¿El fin del belicismo cowboy?

¿El fin del belicismo cowboy?
La revista Time celebra las exequias de la 'Doctrina Bush' y anticipa el 'Fin de la Diplomacia Cowboy'

La portada de la revista Time, una de las más populares en EE.UU., muestra esta semana un sombrero texano que cubre el cuerpo entero de una persona hasta las botas con el título: 'Fin de la Diplomacia Cowboy', y con un subtítulo: 'Lo que nos enseñan Norcorea, Irak e Irán sobre los límites de ir solos'. Todo esto una semana después de que Corea del Norte lanzara misiles de prueba sobre el Mar de Japón, un aliado de EE.UU., y la reacción norteamericana fuera limitada al terreno de la diplomacia, y sin que los halcones puedan mostrar sus garras belicistas. ¿Por qué?

'La doctrina Bush se derrumbó en el principal sitio donde pensó imponerlo' [en Irak], señala Time.

'Tanto los amigos como los enemigos de EE.UU. toman nota, y en varios casos toman ventaja del agotamiento de la superpotencia. En los recientes tres años, Washington ha sufrido una erosión paulatina en su habilidad de moldear el mundo a su voluntad', agrega.

La revista cita a Moisés Naim, un fanático de la globalización financiera y editor de la revista bélica Foreign Policy, quien señala que la 'distracción' de la guerra hizo perder la atención de las crisis en el mundo.

Time señala que 'la letanía de las crisis globales pondrán a prueba la resistencia de cualquier presidente, no se diga a un presidente reelecto con una tasa de aprobación empantanada en el territorio de Warren Harding'.

Warren Gamaliel Harding, fue el presidente número 29 de EE.UU., quien sembró las semillas de la Gran Depresión de los años 20, y es considerado por los historiadores como el 'peor presidente de EEUU'.

Según Time, para 'el alivio del mundo', ahora la 'política exterior de EE.UU. se centra más en el realismo de los intereses vitales y menos en la ideología'.

Adiós a las amenazas

El día que Estados Unidos celebraba un año más de su independencia, 'el régimen norcoreano realizó sus pruebas misilísticas', señala, y 'lo más sorprendente fue su respuesta. Adiós a las amenazas de tolerancia cero, a la retórica del eje del mal y a los ataques preventivos'.

Time recuerda el cambio que operó a partir del 11 de septiembre y que 'embarcó a EE.UU.' en el unilateralismo 'muscular'y que lo proyectó a 'usar su poder militar' mediante la prevención antes de la curación de las amenazas, y 'sin contar con la ayuda de los demás'.

Ahora, empantanado en Irak —cada día más se parece a Vietnam— y tras el incidente de Corea del Norte [con China detrás de los telones], el gobierno de Bush está abandonando la llamada 'diplomacia vaquera' representada por una visión muscular, idealista y unilateral del poder de EE.UU. y cómo usarlo, señala la revista.

El Time señala que el cambio que se está llevando a cabo en las políticas externas del presidente Bush es mayor y más sísmico que un cambio de vestuario o un tono de modulación.

El cambio se da en un momento en que el presidente se encuentra en 'un mundo de dolor', incluyendo la difícil e impopular guerra en Irak, una creciente insurgencia en Afganistán, un estancamiento por las ambiciones nucleares de Irán, una virtual guerra entre Israel y palestinos, y otras crisis globales, añade.

Señales del decaimiento

La 'diplomacia vaquera', también llamada 'doctrina Bush', se desarrolló luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y tuvo por objetivo establecer la base de una gran estrategia para 'combatir a los terroristas' y los 'países malhechores' al 'propagar la democracia' en todo el mundo y prevenir la amenazas antes de que se materialicen.

Según Times, ese ciclo ha terminado para dar lugar a un ciclo de apertura multilateral en la política exterior estadounidense.

La celebración de las exequias de la 'doctrina Bush' y del fin de la 'Diplomacia Cowboy' sacudió al establishment de poder norteamericano y levantó fuertes polémicas en los medios estadounidenses.

Como a principios del 2001, cuando China derribó un avión espía norteamericano, lo desarmó [copió] y luego lo devolvió en cajas, sin que Bush pudiera hacer más que alegaciones diplomáticas, ahora los misiles de Corea del Norte es otro ejemplo más de que el decaimiento del poder hegemónico de Estados Unidos, como señala el profesor Immanuel Wallerstein de la Universidad de Yale.

Y si a este enfriamiento de la doctrina bélica se suman los problemas económicos de la deuda externa y el frágil sostenimiento del dólar a punta de alzas de intereses —frente al reforzamiento de otras monedas y una constante amenaza al petrodolar— el panorama es tan nebuloso como el pronóstico de una gran tormenta. La comparación con Harding no es gratuita, y quien sabe si dentro de unos años una severa depresión afecte a la grandes mayorías —los que siempre pagan los errores.

La Tribuna Hispana, 13/07/06