México: Tres rectores llaman a defender las humanidades

México: Tres rectores llaman a defender las humanidades

Los rectores de la UAM, UIA y UNAM, Luis Mier y Terán, José Morales Orozco y Juan Ramón de la Fuente, respectivamente, advirtieron del riesgo que implica hacer de las universidades instancias subordinadas a las exigencias del mercado; del peligro de desaparecer las humanidades y ciencias sociales, en detrimento de la formación integral, y de dejarse integrar pasivamente al mundo en vez de buscar transformarlo.

Durante la conclusión del Coloquio La Universidad en México Hoy y Mañana, José Morales Orozco, rector de la Universidad Iberoamericana (UIA), afirmó que la competencia de un mercado donde han proliferado las instituciones de educación superior nacionales e internacionales y considerar a la educación a veces más como medio de lucro que como bien público, así como las presiones del sector productivo en un contexto de competencia mundial, “pueden convertirse en serias amenazas para la libertad y aun la supervivencia de las universidades”.

Dijo que hacer del mercado y del interés económico el motor único de la sociedad, como comienza a suceder en la actual globalización, que margina a toda ética, “es antihumano y sus resultados están a la vista, sin negar sus profundos bienes”, por lo cual llamó a acompañar los avances científicos y tecnológicos con el rescate de los valores.

Morales Orozco invitó a fortalecer las ciencias sociales y las humanidades, pues, aseguró, “estamos ante las puertas y la tentación del consumismo como fuente del placer.

“La universidad debe acoger de manera crítica los elementos valiosos que aporta el mundo globalizado y también su cultura, pero no puede hipotecar su identidad, ni perder su libertad de palabra y cuestionamiento. No puede transformarse simplemente en una empresa, ni hacer de la lógica empresarial su norma de acción”, señaló.
Juan Ramón de la Fuente manifestó que uno de los efectos negativos de la globalización es la proliferación de “universidades patito, donde muchas veces la idea de la academia no parece tener la menor importancia y su responsabilidad social ha quedado totalmente subordinada al principio de lucro mayor”.

Agregó que esa visión ideológica del simple interés monetario en atención a las demandas del mercado tiene graves efectos en algunas disciplinas fundamentales en el contexto de la universidad y del desarrollo del país: las humanidades y las ciencias sociales y las artes.

De la Fuente calificó como un error que debido a esta falsa apreciación algunas universidades mexicanas hayan decidido cerrar carreras en dichas áreas, para quedarse con ciertos programas cuyos egresados tendrían aparentemente una mayor posibilidad de insertarse en la economía en boga. “El problema es complejo; ninguna institución de educación superior que se presuma completa puede hacer a un lado esas disciplinas”.

Luis Mier y Terán sostuvo que la desigualdad económica, política y cultural del país, que se traduce en estrechas oportunidades vitales de salud y educación para la mayor parte de la gente, presenta dos Méxicos: uno “comunicado al orden económico global, y otro reducido a mercados regionales y locales; uno liberal y democrático y otro jerárquico y clientelar; uno con niveles de educación mínimos e incluso nulos, y otro muy reducido de gran nivel educativo. (Sigue)

La Crónica de Hoy, 18/03/05