Arundhati Roy: Asediar al imperio

Arundhati Roy: Asediar al imperio

Cuando se habla de Imperio, ¿de qué se trata exactamente? ¿Del gobierno de Estados Unidos y de sus satélites europeos, del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional (FMI), de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de las empresas transnacionales? ¿El Imperio es solamente eso? ¿No engendró, en numerosos países, excrecencias subsidiarias, subproductos peligrosos como el nacionalismo, el fanatismo religioso, el fascismo y, por supuesto, el terrorismo, que van de la mano con el proyecto de mundialización liberal?.

Para ilustrar mi opinión, voy a tomar el caso de la democracia más grande del mundo: India, actualmente a la vanguardia de la ofensiva neoliberal. Su mercado de mil millones de habitantes ha sido abierto con fórceps por la OMC. Las privatizaciones y la dictadura de los mercados y de las empresas gigantes hacen las delicias del gobierno y las elites del país. No es para nada fortuito que el Primer Ministro, el ministro del Interior y el ministro de las des-inversiones (es decir, de las privatizaciones) –los mismos que habían firmado un acuerdo con Enron, que liquidan las infraestructuras de India en favor de las transnacionales, que quieren privatizar el agua, la electricidad, el petróleo, el carbón, el acero, la salud, la educación y las telecomunicaciones– sean todos miembros o partidarios del Cuerpo Nacional de Voluntarios (RSS) (1), organización hindú de derechas y ultranacionalista que, en el pasado, no ocultó su admiración por Hitler y sus métodos. (Ler o artigo completo)

Le Monde Diplomatique, Marzo de 2003