Nico Hirtt: De Seattle a Bruselas, ¿Un vasto complot?

Nico Hirtt: De Seattle a Bruselas, ¿Un vasto complot? [1]

Seattle, diciembre de 1999. Gases lacrimógenos, detenciones preventivas y toque de queda no sirvieron para nada. Las negociaciones ministeriales de la Organización Mundial del Comercio, que tenían que dar paso a la Ronda del Milenio, se estrellaron inexorablemente contra la exacerbación de la competencia internacional. ¿El mundo globalizado será demasiado pequeño para los lobos que ansían hacerse con él?

Sin embargo no debemos alegrarnos tan deprisa. La falta de acuerdo inmediato sobre una negociación del comercio de los servicios no significa que los mercados renuncien a conquistar el sector de la enseñanza. Posiblemente “cada uno irá a lo suyo” pero para la víctima, ¿qué importa que los predadores acuerden repartírsela o que se peleen por ella?

Todo hace creer que los gurús del libre mercado continuarán inexorablemente su obra “liberalizadora”. Una a una, las barreras del comercio de la educación seguirán sin duda cayendo.

El 16 de octubre de 1998, 350 especialistas americanos del comercio internacional de servicios, entre los cuales se encontraban 170 hombres de negocios, se reunieron en el Departamento de Comercio de Washington para formular sus recomendaciones a los negociadores americanos de la OMC. En sus conclusiones, hablan entre otras cosas de la enseñanza. Este sector, dicen, “necesita el mismo grado de transparencia, de transferenciabilidad y de intercambiabilidad, de reconocimiento mutuo y de libertad, de ausencia de limitaciones y de barreras que el exigido por los Estados Unidos para las otras industrias de servicios”.

Esta posición radical ha chocado ciertamente con una oposición de principio por parte de otros países. Así, Francia aseguraba que “las futuras negociaciones en la OMC no deberían cuestionar los fundamentos del sector público de educación”. Pero la resistencia feroz de este país se ve atenuada: la “concepción francesa” de la educación “ha de tener en cuenta otro imperativo: la libertad de enseñanza”. Volvemos a descubrir que el laxismo del Estado en materia de enseñanza y de obligación escolar prepara el terreno a la escuela-mercado. En resumen: en este ámbito, como en tantos otros, se dirá firmemente no, pero se dejará hacer.

Los estadounidenses lo han entendido bien. Según ellos, si los franceses y otros europeos defienden “el punto de vista de que la educación y la formación son actividades no comerciales, esta posición refleja solamente sus propios intereses como competidores”.

Otras fuerzas trabajan en la sombra. A iniciativa de la sociedad americana Jones International Ltd., “especialista de la industria de la educación en línea”, ha nacido una asociación internacional con la denominación de Global Alliance for Transnational Education (GATE). Entre los miembros de la Alianza se encuentran numerosas sociedades americanas, entre ellas las inevitables IBM y Coca-Cola. Este potente lobby propugna una liberalización total de los servicios educativos y es atentamente escuchado por altos responsables de organizaciones internacionales.

Según su presidente, “el potencial económico de la educación es asombroso [es] uno de los mayores del planeta”. Y recuerda que entre 1985 y 1992, el número de estudiantes de enseñanza terciaria pasó de 58,6 a 73,7 millones, un crecimiento del 26%, mientras que, durante el mismo periodo, el crecimiento del gasto público supuso un 0,2% del producto interior bruto de las naciones. “Desde el punto de vista del empresario”, concluye el presidente del GATE, “ese es un mercado de los más vasto y con un crecimiento de lo más rápido, en el que los actores presentes no logran responder a la demanda”. Por consiguiente, “la formación privada y la industria de la enseñanza deberían experimentar una tasa de crecimiento de dos dígitos a lo largo de la próxima década y alcanzar 50.000 millones de dólares de aquí al año 2010”. Según Jones, no hay “ninguna racionalidad” en la opción de excluir la educación de la competencia económica. Y sea cual sea esa racionalidad, “un empresario sabe bien que, en el mercado, los consumidores dirán ‘me da igual, sólo quiero que satisfagan mis necesidades’. Lo que no encuentre en un lugar, irá a buscarlo a otro”. Por todas esas razones, concluye Jones, “los empresarios ven la educación como una oportunidad de entrar en un amplio y atractivo mercado”. Y así es cómo la desregulación de la escuela abre la puerta a su mercantilización.

