Detonó polémica el discurso de Chávez sobre la izquierda y el papel del FSM

Detonó polémica el discurso de Chávez sobre la izquierda y el papel del FSM
En los trabajos del foro, una corte declara a EU culpable de delitos de lesa humanidad

Para unos, Hugo Chávez le "dio un escobazo a la colmena"; para otros, le puso "el cascabel al gato". La convocatoria que hizo ayer, 27 de enero, a hacer del Foro Social Mundial (FSM) un frente antimperialista y socialista y avanzar en su centralización, así como su defensa a ultranza del gobierno de Lula y su afirmación de que en América Latina hay una sola izquierda, atravesaron los debates del evento y se convirtieron en el punto del día de la agenda en los corrillos informales. La disyuntiva histórica entre privilegiar las razones de Estado o seguir la lógica de las luchas populares (con demasiada frecuencia enfrentadas) se hizo presente en el evento.

"Escobazo a la colmena", porque provocó resquemor entre algunos de los asistentes la alerta presidencial para evitar que el foro "se folclorice" y no pierda tiempo, así como su comentario de que le parecía extraño un foro que discute y debate pero no llega a acuerdos. Si el aplausómetro sirve para medir el grado de aceptación de una iniciativa, la advertencia de Chávez no resultó muy popular. Esas palabras apenas fueron aplaudidas y el comentario generó incomodidad.

"Cascabel al gato", porque para otros marca una ruta necesaria. "La propuesta es adecuada. El esquema actual del funcionamiento del foro ya tocó fondo. No debe seguir así", asegura el antropólogo Héctor Díaz Polanco. "Desde el FSM -declaró a Terraviva Roberto Savio, del Comité Internacional del Foro- no ha habido acciones concretas para incidir sobre las agendas nacionales. Debemos evolucionar para que las organizaciones que vienen al foro y las que no vienen adopten proposiciones concretas sobre problemas específicos con una agenda concreta de acciones."

Más cauteloso, el economista Edur Arregui sostiene que "la vitalidad del foro proviene de cierto nivel de apertura y horizontalidad. Sería deseable no tratar de que el esfuerzo por coordinar las acciones burocratice el foro. A lo mejor requiere pasar a otra etapa para tener una mejor capacidad de respuesta, pero hay que preservar su horizontalidad". Claudia Baratini, del consejo organizador del foro, es aún más prudente: "no es fácil responder a la convocatoria del Presidente", manifestó a la agencia Pulsar.

Apenas ayer, el debate sobre la izquierda latinoamericana en uno de los paneles más concurridos del evento arrojó opiniones diferentes a las expuestas por el presidente Chávez. Según uno de los organizadores de la mesa, Plinio Sampaio, una de las figuras claves de la oposición de izquierda en Brasil, fundador del Partido de los Trabajadores (PT), ex diputado, crítico de Lula y organizador de la discusión, "la izquierda institucional y los partidos comunistas y socialistas tradicionales han perdido el paso y el pulso del movimiento real y de los movimientos populares en el continente. Ellos no creen más en la posibilidad del socialismo ni en la de la transformación social profunda. Todos ellos, unos más, otros menos, entraron en una línea de obtener concesiones del imperialismo. Promueven una política popular, una política de atención a los pobres, y negocian mejoras con el imperialismo. Yo llamo a esto 'mejorismo'. Eso no es socialismo".

Entrevistado por La Jornada, Plinio asegura que los cambios que se han producido en el mundo hacen imposible una reforma del capitalismo, que es lo que la izquierda institucional latinoamericana tuvo como programa los últimos años. "Lo que tenemos que proponer ahora -afirma- son reformas de carácter no capitalista. Y aunque no exista la correlación de fuerzas para imponer estas ideas, ahora necesitamos divulgarlas, contárselas al pueblo. Desde hace 15 años no se habla de socialismo, imperialismo, de planificación de la economía."

Según él, "no importa que en este momento no haya condiciones para una transición inmediata al socialismo, pero vamos a hablar de él. Vamos a mostrar que las soluciones socialistas son mucho más adecuadas para el continente que estas pequeñas mejoras en el capitalismo".

De acuerdo con el ex dirigente del PT brasileño, el partido que él ayudó a formar se ha negado a hacer una política más audaz argumentando que no hay correlación de fuerzas para hacer otra cosa. "Pero -explica- la correlación de fuerzas es algo que se hace, incluso en el conflicto. Si tú evitas el conflicto porque no tienes correlación de fuerzas, nunca tendrás una correlación de fuerzas favorable. Hay una izquierda institucional que perdió el rumbo, pero hay gran ansiedad, sobre todo en la juventud, por transformaciones fundamentales. La juventud no tiene lugar en el neoliberalismo, porque no genera empleos. Esa juventud es base para otra política."

Para Plinio, las declaraciones del presidente Chávez en favor de Lula provienen de razones de Estado. "Las posiciones de Cuba y de Chávez parten de la geopolítica -asegura. Es un problema serio, lo comprendo, no lo critico por eso. El gobierno brasileño ha dado un apoyo muy grande a regímenes que están bajo la mira del imperialismo. Yo diría que si se ataca a esa izquierda hay que defenderla." Sin embargo, asegura, "dentro de Brasil su antiguo partido está continuando las políticas de su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, es decir, una política neoliberal".

Edur Arregui coincide, en parte, con el brasileño. "La defensa de Lula por parte del presidente Chávez -analiza- obedece a las dos esferas donde se está desarrollando la resistencia en América Latina. En una, que es la de los estados, Venezuela está confrontada con los países centrales en los organismos multilaterales en asuntos centrales: energía, agua, libre comercio. Para Venezuela es crucial mantener un frente institucional. Chávez apuesta a no deslegitimar la función que Lula ha tenido en ese escenario internacional. Hay que recordar el papel que desempeñó Brasil durante el golpe de Estado y que logró romper el cerco contra Hugo Chávez. Hay, pues, un gesto de reciprocidad."

Sin embargo, de acuerdo con el profesor universitario, ese apoyo va acompañado por "un mensaje que Lula tendrá que recibir: es posible, como demuestra Venezuela, desafiar al imperialismo y no morir en el intento. Cosa que hasta el momento el brasileño no ha hecho".

Washington: la hora de los tribunales

En el contexto de los trabajos del foro, distintos organismos impulsaron el funcionamiento de tribunales o cortes para juzgar simbólicamente al gobierno de George W. Bush. Los juicios sirven para presentar de manera sistemática testimonios dramáticos sobre la agresión imperial, el rostro humano de la agresión. Ejemplo de estas iniciativas son la Corte Internacional de Mujeres (CIM) y el Tribunal contra el Terrorismo.

La CIM reunió a decenas de mujeres en medio de una amplia e intensa participación femenina dentro del foro alrededor de reivindicaciones de género. Su objetivo fue denunciar las dramáticas violaciones del terrorismo patriarcal del neoliberalismo y a su principal ejecutor: el gobierno de Estados Unidos.

Ahí, Silvia Marcos, una de los jurados, rememoró a la fallecida comandante Ramona, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. "Para todo el mundo -dijo-, Ramona era una mujer extraordinaria. Ella es una especie de icono, de síntesis de lo mejor de la lucha de las mujeres indígenas y de lo mejor de la lucha de las mujeres."

La corte escuchó una diversidad de testimonios de mujeres -varios de ellos, respaldados con documentales- que mostraron el sufrimiento de las víctimas, lo mismo sobre la injusticia de la guerra en Irak que de las familias de los cinco cubanos detenidos en Estados Unidos.

El terrorismo es culpable

Un jurado compuesto por 10 personas, un fiscal y 10 testigos, cuyo presidente fue el dominico Fracoise Houtart, acordó declarar culpable de terrorismo y de crímenes de lesa humanidad al gobierno de Estados Unidos por su intervención militar en Irak, y su política de terrorismo de Estado en América Latina y otras partes del mundo.

El "tribunal, para juzgar el terrorismo", presentó pruebas y testimonios. Participaron en él, como jurados, Lucius Walter, Michael Avery y Gloria la Riva, de Estados Unidos; Raúl Suárez, de Cuba, y Héctor Díaz Polanco y Gilberto López y Rivas, de México. Como representante de la fiscalía estuvo el cubano José Luis Toledo.

Como testigos intervinieron, entre otros, Fernando Suárez, padre del mexicano muerto en Irak por una bomba de racimo. La colombiana Lilia Solano, quien explicó que "80 por ciento del presupuesto militar es para fomentar el terrorismo de Estado en Colombia, y eso lo financia Estados Unidos". Raúl Izquierdo, soldado durante la guerra de Vietnam, quien explicó cómo su país tiene bases desperdigadas por todo el mundo. Y Javier Couso, español, hermano de un periodista muerto en Irak, señaló que 90 comunicadores han sido asesinados en esa guerra.

Washington fue declarado culpable del delito de terrorismo. En su resolución final la corte acordó: "este tribunal considera que sólo la resistencia activa de todos los pueblos del mundo, a través de todas las vías a su disposición, incluyendo la lucha armada patriótica y nacional, es la única respuesta al terrorismo de Estado global de Estados Unidos".

Invitan a Chávez a Texas

La activista contra la guerra Cindy Sheenan se entrevistó hoy en la tarde con el presidente Hugo Chávez. La estadunidense invitó al mandatario a acompañarla en su próxima vigilia frente al rancho de George W. Bush en Texas.

Interrogada sobre su opinión acerca de la revolución bolivariana, respondió que le parecía muy bien cuando había un proceso que toma dinero de los más ricos para distribuirlo entre los más pobres. Dijo, además, que el presidente Chávez se opone a la guerra y eso es muy bueno.

La Jornada, 29/01/06