EU ha minado los derechos humanos en el mundo: HRW

EU ha minado los derechos humanos en el mundo: HRW
Nadie ha hecho más por la libertad que Washington, responde la Casa Blanca
El gobierno de Bush sirve de mal ejemplo, sostiene la organización en su informe anual
Empeora la situación en AL, dice en su balance; felicita a México por esfuerzos en la ONU

La "guerra" contra el terrorismo del gobierno de George W. Bush y los abusos cometidos en su nombre, han minado los derechos humanos en el mundo y servido de mal ejemplo a otros países, afirmó la organización Human Rights Watch (HRW) en su informe anual presentado este miércoles.

La Casa Blanca se defendió al afirmar que "nadie" ha hecho más para promover los derechos humanos que "Estados Unidos", y alegó "motivaciones políticas" de HRW.

Según esta organización con sede en Nueva York, las torturas cometidas en los interrogatorios a sospechosos de terrorismo "no pueden reducirse a las fechorías de unos pocos soldados de bajo rango, sino que eran una política elegida por altos funcionarios del gobierno estadunidense".

"Combatir el terrorismo es central para la causa de los derechos humanos. Pero usar tácticas ilegales contra presuntos terroristas es tanto equivocado como contraproducente", señaló el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth.

Como ejemplo de la complicidad de la Casa Blanca, Roth citó la amenaza de Bush de vetar una ley que prohíbe el trato "cruel, inhumano y degradante" de presos, y los intentos del vicepresidente Dick Cheney de eximir del cumplimiento de esa ley a la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En la misma línea, afirma Roth, el fiscal general Alberto Gonzales sostuvo que Estados Unidos puede maltratar a sospechosos más allá de sus fronteras si se trata de extranjeros, mientras que el director de la CIA, Porter Goss, dijo que sumergir la cabeza de los detenidos en agua es "una técnica profesional de interrogación".

Esta actitud ha dado alas a otros gobiernos, sostiene HRW en su documento, presentado en Washington. "Aliados de Estados Unidos como Gran Bretaña y Canadá empeoraron la ausencia de liderazgo en derechos humanos tratando de socavar protecciones internacionales esenciales", afirma HRW.

"Gran Bretaña trató de enviar sospechosos a países en que se recurre a la tortura, ateniéndose a garantías sin ningún valor de que iban a ser bien tratados. Canadá buscó diluir un nuevo tratado que declara ilegal la práctica de las desapariciones forzadas", sostuvo.

HRW se refiere asimismo a países como Uzbekistán, Rusia y China a los que acusa de haber usado los términos "guerra contra el terrorismo" para atacar a sus oponentes políticos tildándolos de "terroristas islámicos".

El organismo sostiene que con esta actitud, Estados Unidos ha obstaculizado la capacidad de Washington de persuadir o presionar a otros países para que respeten el derecho internacional.

La Casa Blanca rechazó las críticas y dijo que tienen motivaciones "políticas", según el vocero, Scott McClellan.

Al preguntarle a qué motivos políticos se refería, McClellan dijo que no había leído el informe, sino lo que se había dicho del reporte en la prensa. La Casa Blanca rechaza las "referencias negativas a nuestros esfuerzos en Irak", añadió.

"Estados Unidos ha hecho más que ningún otro país en el mundo para promover la libertad y los derechos humanos", afirmó.

McClellan negó que el encuentro de este miércoles entre el presidente George W. Bush y las víctimas del régimen de Saddam Hussein tuviera algo que ver con la difusión del informe.

El documento de 532 páginas titulado Informe Mundial 2006, es un balance de la situación en 70 países en 2005, e incluye referencias a hechos como la matanza de manifestantes en Uzbekistán el pasado mayo, la limpieza étnica en la región sudanesa de Darfur, y "las persistentes atrocidades" cometidas en la República Democrática del Congo y Chechenia.

"La dura represión continuó en Birmania, Corea del Norte, Turkmenistán, y en las regiones chinas del Tíbet y Xinjiang, mientras que Siria y Vietnam mantuvieron estrechas restricciones en torno a la sociedad civil y Zimbabwe condujo expulsiones masivas por motivos políticos", señala el reporte.

Entre los acontecimientos positivos, HRW destaca los esfuerzos de México en la Organización de Naciones Unidas para conseguir que se cree la figura de un ponente que vigile el cumplimiento de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo.

Pero en el resto de América Latina, el organismo reportó que la situación del respeto a los derechos humanos empeoró durante 2005. El informe califica de "desastrosas" las circunstancias en Haití, donde en el segundo año del gobierno de transición y pese a la presencia de fuerzas multinacionales, se han repetido "las ejecuciones sumarias, los motines, las torturas y los arrestos arbitrarios".

Sobre Cuba, se afirma que el gobierno del presidente Fidel Castro "reprime cualquier forma de disidencia política". También estima que el gobierno de Hugo Chávez ha socavado la independencia del Poder Judicial y la libertad de expresión" en Venezuela, si bien no niega que el mandatario ganó legalmente el referendo sobre su presidencia, celebrado en 2004.

HRW felicita a Argentina por los avances en los juicios a represores de la dictadura militar, pero señala que se ha incrementado la violencia carcelaria. En cuanto a Chile, también menciona los esfuerzos para hacer que los responsables de las violaciones a los derechos humanos rindan cuentas ante la justicia, incluido el ex dictador, Augusto Pinochet.

El informe señala que la tortura "es un problema constante en Perú", pero que es en Colombia donde se padece la situación más grave de derechos humanos de toda la región. En este caso, atribuyó a guerrilleros y paramilitares el grueso de las violaciones a los derechos humanos.

 

La Jornada, 19/01/06