Gran Bretaña tiene una cámara de vigilancia por cada 14 ciudadanos

Big brotherGran Bretaña tiene una cámara de vigilancia por cada 14 ciudadanos
Un informe denuncia que es el país en el que más se controlan los movimientos de los habitantes
Tarjetas de crédito, abonos de metro, móviles y ordenadores también son armas de supervisión

Los británicos han batido el triste récord de ser los ciudadanos más vigilados del mundo. Cámaras de vídeo, tarjetas de crédito, ordenadores, teléfonos móviles y abonos de transporte se han convertido en armas para controlar los pasos de cualquiera, en todo lugar y a cada momento.

La amenaza de vivir en el mundo del Gran hermano imaginado por George Orwell ya es una realidad, según el informe presentado ayer en Londres por un grupo de académicos. Red de estudios sobre la vigilancia advierte que los sistemas de control, instalados en el marco de la lucha contra el terrorismo, están siendo utilizados para seguir "los movimientos y el comportamiento" de millones de personas. En el Reino Unido existen en la actualidad 4,2 millones de cámaras de circuito cerrado de televisión (CCTV), es decir una cámara por cada 14 personas. Solo en Londres hay medio millón, de manera que cada ciudadano es filmado a diario en 300 ocasiones.

HUELLAS, LLAMADAS, ADN

El abono para viajar en metro y autobús, la llamada Oyster Card, registra los datos de cada viaje, información que ya ha sido utilizada por la policía en algunas investigaciones. Scotland Yard tiene en su poder los perfiles de ADN de 3,6 millones personas, incluido el de Tony Blair, que quiso dar ejemplo dejándose fichar voluntariamente esta semana. La policía también tiene las huellas dactilares de seis millones de ciudadanos. Otro material disponible son los listados de las llamadas de móvil, la ubicación geográfica del que habla por el aparato, las transacciones con la tarjeta de crédito, los datos del registro electoral, el historial de los pacientes en los centros de la sanidad pública y los contactos en internet.

"Nos hemos metido en esta sociedad vigilada casi sin darnos cuentas", afirma David Murakami-Wood, uno de los autores del informe. El especialista dice que con "tecnologías a gran escala, que se dan como cosa hecha y a menudo son invisibles, la vigilancia aumenta cada día". "Cada vez hay más cámaras y leyes más débiles sobre la vida privada", dice.

El comisario de Información británico, Richard Thomas, a cargo de un organismo independiente sobre protección de datos personales, advierte que en el futuro el control será mayor. "Cada vez se recopila, se comparte y se usa más información, y eso es una intrusión en nuestro espacio privado y lleva a decisiones que nos influyen directamente".

UN FUTURO DE PESADILLA

Los británicos pueden esperar el seguimiento de cada uno de sus viajes en coche a través de sistemas de navegación por satélite, permitiendo a la policía sancionar los excesos de velocidad y perseguir a los infractores. Las multas y los peajes podrán ser deducidos directamente de la cuenta bancaria. Las compañías privadas tendrán capacidad para vigilar la salud, los movimientos y el estilo de vida de sus empleados. Las escuelas podrán controlar la asistencia de cada alumno, anotar lo que come y saber si toma drogas. En fin, tiendas, supermercados y almacenes conocerán las marcas preferidas de cada cliente, sus hábitos y su poder adquisitivo.

El Periódico, 03/11/06

A Report on the surveillance society

Outras novas relacionadas:

AnexoTamaño
surveillance_society_full_report_2006.pdf516.52 KB
report_sp.pdf281.16 KB
discussion_sp.pdf275.26 KB