El grupo de presión GATE formula sus “recomendaciones” con motivo de conferencias internacionales anuales. La de 1999, tenía como tema El comercio transnacional de los servicios de educación. La conferencia estaba coorganizada por la UNESCO y la OCDE, y uno de los principales oradores era Dala Honeck, miembro de la división Comercio de los Servicios en la Organización Mundial de Comercio.

Ante esta complicidad manifiesta entre responsables políticos y grandes patronos a escala mundial es necesaria una precisión. ¿La Comisión Europea desarrolla en secreto planes urdidos por una banda de encapuchados escondidos en los sótanos de la Mesa Redonda de los Industriales? ¿La socialdemocracia europea ha cobrado millones en sobornos por satisfacer sus exigencias?

Si ese fuera el caso, las cosas no serían, al fin y al cabo, demasiado graves. Bastaría con denunciar a los conspiradores, con mostrar a la luz del día sus artimañas. Después, con la presión de una opinión pública ofendida y por medio de las virtudes de nuestras hermosas instituciones democráticas, la Escuela pública sería rápidamente salvada. Por desgracia la situación es bastante peor. No hay complot. Todo ocurre abiertamente. No me atrevería a afirmar que los ministros europeos de Educación, esos que ponen en práctica los planes de la ERT (Mesa Redonda europea de los empresarios), han leído todos sus informes. Pero esto es secundario. No tienen, a decir verdad, necesidad de los prudentes consejos de la ERT para saber lo que hay que hacer. Ellos y sus partidarios “socialistas” tomaron la opción de gestionar el sistema en vez de combatirlo.

En los periodos de crecimiento y estabilidad, esto pudo verse acompañado por algunos “gestos sociales”, por ejemplo en el ámbito de la enseñanza o la seguridad social. Pero hoy la crisis y la globalización han destruido ese escaso margen de maniobra. El Estado que no desarrolla una política lo más favorable posible a los propietarios de capitales, verá cómo estos últimos se expatrían. Pero tanto en el ámbito de la enseñanza como en otros muchos sectores, esa política “realista” y por tanto “inevitable”, está hecha fundamentalmente de desreglamentación y de dualización. Los más inteligentes de entre nuestros ministros de Educación no necesitan ni ERT ni OCDE ni Comisión Europea para convencerse de ello. También han aprendido a pensar por su propia cuenta. Todos esos informes, todos esos Libros Blancos y esos memoranda permiten unificar los puntos de vista, afinar la argumentación, intercambiar experiencias piloto. Pueden ser el vector del cambio, pero no son la fuerza motriz del mismo.

¿Dónde radica entonces esa fuerza motriz de la “renovación” de los sistemas educativos? Creo haber mostrado que había que buscarla en los cambios tecnológicos y en las enormes transformaciones económicas [2]. La escuela no hace más que adaptarse, en resumidas cuentas a la desregulación del trabajo.

Una saludable visita a Marx es necesaria para entender lo que en las bases materiales de la sociedad impulsa las transformaciones actuales. Una vez más, el desarrollo acelerado de las fuerzas productivas –de las tecnologías, de los conocimientos, de los métodos de trabajo- entra en contradicción con las relaciones de producción existentes. La transformación hacia un nuevo equilibrio pasa por la aparición de discursos y teorías destinadas a acompañar y justificar este cambio. Ese es el papel que hoy en día juega la ideología llamada “neoliberal”, “el pensamiento único”. Se trata ciertamente de una fuerza efectiva, un potente catalizador del cambio. Pero eso no debe hacernos olvidar que, al final, tanto este cambio como la ideología que lo sustenta tienen su origen en las condiciones económicas particulares de nuestra época.

Durante las luchas contra la reforma Allègre, en la primavera de 1999, algunos enseñantes franceses me escribieron para hacerme partícipe de su temor ante la “desaparición de la Escuela republicana” y que esta fuera sustituida por un “sistema de enseñanza sometido a los dictados del mundo económico”. Pueden estar tranquilos: la enseñanza ha estado sometida al capitalismo desde que este existe. La Escuela republicana, la escuela de Jules Ferry, no escapa a esta regla. Como tampoco escapa la Comprehensive scholl [3] británica, la Folkeskole danesa, o Lènseignement rénové belga. Nuestra sociedad nunca ha tenido como objetivo garantizar a todos los jóvenes un acceso igual a los saberes; nunca ha pretendido elevar constante y conscientemente el nivel de enseñanza de toda la población. Las relaciones de producción exigen una separación entre ejecutantes y responsables, entre proletarios y propietarios. La escuela debe reflejar obligatoriamente esta dualidad fundamental, so pena de entrar en contradicción violenta con los propios fundamentos de esta sociedad.

