«El mundo de nuestros hijos será mucho peor que el actual»

«El mundo de nuestros hijos será mucho peor que el actual»
Rick Bissell afirma que la mejor medida para tratar de mantener la vida es reducir la población humana

El mundo está mal diseñado, mal mantenido y peor dirigido. Al menos ésta es la conclusión que se extrae tras la aseveración «veo un futuro muy difícil en los próximos 15 ó 20 años». Además, cuando el firmante de esta frase es Rick Bissell, profesor de Emergencias en la Universidad de Maryland, en el Condado de Baltimore (EE. UU.), la quimera se convierte en presagio poco halagüeño: «De apostar por una medida para conseguir algo más de tiempo y tratar de mantener la vida, yo me inclinaría por reducir el tamaño de la población humana».

Protagonista de la ponencia 'Grandes catástrofes', perteneciente al curso 'El cambio climático y la medicina', Bissell aseguró «que el mundo futuro que les espera a mis hijos adolescentes es mucho peor que el que yo estoy disfrutando», aludiendo a las condiciones climáticas, la carencia de las materias que nos proporcionan energía o la falta de perspectiva para la resolución de conflictos.

¿Soluciones? «Es mucho más fácil ver los problemas que aportar las medidas para paliarlos», reflexiona. «Lo que sí está claro es que hemos de dejar a un lado el comportamiento del pasado y ver las nuevas vías». Y puso ejemplos: «Saber que no se podrá disponer de petróleo barato y abundante», porque se acaba. Por tanto, hasta entonces, habremos de buscar nuevos caminos: «energías renovables, no contaminantes y económicamente viables».

Para eso será necesario introducir nuevos conceptos en la sociedad, como el de la localización de la energía: «Tenemos que cambiarnos el chip de que el entramado eléctrico debe abastecer a todo un país o, incluso, a varios estados. Porque no sirve de nada estudiar los beneficios de energías que no van a poder dar abasto».

Queda claro que el tiempo es una variable que corre más de la cuenta. «Las nuevas energías en las que se está trabajando, como puede ser el hidrógeno, tardarán un mínimo de 30 años» y, según Bissell, el tiempo que nos queda son 15 ó 20 años. Insuficiente a todas luces.

El Diario Montañés, 17/08/05

Outras novas relacionadas: