Agregador de novas

Uri Avnery: ¿Quién está ganando?

Jaque al neoliberalismo - Mar, 22/07/2014 - 08:01
Uri Avnery, Tel Aviv, eldiario.es

¿Cómo se vería la historia si hubiese sido escrita al estilo de la operación “Acantilado Sólido” (también conocida como Margen Protector)?

Por ejemplo:

Winston Churchill fue un canalla.

Durante cinco años mantuvo a la población de Londres bajo el fuego incesante de la Luftwaffe alemana. Utilizó a los habitantes de Londres como escudos humanos en su descabellada guerra. Mientras la población civil estuvo expuesta a las bombas y a los cohetes, sin la protección de una “cúpula de hierro”, él estuvo escondido en su búnker bajo el 10 de Downing Street.

Se aprovechó de todos los habitantes de Londres usándolos como rehenes. Cuando los líderes alemanes hicieron una propuesta de paz generosa, la rechazó por locas razones ideológicas. De este modo condenó a su pueblo a un sufrimiento inimaginable.

De vez en cuando él salía de su escondite bajo tierra para sacarse una fotografía delante de las ruinas, y después regresaba a la seguridad de su ratonera. Pero a las gentes de Londres les decía: “¡Las generaciones futuras dirán que éste fue vuestro momento glorioso!".

La Luftwaffe alemana no tuvo más remedio que seguir bombardeando la ciudad. Sus comandantes anunciaron que sólo estaban atacando a los objetivos militares, como las casas de los soldados británicos en los que se llevaban a cabo las consultas militares.

La Luftwaffe alemana apeló a los habitantes de Londres a que abandonaran la ciudad, y, de hecho, muchos niños fueron evacuados. Pero la mayoría de los londinenses hicieron caso a la llamada de Churchill de permanecer en la ciudad, condenándose así ellos mismos a un destino de “daños colaterales”.

Las esperanzas del alto mando alemán de que la destrucción de sus casas y el asesinato de sus familias podría inducir a las gentes de Londres a sublevarse, echar a Churchill y a su grupo belicista, quedaron en nada.

Los londinenses primitivos, cuyo odio hacia los alemanes se adueñó de su lógica, siguieron tercamente las instrucciones del cobarde de Churchill. La admiración de los londinenses por él creció día a día, y hacia el final de la guerra se había convertido casi en un dios.

Una estatua suya se encuentra aún hoy delante del Parlamento en Westminster.

Cuatro años después el destino se había invertido. Las fuerzas aéreas británicas y estadounidenses bombardearon las ciudades alemanas y las destruyeron por completo. No quedó piedra sobre piedra, se arrasaron palacios gloriosos, y desaparecieron tesoros culturales. “Civiles no involucrados” volaron en pedazos, fueron quemados vivos o simplemente desaparecieron. Dresden, una de las ciudades más bellas de Europa, fue destruida totalmente en pocas horas en una “tormenta de fuego”.

El objetivo oficial era destruir la industria de guerra alemana, pero esto no se logró. El verdadero objetivo era aterrorizar a la población civil con el fin de inducirlos a derrocar a sus líderes y rendirse.

Eso no sucedió. De hecho, la única rebelión seria contra Hitler la llevaron a cabo altos mandos del ejército (y falló). La población civil no se sublevó. Todo lo contrario. En una de sus diatribas contra los “pilotos del terror”, Goebbels declaró: “¡Pueden destruir nuestras casas, pero no pueden destruir nuestro espíritu!”

Alemania no se rindió hasta el último minuto. Millones de toneladas de bombas no fueron suficientes. Ello sólo fortaleció la moral de la población y su lealtad al Führer.

Y así llegamos a Gaza.

Todo el mundo se pregunta: ¿quién está ganando esta ronda?

Que debe responderse, a la manera judía, con otra pregunta: ¿cómo juzgarlo?

La definición clásica de victoria es que el bando que queda en el campo de batalla es el que gana la batalla. Pero aquí nadie se ha movido. Hamás sigue ahí. Al igual que Israel.

Carl von Clausewitz, el teórico prusiano de la guerra, pronunció la célebre frase de que la guerra no es sino la continuación de la política por otros medios. Pero en esta guerra, ninguno de los bandos tenía objetivos políticos claros. Así que la victoria no se puede juzgar de esta manera.

El bombardeo intensivo de la Franja de Gaza no ha producido una rendición de Hamás. Por otro lado, la intensiva campaña de cohetes por parte de Hamás, que ha abarcado la mayor parte de Israel, tampoco ha tenido éxito. El increíble éxito que tienen los cohetes para llegar a todas partes en Israel se ha encontrado con el increíble éxito de los anticohetes de la “Cúpula de Hierro” para interceptarlos.

Así que, hasta ahora, es un punto muerto.

Pero cuando una pequeña fuerza de combate en un territorio pequeño llega a un punto muerto con uno de los ejércitos más poderosos del mundo, puede ser considerado como una victoria.

La falta de un objetivo político israelí es el resultado de un pensamiento confuso. Los líderes israelíes, tanto políticos como militares, no saben realmente cómo tratar con Hamás.

Puede que ya se hayan olvidado de que Hamás es en gran medida una creación de Israel. Durante los primeros años de la ocupación, cuando cualquier actividad política en Cisjordania y en la Franja de Gaza era reprimida brutalmente, el único lugar en el que los palestinos podían reunirse y organizarse era la mezquita.

En ese momento, Fatah fue considerado el archienemigo de Israel. Los lideres israelíes demonizaban a Yasser Arafat, el archi-architerrorista. Se consideró a los islamistas, que odiaban a Arafat, como el mal menor e incluso aliados secretos.

Una vez le pregunté al jefe del Shin Bet en ese momento si su organización había creado a Hamás. Su respuesta fue: “No los creamos. Los toleramos’’.

Esto cambió sólo un año después del inicio de la Primera Intifada cuando el líder de Hamás, el jeque Ahmad Yassin, fue arrestado. Desde entonces, por supuesto, la realidad se ha invertido por completo: Fatah es ahora un aliado de Israel, desde el punto de vista de la seguridad, y Hamás el archi-architerrorista.

Pero, ¿lo es?

Algunos funcionarios israelíes dicen que si no existiera Hamás tendría que inventarse. Hamás controla la Franja de Gaza. Se le puede responsabilizar de lo que sucede allí. Proporciona la ley y el orden. Es un socio de confianza para un alto el fuego.

Las últimas elecciones palestinas, que se celebraron bajo la supervisión internacional, terminaron con una victoria de Hamás, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. Cuando a Hamás se le denegó el poder, lo consiguió en la Franja de Gaza por la fuerza. Todo indica que goza de la lealtad de la gran mayoría en el territorio.

Todos los expertos israelíes coinciden en que si el régimen de Hamás en Gaza cayera, grupúsculos islámicos mucho más extremistas se harían con el control y sumergirían a la Franja, con sus 1,8 millones de habitantes, en un absoluto caos. A los expertos militares no les gustaría eso.

Así que el objetivo de la guerra, si se puede dignificar como tal, no es destruir a Hamás sino dejarlo en el poder, aunque en un estado muy debilitado.

Pero, ¿cómo, por el amor de Dios, se consigue eso?

Una manera, exigida ahora por los ultraderechistas en el gobierno, es ocupar toda la Franja de Gaza.

A lo que los líderes militares responden de nuevo con una pregunta: ¿Y después qué?

Una nueva ocupación permanente de la Franja es una pesadilla militar. Significaría que Israel asume la responsabilidad de pacificar y alimentar a 1,8 millones de personas (la mayoría de los cuales, por cierto, son refugiados de 1948 procedentes de Israel y sus descendientes). Surgiría una guerra de guerrillas permanente. Nadie en Israel quiere eso en realidad.

¿Ocupar y luego irse? Se dice fácilmente. La ocupación en sí misma sería una operación sangrienta. Si se adopta la doctrina “Plomo Fundido” significaría más de mil, quizás varios miles de muertos, palestinos. Esta doctrina (no escrita) dice que si hay que asesinar a un centenar de palestinos con el fin de salvar la vida de un soldado israelí, que así sea. Pero si las bajas israelíes ascienden incluso a unas pocas decenas de muertos, el estado de ánimo del país cambiaría por completo. El ejército no quiere correr ese riesgo.

