Alfredo Jalife Rahme: La globalización y Huntington incendian a Francia

Alfredo Jalife Rahme: La globalización y Huntington incendian a Francia

MAS ALLA DEL detonador evento de dos adolescentes africanos islámicos electrocutados "accidentalmente" en los subusrbios de París cuando eran perseguidos por la policía, a cargo del xenófobo Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, las causales son multifactoriales en el tiempo y el espacio con la acumulación de una serie de agravios que provienen desde la Segunda Guerra Mundial (SGM) y que han sido exacerbados tanto por el desmantelamiento laboral del modelo de la globalización como por el manual racista del Choque de las civilizaciones: configuración de un nuevo orden mundial, de Samuel Huntington, cuyo heredero en Francia -más que Jean Marie Le Pen, simultáneamente judeófobo y arabófobo- es el selectivamente arabófobo Nicolas Sarkozy, favorito de las huestes neoliberales y los neoconservadores straussianos para suceder al convaleciente presidente Jacques Chirac.

EHSAN AHRARI (Asia Times; 9/11/05), arremete contra el simplismo de la revista Newsweek, portavoz, junto a The Washington Post, del establishment estadunidense, que aboga por la teoría de la "jihadización de Europa", tan preciada, a nuestro juicio, por los teoremas bélicos de los neoconservadores straussianos y la dupla Bush-Blair, con el fin de avanzar su agenda expoliadora del petróleo en Eurasia.

DESPUES DE FUSTIGAR la "hipocresía de la política cultural, que se describe a sí misma como muy civilizada, laica y compleja para nutrir hostilidad o animadversión hacia un grupo étnico o religioso, incluido el Islam", Ahrari desmenuza la anatomía de los hijos de los migrantes africanos, en su tercera generación, provenientes de las anteriores colonias francesas y que constituyen 10 por ciento de la población, y cuyo seno ha sido corroído por una tasa de 21 por ciento de desempleo (Nota: diáfano efecto de la poda laboral de la globalización que segrega a los mismos franceses descendientes de Vercingetorix) y un subempleo todavía mayor.

FRANCIA IMPORTO POR necesidad económica a los migrantes africanos después de la SGM, en la fase "gloriosa" de su expansión que requería mano de obra barata, y para cubrir el hueco laboral de los fallecidos durante sus guerras. Estos migrantes, en su mayoría de origen norafricano, conocidos como harkins, despreciados como "colaboradores" del colonialismo por el Frente de Liberación Argelino, sufrieron más de 100 mil muertos por represalias subrepticias. Arrojados a los guetos suburbanos, por la dificultad para integrarse, como al gueto de la sospecha colaboracionista, fueron procreados bajo el fuego cruzado del desprecio de sus lugares de origen como de su nueva patria de adopción forzada: hoy los contestatarios son los hijos y nietos de los harkins, "quienes albergan cierto tipo (sic) de resentimiento hacia Francia". A diferencia de los afroamericanos, los harkins son huérfanos hasta de líderes y "carecen de una versión de Martin Luther King".

LOS TSUNAMIS PUEDEN ser también socioeconómicos, como demostró la incendiaria masa amorfa y acéfala de los nietos adolescentes de los harkins. El racismo y la xenofobia inherentes a un segmento particular de la población francesa, que se siente asediada por la ley del número demográfico frente a su natalidad decreciente y su creciente población de la tercera edad, han alimentado los rescoldos de la frustración transgeneracional de más de 6 millones de nuevos portadores de la carta de identidad (sic) francesa, en su mayoría islámicos árabes y no árabes,

RESULTA QUE LA verdadera "identidad" sicopolítica y socioeconómica de cierto tipo de minorías alienadas supera las matrículas oficiales. Si desde la SGM los gobiernos franceses, engendrados por la Escuela Nacional de Administración para la exclusiva elite del poder a diestra y siniestra, no supieron integrar sus guetos, la globalización se encargó de desintegrarlos de un tajo.

"LA GUERRA CONTRA el terrorismo global", el teorema bushiano contra el Islam, que cobija la mayor parte de las reservas de petróleo en el mundo, arrojó más sal a las heridas, en medio de la tragedia de las poblaciones migrantes, a quienes el género humano no ha sabido otorgar una solución humanista más acorde con la evolución.

LA GLOBALIZACION anglosajona, un modelo financierista individualista y sociofóbico, donde la "familia" es una carga para la productividad y la competitividad, lo cual subsume la poda laboral y el despojo de los fondos de pensiones, ha sido adoptado ciegamente por las naciones latinas (v.gr. Francia), ya no se diga por otras etnias y religiones, más proclives al modelo familiar de solidaridad comunitaria, que hoy cosecha lo que sembró al haber dejado al "mercado" (sic), controlado por la plutocracia oligopólica, el destino de las masas de migrantes que requieren de un abordaje humanista, y no mercantilista ni financierista. La globalización no aporta solución a la deslocalización (outsourcing), la metáfora del desarraigo migratorio que, por el contrario, contribuye a empeorar.

