Silvia Ribeiro: Walmartización y control /I

Silvia Ribeiro: Walmartización y control /I

Por primera vez en la historia, marcando el comienzo del siglo XXI la empresa más grande del mundo no fue una petrolera ni un fabricante de automóviles, sino Wal-Mart, una cadena de supermercados. Su valor simbólico es tan pesante como la realidad que constituye: es el ''triunfo'' de lo anónimo por excelencia; la sustitución de las relaciones personales cotidianas en los actos más comunes a todos, como alimentarnos, proveernos de artículos domésticos, herramientas y hasta medicinas, por relaciones estandarizadas y mercantiles, en las que cada vez sabemos menos cómo, quién, dónde ni en qué condiciones produce lo que compramos. Teóricamente todo se puede comprar bajo el mismo techo, y además "más barato", aunque esto no sea más que una ilusión individual, que en realidad nos puede costar muy cara. Comprar hoy en Wal-Mart puede significar perder el trabajo propio o de alguien de la familia o comunidad más adelante. (Sigue)

La Jornada, 20/12/04