Crece la presión internacional sobre Bush para que cierre Guantánamo

Crece la presión internacional sobre Bush para que cierre Guantánamo
La ONU, el Parlamento Europeo y Amnistía dicen que no es moral ni legal que la prisión siga abierta
EEUU replica a las críticas, mientras que Annan afirma que "tarde o temprano" se deberá clausurar la cárcel

La ONU, el Parlamento Europeo y Amnistía Internacional (AI) exigieron ayer al unísono el cierre del centro de detención que EEUU puso en funcionamiento en el 2002 en la base de Guantánamo (Cuba), un complejo donde las torturas están a la orden del día de acuerdo con un informe de los relatores de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Sus llamamientos chocaron con la cerrazón de la Casa Blanca, que desestimó el documento calificándolo de "refrito" de acusaciones anteriores.

"Los que están allí son peligrosos terroristas", subrayó Scott McClellan, portavoz del presidente George Bush, quien insistió en que los presos son tratados humanamente. "Sabemos que los terroristas de Al Qaeda están entrenados para intentar diseminar falsas acusaciones", añadió, para salir al paso del informe. Éste levantó ampollas en Washington porque pone a EEUU en la picota coincidiendo con la publicación de nuevas fotografías de los terribles abusos cometidos por soldados estadounidenses contra presos iraquís en la prisión bagdadí de Abú Graib.

"Guantánamo es una enorme mancha en el historial, no sólo de EEUU, sino de todos aquellos que callan y lo toleran", dijo en Estrasburgo el eurodiputado Raúl Romeva, del grupo de los Verdes, durante el debate previo a la aprobación de una resolución de la Eurocámara que reclama el cierre de la cárcel. "Nosotros hemos pedido de forma insistente el cierre de la prisión de Guantánamo", añadió la directora de la sección estadounidense de AI. "EEUU no puede defender, ni moral ni legalmente, mantenerla abierta".

CON ENTREVISTAS

"Tarde o temprano, se deberá cerrar Guantánamo", afirmó el secretario general de la ONU, Kofi Annan, en relación al informe de los cinco relatores de las Naciones Unidas hecho público ayer en Ginebra (Suiza), aunque había sido filtrado días antes. Washington lo rechazó sobre la base de que sus autores no visitaron la prisión, por lo que sus denuncias, señaló el Gobierno, son "de oídas".

"La ONU se desacredita cuando un equipo como éste se precipita a elaborar un informe sin examinar los hechos, basándose exclusivamente en las acusaciones", dijo McClellan. Annan dijo no compartir "todo lo que está escrito en el informe", pero expresó su deseo de que Guántamo sea cerrado "lo antes posible".

Los relatores, en efecto, optaron por no visitar el centro de detención después de que el Gobierno estadounidense les negara el acceso directo a los presos. Sus conclusiones se basaron en un trabajo de 18 meses durante los cuales entrevistaron a antiguos presos, sus abogados y algunas ONG, así como en las respuestas a un cuestionario enviado al Gobierno de EEUU.

PETICIÓN DE JUSTICIA

Sus crudas denuncias culminan con la petición de cierre de la prisión, donde permanecen 517 presos. Además, los relatores de la ONU exigen que se juzgue a estos prisioneros o se los libere, y que EEUU "se abstenga de cualquier práctica que suponga tortura, trato cruel, inhumano o degradante, discriminación con base en la religión y violaciones del derecho a la salud y a la libertad de culto".

Los relatores expresaron su "preocupación extrema" por los intentos de EEUU de redefinir la tortura al amparo de la guerra antiterrorista y reclamaron que quienes hayan ordenado o condonado abusos, "incluso al más alto nivel militar o político", sean llevados ante la justicia. La ONU denunció al Ejecutivo por actuar "como juez, fiscal y abogado de los detenidos".

La ONU también había expresado su preocupación por las imágenes de Abú Graib difundidas el miércoles una televisión australiana al extremo que pidió una investigación. El secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, declaró ayer que esas fotos, "así no sean idénticas, corresponden al mismo tipo de comportamiento" que registraron otras imágenes divulgadas en el pasado, y subrayó que los responsables ya han sido castigados.

El Periódico, 17/02/06