, pero como ya no se trata de realizar una utopía futura sino de evitar la gran catástrofe, la apuesta merece deseos que la puedan sostener.

Categorías: Alterglobalización

Grecia vende Puerto del Pireo para pagar 15 días de intereses

Mér, 10/02/2016 - 09:00

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

La semana pasada se dio por finalizada la privatización del Puerto de Pireo, el mayor puerto comercial de Grecia y uno de los más antiguos del Mediterráneo. El comprador es el grupo chino Cosco Limited, y la transacción se hizo por un valor total de 368,5 millones de euros, en dos fases. La empresa china abonará 280,5 millones para hacerse con el 51% de las acciones del Puerto y dentro de cinco años y bajo la condición de que haya cumplido ciertas condiciones descritas en el acuerdo de compra de acciones, que incluye la exitosa finalización de inversiones de valor de 350 millones de euros, Cosco abonará otros 88 millones de euros para obtener el 67% del total de las acciones, completando la privatización.

Los beneficios para el Estado griego serán realmente escasos. Los ingresos directos de la venta son de 280,5 millones de euros, un dinero que desde luego no está disponible para las necesidades del Estado, pues todos los ingresos de las privatizaciones van directamente al pago de la deuda del país. En virtud del Presupuesto de 2016, Grecia debe pagar unos 6.000 millones sólo para el servicio de los intereses de la deuda, de modo que los ingresos por la venta del mayor puerto comercial del país sólo alcanzarán para dos semanas de intereses.

Aparte, en el acuerdo se hace mención de inversiones de 350 millones de euros en los próximos años. No obstante, los programas de inversión de los Fondos de Cohesión de la UE ya prevén inversiones de 296 millones de euros en Pireo dentro de los próximos años. Por último, Cosco ya es la empresa dueña de dos muelles en Pireo, por los que hasta ahora abona un alquiler anual de 35 millones de euros. Como dueña del 51%, y luego del 67% del puerto, queda claro que la mayor parte de esta cantidad será devuelta a partir de ahora a sus propios bolsillos.

El Pireo es uno de los puertos más antiguos del Mediterráneo y alcanzó su apogeo en el siglo V antes de Cristo como el principal puerto de Grecia y centro comercial del mundo conocido. Sus fortificaciones las inició Temistocles en el 493 AC y fue la base naval permanente de la poderosa flota ateniense. Actualmente es uno de los mayores puertos de Europa y por él transitan 40 mil barcos al año y más de 20 millones de pasajeros. Según la lista de Lloyd para los 100 mejores puertos de contenedores en 2015, el Pireo ocupó el octavo puesto en Europa y el tercero en el Mediterráneo. La intención de los chinos será convertirlo en el primer puerto comercial de Europa en 2016.

 

Jaque al neoliberalismo

Categorías: Alterglobalización

El terror de las siglas

Mér, 10/02/2016 - 07:00

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

Con pactos como el TISA algunos servicios agrarios públicos pueden pasar a manos privadas

Durante años, buena parte del campesinado de toda Europa ha defendido la necesidad de verdaderas políticas en favor de un sistema agroalimentario europeo basado en modelos sostenibles y a pequeña escala. Al contrario, en cada una de las reformas que la Política Agraria Común (PAC) ha ido sufriendo, ésta ha avanzado en su propia autodestrucción, es decir, renunciando a regular. Las protestas de estas últimas semanas del sector lácteo son un ejemplo: la liberalización del sector ha llevado en los dos últimos años a un aumento del 7% de la leche producida en el Estado español, mientras que el número de granjas se ha reducido en un 10%. 1554 granjas que han cerrado.

Y aunque la perseverancia de estos movimientos, junto con una parte importante del consumidor europeo y organizaciones ecologistas, ha permitido poner algo de freno a la PAC y asegurar un cierto control sobre el cómo, por quién y cuántos alimentos se producen en Europa, el día que se firme el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (TTIP), todo esto puede ser borrado de un plumazo. Como se viene denunciando, la desaparición de aranceles y barreras sanitarias entre los dos mercados puede acabar con que los pollos bañados en cloro, la carne hormonada, los granos transgénicos o el salmón transgénico que se consumen en los EEUU sean también platos de nuestras mesas. Pero con toda seguridad comportaría una durísima competencia a la ya escasa población europea que vive del sector primario.

En otros aspectos, las movilizaciones ciudadanas también han conseguido avances en favor de una alimentación sana. Cada vez en más escuelas, por ejemplo, la comida que se sirve a las niñas y niños se elabora con productos ecológicos, de proximidad y de temporada. Pues, atentas porque llegan otras siglas, el TiSA (Acuerdo sobre el Comercio de Servicios) que en un periquete pueden acabar con este tipo de iniciativas.

La semana pasada el Parlamento Europeo aprobó un informe favorable a la implantación de este tratado multilateral que pretende liberalizar servicios que hoy en muchos países son públicos como la educación, la salud y el transporte, para servirlos en bandeja a las grandes multinacionales que parece necesitan más carnaza. Entre ellos pueden estar afectados algunos servicios públicos relacionados con la agricultura y la alimentación. Efectivamente, los sistemas de compras públicas que las administraciones centrales, autonómicas o municipales gestionan para proveerse de alimentos para las escuelas, hospitales, centros penitenciarios y geriátricos, con el TISA aprobado, pueden ser privatizados. Es decir, gestionados, por qué no, por una o dos de las grandes empresas del sector de catering, acabando con la multiplicidad de actores que necesitamos para descentralizar el sistema alimentario y para hacer posible circuitos cortos y sostenibles.

Mercado de horta. Foto: Elisenda Pons.

¿Puede ocurrir lo mismo con los mercados públicos municipales? Aunque a veces lo olvidamos, los mercados municipales son un territorio público, gestionado por los ayuntamientos, nacidos con la voluntad de asentar paradistas que, con un negocio privado, distribuyen alimentos por todos los barrios de la ciudad. Pero con el TiSA por medio cabe preguntarse si la gestión de los mercados podría pasar a manos de especialistas en este sector, léase, las grandes cadenas de distribución de alimentos.

Y creo que la lista de advertencias se puede ampliar. ¿Qué pasaría con la Agencia de Salud de la Unión Europea? ¿No es una agencia pública para asegurar que lo que comemos nos siente bien? Sí, así es, aunque los movimientos de las puertas giratorias permiten que entren unas brisas de intereses privados que nos lo hace cuestionar. Pero en definitiva, deberíamos conocer si este tipo de agencias también pueden ser privatizadas o se mantienen bajo tutela de nuestros representantes políticos. Y me lo pregunto porque en algunos informes ya he podido leer como entre los servicios que se están negociando aparecen los servicios públicos veterinarios encargados de la inspección alimentaria. Sugerir que el control alimentario esté en manos de una sección de una empresa del sector cárnico puede parecer sensacionalista pero mejor cuestionarlo ahora, ¿no les parece? Como también me parece razonable preguntarse por el servicio municipal de parques y jardines. Recientemente en algunas ciudades como Badalona, Barcelona o Tarragona se ha conseguido prohibir el uso del glifosato, el herbicida estrella del mercado declarado como probable cancerígeno. Si el TiSA liberaliza este sector, ¿qué ocurrirá?

Así que personalmente le digo que, alimentariamente hablando, creo que es el momento, cual bandadas o cardúmenes, de lanzarnos urgentemente a recrear un sistema agroalimentario desobediente y autónomo para, sanos y a salvo, ser sustento de un mundo sin siglas que nos aterroricen.

PALABRE-ANDO

Categorías: Alterglobalización

El Foro de Davos se prepara para el colapso: el «Informe global de riesgos» 2016

Mar, 09/02/2016 - 13:00

Carlos de Castrowww.15-15-15.org

El Informe de Riesgos Globales de 2016 en su edición número 11, es un informe del Foro Económico Mundial, más conocido como Foro de Davos, ciudad torre de marfil donde anualmente se reúnen los líderes económicos, políticos y de medios de comunicación del Planeta. Representa, quizás como ningún otro foro, el Poder, las élites que lideran y tratan de guiar el Mundo.

Este Foro de Davos publica desde hace ya más de una década un informe muy interesante no sólo porque refleja el pensamiento e intenciones de esas élites, sino por lo que podemos extraer de sus resultados.

En general el informe está pensado y dirigido a las élites económicas y políticas como preparación y adaptación a los Riesgos que se visualizan en el informe. La visión es de liderazgo y de mantener el status quo, y también, al menos por lo que se escribe, de sostenibilidad, tanto de la humanidad como del entorno físico.

El informe consiste básicamente en los resultados de una encuesta a escala mundial que es trasversal a distintos sectores humanos.

La encuesta consiste en una larga serie de posibles riesgos globales. A las personas que la realizan se les da una escala del 1 al 7 (muy poco-mucho) en dos parámetros: la gravedad del riesgo (sus efectos adversos globales) y la probabilidad de que el riesgo se haga real en el horizonte de una década.

