México: Quiere ANUIES poner orden en educación superior

México: Quiere ANUIES poner orden en educación superior
Al iniciar foros sobre los problemas del sector, indican que el próximo gobierno federal deberá invertir 1 por ciento del PIB

En México casi ocho millones de jóvenes en edad de asistir a la educación superior se quedan fuera de las universidades públicas o privadas por falta de lugares y de recursos.

Por tal motivo, rectores, investigadores y empresarios coincidieron en que el próximo gobierno federal deberá asignar el uno por ciento del Producto Interno Bruto a este sector para crear cien mil nuevos lugares cada año dentro de las universidades, e iniciar una "reestructuración" del sistema educativo para hacer frente a necesidades de empleo y competitividad del país.

Al iniciar los Foros Nacionales Temáticos de Educación Superior que convocó la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), para integrar una propuesta de plan nacional de educación superior para el próximo gobierno federal, Roberto Rodríguez Gómez, del consejo directivo del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), aseguró que el mayor reto que afrontará este sistema educativo será atender la alta demanda de jóvenes que buscarán un lugar dentro de las universidades públicas, por lo que si los gobiernos federal, estatal y municipal "no se ponen de acuerdo, se podría generar un caos".

Dijo que una forma de empezar a "poner orden" al sistema será avanzar en la renovación de la Ley General de Educación Superior, para que entre otras cosas se regule la oferta educativa que ofrecen los particulares.

Recomendó que en el caso de las llamadas universidades patito o de garage se puedan "colocar fondos públicos y privados para el aseguramiento de la calidad de estas instituciones. No se trata del subsidio ni del rescate de estas autodenominadas universidades, sino de asegurar que estas pequeñas y medianas empresas universitarias ofrezcan un servicio de calidad y alejarlas del fraude educativo, explicó.

Indicó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debe "dejar atrás los reconocimientos de validez oficial en el pasado y pasar a una reglamentación puntual de las escuelas particulares", así como también a establecer normas para la oferta educativa que se ofrece a través de consorcios internacionales o mediante la banca de desarrollo.

En lo que es el primer foro de nueve a los que ha convocado la ANUIES para integrar una propuesta de programa para la educación superior a quien resulte electo como presidente de la República en julio de 2006, rectores, investigadores, académicos y especialistas en educación superior de los seis estados del noreste del país analizaron el tema de la pertinencia y oferta educativa del sistema universitario.

En la Unidad de Seminarios del Centro de Apoyo y Servicios Académicos de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Roberto Rodríguez Gómez, investigador de la UNAM, expuso un diagnóstico nacional sobre los avances en cobertura, financiamiento, apoyo a la investigación científica y tecnológica dentro de las universidades, en los últimos cinco años.

Será en la educación pública en donde se "recargue la demanda y la necesidad de incrementar la cobertura", debido a que el sector privado, en los últimos tres años, estancó su crecimiento puesto que las familias en México perdieron la capacidad económica para mandar a sus hijos a instituciones de paga.

Indicó que en el sistema público se deberá establecer una estrategia de política pública para coordinar y atender la "pulverización" que creó la propia SEP con la diversificación y diseminación de la oferta educativa, con instituciones politécnicas, universidades tecnológicas e indígenas bilingües, en donde incluso existe una participación municipal en su financiamiento.

Respecto al presupuesto afirmó que al desglosar la inversión del Estado por alumno "estamos peor que hace 5 años" y en lugar de revertir esta tendencia, la propuesta del Ejecutivo para el año 2006 no sólo se estanca sino que retrocede, por lo que, dijo, la única alternativa es que el gobierno federal y el Congreso de la Unión cumplan la ley aprobada en el año 2002, de destinar el 1 por ciento del PIB a educación superior.

Dentro de los retos que planteó para los próximos años, Rodríguez Gómez precisó que las universidades deberán asumir estrategias de género, puesto que las mujeres constituyen la mayor proporción de la matrícula en este nivel.

Incluso, comentó, establecer previsiones frente a la posibilidad de que un mayor número de mujeres se conviertan en rectoras.

En el panel de "Vinculación y seguimiento de egresados para la pertinencia educativa", el director del Instituto Politécnico Nacional (IPN) Enrique Villa Rivera afirmó que con este tipo de foros no sólo se construirá un "bonito plan sectorial como el que existe en este momento", sino también la posibilidad para que el próximo gobierno pueda ligar la disponibilidad de recursos.

Comentó que la universidad mexicana aún tiene como "limitante" el hecho de que los jóvenes no asisten a la escuela por falta de recursos.

Aseguró que las instituciones de educación superior deberán contribuir también para que los egresados no sean sólo empleados sino generadores de empleo.

En tanto que Leonard Mertens de Groot, de la oficina en México de la Organización Internacional del Trabajo, dijo que la universidad se debe convertir en un aliado de la sociedad y de las empresas para "gobernar", así como también para "formar ciudadanos responsables, éticos y competitivos".

El Universal, 07/10/05