ANECA augura un colapso en las plantillas de docentes de las universidades públicas

ANECA augura un colapso en las plantillas de docentes de las universidades públicas

El director de ANECA, Francisco Marcellán, augura que las plantillas de docentes de las universidades públicas sufrirán un "colapso" dentro de diez años si no se programa adecuadamente el "recambio generacional". En declaraciones a la agencia Efe, el responsable de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) opinó que las plantillas del sistema universitario público están bastante "envejecidas" y el profesorado nuevo, con altos grados de formación, está "relativamente desubicado y sin una perspectiva a corto plazo".

Según Marcellán, las universidades se deben plantear qué mecanismos van a poner en práctica a medio plazo para absorber a esas personas, muy bien formadas pero que no tienen un encaje muy claro en el sistema a través de los cuerpos docentes

Preguntado por soluciones, comentó que algunas universidades han emprendido un plan de jubilaciones anticipadas y añadió que hay que exigir a cada docente según sus posibilidades.

A uno de 69 años, al borde la jubilación, no se le debería pedir que imparta clase a estudiantes de primero de carrera, que son de otra generación.

"Esos sénior pueden ofrecer a la universidad algo más que dar clase, pueden formar profesores, por ejemplo -según propuso-, o formar investigadores, que es una tarea realmente importante y puede ser impagable para el sistema, algo que no existe en la actualidad".

Marcellán apuntó que quizás falte, "y es una reivindicación altamente sentida", definir un Estatuto del Profesorado, en el cual se diga qué se puede pedir a cada docente en términos generales y por áreas de conocimiento, pues todos no son iguales.

También se refirió a cómo el sistema universitario debería estimular el trabajo bien hecho, con "diferentes niveles" para un profesor titular de universidad y catedrático de universidad como consecuencia de la labor docente e investigadora seria y rigurosa.

"Ahora lo único que hay son los sexenios, que se traducen económicamente en una auténtica miseria", apostilló.

En la universidad pública, concluyó, existe una muy buena cualificación del profesorado en líneas generales, "pero quizás un escaso compromiso en la mejora de la actividad docente".

El Confidencial, 27/02/06