ATTAC España

Distribuir contido
Justicia económica global
Actualizado: fai 14 horas 45 min

Grecia ocupada

Lun, 03/08/2015 - 12:00

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Para entender adecuadamente lo que está ocurriendo en Grecia y, en general, en la UM, resulta imprescindible distinguir entre déficit público y déficit de la balanza de pagos, así como entre endeudamiento público y endeudamiento exterior, e incluso –dentro de este último– entre aquellos préstamos que están nominados o no en moneda extranjera. Sin embargo, estas distinciones apenas se tienen en cuenta.

La propia Unión Europea, imbuida del pensamiento neoliberal, tanto en el Tratado de Maastricht como en el Pacto de Estabilidad consideró que el peligro se encontraba en el déficit y en el endeudamiento público, olvidando el déficit y el endeudamiento exterior, sin ponderar que este ultimo puede no estar constituido, al menos en su totalidad, por el público sino también por el privado. La gravedad de uno y otro comienza cuando se formalizan en préstamos externos y en una moneda que no es la propia, y la gravedad aumenta si el telón de fondo es la libre circulación de capitales.

Recuerdo, recién licenciado, mis primeros años en el Servicio de Estudios del Banco de España, años setenta, coincidiendo con las llamadas crisis del petróleo que provocaron una enorme subida de precios de este producto y numerosos desequilibrios en las balanzas de pagos, con la excepcional acumulación de recursos en manos de los países productores. El profesor Rojo, entonces director general del Servicio de Estudios, veía el fenómeno con gran preocupación, anunciaba la parálisis del sistema financiero internacional y el colapso de los medios de pago, ya que parecía imposible reciclar toda esa ingente cantidad acumulada de dólares (petrodólares).

La solución que el ínclito profesor no era capaz de vislumbrar, parece que los agentes financieros no tardaron mucho en intuirla. Los países productores colocaron los recursos en la banca internacional y esta encontró pronto acomodo para ellos, prestándolos a los países subdesarrollados, principalmente de América Latina, con la complicidad de sus gobiernos en su mayoría corruptos.

Desde ese momento, y puesto que los créditos estaban nominados en dólares, los países quedaron a expensas de sus acreedores y de su máximo representante, el FMI, que les suministraba fondos de los que las sociedades no veían ni un dólar porque iban directamente a los bancos acreedores, aunque, eso sí, sufrían las graves consecuencias de las políticas que se les imponían siguiendo lo que se llamaba “el consenso de Washington”, en la línea más dura del neoliberalismo económico, incluida por supuesto la libre circulación de capitales. El resultado era la depresión económica, la huida de recursos y la necesidad de más y más endeudamiento.

El círculo vicioso se rompió tan solo cuando los acreedores llegaron al convencimiento de que era imposible que los deudores hiciesen frente a sus compromisos y que se precisaba un nuevo acuerdo que reorganizase la deuda, ya que mejor era cobrar algo que nada. La década perdida de América Latina es un claro ejemplo de cómo el endeudamiento exterior nominado en una moneda extranjera deteriora la soberanía de los Estados y los deja en manos de los acreedores internacionales o de aquellos poderes que ocupan su lugar.

La Unión Monetaria se constituyó sin tomar conciencia de que los desajustes en la balanza de pagos podían conducir a una situación parecida a la que vivió América Latina y que, por consiguiente, los límites no había que situarlos tanto en el déficit público como en el déficit y en el superávit por cuenta corriente de la balanza de pagos. En ambos, porque todo déficit comporta superávit y tan responsables deberían ser los países excedentarios como los deficitarios. En los primeros años del euro el peligro se fue transformando en realidad. Mientras que Alemania y algunos otros países del norte (Holanda, Bélgica, Finlandia, Luxemburgo, etc.) generaban excedentes, los del sur originaban déficits desproporcionados que se trasformaban en endeudamiento externo, en unos casos, como el de Grecia, público, en otros, como Irlanda o España, privado. Endeudamiento que no solo era externo sino en una moneda que si bien en teoría era la suya, en la práctica no podían controlar, tanto más dado el estatuto conferido al Banco Central Europeo.

Conviene insistir en esta idea. No son el déficit público ni el déficit por cuenta corriente de la balanza de pagos, ni siquiera el endeudamiento exterior, sino el endeudamiento en una moneda que no se controla lo que hace perder soberanía a los Estados. El problema de Grecia y, en general, el de la mayoría de los países de la eurozona es que han trasferido soberanía a una institución (BCE) carente de cualquier principio democrático.

Ha sido el BCE, cortando el grifo a los bancos griegos (después se hablará de unidad bancaria), el que ha puesto de rodillas al Gobierno y a la sociedad griegos, dejando en papel mojado el referéndum. Pero en España ya habíamos experimentado hasta dónde puede llegar el chantaje del BCE cuando Jean-Claude Trichet, entonces presidente de esta institución, envió sendas cartas a los gobiernos de Italia y España imponiéndoles las medidas (por supuesto, de las más regresivas) que habían de adoptar si querían que actuase en los mercados defendiendo las deudas de ambos países. Capacidad que la institución posee tan solo porque los Estados se la han trasferido.

Los primeros años del euro fueron de euforia. Alemania y otros países del norte se encontraron en una situación de privilegio y pudieron incrementar de forma espectacular sus exportaciones amparados en que su moneda no se podía revalorizar frente a las otras monedas de la eurozona (todos compartían el euro). Sus bancos pudieron fácilmente reciclar los excedentes de las balanzas de pagos, prestando a los bancos de los países deficitarios, que a su vez lo prestaron a los Estados y a los ciudadanos, generando un falso bienestar, falso ya que todo el crecimiento era a crédito.

Nadie quiso darse cuenta del problema. Ni el gobierno alemán ni los bancos acreedores ni los bancos de los países del sur ni el resto de gobiernos europeos. Todos han sido responsables de cerrar los ojos a la crisis de deuda que se estaba gestando. Tan responsables son aquellos que asumen cargas que después no van a poder pagar, como los que prestan sin medir adecuadamente el riesgo. Se achaca a Grecia haber engañado, falsificando las cuentas públicas; amén de las muchas complicidades que concurrieron en tal falsificación, hay que preguntarse si la evolución de la balanza de pagos no era suficientemente expresiva en sí misma.

La crisis de las hipotecas subprime al otro lado del Atlántico con las turbulencias financieras subsiguientes pusieron sobre el tapete los graves desequilibrios que acechaban a la eurozona y la división que se había generado entre países deudores y acreedores. Lo cierto es que Alemania –amparada por unos tratados claramente defectuosos– supo imponer sus tesis y salir claramente vencedora. En aquel consejo fatídico de mayo de 1910, Merkel con la complicidad de Sarkozy y la cobardía de los gobiernos del sur forzó unas medidas que traerían graves consecuencias para el futuro. Se acuñó el sistema de rescates (más bien de intervención) con Grecia como adelantada y se originaron dos modificaciones sustanciales en el statu quo.

Primero, los créditos de los que eran titulares los bancos alemanes pasaron a manos de las instituciones y por lo tanto de todos los Estados, con lo que, en realidad, Alemania no solo no aportaba más dinero, sino que distribuía el riesgo entre los otros países y les hacía cómplices de sus políticas. Eso explica el contrasentido de que los países del sur, netamente deudores, hayan apoyado a Alemania a la hora de humillar e intervenir políticamente a Grecia. Esos 26.000 millones que en estos días tanto han invocado los hombres del PP, en realidad no se los entregamos a Grecia sino a los bancos alemanes. Segundo, el riesgo que era privado (bancos) pasó a ser público y a gravitar sobre los contribuyentes de toda la eurozona.

Lo que ha sucedido estos últimos días con Grecia es difícil de creer y solo se explica por el contrasentido de construir una Unión Monetaria sin Unión Política, y por la ancestral querencia de Alemania a conquistar Europa. A un país, sin perder una guerra se le somete a condiciones durísimas, se le desposee de sus bienes para que sean gestionados por extranjeros y se le dicta la política que debe seguir hasta en los mínimos detalles, tales como los horarios comerciales, es decir, se le obliga a implantar aquellas medidas que no van a servir para superar la grave crisis en que se encuentra, sino para favorecer al capital internacional. Grecia está ocupada no por ejércitos enemigos sino por los “hombres de negro” y el BCE a las órdenes de Merkel. ¿Acaso se le puede reprochar a Tsipras que afirme que no está de acuerdo con el Tratado pero que no le ha quedado más remedio que firmarlo? Como aseveró un diplomático griego, lo ha hecho con una pistola en el pecho.

Alguna lección deberíamos sacar el resto de países del sur. “Cuando las barbas de tu vecino…”. Lo que le está pasado a Grecia puede ocurrirle a cualquiera de los países deudores y España lo es, el stock del endeudamiento exterior apenas se ha reducido. Dentro de la Unión Monetaria estamos sometidos a la dictadura de los acreedores y del BCE. Esta institución puede poner contra las cuerdas a cualquier país que pretenda rebelarse y salirse de lo que llaman la ortodoxia. En cualquier momento podemos oír lo que tuvo que escuchar Tsipras: “Firma el acuerdo o destruimos tu economía”.

Artículo publicado en LaRepública

www.martinseco.es

Categorías: Alterglobalización

La gran banca europea ‘trasvasa’ beneficios a paraísos fiscales para evadir cientos de millones a Hacienda

Lun, 03/08/2015 - 08:00

Carlos Enrique BayoPúblico.es

Los mismos grandes bancos europeos a los que Grecia ha de pagar principal e intereses religiosamente, porque la Troika prohíbe hacer quitas de la deuda pública, se dedican a trasvasar cientos de millones de euros de sus beneficios a paraísos fiscales para evadir los impuestos correspondientes a las Haciendas de sus respectivos países. Y los cinco primeros del ránking de esa elusión fiscal internacional (Royal Bank of Scotland, Deutsche Bank, Rabobank Group, Standard Chartered y Barclays) están entre los mayores beneficiarios de las descomunales primas de riesgo que se le han aplicado al Estado griego durante la crisis financiera global, en la que alguno de ellos tuvo que ser rescatado con decenas de miles de millones de las mismas arcas públicas a las que ahora defrauda.

Estas son las conclusiones del informe encargado a la consultora Richard Murphy FCA por el grupo de Los Verdes/ALE, tras una larga investigación efectuada por el Comité Especial sobre Impuestos del Parlamento Europeo (TAXE Committee), a cuyo contenido ha tenido acceso Público.

Maniobras de la ‘Gran Coalición’ para socavar el control a la banca europea

Los primeros indicios sobre estas prácticas defraudadoras, que detraen de las arcas públicas de cada miembro de la UE cantidades gigantescas en impuestos impagados, surgieron del escándalo LuxLeaks, filtración por la que salió a la luz que el Gobierno de Luxemburgo –cuya jefatura ostentaba entonces el actual presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker– cerró acuerdos secretos con más de 300 grandes multinacionales para que transfiriesen sus beneficios al Gran Ducado a cambio de abonar tipos impositivos incluso inferiores al 1%, frente al 20% o 30% que deberían abonar por impuesto de sociedades en los países donde en realidad hacían esos beneficios… incluida España, por supuesto.

A raíz de ese escándalo, los grupos de izquierda y ecologistas de la Eurocámara trataron de impedir la designación de Juncker como presidente de la CE (el ejecutivo de la Unión Europea) y de crear un Comité de Investigación sobre Impuestos para desentrañar esas maniobras secretas de ingeniería fiscal en Luxemburgo, Holanda e Irlanda que esquilman las haciendas públicas del resto de los países. Pero la Gran Coalición (populares, socialistas y liberales) impuso a Juncker al frente de la CE y “sólo permitió crear una comisión especial, que tiene muchas menos atribuciones que un comité de investigación”, recuerda Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV y uno de los 45 europarlamentarios de todos los países que trabajan ahora en ese comité.

“En realidad, tuvieron que acceder a que se crease un comité especial porque ocurrió algo parecido a lo del TTIP”, el tratado de libre comercio UE-EEUU, explica Urtasun. “Hubo muchos socialistas que se descolgaron [de las órdenes de la cúpula de sus partidos], nos firmaron la propuesta y al final se logró formar el comité. Pero ahora hemos pedido las actas del grupo de trabajo sobre información fiscal, en el que los Estados miembros intercambian información a puerta cerrada, y no nos la quieren dar“.

De hecho, muchos países no están colaborando con el comité, como la misma España, subraya Urtasun: “Los Estados que nos han pasado información son Finlandia, Luxemburgo, Reino Unido, Eslovaquia… y no todos los documentos. Por ejemplo, España aún no nos han mandado nada de lo que le hemos pedido. Si los Estados miembros siguen poniéndonos trabas para conseguir la información, volveremos a presentar en el Parlamento Europeo una solicitud de un comité de investigación, con autoridad para reclamar el material a cada Gobierno, y esta vez la presión política será mucho más fuerte”.​

No obstante, el comité especial ya ha logrado reunir el suficiente material como para encargar el citado informe European Bank’s Country-by-Country Reporting de Richard Murphy FCA Tax Research LLP Report, que muestra cómo la gran banca europea “ha estado sobrevalorando sus beneficios en jurisdicciones de bajos impuestos o en lugares identificables como paraísos fiscales, al tiempo que los infravaloraban en donde tienen sus mayores centros de operación”. Hasta ahora, la investigación ha identificado un movimiento de evasión de beneficios superior a los 100 millones de euros, cantidad que parece pequeña sólo porque la mayor parte de los bancos no informan sobre las transacciones dentro de su propio grupo bancario, de forma que ocultan esa fuga de capitales a lugares donde tienen oficinas operativas propias.

Según las conclusiones preliminares del Tax Research LLP Report, los 26 mayores bancos de la Unión Europea hacen transitar sus ingresos a través de al menos 39 jurisdicciones nacionales para trasvasar sus beneficios hasta paraísos como Singapur, Hong Kong, Emiratos, Jersey, Malta, Curaçao, Mauricio o la Isla de Man. Pero también se los llevan a Estados de la UE que en realidad funcionan como tapaderas, ya que tienen regímenes fiscales especiales con tasas mínimas, como Irlanda, Holanda, Bélgica o el propio Luxemburgo.

“España no está colaborando con el TAXE Committee y debería hacerlo”, insiste Urtasun, “porque los acuerdos que se han hecho en Luxemburgo y en Holanda han tenido un impacto sobre la Hacienda española que nos gustaría calcular, ya que todos esos son ingresos fiscales que España no ha recibido. Son multinacionales que venden productos aquí y que han derivado ingresos a Luxemburgo para pagar un impuesto de sociedades inferior al 3%. Es algo muy grave y tenemos presentada una moción en el Congreso que ni siquiera sabemos si dará tiempo a que se debata en esta legislatura”.

Sorprende, por tanto, que los mismos gobiernos que se muestran implacables con la devolución de la deuda pública de países como Grecia, se dediquen a obstruir las investigaciones sobre las fortunas que esas mismas grandes entidades financieras, beneficiadas por dicha política económica, están defraudando a sus propias haciendas. Tal parece que los gobernantes de las potencias económicas de la UE no defiendan los intereses de sus ciudadanos y sus Estados, sino los de la gran banca y en detrimento de las arcas públicas.

Por ejemplo, el coloso financiero germano, el Deutsche Bank, con ingresos anuales de 33.000 millones de euros, deriva sus beneficios hacia la isla de Malta –un conocido paraíso fiscal de las corporaciones alemanas– y el informe estima que puede haber evadido así alrededor del 18% de sus ganancias, que rondan los mil millones de euros anuales. Este gigante bancario, con sede en Fránkfurt (igual que el BCE) y operaciones en 70 países, tuvo que abonar el año pasado multas por valor de 2.500 millones de euros, impuestas por las autoridades reguladoras de EEUU y del Reino Unido por haber manipulado las tasas de interés de referencia.

Tantos son los tejemanejes financiero/fiscales del Deutsche Bank, que lo que tiene que pagar luego en abogados, gastos judiciales y penalizaciones por sus infracciones y maniobras ilegales está empezando a socavar sus cuentas de resultados: según Bloomberg, en sólo tres años tuvo que gastarse 7.100 millones de euros en litigios.

Durante la crisis, el DB también engaño a los reguladores bancarios estadounidenses y europeos, ocultando pérdidas por valor de 12.000 millones de dólares en las operaciones con derivados que acabaron hundiendo el casino bursátil, según confesaron en EEUU tres exempleados del coloso financiero. Y su inmenso tamaño tampoco le salvó de la necesidad de ser rescatado con fondos públicos, ya que recibió 11.800 millones de dólares del rescate de la aseguradora AIG, hundida por el estallido de esa burbuja global. Aunque nunca se reconoció que la entrega de esa suma al Deutsche Bank constituyó un rescate del banco alemán, pese a que procedía de los más de 160.000 millones de dinero público con los que se rescató la AIG.

Pero el Deu​tsche Bank no es más que el segundo del ránking de defraudadores bancarios listados en el informe. El primero es el Royal Bank of Scotland (RBS), cuyos beneficios antes de impuestos se duplicaron hasta superar los 3.700 millones de euros sólo en los primeros seis meses de este año y que, según el informe, “redistribuye” cerca del 32% de sus ganancias en países inopinados, como Finlandia, para evadir impuestos.

Además, el caso del RBS es especialmente sangrante porque en 2008 tuvo que ser rescatado con el dinero de los contribuyentes británicos: el Gobierno de Cameron nacionalizó el 82% de la entidad pagando un precio elevadísimo por acción. Esos casi 54.000 millones de euros de dinero público están muy lejos de ser recuperados, ya que Reino Unido ha estado vendiendo paquetes de acciones a la mitad de lo que le costaron.

El tercer banco en esta clasificación de mega-evasores fiscales europeos es el gigante holandés Rabobank, que transfiere el 19% de sus ganancias a paraísos como Curaçao, donde declara altísimos beneficios que sin duda nada tienen que ver con la magnitud económica de la isla. Sus beneficios netos anuales rondan ahora los 2.000 millones de euros, pero es otra de las entidades financieras que recibieron parte del fabuloso rescate de la AIG y que fueron identificadas por una investigación del muy conservador The Wall Street Journal, que estimó en 50.000 millones lo que recibieron los bancos europeos y estadounidenses de esa operación encubierta con dinero público.

Más abajo se puede leer (en inglés) el informe completo European Banks’ Country-by-Country Reporting, que repasa prácticamente todos los grandes imperios financieros europeos, incluidos los españoles (el BBVA está sexto en la lista), y del que se extrae una conclusión general escandalosa: las mayores entidades bancarias de la UE están defraudando masivamente a las haciendas públicas, pocos años después de que los contribuyentes europeos tuvieran que sufragar con cientos de miles de millones de euros los rescates de muchos de esos bancos privados.

Eso sí, esas entidades financieras no pueden perdonar a los Estados ni un céntimo de los intereses que les cobran por su deuda pública. ¿Cómo pretenden convencernos de eso Merkel y Juncker?

European Banks CBCR June 2015 Final

@tableroglobal

Categorías: Alterglobalización

El déficit democrático de las democracias occidentales

Lun, 03/08/2015 - 06:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Edward L. Bernays, sobrino de Sigmund Freud y uno de pioneros en el estudio de la psicología de masas, escribió en su libro Propaganda (1.928), “La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar”.Asimismo, fundamenta el sustento de todos los sistemas de gobierno en la “manipulación de la opinión pública”, al afirmar que “ los Gobiernos, ya sean monárquicos, constitucionales, democráticos o comunistas, dependen de la aquiescencia de la opinión pública para llevar a buen puerto sus esfuerzos y, de hecho, el Gobierno sólo es Gobierno en virtud de esa aquiescencia pública”.

En otro de sus libros, “Cristalizando la opinión pública”, desentraña los mecanismos cerebrales del grupo y la influencia de la propaganda como método para unificar su pensamiento. Así,según sus palabras “la mente del grupo no piensa, en el sentido estricto de la palabra. En lugar de pensamientos tiene impulsos, hábitos y emociones. A la hora de decidir su primer impulso es normalmente seguir el ejemplo de un líder en quien confía. Este es uno de los principios más firmemente establecidos por la psicología de masas”, por lo que la propaganda del establishment será dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustentan.

Así, el estadounidense Harold Lasswell (uno de los pioneros de la “mass comunicación research”), estudió después de la Primera Guerra Mundial las técnicas de propaganda e identificó una forma de manipular a las masas ( teoría de “la aguja hipodérmica o bala mágica”), teoría plasmada en su libro “Técnicas de propaganda en la guerra mundial (1.927) y basada en “inyectar en la población una idea concreta con ayuda de los medios de comunicación de masas para dirigir la opinión pública en beneficio propio y que permite conseguir la adhesión de los individuos a su ideario político sin tener que recurrir a la violencia”, fruto del encefalograma plano de la conciencia crítica de la sociedad actual favorecida por una práctica periodística peligrosamente mediatizada por la ausencia de la exégesis u objetividad en los artículos de opinión y el finiquito del código deontológico periodístico que tendría su plasmación en la implementación de la autocensura y en la sumisión “nolis volis” a la línea editorial de su medio de comunicación (fruto del endemismo atávico de la servidumbre a los poderes fácticos del status quo) y que habrían convertido al periodista en mera correa de transmisión de los postulados del establishment o sistema dominante.

El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría pues la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1.964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”, sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como “autos-kratos” o autocracia, forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Sin embargo, gracias a la interactividad que proporcionan las redes sociales de Internet (el llamado Quinto Poder que enlaza y ayuda a la formación de las identidades modernas), se estaría rompiendo el endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico de las sociedades consumistas occidentales (Hombre unidimensional) y estaría ya surgiendo un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica, sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por el sistema dominante, Individuo Multidimensional generador de un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores e instaurador del caos constructivo que terminará por diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo).

En consecuencia, en los próximos años asistiremos al final de la democratización de la información (siguiendo la senda emprendida por los llamados “países totalitarios”, mediante la imposición de leyes que prohíben el uso de determinados términos (en China, por ejemplo, “democracia” o “derechos humanos”) para continuar con la implementación de filtros en los servidores de los ISP, de lo que sería paradigma el SmartFilter fabricado por la compañía estadounidense Secure Computing. Así, según un estudio de la organización OpenNet (integrada por las universidades de Oxford, Cambridge, Harvard y Toronto), 25 países ejercerían la censura de webs con contenidos políticos o sociales “peligrosos” e impedirían asimismo el acceso a aplicaciones como YouTube o Google Maps aplicando sofisticados métodos de censura gracias a la colaboración de empresas occidentales, doctrina que se implementará en la vieja Europa tras los atentados yihadistas de París y que tendrá como efecto colateral la imposibilidad del acceso universal a la red en la próxima década y el retorno a sus orígenes de la Red de Redes al quedar Internet convertido en herramienta exclusiva de las élites políticas, económicas y militares, lo que de facto constituirá una deriva totalitaria y la implementación del déficit democrático como estigma recurrente de las llamadas democracias formales occidentales o “estilo Westminster”.

www.tercerainformacion.es

Categorías: Alterglobalización

El Banco Central Europeo reconoce que el euro ha sido un fracaso

Dom, 02/08/2015 - 12:00

Marco Antonio Moreno - Consejo Científico de ATTAC España

Tras siete años de crisis y de vacas flacas que han dejado al descubierto las vulnerabilidades del euro y los enormes desequilibrios monetarios entre norte y sur, el BCE reconoce que la moneda única no funciona como se había previsto. Lejos de facilitar el desarrollo y la integración entre los países miembros, la unión monetaria ha potenciado las divisiones entre el norte prestamista y el sur deudor. Grecia, que al inicio de la crisis tenía una deuda equivalente al 90 por ciento del PIB, la ha incrementado al 190 por ciento. Si la deuda griega, equivalente al 2,5 por ciento del total de la deuda europea ha desatado tantos conflictos en los últimos cinco años, ¿qué pasará cuando se acelere el incumplimiento de los países que tienen el 97,5 por ciento restante de la deuda?

Durante estos cinco años se ha pretendido hacer creer que Grecia es el problema, cuando en verdad el problema es la propia moneda única que no cumple con los requisitos para ser un elemento integrador. Por eso hemos afirmado que la situación de Grecia es una arista muy pequeña de la gran crisis del euro. Todos los falsos rescates griegos no han hecho más que acentuar la eclosión dado que el dinero va a parar a los grandes bancos mundiales y a las instituciones internacionales como el BCE o el FMI. El sinceramiento que hace esta vez el BCE en su último informe es un paso adelante en la linea de reformular la moneda única y ver qué países deberían hacer un abandono escalonado del euro.

El informe del BCE reconoce que no ha habido ningún tipo de avance hacia la convergencia real entre los 12 países que formaron parte del euro en sus años iniciales: Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Finlandia, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y España. Las decepcionantes cifras de competitividad, empleo y crecimiento, están muy lejos de lo que se pensó inicialmente. La experiencia ha demostrado que el euro no estaba preparado para evitar shocks exógenos dado que no había solidez en los marcos institucionales. Los grandes flujos de capital del núcleo a la periferia no han tenido ningún éxito dado que no se han aplicado eficientemente en la economía real y solo han permitido la proliferación de burbujas de toda índole.

Dejar a los bancos privados la tarea de unir a Europa ha sido un fracaso estruendoso que así como ha envuelto a estos países en la mayor crisis de su historia, no presenta ninguna vía de salida y la crisis se puede alargar por otros ocho años sin que exista ninguna luz real al final de este largo túnel. Esta gráfica del BCE muestra la caída en el PIB per cápita en Grecia, España, Portugal e Italia, desde el estallido de la crisis, el año 2007:

Las causas de la crisis del euro van más allá de la crisis misma dado que en la propia concepción de la moneda única se cometieron muchos errores y no se tomó en cuenta el rol hegemónico de la banca y los altos niveles de corrupción que giran en torno al sistema financiero. Esto tiene profunda relación con la visión neoclásica sobre el rol del dinero en la economía. La crisis ha demostrado que el dinero no es neutral, pero los sistemas y las instituciones operan basados en esa neutralidad. Es como pensar que no existen consecuencias con la corrupción, o que sus consecuencias son “neutrales”. Habida cuenta de la abultada corrupción en la creación ilimitada de dinero; en la corrupción con la generación de préstamos que se sabía serían incobrables; y en la corrupción en la manipulación de las tasas y los tipos de interés, está claro que la moneda única no abría precisamente las puertas al paraíso para todos, sino solo a la banca. Por eso que a siete años del estallido de la crisis Europa sigue entrampada y sin poder dar vuelta la página de la crisis.

El reconocimiento que hace el Banco Central Europeo es una clara advertencia de las dificultades que vienen. La crisis de Grecia solo fue el tibio prolegómeno de un problema que irá en aumento a medida que los países no puedan romper el círculo vicioso del estancamiento y el desempleo. Este hecho tendrá serias repercusiones a la hora del pago de los intereses y la amenaza de una cadena de incumplimientos obstaculizará aún más la economía. Italia, Francia y España están en el primer lugar de la lista. Cuando llegue ese momento lo de Grecia habrá parecido un juego de niños.

http://www.elblogsalmon.com/

Categorías: Alterglobalización

Permisos por nacimiento y adopción iguales, intransferibles y pagados al 100

Dom, 02/08/2015 - 10:00

Alberto Garzón – Consejo Científico de ATTAC españa

La asociación International Platform for Equal, Non-Transferable and 100% Paid Parental Leave (PLENT) y su parte española Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) llevan varios años proponiendo a las distintas autoridades una reforma legislativa cuyo objetivo es reducir notablemente la desigualdad de género tanto en el mercado laboral como en el trabajo de cuidados. Esta propuesta consiste en que se le concede a cada progenitor permisos por nacimiento y/o adopción de tal manera que sean intransferibles, de igual duración, con la misma parte obligatoria y pagados al 100%.

Lo que se busca en esencia es que los derechos que concede la legislación a los progenitores (en forma de subsidios durante los días que se ausenten del puesto de trabajo para cuidar a sus hijos e hijas) sean exactamente iguales para los hombres que para las mujeres, algo que no ocurre en ningún país del planeta. En España el permiso de paternidad es de dos semanas, siendo intransferible (nadie salvo el padre puede disfrutar de él) y voluntario (el padre puede decidir si acepta el subsidio o no). El permiso de maternidad es de 16 semanas, siendo obligatorio e intransferible durante 6 semanas y voluntario y transferible a su pareja durante las 10 restantes.

Este particular diseño de los permisos se debe a una concepción tradicional de la división sexual del trabajo, según la cual el hombre debe ser el sustentador económico de la familia mientras la mujer debe ser la responsable de los cuidados (de niños, de adultos dependientes y del hogar).

Este desigual trato en los permisos de maternidad y paternidad empuja a las mujeres a quedarse en casa cuidando y a los hombres a continuar en el puesto de trabajo. De hecho, se puede observar cómo la brecha salarial entre hombres y mujeres aumenta a partir de la edad en que tienen un hijo o hija, y se plantean dos itinerarios vitales diferenciados para hombres y mujeres perjudicando claramente a las mujeres. Porque:

  • Frente a los empresarios las mujeres adquieren la etiqueta de “menos disponible para el empleo”, ya que en caso de ser madres se retirarían mucho más tiempo del puesto de trabajo que los hombres. Esto se traduce en que las mujeres tienen muchas más dificultades para acceder a empleos de mayor responsabilidad, dedicación y, por lo tanto, remuneración.
  • Las mujeres se ven solas en el cuidado de sus bebés, quedando obligadas a soportar exclusivamente sobre sus hombros todas las cargas inherentes a los cuidados, e impidiendo a los hombres que disfruten de sus hijos.

Las respuestas a este problema serían, por consiguiente: 1) equiparar los permisos de paternidad a los de maternidad, 2) establecer los permisos como intransferibles, y 3) prestación económica del 100% de la base regulatoria correspondiente. De esta forma, a la hora de contratar los empresarios no discriminarían entre hombres y mujeres porque ambos se ausentarían del trabajo el mismo tiempo en caso de ser padres. A su vez, las ventajas y desventajas de cuidar a los niños se reparten de forma igualitaria entre padres y madres. Es importante que los permisos sean intransferibles porque de no serlos, se correría el riesgo de que fuesen los hombres quienes cediesen parte de su permiso a las mujeres, ya que todavía existen en nuestra sociedad valores que consideran a las mujeres más aptas para dedicarse al cuidado y fuerzas sociales que empujan en esa misma dirección. También es crucial que el subsidio sea del 100% para evitar que los padres y madres renuncien a algunas semanas de cuidado por motivos económicos.

El coste económico de la medida no es elevado. Según datos de la Seguridad Social el gasto en permisos de maternidad alcanzó en el año 2014 los 1.585 millones de euros, mientras que el de los permisos de paternidad supuso 201 millones. La equiparación completa de los permisos costaría la diferencia de esas dos cantidades: 1.384 millones de euros. Se trata de una cantidad igual a la que cuesta construir 75 kilómetros de AVE, o 26 veces inferior a lo que dedica el Estado a pagar a acreedores financieros por los intereses de la deuda pública. Además, como su implantación sería progresiva durante 6 años, el coste por cada año no superaría los 230 millones de euros, que es una cantidad levemente superior a lo que costó levantar el aeropuerto sin aviones de Castellón.

Teniendo en cuenta esta filosofía, no se entiende por qué en la mayoría de países europeos la tendencia es aumentar los permisos de maternidad. Esto a primera vista podría parecer positivo, pero no lo es cuando se tiene en cuenta que existe una discriminación por sexo que penaliza a las mujeres tanto en el mercado laboral como en el ámbito doméstico. Por todo ello, lo primero que hay que conseguir es una equiparación entre los permisos de paternidad y maternidad, y después, la ampliación en la duración de los mismos hasta el momento en el que los hijos puedan pasar a ser cuidados en escuelas infantiles públicas. Además, sólo así podría hacerse justicia: es absolutamente incomprensible que a pesar de que las hombres coticen lo mismo o más por su trabajo que las mujeres, tengan menos derechos de paternidad que las madres.

Por supuesto, la propuesta también tiene en cuenta a cualquier tipo de familia, no sólo la conformada por una madre y un padre (familias monoparentales, de padres o madres del mismo sexo, etc.).

En definitiva, podría decirse que es una medida de fácil adopción y de coste asequible que permitiría lograr un avance notable en ese noble objetivo que pretende la igualdad en derechos de hombres y mujeres.

agarzon.net

Categorías: Alterglobalización

Alemania como problema

Dom, 02/08/2015 - 06:00

Boaventura de Sousa Santos – Público.es

El mayor problema de Europa no es Grecia. Es Alemania. Hace poco más de dos años (3 de mayo de 2013) publiqué un texto titulado “El Diktat alemán, en el cual describía las justificaciones dadas por Alemania en el inicio de la Primera Guerra Mundial para las atrocidades que cometió contra un pequeño país, Bélgica, que se negaba a colaborar con sus designios bélicos. El modo destempladamente cruel como Alemania se está vengando de un acto de desobediencia de otro pequeño país, Grecia, nos obliga a examinar la historia reciente de Europa y, a partir de ella, pensar nuestro futuro común.

No se trata de desenterrar fantasmas enterrados hace mucho tiempo y menos de alentar supuestos sentimientos antigermánicos que sólo podrían accionar, por oposición, sentimientos filogermánicos. Eso sucedió hace setenta años y las discusiones que hubo de poco valieron a los pueblos europeos (y no europeos) masacrados por una guerra cruenta. Se trata solamente de repasar las soluciones que fueron dadas al problema alemán después de la Segunda Guerra Mundial, de analizar sus límites e imaginar otras soluciones posibles.

El problema alemán siempre fue el de ser demasiado grande para Europa y demasiado pequeño para el mundo. Por un lado, el expansionismo de los imperios alemán y austro-húngaro; por otro, una de las más pequeñas potencias coloniales europeas, con un corto período colonialista (1884-1919), y sin dejar siquiera la lengua alemana entre los colonizados, al contrario de lo que sucedió con las otras potencias europeas. Para no hablar de la guerra franco-prusiana (1870-1871), dominada por el deseo de Bismarck de unificar Alemania bajo la égida de Prusia y por el temor de Francia de que el resultado fuese un excesivo dominio alemán sobre Europa, la arrogancia bélica de Alemania en las dos guerras mundiales del siglo XX causó una devastación sin precedentes. Sólo en la Segunda Gran Guerra murieron 60 millones de personas, el tres por ciento de la población mundial de entonces. En 1945, la solución encontrada para contener el problema alemán fue la división de Alemania: una parte bajo control soviético y otra bajo control occidental. Esta solución fue eficaz mientras duró la Guerra Fría. Con la caída del Muro de Berlín (1989) y la subsecuente reunificación alemana hubo que encontrar otra solución.

Debe notarse que la reunificación alemana no fue diseñada como un nuevo Estado (como muchos demócratas de Alemania Oriental querían), sino como una ampliación de Alemania Occidental. Ello condujo a pensar que la solución estaba finalmente dada desde que en 1957 se creara la Comunidad Económica Europea (más tarde Unión Europea), con la participación de Alemania Occidental y con el objetivo, entre otros, de contener el extremo nacionalismo alemán. La verdad es que esta solución funcionaba “automáticamente” en tanto Alemania estuviese dividida. Después de la reunificación, tal solución dependería de la autocontención de Alemania. Esta autocontención fue durante los últimos veinticinco años el tercer pilar de la construcción europea, siendo los otros dos el consenso en las decisiones y la progresiva convergencia entre los países europeos. El modo como fue siendo “profundizada” la UE reveló que los dos primeros pilares estaban cediendo y que la creación del euro dio un golpe final en el pilar de convergencia. La importancia trascedente de la crisis griega es la de revelar que el tercer pilar también colapsó.