Por un momento parecía que se había logrado el martes un alto el fuego, para gran alivio de Binyamin Netanyahu y sus generales.

Pero fue una ilusión óptica. El mediador era el nuevo dictador egipcio, una persona odiada por los islamistas de todo el mundo. Es un hombre que ha matado y encarcelado a cientos de Hermanos Musulmanes. Es un aliado militar declarado de Israel. Es cliente de la generosidad estadounidense. Además, desde que Hamás surgió como una rama de los Hermanos Musulmanes egipcios, el general Abd-al-Fatah Al-Sisi los odia con todo su corazón, y no lo oculta.

Así que, en lugar de negociar con Hamás, hizo algo sumamente estúpido: dictar un alto el fuego bajo las condiciones israelíes sin consultar a Hamás para nada. Los líderes de Hamás se enteraron del alto el fuego propuesto por los medios de comunicación y lo rechazaron de plano.

En mi opinión sería mejor si el ejército israelí y Hamás negociaran directamente. A lo largo de la historia militar, los alto el fuego los han acordado los comandantes militares. Un lado envía un oficial con una bandera blanca al comandante de la otra parte, y se negocia un alto el fuego… o no. (Un famoso general americano respondió a una oferta alemana de este tipo con “¡Y un huevo!”).

En la guerra de 1948, en mi sector del frente, el comandante Yerucham Cohen y un joven oficial egipcio llamado Gamal Abd-al-Nasser negociaron un pequeño alto el fuego.

Dado que esto parece ser imposible con las partes actuales, debe encontrarse un intermediario honesto de verdad.

Mientras tanto, a Netanyahu le presionan sus colegas / rivales para que envíe tropas a la Franja, e intente al menos localizar y destruir los túneles cavados por Hamás bajo la valla fronteriza para lanzar ataques sorpresa contra los asentamientos fronterizos.

¿Cuál será el final de todo? No habrá final, sólo una ronda tras otra, a menos que se adopte una solución política.

Esto significaría: detener los cohetes y las bombas, poner fin al bloqueo israelí, permitir a la población de Gaza llevar una vida normal, impulsar la unidad palestina bajo un gobierno de unidad real, realizar negociaciones serias de paz, HACER LA PAZ.
_______
Publicado en Gush Shalom | 19 Julio 2014 | Traducción del inglés: Fátima Hernández Lamela
La primera parte de este artículo fue publicada el miércoles en Haaretz.Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Malnutrición golpea a niñas y niños sirios en Líbano

IPS - Mar, 22/07/2014 - 08:00

Madre e hijo sirios cerca de Ma'arat Al-Numan, una zona rebelde de Siria, en otoño de 2013. Crédito: Shelly Kittleson/IPS.

Por Shelly Kittleson
BEIRUT, Jul 22 2014 (IPS)

Niñas y niños sirios, demacrados y flacos pidiendo limosna y vendiendo chicles se convirtieron en un fenómeno típico de las calles de la capital de Líbano. Huyeron del conflicto en su país, pero siguen acechados por sus consecuencias.

La mayoría de las personas que huyeron de Siria cruzando la frontera con Líbano viven en asentamientos informales en pésimas condiciones de higiene, lo que para muchas ellas se traduce en problemas de salud como diarrea y desnutrición y, para las más vulnerables, hasta la muerte.

Hasta fines de enero, casi 40.000 niñas y niños habían nacido como refugiados. Mientras, la cantidad de menores que huyeron al extranjero se cuadriplicó entre marzo de 2013 y marzo de este año superando los 1,2 millones.

La falta de atención médica, de alimentos y de agua potable causó innumerables pérdidas humanas desde el comienzo del conflicto sirio, en marzo de 2011. Estas muertes no figuran en el registro diario de “víctimas de la guerra”, aun cuando se ven cuerpos decrépitos y rostros raquíticos en las fotografías de las zonas asediadas.La mayoría de las personas que huyeron de Siria cruzando la frontera con Líbano viven en asentamientos informales en pésimas condiciones de higiene, lo que para muchas ellas se traduce en problemas de salud como diarrea y desnutrición y, para las más vulnerables, hasta la muerte.

El caso del campamento palestino de Yarmuk, a las afueras de Damasco, llamó momentáneamente la atención de la comunidad internacional a principios de este año, cuando Amnistía Internacional divulgó un informe detallando la muerte de casi 200 personas bajo el asedio del gobierno sirio. Muchas otras áreas experimentaron, y siguen sufriendo, el mismo destino sin que nadie lo vea.

Una palestina-siria de Yarmuk, dijo a IPS que algunos de sus familiares siguen en Hajar Al-Aswad, un área cerca de Damasco, con una población de unas 600.000 personas antes del conflicto. Las que se quedaron en la zona siguen sufriendo “tanto, sino más que en Yarmuk” y están sometidas a las mismas tácticas brutales de falta de alimentos. Sin embargo, no concentró la misma atención.

La ciudad de Homs, una de las primeras en levantarse contra el régimen del presidente sirio Bashar Al Assad, también fue sometida a un sitio de tres años hasta mayo de 2014, cuando militares sirios y su aliado el libanés Hezbollah (Partido de Dios) recuperaron el control.

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió por primera vez el 14 de este mes, autorizar la asistencia transfronteriza sin la aprobación del gobierno de Assad, que se concretará a través de cuatro cruces desde los países vecinos. La resolución creó un mecanismo de monitoreo por un periodo de 180 días para cargar los convoyes humanitarios en Iraq, Jordania y Turquía.

Los primeros suministros incluirán tabletas de purificación de agua y productos de higiene personal, en especial para prevenir las enfermedades transmitidas por el agua contaminada y que causan diarrea, que, a su vez, causa severos casos de desnutrición.

Miram Azar, de la oficina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), dijo que “antes de la crisis, no era común la desnutrición en Líbano ni en Siria y otros actores tuvieron que capacitar a los proveedores de la salud para su detección, monitoreo y tratamiento”, aun antes de atender el problema propiamente dicho.

Pero ya comenzaba a aumentar: “la malnutrición ya era un problema en Siria aun antes del conflicto”, según un informe de Unicef divulgado este año. “La cantidad de niños con problemas de desarrollo, que son demasiado pequeños para su edad y cuyo cerebro no se desarrolla bien, aumentó de 23 a 29 por ciento entre 2009 y 2011”, señala.

La malnutrición que sufren los bebés en sus primeros 1.000 días de vida (desde el nacimiento hasta los dos años) tiene consecuencias de por vida, como mayor propensión a enfermedades, obesidad, reducidas capacidades cognitivas y pocas posibilidades de desarrollo para el país en el que viven.

Azar señaló que “preocupa la malnutrición debido al deterioro de la seguridad alimentaria que sufrían los refugiados antes de irse de Siria”, así como por “el aumento de los precios de los alimentos durante el invierno”.

La economía siria está paralizada a causa del conflicto y la producción agrícola cayó en forma drástica. La violencia destruyó granjas agrícolas, arrasó campos y desplazó agricultores.

El precio de los alimentos básicos se volvió prohibitivo en muchas áreas. En una visita a las zonas rebeldes en la norteña provincia de Idlib en el otoño boreal de 2013, residentes locales comentaron a IPS que el costo de los alimentos básicos como el arroz y el pan, se multiplicó por 10 antes del conflicto, y en otras áreas la inflación fue peor.

Jihad Yazigi, especialista en la economía siria, arguyó en un informe político del Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, publicado a principios de este año, que la economía de guerra, que “se alimentaba directamente de la violencia e incentivaba la lucha constante”, se había afianzado cada vez más.

Mientras, los presos políticos liberados gracias a amnistías cuentan las severas privaciones de agua y alimentos que padecieron en la cárcel. Muchos fueron detenidos por actividades pacíficas como ejercer su derecho a la libre expresión y a ofrecer ayuda humanitaria, amparándose en las leyes contra el terrorismo adoptadas por el gobierno en julio de 2012.

No se disponen de cifras exactas sobre la población carcelaria de Siria. Pero la organización Centro de Documentación de Violaciones señala que 40.853 personas detenidas antes del levantamiento en marzo de 2011 siguen en prisión.

