Soledad Gallego-Díaz: Traigan a Mr. Bean a la escuela

Soledad Gallego-Díaz: Traigan a Mr. Bean a la escuela

Criticar a alguien por su raza es manifiestamente irracional, pero criticar su religión es perfectamente lícito. La religión es una idea e igual que se pueden ridiculizar y criticar las ideas políticas o estéticas de cualquier persona también se pueden criticar y ridiculizar sus ideas religiosas. Ésta fue la línea de argumentación del actor británico Rowan Atkinson (Mr. Bean) cuando compareció, a finales del pasado mes de octubre, ante la Cámara de los Lores británica para pedirles que votaran en contra de un proyecto de ley, aprobado ya en la Cámara de los Comunes, que penalizaba tanto la incitación al odio racial como la "incitación al odio religioso". Los lores terminaron rechazando la ley por una amplia mayoría de 260 votos contra 111 y devolvieron el texto al Gobierno de Tony Blair para su nuevo estudio y modificación.

La discusión que planteó y alentó Mr. Atkinson por todos los medios a su alcance fue muy interesante. Odio puede significar desear el mal a alguien, algo, sin duda, rechazable, pero también una aversión, rechazo o antipatía extrema hacia algo. ¿Qué tiene de malo sentir rechazo o antipatía por una religión, especialmente si las enseñanzas de esa religión son irracionales o abusivas respecto a los derechos humanos?, se preguntaba el actor. Uno no puede elegir su raza, pero sí las ideas que defiende y no basta creer en ellas muy sinceramente para quedar por eso protegido contra la crítica o, incluso, contra la burla. Lo que pueden exigir las personas religiosas o los representantes de las religiones es respeto a su propia libertad de expresión, algo que no se atribuye a grupos, mayorías o minorías, sino simplemente a cada uno de los individuos. Para demostrar que no se persigue a la Iglesia católica o al islam no hace falta blindarlos contra la aversión que pueden producir algunas de sus enseñanzas; basta con respetar el derecho a la libre expresión de cada uno de los católicos o de cada uno de los musulmanes, defendía Atkinson.

La verdad es que ahora que se discute tanto en España sobre la exigencia de la jerarquía católica de que la enseñanza de la religión en las escuelas financiadas por el Estado (públicas o concertadas) sea computable a la hora de establecer los currículos escolares, sería la ocasión perfecta para plantear simultáneamente la importancia de enseñar también a los jóvenes el espíritu de la crítica de las ideas, incluidas las religiosas. Puesto que son ellos quienes han reabierto una polémica que estaba adormecida, ¿no sería fantástico aprovechar la ocasión y traer a Mr. Bean al Congreso y a todas las escuelas españolas?

Entre nosotros, y a falta de un payaso tan magnífico, quizás se podía pensar en promover ante la Comisión de Educación del Congreso una serie de comparecencias como las que solicitaron en su día los extravagantes y sorprendentes lores. Así, por lo menos, tendríamos ocasión de oír a quienes piensan que las creencias religiosas deben ser tratadas como cualesquiera otras. Igual que en las escuelas no se debe hacer proselitismo de izquierda o de derecha, (ni, esperemos, proselitismo nacionalista) ni se permite a los partidos políticos enviar a sus representantes para exponer ante los jóvenes o adolescentes las bondades de sus doctrinas, así tampoco debería permitirse el proselitismo religioso. En eso, como en ser de izquierda o de derecha, del Real Madrid o del Barcelona, lo lógico es que tengan más influencia el hogar y los amigos.

Y a la espera de que los planes de estudio incluyan la ansiada formación del espíritu crítico (¿quizás una enseñanza de las que se llaman ahora transversal, es decir que atraviese por igual todas las asignaturas?), sólo queda lamentarse, como aquel joven cooperante que veía morir de sida a decenas de jóvenes africanos de ambos sexos, mientras que en el Vaticano se seguía denostando el uso del condón. (Según los últimos datos de Onusida, 570.000 niños morirán este año por culpa de una infección que se transmite básicamente por vía sexual). Decía aquel joven: "Lástima que no exista el infierno".

El País, 25/11/05