Debemos a los griegos el trágico mérito de mostrar a los pueblos europeos que Alemania no es capaz de autocontenerse. La nueva oportunidad dada a Alemania en 1957 acaba de ser desperdiciada. El problema alemán está de vuelta y no augura nada bueno. Y si Alemania no es capaz de autocontenerse, los países europeos tienen que hacerlo rápidamente. El antiguo canciller alemán, Helmut Schmitt, vio este peligro con impar lucidez al afirmar hace muchos años que, para su propio bien y el bien de Europa, Alemania no debería ni siquiera intentar ser el primero entre iguales. Mal podía imaginar él que Alemania se convertiría en pocos años en el primero entre desiguales. Y no nos tranquiliza pensar que la Alemania de hoy es una democracia, si esa democracia es über alles (sobre todos).

No olvidemos que la terapia de imposición violenta ejercida hoy contra Grecia fue practicada antes contra una región derrotada de Alemania, la Alemania Oriental, durante el proceso de reunificación. Y de facto estuvo dirigida por el mismo personaje, Wolfgang Schäuble, entonces ministro del canciller Helmut Kohl. La diferencia crucial fue que, en ese caso, la furia financiera de Schäuble tuvo que ser políticamente contenida por tratarse del mismo pueblo alemán. Los griegos y, de aquí en adelante, todos los europeos pagarán caro no ser alemanes. Esto a menos que Alemania sea democráticamente contenida por los países europeos.

No veo muchas ventajas en reaccionar defensivamente ante el regreso del soberanismo. En verdad, el soberanismo está ya instalado en Europa, sólo que bajo dos formas: el soberanismo ofensivo de los fuertes (encabezado por Alemania) y el soberanismo defensivo de los débiles (procurado por los países del sur a los que se junta, todavía medio aturdida, la propia Francia). En el contexto europeo, el soberanismo o el nacionalismo entre desiguales es una invitación a la guerra. De ahí que, por más tenue que sea la posibilidad de éxito, hay que tratar de reconstruir la Unión Europea sobre bases democráticas: una Europa de los pueblos donde dejen de dominar burócratas grises y no electos al servicio de los clientes más fuertes, ante la distracción fácil de representantes democráticamente electos pero políticamente desarmados.

Estas soluciones no resolverán todo, pues el problema alemán tiene otras dimensiones, principalmente culturales e identitarias, que se revelan con particular virulencia en relación a los países europeos del sur. En una carta dirigida a su amigo Franz Overbeck, el 14 de septiembre de 1884, Friedrich Nietzsche reprendía el “mediocre espíritu burgués alemán” por su prejuicio contra los países del sur de Europa: “Frente a todo lo que viene de los países meridionales asume una actitud entre la sospecha y la irritación, y sólo ve frivolidad… Es la misma resistencia que experimenta en relación a mi filosofía… Lo que detesta en mí es el cielo claro”. Y concluía: “Un italiano me dijo hace poco: ‘En comparación con lo que nosotros llamamos cielo, el cielo alemán es una caricatura”. Traducido a los tiempos de hoy, es crucial que los europeos del sur convenzan a los alemanes que el cielo claro del sur no está solamente en las playas y el turismo. Está también en la aspiración de respeto por la diversidad como condición de paz, de dignidad y de convivencia democrática.

Categorías: Alterglobalización

Los brutales acreedores de Grecia han demolido el proyecto de la eurozona

Sáb, 01/08/2015 - 12:00

Wolfgang Münchautercerainformación

Un par de cosas que muchos de nosotros dimos por sentadas, y en las que algunos de nosotros creyó, desaparecieron en un solo fin de semana. Al obligar a Alexis Tsipras a una humillante derrota, los acreedores de Grecia han hecho mucho más que lograr un cambio de régimen en Grecia o poner en peligro sus relaciones con la zona euro. Destruyeron la eurozona como la conocemos.

Demolieron la idea de una unión monetaria como un paso hacia una unión política democrática y volvieron a las luchas de poder nacionalistas europeas del siglo XIX y principios del XX. Degradaron la zona euro a un sistema de tipo de cambio fijo tóxico, con una moneda única compartida, en interés de Alemania, que se mantiene unida por la amenaza de la miseria absoluta para aquellos que desafíen el orden imperante. Lo mejor que se puede decir del fin de semana es la sinceridad brutal de los que perpetraron este cambio de régimen.

Pero no fue sólo la brutalidad lo que destacó, ni siquiera la capitulación total de Grecia. El cambio real es que Alemania ha propuesto formalmente un mecanismo de salida. El sábado, Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas, insistió en una salida limitada en el tiempo, una “baja”, como él la llamó. He oído bastantes propuestas locas en mi tiempo, y ésta ya es el colmo. Un Estado miembro empuja a la expulsión de otro. Este fue el golpe de estado real del fin de semana: el cambio de régimen en la eurozona.

El hecho de que un Grexit formal ha sido evitado por el momento es irrelevante. Grexit estará de nuevo en la mesa tan pronto como ocurra el más mínimo fallo político, y todavía hay muchas cosas que podrían salir mal, tanto en Grecia como en otros parlamentos de la eurozona. Cualquier otro país que en el futuro desafíe la ortodoxia económica de Alemania se enfrentará a problemas similares.

Esto nos lleva a una versión más tóxica del viejo mecanismo de tipos de cambio de la década de 1990 que dejó a los países atrapados en un sistema de gestión, principalmente en beneficio de Alemania, lo que llevó a la salida de la libra inglesa y la salida temporal de la lira italiana. Lo que quedaba era una coalición de países dispuestos a ajustar sus economías a la de Alemania. Gran Bretaña tuvo que salir porque no estaba dispuesta a ello.

¿Qué deben hacer ahora los griegos? Olvídese por un momento del debate económico de los últimos meses, sobre temas tales como el impacto de la austeridad o reformas económicas sobre el crecimiento, y hágase esta simple pregunta: ¿De verdad cree que un programa de reforma económica, por la que un gobierno no tiene mandato político, que ha sido rechazada explícitamente en un referéndum, que ha sido forzado a través de chantaje político puro, puede concebiblemente funcionar?

Las implicaciones para el resto de la zona euro son al menos tanto o más preocupantes. Pronto estaremos preguntándonos si esta nueva zona del euro, en la que el fuerte maltrató al débil, puede ser sostenible. Anteriormente, el argumento más fuerte en contra de cualquier pronóstico de ruptura había sido el fuerte compromiso político de todos sus miembros. Si le preguntas a los italianos por qué están en la zona euro, pocos te dirán que por los beneficios económicos. Querían ser parte del más ambicioso proyecto de integración europea emprendido hasta ahora.

Pero si le quitas la aspiración política, puedes terminar con un juicio diferente. Desde un punto de vista puramente económico, sabemos que el euro ha funcionado bien para Alemania. Funcionó moderadamente bien para los Países Bajos y Austria, aunque produjo un punto de inestabilidad financiera en ambos.

Pero para Italia, ha sido un desastre económico sin paliativos. El país no ha visto prácticamente ningún crecimiento de la productividad desde el inicio del euro en 1999. Si quieres culpar a la falta de reformas estructurales, entonces tienes que explicar cómo Italia logró tasas de crecimiento decentes antes de 1999. ¿Podemos estar seguros de que la mayoría de italianos apoyará la moneda única dentro de tres años?

El euro no ha funcionado para Finlandia tampoco. Si bien el país es considerado el campeón del mundo de las reformas estructurales, su economía se ha desplomado desde que Nokia perdió la carrera como el más importante fabricante de teléfonos móviles del mundo. Francia ha funcionado relativamente bien durante los primeros años del euro, pero, también, está ahora teniendo déficit persistente por cuenta corriente. No sólo es en Grecia en donde el euro no funciona.

Una vez que se extirpa de la eurozona cualquier ambición de una unión política y económica, se transforma en un proyecto utilitarista en la que los Estados miembros fríamente sopesarán los beneficios y los costos, al igual que Gran Bretaña está actualmente evaluando las ventajas o desventajas de la adhesión a la UE. En un sistema así, alguien, en algún lugar, querrá dejarla en algún momento. Y el fuerte compromiso político para salvar a la UE ya no estará allí.

 

Wolfgang Münchau es columnista económico del semanario alemán Der Spiegel y coeditor alemán del Financial Times

Categorías: Alterglobalización

El mundo de las democracias sobrevolado por buitres

Sáb, 01/08/2015 - 08:00

Ernesto Ruiz Ureta – nuevatribuna

La democracia es la forma política de vida en sociedad menos mala, pero en los tiempos en que vivimos está ya muy debilitada y es poco querida por algunos. El capitalismo mediante la globalización económica actual y especialmente a través de la financiarización de la economía ha conseguido que cada vez sea más normal que los bancos, las grandes fortunas y especialmente los especuladores financieros puedan poner en peligro a países en democracia teórica y, como consecuencia, a sus ciudadanos que ya detentan, como es lógico, escaso poder político. La soberanía del pueblo es un concepto que está quedando vacío y anticuado como la libertad de prensa y la justicia imparcial.

La globalización económica que tenemos ha supuesto un gran escollo para la democracia. Dani Rodrik en su obra La paradoja de la globalización plantea su famosa idea del trilema político provocado por la globalización. “Según este trilema, las sociedades no pueden disfrutar simultáneamente de a) mercados completamente integrados internacionalmente; b) un Gobierno democrático, entendido de forma minimalista como que las decisiones políticas relevantes han de gozar de un apoyo social mayoritario, y c) que estas decisiones se tomen en el marco de una estructura política nacional (el “Estado-nación”). La lógica del argumento es relativamente sencilla: la integración en los mercados internacionales en algún momento generará demandas al sistema político nacional (desregulación, cambios en fiscalidad, etc.) que entrarán en conflicto con las preferencias mayoritarias de la ciudadanía. La única forma de hacer que sean manejables las exigencias mayoritarias de los mercados y las demandas mayoritarias de la ciudadanía es haciendo que estas dos fuerzas operen en el mismo nivel: bien en el nacional (lo cual obligaría a renunciar a la integración plena de la economía en los mercados internacionales), o bien en el internacional (lo cual requeriría la transformación de los sistemas democráticos actuales y la creación de formas de articulación de la democracia a nivel supranacional) (1). Parece que esta idea es muy consistente con las situaciones que algunos países están pasando en Europa.

Los fondos llamados “fondos buitres” son otro escollo para la democracia ya que se han especializado en luchar en un mundo globalizado desregularizado; en el que el respeto por los distintos países cae en picado y donde el neoliberalismo hace imperar el darwinismo social internacional; buscan debilidades en aquellos países más pobres que se han visto arrastrados a un mundo de deudas internacionales y atacan a rivales moribundos a los que la globalización neoliberal, competitiva e individualista, sin tanques y sin armamento nuclear, ha dejado tirados en la lona de la indiferencia. Así “los inversores financieros sin escrúpulos [...] lejos de acudir con capitales para generar riqueza y empleo en países en desarrollo [o con dificultades], acudían a los mercados secundarios de deuda externa devaluada por la crisis, para especular incluso planteando costosos litigios internacionales a fin de lograr unos beneficios inalcanzables con transacciones comerciales (2)”.

Se podía leer en el Financial Times mediante la pluma del destacado economista Wolfang Münchau que “No hay nada polémico en la afirmación de que si la deuda es insostenible necesita ser reestructurada”. Parece obvio que si alguien no puede pagar y cualquiera que sepa las fórmulas del interés compuesto sabrá que la bola de nieve de la deuda puede ser un programa muy eficaz para conseguir impagos (default). Pues bien, los fondos buitre han conseguido aprovecharse de este programa injusto y utilizar la técnica del acreedor disconforme o discrepante. Los fondos buitre con esta técnica se niegan a cualquier acuerdo sobre la reestructuración de deuda, entrando en litigios con los países empobrecidos y muy endeudados, litigios que igualmente salen muy caros a las naciones deudoras y muy suculentos para los fondos buitre.

Según una reciente investigación sobre litigios efectuados contra la deuda soberana, el caso de Argentina ha sido el de mayor coste con un total de 3.700 millones de dólares, seguido por el de Brasil con un importe de 1400 millones de dólares. Si en el siglo pasado había pocos casos de litigio contra los Estados y los que había se iniciaban por las entidades bancarias. En el siglo actual en el 90 % de los litigios los que inician las demandas son los fondos buitre con intereses particulares y con una fuerte inclinación a iniciar disputas legales con los países pobres muy endeudados, por lo que son los países africanos con 80 litigios y los de América Latina con 23 los que absorben la mayor parte de las demandas. ¡Esta es la economía libre que tenemos!

El caso de Argentina es paradigmático en el conocimiento de cómo los fondos buitre pueden destrozar a sus víctimas amparadas en la legislación vigente, sin apenas riesgos y sacando pingües beneficios. El fondo buitre NML Capital Ltd., mediante sentencia del juez federal Griesa de Nueva York consiguió obligar a Argentina a que se le pagase toda la deuda soberana que había adquirido por unos centavos de dólar en el mercado secundario, lo que supuso unas ganancias de un 1.600 %. ¡Esto no puede compararse con la economía real! ¡Es mucho mejor! ¡Dónde va a parar! Esto es una muestra de cómo funciona la globalización actual que saca de nosotros los peores instintos y jugosos beneficios.

El temor de los países de la Eurozona a estas reestructuraciones desordenadas que son muy bien manejadas por los fondos buitre junto con una pretensión de aguantar hasta que pueda haber una mayoría más social en Europa, posiblemente puede haber influido en la decisión de Tsipras de aceptar un tercer rescate y la defensa que Podemos ha hecho de esta decisión. En los fondos buitres como en el mundo de los buitres reales la compasión no es un elemento a tener en cuenta. Cómo los buitres, estos fondos se lanzan a por su víctima ante el menor atisbo de debilidad e indefensión sin dejar rastros de vida. Los estados en este mundo desregularizado financieramente ya no son inmunes a los impagos de la deuda soberana y, por tanto, les puede salir muy caro a sus ciudadanos, especialmente a los más pobres.

Como dice el Papa Francisco “Tenemos que corregir un sistema económico estructuralmente perverso, en el que los ricos explotan a los pobres”. Y yo diría más, el dinero manejado por los peores, aquellos que sacan su lado más egoísta, más avaricioso y más insolidarios, logra explotar y destruir a gran parte de la humanidad. Así la liberación financiera, llevada a cabo por los neoliberales a finales de los años 70 del anterior siglo, ha abierto la caja de los truenos y ha permitido un enriquecimiento ilegítimo sin precedentes. El capitalismo financiero ha llenado el mundo de dinero ficticio que termina en manos de unos pocos “elegidos” y se apropia de los bienes y servicios producidos por los distintos pueblos. Así los que están en la cúspide económica marcan leyes injustas e interesadas y obligan a su cumplimiento, lo que supone los cilicios de este Dios cruel que hemos dejado instalar en nuestras vidas.

(1) Fernández-Albertos, José (2012:78).

(2)Hernández Vigueras, Juan (2015:79). Los fondos buitre, capitalismo depredador. Clave Intelectual, S.L. Libro del que se han sacado algunos de los datos expresados en este artículo.

Categorías: Alterglobalización

Alarmas falaces

Sáb, 01/08/2015 - 06:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo cuestiona algunas de las alarmas más frecuentes que se presentan por parte de economistas conservadores y neoliberales para sostener la tesis de que las pensiones públicas no son viables debido a la transición demográfica, con un mayor número de ancianos y un menor número de jóvenes.

Existe una percepción generalizada de que la transición demográfica (con cada vez más ancianos y menos jóvenes) hace las pensiones públicas inviables. Este argumento ignora varios hechos:

1. En España y Catalunya no faltan jóvenes. En realidad se están yendo por falta de trabajo.

2. El enorme deterioro del mercado de trabajo, consecuencia de las reformas laborales que se han ido aprobando y/o aplicando por partidos conservadores y liberales, han reducido los salarios, aumentado la precariedad y el desempleo, situación que ha provocado una disminución del tamaño de las cotizaciones y del número de cotizantes.

3. El punto anterior y la creciente regresividad en España de las políticas fiscales, sumamente favorables a las rentas del capital a costa de las rentas de trabajo, explican que, mientras que las del capital –como porcentaje de las rentas totales- han aumentado enormemente, llegando a representar casi la mitad de todas las rentas nacionales (aumentando de un 25% a un 48% en los últimos años), las del trabajo (de donde derivan la mayoría de impuestos y cotizaciones sociales) han descendido enormemente, pasando de un 73% a un 52% en el mismo periodo. Puesto que las cotizaciones sociales derivan de las rentas del trabajo, este descenso de tales rentas afecta negativamente a los ingresos de la Seguridad Social y a las pensiones públicas.

4. La prolongación de la esperanza de vida de las personas ancianas, que se ve como un dato negativo para la viabilidad del sistema de pensiones, no tiene en cuenta el crecimiento de la riqueza del país, resultado del crecimiento de la productividad, dato ignorado por el Comité de Expertos nombrado por el gobierno español, cuando indicó que “a principios del siglo XX, la esperanza de vida de los españoles con 65 años era de unos diez años. Hoy esperan vivir veinte años más, y hacia el 2050 se prevé que vivirán 25 años más”, presentando este dato como una amenaza al sistema de pensiones. Ahora bien, si bien es cierto que la esperanza de vida de las personas de 65 años se ha doblado desde 1900 –pasando de 10 a 20 años-, también lo es que la riqueza del país, medida por su PIB, ha crecido nada menos que 24 veces. Es decir, que el PIB de ahora es, no dos veces, sino 24 veces el tamaño del PIB en 1900. ¿No cree el Comité de Expertos que una sociedad 24 veces más rica no tiene recursos más que suficientes para pagar las pensiones de los que han creado tal riqueza?

