Amnistía Internacional denuncia la "pésima" situación en Iraq, tres años después de la invasión

Amnistía Internacional denuncia la "pésima" situación en Iraq, tres años después de la invasión

La responsable del departamento de Campañas e Investigación de Amnistía Internacional en España, Eva Suárez-Llanos considera que, a punto de cumplirse mañana mañana el tercer aniversario de la entrada del ejército norteamericano en Iraq, la situación en ese país sigue siendo "pésima", tanto en términos "de derechos humanos como de seguridad cotidiana de la población".

Además, la responsable comentó en declaraciones a Europa Press Televisión que Amnistía Internacional ve con preocupación la nueve ofensiva aérea de Estados Unidos, que comenzó la semana pasada cerca de Samarra, porque les hace "temer por la vida de los civiles que habitan en aquel lugar".

En este sentido, Suárez-Llanos hizo balance de estos tres años transcurridos y denunció que tanto la fuerza multinacional como los soldados iraquíes "tienen todo un historial de violaciones de derechos humanos".

Así, subrayó que las fuerzas estadounidenses en Iraq han detenido "a millares de personas que llevan arrestadas más de dos años sin cargos, sin derecho a un abogado y sin que sus familiares puedan conocer su paradero".

A esta realidad, la responsable sumó los ataques de los grupos armados "que están aterrorizando diaria y cotidianamente a la población".

"Si no hay respeto a los derechos humanos, y los tres últimos años no han sido un buen ejemplo, no va a haber una consolidación de la paz en Iraq, no vamos a ver una situación estable y no hay esperanza para el futuro de Iraq si no se basa en el respeto de los derechos humanos tanto por parte de la fuerza multinacional como por parte de autoridad iraquí", apuntó.

"Peor que hace tres años"

Suárez-Llanos incidió en la necesidad de conseguir un mayor respeto de los derechos humanos de los civiles iraquíes ya que, según apuntó, la inseguridad es mayor que antes de la invasión.

"La población iraquí convive en una situación de inseguridad aún mayor que la que había antes de la invasión, por los grupos armados, por las actuaciones de la fuerza multinacional y por un clima cotidiano de inseguridad que supone por ejemplo que haya una situación de violencia hacia las mujeres peor que la que había hace tres años", añadió.

De este modo, la responsable recalcó que para que en el futuro cambie la situación en Iraq, las actuaciones, tanto de la fuerza multinacional como de la autoridad iraquí, "deben basarse plenamente en el respeto de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario".

Así, dijo que si éstos "no cambian radicalmente de actitud» difícilmente los grupos armados respetarán el derecho internacional humanitario, por lo que complicará una posible mejora de la situación de seguridad en Iraq.

La Vanguardia, 19/03/06