El siguiente gráfico (figura 1) muestra el resultado global del informe de este año (la elipse es mía):

Figura 1. En el eje de ordenadas se muestra el impacto, en el eje de abscisas se muestra la probabilidad de que ocurra ese impacto. Destaco en la elipse roja aquellos riesgos que simultáneamente tienen un alto impacto y una elevada probabilidad. A la derecha del gráfico he traducido esos riesgos al español y al lenguaje más común para los que leemos y escribimos en 15-15-15 (entre paréntesis). La encuesta no pregunta por un posible colapso del sistema capitalista (ni de su inicio al menos) o por el riesgo de que existan las élites que se reúnen en Davos (el riesgo de que exista un poder tan grande en tan pocas manos).

De la figura resulta obvio que, si la encuesta es suficientemente significativa, la humanidad intuye que viviremos una década de un conjunto de enormes problemas que con alta probabilidad se darán simultáneamente, al menos, algunos de ellos.

Ante estos datos, el Informe aconseja a los líderes que tengan en cuenta esos riesgos en sus business y en su liderazgo para que habiliten mecanismos de preparación, mitigación, adaptación y, sobre todo, de ¡resiliencia!

A los que empleamos el término resiliencia desde el otro extremos ideológico nos llamará la atención que ya se estén apropiando también de éste término que en su día tomamos de la ciencia ecológica para aplicarlo a los sistemas ecológicos humanos.

En la siguiente tabla les pongo el número de veces que el informe emplea ciertas palabras escogidas:

 

Biosphere 0 Earth 4 Democracy 4 Justice 6 Life 7 Limits 10 (In)equality 14 Sustainable 27 Growth 61 Resilience 79

Tabla 1. La palabra favorita ya no es Growth, al menos en este análisis de riesgos, sinoResilience. Incluso la palabra Sustainable, que ya se apropiaron hace tiempo para referirla a “continuidad en el tiempo” (normalmente del crecimiento económico) se está quedando relegada.

Creo que la tabla refleja, a pesar de los resultados de su propia encuesta, que no quieren evitar los riesgos sino ser resilientes a ellos, es decir, mantener el poder. Además el informe refleja que la gente sí que está mucho más preocupada de lo que está pasando y va a pasar con esta civilización. A los poderosos líderes del mundo, les falta la empatía más básica; lo que les hace sujetos muy peligrosos. Voy a tratar de demostrarlo usando los mismos resultados de su informe.

La encuesta está muy sesgada, por lo que el promedio que muestra la figura 1 no es suficientemente significativo para representar a la comunidad humana ni tampoco la realidad.

Así, la encuesta da más peso a las personas de negocios (Business) (44,7%) que a cualquier otro sector (ONGs 18,8%, Académicos 15,8%, Gobierno 11,1%…), da más peso a personas mayores (73,7%) que a jóvenes menores de 30 años (los menores de esa edad son algo más de la mitad de la población mundial), da más peso a hombres (68,9%) que a mujeres (31,1%), da más peso a personas de Norteamérica y Europa (50%) que al resto del planeta, y los sectores representados dentro del sector “expertos” también están desequilibrados a favor de los negocios: economía 34,5%, sociedad 23,6%, tecnología 17,9%, geopolitica 14,8% y medio ambiente 9,2%. Parece claro que esos sesgos reflejan también la distribución del poder (empresarios, adultos maduros, hombres, primer mundo y economistas). Las élites están sobre-representadas en el informe.

Empecemos por las diferencias entre empresarios y el resto del mundo a la hora de evaluar los riesgos:

Figura 2. Comparación entre empresarios y no empresarios. En la parte superior derecha los dos puntos azules que superan a los puntos morados son los riesgos de ciberataques y de burbujas financieras de activos.

Por tanto, respecto al resto de la gente, los empresarios tienden a menospreciar la importancia (y las más de las veces la probabilidad) de los riesgos globales, salvo aquellos que directamente parece que les incumben más.

Creo que, aparte de cierto despiste, los empresarios adolecen de empatía, seguramente por pertenecer a las élites de poder.

En la siguiente figura (figura 3), vemos las diferencias entre mujeres y hombres:

 

Figura 3. Valoración de los riesgos globales entre mujeres y hombres: las diferencias son muy significativas (estadística y sociológicamente).

Las mujeres son las que tiran, a pesar de estar infra-representadas, de variables como la pérdida de biodiversidad, la crisis del agua, el caos climático, la crisis energética y la inmigración involuntaria (los cinco riesgos que ellas sitúan como más graves).

Déjenme que diga que, como experto científico en problemas globales, seguramente habría puesto esas cinco variables en lo más alto, al menos las cuatro primeras, pues llevo bastantes años estudiándolas y advirtiendo que su confluencia (y realimentaciones) llevan al colapso de esta civilización. ¡Bien por su sabiduría y/o intuición!

También es significativa la diferencia entre personas menores de 30 años y el resto de la sociedad (figura 4):

Figura 4. Valoración de los riesgos globales entre jóvenes y el resto. De nuevo las diferencias son muy significativas.

Las diferencias entre jóvenes y viejos son sociológicamente muy significativas porque, al menos cuando los riesgos son globales, desmotan ciertos mitos de inconsciencia, de temeridad y de egocentrismo que se suele atribuir en discusiones de café. Llevo un tiempo observando esto en mis charlas cuando al hablar de la inevitabilidad del colapso civilizatorio encuentro asentimiento casi generalizado entre gente joven y oposición, en ocasiones ofendida, de algún que otro jubilado.

La preocupación de los jóvenes (y su intuición y, quizás, mayor acceso a información relevante) es un signo muy positivo, pues ellos son los que terminarán gestionando esos riesgos, adaptándose y generando las estructuras resilientes del colapso. Su preparación intelectual es una enorme ventaja a la vez que la fuerza que da la juventud.

Creo que los jóvenes y las mujeres tienden a ser en promedio más empáticos que el resto de las personas, lo que explicaría también en parte por qué dan mejores resultados en esta encuesta. A su vez, ocurre una curiosa realimentación: en parte son más empáticos porque en promedio tienen acceso a menos cotas de poder (a parte de que la oxitocina esté más presente en mujeres y jóvenes que en hombres, la empatía sobre todo se aprende/vive).

Alguien, quizás un viejo empresario hombre, niegue que las figuras 3 y 4 signifiquen que la realidad dé la razón a los no empresarios, las mujeres o los jóvenes (¿Cuál sería el resultado solo con mujeres jóvenes no empresarias?). ¿Cómo saber cuál es la realidad?

Convendrán conmigo que los expertos pueden ser un buen grupo control frente a los no expertos. Si no caemos en el relativismo más absoluto, podemos tener relativa confianza en ellos:

Figura 5. Valoración de los riesgos globales entre expertos y no expertos. De nuevo las diferencias son altamente significativas.

Como podemos observar, los expertos contemplan un panorama mucho peor que el contemplan los no expertos y eso que la mayoría son expertosen economía y tecnología y los expertos en riesgos ambientales están muy poco representados. Así que la realidad será peor seguramente de lo que reflejan las encuestas de los expertos, las mujeres y los jóvenes.

Es más, la encuesta también pregunta sobre posibles conexiones entre riesgos: relaciones causa-efecto que nos dan el panorama sobre las realimentaciones dinámicas que la gente intuye/sabe:

Figura 6. Conexiones observadas entre los diferentes riesgos. La figura tiene su centro en “la inestabilidad social”, en la que termina casi todo.

En la figura 6 podemos observar las fuertes conexiones que el caos climático y el crecimiento de la desigualdad humana tienen con el resto de riesgos. La gente lo tiene claro, más aun cuando ha tenido la oportunidad de adquirir la información necesaria (todo el mundo sabe ya del cambio climático y de la desigualdad humana, otros temas son menos conocidos).

Habría estado bien que tras la encuesta a los encuestados se les hubieran dado estos resultados y la figura 6 para luego preguntarles: ¿Cuál es el valor del daño y la probabilidad de que se inicie un colapso civilizatorio? Creo que muchos empezarían a intuirlo y habrían superado el 5 o 6 sobre 7.

Una última figura (figura 7), nos muestra cómo han evolucionado los resultados si comparamos octubre de 2014 con octubre de 2015 (cuando se realizaron las encuestas):

Figura 7. Cambios significativos en los resultados de las encuestas entre 2014 y 2015 (informes de 2015 y 2016 respectivamente).

Es obvio que la coyuntura influye (el gran salto del riesgo de inmigración involuntaria por el caso de Siria o quizás el caos climático unido a un fuerte El Niño), pero incluso esta percepción de corto plazo no evita que problemas de más largo recorrido (biodiversidad, caos climático) queden reflejados bien. Además, conforme vayamos profundizando en el colapso, los riesgos cada vez serán más “estado presente”, por lo que su percepción será una fuerza imparable.

Creo que podemos ser pues crudos con la exposición de los riesgos, de los problemas graves que enfrenta la civilización, incluso del enunciado: “es inevitable ya que la civilización colapse, trabajemos para una adaptación y para generar estructuras empáticas de solidaridad”.

Ojalá nuestras líderes fueran mujeres empáticas ya que están demostrando estar intelectual y emocionalmente mejor preparadas. La resiliencia verdadera pasa porque los viejos hombres empresarios de Davos cedan el poder; así no habrá que quitárselo por la fuerza (de la democracia o de la violencia) en el camino que nos espera. La apuesta es demasiado alta y empezamos a saber lo que en Davos están tramando.

Todo se realimenta.

Categorías: Alterglobalización

Una economía social I

Mar, 09/02/2016 - 09:00

Leopoldo de Gregorio degregrorio.unaeconomiasocial.es

Como todos sabemos, aunque algunos traten de demostrar que se encuentran por encima de tener que saberlo, esta es una sociedad que al compartir de forma universal lo que ha llegado a ser su naturaleza, en Francia la denominan une merde, en Alemania, eine grosse Scheisse, en Gran Bretaña, a stinky shit, en Italia, una mignota merda y en España, en función del hermanamiento con el que estos gobernantes europeos nos están integrando, una verdadera mierda.

Puede que potencialmente, como abono, piensen que pueden convertir a Europa en un vergel, pero lo que irrefutablemente están consiguiendo es llevarnos a otro nuevo totalitarismo; un totalitarismo que hunde sus raíces en la subjetividad con la que actuamos los que hemos dado en llamarnos humanos; los que Hobbes calificó como homo homini lupus, y que Orwell, denunciando el denostado régimen stalinista escenificó en su obra Rebelión en la Granja.

No se trata ni de productividad ni de avances tecnológicos; se trata de que las estructuras económicas que estén siendo utilizadas se encuentren al servicio de esa sociedad; y no al de aquel Napoleón que en su búsqueda de una mayor prosperidad sólo trató de que ésta mejorara su propia situación y la del resto de los cerdos que personificaban el poder en la granja.

Ante esta realidad; ante el hecho de que no podemos continuar diciendo “cuatro patas sí, dos pies no” que fue el patrón con el que los animales estuvieron comulgando para continuar siendo lo que eran, antes de establecer un nuevo modelo de estructura económica tenemos que instilar en las subjetivizadas mentes del burro Benjamín y del cerdo Chillón que una sociedad tiene que ser un ente en el que tanto Boxer, el caballo, como las ovejas y las aves, sean consideradas como partes de un todo que por estar constituyendo lo que haya de ser la granja son completamente imprescindibles para que ésta, al menos pueda intentar ser un vergel.

Categorías: Alterglobalización

Teoría y práctica del capitalismo ilimitado (2ª parte y conclusión)

Mar, 09/02/2016 - 07:00

 Albino Prada -  albinoprada@gmail.com

… continuación

 

Un relato sincrónico

Lo que en el resumen que acabamos de hacer de lo que en el excelente ensayo de Naomi Klein se llama doctrina del shock o capitalismo del desastre, en mi opinión podría describirse de una forma alternativa más omnicomprensiva. Más acorde con una historia no oficial del libre mercado: estaríamos ante una ofensiva doctrinaria en favor del capitalismo ilimitado (378) por parte de aquellos que ven al gobierno como una carga y a los trabajadores del sector público como personal innecesario (462). Una ofensiva en favor de lo que otros autores [i] han denominado sociedad de mercado, un mundo que confundiría permanentemente valor y precio, un mundo en el que el aumento de la riqueza nunca revertirá en favor de todos sus ciudadanos (579).

Como declaró un prominente friedmanita: “Yo no quiero abolir el gobierno. Solo quiero reducirlo hasta un tamaño con el que pueda arrastrarlo hasta el lavabo y ahogarlo en la bañera” (580). Para Friedman en la tarea de esa reducción se incluía: sanidad, correos, educación, pensiones o incluso parques nacionales (88).

Una tal reducción del gobierno, y paralela ampliación del mercado, sería el resultado reiterado de dos vectores estratégicos complementarios: la venta y saldo de los pedazos de la red estatal a los agentes privados y la vinculación de los pedazos sobrevivientes a capitalistas amiguetes. Un doble proceso que desembocaría, lejos de la retórica de la libertad y de la riqueza generalizada, en una desigualdad y corrupción social galopantes.

Ambas estrategias se comprueba cómo reiteradamente se desencadenan ya al hilo de un golpe de estado [ii], de una catástrofe natural, de una bancarrota financiera, o de un gran atentado terrorista, y, en general, de cualquier situación –un genérico contexto de emergencia (244)- en la que lo que era hasta entonces políticamente imposible se convierte en políticamente inevitable (189); unas veces [iii] ejecutado por soldados de uniforme militar y otras por políticos y economistas trajeados y parapetados tras el escudo de un régimen democrático (209). Uno de sus mejores propagandistas y estrategas –John Williamson- lo resumía así: solo cuando los países sufren de verdad, acceden a tragar la amarga medicina del mercado; sólo cuando se hallan en estado de shock se tumban en la camilla para que se les administre la terapia (344).

En el choque entre lo que los propagandistas y agitadores de la Escuela de Chicago consideran inevitable, para alcanzar lo que venden como progreso social, y los molestos procedimientos democráticos (allá donde la democracia representativa existe) la Escuela no dudará en resguardar los asuntos económicos del alcance de la democracia (365). Y lo harán, reiteramos, por dos vías complementarias: la subasta troceada del Estado y su subcontratación a un capitalismo de amiguetes. Harían realidad la felicidad de un gobierno hueco (394 y 457).

Nos detendremos brevemente en cada una de ambas estrategias.

Las subastas apresuradas de pedazos de la red estatal, mientras los ciudadanos aún se recuperan del trauma, son un clásico de la Escuela. Enumeremos algunos ejemplos:

  • Como decíamos más arriba en 1980 Friedman impartió tutorías a centenares de funcionarios chinos para que en el momento en que los activos del Estado fuesen puestos a subasta, las autoridades del partido y sus familiares fuesen los primeros en hacerse con los pedazos de negocio más rentables (249). Por eso en 2006 el 90% de los casi tres mil milmillonarios chinos son familiares de funcionarios del Partido Comunista (256).
  • En el Reino Unido después del correspondiente shock, de la guerra de las Malvinas y de la represión de la huelga minera, entre 1984 y 1988 se privatizaron British Telecom, British Gas, British Airways, British Steel y se vendió la participación del Estado en British Petroleum (188).
  • En 1991 Yeltsin puso en marcha la primera ola de privatizaciones de las más de doscientas mil empresas de propiedad estatal con que contaba Rusia (300). En este país acabarían en manos de oligarcas locales, mientras que años más tarde en Irak lo harían en manos extranjeras (454)
  • En la Polonia gobernada por Solidaridad el plan Soros-Sachs propugnaba la venta de minas , astilleros y fábricas estatales al sector privado (239).
  • En Argentina en 1994 ya se había vendido el 90% de las empresas estatales a compañías como Citibank, Suez, Vivendi, Repsol o Telefónica (226, 327).
  • Entre 1990 y 2000 -en México- de sólo haber un banco en manos extranjeras pasó a haber 24 de los 30 bancos más importantes del país (326).
  • En EE.UU. después del 11 de septiembre de 2001 el Estado pasó de proveer seguridad a comprarla a precio de mercado (400)
  • En Irak en 2003 un importante asesor norteamericano describiría el pillaje que se estaba realizando como una forma de reducción del sector público (446). Paul Bremer iniciaría la privatización de doscientas empresas de propiedad estatal (453).

Complementariamente a este troceado se acostumbra a facilitar la compra de empresas privadas del país objeto de tratamiento por parte de grupos foráneos bien conectados con los diseñadores de la terapia; se suele tratar de empresas que suelen tener una relación privilegiada de amiguismo (para suministros o prestación de servicios) con los restos del Estado que se está vaciando (43). Ya que el modelo preferido de la Escuela consiste en la alianza entre unas pocas multinacionales y miembros de una clase política local enriquecida (38). Veamos algunos ejemplos:

  • En los últimos años del pasado siglo en Indonesia, Tailandia, Corea del Sur, Malasia o Filipinas se promovieron fusiones y adquisiciones por grupos extranjeros de importantes empresas (Kia, Samsung, Daewoo, LG, entre muchas otras) (371-372)
  • En Indonesia, después de 1965, se aprobarían leyes que permitían a las empresas extranjeras el control total de importantes recursos naturales, al tiempo que se les otorgaban vacaciones fiscales (103).
  • En el Chile pinochetista de los años 80 una pequeña élite pasó de ser rica a súper rica a costa del presupuesto público (121).
  • Después del 11S en EE.UU. ya no se trata de que el Estado proporcione servicios (por ejemplo de seguridad) sino sólo de asegurarse de que sean proporcionados (395). Así se transfirieron miles de millones a contratas en secreto, sin competencia y sin apenas supervisión (399): “Halliburton lleva seis años tratando al gobierno de Estados Unidos como si fuera su cajero automático personal, con retiradas de fondos de hasta veinte mil millones solo en contratos para Irak” (592).
  • En Irak, después de deponer a Sadam, las empresas extranjeras (Halliburton, Bechtel, Parsons, KPMG, Blackwater, entre otras) podían repatriar el cien por cien de los beneficios obtenidos fuera del país y firmar contratos por cuarenta años con derecho a renovación (454, 466).

_______________________

[i] M.J. Sandel (2013) “Lo que el dinero no puede comprar” (Debate, Barcelona) pp. 16-18

[ii] Así en Rusia “Yeltsin movilizó a cinco mil soldados, decenas de tanques y vehículos de transporte blindado, helicópteros y tropas de asalto de élite armadas con ametralladoras automáticas, para defender la nueva economía capitalista de Rusia de la grave amenaza de la democracia… se habría cobrado la vida de unas quinientas personas y había herido a casi mil, la mayor dosis de violencia que Moscú había vivido desde 1917” (307).

