Saramago: «Los dueños del mundo no se rigen por la democracia»

Saramago: «Los dueños del mundo no se rigen por la democracia»

El pesimismo del escritor portugués José Saramago y su visión de la democracia centraron ayer el encuentro Grandes Literatos en la Cumbre , en el que laureados autores iberoamericanos debían hablar de sus obras y la importancia de la literatura.

En las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca, ante un paraninfo lleno de personas, seis grandes de la literatura iberoamericana defendieron la vigencia de la letra escrita, la imaginación, los recuerdos o la conciencia, coincidiendo con la Cumbre Iberoamericana. «No es que sea pesimista, es que el mundo es pésimo», afirmó el escritor portugués y premio Nobel de Literatura, tras explicar que escribe para intentar entender el mundo, la vida, la historia y la sociedad, porque sólo entendiéndolo se podrá cambiar. Una estudiante boliviana agradeció a Saramago que «nos ayude a cuestionar el mundo» y coincidió con el escritor en la «falacia de la democracia» para preguntar por si en Bolivia se estará reproduciendo una versión del Ensayo sobre la lucidez . Esta última obra de Saramago cuestiona la salud de la democracia y detalla una rebelión silenciosa de ciudadanos que, descontentos con sus líderes políticos, optan por votar masivamente en blanco.

Tras subrayar que no pretende hacer una defensa del voto en blanco, Saramago planteó que «la democracia funciona mal» ya que «podemos quitar y poner gobiernos, pero las instituciones que dirigen el mundo no se rigen por la democracia» por lo que es fácil concluir que «el voto es inútil».

De la ficción a la realidad

El escritor aseguró que prueba de que no anda tan desencaminado es que el vicepresidente guatemalteco, Eduardo Stein, se le ha acercado en estos días para comentar que tras leer el Ensayo sobre la lucidez ha impuesto su lectura a todos sus asesores para «estar preparados por si esto ocurre».

En el encuentro también participaron el chileno Jorge Edwards, la brasileña Nélida Piñón, y los autores españoles Pablo García Baena, Carlos Bousoño y José Manuel Caballero Bonald. Piñón fue muy aplaudida por su defensa de la imaginación como método para «reimplantar un espíritu de libertad» que no hace sino «reafirmar la dimensión moral del hombre» y es «temida por los gobernantes».

Diario de León, 16/10/05