5. Tal alarma aparece también cuando se dice que hoy hay tres trabajadores por pensionista, y en cuarenta años habrá solo uno (los números cambian según el nivel de alarma que se intente crear). Pero en este argumento se ignora que en 40 años es más que probable que un trabajador produzca lo que hoy producen cinco o seis. Hace 40 años, el 18% de la fuerza laboral trabajaba en el campo. Hoy lo hace solo un 2%, y producen más alimento que lo que producía ese 18%. Cambien la palabra alimentos por pensiones y entenderán la falacia de esta alarma.

vnavarro.org

Categorías: Alterglobalización

La crisis no es griega, europea o china, es mundial

Ven, 31/07/2015 - 17:00

Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

En un mes, entre mediados de junio y julio cayó un 30% la valorización bursátil en Shanghái, una de las ciudades emblemáticas de la expansión económica de China, y en un año su deuda creció de manera exponencial.

Hasta ahora, solo se escuchaba hablar del crecimiento económico en China, especialmente desde el inicio de la modernización de su modelo económico desde 1978. Las llamadas tasas chinas, del 10% anual o más, así lo verificaban.

En el último tiempo se habló de desaceleración, con tasas del 7%, muy superior a la evolución de cualquier economía nacional, de países desarrollados, emergentes o atrasados. El interrogante es si bajo las nuevas condiciones de crisis evidente esto seguirá así, e incluso afectará la tasa de crecimiento y con ello al sistema mundial en una nueva espiral recesiva.

Vale el interrogante entre nosotros, por ser China uno de los principales compradores de la Argentina y un nuevo proveedor de fondos por inversiones externas o préstamos negados por el sistema mundial. Es una situación bastante generalizada en la región latinoamericana y caribeña, por lo que la situación se incluye en la agenda de preocupaciones de los gobiernos y los pueblos en esta parte del mundo.

El éxito del modelo escondía que junto al crecimiento se consolidaban todas las formas de las relaciones capitalistas, entre ellas el trabajo asalariado estimulado por inversiones externas difundidas por las transnacionales de todo tipo, sustentadas en el aliento del Estado.

Las relaciones capitalistas, el dinero, el Estado y la deuda

Ello suponía una inserción de China en la economía mundial, como gran productor fabril y gestor de una fabulosa masa de dinero, usada principalmente para sostener el déficit estadounidense, convirtiendo a China en el principal acreedor del mayor Estado capitalista, de una deuda pública gigantesca, la más grande del mundo.

Con esas relaciones de producción, distribución, cambio y consumo se consolidó un tipo de desarrollo sustentado en la expansión del consumismo interno y la exportación, favoreciendo el despliegue de un sistema de crédito e inversión especulativa en mercados diversos, especialmente alentando la burbuja inmobiliaria y el crédito personal y empresarial local.

La intervención estatal tuvo ese propósito, la de estimular la expansión de las relaciones mercantiles y monetarias capitalistas.

Parecía que el gigante asiático, ascendiendo en el podio de la producción y la economía mundial quedaba afuera de la crisis mundial del capitalismo.

De hecho, China disputa la primacía de la producción mundial con EEUU y algunos se anticipaban a predecir el surgimiento de una nueva potencia hegemónica en el sistema mundial, replicando otras previas transiciones en la historia del orden capitalista

Parece que no, que la burbuja especulativa tiene ahora su trayecto en China, con un Estado con capacidad de intervenir muy fuerte desde sus tenencias por 4 billones de dólares de reservas internacionales. Es lo que genera incertidumbre y expectativas de control de los desastrosos efectos de toda crisis, especialmente entre los sectores más vulnerables.

El Estado estadounidense tiene para actuar sobre la crisis el poder del monopolio de la emisión de dólares. China lo hace desde el poder de la tenencia de activos globales, especialmente estadounidenses y el intento de hacer circular su moneda por todo el mundo, por lo que generaliza acuerdos sustentados en intercambios en monedas locales. El objetivo es la mundialización del yuan, la moneda local de China.

Desde allí y el poder estatal sobre la propiedad de las principales empresas y la gestión de ámbitos de la regulación de la política económica puede intervenir para aletargar los efectos de la inevitable crisis.

Emisión como política anticrisis                                

Una crisis, que, reiteramos, es mundial y se hizo visible en 2007/2008 en Wall Street, el mercado inmobiliario, de valores y de toda la economía de EEUU, transferida al sistema mundial, con escalas y acontecimientos visibles en España, Europa, con Grecia en el centro de las noticias y la agenda actual.

En todos esos países el tema del endeudamiento es clave. Es un mecanismo utilizado para posponer el problema de la crisis e intentar superarla.

EEUU necesita prácticamente todos los años la autorización parlamentaria a los efectos de incrementar su deuda, que es del 100% de su PBI.

Al mismo tiempo, como esa deuda genera intereses que deben cancelarse, el problema fiscal se constituye en problema estructural y año a año, así como crece la deuda, se sostiene un déficit fiscal (mayores egresos que ingresos) que se explica con emisión sin límite, forzando la posibilidad que tiene cada Estado de imponer la circulación de su moneda.

En el caso de EEUU, el Estado obtuvo desde 1945 la prerrogativa de imponer al mundo la circulación y dominación del dólar, aun con la crisis de la convertibilidad de 1971.

Hoy amenaza con la suba de tasas que provoca la caída de las otras monedas y los precios de las materias primas de exportación, generando condiciones para imponer una salida a la crisis capitalista desde los intereses nacionales de la dominación transnacional global. Pretende atrapar a los capitales excedentes del sistema mundial en búsqueda de rentabilidad y seguridad.

Para el caso griego, el Estado está limitado por los compromisos impuestos por el euro-grupo, y el monopolio en la emisión del euro, que algunos quisieron violentar sin éxito, sugiriendo emitir euros virtuales sostenidos para la circulación en el interior de Grecia. Era parte de lo que se llama Plan B en la situación griega e incluso para otros países atrapados en la lógica del euro y la hegemonía ortodoxa de Alemania y su gobierno.

Algo así como los bonos provinciales de la crisis del 2001, las “cuasi monedas” que favorecían el intercambio entre los habitantes de la Argentina, más allá, claro, de quitas y restricciones de sectores privados a la circulación de esos títulos públicos. Fue el mismo argumento usado en los clubes del trueque, con el reconocimiento y validez que la propia sociedad otorgaba a esos medios de pagos, los que también fueron objeto de especulación y fraude. Fueron medios que desaparecieron con el tiempo, pero el Estado y la Sociedad pudo imponerlos, aun transitoriamente como medios de circulación y pago.

La soberanía de los Estados nacionales está puesta en discusión por la crisis actual y sus manifestaciones monetarias, que entre otros, se explica, según CEPAL, como volatilidades monetarias para América Latina, con respuestas coyunturales diferenciales entre los países, algunos devaluando sus monedas y otros posponiendo las medidas con políticas diferenciadas, pero todos desde una lógica de subordinación al dólar o a las monedas de aceptación en el mercado capitalista mundial.

Crisis, hegemonía y alternativa

Por eso es que sostenemos desde hace tiempo que la crisis no es de algunos países que se hacen visibles por ciertas dificultades, hoy Brasil, Grecia o China, sino que el problema está en el capitalismo en su conjunto y por eso, el principal problema que intoxica al sistema mundial son las relaciones sociales capitalistas y el ejercicio del poder mundial desde el principal Estado capitalista: EEUU, que ejerce con la fuerza del dólar, las armas y la simbología del poder cultural la hegemonía mundial.

El problema es que sus recetas impregnan las instituciones que formulan políticas con pretensión universal, la OMC, el FMI, el Banco Mundial, y con ellos se difunden las recetas liberalizadoras en las cumbres y todo protocolo de asistencia a países con problemas. Cuando no funcionan las recetas es siempre responsabilidad de mal aplicación de los poderes locales, nunca del sistema ideológico que promueve esas medidas.

Asumo la dificultad de romper la lógica de la receta del poder dominante para superar la crisis y restablecer la normalidad de la valorización y la acumulación. Ello supone superar el conjunto de valores culturales de la sociedad capitalista, de un modelo de producción sustentado en la explotación y el saqueo junto a una cultura de consumismo estimulado por las cuotas del irresponsable endeudamiento inducido por el sistema financiero y las políticas públicas del capitalismo contemporáneo.

Tenemos el desafío histórico de hacer realidad las propuestas emancipadoras que sucumbieron ante el proyecto de dominación. Como siempre decimos, parece una tarea gigantesca que se inicia desde el debate y la construcción de una práctica social por otro orden social y cultural de cooperación, solidaridad y pensando en la armonía del metabolismo social, lo que supone el respeto a la reproducción de la naturaleza, o sea, la inclusión de la reproducción de la humanidad, su hábitat  la sociedad.

Buenos Aires, 30 de julio de 2015

Publicado por

Julio C. Gambina es fundador de ATTAC Argentina

Categorías: Alterglobalización

Syriza y la esperanza que asfixia: Dilemas de economía política

Ven, 31/07/2015 - 12:00

Jon Las Heras Cuenca - Pensar la tierra

Artículo escrito por Jon Las Heras. Jon es de Gasteiz, actualmente estudia un doctorado en Economía Política en la Universidad de Manchester. Más concretamente, su tesis trata sobre las diferentes estrategias sindicales ante la fragmentación del poder colectivo en la industria de automoción en España. Vivió durante dos años en Atenas (2010-2012) donde estudió un Máster bajo la tutela de Varoufakis y Tsakalotos entre otros. La foto es de una pared de la Facultad Politécnica de Atenas, barrio de Exarhia.

Los gobiernos de los países occidentales que profieran cualquier tipo de ideología, por lo general, intentarán implementar diferentes políticas económicas y monetarias para que la economía (el dichoso PIB) y los niveles de empleo crezcan (en buena parte porque la misma estabilidad del gobierno depende de estos dos factores). Esto no quiere decir que el Gobierno busque una mejor o peor distribución de la riqueza, ni siquiera que busque un mejor o peor tipo de empleo (como podemos ver en el sur de Europa); muy al contrario, los gobiernos que no pongan en tela de juicio los fundamentos del capitalismo (la producción de plusvalía y la apropiación privada de la misma por aquellos que poseen los medios de producción) intentarán asegurar, casi a cualquier precio, unas tasas de crecimiento económicas “saludables”. El “casi a cualquier precio” es obviamente relativo a la situación social, política y económica del país o región en cuestión.

Desde 2010 Grecia se enfrenta a un serio dilema. Teniendo en cuenta la actual estructura del Euro, siendo esta una unión monetaria carente de una unión política y fiscal efectivas (a diferencia de EEUU), el Gobierno griego ha tenido que negociar, o más bien aceptar, una serie de medidas socio-económicas que la Troika exigía para seguir recibiendo dinero del BCE (a través de sus bancos privados) y poder seguir así financiando su actividad ya que los mercados internacionales le prestaban dinero a unos tipos de interés demasiado elevados.
Tres problemas nacen de los memorándums que se firmaron en 2010 y 2012:

1. No se ha utilizado el Banco Central Europeo (BCE) como mecanismo para financiar los Estados miembro, lo que sí ocurre con el resto de países fuera del Euro que poseen banco central. En contraposición, se han utilizado una serie de “artefactos institucionales” de dudosa legalidad y efectividad (como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o el actual Mecanismo Europeo de Estabilidad) en los que los países soberanos ponían dinero en un fondo común para financiar el rescate y eximir cualquier tipo de responsabilidad al BCE.

2. La mayor parte de la ayuda financiera (alrededor de un 90%) no ha sido utilizada para financiar las políticas públicas del estado y mejorar su situación social y económica, sino para pagar la deuda contraída con los bancos europeos. De esta forma, ha habido una transferencia del dinero público europeo a las arcas de los bancos privados europeos (primordialmente Franceses y Alemanes) que estaban en una situación difícil a raíz de la crisis financiera del 2008, dejando en un segundo plano las necesidades básicas de la población griega.

3. El gobierno griego, tras someterse a los memorándums,  firmó oficialmente una importante pérdida de la soberanía nacional para otorgársela a unas instituciones ajenas, poco democráticas y opacas (como pueden ser el BCE o el FMI). Es decir, Grecia ha otorgado de facto el control a terceros sobre la delineación de las políticas socio-económicas más importantes del país a cambio de un dinero que no se quedaba en el país.

¿Pero, por qué iba nadie en su sano juicio a firmar semejante contrato que empobrece y aliena a la sociedad griega?

Habría que matizar la situación de los gobernantes que se enfrentaban a tal dilema durante las negociaciones con la Troika mientras que la población (violenta o no) eran continuamente asfixiada con ingentes cantidades de “lacrigono” (o gas lacrimógeno). A la hora de firmar dichos acuerdos, Andreas Papandreou (incluso a costa de su mandato como presidente “socialista”) mantuvo la esperanza de que es mejor “salir vivo” del impasse con la esperanza de mejorar la situación en el futuro, antes que salir del Euro y someter a Grecia a un futuro incierto y arriesgado fuera del “abrigo” del Euro y, muy posiblemente, de Europa. En 2010 y 2012 el gobierno griego aceptó las políticas neoliberales de la Troika, haciendo o no el esfuerzo de autoengañarse sobre la viabilidad de las mismas.

La teoría económica (ortodoxa y quizás no tan ortodoxa como luego veremos) presenta así su Teorema de Marshall-Lerner o la famosa “J curve” (curva de J) como solución a los problemas de Grecia. El economista y anterior ministro de finanzas a Varoufakis, Yanis Stournaras, no hizo más que publicitar durante su mandato “la lógica aplastante” de este teorema y sobre la necesidad de que los griegos “tuvieran fe” en las políticas de austeridad. Un recorte en las rentas salariales y políticas fiscales era la única forma de recudir costes para recalcitrar la competitividad de un país maltrecho y poder pagar así la deuda.

El teorema explica a grandes rasgos que si un país devalúa su moneda lo suficiente:

A. Inicialmente la demanda interna (consumo, inversiones y gasto público) se contraerá  y, por lo tanto la economía en general (PIB) también, ya que el valor de las exportaciones será menor y el valor de las importaciones será mayor. Esto ocurre porque, dicho de alguna manera, después de devaluar necesitas más dracmas para comprar el mismo número de euros.

B. Ya que importar mercancías es más caro que antes, la gente dejará de consumir tantos bienes del extranjero y “corregirá sus hábitos de consumo” por productos nacionales. Esto empuja la producción e inversión nacionales.

C. A su vez, la “economía se hará más competitiva” ya que es más barato producir para el resto del mundo que importar del resto del mundo, por lo que las empresas (nacionales o a través de inversión extranjera) empezarán a producir más en el país y se exportará más.

Digamos que la devaluación se presenta como un reset para poner la economía nacional en equilibro con los mercados internacionales. Inicialmente, el PIB baja por el proceso “A” para posteriormente empezar a crecer en el mediano y largo plazo debido a los procesos “B” y “C”, de ahí la denominada “J curve” (véase el gráfico siguiente).

Pero, y he aquí la cuestión, debido a que dentro del Euro no se puede devaluar la moneda (llamado devaluación externa) excepto si lo hace todos los países del Euro a la vez, la única forma de implementar la “J curve” en un único país es a través de una devaluación interna: bajadas salariales y reducción de gasto público para que los precios se devalúen dentro del Euro.

Este proceso es más doloroso porque:

1. Por una parte, son los propios trabajadores los que de alguna forma tienen que pactar las reducciones salariales (o ya sea por decreto del gobierno), lo cual lo hace todo un proceso más lento y problemático que “apretar un botón” que devalúa todos los precios automáticamente;

2. Por la otra, la reducción de precios impacta mayormente sobre los salarios y no sobre los beneficios del capital. En una devaluación externa los beneficios empresariales también se ven sometidos a una reducción de su valor debido a que los productos también se venden mucho más baratos en el extranjero. En el caso de la devaluación interna, los precios no tienen por qué bajar tanto mientras que los salarios se bajen lo suficiente. En el caso de la devaluación interna, los beneficios de las empresas aumentarán sin que por ello la economía sea “más competitiva”. O dicho de otra manera, la devaluación externa distribuye más las perdidas entre capital y trabajo que la devaluación interna donde directamente el lastre se lo llevan los salarios. Para el capital nacional griego quedarse dentro es a priori mejor que salirse del Euro.

Como se puede observar en la gráfica superior, las predicciones económicas de la “J curve” de los memorándum de 2010 y 2012 fueron catastróficas. Las políticas neoliberales (reducción de los empleados públicos, bajada de sueldos masiva, reducción de las pensiones, reducción del gasto público y aumento de los impuestos indirectos, privatización de activos públicos y la liberalización del mercado de trabajo) no han hecho más que recrudecer el problema. Todo esto sin tener en cuenta el empobrecimiento de la clase trabajadora. La demanda interna (es decir lo que se produce y consume dentro del país) ha colapsado y las exportaciones no han subido lo suficiente como para contrarrestar tal caída. La deuda Griega externa, y pese a los recortes que han sido otorgados, ha aumentado debido a que su economía se ha hecho mucho más pequeña, por lo que hay que pagar (aunque menos que al principio debido a las ya aplicadas quitas de deuda) mucho más en proporción a lo que se produce en el país. Es por esto que la deuda es “insostenible” ya que no existen recursos suficientes internos para pagarla en los plazos estipulados.

