Pablo Gentili: ¿La maldicion divina? Las complejas relaciones entre los hombres de negócios y las políticas educativas (PDF)

Pablo Gentili: ¿La maldicion divina? Las complejas relaciones entre los hombres de negócios y las políticas educativas

La teoría del capital humano ha resistido con sorprendente vitalidad al desmoronamiento de algunas de las condiciones políticas y económicas que contextualizaron su origen hacia mediados de los años 50: la existencia de un Welfare State que incrementaba progresivamente el gasto público social; la posibilidad (téorica y política) de avanzar hacia el pleno empleo; la necesidad de ajustar la oferta educativa a una demanda de cualificaciones relativamente estable; y la confianza ilimitada en que los sectores empresariales sabrían reconocer el valor económico de una sociedad educada (como prerrequicito para ampliar la masa potencial de consumidores), lo cual los llevaría a comprometerse cada vez más con la expansión de la educación pública. La crisis fiscal sometió al Estado de Bienestar a un profundo cuestionamiento; los estados populistas del Tercer Mundo se desintegraron; la posibilidad del pleno empleo dejó lugar a la realidad del desempleo estructural; se demostró convincentemente la incapacidad del sistema educativo para responder con flexibilidad y rapidez a las demandas de cualificaciones de aquellas unidades productivas en proceso de reconversión tecnológica; y, para mal de males, los hombres de negocios se mostraron tan poco interesados en la expansión de la escuela pública como en promover la distribución de renta o apoyar la reforma agraria. Sin embargo, la teoría del capital humano consiguió superar ilesa el vendaval. Sus principales intelectuales continuaron realizando estudios empíricos y aportando modelos económicos que reforzaban los presupuestos de la teoría, más allá de las profundas transformaciones derivadas de la crisis del fordismo. Dichas transformaciones, lejos de cuestionar la validez de esta teoría tendieron a fortalecerla. Inclusive, muchos de los intelectuales que en el pasado la habían cuestionado duramente, desencantados con los paradigmas críticos, se sumaron a ella. La crisis del capitalismo de fin de siglo, más que condenarla al olvido, le brindó nuevo impulso. (Sigue)

Trbalho e Eucação