Patentes de software: sólo unos pocos juegan al euromillón

Patentes de software: sólo unos pocos juegan al euromillón

En febrero de 2002, la Dirección General para el Mercado Interno de la Comisión Europea publicó su propuesta de Directiva Europea sobre la patentabilidad del software. Esta propuesta, a pesar de que la explicación oficial parece indicar lo contrario, propone la admisión de las patentes sobre programas, como puedes ver el análisis detallado realizado por FFII. En él se muestra como, por ejemplo, la Comisión usa un informe de la BSA para justificar la directiva, aunque ese informe no incluye ningún argumento relacionado con las patentes, o cómo se han ignorado informes realizados en Francia y Alemania que muestran el impacto negativo de las patentes de software sobre la innovación. La directiva permite patentar "programas producto". Esto supone de facto patentar técnicas innovadoras que se implementen con software, incluyendo métodos de negocio.

Curiosamente, una semana antes de la publicación de la propuesta de directiva se filtró a Eurolinux una versión de la misma aparentemente redactada por un empleado de la BSA (ver "Collusion Discovered between BSA and European Commission", donde también se analiza la directiva). Ya en ese momento, Eurolinux advirtió del problema con la nota "European Commission will propose to replace clear limits on patentability with empty words".

Trámite que sigue la propuesta de directiva

La propuesta de directiva sobre patentabilidad del software está actualmente en proceso de codecisión. Para ser aprobada han de darle su apoyo tanto el Parlamento Europeo (compuesto por los europarlamentarios que elegimos cada cuatro años) como el Consejo de Ministros de la Unión Europa.

Los eventos más relevantes relacionados con el proceso de codecisión sobre esta propuesta de directiva son (puede consultarse una versión mucho más detallada en el sitio de Caliu, en catalán o en inglés):

  • Los ministros de Industria y Energía de los Veinticinco el 25 de marzo del 2005 ratificaron sin debate el acuerdo político alcanzado en mayo de 2004 sobre la controvertida directiva de patentes de 'software', defendida por grandes compañías como Microsoft o Nokia y rechazada por las asociaciones que promueven el 'software' libre. Sin embargo, la presidencia luxemburguesa de la Unión Europea se ha comprometido a revisar el texto durante la segunda lectura en el Parlamento Europeo para tener en cuenta "las preocupaciones de empresas y consumidores". España fue el único país que votó en contra del compromiso, mientras que Austria, Italia y Bélgica se abstuvieron. Otros siete países, a pesar de votar 'sí' a la directiva porque estaban vinculados por el acuerdo político de mayo de 2004, hicieron declaraciones públicas en las que expresaban sus dudas respecto a la patente de 'software'. Fue el caso de Hungría, Letonia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Dinamarca y Chipre. La presidencia luxemburguesa remitirá la directiva de patentes de 'software' a la Eurocámara para que se inicie de inmediato la segunda lectura.

  • La Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo pide el reinicio del trámite de la directiva, 17 de febrero de 2005. La Conferencia de Presidentes (similar a la Junta de Portavoces del Congreso español) del Parlamento Europeo acuerda por unanimidad pedir a la Comisión una nueva propuesta de directiva sobre la patentabilidad del software, como acordó unos días antes la Comisión de Asuntos Jurídicos. Más información.

  • Postura del gobierno de Polonia, 10 de febrero de 2005. Nueve meses después del debate en el Consejo, la decisión que se votó entonces aún no ha sido aprobada formalmente, debido a la gran oposición política que ha levantado en varios países. El gobierno polaco ha hecho pública su posición al respecto (documento en el sitio del Consejo), muy claramente crítica con la propuesta de la Comisión y la postura común adoptada, preliminarmente, el 18 de mayo de 2004.

  • El Senado español se opone unánimemente a la directiva de patentes de software, 8 de febrero de 2005. Más información en la nota informativa. Se inicia una campaña de agradecimiento, para recoger firmas dando las gracias a los senadores por su preocupación y decisión política en este asunto (puedes aportar tu firma en el sitio Gracias Senado).

  • La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo pide que la Comisión le envíe otra versión de la directiva, enero de 2005.

  • Debate en el Consejo de Competitividad, 18 de mayo de 2004. El Consejo Europeo, en reunión del Consejo de Competitividad, ha debatido la propuesta de la Comisión sobre la directiva de patenteabilidad del software. Después de una discusión un tanto extraña (ver nota informativa), ha aprobado una postura común incluso más radical que la propuesta por la Comisión (ver detalles en nota informativa). En esa reunión España se opuso, votando negativamente, y otros países (Italia, Bélgica y Austria) se opusieron, no llegando a la minoría de bloqueo. Hay varios análisis de la supuesta postura común del Consejo, entre ellos es destacable el informe de Philippe Aigrain .

  • Votación en el plenario del Parlamento Europeo, 9 de septiembre de 2003. El Parlamento Europeo aprobó un gran número de enmiendas a la directiva, hasta el punto de que la versión resultante supondría, caso de entrar en vigor, que las patentes de software no serían posibles en la Unión Europea (detalles en nota informativa). Con esta acción el Parlamento termina el proceso de "primera lectura" de la propuesta de directiva. Aún se tiene que pronunciar el Consejo al respecto para terminar completamente este proceso. Si decide lo mismo que el Parlamento, esa será la directiva que entrará en vigor. Si no, se pasa a "segunda lectura".

  • Se pretende que la aprobación final del Parlamento Europeo para el texto de la propuesta de directiva sea efectiva en una sesión plenaria del Europarlamento que estaba prevista para el 1 de septiembre, pero después de la campaña del 27 de agosto ha quedado postpuesta (por ahora) para finales de septiembre. En esta votación en plenario, normalmente tiene mucho peso el informe realizado en comisión (en este caso, el informe de JURI, ver más abajo).

  • Elaboración de informe por parte de la comisión JURI (Asuntos Jurídicos y Mercado Interior, normalmente mencionada como "Justicia") del Parlamento Europeo. La ponente sobre el tema, Arlene McCarthy, de Gran Bretaña, consiguió que se aprobase la mayor parte de su informe. Este informe es completamente favorable a la propuesta de directiva, y sólo propone cambios que podríamos llamar "cosméticos". Ya se han propuesto enmiendas a esta propuesta de informe. La primera discusión sobre las enmiendas tuvo lugar el 28 de abril de 2003, y la votación en JURI fue durante junio.

  • Discusiones en comisión CULT (Cultura) e ITRE (Industria) del Parlamento Europeo. Son discusiones previas a la elaboración del informe final en la comisión JURI (que al menos en teoría tendría que tenerlas en cuenta). En ambos casos los informes aprobados en las comisiones han introducido bastantes enmiendas en la línea de evitar la introducción de las patentes de programación en Europa. Pero lo dicho en estas comisiones es sólo información que JURI puede o no tener en cuenta a la hora de elaborar su informe.

  • Consejo de la Competencia, 14-15 de noviembre de 2002. Esta reunión fijó la posición preliminar del Consejo de Ministros de la Unión Europea al respecto, de una forma muy favorable a la actual propuesta de directiva. El gobierno español puso una reserva de estudio (indicando que necesita más tiempo para estudiar las implicaciones de la propuesta).

  • La comisión JURI organizó una audiencia sobre la propuesta de directiva el 7 de noviembre de 2002. Las primeras listas de invitados que se filtraron incluían sólo representantes de las opiniones pro-patentabilidad del software: miembros de la Oficina Europea de Patentes (EPO), y representantes de lobbys como EUNICE y Bitkom. Este comportamiento asombró a algunos parlamentarios, que se preguntaron por qué no fueron invitados miembros de Eurolinux y otras organziaciones por la libertad de innovación en software. Las últimas versiones de la lista a las que hemos tenido acceso incluyen a Hartmut Pilch, de FFII/Eurolinux, y en algunos casos algunos nombre más que podrían hablar de los problemas que plantea la patentabilidad del software.

Propuestas de enmiendas a la directiva

En el proceso de discusión de la directiva, se están proponiendo varios grupos de enmiendas. Por ahora, las más representativas son:

  • Propuesta de informe y conjunto de enmiendas de Arlene McCarthy en la comsión JURI, muy favorable a la propuesta de directiva. Varios eurodiputados han propuesto por su cuenta enmiendas a la propuesta de informe de McCarthy. Entre ellas se encuentran algunas muy razonables, similares a las ya presentadas en ITRE y CULT. Puede verse más detalle en los comentarios de FFII al respecto.

