EEUU: Ofrecen dinero a alumnos por delatar a catedráticos izquierdistas de UCLA

EEUU: Ofrecen dinero a alumnos por delatar a catedráticos izquierdistas de UCLA
Graduado republicano promueve la cacería de brujas

El campus de la Universidad de California en Los Angeles se ha visto envuelto en un escándalo debido a que un graduado republicano ofrece dinero a estudiantes para que graben las clases de profesores sospechosos de tener tendencias izquierdistas y realizar "adoctrinamiento".

El joven republicano, Andrew Jones, ha elaborado una lista negra de profesores a quienes llama los "30 sucios", y dedica página tras página de su sitio web a denunciar su supuesta falta de ética profesional.

"¿Tienes un profesor que no deja de hablar del presidente Bush, de Howard Dean, de la guerra en Irak... o cualquier otro tema ideológico que no tenga nada que ver con la clase?", pregunta en el anuncio en que solicita colaboradores. "Puedes ayudar recabando información sobre conducta abusiva, unilateral o ajena a la materia en el salón de clases; te pagaremos por tu trabajo."

Los profesores "sospechosos" acusan a Jones de intentar cacerías de brujas al estilo macartista en una de las universidades más prestigiadas de Estados Unidos. También creen que sus ofertas de dinero por apuntes y grabaciones de profesores violan tanto las reglas universitarias como la ley de propiedad intelectual.

"Son jóvenes ayatolas que declaran una fatwa contra los infieles", declaró indignado el profesor Andrew Apter, del departamento de historia de la UCLA. El no está en la lista, pero varios de sus amigos y colegas sí.

No es novedad que republicanos radicales supervisen lo que según ellos son tendencias izquierdistas en las universidades del país.

Ideólogos del Partido Republicano desde Bill Bennett, ex secretario de Educación, hasta Grover Norquist, uno de los consejeros más cercanos de Bush, han pasado años atacando a profesores de izquierda y presionan para que se designen catedráticos más conservadores, en particular en los departamentos de historia y ciencia política.

Nadie, sin embargo, había ofrecido dinero por espiar en cátedras particulares, lo cual ha causado división entre los mismos conservadores. En días recientes, tres prominentes miembros del consejo de la asociación extraoficial de ex alumnos que preside Jones han renunciado en protesta por su campaña.

"Me siento incómodo con esta táctica, por decir lo menos", expresó Jim Rogan, ex legislador republicano que desempeñó un papel prominente en el enjuiciamiento de Bill Clinton en 1998. "Pone a los estudiantes en peligro de violar montones de reglamentos y leyes."

En cambio, Shawn Steel, ex presidente del Partido Republicano, comentó que no tiene problemas con esta acción y consideró que la iniciativa de grabar clases es "una gran idea".

Hasta ahora sólo un estudiante ha firmado contrato para grabar a su profesor. Ante ello, muchos de los que están en la lista negra opinan que la mejor estrategia es mantener un bajo perfil y dejar que los ideólogos de derecha se destrocen unos a otros.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

La Jornada, 23/01/06