Entrevista | Philip Kitcher: «Bush ha destrozado las redes de relaciones sociales en EE.UU.»

Entrevista | Philip Kitcher: «Bush ha destrozado las redes de relaciones sociales en EE.UU.»
El prestigioso filósofo estadounidense se muestra muy crítico con la actual Administración norteamericana, y también con los criterios de distribución de fondos para investigación científica

A su paso por las Jornadas de Filosofía del campus de Ferrol, Kitcher se mostró como un intelectual valiente en sus afirmaciones y con marcadas convicciones éticas.

-¿A qué atribuye el fuerte debate en su país entre evolucionistas y creacionistas?

-Los americanos no conocen nada sobre las otras figuras del evolucionismo. Darwin es una parte importante, pero no lo es todo. Están Hume, Voltaire... gente que ha estudiado sociología de la religión, religiones antiguas... Creo que los impulsos religiosos necesitan salir, especialmente en sociedades que son altamente competitivas, atomizadas socialmente y donde no hay redes de apoyo social entre las personas.

-¿Y eso es Estados Unidos?

-Eso es Estados Unidos. Es una sociedad tan agresivamente competitiva...

-¿Cree que esta situación es sintomática de algo?

-En lugares en los que hay incertidumbre y ansiedades, las religiones crecen sociológicamente en mayor medida. En el libro [Life without God, que se publicará en español como Darwin, el diseño y el futuro de la fe] trato de explicar por qué Darwin es apoyado de forma masiva por los biólogos, mientras una parte de la sociedad no lo acepta. El fondo del debate es cómo dar sentido a la vida humana. Y esto, a veces, conduce a lo radical.

-¿Ha percibido el crecimiento de las posturas contrarias al evolucionismo en su país?

-Absolutamente. Y es un desastre.

-¿Desde cuándo ocurre?

-Siempre ha habido semillas, pero diría que el punto de inflexión está entre los años setenta y ochenta. Curiosamente, aquéllos que más vinculan sus creencias religiosas con la política suelen ser los mismos que critican la vinculación entre religión y política en el mundo islámico. Este tipo de gente carece de autocomprensión de sus propios planteamientos.

-¿Cree que persistirá esta tendencia?

-Bush ha destrozado las redes de relaciones sociales en EE. UU. Ha destrozado tanto en la sociedad americana y en el entorno mundial que es difícil saber si su sucesor será capaz de rehacer las redes de relaciones sociales. Yo espero que la siguiente Administración repare las relaciones internacionales y genere una sociedad que apoye más a la gente con menos medios. Espero que la sociedad americana vuelva a parecerse a las sociedades democráticas de Europa occidental. Pero es difícil saber cómo llegaremos a ese punto desde el lío en el que estamos metidos.

-¿Quién cree que es el responsable de esta situación?

-No es culpa de la gente que ha votado o apoyado a Bush, sino de los líderes de estos movimientos.

-¿Quiénes son esos líderes a los que se refiere?

-Hay tres grupos: primero, los cristianos evangélicos radicales del Partido Republicano, tanto dentro como fuera del Gobierno. Después están los grupos que influyen en el diseño de las actividades políticas. Y el tercer grupo es el de quienes atacan al darwinismo, aunque éstos son los que tienen menor influencia.

-Usted también es crítico con la distribución de fondos para investigación.

-Es manifiestamente injusto poner millones de dólares en investigaciones para que la gente pueda quitarse de la cara las marcas que no le gustan, cuando no hay dinero, por ejemplo, para investigar sobre enfermedades infecciosas en África. Últimamente, Bill Gates ha impulsado una campaña para investigar sobre enfermedades fuera del mundo rico. Es un comienzo...

-Un argumento habitual de los pragmáticos frente a la ciencia: ¿Para qué queremos ir a Marte mientras hay gente muriendo de hambre? ¿Cuál es su opinión?

-Es una cuestión muy seria y difícil. Creo que la investigación espacial está justificada si hay serias expectativas de que habrá consecuencias que darán lugar a beneficios importantes. Es dudoso que el programa espacial vaya a proporcionar cosas así, pero es algo que debe ser seriamente investigado. En general, sólo parece razonable esperar resultados en campos donde ya los ha habido en el pasado.

La Voz de Galicia, 12/03/06

Outras novas relacionadas: