Joan Subirats: Reapropiarse de la política

Joan Subirats: Reapropiarse de la política

La noticia de ayer era que el 60% de los jóvenes españoles no sienten interés por la política. Uno se pregunta, si lo que ocurre es que la política que se practica no tiene demasiado interés en lo que preocupa a los jóvenes. En el caso de Francia, las interpretaciones sobre los sucesos de las periferias urbanas siguen produciéndose y siguen generándose nuevas iniciativas que pretenden ir más allá del aprovechamiento conservador de lo acaecido. No se ha divulgado suficientemente la notable movilización que ha tratado de volver a implicar en la vida política ordinaria a muchas personas, la mayoría jóvenes, tratando de que se inscribieran en el censo electoral, sin que ello tenga que leerse forzosamente como un acercamiento a los partidos convencionales, sino más bien como una nueva toma de conciencia de lo que representa el espacio público común en el que la vida política tradicionalmente ha circulado. Se calcula que una tercera parte de las personas de 18 a 35 años no participaron en las elecciones presidenciales de 2002. Y hay que recordar asimismo que, a diferencia de lo que ocurre en España, la inscripción electoral no es automática y, por lo tanto, precisa una voluntad explícita de los potenciales electores (lo que genera serias dudas sobre lo ocurriría con la participación electoral, ya de por sí menguada, de extenderse ese requisito previo a nuestro entorno). En general, los expertos consideran que las personas más jóvenes y los habitantes de las ciudades acostumbran a inscribirse en menor medida que la gente de más edad y la que vive en entornos rurales o en localidades menos pobladas. El periodo de inscripción finalizaba el 31 de diciembre de 2005, y la campaña, que ha contado con nombres como los del cantante de rap Joey Starr y el actor Jamel Debbouze, protagonista de Amélie, ha logrado significativas incorporaciones de jóvenes electores que en algunas localidades han llegado a cifras cercanas al 30%.

Desde una posición más crítica, se considera que esa campaña, por bienintencionada que sea, puede contribuir a seguir restringiendo de manera notable el campo de la política, vinculándola estrechamente a las contiendas electorales y a los que hasta ahora parecen ser sus protagonistas esenciales: los partidos políticos, cuando precisamente estos partidos han sido los grandes ausentes en la grave crisis que ha sacudido Francia, que provocó nada más y nada menos que la declaración del estado de emergencia, lo que no ocurría desde el conflictivo proceso que condujo a la independencia de Argelia. Se ha apuntado que menospreciar la oleada de incendios y rebajarla a la categoría de gamberrismo juvenil sin sentido ni significado es no entender casi nada de lo que ha ocurrido. Desde esa perspectiva, se afirma que los protagonistas de las revueltas trataban, sobre todo, de hacer oír su voz en el escenario político, en el espacio público. Y lo hacían de la única manera en que pensaban que serían realmente escuchados. La cadena de incendios (superior a la que se considera habitual), la sucesiva explosión barrio a barrio, expresaba una clara voluntad de llamar la atención, de intervenir desde su marginalidad forzada, en un sistema político con tendencias autistas, que va deslizándose hacia una concepción de gobierno que mezcla abstención o conllevancia en el funcionamiento de la economía, restricción en el despliegue social y recrudecimiento de las medidas represivas aprovechando la generalización de miedos e incertidumbres, que afecta emocionalmente mucho más a los que menos los sufren realmente pero que más tiene que perder con lo que puede ocurrir.

La simple respuesta colectiva, mínimamente coordinada y comunitariamente localizada, por radical y marginal que pueda parecer, expresa gestos y reacciones que van más allá de la deriva individualizadora y estrictamente consumista con que usualmente se caracteriza esa nueva condición juvenil que cada vez se confunde más con la tradicional categoría de sospechosos habituales. La sociedad del nuevo individualismo competitivo afecta especialmente a los más jóvenes, lanzados a ver qué pillan, sin entorno que potencialmente les sirva de marco en el que contextualizar sus cuitas. Esa desaparición del entorno en el nuevo individualismo ha hecho reaparecer lo que Wright Mills, en su clásico La imaginación sociológica, denunciaba como la falsa salida de buscar salidas individuales a problemas colectivos. Nos lanzan el "todos estamos en riesgo" y nos trasladan la prevención a los propios individuos.

En esa perspectiva hay una presunción falsa. La presunción es que todos sufrimos los mismos riesgos y todos tenemos los mismos medios para combatirlos. No es cierto. Hay gentes, como los jóvenes, los mendigos y los inmigrantes, que acumulan riesgos, y esas mismas gentes acostumbran a disponer de menos medios para prevenirlos. Y de esta manera acaban convirtiéndose en parte del riesgo. Ya no son personas en peligro, sino personas peligrosas. Los jóvenes acumulan riesgos y acumulan los miedos que generan en los demás. Son culpables por querer construir su autonomía en lo único en que se les permite que maniobren: su ocio, su vida alternativa. El problema que tienen y que tenemos es que les hemos empujado a que sólo se vean a sí mismos como los únicos referentes válidos. Para sobrevivir a ese individualismo autorreferencial necesitamos, necesitan, reinventar el entorno, situar los dilemas y la falta de perspectivas en un contexto social más necesario que nunca, un contexto en el que hacer reaparecer la política como salida colectiva a los atolladeros individuales. La buena noticia de la oleada de nuevas inscripciones juveniles en el censo electoral francés no deriva tanto de que ello prueba la fortaleza del sistema político convencional como del descubrimiento de que juntos pueden hacerse oír mejor. Algo de eso debería ocurrir aquí. Busquemos señales que nos indiquen que los jóvenes se están reapropiando de la política, aunque quizás esa política no es la que convencionalmente entendemos como tal.

Joan Subirats es catedrático de Ciencia Política de la UAB.

El País, 02/02/06