  • Informe final de la comisión ITRE (Industria), aceptado en votación el 20 de febrero de 2003, por 30 votos frente a 21. El informe final incluye muchas de las enmiendas que mejoran el informe original de Elly Plooij-van Gorsel, en el sentido de evitar las patentes de programacion. También puede verse el informe y conjunto de enmiendas propuesto por Elly Plooij-van Gorsel (grupo liberal), que fue la ponente en ITRE. Entre otros interesantes razonamientos, explica cómo los programas de ordenador son información pura, no productos industriales, y por ello deberían quedar fuera del ámbito de la patentabilidad. Propone un conjunto de enmiendas que van claramente en la línea de evitar las patentes de programación. Para más detalles, pueden consultarse los comentarios de FFII al respecto.

  • Informe finalde la comisión CULT (Cultura), aprobado el 21 de enero de 2003, por 16 votos a favor, 13 en contra y una abstencion. En general, incluye muchas enmiendas en la línea de continuar con la situación actual en la que no tenemos patentes de porgramación, y coincido mucho con la propuesta de informe del ponente. Puede consultarse también esa propuesta de informe y conjunto de enmiendas de Michel Rocard (grupo socialista), ponente en CULT, y el análisis de FFII de esta propuesta de enmiendas. Este conjunto de enmiendas está diseñado para proteger la libertad creativa de los programadores. Entre otros aspectos interesantes, propone una modificación al artículo 2.b, definiendo "contribución técnica" de una forma consistente con la práctica habitual hasta ahora en el mundo de las patentes, que deja claramente a los programas de ordenador fuera de su ámbito.

Diez razones para oponerse a las patentes de software

1.- Gran parte de las patentes concedidas hasta la fecha son obvias.

El uso de XOR (una de las operaciones básicas de los ordenadores) para pintar y despintar un cursor en una pantalla está protegido por una patente. Es el equivalente de patentar la suma para calcular presupuestos, y uno se pregunta en qué estaría pesnsando el examinador en cuestión cuando aceptó esta patente. No hay ninguna razón para pensar que las Oficinas de Patentes vayan a mejorar sus prácticas, y menos después de salirse con la suya y eliminar todas las restricciones a la patentabilidad. Son organizaciones cerradas, con muy poca transparencia pública, y representan un grupo de interés privado con mucha influencia.

2.- Las patentes de 'métodos de negocio' registran prácticas sociales habituales

El cambio en la legislación no sólo afectaría al software: también permitiría la patentabilidad de 'métodos de negocio' y 'métodos educativos'. Parece que basta con tomar cualquier idea exterior y añadir 'en Internet' para que algo sea patentable. Como ejemplo pondremos la subasta inversa, que lleva siglos practicándose en las lonjas gallegas: el subastador canta pujas en orden descendiente: "1000, 950, 900, 850, 800..." y la subasta se adjudica en cuanto la primera persona puja. Pues bien, la empresa Priceline.com ha sustituido las bandejas de pescado por los billetes de avión, y escrito detrás de esta descripción "en Internet", y ha conseguido la patente. Os recordamos que una patente es un monopolio, lo que quiere decir que si alguien más quiere usar la subasta inversa en Internet, tiene que pagar a Priceline o arriesgarse a una demanda.

3.-Es imposible implementar un sistema que no produzca malas patentes

Los examinadores de patentes tienen demasiado trabajo, y poco tiempo para buscar lo que se denomina 'arte previo'. Una patente no sólo tiene que ser 'no obvia', sino también novedosa; el 'arte previo' son ejemplos anteriores del invento propuesto para patente. Se decía de Von Neumann, el gran matemático húngaro cuya contribución en el proyecto Manhattan y con la NASA dio a los Estados Unidos la bomba atómica y el viaje a la Luna, que era la única persona viva que tenía conocimiento de todas las ramas de la matemática. En la actualidad es posible que sólo Donald Knuth, autor de "The Art of Computer Programming" y apodado cariñosamente "Dios" en círculos de programadores, tenga todos los conocimientos para saber si un algoritmo o programa es novedoso o no.

Si a esto le unimos que las patentes no incluyen las palabras "algoritmo, software, programa", sino que cada patentador usa un subterfugio distinto para colar su patente por los agujeros de la Oficina de Patentes, está claro que las malas patentes están aseguradas. Este segundo inconveniente es el único que sería resuelto si se permitiera el registro de algoritmos, pero aún quedaría el primero. Por último, los examinadores de patentes tienen un incentivo para aprobar las patentes, no para rechazarlas. Y su control de productividad les obliga a examinar un número mínimo de patentes al año, lo que hace que no le puedan dedicar bastante tiempo a cada una de ellas.