Maher Esber, un preso político que estuvo en una de las cárceles más conocidas de Siria entre 2006 y 2011 y que ahora es uno de los activistas que viven en la capital libanesa, dijo a IPS que era normal que los grifos solo tuvieran agua durante 10 minutos al día para beber e higienizarse.

También se dañaron o destruyeron la mayoría de las instalaciones de agua en los últimos días, lo que agrava la probabilidad de enfermedades infecciosas y malnutrición. Una gran estación de bombeo en Alepo, que fue dañada el 10 de mayo dejó sin agua a casi la mitad de esa ciudad, una de las más pobladas de Siria a 300 kilómetros de Damasco.

El incesante bombardeo del régimen casi hace imposible arreglar la red de distribución, y numerosos especialistas ya alertaron sobre la posible catástrofe humanitaria que asolará a los residentes que quedan allí.

La decisión de la ONU de despachar suministros humanitarios siguió al rechazo del régimen sirio de cumplir con la resolución de febrero que reclama un rápido acceso, seguro a irrestricto. Pero Damasco alertó que consideraba el envío no autorizado de asistencia a las zonas rebeldes como un ataque.

Artículos relacionados

Mitos y falsedades de la sabiduría convencional: el drama de los jóvenes

ATTAC España - Mar, 22/07/2014 - 08:00

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Uno de los pocos programas que veo en televisión es el programa que dan en La Sexta los sábados por la noche. Es de los pocos programas en los que los tertulianos de izquierdas tienen el mismo espacio que los de derechas. Lamento la estridencia de lo que se presenta como “debates”, resultado del comportamiento de los tertulianos de derechas, que frecuentemente sustituyen los argumentos por insultos o falsedades. Un problema que tiene la democracia en España es la falta de una derecha democrática que sepa argumentar y convencer. Pero, al menos, se permite a las izquierdas (bien representadas en el programa) que respondan, lo cual hacen mostrando a las derechas por lo que son.

Felicito al director del programa. Felicitación que hago a medias, pues los economistas que utiliza el programa como “expertos” para analizar la situación actual son todos ellos de sensibilidad conservadora y/o liberal, lo que refleja el pensamiento económico dominante en España, pensamiento que la actual crisis debería haber ya desacreditado, como ha ocurrido en otros países, pero no en España.

Un ejemplo de ello fue cuando se discutió el tema de la viabilidad de las pensiones, atribuyendo su supuesta inviabilidad a la transición demográfica (es decir, a que haya cada vez más personas ancianas, y menos personas jóvenes que les paguen las pensiones). Dicha aseveración, provista por el “experto”, reproducida “ad nauseam” día tras día en los medios, es falsa, como mi amigo y colega, Juan Torres, y yo, hemos mostrado ampliamente en el libro Lo que debes saber para que no te roben la pensión (Editorial Espasa, 2013). En realidad, el mayor problema que amenaza la viabilidad de las pensiones son las políticas neoliberales que se están aplicando (predeciblemente defendidas por la mayoría de expertos económicos del programa) y que están destruyendo puestos de trabajo y reduciendo los salarios. Puesto que las pensiones en España se pagan en su gran mayoría con aportaciones derivadas de las rentas del trabajo, en la medida en que estas rentas bajen, las pensiones tendrán más dificultades para ser financiadas. Y hoy se está produciendo un tsunami provocado deliberadamente por las fuerzas conservadoras y liberales, que se están cargando la Seguridad Social de este país.

No hay falta de jóvenes en este país

Hoy el problema no es que no haya suficientes jóvenes. El problema es que no tienen trabajo, y los que lo tienen cobran unos salarios bajísimos. Este es el problema. Y esto es resultado de unas políticas públicas llevadas a cabo por los gobiernos (incluyendo el español), cosa que el lector no leerá en la mayoría de medios de información y persuasión del país. Esta situación, desesperada para millones de jóvenes, explica su emigración. Hoy estamos viendo la segunda mayor ola de emigrantes que España haya visto desde los años cincuenta, resultado de un de las mayores crisis económicas y financieras que España haya vivido. Más de medio millón de personas (547.890 personas) emigraron el año pasado, de las cuales casi 80.000 fueron personas nacidas en España (79.306 personas). Esta emigración fue una de las causas de que la población en España cayera por segundo año consecutivo, perdiendo 220.130 habitantes. La mayor pérdida fue entre los jóvenes. Catalunya, por cierto, fue de las que perdió más.

El escaso empleo juvenil

Se ha prestado mucha atención, con razón, a la elevada tasa de desempleo entre los jóvenes en España, una de las más altas de la OCDE, el club de países más ricos del mundo (del cual España es miembro), y de la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países de la UE con mayor desarrollo económico, del cual España es también miembro. Ahora bien, lo que menos se ha analizado es la tasa de ocupación de la gente joven. Concretamente, el porcentaje de la población joven (tanto de 16 a 20 años como de 20 a 24 años) que trabaja en España es de los más bajos de la OCDE y de la UE-15, siendo también el país que, además de tener la tasa de ocupación juvenil más baja, ha tenido también el mayor descenso de esa tasa durante la crisis. Así, la tasa de ocupación de los jóvenes de 16 a 20 años era de un 24,4% (es decir, que de cada 100 jóvenes, solo 24,4 estaban trabajando) en el año 2000, y bajó en picado de manera que en el año 2012 el porcentaje era solo de un 5,3%, el mayor descenso en la OCDE y en la UE-15. Un tanto igual ocurrió en el grupo de 20 a 24 años, cuya tasa bajó de un 47,9% en el año 2000 a un 31% en el año 2012. Solo Grecia, Portugal e Irlanda ofrecen cifras semejantes.

La insensibilidad del establishment político frente a esta realidad

Esta emigración de jóvenes significa una enorme pérdida de recursos. Son personas formadas, con el más alto nivel de formación que España haya tenido. Y la indiferencia de las autoridades públicas hacia esta situación muestra su enorme insensibilidad hacia este drama humano, así como su insensibilidad (o incompetencia) hacia lo que significa la pérdida de estos jóvenes. Un indicador de esta insensibilidad del Gobierno del Partido Popular (y del socialista anterior) es que no hagan nada para recuperar a esta juventud, cuya emigración puede significar una pérdida irreversible. Lo que el Estado debería hacer es facilitar que fuera reversible.

Así pasó en la primera ola emigratoria. Fue un Gobierno conservador, presidido por Adolfo Suárez, el que permitió que un ciudadano español que tuviera que emigrar y que tuviera que adquirir otra nacionalidad por causas laborales, no perdiera su nacionalidad española, permitiendo así la doble nacionalidad por causas laborales. Con ello, tal ciudadano no perdía sus lazos con España, de manera que siempre podía volver e integrarse en España. Es sorprendente y reprobable que esa ley fuera anulada por el Gobierno socialista presidido por Felipe González.

Es fundamental que dicha ley se recupere, pues es un compromiso que España tiene con estas personas, ciudadanos españoles que se han tenido que marchar de España porque este país no les ofrecía el trabajo para el cual se formaron. El mantenimiento de la ciudadanía es una condición esencial para que se sientan ligados a España y vuelvan. Y ruego a todos los ciudadanos españoles que me lean que escriban al Gobierno exigiendo que se apruebe tal ley. Es lo mínimo que las Cortes españolas pueden hacer para aquellos que han sido tan dañados por las políticas neoliberales aprobadas, por cierto, por esas mismas Cortes.

Otra falsedad: las causas del desempleo

En contra de lo que la sabiduría convencional indica, la tasa de desempleo es una variable política, no una variable económica. Lo que quiere decir esta expresión es que el nivel de desempleo está determinado por intervenciones políticas, es decir, que cada país tiene el nivel de desempleo que su Estado desea o permite. Esto le sorprenderá al lector, que estará acostumbrado a leer que el Gobierno está haciendo todo lo posible para que baje el desempleo. En esta percepción (profundamente errónea), se asume que el alto desempleo de España se debe a causas ajenas sobre las cuales el Estado tiene poco que hacer.

Las explicaciones más comunes del elevado desempleo en los medios de información y persuasión españoles (dominados por el pensamiento neoliberal) son que el elevado desempleo es resultado de unas supuestas rigideces del mercado de trabajo (como consecuencia del excesivo poder de los sindicatos), o consecuencia de la falta de una formación y/o educación de la población que le permita ser integrada en el mercado de trabajo. Ninguna de estas explicaciones tiene evidencia que las avale (ver mis artículos en la sección económica de mi blogwww.vnavarro.org).

