La SBS censuró las imágenes con humillaciones sexuales a los presos de Abú Graib

La SBS censuró las imágenes con humillaciones sexuales a los presos de Abú Graib
El director del programa 'Dateline' dice que "el grado de depravación" era peor que lo esperado

La televisión australiana Special Broadcasting Service (SBS) ha revelado que las fotos que ha divulgado sobre abusos a presos en Irak, en las que había cadáveres, sólo son una parte de las que recibieron, ya que omitieron otras por su dureza. Según la emisora, entre las imágenes censuradas se encuentran aquellas que muestran actos sexualmente humillantes hacia los presos.

Mike Carey, director ejecutivo del programa Dateline, el primero que mostró las nuevas imágenes de los prisioneros torturados en la cárcel iraquí de Abú Graib, ha defendido la decisión de emitir la nueva serie porque permite comprobar que el grado de depravación era peor que lo ya visto.

El Gobierno estadounidense y las autoridades iraquís han condenado la publicación de las fotos por considerar que pueden incrementar la violencia contra los soldados estadounidenses y australianos presentes en el país árabe.

Comprobar cuándo fueron asesinados

Carey ha dicho que las tropas ya se enfrentan a un gran riesgo en Irak y que mostrar las imágenes era necesario "para comprobar que el grado de depravación" de lo ocurrido es peor de lo que se había visto hasta ahora.

El director ha explicado que algunas imágenes de vídeo emitidas en el programa muestran a un supuesto preso golpeándose la cabeza contra la pared, mientras en otras fotos se ve lo que parecen ser cadáveres.

"Es necesario que se continúe investigando para saber cómo llegaron estos cuerpos a Abú Graib y si fueron asesinados cuando Abu Ghraib estaba bajo el control de Estados Unidos", ha advertido Carey.

Australia es un sólido aliado de EEUU, que secundó la invasión de Irak y envió tropas desde el principio. En el 2004, se desvinculó de los malos tratos infligidos a los presos en esa cárcel a las afueras de Bagdad, pese a que sus tropas participaron indirectamente en las detenciones.

La ONU pide una investigación

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, ha dicho que las fotos son "profundamente perturbadoras", y ha expresado confianza en que "estos incidentes sean investigados cuanto antes".

El Gobierno de Estados Unidos ha calificado de "lamentable" la difusión de nuevas fotografías y ha asegurado que actúa con "transparencia" en el trato a sus presos sospechosos de terrorismo.

"Las fotos que se han difundido hoy son repugnantes y muestran conductas reprochables", ha afirmado John Bellinger, asesor legal del Departamento de Estado, en una rueda de prensa. "Es desafortunado, además, que se difundan en momentos en que sólo contribuyen a avivar las llamas de la opinión pública en todo el mundo", ha dicho.

Las nuevas fotos datan del 2003, y su autenticidad fue confirmada por el Pentágono cuando salió a la luz el escándalo.

Fruto de la política de Bush, según AI

Según el director ejecutivo de Amnistía Internacional en EEUU, William Schulz, "las fotografías hacen que uno se pregunte qué otros abusos ocurrieron allí y en otros lugares cuando no había cámaras presentes". "Esas imágenes no muestran simplemente los excesos de unos pocos soldados", sino que son el "resultado directo" de la política del Gobierno de EEUU, ha dicho.

"Dado el silencio del Gobierno (del presidente George Bush) acerca de las prisiones clandestinas de la Agencia Central de Inteligencia y la excepción que el presidente Bush creó para sí mismo cuando firmó la Ley Contra la Tortura, la política sobre torturas sigue siendo hoy tan turbia como cuando las primeras fotos estremecieron al mundo", ha afirmado Schulz.

El Periódico, 16/02/06