Merkel y Chirac acuerdan resucitar la Constitución europea

Merkel y Chirac acuerdan resucitar la Constitución europea
La canciller alemana asegura que el tratado volverá "al orden del día" en 2007

El presidente francés, Jacques Chirac, y la canciller alemana, Angela Merkel, acordaron ayer un plan para resucitar la Constitución europea después de la negativa de franceses y holandeses a ratificarla en su formulación actual. "La cuestión de la Constitución debe volver al orden del día en la presidencia alemana" en el primer semestre de 2007, declaró Angela Merkel, porque "una Europa que funcione necesita el tratado constitucional".

Según el plan acordado, la presidencia alemana de la UE deberá presentar una síntesis de las propuestas surgidas durante el periodo de reflexión, de modo que hasta la presidencia francesa, en la segunda mitad de 2008, se pueda llegar a un acuerdo. "Confío en que la presidencia alemana volverá a poner el tren en marcha en la dirección correcta", dijo el presidente francés. "Nos damos un tiempo. Durante esta fase reflexionaremos y luego, durante los 18 meses que van de la presidencia francesa a la alemana, habrá que tomar decisiones", manifestó la canciller alemana.

El proceso de ratificación de la Constitución europea se vio frenado hace un año con la negativa de franceses y holandeses, en sendas consultas populares, a apoyar el tratado constitucional que ya había obtenido el visto bueno de otros países, entre ellos España. Hasta la fecha, 15 estados miembros de la Unión han aprobado ya la Carta Magna -el último de ellos fue Estonia, el pasado 9 de mayo-, mientras que el proceso está pendiente en otros ocho.

Chirac subrayó, sin embargo, que al margen de este proceso, Los Veinticinco deben mejorar el funcionamiento de las instituciones europeas dentro del marco legal existente y sin alterar los acuerdos vigentes.

Desde el castillo de Rheinsberg, en Brandeburgo, Merkel y Chirac pusieron coto a las esperanzas de países como Ucrania y Serbia de ingresar en la UE al proponer que las futuras ampliaciones estén sujetas a un análisis previo mucho más exhaustivo de la capacidad de la Unión para integrar a más miembros. Se trata de una reflexión que ya surgió en la reunión que los ministros de Exteriores mantuvieron a final del mes pasado en Klosterneuburg (Austria).

Merkel dejó claro que los acuerdos ya firmados para un posible ingreso futuro seguirán vigentes. El rechazo de los ciudadanos a un eventual ingreso de Turquía como miembro de la UE fue interpretado en su momento como una de las causas del no a la Constitución en Francia.

"No hay que ser pesimistas", pidió el presidente francés ante las voces que aseguran que Europa no avanza. Chirac destacó los logros alcanzados por la UE en los últimos meses: la aprobación, después de años de tira y afloja, de la directiva de servicios, el acuerdo sobre las perspectivas financieras y el establecimiento de una política energética común. "Europa ha tenido problemas, pero siempre los hemos superado". Los Gobiernos alemán y francés coordinaron sus posiciones para, en palabras de Merkel, "actuar juntos" en la próxima cumbre europea, el 15 de junio.

En la rueda de prensa posterior a la reunión entre los dos mandatarios, un periodista preguntó a Merkel si espera que el Mundial de Fútbol contribuya a relanzar la economía alemana. "Yo no trabajo en el departamento de pronósticos sino en el departamento de actuar", le contestó la canciller.

Los gobernantes de Francia y Alemania se reúnen con periodicidad alternativamente en los dos países. El encuentro de ayer estaba pendiente desde el mes de septiembre, cuando hubo que suspenderlo por enfermedad de Chirac.

El País, 07/06/06

Outras novas relacionadas: