Focus on the Global South: Nueva ley de patentes iraquí: guerra a la agricultura

Focus on the Global South: Nueva ley de patentes iraquí: guerra a la agricultura

Cuando el administrador -prefecto- Paul Bremer dejó Bagdad después de la “transferencia de soberanía” en junio de 2004, dejó también como legado los 100 decretos-ley que promulgó como jefe de la ocupación en Iraq. Entre ellas, destaca la número 81 sobre patentes, diseño industrial, información confidencial, circuitos integrados y variedades de plantas1. Este vital componente entre los que modifican la economía del país invadido, es también el “modelo” que se quiere imponer para la agricultura mundial. La ofensiva de las corporaciones trasnacionales, obviamente, no se detendrá en Iraq.

Durante generaciones, los agricultores iraquíes obtenían las semillas necesarias para su actividad sin regulaciones de ninguna especie. Las semillas conservadas en las granjas y la libertad del intercambio de material vegetal entre las comunidades campesinas ha sido por largo tiempo la base de la práctica agrícola.

Esa costumbre ahora es ilegal. Sólo se les autoriza plantar variedades “protegidas” (patentadas) traídas a Iraq por corporaciones transnacionales –en nombre de la reconstrucción de la agricultura-, que son de su propiedad. En contraste con la antigua legislación iraquí, que prohibía la propiedad privada sobre los recursos biológicos, la nueva ley de patentes impuesta por Estados Unidos puso en marcha un monopolio sobre las semillas, que modificó la antigua ley de patentes con un capítulo nuevo, llamado Protección de Variedades de Plantas (PVP). (Sigue)

Memoria, nº 192, febreiro 2005