La principal causa del desempleo son las políticas públicas que van orientadas, precisamente, a aumentar el desempleo. Su objetivo es reducir el poder del mundo del trabajo y, con ello, disminuir los salarios y la protección social y aumentar el tiempo de trabajo por trabajador. La evidencia de que esto es lo que está ocurriendo es más que robusta. Dos de los economistas más brillantes de EEUU, Dean Baker y Jared Bernstein, han publicado un artículo, “Full Employment and the Path to Shared Prosperity”, Center for Economic and Policy Research, Washington (03.07.14), en el que muestran como por cada aumento de un 1% en la tasa de paro de EEUU, disminuye el nivel salarial un 12,4%. Una situación semejante nos encontramos en España, donde el enorme incremento del desempleo ha causado un enorme bajón en los salarios.

Y lo que la Troika, la banca y la gran patronal quieren decir cuando piden que continúen las reformas, es que creen que los salarios deben incluso bajar más. Lo que ocurre en esta situación es que las bajadas de salarios implican un descenso de la demanda y, con ello, del crecimiento económico, con lo cual el incentivo para producir más y crear más empleo se reduce, cuando no elimina. Es el círculo vicioso que nos está llevando al desastre.

En realidad, si el Estado adoptara políticas de pleno empleo, estimularía la demanda, con lo cual habría mayor creación de empleo, dando mayor poder al mundo del trabajo, lo que causaría un aumento más grande de los salarios, lo que, a su vez, crearía mayores necesidades de producción y de empleo. De esta manera, el círculo vicioso se convertiría en un círculo virtuoso. El hecho de que no se produzca se debe predominantemente al contexto político, es decir, a las relaciones de poder entre el mundo del capital y el del trabajo, en el que el primero está ganando y el segundo perdiendo. Y esto, lector, no lo leerá usted en los medios de información y persuasión, dominados por el primero. Así de claro.

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.

Artículo publicado en público.es

vnavarro.org

Categorías: Alterglobalización

France 2 / France 3

Sauvons la recherche - Mar, 22/07/2014 - 08:00

par France 3 Languedoc-Roussillon

19 juillet 2014

par Alpes France 3

14 mai 2013

22 février 2013

7 février 2013

par Alpes France 3

30 janvier 2013

par France 3 Pays de Loire

30 novembre 2012

par France 3 Limousin

26 novembre 2012

par France 3 Languedoc-roussillon

9 octobre 2012

par France 3 Nice

5 octobre 2012

11 juin 2012

22 mai 2012

par Midi-Pyrenees France 3

14 mai 2012

4 mai 2012

7 mars 2012

29 novembre 2011

Interview de Laurent Mucchielli sur France 3 - Languedoc Roussillon - Présentation du livre "L'invention de la violence. Des peurs, des chiffres, des faits" (Fayard, novembre 2011)

28 juillet 2008

Categorías: Universidade

Michael Gove: 'bogeyman' or 'the greatest education secretary ever'?

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 07:45
As he leaves his post in a cabinet reshuffle, we have some mixed farewell remarks from the education world Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

Dear Ms Morgan: don't try to drive a wedge between teachers and parents

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 07:24
Gove tried to tell us our children's teachers were selfish sods, maybe Cameron hopes you'll succeed just by being nice? Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

Michael Gove has gone, Nicky Morgan must deal with the problems he left

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 07:15
From academies to the curriculum, fault lines in his reforms are appearing and his successor has only nine months to act Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

Why are so few exam cheating claims upheld?

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 07:05
Guilt established in only a seventh of cases; Harris strict on staff; maths blunder on DfE video; the small and intimate world of education policy; and Wowcher offers a TA course Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

How should schools spend the pupil premium?

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 07:00
Understanding the complex problems students face at home and in the classroom will help school leaders use funds effectively Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

Podemos y la recomposición del régimen del 78

ATTAC España - Mar, 22/07/2014 - 06:00
Santiago Alba Rico / Carlos Fernández Liria / Javier Mestre – Rebelión

Es difícil negar ya la perspicacia de Podemos a la hora de analizar los marcos políticos existentes y de intervenir en una relación de fuerzas que se había aceptado -a derecha e izquierda- como inmodificable en su conjunto. El resultado de las elecciones europeas y, sobre todo, la cerrada campaña desatada contra la nueva fuerza política dan buena medida de hasta qué punto Podemos ha movilizado al electorado y ha asustado a los defensores del régimen del 78. El erizamiento casi felino de ciertos medios, los ataques e insultos de políticos y periodistas orgánicos de la derecha y la tentativa abyecta de desacreditar a Pablo Iglesias a cualquier precio no se corresponden con la pequeñísima representación institucional de Podemos en el Parlamento europeo ni, desde luego, con su musculatura organizativa. Podemos es tratado ya como una alternativa de poder incluso antes de tener una sede y una estructura de gestión y, si eso debe reconfortarnos a los que hemos apoyado desde el principio la iniciativa (y que, antes de esta epidemia de entusiasmo, nos habíamos resignado a movernos en los márgenes, con nuestros principios y nuestras nostalgias), debe también mantenernos despiertos y en estado de alerta. Invirtiendo el famoso adagio del poeta Hölderlin, cuando crecen los “medios de salvación” crecen paralelamente las amenazas. Sería de una gran ingenuidad pensar que, puesto que se nos trata ya como una “alternativa de gobierno”, somos ya una alternativa de gobierno. Es más bien al contrario: se nos trata como una alternativa de gobierno para impedir que lleguemos a gobernar.En este contexto -de respuestas emulativas o criminalizadoras al crecimiento de Podemos- se ha hecho público el así llamado borrador de ponencia politica del proyecto: “La crisis del régimen del 78, Podemos y la posibilidad del cambio político en España”. Aunque es un texto difícil y a menudo correoso, del que se podría hacer quizás una versión realmente “plebeya” -como plebeya es la fuerza de Podemos- para su discusión en los Círculos, no puede negarse ni la finura del análisis ni la perspicacia estratégica. Si la campaña realizada demuestra la calidad del saber concentrado en la propuesta, a cuya invertebrada estructura no dejan de afluir las competencias individuales más ricas y dispares, este texto revela la formidable preparación intelectual depositada en el proyecto. No creemos, en realidad, que haya ninguna fuerza mejor preparada para gobernar que Podemos, a lo que se une una disposición desinteresada -antes hubiéramos dicho “militante”- que cristaliza en una miríada de contribuciones técnicas individuales sobre el terreno sin las cuales no se habría llegado hasta aquí ni, desde luego, podría aspirarse a ir más lejos. A esta combinación de preparación intelectual sin precedentes y disposición militante en ámbitos técnicos y -por así decir- “profesionales” sólo le falta (¡sólo!) una organización estable y sensata (es decir articulada y democrática) para ser irresistible. Ese es el desafío de la Asamblea convocada para el próximo otoño.

En este sentido, lo más interesante del documento citado de Podemos es la vertiente -digamos- apremiante y hasta alarmista. El texto puede dividirse en tres partes. La primera se ocupa de la descomposición del régimen del 78 en sus dos frentes, el político y el económico, y de la objetiva imposibilidad de una transformación del sistema “desde fuera”, por la vía -digamos- “revolucionaria”; la segunda se centra en las estrategias de recomposición de ese régimen que la irrupción de Podemos ha acelerado y moldeado. Lo que el documento sostiene de manera inobjetable es que en la intersección de la crisis de régimen, uno de cuyos síntomas es precisamente Podemos, y de las respuestas que el propio régimen elabora para salir de ella, que Podemos ha intensificado y alterado, surge una posibilidad transformadora con la que hasta hace pocos meses no podíamos soñar -o con la que sólo podiamos soñar. Esta es la tercera parte del documento, la que recuerda acertadamente que “el momento es ahora” obligando a asumir, como un dato interno a las relaciones de fuerza y a las esperanzas de cambio, la “urgencia” de la intervención.

