El Gobierno estudia instaurar en España los préstamos-renta para universitarios

El Gobierno estudia instaurar en España los préstamos-renta para universitarios
Estarían destinados sólo a postgrados y el estudiante devolvería el dinero cuando estuviera trabajando

El diseño universitario español apunta ya en todas las direcciones al modelo anglosajón. Si el primer envite en el que se encuentra embarcada la Universidad es establecer el Espacio Europeo de Educación Superior con una problemática puesta en marcha de los títulos de grado y postgrado, ayer mismo la presidenta de la Comisión Nacional de Financiación de Universidades avanzó en Oviedo la posible instauración por parte del Gobierno de los llamados préstamos-renta. Estarían destinados a financiar los estudios de postgrado, los más caros y los que saldrían más perjudicados, económicamente, por la reforma universitaria.

«Sería un préstamo que el estudiante iría devolviendo, no cuando terminase la carrera, lo que le agobiaría mucho si no encuentra trabajo, sino cuando se incorporase al mundo laboral. Sería entonces cuando el estudiante podría ir devolviendo el dinero que el Estado le ha prestado», afirmó María Antonia García Benau para referirse a uno de los proyectos más novedosos que el Ministerio de Educación y Ciencia está barajando para afrontar la financiación de los postgrados. Y es que, según recordó el rector de la Universidad de Oviedo y presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, «han de tener precios públicos, pero los costes son de mercado. De alguna manera hay que garantizar la brecha que se abre entre una cosa y otra».

Juan Vázquez actuó ayer de anfitrión de la Comisión Nacional de Financiación de Universidades, que mantuvo su reunión de trabajo en Oviedo. Este órgano, surgido bajo la tutela del Consejo de Coordinación Universitaria para buscar una respuesta a los constantes lamentos financieros de los rectores, está compuesto por cuatro representantes del Ministerio de Educación y Ciencia, dos del Parlamento español, cuatro por las comunidades autónomas y otros cuatro por las universidades. El consenso, que por la composición de la comisión será definitorio, tendrá que dar resultados en la primavera de 2006.

La fórmula de los préstamos-renta no es nueva en países como Inglaterra o Estados Unidos, pero resultaría absolutamente novedosa en España, donde la política de becas y ayudas al estudio fue siempre una de las asignaturas sin aprobar del sistema universitario. «En la financiación de los postgrados, uno de los temas más importantes es luchar por la equidad en la formación de los universitarios, que quien quiera pueda estudiar al margen de su poder adquisitivo. En ese marco se sitúan los préstamos-renta», explicó García Benau, poco antes de que Juan Vázquez resaltara «el matiz» del «acento en la equidad, que no es igualdad, es un tratamiento distinto para situaciones distintas».

«Necesitamos dinero»

Y al hilo de la financiación de las universidades, la de la institución anfitriona, siempre conflictiva, no podía quedar al margen. El rector señaló que, «al margen de la buena disposición del Principado, las necesidades de la Universidad de Oviedo son obvias. Todavía necesitamos dinero para afrontar las políticas que respondan a la reforma universitaria que busca el Espacio Europeo de Educación Superior. Y eso a pesar de que Principado y Universidad, al menos conceptualmente, estamos de acuerdo».

Pero el director general de Universidades puntualizó sus palabras cuando aclaró que «la Universidad está razonablemente financiada» y apeló a la reforma pendiente suscitada por el Espacio Europeo. Reforma que, según María Antonia García Benau, no va a recortar estudios. «Están garantizados, sólo se van a organizar de otra manera», concluyó.

El Comercio, 28/09/05