Boaventura de Sousa Santos*: Mi balance

Boaventura de Sousa Santos*: Mi balance

Mi balance no es acerca de qué pasó antes de lo que va a pasar a partir de las señales que nos fueron dadas en 2005. Son señales ambiguas y contingentes no pudiéndose, con base en ellas, hacerse sino previsiones preliminares. Es mi propósito, entre otros, inquirir en qué medida el futuro viene hacia el presente. ¿Cuáles son las situaciones imprevistas más importantes que 2005 nos deja?

China. Hasta 1830 la balanza comercial china con Europa era favorable para Pekín; los últimos 150 años fueron de humillación y de construcción de un sistema alternativo al occidental. Desde la década de 1980, con Deng Xiaoping, asistimos a la aparición de un fenómeno nuevo: la combinación entre el comunismo más autoritario con el capitalismo más salvaje, lo que podríamos denominar estalinismo de mercado. En 2005 este modelo revelo toda su fuerza: los viajes espaciales, el crecimiento económico tres veces mayor que Estados Unidos, inversión masiva en Africa ¿Qué es de esto lo imprevisible? Al contrario de sus congéneres occidentales, los manuales de estrategia militar china señalan que la victoria no consiste en vencer al enemigo en la batalla, y sí en minarlo por dentro, absorberlo, de modo que la batalla nunca tenga lugar. ¿Serán esos manuales atendidos? Si los chinos retirasen hoy sus ahorros de la economía estadunidense, ésta sufriría una profunda conmoción (lo que tampoco interesaría, en este momento, a China)

Células embrionarias. Es otra guerra entre Occidente y Oriente, científica, con poca ciencia y mucha política. Corea del Sur tiene como proyecto nacional (hay países que aún se atreven a tanto) volverse la mayor potencia mundial en la clonación de células embrionarias humanas, con fines terapéuticos. Para fortalecer su posición, buscó alianzas con científicos occidentales, desconociendo, tal vez, que Occidente no cede gratis su supremacía. El escándalo se acaba de instalar, en los planos ético (uso de óvulos de investigadoras de laboratorio) y científico (¿hubo fraude en la prueba de producción de células embrionarias humanas personalizadas?). Esto involucra a científicos, medios de comunicación, empresas de biotecnología y servicio secreto. Esta es un área en que la línea que divide la lógica de la ciencia de la lógica del mercado es demasiado tenue para no temer que nuestro cuerpo se transforme en la próxima (¿poshumana?) línea de montaje.

Exclusión y colonialismo. En este frente no hay nada de nuevo: continua agravándose la desigualdad social, y hay en el mundo, por lo menos, 8 millones 300 mil individuos felices con esta noticia. Es el número de sujetos que tienen inversiones superiores a un millón de dólares, los denominados EVL (de elevado valor de liquidez). Según el Financial Times, su número aumentó 60 por ciento en los pasados siete años. Relativamente nueva fue la combinación entre exclusión social, colonialismo y racismo. Las protestas sociales en Francia mostraron hasta qué punto el pasado colonial de Europa continúa persiguiéndolo. Ya habían ocurrido en Inglaterra y es posible que surjan en otros países, incluso en los que fueron colonias y se volvieron independientes mediante masacres de poblaciones nativas y de la subalternizacion de algunos grupos de inmigrantes (voluntarios y forzados). América también tiene una historia convulsa en este dominio, pero es Australia la que termina el año en las noticias con la violencia racista antiárabe instalada en los suburbios de Sydney ¿Cómo va el norte a continuar defendiéndose del sur, cuya destrucción provoca? Ingenio represivo no les falta. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos acaba de ser autorizado para construir mil 100 kilómetros de muros a lo largo de la franja sur para impedir la entrada de chicanos.

Comercio libre. 2005 fue el año de todas las frustraciones para los países ricos y las instituciones multilaterales que ellos controlan: no fue posible evitar el fracaso de la reunión ministerial de la OMC, que se acaba de realizar en Hong Kong. Después de Cancún y Hong Kong, la OMC se volvió un cadáver insepulto. El hecho nuevo es que los países del sur consiguieron el mínimo de unión (para lo que contribuyeron mucho Brasil, India y Sudáfrica) para poder hacer oír lo obvio: el comercio libre ha sido el fraude con que las naciones ricas han impuesto a los países pobres los términos de comercio más desiguales desde el colonialismo. El mismo fraude fue denunciado por los movimientos sociales con respecto al ALCA. Estos actos, combinados con el nuevo protagonismo de China y Venezuela, nos hacen especular acerca de si no estaremos ante la emergencia de un nuevo Movimiento de No Alineados.

Terrorismo, democracia y liberación. Es multisecular la tradición de Occidente de violar los derechos humanos con el pretexto de defenderlos; de cometer los más groseros atropellos contra la democracia para imponer la democracia. ¿Esta historia va a cambiar? ¿Si la guerra es el terrorismo de los fuertes, será que el terrorismo es la guerra de los débiles? ¿Podrá eliminarse el terrorismo, sin eliminar el terrorismo de Estado? 2005 mostró que la democracia tiene dos historias, una es la de su subordinación a los intereses del capitalismo: se impone en Irak, se tolera su violación en Uzbekistán y se liquida (si es posible) en Venezuela. La otra historia es la de la lucha democrática de los pueblos por la justicia social: las elecciones en Uruguay, en Venezuela y ahora la retumbante victoria de Evo Morales en Bolivia. ¿Cuál de las historias va a prevalecer en 2006? ¿Será Hugo Chávez asesinado?

En 2005 el futuro vino hacia el presente pero, como es su sello, no vino para quedarse. En vez de previsiones seguras tenemos imprevistos decisivos.

Traducción: Rubén Montedónico

*Doctor en sociología del derecho por la Universidad de Yale; profesor titular de la Universidad de Coimbra  

La Jornada, 23/12/05