USC: Barro cambia de aliados para asegurar su continuidad como rector de la USC a partir de mayo

USC: Barro cambia de aliados para asegurar su continuidad como rector de la USC a partir de mayo
El pacto se ha formalizado, tras dos intentos fallidos, entre la PUP (de tendencia socialista) y la UA (nacionalista), quedando relegados los de CU (más a la derecha)

Una alianza electoral histórica para cuatro años clave. Tras dos intentos de pacto fallidos, finalmente la Plataforma Universitaria Progresista (la PUP, de tendencia socialista) y Universidade Aberta (UA, nacionalista) concurrirán juntos a las elecciones a la Rectoría de la Universidad de Santiago de Compostela. Lo harán con la candidatura del actual rector, Senén Barro (PUP), pero sin el consenso que el principal interesado ansiaba.

Y es que el físico quería sumar el apoyo de los nacionalistas a los de Converxencia Universitaria (CU, de inclinación derechista), socio de su grupo desde los tiempos de Darío Villanueva. Sin embargo, se dio de bruces con las palabras de su portavoz, Maribel Suárez, que, tras analizar con los suyos la oferta que les trasladó la PUP, aseguró que «resulta insuficiente, tanto en el reparto de vicerrectorados como en otras cuestiones, lo que hace inviable un futuro tripartito».

Aún con esta ausencia, los representantes de la PUP y de UA presentaron un programa conjunto para constituir un gobierno «integrador y fuerte» con el fin de conseguir el mayor consenso posible en la comunidad universitaria. Precisamente con este propósito, el de recabar más avales, Jaime Barreiro Gil, de PUP, dejó abierta la puerta a su hasta ahora compañero de batallas, que por el momento ha decidido romper las negociaciones. «Me gustaría que la decisión de CU no sea definitiva», matizó.

Elías Torres Feijoo, de UA, explicó que el acuerdo establecido recoge la garantía de los principios de eficiencia y transparencia en la elaboración y cumplimiento de los criterios de gobierno y de los procesos de gestión administrativa; al tiempo que apuesta por reforzar la centralidad de las acciones, y por el acceso equitativo a los recursos disponibles. El fin: «que si las cosas se hacen bien, la universidad en 2010 no se parezca en nada a la actual».

ABC, 26/12/05