FETE-UGT Galicia: Mesa Sectorial de Universidades

Estimados amigos/as:

El pasado día 9 se reunió la Mesa Sectorial de Universidades, donde se nos informó del proceso de tramitación de los diferentes Reales Decretos de desarrollo de la LOU, y al mismo tiempo nos entregaron el borrador del R.D. sobre régimen del profesorado universitario funcionario. Adjunto remito resumen de la Mesa Sectorial y el citado borrador.

Al margen de las enmiendas que vosotros creáis oportuno enviar a esta Secretaría, está previsto tener una reunión de un grupo de trabajo el próximo día 12 de enero para presentar nuestras alternativas en la reunión de la Mesa Sectorial de Universidades del día 16 de enero de 2004.

En una primera valoración del texto que nos han presentado, consideramos que se regulan distintos aspectos del profesorado universitario funcionario, que bien valdría la pena haber separado por epígrafes concretos.

En primer lugar, se trata de la condición y registro de funcionario:

  • Se hace una recopilación de lo dispuesto en la LOU y en la Ley 30/84, sobre los cuerpos docentes existentes, la relación entre el número de funcionarios y contratados, las condiciones para establecer y modificar las relaciones de puestos de trabajo (RPT), el acceso a la función docente, la necesidad de ocupar una plaza al menos dos años para poder presentarse a nuevo acceso, la necesidad de un registro de personal, la realidad de la existencia de funcionarios interinos, la existencia de distintas situaciones administrativas reguladas de forma similar al resto de la Función Pública.
  • Al tratar la posibilidad de la jubilación al cumplir los 65 años de edad, se incide en lo dispuesto en la Ley 30/84, que tiene casi 20 años de vigencia, asimismo, poniendo la responsabilidad en los Consejos Sociales de las Universidades se habla de poder establecer incentivos a la jubilación anticipada a los 60 años de edad y 30 años de servicios prestados. Sin embargo, no se habla de la previsión presupuestaria para este fin.


Se regulan después las condiciones laborales del profesorado:

  • Se mantiene la duración de la jornada laboral de 37 horas y media de trabajo semanal, sin atender la, ya vieja, reivindicación de una jornada laboral que suponga un máximo de 30 horas de actividad semanal.
  • Tampoco se regula de forma obligatoria el cómputo de horas docentes anuales, esta forma de contar la carga docente del profesorado, da a estos la posibilidad de realizar labores de investigación, fuera del puesto de trabajo habitual.
  • Establece la obligación del trabajador de tener una actividad docente presencial, en aulas o laboratorios, de hasta 12 horas semanales, en las que se según se explicita en el texto no incluyen ni dirección de tesis, ni tutorías, ni dirección de trabajos realizados por los alumnos, ni preparación de materiales docentes o exámenes, ni la participación en programas de innovación educativa o de formación docente, ni las labores de coordinación académica. Es decir, la Universidad puede establecer otras actividades obligatorias.
Eso si, te asegura un tercio del tiempo total de actividad laboral, al menos, a tareas de investigación. Un cálculo somero del número de horas diarias que el Gobierno entiende puede dedicar un profesor universitario a la investigación da por resultado dos horas y media. Difícilmente se puede conseguir así calidad docente universitaria y resultados de investigación que pueda evaluar positivamente la ANECA.

Los aspectos económicos se salpican indiscriminadamente por el texto del borrador:

  • En el artículo 15.8 te dice “Los Departamentos, por desempeño e actividades de investigación.... podrán eximir total o parcialmente de las actividades docentes a algunos de sus profesores” No sabemos si los Departamentos Universitarios ostentan la jefatura de personal y, en consecuencia, tienen capacidad económica para contratar personal que realice las tareas académicas no efectuadas por su profesorado universitario.
  • Las retribuciones de los profesores se siguen entendiendo como el “caramelo”, en forma de complemento, que se dará a los buenos, previa valoración positiva de la siempre presente e ineficaz ANECA. No se reconoce ni retribuye la condición de doctor.
Desconocemos cómo será valorada la actividad y dedicación docente (Artículo 16.7)


De nuevo al profesorado universitario se le pretende retribuir por la calidad investigadora, vigilada por la ANECA y se le exige una dedicación a la labor docente de un máximo de 12 horas presenciales de clases a la semana y hasta un máximo de 13 horas dedicado a otras labores docentes y de gestión.

Si parece oportuno el establecimiento de los dos calendarios, el laboral y el académico, pues tal vez así quede claro, hasta para la Administración, que los profesores universitarios no tienen tres meses de holganza en verano, y como consecuencia no se les va a valorar ni económica ni socialmente su labor.

En espera de vuestras aportaciones, os solicito la mayor difusión al borrador entre todo el personal docente e investigador.

Recibid un saludo y felices fiestas,
 

Concha Espinosa
Secretaria de Enseñanza Universitaria


 

FETE-UGT GALICIA - UNIVERSIDADE
Comisión Executiva