USC: Comunicado de Convergencia Universitaria

USC: Comunicado de Convergencia Universitaria sobre la frustración que la ruptura de las conversaciones entre el Rector, PUP y UA crea en toda la comunidad universitaria

(Recibido por correo electrónico)

Convergencia Universitaria es consciente, ya desde hace más de un año, de la existencia de contactos, más o menos periódicos, entre el Rector y otros miembros del Equipo Rectoral de su confianza y UA con la finalidad de conformar un gobierno de la USC sobre la base del más amplio consenso posible.

Convergencia Universitaria, cuya posición al respecto viene definida por sus propias señas de identidad, plasmadas en su propio nombre y que pasan por una defensa a ultranza de trasladar el pluralismo existente en su seno al propia gobierno de la USC, decidió aprobar y apoyar dicho diálogo, depositando en él, como la gran mayoría de la comunidad universitaria, lo que ahora se nos manifiesta como vanas esperanzas en alcanzar el objetivo de la pluralidad con corresponsabilidad en el gobierno de la USC. De ahí que nuestra frustración sea, en realidad, la de buena parte de la comunidad universitaria.      

Frustración por apoyar un diálogo sin condicionamientos previos y con enorme generosidad por parte de Convergencia Universitaria, que es como debe comenzar la construcción de todo encuentro, que sin embargo fue correspondido por parte tanto del Rector y de la PUP como de la propia UA con la exclusión de Convergencia Universitaria de una interlocución que se presentó ante toda la comunidad universitaria como el camino del máximo consenso que pretendía “siempre sumar y nunca restar”.

A pesar de ello, Convergencia Universitaria, consciente de su derecho a exigir el escrupuloso cumplimiento de un pacto que le sirvió para ganar, junto con el Rector y la PUP, las anteriores elecciones, aceptó su exclusión deliberada, exigida por UA y aceptada por el Rector y la PUP, y decidió confiar en la utilidad de su alejamiento en aras de hacer realidad en el ámbito de la USC sus señas de identidad, asumiendo, por supuesto, todas las consecuencias que dicho “extraño consenso sin Convergencia Universitaria” pudiera implicar, como el recorte de su representación en el gobierno de la USC, la mayor presencia y peso en el mismo de UA -a pesar de que perdió las anteriores elecciones- y la aceptación sin más debate de la reelección del Rector. Y todo ello, siempre sin la presencia de Convergencia Universitaria en la interlocución. Mayor prudencia y generosidad es imposible.

De ahí que la ruptura de dichas conversaciones por parte de sus protagonistas nos produzca frustración. Frustración porque después de que nada quisimos imponer y nada decidimos pedir,  nada pudimos decir porque ni siquiera nos invitaron a participar.

Por todo ello, llegados a este momento, Convergencia Universitaria no puede renunciar a valorar  lo acontecido:

  1. Desde Convergencia Universitaria decidimos no suscribir el comunicado explicativo de la ruptura de las conversaciones emitido por la PUP porque Convergencia Universitaria no participó directamente en las mismas con oferta o contraoferta alguna a UA. Compartimos la frustración de la ruptura con UA, pero como no fuimos protagonistas de la misma, no podemos asumir valoraciones y calificativos que, por estar ausentes de dichas conversaciones, no podemos contrastar. Es más, la lógica de la situación impone que quienes deben explicar la ruptura de las negociaciones son sus protagonistas, que, a nuestro juicio, son en exclusiva el Rector, la PUP y la propia UA, como así vino aconteciendo a lo largo de estos días.

  2. Desde Convergencia Universitaria valoramos muy negativamente el proceso seguido para alcanzar el objetivo del mayor consenso posible en la USC, ya que la exclusión del mismo de Convergencia Universitaria, junto con la de otros colectivos de la comunidad universitaria no menos importantes, cuando más priva y cuando menos resta credibilidad a semejante intención.

  3. Desde Convergencia Universitaria es sumamente criticable que dicho debate se hubiera iniciado y frustrado desde la sola perspectiva del reparto de los puestos del Equipo de Gobierno de la USC, ya que ello pone en tela de juicio el verdadero objetivo de todo consenso, que siempre debe ser la consecución de un programa común de gobierno, sobre el que nadie nunca escuchó ni una sola palabra.

  4. Desde Convergencia Universitaria reafirmamos que el logro del mayor consenso posible en el Gobierno de la USC forma parte de nuestros propios objetivos, al venir exigido por nuestras propias señas de identidad, por lo cual no renunciamos a seguir trabajando e, incluso, a intentar liderar la apertura de un debate real con la participación de todos que pueda llegar a reflejar en el Gobierno de la USC la pluralidad existente tanto en nuestro seno como en el de la propia universidad.

Santiago de Compostela, a 6 de junio de 2005

Convergencia Universitaria

Julio Ignacio Iglesias Redondo
Portavoz de Convergencia Universitaria
dcdc005@usc.es

Outras novas relacionadas: