Blogues

El mundo científico, bajo el síndrome de la retractación

El mundo científico, bajo el síndrome de la retractación

Ferric C. Fang hizo un descubrimiento inquietante en el otoño de 2010. Fang, redactor jefe de la revista Infection and Immunity, descubrió que uno de sus autores había falsificado varios artículos. “Antes de esa fecha”, dice, “Infection and Immunity sólo había retirado nueve artículos a lo largo de un periodo de 40 años”.

La revista retiró seis artículos del autor, Naoki Mori, de la Universidad del Ryukyus, en Japón. Desde entonces, otras revistas científicas han retirado dos docenas de artículos de Mori, según el blog de supervisión Retraction Watch.

“Nadie se había dado cuenta de que todo estaba podrido”, explica Fang. Para averiguar hasta qué punto lo estaba, se unió a un compañero, Arturo Casadevall, de la Escuela de Medicina Albert Einstein, de Nueva York. Fang llegó a una conclusión perturbadora: las retractaciones no solo estaban aumentando a una velocidad alarmante, sino que formaban parte de un problema mucho más profundo; “un síntoma de un ambiente científico disfuncional”, en palabras de Fang.

Casadevall dice que teme que la ciencia se haya convertido en un juego en el que el ganador se lo lleva todo, con incentivos retorcidos que empujan a los científicos a tomar atajos y, a veces, a caer en la falta de ética profesional. “Es una amenaza tremenda”, afirma.

En un par de editoriales de Infection and Immunity publicados en marzo, los dos periodistas hicieron pública una petición de reformas, y también manifestaron esta inquietud en la reunión del 27 de marzo del comité de las Academias Nacionales de Ciencias sobre ciencia, tecnología y legalidad.

Los escépticos creen que la ciencia ha cambiado de maneras preocupantes (especialmente la investigación biomédica, que consume una proporción cada vez más grande del gasto gubernamental en ciencia).

Eduardo Ibarra Colado: Rebelión universitaria contra los “mercados del saber”. El necesario debate a favor de la Universidad

Francia 1968

Rebelión universitaria, mayo del 68

Como en mayo del 68, la universidad vuelve a estar en el centro de las disputas sociales, aunque por razones y en circunstancias muy distintas. En aquella época los estudiantes salieron a las calles para exigir la libertad de expresión en la universidad y para manifestar su rechazo absoluto al capitalismo; la rebelión estudiantil encarna la politización de la universidad, desde la que se cuestiona esa idea ilusoria de “progreso” que resguardaba a una sociedad reprimida refugiada en el consumismo, y a un orden institucional autoritario en el que la participación y la democracia eran muy limitadas; se trataba de restituir la política, dotándola de espacios que facilitaran la reflexión y la crítica, para reafirmar que era posible actuar a favor de una sociedad distinta y mejor. Al grito de “sean realistas, pidan lo imposible”, ese mayo del 68 se constituyó como un movimiento internacional para transformar el orden establecido, incluida, por supuesto, la propia universidad.

A poco más de cuatro décadas de distancia, los estudiantes han salido nuevamente a las calles para escenificar una rebelión distinta, que tiene que ver con la defensa de la universidad pública ante el embate de los mercados. Nuevamente miles de estudiantes protagonizan una revuelta internacional para contener la irrupción de los mercados en la universidad, esto es, para impedir que la universidad se convierta en una más, entre las unidades económicas con fines de lucro, que hagan del mundo tan sólo un mercado total. De esta batalla depende que la educación, la ciencia y la cultura se mantengan como bienes públicos a los que tenemos derecho todos, preservando la condición de la universidad como institución al servicio de la sociedad. No se trata sólo de defender a la universidad como institución nodal de la vida política, sino de mantenerla además como espacio abierto para que los jóvenes ejerzan su derecho a la educación y para que la sociedad se beneficie directamente de los conocimientos y la cultura que en ella se producen y resguardan. 

Esta nueva transformación de la universidad para convertirla en un buen negocio, se ha ido instaurando silenciosamente en distintos países al amparo de políticas basadas en el mercado, que alentaron la competencia por recursos escasos para ir conformando los “mercados del saber”. La reforma de la educación superior en Chile durante el régimen dictatorial de Pinochet sirvió como modelo para impulsar procesos similares en otros países. El credo neoliberal se aplicó poco después en Estados Unidos y el Reino Unido, dando curso a la era Reagan-Thatcher. La fiebre de los mercados se fue extendiendo a lo largo de las últimas dos décadas hasta abarcar a la mayor parte de los países del planeta, teniendo ahora como uno de sus modelos de referencia el publicitado proceso Bolonia que se impulsa en la Unión Europea. En este contexto, los gobiernos comenzaron a hacer suya esa visión que considera al conocimiento básicamente como un recurso económico susceptible de apropiación privada y explotación comercial.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Fim da ficção da democracia burguesa

"E nasce o caos, a confusao das línguas, e misturam-se as propostas mais loucas com a verdade mais brilhante.

Abandonamos assim a nossa ligeireza de ontem. Desacostumados a pensar, contentes com a vida do dia para dia, hoje estamos desarmados face a treboada. Tínhamos mecanizado a vida, tínhamos mecanizado nós próprios. (...) Éramos místicos inconscientemente". António Gramsci: "Faz falha que mudemos nós próprios", 24 de novembro de 1917.

"Siento que está en decadencia esta cumbre de jefes de Estado. Es como decir que cada año hay que rendir cuentas al rey. ¿Qué mensaje da eso en Latinoamérica?", Evo Morales sobre a Cimeira Iberoamericana deste ano, palavras aplicáveis pela cidadania de toda a parte à cimeira do euro e do G-20.

Os recentes acontecimentos em Grécia, o referendo non nato, revelaram até onde é que chega a podridão da democracia burguesa e tornou evidente até onde é que esta é uma concessão amável da grande burguesia mundial para os períodos alegres do capitalismo. Tornou-se palmatorio que faz falha uma outra democracia.

Um resultado negativo no referendo sobre o segundo "resgate" de Grécia provocaria a suspensão de pagos desse país (em rigor um estado não pode quebrar, porque não pode ser liquidado). O primeiro acordo para resgatar a Grécia chegara em março de 2010 ao se seguiram recortes e uma suicida política de "austeridade" na onda da ortodoxia ultraliberal. Um ano depois, criava-se o primeiro Pacto do Euro (mais bem "pauto") e Portugal pedia oficiosamente ajuda

Assim chegamos ao passado mês de outubro onde os "expertos" da UE falavam de "expectativas quase cumpridas", ao ampliar o fundo de resgate até 1 bilião de euros e pactuou a recapitalização da banca (150.000 milhões de euros) ao tempo que recortava em gasto público (especialmente gasto público social) por toda a parte. Aliás, a oferta de participar no fundo de "resgate" ao FMI e a China, em lugar de pôr ao BCE a fabricar euros que é a sua competência, supõe uma cessão de poder sem precedentes a terceiros estados com interesses mal dissimulados.  Aliás, conver lembrar que por cada mil milhões que ficam imobilizados por mor da recapitalização, 10.000 retiram-se do crédito o que se traduz, segundo Buster e Doménech, na perda 500.000 postos de trabalho e uma contracção de 2'5% do PIB. A cimeira do euro também acordou que seja o fundo de "regate" (FEEF) e não o BCE quem compre dívida pública do Estado espanhol o que repercutirá em "axustes brutais" (só em 2012 há que refinanciar 300.000 milhões de euros em dívida pública no Estado espanhol)  ao ter que pagar por esses quartos.

Eduardo Ibarra Colado: Utopía, ambigüedad, porvenir. Dialogando sobre los futuros de la universidad

Como estudioso de temas universitarios, debo mantenerme al tanto de lo que se produce y publica sobre los problemas de la universidad y sus temas recurrentes: la cobertura universitaria, el financiamiento, la normatividad, el gobierno de las instituciones, la carrera académica, el sindicalismo, las relaciones laborales y la gestión universitaria. También debo considerar los aportes realizados por colegas que abordan las nuevas agendas de investigación, que incluyen los procesos de evaluación y acreditación y sus efectos; la llamada “educación por competencias”; la universidad abierta, a distancia o digital; la internacionalización, la comercialización y los rankings universitarios; y la transparencia, la rendición de cuentas y el derecho a la información. Finalmente, hay otro conjunto de textos, acaso los más significativos, que llaman inmediatamente mi atención, porque discuten los problemas que agobian a la universidad. En este caso puedo mencionar a título indicativo asuntos como el de los rechazados; la reducción del financiamiento público a la educación, la ciencia y la cultura; las practicas académicas indebidas, incluidas el plagio, el hostigamiento y la corrupción; la privatización del conocimiento y la aparición de las “hipotecas del saber”; el envejecimiento académico muy vinculado al “desretiro” y la “desjubilación”; y los problemas de raza, género y etnicidad.

