Arnaldo Pérez Guerra: Chile: Supermercado del abuso

Arnaldo Pérez Guerra: Chile: Supermercado del abuso

Unos 100 mil trabajadores laboran en los supermercados, dice Giuliano Silva, dirigente de la Confederación Nacional Trabajadores del Comercio y Vestuario (Consfecove). Cuenta entre sus afiliados a sindicatos de D&S, Montserrat y Economax. El motor de estas empresas es la subcontratación. "Hay una empresa madre que maneja múltiples razones sociales", dice Silva. El caso de D&S es emblemático: el Servicio de Impuestos Internos (SII) le ha detectado 120 razones sociales: "Eso debilita la organización sindical que no tiene fuerza suficiente para hacer valer sus derechos. Las negociaciones colectivas son desastrosas. En los últimos años se han constituido varios sindicatos y unos quince han negociado, sin conseguir prácticamente nada porque son muy débiles", explica Silva.

El año pasado se produjo un amago de incendio en un supermercado de Cerro Navia. Gracias a un taxista que avisó a Bomberos, los trabajadores se salvaron. Estaban encerrados en el local. Hay denuncias de amedrentamientos, despidos, descuentos injustificados, etc. Un caso reciente. A los empleados de un supermercado los obligaron a firmar una cláusula en que aceptaban trabajar más horas. "Se hicieron las denuncias. Los amenazaron con despidos. Frente a holdings tan poderosos ¿qué hacer?", dice Giuliano Silva.

Les imponen sistemas de 30 ó 40 turnos distintos. No hay jornada fija. Están a disposición de los empleadores. Prácticamente no descansan. Si trabajan hasta las 23:00 horas, al día siguiente deben presentarse a las 07:00 de la mañana. Los obligan a trabajar casi en forma continua.

Los sindicatos de supermercados han hecho ver a las autoridades los problemas que ocasiona la multiplicidad de razones sociales con que funcionan los holdings. "Si hay 120 razones sociales en una empresa, ¿tenemos que formar 120 sindicatos? Es una aberración. Le dijimos al ministro del Trabajo que se jugara por la ley de subcontratación, pero la normativa no recogió este problema. Ahora tenemos una ley mala que no representa a los trabajadores y, además, aportillada por la derecha en el Tribunal Constitucional".

Maltratos en Montserrat

El Sindicato Nacional Interempresa de Supermercados D&S y Otros Asociados, junto a los diputados Marco Enríquez-Ominami y Tucapel Jiménez, denunciaron maltrato a trabajadores de Supermercados Montserrat, que posee 24 locales en Santiago. Señalan que de no haber solución denunciarán al gobierno ante la OIT. Montserrat viola las normas sobre horas extraordinarias, jornada de trabajo, organización sindical y negociación colectiva. El presidente del Sindicato, Hernán Mejías, dice que Montserrat obliga a sus trabajadores a laborar horas extraordinarias. Las tarjetas de control las maneja la empresa, que no permite que los empleados marquen al término de su jornada ordinaria. "En la bodega central de Supermercados Monserrat los choferes no tienen jornadas definidas, laboran más de las diez horas permitidas por la ley, el tiempo extraordinario no les es cancelado". En Colina, en la central de Campo Lindo y Mon Pan, propiedad de Montserrat, los gerentes ofrecen "aumentos de 20.000 pesos" para que renuncien al sindicato. "Son prácticas antisindicales que persiguen evitar que los trabajadores se organicen y luchen por sus derechos".

Es una historia repetida. Montserrat se niega a recibir a la directiva del sindicato y a negociar colectivamente. Favorece a una organización sindical por sobre otra. Ofrece dinero para que los dirigentes sindicales renuncien a sus cargos. Todo está en conocimiento de la Inspección del Trabajo, pero no hay solución.

Hay temor entre los trabajadores de Supermercados Montserrat, pues aseguran que serán despedidos si les ven entregando testimonios. Concurrimos a cuatro locales. En todos nos dijeron que "no podían hablar porque eran observados por sus jefes". A pesar de ello, una cajera del local Montserrat de 21 de Mayo nos dijo: "Hay demasiada sobrecarga de trabajo. Cada vez hay menos cajas abiertas. Así evitan contratar más personal. Todo se concentra en unas pocas trabajadoras. Si se cae el sistema computacional no podemos recibir cheques y las filas de clientes crecen aún más. Nos maltratan verbalmente y siempre está la amenaza de despidos. Además, nos presionan para que no nos sindicalicemos".