Syriza entra en 2015 al gobierno con una estrategia contestataria y renovadora. Se presenta como el punto de inflexión que los griegos necesitan para escapar de toda esta asfixiante situación. Ya basta de austeridad, ya basta de devaluar salarios y empeorar las condiciones de los trabajadores en pos de un crecimiento económico que nunca llega. La “J curve” se presenta como una falacia para todas aquellas personas que perdieron fe en el discurso de “esperar, que pronto llegaremos al nivel de flotación”. Mientras que la economía griega se hundía, los sueños y proyectos de muchas personas se ahogaban bajo el Egeo.

Así pues, Syriza presenta como indispensable una restructuración y quita parcial de la deuda, a la vez que defiende la construcción de un programa europeo de inversiones. Syriza pide a Europa un gesto de solidaridad internacional histórica para que: los griegos mejoren con inmediatez sus condiciones de vida y puedan a la vez invertir en proyectos que generen riqueza en el país, y, para que en un futuro no muy lejano, se empiecen a construir las bases de un proyecto socialdemócrata europeo que proteja a los ciudadanos de todos los países miembro ante de las contingencias del sistema capitalista.

Pero para ello, y antes de nada, es necesario cambiar las inmediatas reglas del juego y la lógica de los actores e instituciones que intervienen en la crisis griega. Durante el último medio año, Varoufakis y compañía, han negociado con los representantes europeos con uñas y dientes la necesidad de cambiar el modelo de crecimiento griego y europeo. El portazo de la Troika a tal programa político y económico a finales de Junio pusieron a Syriza ante el mismo dilema que sus antecesores gobiernos. ¿Memorándum o Grexit?

El plan de crecimiento Keynesiano de Syriza fue rechazado con rotundidad y sólo dos opciones quedaron sobre la mesa. Un tercer memorándum (Memorándum IIIa), que venía a ser más de lo mismo o el “Grexit”. Syriza convocó un referéndum sobre el memorándum. Las bolsas Europeas cayeron, la confianza en el Euro se redujo,  el rescate griego se debatió por primera vez en el Parlamento europeo y la Troika ofertó otro nuevo memorándum con mejores condiciones que el anterior mientras imponía un “corralito a medias” a los bancos griegos al darles muy poca liquidez.  A pesar de las negociaciones dentro de este clima de presión, la votación tuvo lugar el 25 de junio. El resultado, un exitoso “NO” a las políticas de austeridad y al miedo infundado por el resto de países del Euro. La Troika respondió con inusitada animadversión al referéndum con “más y peor” austeridad (Memorándum IIIb).

Como muchos críticos sugieren, ni el plan IIIa, y mucho menos el plan IIIb, han sido diseñados para que Grecia los implemente en su totalidad. Hasta el propio FMI niega la viabilidad de los mismos. Estos memorándums son criticados como planes encubiertos para generar una situación cada vez más insostenible y forzar a Grecia salir del Euro, para no tener que enfrentarse continuamente al dilema que Syriza les ha planteado: la necesidad de construir una política fiscal Europea. Para Schäuble, si son capaces de echar a Grecia, sería una espléndida señal para el resto de países que quisieran salirse de los límites prestablecidos. Véase de otra forma, a Grecia se le imponen todas las medidas que los tecnócratas neoliberales europeos puedan concebir para que el Keynesianismo y la socialdemocracia a la antigua usanza no nazcan, ni puedan volver a nacer, en Europa.

Teniendo en cuenta todo esto, es aquí donde el dilema de la “J curve” recobra fuerza y se le presenta de forma más cruel a los dirigentes de Syriza. ¿Cuánto de perjudicados vamos a salir si nos quedamos dentro del Euro o decidimos salirnos? Pero hay un error que cometió Syriza para legitimar su estrategia: la pregunta del referéndum del 25 de junio se ceñía únicamente sobre el plan que la Troika había ofertado al gobierno Griego (memorándum IIIa). Nada más. El rechazar el plan de la Troika era un símbolo de resistencia y valentía ante las amenazas de la Troika y el capital global, la mayor parte del pueblo griego quiso clamar por su dignidad y plasmar su rechazo a la austeridad. El problema de la pregunta que se planteó es que, aunque cargada de simbolismos, no era lo suficientemente clara y no definía de forma explícita la multiplicidad de posibilidades que todavía podían ocurrir.

Por ejemplo: ¿votar “NO” implicaba rechazar cualquier imposición de la Troika y, en última instancia, estar a favor del “Grexit a cualquier precio”? O, en su defecto: ¿el “NO” era un “NO pero sólo como condición para que reafirmemos nuestra postura en las negociaciones dentro del Euro”? Lo que la mayoría de los líderes de Syriza han planteado desde siempre, y en contraposición al Partido Comunista Griego (KKE), era un clarísimo “NO” al memorándum y a la austeridad pero, paralelamente, un clarísimo “SÍ” a Grecia dentro de Europa. ¿Una contradicción teniendo en cuenta la disposición del resto de países? Como se ha visto más tarde, el “SÍ” ha ganado al “NO” en el parlamento, y este “SÍ” a Europa venía acompañada de la nueva situación que se les planteó con el memorándum IIIb: un “SÍ y a cualquier precio”.

El dilema de la “J Curve” empuja al gobierno de Syriza a la misma situación que se enfrentaron los gobiernos anteriores sin que el referéndum fuera un referente de la voluntad popular real ¿Qué futuro es más incierto: memorándum o Grexit? ¿Cuánto estamos dispuestos a arriesgar y a perder para mantener nuestra soberanía nacional? ¿Qué otros factores socio-económicos e imprevistos pueden entrar en juego en cualquiera de los casos (un golpe de estado coordinado por los bancos, la iglesia y el sector militar reaccionario)? Son estas preguntas las que atormentaban a los parlamentarios griegos de Syriza y las que, desgraciadamente, no tienen respuesta alguna. En este caso, el “SÍ” ha optado por un “más bueno lo malo conocido que lo bueno por conocer” que arriesgarse a un “NO” y una inminente salida del Euro.

Ante este dilema que difícilmente puede encontrar una respuesta simple y directa, tanto el actual ministro de finanzas Tsakalotos que votó por el “SÍ”, como el anterior Varoufakis que votó por el “NO”, se han mostrado muy comprensivos. Ninguno de los dos ha defendido que ninguna de las opciones fuera la “más responsable” o la “más radical”, ya que el querer arriesgarse por algo nuevo e incierto no tiene por qué ser más de izquierdas (véase Amanecer Dorado acechando en la trastienda).

La viabilidad económica del Grexit asume implícitamente otro modelo de la “J curve” en la que existe la esperanza de que Grecia, en algún momento, vuelva a crecer: ¿Cuándo?, ¿Cuánto? y ¿Cómo? son preguntas de difícil respuesta. La capacidad de Syriza de articular un “Plan B” podría ser objeto de múltiples cavilaciones que nos llevaran fuera del presente artículo. Syriza, o mejor dicho Tsipras, saltándose el simbólico “NO” del referéndum, y pasando por encima de las importantes discrepancias dentro del partido, no ha tomado dicho camino y ha preferido morder el anzuelo de una “J curve más segura”, alargando e incrementando la asfixia de su sociedad, con la única esperanza de que en Europa la situación política cambie antes de que sea demasiado tarde. Puede que, irónicamente, Tsipras haya tomado apuntes de la propia mitología griega que como sugiere, una vez abierta la caja de Pandora y desatada la tempestad sobre la faz de la tierra, la esperanza todavía es lo último que se pierde. Seguro Tsipras ¿no?

Epílogo:

Sería adecuado subrayar la crítica que Krugman ha hecho al gabinete de Syriza. ¿Si han presionado a la Troika hasta tal punto no era porque tuvieran un “Plan B”? ¿Y si no lo tenían, cómo han osado enfrentarse a la Troika de manera tan abierta y arriesgarse una expulsión no controlada del Euro? El plan de Varoufakis de emitir “deuda griega dentro del Euro” de manera improvisada fue rechazado dentro del partido y también criticado por otros economistas debido a su dudosa viabilidad. Quizás sea por esto que, después de haber dado un paso en falso, la Troika haya decidido aleccionar severamente la “subversión” de Syriza. Es más, la actual falta de legitimidad dentro de su partido así como en la calle para firmar un acuerdo que el mismo Tsipras duramente criticaba una semana antes, pone en entredicho todo su gobierno y plan estratégico. Es muy probable que haya elecciones pronto.

¿Que es posible que ocurra? Debido a la torpeza a la hora de calcular “la correlación de fuerzas” así como de no entender los “límites coyunturales” (Syriza ni tenía realmente apoyos estratégicos en las negociaciones ni tampoco controlaba los mecanismos macroeconómicos que le permitieran cierta soltura para actuar independientemente), límites a los que cualquier estrategia política subversiva se ve sometida de alguna u otra forma hoy día, el aleccionamiento de Syriza es contraproducente para otras posibles “incipientes estrategias radicales” dentro de Europa (véase Podemos o las alcaldías de unidad popular). Especialmente porque el resultado del Memorándum IIIb será utilizado como símbolo de que “portarse bien trae mejores resultados que portarse mal, ¿no habéis visto lo que le ha pasado a los griegos?”. Aquellos países que decidan poner en entredicho la hegemonía neoliberal se las verán con la Santísima Trinidad o, mejor, prefiramos agachar la cabeza y sigamos los pasos que nos ha marcado la Troika tanto nos guste como si no.

Quizás este evento histórico sirva como lección a los movimientos sociales y políticos que quieren acabar con la hegemonía del capital financiero y el capital transnacional así como con el despotismo de los estados capitalistas: el enemigo nos atacará duro en cuanto pueda, sin remordimientos, estemos preparados pues para esquivar sus ataques mientras no seamos lo suficientemente fuertes, organicémonos para crecer en número y entrenémonos para perfilar mejor nuestras armas, entendamos mejor el campo de batalla y la correlación de fuerzas, testemos las defensas del enemigo para saber dónde flaquea pero con calma, sin tener prisa, ataquemos con fiereza cuándo sepamos que el enemigo sea débil y la victoria esté más de nuestro lado que del suyo.

En mi opinión, y por más rabia que me dé, todavía vivimos en un momento histórico en el que hay que tener cierta paciencia, aún nos quedan pasos por dar antes de que podamos correr libres ¡Cuán difícil es siquiera implementar un programa de reformas socialdemócrata en Europa! Cometer errores garrafales no solo nos debilitará con respecto al contrincante sino que alargará la agonía de la lucha. Aprendamos de los errores y pensemos qué podemos conseguir en el corto y medio plazo, e imaginemos cómo tendremos que estar organizados y en qué condiciones para que en el futuro no tan lejano los golpes sean más duros y más certeros. Para que nuestra lucha coseche frutos bellos y llenos de vida. Si no medimos nuestros actos con precisión, podremos debilitarnos más derrota tras derrota, siendo el precio de alguna de estas quizás demasiado caro.

En cualquier caso, toda mi solidaridad con el pueblo griego y las compañeras que con tanta valentía han mirado a los ojos y desafiado a la bestia que corroe nuestras vidas. A todas ellas que viven la asfixia de los Memorándums y quieren respirar hondo les dedico estas palabras.

Categorías: Alterglobalización

Propuesta de ley de Renta Garantizada de Ciudadanía: la llama sigue viva

Ven, 31/07/2015 - 08:05

Comunicado de rueda de prensa

Declaración “Una Cataluña sin pobreza es urgente, posible y necesaria”

Hoy 23 de julio a las 12:15 horas se inició la rueda de prensa para presentar una importante Declaración.

Previamente, la representación de la Comisión Promotora de la Renta Garantizada de Ciudadanía, se ha dirigido a los medios de televisión, radio y prensa presentes para informar de la situación de la propuesta de ley y responder a sus preguntas.

Brevemente ha informado que las maniobras dilatorias de la mayoría parlamentaria al servicio del Gobierno de la Generalitat han conseguido su propósito de impedir que se aprobase dicha propuesta de ley antes de finalizar la legislatura. La presentación de enmiendas por CiU, ERC, PSC, C’s y PP, diferentes entre sí y alejadas de la propuesta de ley tampoco ha facilitado un dictamen mayoritario en la ponencia y su presentación ante el Pleno para su votación.

En cualquier caso, la propuesta de ley no decae y proseguirá su tramitación en el Parlament resultante de las elecciones del 27S.

El intento de desmovilizar a la ciudadanía a través de la estrategia dilatoria aplicada no ha conseguido su propósito. Desde el ayuno de varios días en septiembre de 2013 en Pza Catalunya, las marchas de trabajadores/as en paro en 2013, 2014, la semana de la dignidad en junio de 2014, el Forum de alternativas al paro, pobreza y desigualdad, y la reciente III Marcha entre los días 6 y 9 de julio, han expresado el apoyo y movilización ampliamente unitaria de la ciudadanía en defensa de la propuesta de ley de la renta garantizada de Ciudadanía. La llama sigue viva y se reforzará tras las elecciones del 27S.

A continuación se da paso a los protagonistas de la rueda de prensa, los representantes de los partidos políticos que presentan y firman la Declaración que se adjunta y que tiene por título ”UNA CATALUNYA SENSE POBRESA ES URGENT, POSSIBLE I NCESSÀRIA”.

Dan lectura a la Declaración, párrafo a párrafo, Laia Ortiz por Barcelona en Comú, Quim Arrufat por la CUP, Joan Mena por EUiA, Joan Herrera por ICV, Albano Dante por PODEM, Nuria Parlon por PSC y Josep Bel por Procés Constituent.

Tras las preguntas de los periodistas finaliza la rueda de prensa.

A continuación el texto de esta importante Declaración:

UNA CATALUÑA SIN POBREZA ES URGENTE, POSIBLE Y NECESARIA

Ante la grave situación de pobreza severa que golpea a una gran parte de la sociedad, a cientos de miles de familias, a los sectores más vulnerables como la infancia, las personas mayores, etc., y en respuesta a la grave recorte a las prestaciones de la RMI de agosto de 2011, se impulsó la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Garantizada de Ciudadanía que desarrolla el arte 24.3 del Estatuto de Autonomía.

Tras superar una larga carrera de obstáculos esta Iniciativa recogió 121.191 firmas, obtuvo la validación correspondiente y fue presentada en el Pleno del Parlamento de Cataluña celebrado el 26 de marzo 2014.

A pesar de su carácter de extrema urgencia social y tramitarse en el Parlamento por la vía de urgencia, la oposición de la mayoría parlamentaria a esta propuesta de ley ha logrado con diferentes tácticas dilatorias impedir a lo largo de 15 meses de que sea aprobada antes de finalizar la presente legislatura.

El Gobierno de la Generalidad no sólo ha estado detrás de esta política de bloqueo, tampoco ha cumplido sus compromisos anunciados de mejorar la contrarreforma de la Renta Mínima de Inserción que excluyó a decenas de miles de personas y familias de esta prestación condenándolas a la miseria.

Está demostración de gravísima insensibilidad social ha causado terribles daños y sufrimientos a cientos de miles de personas en Cataluña. Ha prevalecido su política de ajuste y austeridad, el rescate de los ricos y poderosos a costa del empobrecimiento de la mayoría.

Para las organizaciones que firmamos esta Declaración la Cataluña que soñamos y por la que trabajamos es la que garantiza la cohesión social, los derechos sociales básicos, el pleno empleo en condiciones dignas, la igualdad y la dignidad, lo que implica garantizar a todas las personas y familias el derecho a una Renta Garantizada de Ciudadanía que les asegure los mínimos de una vida digna.

Nos comprometemos ante la ciudadanía de Cataluña, ante las personas que sufren la pobreza y sus terribles secuelas, a promover y defender el contenido original de la propuesta de ley de la Renta Garantizada de Ciudadanía para que sea la primera ley que apruebe el Parlamento surgido de las elecciones del 27 de septiembre.

Queremos que nuestro país garantice los derechos de la ciudadanía e impida la utilización de la pobreza para mantener cautivas a las personas vulnerables a través de redes clientelares que administran la beneficencia con opacidad y arbitrariedad.

Barcelona 23 de julio 2015

Firman:

CUP, EUiA, ICV, PODEMOS, PROCESO CONSTITUYENTE, PSC y BARCELONA EN COMÚN

Categorías: Alterglobalización

Propósitos del Foro Mundial sobre la Educación, realizado en Incheon, República de Corea, los días 19 y el 22 de mayo 2015:

Ven, 31/07/2015 - 08:00

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de ATTAC España

I. Evaluaciones, región por región y a nivel planetario, de los resultados de la puesta en práctica de los seis objetivos para la educación decididos en Dakar-Senegal, en el año 2000, para el período 2000-2015:

i. Hay un considerable progreso educativo en estos quince años: 84 millones de niños y adolescentes nuevos alumnos en las escuelas, de los cuales 52 millones son niñas; doce millones de maestros han sido reclutados y 34 millones participan gracias a la influencia del movimiento EPT (Educación para Todos).

ii. No obstante, sólo un tercio de los países alcanzaron los objetivos cuantificables de la EPT. En América Latina y el Caribe, solo Cuba logró alcanzarlos. Siguen habiendo más de veinte millones de niños y niñas fuera de los sistemas escolares en el año 2012, y un tercio de los países no cumplió con la igualdad de género en la educación primaria

iii. Persisten, se amplían y profundizan las desigualdades en educación. Los niños pobres y los más pobres entre los pobres tienen mayores probabilidades de estar fuera del sistema escolar y de no terminar la escolarización primaria. Las brechas de aprendizaje, según el origen social, son cada día más pronunciadas y cerca de dos tercios de los 781 millones de adultos con conocimientos mínimos de alfabetización, son mujeres.

iv. Respecto al financiamiento de la educación, la mitad de los países de bajos ingresos gasta menos del 4 por ciento del Producto Interior Bruto en educación. El apoyo de los organismos donantes a la educación se redujo en 1,300 millones de dólares entre 2010 y 2012, y sólo el 2 por ciento de la ayuda se orienta a la educación primaria.