4.- Las patentes de software suponen un peligro para la pequeña empresa

Las pequeñas y medianas empresas no tienen un departamento legal adecuadamente dotado para registrar patentes, comprar licencias, entrar en litigio cuando una patente sea inválida o la infrinjan inadvertidamente, ni para investigar en las bases de datos de patentes antes de realizar un proyecto. Esto es especialmente dañino en el caso del software, donde el coste de entrada es lo bastante bajo para que una sóla persona con su ordenador pueda contribuir al progreso de la industria. En el caso de la fabricación de objetos físicos, las realidades de la producción en cadena hace que el coste de entrada en una industria sea más alto, con lo que el coste de una patente se diluye más entre el coste de investigación, desarrollo y posterior producción.

5.- Las patentes de software atentan contra la competencia

El hecho de que muchas patentes de software declaren el monopolio de prácticas sociales habituales o soluciones técnicas obvias permite que los propietarios de las patentes las usen de forma agresiva, como arma en la lucha por el mercado. Es el caso del 'Amazon, quien hasta la fecha sólo ha usado la patente para atacar a su más directo competidor, Barnes & Noble. Hay que hacer notar que el 'One-click buying' es un uso obvio de las galletitas o 'cookies' (sistema por el que los servidores de Internet 'recuerdan' si un usuario ha estado antes allí, almacenan datos de sesión, etc.). Si alguien podría haber registrado esa patente, debería haber sido el inventor de las 'cookies', puesto que se inventaron precisamente para permitir el 'One-click buying', el registro automático sin tener que introducir el nombre de usuario y la contraseña, etcétera.

Y otro de los lados por los que se dificulta la competencia es en el punto económico. Si eres empresario, te vamos a dar algo en qué pensar mientras los Eurodiputados discuten con los Eurofuncionarios y la EPO si se aprueban o no las patentes de software. Pregúntale a tu Director Técnico si está usando código patentado, y cuánto tiempo y dinero le costaría comprobarlo en ese caso. Puede que tenga revisar todo su código y compararlo con las bases de datos de patentes en Estados Unidos, y eso lleva tiempo.

El infractor también puede ser uno de sus proveedores; llámalos y pregúntales en cuánto afectarían las patentes de software al precio de sus licencias. Cuando llames a tu Director Financiero para contárselo, aprovecha para preguntarle cuánto presupuesto tiene para comprar licencias de patentes y cuánto para litigios sobre patentes, y cómo afecta esto a la cuenta de resultados. Pregúntate a ti mismo cuánto afecta esto al valor para los accionistas. Existen sesudos informes y estudios que demuestran el peligro de las patentes de software para la competencia, pero a lo mejor ya no te hace falta leerlos después de hablar con los directivos de tu empresa.

6.- Las patentes de software suponen un peligro para Europa

Una de las razones por las que se está estudiando la inclusión del software entre las invenciones patentables en Europa es la presión de los EEUU, que encontrarían aquí un terreno fecundo para el litigio o la licencia. Esto costaría mucho dinero a las empresas europeas, sometidas a un aplastante corpus de patentes previo. Pero peor aún que pagar por un algoritmo podría ser que se prohibiera su uso, con la siguiente merma de la capacidad de competir con las empresas propietarias de la patente (ver apartado 5). La EPO (Oficina Europea de Comercio) es una organización de tratado a la que pertenecen 19 países, algunos de los cuales, obviamente, no están entre los 12 de la Unión Europea. El esfuerzo de 'lobby' estadounidense se está concentrando en el voto de Chipre, Lietschenstein, Andorra, Suiza... que por una razón o por otra no tienen tanto que perder (o en el caso de Suiza, tienen mucho más que ganar) que los países que se oponen: Francia, Alemania, España...

7.-Las patentes de software suponen un grave peligro para el Software Libre

No es este el momento de cantar las alabanzas del Software Libre, pero es necesario señalar que son las Administraciones Públicas y empresas, no los usuarios finales, quienes más se pueden beneficiar de la existencia de aplicaciones cuyo código fuente pueden auditar, modificar y redistribuir libremente. El código fuente es un texto legible por humanos que describe lo que hace el programa y que, una vez pasado por un proceso llamado "compilación", genera el código ejecutable, el programa que usamos.

A partir de aquí entran en funcionamiento los mecanismos de bloqueo de la competencia.

8.- Es casi imposible asegurar que no se infringe alguna patente

El hecho de que las patentes de software estén redactadas en términos tan oscuros, el alto precio de investigar sobre las patentes existentes (la principal fuente de ingresos de la EPO son los informes sobre las patentes que hay en un determinado campo de la industria) y la gran cantidad de patentes 'obvias' impiden comprobar adecuadamente si uno está infringiendo una patente al escribir un programa, o no.