Supermercados Montserrat, Transportes Santander, Mon Pan, Bodega Central, Campo Lindo, Forcer y Bebidas Montserrat Cola, son propiedad de la familia Bada, de origen español. José Araneda (28 años), dirigente del Sindicato Interempresa y delegado del local Nº7, dice que "hay muchas prácticas antisindicales en la Bodega Central. Han amenazado despedirme, pero nuestro sindicato ha logrado reincorporar gente. Hay maltrato verbal. Nos insultan y no nos respetan. Nos deniegan solicitudes y nos prohíben cambiar turnos", dice.

En Bodega Central y Mon Pan les hacían trabajar horas extras sin pagarles. "En Bodega Central -en Panamericana con Zapadores-, sigue sucediendo. Ahí trabajan unas 60 personas. Están negociando y hace poco estuvieron movilizados. En Mon Pan los choferes entran a las 7 de la mañana y a las 12 de la noche siguen manejando".

Según José Araneda, en el local Nº 7 de Montserrat "quienes ganan más reciben 172 mil pesos, con los descuentos les queda 140 mil. Queremos un aumento de 30 por ciento, que deberíamos haber recibido hace dos años, pero el otro sindicato nos vendió". El Sindicato Interempresa agrupa a más de 500 trabajadores de Montserrat, Mon Pan y Bodega Central. "Hay compañeros a quienes el sueldo no les alcanza para costear gastos como enfermedades o estudios. Muchas trabajadoras son madres solteras. Los sueldos son muy malos. En otros locales hay graves problemas por mal trato a las embarazadas. Se supone que tienen derecho a una colación especial, pero la empresa no cumple. Los trabajadores part time ganan entre 60 y 80 mil pesos. Hacen lo mismo que los de planta, pero trabajan cinco horas diarias. El fin de semana trabajan diez horas diarias, pertenecen a la empresa Forcer".

Hace poco Supermercados Montserrat fue multado por "publicidad falsa" y la autoridad sanitaria clausuró un local. El Nº7 ha sido multado varias veces por deficiente infraestructura y baños en mal estado: "Los baños son horribles, las duchas no funcionan. No tiene cortinas, siquiera una goma para los pies. Urinarios sucios y en mal estado. Recién inauguraron un local en Puente Alto. Tienen dinero, pero no para subir sueldos", dice Araneda.

Encerrados de noche

En LIDER -de propiedad del empresario Nicolás Ibáñez Scott-, cada local funciona con una razón social diferente. "Lo hacen para violar los derechos laborales". 950 trabajadores de los locales de Viña del Mar y 650 de El Belloto realizaron su primera movilización en enero pasado, que incluyó una huelga de hambre. Exigían mejor trato, bonos y reajustes de sueldo. El presidente del sindicato de El Belloto, Cristián Uribe dice: "LIDER nos respondió que mantendría las condiciones laborales por cuatro años, lo que significaba que no podríamos negociar. Por eso se decidió ir a la huelga". Cuando iniciaron la movilización, comenzaron los despidos y amedrentamientos. "Siempre alegan que no hay dinero y que si aceptan mejoras salariales se pone en riesgo la continuidad de la empresa", dice. En agosto, hubo despidos masivos. La presidenta del Sindicato Nº2 de Viña del Mar, Lorna Aste, añade: "Es una práctica antisindical. El 90 por ciento de los despedidos formaban parte del sindicato".

En agosto de 2005, trabajadores de LIDER Estoril denunciaron eran encerrados de noche cuando hacían inventarios. La empresa fue multada con 180 UTM. Tres veces al mes se obligaba a los trabajadores a inventariar las existencias hasta la siete de la mañana. En otros supermercados encerrar trabajadores también es práctica habitual.

En los Supermercados Jumbo, Santa Isabel y Montecarlo -de Cencosud, propiedad de Horst Paulmann-, sucede algo similar. En noviembre de 2005, unos 1.300 trabajadores también iniciaron una huelga legal. Cencosud se las arregló para contratar rompehuelgas. Las fiscalizaciones de la Dirección del Trabajo fueron prácticamente nulas. Los sueldos promedio en Cencosud apenas llegan a 147.000 pesos mensuales. La falta de fiscalización ha sido denunciada por sindicatos y parlamentarios. El diputado Tucapel Jiménez responsabiliza a las autoridades: "No es posible que no se estén cumpliendo las normas laborales en los supermercados". "Cencosud y Jumbo, principalmente, poseen un mejor trato con sus trabajadores. Hay mucho menos denuncias que en D&S. Montserrat, Unimarc o Puerto Cristo, por nombrar algunos", dice Giuliano Silva.