II. Después de un largo período de reflexión y estudio, los nuevos Objetivos de la Educación para el período 2015-2030 de la UNESCO para todos los países del mundo son los siguientes:

i. Velar para que todas las niñas y niños tengan una enseñanza primaria y secundaria completa, gratuita, equitativa y de calidad, que conduzca a aprendizajes pertinentes y efectivos.

ii. Velar para que todas las niñas y niños tengan acceso a servicios de calidad en atención y desarrollo durante la primera infancia y enseñanza preescolar, a fin de que estén debidamente preparados para la enseñanza primaria.

iii. Asegurar el acceso en condiciones de igualdad para todos los hombres y mujeres a la formación técnica, profesional y superior de calidad.

iv. Aumentar el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al trabajo y el emprendimiento.

v. Eliminar las disparidades de género en la educación y garantizar el acceso en condiciones de igualdad de las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad, a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional.

vi. Garantizar que todos los jóvenes y un alto porcentaje de los adultos, tanto hombres como mujeres, tengan competencias de lectura, escritura y aritmética.

vii. Garantizar que todos los estudiantes adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, los derechos humanos, la igualdad entre los géneros, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial, la valoración de la diversidad cultural y la contribución a una cultura.

https://es.unesco.org/world-education-forum-2015/about-forum/declaracion-de-incheon

La fuerza de la palabra

Categorías: Alterglobalización

Juan Torres López: “Vivimos en una dictadura de facto”

Xov, 30/07/2015 - 17:00

Cristina S. Barbarrojactxt.es

Ha cambiado los rigores del verano sevillano por el indulgente clima de Gran Bretaña; la cátedra de Economía Aplicada que dirige en la Universidad de Sevilla, por una estancia académica en Oxford que le deja tiempo para pasear, escribir –en breve la prestigiosa editorial Routledge le publicará un libro sobre la crisis en Europa-, para oxigenarse y ver los problemas “con cierta lejanía”.

Cualquiera lo diría (lo de toma de distancia) a tenor de unas respuestas que rezuman emociones. Quizá sea sólo honestidad. Porque no disimula frustración ni desengaño Juan Torres López (Granada, 1954) cuando se le pregunta por Podemos o por el destino del informe que elaboró, junto al profesor Vicenç Navarro, con las recetas para el programa económico de la formación. Ni esconde preocupación cuando advierte sobre “las debilidades y la fragilidad” económica de nuestro país o sobre “una derecha que siempre creyó que España es suya”.

La pasión multiplica los adjetivos en el discurso del economista, miembro del Consejo Científico de ATTAC (la asociación internacional que nació para promover la llamada tasa Tobin) cuando se trata de Alemania y de la Europa nacida de la crisis griega.

Entrecomillo una frase suya: “Lo único que siento en estos momentos hacia Europa y hacia los dirigentes de Alemania es asco”…

Los sentimientos tienen generalmente poca explicación. Salen de dentro como resultado de las emociones que vamos teniendo. Y lo de Grecia me ha resultado emotivo por lo que ha tenido de humillación, de daño consciente, de imposición. El sentimiento que me ha nacido de percibir eso es asco porque creo que un planteamiento tan asimétrico y desigual es inhumano.

Y parece que la crisis griega y europea no ha terminado aún. Hay quien, como Wolfgang Schäuble, sigue abogando por un Grexit temporal.

Ese individuo es un fanático sin más argumento que el de su poder. Intelectualmente sostiene posiciones que hace casi cien años que sabemos que son erróneas. Son las que conviene mantener para poder justificar una distribución de la renta, de la riqueza y de los poderes de decisión muy desigual, en este caso a favor de los grandes grupos alemanes. Es alguien que, además, desprecia claramente la democracia. De hecho, la está desmantelando.

Tiene usted una teoría geopolítica sobre la posibilidad de que Alemania siga tensando la cuerda para empujar a Grecia hacia Rusia.

No es una teoría, es quizá una intuición. Es lógico pensar que era una opción de Grecia si se la forzaba. Y cabía pensar que a Alemania casi le conviene esa deriva porque la reforzaría como cabeza de fila europea frente a un bloque en torno a Rusia en avance. Estados Unidos siempre verá, creo yo, con reserva que Alemania tenga más poderío militar de la cuenta y cualquier excusa para que aumente será deseada por Alemania. Pero digo “era” porque creo que después del acuerdo Grecia ya apenas tiene opciones.

La alternativa –y la justificación de Alexis Tsipras para su cambio de criterio– era la salida del euro. En la Eurozona, ¿qué futuro le espera a Grecia?

Este rescate –¡qué vergüenza llamarlo así!– fracasará también en unos meses. En este euro, y con esta correlación de fuerzas, Grecia está ya condenada. Si no lograba un acuerdo menos desfavorable, o la creación de una moneda paralela, yo hubiera optado por una salida del euro. Bien es cierto que eso tiene grandes costes, pero no olvidemos que los efectos de la austeridad para la economía griega empiezan a parecerse a los de una guerra.

Hace unos años lo advertía usted en un artículo. “Merkel ha declarado la guerra al resto de Europa”, decía.

Creo que es lo que está pasando. Alemania –o mejor dicho, su gobierno–, que defiende a los grandes grupos económicos y que actúa con un fundamentalismo conservador impresionante, es un líder egoísta y totalitario. Está llegando al racismo de nuevo. Nadie lo quiere decir pero es lo que hay en su trato con los países periféricos. El desprecio de sus dirigentes es mucho más que feo, es despótico y cruel, es racista. Y, como en otras ocasiones históricas, lo que hay es la búsqueda de un espacio y la entronización del beneficio como única norma moral.

¿Qué sentimiento le provoca el cambio de opinión de Tsipras?

Antes que nada de respeto y también de reflexión. Cuando alguien es víctima de un chantaje se siente piedad, creo yo. Pero también miedo. Porque se ha puesto en evidencia que vivimos en una dictadura de facto. Y también porque cualquiera que haya leído la historia europea de la primera mitad del siglo XX sabe qué hay detrás de cosas como las que están pasando ahora casi como si fueran un remake.

Y, por otro lado, la verdad es que a mí también me ha sorprendido que el Gobierno de Syriza no tuviera opción B. Francamente, me ha decepcionado. Si no estaba dispuesto a tensar la cuerda hasta el extremo, no debería haber jugado como lo ha hecho porque al  final ha conseguido un acuerdo casi peor y con más coste para su pueblo.

Hable del futuro del euro.

El euro, tal y como lo hemos conocido, está muerto. ¿Qué se puede esperar de una moneda que permite que quiebren países que forman parte de ella? Tendrán que adoptar medidas de reforma muy profundas o todo se irá viniendo abajo en los próximos tiempos. El euro, tal y como está planteado actualmente, necesita una ingeniería financiera compleja que es imposible sin otra económica, que a su vez requiere una arquitectura política muy frágil y, como hemos visto, antidemocrática. Digámoslo claro, un euro diseñado para favorecer solo a Alemania y, dentro de ella, a los grandes grupos empresariales y financieros necesita que en Europa haya una dictadura. Y las dictaduras terminan como terminan.

¿Está España como está Grecia?

No. Tenemos menos deuda, nuestra economía no se ha destruido tanto, nuestras instituciones (con todos los defectos) funcionan mejor, tenemos más capacidad de negociación. Pero ¡ojo! también tenemos debilidades que pueden hacernos muy frágiles en cualquier momento. Y, a poco que suban los tipos de interés, se nos puede ir de las manos.

Pero nuestra deuda… ¿no es igual de impagable que la helena?

La total creo que sí. La pública es prácticamente imposible que podamos pagarla si no cambian las condiciones generales y la política económica. Y, además, sería muy injusto que hubiese que pagarla entera cuando una parte importante es el fruto de medidas muy injustas.

¿Cúal es el riesgo de que después de Grecia vayamos nosotros; en especial, si se produce un cambio de gobierno?

Nosotros ya estamos después de Grecia. Si hay cambio de gobierno, como ha ocurrido siempre, los grupos más poderosos harán todo lo que esté en su mano para acabar con él. ¿Acaso Felipe González era un enemigo del régimen o un antisistema? ¿Ya no nos acordamos de lo que se montó para hacer que perdiera las elecciones? ¿Acaso Zapatero también era un rojo peligroso antisistema? ¿Ya no nos acordamos de que llegaron a acusarlo hasta de ser cómplice de ETA? Aquí hay una derecha económica y financiera que siempre creyó que España es suya y que debe ser como a ella le parezca para seguir ganando dinero a espuertas.

Usted y el profesor Navarro elaboraron el informe en el que se basó el programa económico de Podemos… Visto lo visto, ¿qué vigencia tiene?

Todo lo que queda escrito tiene vigencia. Aún veo que lo cita la gente y me consta que se lee dentro y fuera de Podemos. Por lo demás, las cosas van tan rápido que nunca se sabe. Yo hubiera deseado que Podemos hubiera puesto más énfasis en promover un gran pacto, sobre todo, para combatir la caída en los salarios –porque creo que este es el verdadero cáncer de nuestra economía y lo que más perjudica a las empresas a la hora de crear empleo–. Además, creo que así habría podido convencer más fácilmente. Pero la verdad es que nunca tuve la oportunidad de hablar con sus dirigentes para explicarles lo que había en el documento y cómo creía yo que era mejor llevarlo a cabo. En ese sentido, ha sido una experiencia muy frustrante, como suele ser casi siempre la que tenemos los académicos cuando asesoramos o damos nuestra opinión a quien toma decisiones políticas. Uno se pregunta si vale la pena poner la cara para que unos te la partan por otros, cuando los otros no parece que aprecien o que estén dispuestos a poner en marcha lo que elaboras para ellos. Pero como lo hice porque tenía la convicción moral de que debía hacerlo, me siento satisfecho. Y, para disgusto de quienes más me quieren y sufren cuando me critican y atacan, a veces con bajeza, creo que lo haría de nuevo si me lo pidieran, aunque no para los mismos, claro.

O sea, que su relación con Podemos y Pablo Iglesias ¿es?

No tengo. Ninguna. Algunos Círculos o personas concretas me piden ayuda o que dé charlas. Si puedo, les ayudo.

Volviendo al informe. Otra de sus recetas era promover una reestructuración de la deuda de los países periféricos. Mucho tendrían que cambiar las cosas ¿no?

Esa reestructuración se llevará a cabo. Todas las crisis de deuda han terminado con reestructuraciones y quitas. Las habrá en Europa. La cuestión es cómo se llega a eso. Mi idea es que hay que estar preparado porque la historia también enseña que esos casos se resuelven en función de fuerzas y posiciones políticas y no técnicas.

Lo que proclamaba el informe de que “la globalización neoliberal no es una barrera infranqueable”, ¿lo sigue pensando?

Bueno, quizá no sea infranqueable pero sí muy difícilmente franqueable. Quedan resquicios y eso es lo que hay que saber aprovechar. Mi idea es que en España hemos tenido gobiernos, y en especial los del PP, que no han hecho nada para franquearla sino todo lo contrario

¿Cómo se franquea el ‘nuevo muro de Berlín’?

Ahora el nuevo muro de Berlín parece que va a ser el que separe a Alemania del resto de sus aliados. Han podido conquistarnos económicamente pero, si eso se hace a costa de la sumisión, la humillación y  a costa de la desafección, el muro será tan desastroso como el de la postguerra, o peor.

Con la socialdemocracia catatónica, ¿tiene alguna posibilidad la izquierda?

El neoliberalismo –como dijo con su habitual lucidez neoliberal Margaret Thatcher– buscaba, sobre todo, “cambiar el alma” y ese es el problema. El problema de la socialdemocracia es que ella misma contribuyó a crear esa sociedad formada por individuos (también lo dijo Thatcher: “No hay sociedad, hay individuos”) que al final tienen un alma que no es solidaria ni generosa, que solo saben verse y encontrarse consigo mismos, átomos aislados, ensimismados. Las izquierdas que se consideran más radicales creen que la socialdemocracia ha fracasado y que el lugar ya lo tienen ellas, pero es un error colosal. El problema no es la socialdemocracia sino la deshumanización y fragmentación de la sociedad porque, con individuos atomizados ninguna izquierda tiene futuro posible. En lugar de combatir a la socialdemocracia, las demás izquierdas deberían dedicarse a rehumanizar la sociedad.

Dirigentes de la izquierda, como Pablo Iglesias, han defendido a Tsipras porque “era lo único que podía hacer”.  

Escribí en Twitter que una de las lecciones de Grecia es que no basta con salir a la calle a gritar “Sí se puede”. Hay cosas que, francamente hablando, no se pueden hacer. Ojo, que eso no puede llevar a renunciar a ellas sino a afrontarlas como aquella mole que trataremos de conquistar aun a sabiendas de que a la primera quizá no lleguemos a su cima. Creo que se ha cultivado demasiado voluntarismo como consecuencia de un mal conocimiento de los resortes efectivos del poder y, también, de una escasísima experiencia de gestión y gobierno.

¿Queda alguna esperanza para la Europa de las personas?

La esperanza nunca hay que perderla porque es el resultado de nuestra generosidad y de nuestra bondad como seres humanos. Yo tengo esperanza. Pero también sé que se avecinan  tiempos feos y conflictos desagradables. Quienes tienen el poder lo hacen muy mal –lo estamos viendo– pero no están dispuestos a cederlo ni lo más mínimo, de ninguna manera.

Ganas de escribir

Categorías: Alterglobalización

Ofensiva de la UE contra los salarios

Xov, 30/07/2015 - 12:00

Eliseo Oliveras – elPeriódico

El informe de los cinco presidentes europeos ‘Completar la Unión Económica y Monetaria Europea’, presentado en medio del actual pulso con el Gobierno griego de Syriza, no aporta soluciones para resolver los problemas estructurales del euro, ni el déficit democrático de la eurozona, pero abre la vía para una nueva ofensiva contra los salarios y los derechos de los trabajadores.

El informe ha sido elaborado por los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de la Unión Europea (UE), Donald Tusk, del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y del Parlamento Europeo, Martin Schulz. El documento se centra en reforzar la coordinación económica de la eurozona mediante la política de austeridad y deja para el 2017 las propuestas para completar el euro con una unión fiscal y una tesorería común.

El déficit democrático en el diseño de la política económica europea se encubre con meros debates parlamentarios y consultas, que no corrigen la «deriva autoritaria y tecnocrática», denunciada por el presidente del Comité Económico y Social Europeo (CESE), Henri Malosse.

Por el contrario, impulsa la creación de nuevas instituciones tecnocráticas, bajo la etiqueta de independientes. Los cinco presidentes proponen crear unas nuevas «Autoridades de Competencia» a nivel nacional y de la eurozona, cuyo mandato será «evaluar si los salarios evolucionan en línea con la productividad y comparar su evolución con la de los otros países de la eurozona y de los principales socios comerciales». También evaluarán los progresos en las reformas económicas y laborales para «mejorar la competitividad de manera general».

Los empresarios y los sindicatos «deberán usar las opiniones de las Autoridades de Competencia como guía durante las negociaciones salariales», destaca la propuesta. Esta imposición de guías a la negociación salarial infringe el principio de diálogo social autónomo, fijado en el Tratado de la Unión Europea (UE) y el derecho de negociación colectiva, establecido en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como señala el economista Ronald Janssen, asesor del movimiento sindical en Bruselas.

Sanciones a los países

La evaluación de las Autoridades de Competencia será tomada en cuenta por la Comisión Europea al fijar sus recomendaciones anuales de política económica para la eurozona y para cada país. El documento subraya que la Comisión Europea también deberá tenerla en cuenta en sus decisiones en los expedientes por desequilibrios macroeconómicos, que incluyen la posibilidad de sancionar al país que no cumpla las recomendaciones con multas del 0,1% del producto interior bruto (PIB).

Estos consejos de expertos independientes pueden conducir y legitimar a una competencia a la baja de los salarios entre los diferentes países de la eurozona bajo la excusa de incrementar la competitividad.

Juncker, Dijsselbloem y Draghi ya manipularon las estadísticas en su informe de febrero a los líderes de la UE para culpar a las subidas salariales pasadas del alto nivel de paro, como si no se hubiera producido una crisis financiera y una burbuja inmobiliaria por la dejadez de los supervisores y como si no se hubiera aplicado un drástico recorte del gasto público y un cierre crediticio que quebró a decenas de miles de empresas. En realidad, quienes más recortaron los salarios del 2009 al 2013 sufrieron más paro (España, Grecia y Portugal), mientras que donde aumentaron los sueldos la subida del paro fue menor (Alemania, Francia, Holanda, Austria y Bélgica).

«Un país no es más competitivo porque sus trabajadores cobren menos que los de otros países. Es la producción de alta o baja tecnología del país y el tipo de exportaciones lo que marca el éxito económico», recuerda Servaas Storm, profesor de Economía en la Universidad de Tecnología de Delft (Holanda). «El éxito de las exportaciones alemanas no tiene nada que ver con el coste laboral, que es alto. Las empresas alemanas no compiten en costes sino en otros factores distintos del precio: diseño, calidad, fiabilidad y alto contenido tecnológico», subraya Storm.

