USC: La USC sella una alianza electoral “histórica” para cuatro años clave

USC: La USC sella una alianza electoral “histórica” para cuatro años clave

“Este é un pacto histórico no sentido de que pode recompoñer moitos anos de distancia, que creo que restou potencialidade á Universidade de Santiago”. Con estas palabras se refería ayer el coordinador de la Plataforma Universitaria Progresista (PUP, en la órbita socialista y grupo de Senén Barro), Jaime Barreiro, a la alianza alcanzada con Universidade Aberta (UA, nacionalista), hasta ahora su principal oposición, aunque con varios intentos frustrados de ser pareja en los últimos quince años.

Esta vez la relación de estos dos grupos del profesorado ha fraguado. Ayer Barreiro explicaba junto al coordinador de UA, Elías Torres, los trece puntos sobre los que se sostiene el pacto, que da, de entrada, un amplio respaldo para la reelección de Senén Barro en los comicios a rector del mes de mayo.

El matrimonio tiene mucho de conveniencia, aunque esta sea para la USC, porque los dos nuevos socios insisten en que los próximos cuatro años, en los que ha de culminar la creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), la institución debe salir adelante en un nuevo escenario mucho más competitivo, que hace necesario el máximo consenso posible para afrontarlo.

Por eso se muestran comprometidos a “pasar por enriba dos enfoques individuais e de grupo” y a configurar “un goberno único e non de partillas”, aunque lo cierto es que el reparto de vicerrectorados parece explicar que el consenso no sea total y que el nuevo pacto pase también por restar un apoyo, el de Converxencia Universitaria (CU), menor, pero que ha sido decisivo para la PUP desde los tiempos de Darío Villanueva.

Este grupo, más a la derecha, ve insuficiente lo que se le ofrece en un hipotético tripartito. Desde la PUP, Barreiro Gil lamentaba ayer la decisión de los convergentes de no apoyar la candidatura de Barro, pero tampoco aclaraba una disposición a cederles más terreno para facilitar su apoyo. “A día de hoxe, só lles diría que agardo que a decisión que tomaron non fose definitiva”, respondió Barreiro.

El malestar de CU podría reforzar la posibilidad de que se presente un candidato independiente, que ya está sondeando posibles apoyos. Sería un rival que también intentaría sacar partido de los descontentos de miembros de la USC que en su día apoyaron a Barro.

Pero si esta candidatura no cuaja, lo más probable en estos momentos es que el actual rector sea el único que se presente a las elecciones, como ya lo hizo Villanueva en su segundo mandato. Los detalles del pacto que le respalda se escribirán a partir de enero.

El Correo Gallego, 24/12/05