LA ORGIA DE violencia material, cuarenta ciudades incendiadas y más de 6 mil vehículos destruidos durante más de dos semanas, con una asombrosa y prácticamente inexistencia de víctimas y heridos, ha desatado inevitables "teorías de la conspiración" en el imprescindible portal de Wayne Madsen (06/11/05), quien coloca los incendios "nada espontáneos" en el corazón de la competencia por la presidencia en el 2007 entre el premier Dominique de Villepin, favorito de Chirac y más cercano al eje ruso-alemán, con una agenda más social, frente al neoliberal Nicolas Sarkozy, xenófobo ministro del Interior, quien se refiere a los jóvenes contestatarios como "chusma y granujas": la "situación ha sido explotada por Sarkozy para acusar a los jihadistas conspiradores de coordinar los incendios", en el mismo diapasón de los multimedia anglosajones e israelíes, quienes festinan la jihadización europea y fustigan al fracasado 'Estado benefactor' social como las causales primigenias.

LO MEJOR: "SARKOZY tiene fuertes vínculos con el partido Likud de Israel y los neoconservadores en la administración Bush y el gobierno de Blair". Madsen suma los incendios en Francia a las "falsas banderas" sembradas por los neoconservadores el 11 de septiembre en Nueva York, los bombazos terroristas de Madrid y Londres (aún sin explicar) y los recientes atentados en Nueva Delhi. El "más beneficiado es Sarkozy" con el "resultado neto de atraer a Francia al Choque de las civilizaciones entre Occidente y el mundo islámico, el objetivo de neoconservadores", lo cual subsume, a nuestro humilde juicio, la guerra financiera entre el dólar y el euro. Falta agregar los recientes bombazos de Jordania, donde los israelíes hospedados en los hoteles desalojaron antes de tiempo después de haber sido avisados, como ya está resultando costumbre (Haaretz y Los Angeles Times: 9 y 10/11/05) ¡Qué suertudos!

UN RESULTADO ESPERADO fue la baja del euro frente al dólar, lo cual seguramente será transitorio, al menos que cundan jihadización y balcanización transeuropeas).

LA REVISTA BRITANICA portavoz de la desregulada globalización financiera feudal, The Economist (12/11/05), no pudo ocultar su schadenfreude (el placer que brinda la desgracia ajena) y festeja El fracaso de Francia y su modelo social frente al sistema financierista anglosajón, que consideran superior. Como todos los propagandistas al estilo Goebbels, The Economist suele ser sesgadamente ultrareduccionista en sus análisis de corte unidimensional y se le pasa por alto que Europa, ya no se diga Estados Unidos, pasa por una grave crisis de disgobernabilidad (neologismo acuñado por Bajo la Lupa) que incluye al gobierno de Blair elegido con un pobre 36 por ciento de los votantes y que un arcaico sistema electoral decimonónico transmutó en una mayoría aplastante en la Cámara de los Comunes, la cual le acaba de propinar un severo golpe al locuaz y mendaz primer ministro, un thatcheriano light con travestismo socialista, quien tiene los días contados, frente a la imponente rebeldía de su partido laborista, para ceder su lugar a Gordon Brown, encargado de las finanzas y más preocupado por los asuntos sociales, la verdadera agenda del laborismo -como coincidentemente acaba de demostrar en Israel Amir Peretz, quien con su genuina agenda social desbancó de la jefatura del partido laborista a Shimon Perez (CNN; 10/11/05), otro travesti de la política aliado del general Ariel Sharon y su partido protofundamentalista hebreo del Likud.

LOS INCENDIOS EN Francia han perturbado no solamente a Europa sino al mundo entero, y obligaron a los partidos alemanes antagónicos a ponerse de acuerdo en lo esencial con dos medidas salomónicas de alza de impuestos y recortes fiscales (IHT; 12/11/05). A nuestro juicio, el regreso del aumento de los impuestos en la tercera economía más importante del planeta, la alemana, marca el inicio del entierro del modelo anglosajón del pernicioso "ofertismo-fiscal" (supply side economics) practicado en la cúpula del poder mundial por el blairismo-thatcherismo y Baby Bush.

LA BATALLA GLOBAL entre la agenda social y el "ofertismo fiscal", uno de los andamiajes del neoliberalismo, es ya muy cruenta, y lo será todavía más. The Jerusalem Post, portavoz junto al británico The Daily Telegraph de los neoconservadores straussianos (en especial la dupla Wolfowitz-Perle), le da vuelo a la "Guerra civil EurArabe que viene" (10/11/05): "el dulce sueño de compatibilidad cultural universal ha sido sustituido por la pesadilla del conflicto permanente (sic)".

¿LA "PREVENTIVA GUERRA permanente (sic)", la piedra de toque conceptual de los neoconservadores straussianos para librar la "guerra contra el terrorismo global", por necesidad islámico, se traslada ahora a Francia y, por extensión semántica y geográfica, a los países europeos que se enfrentaron a la fracasada invasión anglosajona a Irak?  

La Jornada, 13/11/05