Categorías: Alterglobalización

Presupuestos participativos, mujeres y clases populares

Xov, 30/07/2015 - 08:00

Pablo Castaño Tiernoeldiario.es

El nuevo Ayuntamiento de Madrid se ha propuesto convertir la participación ciudadana en una de las prioridades de su mandato. Uno de los principales proyectos de la Concejalía de Participación Ciudadana, dirigida por Pablo Soto, es la creación de un presupuesto participativo en la capital. Este mecanismo, que se ha implantado en cientos de ciudades de países como Brasil, Francia, Portugal o España, consiste en que una parte del presupuesto del Ayuntamiento se asigna a proyectos decididos directamente por la ciudadanía en asambleas populares.

Los presupuestos participativos suponen una oportunidad para acercar la gestión pública de la ciudad a sus habitantes y garantizar que el Ayuntamiento atiende a las necesidades más inmediatas de la ciudadanía. El plan del gobierno municipal de Manuela Carmena es un presupuesto participativo que incluya entre el 5 o el 15% del total. Aunque no parece demasiado, hay que tener en cuenta que más de las tres cuartas partes del gasto de un Ayuntamiento se dedica a la gestión (pago a proveedores, salarios, etcétera), por lo que en principio sólo es susceptible de gestión directa el presupuesto de inversión.

Pero el presupuesto participativo no sólo facilita la implicación directa del conjunto de la ciudadanía en la administración de la ciudad, sino que además fomenta la participación política de dos sectores infrarrepresentados en otras formas de acción política: las mujeres y las clases populares. Hace ya décadas que politólogos como Lester Milbrath demostraron que existe una correlación negativa entre la clase social y la participación política, es decir, que los ricos votan en mayor proporción que la clase trabajadora y también se implican más en otras formas de acción política (manifestaciones, recogidas de firmas, boicots…). Aunque hay excepciones, esta es la tendencia general. Por otro lado, las mujeres participan menos que los hombres en prácticamente todas las formas de acción política porque suelen tener menos tiempo libre y menos recursos económicos, ya que la mayoría se ven obligadas a asumir casi todas las tareas domésticas y de cuidados, aunque también tengan un empleo remunerado, y sufren en mayor medida la precariedad laboral. Además, en todas las sociedades siguen existiendo prejuicios sexistas que pretenden mantener a las mujeres apartadas de la vida política.

Los presupuestos participativos son una excepción a estas tendencias. En su análisis de varias ciudades que han implantado esta forma de participación en Europa, Yves Sintomer y Ernesto Ganuza llegan a la conclusión de que las mujeres están más representadas en las asambleas de presupuestos participativos que en los parlamentos. En las experiencias estudiadas por estos autores, entre un 30 y un 50 por ciento de los participantes eran mujeres, mientras que la media mundial de parlamentarias está en el 22 por ciento. En los emblemáticos presupuestos participativos de Porto Alegre, las mujeres participaban más que los hombres y las personas de clases populares más que las de clase media y alta. Además, cuanto más tiempo dura una experiencia participativa de este tipo, más protagonismo adquieren estos colectivos, tradicionalmente infrarrepresentados en otras formas de participación.

No obstante, el estudio del caso de Porto Alegre revela también que las personas de alto nivel educativo y socioeconómico ocupan con mayor frecuencia los puestos de delegados, es decir, los intermediarios entre las asambleas populares y el gobierno municipal, lo que incrementa su poder. Probablemente también existe una diferencia de género en este ámbito y hay más delegados que delegadas, ya que en todos lo espacios de poder la brecha de género suele ser más amplia en la parte alta de la jerarquía.

Por eso el presupuesto participativo de Madrid debería incluir mecanismos dirigidos a evitar que las mujeres y las personas de clase trabajadora se encuentren un techo de cristal que les impida implicarse en esta forma de participación al menos con la misma intensidad que el resto de la ciudadanía. Algunas medidas útiles serían establecer cuotas de género en la elección de los cargos intermedios que existan entre las asambleas y el Ayuntamiento, decidir los horarios de las reuniones teniendo en cuenta la menor disponibilidad de tiempo libre de las mujeres y las personas de clase trabajadora y cursos formativos que faciliten que cualquier persona pueda ser delegada de su asamblea, sea cual sea su nivel educativo. Además, si bien los medios telemáticos son una oportunidad para ampliar la participación, también pueden suponer una barrera para las personas de mayor edad, por lo que deben combinarse de forma equilibrada con encuentros presenciales.

Después de décadas de gobiernos municipales alejados de la ciudadanía, la implantación del presupuesto participativo en Madrid supondrá un cambio radical en la gestión de la capital. Pero además, si se toman las medidas necesarias para favorecer la participación igualitaria de toda la ciudadanía, con especial atención a las mujeres y a las clases populares, el presupuesto participativo de Madrid puede convertirse en un ejemplo para todos aquellos Ayuntamientos que se toman en serio el principio de mandar obedeciendo, dentro y fuera de nuestro país.

Miembro de Podemos

Categorías: Alterglobalización

¿Por qué he votado primero NO y después SI?

Xov, 30/07/2015 - 06:00

Yanis Varoufakissinpermiso

Me decidí a participar en política por una razón: para apoyar a Alexis Tsipras en su lucha contra la servidumbre de la deuda. Por su parte, Alexis Tsipras me honró al reclutarme por una razón: una comprensión particular de la crisis basada en el rechazo del dogma de Papakonstantinos; a saber, la idea de que, si hay que elegir entre una quiebra anárquica y unos préstamos tóxicos, estos últimos son siempre preferibles.

Es un dogma que rechacé porque es una amenaza permanente, que ayuda a aplicar políticas que garantizan la quiebra permanente y, finalmente, conducen a la servidumbre de la deuda. La noche del miércoles, se me pidió en el Parlamento que eligiese entre (a) la defensa de dicho dogma votando a favor del documento que nuestros “socios” habían impuesto a Alexis Tsipras en la Cumbre del Euro por medios golpistas y una agresión inimaginable, o (b ) decir “no” a mi Primer Ministro.

El primer ministro nos preguntó: “¿es el chantaje real o un farol?”, planteando el dilema horrible que todos teníamos en nuestras conciencias – la suya también. Claramente, el chantaje era real. Esa “realidad” me golpeó por primera vez cuando el 30 de enero J.Dissjenbloem me visitó en mi oficina para presentar el dilema “memorándum o bancos cerrados”. Sabíamos desde el principio hasta qué punto serían despiadados los prestamistas. Y sin embargo, decidimos hacer lo que nos seguíamos repitiendo unos a otros durante las largas noches y días en la sede del gobierno: “Vamos a hacer todo lo posible para conseguir un acuerdo viable financieramente. Llegaremos a acuerdos, pero no nos dejaremos chantajear. Solo cederemos lo imprescindible para asegurar un acuerdo dentro de la Eurozona. Sin embargo, si somos derrotados por las políticas catastróficas del memorándum, dimitiremos y cederemos el poder a aquellos que creen en tales medidas; que sean ellos los que las apliquen: nosotros volveremos a las calles”.

El primer ministro preguntó el miércoles “¿Hay alguna alternativa?” Creí que sí, que la había. Pero no voy a detenerme en eso ahora. No es el momento apropiado. Lo importante es que la noche del referéndum, el Primer Ministro llegó a la conclusión que no había alternativa.

Y por eso dimití, para facilitar su viaje a Bruselas y que pudiese volver con las mejores condiciones que pudiese conseguir. Pero eso no quiere decir que estuviésemos comprometidos automáticamente con la aplicación de esas medidas, ¡sin importar cuales fueran!

El presidente del Gobierno, en la reunión parlamentaria del miércoles, nos pidió decidir juntos, compartir la responsabilidad. Vale. Pero ¿cómo? Una forma sería actuar, todos juntos, como habíamos dicho una y otra vez que haríamos en caso de derrota. Declararíamos que habíamos sido derrotados, anunciaríamos que en teníamos nuestras manos un acuerdo que consideramos inviable y pediríamos a todos aquellos políticos que creyesen el acuerdo era aún potencialmente viable, independientemente de a qué partido perteneciesen, que formasen un gobierno y lo aplicasen.

La otra opción sería hacer lo que el primer ministro sugirió: proteger al primer gobierno de izquierda, aunque fuese aplicando el acuerdo – producto del chantaje – que el propio Primer Ministro consideraba inviable.

Ambos aspectos del dilema eran igualmente despiadados. Como Alexis Tsipras anunció con razón, nadie tiene el derecho a pretender que el dilema tortura más su propia conciencia que la de los demás – ya sea primer ministro o miembro del gobierno. En consecuencia, esto de ninguna manera implica que los que decidieron que el gobierno debía aplicar el acuerdo “inviable” lo hicieran por tener un mayor sentido de la responsabilidad que aquellos de nosotros que defendíamos que debíamos dimitir y dejar la aplicación de las medidas a aquellos políticos que creían que el acuerdo era viable.

Euclides Tsakalotos resumió perfectamente la realidad cuando se dirigió al Parlamento; dijo que aquellos que creían que el gobierno de SYRIZA no debía cargar con la tarea de hacer cumplir este acuerdo tenían argumentos tan fuertes como los que creían que el gobierno de SYRIZA está moralmente obligado ante la gente a aplicar este mal acuerdo para evitar una quiebra caótica.

Ninguno de nosotros es más “anti-memorándum”, pero tampoco más “responsable”. Simplemente, cuando te encuentras ante semejante encrucijada, bajo la presión de una alianza poco santa de potencias internacionales, es aceptable que unos compañeros elijan una opción y otros la contraria. En estas circunstancias, sería criminal que unos calificasen a los otros de “vendidos” y los otros a los primeros de “irresponsables”.

Ahora, en medio de estas disputas de fondo, la unidad de SYRIZA y la gente que creyó en nosotros, que le otorgaron el 61,5% en el referéndum, la unidad es la prioridad. Y la única manera de asegurar esto es comprender los argumentos de cada uno, teniendo en cuenta como un axioma que el lado contrario se mueve por intenciones que son igual de buenas, responsables y revolucionarias que las nuestras.

Dicho esto, la razón por la que he votado “NO” el miércoles pasado es simple: deberíamos haber entregado el poder, como habíamos dicho que haríamos, a quienes pueden mirar en los ojos a la gente y decir lo que nosotros no podemos: “El acuerdo es duro, pero se puede cumplir de tal manera que haya espacio para la esperanza de que podemos recuperarnos y superar la catástrofe humanitaria”.

El gobierno de la izquierda no puede prometer a Europa lo que sabe que no puede conseguir. El activo fundamental que el gobierno de SYRIZA necesita proteger es la promesa que repetidamente hemos hecho en nuestras visitas a las capitales europeas: a diferencia de los otros, no prometemos lo que no podemos cumplir (por ejemplo, un cierto superávit primario). Por otra parte, el gobierno de la izquierda no tiene derecho a saquear más a las víctimas de una crisis que dura ya más de cinco año sin ser capaz, por lo menos, de responder afirmativamente a la pregunta: “¿Por lo menos se han recuperado de las políticas recesivas? ”

Muchos de mis colegas preguntan: “¿No es mejor que seamos nosotros quienes gobernemos? Nosotros, que nos preocupamos por la gente y queremos luchar contra la corrupción y la oligarquía”. Sí, es mejor. Pero, ¿qué instrumentos tenemos para ello? La decisión de la Cumbre del Euro consagra y amplía la completa falta de control social sobre los bancos, mientras que la sociedad deberá pagar más entre10 y 25 mil millones de deuda para apoyarlos.

Y para empeorar las cosas, la creación de un súper-HRADF (Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helénica) que tomará el control total de todos los activos públicos, privando a la República Helénica de todos los beneficios de gestión. Y ¿cómo vamos a controlar la austeridad cuando la troika, con todos los datos de la ELSTAT (Autoridad Helénica de Estadística) -cuyo control cedimos de este miércoles- decida unilateralmente cuál debe ser el superávit primario?

Y cuando la dura realidad de los resultados de esta nueva austeridad aflijan a la sociedad, cuando los jóvenes y los viejos, por igual, salgan a las calles o se queden en casa pudriéndose de desesperación ante esas medidas, esa gente – las personas en cuyo nombre hemos hablado hasta ahora- ¿quién las representará políticamente? ¿El mismo partido que planteó esas mismas medidas ante el Parlamento? Las medidas que los ministros bienintencionados se ven obligados a defender ante el parlamento y los medios de comunicación, mientras son ridiculizados por la oposición anti- memorándum?

Me preguntan: “Pero ¿no están ayudando a los planes de Schauble cuando votan contra el acuerdo?”. Y yo respondo con otra pregunta: “¿Está seguro de que el acuerdo a estas medidas no es parte del plan de Schauble?”

Observe lo siguiente:

► El último informe del FMI que calcula que la deuda supone más del 200% del PIB, lo que en esencia prohíbe al FMI conceder nuevos préstamos;

► La petición del ESM, bajo la batuta de Schauble, de que haya nuevos préstamos del FMI a Grecia;

► Un gobierno griego que aplica reformas en las que no cree, pero que además considera abiertamente resultado de chantaje;

► Un gobierno alemán que hace aprobar al Bundestag un acuerdo para Grecia, a cuyo gobierno considera de entrada indigno de confianza y fracasado.

¿No considera, querido lector, que estos hechos son poderosos aliados de Schauble? ¿Hay realmente otra forma más segura para que el país sea excluido de la zona euro que este acuerdo inviable que otorga tiempo y razones al ministro alemán de finanzas para planificar el Grexit que tanto desea?

Basta ya de argumentos. Mi conciencia me hizo votar en contra del actual acuerdo, creyendo, como todavía creo, que el dogma de Papakonstantinos debe ser rechazado. Por otra parte, respeto totalmente mis colegas que opinan lo contrario. Ni soy el más revolucionario / ético, ni ellos los más responsables. Hoy se nos juzga por nuestra capacidad para proteger con todas nuestras fuerzas nuestra unidad, el compañerismo y el colectivo, manteniendo nuestro derecho a divergir.

Para concluir, permítaseme señalar un matiz filosófico del dilema que grava la conciencia de cada uno de nosotros; ¿Cuándo está más allá del utilitarismo la idea de que ciertas cosas no se deben hacer en nuestro nombre? ¿Ha llegado ese momento?

No hay respuestas correctas. Sólo la intención honesta de respetar las respuestas de nuestros compañeros, incluso si no están de acuerdo con la nuestra.

http://www.thepressproject.gr/details_en.php?aid=79355

¿Por qué he votado “SI” esta noche?

En la decisión del Eurogrupo de 20 de febrero conseguimos que la palabra Memorándum (MoU) no apareciese en ninguna parte.

En su lugar, como requisito previo para la evaluación positiva de nuestro progreso, hay una lista de reformas, que debíamos preparar y proponer en los próximos tres días. La lista sería inmediatamente aceptada por las “instituciones”.

De hecho, el 23 de febrero, la lista fue presentada con mi firma. Durante el fin de semana del 20 al 23 de febrero se trabajó febrilmente. Naturalmente, estábamos en contacto permanente con los representantes de las instituciones con el fin de garantizar que no se plantearía ningún problema, y que nuestra propuesta sería apoyada por ellas en la teleconferencia del Eurogrupo del 24 de febrero que, a su vez, la aprobó.

La lista definitiva, que envié a las instituciones a altas horas de la noche el 23 de febrero, incluía nuestra prioridades (por ejemplo, superación de la crisis humanitaria, la reintroducción de la negociación colectiva, cambio de la política de gestión de los bienes públicos, no reducción de las pensiones complementarias, etc.). También incluyó algunas de sus exigencias.

Había acordado incluir algunas de sus exigencias en un quid pro quo para la inclusión de nuestros principales objetivos. Las exigencias que habíamos aceptado son las que se someten hoy a votación del Parlamento griego: a) reformas en el Código Civil (CC), y b) la inclusión del mandato de la UE 2014/59 relativo a la “consolidación” de los bancos y otras entidades de crédito (BRRD).

Incluso entonces, sabía que las reformas en el CC estaban llenas de amenazas para los derechos humanos de las partes más débiles en la quiebra de las empresas u hogares. Por otra parte, lo mejor que se puede decir de las relativas a las BRRD es que son puro aire, ya que se supone que debía ofrecer garantías legales a los depósitos bancarios sin haber obtenido ningún tipo de financiación para el fondo que debía garantizarlos. Además de saber todo eso, calculé que en un acuerdo honesto, para garantizar nuestras “líneas rojas” (por ejemplo, que los superávit primarios fuesen entre el 1% y el 1,5% como máximo, que se protegiesen los derechos laborales y un IVA bajo), las reformas del CC y las BRRD supondrían una pequeña concesión. Esa es la razón por la cual incluí esas exigencias en nuestra lista.

Hoy, obviamente, las cosas son completamente diferentes.

Hoy nuestra lista de reformas, dentro de los límites de un acuerdo honesto, no existe.

Hoy la única lista es la que la Troika ha impuesto en su totalidad.

Hoy estamos ante las secuelas de un golpe humillante en lugar de un acuerdo honesto.

En febrero sacrificamos las reformas del CC y las BRRD con el fin de obtener concesiones importantes.

Ahora estamos regalando las reformas del CC y las BRRD y nos exigirán reformas aún más venenosas en unas cuantas semanas.

Por otra parte, en el documento que envié a las instituciones, estaba simplemente aceptando la responsabilidad de un “nuevo Código Civil” y no desde luego el que dictasen ellos. Tampoco imaginé nunca que nuestro gobierno (bajo la supervisión de la Troika) aceptaría someter todos esos cambios al Parlamento bajo la etiqueta de “urgentes”, lo que constriñe todos los debates y niega la función del Parlamento.

El miércoles pasado no tuve más remedio que votar con un NO atronador. El mío se situó junto al NO que el 61,5% de nuestros compatriotas emitió para evitar una capitulación a la infame TINA (no hay alternativa). Me he negado a ello los últimos 35 años en los 4 continentes donde he vivido. Hoy en día, esta noche, esas dos medidas, que yo mismo había propuesto en febrero, se presentan ante el Parlamento griego de una manera que nunca había imaginado; de una manera que no honran al gobierno de SYRIZA.

