"Dios me pidió acabar con la tiranía de Irak"

"Dios me pidió acabar con la tiranía de Irak"
Un ministro palestino relata cómo Bush le contó que el Creador le había ordenado invadir Afganistán y acabar con Sadam

"Sin comentarios", dijo la Casa Blanca. Se trataba de una conversación privada y no había nada que decir. Poco más tarde, el portavoz, Scott McClellan, aseguró que el presidente de Estados Unidos "nunca había hecho tales comentarios". Y cerró capítulo calificando la historia de "absurda". Absurda o no, la "historia" tiene mensaje y mensajero. El mensaje viene directamente de Dios y lo porta George W. Bush. O lo que es lo mismo, el presidente estadounidense cumplía una misión divina cuando lanzó la guerra contra Irak. Cada palabra del "mensaje divino" se recoge en un documental de la cadena pública BBC, cuya emisión comenzará el lunes.

Era el año 2003 y pasaban cuatro meses desde que EE UU había lanzado la invasión de Irak. George W. Bush se encontraba en el balneario turístico de Sharm el Sheij, en la península egipcia del Sinaí, con Nabil Shaath, ex ministro palestino de Exteriores y mediador en las conversaciones de paz en Oriente Próximo que se llevaban a cabo en ese momento. A orillas del mar Rojo, Shaath asegura que el presidente de EE UU afirmó que estaba movido "por una misión divina". Así lo relata ante las cámaras de la BBC Shaath, actual ministro palestino de Información.

Según Shaath, Bush añadió: "Dios me ha dicho: George, ve y lucha contra esos terroristas de Afganistán. Y yo lo hice. Y Dios me dijo: George, pon fin a la tiranía en Irak. Y lo hice. Y ahora, siento aún la palabra de Dios que me dice: da un Estado a los palestinos y seguridad a los israelíes. Logra la paz para Oriente Próximo. Y por Dios, yo lo haré".

En aquella reunión de divinas confidencias también se encontraba Mahmud Abbas, por aquel entonces primer ministro palestino y hoy presidente de la Autoridad Nacional tras la muerte hace casi un año de Yasir Arafat. Abbas recuerda para la BBC la reunión de Sharm el Sheij. Según el también conocido como Abu Mazen, Bush simplemente habría dicho: "Tengo una obligación moral y religiosa. Por tanto voy a daros un Estado palestino".

Titulada Israel y los árabes: una paz escurridiza, la serie de la BBC -que cuenta con tres capítulos- trata sobre la improbable búsqueda de la paz en Oriente Próximo. Se basa en entrevistas de presidentes o primeros ministros que participaron en las conversaciones de paz.

La revelación hecha pública el jueves por la BBC llegaba justo en el día en que Bush lanzó un enardecido ataque en Washington contra los extremistas islamistas, en el que comparó la ideología que éstos practican con el comunismo y les acusó de querer "esclavizar a naciones enteras" y establecer "un imperio islámico desde España hasta Indonesia". Desde el principio, Bush ha ejecutado "la guerra contra el terrorismo" en términos cuasi religiosos, como una batalla entre el bien y el mal, entre Dios y el Demonio.

George W. Bush contó al periodista Bob Woodward -cuyo libro Plan de Ataque (2004) es un perfecto relato de la estrategia emprendida por la Administración norteamericana hasta desembocar en la guerra de Irak- que tras ordenar la invasión del país del Golfo en marzo de 2003 se perdió en el jardín de la Casa Blanca y rezó para que sus tropas estuviesen seguras, "protegidas por el Todopoderoso". "Recé para tener fuerzas para poder cumplir con la voluntad del Señor", asegura Bush que pidió antes de ordenar la guerra.

La personalidad del presidente de EE UU está bañada por su profunda creencia en Dios y la religión dicta sus acciones, recoge Woodward en su libro. A una pregunta del periodista del diario The Washington Post sobre si su padre -el presidente que rechazó lanzar una invasión masiva de Irak tras expulsar a Sadam Husein de Kuwait en 1991- le dio algún consejo, el actual inquilino de la Casa Blanca replica que su padre en la Tierra no era "el padre adecuado al que pedir consejo... hay un padre más alto al que me dirijo".

El País 08/10/05