[iii] Generales y economistas eran los dos grupos de doctores del shock que trabajaban en el Cono Sur (155).

_______________________

 

Filias y fobias: Amistades y horrores

Una vez realizado este sumario repaso -diacrónico y sincrónico- sobre los éxitos empíricos en la aplicación de las teorías hayekiano/friedmanitas (capitalismo ilimitado con estado hueco) cabe hacerse la pregunta de si tales desmanes son apenas cosa de megalómanos chicago boys de la ciencia económica o si habría alguna amistad -más allá de la academia- que explique todo esto. No olvidemos que Friedman es “considerado el economista más influyente del pasado medio siglo, entre cuyos discípulos se cuentan varios presidentes estadounidenses, primeros ministros británicos, oligarcas rusos, ministros de finanzas polacos, dictadores del Tercer Mundo, secretarios generales del Partido Comunista chino, directores del Fondo Monetario Internacional y los últimos tres jefes de la Reserva Federal” (27). Es demasiado para un solo hombre, y es por eso que cabe preguntarse ¿alguien o algo mueve los hilos de un tal ejército de economistas?.

Una de las pistas más sólidas que tenemos para contestar a esta pregunta vio la luz en el año 2006 en Argentina; se descubrió que un extenso documento de 1.400 páginas, en el que se concretaba la estrategia de shock a aplicar a partir del año 1992 en aquél país, no había sido cosa ni del FMI ni de economistas al servicio del gobierno de turno, sino por J.P. Morgan y Citibank (229). Estrategia que, a lo largo de tan extenso documento, combinaba dosis de privatización de lo público, ampliación de los mercados, austeridad en servicios públicos y capitalismo de amiguetes. De forma y manera que los gabinetes económicos de los grandes grupos financieros globales estarían detrás de la misma mercancía que otros economistas arropaban desde Chicago con el prestigio de la academia universitaria (y de no pocos premios Nobel).

Esos mismos grupos financieros globales aparecen una y otra vez en el trasfondo de la aplicación de los tratamientos hayekiano/friedmanitas de la Escuela de Chicago. Así en la transición que en Sudáfrica pilotó Nelson Mandela -y luego Thabo Mbeki- a la altura del año 1996 los ataques a la moneda y la fuga de capitales suponían que “toda desviación a la ortodoxia de la Escuela de Chicago es castigada al instante por los operadores de Nueva York y Londres, que apuestan contra la moneda del país infractor y ocasionan con ello una profundización de su crisis y la necesidad de mayores prestamos” (279). Los amigos (filias) y compinches de los asépticos, independientes, académicos y neutrales economistas defensores de la mano invisible, del capitalismo ilimitado, volvían a ser los grandes grupos financieros mundiales.

¿Existe algún eslabón perdido entre unos (académicos) y otros (financieros)?. Sin duda: nuestro hombre es John Williamson. El economista que acuñara la expresión Consenso de Washington y que demostró tener una incomparable habilidad para verbalizar el subconsciente (es decir los intereses) del mundo financiero, llegando a defender la idea de generar activamente una crisis para que, de ese modo, la terapia de shock fuese más fácil de imponer (344-345). Siempre impulsada por casuales estampidas de la manada electrónica de los mercados financieros. De manera que lo que hay detrás de la academia no por menos siniestro deja de ser más peligroso: codicia, deseo de beneficios a corto plazo e inversiones especulativas. Ese es el subconsciente para el que trabajan los académicos del capitalismo ilimitado.

Si estas son sus filias, sus amigos, ¿cuáles son sus fobias?, ¿cuáles sus horrores?. Como bien se desprende de lo que aquí hemos relatado no lo son las sociedades en las que la economía está pilotada por el Estado (con frecuencia totalitario) y dónde el libre mercado es completamente residual (caso de la URSS, de la China maoísta, de Cuba o de Corea del Norte). Porque tales sociedades estarían abocadas a un colapso social más o menos inminente.

Su mayor enemigo serán aquellas economías de mercado que no sean sociedades de mercado. Sociedades dónde “un mercado libre, con una oferta de productos determinada, puede coexistir con un sistema de sanidad pública, escolarización para todos y una gran porción de la economía –como por ejemplo una compañía petrolífera nacionalizada- en manos del Estado; donde también es posible pedirles a las empresas que paguen sueldos decentes, que respeten el derecho de los trabajadores a formar sindicatos, y solicitar a los gobiernos que actúen como agentes de redistribución de la riqueza mediante los impuestos y las subvenciones, con el fin de reducir al máximo las agudas desigualdades” (45). Unas tales sociedades, nada utópicas, eran -y son- para los defensores del capitalismo ilimitado horribles batiburrillos a exterminar (84).

Es por eso que si se me pide un caso de lo que estoy señalando es indudable que el mejor ejemplo se sitúa en el Chile de 1970 del presidente Allende. Un proyecto de sociedad democrática con economía de mercado amputada de raíz por una combinación letal de economistas, generales y oligarcas internacionales. El mismo tipo de amputación que sufrirá muchos años después el proyecto de Gorbachov para transformar la URSS en una “combinación entre el libre mercado y un sistema fuerte de protección social, manteniendo ciertas industrias clave bajo control público” (237, 294). Lo dicho: un horroroso batiburrillo.

Lo sucedido con Gorbachov –y mucho antes en Chile- demostraría que el compromiso de permitir un cierto keynesianismo y Estado de Bienestar en una parte de Europa no pasó nunca de ser una excepción territorial mundial, y por tiempo limitado. Un freno al riesgo revolucionario soviético. Excepción de una época en la que “el capitalismo tenía que ganarse a sus consumidores, necesitaba ofrecer incentivos y necesitaba contar con un buen producto” (337). La caída de la URSS marcará el fin de un tal keynesianismo defensivo y de una pactada socialdemocracia. Desde entonces el capitalismo se sentirá libre para desplegar sus formas más salvajes “ya puede ser tan antisocial, antidemocrático y grosero como le plaza” (340). Así de simple.

 

 Albino Prada. Profesor de Economía. Universidad de Vigo

Categorías: Alterglobalización

Lo que no se conoce sobre el dirigente que lidera la campaña de la austeridad contra Grecia y España

Mar, 09/02/2016 - 07:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Cualquier lector que haya seguido de cerca las noticias sobre Grecia recordará que una figura clave de la imposición de las políticas de austeridad al pueblo griego, que han tenido un impacto devastador para aquel país, fue el Presidente del Eurogrupo, el Ministro de Finanzas de Holanda, el Sr. Jeroen Dijsselbloem, que lideró el ataque (y no hay otra manera de decirlo) a Grecia, forzándola a que aplicara las recetas neoliberales que han causado tanto daño, no solo a las clases populares griegas, sino a las de todos los países -incluyendo España- cuyos gobiernos han aplicado dichas recetas.

Tal personaje fue especialmente duro en las exigencias fiscales, acusando al gobierno Syriza de no hacer el trabajo que tenía que hacer, a saber, recoger fondos públicos para pagar las deudas que el gobierno griego había heredado del gobierno conservador liberal anterior. Y este mismo señor ha estado presionando con particular insistencia y mano dura al gobierno español para que haga más recortes y ajustes del gasto público, aplicando las mismas políticas públicas que causaron un enorme daño al pueblo griego, liderando el sector más duro del Eurogrupo, el cual forman los Ministros de Economía y Finanzas de los países de la Eurozona, que él preside. Después de Grecia, Dijsselbloem ha escogido España como su punto de mira, exigiéndole unos recortes de nada menos que de 9.000 millones de euros, que desmantelarían todavía más el ya muy subfinanciado Estado del Bienestar español.

España es uno de los países con un gasto público social por habitante en sanidad, en educación, en escuelas de infancia, en servicios domiciliarios, en vivienda social, en servicios sociales y un largo etcétera, más bajos de la UE-15. Pero tal personaje ha puesto como prioridad de su labor el que se gaste incluso menos, pues según él, el déficit público de España es hoy el problema mayor que tiene este país, punto de vista que, por cierto, es ampliamente sostenido por la mayoría de economistas neoliberales que tienen gran proyección mediática en los medios de información y persuasión españoles (incluyendo los catalanes).

¿Quién es este personaje, el Sr. Dijsselbloem?

Lo que no se conoce –porque no se ha publicado en ninguno de los mayores medios de información- es quién es este señor. Dicho personaje ha jugado un papel clave en convertir Holanda en un paraíso fiscal en el que las mayores empresas europeas (incluyendo españolas) y norteamericanas evitan pagar sus impuestos en los países donde se realiza la producción, la distribución o el consumo de sus productos. La política impositiva de tal país está diseñada para atraer a compañías multinacionales que establecen su sede en Holanda. Las ventajas fiscales y subsidios públicos, así como su tratamiento sumamente favorable a las rentas del capital, son bien conocidos en el mundo financiero y empresarial.

