La ONU crea un Consejo de Derechos Humanos con el voto en contra de EE UU

La ONU crea un Consejo de Derechos Humanos con el voto en contra de EE UU
El nuevo órgano, con mayor fuerza ejecutiva, sustituye a la comisión con sede en Ginebra

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó ayer con una abrumadora mayoría la creación del Consejo de Derechos Humanos, que sustituirá a la comisión con sede en Ginebra. Estados Unidos votó en contra de la propuesta, junto a otros tres países, porque consideró que la reforma de este órgano de la ONU es cosmética y se queda a medio camino de la ambición original de dotarla de mayor capacidad ejecutiva. La defensa de los derechos humanos es el pilar central sobre el que se sustentan las Naciones Unidas desde su creación, hace 60 años.

La función y la utilidad de la Comisión de Derechos Humanos ha sido muy criticada, por eso se decidió en septiembre desmantelarla y crear un nuevo órgano que actúe con más fuerza ante los países incumplidores.

La reforma propuesta por el presidente de turno de la Asamblea General, el embajador sueco Jan Eliasson, es menos ambiciosa que la planteada en un principio por el secretario general de la ONU, Kofi Annan. Aun así contó con el respaldo de 170 países.

El Consejo de Derechos Humanos estará integrado por 47 miembros, en lugar de los 53 actuales, que será elegidos por mayoría absoluta en la Asamblea General. Y se reunirá periódicamente, en lugar de una vez al año, como la actual comisión.

Los países que violen sistemáticamente los derechos humanos podrán ser suspendidos y les será retirada su representación. EE UU opina, sin embargo, que esto no impedirá que países como Cuba, Sudán o Zimbabue ocupen un puesto en el Consejo. "No tenemos confianza en esta propuesta", dijo el embajador estadounidense John Bolton. Aun así, su país seguirá colaborando con este órgano y se postulará para ser uno de sus miembros.

La posición de la Administración estadounidense fue respaldada por los grandes medios de comunicación de Estados Unidos, que calificaron la reforma de débil e inadecuada. Los otros países que votaron en contra fueron Israel -tradicional aliado de EE UU en la ONU-, Islas Marshall y Palau.

Venezuela se opuso verbalmente, pero optó por abstenerse en el voto, para no aparecer en el mismo bando que EE UU. Lo mismo hicieron Irán y Bielorrusia.

La creación del Consejo de los Derechos Humanos es uno de los pilares sobre los que se sustenta el paquete de reformas de Naciones Unidas, adoptado en septiembre por los jefes de Estado y de Gobierno.

La semana pasada, Annan presentó sus primeras recomendaciones para la reforma administrativa y del secretariado del organismo internacional, que debe ser negociada ahora por los 191 países miembros.

El País, 16/03/06