Todos estos asuntos, sin duda relevantes, cobran sentido sólo cuando los relacionamos con reflexiones de mayor orden, por ejemplo, las que discuten las finalidades sustantivas de la universidad o aquellas que atañen a sus futuros considerando los desafíos de su presente. Las contribuciones que se ubican en este nivel se traducen en meta-textos ya que funcionan como el indispensable marco de referencia desde el que es posible reflexionar y dar sentido a los problemas más específicos de la universidad. La fábrica del porvenir: el ambiguo futuro de la universidad, libro recientemente publicado por la Universidad Iberoamericana, se encuentra en esta categoría, pues se ocupa claramente por reflexionar los temas de fondo y, sobre tal base, por interpretar y dar sentido a algunos de los problemas que mencionaba al principio.

Quisiera compartir con ustedes algunos atisbos de diálogo sobre lo que me ha provocado la lectura del libro, advirtiendo que estos apuntes son tan sólo insinuaciones de una obra vasta que es indispensable leer. Considerada en su conjunto, la obra tiene como su trasfondo los futuros de la universidad; ella se suma a un caudal de libros que asumen esta misma tarea1, aunque lo hace desde lugares distintos, con lo que efectivamente suma, añade y enriquece una reflexión vital para esclarecer dónde estamos y hacia dónde vamos. Se trata de un libro que analiza una época de rupturas para mostrar el extravío de una sociedad que no sabe hacia dónde se dirige. El futuro se hace presente porque el presente se nos escapa de las manos. La obra comporta por ello una vocación hacia la búsqueda, moviéndose ambivalente entre el pesimismo que emerge de un presente que parece no tener salida y el optimismo de ciertos futuros que prometen redimirnos. Por ello la obra parece por momentos cruda, dura, hiriente, y por momentos optimista, alegre, llena de esperanza.

El libro está cruzado por un conjunto de problemas abiertos a la reflexión. Se trata de un texto que invita a debatir. Se puede estar de acuerdo o no con sus autores, esto no es lo importante. Lo realmente relevante es que la obra cumple su función como espacio de diálogo y conversación, pues alienta a su contraparte, al lector, a asumir un papel activo al tener que lidiar con los argumentos y las dudas e inquietudes que va dejando la lectura a su paso. Al final, este lector confrontado tendrá que cuestionarse, desde tales ideas, el mundo en el que vive y se desenvuelve como persona y como universitario, y reflexionar sobre sus futuros.

Eduardo Ibarra Colado: Universitas calamitas: “Por mis competencias hablará el mercado” (Segunda y última parte)

(Parte I)

En la primera parte de esta entrega establecí algunos de los rasgos más significativos del contexto que ha dado lugar a la “Universitas calamitas”, esa institución que, incubada por las reformas universitarias de mentalidad neoliberal, actúa contra sí misma provocando su empobrecimiento y autodestrucción. Ahora quisiera comentar algunas de las paradojas y consecuencias de este proceso, con la intención de animar la reflexión y el debate sobre lo que sucede en los espacios universitarios que compartimos y que estamos llamados a defender. Comencemos por las paradojas.

Los procesos de reforma universitaria en curso, desde Bolonia y Tuning hasta las políticas que han implicado recortes presupuestales e incremento de cuotas, y las que intentan profundizar la privatización de la educación y el conocimiento, hacen todo lo contrario de lo que afirman. Se señala con insistencia que estas iniciativas permitirán transformar a la universidad para que esté en capacidad de afrontar los retos de la “sociedad del conocimiento”, haciendo de ella una institución activa, flexible, adaptable, innovadora y sustentable. Con ello se modifica su razón de ser, pues en adelante la nueva universidad deberá centrarse, ya no en el cultivo del conocimiento como aspiración suprema en la formación del ser humano, sino en la atención de las demandas que le planteen empresas, organismos y diversos sectores de la sociedad que requieran de sus “servicios”. Esta nueva universidad es concebida como una organización post-burocrática que sustentará su éxito en la creatividad y la innovación, y en el trabajo en equipo que produce sinergia.