Por esta razón las patentes de software podrían suponer un freno a la industria del software, y bloquear la innovación al no impedir que un programa novedoso use código patentado en alguna de sus operaciones más triviales.

9.- Se puede casi asegurar que se infringirá una patente

Este punto se podría haber titulado "Es casi imposible asegurar que no se infringe una patente, segunda razón". Una tendencia actual muy común en la producción de software es dejar que sean programas los que generen otros programas. Es una práctica tan común que Philip Greenspun, profesor del MIT, lo propone como ejercicio a sus alumnos.

Es imposible comprobar 'a priori' el código generado por un ordenador, sea por algoritmos genéticos, por optimización en un compilador o por el método que sea. Saber si uno de estos programas infringe una patente es tan difícil como leerle a alguien la mente. Probablemente en algún punto del proceso las máquinas darán con soluciones patentadas, sólo que no lo sabremos.

10.- El Copyright y las Marcas Registradas son más que suficientes

El navegador que estás usando para leer estas líneas ya está protegido dos veces: primero por las leyes de copyright. Si creamos un navegador, no podemos usar el código de otro navegador a no ser que el propietario del copyright nos autorice. Así que no nos podremos basar en Explorer, Opera o iCab, pero podremos hacer un navegador a partir de Mozilla, Galeon o cualquiera de los otros navegadores libres que existen en el mercado. Pero además del copyright está el asunto de las marcas.

Si creamos un nuevo navegador, no lo podremos llamar Netscape Navigator, ni Microsoft Internet Explorer, ni Mozilla, etc. Estos son nombres registrados, son marcas, y la legislación prohíbe dos marcas iguales en el mismo campo, para evitar la confusión. Podríamos llamarle Mozilla a una marca de motocicletas, por ejemplo, pero no a un navegador. Lo mismo que para los productores de software se puede aplicar a las empresas puntocom y sus modelos de negocio.

Estas dos garantías, el copyright y la marca registrada, son suficientes para proteger el negocio de los productores de software y de las empresas puntocom, sean portales, tiendas, buscadores, sitios de noticias, etcétera. El copyright y las marcas protegen a sus propietarios mientras garantizan la competencia, sin introducir los elementos disruptores que son las patentes de software. Cualquier restricción mayor es una injerencia excesiva del Estado en el funcionamiento del mercado, garantizando patentes (monopolios artificiales) que en el caso del software desequilibran el campo de juego en vez de nivelarlo, y sofocan la innovación en lugar de promocionarla.

Movilización en las universidades para el 27 de abril

Por la presente los abajo firmantes convocamos (los representantes de las universidades) a todos los alumnos, profesores y restante personal laboral de todas las facultades y escuelas universitarias de este país relacionadas con el mundo del software, a unirse a una movilización y concentración que se llevará a cabo el día miércoles 27 de abril del 2005 entre las 12:00 y 12:30 horas del medio día en la entrada principal de cada uno de los centros universitarios de España.

Durante cada concentración un representante del centro hará lectura pública del siguiente comunicado de prensa que describe las demandas y opiniones de los convocantes y convocados:

COMUNICADO

 

Los aquí concentrados y resto de compañeros de la <nombre centro> queremos mediante esta movilización dejar muestra patente de todos y cada uno de los siguientes puntos:
  1. Nuestra defensa unánime a la protección legal de las obras intelectuales y a la legítima remuneración de sus autores.

  2. Nuestro respaldo a la armonización europea de las leyes de protección intelectual para la creación de software.

  3. Nuestro apoyo al copyright como medio de protección de las obras de software según la hoy en día vigente normativa, directiva 91/250/EEC del 14 mayo del 1991, y acorde a la Convención Europea de Patentes celebrada en Munich en 1973 donde se indica expresamente que el software no es materia patentable.

  4. Nuestro apoyo a la libertad universal de innovación en informática.

  5. Nuestro apoyo a las decisiones tomadas por el Parlamento Europeo representante electo, democrático y legítimo del pueblo europeo.