Pero es cierto que en algunas épocas, la adaptación de la enseñanza a las necesidades del capital dejaba más espacio a una cierta democratización, que seguía siendo parcial, coja. Eso era el fruto de las inevitables contradicciones internas del capitalismo.

También es cierto que en algunos países, el movimiento obrero, el movimiento sindical y las fuerzas progresistas supieron, mejor que en otros lugares, jugar con esas contradicciones para arrancar con la lucha social conquistas democráticas que sobrepasan los intereses de las clases dominantes.

Pero algunas personas han sacado la errónea conclusión de que podía existir bajo el régimen capitalista un derecho a la enseñanza, un derecho al saber, un derecho a obtener un título o una cualificación, allí donde sólo había un efecto secundario, beneficioso pero fortuito, de la necesidad de socializar, de educar, de adoctrinar y de formar una mano de obra competitiva y diversificada. Y ahora que las condiciones económicas permiten -incluso imponen- a los poseedores la restricción de esos efectos secundarios, cometeríamos un gran error si clamáramos de repente contra “la ideología neoliberal”. Pues, finalmente, lo único que hacen es lo que han hecho siempre: adaptar la escuela a las necesidades del capital.

Como señala Samuel Johsua, profesor de Ciencias de la Educación de la Universidad de Provence, estamos en la época de la “adecuación de las opciones educativas al proceso de ‘globalización’ mercantil.” “Algunas personas”, dice Joshua, “luchan de forma entusiasta resaltando el valor de las opciones que conlleva, otras lo hacen de manera vergonzante, tomando estos valores como datos de hecho, inamovibles, con los que hay que transigir”. Pero más allá de esos matices de índole táctica que separan a los ultraliberales de los socialdemócratas y que están fuertemente marcados por las particularidades históricas y culturales de cada país, el margen de maniobra de los adeptos del capitalismo moderno es bien escaso. En esas condiciones, y ya que de todas maneras la política que se lleve a cabo será más o menos la misma, la gran patronal europea prefiere sin duda ver que la “izquierda” lleva las riendas del Estado, frente a una “derecha” a la que le costaría más preservar la paz social.

Entonces, ¿no queda más remedio que resignarse? No, pero se trata de comprender la amplitud del combate que tenemos delante. Las luchas del profesorado progresista sólo tienen sentido si se enmarcan en ese combate mucho más vasto y más complejo que es el combate contra la dictadura del mercado. El derecho a la educación para todos y todas, el derecho de acceder efectivamente a los saberes que dan la fuerza para entender el mundo y para participar en su transformación no podrá llevarse a cabo sin poner fin a las causas primeras del determinismo social actual, a saber, la división de la sociedad en clases sociales desiguales.

Mientras tanto, la batalla por una Escuela democrática, arrancando victorias parciales o frenando las reformas que quieren imponer los medios dirigentes, agudiza también las contradicciones del sistema y contribuye así de manera determinante a acelerar su estallido.

En otras palabras, no hay ni que resignarse frente a la escuela liberal ni ilusionarse con la posibilidad de impedirla. Sea cual sea el resultado a corto plazo, el combate contra la escuela desregulada, dualizada, empobrecida y “mercantilizada” es un momento necesario en la lucha por conseguir una sociedad más justa y más humana, primera condición de una escuela para todos y todas y de un saber realmente compartido.

[1] Este título corresponde al Epílogo del libro LOS NUEVOS AMOS DE LA ESCUELA El negocio de la enseñanza, de NICO HIRTT. Libros de la Catarata año 2003, de donde hemos extraído esta reseña. Recomendamos fervientemente la compra y lectura completa de esta magnífica publicación. Del mismo autor el Caum publicó en el año 2002 el cuaderno LOS TRES EJES DE LA MARCANTILIZACIÓN ESCOLAR, anticipo del libro que ahora recomendamos. (Nota de la redacción)

[2] Para una más extensa comprensión de lo que aquí se referencia, recomendamos la lectura completa del libro “Los nuevos amos de la escuela” de Nico Hirtt. Libros de la Catarata, (Nota de la redacción)

[3] El modelo del Estado español está inspirado en éste. (Nota de la redacción)