México: Plantea el CEESP que empresarios financien universidades

México: Plantea el CEESP que empresarios financien universidades
Mejorará competitividad

En pos de globalizar la educación superior de México y convertirla en un ''mercado competitivo'', el Centro de Estudios del Sector Privado (CEESP) propone que se multipliquen y aumenten las fuentes de financiamiento para las universidades a través de empresarios, fundaciones y asociaciones de ex alumnos.

No obstante, puntualiza que no basta con incrementar los recursos para el sector, ya que hace falta elevar el número de años de estudio así como su calidad, los filtros de entrada y de exigencia a los alumnos y maestros, para evitar la constante fuga de cerebros y al mismo tiempo hacer atractivo el sector a los alumnos extranjeros.

El organismo indica que ''el mercado de la educación mundial ha ido creciendo a una tasa anual del 7 por ciento desde los años 90'' y paulatinamente se ha reducido el papel del Estado en casi todos los países, lo que ha permitido que las universidades abran planteles fuera de sus países de origen u ofrezcan asignaturas para estudiantes foráneos.

Sin embargo, en México no existe una regulación al respecto, situación que comparte con naciones como Rusia, Francia, Portugal e Indonesia. Según el CEESP, el control del gobierno en la educación superior provoca que los estudiantes busquen nuevas opciones en el extranjero y prueba de ello es que en la última década las universidades de Estados Unidos han incrementado su matrícula de alumnos extranjeros a 150 mil.

México, más expulsor de cerebros que receptor

En el caso de México, ''por cada cien alumnos que se van del país, sólo entran 15 de otras nacionalidades'' y muy pocos permanecen aquí cuando terminan sus estudios, por lo que el país es ''más expulsor de cerebros que receptor''. Un total de 14 mil alumnos mexicanos emigraron al extranjero para estudiar, en 65 por ciento de los casos lo hicieron en Estados Unidos, mientras sólo llegaron 2 mil estudiantes extranjeros.

El organismo empresarial reconoce que el gasto por alumno en instituciones públicas de México es bajo si se compara con el resto de los países que pertenecen a la OCDE, pero acota que ''es claro que no sólo con aumentar el presupuesto para las universidades ayudaría a corregir el problema educativo al que nos enfrentamos; se necesita un cambio en la administración de la educación que conduzca a aumentar la calidad y la eficiencia en el uso de recursos humanos y materiales''.

El reto, advierte, es impostergable y la fórmula es adoptar un sistema meritocrático donde los filtros de entrada y salida de los alumnos sean eficientes ''sobre todo en las universidades públicas''.

Indica de que a pesar de que la mayoría de los estudiantes se encuentran en instituciones públicas, éstas no cuentan con apoyos del gobierno, empresarios, fundaciones o asociaciones de ex alumnos como ocurre en países como Reino Unido, Holanda y Gran Bretaña, donde se financian con recursos públicos, fuentes alternativas y sistemas de financiamiento del sector privado a fin de ampliar su base de estudiantes y atender una amplia agenda de investigación.

La Jornada, 17/10/05