Gloria Muñoz Ramírez: Los de abajo

Gloria Muñoz Ramírez: Los de abajo

LOS DE ABAJO EN FRANCIA están en las calles. Son los inmigrantes, los violentados por un sistema que no los integra, los explota y los expulsa. Son los que no caben en su país ni en ningún otro. Son las personas de origen árabe o africano que habitan en los inseguros departamentos de los suburbios parisienses. Son los siempre sospechosos, los sin o con papeles, y sin trabajo.

LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL desató la furia de abajo. Desde hace dos semanas 300 municipalidades francesas sufren las consecuencias de una política racista, antintegracionista y excluyente. La violencia estalló en París, una de las capitales más importantes de Europa, pero pudo ser en cualquier otra, como se vio cuando los disturbios se extendieron a Bélgica y Alemania.

EN LA PLAZA DE LA REPUBLICA , en el suburbio del este parisiense de Montreuil, un grupo de jóvenes de origen africano platicaban tranquilamente cuando fueron sorprendidos por la policía. "Déjenme, no hice nada", gritó un joven en el piso. La gente del barrio acudió a su auxilio y la policía disparó balas de goma a discreción y gases lacrimógenos.

"BASTA DE CRIMENES DE la policía. Basta del control que se basa en el color de la piel. Basta de desempleo programado. Basta de viviendas insalubres", son algunas de las consignas del Movimiento de Inmigración y de los Suburbanos. "Desde hace 30 años -advierten- los suburbios reclaman justicia. Han sido años de revueltas, motines, manifestaciones, marchas, reuniones públicas y gritos de ira con reivindicaciones concretas, pero estos gritos han sido ignorados".

LAS CIFRAS DE DOS SEMANAS de disturbios arrojan, hasta ahora, 300 municipalidades afectadas en todo el país, 4 mil 200 vehículos incendiados, mil 250 detenidos, en su mayoría de origen magrabí y africano (con y sin papeles de residencia); 400 personas han sido remitidas a tribunales, de las cuales 173 han sido condenadas (40 menores de edad). Otros informes que circulan en las páginas alternativas francesas hablan de 2 mil arrestados, 200 condenados y 6 mil vehículos incendiados.

EN LOS TRIBUNALES LA VIOLACION de los derechos humanos es la constante. Un joven de 19 años que se supone lanzó una bomba molotov contra la policía es detenido. "Estaba caminando en el barrio y ahí los policías me amagaron y me tiraron al piso". Sus señas particulares no corresponden al inculpado, pues el reporte afirma que se busca a un norteafricano de tez blanca. El joven consignado es de piel oscura, pero eso no importa. Le dan 10 meses de cárcel más otros seis de control judicial.

LA LEY DE ESTADO DE EMERGENCIA , que data de la guerra de Argelia (1954-1962) está de regreso en el país que es la cuna de los derechos universales. Hay toque de queda, registros domiciliarios sin órdenes ni control judicial, arrestos de sospechosos, violación flagrante de los derechos humanos (con la intención inaudita de expulsar inclusive a los residentes legales que hayan participado en los disturbios). Es así como el gobierno francés de Jacques Chirac enfrenta las consecuencias de la falta de integración cultural y el desempleo.

La Jornada, 12/11/05