Ahora o nunca, viene a decirnos el documento. Si perdemos esta oportunidad de desplazar el sentido común hacia la izquierda (incluso si no la nombramos así) no habrá otra parecida en décadas y además -hay que añadir- nuestra ausencia no será sencillamente un vacío: será colmada desde la derecha y, peor aún, desde la extrema derecha. Es esta “oportunidad” la que ha señalado y activado Podemos y, a nuestro juicio, Podemos es sólo ese precipitado químico capaz de desencadenar nuevas reacciones en cadena. Sabemos que hay otras fuerzas con programas parecidos y, en otros partidos, incluso en partidos del régimen, miles y miles de votantes y militantes dispersos que perciben y buscan exactamente lo mismo. La ventaja de Podemos para catalizar esos formidables impulsos dispersos es objetiva y, si se quiere, impersonal: procede justamente de su carencia de genealogía y de identidad -carencia ligada por eso mismo a una serie de principios y de prácticas no contaminadas por el régimen y que comparecen como “nuevas” en un sentido exactamente inverso al mercantil o electoralista. No se trata de defender Podemos (como se defiende el PSOE o el Real Madrid) sino de defender la “oportunidad impersonal” que encarna junto a otras iniciativas; y es a esa oportunidad a la que en estos momentos deberíamos sacrificar genealogías e identidades que -al menos para los firmantes de este artículo- son no sólo respetables sino muy “verdaderas”, pero que pueden convertirse en un obstáculo a efectos de actualización histórica y política de la “verdad” que contienen.

La “urgencia” -diagnostica bien el documento- tiene que ver con esas estrategias de recomposición del régimen que Podemos ha acelerado y que podrían llevar a un relegitimación de los marcos políticos vigentes. Por eso esta “urgencia” es, al mismo tiempo, inseparable de la conciencia de dos peligros que podrían echar por tierra la oportunidad sin precedentes en cuyo umbral nos encontramos. Es “urgente” intervenir porque la “ventana de oportunidad” puede cerrarse a poco que mejore -incluso ilusoriamente- la situación económica y los partidos del régimen consigan lavar su cara; y a poco también que triunfe la doble estrategia del régimen orientada simultáneamente a criminalizar Podemos como una fuerza de extrema-izquierda (lo viejo de la izquierda) y a integrarla como una fuerza más en el régimen (lo viejo del sistema).

Es “urgente” vencer, pues, para evitar este doble peligro; pero la urgencia de ganar -la condición misma de la victoria – es indisociable también de la necesidad de sortear estas dos amenazas . Si queremos transformar España tenemos que transformarla ya, pues el tiempo opera siempre a favor de las fuerzas conservadoras, mejor situadas para neutralizar o corromper las fuerzas de cambio. Pero si queremos transformar España ya, la constelación Podemos debe mantener a toda costa esa “novedad impersonal” arriba mencionada: ni puede reproducir los viejos discursos y tics de la izquierda ni sucumbir a las corrupciones organizativas de la derecha. Es urgente organizarse para vencer; es urgente organizarse bien. Es muy difícil organizarse bien -en general- y es aún más difícil organizarse bien con tanta urgencia. Por eso -evocando una feliz frase de nuestro amigo Jonatham F. Moriche- va a hacer falta una rara combinación de “cálculos, principios, propuestas y afectos” para estar a la altura de esta oportunidad histórica. Del régimen debemos esperar lo peor y cumple prepararse ya para la confrontación; pero por primera vez en décadas ningún fatalismo debe presidir nuestros actos, pues por primera vez en décadas una buena parte de nuestro destino político está en nuestras manos. Depende de las decisiones que tomemos. Podemos ha demostrado ya que la intevención es posible, que nuestros aciertos generan efectos. Podemos, en realidad, es sólo el nombre de esa posibilidad y de esa oportunidad. El nombre de un milagro que, como todos los milagros, no se repetirá y que, por eso mismo, hay que convertir en rutina de gobierno. No desperdiciemos la ocasión. En lo que depende de nosotros -cálculos, principios, propuestas, afectos- no hagamos la menor concesión, no demos la menor seña de debilidad al régimen que quiere aniquilarnos; ni desilusionemos -cálculos, principios, propuestas, afectos- a toda esa gente que ha dejado de creer en los políticos porque, gracias a Podemos , empieza a creer, o vuelve a creer, en la política.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Santiago Alba Rico es miembro del Consejo Científico de ATTAC España

 

Categorías: Alterglobalización

Usar a Ucrania para calentar el planeta

Jaque al neoliberalismo - Mar, 22/07/2014 - 01:14
Naomi Klein, La Jornada

La manera de ganarle a Vladimir Putin es inundar el mercado europeo con gas natural obtenido mediante fracking (fractura hidráulica) en Estados Unidos, o al menos eso nos quiere hacer creer la industria. Como parte de la escalada de la histeria antirusa, dos iniciativas fueron presentadas en el Congreso estadounidense; éstas intentan aprobar por la vía fast-track las exportaciones de gas natural licuado (LNG, por sus siglas en inglés), en nombre de ayudar a Europa a desengancharse de los combustibles fósiles de Putin y fortalecer la seguridad nacional estadounidense.

Según Cory Gardner, el legislador republicano que presentó la iniciativa en la Cámara de Representantes, oponerse a esta legislación es como colgar el teléfono a una llamada de emergencia hecha por nuestros amigos y aliados. Y podría ser verdad –siempre y cuando tus amigos y aliados trabajan en Chevron y Shell, y la emergencia es la necesidad de mantener las ganancias elevadas, en medio de los decrecientes suministros de petróleo y gas convencional.

Para que funcione este ardid, es importante no mirar demasiado de cerca los detalles. Por ejemplo, el hecho de que mucho del gas probablemente no llegue a Europa –porque los proyectos de ley permiten que el gas sea vendido en el mercado mundial a cualquier país que pertenezca a la Organización Mundial del Comercio.

O el hecho de que, durante años, la industria ha enviado el mensaje de que los estadounidenses deben aceptar los riesgos que la fractura hidráulica trae a su tierra, agua y aire, con tal de ayudar a su país a obtener una independencia energética. Y ahora, de pronto, astutamente la meta se volvió la seguridad energética, que al parecer significa vender en el mercado mundial una temporal superabundancia de gas obtenido mediante fracking y así crear dependencias energéticas en el extranjero.

Y, sobre todo, es importante no darse cuenta que construir la infraestructura necesaria para exportar gas a esta escala tomaría muchos años de permisos y construcción. Para cuando estos masivos proyectos industriales estén funcionando, es posible que Alemania y Rusia sean amigos cercanos. Para entonces, pocos recordarán que la crisis en Crimea fue el pretexto que la industria del gas aprovechó para hacer realidad sus eternos sueños de exportación, sin importar las repercusiones sobre las comunidades locales, por el fracking, o sobre el planeta que se calienta.

A este hábito de explotar una crisis para obtener ganancias privadas le llamo la doctrina del shock, y no muestra señales de ir en retirada: durante los tiempos de crisis, ya sea real o manufacturada, nuestras elites imponen políticas no populares, que van en detrimento de la mayoría, bajo el pretexto de que es una emergencia. Muchas industrias son buenas en hacer este ardid, pero el más hábil en explotar la cualidad que tiene una crisis de frenar la racionalidad es el sector global del gas.

Durante los últimos cuatro años los cabilderos del gas han usado la crisis económica en Europa para decir a países como Grecia que la salida de la deuda y la desesperación es abrir sus hermosos y frágiles mares a la perforación. Y emplean argumentos similares para racionalizar el fracking en América del Norte y Reino Unido.

La crisis de moda es el conflicto en Ucrania. Lo usan como ariete para derribar las sensatas restricciones a las exportaciones de gas natural y para promover un controvertido acuerdo de libre comercio con Europa. Es todo un acuerdo: más economías empresariales de libre comercio contaminantes y más gases que atrapan el calor y contaminan la atmósfera. Todo esto en respuesta a una crisis energética en buena medida manufacturada.

Y vale la pena recordar –la ironía de las ironías– que la crisis que la industria del gas natural es más hábil explotar es el mismo cambio climático.

