Botín pide una mejor estrategia educativa

Botín pide una mejor estrategia educativa

Emilio Botín fue claro: 'España no puede quedarse atrás en la carrera de la competitividad y la innovación'. El presidente del Santander y de Universia, el portal que aglutina a 985 universidades de España, Portugal e Iberoamérica, aseguró durante la junta de accionistas, que existe una causa estructural que subyace en esta pérdida de competitividad y es la 'debilidad de nuestro sistema de investigación, desarrollo e innovación, lo que se traduce en menos productividad'. Y añadió que es necesario encontrar un sistema educativo eficaz para lograr una mayor competitividad.

'En un mundo competitivo y globalizado, en el que está cada vez más presente la competencia creciente de los países emergentes, es vital mejorar nuestro capital humano y tecnológico, además de nuestro stock de conocimientos y capacidad de innovación', afirmó Botín. En este sentido, matizó que todo esto mejoraría si se adoptara una 'estrategia nacional que se centre en mejorar la educación y la formación profesional, promover el desarrollo científico y gestionar eficazmente la transferencia del conocimiento'. En su opinión, no es casualidad que la necesidad de mejorar la eficacia del modelo educativo en los colegios y en la universidad, se encuentra hoy en el centro de las preocupaciones de la sociedad española. 'Nuestro éxito depende de la educación', afirmó.

Un consenso de largo plazo

Sobre este punto también quiso ahondar el rector de la Universidad de Valladolid, Jesús María Sanz Serna: 'Necesitamos un consenso nacional. Y eso en la España en la que vivimos significa consenso entre los partidos políticos, el Estado y las comunidades autónomas, con la universidad y con las empresas, que son las que al final van a recibir la transferencia de la tecnología y emplear a los titulados'.

Agregó, además, que el consenso debería ser mantenido en el tiempo, al menos a lo largo de 15 o 20 años. También aprovechó su intervención en la junta de accionistas para lanzar alguna critica al sistema universitario. 'Hemos llegado a la mitad de los años noventa con un sistema sobrerregulado e infrafinanciado. Deseo que recapacitemos sobre el modo en que se autoriza la creación de universidades, la impartición de titulaciones, los planes de estudios y se fijan los emolumentos de los funcionarios docentes y los precios públicos'.

Sanz Serna señaló que se trata de un 'sistema basado en complicados mecanismos de autorizaciones y permisos, y no hemos sido capaces de avanzar en los últimos diez años en el objetivo de dotarnos de reglas de juego simples y modernas que estimulen a la universidad'.

Durante su intervención, Emilio Botín, aseguró que el sector científico en España ha avanzado 'a buen ritmo'. En los últimos 25 años su producción, medida en publicaciones, se ha multiplicado por 600, con lo que España se sitúa en el décimo puesto de la producción científica mundial, con una contribución en torno al 3%.

Sin embargo, otras cifras referidas al modelo de I+D+i no crecen tanto, pero sí lo hacen a un ritmo superior, según los datos que ofreció Botín, al de la media de la Eurozona. En 2004, el gasto en I+D, en términos del PIB, aumentó un 9% respecto a 2003 y se sitúa ya en el 1%, 'si bien sigue siendo la mitad de la media europea'. El número de investigadores creció un 9% y el de personas dedicadas a actividades de I+D se incrementó en un 7%.

Estas cifras son indicativas, explicó Botín, de que estamos avanzando, pero 'no podemos caer en el error de ser autocomplacientes'. Entre otras razones, porque 'partimos de niveles de actividad en I+D+i bajos y porque hay competidores con ritmos de crecimiento superiores'. Cree además que hay que mirar hacia otros países y regiones más dinámicas e innovadoras y aprender de los modelos y estrategias de desarrollo que están siguiendo'.

Citó el ejemplo de Estados Unidos, al que calificó de primera potencia universitaria, científica y tecnológica del mundo, donde se está hablando de invertir todavía más en formación, capacitación y retención de talentos. Para ello, en EE UU se están creando, entre otras iniciativas, programas de becas para captar a los estudiantes más brillantes del país. Tienen previsto duplicar en siete años la inversión federal en investigación básica, conceder ayudas estables a los 200 investigadores más prometedores y dar facilidades de visado para captar a buenos estudiantes extranjeros. Un modelo del que España, así lo cree Botín, 'debe tomar nota'.

Un banquero comprometido con la formación

Hace seis años Emilio Botín puso en marcha el portal Universia. Y no como un negocio más con el que conseguir tan sólo resultados económicos. Es una apuesta personal y no escatima ni recursos ni esfuerzo para que esta red que aglutina a 985 universidades, que representan a cerca de 9,5 millones de estudiantes, se haga realidad.

El ejercicio de Universia cerró con un déficit de 4,9 millones de euros. Y el presupuesto previsto para este ejercicio será un 5% más que los 13 millones que se invirtieron el año pasado. 'Pero si hace falta un presupuesto extraordinario para hacer frente a algún proyecto sobre la marcha lo haremos', anunció Botín, que resaltó la importancia del portal como enlace de los universitarios con el empleo. En 2005 se recibieron 347.818 currículos y 11.633 empresas ofertaron 75.374 vacantes de primer empleo o práctica profesional para estudiantes o titulados.

Un total de 23.921 personas en toda la red de Universia accedieron al primer empleo o consiguieron un puesto en prácticas. Según Botín, el Grupo Santander quiere ser el banco de la innovación y ser el factor acelerador del desarrollo de una sociedad más competitiva y abierta. De hecho, invierte cada año 63 millones de euros a programas innovadores, colaboraciones con parques científicos o sociedades de capital riesgo. 'España no debe quedarse atrás en innovación'.

Cinco Días, 06/05/06