Un directivo del MIT advierte: hay que democratizar la innovación

Un directivo del MIT advierte: hay que democratizar la innovación

"Una diferencia fundamental entre EE UU y la Unión Europea es que en la segunda se cree que los expertos están en mejor posición que los consumidores para saber cómo debe ser la innovación en nuevas tecnologías". Lo dice precisamente un experto, Michael Schrage, codirector de Iniciativas de Mercados del MIT Media Lab (Instituto de Tecnología de Massachussets), que recientemente ha visitado Madrid.

"En EE UU se impulsa el mercado de abajo arriba. La innovación es una función que los consumidores deciden usar, independientemente de si lo hacen de forma lógica o ilógica; por eso hay que poner los prototipos, aunque sean roñosos y rápidos, en sus manos, para que los experimenten, para que a través de esa experimentación innoven junto con los expertos", argumenta Schrage.En su opinión, hay que dar por acabado el tiempo en que "los especialistas deciden qué debe usar la gente" y dar paso a la "democratización de la innovación", como ya sucede en Suecia en el terreno del diseño en sentido amplio.

"Lo normal", prosigue, "sería que los fabricantes sacaran dos versiones de cada dispositivo, una compleja y otra sencilla, a ver qué elige la gente". Es necesario el aprendizaje sobre los prototipos, en particular sobre la recogida y análisis de datos a partir del uso experimental que hacen de ellos los consumidores.

Schrage también desafió algunas percepciones geopolíticas: "En Europa se piensa que su modelo económico está en disputa con el norteamericano respecto a cuál se impone en el mundo, pero la verdad es que en EE UU dedicamos más tiempo a preocuparnos por India y por China que por Europa".

El codirector del MIT Media Lab, quien también ha trabajado con el Departamento de Defensa de su país, dedicó parte de su intervención a rememorar la respuesta de la Administración de Bush ante la serie de huracanes padecidos por el sur de EE UU.

"Todo fue pura improvisación. Apenas había planes y los que había se evaporaron en contacto con la realidad. Nadie se puede imaginar lo que costó montar una infraestructura de acogida como la del Astrodome de Houston. Todo lo que resultó útil se logró gracias a la Red, a través de videoconferencias, correos electrónicos, teleconferencias, redes de ordenador...". Su conclusión para las administraciones públicas es que "no se trata de tener el mejor plan de emergencia, sino de tener unas redes robustas, unas infraestructuras de tecnologías de la información y las telecomunicaciones que, en un momento determinado, sean capaces de canalizar la improvisación".

Su último consejo a los directivos de empresas y responsables de organismos públicos es también concluyente: "Si quieren ganar credibilidad y fondos, no tomen ninguna iniciativa en materia de tecnologías de la información sin tener en cuenta qué hacen en ese terreno concreto en EE UU, Reino Unido y Francia. No para imitarlos, sino para trabajar en contexto". La globalización, en resumen.

SCHRAGE: http://ebusiness.mit.edu/schrage/

El País, 05/01/06