Ello explica que haya muchas compañías que establezcan su sede en Holanda (desde la compañía minera canadiense Gold Eldorado a la estadounidense Starbucks, la lista es enorme). En realidad, algunas de estas compañías solo tienen en Holanda una dirección postal, sin edificio siquiera, como es el caso de los grupos musicales Rolling Stones o U2, del Sr. Bono, que se ha hecho famoso y rico a base de supuestamente defender a los pobres del mundo (ver el artículo de David Hollanders What Europe Needs to Know About The Dutch Tax Haven, Social Europe Journal, 05.01.16). En realidad, muchos de los beneficios fiscales y subsidios, así como las transacciones financieras no son públicos, e incluso miembros del Parlamento holandés no tienen acceso a esa información.

Es sorprendente que Holanda, sin embargo, no aparezca en la lista de paraísos fiscales. Y ello se debe a la activa movilización de la coalición gobernante en Holanda, formada por el partido socialdemócrata, al cual pertenece el Ministro de Finanzas, el Sr. Dijsselbloem, dirigiendo la política económica y financiera del país, y el partido radical de derechas, que aprobaron una ley en el año 2013 en la que se indicaba que Holanda no era un paraíso fiscal, por mucho que se le pareciera.

El gobierno prácticamente prohibió el uso de tal término, lo cual no fue un obstáculo para que el gobierno holandés haya apoyado la realización de seminarios para empresarios extranjeros (realizados en el extranjero, el último en Ucrania) para enseñarles cómo evitar pagar impuestos en Holanda.

Como bien indica David Hollanders, Holanda es un ejemplo de libro de texto de lo que es un paraíso fiscal. Como muestra tal autor, hay 12.000 empresas (que manejan un total de 4 billones de euros) que tienen una sede postal en Holanda, que incluyen el 80% de las cien empresas más grandes del mundo y el 48% de las mayores compañías que aparecen en la revista Fortune.

Entre tales empresas con sede postal en Holanda hay empresas portuguesas, españolas (como la empresa que se benefició de la privatización de la empresa pública Aigües Ter Llobregat por la Generalitat de Catalunya —ver Tots els camins porten a Holanda, El Triangle, 23.12.15), griegas y otras, lo cual implica que Grecia, España, Portugal y otros países dejan de ingresar impuestos (millones y millones de euros) a las arcas del Estado debido a las políticas aprobadas por el gobierno holandés, del cual el Sr. Dijsselbloem es uno de los mayores responsables y arquitectos, el mismo personaje que acusa a Grecia y a España de tener excesivos déficits públicos, déficits públicos que no existirían si las grandes empresas pagaran los impuestos que tendrían que pagar si no tuvieran sus sedes fuera del país, incluyendo Holanda, situación favorecida y facilitada por tal señor.

Se sabe que el Sr. Jean-Claude Juncker, hoy Presidente de la Comisión Europea, es otro personaje que hacía lo mismo cuando era Presidente y Ministro de Finanzas de Luxemburgo, otro paraíso fiscal donde un gran número de empresas internacionales, incluyendo españolas, tienen su sede. El Sr. Jean-Claude Juncker es también de los que presiona por todos los medios para que se apliquen las políticas de austeridad en Grecia y en España. Pero no se sabía tanto de este otro personaje, el Sr. Dijsselbloem. El cinismo y la indecencia, por no decir falta de ética, de tales personajes alcanzan ya niveles sin precedentes. Y esta es la Europa a la que se nos pide que pertenezcamos.

 

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

Publicado en Público

vnavarro.org

Categorías: Alterglobalización

“La izquierda olvidó ser anticapitalista”

Lun, 08/02/2016 - 13:00

La Barra Espaciadora

Entrevista a David Harvey.

Categorías: Alterglobalización

Crecimiento no es igual a bienestar

Lun, 08/02/2016 - 09:00

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

Circula el equívoco mensaje de que el país se recupera y se crean empleos a porrillo. Para hacer creíble la patraña, el gobierno del Partido Popular pregona que España crecerá 3,3% este año y 3% el próximo. Y acaso crezca, pero al analizar ese crecimiento se ve que no es oro lo que reluce ni todo el monte es orégano.

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), durante 2015 en España hubo 678.200 parados menos. Qué subidón jalea la prensa afín al régimen. Aparentemente. La cifra tiene truco.

Según la misma EPA, la población activa (que trabaja o puede trabajar) son hoy 22.873.700, pero en 2011 eran algo más de 23.400.000. Menos población activa. Hoy, 17.9 millones de empleos, pero en 2007 había 20.6. En realidad, la cuarta parte de ese descenso de paro es reducción de población activa, no parados que hayan conseguido empleo. Y hay menos población activa porque muchos inmigrantes han regresado a su país, numerosos nacionales (sobre todo jóvenes) han emigrado y emigran, gente desempleada largo tiempo ha tirado la toalla y deja de buscar trabajo… Números que no se contabilizan en el desempleo real.

Lo indiscutible es que un paro de más del 20% se mantiene tozudo mientras se bate el récord de contratos temporales. Además de que la mayoría de contratos temporales son de menor duración. En 2006 el promedio era de 79 días, pero en 2015 ya es solo de 53 jornadas laborales. Menos jornadas, menos salario. Más dificultades, más pobreza. Sin olvidar que en siete años apenas se ha creado un tercio del empleo destruido desde 2008. Y no es un empleo de calidad precisamente. Según Eurostat, el 91% de contratados temporales en España no han tenido otra opción, no es que hayan preferido ser temporales. Paro y precariedad llevan camino de ser permanentes, estructurales.

Y, contra al falaz autobombo de la creación de empleo (que no es tanto ni en condiciones), la cruda realidad muestra que la propia evolución del capitalismo no permite que haya empleo para todos. Una verdad incómoda en medio del fervor por el crecimiento como panacea prodigiosa.

La segunda verdad perturbadora es que crecimiento económico y bienestar de la gente no van a la par. O van a la contra. Que crezca la economía no significa más bienestar general. El bienestar, entendido como disfrute de vida digna, depende de la distribución de la riqueza. Y ahí pinchamos en hueso. Salarios bajos, menos y peores servicios públicos, recortes sociales… Menos renta social para la mayoría.

El crecimiento económico refleja una economía, su riqueza, PIB… Pero de nada sirve que aumente el PIB, si la riqueza resultante no se distribuye con mínima justicia y equidad. Porque crecimiento económico no es bienestar de la gente.

De 1940 a 1981, el PIB de Brasil aumentó de 6% a 9% cada década. ¿Vivieron mejor brasileños y brasileñas esos años? No. Fueron años de pobreza, incertidumbre y sufrimiento, como los anteriores y posteriores. Hasta que Lula fue elegido Presidente, se propuso en serio reducir la pobreza y la situación empezó a cambiar.

Más cerca en el tiempo, en 2010, Libia fue el segundo país del mundo con mayor crecimiento económico, 10.6%. Paradójicamente, en ese país que crecía sin parar la única esperanza era emigrar. México creció 6% anual desde 1930 hasta 1970, pero cada vez había más pobres y pobres extremos…

Como recuerda el economista Fernando Luengo, el crecimiento económico no crea suficientes puestos de trabajo, ni en cantidad ni en calidad, es compatible con la reducción de salarios y el enriquecimiento de las élites, priva de recursos a las administraciones públicas, consume recursos escasos y se basa en la sobre explotación de las economías y pueblos más débiles por los más fuertes”.

Por tanto, menos lobos con el crecimiento y la creación de empleo. Mientras haya en España un 15% de trabajadores pobres, más del 50% de paro juvenil y mayoritariamente empleo precario y mal pagado, no cabe hablar de superación económica.

Lo que importa son las personas, no las macrocifras que ocultan la realidad y con las que se hacen juegos malabares. Para muestra, un botón: con tanto discurso triunfal, en enero en España hay 57.247 personas paradas más y también en enero la Seguridad Social ha perdido más de 204.000 cotizantes (parados o sin protección alguna en la economía sumergida). ¿De qué crecimiento hablamos?

Periodista y escritor
Twitter: @xcanotamayo
Xacata

Publicado en CCS, Centro de Colaboraciones Solidarias

Categorías: Alterglobalización

Teoría y práctica del capitalismo ilimitado (Introducción y 1ª parte)

Lun, 08/02/2016 - 07:00

Albino Prada -  albinoprada@gmail.com

Introducción [1]

En el período de tiempo que va desde el crack de 1929 a la llegada de M. Thatcher y R. Reagan a los gobiernos del Reino Unido y Estados Unidos “Friedman y su mentor F. Hayek protegían con suma paciencia la llama del capitalismo en estado puro, sin empañarse por los intentos keynesianos para crear riquezas colectivas que fueran la base de una sociedad más justa” (42). En palabras del propio Hayek se trataba de evitar así el camino de servidumbre y la “fatal arrogancia de los que pretenden que el hombre puede moldear a su gusto la realidad circundante”, aludiendo especialmente [2] a “los socialistas como Einstein, Monod y Rusell, así como a Keynes”.

Será ésta una apuesta exitosa durante décadas que entraría en colapso financiero en 2008, aunque –paradójicamente- la gestionarán proactivamente sus discípulos (usando así la riqueza colectiva para superar un shock que provocaron ellos mismos) a lo largo y ancho de Europa. De igual marea que convirtieron el 11S de 2001 en una oportunidad para liderar la política internacional de los años siguientes (Irak, Afganistan, …), convertirán el crack económico de 2008 en una oportunidad para revitalizar su catecismo económico ultra liberal (como bien sabemos en los países europeos calificados como PIGS).