Mi desacuerdo con la forma en que se han conducido las negociaciones después del referéndum es de fondo. Y, sin embargo, mi objetivo principal es proteger la unidad de SYRIZA, apoyar a A.Tsipras, y a E.Takalotos. Ya he explicado todo lo que había que explicar antes. En consecuencia, hoy voy a votar SÍ, a las dos medidas que yo mismo había propuesto, aunque en condiciones y con requisitos radicalmente diferentes.

Desafortunadamente, estoy seguro que mi voto no será de ninguna ayuda al gobierno para alcanzar nuestros objetivos comunes. Y es porque las “acciones previas” de la Cumbre del Euro fueron diseñadas para fracasar. Sin embargo, formularé mi voto con la esperanza de que mis compañeros ganen un poco de tiempo y que nosotros, todos nosotros, unidos, planearemos una nueva resistencia a la autocracia, la misantropía y la (impulsada) aceleración y profundización de la crisis.

(I) Esta mañana, cuando participé en el Comité de Finanzas del Parlamento, me cercioré de que ningún colega mío, ni siquiera el ministro de Justicia, estaba de acuerdo con el nuevo código civil. Fue un triste espectáculo.

http://www.thepressproject.gr/details_en.php?aid=79469

Yanis Varoufakis, exministro de finanzas del gobierno griego de Syriza, es un reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza. Fue recientemente profesor invitado en los EEUU, en la Universidad de Texas. Su libro El Minotauro Global,  para muchos críticos la mejor explicación teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas 6 décadas, fue publicado en castellano por la editorial española Capitán Swing, a partir de la 2ª edición inglesa revisada. Una extensa y profunda reseña del Minotauro, en SinPermiso Nº 11, Verano-Otoño 2012.

Traducción para www.sinpermiso.info : Gustavo Buster

Categorías: Alterglobalización

La Banca, ese parásito hematófago

Mér, 29/07/2015 - 17:00

Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

Según la agencia EFE, la gran Banca española (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell) obtuvo en el primer trimestre del 2015 un beneficio neto de 4.138 millones € (un 67´5 % % más que en el mismo período del 2014) a pesar del descenso del crédito de más de 500.00 millones desde el 2008, de la disminución de las tasas de rentabilidad del 20% del 2008 al 6´5% actual y de una reducción drástica de los presupuestos para obras sociales, (un 60% menos desde el 2008) mientras según el FROB, cerca de 167.000 afectados por la venta irregular de preferentes de Bankia, NCG Banco o Catalunya Banc no podrán recuperar ni tan siquiera un pequeño porcentaje de su inversión al tiempo que se producirían 100 desahucios diarios ( aumento del 2,1 %) y del parque de viviendas viviendas vacías que podrían destinarse al alquiler social, un mínimo de 600.000 serían propiedad de entidades financieras o del Banco malo según un informe de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca). De todo ello, se deduce que la Banca se habría convertido en un parásito hematófago (chinche doméstico), organismos chupópteros que no viven permanentemente sobre su hospedador o víctima sino que sólo se acercan a él para alimentarse y tras succionar hasta la última gota de sangre los abandonan exangües y desahuciados

Tradicionalmente, la finalidad de la banca era canalizar el ahorro privado hacia la inversión, pero dada la ausencia de cultura de ahorro doméstico y público, ha originado que el proveedor de recursos para dinamizar la economía en forma de inversiones se haya trasmutado en un parásito hematófago que succiona todas las ubres del Estado para saciar el apetito insaciable de sus accionistas y altos cargos directivos. La casta dirigente bancaria se habría transmutado así en una camarilla de poder (equivalente a un miniestado dentro del Estado), que utilizaría el nepotismo para perpetuarse en el poder con carácter vitalicio, recurriendo a los llamados “contratos blindados” para asegurarse un retiro dorado.Así, los casos más sangrantes serían el del ex vicepresidente y consejero delegado del banco Santander Central Hispano (SCH),Ángel Corcóstegui quien cobró en 2002 la indemnización récord de 106 millones de euros, seguido en el ranking de la ignominia por José María Amusátegui, que recibió como “compensación a su pensión” la friolera de 43,8 millones de € . Recordar que la indemnización media de un trabajador por cuenta ajena por despido en España no alcanzaría los 8.000 €, por lo que el Gobierno de Rajoy se ha visto obligado a aplicar medidas cosméticas para penalizar los contratos blindados de los altos directivos que superen los 700.000 euros. Por último, no dudarán en asentar sus reales en paraísos fiscales (centros offshore) para escapar a los tentáculos de la Hacienda española. Así, según el informe elaborado por el Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa, 33 de las 35 empresas que componen el Ibex tenían presencia en dichos paraísos fiscales (lo que representa el 94 % de las compañías que operan en el selectivo español y un repunte del 8% con respecto al 2010), no siendo casualidad que el Banco Santander lidere el ranking de sociedades en dichos paraísos fiscales, seguido de BBVA.

Así, la obsesión paranoica de la Banca española por maximizar los beneficios debido al apetito insaciable de sus accionistas al exigir incrementos constantes en los dividendos, provocó que muchas de ellas se transformaran en corporaciones transnacionales y no dudaran en endeudarse peligrosamente en aras del gigantismo, conjugando las OPAS hostiles en la compra de Bancos extranjeros como plataforma de entrada en dichos países con el miope aldeanismo de apertura desbocada de sucursales en otras Comunidades Autónomas. De ello serían paradigma Caja Madrid (adquisición del 100% del del City National Bank of Florida (CNB) por un monto cercano a los 750 millones de Euros en el 2008) y Caja Navarra (CAN) (apertura de una oficina de “banca cívica” en Washington en el 2008), proyectos de miope ingeniería financiera que les llevó a ambas entidades a su desaparición como marca autónoma (intervención estatal en el caso de Caja Madrid tras convertirse en Bankia y absorción por Caixabank de la CAN, otrora buque insignia de la marca NAVARRA), quedando como restos del naufragio los máximos responsables de ambas entidades en aquellas fechas (Miguel Blesa y Enrique Goñi respectivamente) imputados judicialmente aunque salvados posteriormente por un Tribunal Constitucional convertido en guardacostas especializado en labores de salvamento y socorrismo de altos directivos y políticos implicados en presuntos casos de corrupción. Estaríamos pues asistiendo a una auténtica plaga de chinches domésticos ante la que las Autoridades Sanitarias habrían recomendado a la población la adopción de medidas profilácticas como la fumigación periódica de los nichos donde se alojan dichos parásitos hematófagos en un vano intento de acabar con ellos.

Categorías: Alterglobalización

Francisco Morote, ATTAC y PCCPC, sobre la ley mordaza

Mér, 29/07/2015 - 12:00

Entrevista de Marian Quintana en CANAL 13 a Francisco Morote, de ATTAC Canarias, en su calidad de portavoz de la Plataforma Canaria contra la Criminalización de la Protesta Ciudadana, que ha hablado de cuándo y por qué surgió, la Ley de Seguridad Ciudadana- Ley Mordaza.y de sus actividades y objetivos.

Categorías: Alterglobalización

La gran banca europea ‘trasvasa’ beneficios a paraísos fiscales para evadir cientos de millones a Hacienda

Mér, 29/07/2015 - 08:00

El informe de la consultora Richard Murphy FCA para el Grupo Verde/ALE del Parlamento Europeo, al que ha tenido acceso ‘Público’, revela que gigantes como el Deutsche Bank, el Royal Bank of Scotland o el holandés Rabobank Group declaran buena parte de sus beneficios en Malta, Finlandia o Curaçao para defraudar impuestos en sus países de origen

Carlos Enrique Bayo – Público.es

Los mismos grandes bancos europeos a los que Grecia ha de pagar principal e intereses religiosamente, porque la Troika prohíbe hacer quitas de la deuda pública, se dedican atrasvasar cientos de millones de euros de sus beneficios a paraísos fiscales para evadir los impuestos correspondientes a las Haciendas de sus respectivos países. Y los cinco primeros del ránking de esa elusión fiscal internacional (Royal Bank of Scotland, Deutsche Bank, Rabobank Group, Standard Chartered y Barclays) están entre los mayores beneficiarios de las descomunales primas de riesgo que se le han aplicado al Estado griego durante la crisis financiera global, en la que alguno de ellos tuvo que ser rescatado con decenas de miles de millones de las mismas arcas públicas a las que ahora defrauda.

Estas son las conclusiones del informe encargado a la consultora Richard Murphy FCA por el grupo de Los Verdes/ALE, tras una larga investigación efectuada por el Comité Especial sobre Impuestos del Parlamento Europeo (TAXE Committee), a cuyo contenido ha tenido acceso Público.

Maniobras de la ‘Gran Coalición’ para socavar el control a la banca europea

Los primeros indicios sobre estas prácticas defraudadoras, que detraen de las arcas públicas de cada miembro de la UE cantidades gigantescas en impuestos impagados, surgieron del escándalo LuxLeaks, filtración por la que salió a la luz que el Gobierno de Luxemburgo –cuya jefatura ostentaba entonces el actual presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker– cerró acuerdos secretos con más de 300 grandes multinacionales para que transfiriesen sus beneficios al Gran Ducado a cambio de abonar tipos impositivos incluso inferiores al 1%, frente al 20% o 30% que deberían abonar por impuesto de sociedades en los países donde en realidad hacían esos beneficios… incluida España, por supuesto.

A raíz de ese escándalo, los grupos de izquierda y ecologistas de la Eurocámara trataron de impedir la designación de Juncker como presidente de la CE (el ejecutivo de la Unión Europea) y de crear un Comité de Investigación sobre Impuestos para desentrañar esas maniobras secretas de ingeniería fiscal en Luxemburgo, Holanda e Irlanda que esquilman las haciendas públicas del resto de los países. Pero la Gran Coalición (populares, socialistas y liberales) impuso a Juncker al frente de la CE y “sólo permitió crear una comisión especial, que tiene muchas menos atribuciones que un comité de investigación”, recuerda Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV y uno de los 45 europarlamentarios de todos los países que trabajan ahora en ese comité.

“En realidad, tuvieron que acceder a que se crease un comité especial porque ocurrió algo parecido a lo del TTIP”, el tratado de libre comercio UE-EEUU, explica Urtasun. “Hubo muchos socialistas que se descolgaron [de las órdenes de la cúpula de sus partidos], nos firmaron la propuesta y al final se logró formar el comité. Pero ahora hemos pedido las actas del grupo de trabajo sobre información fiscal, en el que los Estados miembros intercambian información a puerta cerrada, y no nos la quieren dar“.

De hecho, muchos países no están colaborando con el comité, como la misma España, subraya Urtasun: “Los Estados que nos han pasado información son Finlandia, Luxemburgo, Reino Unido, Eslovaquia… y no todos los documentos. Por ejemplo, España aún no nos han mandado nada de lo que le hemos pedido. Si los Estados miembros siguen poniéndonos trabas para conseguir la información, volveremos a presentar en el Parlamento Europeo una solicitud de un comité de investigación, con autoridad para reclamar el material a cada Gobierno, y esta vez la presión política será mucho más fuerte”.​

La gran banca europea sobrevalora sus beneficios en jurisdicciones de bajos impuestos o en paraísos fiscales, y los infravalora en sus centros de operación

No obstante, el comité especial ya ha logrado reunir el suficiente material como para encargar el citado informe European Bank’s Country-by-Country Reporting de Richard Murphy FCA Tax Research LLP Report, que muestra cómo la gran banca europea “ha estado sobrevalorando sus beneficios en jurisdicciones de bajos impuestos o en lugares identificables como paraísos fiscales, al tiempo que los infravaloraban en donde tienen sus mayores centros de operación”. Hasta ahora, la investigación ha identificado un movimiento de evasión de beneficios superior a los 100 millones de euros, cantidad que parece pequeña sólo porque la mayor parte de los bancos no informan sobre las transacciones dentro de su propio grupo bancario, de forma que ocultan esa fuga de capitales a lugares donde tienen oficinas operativas propias.

Según las conclusiones preliminares del Tax Research LLP Report, los 26 mayores bancos de la Unión Europea hacen transitar sus ingresos a través de al menos 39 jurisdicciones nacionales para trasvasar sus beneficios hasta paraísos como Singapur, Hong Kong, Emiratos, Jersey, Malta, Curaçao, Mauricio o la Isla de Man. Pero también se los llevan a Estados de la UE que en realidad funcionan como tapaderas, ya que tienen regímenes fiscales especiales con tasas mínimas, como Irlanda, Holanda, Bélgica o el propio Luxemburgo.

“España no está colaborando con el TAXE Committee y debería hacerlo”, insiste Urtasun, “porque los acuerdos que se han hecho en Luxemburgo y en Holanda han tenido un impacto sobre la Hacienda española que nos gustaría calcular, ya que todos esos son ingresos fiscales que España no ha recibido. Son multinacionales que venden productos aquí y que han derivado ingresos a Luxemburgo para pagar un impuesto de sociedades inferior al 3%. Es algo muy grave y tenemos presentada una moción en el Congreso que ni siquiera sabemos si dará tiempo a que se debata en esta legislatura”.

Los gobiernos que son implacables con la deuda pública obstruyen las investigaciones sobre lo que la banca defrauda a sus propias haciendas.

Sorprende, por tanto, que los mismos gobiernos que se muestran implacables con la devolución de la deuda pública de países como Grecia, se dediquen a obstruir las investigaciones sobre las fortunas que esas mismas grandes entidades financieras, beneficiadas por dicha política económica, están defraudando a sus propias haciendas. Tal parece que los gobernantes de las potencias económicas de la UE no defiendan los intereses de sus ciudadanos y sus Estados, sino los de la gran banca y en detrimento de las arcas públicas.

Por ejemplo, el coloso financiero germano, el Deutsche Bank, con ingresos anuales de 33.000 millones de euros, deriva sus beneficios hacia la isla de Malta –un conocido paraíso fiscal de las corporaciones alemanas– y el informe estima que puede haber evadido así alrededor del 18% de sus ganancias, que rondan los mil millones de euros anuales. Este gigante bancario, con sede en Fránkfurt (igual que el BCE) y operaciones en 70 países, tuvo que abonar el año pasado multas por valor de 2.500 millones de euros, impuestas por las autoridades reguladoras de EEUU y del Reino Unido por haber manipulado las tasas de interés de referencia.

Tantos son los tejemanejes financiero/fiscales del Deutsche Bank, que lo que tiene que pagar luego en abogados, gastos judiciales y penalizaciones por sus infracciones y maniobras ilegales está empezando a socavar sus cuentas de resultados: según Bloomberg,en sólo tres años tuvo que gastarse 7.100 millones de euros en litigios.

Durante la crisis, el DB también engaño a los reguladores bancarios estadounidenses y europeos, ocultando pérdidas por valor de 12.000 millones de dólares en las operaciones con derivados que acabaron hundiendo el casino bursátil, según confesaron en EEUU tres exempleados del coloso financiero. Y su inmenso tamaño tampoco le salvó de la necesidad de ser rescatado con fondos públicos, ya que recibió 11.800 millones de dólares del rescate de la aseguradora AIG, hundida por el estallido de esa burbuja global. Aunque nunca se reconoció que la entrega de esa suma al Deutsche Bank constituyó un rescate del banco alemán, pese a que procedía de los más de 160.000 millones de dinero público con los que se rescató la AIG.

El Royal Bank of Scotland, rescatado con 54.000 millones de fondos públicos, hoy evade impuestos de un tercio de sus beneficios

Pero el Deu​tsche Bank no es más que el segundo del ránking de defraudadores bancarios listados en el informe. El primero es el Royal Bank of Scotland (RBS), cuyos beneficios antes de impuestos se duplicaron hasta superar los 3.700 millones de euros sólo en los primeros seis meses de este año y que, según el informe, “redistribuye” cerca del 32% de sus ganancias en países inopinados, como Finlandia, para evadir impuestos.

Además, el caso del RBS es especialmente sangrante porque en 2008 tuvo que ser rescatado con el dinero de los contribuyentes británicos: el Gobierno de Cameron nacionalizó el 82% de la entidad pagando un precio elevadísimo por acción. Esos casi 54.000 millones de euros de dinero público están muy lejos de ser recuperados, ya que Reino Unido ha estado vendiendo paquetes de acciones a la mitad de lo que le costaron.

El tercer banco en esta clasificación de mega-evasores fiscales europeos es el gigante holandés Rabobank, que transfiere el 19% de sus ganancias a paraísos como Curaçao, donde declara altísimos beneficios que sin duda nada tienen que ver con la magnitud económica de la isla. Sus beneficios netos anuales rondan ahora los 2.000 millones de euros, pero es otra de las entidades financieras que recibieron parte del fabuloso rescate de la AIG y que fueron identificadas por una investigación del muy conservador The Wall Street Journal, que estimó en 50.000 millones lo que recibieron los bancos europeos y estadounidenses de esa operación encubierta con dinero público.

Más abajo se puede leer (en inglés) el informe completo European Banks’ Country-by-Country Reporting, que repasa prácticamente todos los grandes imperios financieros europeos, incluidos los españoles (el BBVA está sexto en la lista), y del que se extrae una conclusión general escandalosa: las mayores entidades bancarias de la UE están defraudando masivamente a las haciendas públicas, pocos años después de que los contribuyentes europeos tuvieran que sufragar con cientos de miles de millones de euros los rescates de muchos de esos bancos privados.

Eso sí, esas entidades financieras no pueden perdonar a los Estados ni un céntimo de los intereses que les cobran por su deuda pública. ¿Cómo pretenden convencernos de eso Merkel y Juncker?

European Banks CBCR June 2015 Final

Categorías: Alterglobalización