Este planteamiento encierra una gran paradoja, pues invoca lo nuevo para implantar lo viejo. Si logramos desprendernos de los juegos retóricos que acompañan y legitiman los procesos de reforma en curso y ponemos más atención a lo que sucede realmente, nos percataremos de inmediato que las cosas son muy distintas: las reformas son la nítida negación de lo que tanto se exalta y afirma en documentos y discursos que anuncian el nacimiento de la “nueva universidad del siglo XXI”, esa que se proyecta como emprendedora, creativa, fluida y de “clase mundial”.

Es necesario enfatizar que las reformas desde las que se impulsa esta ficción, remiten a uno de los principios básicos de la burocracia. Me refiero a la estandarización, que funcionó como sustento y base de la industrialización de los Estados Unidos desde finales del siglo XIX, esa que se perfeccionó gracias al estudio de tiempos y movimientos de Frederick W. Taylor y los esposos Frank y Lillian Gilbreth y a la introducción de la línea de montaje que permitió a Henry Ford fabricar poco más de 15 millones de automóviles Modelo T.

Efectivamente, la “nueva universidad” que se invoca con las conjuras de las reformas en curso, es en este sentido una universidad “muy pero muy vieja”, pues intenta imitar y parecerse a esas fábricas industriales que encontraron en el control y la estandarización la necesaria combinación entre eficacia política y eficiencia económica –entre disciplina y productividad– para contener la resistencia en el trabajo hacia dentro y para derrotar a los competidores y cautivar a los clientes hacia fuera.  Este modelo de organización sustentado en la división y descalificación del trabajo, hizo realidad la producción en masa de cuanto producto nos imaginemos, y se prepara hoy, desde las “fábricas del saber”, para producir ahora a cientos de miles de competentes “trabajadores de conocimiento” estandarizados e intercambiables.

Esta es una historia centenaria. La traducción y traslado del one best way tayloriano del mundo industrial a la universidad fue operada desde la primera década del siglo pasado por la renombrada Fundación Carnegie para el avance de la enseñanza, institución filantrópica encargada de distribuir entre las universidades, sobre una base competitiva, los recursos provenientes de las donaciones de las grandes corporaciones empresariales. Desde esa época se diseñaron diversos estándares educativos que debían cumplir las instituciones, para estar en condiciones de competir por los fondos disponibles. Este modelo precozmente introducido en los Estados Unidos, se ha esparcido y generalizado en las últimas décadas entre las instituciones universitarias de la mayoría de los países del planeta, dando lugar a una verdadera pandemia provocada por las plagas de la evaluación, la acreditación y los rankings que pululan por doquier.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antóm Fente Parada: O fim da I Globalizaçom

Antóm Fente Parada: O fim da I Globalizaçom

"Tenhamos muito cuidado em Europa: ninguém nos vai avisar quando chegue o fascismo nem serquer se vai apresentar -seria absurdo- com esse nome. Tenhamos cuidado: nom vamos reconhecer o nazismo quando regresse porque falará de novo, como entom, de paz e civilizaçom, de valores e normalidade".
Santiago Alba Rico

Senhores, não estejam tão contentes com a derrota [de Hitler]. Porque embora o mundo se tenha posto de pé e teha detido ao Bastardo, a Puta que o pariu anda quente novamente. 6/5/1945
Bertolt Bercht refirindo-se ao capitalismo como causa do fascismo.

Dizia Karl Marx, recentemente até invocado agora por importantes banqueiros,  no XVII Brumário de Luís Bonaparte que a história repete-se umha vez como tragédia e outra vez como farsa. A globalizaçom nom é nem muito menos um fenómeno novo, dando-se a primeria durante a hegemonia no sistema-mundo capitalista do Império británico. Foi a era do capital (para Hobsbawn entre 1848-1870) e o tempo do laissez-faire também avalado entom pola crise de 1870, mas cuja ortodoxia se manteve até o crack de 1929 e conduziu a duas guerras mundiais. Na segunda globalizaçom as crises análogas fôrom a Guerra do Vietnam que marcou a crise-sinal da hegemonia dos EUA e a crise de 2008, comparável em este sentido com a de 1929.

Após as guerras napoleónicas também se produzira umha concentraçom sem precedentes até entom de recursos sistémicos, financeiros e militares em maos de apenas um Estado, o Império británico. Este empregou três mecanismos que teriam também presença destacada na hegemonia norte-americana após 1945: repressom , reforma e debilitamento do poder dos grupos subalternos mediante processos de expansom económica a escala mundial, ou seja "globalizando" (globalizaçom é um eufemismo de imperialismo) com o laissez-faire que beneficia aos que na situaçom de partida estám em melhores condiçons para competir (no entanto o peso da "reforma" é infinitamente superior no caso da hegemonia norte-americana). Se a imagem da Sociedade de Naçons era o estado policial do XIX o da ONU era o estado do bem-estar do XX.