_____________________________

[1] Referencias en cursiva del libro “La doctrina del shock”, Naomi Klein (2007), Paidós, sólo se cita la página entre paréntesis. También se cita “Hayek sobre Hayek” de F.A. Hayek (Unión Editorial 2010) (edición en inglés de 1994 elaborada con notas autobiográficas y entrevistas radiofónicas) y “La fatal arrogancia”(Hayek, 1988) (también cito por la edición de 1990 de Unión Editorial)

[2] (Hayek 1988: 63 y 118)

 

Un relato diacrónico

Hagamos un poco de historia. En 1947 Friedman se unió a Hayek para formar la Sociedad Mont Pelerin (84). Aquel año el profesor Friedrich A. von Hayek había convocado a treinta y seis intelectuales, la mayoría economistas, junto con historiadores y filósofos, en elHotel du Parc en la villa de Mont Pelerin, cerca de las ciudades de Montreux y Vevey en Suiza, para discutir la situación y el posible destino del liberalismo tanto a nivel teórico como en la práctica. El grupo tomó el nombre de Sociedad Mont Pelerin en referencia al lugar donde transcurrió este primer encuentro [i]. Célebres economistas pertenecientes a dicha Sociedad, además del propio Hayek (Nobel en 1974) fueron Friedman (que lo recibe en 1976), George Stigler (1982), James M. Buchanan (1986), Maurice Allais (1988), Ronald Coase(1991), Gary Becker (1992) o Vernon Smith (2002).

F. A. Hayek (1899-1992)

Friedman y sus colegas de la Escuela de Chicago (Hayek impartirá allí clases durante los años 50; eran llamadoslos austriacos) proponen una utopía de los emprendedores que nos llevaría a la perfección y al equilibrio; liberarse del Estado para que el libre mercado pueda desplegar su canto; un capitalismo puro, ilimitado, no contaminado [ii]. Tal como Hayek ve las cosas sería indudable [iii] “la superioridad que en esto tiene el mercado, ya que la cantidad de información utilizable por las autoridades es siempre muy limitada, y el mercado hace uso de una cantidad de información infinitamente mayor del que cualquier autoridad podría hacer jamás”.

M. Friedman (1912-2006)

En sus memorias Hayek recuerda como en 1931 se le invitó a la London School of Economics, por parte de Lionel Robbins, porque era la persona que [iv] “necesitamos en este momento para hacer frente a Keynes; se me llamó, pues, con ese propósito”. Porque para él las ideas de estado del bienestar, redistributivas o de imposición justa eran formas indirectas –y más peligrosas que el comunismo- de control de la economía y, por tanto, de destrucción del orden del mercado [v].

Pasados los años y con Nixon como presidente de EE.UU. en 1969 Friedman colocó como asesores a G. Shultz y D. Rumsfeld [vi], dos de sus discípulos que lo reverenciaban; aunque en la crisis de 1971 el presidente no siguió sus consejos (179), sí facilitaría la decisiva influencia que sus correligionarios iban a tener en el cataclismo social del Chile de Pinochet.

En las dos décadas que van desde 1983 en adelante personajes de este perfil iban a ocupar posiciones clave en el FMI y el Banco Mundial, oficializado en el denominado “Consenso de Washington” (222). Y con las administraciones Bush desde 1995 tendrán cada vez mayor influencia (33) favoreciendo desde la privatización del tráfico aéreo (396), a la de los sectores armamentísticos o de la seguridad (188). Como justo colofón en 2007 el gobernador de California declarará el día 29 de enero como Día de Milton Friedman (43).

Hayek había señalado ya en 1944 que en la Alemania de 1928 con el 53% de la renta en manos de los Gobiernos, lo público “domina indirectamente casi la vida económica entera de la nación”, y Friedman para un 45% de dicho rateo en los Estados Unidos concluía en 1994 que [vii] “a ambos lados del Atlántico, no es muy exagerado decir que predicamos el individualismo y capitalismo competitivo, y practicamos el socialismo”.

Hayek no era menos radical [viii]: “tengo la teoría de que todos los economistas que entran al servicio del gobierno acaban por corromperse sólo por eso”.

Con estas premisas Friedman asesorará en Chile a Pinochet en marzo de 1975 (115 y ss.). La Junta militar chilena había adoptado inmediatamente la metáfora de la enfermedad que utilizó Friedman; para curarse de la misma había que perseverar con reducción de gasto público y privatizaciones en masa (sanidad, educación, pensiones, finanzas, etc.), aunque ello llevase el desempleo al 20%. José Piñera, artífice de la privatización de la Seguridad Social, declaró haber tenido tal idea leyendo Capitalismo y Libertad.

Fueron muchos los que se acercarían a ver en persona el que fue llamado laboratorio chileno; entre ellos el propio F. Hayek que viajó al Chile de Pinochet en varias ocasiones y que en 1981 escogió Viña del Mar (la ciudad en la que se tramó el golpe) para celebrar la convención regional de la Sociedad Mont Pelerin (120).

Pero en 1982 Chile alcanzó un 30% de paro con hiperinflación (121): “al borde de la debacle, casi todos los de Chicago perdieron sus influyentes puestos en el gobierno, incluyendo a Sergio de Castro (Ministro de Economía y Finanzas); muchos otros licenciados de Chicago tenían altos cargos en las empresas de los pirañas y fueron investigados por fraude, con lo que se desvaneció la fachada de neutralidad científica tan fundamental para la identidad que se habían construido los de Chicago” (121).

Según se relata en el espléndido ensayo de Naomi Klein: “Cuando Friedrich Hayek, santo patrón de la Escuela de Chicago, regresó de una visita a Chile en 1981, estaba tan impresionado por Augusto Pinochet y los de Chicago que allí conoció que inmediatamente se sentó a escribir una carta a su amiga Margaret Thatcher, primera ministra de Gran Bretaña. En ella la instaba a utilizar el país sudamericano como modelo para transformar la economía keynesiana británica. Thatcher y Pinochet acabarían compartiendo una sólida amistad, de la que trascendió la famosa visita de Thatcher al anciano general cuando éste se hallaba bajo arresto domiciliario en Inglaterra, acusado de genocidio, tortura y terrorismo.

La primera ministra británica estaba sobradamente familiarizada con el que ella misma calificó de «extraordinario éxito de la economía chilena», que describió, además, como «un impactante ejemplo de reforma económica del que podemos extraer numerosas lecciones». Pero, pese a la admiración de Thatcher por Pinochet, cuando Hayek le sugirió por primera vez que emulara las políticas de terapia de shock que aquél había impuesto en Chile, la primera ministra no pareció quedarse, ni mucho menos, convencida. En febrero de 1982, Thatcher no se anduvo con rodeos para explicarle el problema a su gurú intelectual en una carta privada: «Estoy segura de que usted entenderá que, en Gran Bretaña, dadas nuestras instituciones democráticas y la necesidad que aquí existe de alcanzar un elevado nivel de consenso, algunas de las medidas adoptadas en Chile son del todo inaceptables. Nuestra reforma debe ser conforme a nuestras tradiciones y a nuestra Constitución, aunque, a veces, el proceso pueda parecer exasperantemente lento»” (177).

No obstante en el año 1984, después del éxito en la guerra de las Malvinas, Thatcher lanzará una ofensiva contra los poderosos sindicatos mineros del carbón y entre 1984-1988 procederá a una privatización masiva (186 y ss). Como sostenía entonces Friedman “Solo una crisis –real o percibida como tal- produce un verdadero cambio … (entonces) … lo políticamente imposible se convierte en políticamente inevitable” (189).

Mientras tanto, ya en 1980 Deng Xiaoping invitará a Friedman a visitar China para impartir tutorías a centenares de funcionarios de alto nivel; les vendió el ejemplo de Hong Kong y la idea de que las libertades políticas son secundarias o innecesarias en relación a la libertad de comercio. En 1988 Friedman y su esposa quedarán fascinados por los avances de Shanghai y pronosticó a Zhao Ziyang (secretario general del PCC) en una reunión de varias horas progresos aún más extraordinarios si hacía más énfasis en los mercados privados libres. Así la ley marcial de 1989 acompañará a la masacre de Tiananmen aunque, para los inversores extranjeros y para el partido, habría sido un arreglo con el que todos ellos salen ganando (248 y ss.).

En el año 1991 en Rusia Yeltsin  gobernará, después de un golpe de Estado, asesorado por un equipo de liberales declarados seguidores de F. Hayek y de la Escuela de Chicago de M. Friedman (299). Stiglitz –por aquel entonces economista principal en el Banco Mundial- los denominó bolcheviques del mercado.

_____________________________

[i] Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Sociedad_Mont_Pelerin; un relato en primera persona del propio Hayek puede leerse en Hayek (2010: 187 y ss.)