Qué importa si la única solución que la industria ofrece a la crisis climática es expandir drásticamente el uso del fracking, que libera a la atmósfera cantidades masivas de metano, desestabilizador del clima. El metano es uno de los gases de efecto invernadero más potentes, 34 veces más fuerte para atrapar el calor que el dióxido de carbono, según los más recientes cálculos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Y eso ocurre durante un periodo de 100 años, con el poder del metano reduciéndose a lo largo del tiempo.

Es mucho más relevante, argumenta Robert Howarth, bioquímico de la Universidad de Cornell, observar el periodo de 15 a 20 años, cuando el metano tiene un impresionante potencial de cambio climático: 86 a 100 veces mayor que el dióxido de carbono. Y recuerda: no construyes infraestructura multimillonaria en dólares a menos que planees usarla durante al menos 40 años. Así que la respuesta que le damos a nuestro planeta que se calienta es la construcción de una red de hornos atmosféricos superpoderosos. ¿Estamos locos?

No sabemos cuánto metano se libera al perforar y hacer fracking y con toda su infraestructura. Aun cuando la industria del gas natural vende sus emisiones de dióxido de carbono como ¡más reducidas que el carbón!, nunca ha realizado una medición sistemática de sus fugas de metano. La industria del gas, en 1981, salió con el astuto discurso de que el gas natural era un puente a un futuro de energía limpia. Eso fue hace 33 años.

Y en 1988 –el año que el climatólogo James Hansen alertó al Congreso, en un histórico testimonio, sobre el urgente problema del calentamiento global– la Asociación Estadunidense de Gas comenzó a explícitamente describir su producto como respuesta al efecto invernadero.

El uso que la industria hace de Ucrania para expandir su mercado global, bajo la bandera de la seguridad energética, debe verse en el contexto de este ininterrumpido historial de oportunismo ante las crisis. Sólo que esta vez muchos más de nosotros sabemos dónde está la verdadera seguridad energética. Gracias al trabajo de reconocidos investigadores, como Mark Jacobson y su equipo en Stanford, sabemos que el mundo puede, para 2030, obtener su energía exclusivamente de renovables. Y gracias a los más recientes y alarmantes informes del IPCC sabemos que hacerlo es ahora un imperativo existencial.

Depende de los europeos transformar su deseo de emancipación del gas ruso en una demanda de una acelerada transición a renovables. Tal transición –a la cual las naciones europeas están comprometidas por el Protocolo de Kyoto– fácilmente puede ser saboteada si el mercado mundial es inundado con combustibles fósiles baratos que fueron extraídos mediante fracking del lecho de roca estadunidense. Responder a la amenaza de un calentamiento catastrófico es nuestro más urgente imperativo energético. Y simplemente no podemos darnos el lujo de distraernos con el más reciente ardid de mercadotecnia, alimentado con una crisis, de la industria del gas natural.
______
Artículo publicado en La Jornada, en abril de 2014
Una mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización
Categorías: Alterglobalización

Student loan system is almost financially unworkable, say MPs

Guardian Unlimited: Education - Mar, 22/07/2014 - 00:01
Commons business committee calls for review amid fears of multibillion-pound black hole in university funding Continue reading...
Categorías: Educación, Universidade

Indigenous Communities Say Education, Funding Key to Fighting HIV/AIDS

IPS Inter Press Service - Education - Lun, 21/07/2014 - 23:39

Doris Peltier, Aboriginal Women and Leadership Coordinator with CAAN, was diagnosed with AIDS at the age of 44. Credit: Neena Bhandari/IPS

By Neena Bhandari
SYDNEY, Jul 21 2014 (IPS)

Marama Pala, hailing from Waikanae on the west coast of the North Island of New Zealand, was diagnosed with HIV at 22. The news of her diagnosis spread like wildfire in her tight-knit Maori community.

That was in 1993 but even today, she says, there is a “shame and blame” attitude surrounding HIV, which disproportionately impacts the region’s indigenous population.

“If you are HIV positive, you are seen as ‘dirty’, as someone who must be a drug user or a prostitute. Our people are not seeking help because of this stigma, discrimination and criminalisation – the fear of being charged, hunted down, ostracised or put in jail,” says Pala, who, together with her Pacific Islander HIV-positive husband, runs the INA (Maori, Indigenous, South Pacific) HIV/AIDS Foundation.

“We can’t just pretend that HIV/AIDS exists in isolation. The problem of social justice is systemic. We have to encourage nation states to follow the recommendations from the United Nations Declaration on the Rights of the Indigenous People." -- Trevor Stratton, IIWGHA Coordinator for the Canadian Aboriginal AIDS Network (CAAN)
The Foundation takes a cultural approach to HIV/AIDS awareness, education, prevention and intervention.

“In the past five years the number of new infections has […] increased in the Pacific Island community living in New Zealand and especially among the Maoris because we are late testers. People who [engage] in risky behaviour [seldom] get tested until they are very, very sick,” Pala, a mother of two, tells IPS.

“Our women are dying because they are afraid to go on medication, partly because they are afraid of the stigma and discrimination. Antiretroviral drugs are widely available in our country and they should not be dying in this time and age,” says Pala, who is a member of the board of directors for the International Council of AIDS Service Organisations (ICASO).

With HIV and AIDS disproportionately affecting indigenous people across the world, there is a strong need for culturally appropriate programmes designed, championed and delivered by indigenous people, activists and experts say.

Many indigenous women are living in silence with even their immediate families not knowing that they have HIV.

“There are 130 aboriginal women who are living with HIV in Australia, but apart from myself there is only one other woman who speaks openly about living with HIV,” says Michelle Tobin, who contracted the disease at the age of 21.

She began dating a man who told her that he had HIV but “I was naïve and just believed that it wouldn’t happen to me,” she admits. “Within six months I was diagnosed with HIV. I had a baby so I focused all my attention on her.”

“In the early 1990s in Melbourne we weren’t offered treatments when we were first diagnosed. In those days we lost a lot of people in the early stage of the disease, including my late husband,” Tobin, who belongs to the Yorta Yorta Nation, tells IPS.

As a descendant of the Stolen Generation and an aboriginal woman living with HIV and now AIDS, she has experienced stigma and discrimination, especially from within her own family, who disowned her.

Some in her community still think she is contagious and don’t want to be near her, but her struggle has made Tobin a passionate and vocal advocate for indigenous women living with HIV/AIDS.

According to Tobin, chair of the Anwernekenhe National HIV Alliance and a committee member of PATSIN (Positive Aboriginal Torres Strait Islander Network), “Aboriginal women are a minority within the minority of the HIV epidemic. We need more resources and funding [to] enable women to speak out about prevention, treatments, isolation, confidentiality, housing and the whole spectrum of issues that impact us.”

In addition to endorsing targets set out in the United Nations Political Declaration on HIV and AIDS, Australia has also adopted the Eora Action Plan on HIV 2014, which sets strategic targets to bring greater attention to HIV prevention, including best clinical care for aboriginal and Torres Strait Islander peoples living with HIV.

The recent International Indigenous Pre-conference on HIV and AIDS hosted by the International Indigenous Working Group on HIV & AIDS (IIWGHA) in partnership with the Australian Aboriginal and Torres Strait Islander Organising Committee (AATSIOC), held in Sydney on Jul. 17-19, was themed ‘Our story, Our Time, Our Future.’

It highlighted the need for increased epidemiological data with a focus on indigenous ethnicity. Lack of data about the level of treatment take-up amongst indigenous people living with HIV is posing a challenge for Treatment as Prevention (TasP) strategies.

“We have evidence in Canada that aboriginal people are getting HIV three-and-a-half times faster than the rate of the general population,” Trevor Stratton, IIWGHA Coordinator for the Canadian Aboriginal AIDS Network (CAAN), tells IPS.

“We believe those trends exist all over the world, but we don’t have the epidemiological data. We are advocating for epidemiological evidence as that is what we need for the dominant cultures to recognise us as a key population at greater risk of HIV and AIDS along with gay men and sex workers, so governments can free up the money for us and we can create our own solutions,” he asserts.

Forty-nine-year-old Stratton, a citizen of the Mississaugas of the New Credit First Nation, Ontario, with mixed English and Ojibwe heritage, was diagnosed with HIV in 1990.

He believes that indigenous people are particularly vulnerable due to “colonisation, neo-colonialism, resource extraction, and assimilation amongst other similar issues” that push them down on social determinants of health and put them at higher risk of all poor health outcomes.