A partir de 1917 irrompe a URSS, um desafio revolucionário que inçará esperanzas nas classes trabalhadoras por toda a parte. Este desafio somado à experiência da Grande Depresom de 1929 e do fascismo convenceu os grupos dominantes das principais potencias imperiais da necessidade de reformar o sistema-mundo capitalista da I globalizaçom. Existia um consenso amplo de que a economía e a política do laissez-faire contribuíran para o caos social e político do período 1914-1945 e portanto as liçons do New Deal eram aplicáveis por toda a parte.

Eduardo Ibarra Colado: Universitas calamitas: “Por mis competencias hablará el mercado” (Primera parte)

Basta seguir las noticias que dan cuenta de los conflictos sociales que han protagonizado recientemente los jóvenes indignados en España o los indignados jóvenes universitarios en muy diversos países del mundo, para darnos cuenta de la esencia destructiva de las reformas en curso. Se trata de la aparición de la “Universitas calamitas”, institución “neo-liberalizada” de su pasado ilustrado, pues su transformación implica pérdida, daño, empobrecimiento, precariedad y desastre. Esta depredación institucional, pues es efectuada con la complicidad de los funcionarios universitarios contra la universidad misma, se enfrenta a una creciente resistencia social de la que abundan los ejemplos:

- Encabeza la lista el destacado movimiento estudiantil en Chile, que ha sabido defender el carácter público de la universidad y el conocimiento, frente a las intenciones del gobierno de Piñeira para profundizar la privatización y mercantilización de la educación (brotes similares se aprecian ya en Colombia, Brasil, Honduras y Paraguay);

- En países como Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, se registran fuertes protestas por los recortes presupuestales, el incremento de cuotas y el descontento de las familias debido al creciente endeudamiento que enfrentan para intentar cubrir los créditos educativos, esas nuevas “hipotecas del saber” in crescendo;

- El plan Bolonia con su “Espacio Europeo de Educación Superior” ha provocado diversas manifestaciones de rechazo, como lo muestra la férrea oposición a la reforma educativa y universitaria en España, las protestas crecientes por el desempleo, la precariedad y la inestabilidad laboral de los docentes en Portugal y de movimientos similares en Italia, Grecia, Francia y Alemania.
 
- México también es parte de este escenario. Aunque se quiera negar, están a la vista una infinidad de conflictos sumergidos –pero aflorando– por la deficiente cobertura del sistema universitario, que ha propiciado la organización de los jóvenes rechazados y excluidos a lo largo y ancho del país, pero también debido a la arbitrariedad endémica de grupos de poder que se sienten dueños de la universidad, haciendo de la legislación universitaria –siempre que conviene– letra muerta, como se aprecia, por ejemplo, en los conflictos de los últimos meses en la Universidad Juarez del Estado de Durango, las universidades de Baja California y Baja California Sur, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y en el conflicto irresuelto y agravado de nuestra UAM-Cuajimalpa.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antom Fente Parada: Líbia, umha guerra de manual

Antom Fente Parada: Líbia, umha guerra de manual

Caiu Muammar Khadaffi e Europa e os EUA falam de reconstruçom e de grandes somas de dinheiro para reflotar a economia líbia. Podemo-nos sentir fachendosos do bom fazer e obrar dos nossos dirigentes sempre atentes a exportar a "democracia" lá onde o ouro preto sai da terra. Queiramos ou nom a guerra de Líbia, sob a camuflagem de guerra incivil, configura o novo modus operandi  do imperialismo dos direitos humanos. A diferença do iraque supom umha nova forma de interferir num Estado soberano para benéficio das elites ocidentais em que o desgaste do império é menor, a sua imagem nom se resente e os benefícios correrám a regueiros.

A guerra de Líbia é a morte matada da primavera dos povos árabe. Umha dupla morte, dumha banda pom-se fim à soberania líbia mediante as dívidas contraídas com occidente, coma sempre em meio dumha guerra, e assumindo nom só a dívida do bando ganhador mas também com toda certeza as dívidas da Líbia de Khadaffi. Doutra banda, esmagará-se o nível de vida da populaçom local e provavelmente vivirá-se umha involuçom nos direitos colectivos e individuais baixo a extrema direita islámica que já impuxo a lei islámica como fundamento do direito do futuro estado "democrático".

Prolongar a guerra de Líbia era umha boa forma de nom sujar as maos directamente enquanto os impostos das populaçons dos estados occidentais (contrárias à guerra maioritariamente) pagavam os bombardeios, enquanto eles proprios som bombardeados por pacotes de mais e mais austeridade. Richard Armitage, ex-subsecretário de Estado indicou para o Iraque que a forma de conduzir a guerra da "coligaçom" fora demasiado branda. Em sua opiniom devia-se tomar nota de Alemanha e Japom após a II Guerra Mundial, quando a populaçom ficou exausta e profudamente paralisada (em estado de shock) a raíz do acontecido. Assim, umha vitória muito rápida frente às forças inimigas impediu que a gente se sinta atemorizada como nos casos aludidos e, portanto, "os EUA enfrentam-se a umha populaçom iraquiana à que o shock e a conmoçom nom lhe figérom efeito" [1].  O imperialismo dos direitos humanos, tal e como o historiador Eric Hobsbawn o tem denominado, mais umha vez actua seguindo o seu manual:

A persistência da firme linha de continuidade até o presente revela mais uma vez que os EUA parecem-se muito a qualquer estado poderoso. Perseguem os interesses estratégicos e económicos dos sectores dominantes da sua populaçom, ao som dumha fanfarria retórica sobre a sua dedicaçom aos valores mais elevados. Trata-se praticamente dum universal histórico, e é o motivo pelo que a gente sensata empresta pouca atençom às declarações de nobres intençons dos dirigentes ou os elogios de seus seguidores [2].

 A Líbia do ditador Khadaffi cumpre lembrar que era um estado com uns níveis de serviços sociais à cabeça do continente africano, com o nível educativo e a esperança de vida mais elevados de África algo que reconhecem até os que agora o pintam como inimigo público de Ocidente enquanto há dous dias se abraçavam a ele e nos diziam que era um "amigo" que combatia a Al-Qaeda [3].

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antom Fente Parada: Sobre o Frente Único e o papel do PSOE na II Restauraçom bourbónica

Antom Fente Parada: Sobre o Frente Único e o papel do PSOE na II Restauraçom bourbónica

Na imagem, 1º de maio de 1936 em Monforte de Lemos

Na imagem 1º de maio de 1936 em Monforte de Lemos.

Denominamos II Restauraçom bourbónica ao regime que se inicia em 1975, quer dizer à transiçom cozinhada desde arriba em que se instalou definitivamente a monarquia entronada polo fascismo e um sistema bipartidista a semelhança do mundo anglo-saxom que evitara o perigoso "pluralismo" partidário da II Respública e que retomara os piares que Cánovas del Castillo estabelecera para a I Restauraçom bourbónica (que também pugera fim à I República com o golpe de estado de Pavia nas Cortes): afastamento do exército da política (ainda que o seu papel no 23-f foi fundamental para o "café para todos", a legitimaçom da monarquia e a recentralizaçom e involuçom pilotada desde o binómio político-mediatico que veu ocupar o papel do caciquismo da I Restauraçom, agás no interior da Galiza onde os dous sistemas convivem-), estabelecemento do "turnismo" entre Cánovas e Sagasta ou Canalejas e Dato (hoje Felipe González e Aznar ou Zapatero e Rajoy)[1].

Pois bem, esta II Restauraçom bourbónica entrou já definitivamente num período onde até os mais elementares indícios de soberania e de democracia formal fôrom violados e onde o seu texto sagrado e legitimador, a Constituiçom de 1978 foi na prática suspendida e esfarelada: direito ao trabalho, à vivenda digna, controlo público dos sectores económicos requeridos para o interesse geral... As políticas ultraliberais abraçadas primeiro polo social-liberalismo do PSOE e logo sem rubor polo PP viram completar-se até incluir-se nos casos clássicos de shock aplicados em Chile, Argentina, Bolívia, Polínia, Rússia, etc. desde a década de setenta do passado século. 

Jean-Léon Beauvois: L'évaluation de la production scientifique

Jean-Léon Beauvois: L'évaluation de la production scientifique

Le projet scientifique occidental repose sur l’évaluation des productions par les pairs compétents en tant qu’ils représentent la communauté internationale des scientifiques. Il peut y avoir perversion de cette évaluation lorsque cette communauté se trouve réduite aux représentants d’une culture particulière, surtout. dans des disciplines idéologiquement sensibles. C’est le cas des disciplines sychologiques et notamment de la psychologie sociale. L’auteur, psychologue social, s’attache à montrer que l’évaluation des chercheurs et des équipes par l’impact factor entérine et aggrave cette perversion, cette mesure jugeant de fait l’implication (ou la cooptation) des chercheurs dans la communauté scientifique étasunienne. Cette implication conduit les chercheurs qui veulent être publiés dans les revues dites internationales (en fait étasuniennes ou d’esprit étasunien) à accepter quelques dogmes purement culturels qui sous-tendent la psychologie sociale étasunienne, et à accepter quelques conséquences des pratiques évaluatives et de publication impliquées par les mœurs et la culture étasunienne. Cette perversion est située dans le cadre géopolitique plus large de l’impérialisme.

D’un enthousiasme de jeunesse à un réalisme morose. Un bref préalable autobiographique.

Quand j’ai débuté en psychologue sociale, au début des années 70, j’étais animé par la conviction selon laquelle le concept d’une psychologie sociale européenne, concept alors très en vogue bien que conflictuel (dites un peu : qui représentait le mieux cette psychologie sociale européenne ?), ne pouvait se déployer que dans le cadre lâche de la conversation entre amis, et encore à l’heure tardive de la mirabelle. Mes attendus épistémologiques, quelque peu scientistes (sans doute crispés depuis les critiques insanes faites à notre discipline par des incompétents en 1968), me portaient plutôt vers l’idée qu’il ne pouvait exister qu’une seule psychologie sociale scientifique. Et, Bachelardien, non continuïste donc, je ne pouvais concevoir celle-ci que dans la rupture aussi bien d’avec le sens commun que d’avec les discours quotidiens (et politiquement utiles) sur les enjeux sociaux. Scientifique, donc, par définition internationale, internationale précisément parce qu’elle se dégageait du relativisme des sens communs et des idéologies, qu’elle soit pratiquée à Marseille, à Dolmos, à Bombay ou à Los Angeles. J’étais alors profondément convaincu que la pratique rigoureuse et raisonnable de l’articulation théorique et celle, tout aussi rigoureuse et raisonnable, de la méthodologie des sciences expérimentales suffiraient tôt ou tard à produire les ruptures épistémologiques nécessaires et qu’il ne fallait surtout pas attendre celles-ci d’un simple désir volontariste de rompre en faisant « autre chose » ou une autre psychologie sociale. Avec mon ami Rodolphe Ghiglione, nous pensions entrevoir de telles ruptures dans certains modèles de la performance de groupe (voir Ghiglione et Beauvois, 1972 [1]). Je voulais me former, et me former auprès de maîtres ayant surtout un long passé avéré de recherches expérimentales, qu’ils soient européens, français ou américains. J’avais d’ailleurs en vue de partir en 1972 faire un Ph-D avec Rodolphe à l’U.C.L.A. où Harold Kelley nous attendait. Ce Ph-D aurait dû s’insérer dans notre thèse d’État française conduite en commun sous la direction de Serge Moscovici (thèse reprise dans Beauvois et Ghiglione, 1981). Ce projet a capoté, le financement que nous pensions acquis nous ayant été finalement, deux mois avant notre départ, refusé. J’ignore tout des chercheurs que nous serions devenus, Rodolphe et moi, s’il avait abouti. Si nous avions effectivement engagé le travail prévu sur les processus d’influence et sur l’importance du « discours d’influence » sous la responsabilité de Kelley. Toujours est-il que, notre thèse française quasiment achevée, mes préoccupations m’ont alors porté, dans un état réel d’enthousiasme, vers une théorie américaine (certains disaient même alors : « typiquement » américaine), la théorie de la dissonance cognitive, et que c’est sur cette théorie que j’ai lancé mon premier thésard (Robert-Vincent Joule a soutenu sa thèse de 3ème cycle en 1979). Simplement parce que, telle qu’elle avait été posée par Festinger, la théorie de la dissonance me semblait répondre aux exigences épistémologiques d’une théorie scientifique en psychologie sociale, et parce que, pour le coup, la lecture que nous en faisions conduisait à des raisonnements contre-intuitifs et rompait d’avec notre sens commun (Beauvois, Ghiglione et Joule, 1976 ; Beauvois et Joule, 1981). C’est dans le même esprit et avec les mêmes attentes que je me lançais, début des années 80 dans l’étude de la littérature américaine traitant de psychologie « naïve » (théories de l’attribution, théories implicites de la personnalité ; Beauvois, 1982, 1984). Mes références alors étaient presque exclusivement étasuniennes (Festinger, Kiesler, puis Kelley, Hamilton, Shweder, Bourne, Rosenberg…)