[ii]  Otros Institutos como el Heritage, el Cato o el American Enterprise Institute difunden estas ideas. O la serie de TV Free to Choose patrocinada por un puñado de multinacionales (GM. Pepsi, Firestone, …) (190)

[iii] Hayek (2010: 120)

[iv] Hayek (2010: 116)

[v] Hayek (2010: 157); no obstante en una entrevista radiofónica emitida el 22 de abril de 1945 con dos profesores de la Universidad de Chicago llega a admitir (para EE.UU.) múltiples formas de complementar el mercado: limitación de la jornada laboral, salario mínimo, protección civil, sistema público de seguridad social, ingreso mínimo asegurado, subsidio de desempleo, etc. (op. cit. pp. 158 y ss.). Incluso afirma en ella que “nadie duda que el gobierno tiene importantes funciones que ejercer en la provisión de las condiciones conducentes a un nivel de empleo elevado y sostenido” (p. 167). En ese punto preguntado sobre si el Banco de la Reserva Federal incurre en su “camino de servidumbre” contesta con un rotundo no. El entrevistador apostilla “me parece que usted permite mucha más planificación pública de los que muchos de sus lectores en este país han supuesto” (p. 165) (probablemente uno de ellos fuese Milton Friedman).

[vi] Que llegará a ser determinante en las políticas de Presidente Bush en 2001 (382 y ss.). Friedman considera que debió haber sido Rumsfeld el que relevara a Reagan y no Bush (388), sobre las actividades empresariales armamentísticas de Rumsfeld (388-389).

[vii] Hayek (1944: 149) (Camino de servidumbre, cito por la edición de Unión Editorial de 2008), Friedman en las pp. 358-359 de la misma edición (prólogo a la edición inglesa de 1994)

[viii] Hayek (2010: 138) 

 

Albino Prada. Profesor de Economía. Universidad de Vigo

Categorías: Alterglobalización

El puzzle inconexo del caos

Dom, 07/02/2016 - 13:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

El biológo francés Jacques L. Monod en su ensayo “El azar y la necesidad” (1.970) explica que las variables del logos y el azar de la evolución humana serían aspectos complementarios de las necesaria adaptación evolutiva de los seres vivos ante los cambios drásticos para asegurar su éxito reproductor (supervivencia) con lo que asistiríamos a la irrupción de un “escenario teleonómico” en contraposición al llamado “escenario teleológico” vigente en la actual sociedad occidental y en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión.

Shakespeare, por boca de un asustado Enrique IV expresa el miedo y la impotencia del hombre debido a la ausencia de certezas ante el caos de la mudanza : “¡Dios mío, si tuviésemos la opción de leer en el libro del destino y ver del tiempo las revoluciones, ver cómo la ocasión se burla y cómo llena el cambio la copa de Mudanza con diversos colores”. Así, la entrada en recesión de las economías mundiales en el 2008 implementó el estigma de la incertidumbre y la incredulidad en una sociedad inmersa en la cultura del Estado de Bienestar del mundo occidental y derivó posteriormente en un shock traumático al constatarse el vertiginoso tránsito desde niveles de bienestar hasta la cruda realidad de la pérdida del trabajo, posterior desahucio e inmersión en umbrales de pobreza, piezas desgajadas del puzzle inconexo del caos en el que estamos ya inmersos.

Por caos entendemos algo impredecible y que se escapa a la miope visión que únicamente pueden esbozar nuestros ojos ante hechos que se escapan de los parámetros conocidos pues nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando. El citado” efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Metereología, Detección y Prevención de Epidemias, Movimientos Migratorios o la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes, con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, de lo que serían paradigmas la agónica situación del Ártico y del Mar de Aral, el colapso de los refugiados en Europa, el riesgo de pandemia global y el próximo crash bursátil.

Categorías: Alterglobalización

Debate sobre el Foro de Davos en “Enfoque”

Dom, 07/02/2016 - 09:00

Eduardo Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC España

Comparto el debate que tuvimos en el programa Enfoque sobre el Foro de Davos y la desaceleración económica que sufre el planeta en general.

 

Categorías: Alterglobalización

¿Qué debe hacer la UE sobre la inmigración?

Dom, 07/02/2016 - 07:00

Sami NairPúblico.es

La UE se enfrenta a dos tipos entremezclados de demanda migratoria; una estructural: la de los inmigrantes económicos; otra coyuntural: la de los solicitantes de asilo. Los primeros intentan escapar de la miseria en países pobres no comunitarios, los segundos huyen de situaciones de guerras civiles. Ahora bien, desde que se proyectó una estrategia de contención de los flujos migratorios en 1986, por causa de la creación de un espacio económico común, materializado por el Acta Única (1986), el Tratado de Maastricht (1991) y los Acuerdos de Schengen (1993) seguidos por el Convenio de Dublín (2003), la UE siempre tuvo una visión de la demanda migratoria instrumental y cortoplacista. Esquemáticamente definido, el lema era: primero favorecer la libre circulación de los comunitarios (adopción de la libertad de circulación y establecimiento en el Tratado de Maastricht), segundo, los extra comunitarios sólo pueden ser aceptados cuando se les necesitan.

Se instauraron varias medidas: el cierre de la libertad de inmigración laboral para los no-comunitarios a cambio de un aumento de la reagrupación familiar para aquellos instalados legalmente en Europa; la reducción drástica de la concesión del estatuto de refugiado y, por tanto, del derecho de asilo; la gestión policíaca del control de fronteras y, por fin, la adopción, en 2003, del principio por el cual el solicitante de asilo no puede interponer su solicitud en el país final de destino sino que debe hacerlo en el de llegada a Europa. Esta última decisión, impuesta por los países del primer círculo europeo (principalmente Alemania y Francia) obligaba a los demás a volverse gendarmes de la estrategia migratoria europea. De ahí la creación de barreras en las fronteras externas europeas para contener a los inmigrantes (campos de internamientos y Frontex).

Esta estrategia ha funcionado con un éxito relativo hasta 2008. Pero la crisis económica, el aumento de las desigualdades entre Europa y África del norte y subsahariana, el empobrecimiento súbito de los países del este sometidos a políticas despiadadas de ajuste estructural, la extensión incontrolable del caos en Oriente Medio con la destrucción del Estado iraquí en 2003 y la descomposición de Siria desde 2011, provocan la huida de millones de personas hacia Europa. Frente a esa enorme demanda de socorro, la muralla de los acuerdos de Schengen y Dublín se ha derribado. Y más grave aún, la UE ha sido incapaz de reaccionar colectivamente.

La tendencia actual de renacionalización de las políticas migratorias, que se perfilaba desde los años 2010, lo demuestra con creces.

En realidad, si las políticas de contención de estos últimos treinta años saltan hoy, es, por un lado, porque han llevado a la acumulación de una enorme demanda migratoria insatisfecha de las poblaciones migrantes y, por otro, porque la UE no tenía una política común de gestión de la misma en su entorno geoeconómico.

Era una ilusión irresponsable considerar que se podía construir un espacio económico europeo rico e integrador sin tener en cuenta la situación económica y política del contexto regional extra europeo: la población de la orilla sur del Mediterráneo va a superar los 356,9 millones de habitantes para mediados de 2030 sin que se pueda prever una mejora en la capacidad integradora de los mercados de trabajo en estos países. En África subsahariana, la población está creciendo rápidamente y va a alcanzar los 1.369 millones de habitantes para mediados de 2030, con un aumento estimado, según proyecciones de la ONU, de 200 millones de personas por década. A eso hay que añadir que África subsahariana no ha reducido su tasa de pobreza estos últimos 25 años. Según un informe del Banco Mundial, “solo consiguió sacar a un 28% de la población de la penuria, porcentaje que chirría frente al norte de África (81%), sudeste asiático (84%) y América Latina y el Caribe (66%).” En consecuencia, la demanda migratoria será incontenible.

Por otra parte, si los países del Este no sufren el mismo auge demográfico, en cambio sí que afrontan una importante demanda de empleo pues sus condiciones de vida y poder adquisitivo están cada vez más condicionados por el euro y el mercado único europeo. De ahí la irreprensible necesidad de emigración hacia la zona euro. Y si desde Afganistán, Iraq, Siria, la demanda migratoria es de peticionarios de asilo, en el fondo también se trata de una emigración económica. Igual desde Eritrea, Somalia, Níger, Libia.

Hoy en día, es de hecho muy difícil diferenciar entre los solicitantes de asilo y los inmigrantes económicos, puesto que todos padecen la misma condición económica y social.

Frente a esta situación, los países europeos están divididos: unos necesitan inmigrantes (Alemania), otros no. Y cada uno va a lo suyo. La única manera de salir de este círculo vicioso, es replantear radicalmente la estrategia europea en materia de inmigración. Por ello, es preciso tener claro una visión de largo alcance.

En primer lugar, se debe admitir claramente, y explicárselo a la opinión pública, que los flujos migratorios seguirán: es verdad, por varias razones, que es imposible abrir las fronteras para volver a la libre circulación e instalación que prevaleció casi hasta 1980, pero la gestión policíaca imperante hoy en día no basta. El aumento de la inmigración ilegal, las dificultades de integración vinculadas a la reagrupación familiar y la proliferación de las mafias de trata de seres humano atestiguan la complejidad del fenómeno migratorio.

En cuanto a la crisis actual de los refugiados, se necesitará años para resolverse, si se resuelve, pues no se puede descartar el derrumbe definitivo de unos Estados actuales y el surgimiento de un nuevo mapa geopolítico, tal y como lo pretende hoy en día el supuesto Estado islámico. Es decir nuevas olas de refugiados.