According to the Australian Bureau of Statistics, the rate of HIV diagnoses among Aboriginal and Torres Strait Islander women was substantially greater than among Australian-born non-Indigenous women (1.5 compared with 0.4 per 100,000 population).

Between 2004 and 2014, 231 Aboriginal and Torres Strait Islander people were diagnosed with HIV. In 2013, the rate of newly diagnosed HIV infections was greater in the indigenous population (5.4 per 100,000) compared to the Australian-born non-indigenous population (3.9 per 100,000).

“We can’t just pretend that HIV/AIDS exists in isolation,” Stratton says. “The problem of social justice is systemic. We have to be able to leverage international human rights mechanisms so countries can be held accountable.

“We have to encourage nation states to follow the recommendations from the United Nations Declaration on the Rights of the Indigenous People and the International Labour Organisation’s Convention 169, which talks of how to engage indigenous people,” he concludes.

IIWGHA has been working at increasing knowledge and addressing the entrenched stigma of HIV and AIDS within indigenous communities and supporting indigenous-directed research and awareness initiatives.

Its mandate and strategic plan are based on the 2006 ‘Toronto Charter: Indigenous People’s Action Plan’ that acknowledges the right of indigenous peoples to autonomy, social justice and human rights.

Doris Peltier, Aboriginal Women and Leadership Coordinator with CAAN, has been working with women living way below the poverty line, some of whom had their children taken away when they were diagnosed with HIV.

Diagnosed with AIDS at the age of 44 while actively using drugs in Toronto, Peltier believes systemic issues – such as the fear of losing one’s child to the authorities – act as barriers preventing people from discussing their condition.

“A social system that is supposed to be there to support women is actually the one that is putting barriers up for the women,” Peltier tells IPS.

When she decided to go home and reconnect with her family and her First Nations community in Wikwemikong, Ontario, some supported her but others remained reluctant to embrace her.

People wouldn’t let her use their dishes and asked her to clean the toilet after use.

“Soon rumours began to circulate and one of the words being used to talk about me was ‘Wiinaapineh’ (dirty disease). I stood my ground and became better with medication, and my family’s support and encouragement,” Peltier says.

“People have to know that there is help available, there is treatment and prevention and that they can have a good quality life,” concludes Peltier, who is today a great-grandmother.

For her, one of the key responses to high rates impacting indigenous women is to empower them to tap into their inner strength and resilience, and break the code of silence to speak up about HIV/AIDS

(END)

Related Articles
Categorías: Educación

93 nomes pioneiros comezan a travesía do .gal na rede

Culturagalega.org - Lun, 21/07/2014 - 23:00
Este 25 de xullo, 93 sitios web vinculados a institucións, empresas e entidades de Galicia poderán ser accedidos empregando o dominio .gal. Son os escollidos no programa Pioneiros, co que a Asociación puntoGAL inicia a súa andaina como xestores do dominio. Ademáis, para reforzar a partir de agora a estrutura de puntoGAL, a asociación nomeou á directora da Escola de Enxeñaría de Telecomunicacións da Universidade de Vigo, Edita de Lorenzo, como directora xeral. A partir de setembro, abrirase a nova fase de rexistro de dominios, denominada Abrente.
Categorías: Información xeral

Sub Rosa chega con Vagalú

Culturagalega.org - Lun, 21/07/2014 - 23:00
Retais de poemas de Ismael Ramos, Carla Carbatti ou Séchu Sende sobre unha mestura de "uros de son de guitarra, capas e capas de sintetizadores, voces falando máis aló da música; caixas de ritmos e toms salvaxes". Esta é a proposta de Sub Rosa en Vagalú, o seu primeiro disco. Nove temas gravados nos estudios A Ponte de Tomas Ageitos nos que a banda compostelá formada por Helga Blanco, Xalo Gayoso e Pulpiño Viascón experimentan sen medo.
Categorías: Información xeral

Novas propostas de BD quentan motores para Viñetas desde o Atlántico

Culturagalega.org - Lun, 21/07/2014 - 23:00
A se achegar as datas de celebración de Viñetas desde o Atlántico multiplícanse as propostas editoriais no campo da BD galega. Como unha das grandes novidades para este ano aparece o nacemento da revista Altar Mutante. A cabeceira, coordinada por Álvaro López e Luis Sendón recupera moitos dos nomes do colectivo Polaqia e preséntase como unha publicación de "humor putrefacto" e "ciencia ficción graxenta". Editado en castelán, o primeiro número de 54 páxinas conta con colaboracións de Kike Benlloch, Bougie, Sergio Covelo, Manel Cráneo, Álvaro López, Putrid, Don Rogelio, Roque Romero, Josep F. Rico, Luis Sendón , César Valladares e Pedro Villarejo.
En paralelo, da man de David Braña e David Buceta arrinca Low Cost, un comic zine no que diferentes personaxes viven historias coa ambientación común dunha dictadura futurista. Desde a escola de banda deseñada O Garaxe Hermético chega tamén unha nova publicación. A vila dos debuxantes do norte é un libro no que se mesturan 26 historias diferentes, todas elas ambientadas nun lugar onde todos os habitantes traballan nalgún ámbito relacionado coa banda deseñada. En total son 64 páxinas a toda cor na que participan os alumnos da escola: Fonso Barreiro, Carlos Limeres, Inés Vázquez, Juan Carlos Pérez Reboiras, José Carlos Pérez Da Silva, Guillermo Mayo Debelius, José Malvárez Carleos, Alexandre Senade, Salvador Aneiros, Ánxel López, Zé Nuno Fraga, Nico Regueiro, Andrés Laxeira, Rubén G. Ramallo, Elisabet García Aires, Alberto Abal (AL), J. Enrique Veiga, Nuno Cunha, Alba de Alba, Sandroke, Fran Couto, Daniel Corrada, Nuria Figueiredo, Miguel Rojo, T.G. Martins e Escal. Finalmente, da man de Demo Editorial ve a luz Nacho Camacho un volume que compila as historias guionizadas por Rodrigo Cota e con guión de Jano nas que se ridiculizan os mitos da masculinidade en 52 páxinas a cor. A editora xa anunciara tamén o vindeiro lanzamento de A causa do crime, de Tokio.
Categorías: Información xeral

Verán cultural en Ons

Culturagalega.org - Lun, 21/07/2014 - 23:00
Algo acontece con Ons. Ao longo dos últimos dous meses viron a luz un libro electrónico, un documental, unha exposición e mais un disco que teñen o seu eixe nesta illa. A abundancia de propostas amosa o grande potencial cultural dunha zona ata o de agora pouco coñecida.
Habitada desde o Neolítico. Abandonada e reocupada en diferentes ocasións. Na actualidade, parte do Parque Nacional Illas Atlánticas e un destino turístico en crecemento no que, no entanto, só dúas familias viven ao longo de todo o ano. Lendas, patrimonio e historias cotiás do máis curioso entrecrúzanse nun territorio singular, que deu pé a particularidades culturais fronte ao "continente", como os locais denominan a terra firme. Toda unha serie de produtos culturais están a se achegar, desde diferentes ópticas, á realidade e ao pasado deste espazo. O libro electrónico Ons unha illa habitada é o título do libro electrónico para iPad que presentaba a delegación galega do Centro Superior de Investigacións Científicas a finais do pasado mes de xuño. Un proxecto multimedia e interdisciplinar que repasa a historia da Illa e presenta os resultados de cinco anos de investigacións. Segundo explica Paula Ballesteros, participante deste proxecto, a iniciativa arrincou "cunha prospección superficial para documentar o patrimonio material da Illa". Así, un completo catálogo de hórreos, vivendas, camiños, igrexas ou fontes supón un dos contidos fundamentais no novo volume. "En paralelo a este catálogo, realizáronse entrevistas a habitantes da Illa, traballadores do parque ou turistas". Destas, no libro recóllense os cuestionarios á xente do lugar "nos que daban información sobre estes elementos, como cando ían a fonte, como se facía a rega ou se había lendas vinculadas a algún xacemento arqueolóxico. Cousas que nos permitisen entender mellor eses elementos do que o rexistro descritivo". No canto de ficar nos elementos máis antigos do pasado da Illa, o proxecto abordou tamén "procesos máis recentes, como a situación na posguerra, o desastre do Prestige, o proceso de abandono da Illa nos anos 60 ou actual proceso de retorno, da man do turismo". Niveis de lectura A amplitude do contido non impide, no entanto, que esta sexa unha publicación divulgativa. O formato interactivo escolleito (iBook) permite consultas con diferentes niveis de profundidade ao gusto do usuario. As persoas interesadas en coñecer máis fondo este espazo teñen a opción de consultar os artigos científicos que os investigadores foron publicando en diferentes publicacións especializadas logo do proceso de investigación. "Pódense facer varios tipos de lectura. Desde atopar un xacemento no mapa, a ler a súa descrición e fotografías, ao mellor sons de alguén que fala do lugar ou ler máis texto". Así por exemplo, as liñas temporais sobre a historia e os procesos de ocupación da Illa permiten acceder ata resumos de censos, transcricións destes documentos ou mesmo reproducións dos mesmos. Igualmente "nas análises sobre a propiedade da Illa tentamos amosar os documentos orixinais, transcribilos e describilos de xeito que poidas elixir o nivel no que se quere ficar.Tamén se pode navegar por diferentes datas". A xeografía das illas, o propio proceso de investigación, gravacións de vídeo e audio, transcricións das entrevistas e das anotacións do equipo de investigación sobre os diferentes temas e mesmo os sons da Illa en diferentes momentos fan parte do contido. "Pódese escoitar o ruído dun día de temporal, o da auga mentres Isolina lava a roupa ou a festa que se monta nas noites de verán", explica esta investigadora. Os procesos Para alén destes contidos, o volume pretende pór sobre a mesa a importancia da propia evolución do espazo. "A maior singularidade da Illa son os procesos de cambio que continúan en activo, con diferente conflitos e problemas de poboamento. Non é tanto que haxa xacementos arqueolóxicos exemplares, que os hai, como que estamos nun territorio que está a ser continuamente transformado, unha paisaxe viva que non está musealizada. Cando imos ao Parque nacional pensamos que imos atopar unha paisaxe natural, pero queremos amosar que isto que temo diante foi moi modificada polo ser humano ao longo do tempo. De xeito directo ou indirecto vese a pegada da humanidade, non existen paisaxes naturais" aclara Ballesteros. O volume publicado en galego, castelán e inglés está polo momento dispoñible unicamente en iTunes, aínda que se agarda que en breve aparezan versións para dispositivos Android. O documental A IX Mostra de Cinema Etnográfico que se celebrou no Museo do Pobo Galego a comezos do pasado mes de xuño serviu de escenario para a estrea do documental Fóra do continente que ten como protagonistas as dúas únicas parellas que habitan durante todo o ano na Illa. A vida cotiá, a visión ante a morte e a soidade, as relacións co "continente", como eles chaman á terra firme retrátanse neste filme. Segundo explica Carlos Martínez-Peñalver, un dos membros do equipo do filme "o proxecto naceu para a carreira de Comunicación Audiovisual que estabamos a estudar na Universidade Pompeu Fabra de Barcelona. No grupo que tiñamos estabamos dous galegos, entres eles o director, Nicolás Martínez Millán, que xa tiña unha idea nese sentido". Segundo explica Martinez-Peñalver, "sabiamos da existencia dos dous matrimonios que están alí ao longo de todo o ano. Os protagonistas son Emilio e Victoria, e logo aparecen tamén Chefa e o seu home. Queriamos documentar as súas vidas cotiás, ver en qué condicións se desenvolven". A vida na Illa Logo das entrevistas, o filme acaba amosando, "unha visión da vida bastante particular" por parte dos habitantes. "Quéixanse bastante do continente fronte á Illa, aínda que ao tempo dependen dos recursos que lles chegan nos barcos. Están ata certo punto incomunicados pero viven fundamentalmente do cultivan e do que pescan, son autónomos". Como algo que sorprendeu especialmente ao equipo, Martinez-Peñalver apunta que "vivían sen ataduras, os horarios non importaban e facíanse as cousas cando lles apetecía. Iso contrasta coa vida nas cidades actuais, onde todo é un estrés con datas e horas continuamente. É un tipo da vida que moitas persoas han envexar". Logo da estrea, está previsto que o filme comece a se mover polo circuíto de festivais, non sen antes facer, este mesmo verán, un pase no Morrazo para darlle a coñecer a historia aos veciños máis próximos da Illa. Fotografías e cancións de antano Por se fose pouco, o Museo do Pobo acolle ata a fin do mes de agosto a exposición A Illa de Ons. Unha cultura, unha identidade. O proxecto, desenvolvido pola Consellaría do Mar e mais a Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial recupera as fotografías que Staffan e Mikael Mörling coa colaboración de Josefa Otero realizaron da vida da Illa entre os anos sesenta e setenta do pasado século durante a súa investigación etnográfica sobre Ons. Este traballo, pioneiro no coñecemento da cultura tradicional mariñeira galega supón un rexistro fundamental sobre a vida na Illa. Na exposición, as imaxes de bailes, festas e traballos encóntranse amosan un espazo cheo de vida que contrasta co baleiro actual que aparece retratado no documental de Martínez Millán. E non é esta a única iniciativa que recupera o traballo que o matrimonio Staffan-Otero desenvolveu desde aquela. O Colectivo Cultural Isleños publicaba hai poucas semanas o libro-disco Deixádeme cantar. Las canciones tradicionales de la isla de Ons no que se recollen as gravacións sonoras daquel traballo de campo canda a transcricións dos temas que se cantaban na Illa daquela. A parella xa publicara o pasado ano, co apoio do Parque Nacional das Illas Atlánticas, Alá, no medio do mar. A Comunidade da Illa de Ons a repasar o xeito de vida tradicional da comunidade. Desde logo, semella que este é o mellor ano para visitar Ons e coñecela polo miúdo. Os interesados, para alén de toda esta oferta cultural, contan con servizos de transporte marítimo durante os meses de verán desde Bueu, Sanxenxo e Portonovo con diferentes compañías. Tal e como apunta Paula Ballesteros "nestes últimos meses saíron varios produtos sobre a Illa de Ons. Bendita sexa a coincidencia, iso permite que se coñeza o espazo e sensibilizar a xente sobre os procesos culturais que se dan alí, pero que tamén se poden dar noutro lugar".
Categorías: Información xeral

Cómo sobrevivir en Gaza a las bombas de Israel

Rebelión - Lun, 21/07/2014 - 23:00
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández
Categorías: Alterglobalización

Las políticas de EE.UU. sellaron la suerte de Irak

Rebelión - Lun, 21/07/2014 - 23:00
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Categorías: Alterglobalización

¿Qué es el neo-desarrollismo? Teoría y política (III)

Rebelión - Lun, 21/07/2014 - 23:00
El neo-desarrollismo elogia a los empresarios con la misma naturalidad que reivindica al capitalismo. Observa contratos voluntarios donde impera la coerción y percibe conductas emprendedoras entre los demandantes de auxilio estatal. Se amolda a burguesías locales más internacionalizadas y prioriza el sometimiento de los oprimidos a la imposición de mayor disciplina estatal a los poderosos. El subdesarrollo no deriva de la ausencia de un funcionariado eficaz, ni se corrige con burocracias eficientes. Esas capas actúan en consonancia con las clases dominantes y reflejan sus limitaciones. El neo-desarrollismo atenúa la ideología nacionalista, eliminando resabios antiimperialistas. La distinción entre identidad y densidad nacional no explica los resultados de cada economía. El nacionalismo burgués ha perdido funcionalidad y tiende a ser sustituido por el regionalismo capitalista. Mientras las nuevas miradas institucionalistas aceptan ritmos más pausados de desenvolvimiento, la identificación del desarrollo con la modernidad elude el análisis del capitalismo y sintoniza con los planteos tradicionales del liberalismo. Al atribuir el subdesarrollo a la ausencia de elites clarividentes se olvida el comportamiento de las clases dominantes. La evolución divergente de Latinoamérica y el Extremo Oriente no obedece a la conducta de esas minorías, ni tampoco al rol de la tecnocracia. Hasta ahora el neo-desarrollismo sólo despunta como un esbozo en un escenario con predominio neoliberal.
Categorías: Alterglobalización
Distribuir contido