Gabilondo: «Hay que hacer más atractivas las humanidades»

Gabilondo: «Hay que hacer más atractivas las humanidades»
Miembros del jurado de los premios confían en que la reforma no debilite las carreras de letras

Versátiles, flexibles y transversales. Estos son los tres requisitos que, a juicio del rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Ángel Gabilondo, deben reunir los futuros títulos universitarios. Miembro del jurado que hoy dará a conocer el premio «Príncipe de Asturias» de Ciencias Sociales, Gabilondo es presidente de la subcomisión de Humanidades, uno de los cuatro grupos creados por el Consejo de Coordinación Universitaria para ajustar las carreras a los requisitos del espacio europeo de enseñanza superior.

Catedrático de Metafísica y vicepresidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Gabilondo envió un mensaje de tranquilidad a los colectivos de los títulos de letras que se han sentido agraviados por la primera propuesta de la subcomisión, que incluye una importante reorganización de las filologías actuales y la desaparición de las carreras de Historia del Arte o Musicología, que en principio se integrarían en la de Historia.

Para Gabilondo, el diseño del catálogo de títulos está todavía en una fase inicial: «Hay que desdramatizar porque el proceso será más largo de lo que se pensaba en un principio; es tiempo de razones y argumentos».

A su juicio, todos los universitarios coinciden en la necesidad de reforzar las humanidades: «No se trata de debilitarlas sino de hacerlas más atractivas, vertebrando estudios, haciéndolos más flexibles y permitiendo que se puedan establecer relaciones entre ellos». Citó como ejemplo la posible configuración de dobles titulaciones o carreras que combinen dos idiomas.

También abogó por dar mayor autonomía a las universidades para que cadauna elabore su propio modelo de estudio diferenciado. «Lo más importante es dar flexibilidad a los planes de estudio para evitar rigidez y aislamiento».

Por su parte, el rector de la Universidad de Oviedo y presidente de los rectores españoles Juan Vázquez invocó un esfuerzo de la comunidad universitaria para reordenar las enseñanzas aproximándolas «a las nuevas demandas sociales», lo que, en su opinión, es compatible con la conservación de «los saberes básicos». Tanto Vázquez como Gabilondo coincidieron en señalar que la reordenación de las enseñanzas no debe implicar una «mercantilización» de la Universidad.

Otro miembro del jurado de los premios «Príncipe», el entreguino Manuel Jesús González, catedrático de Historia del Pensamiento Económico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia y ex secretario de Estado de Universidades, señaló con respecto a la reforma de las humanidades: «Lo que tiene que haber son materias de obligado estudio en todo el territorio, un mínimo común en Historia y en las Humanidades clásicas, lo que ha constituido siempre un buen programa, ha de haber una base común sólida y no cosas excéntricas, desequilibrios o localismos extremados». No obstante, recordó que «todavía es pronto porque estamos hablando de un anteproyecto y lo que cabe esperar es que la sensatez se imponga».

En palabras de Manuel Jesús González, «lo que está claro es que el Bachillerato se ha ido degradando y la esencia es que existan unos filtros de calidad, si esos filtros se resienten... También es muy importante que los profesores sean elegidos por su competencia, no por procesos sesgados. La inversión en capital humano es la mejor inversión de un país». «Mi fe no es muy grande», añadió, «pero es posible que los acontecimientos reconduzcan los hechos y en España vivimos momentos de enorme tensión. Confío en el buen sentido de los españoles y en los dioses».

Por último, Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia, considera que «es pronto para opinar, hay que esperar, pero confío en que las humanidades se atiendan, se estudien y se enseñen bien».

La Nueva España, 08/06/05