La UE debe tomar en cuenta este contexto; y por ello, reorientar su política migratoria con unas medidas imprescindibles:

1) Para los refugiados:

  • Proponer a los socios europeos una cumbre para elaborar un balance de los Acuerdos Schengen y revisar el Reglamento de Dublín. Es muy peligroso aceptar la metodología impuesta por Alemania que modificó su ley de asilo sin consultar al resto de los países europeos.

  • Reexaminar los criterios de definición actualizando la noción de países seguros y también adaptar la vinculación al primer país de llegada a territorio europeo con el procedimiento de solicitud de asilo.

  • Incrementar la implementación de vías legales para la solicitud de asilo y en particular garantizar la posibilidad de pedir asilo en embajadas y consulados en los países de origen, limítrofes y de tránsito.

  • Incrementar las oficinas europeas de examen de solicitudes de asilo, que debieran multiplicarse, y asegurar en ellas la presencia de representantes de ACNUR, sobre todo en los países limítrofes a aquellos en los que existen situaciones de conflicto que generan desplazamientos de refugiados. Es imposible hacerlo en Siria, Afganistán o Eritrea, pero se puede conseguir en Jordania, Líbano, Iraq o Turquía, por referirse sólo a ejemplos que afectan a los refugiados sirios.

  • Activar específicamente y de forma flexible los visados humanitarios.

  • Flexibilizar la exigencia del visado de tránsito para aquellas personas que proceden de países en conflicto.

  • Hacer realidad la Directiva Europea de Protección Temporal activando el mecanismo contemplado para hacer frente a emergencias humanitarias.

  • Reforzar e incrementar los programas de re-asentamiento en coherencia con el número de refugiados existente, asumiendo un reparto equitativo y solidario entre todos los Estados, a partir de un sistema común europeo de asilo. Es decir, aceptar las cuotas obligatorias.

2) Para los inmigrantes estrictamente económicos:

  • Flexibilizar las entradas, y no sólo para los cualificados. En realidad, son las capas populares quienes necesitan de la emigración para poder enviar remesas a su país de origen.

  • Crear, junto a los permisos de residencia ya existentes en todos los países de la zona euro, documentos de residencia «movilidad» de los trabajadores, de acuerdo con los países de origen y en función de las necesidades de los países de acogida. Hay que establecer una política de visados más democrática, aumentar significativamente su número para la entrada de trabajadores con permisos de residencia temporal y renovable en aquellos sectores en que sean necesarios. Esos permisos pueden dar lugar, al término de un período determinado y en condiciones específicas, a un permiso de residencia permanente.

  • Incentivar una política europea común de codesarrollo vinculada a los flujos migratorios. Ésta debe ser articulada con las políticas nacionales de cooperación, del mismo modo que se debe aumentar el presupuesto europeo consagrado a la ayuda al desarrollo para financiar proyectos empresariales (comerciales e industriales), medio-ambientales y agrícolas en los países de origen.

Desde el Consejo europeo de Tampere (1999) se ha aceptado la vinculación de los flujos migratorios no comunitarios con una política de codesarrollo, es decir, de ayuda al desarrollo de los países de origen utilizando el vector migratorio. Hay que aplicar esta decisión, instaurando una gestión de ida y vuelta de la inmigración, ayudando a quienes quisieran volver a sus países con proyectos económicos factibles y sin quitarles el derecho de regresar a Europa para implementar sus actividades.

  • Elaborar una estrategia común con los países fronterizos para luchar contra las mafias y, bajo mandato de la ONU, para actuar en mar y en tierra ayudando a los Estados fallidos.

Es, por lo tanto, crucial que las instituciones europeas inicien juntas una reflexión que elabore una estrategia solidaria de gestión a largo plazo de las migraciones. Que sean de trabajo o de asilo, las migraciones serán uno de los grandes desafíos del siglo XXI, así como el medio ambiente o la pobreza. Es un reto no sólo social y económico, sino también cultural e identitario. A la hora de la acogida, los países europeos no deben vacilar en dejar claro a los recién llegados las condiciones de la misma: respeto de los valores, normas y adhesión a la identidad común. Cada colectividad tiene el derecho a defender su identidad. Pero eso no significa aceptar el repliegue nacionalista y xenófobo. Hoy en día, en el contexto de crisis del empleo, en todos los países europeos se están desarrollando comportamientos de rechazo a la inmigración, de desprecio a los refugiados. Y, por lo tanto, de restricción drástica de los derechos de los extranjeros, ya sean inmigrantes o refugiados. Es imprescindible luchar contra esta corriente y afirmar, con la máxima determinación, que la defensa a la libertad de emigrar es una causa profundamente justa y humana. No hay que dejarse impresionar por el contexto de hostilidad actualmente dominante.

El continente europeo, el espacio más rico y desarrollado del planeta, debe apostar por relaciones cooperativas y solidarias con su flanco mediterráneo, zona de las más peligrosas fracturas del mundo. Porque, al fin y al cabo, el porvenir de ambos es indisociable y común.

Catedrático de Ciencia Política, actualmente director del Foro Mediterráneo de la Universidad Internacional de Andalucía y autor, entre otros libros, de: La inmigración explicada a mi hija, (Editorial Debolsillo, 2001) y Y vendrán: las migraciones en tiempos hostiles (Editorial Del Bronce, 2006)

Moderación: Carlos Enrique Bayo, Director de Público / Henrique Mariño, Redactor de Público

Categorías: Alterglobalización

Un machista es un fascista

Sáb, 06/02/2016 - 13:00

José Vicente Barcia Magaz - Público.es

Demasiadas vidas de mujeres truncadas en demasiados siglos de dominio patriarcal. Demasiado soslayar, demasiado recurrir a la inconsciencia para normalizar lo inaceptable. El cuerpo de las mujeres ha sido tatuado con el abecedario de la dominación, los golpes y la muerte. Sus mentes se han forjado en la resistencia, en la lucha por el cambio, aunque como es obvio, también en la adaptación.

Este holocausto sostenido en el tiempo ha sido de tal naturaleza que ni siquiera los fabricadores de la sin memoria han logrado hacerlo más deleble. Demasiados asesinos, demasiados cómplices que por su acción (la omisión nunca ha existido en materia de violación de derechos humanos) han provocado el mayor lastre moral de la historia humana.

El fascismo como actitud contraria a la vida misma siempre se ha caracterizado por el miedo, por el castigo y la objetualización de aquello que no comprende, que no aprende, que no domina. No hay mayor acomplejado que aquel que sólo entiende la vida y a sus congéneres desde la enfermiza óptica del control.

No hay fascismo moderado. No hay fascismo con el que se pueda negociar. No hay fascismo que sea compatible con la convivencia. El fascismo se ha venido manifestando de maneras absolutamente dispares aunque con la misma esencia. No se sujeta a un único momento histórico y su existencia es previo a su denominación. El machismo es la forma más abyecta de fascismo porque ha logrado formar parte de la cotidianidad, normalizando en tantas ocasiones el horror. Fascismo es la primacía de unos sobre otros, como dar por hecho que las mujeres pueden y deben cobrar menos que los hombres por idénticos trabajos; fascismo es asumir que todo está sujeto al control de la propiedad, incluidas las mujeres; fascismo es una cultura que esculpe los cánones estéticos teniendo como referencia un compulsivo apetito consumista; fascismo es recortar las ayudas para la lucha contra el terrorismo machista; fascismo es soportar día tras día la agresión en las calles del silencio, como le ocurrió a mi amiga Paula que tuvo que soportar el acoso de quien se sirve de su superioridad física para violar la soberanía su piel, que es la piel de su conciencia; fascismo es asumir que el modo de operar habitual del patriarcado deba seguir prevaleciendo en la gestión del poder y la toma de decisiones; fascismo es no dejar que se empoderen a quienes llevan siglos gestionando la resistencia contra el patriarcado, transformando su género en la conciencia esperanzada de toda nuestra especie.

Lo peor de todo es que no hay que mirar al ayer más próximo para que el machismo nos confronte, como nos demuestran los dos ejemplos que siguen.

En la localidad pontevedresa  de Moraña, el concejal del PP y teniente de alcalde Jorge Caldas cargó públicamente contra la presidenta de la diputación de Pontevedra, la socialista Carmela Silva,  porque esta retiró la ayuda económica a un rally: “Eres una mala zorra y una sinvergüenza”. Una muestra en un océano inabarcable.

Por otra parte, se ha anunciado a los cuatro vientos que los descerebrados seguidores del fascista Roosh Valizadeh han convocado reuniones y concentraciones en diferentes lugares del mundo, en el caso de España en Granada. Desde el blog de este sujeto se pueden leer incendiarias defensas a favor de las legalización de las violaciones, la supremacía intelectual del hombre sobre la mujer y otras imbecilidades. Quiero pensar que esta apología del odio será perseguida por quienes han sido encomendados para guardar y hacer guardar las leyes. Quiero pensar que los nuevos partisanos de la igualdad responderemos de manera pacífica y rotunda contra quienes luchan por evitar el cambio de época.

José Vicente Barcia Magaz es periodista experto en comunicación política. Durante años dirigió el departamento de prensa de Ecologistas en Acción. En la actualidad simultanea su trabajo en la empresa de no lucro Ecooo con una intensa actividad cívica, en diferentes plataformas y movimientos.

Categorías: Alterglobalización