  6. Nuestro rechazo a cualquier forma de patentabilidad del software.

  7. Nuestro rechazo a cualquier forma de patentabilidad de los algoritmos y las materias matemáticas.

  8. Nuestro rechazo a cualquier forma de patentabilidad de métodos de negocio.

  9. Nuestro rechazo a cualquier forma de patentabilidad de las funcionalidades de los programas informáticos.

  10. Nuestro rechazo absoluto a las actuales prácticas de la Oficina de Patentes Europea y otras oficinas de patentes nacionales europeas que están concediendo, contra la legalidad vigente, patentes de software, algoritmos, funcionalidades y métodos de negocio.

Por todo ello, y como creadores de software y, por tanto técnicos cualificados en materia de software que somos, rechazamos el actual borrador de Directiva de Patentes de Software porque presenta los siguientes graves defectos:

 

  1. Denominarla en medios oficiales “Directiva de Patentabilidad de Invenciones Implementadas por Ordenador” es incorrecto y eufemístico porque en realidad, acorde a su texto actual, se corresponde con una “Directiva de Patentes de Software”.

  2. Permite la patentabilidad indiscriminada del software.

  3. Permite la patentabilidad indiscriminada de métodos de negocio.

  4. Permite la patentabilidad indiscriminada de algoritmos y de materias matemáticas.

  5. Permite la patentabilidad indiscriminada de las funcionalidades de programas informáticos.

  6. Crea incertidumbre legal y económica en el sector innecesariamente.

  7. Constituye una severa traba a la innovación en el sector del software y de la informática.

  8. Es un texto de directiva inecuánime y desproporcionado que favorece a las muy grandes multinacionales de informáticas y a la creación y mantenimiento de monopolios excluyentes.

  9. Es un texto de directiva que deja desprotegidas a las PYMEs informáticas europeas frente a posibles abusos por parte de las grandes empresas del sector con más recursos legales.

  10. Es un texto que, en la práctica, deja en la ilegalidad al pujante sector del software libre, así como también a otros modelos minoritarios de distribución del software.

  11. Es un texto que dificulta la estandarización y favorece la imposición de protocolos y métodos propietarios dominantes y patentados, cerrando la puerta a la interoperabilidad de softwares de diversos fabricantes y tipos.

  12. Es un texto que prácticamente impide a los desarrolladores de software escribir software por su cuenta y riesgo, por lo que les recorta su libertad de expresión, e incluso les condena a posibles multas y penas de cárcel por infracción de patentes que no pueden conocer.

  13. Es un texto que recorta gravemente la libertad de mercado.

  14. Es un texto que recorta gravemente la libertad de elección de los consumidores europeos.

  15. Es un texto que daña gravemente el mercado laboral informático europeo.

  16. Es un texto que recorta, por ende, la libertad de comunicación y expresión en Internet y en otros canales de comunicación informatizados.

  17. Es un texto que, de haber estado vigente en su momento, hubiera impedido el desarrollo de la red Internet.

  18. Es un texto producto de no respetar la voluntad del Parlamento Europeo expresada por boca de su Comité de Asuntos Legales (JURI) que solicitó a la no electa Comisión Europea su retorno a una nueva Primera Lectura siendo desestimado por la misma arguyendo razones meramente burocráticas.

  19. Es un texto producto de no respetar la voluntad del Parlamento Europeo expresada mediante la introducción de más de 40 enmiendas en Primera Lectura, la mayoría y más significativas de las cuales fueron obviadas en su actual redacción por los no electos Comisión Europea y Consejo de la Unión Europea.

  20. Es un texto que no se puede considerar posición común del Consejo de la Unión Europea porque ha sido ratificado infringiendo sus propias normas de funcionamiento y además presenta objeciones por ocho países y la no ratificación de cuatro países, no existiendo mayoría cualificada a la hora de su ratificación.

  21. Es un texto que ha sido rechazado unánimemente por el Senado Español.

Por ello pedimos a nuestros representantes electos, los señores y señoras europarlamentarios, que lleven a cabo en la Segunda Lectura del Parlamento Europeo, al menos, una de las siguientes opciones:

 

  1. Que rechacen el actual texto de borrador de Directiva, pues es el resultado de una posición común irregular del Consejo de la Unión Europea.

  2. Que, en Segunda Lectura, reafirmen la posición del propio Parlamento en su primera lectura de forma que aseguren que el software esté absolutamente libre de patentes.

Recogida de firmas por una Europa libre de patentes de programación

Desde estas líneas apoyamos la campaña de Eurolinux de recogida de firmas por una Europa libre de patentes de programación. Si aún no has firmado, por favor, lee la declaración y si te parece adecuada, firma cuanto antes.

Seguridad0, 28/04/05