Supermercados Unimarc -cuyo dueño es el empresario Francisco Javier Errázuriz- también es permanente infractor de la ley laboral. "Según nuestros registros, es una de las empresas en el sector retail que lleva la delantera en materia de infracciones", dice Patricia Silva, Directora del Trabajo. Excede ilegalmente la jornada de trabajo, no lleva un libro de asistencia para establecer cuánto es lo que el empleador debe pagar, cuántas son las horas extraordinarias o si se respetan los descansos, denunció recientemente el Sindicato Interempresa de Unimarc.

Obligadas a trabajar con pañales

La dirigenta del supermercado LIDER La Reina, Pamela Muñoz señala: "Hay trabajadoras que ganan 90 mil pesos y muchos que laboran jornada completa no superan los 127 mil. En muchos supermercados utilizan contratos por horas".

Cajeras y reponedores de ese supermercado en La Reina, también denuncian prácticas antisindicales. Iniciaron una huelga el 11 de marzo. "No hubo disposición de la empresa a negociar. Existió hostigamiento por parte de Carabineros. Nadie fiscalizó el ingreso de rompehuelgas". Un mes antes, D&S despidió a más de 1.200 trabajadores de sus locales, para reducir costos. La Dirección del Trabajo ha recibido miles de denuncias desde que D&S inició el negocio. Después de ocho años desde que LIDER impuso su marca, un grupo de sus trabajadores formó un sindicato, en septiembre de 2003, en La Serena. Sus dirigentes eran ocho mujeres embarazadas. El fuero maternal impedía que las despidieran por dirigir el sindicato. Ese mismo año, todos los panaderos de LIDER que intentaron sindicalizarse fueron despedidos.

Cajeras de LIDER Macul evitan hablar del maltrato: "No podemos", dicen. Otros trabajadores temen ser vistos conversando por los guardias. "Acá nos vigilan día y noche. Esto parece más una cárcel que un supermercado. Nos registran cada vez que entramos o salimos del local. Nadie va a hablar por temor a perder el trabajo".

La Federación Campesina Bernardo O'Higgins, de la VI Región, y la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu), afirman que muchas cajeras de supermercados son "obligadas a trabajar con pañales de adultos, para que no perdieran tiempo en ir al baño". Pero las afectadas no se atreven a dar testimonio por miedo a perder el trabajo. Otro caso es el de 15 cajeras contratadas por igual número de empresas aunque todas laboraban en el mismo local. Así ninguna podía sindicalizarse. En LIDER Macul, el tema es tabú: "No sabemos nada de eso", dicen. Otras agregan: "Creo que eso ha pasado en regiones. Acá no. Pero no podemos hablar más".

Un 67 por ciento de la fuerza laboral trabaja subcontratada. "Hay hasta 150 figuras jurídicas con las que contratan al personal", dice el diputado Sergio Aguiló. "Esas irregularidades se producen principalmente en las grandes empresas. Por medio de las subcontrataciones masivas eluden las normativas del Código del Trabajo, incumplen con el salario mínimo, horario de trabajo, horas extraordinarias y pago de cotizaciones", agrega.

Barren con proveedores y reponedores

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) denunció ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) que los supermercados D&S y Cencosud han afectado a la libre competencia. Su estrategia para expandirse es agresiva. Incluso compran terrenos donde se podrían instalar, eliminando competidores.

A comienzos de agosto, D&S informó a sus proveedores que el servicio de reposición ya no dependería de ellos. Pero D&S "compite" con productos propios. Se denunció que algunos reponedores no han podido ingresar a trabajar. Les "ofrecen" abandonar sus marcas para ser enganchados por LIDER. La "reposición eficiente" consiste en reemplazar al reponedor -contratado por el proveedor o agencia de outsourcing- por un empleado de LIDER para abaratar costos y obtener más ganancias. Según la Dirección del Trabajo en los locales donde se implementó el sistema las ventas de las marcas LIDER aumentaron a un 35 por ciento.

Según el presidente del Sindicato de Reponedores de Promogestión, Cristián González, "en el LIDER Gran Avenida han contratado a reponedores utilizando el amedrentamiento. Un reponedor de LIDER Macul, señala: "Durante fiestas patrias nos obligaron a trabajar gratis. Entramos el 19 de septiembre en la tarde y salimos el día 20 en la mañana. Quienes se negaron, fueron despedidos".

En regiones, a los sindicalizados no los dejan entrar a los locales. Ganan unos 250 mil pesos y LIDER los recontrata con un sueldo cercano al mínimo". Según D&S, recontratarán a 4.000 de los actuales 6.000 reponedores. Aladino Mendoza, del Sindicato Empresa Marketing y Promociones, dice: "Comenzaron a contratar personas desvinculadas de las agencias de subcontratación, pero en condiciones muy inferiores a las que tenían. No es D&S quien contrata sino cada local, con una razón social diferente".

La Insignia, 26/11/06