Argentina: Denunció González García: “Privatización del conocimiento” a través de patentes medicinales

Argentina: Denunció González García: “Privatización del conocimiento” a través de patentes medicinales

El ministro de Salud y Ambiente de la Nación, Ginés González García, dijo hoy que la amenaza de una pandemia de influenza aviar constituye “un problema político, social y económico, y no sólo sanitario”, advirtió que se trata del “riesgo de una enfermedad globalizada, donde no hay ni ricos ni pobres”, y denunció que “dramáticamente está mostrando una apropiación y una privatización del conocimiento que se ha hecho a través de las patentes”.Al disertar en la apertura del “I Encuentro Nacional de Epidemiología de Campo”, que se celebra desde hoy en Buenos Aires con la participación de más de seiscientos epidemiólogos de todo el país y del exterior, el titular de la cartera sanitaria se preguntó “con qué cara uno puede presentarse al mundo exigiendo que después de la vigilancia se tomen las medidas de salud pública que significan, para muchos campesinos pobres del mundo, matar las gallinas con que se alimentan, con qué cara entonces vamos a proteger a un laboratorio, a una sola gallina de los huevos de oro, como lo es la patente del antiviral”.

González García estuvo acompañado en el estrado por el Dr. Abraham Sonis, director del Centro de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina; el Dr. Dionisio Herrera, presidente de Training Programs in Epidemiology and Public Health Inventions Network (Tephinet), y el Dr. Horacio Deza, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.

“El mundo está muy activo con el tema de la vigilancia epidemiológica, y la política, como la vida, brinda oportunidades. Tenemos un riesgo muy fuerte con la posibilidad de la pandemia, pero también tenemos una enorme oportunidad, porque se está hablando muchísimo más de algunas cosas que tienen que ver con intereses comerciales o con criterios tradicionales como vacunas o antivirales, y se está hablando mucho menos de lo que realmente será lo que decidirá si hay o no hay una pandemia, y si la hay, cómo la acotamos”, reflexionó el funcionario.

“Estas son las medidas de vigilancia que estamos extremando y protagonizando dentro y fuera de nuestro país, porque Argentina tiene un plan de contingencia elaborado con todos los ministros provinciales, con veintiocho laboratorios trabajando en vigilancia en red, más otros tres de referencia, entre ellos el Malbrán, y estamos ahora buscando que la vigilancia animal tenga la misma capacidad que hoy tiene la vigilancia humana”, amplió González García.

Luego de señalar que nuestro país mejoró mucho la vigilancia epidemiológica, indicó que “hay que seguir trabajando porque el mundo entiende que por primera vez después de hablar tanto de la globalización de la cultura, de las finanzas y la economía, hoy tenemos por primera vez el riesgo de una enfermedad globalizada, donde no hay ni ricos ni pobres, y donde ninguno tiene resuelto el tema si la pandemia se produce”.

Destacó que Argentina alcanzó acuerdos internacionales importantes en la materia “donde no solo tenemos la red integral sino transparencia en la información, que no hubo en el caso del SARS”, opinó el ministro, quien agregó que “ahora estamos en otra discusión y por eso hay gente del ministerio peleando duro en la sede de la OMS en Ginebra en otra discusión en la que tenemos una posición firme: con qué cara moral, con qué identidad uno puede presentarse al mundo cuando le está exigiendo que después de la vigilancia se tomen las medidas de salud pública que significan, para muchos campesinos pobres del mundo, matar las gallinas con que se alimentan, con qué cara entonces vamos a proteger a un laboratorio, a una sola gallina de los huevos de oro que es la patente del antiviral”.

“Esta es la posición de nuestro país, que es general en el tema de medicamentos, pero que dramáticamente está mostrando una apropiación y una privatización del conocimiento que se ha hecho en función de las patentes: cuánto puede implicar de riesgo sanitario para el mundo, y no solo sanitario. Si como dicen algunos se pueden morir 150 o 200 millones de personas, o como dice el Banco Mundial, se pueden perder 800 mil millones de dólares, el tema es político, social y económico, no sólo sanitario”, concluyó González García.

El Santacruceño, 10/11/05

Outras novas relacionadas: