Una TV australiana difunde decenas de fotos de las torturas en Abú Graib

Una TV australiana difunde decenas de fotos de las torturas en Abú Graib
Las imágenes muestran nuevos abusos, incluidos homicidios, cuya divulgación EEUU quiso impedir
El Pentágono alega que la publicación del material va a causar "violencia innecesaria en el mundo"

Las fotografías de la prisión iraquí de Abú Graib que escandalizaron al mundo hace casi dos años fueron tan sólo una pequeña muestra de las torturas y vejaciones que sufrieron los detenidos a manos de un grupo de soldados estadounidenses. La cadena de televisión pública australiana SBS mostró ayer una nueva serie de imágenes hasta ahora inéditas, todas ellas escalofriantes. Las fotografías, que se han hecho públicas en plena crisis de las caricaturas de Mahoma, fueron emitidas también por los principales canales de televisión árabes y amenazan con agravar todavía más las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán

"Éstas son las fotografías que el Gobierno norteamericano no quiere que usted vea", dijo el presentador del informativo de la noche del canal australiano, no sin antes advertir que las imágenes que iban a ser emitidas podían herir la sensibilidad de los espectadores. El canal no las pasó todas, sólo unas cuantas, ya que asegura tener en su poder un centenar y cuatro vídeos.

LOS VÍDEOS

Algunas son similares a las que salieron a la luz pública en abril del 2004, cuando estalló el escándalo, como la que muestra a un detenido de rodillas y encapuchado frente a un perro amenazante. Otra expone a un hombre desnudo sujeto a una litera boca abajo. Uno de los vídeos presenta a un preso a quien le obligan a masturbarse, y en otro un hombre que no deja de golpear su cabeza contra un muro.

También hay fotos de cadáveres de prisioneros que murieron dentro de la cárcel, según afirmó ayer el canal de Australia, país cuyo Gobierno es un fiel aliado de Estados Unidos. De hecho, en Irak hay desplegados cerca de mil soldados australianos.

"Estas imágenes muestran nuevos abusos: homicidio, tortura y humillación sexual", señaló la SBS. En algunas de las fotos está el cabo Charles Graner, que ya apareció en las primeras imágenes del 2004, y su pareja sentimental, la soldado Lynndie England. Por haber participado en las torturas y vejaciones, un tribunal militar estadounidense condenó a ambos a 10 y 3 años de prisión respectivamente, junto a otros siete soldados más. La que era entonces máxima responsable de la prisión, Janis Karpinski, salió mejor parada, ya que sólo la degradaron de general a coronel. En total, sólo siete militares estadounidenses de baja graduación fueron condenados por las torturas de Abú Graib.

LA ONU PIDE UNA INVESTIGACIÓN

Las fotografías que mostró ayer la cadena australiana las habían visto antes los miembros del Comité del congreso de EEUU que se creó para investigar el caso de Abú Graib, dijo la SBS. El pasado septiembre, y gracias al fallo de un juez de Nueva York, las fotos llegaron también a manos de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU), a pesar de la oposición del Gobierno de Washington, que ha intentado siempre impedir que fueran divulgadas.

Un portavoz del Pentágono, Bryan Whitnes, dijo ayer que la "la publicación de estas imágenes causará violencia innecesaria en el mundo", y recordó que el caso de Abú Graib ya ha sido investigado y los responsables castigados. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, calificó por su parte de "profundamente turbadoras" las imágenes y pidió por boca de su portavoz, Stéphane Dujarric, que se ponga en marcha una investigación "cuanto antes".

El Periódico, 16/02/06