Luis Ignacio Parada: La lucha por el control de Internet

Luis Ignacio Parada: La lucha por el control de Internet

La Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información ha fracasado. Lo demuestra el hecho de que su secretario general haya anunciado ayer la creación de un Foro Internacional para discutir sobre la Red, sin modificar su estatuto actual. Lo que significa que Estados Unidos retiene el control sobre el sistema de dominios en Internet frente a la petición del resto de los países.

Lo que estaba en juego en Túnez era el control sobre la ICANN, la Sociedad para la Asignación de Nombres y Direcciones de Internet que controla a su vez el sistema que permite dirigir el tráfico en la Red. Es un organismo de derecho privado sin fines de lucro con sede en Los Ángeles, sometido a la ley californiana y colocado bajo el control del Departamento de Comercio de Estados Unidos, algo lógico si se tiene en cuenta que el origen de Internet está en investigaciones del Departamento de Defensa. Ese sistema está compuesto por 13 ordenadores conocidos como root servers o servidores raíz. Cuatro están en California, seis en Washington, uno en Estocolmo, otro en Londres y el otro en Tokio. Los mayores son los de la NASA, la U.S. Army, la Universidad de Maryland y la empresa de seguridad y servicios de pago por Internet VeriSign, comprada hace un mes por el sitio de subastas eBay por 370 millones de dólares. Existen otros 50 ordenadores espejo que duplican los datos y dirigen el tráfico de conexiones entre los servidores y los gestores de correo electrónico. Lo que se ignora es si esos root servers se limitan a autorizar y guardar las direcciones y canalizar el tráfico o si podrían también contener información sobre los sitios de Internet que cada ordenador visita, almacenar datos sobre las compras que se realizan por la Red y observar los contenidos de los correos electrónicos que circulan como hace la red Echelon. De ahí que tenga menos importancia lo que queda pendiente en la Cumbre: la creación de un Fondo para que los países pobres tengan acceso a la Red.

La Rioja.com, 17/11/05