Imaxe de O Garcia do Outeiro

PSOE e CiU recorrem mais uma vez ao garrote vil sobre a classe operária e aprovam aumento da idade de reforma até os 67 anos

Antom Fente Parada: PSOE e CiU recorrem mais uma vez ao garrote vil sobre a classe operária e aprovam aumento da idade de reforma até os 67 anos

O Congresso dos Deputados do Reino de Espanha aprovou, também com o voto do "esquerdista" Rubalcaba,  a reforma das aposentadorias que elava a idade de reforma até os 67 anos. 

O Governo alcançou um acordo com o partido de direita catalão CiU. A Câmara baixa deu o seu visto bom após aceitar quarenta emendas do Senado à "Lei de Actualización y modernización del sistema de Seguridad Social", que entrará em vigor em 2013 e fixa os 67 anos para reformar-se com uma cotização de 37 anos e mantém os 65 anos atuais apenas para as pessoas que cotizaram 38 anos e 6 meses. 

Num contexto de precariedade os 65 anos mantenhem-se apenas para aquelas pessoas que, paradoxalmente, têm empregos estáveis e bons, por exemplo empresários, ou seja, os que menos precisariam reformar-se aos 65 anos. Num contexto de emprego submergido que chega ao 8% do PIB, com precariedade,com o PP ameaçando com novas reformas laborais… quem é que vai cotizar 37 anos? Com um desemprego superior ao 20% e um atroz desemprego juvenil superior a 40% e umha precariedade laboral de 33% a reforma não vai encaminhada a assegurar a Segurança Social, mas a promocionar os fundos de pensões privados, para maior glória da banca. 

Por se for pouco, e como o antigo dirigente de Die Linke em Alemanha advertia (Oskar Lafontaine), as aposentadorias reduziram-se muito porque os anos que se terão em conta para calcular a quantia da aposentadoria passam dos 15 atuais para 25. Isto traduzido à prática quer dizer que as aposentadorias se reduzirão 20% ao ampliar o cômputo a 25 anos e a idade de retiro a 67 anos. Se temos em conta que as aposentadorias da Galiza são as mais baixas do Estado espanhol com diferença o panorama não pode ser mais desolador para o futuro de milhares e milhares de galegos.

A nova reforma, como todas as realizadas no eido do trabalho, é mais uma volta de porca do poder justificada "por el bien de todos" e baseada nos mesmos argumentos falaces de sempre (aqui e aqui). Assistimos assim, infelizmente com pouca contestação social, a mais uma reforma, a sexta do sistema de pensões e a oitava da Segurança Social, que exigirá para as reformas antecipadas aos 63 anos 33 anos cotizados… Um sumandum dificilmente camuflável com a inclusão dos empregados do fogar no Regime Geral da Segurança Social a partir do 1 de janeiro de 2012 ou com obrigar às empresas de mais de 500 trabalhadores que obtenham benefícios (com o doado que é manipular a contabilidade) e iniciem um ERE  a  assumir o pago do subsídio por desemprego dos despedimentos..

Em resumo, outra labaçada na cara da classe trabalhadora, nesta não luta, mas malheira de classes.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

A ortodoxia ultraliberal conduze ao Reino de Espanha ao abismo

O quadro do começo é de Antoine Wiertz (1806-1865), pintor e escultor romântico belga que anúncio o simbolismo e o surrealismo tão influentes na arte belga, e intitula-se "O suicídio" sendo de 1854.

Não é a primeira vez que infelizmente temos que falar aqui do FMI e demais instituições de gobernança global que conduzem para um comareiro preto e afiado a Eurolândia. Faz aproximadamente um mês que no nosso trabalho fim de máster chamávamos a atenção sobre a possibilidade de que Itália e Bélgica fossem também alvos dos "mercados". Ontem no tocante a Itália a nossa diagnose tornou-se certeira e a aplicação de "austeridade" só fará constringir  o crescimento económico e com isso a possibilidade de pago da dívida o que só fará retro-alimentar essa maravilhosa "austeridade" que nos empurrou para um dividocracia.

Distribuir contido